Está en la página 1de 15

1.

INTRODUCCIÓN

Por mucho tiempo el estudio acerca del liderazgo ha sido de gran controversia por las

especulaciones que consigo trae la figura de un líder. El liderazgo hoy en día es un tema

crucial en donde las fronteras se han abierto al comercio global; donde

las organizaciones y empresas permanentemente se encuentran en una constante lucha por

ser cada vez más competitivas (Solano, 2007). Esto ha generado que las personas que las

conforman sean eficientes y capaces de dar mucho de sí para el bienestar de

la organización o empresa. Ser líder implica mirar primero dentro de uno mismo,

conocerse para luego entender a los demás y reflejar lo que quiere lograr, lo que busca

alcanzar con los demás para conseguir el éxito.

El liderazgo es un aspecto importante de la administración. La capacidad para ejercer un

liderazgo efectivo es una de las claves para ser administrador eficaz; así mismo, el pleno

ejercicio de los demás elementos esenciales de la administración tiene importantes

consecuencias en la certeza de que un administrador será un líder eficaz, los

administradores deben ejercer todas las funciones que corresponden a su papel a fin de

combinar recursos humanos y materiales en el cumplimiento de objetivos (Barrios, 1999).

El liderazgo y la motivación están estrechamente interrelacionados. Si se entiende

la motivación, se apreciará mejor qué desea la gente y la razón de sus acciones.

En el mundo actual en el que nos movemos, las empresas buscan los mejores lideres para

llevar a cabo los objetivos de las organizaciones. Es por ello que conocer las funciones y

estilos de liderazgo es de vital importancia, para así tener la capacidad de ser uno o de

escoger el mejor para nuestra empresa.


2. OBJETIVOS

2.1.Objetivos generales:

 Desarrollar las competencias necesarias para conseguir un Liderazgo de Proyectos

productivo.

2.2.Objetivos específicos:

 Conocer el estilo de liderazgo que se necesita para una empresa.

 Identificar los diferentes estilos de liderazgo a aplicar.

 Comprender las funciones del liderazgo que puedan ser aplicadas a nivel empresarial.
3. DESARROLLO:

El surgimiento de la teoría de las relaciones humanas aporta un nuevo lenguaje al repertorio

administrativo; se habla de motivación, liderazgo, comunicación, organización informal,

dinámica de grupo, y se critican con dureza y se dejan a un lado los antiguos conceptos

clásicos de autoridad, jerarquía, racionalización del trabajo, departamentalización,

principios generales de administración (Etzioni, 1965) .

El liderazgo es necesario en todos los tipos de organización humana, ya sea en las empresas

o en cada uno de sus departamentos. También es esencial en las funciones

de la administración porque el administrador necesita conocer la motivación humana y

saber conducir a las personas, esto es, ser líder. Según los autores de la Teoría de las

relaciones humanas, el liderazgo puede verse desde perspectivas diferentes (Lewin, 1935).

Los valores son las creencias sólidas de un individuo sobre lo que es bueno y lo que es

malo, lo cual guía su comportamiento. Un individuo que se encuentra en cierto nivel

directivo llega a convertirse en una referencia moral para sus colaboradores, por lo que

debe tener mayor congruencia e identidad con sus valores. Los valores se convierten en

virtudes a través de su práctica. De ahí que, durante su desarrollo, el líder debe convertir

sus valores en virtudes. A continuación, (Bennis, 1995)se presenta una lista de valores y

conductas ejemplares de los lideres exitosos:

 Entrega a la misión

 Persistencia

 Tolerancia
3.1 Funciones del liderazgo

Hoy en día el liderazgo es una función determinante para cualquier empresa o proyecto. Sin un

liderazgo capaz de gestionar la adversidad, crear una visión inspiradora y acompañar al equipo

hacia los objetivos, muchas empresas mueren o se retuercen de dolor. Es por ello que se citan 9

funciones del liderazgo y como éstas ayudan a tener mejor resultados.

El liderazgo no es un nombre, es un verbo, una acción. Se lidera cuando se hace algo nuevo, cuando

se hacen cambios significativos en las cosas. Por este motivo todas las funciones que cita el autor

son acciones (Challef, 1995).

i. Responsabilizarse

La primera función tiene que ver con responsabilizarnos, con hacernos cargo de lo que ocurre, de

lo que hemos provocado o del lugar en el que estamos. Es muy habitual que muchos líderes tiren

balones fuera, culpando a otros o al propio contexto de que las cosas les vayan mal.

Todo ese tipo de frases que empiezan con “es que…” son excusas. Para liderar uno tiene que

hacerse cargo de los aciertos y de los errores. Mostrarse vulnerable ante los demás y por lo tanto

digno de confianza.

ii. Ser más consciente

Vivimos saturados de información, tareas y asuntos de los que ocuparnos. Por si fuera poco,

nuestra mente no hace más que ir y venir de un lugar a otro, y en este mar tan movido además

tenemos que tomar buenas decisiones.

El liderazgo no sucede sin una gran capacidad de conciencia, sin ser más reflexivos, sin

tomar decisiones acertadas en base a un estado más elevado de pensamiento que el que nos aborda

en el día a día.
El líder tiene que aprender a detenerse, a pararse, a retirarse de vez en cuando para lograr ver el

bosque, alejándose de los árboles. También puede practicar otras disciplinas que le ayuden a tomar

mayor conciencia del presente y por lo tanto mejores decisiones. Disciplinas como la meditación,

el yoga o el taichí ayudan a tener un mayor grado de conciencia, atención plena que está tan de

moda, aunque todo significa lo mismo: Mayor conciencia, mayor atención al aquí y ahora.

iii. Ser inconformista

No se puede liderar un proyecto por mucho tiempo si uno se conforma con el status quo, si uno no

tiene dentro de sí mismo ese gen de la mejora continua, del cambio y la evolución como ventajas

competitivas.

Sin innovación nuestro éxito será demasiado efímero, algo que en un par de años se haya venido

abajo. De ahí que en ocasiones tengamos que ser más maniáticos que Steve Jobs con el diseño de

cualquiera de los artefactos que los de Apple trajeron al mundo.

iv. Anticiparnos al cambio

Existen tres estrategias para abordar los cambios:

 Por otro lado, están las empresas que no son capaces de ir tan rápidos como les exige el

mercado y los consumidores, estás empresas fracasan y mueren.

 Luego están las empresas que se suben a cualquier ola que ya está funcionando, y por lo

tanto se adaptan a los cambios. Estas empresas suelen sobrevivir mediante el clásico

mecanismo de la mutación siempre que el entorno lo requiere.

 Sin embargo, las empresas, más atípicas, pero más rentables son aquellas que han

desarrollado mecanismos de anticipación al cambio, que logran llegar de los primeros a los

nuevos escenarios y necesidades de los consumidores. De esta forma, el líder tiene que
estar constantemente tratando de ver qué está ocurriendo en su entorno para así tomar las

mejores decisiones.

v. Diferenciarnos

Uno de los imperativos para las empresas es la generación de valor y por lo tanto, de rentabilidad,

euros en la cuenta de resultados. Para lograr esto, se puede hacer de muchas maneras, pero la más

eficaz es mediante la diferenciación.

El líder no tiene que conformarse con una empresa que ofrece productos al mercado, tiene

que aspirar a una empresa que ofrece productos únicos, diferentes y valiosos al mercado.

Las commodities se duplican rápido, y hoy en día todo tiende a ser una commodity.

vi. Crear equipos de alto rendimiento

Si analizamos porqué no funcionan muchas empresas es porque los equipos son claramente

mediocres. Personas poco comprometidas, demasiados conflictos estériles y una baja cohesión en

los equipos son las razones por las que un gran número de empresas no logran pasar de ser

normales a ser excelentes.

El líder tiene que tener la capacidad de generar estos equipos, seleccionando a los mejores players,

logrando que se cohesionen y creando una cultura de equipo al que todo el mundo se sienta

orgulloso de pertenecer.

vii. Inspirar a los demás

Uno no puede crear buenos equipos y dejarlos solos, tiene que inspirar a las personas para que

puedan mostrar su mejor versión.

Todos podemos dar más de nosotros mismos, podemos llegar más lejos simplemente si nos

sentimos con la motivación necesaria. Un buen líder consigue que las personas que están a
su alrededor quieran dar lo mejor, quieran implicarse y contribuir con su esfuerzo al éxito

global del proyecto.

viii. Automotivarse

¿Quién motiva al líder?, ¿Quién inspira al que lidera? Esto es algo bastante complejo, ya que

cuando el líder se encuentra sin motivación todo el proyecto lo sufre. Esta es una de las razones

por las que los equipos tienen que ser altamente competentes, porque como líderes nos podremos

permitir algunos altibajos sin que la empresa lo achaque como un problema.

Creo que el líder se puede motivar considerablemente a través del trabajo de otros. Como pone en

el canto de las monedas de 1 libra “Standing on the shoulders of giants” (En pie sobre hombros de

gigantes). Lo que quiere decir que tiene que buscar referentes, personas que le inspiren y le sirvan

de guía. En ocasiones esas personas serán otros empresarios, mentores, otros líderes sociales o

políticos e incluso personas de su propio entorno.

Aunque nadie se salva de una mala etapa, de algunos meses de desmotivación y desesperanza a lo

largo de los años. Si esto ocurre, es conveniente mantener la calma, no perder el Norte y seguir

remando con las fuerzas de que dispongamos.

Algunas de las pequeñas prácticas y consejos que recomendaría a cualquier líder para auto

motivarse son:

 Meditar. Encontrar cada día un espacio para ti mismo (puedes leer más aquí). Meditar te

ayudará a ser más consciente de tu diálogo interno y a tomar una mayor conciencia de

quien eres, qué necesitas y por dónde puede haber una solución a tus problemas.

 Retirarse. Varias veces al año hacer algo a solas, bien sea un viaje, un retiro a un

monasterio, o lo que se te ocurra. Te vendrá bien para poner cada cosa en su sitio. Si te
gusta el deporte, el trekking o la bici de carretera o montaña tienes multitud de viajes a tu

alcance para poder estar unos días solo.

 Buscar el equilibro. Tener en cuenta que hay que cuidar varios factores para encontrar el

equilibrio: Salud, familia, cuidado de uno mismo, amigos, trabajo, ocio, pareja, etc… Se

trata de estar en equilibrio con cada uno de ellos. Nada en exceso es bueno, y tenemos

que aprender a decir que no más a menudo.

3.2 ESTILOS DE LIDERAZGO

La principal teoría señala tres estilos de liderazgo: autoritario, liberal y democrático.

(Stroner & Gilbert, 2015) realizaron un estudio para verificar el impacto causado por tres

estilos diferentes de liderazgo en niños orientados a la ejecución de tareas. Los niños fueron

divididos en cuatro grupos. Cada seis semanas la dirección de cada grupo era asumida por

líderes que utilizaban tres estilos diferentes: autoritario, liberal (laissez-faire) y

democrático. Según (Hernández y Rodriguez & Gustavo, 2012) reflejan tres estilos de

liderazgo, los cuales se describen a continuación:

a) Liderazgo autocrático: el líder centraliza las decisiones e impone órdenes al

grupo. Por un lado, el comportamiento de los grupos indicó fuerte tensión,

frustración y agresividad; por el otro, ausencia de espontaneidad, de iniciativa y de

grupos de amigos. A pesar de que en apariencia les gustaban las tareas, no

demostraron satisfacción frente a la situación. El trabajo sólo se desarrollaba

cuando el líder estaba presente; en su ausencia, las actividades se detenían y los

grupos expresaban sus sentimientos reprimidos, llegando a comportamientos de

indisciplina y agresividad.
b) Liderazgo liberal: el líder delega todas las decisiones en el grupo y no ejerce

ningún control. Aunque la actividad de los grupos fue intensa, la producción fue

escasa. Las tareas se desarrollaban al azar, con muchos altibajos, y se perdía mucho

tiempo en discusiones personajes, no relacionadas con el trabajo en sí. Se notó

fuerte individualismo agresivo y poco respeto al líder.

c) Liderazgo democrático: el líder conduce y orienta el grupo, e incentiva la

participación de las personas. Se formaron grupos de amigos y se establecieron

relaciones cordiales entre los niños. El líder y los subordinados desarrollaron

comunicación espontánea, franca y cordial. El trabajo se realizó a un ritmo

uniforme y seguro, sin alteraciones, incluso cuando el líder se ausentaba. Hubo un

claro sentido de responsabilidad y de compromiso personal, además de una

impresionante integración grupal en un clima de satisfacción.

3.3 ENFOQUE DEL LIDERAZGO

En la actualidad, las empresas deben poseer personal que posean una competencia personal lo que

es indispensable para el desarrollo y perfección en el campo en el que se desenvuelven. Si dicho

personal posee liderazgo, podrá guiar a los seguidores a realizar de manera exitosa sus actividades

y de esa manera contribuir al logro de los objetivos. Es por ello que se describen diversos enfoques

que intentan explicar el liderazgo desde diferentes puntos de vista (Rosenzweig, 1998).

3.1.1 Enfoques basados en la conducta humana: Dentro de este enfoque se distinguen cuatro

posturas para explicar los estilos de liderazgo, que son:

a) Uso de la autoridad: Clasifican el liderazgo en base a la forma en la que los líderes

utilizan su autoridad frente a los empleados. Dentro de esta postura se clasifican a

los líderes en tres estilos: El autocrático, el participativo y el liberal.


b) Cuatro sistemas de administración de Likert: El profesor Rensis Likert estudió

patrones y estilos de liderazgo, con base a estos determino que existen cuatro

sistemas de administración:

 Explotador-Autoritario

 Benevolente-autoritario

 Consultivo

 Grupo participativo: Considerando este el más eficaz ya que esta orientado

a los subordinados y se apoya en la comunicación, se comparten valores,

expectativas, necesidades y metas.

c) Rejilla o Grid gerencial: Desarrollado por Robert Blake y Jane Mouton, enfocado

a definir los estilos de liderazgo en dos dimensiones ubicadas en un plano cartesiano:

 “Eje X” Preocupación por la producción: Las actitudes del líder se enfocan

a las decisiones de las políticas, procedimientos, a la creatividad de la

investigación, la calidad, la eficiencia y el volumen de producción.

 “Eje Y” Preocupación por las personas: El líder se preocupa por el personal,

incluye elementos como el compromiso de todos con el logro de las metas,

el mantenimiento de la autoestima, la motivación, crear buenas condiciones

de trabajo y crear relaciones personales satisfactorias.

Donde la combinación de ambas dimensiones da como resultado un sistema

de combinaciones, donde se destacan cuatro estilos:

 Administración empobrecida / Bajo interés en las personas y el trabajo

 Administración del club campestre / Alto interés en las relaciones

personales y nulo interés en la tarea.


 Administración autocrática de la tarea / El único interés es la tarea

 Administración de equipo / Alto interés en ambas partes

d) Continuo: Propuesto por Robert Tannembaum y Waren Schmidt, considerando que

el liderazgo incluye diversos estilos, el estilo que debe seguir cada líder dependerá

del líder, de los seguidores y de la situación.

3.1.2. Enfoques situacionales o de contingencia: Estudio de las situaciones y la creencia de que

los líderes son producto de estas. Los enfonques de contingencia son:

a) Enfoque de contingencias: Propuesto por Filder donde se explica que los líderes

no solo se forman a través de sus atributos de personalidad, sino también por

diversos factores situacionales y la interacción con los miembros del grupo. Se

describen tres dimensiones de la situación de liderazgo que ayuda a definir cuál es

el más efectivo:

 Poder del puesto

 Estructura de la tarea

 Relación líder- seguidor

En este enfoque se determina que la eficacia del liderazgo dependerá de diversos

elementos en el ambiente en el que se desarrolle el líder.

b) Enfoque del camino-meta: La principal función del líder es clasificar y fijar metas

con los subordinados, ayudándolos a encontrar la mejor meta para alcanzar los

objetivos y eliminar los obstáculos que surgan en el camino.

Existen dos factores que afectan el liderazgo: uno es las características de los

subordinados, ya que si estos no se dejan ayudar el líder no puede obligarlos, y otro


es el ambiente de trabajo; se establecen cuatro grupos relacionados con la conducta

del líder:

 Liderazgo de apoyo

 Liderazgo participativo

 Liderazgo instrumental

 Liderazgo orientado hacia los objetivos

c) Enfoque situacional: Basado en la cantidad de conductas de relación y de tareas

que el líder aporta en determinada situación.

El comportamiento de tareas es el grado en el que el líder le expresa a sus seguidores

el que hacer, dónde y cómo. El comportamiento de relación señala el grado en el

que el líder escucha, brinda apoyo y estimula al subordinado. En este enfoque se

explican 4 estilos de liderazgo:

 Explicativo: Brinda instrucciones claras y específicas, se ejecuta una

supervisión estrecha.

 Convencimiento: Los seguidores están dispuestos a trabajar sin embargo no

son capaces de realizar adecuadamente las tareas.

 Participativo: Los seguidores son capaces, están dispuestos, pero dudan de

su capacidad.

 Delegacional: Los seguidores están seguros, y hacen las tareas

correctamente.

a) Enfoques contemporáneos: En la actualidad oímos mucho la palabra liderazgo y

lo útil que es para guiar a las personas al éxito, es por ello que, durante los últimos
años se han desarrollado varios enfoques que intentan explicar el liderazgo, como

lo son:

 Enfoque del liderazgo basado en valores: Necesidad de compartir valores

entre los líderes y los seguidores expresado en políticas y sistemas

organizacionales.

 Enfoque de líderes carismáticos: Los empleados se identifican con los

líderes, ya que estos les dan la entera confianza que necesitan para confiar

en sí mismos y pensar en el éxito como algo que se puede alcanzar. Este

tipo de líder busca desarrollar y crearles oportunidades a los empleados

para controlar su conducta.

 Enfoque de liderazgo transaccional: El líder estipula una recompensa y un

castigo de acuerdo a a los resultados que se obtienen, esto con el fin de

influir en los seguidores y motivarlos.

 Enfoque de liderazgo reflexivo: Generar una confianza entre el líder y los

seguidores donde se comparten estrategias, valores, ideas, información,

poder y actitud resultado de un proceso reflexivo de la situación que se

vive; este enfoque promueve el aprendizaje y la capacitación, motivando a

los empleados hacia la interacción y la cooperación y realizando una

retroalimentación de los resultados.


4. CONCLUSIONES:

El nuevo milenio ha transformado las prácticas de las organizaciones y con ello las

habilidades y características que el nuevo entorno empresarial demanda de los líderes.

El líder de hoy debe dominar un sin número de funciones, que le faciliten interactuar con

el medio y dirigir con eficiencia los destinos de la empresa. Deberá ser estratega,

organizador y líder proactivo. Para poder organizar necesita saber hacia dónde va, cómo va

a organizarse, y en cada etapa saber ser líder.

Deberá saber de todo un poco, y también conocer todos aquellos aspectos que pueden

afectar una organización, estar preparado para enfrentarlo y ser consciente de que a medida

que avanza el tiempo además de presentársele en el camino herramientas útiles para

sobrellevar cualquier adversidad, aparecen también obstáculos que opacan el panorama.

La implementación del enfoque de liderazgo es necesaria para integrarla a los procesos de

una empresa, por lo general, resulta costosa y aunque su aplicación de manera efectiva

puede traer muchos beneficios, no todas las empresas cuentan con los recursos de manera

que puedan satisfacer los aspectos necesarios de un buen líder. Esto constituye una

desventaja, principalmente para las pequeñas y medianas empresa.


5. BIBLIOGRAFÍA

Barrios, G. (1999). Gerencia y liderazgo. Caracas: Ed. Instituto universitario de profesiones.

Bennis, W. y. (1995). Líderes: las cuatro claves del liderazgo eficaz. Colombia: Ed. Norma.

Challef, I. (1995). The courageous follower. San Francisco, CA: Berrett-Koehler.

Etzioni, A. (1965). Organizaciones Modernas. Sao Pablo: Atlas.

Hernández y Rodriguez, S., & Gustavo, P. d. (2012). Administración. México: McGrawHill.

Lewin, K. (1935). A Dynamic Theory of Personanality. New York: McGraw Hill Book Corp.

Rosenzweig, F. E. (1998). Administración en las organizaciones: Un enfoque de sistemas y de

contingencia. Mexico: McGrawHill.

Solano, A. C. (2007). Teoría y evaluación del liderazgo. Buenos Aires: PAIDÓS.

Stroner, J. A., & Gilbert, F. &. (2015). Administración. Mexicano: Sexta Edición.