Está en la página 1de 3

LA FUERZA DE LA UNION

El gran logro que se consigue cuando realmente se vive de acuerdo a los


principios doctrinarios propuestos por el cuerpo Filosófico y Religioso de
IFA, después de la educación de la voluntad y de la creación de la
personalidad del Adepto que vive la transformación mágica; es la
formación de una “cadena magnética”, algo así como un verdadero núcleo
energético dividido en tantos eslabones como sean los que permanezcan
fieles y activos en el grupo de búsqueda de la armonía y el equilibrio,
siendo esto, el verdadero secreto del sacerdocio y de la realeza del
iniciado. Formar una cadena magnética es dar origen a una corriente de
ideas que produzcan: 1.- Fe y arrastre a un determinado número de
voluntades que desarrollan sus desempeños como parte de un grupo de
poder fundamentado esto, en la acción de sus anhelos y las decisiones que
como núcleo se tomen para la mejora del grupo mismo y manifestadas
por la honestidad en las acciones emitidas de acuerdo al avance en los
aprendizajes y la obediencia a los grados consagratoriales y de
competencia, una cadena magnética bien formada es como un torbellino
que todo lo absorbe y lo arrastra. Esta cadena magnética puede ser
establecida de tres formas: por los SIGNOS que determinan la
competencia del iniciado, por la PALABRA y por el CONTACTO; se
establece por los SIGNOS cuando el adepto adquiere el contenido del
mismo como propio, y que marca su situación de personalidad, sus
flancos fuertes así como los débiles que lo definen y lo representan como
la fuerza viva que Es; así como los cristianos de las diversas
denominaciones se identifican entre sí por el símbolo de la cruz, los judíos
por la estrella de David, los musulmanes por la media luna y la estrella y
los masones por la escuadra y el compas, así mismo dentro de nuestro
camino de descubrimiento, una vez recibidos los signos que nos
identifican, estos se convierten en pantaculos de poder personal que
habrán de ser ejercidos solamente por la potestad que otorga el
conocimiento. Los signos una vez recibidos y propagado su contenido en
la mente y conciencia del adepto, personifican la fuerza y el poder por si
mismos que eventualmente elevan la trascendencia del significado real de
este camino filosófico y religioso. La imaginación es creadora, debemos
descansar también una parte de nuestra Fe en esa realidad, ya que no solo
dentro de nosotros mismos sino también fuera de nosotros, y con el
concurso eficaz de nuestras proyecciones fluidico-energeticas; existirá el
fundamento material que sostenga con efectos físicos, la fuerza otorgada
por los signos a nuestro esfuerzo de transformación mágica. Cuando se
erige por la PALABRA, la cadena mágica,- Ile o Núcleo-, al igual como en la
antigüedad era representada por las cadenas de oro que salían de la boca
de la imágenes de Hermes quien diera nombre al conocimiento de este
tipo, “el hermético”, repito cuando es la palabra la piedra angular que
sostiene este grado de conciencia; nada iguala a la electricidad o energía
de la elocuencia de una palabra de poder bien emitida, con Fe y con
sabiduría; la palabra crea a la inteligencia más elevada y es el motivo de la
creación del universo mismo, la palabra así mismo crea conciencias aun
entre las turbas mas ignorantes ya que las aglutina en un propósito
común, incluso cuando dichas turbas se componen de las manifestaciones
más dispares de la sociedad, hasta los mas impreparados para el
entendimiento, comprenden por CONMOCION y se llegan a ver
arrastrados hacia las corrientes de pensamiento que cambian el curso de
la historia de los pueblos. Aun los más preparados entre los hombres
entienden y temen al poder del contenido que semánticamente encierran
las palabras; por eso es que el hombre como especie, esta siempre más
cerca del cumplimiento de su destino cuando repite sus propias frases
armado del conocimiento de la Fe imaginativa creadora. La tercera
manera de establecer la conciencia colectiva de la cadena mágica es por el
CONTACTO, entre los individuos que comparten un fin común como lo es
la búsqueda del equilibrio a través del conocimiento, el principio de la
corriente energética se revela pronto; y las voluntades convertidas en
UNA de mayor proporción y fuerza, no tarda en absorber la de los demás
aun la de los más reacios a convertirse al interés comunitario, el contacto
directo y positivo de mano a mano, completa la armonía de las
disposiciones; siendo por esto, motivo de simpatía y de intimidad; los
niños como ejemplo claro y perenne de la guía innata de la naturaleza,
forman sus cadenas mágicas cuando juegan en grupos; entonces la alegría
circula y la risa se esparce, siendo estas manifestaciones energéticas al
nivel lúdico de los inocentes, la muestra más clara de la existencia del
triunfo de las voluntades cuando concursan en un fin común. Sin
embargo la seducción de los recursos de fácil obtención y que por ende lo
único que logran es “abaratar” la claridad del mensaje, siempre será
también un motivo de inclusión de los grupos que a través del engaño y
las mentiras auto inducidas buscan glorificar su falta de disciplina y
honestidad en la práctica de la transformación mágica.
Los fenómenos espiritistas, mediumnicos o pseudoespirituales; son
comúnmente la vía de mayor obtención en la fascinación del buscador
ignorante e indisciplinado, las mesas giratorias, las posesiones hechas
fuera de ambientes controlados y sin el objetivo clarísimo de que el
concurso de entidades positivas o negativas dentro del circulo de poder
sea el de obtener conocimientos que nos hagan avanzar en un fin común,
será siempre el resultado de la mistificación de lo innoble y lo vulgar, y con
esto,-vulgar-, me refiero a aquello que está al alcance de todos los
razonamientos, incluso de los más nefastos, y de esta forma así mismo
reitero la no inclusión de “todos” en la conciencia de nuestros caminos
iniciáticos por fuerza de la razón, mas no por razón de la fuerza. Uno de
los más extraños poderes de la imaginación humana, es el de la realización
de los deseos de la voluntad; aun de sus aprensiones y temores, se CREE
fácilmente lo que se TEME, o lo que se DESEA; puesto que el deseo y el
temor dan a la imaginación un poder realizador cuyos efectos son
incalculables, pero en las corrientes magnetico-energeticas creadas a
partir de estas cadenas de unión y fuerza mágica, las realizaciones son
más poderosas cuando hayan sido obtenidas y formadas en torno a un
JEFE, que debiera ser este núcleo convertido en sí mismo, en un ente de
INTELIGENCIA, SIMPATIA Y FUERZA, que convierta los anhelos de la
comuna en uno solo; ya que de lo contrario, las combinaciones de las
aspiraciones puramente personales disfrazadas en comunales, solo
conseguirán efectos fortuitos y de naturaleza fatal para el practicante.
La honestidad en la conciencia y la necesidad de pertenencia a un núcleo
no solo debe decirse, sino manifestarse con acciones medibles,
comprobables y verificables por todos los miembros de este ente
energético; para que así valga la pena el concurso de TODOS en la
consecución del anhelo de algunos; esa es la fuerza que se manifiesta
cuando existe unión.
Iboru Iboya Ibocheche.