Está en la página 1de 2

3, Aplicaciones en la ingeniería civil

-Terrenos cohesivos (arcillas y limos blandos o muy blandos), apoyados sobre un sustrato rocoso

-Estructuras con distribución heterogénea de grandes cargas repartidas y puntuales

- Necesidad de estabilización y tratamiento bajo edificios industriales, plataformas portuarias y


aeroportuarias, terraplenes viarios y ferroviarios.

- Particularmente adaptado para el tratamiento de suelos de composición variable o rellenos


heterogéneos inertes con alto contenido de bloques, fuente de falsos rechazos para las
soluciones de refuerzo de suelos (inclusiones, columnas de grava)

-Esta técnica es muy adecuada para obras de gran superficie por su elevadísima velocidad de
ejecución, puesto que se realiza una media de más de 10.000m2 por mes

- Bien adaptado y utilizado habitualmente para el tratamiento anti-licuefacción de suelos.

Compactación Dinámica de gran energía

La compactación dinámica es aplicable a todo tipo de suelos de comportamiento granular. Se


aplica particularmente bien a los rellenos heterogéneos inertes así como a los terrenos de
composición variable, incluidos los que contienen bloques. La compactación dinámica puede
aplicarse tanto a suelos no saturados como a suelos situados bajo la capa freática

En la práctica, la técnica consiste en dejar cae r en caída libre o en semicaida libre una masa con
un peso de 10 a 35 toneladas desde una altura de 10 a 30 metros. Los impactos se repiten según
una malla definida en función del terreno a tratar y de la futura obra. Las máquinas portadoras
son, para energías corrientes, grúas sobre orugas de 80 a 120 toneladas diseñadas
especialmente a tal efecto

Compactación dinámica Rápida

Constituye una técnica de mejora del terreno que se logra mediante la densificación provocada
por la aplicación repetida, en puntos convenientemente espaciados de la superficie del mismo,
de impactos de gran energía. Se trata de generar golpes mediante un elevador hidráulico con
pesos de 7 a 16 toneladas que se dejan caer desde una pequeña altura de 1-2 metros. Estos
impactos se realizan dejando caer una pesada maza, sobre una zapata en contacto con la
superficie del terreno, especialmente diseñada para tal fin. Se suelen dar entre 40 y 80 golpes
por minuto. En condiciones adecuadas se podría compactar un espesor entre 4 y 7 metros de
profundidad. Normalmente se dan entre 40 y 60 golpes por punto en mallas de 2 a 3 m de lado

Apisonador o Compactador Tipo Canguro

El compactador tipo canguro (también conocido como apisonador o pisón tipo vertical, de
percusión o saltarín) es una poderosa herramienta de impacto vibratorio alimentada por un
motor de combustión. El compactador está diseñado para uso en áreas confinadas y es
particularmente útil en la compactación de grava, arcilla cohesiva y suelos granulares, a fin de
evitar los asentamientos y proporcionar una base firme y sólida para la colocación de zapatas,
losas de hormigón y cimientos. También se utiliza en el parcheo sobre asfalto y el rellenado de
zanjas abiertas para gasoductos, acueductos e instalación de cableado.

El pisón en obra
Es un dispositivo que se usa para compactar el terreno. Generalmente, se fabrica en la obra.
Para hacerlo, se vacía concreto dentro de una lata vacía de aceite o manteca, luego se hunde
una barra de madera con clavos para mejorar su adherencia. A la barra se le pone un travesaño
en la parte superior para que sirva de mango. Para usarlo se levanta 25 ó 30 cm y se deja caer
sobre la zona que se quiere compactar. Esta operación debe hacerse con cuidado para no
lastimarse los pies.