Está en la página 1de 48

UNIVERSIDAD PRIVADA SAN CARLOS

FACULTAD: Ingeniería Ambiental


SEMESTRE: I semestre

DOCENTE:
Elvis Dorian Apasa pino
DISCENTE:
-Cespedes Hervas Gabriela Sofía
-Cueva sardón Mayra
-Arriaga Sánchez Daniela
-Pérez Huisa Milagros Gaby
PUNO-PERU
DEDICATORIA

Este trabajo está dedicado a Dios por estar presente y acompañarnos Además
de todos los que nos apoyaron y estuvieron con nosotros en todo momento.
AGRADECIMIENTO

A nuestros padres quien con su comprensión y consejos nos ayudan a ser


mejores, a nuestras compañeras que con su disponibilidad y responsabilidad
dimos por culminado el trabajo.
PRESENTACION:

CAPITULO 1:

El siguiente trabajo ha sido realizado para brindar conocimiento a mis


compañeros y nuestro grupo en la cual vamos a aprender de una forma más
practica en el momento de las exposiciones

¿Porque es importante? Porque esta cultura o imperio Romano fue la más


destacada en todos los tiempos conquistaron a muchos grandes imperios de la
historia antigua.

CAPITULO 2
Hablaremos sobre la historia de Roma su desarrollo y sus clases de Imperios
para clasificarlos.

CAPITULO 3
Continuaremos sobre las conquistas y expansiones romanas que llevo a este
Imperio a dominar casi 2 continentes.

CAPITULO 4
La organización

es sociales en las diferentes etapas del imperio romano

CAPITULO 5
Religión, arquitectura, escultura, …

CAPITULO 6

Decadencia del imperio romano .

Página 4 de 48
INDICE
CAPITULO I
1. ROMA
El pueblo romano es sin duda uno de los mas grandes de la historia de la
humanidad .Surgio en el año 753 antes del nacimiento de cristo y quedo
deshecho parcialmente en el año 479 despues de jesucristo, es decir, tuvo una
vida de 1229 años. En grecia y roma se origino la civilizacion oriental .Muchos
de los pueblos actuales han heredado de la cultura roma parte de sus
costumbres , intituciones , idiomas ,manifestaciones artisticas , el derecho , etc.

1.1UBICACION

Los romanos habitaron la peninsula italica , ubicada en la


parte central del sur de europa y que penetra
profundamente en el mar mediterraneo , entre dos
penisulas , la iberica (españa) y la balcanica (grecia). Tiene
esta peninsula la forma de una bota , cuya punta toca casi
a la isla de sicilla y el tacon esta cerca de grecia sus limites
fueron :

.Norte: La cordillera de los


alpes
.Sur: El mar jonico
.Este :El mar adriatico
.Oeste: El mar mediterraneo
1.2DESCRPCION DE MEDIO GEOGRÁFICO
Los montes paeninos como sistema montañoso que se desprende de los alpes,
atraviezan longitudinalmente esta peninsula que caprichosamente toma la
forma de una bota .Pero mientras lña parte occidental , hacia el Tirreno , esta
formada por llanuras y bajas colinas completamente fertiles , como Toscana
formada por el rio Arno , Lacio determinada por el rio Tiber y,sobre todo , la
region de Campania Erosionada por el rio Volturno que desemboca en el golfo
de Napoles .El clima , tipicamente mediterraneo , con sus dulzuras y excesos
,presentan mucha semejanza con el de Grecia, ya que los periodos
estacionarios se ven atemperados por el influjo del mar siempre cerca . El
verano es acentuado como sobre todo en la parte sur que presenta una
temperatura casi Africana , el Invierno a su vez es corto pero tambien
extremadamente riguroso .

El territorio fertil sobre las costas del tirreno y valles interiores , dieron
oportunidad a los primitivos habitantes para ejercer sus labores agricolas , por
ellos , el paisaje de la peninsula estaba cubierto de producciones como trigo ,
vid,higueras y olivos .

1.3 REGIONES QUE COMPRENDE

1.3.1 ITALIA CONTINENTAL


ubicada al norte y asimilada al continente europeo, se extiende entre los alpes
y aperinos , formando una llanura semicircular irrigada por el rio Po , los
antiguos romanos llamaron a este region Galia Cisalpina o region de este lado
de los alpes y no la consideraron como integrante de italia , fue avitada por los
galos y etruscos

1.3.2 ITALIA PENINSULAR


Que se extiende al sur de Roma y el centro

1.3.3 ITALIA INSULAR


Esta region esta formada por las islas proximas a la pninsula ,tales como:
Sicilia,Corsega y Cerdaña
CAPITULO II

1._PRIMEROS POBLADORES DE ITALIA.

1.1 FUNDACIÓN DE ROMA:

1.1.1 PRIMEROS POBLADORES DE ITALIA. — FUNDACIÓN DE ROMA:

1.1.2 POSICIÓN DE ROMA:


Podemos decir que Roma ocupa la misma situación en Italia, que Italia en el
Mediterráneo. En el centro de la península, a igual distancia de los Alpes y de
la Sicilia, se asienta Roma á orillas de Tíber; bastante cerca de la costa para
disfrutar de la ventajas de un puerto de mar, y bastante lejos para no estar
expuesta á una sorpresa.

Edificada al principio sobre el monte Palatino, sucesivamente se le fueron


agregando el Quirinal, el Cello, el Aventino, el Janiculo, el Esquilmo y el
Viminal, todos situados a la izquierda del río, excepto el Janiculo, que se
encuentra á la derecha. De estos sietes montes, tomó Roma el nombre de
ciudad de las saete colinas, Septimontium.

1.1.3. PRIMEROS POBLADORES DE ITALIA:


Los primeros orígenes de los habitantes de Italia, como sucede en todos los
pueblos, están envueltos en la oscuridad de antiguas tradiciones que los
romanos recogieron mucho tiempo después; y que por lo mismo no pueden
inspirar confianza, ni constituir segura base para la historia. La certeza
científica comienza en este asunto en los tiempos de la fundación de Roma, en
que ya es posible fijar la situación de los diferentes pueblos que ocupaban la
península; pero enlazando estos hechos ciertos con aquellas tradiciones,
puede introducirse alguna luz en materia tan oscura. Debemos advertir, ante
todo que el nombre de Italia correspondía primitivamente a la parte más
meridional de la península habitada por los Ítalos; y sólo se generalizó a toda
ella en los últimos tiempos de la República.

Situada la Italia entre la Galia y Germania al N., la Grecia al E. y la España al


O., sus antiguos pobladores se refieren a las razas que primitivamente
habitaron estos países. Parece indudable que los primeros pobladores de Italia
pertenecen a la raza aria, aunque de diferentes ramas; y es también casi
seguro que penetraron en la península por la parte septentrional pues
caminaban siempre por tierra, en oposición a las colonias cuyos viajes casi
siempre se han realizado por mar. Según los más recientes trabajos sobre la
etnografía y la lingüística de Italia, el pueblo más antiguo que ha dejado rastros
de su existencia en distintos puntos de la península, fue el de los Yapigas,
venidos no se sabe de dónde, y que algunos piensan que eran de la misma
raza de los Pelasgos de la Grecia; pero es lo cierto que penetraron en Italia por
el Norte, acompañados de los Liburnos y de los Sicanos, y que se extendieron
por el valle del Po y por la Italia central.

Después del establecimiento de los Yapigas, aparecen también por el Norte los
Italiotas, pertenecientes a la familia de los pueblos griegos; obligando a los
anteriores habitantes a retirarse a los extremos meridionales de la península,
situándose los Yapigas entre el golfo de Tarento y el mar Jónico, cuyo país
tomó el nombre de Yapigia.Y pasando los Sicanos a la isla Trinacria, que
entonces se llamó Sicania.Compelidos por la invasión de los Etruscos y de los
Galos, los Italiotas abandonaron las fértiles llanuras del Po, y se extendieron
por el centro y el sur de Italia, ocupando por una parte las costas occidentales
desde el Tíber ó sea el Lacio, la Campaña y hasta la Lucania y la Sicilia, y por
otra toda la región central de la península a uno y otro lado de los Apeninos,
tomando la denominación general de pueblos sabelios, que comprendía los
Equos, Volscos, Sabinos, Samnitas, Frentanos, etc.

1.1.4. LOS ETRUSCOS SUS ESTABLECIMIENTOS Y CIVILIZACIÓN:

Siguió a los ltaliotas el pueblo Etrusco, de raza germánica, que hizo


su primer asiento en las vertientes meridionales de los Alpes
Réticos, descendiendo después al valle del Po, donde fundaron una
confederación de doce ciudades y atravesando los Apeninos, se
establecieron en la región comprendida entre el Arno, el Tíber y el
mar Tirreno, que de ellos tomó el nombre de Etruria.Los Etruscos
fueron los más civilizados de los antiguos pobladores de Italia. Las
ciudades de la confederación etrusca, llamadas Lucumonias, eran
entre si independientes pero sus reyes ó jefes (Lars) se reunían
periódicamente en Vulsinii para tratar los asuntos comunes.
Esta confederación alcanzo un poder marítimo temible hasta para
los mismos cartagineses y los griegos; y realizó grandes progresos
en la industria y en las bellas artes, distinguiéndose principalmente de todos los
pueblos de Italia por el gran prestigio que entre ellos tenía la religión, y el
cuerpo sacerdotal, célebre por el conocimiento de los auspicios y presagios. No
obstante, los etruscos eran el país mas civilizado de Italia en la época de la
fundación de Roma.

1.1.5. LOS RESTANTES PUEBLOS DE LA ITALIA ANTIGUA:


Otro de los pueblos mas antiguos de la Italia es el de los Ligurios, hermano
según algunos piensan, de los Sículos, y Limbos tal vez procedentes de los
iberos del mediodía de Galia y de España; los primeros se establecieron en las
regiones superiores del Po y en las costas del golfo de Génova, tomando
aquellos países el nombre de Liguria; y los Sículos recorrieron la península
hasta pasar a la isla que de su nombre se llamó Sicilia.Por otra parte los
Vénetos procedentes de la Iliria, penetraron en Italia por el N. E, apoderándose
de los territorios al N. de la desembocadura del Po sobre el mar Adriático, que
en adelante llevaron el nombre de Venecia y los Galos, atravesando los Alpes
por el N. O., desalojaron a los Ligurios y a los Etruscos, quedando como únicos
poseedores del valle del Po.Por último, después de establecidos todos estos
pueblos en Italia, comienza hacia el siglo VIII la colonización griega en las
costas meridionales y en Sicilia, llegando poco después a ser predominante el
elemento helénico en todas aquellas regiones.De manera que en los tiempos
de la fundación de Roma, se encontraban en la Italia, al N. los Ligurios, los
Galos y los Vénetos; en el centro los Etruscos, y los pueblos de la raza
Italiotas, Sabinos, Latinos, Frentanos, Samnitas, etc., al S. de las colonias
griegas, con los Sicanos y Sículos en Sicilia.Es probable que además de los
pueblos que acabamos de designar, arriban en diferentes puntos de las costas
de Italia, y en tiempos muy antiguos, colonias pelásgicas venidas del Asia
Menor y aun de la Grecia, sobre todo en la época de la invasión de los helenos;
pues es lo cierto que en distintos Lugares de la península se encuentran restos
de las construcciones que caracterizaban a este pueblo.

1.1.6. EL LACIO ORGANIZACIÓN DEL PUEBLO LATINO:


El Lacio que fue la cuna del pueblo romano, se extendía por la costa occidental
de Italia desde el Tíber que lo separaba de la Etruria, hasta el Liris (Garellano)
en los confines de la Campaña. En el interior el Lacio confinaba por el E. con el
Samnium, y por el N. se hallaba separado de la Sabinia por el pequeño río
Anio, afluente del Tíber.Dentro de estos límites se encontraban varios pueblos
de raza Italiotas, como los Volscos y los Rútulos en la costa, los Equos y
Hérnicos en el interior, y los Latinos cerca del Tíber.Sin embargo,
hay que advertir que el primitivo Lacio tenía límites más reducidos,
extendiéndose únicamente desde el Tíber al territorio de los Equos donde se
encontraba la confederación latina, cuya capital era Albalonga, y donde
después fue fundada Roma. Por las conquistas de los Reyes, el nombre de
Lacio se extendió mas adelante a los países comprendidos dentro de los limites
antes indicados.Las 30 ciudades que formaban la confederación latina se
gobernaban con completa independencia, teniendo cada una sus reyes propios
y sus asambleas; reuniéndose sus representantes en Albalonga para tratar de
los asuntos comunes.

1.1.7. FUNDACIÓN DE ROMA:

Mas abajo de la confluencia del Anio con el Tíber, y en la orilla izquierda de


este no, se encontraban establecidas desde tiempos muy anteriores dos tribus
latinas, la de los Ramnes y la de los Lúceres, en el monté que después se
llamó Palatino.Tal vez con estas tribus se mezclaran en otro tiempo algunos
emigrantes de origen pelásgico, arribados a aquellos lugares después de la
guerra de Troya. Andando el tiempo una tribu sabina, la de los Ticios, pasó el
Anio, y vino a establecerse no lejos de las dos latinas, en el monte Quirinal,
uniéndose con ellas, si bien conservando cada una su independencia y su
organización é instituciones particulares.Las dos tribus latinas debieron al
principio mantenerse hostiles con la inmediata de los sabinos ; que tal es el
carácter de las primeras relaciones entre los pueblos antiguos; pero con el
tiempo desapareciendo las pequeñas diferencias que entre ellas podían existir
por su diverso origen, hubieron de entrar en comunicación pacífica,
constituyendo entre las tres una ciudad importante, Roma.

1.1.8. JUICIO SOBRE EL ORIGEN DE ROMA:

De lo que acabamos de exponer se deduce que Roma no se formó


como los demás pueblos, de una manera natural, y en cierto modo
espontánea, pasando insensiblemente de la tribu al Estado, y
transformándose el gobierno del patriarca en monarquía; sino que
su origen fue debido al cálculo y a la conveniencia de las tribus que
la componían, pactando con plena conciencia las condiciones de la
asociación, que fueron el mutuo interés de las tres tribus, bajo la
base de igualdad y libertad, aportando todas ellas sus instituciones
y su religión.Esta manera tan anómala de constituirse Roma, es la
causa y única explicación de muchos hechos de su historia. En
primer lugar, Roma no tuvo en su historia, como otros pueblos, un
periodo de infancia, ni una edad heroica; porque desde su origen
nace adulta, dominando en todos sus actos el cálculo y la
reflexión.Debiendo su existencia a la incorporación de las tribus;
Roma, basó en este hecho toda su historia. Conquistar para
incorporarse todos los pueblos; esta es su vida. La conquista no es
el fin del pueblo romano, es sólo el medio que constantemente
emplea para llenar su misión de enlazar el mundo con su propio
destino.

1.1.9. TRADICIONES SOBRE EL ORIGEN DE ROMA:

El origen de Roma que hemos indicado, conforme a las


investigaciones modernas, se fue oscureciendo y olvidando en
tiempos posteriores entre los mismos romanos, no quedando otra
cosa que ligeras reminiscencias, modificadas y alteradas por las
generaciones durante siglos, embellecidas y desfiguradas mas
adelante por los poetas y los historiadores.Mas como esas
tradiciones y fábulas han pasado hasta hace poco por verdades
inconclusas, explicándose por ellas el origen de la gran ciudad,
debemos aunque brevemente recordarlas.Según la tradición,
Eneas, después de la destrucción de Troya, acompañado de su hijo
Julio Ascanio, arribó a las costas del Lacio junto a la
desembocadura del Tíber, siendo muy bien recibido por el rey
Latino, que le ofreció por esposa su hija Lavina, prometida antes a
Turno, rey de los Rútulos, que con este motivo declaró la guerra al
jefe troyano perdiendo la vida en la primera batalla.Desapareciendo
Eneas algún tiempo después en medio de una nueva batalla con
sus enemigos, le sucedió su hijo Ascanio; éste fundó la ciudad de
Albalonga en el monte Albano, que llegó a ser capital del Lacio,
antes de la fundación de Roma. La corona se mantuvo en los
descendientes de Eneas y Lavinia, hasta Proca, que dejó dos hijos,
Numitor y Arnulio :éste usurpó la corona que correspondía a su
hermano, mató a su hijo, y obligó a su hija Rea Silvia a consagrarse
al culto de Vesta, a pesar de lo cual tuvo de un solo parto dos
gemelos. Amulion mandó enterrar viva a la madre, y arrojar al Tíber
a los gemelos; pero salvados milagrosamente, fueron alimentados
por una loba hasta que los recogió un pastor, que les dio los
nombres de Rómulo y Remo ocupándolos en su mismo
oficio.Llegado a la mayor edad, y habiendo sabido el secreto de su
nacimiento, dieron muerte a su tío Arnulio, y colocaron en el trono
de Albalonga a su abuelo Numitor; después de lo cual se
propusieron fundar una ciudad en el mismo lugar donde habían sido
salvados milagrosamente, en las orillas del Tíber. Llegados allí se
suscitaron algunas cuestiones entre ellos sobre la designación del
lugar, de cuyas resultas Rómulo quitó la vida a su hermano Remo, y
quedó por único dueño de la ciudad fundada sobre el monte
Palatino.Tal es el conocimiento tradicional sobre el origen de Roma
que se ha venido sosteniendo desde la antigüedad hasta los últimos
tiempos. Hoy está completamente averiguado que estas leyendas,
si encierran algo de verdad, está tan velada por la fábula, que no es
posible distinguirla; por cuya razón van relegándose al olvido.

1.1.10. DIVISIÓN DE LA HISTORIA DE ROMA:

Roma realiza su historia bajo dos formas de gobierno, la monarquía


y la república; pero como la monarquía existió en dos épocas
distintas y separadas por la república, puede y debe dividirse esta
historia en tres períodos perfectamente marcados, que son, La
Monarquía ó el gobierno de los reyes, la República y el Imperio.El
primer período se extiende desde la fundación de Roma hasta la
caída de la Monarquía (753 a 510).El segundo comprende desde el
establecimiento de la República hasta la fundación del Imperio (510-
30).Y el tercero, desde la fundación del Imperio hasta la caída de
Roma en poder de los Bárbaros del Norte (30 a. J.C.-476
p.J.C.).Los tres períodos de la historia de Roma se enlazan además
con ciertos personajes cuyos nombres conviene tener presentes.La
fundación de Roma se relaciona con Rómulo; la caída de la
Monarquía con Tarquino el Soberbio; el fin de la República y
comienzo del Imperio, con Augusto; y el fin del Imperio, con Rúmulo
Augústulo, último emperador romano de Occidente, destronado por
los Hérulos.

2._LA FORMACIÓN DEL IMPERIO ROMANO


La formación del Imperio Romano puede encontrarse en diferentes fenómenos
que fueron dándose progresivamente en la historia de Roma. En primer lugar,
la expansión cada vez más fabulosa que ya había comenzado a realizar la
república romana en busca de nuevos centros comerciales. Esta expansión
permitió a los gobernadores romanos neutralizar cada vez más enemigos. Por
otro lado, las guerras civiles por el control del poder en la misma Roma
terminarían provocando la necesidad de instaurar gobernantes que pudieran
concentrar el poder en su persona y que calmaran el desorden generalizado.

Como resultado de estas guerras, la concentración del poder se convertiría


rápidamente en una opción más y más utilizada por los políticos romanos, entre
los cuales Julio César y su hijo adoptivo, Octavio, destacarían claramente. Al
vencer éste último a los intentos de golpe de estado llevados a cabo por Marco
Antonio con la ayuda de la emperatriz egipcia Cleopatra, el Senado y el pueblo
romano lo coronarían como el primer emperador de Roma, con el ejercicio
pleno de los poderes políticos, religiosos, militares, económicos y civiles.
Octavio cambiaría su nombre a Augusto y comenzaría así el primer gobierno
imperial. Este gobierno se conocería como la Paz Romana al lograr Augusto
pacificar los territorios y establecer un importante bienestar económico.

La trayectoria del Imperio Romano cambiaría, claro está, a lo largo de los


cuatro siglos que seguirían. Luego de Augusto, quien murió en el año 14 d.C.,
continuarían las dinastías Julio Claudia, Flavia, Antonina y la Severiana para
conformar lo que se conocería como el Alto Imperio Romano. A este período
continuaría una severa crisis política y económica en el siglo III que culminaría
con el establecimiento del Bajo Imperio Romano con emperadores que
mostrarían claros signos de debilitamiento y que serían los responsables
finales de la caída del Imperio bajo el ahogo generado por los bárbaros.

La importancia del Imperio Romano no se puede sólo reconocer a nivel político


o militar, si no que se deben incluir especialmente los aspectos económicos y
culturales ya que estos contribuyeron en gran modo a la supremacía romana a
lo largo de tanto tiempo. En este sentido, la conquista de la casi totalidad de los
territorios circundantes al Mar Mediterráneo, así como también la mayor parte
de Europa occidental, Turquía y Medio Oriente, le permitirían a Roma
establecer un sólido y aceitado sistema de comercio que lo ubicaría como la
potencia económica indiscutida del momento. Al mismo tiempo, su actitud de
tolerancia y asimilación a las culturas diferentes, pero también de imposición de
los valores romanos serían las razones de su predominio cultural a lo largo de
todo su territorio.

3._PERIODOS DE LA HISTORIA ROMANA

3.1 MONARQUÍA: ( 750 A.C.) Existía un rey con poderes religiosos y


un Senado con poderes políticos.

De la monarquía romana se conoce poco, esto debido a que no


ocurrieron acontecimientos relevantes para la historia de Roma (con
excepciones, claramente). Lo poco que se sabe de este período es
debido a las historias relatadas en la República y posteriormente en
el Imperio, siendo Virgilio en su libro “La Eneida” y Tito Livio en “At
Urbe Condita” los escritores más conocidos que hablaron sobre la
Monarquía. Según estas mismas leyendas, el primer monarca de
Roma sería Rómulo, personaje fundador de Roma junto a su
hermano Remo. El poder político del Rey todavía sigue siendo un
misterio. Algunos historiadores creen que el Rey solo era la cabeza
del Senado, mientras que otros postulan que éste poseía el poder
supremo, y que el Senado solo servía como consejero para el
Rey.Lo que sí se conoce con certeza, es que el Rey contaba con
tres facultades: Ejecutiva, judicial y religiosa. En el ámbito
legislativo, su poder era limitado por el Senado, ya que este podía
vetar las leyes impuestas por el monarca. En el ámbito religioso, el
Rey era el jerarca máximo, ya que poseía el derecho de
“auspicium”, es decir, la capacidad de poder interpretar los
designios de los dioses, lo cual lo situaba como el mediador entre
los dioses y los humanos. Dirigía además las ceremonias religiosas
importantes y designaba los cargos religiosos menores. En el
ámbito legislativo y judicial, el Rey poseía el derecho de “imperium”
que le otorgaba la jerarquía máxima en el ámbito militar, siendo
comandante en jefe de todas las legiones. Del mismo modo, el
imperium le permitía al Rey tener la autoridad para emitir juicios
legales, ya que éste poder lo convertía en el jefe judicial de Roma.
3.2 REPUBLICA: ( 600 A.C.) El poder residía en el Senado,
generalmente compuesto por los hombres mas anciano, por ende,
mas sabios de la ciudad, que ocupaban su cargo de por vida. La
República surge con el fin de separar los poderes con tal de que se
logre un equilibrio de poder. Esto debido al problema surgido con el
último rey, Tarquino el Soberbio, cuyo hijo violó a una mujer
romana, y, con la idea de terminar el abuso de poder, se pone fin a
la monarquía y se instaura el sistema republicano. República viene
de “Res Publica” que significa cosa pública. Consistía
principalmente de un gobierno aristocrático, manejado por los
patricios. A diferencia de la monarquía, los cargos no eran vitalicios,
sino temporales y eran elegidos por los mismo ciudadanos.La
República adaptó algunas instituciones de la monarquía y las hizo
más equilibradas, pero también creó sus propios cargos e
instituciones, siendo los principales organismos de la República los
siguientes:

-Consulado: Tenían poderes muy similares a los reyes en la etapa


monárquica de Roma, los cuales eran la máxima jerarquía religiosa
y judicial. Se diferenciaba en que eran dos los cónsules, y cada
cónsul podía vetar la decisión del otro, de manera que el poder se
mantenía equilibrado. Eran elegidos por las asambleas y su cargo
duraba un año.

-Dictador: Era el cargo que solo podía ser elegido por los cónsules
en caso de una emergencia nacional. La persona elegida pasaba a
tener el cargo de dictador, que hacía que tuviera poderes absolutos
con el fin de que pudiera controlar la situación y restablecer el orden
en la nación. El cargo tenía como duración máxima 6 meses, y una
vez el orden fuera restablecido, se volvía al consulado.

-Senado: Esta institución ya existía desde la Monarquía, pero, en


ese entonces, su poder era ínfimo. En la República, el Senado pasó
a tener una mayor autoridad, debido a que exigía ciertas reglas a
los cónsules, además de que estaban encargados de mantener el
orden interno y de manejar la política exterior de la nación.

-Asamblea Curial: Asamblea exclusiva de los patricios, cuya


finalidad era elegir los cargos de las altas magistraturas.

-Asamblea Centurial: Consistía en la reunión de ciudadanos


(tanto plebeyos como patricios), cuya finalidad era reunirse en
centurias con el fin de designar a un nuevo consulado. Cada
agrupación de cien tenía un voto.

-Asamblea Tribal: Asamblea exclusiva de los plebeyos, cuya


finalidad era reunirse para elegir los Tribunos de la Plebe,
representantes de los plebeyos.

-Censores: Eran los encargados de elegir a los senadores y


velaban por mantener la moral de los ciudadanos.

-Cuestores: Su función era recaudar los impuestos.

-Pretores: Estaban encargados de administrar la justicia.

-Ediles: Su misión era cuidar el aseo de las ciudades y


abastecerlas de alimentos.

3.3.IMPERIO: El Imperio Romano en su apogeo, principios del siglo


III D.C, comprendía no solo las penínsulas, islas y costas del
Mediterráneo, así como grandes extensiones del interior (hasta el
borde del Sahara y hasta el río Tigris), sino también zonas de
Europa situadas tan al norte como el sur de Escocia, el Rin y el
Danubio (además de una parte del sur de Alemania, al otro lado del
Rin y la Dacia al otro lado del Danubio central).

El último sistema político que hubo en Roma contrarrestó todo el


sistema impuesto de la separación de poderes en la República.
Inició cuando Octavio volvió triunfante de su batalla contra Marco
Antonio. Al haber reestablecido el orden, el senado y el pueblo le
entregaron todas sus facultades, creándose de esta manera un
sistema absolutista, donde todo el poder recaía sobre el emperador.
Las principales características fueron:

- El emperador poseía todas las facultades políticas: Legislativas,


ejecutivas, judiciales, militares y religiosas.

- El Senado dejó de tener poder, y pasó a ser un organismo


consejero para el emperador.
- Las asambleas no tuvieron mayor relevancia, y se realizaban solo
por tradición.

- El emperador elegía directamente los cargos de las magistraturas


y no las asambleas.
CAPITULO III

1._CLASES SOCIALES
Las civilizaciones antiguas son quizás algo complejas para los estudiantes de
historia aunque lo cierto es que son también apasionantes en su estudio. El
Imperior Romano resulta apasionante y además en cierto modo sentaron la
base al respecto de las que hoy conocemos como clases sociales. A
continuación en Sobrehistoria, las clases sociales en el Imperio Romano:
Patricios, Plebeyos Nobles y Plebeyos Caballeros.

1.1. LOS PATRICIOS:


image Se denominaba Patricios a las familias más antiguas de Roma, quienes
formaban una aristocracia de propietarios de tierras. Poseían todos los
privilegios tanto fiscales, como judiciales, políticos y también culturales. Eran
ciudadanos de pleno derecho.
1.2LOS PLEBEYOS:
Así se denominó en la Roma primitiva a todos aquellos que estaban por fuera
del grupo de los Patricios. Originalmente carecían de derechos, pero a través
de siglos de luchas sociales se les fueron reconociendo derechos similares a
los de los Patricios. Entre ellos el de ser Ciudadanos Romanos, a elegir
representantes y a tener sus propias instituciones políticas.Entre los plebeyos
había grandes diferencias económicas, por lo que dentro de los denominados
Plebeyos se pueden distinguir los siguientes grupos: nobles, caballeros y
clientes.

1.3. NOBLES:
Eran los plebeyos más ricos, que se igualaban a los patricios por su fortuna y
por ocupar los cargos políticos más importantes.

1.4. CABALLEROS:
Eran plebeyos con una fortuna intermedia, que obtenían por sus trabajos como
comerciantes, agricultores o profesionales, llegaban a ocupar cargos políticos
de mediana importancia.

1.5.CLIENTES:
Eran plebeyos que no tenían recursos propios y se ponían al servicio de un
patricio (para ir a la guerra, votarlo en los comicios). A cambio su patrón les
daba alimentos y/o dinero. Con el correr del tiempo, los clientes fueron
empobreciéndose cada vez más, hasta convertirse en una masa de
desocupados fácil de manipular con fines políticos.

Estos tres grupos sociales conformaban el sector más favorecido política y


económicamente en la sociedad romana. En contrapartida, otros grupos
sociales se encuentran en menores condiciones económicas, siendo los
estratos más bajos de la sociedad romana.
CAPITULO IV

1._CONQUISTAS ROMANAS Y EXPANSIÓN ROMANA

Según la leyenda, Roma fue fundada en el año 753 a.C. por Rómulo Y Remo, hijos del
dios de la guerra, Marte. Se construyó en siete colinas al lado del rio Tíber, en las
fronteras de Etruria. Fue gobernada por Reyes hasta el 509 a.C., cuando los nobles
destituyeron al rey Tarquinio el Soberbio, Roma se convirtió en una República. Como
Roma tenia una política ambiciosa y de expansión conquisto todos sus vecinos de la
costa del Mediterráneo. Una vez que los romanos conquistaron a sus vecinos llamaron al
Mediterráneo “Mare Nostrum”. Todo esto se lo debe a sus legiones, el ejército mas
celebre de la historia antigua. Mas Tarde, en el 27 a.C. Roma se convirtió en un Imperio.

1.2.LA EXPANSIÓN DE ROMA POR LA PENÍNSULA ITÁLICA

La delicada coyuntura interna alimentó las inclinaciones expansionistas de Roma. Tras dominar
a sus ex aliados latinos, vencer a los samnitas y hacerse con el control de la Magna Grecia, la
ciudad del Lacio Controló Italia.

1.2.1.LA CONQUISTA DE VEYES

Hacia el 396 a.C. Roma dio un paso más en su política expansionista con la toma de Veyes. La
odiada ciudad Etrusca, situada en una meseta sobre el Tíber, mantenía con Roma un viejo
litigio por el control de las salinas y la Via Salaria, nudo comercial y de Comunicaciones de
extrema importancia. Hegemonía sobre Italia Central.

1.2.2.LA INVASIÓN DE LOS GALOS

La conquista de Veyes hizo de Roma la mayor ciudad del Lacio y la Convirtió en la gran
potencia de la Italia central. Pero, justamente en el momento de su triunfo, Roma hubo de
hacer frente a una catástrofe que hizo peligrar su supervivencia: La invasión de los galos.
En el curso de su expansión, los celtas, a los que los romanos llamaban galos, alcanzaron Italia
hacia el 400 a.C. y se apoderaron de la llanura del Po. Desde su solida retaguardia, entre
Liguria y Venecia, los galos organizaron sus expediciones de saqueo contra la Italia meridional.
Estas incursiones llevaron a los senones, guiados por el Caudillo Brenno a las puertas de
Roma. La ciudad despachó un ejército para detener a los galos, pero fue aniquilado en el
Arroyo de Alia.
Los galos, mas interesados en el botín que en sojuzgar la urbe, acabaron retirándose, pero la
humillación gravitó sobre Roma y sus habitantes.

1.2.3.GUERRAS SAMNITAS

Las Guerras Samnitas fueron un serie de conflictos armados de la Antigüedad que enfrentaron
principalmente al pueblo itálico de los samnitas, que dominaban los Apeninos al sur del Lacio,
contra la incipiente República Romana por el control de la Italia central. En el intervalo entre el
343 y el 290 a.C hubo tres guerras entre ambos contendientes, que propiciaron el completo
sometimiento de los samnitas al poderío romano.

1.3.ROMA Y LAS GUERRAS CON CARTAGO

Tras haberse adueñado de Italia hasta el extremo meridional, Roma intentó también
apoderarse también de Sicilia, entrando así en conflicto con Cartago, en el norte de África, que
era entonces la mayor potencia marítima y comercial del mediterráneo occidental. El año 264
a.C comenzó con una serie de tres guerras sangrientas y enconadas, llamadas “Guerras
Púnicas”.

1.3.1PRIMERA GUERRA PÚNICA

La primera Guerra Púnica (264-241 a.C.) se debió a la rivalidad política y económica entre los
dos poderes. Se inició cuando un grupo de soldados mercenarios (mamertinos) de Campania
cercados en la ciudad siciliana de Messina (Mesina), solicitaron ayuda a Roma y Cartago
contra Hierón II de Siracusa. Cartago ya controlaba parte de Sicilia; los romanos respondieron
a esa petición con la intención de expulsar a los cartagineses de la isla. Después de construir
su primera gran flota, los romanos derrotaron a los cartagineses en la batalla de Milai (260
a.C.), cerca de la costa norte de Sicilia, pero no consiguieron ocupar la isla. En el 256 a.C. el
ejército romano bajo el mando de Marco Atilio Régulo estableció una base en el norte de África,
pero al año siguiente el ejército cartaginés le capturó. Durante los trece años siguientes la
guerra se desarrolló en gran parte en el mar, alrededor de Sicilia. El conflicto terminó con una
batalla naval en el 241 a.C., en la que los romanos tomaron Sicilia; en el 237 a.C. conquistaron
Cerdeña y Córcega, hasta entonces en manos cartaginesas.

1.3.2.SEGUNDA GUERRA PÚNICA

Amílcar Barca, que dirigió a los derrotados en el 241 a.C., dedicó el resto de su vida a
fortalecer el poder cartaginés en Hispania, para compensar la pérdida de Sicilia. Su hijo Aníbal
tomó el mando del ejército cartaginés en esa región en el 221 a.C., y en el 219 a.C. atacó y
capturó Sagunto, una ciudad hispánica aliada de Roma. Ello desencadenó la segunda Guerra
Púnica (218-201 a.C.). En la primavera del año 218 a.C. Aníbal marchó con un gran ejército,
formado por escuadrones de elefantes, a través de Hispania y la Galia, cruzó los Alpes y atacó
a los romanos en Italia antes de que estuvieran preparados para la guerra, consolidando una
buena posición en el norte del país, al tiempo que Hispania pasaba a ser una parte importante
del teatro de operaciones. Hacia el 216 a.C. había obtenido dos importantes victorias, en el
lago Trasimeno y en la ciudad de Cannas, llegando al sur de Italia. A pesar de sus peticiones,
Cartago le envió insuficientes refuerzos hasta el 207 a.C., cuando su hermano Asdrúbal salió
de Hispania con un ejército para unirse a él. Asdrúbal cruzó los Alpes, pero en una batalla en el
río Metauro, en el norte de Italia, fue derrotado. Mientras tanto, el general romano Publio
Cornelio Escipión, conocido como Escipión el Africano, había derrotado a los cartagineses en
Hispania, tras arribar en el 218 a.C. a Emporion (Ampurias); y en el 204 a.C. desembarcó en el
norte de África. Los cartagineses llamaron a Aníbal para defenderse contra Escipión, pero fue
derrotado, al mando de un ejército de reclutas desentrenados, por el general romano en la
batalla de Zama en el 202 a.C.

1.3.3.TERCERA GUERRA PÚNICA

Sin embargo, en el siglo II a.C., Cartago continuó comerciando, y, aunque era una potencia
menor, su resurgimiento acabó por irritar a Roma. En el 153 a.C., los discursos del censor
Catón el Viejo, quien persistía en demandar Delenda est Carthago (“Cartago debe ser
destruida”), incitaron aún más a los romanos contra los cartagineses. Una violación, sin
importancia, del anterior tratado por parte de Cartago, dio a los romanos el pretexto para
empezar la tercera Guerra Púnica (149-146 a.C.). Bajo el mando de Publio Cornelio Escipión
Emiliano, capturaron la ciudad de Cartago, la arrasaron y vendieron a los habitantes
sobrevivientes como esclavos. El poder de Roma adquirió desde entonces unas características
nuevas, fundamentadas todas ellas en el hecho de que pasaba a ser absoluta dominadora del
Mediterráneo occidental.

1.4.LA LUCHA POR EL CONTROL DEL MEDITERRÁNEO ORIENTAL

Durante los años 215 y 168 a.C. Roma hubo de enfrentarse a Macedonia por el dominio del
mar Egeo en las denominadas Guerras Macedónicas.

1.4.1.PRIMERA GUERRA MACEDÓNICA


En el ámbito de la segunda guerra púnica, Aníbal y el Rey Filipo V de Macedonia firmaron un
tratado de alianza, por el cual debían prestarse ayuda. Como consecuencia del mismo,
Macedonia atacó posiciones Romanas en Iliria, con lo que se desató la primera guerra
macedónica. Roma respondió enviando algunas de sus legiones a la Grecia continental. Con
ello logro impedir que los macedónicos ayudaran a los púnicos. Más tarde Roma retiró sus
tropas destacadas en Grecia. En 205 a.C. un tratado de paz puso fin a la primera guerra
macedónica.

1.4.2.SEGUNDA GUERRA MACEDÓNICA

La Segunda Guerra Macedónica (200–196 adC) fue un enfrentamiento entre Macedonia,


liderada por Filipo V, y Roma, aliada a Pérgamo y Rodas.
Filipo se había interesado desde hace un tiempo en las ciudades estado griegas pero, como
estas se encontraban aliadas a Roma, no se atrevía a atacarlas. En su lugar, comenzó a tomar
el control de partes de Iliria. Roma respondió amenazando con declarar la guerra y Filipo retiró
sus fuerzas.
Luego, Macedonia comenzó a expandirse sobre territorios pertenecientes a las ciudades
estado griegas. Estos estados solicitaron ayuda a Roma, y los romanos respondieron con un
ultimátum a Filipo: aceptar el gobierno de Roma sobre Macedonia, convirtiendo en esencia a
Macedonia en una provincia romana. Filipo se negó. Así comenzó la Segunda Guerra
Macedónica.
La batalla decisiva ocurrió en Cinoscéfalos, Tesalia, en 197 adC. Allí, las legiones de Tito
Quincio Flaminino derrotaron a la falange de Filipo. El control macedonio de Grecia fue
destrozado y en los Juegos Ístmicos en Corinto en 196 adC, Flaminino proclamó la libertad de
Grecia, pese a que ahora esta se había convertido en un protectorado romano en todo menos
en el nombre.

1.4.2.TERCERA GUERRA MACEDÓNICA

La Tercera Guerra Macedónica (171 adC - 168 adC) fue una contienda entre Roma y el Rey
Perseo de Macedonia.
Tras la muerte del Rey Filipo V de Macedonia en 179 adC, su talentoso y ambicioso hijo,
Perseo, tomó el trono. Perseo se casó con Laódice, hija del rey Seleuco IV Filopátor del
Imperio Seléucida, e increme,ntó el tamaño de su ejército. Forjó alianzas con Epiro y varias
tribus de Iliria y Tracia, y con los enemigos de las tribus tracias aliadas a Roma (como los
sapeos, gobernados por Abrúpolis). Además, renovó sus antiguos contactos con algunas
ciudades estado griegas (poleis). El rey anunció que llevaría a cabo reformas en Grecia y
restauraría su poderío y prosperidad.
Los romanos empezaron a preocuparse de que Perseo pudiese destruir su dominio político en
Grecia y restaurar la antigua soberanía macedonia sobre los estados griegos.
El Rey Eumenes II de Pérgamo, que odiaba a Macedonia, acusó a Perseo de tratar de violar
las leyes de los demás estados y las condiciones de paz entre Macedonia y Roma. Los
romanos, temerosos de un cambio en la balanza de poder en Grecia, declararon una nueva
guerra contra Macedonia. Perseo obtuvo la victoria en el primer combate, la Batalla de Larisa,
donde se enfrentó al ejército de Publio Licinio Craso. El rey ofreció a los romanos un tratado de
paz que fue rechazado. Los romanos tuvieron mucho tiempo problemas de disciplina dentro de
su ejército, y los comandantes no podían hallar ninguna manera de invadir con éxito el territorio
de Macedonia.
Mientras tanto, Perseo derrotó a otro ejército romano en Iliria. El rey macedonio trató de
convencer a Eumenes de Pérgamo y al rey Antíoco III el Grande de los seléucidas de pasarse
a su bando, pero fracasó.

1.5.GUERRA DE LAS GALIAS

La Guerra de las Galias fue un conflicto militar librado entre el dictador romano Julio César y
una coalición de tribus galas liderada por Vercingétorix que se extendió desde 58 adC hasta 51
adC. Los romanos también realizaron incursiones a Britania y Germania, pero estas
expediciones no llegaron a transformarse en invasiones a gran escala. La Guerra de las Galias
culminó con la Batalla de Alesia en 52 adC, donde los romanos pusieron fin a la resistencia
organizada de los galos. Esta decisiva victoria romana supuso la expansión de la República
Romana sobre todo el territorio galo. Las tropas empleadas durante esta campaña,
conformaron el ejército con el que el general marchó sobre la capital de la República.
Pese a que César justificó esta invasión como una acción defensiva preventiva, la mayoría de
los historiadores coinciden en que el principal motivo de la campaña fue potenciar la carrera
política del general y cancelar sus grandes deudas. No obstante, nadie puede obviar la
importancia militar de este territorio para los romanos, quienes habían sufrido varios ataques
por parte de tribus bárbaras provenientes tanto de la Galia como del norte francés. La
conquista de estos territorios permitió a Roma asegurar la frontera natural del río Rin. Esta
campaña militar es descrita extensamente por el propio Julio César en su obra Commentarii de
Bello Gallico, fuente histórica de mayor importancia acerca de esta campaña y obra más
importante del general. El libro es también una obra maestra de propaganda política, puesto
que César estaba sumamente interesado en influenciar a sus lectores en Roma.

1.6.CONQUISTAS DE TRAJANO

1.6.1.LAS GUERRAS CONTRA LOS DACIOS

En 101, Trajano inició su primera guerra contra los dacios, un pueblo que habitaba en la actual
Rumania, cuyo líder era Decébalo. La guerra terminó al año siguiente con la victoria romana en
la batalla de Tapae. Entre 105 y 106 siguió la segunda guerra de los dacios, durante la cual los
romanos tomaron la capital dacia, Sarmizegetusa, y anexionaron Dacia como provincia del
imperio. Estas guerras se reflejan en la columna de Trajano, que se levantó conjuntamente con
el Foro (Foro de Trajano), donde fue colocada para celebrar la gran victoria.
Aproximadamente al mismo tiempo, se integró sin lucha al imperio el reino de los nabateos,
convirtiéndose en provincia romana con el nombre de Arabia Pétrea.

1.6.2.LAS GUERRAS CONTRA LOS PARTOS

En 113 Trajano comenzó una guerra victoriosa contra los partos; Armenia, Asiria y
Mesopotamia fueron integradas en el Imperio. Éste alcanzó con las conquistas su máxima
extensión. Problemas logísticos, rebeliones y una enfermedad seria de Trajano impidieron
conquistas más allá de estos límites. Murió en el viaje de vuelta de la campaña parta, en
Selinus, cerca del Mar Negro, el 9 de agosto de 117.

1.7.LEGIONES, GUARDIA PRETORIANA Y CENTURIONES

1.7.1.LEGIONES

Roma debía su gran imperio a sus legiones, quizás los ejércitos mas exitosos de la historia.
Cada legión consistía en unos 5000 soldados de a pie, todos ciudadanos romanos, voluntarios
de 20 a 25 años. Los legionarios estaban rigurosamente entrenados, brutalmente disciplinados
y bien armados. Eran el corazón del ejército y soportaban lo más duro de la batalla. Su vida era
dura al igual que ellos y como podían revelarse los emperadores se aseguraban de tratarlos
bien. En el siglo II d.C había 150.000 legionarios. Un legionario totalmente cargado llevaba al
marchar algo mas que armadura, arma y escudo, llevaban una mochila que incluía
herramientas ,plato y sartén y otros objetos por ej.: pica para cavar zanjas, cortador de pasto
para hacer terraplenes, capa de lana, mochila para efectos personales y raciones para 3 días.
Las armas :espada y daga, la daga se llamaba gladius y tenia doble filo y las sandalias
militares, que fueron tan importantes como la armadura, porque ganaron tanto como por su
rápido marchar como por las batallas, estas sandalias con clavos eran resistentes y bien
ventiladas.

1.7.2.GUARDIA PRETORIANA
La Guardia Pretoriana (también, Guardia Praetoriana, en latín: praetoriani) era un cuerpo militar
que servía de escolta a los emperadores romanos. Antes de los emperadores, esta escolta era
usada por los líderes militares aún desde los días de la familia de los Escipiones alrededor del
año 275 a. C. Los miembros de la Guardia Pretoriana estaban entre las más diestras y célebres
fuerzas militares de la Historia Antigua.

Los soldados de las cohortes pretorianas recibían doble paga y gozaban de numerosos
privilegios. Cada miembro, al abandonar la cohorte, recibía 20.000 sestercios después de 16
años de servicios.

1.7.3. CENTURIONES

Adiestraban las tropas, combatían en primera línea, supervisaban las tareas diarias e imponían
los castigos necesarios

1.8.LA VIDA DE UN SOLDADO


Los soldados romanos no pasaban todo su tiempo en campaña. En los meses de invierno y
verano, sino había guerra, permanecían en las bases del ejército, se sabe bastante sobre los
fuertes romanos porque muchos fueron hallados en excavaciones arqueológicas.

1.8.1.PLANO DE UN FUERTE

Las bases de los ejércitos variaban en tamaño, desde fuertes pequeños que albergaban a una
sola unidad de auxiliares, hasta grandes bases de legiones que abarcaban 20 hectáreas. Sin
embargo, todos tenían disposiciones similares y los mismos tipos de edificación. En Europa los
fuertes de los primeros tiempos del Imperio eran generalmente rectangulares, con esquinas
redondeadas como un naipe.
En el centro del fuerte, frente a la puerta principal, se encontraba el edificio del campamento.
Tenia una gran cantidad d hombres que se ocupaban de la rutina diaria del ejercito, como la
redacción de informes y cartas, y también había ingenieros y agrimensores. El campamento
estaba flanqueado por la casa del centurión, grandes graneros para la comidas de los soldados
y hasta podía tener un hospital.

1.8.2.CAMPAMENTO DE LOS SOLDADOS

La mayor parte del fuerte tenia instalada tiendas de cuero, los los soldados vivían en
condiciones incomodas: 10 hombres en cada una, pero invierno se construía barracas con
techumbres de paja.
Los soldados prestaban servicios durante 20 años. Algunos fuertes de caballería tenían
establos, pero la mayoría de los caballos estaban afuera. Alrededor del Fuerte había muchos
otros edificios, incluyendo una casa de baño y una aldea.

1.8.3.EL SOLDADO ROMANO

A los soldados se les pagaba bastante bien, pero no podía salir para gastar el dinero, así que
los comerciantes establecían negocios en las puertas del fuerte. También había tabernas,
donde los hombres podían beber y jugar. Con frecuencia se producían disturbios, pero los
soldados debían ser cuidadosos: los castigos militares eran muy severos. A menudo, los
soldados se casaban con mujeres del lugar; las familias vivían cerca del fuerte o en la aldea.

1.8.4.LA GUERRA Y LAS FRONTERAS

En el primer y segundo siglo d.C., la mayoría de los pueblos del imperio, vio muy poco al
ejército y no tuvo problemas con la guerra durante gran parte de su vida. El ejército defendía
con éxito las fronteras contra las tribus del norte y el Imperio Parto, al este.

1.8.5.DEFENDER EL IMPERIO

El ejército vigilaba cuidadosamente las fronteras, utilizando y guarniciones y sistemas de


fortificaciones. Los diplomáticos trataban de mantener relaciones amistosas con los extranjeros
o los provocaban para que lucharan entere ellos. Si los espías o las guarniciones detectaban
que se estaban gestando problemas, los romanos resolvían atacar primero.

1.8.6.EN MARCHA
El ejercito romano en campaña era una maquina temible. Columnas de tropas, a veces de
kilómetros de largo, avanzaban sobre las tierras enemigas, las legiones despejaban el camino,
y construían fuertes y campamentos temporarios.
Las tropas tenían expertos y artesanos que podían construir casi todo lo que el ejecito
necesitaba. Eran acompañados por carros y acémilas que transportaban el bagaje de guerra y
provisiones. Los espías exploraban para localizar al enemigo y descubrir emboscadas. Se
enviaban legiones para quemar pueblos y así, obligar al enemigo enfrentarlos en el campo de
Batalla.

1.9.PROVINCIAS ROMANAS

1.9.1.HISPANIA Y EL NORTE DE ÁFRICA


Tras ser ocupada, Hispania se romanizó en poco tiempo. La vieja ciudad de Itálica dio dos
emperadores: Trajano y Adriano. En Hispania había minas que suministraban metales
preciosos. Además producía aceite de oliva, vino y pescado conservado en salmuera. África
fue conquistada en el 146 a.C. tras las guerras púnicas. Fue una provincia muy rica que
suministró diversas especies de ferias salvajes para los circos, así como tintes, aceites y
granos.

GALIAS, BRETAÑA, GRECIA Y TIERRAS DEL DANUBIO

Las Galias y Germania fueron la cuna de los celtas. El sur era más urbano mientras que norte y
el oeste fueron principalmente agrícolas. Bretaña, una provincia muy rica, suministró muchas
mercancías. Grecia tuvo una prospera civilización que influyo mucho en Roma. Las provincias
del Danubio disponían muchos fuertes militares y suministraban hombres para las tropas.

1.10.1.EGIPTO Y ORIENTE

Alejandría, capital de Egipto e importante centro cultural, era la segunda ciudad en extensión
del Imperio Romano. La mayor parte del grano que abastecía el Imperio provenía de Egipto y
se embarcaba en ella. Este emporio comercial suministraba, además piro para la escritura, lino,
acetunas y dátiles. Las provincias orientales proveían mercancías exóticas, como sedas,
especias, tintas y perfumes. Desde países tan lejanos como India Y China caravanas de
camellos transportaban hasta los puertos las mercancías que embarcaban para Roma

2._LAS CONSECUENCIAS DE LA EXPANSIÓN ROMANA


El sometimiento de amplias zonas del Mediterráneo, no se acompañó de una paralela
adecuación de las instituciones republicanas, propias de una ciudad-estado, a las necesidades
de un imperio. Tampoco el orden social supo adaptarse a los radicales cambios económicos.
Todo esto precipitará una múltiple crisis política, económica, social y cultural, que, iniciada
hacia mitad del siglo II a.C., sólo se concluirá, a fines del siglo siguiente, con la liquidación de la
República y con la fundación de un régimen monárquico.

2.1.TRANSFORMACIONES POLÍTICAS.
El delicado equilibrio entre las tres instituciones básicas de la república fue puesto en
entredicho como consecuencia de la profunda conmoción causada por la segunda guerra
púnica. Su desenlace significó un aumento del papel rector del senado. Tras la victoria, Roma
se lanzó a una política de expansión por el Mediterráneo, para lo que no contaba con una
infraestructura idónea. Fue el Senado el que condujo dicha expansión. Incluso, el tribunado de
la plebe, perdió su carácter “revolucionario” para convertirse en un instrumento más de poder
de la institución.

En cuanto a las asambleas, existían fuertes limitaciones al ejercicio de su teórica soberanía,


que permitían convertirlas en dóciles instrumentos del poder del senado. La dispersión de los
ciudadanos hacía muy difícil el ejercicio del voto para quienes vivían fuera de Roma. Su
composición quedó restringida al proletariado urbano, fácil objeto de control y manipulación.

El senado, aunque sólo era un consejo asesor, se elevó sobre asambleas y magistraturas, para
decidir en otros los ámbitos de política interior y exterior, así como en el decisivo campo de las
finanzas.

Los senadores se convirtieron en una aristocracia agraria, ya que debido a una lex Claudia, en
el año 219 a.C., les excluyó de las actividades ligadas al comercio marítimo y a los negocios de
capital mueble, por considerarlas indignas de su rango, fijándolos así a la economía agraria.

El estamento senatorial destacó del resto de la sociedad con rasgos típicos, como el monopolio
del poder político y la limitación de la actividad económica a la propiedad inmueble; y con
signos exteriores como la túnica orlada con una franja ancha de púrpura, sandalias doradas,
anillo de oro, etc. con esta diferenciación los senadores se separaron del resto de las clases
más acomodadas como son los caballeros (equites), en la que hasta entonces se hallaban
incluidos.

Dentro del propio estamento senatorial, se produjo, en la primera mitad del siglo II a.C., un
proceso de restricción, que limitó el efectivo control del poder a un número reducido de familias.
Esta oligarquía, denominada nobilitas[1], monopolizó la investidura de la más alta magistratura.
El pueblo aceptó el sistema, al que se sentía ligado por vínculos de dependencia social y moral
con los miembros de la aristocracia.

En el interior del senado, el modo de hacer política estaba regulado por un juego de alianzas
entre individuos, familias y grupos, movidos por intereses personales, familiares y sociales. Una
clase restringida, convertida en oligarquía cerrada, puso a su servicio los instrumentos
constitucionales del Estado para materializar sus intereses particulares.

El senado, introdujo una serie de medidas dirigidas a controlar las conductas de sus miembros,
y a frenar la posibilidad de “carreras” espectaculares que pusieran en peligro la cohesión y la
necesaria igualdad del grupo. En el año 180 a.C., la lex Villia regulaba el acceso a las
magistraturas. Estas medidas de protección fueron extendidas a otros campos, como el de la
corrupción electoral o la ostentación incontinente en el ambiro de la vida privada.

Esta política interior no puedo extenderse al ámbito de la política exterior. Era sin duda, la
actividad pública fuera de Italia la meta política más ambicionada, ya que en el exterior no se
llevaban a cabo las medidas de control que si se realizaban a los magistrados de la ciudad de
Roma. El sistema de gobierno provincial, fue el que más claramente puso de manifiesto la
discrepancia entre la estructura político-social de Roma y el inmenso ámbito de dominio del
imperio.

2.2.EL SISTEMA DE GOBIERNO PROVINCIAL


Las provincias eran administradas por un pretor, con poder civil y militar, que gobernaba con la
colaboración de un cierto número de ayudantes. Ante el aumento del número de provincias, se
prefirió conferir el gobierno de las provincias a antiguos cónsules o pretores, con el nombre de
procónsules y propretores, respectivamente.
Las comunidades recibieron diferentes estatus, de acuerdo con las características que habían
revestido su sumisión a Roma. Las tareas del gobernador apenas iban más allá de asegurar la
explotación económica de la provincia bajo presupuestos de paz y seguridad. El senado confió
el cobro de los impuestos y la explotación de los recursos provinciales a compañías privadas
(los publicani).

El sistema de gobierno provincial fue oportunista e inadecuado. El poder del gobernador en su


provincia era absoluto, sin las limitaciones constitucionales impuestas a los magistrados que
cumplían sus funciones en Roma. Los súbditos apenas contaban con recursos legales para
defenderse. El senado se vio incapaz de juzgar y condenar los comportamientos indignos de
sus propios miembros en territorios muy alejados de Roma. El único recurso de los súbditos fue
dirigirse a personajes influyentes del orden senatorial y buscar su protección como patronos.
Sólo en el año 149 a.C., con la lex Calpurnia, se creó un tribunal permanente para juzgar los
delitos de extorsión. Pero los tribunales estaban compuestos de senadores, sin medios ni
voluntad para condenar a miembros de su propio estamento.

LOS ALIADOS ITÁLICOS.


La confederación itálica se resintió de la inadecuación de las estructuras a las nuevas
necesidades de gobierno. Las relaciones se basaban en dos principios fundamentales: la
autonomía interna de las ciudades aliadas, y el convencimiento de los aliados a gozar de unas
ventajas como contrapartida a las limitaciones impuestas por Roma.

En la época de la expansión, el gobierno aumentó sus exigencias hacia la confederación. La


contribución de soldados aliados a las guerras del siglo II a.C. superó a la de los propios
romanos, en cambio, su participación en los beneficios fue muy inferior.

Las capas dirigentes de las comunidades itálicas se beneficiaron de las nuevas posibilidades
de enriquecimiento, pero el conjunto de la población experimentó las consecuencias negativas
del desarrollo económico. Fue creciendo en los habitantes de las comunidades itálicas el
convencimiento de que la alianza no compensaba la pérdida de autonomía.

2.3.TRANSFORMACIONES ECONÓMICAS Y SUS REPERCUSIONES SOCIALES.


La expansión de Roma en el siglo II a.C., significó una masiva afluencia de riquezas. Ese
capital fue invertido de acurdo con las directrices y tendencias más evolucionadas del
pensamiento helenístico. El orden social tradicional fue incapaz de acomodarse paralelamente
al nuevo desarrollo económico.

2.4.LA CRISIS DE LA PEQUEÑA PROPIEDAD AGRÍCOLA.


La agricultura constituía la base económica de la sociedad romana. La devastación del territorio
italiano en la segunda guerra púnica significó la runa de muchas parcelas agrícolas. En la Italia
meridional, donde el Estado confiscó tierras a aquellos que habían apoyado a Aníbal, se
fundaron colonias en el primer decenio del siglo II a.C. Pero fue en las tierras arrebatadas a los
galos en el valle del Po donde se concentró la política de colonización, como solución militar y
social. Esta política fue muy limitada, sobre todo en el tiempo, ya que una vez que se agotó el
objetico de pacificación y reforzamiento de la frontera septentrional, se abandonó.

Las razones de esta pobre política hay que buscarla en la presión del capital. Una vez acabada
la guerra, la activa política exterior hizo afluir a Roma un ingente número de riquezas; estos
beneficios, desigualmente repartidos, contribuyeron a acentuar las desigualdades sociales. Sus
beneficiarios fueron las clases acomodadas y, en primer término, la oligarquía senatorial. La
más estrecha comunicación con las gormas económicas imperantes en el mundo helenístico y
la ampliación de los mercados al conjunto del Mediterráneo encauzaron las inversiones hacia
un nuevo tipo de agricultura capitalista, que causó la ruina de la pequeña propiedad agrícola.

Muchos campesinos habían muerto en la guerra contra Aníbal, y sus tierras quedaron
abandonadas. Los supervivientes se vieron en la imposibilidad de rehacer sus haciendas. El
campesino estaba obligado a prolongadas ausencias para participar en las campañas militares.
Su propiedad se veía perjudicada por el abandono; la reanudación de la explotación requería
unos medios económicos que el campesino no tenía, sólo podría conseguir este capital,
mediante préstamos, que en ocasiones, le era imposible devolver. Cargado de deudas, no
tenía otra solución que malvender su campo a los grandes propietarios, dispuestos a comprar,
y emigrar a Roma con su familia, esperando encontrar allí otras posibilidades de subsistencia.

De este modo se transformó el modo de explotación agrícola; en lugar de una economía de


subsistencia, se extendió ahora la empresa agrícola racional, denominada la Villa.

La agricultura de la villa se caracteriza y se define por el carácter de la producción, destinada,


no al consumo directo, sino a la venta. El propietario es absentista. Esto supone una
organización racionalizada de trabajo y una especialización en productos determinados y
rentables, teniendo en cuenta las necesidades del mercado y las posibilidades de ganancia. Es
fundamental el trabajo esclavo, que caracteriza el modo de producción de etas propiedades. El
propietario procura sacar la mayor rentabilidad posible, no mediante un aumento de la
producción, sino con la bajada de los costes.

2.5.EL DESARROLLO DE LA ESCLAVITUD.


La esclavitud se desarrolló en consecuencia de los cambios que sufre la economía la
orientación de la agricultura hacia una economía de mercado exigía la disposición de una mano
de obra barata.

Las fuentes de la esclavitud no se reducían a los prisioneros de guerra. Se completaban con


otras de mayor o menos importancia, como la piratería, la propia descendencia de los esclavos,
la venta de niños, pero, sobre todo, con mercados regulares, cuyos centros estaban
distribuidos a lo largo de todo el Mediterráneo.

El esclavo era considerado un simple objeto, desprovisto de personalidad jurídica y


perteneciente en su totalidad a otro individuo. El rasgo fundamental de la esclavitud es su
carácter de meros instrumento de producción, con medidas de control y vigilancia contra las
posibles reacciones de resistencia y rebeliones.

La formación del proletariado rural y urbano.

Las ventajas económicas de las nuevas orientaciones de la agricultura tuvieron un desastroso


reflejo en el ámbito social. La creación de grandes masas de proletariado rústico y urbano que
desestabilizaron la sociedad.

Fruto de la crisis de la pequeña propiedad agrícola, se produjo un éxodo hacia la ciudad y en


especial, hacia Roma. Las posibilidades de trabajo no podían absorber la oferta continuamente
creciente no sólo de campesinos romanos sino también de aliados itálicos. La consecuencia
fue la formación de un proletariado urbano, la plebs urbana, que hubo de soportar los
problemas de este crecimiento demográfico irracional.

Las asambleas populares continuaban siendo un organismo vital dentro del mecanismo
político, se elegían a los magistrados y se votaban las leyes. La extensión de la ciudadanía y
del ager hizo cada vez más difícil el desplazamiento a Roma de buen número de ciudadanos.
La consecuencia fue la trasformación de estas asambleas en reuniones de habitantes de la
Urbe, en su mayor parte, proletariados desclasados.

Los miembros de la nobleza senatorial, utilizaron los más diversos medios para aumentar su
popularidad sobre la plebs urbana. Esta plebs urbana se convertiría en un elemento
fundamental de la realidad social y política de la república.

2.6.LOS PUBLICANI Y EL ORDEN ECUESTRE.


Las otras ramas de la actividad económica experimentaron también un decisivo impulso como
consecuencia de las nuevas relaciones políticas y económicas con todos los países del ámbito
mediterráneo.

En las manufacturas, las guerras púnicas desarrollaron extraordinariamente el artesanado. Se


desarrolló una notable industria metalúrgica. Por otra parte, la corriente de riquezas procedente
de las guerras de conquista y de la explotación de las provincias favoreció una mayor
especialización y refinamiento. Aunque Roma nunca fue una ciudad industrial, actuó como polo
de atracción de un comercio internacional y ofreció nuevas posibilidades para muchas familias
arruinadas por la crisis de la pequeña propiedad.

Pero sobre todo, el final de la segunda guerra púnica y la intervención en Oriente, supuso una
apertura del comercio a las nuevas posibilidades de desarrollo. Ofreció un amplio campo de
negocios, ligado al tráfico de mercancías, productos agrarios, materias primas y manufacturas,
pero también, se incrementaron los negocios monetarios y otras actividades conexionadas con
el capital mueble. Surgió en Roma una nueva clase capitalista.

Pero Roma no desarrolló al compás de su extensión, un aparato de funcionarios que cuidara


de la gestión de los intereses económicos del Estado y de los servicios públicos. Fue necesario
recurrir a empresarios privados, que recibían en arriendo del Estado las tareas públicas, con
posibilidad de lucro. De ahí, el nombre que recibe esta nueva clase: los publicani. Esto
interesaba a distintos grupos sociales, en dos vertientes principales: por un lado, las contratas
de servicios estatales –proveedores de ejército y ejecutores de obras públicas, entre otros- y
por otro lado, los arrendamientos y la recaudación de impuestos, derechos de aduana y tributos
en las provincias.

Las primeras empresas privadas se remontan a la segunda guerra púnica. El volumen


creciente de negocios trajo consigo la necesidad de una colaboración entre varios empresarios.
Así fueron formándose compañías para las grandes actividades económicas estatales y, en
especial, para el arriendo de todos los ingresos públicos de una provincia en su conjunto.

Estos hombres de negocios pertenecían a la clase acomodada de Roma. Eran el grupo más
rico, y eran incluidos en las listas del censo como equites, en las centurias de caballeros, por
encima de la primera clase propietaria. En el ejército, servían en la caballería con un caballo
del Estado o, en número todavía mayor, con armamento y caballo propio. La lex Claudia había
excluido a los senadores del comercio y la banca; posteriormente, otras disposiciones legales
los aislaron de las clases más acomodadas, al obligarles a entregar el caballo del Estado y a
votar al margen de las centurias de los caballeros. Este aislamiento de la clase senatorial sirvió
indirectamente para caracterizar a los caballeros como estamento definido de la sociedad
romana, no tanto por separación de ellos del estamento senatorial, como por la diferenciación
de la clase senatorial del resto de la sociedad.

El fundamento económico de la posición social de senadores y caballeros se basaba en el


latifundio. Pero la consideración de la tierra como base y medida de importancia social, dirigía
los capitales, conseguidos con otras actividades, a la agricultura. Las actividades mercantiles y
comerciales, así como la especulación monetaria y el arriendo de contratas estatales eran otros
medios de inversión, libres para los caballeros, pero no del todo vedados para los senadores,
que las practicaban a través de intermediarios.

Pero fueron los ingresos procedentes de la política exterior los que con mayor fuerza
contribuyeron al enriquecimiento de la oligarquía. Había muchos medios de ganancias para los
senadores, en su carácter de detentadores del poder político y militar; también para los
caballeros estaban abiertos los recursos económicos de las provincias, no sólo a través del
desarrollo de actividades comerciales y de transporte marítimo, sino, sobre todo, por el
arrendamiento de la recaudación de ingresos e impuestos estatales.

En resumen, si existe una diferenciación en la cúspide de la sociedad romana, son más


numerosos los intereses que los unen que aquéllos que los separan, frente al abismo que los
distingue del resto de la sociedad. Esta coincidencia de intereses no podrá evitar que surjan
discrepancias, por la inflexibilidad del sistema y por la falta de mecanismos para superar
eventuales conflictos. Uno de ellos era el sistema de adjudicación de los arriendos públicos, en
manos de los senadores; otro, la composición, exclusivamente senatorial, de los tribunales
creados por la lex Calpurnia, que juzgaban los abusos de poder y extorsiones económicas. Los
caballeros, en la explotación de las provincias, estaban también expuestos a procesos
criminales y se sintieron amenazados por el poder judicial de los senadores. Ello conducirá a
un proceso de diferenciación política entre los dos grupos; de deterioro de las relaciones y de
abierto enfrentamiento, después.

2.7. TRANSFORMACIONES RELIGIOSAS Y CULTURALES


Los romanos habían sufrido la influencia de la civilización griega desde tiempos remotos,
primero, a través de los etruscos y, posteriormente, de forma directa, a partir del siglo III a.C.,
cuando ocuparon la Magna Grecia.

Con la intervención romana los contractos entre romanos y griegos se multiplicaron. Muchos
griegos vinieron a Roma como embajadores o prisioneros de guerra. Así, a mitrad del siglo II
a.C., todo el mundo romano estaba abierto a la influencia griega.

Estas relaciones no siempre fueron consideradas positivas. Los aspectos culturales del mundo
helenístico, fueron, a veces, sentidos como corrupción y condujeron a un rechazo de los
elementos griegos en la sociedad romana. En el periodo que siguió a la guerra contra Antíoco
III, surgió una violenta oposición contra la civilización griega, que encontró en Catón su
baluarte.

Catón quiso imponer en la vida pública los mismos principios de austeridad y honradez que
dirigían su vida privada, buscando combatir la corrupción. Se llegó al extremo de expulsar de
Roma a filósofos y retóricos.

Pero desde la segunda mitad del siglo II a.C., estas tendencias conservadoras quedaron
superadas. Las características romanas pudieron desarrollarse para crear una auténtica cultura
propia, que, sin renunciar a sus valores tradicionales todo a Grecia
CAPITULO V

1._RELIGIÓN EN ROMA ANTIGUA


Para los romanos, la religión era, ante todo, el temor a lo sobrenatural. En
Roma, la religión tenía dos vertientes: una pública, el culto estatal, y otra
privada, el culto a los lares familiares. Como en Grecia, la religión no era un
asunto de religiosidad personal; más bien tenía un carácter contractual: se
honraba a los dioses a cambio de su protección. En principio, carecían de
imágenes, templos y doctrinas, aunque se instituyeron ritos para atraer el favor
de los dioses. El panteón romano se creó influido por el griego y el etrusco. Los
dioses son casi los mismos, aunque cambien de nombre. El culto a los muertos
llevó a deificar a los reyes, y más tarde a los emperadores.

Para comprender la religión romana es importante entender que para ellos no


implicaba la asunción de una filosofía, una moral y un programa de vida (que
es lo que hoy entendemos, tras la influencia del cristianismo o el islam), sino la
participación en los ritos. El hombre religiosos era el que participaba en el rito
(no el creyente), de esta manera se explica que en Roma se asentasen todas
las religiones del Imperio, ya que no modificaban las creencias individuales,
sino que permitían participar en sus celebraciones. Esto también explica que
los emperadores se convirtiesen en dioses, es decir, instituían ritos en su
honor. Salvando las distancias podemos entender esto si nos fijamos en
nuestra sociedad actual, y vemos cómo se importan constumbres ajenas, como
por ejemplo la celebración del año nuevo chino, o Halloween en un país como
España, o la celebración de la Navidad con símbolos cada vez menos
apegados a las tradiciones locales.

Los romanos adoraban un gran número de dioses. Los más venerados eran
Júpiter, Minerva y Juno. En su honor construían templos y ofrecían sacrificios
de animales.

El emperador era adorado como un dios y en todo el Imperio se practicaba el


culto imperial.

Los romanos también veneraban, en casa, a los dioses protectores del hogar y
de la familia: en cada casa había un altar dedicado a estos dioses.

Además, los romanos eran muy supersticiosos y, antes de tomar una decisión,
consultaban la voluntad de los dioses, expresada por medio de los oráculos.

1.1 LAS FIESTAS RELIGIOSAS

El calendario religioso romano reflejaba la hospitalidad de Roma ante los cultos


y divinidades de los territorios conquistados. Originalmente eran pocas las
festividades religiosas estrictamente romanas.Algunas de las más antiguas
sobrevivieron hasta finales de el imperio pagano, preservando la memoria de la
fertilidad y los ritos propiciatorios de un primitivo pueblo agrícola.A pesar de
ello, se introdujeron nuevas fiestas que señalaron la asimilación de los nuevos
dioses.Llegaron a incorporarse tantas fiestas que los días festivos eran más
numerosos que los laborables.Entre las fiestas religiosas romanas más
importantes figuraban las Saturnales, las Lupercales, las Equiria y los Juegos
Seculares.

1.2.FIESTAS SATURNALES: Bajo el Imperio, las saturnales se celebraban durante


siete días, del 17 al 23 de diciembre, durante el periodo en el que empieza el
solsticio de invierno. Toda la actividad económica dejaba de funcionar, los
esclavos recuperaban momentáneamente su libertad, había intercambio de
regalos y se respiraba por todas partes un ambiente de alegría.

1.3.FIESTAS LUPERCALES: Era una antigua fiesta en la que originariamente se


honraba a Luperco, un dios pastoral de los itálicos. La fiesta se celebraba el 15
de febrero en la cueva de Lupercal en el monte Palatino, donde se suponía que
una loba había amamantado a los legendarios fundadores de Roma, los
gemelos Rómulo y Remo.

1.4.FIESTAS EQUIRIA : Festival en honor de Marte, se celebraba el 27 de febrero


y el 14 de marzo, tradicionalmente la época del año en la que se preparaban
nuevas campañas militares.

En el Campo de Marte se hacían carreras de caballos, elemento que definía la


celebración.

1.5.FIESTAS DE LOS JUEGOS SECULARES: Durante estos Juegos se realizaban tanto


espectáculos atléticos como sacrificios. La tradición decía que se tenían que
celebrar una vez cada saeculum (siglo), para señalar el comienzo de uno
nuevo, pero en realidad se hacían más.

1.6.RITUALES FUNERARIOS
Los romanos practicaron, indistintamente, durante toda su historia, dos rituales
de entierro o llamados también rituales funerarios: por inhumación o por
incineración.

Los mitos griegos que presentaban a Hades (conocido también por Plutón)
como el dios que ejercía el poder sobre los muertos en el mundo subterráneo
eran conocidos por los romanos, pero sólo tardíamente serían asumidos por un
pequeño sector de la oligarquía.

Los primitivos dioses Manes se mantuvieron hasta el afianzamiento del


cristianismo como los dioses de ultratumba.

Los Manes eran las almas de los difuntos.

El temor a los dioses Manes se traducía en la dedicación de ofrendas anuales


de flores, leche, vino y miel en las fiestas Parentalia del 21 de febrero.

Rituales parecidos tenían ocasión durante el Novenarium que seguía a todos


los entierros.

Existía la creencia que los días de mediados del mes de mayo era un tiempo
en el que los fantasmas de los muertos se hallaban especialmente
insatisfechos.

El padre de familia, las noches del 9, 11 y 13 de mayo, tenía que recorrer la


casa pronunciando conjuros para ahuyentarlos.

El lugar donde se había depositado un cadáver era propiedad de los dioses


Manes y tenía carácter religioso.

2._ARTE DE LA ANTIGUA ROMA


Las primeras manifestaciones del arte de la Antigua Roma nacen bajo el influjo
del arte etrusco, enseguida contagiado del arte griego, que conocieron en las
colonias de la Magna Grecia del sur de Italia, que Roma conquistó en el
proceso de unificación territorial de la península, durante los siglos IV y III a. C.
La influencia griega se acrecienta cuando, en el siglo II a. C., Roma ocupa
Macedonia y Grecia. Hasta cierto punto puede pensarse que el arte de Roma
es una imitación y ampliación del arte griego, y por supuesto del arte etrusco,
pero el espíritu que animó a los artistas romanos es totalmente diferente de
aquellos. La Roma conquistadora y urbanista trató de unir al sentido estético
griego, el carácter utilitario y funcional que sus obras requerían. Desde el punto
de vista cronológico, el arte romano se desarrolló con bastante homogeneidad
y autonomía desde el siglo III a.C hasta el siglo V de nuestra Era. Siguiendo las
etapas que su devenir histórico marca, destacan al menos la República, hasta
el año 27 a. C., y el Imperio, que se extendió desde los tiempos de Augusto
hasta la caída de Roma en manos de los bárbaros en el año 476 después de
C.A causa del profundo centralismo ejercido por Roma sobre sus provincias en
todos los aspecto de la vida, se originó un arte muy uniforme sin que pueda
hablarse de escuelas provinciales, al menos durante la época imperial. No
obstante, dada la amplitud del Imperio y su constitución en diferentes
momentos, no existe una contemporaneidad cronológica, pues en zonas donde
el arte helenístico está más consolidado sus formas artísticas están mucho más
evolucionadas que en las provincias más tardíamente incorporadas a la cultura
romana.

3._ARTE ROMANO (DEL SIGLO III A. C. AL SIGLO V D.C.)


-Arquitectura

-Escultura

-Pintura

-Esquema de las artes en la Antigua Roma [editar]

La Monarquía romana, República romana e Imperio romano, cubren el periodo


desde el siglo VIII a. C. al siglo V d. C... Se localiza primero en el Latium (Italia
Central), y se extiende por toda la Cuenca del Mediterráneo (Mare Nostrum).

- El periodo anterior a la recepción de la cultura helenística (siglo III a. C.)


desarrolla un arte latino emparentado con otros pueblos itálicos (sabinos y
sobre todo etruscos) Loba capitolina.

- El periodo clásico del arte romano dura hasta el triunfo del cristianismo (siglo
IV). Asimila y desarrolla la cultura griega (órdenes arquitectónicos, diseño de
los templos, concepción escultórica), incorporándola características propias,
tanto en materiales de construcción (mortero y cemento y hormigón romanos)
como en elementos arquitectónicos (el arco -Arco de triunfo- y la bóveda, orden
toscano y orden compuesto, principio de superposición de órdenes) y formas
escultóricas (el retrato romano -exigido por el culto a los antepasados y la
propaganda política, y que permite datar la evolución estilística y de la moda,
sobre todo en la expresión y el peinado- ya el relieve romano, caracterizado por
la búsqueda de la profundidad y la perspectiva) y pictóricas (los estilos
pompeyanos, decorativos, narrativos o procurando el trampantojo).

- Desarrollo arquitectónico con gusto por lo colosal y magnificente, al tiempo


que con un acusado sentido práctico y utilitario. (puentes y acueductos -puente
de Alcántara, Pont du Gard, Acueducto de Segovia-, calzadas). Edificios
públicos (termas -termas de Caracalla-, teatro romano -Teatro Marcelo-, circo
romano -Circo Máximo-, anfiteatros -Anfiteatro de Capua, Coliseo, Anfiteatro de
El Djem-, etc.), religiosos (templo romano -Templo de Vesta, Maison Carrée,
Panteón de Agripa-) y civiles (foro romano, basílicas, palacio romano -Domus
Aurea de Nerón, construcción original del Palacio de Letrán, luego convertido
en residencia papal-, villa romana -Villa romana del Casale- con su versión de
villa imperial -Villa Jovis o de Tiberio en Capri, Villa Adriana-, casa romana -
domus, vivienda (Roma Antigua)-).

- Escultura histórica narrativa (frisos corridos en relieve: Ara Pacis, Columna


trajana), bustos, estatuas de cuerpo entero (Augusto de Prima Porta) y
excepcionalmente ecuestres (estatua ecuestre de Marco Aurelio).

3._ARQUITECTURA DE LA ANTIGUA ROMA


La arquitectura romana tiene su origen en la etrusca, sumada a influjos de la
griega, sobre todo después de las guerras púnicas y por lo tanto, presenta
rasgos de ambas. Hoy se hace datar la arquitectura romana de la fecha en que
se construyeron la primera vía y el primer acueducto .Por esta época y durante
las conquistas de Roma en Sicilia y en la misma Grecia, los generales romanos
solían llevarse como trofeo de sus victorias gran cantidad de objetos artísticos.
Por otro lado, los artistas griegos y etruscos, atraídos por el poder económico
de la señora del Mediterráneo, llevaron a Roma el gusto e incluso la pasión por
las Bellas Artes y en estas escuelas se formaron sus propios artistas.El periodo
de esplendor del arte romano abarca los dos primeros siglos del Imperio. Pero
ya a principios del siglo II de nuestra era, se inicia la decadencia del buen gusto
que se acentúa en el siglo III y se confirma en el siglo IV por efecto de cierto
barroquismo o irregularidad y pesadez en los estilos aunque aumente el fasto y
la magnitud de las obras. Pero la arquitectura, en cuanto arte de construir sigue
desarrollándose hasta la invasión de los bárbaros, por lo menos, en los
principales centros de cultura. Pruebas de esto son las grandes basílicas de
Roma construidas en el siglo IV, no sólo las destinadas al culto cristiano, sino
también las civiles. Los restos de la colosal basílica civil de Constantino
(también llamada de Majencio) que todavía se alzan en Roma, sirvieron como
fuente de inspiración a los arquitectos del renacimiento en el siglo XVI.

Los romanos emplearon profusamente el arco y la bóveda. Ésta no se forma


con dovelas de piedra aparejada (salvo en algunas construcciones asiáticas),
como se disponía en la bóveda etrusca, sino de una masa confeccionada con
puzolana y cascajo. Las bóvedas solían tener gruesos arcos de ladrillo, ya
paralelos, ya diagonales pero embebidos en la bóveda misma, que servían
como sujeción provisional y como refuerzo interior de la bóveda. Un ejemplo
soberbio es la cúpula del Panteón de Agripa en Roma.Los romanos no sólo
construyeron bóvedas de cañón y cúpulas, sino rudimentarias bóvedas de
arista y de crucería. Pero estas últimas debieron usarse con poca frecuencia
fuera del Imperio de Oriente pues sólo se conocen las de las Termas de
Caracalla y las de la Basílica de Majencio en la cual se advierte un sistema de
contrarrestos interiores aplicados a la bóveda. También empezaron a aparecer
en la arquitectura romana los capiteles historiados que tanto se hicieron en la
Edad Media, pues de ellos se han descubierto algunos ejemplares en Pompeya
y otros sitios.Los edificios romanos, según su uso, podían ser muy sobrios o
muy suntuosos. Puentes y acueductos son austeros y funcionales, mientras
que templos y palacios son lujosos y monumentales, con un claro fin
representativo. Las edificaciones más nobles se revestían de piedra formando
órdenes, que no reflejaban la estructura interior real. Se decoraban los muros
de los edificios suntuosos con pinturas y los pavimentos con mosaicos.

4._ESCULTURA Y SOCIEDAD ROMANA


Roma era una sociedad muy visual. Con la mayoría de su población analfabeta
e incapaz de hablar el latín erudito que circulaba entre la élite, las artes
visuales funcionaban como una especie de literatura accesible a las grandes
masas, lo que confirma las ideologías y la difusión de la imagen de
personalidades eminentes. En este contexto, la escultura disfrutó de una
posición privilegiada, que ocupaba todos los espacios públicos y privados y
llenaba las ciudades con innumerables ejemplos de diversas técnicas. Gran
parte de la escultura producida en Roma pertenece a la temática religiosa o
está relacionada de alguna manera. Incluso los retratos a menudo tenían
asociaciones con lo sagrado, como en todas las culturas, Roma no fue
diferente en la práctica para producir imágenes de culto, que estaban presentes
desde los grandes templos públicos hasta las viviendas más modestas. No sólo
las grandes esculturas en bronce y mármol se convirtieron en algo común —las
estatuas, grandes sarcófagos, relieves arquitectónicos, camafeos grabados en
las piedras preciosas—, pero aún más en estatuillas de terracota, placas
funerarias sencillas, máscaras mortuorias en cera , cuyo coste estaba al
alcance de las clases más bajas, y en las monedas, que pueden ser vistas
como una especie de relieve en miniatura y se encontraban entre la masa del
pueblo.5 Jaś Elsner dice:

Este tipo de imágenes, la búsqueda de los súbditos imperiales en todas las


formas de la vida social, económica y religiosa, ayudó a construir una unidad
simbólica entre los diversos pueblos que componían el mundo romano,
enfocando su sentido de la jerarquía en una persona suprema. Cuando un
emperador moría, sus herederos podían loar sus esculturas como a un dios —
proclamando una continuidad en la sucesión y erigiendo templos en su honor—
. Cuando un emperador era derrocado, sus imágenes eran violentamente
erradicadas en damnatio memoriae, la supresión de la memoria que informaba
a la población visualmente de los cambios en la autoridad política (...). El
politeísmo no era una religión de escrituras y doctrinas, en la estructura de
unaIglesia jerárquica y centralizada, era más bien un conjunto de lugares de
culto, rituales y mitos, gestionados por las comunidades y, a menudo, por los
sacerdotes hereditarios. Era ecléctico y diverso, amplio, pluralista y tolerante.
Las imágenes y los mitos proporcionan las principales formas de «teología» en
el mundo antiguo.

Cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial, el papel del arte cambió


radicalmente, aunque no había perdido su importancia central. El Dios cristiano
no era conocido a través de imágenes, sino a través de las escrituras, de sus
profetas y comentaristas. Sin embargo, la escultura y su repertorio de
representaciones naturalistas convencionales fue adoptada por la iglesia
naciente para la composición de alegorías y continuó siendo practicada como
decoración en el ámbito público y privado laico, como registro histórico o para
el retrato hasta el final del imperio, incluso como forma de enfatizar la herencia
clásica compartida por todos y con el fin de establecer la unidad cultural en un
momento en que las periferias empezaban a desarrollar su propia cultura con
un alto grado de independencia y se volvía cada vez más complicada la tarea
de mantener el territorio unificado.
CAPITULO VI

1._DECADENCIA DEL IMPERIO ROMANO


La decadencia y caída del Imperio romano es un concepto historiográfico que
hace referencia a las transformaciones operadas durante la Crisis del siglo III y
el Bajo Imperio romano, que a partir de 395 condujeron a un rápido deterioro
del poder romano, y al hundimiento del Imperio de Occidente, cuyo último
emperador efectivo, Rómulo Augústulo, fue depuesto por el caudillo hérulo
Odoacro, empleado al servicio de Roma.

La decadencia y caída del Imperio romano es una de las cuestiones más


debatidas y estudiadas de la Historia. Es considerada por algunos como "el
mayor enigma de todos", y ha sido uno de los ejes del discurso histórico clásico
desde san Agustín de Hipona. La ruina de la “Roma eterna” ha perdurado como
el paradigma por excelencia del agotamiento y muerte de las civilizaciones, una
caducidad mundana interpretada como el precedente y anuncio del fin del
mundo o, al menos, de la civilización occidental. Los siglos. XX y XXI han visto
multiplicarse el interés por este problema histórico, debido probablemente al
hecho de que la civilización contemporánea tiene muchos rasgos comunes con
la de la Antigüedad Tardía, y a que la cultura occidental está en un período de
transición, como la Roma de los siglos III y IV.1

La historiografía ha oscilado entre una interpretación minimalista (la


interrupción de la serie de emperadores en la parte occidental del Imperio) y
una maximalista (el hundimiento de una civilización y el quiebro de una historia
del mundo dividida en dos etapas: una antigua-pagana y otra moderna-
cristiana). De igual modo, de un extremo al otro del espectro de teorías
propuestas, se ha considerado el proceso como una larga transformación
debida a fenómenos endógenos (la "decadencia") o un derrumbamiento
repentino por causas fundamentalmente exógenas (la "caída"). En concreto, el
término decadencia y caída hace referencia a la obra maestra del historiador
inglés Edward Gibbon, quien, sin ser el primero en abordar el tema, en el siglo
XVIII renovó la ciencia historiográfica por medio de su análisis del período
tardo-romano, asumiendo una postura a medio camino entre las endógenas y
las exógenas.En la actualidad predominan las teorías exógenas menos
dramáticas, aunque sin restar importancia a los problemas internos y las
consecuencias que produjo la irrupción de los germanos en el Imperio. Esta
concepción continuista defiende la pervivencia hasta época carolingia -a pesar
de las invasiones y violencias- de las estructuras político-económicas
fundamentales y de la concepción del poder del mundo tardorromano. Ya
sugerida por el célebre historiador belga Henri Pirenne, esta corriente
continuista tendría su mayor exponente en Walter Goffart, de la Universidad de
Toronto, hasta cierto punto en autores como el británico Peter Heather, y en su
caso más extremo en la muy criticada corriente fiscalista del francés Jean
Durliat. Un ejemplo serían las palabras del profesor Gonzalo Fernández
Hernández, de la Universidad de Zaragoza:El Imperio Romano de Occidente se
enfrenta a unos problemas entre 454 y 476 que desembocan en una
reunificación del Imperio (...) 476 no supone el fin de Imperio alguno (...) los
soberanos bárbaros federados al Imperio romano reconocen la soberanía
nominal de un único emperador con sede en Constantinopla (...) en teoría esta
situación perdura hasta la coronación imperial de Carlomagno...Por otra parte,
sigue habiendo quienes defienden una visión más "catastrofista" y acorde a la
concepción tradicional de este problema histórico, tal es el caso del arqueólogo
británico Bryan Ward-Perkins. De igual modo, hay diferencias entre quienes
ponen el acento en el carácter romanista endógeno de las transformaciones
(como Goffart), y quienes por el contrario apuntan hacia el carácter germanista
exógeno (como el austriaco Walter Pohl).
CONCLUSION

1.1. PRIMERA
La cultura romana contribuyo a ala cultura universal.

1.2. SEGUNDA
El latín el idioma oficial de los romanos se hizo apto para la poesía y filosofía
contribuyendo a la formación de las lenguas romances como él español,
francés, portugués, catalán , rumano e italiano .

1.3. TERCERA
El derecho romano además de su utilidad histórica sirvió como base y modelo a
la vez para la organización del derecho moderno y contemporáneo.

1.4. CUARTA
El ejercito romano fue organizado y profesional que sirvió de instrumento del
poder y conquista .

1.6. QUINTA:
Elaboraron elementos arquitectónicos como el arco, la bobeda y acupula ,etc.

1.7. SEXTA:
Nos dejaron obras artísticas y literarias, que hoy en dia son monumentos
históricos y patrimonio de la cultura universal.
SUGERENCIAS

PRIMERA:
Poner en practica el derecho romano en la actualidad.

SEGUNDA:
Conocer y aprender los distintos idiomas que se originaron en el latín .

TERCERA:
Tener como ejemplo al ejercito romano que tenía mucho patriotismo que eran
organizados y se ayudaban mutuamente para un solo fin

CUARTA:
Apreciar y conocer la cultura romana.
BIBLIOGRAFIA:

Colección “Historia Universal” libro nº 5 “El Imperio Romano”, Año 2004,


Editorial SOL 90, Grupo Clarín.
Antigua Roma, Simon James, Colección “Mirando la historia”, Año 1995.
Editorial Sigmar.
Nueva Enciclopedia Visual Clarín, Roma Antigua, Simon James, Año
2006.
Enciclopedia Wikipedia (es.wikipedia.org).
Microsoft Student con Encarta Premium 2007.
Colección “Anteojito” Summum, Antigua Roma Parte I, Año 2000,
Producciones García Ferré, Edición Argentina.

1. Bunson, Matthew (1995). A dictionary of the Roman Empire. Oxford


University Press US. p. 463. Consultado el 14 de octubre de 2011.
2. Volver arriba↑ McMeans, Julia (2010). Differentiated Lessons and
Assessments: Social Studies. Teacher Created Resources. p. 138.
Consultado el 14 de octubre de 2011.
3. Volver arriba↑ Potter, 2004, pp. 77–78
4. Volver arriba↑ Map of the Roman Fleet

 Frank Frost Abbott (1901). A History and Description of Roman Political


Institutions. Elibron Classics. ISBN 0-543-92749-0.
 John Bagnell Bury, A History of the Roman Empire from its Foundation to
the death of Marcus Aurelius, 1913,ISBN 978-1-4367-3416-5
 Winston Churchill, A History of the English-Speaking Peoples, Cassell,
1998, ISBN 0-304-34912-7
 J. A. Crook, Law and Life of Rome, 90 BC–AD 212, 1967, ISBN 0-8014-
9273-4
 Donald R. Dudley, The Civilization of Rome, 2nd ed., 1985, ISBN 0-452-
01016-0
 Arther Ferrill, The Fall of the Roman Empire: The Military Explanation,
Thames and Hudson, 1988, ISBN 0-500-27495-9
 Freeman, Charles (1999). The Greek Achievement: The Foundation of the
Western World. New York: Penguin. ISBN 0-670-88515-0.
 Edward Gibbon, The History of the Decline and Fall of the Roman Empire,
1776–1789
 Adrian Goldsworthy, The Punic Wars, Cassell & Co, 2000, ISBN 0-304-
35284-5
 Adrian Goldsworthy, In the Name of Rome: The Men Who Won the Roman
Empire, Weidenfield and Nicholson, 2003, ISBN 0-297-84666-3
 Adrian Goldsworthy, The Complete Roman Army, Thames and Hudson,
2003, ISBN 0-500-05124-0
 Michael Grant, The History of Rome, Faber and Faber, 1993, ISBN 0-571-
11461-X
 Tom Holland, Rubicon, Little Brown, 2003, ISBN 0-316-86130-8
 Andrew Lintott, Imperium Romanum: Politics and administration,
1993, ISBN 0-415-09375-9
 Edward Luttwak, The Grand Strategy of the Roman Empire, Johns Hopkins
University Press, ISBN 0-8018-2158-4
 Reid, T. R. (1997). "The World According to Rome". National Geographic
192 (2): 54–83.http://ngm.nationalgeographic.com/.
 Antonio Santosuosso, Storming the Heavens: Soldiers, Emperors and
Civilians in the Roman Empire, Westview Press, 2001, ISBN 0-8133-3523-X

 Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Imperio


romano.
 Guglielmo Ferrero: Grandeza y decadencia de Roma (Grandezza e
decadenza di Roma, 1901-1907), en 5 volúmenes; texto español en el sitio de
la Biblioteca Tercer Milenio.
 Vol. I: La conquista.
 Vol. II: Julio César (sobre este militar y emperador romano).
 Vol. III: Fin de una aristocracia.
 Vol. IV: Antonio y Cleopatra (sobre Marco Antonio y Cleopatra).
 Apéndice del Volumen IV: La Batalla de Accio (sobre la batalla entre
la flota de Augusto, mandada por Agripa, y la de Marco Antonio y Cleopatra.
 The Roman Law Library; en inglés.
 El escenario histórico en el año 400 d. C., en el que romanos
y bárbaros convivían en la parte oriental del Imperio romano.