Está en la página 1de 1

En el libro escrito por el cronista español Fray Baltasar de Salas (1618) titulado: Copacabana de los

Incas, se habla de la existencia de una biblioteca compuesta por libros con hojas metálicas
encontradas en laberintos subterráneos de la Isla del Sol en el lago Titi-Caca, estos estaban
escritos con caracteres jeroglíficos, y parte de su contenido le fue traducido por una princesa inca,
llamada Coyllur Lulu. La idea central del contenido de uno de los principales libros, fue la
instrucción que recibieron los cinco Mallcu Aymarus nativos de Tiwanaco, del Inti, para que estos
poblaran la tierra, “Partiréis a todas las regiones del orbe y la poblaréis y la cultivaréis”. Estos cinco
‘genearchas’ partieron a los cuatro confines del globo, llevando el evangelio solar, en un viaje con
connotaciones épicas, que fue más marítimo que terrestre.

Según las evidencias encontradas en Polinesia (Oceanía), estas islas sirvieron de puente marítimo,
para estos argonautas andinos, para que finalmente arribaran hasta la India, y luego desde la India
al resto del mundo. La mejor prueba, es que ese país figura en el mapamundi incaico elaborado
por el cronista inca, Santa Cruz Pachacuti (1613), y que por lo visto este mapa es mucho mejor que
el usado por Cristóbal Colón, pues en el mapamundi incaico, la India aparece representada con
más parecido a un registro moderno, no así el documento de Cristóbal Colón.