Está en la página 1de 15

Dieta BARF¿qué es?

Esta dieta para perros se basa en alimentar a nuestros caninos con comida natural. Consiste
en reemplazar el pienso industrial, o también llamado croquetas comerciales por ingredientes
naturales, que sean adecuados para sus necesidades nutricionales. Siempre teniendo en
cuenta que hay ciertos alimentos prohibidos para perros.
Algunas personas creen que BARF significa dieta a base de carne cruda y huesos. Pero esta
interpretación no es correcta.

La alimentación BARF significa Biologically Appropriate Raw Food o ACBA, si lo traducimos


al español, Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada.

Por qué la Dieta BARF para perros está de moda


Hoy en día la tendencia de seguir una alimentación no solo saludable, sino de productos
orgánicos y naturales, está de moda. Y esta tendencia actual no sólo se aplica a personas,
sino también a nuestros amigos caninos.

Aunque los perros son descendientes de los lobos, la realidad es que los años de
adiestramiento han causado un gran impacto genético y les ha hecho muy diferentes.

Por tanto, queremos dejar claro que esta corriente no se basa exclusivamente en la premisa
de poner al alcance de nuestro perro los mismos alimentos que consumiría en estado
salvaje, como suele argumentarse.

Además, limitar su ingesta a dichos alimentos sería tan inadecuado como pensar que la
alimentación ideal de los seres humanos es la que podríamos obtener recolectando
vegetales salvajes y cazando con métodos primitivos.
Así como nosotros procuramos completar nuestra dieta con los mejores alimentos
disponibles, y también con lo que más nos gusta, la dieta BARF para perros busca que
nuestro perro pueda disfrutar de la misma manera.
El sistema digestivo sigue siendo el de un carnívoro canino, claro está, pero sus necesidades
alimenticias han estado mucho mejor cubiertas por siglos.

También te podría interesar:


Viajar con perro por Europa. Requisitos, normativas, vacunas y consejos
Pros y contras de castrar a un perro. Diferencias entre castrar y esterilizar
Viajar con niños y perros. Dónde viajar y cómo planificar tu viaje

El sistema digestivo de los perros


Para comprender cuáles son las características que debe seguir una alimentación adecuada
para perros, primero debemos conocer un poco sobre el funcionamiento de su sistema
digestivo.
El sistema digestivo de nuestro perro no se parece al de las personas.

Los homínidos contamos con un tracto digestivo diseñado para el largo proceso que implica
la digestión de una dieta basada en granos, cereales, legumbres y vegetales. Podemos
digerir la carne, pero no es nuestro fuerte. En los caninos sucede lo contrario.

Desde la boca hasta el recto, están diseñados para digerir las proteínas pesadas de la carne,
lo que implica un sistema bastante más fuerte de lo que nos imaginamos. Éste, debe de ser
capaz de combatir las bacterias propias de la carne cruda y de digerirla antes de que
comience a descomponerse y fermentarse.
Los perros no están diseñados para masticar. Si no para desgarrar. La pre-digestión de sus
alimentos en la boca ocurre a partir de las enzimas de la saliva, y no de la trituración
concienzuda.

Por eso, alimentarlos con granos o cereales (que la mayoría de los piensos
contienen para obtener la textura) va a desgastar su esmalte mucho más rápido
Como buenos carnívoros, conservan la cualidad de un estómago capaz de contener mucho
alimento (nunca se sabe cuándo llegará la próxima presa). Así, es más difícil que padezcan
una congestión, aunque puede suceder.

El entorno químico de su estómago también es mucho más destructivo, por eso no tiene
problemas con bacterias, huesos blandos y alimentos crudos.

En los humanos, el bolo alimenticio hace su recorrido de la boca a la excreción en más o


menos 30 horas. En el caso de un perro, tarda menos de la mitad, ya que por la naturaleza
de su alimentación no debe conservar materia en descomposición tanto tiempo en su
organismo.

Los perros tardan bastante más en digerir el pienso industrial de lo que tardan digiriendo
carne cruda.

¿Cómo se prepara la dieta BARF para perros?


Es realmente sencillo. Sólo necesitamos la materia prima, carne y huesos carnosos.
Podemos incluir algunas frutas y vegetales.

La dieta de los perros debe de basarse en proteínas de origen animal. Básicamente


debemos considerar siempre variables como edad y peso para entender cuál es la
combinación de carne con frutas y verduras más adecuada. Sin embargo, y para que te
ayude a entender cuál sería la cantidad óptima, la dieta BARF nunca debe exceder del 25%
de alimentos de origen vegetal por comida.

Un perro no digiere con tanta facilidad la fibra vegetal y podemos causarle estreñimiento o
diarrea, según sea el caso. Además de arriesgarnos a no cubrir sus necesidades
nutricionales.

Recuerda que los cachorros necesitan consumir del 8% al 10% de su peso corporal diario en
alimentos pues se encuentran en pleno crecimiento. Sin embargo, los perros adultos deben
consumir entre 3% y 4%.

Aquí os dejamos este vídeo donde se explica claramente en qué consiste la dieta Barf y
cómo elaborarla. ¡Disfrútalo!

Dieta ACBA para perros ¿Qué alimentos incluir?


 Carnes y Pescados
Carne de cualquier animal (vaca, pollo, cerdo, pavo, conejo…) Además, la podemos obtener
de la carnicería, el matadero o la casquería. No es necesario que compremos la mejor carne
disponible. La carne sobrante de los despieces y órganos es suficiente. Siempre cruda y
fresca. En algunos casos se puede hacer unos segundos a la plancha o cocer por unos
minutos. No más.

En el caso de los pescados, podemos dárselos enteros al perro.

 Huesos
Pese a que la dieta BARF para perros incluye huesos, es importante anotar que sólo son
determinados tipos de huesos. Los huesos son importantes para la alimentación de nuestro
perro porque, además de resultarles muy estimulantes, son una gran fuente de calcio y otros
minerales como el fósforo.
Muchas personas cometen el error de dar a sus perros huesos que sobran de pollo, pavo u
otras carnes cocinadas. Cuando sometemos al calor un hueso, pierde humedad, se endurece
y se astilla. Esto sí puede ser un peligro para el animal.

Los huesos debe consumirlos crudos y frescos, de tal forma que se pulverice y
muelan, en lugar de astillarse en su boca
El tamaño del hueso siempre debe ir acorde al tamaño del perro. Lo ideal es que pueda
masticarlo cómodamente de un bocado. Y claro, mientras más carne o cartílago contenga
adheridos, mejor.

El objetivo es que el perro en cuestión, dependiendo de su tamaño y el estado de su


dentadura, pueda triturar los huesos sin problemas.

Si tu perro ya es mayor, lo mejor es no someter sus dientes desgastados al estrés de


masticar un hueso. Busca fuentes de calcio más fáciles de ingerir.
Además, es recomendable que con cachorros pequeños busquemos otras fuentes de calcio
distintas, pues aún no mastican y tragan del todo bien.

Debemos distinguir entre los huesos pequeños con carne destinados a alimentar al perro, y
los huesos más grandes destinados al acto de roer. Estos últimos son una golosina y un
entretenimiento, no una fuente alimenticia.

 Vísceras
Siempre hay que optar por hígados, corazón y riñones, pues tienden a ser las vísceras más
nutritivas. Las mollejas y la lengua también son una buena opción.

 Frutas y verduras
Siempre en cantidades pequeñas. Recordemos que el sistema digestivo de los perros es
muy distinto al nuestro. Los alimentos vegetales deben de ser sólo para complementar en
materia de vitaminas y minerales, y un poco de fibra adicional.

Entre las verduras destacan el brócoli, calabaza, zanahoria, hojas verdes (espinacas o
acelgas), tomate, patata, apio y remolacha.

En cuanto a las frutas, es importante evitar aquellas demasiado ácidas. Pero podemos incluir
pequeñas cantidades de plátano, manzana, peras, melocotones, papaya, mango, melón y
sandía.
Siempre hay que evitar uvas (y pasas), aguacate, cebolla, ajo y especias.
Si vas a comenzar a incluir vegetales en la dieta de tu perro, fíjate bien qué plantas hay en tu
jardín y pon fuera de su alcance cualquiera que pueda resultar tóxica. Ya que por inercia un
animal puede ir de la espinaca en su plato a las hierbas del patio.
 Huevos, yogur natural y aceites
Los perros pueden consumir huevos sin problema, mientras sean crudos. El cascarón
siempre hay que dejarlo aparte, pues puede contener bacterias potencialmente nocivas,
como la salmonelosis.

Puedes añadir una o dos cucharadas de yogurt natural sin azúcar, o una cucharada de aceite
de pescado para darle textura y humedad a la mezcla.

 Legumbres y granos procesados


Los perros no digieren los granos enteros, ya que su sistema digestivo es muy corto. Pero
pueden consumir, en cantidades muy pequeñas, granos cocidos o derivados, como el pan.

En cuanto a legumbres, los guisantes, las habas o los garbanzos son siempre una buena
elección.

De todos estos alimentos, es importante mencionar que siempre deben de ser frescos.

Dieta BARF opiniones sobre que alimentos no incluir


Los vegetales que están oxidándose pierden mucho valor nutricional que queremos darle a
nuestro perro, y con los de lata mejor ni intentarlo.
Ofrecerle a tu perro cualquier tipo de carne en principio de descomposición puede
comprometer su salud. Cuando se trata de carne cruda, también es recomendable congelar
las raciones por dos o tres días. De esta manera eliminamos algunos agentes patógenos.

En relación a los azúcares y harinas refinadas, no hay que decir mucho al respecto. Pero por
si se te pasó por la cabeza, recuerda que, si los humanos no estamos diseñados para
consumirlas, los perros menos.

Dieta BARF para perros cantidades e


ingredientes sencillos
Te dejamos una sencilla lista de porciones para que experimentes con la dieta BARF de tu
perro y encuentres lo que más le apetece.

Simplemente escoge un elemento de cada categoría, combínalos y pónselos en su


comedero. Recuerda que el resultado debe de ser una cantidad suficiente para varios días,
dependiendo del tamaño de tu mascota. Reserva y congela porciones individuales para
cubrir toda la semana.
1. Un kilo de carne cruda picada: pollo, vaca, pavo, cerdo o cordero.
2. 250 gramos de vísceras lavadas: corazones, hígados, riñones o mollejas.
3. 100 gramos de pescado: una lata pequeña de sardinas al natural o en aceite de oliva,
sin sal.
4. Complementos para textura: una yema de huevo crudo, dos cucharadas de yogurt
natural sin azúcar, una cucharadita de aceite de oliva o pescado y medio plátano
5. Hojas verdes: Un puñado de acelgas, espinacas o lechuga.
6. Una taza de verduras picadas, poco hervidas: zanahorias, calabaza, brócoli, apio o
patatas.
7. Complementos de vitaminas: dos cucharadas de levadura de cerveza que es un
complemento alimenticio natural excelente lleno de vitaminas, sobre todo del grupo B.
Una manzana roja pequeña, un mango, habas o guisantes.
8. Huesos: tráquea de cordero, alas de pollo, costillas de ternera. Los huesos no se
incorporan a la mezcla. Cuando el perro termine de comer, se los damos en pedacitos
acordes a su tamaño. No se recomienda dar huesos de forma diaria, con dos o tres
veces a la semana bastará para cubrir sus necesidades alimenticias.
Algunas personas complementan la dieta BARF de su perro con pienso comercial. Si es así,
evita dar huesos adicionales, para que no sobrecargues los riñones de tu mascota.

Dieta BARF para perros recetas


Hay cientos de recetas en internet, así que aquí tampoco queremos entrar en mucho detalle.

Además, también podéis encontrar en Facebook una gran cantidad de páginas relacionadas
con la dieta BARF. Son comunidades de personas que alimentan a sus perros con dieta
BARF, donde comparten recetas, conocimientos, etc…. Nosotros recomendamos el
Grupo: BARF / ACBA para novatos
Dieta BARF menú ¿Dónde comprarla preparada para
mi perro?
Si eres de los que no dispones de tiempo para preparar las porciones de dieta BARF para tu
perro en casa, no te preocupes. Existen varias alternativas para que puedas comprarla
preparada.

Por un lado, hay clínicas veterinarias que están comenzando a vender raciones preparadas
congeladas.

Por otro lado, existen empresas como squeakyfoods o puromenu que ofrecen dieta BARF
preparada y sólo utilizan partes nobles de carne en sus composiciones.
Dieta BARF o ACBA. Normas de higiene y
conservación
 Lo más recomendable es que repartas la receta que hayas preparado de dieta barf en
porciones y la congeles, al menos 3 días. De esta forma, lograremos matar posibles
agentes patógenos como la salmonella o la toxoplasmosis.
 No congeles el plato preparado completo, pues los vegetales perderían firmeza y
nutrientes. Agrégalos justo antes de servir la ración a tu perro.
 Cabe aclarar que la dieta BARF no es dieta de sobras, más bien implica cierta
inversión económica para poder darle lo mejor a nuestra mascota.
 Por último, recuerda tener las mismas previsiones de higiene que tienes al preparar tus
propios alimentos, esto incluye lavar las verduras.

También te podría interesar


Los 3 mejores collares eléctricos para perros Opiniones y Guía 2017
La mejor máquina cortapleo para perros 2017. Super guía de compra
GPS para perros opiniones, tipos y guía de compra. Los 4 mejores 2017

BARF dieta natural para perro. Consejos a tener en


cuenta
1. Dale de comer a tu perro siempre a la misma hora, dos veces al día en adultos y tres
en cachorros. Su metabolismo te lo agradecerá.
2.
Respeta las raciones y no caigas en la tentación de dejarle comida a libre disposición.
Si las personas no siempre sabemos cuándo parar de comer, los perros menos.
3. El pienso y la alimentación natural no se digieren con la misma velocidad, así que no
intentes ahorrarte un paso si estás combinando ambas dietas, y no mezcles ambas en
el mismo plato.
4. Mantén una comunicación estrecha con tu veterinario y observa si hay cambios en el
comportamiento, estado de ánimo o en las heces de tu mascota. Probablemente los
habrá, pero seguramente favorables.
Especificaciones de la dieta BARF para perros con
alguna condición médica
Independientemente de que tu perro padezca alguna condición médica, tienes que consultar
a tu veterinario antes de comenzar a darle una dieta BARF.


 Dieta BARF para perros con cáncer
Consulta a tu veterinario. Dependiendo del avance y pronóstico de la enfermedad, la dieta
BARF puede ser buena o puede traer desventajas.


 Dieta BARF para perros con problemas digestivos
Si tu perro ha presentado problemas digestivos, siempre es recomendable hervir las verduras
de cinco a siete minutos. Evita las legumbres.


 Dieta BARF para perros obesos
Si tu mascota padece obesidad o incluso sobrepeso, debes optar por cortes de carne algo
más magros. Recuerda que los perros pueden consumir la grasa cruda de los cortes de
carne que no son magros.

Ellos obtienen sus reservas de esta manera, y no con hidratos de carbono como las
personas. Un problema de sobrepeso, a menos que estemos usando raciones muy grandes,
puede deberse más bien a la falta de ejercicio o a alguna enfermedad, como el hipotiroidismo
en perros.

 Dieta BARF para perros con insuficiencia renal
Si tu perro padece insuficiencia renal, evita los huesos y el pescado. Así no daremos trabajo
adicional a los riñones de nuestro amigo.

 Dieta BARF para perros con problemas de piel
En general, la dieta BARF se recomienda en su totalidad para perros con enfermedades en
la piel. La razón es porque estas afecciones suelen ser un síntoma de alguna deficiencia o
alteración nutricional.

Dieta BARF vs croquetas


Como en todo, la calidad es muy variada. Si comparamos diversas marcas de pienso
alimenticio para perros, existen algunas marcas premium que verdaderamente incluyen todos
los nutrientes que nuestra mascota necesita.

Pero definitivamente, una dieta BARF siempre será mucho más rica en nutrientes.

Imagina pasar toda tu vida comiendo exactamente lo mismo. Sin variaciones. Si crees que
los perros son indiferentes a este factor, te equivocas.

Basta con ver la manera con la que nos piden comida a través de los ojos, cuando nos
sentamos en la mesa. Nos ruegan por un pedacito de comida “humana”.

Por tanto, entendamos que, definitivamente, podríamos estar haciéndolo mucho mejor en lo
que a gustos caninos se refiere.
Con una alimentación BARF, el perro come más sabroso, y eso, obviamente lo
hace más feliz.
Otras ventajas son:

 Que los perros coman carne. Algo importante teniendo en cuenta que son…carnívoros.
 Dado que la dieta es a base de ingredientes naturales y frescos, no industriales y
procesados, conseguiremos reducir las alergias alimentarias, mejora su salud y
aumentar su energía, además, mejorar su pelaje.
 Reducir los niveles de sarro gracias a los huesos, que actúan como auténticos cepillos
de dientes.
 Los excrementos de los perros se reducen en tamaño y el olor es menos desagradable
que con el pienso.
La dieta BARF utiliza carbohidratos vegetales al mínimo. El pienso requiere más cantidad de
estos carbohidratos, pues es lo que le da textura y forma.

Otra cosa que debes tener en cuenta es que el nivel de humedad del pienso es mucho más
bajo que el de la comida BARF. Por esta razón, un perro alimentado a base de pienso
beberá un poco menos de agua.

Sin embargo, si optamos por la dieta BARF, las porciones que le ofrezcamos deben de ser
mayores, ya que es alimento menos compacto.

Si le damos la misma cantidad que si le diéramos pienso, cuando su estómago absorba el


agua del alimento, tendrá hambre mucho más rápido y no quedará tanto tiempo satisfecho.

¿La dieta BARF es mala?


En teoría, mantener una alimentación BARF con los alimentos, raciones e higiene
adecuadas, no debe suponer ningún problema de salud para el perro, todo lo contrario.

De todas formas, como con cualquier decisión importante en la vida de nuestro perro, hay
que consultar con nuestro veterinario para entender cómo manejar este cambio en la
alimentación de nuestra mascota.

Una posible desventaja es que, así como con nuestra alimentación, podemos dejarnos llevar
por nuestros propios gustos o los del perro cuando combinemos ingredientes y no ofrecerle
exactamente los nutrientes que requiere.

Esto puede causar excesos u omisiones que dañen su salud. Así que deberás asegurarte de
que las porciones de media contienen todo lo que nuestro canino necesita. Es decir, conlleva
más tiempo y esfuerzo.

Coste de la dieta BARF para perros y el pienso


Si eres de los que compras piensos de alta calidad para tu mascota, no notarás la diferencia
en precio. Sin embargo, si tu opción es la del pienso de gama media, es indudable que la
alimentación BARF será más costosa.

Conclusión
Una opción ideal es comenzar de manera gradual para ir calibrando la adaptación del animal
y gradualmente abandonar el pienso.

Podemos variar entre pienso y la alimentación natural, dependiendo de las posibilidades de


nuestro tiempo y de nuestro bolsillo.

Con todo lo anterior, podemos concluir que la dieta BARF para perros es una gran opción y
una inmejorable oportunidad para hacer a tu mejor amigo una mascota más sana y más feliz.
¿Te ha gustado nuestro artículo? Valoralo y déjanos un comentario, estaremos encantados
de responderte.