Está en la página 1de 5

EN EL MUNDO DE LAS IDEAS Y LOS IDEALES

R E V I S TA L AT I N O A M E R I C A N A D E E N S AY O F U N D A D A E N S A N T I A G O D E C H I L E E N 1 9 9 7 | A Ñ O X X I
PORTADA | PUBLICAR EN ESTA REVISTA | AUTORES | ARCHIVO GENERAL | CONTACTO | HUMOR | ACERCA DE ESTA REVISTA
◄ VER EXTRACTOS DE TODOS LOS ARTICULOS PUBLICADOS HASTA LA FECHA ►
_____________________________________________________________________________________________________________________

El sentido feminista en el cristianismo.


por Felipe Mujica
Artículo publicado el 18/12/2018

Resumen
Las religiones tradicionales del cristianismo han adoptado una
perspectiva patriarcal, que niega el liderazgo y el protagonismo a las
mujeres. Por esa razón, en este ensayo se analiza la incoherencia de
aquellas expresiones religiosas con las acciones del maestro espiritual al
cual veneran. En este sentido, se discute como Jesús desafió el orden
patriarcal de la época y otorgó un incomprendido protagonismo a las
mujeres que lo acompañaron.

Palabras claves: feminismo, patriarcado, cultura androcéntrica, principios


cristianos, transformación social

CONTEXTUALIZANDO LA PERSPECTIVA CRISTIANA


El cristianismo, aunque en ciertos contextos socioculturales no lo parezca, se
caracteriza por poseer una gran amplitud de vertientes ideológicas, algunas
pueden ser clasificadas como religiones, otras como movimientos religiosos y
otras simplemente como perspectivas subjetivas o interpretativas en torno al
mensaje y la vida de Jesús. Justamente, en esta última vertiente puede ser
clasificada este ensayo, ya que responde a un análisis crítico sobre algunos
hechos concretos, que componen una parte fundamental de la historia de
cristo. En este sentido, el ensayo se distancia de las interpretaciones
tradicionales del cristianismo y por consiguiente, de las religiones que han
tenido una visión hegemónica en la sociedad. Visión que por cierto, ha
estado marcada por intereses políticos, económicos y militares, los cuales
han derivado en una gran influencia social en torno a lo que se entiende por
cristianismo. Por esa razón, es importante analizar en forma crítica aquellas
interpretaciones y sus consecuencias, porque muchas personas se alejan del
mensaje cristiano, ya que no comparten aquellas ideas o formas de vivir el
cristianismo. Por eso, es un error pensar que las religiones son una
consecuencia ideal o única del mensaje de Jesús, ya que son una
construcción sociocultural, mediadas por los contextos históricos y todo lo
que ello implica a nivel social.

Así, este artículo se acerca a posiciones más críticas en torno al desarrollo


histórico que ha tenido el cristianismo, rechazando su desarrollo basado en
una estructura patriarcal (Ortega, 2008), que promueve desigualdades en
torno al género de las personas. Entre aquellas perspectivas, se encuentra la
perspectiva feminista del cristianismo (Bernal, 1998), que reivindica el
importante y valiente rol que cumplieron las mujeres en la historia de Jesús,
así como el trato digno que les brindó aquel maestro espiritual. Al respecto,
cabe destacar que en el mundo este sentido feminista del cristianismo es
minoritario, ya que a través de diferentes procesos históricos, que incluyen
mucha sangre derramada por las guerras santas o conquistas imperialistas,
se instaló con gran fuerza el sentido patriarcal en la sociedad occidental. El
caso de la conquista española en América Latina es muy pertinente para
ejemplificar esto, principalmente con las graves consecuencias a las que se
exponían las personas que rechazaban aquella perspectiva cristiana. Sin
embargo, la civilización ha aprendido de aquellos errores y la sociedad ha
progresado en la perspectiva de los derechos humanos, no en su totalidad,
pero son progresos notables. Así, en la actualidad es posible criticar
libremente aquella perspectiva patriarcal del cristianismo y divulgar una
perspectiva diferente, incluso opuesta, como es la del feminismo. De esta
forma, se puede hacer visible que esencialmente no existe ninguna
contradicción valórica entre la participación ética-política de la lucha
feminista y el desarrollo de una vida cristiana, que siga los principios
divulgados por Jesús.

Considerando la perspectiva mencionada anteriormente, este ensayo tiene


por finalidad analizar la relación que Jesús tuvo con las mujeres que se
adhirieron a su obra espiritual. Así, también se pretende aportar una
interpretación crítica, que puede ser discutida en entornos de educación
formal, no formal o informal.

LAS FIELES DISCÍPULAS DE JESÚS


Recientemente, se ha publicado un libro con perspectiva científica, en el que
se aborda cómo las religiones cristianas patriarcales, históricamente han
conspirado en contra de la líder o capitana de las mujeres que apoyaron a
Jesús, la destacada por su amplia aparición en los textos bíblicos, María
Magdalena. En aquel libro, se describe como la iglesia católica por miedo a
su destacada relación con Jesús, la ha catalogado por largo tiempo de
prostituta o adultera, cuando esa idea corresponde solo a una interpretación
bíblica, ya que hasta el momento sólo se sabe con certeza de que era una
mujer adinerada, de modo que difícilmente se corresponde a esa descripción
(Ristine, 2018). A pesar de ello, el principal argumento feminista no radica
en la idoneidad moral de las mujeres que acompañaron a Jesús, sino que en
el revolucionario espacio social que les abrió el maestro, en aquella época en
la que reinaba un severo machismo en torno al campo religioso, pero
también en los demás campos de la cultura. Por otra parte, el segundo
motivo que debe inspirar a una perspectiva feminista del cristianismo, es el
importante rol que tuvo María Magdalena junto a las demás mujeres en los
últimos momentos de vida del maestro y de la divulgación del mensaje de
Jesús después de su muerte. Sin embargo, es preciso señalar que fue Jesús
quien inspiró esta revolución social a nivel de género, por lo que una vez
ausente, las hostilidades hacia las mujeres que se presentaron en su
presencia, no tuvieron una defensa moral que les otorgara mayores
atribuciones en el dominio espiritual. Por consiguiente, las mujeres no
pudieron sostener su protagonismo en el movimiento cristiano, ante un
contexto sociocultural claramente patriarcal. Esta discriminación de la mujer
queda muy bien establecida en el siglo IV d. C., en un contexto que ya
incluía la influencia formal de Roma, donde se estableció que las funciones
ceremoniales más importantes de la iglesia, debían ser realizadas por
sacerdotes y en ningún motivo por las mujeres (Clouse y Clouse, 2005).

Esta arbitraria decisión de discriminar al género femenino de las principales


labores religiosas, no hizo más que formalizar una visión cristiana misógina,
que significa un claro retroceso en los avances sociales que había promovido
el maestro del evangelio. Uno de los principales principios espirituales que se
atribuyen a Jesús, es amar al prójimo, o en otras palabras, amar a los
demás, de modo que no hace distinción de género, porque hubiese sido
incoherente con la moral que practicó. Su mensaje no deja espacio para la
misoginia y la violencia simbólica hacia la mujer, sino que por el contrario, es
una clara muestra de transformación social en torno a las relaciones
humanas patriarcales. En consecuencia, los actos de Jesús son coherentes
con la lucha feminista basada en prácticas democráticas, que pretenden
acabar con la opresión social a la mujer. En América Latina, y
particularmente en Chile, se está organizando de manera ascendente una
notable base social anti-patriarcal, que tiene entre sus principales
postulados, el fin de la educación sexista, lo cual necesariamente requiere un
cambio de las creencias culturales en todo ámbito social. Por lo tanto, es
fundamental difundir en la sociedad, la incomprendida lucha feminista que
emprendió Jesús hace aproximadamente dos milenios, la cual puede
representar una fuerte inspiración espiritual, sobre todo en quienes lo
reconocen dentro de su ejemplo moral. O por lo menos, que el ciudadano sin
un vínculo formal con las instituciones cristianas, se cuestione sus
razonamientos morales en torno al feminismo y sea capaz de reflexionar e
investigar los profundos postulados que tuvo Jesús en torno al indigno trato
que recibían y reciben las mujeres en la cultura androcéntrica.

CONSIDERACIONES FINALES
En el marco de los movimientos feministas que se erigen para igualar el
terreno social en América Latina y el mundo, cabe destacar a todas las
personas que han aportado a los derechos humanos de las mujeres. Por
consiguiente, en este breve ensayo, se pretende resaltar la figura de Jesús,
como un luchador social que desafió la estructura patriarcal de la época e
incluyó en su grupo de seguidores y mensajeros, a personas de ambos
géneros humanos.

Así, es posible señalar que para avanzar en una sociedad que no discrimine a
las mujeres, es necesario emprender una revolución pacífica en torno a todos
los ámbitos de la sociedad, incluyendo por supuesto, el ámbito espiritual.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
– Bernal, A. (1998). Movimientos feministas y cristianismo. Madrid: Rialp.
– Clouse, B. y Clouse, E. (2005). Mujeres en el ministerio: cuatro puntos de
vista. Barcelona: Clie.
– Ortega, T. (2008). Conservadurismo, catolicismo y antifeminismo: la mujer
en los discursos del autoritarismo y el fascismo (1914-1936). Ayer, 71(3), 53-
83.
– Ristine, J. (2018). Mary Magdalene: Insights from Ancient Magdala. Roma:
Editrice Vaticana.

Twittear

Like You and 4 others like


this.

Comentar

Nombre
Requerido.
Email
Requerido.
Sitio Web

Comentario
Borrar

Enviar

No soy un robot
reCAPTCHA
Privacidad - Condiciones

Critica.cl / subir ▴