Está en la página 1de 3

LA TRAMPA DE LA IGNORANCIA

“La Sabiduría, La Comprensión y El Pensamiento debieran ser las fuerzas


que muevan a la Tierra”, Oddun de IFA Baba Egiogbe.
“la llave que se usa constantemente reluce como plata, no usándola; se
llenara de herrumbre, lo mismo pasa con el entendimiento”, Benjamín
Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.

El sacrificio como tema de análisis en cualquier foro siempre resulta un


tanto molesto y hasta políticamente incorrecto, ni modo, el espacio que
compartimos como comunidad nos obliga a verbalizar todos los temas por
más escabrosos que se pudieran considerar, ya que no existe otro modo
probado hasta ahora que nos otorgue una vía de catarsis o de exorcismo
incluso de nuestros más arraigados miedos e incapacidades, que el hecho
de enunciarlas como lo que son para poder proponernos en determinados
casos la más adecuada solución ya sea esta con el apoyo de nuestro
grupo, o en lo personal. Se abre este espacio de compartimiento en
razón de la demasiado muy socorrida imagen estereotipada que de
nuestra práctica Religiosa tienen los profanos en materia de los sacrificios
litúrgicos a los cuales eventualmente recurrimos como una vía de escape a
los Osogbos (problemas), que nos hayan sido diagnosticados ante la
presencia de un ancestro o algún Oráculo y que como prescripción se
recomiende seguir; cualquier ceremonial que implique algún tipo de
sacrificio propiciatorio, y con esto no solo me refiero a aquellos que
marquen la muerte de algún animal, sino también los que son
necesariamente y en primerísimo termino tomados en cuenta por nuestra
practica de Fe, siendo estos los de transformación interna a través de
actos de voluntad que propongan y produzcan cambios en la vida del
devoto; tanto los primeros mencionados como los anteriores deben
ceñirse siempre del máximo respeto tanto a la liturgia que nos indica la
manufactura del mismo y así mismo hacia el devoto, precedidos incluso de
procedimientos de abstinencia , donde la limpieza espiritual y orgánica de
los participantes es exigida con rigor para que el beneficiario directo de
esta pueda participar activamente en este tipo de ofrecimientos, pero tan
solo a los iniciados debidamente preparados por años es que nos
corresponde ejercer el acto del sacrificio propiciatorio o de inmolación si
ese es el caso; aun dentro de los caminos que nuestra Fe nos ofrece el
acto de inmolación NO debe ser llevado a cabo por cualquier persona sin
que haya recibido antes una previa y larga preparación durante la cual se
nos concientiza que el primer paso para entender la naturaleza del
sacrificio es el irrestricto respeto hacia toda forma de vida, ya que para
poder admitir como solución a cualquier naturaleza de problema que nos
haya sido detectado y que la transferencia de vida como moneda de
intercambio a favor del ser humano tenga el efecto que Olodumare-Dios
mismo autorizo al hombre. Y aclaro, la sangre NO solo se utiliza como un
medio propiciatorio o de intercambio en una ceremonia litúrgica de
escape del Osogbo (problema), sino como un medio de RECONSTRUCCION
vital ya que la primera palabra que designa este acto y que nosotros
conocemos como “Kikun Omo” y que significa reconstruir al niño, nos fue
legada por nuestros ancestros en la práctica para que entendiéramos que
se reconstruye la vida del “niño”, -hombre-mujer-, al ofrecerle el liquido
divino a las divinidades que intercederán ante la calamidad a favor del
devoto, o en su defecto a las entidades espirituales que pudieran haber
estado truncando su desarrollo y del los cuales se pretende que a través
del sacrificio traten al devoto con deferencia y no lo hagan victima de
mayores perturbaciones. Para nuestra practica la sangre no solamente
es eso, sino una esencia sagrada que fluye por ejemplo a través de las
glándulas mamarias para producir leche materna, o que fluye a través de
los testículos para crear el esperma de la vida etc.; los seguidores de las
religiones con mayor numero de prosélitos en el mundo por decir alguna:
los cristianos de las diferentes denominaciones, son los que mayormente
denosta y critican sin conocimiento de causa alguna la práctica del
sacrificio inmolatorio en nuestra Fe, -y que como añadido aporto-, que se
debiera siempre de recordar y JAMAS olvidar las practicas sádicas pero
catalogadas como “autos de Fe” que fueron traídos al nuevo mundo como
un aporte de la “civilización” y presencia del “Dios verdadero” por la
Inquisición o Santo Oficio, y lo anterior lo menciono sin ningún ánimo de
ofender a los practicantes de la Fe católica a quienes les reitero mi más
profundo respeto hacia su práctica , pero definitivamente el cristiano de
“a pie” debiera ser incentivado por sus mayores a estudiar los libros que
son los cimientos de su práctica y que en conjunción forman su tratado de
sagradas escrituras conocida como la biblia, a saber: particularmente el
libro del Levítico donde son relatados los procedimientos y las
metodologías para ser llevados a cabo los sacrificios Inmolatorios por el
pueblo “Elegido”, en este Código otorgado por dios a ellos a través del
profeta Moisés en el monte Sinaí, este texto nos explica con lujo de
detalle los motivos por los cuales Dios les recordaba constantemente a “su
pueblo”, del pecado que los separaba de su presencia por lo cual estaban
condenados a muerte pero Dios en su misericordia les enseño como El,
habría de aceptar la muerte de un animal perfecto e inocente a cambio de
la vida del pecador; lo anterior nos muestra en este libro sagrado para la
Fe Judeo-Cristiana, que las leyes de Dios actúan en concordancia con las
leyes naturales en beneficio de la humanidad, y así mismo el sacrificio
expresaba la gratitud del individuo por la bondad de Dios, cosa en la que
también coincide con nosotros en la actualidad; o como en el caso nuestro
en el Ebbo Addimu o sacrificio No inmolatorio, sea este una manifestación
espontanea de devoción y respeto, pero en ambos casos demuestran la
exigencia de enfrentar al problema,- llámesele Osogbo o Pecado-, con el
uso depurativo del sacrificio; la práctica del sacrificio de animales se
remonta al inicio de las relaciones entre Dios y la humanidad (Génesis 4-
4), así como en el nuevo testamento se explica la muerte de Jesús
(Hebreos 9-12) presentándola también como un sacrificio propiciatorio a
Dios; pudiera preguntarse ¿porque cito las escrituras Judeo-Cristianas si
nuestro Objetivo es la práctica de IFA y los Orishas?, lo hago en este
espacio como una forma de dignificación de nuestra practica y Fe que tan
agredida ha sido por los postulamientos que otras religiones hacen de la
nuestra, en estricto derecho de réplica, para que sepan también los
cristianos que claramente están mostrando desconocer los cimientos de
sus propios libros sagrados al criticar la práctica de IFa en relación al
sacrificio inmolatorio, que es explicado de forma muy similar en sus textos
bíblicos en intención y exactamente con el mismo significado que lo
hacemos aun nosotros: propiciar a Dios y a las potestades para conseguir
el equilibrio y la armonía en el proceso. Podrán argumentar el hecho de
que ellos hayan abolido las practicas de los sacrificios inmolatorios, sin
embargo nosotros decimos orgullosamente que nuestra practica de Fe y
su liturgia no habrá de ser cambiada en pos de la corrección política o por
agradar la percepción de los profanos; si hacemos sacrificios inmolatorios
es porque estamos autorizados por Olodumare-Dios tal y como era
practicado antiguamente por el pueblo de Israel, tampoco olvidemos que
en las Mezquitas anualmente es sacrificado un cordero para Ala, pero es
obvio que a nadie le gustara agredir al Islam ya que están plenamente
consientes del poder que tienen y de cómo reaccionarían sus devotos;
estamos en la era de información, impidamos que las trampas impuestas
por la ignorancia sea la moneda de cambio que nos convierta en lobos de
nuestra misma especie; IFA propone que quien hace el mal al hombre, es
el mismo hombre; cambiemos con tolerancia y conocimiento la
percepción destructiva que la ignorancia impone.
Iboru Iboya Ibocheche