Está en la página 1de 1

n 1939, el equipo de diseño de "Kelly" Johnson, en Burbank, California, propuso a las

autoridades militares la construcción de un caza a reacción, el L-133, que resultaría anulado


por la falta de una planta motriz y la indiferencia burocrática. Pero poco después, presionada
por las exigencias de guerra, las USAAF solicitaron a Johnson que produjese el nuevo
diseño XP-80 (Model L-140) en 180 días. A pesar del optimismo con que el equipo comenzó
su trabajo, nunca llegaron a sospechar que el producto de la inventiva de Kelly se convirtiese
no sólo en el caza F-80, sino también en el T-33, el entrenador a reacción más difundido de
Occidente y en el también formidable interceptador Lockheed F-94.
Adelantándose a las exigencias de las USAAF, el prototipo XP-80, pintado en verde espinaca
y bautizado Lulu-Belle, estuvo dispuesto para su primer vuelo sólo 143 días después de
comenzado el proyecto. Estaba propulsado por un turborreactor británico Halford H1 de 1360
kg de empuje, y el 8 de enero de 1944, con Milo Burcham a los mandos, se elevó por primera
vez del suelo, pero los segundo y tercer prototipos XP-80A (Model L-141), así como el YP-
80A de