Está en la página 1de 2

1.4.

Planteamiento de hipótesis

La actividad en los volcanes suele presentarse con meses o años de anticipación a


cualquier manifestación observable en el exterior, por ejemplo la emisión de vapor, gases
o cenizas o bien el calentamiento del agua de la laguna que puede formarse en el cráter.

Los sismos pueden agruparse, tomando en cuenta su origen, tectónicos, volcánicos y de


colapso. Estos últimos son producidos principalmente por el derrumbamiento de techos de
cavernas o minas y sólo son percibidos en áreas reducidas.

Los volcanes son las aberturas naturales en la corteza terrestre por donde brotan gases,
cenizas y magma o roca derretida. Al magma después de una erupción se le llama lava, la
cual acaba haciéndose sólida al enfriarse. Hay volcanes en los continentes y en los fondos
oceánicos donde en ocasiones es posible verlos sobre el mar.

CAPITULO 2. MARCO TEORICO

2.1 Área de estudio/campo de investigación

La vulcanología se refiere al estudio de los volcanes, la lava, el magma y otros


fenómenos geológicos relacionados. Un vulcanólogoes un estudioso de este campo. El
término vulcanología viene de la palabra latina Vulcānus, Vulcano, el dios romano del
fuego. Ahora bien, a raíz de la exploración espacial se observó que existe vulcanismo de
baja temperatura en los cuerpos helados como Encelado, por citar un ejemplo. Este
vulcanismo presenta el mismo fenómeno, un material que se funde por una diferencia de
temperatura y es eyectado a la superficie. Por lo que la vulcanología moderna, se refiere a
una fuente de calor y un material capaz de fundirse, de tal manera que se enfoca en el
estudio del material eyectado, estructuras que forman y los procesos e interacciones
asociadas a la formación y evolución del fundido, así como al origen de la fuente de calor.
Los vulcanólogos visitan frecuentemente los volcanes Terrestres, en especial los que
están activos, para observar las erupciones volcánicas, recoger restos volcánicos como
la tephra (ceniza o piedra pómez), rocas y muestras de lava. Una vía de investigación
mayoritaria es la predicción de las erupciones; actualmente no hay manera de realizar
dichas predicciones, pero prever las erupciones volcánicas, al igual que prever los
terremotos, puede llegar a salvar muchas vidas.
Como la mayoría de los fenómenos que ocurren en el interior de la tierra, los movimientos
y la dinámica del magma se conocen muy poco. De cualquier forma, es conocido que a
una erupción le puede seguir el movimiento de magma hacia la capa sólida (la corteza de
la tierra) bajo un volcán y creando una cámara magmática. Finalmente, el magma del
depósito es expulsado hacia arriba y acaba fluyendo sobre la superficie de la tierra en
forma de lava, o bien el magma expulsado puede calentar el agua de los alrededores,
transformando el agua en vapor, lo que aumentaría considerablemente la presión. En
consecuencia, pueden producirse erupciones explosivas. Estas erupciones explosivas
pueden expulsar gran cantidad de restos volcánicos, como ceniza volcánica (también
llamada tephra) o bombas volcánicas, las cuales pueden llegar a ser lo suficientemente
grandes como para matar a personas y animales. Las erupciones pueden oscilar entre
efusivas y extremadamente explosivas.
2.2 DESARROLLO DEL MARCO TEORICO

El Popocatépetl es un estratovolcán, y los estudios paleo magnéticos que se han hecho de


él indican que tiene una edad aproximada de 730 000 años. Su altura es de
aproximadamente 5450 msnm, es de forma cónica, tiene un diámetro de 25 km en su base
y la cima es el corte elíptico de un cono y tiene una orientación noreste-suroeste. La
distancia entre las paredes de su cráter oscila entre los 660 y los 840 m.

El Popocatépetl ha estado desde siempre en actividad lentamente, a pesar de haber


estado, durante buena parte de la segunda mitad del siglo XX, en reposo. De hecho, en
1991 se inició un incremento en su actividad y a partir de 1993 las fumarolas eran ya
claramente visibles desde distancias de alrededor de 50 kilómetros.

Además, existe una gran cantidad de registros desde la antigüedad sobre los periodos de
actividad del volcán, e incluso está registrada una erupción en 1927, que fue artificialmente
provocada por la dinamización del cráter para extraer azufre del mismo. La última erupción
violenta del volcán se registró en diciembre de 2000. El 25 de diciembre de 2005 se
produjo en el cráter del volcán una nueva explosión, que provocó una columna de humo y
cenizas de tres kilómetros de altura y la expulsión de lava.

Después del incremento de la actividad volcánica del Popocatépetl en diciembre de 1994,


las autoridades federales y estatales pusieron en práctica un operativo de evacuación de
las comunidades que viven en las proximidades del volcán. Las diferentes instancias
reconocidas en el Sistema Nacional de protección Civil (Sinaproc), incluidas las partes
estatales, desarrollan diversas actividades que puedan considerarse como acciones de
preparativos. Básicamente consistieron en la elaboración de un proceso de planificación
que estaría regulado por la federación mediante la Dirección General de protección Civil
(DGPC- Segob) y el Centro Nacional de Prevención de Desastres. Se emitió un plan
general como referente para la realización de los planes estatales, denominado Programa
Especial de Protección Civil del Volcán Popocatépetl (PEPCVP), las partes estatales
desarrollaron planes de contingencia (Puebla) o planes operativos (Estado de México y
Morelos).

Por otra parte, las actividades emprendidas para observar, prevenir y entender un probable
evento desastroso del volcán Popocatépetl también comprendieron el diseño y puesta en
marcha de un sistema de alerta que adopto la figura pública de “semáforo de alerta
volcánica” (Manuel, 2005) pp. 77- 90.