Está en la página 1de 4

"

por ~bnaLamas ~
"
>-

./

ABORTO, ETICA \

y' DERECHO
Aunque la realidad con/linden/e de los 11l/~ier('s(fue abor/an no /.?{;[conducido
en J11éxicoa un deba/e pÚNico suhresi se del)(!rÍa modernizar la legislación,
sectores impar/antes de Fapoblación propu,-u,nClnla despenalización
)! exigen que el Estado garantice a todas las 17n~jeresel acceso
a buenos servicios de aborto en los bospitales pÚblicos.
¿Por qué hay tanta dificultad para una reforma moderna sobre el aborlo?
¿P07"qué bay tanta resistencia para ampliar las causales?
ada año cientos de mik:s de mexic:ma~ qlll' h:1I1qlll'- Tener i:I posihilidad dl' ser cClngml'nh.' con 1:ls propi:l'..
dado emhar:lzadas sin' dese:lrlo h:lr:in cualquier cosa por . n"l"l'IKias, sin qUl' la Glrenci:\ dl' rl'cursos l'cClnl'uuicCl:- o in,
intemlmpir esa gestación. ¿Por qUl- l'st:ín displlesla~ :1 pa- J"Clrm:l\j"os ~l' cOl1\'iena l'n una GIIIS:I dt." l"nfl'rmed:ld, dl'
gar cualquier precio por un abono y correr serio~ ril'sgos. riL':;go de muerte o de l'x\l>rsi('1I1 l'cCln,"nuil':I, introdul"l' b
en lugar de resignarse a .parir y dar en adopciÚn a 1;1cria- l'Ul'sliÚn de b iu~ticia soci:d: nu 100b:- 1:1.' mlljl'rl':- tirl1l'11
tlIr.l? Porque. la m:lternicbd es una experiencia fUl'J1el11ente igu:lldad de opOl1unid:ldes para il1ll"rmmpir l'" m:lI1l"r;1 ik..
imbricada con !:Isubjetividad. en b que el tleseo femenino' g:tI UI1 l'/1lhar:lzo 110 dl'~l'ado; En l"Onlr:I:-1l." ,'on qlli~'IW:- ;1,".
es sustancial. n'lkn a :¡hono~ ilegales en Úptimas nll1dicionl's. b ¡..:r~1I1
En el ft::nómeno del :Ibono hay un manojo de cUl'stio- m:lyoria de quien<.:~ fl'ClIrr<.:n a /1l:IJ)OSd:md<,:slin:ls L'S 1,11:11.
nes que están entretejidas. y p:lra desentr:lllarl:ts antes que 1r:l\a(\:1psi('oIÓgic~lIuentl', p:lg:1 sumas In::tlnWl1Il' de"pro-
nada h:IYque comprender una clIesliÓn fundamental: ¿por porl'ion:ld;ls y sllfrl' b~ cOl1lplical'Íom:s y 1:1bl:tlid:ld dl' lo"
qué en pleno siglo XXI h:IYahonos? Entender el :lbOJ10co- ahOJ1os mal practic~ldos, ¿Se plll'dl'n c<.:rr.lrlo:..ojos ;1ntl' d .
mo la respudta universal ante un embarazo no deseado. riesgo oca~ionado por la Oagr:lJ1tL'd<.:sigu:lld:ldde :1C~'es():¡
conduce a distinguir trt::stipos dt:: causas: los sef\"icios clandestinos d<.:abono? ¿Qué hacer frent<.:a I().~
:1) las rdati\'as a fallas de los métodos anticoncepti\'Os; emoar.izos no dest::ado~ de las mujeres p{)bre~ cu:mdo las
b) las que tit::nen que ver con carenci:ls sociales. en es- que ti<.:nenrecursos pueden ahol1:lr ilegalmente en hlll'n:ls
pecial, I:l :lusencia de amplías programas de edllcaciÓn ~e' condiciones? Aunque los I<.:gisladores se \'en poco indin:¡.
xual -que se tr.lduce t::n Un:1ignorancia rt::productiva ge- dos a proponer reform:ls legisl:ni\"as al r<.:speclO,<.:5imper:l-
neralizada y el acceso restringido (por motivos econÓmicos ti\'o eliminar la injusticia social que ~<.:nt:.:-.!la ilegalidad y
y sociales) a los métodos anticonceptivos modernos; atenuar sus altos costos humanos, econÓl1lico~ y de salud.
c) las' que se relacionan con la condición hum:m::t:ol- Hoy en día, la cuestión crucial rJdiC'.! en d<.:l<.:rminar
vidos, irrt::sponsabilidad, violencia y deseos inconscientes. quién decide sobre el aborto, J..:¡alternati\';¡ se da entre
Aquí juegan un papel protagónico las \'iolaciones sexu:Jles quienes, sin asumir la responsabilidad cotidian;¡ de su crian-
y los "descuidos- o errores individuales. za. ticnen el poder para impedir o íavorecer que se den
Tal vez el tercer conjunto sea el más complicado de en. e~os nacimientos y quienes los t<.:ndr{tnque asumir aft::ctiva
frentar, pues aunque se pudieran errJdiC'.!r las fallas técni- y económicamente en el di:! a dí:!. Tene: o no tener hijos <.:s
GIS o educar totalmente a la población, dificilmente se po- Uil:Jdecisión individual, y t;¡1 parece que io s<.:guir:ísit::ndo
dría transformar la condiciÓn humana: los seres hum:Jno~ por largo ti¿mpo, La consigna de El V:llic:mo de aceptar -to-
no SOl110Sperfectos, y los oh'idos, descuidos)' etrores scm dos los hijos que Dios mandc" no está respaldada malerial-
parte constitutiva de nuestra natllr.llcza, Además, como mt::nte por alguna instancia de h Iglesia católica qu<.:dig:J
cualquier esfuerzo por controbr el inconsciente de I~ISper- -tenIas, que yo te ayudar¿' a mantcncrlos-, T:Jmpoco ningÚn
sonas está destinado al frdcaso, todo intemo de reglamentar Es\:ldo garantiza las condiciones b:ísicas para un:J vida dig-
b vida psíquica es, al menos ha)' en día, imposible, Por eso na ;¡ esos hijos, ni está dispuesto a solventar los costoS cco-
no sólo la ignorancia o la violencia sexual propician la rea- nómicos que su crianza requiere,
lización de los abortos, sino que también el peso de la sub- En la aCtualidad ningÚn país cut::nta con un sistema 50-
jt::ti\'idad en los procesos sexuales y reproducli\'Os es un . cial que se haga cargo de todas las criaturas que nacen y al
demento inapelablememe definitorio, mismo tiempo permita que los progenitores continúen su
. Abordar eStOsproblemas implica enfrentar los dilemas rebción con ellas, Alconcebir y gestar UI12críatura, hay que
:¡ue nos plantean el desarrollo ciemífico y tecnológico, la asumir en forma prh'ada e individual su crianza, con algu-
razón y la libertad. No es posible formular la complejidad nos estímulos estatales en las.sociedades desarrolladas que
-le las cuestiones asociadas con la imerrupción \'oluntaria requieren alentar el crecimiento de su población. Pero no
dd embarazo en un maniqueo posicionamiento dca fa\'or- existe 1:.opción de entregar a los hijos a una institución pa-
:) -en contra", ¿Quién puede estar ka favor- del abono? To- r.!que los alimente y eduque. y, al mismo tiempo, que quie-
das las personas coincidimos en el deseo de que nunca más nes los c(earon sostengan una relación afecti\'a con ellos,
una mujer tenga que aborlar, Nadie en su sano juicio pue- Tampoco existe la posibilidad de -devolución" de un híjo,
de estar-a favor", así, en abstracto, Por otro lado, ¿qué sig- aunque el abandono, penalizado legalmente, es una práCti-
'1ifica estar -en contra"? ¿Acaso se pretende impedir que las ca frecuente: en los orfelinatos destinados a recoger criatu-
mujeres \'ioladas aborten, que las que tienen embryones con. ras huérfanas se encuentran muchas que han sido abando-
;::nologías graves tengan que llevar a término sus emba'ra- nadas, Como ningún Estado tiene interés en asumir los cos-
:os, ° que las embarazadas en peligro de morir sean sacri- tos socialesy económicos que significa criarseres humanos,
icadas por la llegada de una nue\4I vida? y como las consecuencias de reproducirse duran de por vi-
- -.., - '- "'!;,::- -_u
-- c","".- -,.-.:,-.-" ~",c :-'~"C
~~~::',:':i:- --,-,. u,, ---,-.u ---,~ ;u ,--:'-:_-::-:c::.,,"":--::-_¿-_n,-c-,_~_:"'''"'-
.-

--- -- ~J;i~;',~i¿}h:lS;SOI1:~d;'\:cZ 015s CaU-;l'I¿~~~~:~~~to--d~ié::~:';firs~~'g'~n~~rb~~(íh~;i~~W;"~1~f¿I~~fi~*tifi~tpj~


- accesil)le.

erhijo~,cU:::c -,--- _¿: ':-- casi ;lut()nomo:un dcsprenelimient9-cl11hriooario.casi co-


u'La liberaliZación de I:1skgislacion~s sobre la intcrrup- mo un aborto espont:ínct>,
ción voluntaria del embarazo tiene que ver fundamental- Entre sus ventajas sc cncucntr:m !:Ide :Ib:uir problemas
- mente con el car:kter pri\'ado de la n:sponsabilidad sobre provocados por el exccsO de tkmamb l'n los Sl'lyil.'ins tic
los hijos, Si tener hijos es una decisiÓn privada, también lo salud o la falta de clinicas. la tic bajar I()~COStoshospil;¡b-
es no tenerJos. Por eso, desde la mitad del siglo XX han ido rios, la de reducir d riesgo por d pl:lzo más temprano y b
en aumento las decisiones legisl:lli\'as y judiciales que ]es de re!e\'ar al personal de salud de re:llii';tr b intl'!Yl'nciÚn,
reconocen a las mujeres la legitimidad dt: inlerrumpir los con lo cual se resuelve la llal11;ltl:l"'ohjcciÚn dI,' condcnci:I"
embarazos no deseados. de una parte dd pc:rson:11s:tnit:¡rio: Con l:t In '.¡Ró Sl: podri:1
. Pero, pese a la creciente I<.:ntkncia
dl:spenalizadora,la dejar en bs mujeres la plena rópons:thilidad de lIna (k-ci-
mayoría de las legislaciones sigue limitando la decisión de sión pri\'ad:1 que dt:hcri:l ir seguida dt: un:1 re\'isiÓn m(.dicl
las mujeres. Esta restricción se manifil:sta en el establc<;i- que ,'erifiqut: que 1:1expulsión SI:'rl:alizÚ tOlalmentl:--
-miento de criterios "profesionalt:s" (mc:dicos. económicos o 1.:tcomercializaciÓn :tbiena (It. I:t píldora permitiría :\ bs
de salud menta]) parJ obligar muien:s lom:lr intim:lmt:nl~' 1:1
a las mujeres a escuchar una (!t:cisiÚn dI.' un ahono, PL'W,
"consejerÍa~(en ]a que con a pl:sar dI,' qUt: est:i- amplia-
-frecuencia se les trala de di- mente proh:ld:¡ (fue cn::ld:1
suadir del abof1o) o, sencilla- en 19;-)0)Y su LISO1,'.':;1;'1
rel'O-
mente. al condicionar el pro- mend:ldo por b Org:lI1i7;¡-
cedimientoa la aprobación ciÚn Mundial de la Salud. l'+
'

del marido o al permiso de dikm:1dc 1:tRü.¡H6t:s qut.' no


los padres, llega m:'is que :1 un mínimo
Dentro de la constela- porct:nt:lje elt:mujeres en (0-
ción de cuestiones que han do el mundo; l:ts cuesliones
transformado el significado ideológicas t:n lomo al abor-
socia] de la reproducción es- to h:tn SUPUl"stO un obst:ículo
tán las luchas de las mujeres ins:th'able :t su difusiór.,
por decidir su maternidad, ¿Por qué es(;t inno\':lción
Estas expresan las nuevas tc:cnológic:Jsuscita eludas y
maneras en que las mujeres tt:mon:s~¿Qué t:s lo que es¡Ú
ven la vida y se ven a ellas en jUego~CiC:f1amentel:tpo-
mismas: rechazan e] fatalis- sibi]id:ld dI.' imemnnpir un:\
mo biológico, desmitificanla geS¡:lCilmsin neC\:sidad de
maternidad como destino peílllisos ni explicaciont:s d~
ineluctable, priorizan Otras ningÚn tipo se vincula. por
decisiones éticas e incluso encima de todo. a algo nodal:
inauguran la decisión moder- Lo QUEHACE U. r.iA:\O la libertad. Y en es;e hecho
na de no ser madres. Las mujeres de finales del siglo XX están implic.1dos principios democráticos fundamentales,
han dicho mucho respecto óe cómo viven sus abortos y lo como la libertad de conciencia y el derecho a la no imer-
han contras~do con cómo se habla, en público y privada- vención del Estado en cuestiones de la intimidad y prh'acía.
mente, de la interrupción voluntaria del embarazo. Sus vi~ Es indudable que el gran di:ema de este nuevo siglo es
vencias r percepciones están vinculadasno sólo con proce- el relativo al impacto de los des~ubrimientos de la ciencia
sos personales, sino también con transformaciones científi- en ]05derechos humanos, Entre I:1snue\'as preocupaciones
cas y culturales,que plantean nuevos dilemas. éticas que genera. está, por ejemplo, la duda de hasta dón-
Uno. muy significativo,es el que se da en torno a la de llevar el diagnóstico prenatal. 1..1ciencia abre perspecti-
. píldora abortiva RU486,que permite interrumpir un emba- vas inauditas: el embrión fuera del cuerpo materno puede
raza dentro de las primeras nueve semanas de gestación ser explorado antes de -su implantación)' su patrimonio ge-
sin necesidad de hospitalizaciónni intervención quirúrgica. nético puede ser revisado, ¿Hasta qué grado conviene bus-
Es un método seguro, de alta efectividad, y los estudios al car anomalías? Larespuesta reside en otra pregunta: ¿hasta
respecto demuestran que 95%de los abortos inducidos por qué punto la sociedad está dispuesta a apoyar a un embrión
esta vía han sido exitosos. Su creación es un parteaguas pa- con un handicap, que se convertir:í en una persona con re-
ra la libertad reproductiva de las mujeres, pues el aborto querimientos especiales, dolorosos a veces. y caros tam-
deja de depender de una tercerJ-persona y pasa a coO\'er-. bién?Como el "costo~de los hijos recae indh'idualmente en

))
~~~~~i~~~~~~:i?~:::::-,-- ,
~~-proge,Qiíore~ ~: tanto-k sociedad wmo el fstado s~ (il'- Aquí no se ha dado un amplio del~t(~púhlico, con
'ólienden de lo~ cuicl:ldos especiab qUl' requieren bs tiempos equitativos en los medios l11:1si\'oSde comunica-
:rson:ls di.;capacit:lt!:ts, no es de l'xtr:lI1:Jr que muchos pa- ción paraquienes propugnan t:!I1to b pcn:tlización COl1101:1
ó prdiC'r:m inll'lTlImpir el prn¡:e~o lk' un hijo que tiene despenalización, pues no existe una tr:luiciÓn de discutir
y l't'qul'rir:í :ltenciÚn
1l'bi11) qUl' k impl'dir:i :'t'r :1l1l('II1<>mll pÚblicamente los contenidos específicos <.11:):\ agend:1 d<:
¡wcializada cll' por \'ilb. clIal1d,) ellos ya no l'SIL-11para gobierno, Por ello, la necesidad impostCrg:Jble de mod<:rni-
li(:arlo, T:II \'ez el mL'nor <k, lo m:lk':; se:1 el abol1o, al me- zar el tr:llamiento legal del abono obliga :1recurrir al Único
)S miL'ntr:l' n(1 l'xi'l:1 un fUlurll a'l';.:ur:ldl) de calidad p:lra l11eGlnismoa tr:l\'(:s dd cual se establecen las priorid;rdl.'s
:rson:ls sl'rianll'l11l' disCIP:Il'Íl:ld,l' ~. depl'ndil'n!l'..; cu:mdo guhernamentales; la prOlest:1ciudadana". Sólo una sÓZ-il.'lbd
s p:ldrl'~ h:ly.m I11Ul'J1(1.'I'l1r l''' J, :Iunqul' 1.'1di:lgnÚstico n:rdad<:rJl11eme indignada y mO\'ilizada ante un:1 ley -:lJ1ti-
en:lI:II pn "11l':1 mil'd<> :1I1:l' i:ls p()~ib¡l's C()I1.SeCU~IKiasdis- cuada y discriminatori:1 hará posihle que se colapsen ]os
:min:lIori:!s qUl' Il11plicf. 1:lInhi('!1 SIIP()J1l' 1:1opol1unid:id prejuicios contra el abono y se instaure un trJtamienlO ¡(¡i'í.
, OfrL'Cl:r1111:1\'id;1 l'C1n:nllonomi:! y, por l.) 1:IIHO,con m:l- dico moderno y socialmente igualitario.
,res po,sihilid;tde~ de (ks:trrollo Pl'N>I1;II l' "l',t:lIridad,
1.;1cienci:1 Sl' encuentr.1 fUel1l'l1ll'n!e ('0- OJEIS!;S

:l:Icionada con d grado dt' cj\'iliz:lciÓn.


¡Itura r dl?moCf:lcia de una socied:ld, por
cual tomar decisiones -cíentific:.t< implicl
mar decisiones polilicas. Y por eso clln-
Jr el contt'xto social qUl" condicion:t I:Jto-
a de decisiones de las muiere~ y de los
'mbres \'a más allá de simplemente esta,
~cer un conjunto de leyes y ~ervicios mé-
:o~. hasta hoy insuficientes; supone un re-
;eno fundamental de la \'ida social y sus
laciunes de reproduccióñ~
Los dilemas éticos se enmarcan dentro
la jurisprudencia, Resulta fundamental
ra la vida democrática reconocer que las
ciones de 105ciudadanos \'an ampliando y
nsformando los márgenes de 10 qu~ se
nsidera aceptable o moral. bs leyes que
en la convivencia son b concreción d~
1 aspiración, pero cuando J:¡ sociedad
~lbia y las leyes no renejéln esas tr.msfor-
Iciones, e] orden social emra en connicto,
Aunque la realidad contundente de las
Ijeres que abortan no ha conducido en lI'léxico a un de- BIBUOGRAFÍA:

te público sobre si se debería modernizar la legislación,


:tores importa~tes de la población propugnan la despe-
. CO~APO: /71dicadores básicos de salud reproductiva y
pla71i.ficaciól!fam;Iiar~ 1996.
lizacíón y exigen que el Estado garantice a todas las mu-
~s el acceso a buenos servicios de aborto en los hospit:J-
.. .

CONAPO: Cuadernos de salud reproductiva, 2000.


Luis de la Barreda: El delito de ab0/10. U,1acareta de bue-
públicos. ¿Por qué hay tanta dificuitad para una reforma lla cOllciellcia, Miguel AngeJ POITÚae Instituto ~acionaJ de
)derna sobre el aborto? ¿Por qué hay tama resistencia pa- Ciencias Penales, México, 1991.
ampliar las causal es? El temor de los legisladores tiene
lubre y apellido: Iglesia católica. NingÚn panido desea
. Luigi Ferrajoii: Derecbos.1' garQ/ltías, La le.!'del más débil.
Editorial Trona. Madrid, 1999,
¡atar una campaña en su contra desde los pÚlpitos de la . José Luis Ibáñez: La despellalizacióll del ab0l1o 1-'Ol1l11ta-
~sia católica de todos 105estados de la repÚblica. rio el! el ocaso del siglo xx. Siglo Veintiuno de España Edi-
Mientras en otros países es un hecho el reconocimien- tores, Madrid, 1993,
jurídico del derecho de las mujeres a decidir sobre sus
:rpos y "idas, hoy, en México y en otros países latinoa-
. Marta Lamas: Política J' reproducciól1. Abono: lafromera
del derecho a decidir. Plaza y]anés. México, 1991.
ricanos, el peso simbólico de la Iglesia católica favore- . The Alan Guttmacher Instirute: Aborto cIaudestil1o: tllla
lIna política del "a\'estruz~, con las l11uertes y tragedias realidad latil1oamerical1a, The Alan GUnn1acher Institute,
¡comitantes. Nue\'a York. 1994. n