Está en la página 1de 3

En el presente ensayo analizaremos el pensamiento del filósofo Frances Michel Eyquem

de Montaigne, autor del texto conocido como Ensayos, siendo considerada la obra mas
importante y significante del pensamiento humanista francés a fines del siglo XVI. A
Montaigne le podemos cargar el titulo de creador del genero literario como Ensayo hasta los
días de hoy, tal cual nos encontramos ahora mismo desarrollando.

Los ensayos son una obra literaria bastante particular, no se parece a nada de lo trabajado
anteriormente, desde su inicio donde el autor nos plantea la siguiente idea “Así, lector, soy
yo mismo la materia de mi libro; no es razonable que emplees tu tiempo en un asunto tan
frívolo y tan vano” (Montaigne, Pág. 6) desde un inicio nos quedara claro que Montaigne
nos presentara una obra donde plasmara todos sus pensamientos autocríticos donde abordara
la construcción de si mismo y la relación con la construcción ética del ser humano abordando
el conocimiento y experiencia como puntos centrales dentro de la teoría expuesta en estos
textos.

En el pensamiento de Montaigne nos podemos encontrar como el autor manifiesta que desde
siempre la humanidad nos viene obligando a tomar posiciones en un mundo con dos partes
bueno-malo, hombre-mujer, etc. Estos elementos nos imposibilitan a ver el mundo completo
con sus luces y sombras que rodean en su totalidad la experiencia humana. Al entender o
pensar que el mundo funciona tomando alguna posición binaria se nos hace entender que
debemos tomar algún lado o bando y de esta forma el humano como se dijo anteriormente
perdemos la visión amplia de ver la totalidad del mundo y sus luces y sombras.

Relacionado con lo anterior dentro de los ensayos de Montaigne nos encontramos varios
elementos destacables, pero nos centraremos en los elementos claves de este dónde la
experiencia y el razonamiento, el conocimiento como tal según Montaigne es un elemento
clave dentro del ser humano “Ningún deseo es mas natural que el deseo de conocimiento.
Probamos todos los medios que nos pueden llevar hasta él. Cuando la razón falla,
empleamos la experiencia” (Montaigne, Pág. 1589). El conocimiento como tal se transforma
en el punto culmine del ser humano, elemento clave a la vez del humanismo francés donde
se nos habla del ser humano como un ser curioso que nunca descansa de buscar conocimiento
y siempre se encuentra en constante búsqueda de este, en definitiva, la búsqueda de la verdad
se transforma en una piedra base del desarrollo del ser humano.
“Pero la verdad es una cosa tan grande, que no debemos desdeñar intermediario alguno que
pueda conducirnos hasta ella. La razón posee una variedad tal de formas, que no sabemos
con cual quedarnos: la experiencia no posee menos” (Montaigne, Pág. 1589). A modo de
ejemplificar y siguiendo la línea abordada en el presente ensayo nos encontramos con la obra
del poeta italiano Dante Alighieri en su obra cumbre La divina comedia. Dante en su travesía
a través de los nueve círculos del infierno va acumulando experiencia y conocimiento a pesar
de las desgracias que frente a sus ojos transcurren, ve las vivencias de distintos seres humanos
pagando sus pecados después de la vida misma. El razonamiento de Dante claramente va de
la mano con las experiencias que va viviendo constantemente mientras atraviesa el infierno
mismo, una similitud dentro del pensamiento de Montaigne, pero a la vez podemos encontrar
un punto de divergencia centrado principalmente en lo que se planteo en un inicio del ensayo
donde al vivir en este mundo separado en dos bandos podemos entender que Dante plantea
la existencia del bien y mal, idea que Montaigne busca remplazar y romper en el sentido que
el ser humano es un ser cambiante y transformador, que posee una naturaleza salvaje.

Montaigne nos da a entender en el desarrollo de sus ensayos como se manifestó


anteriormente, el ser humano tiene una naturaleza salvaje donde es muy difícil lograr un
equilibrio entre lo establecido y lo que podemos encontrar en la naturaleza humana. Podemos
entender según lo que plantea Montaigne el ser humano se debe complementar con la
naturaleza misma, lograr la unidad interna entre cuerpo y espíritu con la acumulación de
experiencias, de esta manera podemos entender que el ser humano es un ser difícil de domar
o de lograr controlar tan fácilmente. “La correlación entre nuestras acciones, siempre en
perpetuo cambio, y las leyes fijas e inamovibles, es escasa. Las leyes mas deseadas son los
menos numerosos, las mas simples y generales; y creo incluso que seria mejor no tener
ninguna que tenerla en el número que nosotros las tenemos” (Montaigne, Pág. 1591).
Montaigne intenta demostrarnos o dejar en manifiesto que la naturaleza del ser humano no
es fácil de dominar y que esta dentro de nosotros mismo ser rupturistas con lo establecido
por los mismos seres humanos y para los propios seres humanos.

Con los ensayos de Montaigne podemos encontrar la visión de romper con la alineación
forzosa que nos lleva la humanidad para elegir ciertos caminos, el bien y el mal como, por
ejemplo. La libertad se transforma en otra piedra base dentro de la mentalidad de Montaigne,
esta en la naturaleza humana ser libre y mediante la experiencia y el razonamiento ser capaces
de tomar una elección propia.

Con Montaigne nos damos cuenta que para retomar la humanidad de nosotros mismos
debemos darle forma a nuestra propia vida, estamos siempre en el constante ciclo de vivir,
elemento que nunca termina y que esta en constante cambio. Debemos ser capaces de tomar
a este autor como un filósofo que nos da ideas o herramientas para retomar la vida como
seres humanos dentro de nuestra misma naturaleza, constantemente nos encontramos
recomenzando a vivir. “Es una perfección absoluta, y como divina, saber gozar lealmente
del propio ser. Perseguimos otras condiciones porque no entendemos el uso de la nuestras,
y salimos fuera de nosotros por que no sabemos que hay dentro” (Montaigne, Pág. 1668). El
vivir depende de nosotros mismos, el como actuamos y nos relacionamos con la misma
naturaleza esta en la experiencia misma, en la búsqueda de la relación entre naturaleza y
nuestro mismo espíritu. El saber reconocer los elementos primordiales de la misma naturaleza
difícilmente la encontraremos dentro de nuestro mismo ser sino todo lo contrario, lo
encontraremos mediante la experiencia y las vivencias de cada ser humano, de esta forma
comprender el bien y el mal como tal esta en la misma experiencia humana, el vivir y
recomenzar a vivir constantemente ya que mediante nuestras experiencias y razonamiento
vamos a ir encontrando nuestras mismas condiciones internas para comprender y saber de
que forma el ser humano lograra de alguna u otra forma considerar elementos binarios como
el bien y el mal.

Montaigne como se a manifestado a lo largo del presente trabajo nos da una enseñanza
constante en el sentido de que la humanidad esta en constante mutación, en constante cambio
y nosotros mismos como seres humanos nos encontramos al centro de esta conflictividad
entre lo establecido y lo que nosotros mismos nos establecemos como parámetros del vivir
como los humanos que somos, con nuestros defectos y virtudes, con nuestras experiencias y
razonamientos, pero entendiendo como elemento clave que el ser humano se complementa
con nuestro propio entorno, es decir el ser humano alcanza su punto más alto de humanidad
al momento que logramos equilibrar nuestro ser interno con la naturaleza que nos rodea, con
la sociedad que nos rodea, es decir el constante vivir lograremos desarrollar nuestras
capacidades y humanidad en su totalidad.