Está en la página 1de 8

FG

PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

EXPERIENCIA CURRICULAR:
CONSTITUCION Y DERECHOS HUMANOS

SEMANA N° 08

DERECHOS AL TRABAJO

CAPACIDAD CONTENIDO

EL DERECHO AL TRABAJO.
Juzga la problemática del
Fundamento normativo
derecho al trabajo en el Derecho al trabajo en el marco de la

ámbito de su carrera sociedad neoliberal.

N° profesional

08
PALABRAS CLAVE: Neoliberalismo-Globalización-Trabajo

1
FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

MOTIVACIÓN / EXPLORACIÓN / PROBLEMATIZACIÓN

REFLEXIONA Y COMPARTE...
¿Qué nos muestran las escenas?
¿A qué problemas sociales hace referencia?
¿Cuáles son las causas de tales problemas?
¿De qué depende el bienestar de las
personas?

1º. INFORMACIÒN BÁSICA


1. DERECHO AL TRABAJO
El trabajo es un derecho fundamental y un bien para el ser humano; un bien útil, digno de él, porque e
s
idóneo para expresar y acrecentar la dignidad humana. El valor del trabajo tiene carácter de necesida
d.
El trabajo es necesario para formar y mantener una familia, adquirir el derecho a la propiedad y
contribuir al bien común de la familia humana. La consideración de las implicaciones morales que la
cuestión del trabajo comporta en la vida social, lleva a indicar la desocupación como una verdadera
calamidad social.
El trabajo es un bien de todos, que debe estar disponible para todos aquellos capaces de él. La plena
ocupación es, por tanto, un objetivo obligado para todo ordenamiento económico orientado a la justici
a
y al bien común. Una sociedad donde el derecho al trabajo sea anulado o sistemáticamente negado y
donde las medidas de política económica no permitan a los trabajadores alcanzar niveles satisfactorio
s
de ocupación, no puede conseguir su legitimación ética ni la justa paz social. Una función importante
y,
por ello, una responsabilidad específica y grave, tienen en este ámbito los empresarios indirectos, es
decir aquellos sujetos —
personas o instituciones de diverso tipo— que son capaces de orientar, a nivel
nacional o internacional, la política del trabajo y de la economía (el Estado).
La capacidad propulsora de una sociedad orientada hacia el bien común y proyectada hacia el futuro
se
mide también, y sobre todo, a partir de las perspectivas de trabajo que puede ofrecer. El alto índice de

desempleo, la presencia de sistemas de instrucción obsoletos y la persistencia de dificultades para


acceder a la formación y al mercado de trabajo constituyen para muchos, sobre todo jóvenes, un grav
e
2.
obstáculo en el camino de la realización humana y profesional. Quien está desempleado o subemplea
do
padece, en efecto, las consecuencias profundamente negativas que esta condición produce en la
personalidad y corre el riesgo de quedar al margen de la sociedad y de convertirse en víctima de la
exclusión social. Además de a los jóvenes, este drama afecta, por lo general, a las mujeres, a los
trabajadores menos especializados, a los minusválidos, a los inmigrantes, a los ex-reclusos, a los
analfabetos, personas todas que encuentran mayores dificultades en la búsqueda de una colocación
en
el mundo del trabajo.

FUNDAMENTOS NORMATIVOS DEL DERECHO AL TRABAJO


El Derecho laboral es el resultado de los aportes de muchos sectores sociales. Al final, no le quedó m
ás
remedio a los gobiernos que acceder a las demandas de los trabajadores, iniciándose así el
intervencionismo del Estado, en la regulación de las relaciones entre obreros y patrones.
Poco a poco el trabajador que presta sus servicios subordinadamente ha pasado de ser un esclavo en
la
Edad antigua, un siervo de la Edad Media (conocido también como el siervo de la gleba), a un sujeto
con

EQUIPO DE CIENCIAS SOCIALES – 2018-2 2


FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

derechos y libertades en la actualidad. El Derecho ha venido a regular condiciones mínimas necesaria


s
para una estabilidad social. Las revoluciones Rusa y Mexicana de 1917 comenzaron una tendencia
mundial a que los trabajadores reivindicaran sus derechos; sin embargo, en el resto del mundo, no es
sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial que se reconocen los derechos modernos de los
trabajadores, a saber: el derecho a la huelga, el derecho al trabajo, el derecho de sindicación y a la
negociación colectiva.
El surgimiento de las primeras leyes laborales data desde la segunda mitad del siglo XIX, pero no es
hasta el año del 1919 donde esta nueva rama del derecho adquiere su acta de nacimiento con el
Tratado de Versalles que pone fin a la primera guerra mundial, donde nace el derecho del trabajo com
o
una rama autónoma con reglas, instituciones y técnicas propias.
Los tratados internacionales constituyen una fuente directa de regulación de derechos laborales,
garantizando a los trabajadores de los países signatarios derechos de mínimos que los estados firma
ntes
se obligan a respetar.
Adicionalmente, existen una serie de organismos internacionales que emiten normas aplicables a los
regímenes de derecho de trabajo en los países. Estas normas originadas más allá de las legislaciones

nacionales se conceptúan como Derecho internacional de trabajo. Como manifestaciones del Derecho

internacional del trabajo se encuentran:

 La Organización Internacional del Trabajo (OIT).


 Los pactos o convenios de las Naciones Unidas
 Los acuerdos bilaterales y multilaterales, cuyo objetivo es generalmente equiparar las condiciones
de trabajo entre dos o más países, especialmente, para evitar inmigraciones masivas entre países

vecinos.
Actualmente se encuentra normado en nuestra constitución Política del Perú algunos artículos con
relación en el Derecho al Trabajo:
Artículo 2°. Toda persona tiene derecho: Inc. 15.- A trabajar libremente, con sujeción a ley.
Artículo. 23.- El trabajo, en sus diversas modalidades, es objeto de atención prioritaria del Estado, el cu
al
protege especialmente a la madre, al menor de edad y al impedido que trabajan.
El Estado promueve condiciones para el progreso social y económico, en especial mediante políticas d
e
fomento del empleo productivo y de educación para el trabajo.
Ninguna relación laboral puede impedir el ejercicio de los derechos constitucionales, ni desconocer o
rebajar la dignidad del trabajo. Nadie está obligado a prestar trabajo sin retribución o sin su libre
consentimiento.
Artículo 24°.- El trabajador tiene derecho a una remuneración equitativa y suficiente, que procure, para
él y su familia, el bienestar material y espiritual.
El pago de la remuneración y de los beneficios sociales del trabajador tiene prioridad sobre cualquiera
otra obligación del empleador.
Las remuneraciones mínimas se regulan por el Estado con participación de las organizaciones
representativas de los trabajadores y de los empleadores.
Artículo 25°.- La jornada ordinaria de trabajo es de ocho horas diarias o cuarenta y ocho horas
semanales, como máximo. En caso de jornadas acumulativas o atípicas, el promedio de horas trabaja
das
en el período correspondiente no puede superar dicho máximo.
Los trabajadores tienen derecho a descanso semanal y anual remunerados. Su disfrute y su
compensación se regulan por ley o por convenio.
Artículo 26°.- En la relación laboral se respetan los siguientes principios:
Igualdad de oportunidades sin discriminación.
Carácter irrenunciable de los derechos reconocidos por la Constitución y la ley.
Interpretación favorable al trabajador en caso de duda insalvable sobre el sentido de una norma.
Artículo 27°.- La ley otorga al trabajador adecuada protección contra el despido arbitrario.

EQUIPO DE CIENCIAS SOCIALES – 2018-2 3


FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

Artículo 28°.- El Estado reconoce los derechos de sindicación, negociación colectiva y huelga. Cautela
su
ejercicio democrático: Garantiza la libertad sindical. Fomenta la negociación colectiva y promueve
formas de solución pacífica de los conflictos laborales. La convención colectiva tiene fuerza vinculante

en el ámbito de lo concertado. Regula el derecho de huelga para que se ejerza en armonía con el inte
rés
social. Señala sus excepciones y limitaciones.
Artículo 29°.- El Estado reconoce el derecho de los trabajadores a participar en las utilidades de la
empresa y promueve otras formas de participación.

3. DERECHO AL TRABAJO EN EL MARCO DE LA SOCIEDAD NEOLIBERAL

Es importante conocer como este derecho cobró sus fuentes y generó por retroalimentación su
sentido de expansión: la aparición del pensamiento social como arma de interpretación de los
procesos históricos, culturales y sociales; la revolución francesa de 1789 como modelo histórico
de la toma violenta de la burguesía revolucionaria; la revolución industrial y sus secuelas; el
pensamiento revolucionario de Smith, Owen, Marx, Engels; las secuelas de la revolución inglesa
y el liberalismo económico; la revolución leninista de octubre de 1917; las constituciones de
México de 1917 y de Weimar de 1919; y la internacionalización del trabajo con la fundación de la
OIT. Todos estos hechos provocaron su institucionalización y su regulación como manifestación
productiva del esfuerzo humano; pero, con el neoliberalismo, lo conseguido en este proceso
pareciese retroceder y casi extinguirse.

El modelo económico imperante con apertura, libre comercio, reformas laborales y privatizaciones
promueve la austeridad para los asalariados y el recorte de los derechos sociales. Busca reducir
los costos salariales e incrementar la tasa de ganancia del capital. Para lograrlo aplica lo que
eufemísticamente llaman flexibilización mediante la tercerización laboral (no contratación directa),
la subcontratación a través de empresas temporales y las órdenes de prestación de servicios;
son todas formas de degradación y desregulación del contrato laboral para pagar menores
salarios y así evadir responsabilidades legales.

Desde el punto de vista político y social, el neoliberalismo ha implicado un cambio de poder del
Estado hacia las empresas y, con la disminución de protección del Estado hacia los trabajadores,
estos quedan hoy día a merced de sus empleadores y la regla dual del mercado: oferta y
demanda, permitiendo que las organizaciones obreras sean incapaces de liderar sus propias
luchas; todo esto acompañado de la llamada “diversificación del trabajo” que impide la
formación de agrupaciones de trabajadores que velen por sus interés comunes.

En el neoliberalismo, el valor del trabajo como creador de la riqueza queda relegado por el capital
y es este el que impone las leyes de la oferta y demanda sobre el trabajo, que se concibe como
una mercancía más. Desde el punto de vista económico, la teoría económica clásica, con Adam
Smith y Karl Marx, el trabajo se estructuró como la fuente primordial de creación de riqueza, es
decir, la riqueza estaba en función del trabajo y era este el creador de valor que se definía como
la cantidad de trabajo integrado en un bien. Pero, con el neoliberalismo, se entiende que la
riqueza no se crea solamente a partir de producción y el trabajo que lleva implícito un bien, sino
más bien la combinación del trabajo y el capital para crear productos y servicios que proporcionen
una máxima satisfacción o utilidad a la población. Es así como el trabajo dentro del
neoliberalismo ya no se concibe como el único factor creador de riqueza, sino que también el
capital comparte con él este lugar e incluso tiende a relegarlo totalmente. Vemos, por ejemplo,
cómo para algunos países el trabajo en esencia no constituye su principal fuente de creación
de riqueza, son naciones en donde los rendimientos de capital de las operaciones
financieras y de bolsa generan la suficiente riqueza como para solventar sus gastos internos,
mejorar el nivel de vida de su población e incluso tener la capacidad para expandir las
operaciones a todos los países del mundo; países como Luxemburgo, con unos de los ingresos
per cápita más altos del mundo, es un centro financiero y comercial, que constituye un buen
ejemplo en este caso. En los países del tercer mundo especialmente, el valor del trabajo como
generador de la riqueza es aún fundamental pues esta se genera a través de la producción de
EQUIPO DE CIENCIAS SOCIALES – 2018-2 4
FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

bienes que requieren de fuerza de trabajo. Por eso es que la teoría del valor del trabajo como
fuente creadora de riqueza continúa ocupando el lugar central en la economía de países como el
nuestro. Como consecuencia de lo anterior, bajo la lupa del neoliberalismo, el derecho laboral
es un impedimento a la libertad del mercado y al libre flujo de capitales.

En el Perú, el modelo neoliberal en el ámbito del trabajo, ha permitido que los salarios reales siga
estancado a pesar del crecimiento que experimente la economía por más de una década, la
distinción de los salarios se ha ampliado, los especialistas en el tema revelan que un ejecutivo de
minería y del sector financiero gana 25 y 20 veces más que un obrero y que los discursos de los
últimos políticos que gobernaron el Perú se basa en el incremento de la inversión extranjera sin
condiciones, y un Estado que vende y concesiona el país sin regularizar su funcionamiento, ello
ha conllevado a incrementar los conflictos sociales.

El neoliberalismo no han aumentado sostenidamente los puestos de trabajo ni ha mejorado la


calidad del empleo, tampoco han aumentado los ingresos. En el Perú se pagan salarios africanos.

V- BIBLIOGRAFÍA
Coordinadora, M. P. (2010). Cinco
miradas al derecho a la salud. Estudios de caso en México, El
Salvador y Nicaragua. Fundar Centro de Análisis.
Económicas, S. E. (Organization). R. de la S. C. para las A., & Latinoamericanos, P. U. C. del
E. C.
de E. (2004). Impactos Del Neoliberalismo. Editorial AbyaYala.
Project, U. M. (2005). Objetivos de desarrollo del milenio: una mirada desde Amér ica Latina y el
Caribe. United Nations Publications.

EQUIPO DE CIENCIAS SOCIALES – 2018-2 5