Está en la página 1de 4

Plan Bicentenario

“Opinión y síntesis”

Alumno: Emilio E. Tintaya Medina

Grado: 4TO de secundaria

Salón: Julio Lloclla

Profesora: Trinidad Care

Basado en Plan Bicentenario: Resumen, del


economista Rómulo Persing Cárdenas Ruiz

1
Índice
Introducción

Eje estratégico 1: Derechos Fundamentales y dignidad de las personas

Eje estratégico 2: Oportunidades y acceso a los servicios

Eje estratégico 3: Estado y gobernabilidad

Eje estratégico 4: Economía, competitividad y empleo

Eje estratégico 5: Desarrollo regional e infraestructura

Eje estratégico 6: Recursos naturales y ambiente

2
Introducción
Primeramente, hay que saber que es el Plan Bicentenario. El Plan Bicentenario es un conjunto
de propuestas o pasos que nuestro país, Perú, debe seguir a partir del segundo gobierno de Alan
García con el fin de convertirse en un país competente y al margen de los países de primer
mundo. Con tales características como igualdad social, reducción de la pobreza, economía
sostenible, aumento del empleo, mano de obra competente, etc. Este proyecto se ha dado en
colaboración con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) a base del censo
nacional 2007. Como base para el progreso se propone (y debe) que debe haber una
recuperación de valores éticos y de la identidad cultural en todos nosotros. Así se puede lograr
una sociedad más igualitaria, con más ciudadanos responsables y comprometidos con el
progreso, en todos los ámbitos, en nuestro país.

Este plan no incluye una programación o guía de pasos año por año que debemos seguir, sino
unas metas aspiradas por los gobiernos al final del plazo de este ciclo. Por eso se dice que el
Plan Bicentenario es un plan de orientación y no de acción, se sustenta a base de predicciones
favorables o ideales con base en el ciclo económico que va desde el año 1986 al año 2009. El
enfoque pide que este plan abarque todos los sectores y ámbitos que forman al estado y su
población. Esto se va dando al mismo tiempo que el Ministerio de Economía y Finanzas
propone, como solución y posible forma de llegar a las metas del Plan Bicentenario, el
presupuesto por resultados; que, en primera instancia, ayudaría a la ayuda en el tema de gestión
presupuestal, con esto se busca la fácil articulación entre el presupuesto dado y los llevados a
cabo; y, por consiguiente, la publicación de cuentas clara y confiables a la ciudadanía en
general.