Está en la página 1de 3

A trabajar en la casa de Dios

Introducción
Hageo es un profeta que Dios levantó para enviar un mensaje al pueblo de Israel, en un tiempo especial,
después de regresar algunos judíos desde el cautiverio en Babilonia, después que Dios les dio las instrucciones
de reconstruir el Templo. ¿Cuál era el mensaje? Tus prioridades están equivocadas. Ellos salieron de Babilonia
con el propósito de reconstruir el Templo de Jehová, pero luego de 18 años, ese Templo estaba en ruinas,
desolado. La oposición a la construcción del Templo vino por sus vecinos, los oficiales persas llevaron a
desmotivar al pueblo, y los llevó a cambiar sus prioridades. Esta obra entonces seguía parada. En cambio, las
casas de ellos estaban artesonadas, bien construidas, no le falta ninguna de las comodidades. El llamado fue a
reanudar la obra del Señor. Hay que poner en prioridad las cosas del reino de Dios.

a. Mateo 6:33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas os
serán añadidas”.

¿Cómo reaccionó el pueblo al mensaje de Hageo?

Increíblemente el pueblo reaccionó favorablemente. Hageo fue uno de esos procos profetas que tuvieron el
privilegio de que sus palabras fueron bien recibidas. La mayoría de los profetas sufrieron persecución,
destierro y martirio por traer el mensaje de Dios. ¿Cómo aceptamos nosotros el mensaje que Dios nos da a
través del pastor?

Como resultado de esto la reconstrucción del Templo se reanuda y sabemos que ellos fueron fieles ya que el
Templo se terminó de reconstruir en cuatro años. Pero antes de ver terminado la reconstrucción, el capítulo 2
comienza dándonos una idea de lo que estaba sucediendo casi inmediatamente el pueblo comenzó la
reconstrucción. No habían pasado un mes cuando el pueblo comienza a desanimarse nuevamente. Y Dios
nuevamente envía a Hageo con un segundo mensaje.

Hageo 2: 2 En el mes séptimo, a los veintiún días del mes, vino palabra de Jehová por medio del profeta
Hageo, diciendo: 2 Habla ahora a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac,
sumo sacerdote, y al resto del pueblo, diciendo: 3 ¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa
en su gloria primera, y cómo la veis ahora? ¿No es ella como nada delante de vuestros ojos?

1. La comparación
a. ¿Le ha pasado que le han comparado con su hermano o hermana mayor? Dicen q las comparaciones
son odiosas. Tenemos la tendencia de mirar a los demás y compararnos con ellos. Cuando ponemos
los ojos en lo que alguien más esta haciendo, es probable que nos traiga desconsuelo o también un
orgullo fuera de lugar. Hay comparaciones en las iglesias también.
b. El mandato de Dios fue reconstruir el templo, no comparar la obra que estaban haciendo. La pregunta
de Hageo en el verso 3, es que las personas miren el trabajo que estaban haciendo. La fecha es especial,
porque estaban en el último día de la fiesta de los tabernáculos (Lev. 23).
c. La Biblia nos da la fecha de los 21 días del mes séptimo, esto corresponde al último día de la fiesta de
los tabernáculos (Levítico 23), esto era la celebración de cómo fueron liberados de Egipto, y habían
estado viviendo en carpas durante su peregrinación en el desierto, correspondía desde el día 15 al día
21, esto coincidía con la fiesta de la cosecha (Sukkot) donde se daba gracias a Dios por la cosecha de
ese año, pero en la época de Hageo no había cosecha, como consecuencia de un juicio divino. También
el mes séptimo empieza con las fiestas de las trompetas, y en día 10 del mes séptimo, es la fiesta de la
expiación (Yom Kippur) donde el sumo sacerdote entraba al lugar santísimo en el templo para el
perdón de los pecados del pueblo, así que los días, 1, 10, 15 al 21 del mes séptimo, es decir, 21 días,
eran festivos, sin trabajar en la obra, así que el pueblo estaba triste además porque tenían la fiesta de
la cosecha, sin cosecha, la fiesta de la expiación sin templo,
d. Comparado con el templo de Salomón, ¿qué es este nuevo templo? En Esdras 3 nos habla acerca que
la reconstrucción empezó como una fiesta. En el mismo cap. Verso 12, habla de una situación similar.
e. Esdras 3: Y muchos de los sacerdotes, de los levitas y de los jefes de casas paternas, ancianos que
habían visto la casa primera, viendo echar los cimientos de esta casa, lloraban en alta voz, mientras
muchos otros daban grandes gritos de alegría.

La fórmula para el desánimo

2. Cómo afrontar la tarea que Dios nos ha dado


4 Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote;
y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová
de los ejércitos.

a. No olvidemos nuestra responsabilidad. Dios confronta el desánimo con la responsabilidad. A través


de la Biblia la palabra esforzarse aparece continuamente. Se lo dijo a Josué.
b. Deut. 31:7 “Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate;
porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la
harás heredar”
c. Moisés encomienda el trabajo a Josué, acompañado de las peticiones de esforzarse y animarse
d. Dios no desea al pueblo por su desánimo, sino que enfatiza en la responsabilidad que tienen
e. Esta no es solo una invitación a los líderes, sino a todo el pueblo, es un llamado general
f. 1 Cró, 28: 20: Dijo además David a Salomón su hijo: Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no
temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará,
hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová.
g. No pierdas tiempo con el desánimo, ponte a trabajar en las responsabilidades que Dios te ha dado
h. Dios levantó también en esos tiempos a otro profeta, Zacarías
i. Zacarías 8:9 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Esfuércense vuestras manos, los que oís en estos
días estas palabras de la boca de los profetas, desde el día que se echó el cimiento a la casa de Jehová
de los ejércitos, para edificar el templo.
j. Dios está con nosotros, pero dentro de esta receta se incluye en que nosotros debemos esforzarnos,
esto quiere decir que Dios ya nos ha dado las fuerzas, y debe tomarlas por fe
1 Corintios 15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del
Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.
k. Reconstruir significa Reparar o volver a construir una cosa destruida, deteriorada o dañada. En el
Nuevo Testamento se nos habla también que el cuerpo es templo del Espíritu Santo y en ocasiones
nuestra vida se encuentra destruida, dañada, en el pasado posiblemente fuimos hombres y mujeres muy
usados por Dios, pero actualmente estamos en ruinas. En este día Dios nos enseña que debemos
esforzarnos y continuar
1 Corintios 3: 17 Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de
Dios, el cual sois vosotros, santo es.

Hageo 2: 5 Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio
de vosotros, no temáis.

a. Dios jamás olvida sus promesas, aun desde el principio de nuestra vida cristiana, cuando dejamos la
esclavitud del pecado, del mundo (Egipto)
b. No es solo la promesa divina, sino la presencia divina. ¿Podemos decir que la presencia de Dios está
con nosotros?
c. El secreto está en la presencia del Espíritu Santo. Cuando el Espíritu está sobre una persona, dicha
persona hace cosas increíbles. Así sucedió con Sansón, con los jueces, con lo profetas que incluso
resucitaron muertos. Así hará con nosotros hermanos. ¿Tienes miedo? El Espíritu está contigo.
d. Zacarías 4: 6 6 Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que
dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.
e. Como resultado de la presencia de Dios, todo temor debe alejarse de nosotros, aunque veamos la
situación sea densa a nuestro alrededor, esta obra es del Espíritu
f. Podemos llegar a pensar que nuestra vida no está del todo bien, porque muchas veces juzgamos con
los estándares del mundo. Por ejemplo, ver a alguien con un buen carro, decimos: “como le ha
bendecido el Señor a este fulano” En ocasiones estos estándares se basan en lo que ven nuestros ojos.
Recuerde que, ante los ojos de Dios, Juan el Bautista era el más grande de los profetas, este hombre
era un greñudo, de apariencia tosca que vivía en el desierto. Si usted viera a Juan, diría, ¡cómo le ha
bendecido el Señor! Dios mide la grandeza de una manera diferente, esa grandeza está con la presencia
del Espíritu Santo

Hageo 2: 6 Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el
mar y la tierra seca; 7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y
llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.

a. No te enfoques en lo que ves ahora con tus ojos, Dios les estaba mostrando que va a zarandear a este
mundo, que lo único que va a quedar es lo eterno.
b. No te enfoques en lo temporal, sino en lo que permanece.
c. Alrededor del 19 a. C., el rey Herodes el Grande comenzó una masiva renovación y expansión del
Templo. Este fue el Templo de los relatos del Nuevo Testamento, el Templo donde fue Jesús

Hageo 2:8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos. 9 La gloria postrera de esta casa será
mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.

a. Dios pone en claro de quien es el dinero, esto es para aquellos que predican la prosperidad, no está
diciendo “ustedes tendrán dinero en abundancia”, sino que está manifestando que es Él la fuente de la
provisión económica
b. La mayor gloria de un templo se da cuando Dios está allí, la pregunta es si Dios está aquí

Conclusión:

El remedio para el desánimo es: esfuérzate y trabaja