Está en la página 1de 6

Cali, Septiembre 29/2016

SEÑOR
JUEZ DEL CIRCUITO- REPARTO-
E.S.D.

REFERENCIA: ACCION DE TUTELA CON MEDIDA PROVISIONAL


ACCIONANTE:
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
agente oficiosa de XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
ACCIONADO: E.P.S. SANITAS S.A. Y CLINICA DE OCCIDENTE S.A.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXX , mayor de edad, y vecina de esta ciudad, identificada


con la Cedula de Ciudadanía No. XXXXXXXXXXXXXXXX de Cali (v) como agente
oficioso de mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX, actualmente hospitalizado en la
Clínica de Occidente S.A. en virtud a lo establecido en el Artículo 86 de la
CONSTITUCIÓN POLITICA interpongo ACCION DE TUTELA contra E.P.S. SANITAS
S.A. Y CLINICA DE OCCIDENTE S.A. con sedes en esta ciudad- , basada en los
siguientes hechos:

1.- Mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXXX es afiliado en el régimen contributivo a la


EPS-SANITAS desde hace varios años, y cuenta actualmente con 65 años, siendo persona
de la tercera edad y por ende de protección Especial y reforzada por parte del Estado.

2.- Mi esposo actualmente se encuentra hospitalizado en la Clínica de Occidente en esta


ciudad dado que es paciente con diagnóstico de DIABETES MELLITUS
INSULINODEPENDIENTE CON COMPLICACIONES NEUROLOGICAS, CON
COMPLICACIONES CIRCULATORIAS PERIFERICAS Y ARTEROSCLEROSIS DE
LAS ARTERIAS DE LOS MIEMBROS, presentando actualmente ISQUEMIA CRITICA
EN PIE EZQUIERDO.

3º. Su pie izquierdo actualmente presenta necrosis en uno de sus dedos, mal olor, desde la
semana pasada ha venido cambiando de color y apariencia, al punto que a la fecha su dedo
está totalmente negro, casi que fétido, y tiende a comprometer el resto de su pie y su pierna;
puesto que tal como se verifica de la historia clínica que aporto, desde el 27 de septiembre
de la anualidad se le diagnosticó la amputación de su dedo por el medico traumatólogo, sin
que a la fecha se le haya realizado dicho procedimiento quirúrgico de manera urgente, pues
como itero, es paciente diabético y dicha enfermedad día a día le compromete sus
miembros inferiores, con el gran temor de nuestra parte que pueda perder toda su
extremidad por el transcurrir del tiempo sin practicarse la cirugía de amputación.

4º. La CLINICA DE OCCIDENTE donde actualmente se encuentra mi esposo tan solo el


día de ayer lo ubicó en una habitación cómoda y digna, ya que desde su ingreso días antes
estuvo en una camilla en un pasillo sin tener en cuenta su delicado estado de salud, so
pretexto de la clínica que no habían habitaciones disponibles.

5º. Considero que la atención prestada por la EPS SANITAS no ha sido la mejor, como
toda EPS, pues desde la semana pasada estaba de clínica en clínica, so pretexto que dicha
EPS no había autorizado su traslado, transcurriendo asi varios días sin que a la fecha ni la
EPS SANITAS ni la CLINICA DE OCCIDENTE donde finalmente fue recibido, le den
una solución pronta y eficaz al problema de pie diabético que afronta mi esposo, con gran
posibilidad de amputación por la enfermedad catastrófica que padece.

6º. Considero señor Juez que la atención prestada por la EPS SANITAS y la CLINICA DE
OCCIDENTE, vulnera los derechos fundamentales a la salud, a la vida, a la dignidad, y a la
protección especial de personas de la tercera edad con padecimiento de enfermedad ruinosa
o catastrófica a la que pertenece mi esposo, ya que como itero, a la fecha no dan una
solución eficaz al caso de mi esposo, que impida que la gangrena que carcome día a día su
pie izquierdo se termine de raíz, y salvar asi toda su extremidad y hasta su vida misma.

7º. Somos personas de escasos recursos y pese a que mi esposo es pensionado, no contamos
con los medios para costear el procedimiento quirúrgico requerido ni todas las atenciones
en salud que requiere este, los cuales son costosos.
PRETENSIONES
Solicito del Juez Constitucional protección a los derechos fundamentales conculcados por
las entidades demandadas EPS SANITAS Y CLINICA DE OCCIDENTE a mi esposo
ALBERTO VARGAS MEDINA, para lo cual pido se conmine a las mismas para que, en el
caso de que científicamente se requiera como lo indicó el médico tratante, se le practique el
procedimiento quirúrgico de AMPUTACIÓN DE HALLUX IZQUIERDO requerido, y
evitar así que la gangrena día a día carcoma su miembro inferior izquierdo, lo cual puede
verificarse de la imagen a color anexa.

Así mismo solicito, dado que mi esposo es persona de protección especial por su avanzada
edad y el padecimiento de una enfermedad RUINOSA O CATASTROFICA, que se le
brinde ATENCIÓN INTEGRAL para todos los exámenes, procedimientos, medicamentos,
insumos, y demás que requiera a futuro mi esposo para afrontar la enfermedad de
DIABETES MELLITUS II que lo aqueja y evitar asi a fututo formular cascadas de tutelas
por cada servicio que requiera.

Asi mismo, solicito se le exonere de CUOTAS MODERADORAS o COPAGOS, ya que la


enfermedad de DIABETES MELLITUS exige seguir un plan rutinario de actividades de
control, siendo este uno de los requisitos para eximirlo del pago de los mismos conforme lo
preceptúa la Corte Constitucional en precedente Jurisprudencial.

LINEA JURISPRUDENCIAL APLICABLE AL CASO.


De acuerdo con el Art. 48 de nuestra Constitución Política, la “Seguridad Social es un
servicio público de carácter obligatorio que se prestará bajo la dirección, coordinación y
control del Estado, en sujeción a los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad, en
los términos que establezca la ley”.
Indica igualmente la norma en cita que ella constituye un “derecho irrenunciable” en favor
de todos los habitantes, como también, que puede “ser prestada por entidades públicas o
privadas, de conformidad con la ley”.

La Seguridad Social, contiene un conjunto de beneficios dentro de los que se destacan:


derecho, actividad de interés público y servicio público esencial.
Los derechos a la salud y a la seguridad social, hacen parte de los denominados derechos de
segunda generación, que corresponden al capítulo II del título II de la Constitución Política,
“Los derechos económicos, sociales y culturales”.

El art. 48 de la Carta Política reconoce a la seguridad social como un servicio público de


carácter obligatorio que se prestará bajo la dirección, coordinación y control del Estado,
con sujeción a los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad, en los términos que
establezca la ley. Así mismo, se trata de un derecho irrenunciable de todos los habitantes.
Por su parte, el Art. 49, Ibídem, dispone que la atención de la salud es un servicio público a
cargo del Estado, que se garantiza a todas las personas en cuento al acceso a los servicios
de promoción, protección y recuperación de la salud. Agrega el precepto que corresponde
al Estado organizar, dirigir y reglamentar la prestación de servicios de salud a los habitantes
conforme a los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad.

Conforme a la jurisprudencia emanada de la Corte Constitucional en materia de seguridad


social, la alusión constitucional al principio de solidaridad es directa y explícita en el Art.
48 antes citado. Allí se consagra que la seguridad social es un servicio público de carácter
obligatorio, sujeto a los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad.
Los afiliados al sistema mediante el régimen subsidiado y contributivo, hoy en dia
unificados por el acuerdo 029 de diciembre del 2011, son las personas sin capacidad de
pago para cubrir el monto total de la cotización. Será subsidiada en el Sistema General de
Seguridad Social en Salud la población más pobre y vulnerable del país en las áreas rural y
urbana, teniendo especial importancia dentro de este grupo, personas como las madres
durante el embarazo, parto y posparto y período de lactancia, las madres comunitarias, las
mujeres cabeza de familia, los niños menores de un año, los menores en situación irregular,
los enfermos de Hansen, las personas mayores de 65 años, los discapacitados, entre otros.

En relación con el tema la Corte Constitucional señaló que:

“La jurisprudencia de la Corte ha determinado que la urgencia, como criterio


determinante para la práctica de procedimientos quirúrgicos, es un elemento
necesario y constitucionalmente admisible, de esa manera se reconoce el carácter
programático que tiene el derecho a la salud. En este sentido expreso: “…[la
urgencia es un ] concepto que sirve de base a la entidad prestadora del servicio
para ordenar la ejecución inmediata de la exploración médica, si esta es urgente, o
en caso contrario, para someter al usuario al trámite ordinario de atención previsto
en los reglamentos, ya que en tales eventos se impone la necesidad de evacuar la
demanda de atención en orden estricto de solicitudes. Resulta evidente que si la
asistencia médica se concede de manera indiscriminada, sin atender a las
prioridades de los pacientes más graves y sin respetar las ordenes de solicitud en
las consultas, el sistema de salud entraría en caos y no podría cumplir con las
metas de eficiencia y universalidad que se ha propuesto…”1.

No obstante, la Corte considera que la calificación de urgencia de una cirugía, no


faculta a la entidad para someter a la persona a un término indefinido en su
atención, toda vez, que este hecho vulnera la vida digna del demandante al
someterlo a una incertidumbre en cuanto a la mejoría de su padecimiento y a la
posible complicación de los síntomas de su enfermedad.

La Corte ha establecido “…El hecho de que un examen o un procedimiento clínico


no sea urgente, no autoriza a la entidad para evadir de manera indefinida la
atención del enfermo, pues la dilación injustificada podría agravar el padecimiento
y, eventualmente, llevar la enfermedad a límites inmanejables donde la
recuperación podría resultar más gravosa o incierta, comprometiendo la integridad
personal e, incluso, la vida del afectado. En consecuencia, es obligación de la
entidad prestadora del servicio, adelantar las gestiones en el menor tiempo posible
para que el usuario no padezca el rigor de su mal, más allá de lo estrictamente
imprescindible…”2, y en idéntico sentido se pronunció: “. No resulta acorde con los
principios rectores sobre el respeto a la dignidad humana, a la seguridad social y a
la salud, principios protegidos en forma expresa por la Constitución, el hecho de
que una entidad encargada de la prestación del servicio público de salud,(…), no
le suministre a un afiliado información precisa sobre la fecha en que se le realizará
una intervención quirúrgica. Al obrar de esta manera se deja al interesado sumido
en la más profunda incertidumbre que no está el paciente obligado a soportar,

1 Sentencia T - 027/99.
2 Sentencia. T - 027/99.
pues el remediar su situación, sólo depende de que la entidad prestadora del
servicio se despoje de su falta de interés sobre los problemas del afiliado…[la
entidad] estaba obligada a suministrarle al demandante, en forma oportuna, toda la
información requerida sobre cuándo se realizaría su intervención quirúrgica, si esta
fecha variaría y por cuáles razones. Y como no lo hizo, vulneró los derechos del
demandante…”3
MEDIDA PROVISIONAL
Solicito señor Juez, mientras se decide de fondo la solicitud de amparo, se decrete
MEDIDA PROVISIONAL frente a NUEVA EPS tendiente a que desde la admisión de
la acción se me brinde toda la atención en salud requerida debido a mis quebrantos de
salud, y se autoricen los procedimientos quirúrgicos, exámenes, tratamientos,
suministro de medicamentos que considere prudente el médico tratante, sin que medie
cobro alguno para la práctica de los mismos como se ha venido haciendo por parte de
NUEVA EPS, pues como itero somos personas de escasos recursos y no contamos con
los recursos necesarios para los servicios de salud que demando.
ANEXOS

 Copias de la historia clínica.


 Copia de documento de identidad y carne de afiliación a la EPS.

MANIFIESTO BAJO LA GRAVEDAD DEL JURAMENTO QUE NO HE


INSTAURADO CON ANTELACIÓN OTRA ACCION POR LOS MISMOS
HECHOS Y DERECHOS.

Recibo Notificaciones en la carrera 29 B No. 14-34 en esta ciudad, teléfono 3367057,


Celular 301-3486608.

Las entidades demandadas en sus sedes principales en esta ciudad.

Atentamente,

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
C.C. No. XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

3 Sentencia T - 688/98.