Está en la página 1de 2

Estos son los primeros dos pasos paa poder crear un buen maquillaje:

1. Desmaquillar y limpieza de la piel: Este es un paso que se tiene que hacer tanto antes
de aplicarte nuevamente maquillaje como cuando te despertas y cuando te acostas. Es
un paso que no se tiene muy en cuenta, pero que marca la diferencia.
No caigas en el error de pensar que aunque no te maquiles tu piel no se ensucia. La mejor
forma de cuidarla es agarrando algodón con el producto que utilices normalmente y pasarlo
tres o cuatro veces por todo el cutis, asi te vas a dar cuenta como hay restos de suciedad.
Lo que se recomienda utilizar como producto de limpieza son tónicos o astringentes,
dependiendo tu tipo de piel.
Muchos de los tónicos existentes en el mercado se pueden dividir en tres tipos según su
contenido de alcohol: Los refrescantes no contienen alcohol por lo que al ser más suaves son
ideales para las pieles secas o sensibles. Los tónicos que contienen un nivel pequeño de
alcohol, recomendados para las pieles normales y mixtas y por último, los tónicos astringentes
que tienen un alto contenido en alcohol y propiedades antisépticas, normalmente aconsejados
para las pieles grasas.
- Tónicos de Aguas Termales: hidrata, refresca y no irrita, ideal para piel normal, seca y
sensible
- Tónicos Antioxidantes y Energizantes: previene envejecimiento y deja la piel sedosa,
ideal para piel seca o mixta.
- Tónicos Astringentes: lociones para controlar el exceso de sebo, ideal para pieles
mixtas y grasas.

2. Hidratar la piel: Es básico que tu piel este hidratada, por eso te recomiendo que
después de limpiar tu rostro te apliques una crema (según cada tipo de piel).
Posiblemente pienses que maquillarte te ensucia la piel y es acá donde le doy la
importancia a la crema. Aparte de hacer las funciones correspondientes de cada una,
te formara una capa protectora, la cual no dejara que tu piel se dañe con los productos
que te apliques mas tarde y también va a favorecer la absorción total del maquillaje.
Siempre, durante todos los días del año, debemos preocuparnos de mantener nuestra piel del
rostro hidratada, ya que es el requisito básico para una piel saludable. Al hidratar la piel la
mantenemos más protegida de los contaminantes ambientales y de las alergias, es decir,
ejerce mucho mejor su función de barrera protectora.
¿Influye el tipo de hidratante? Por supuesto que sí, y no es una elección al azar. “Al comprar un
hidratante, siempre hay que fijarse que tenga anotado los principios activos, que estén
testeados dermatológicamente, que vengan en un envase adecuado para que se mantenga en
buenas condiciones la crema y que sea para nuestro tipo de piel y edad”, explica la
especialista. También podemos decir que las cremas hidratantes se deben elegir en base al
tipo de piel:
- Piel seca: se debe usar crema humectante oclusiva como vaselina, aceites minerales,
dimeticona, propilenglicol, glicerina, ácido hialurónico, pantenol, cerámidas y urea.
- Piel grasa: se recomienda hidratar con geles o lociones livianas no comedogénicas.
- Piel mixta: si la zona T de tu rostro es grasa y el resto es seca, debes utilizar
hidratantes con ciertos componentes obligatorios idealmente ácido hialurónico.
En cuanto a la edad, debemos ir adaptando los hidratantes a los cambios de la piel: “Para
asegurar una mayor hidratación y una mejor absorción, los hidratantes debiesen tener mayor
tecnología como por ejemplo aquaporinas, que realiza una hidratación más efectiva y
duradera”

Intereses relacionados