Está en la página 1de 27

"AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN E

IMPUNIDAD".

ANÁLISIS DE PROYECTOS Y RENTAS ECONÓMICAS

INTEGRANTES:
 ALTAMIRANO GUERE, RENZO.
 NINAMANGO AGUIRRE, ALEXIS.
 FIERRO PIZARRO, MELVIN
DOCENTE:
 CHAVEZ AVILES, LEONIDAS JESUS.
ASIGNATURA:
 FINANZAS CORPORATIVAS I

Huancayo-Perú
2019
INDICE:

CAPITULO 1

ANÁLISIS DE PROYECTOS:

1. INTRODUCCIÓN
2. METODOLOGÍA
3. COMPONENTES DEL VAN
4. DESEMBOLSO INICIAL
5. DIMENSIÓN DEL FONDO DE MANIOBRA NECESARIO
6. FLUJOS NETOS DE CAJA
6.1. ELABORACIÓN DE FLUJOS NETOS DE CAJA
6.2. EFECTOS DE LA INFLACIÓN
6.2.1. INCLUIR EL EFECTO DE LA INFLACIÓN EN EL CALCULO DE LOS
FLUJOS DE CAJA
6.2.2. NO INCLUIR EL EFECTO DE LA INFLACIÓN EN EL CALCULO DE
LOS FLUJOS DE CAJA
6.3. MITOLOGÍA: CALCULO DEL VALOR ACTUAL DE LOS FLUJOS DE CAJA
7. HORIZONTE TEMPORAL
8. MÉTODOS DE VALORACIÓN
8.1. VAN
8.2. INDICE DE RENTABILIDAD
8.3. TIR
9. ANÁLISIS DE SENSIBILIDAD
10. VIABILIDAD
CAPITULO 2

1. RENTAS ECONÓMICAS
2. EJEMPLO: MARVIN EMPRESAS
3. LECCIONES APRENDIDAS

CONCLUSIONES
CAPITULO I

ANÁLISIS DE PROYECTOS

1. INTRODUCCIÓN:

La evaluación de un proyecto es el proceso que tiene como propósito establecer la


conveniencia de ejecutar una iniciativa de inversión.
Es un proceso de generación de información que sirve de apoyo a la actividad
gerencial, ha alcanzado un posicionamiento indiscutido entre los instrumentos más
empleados en la difícil tarea de enfrentar la toma de decisiones de inversión, tanto
para crear nuevas empresas como para modificar una situación existente en una
empresa en marcha.
Cuando nos encontramos con la posibilidad de realizar una inversión, la primera
exigencia que nos planteamos es, lógicamente, que el dinero que nos vaya a retornar
sea superior al que desembolsamos.
Es decir, tenemos la necesidad de conocer la ganancia que va a generar la inversión.
La segunda exigencia: que el retorno de lo invertido suceda lo antes posible. Es decir,
necesitamos averiguar cuánto tiempo vamos a tardar en recuperar el dinero
desembolsado. Todo ello nos dará a conocer la conveniencia de realizar o no dicha
inversión. Pues bien, de eso se trata el Análisis de Proyectos de Inversión; de estudiar
los datos referentes a una inversión con el objetivo de conocer su viabilidad
económica. Análisis de Proyectos de Inversión es la herramienta económica que se
utiliza para estudiar y evaluar las inversiones, con el objetivo de obtener una serie de
resultados que nos ayuden y faciliten la toma de decisiones sobre la conveniencia
económica de ejecutar dichas inversiones.

Observemos bien lo que hemos dicho:

 Fijar el importe de la inversión; es decir, cuantificar nuestro desembolso inicial.


 Predecir los beneficios; es decir, pronosticar los gastos e ingresos que va a
generar.
 Predecir el número de años que la inversión será capaz de generar ingresos.
2. METODOLOGÍA:

Entre los años 40 nacen nuevos métodos y técnicas para seleccionar los proyectos de
inversión adecuadamente. Es en 1944 cuando el danés Erich Schneider, en su libro
“Inversión e Interés” elabora la metodología para el Análisis de las Inversiones y
establece los criterios para las decisiones financieras.

En el análisis de proyectos de inversión se trabaja siempre con dinero líquido,


considerando el flujo de dinero que entra (cobros) y el flujo de dinero que sale (pagos);
es lo que se denomina “Flujos netos de caja” (en el Análisis de Proyectos de Inversión
se trabajará con los Flujos de Caja Libre).

1. El importe de la inversión; que lo llamaremos desembolso inicial

2. Los beneficios; hemos dicho en dinero líquido; es decir, los flujos netos de
caja.

3. El número de años que durarán estos flujos: el horizonte temporal

El VAN mide la ganancia que genera un proyecto de inversión. Es el valor de los


desembolsos y de los flujos netos de caja, actualizados al momento inicial, mediante
la aplicación de una tasa de descuento.

Lógicamente, sólo conviene realizar aquellas inversiones cuyo VAN (cuya ganancia) sea
positivo, es decir, las que supongan un incremento de riqueza.

para descubrir la conveniencia o no de ejecutar una inversión debemos conocer:

 Su ganancia y
 el tiempo para recuperar lo invertido

El cálculo de la ganancia nos lleva a actualizar los flujos netos de caja para descontarle
después el Desembolso inicial. Con esto, lo que hemos calculado es el Valor Actual
Neto del proyecto de inversión; el VAN; la ganancia.

3. COMPONENTES DEL VAN

Hemos visto que el VAN es la diferencia entre el valor actualizado de los flujos netos de
caja generados por una inversión dentro de un horizonte temporal y el desembolso
inicial necesario para realizar dicha inversión.

Llamándole
 A………………………………. al desembolso inicial
 Q1, Q2,...,Qn………………a los flujos de caja (cobros - pagos)
 K…………………………………a la tasa de descuento que actualiza los flujos de caja
 N…………………………………al número de años

obtenemos la expresión de su fórmula:

Analicemos cada uno de estos componentes:


 Desembolso inicial
 Flujos netos de caja
 Horizonte temporal

4. DESEMBOLSO INICIAL

Es el capital que se tendrá que desembolsar al inicio del proyecto para llevar a cabo la
inversión prevista. Será el único dato real con el que vamos a trabajar, ya que damos por
supuesto que el inversor tiene claro de qué cantidad de recursos dispone (propios y
ajenos) y cuánto dedicará a la inversión.

Sin embargo, tal vez, uno de los 2 elementos que componen el desembolso inicial vamos
a tener que estimarlo. Por una parte, tenemos el montante mayor, el que se refiere a la
adquisición de los elementos del llamado activo fijo (activo no corriente) que constituirá
el soporte de la inversión principal: terrenos, edificios, maquinaria, instalaciones, etc.

Incluimos aquí también los denominados gastos activados. Son aquellos gastos
necesarios para que los activos adquiridos puedan llegar realmente a funcionar y no se
mantienen en los momentos posteriores de vida de la inversión (cursos de formación de
los trabajadores, campañas de publicidad de lanzamiento de los productos, etc.).

Pero por otra parte tendremos que disponer de un fondo que debemos destinar para
poner en marcha el proceso productivo de la inversión.

Una vez que tengamos todo a punto (maquinaria e instalaciones necesarias para
producir) tendremos que comprar la materia prima. Por lo tanto, sea al contado o a
crédito, nos estamos comprometiendo a pagar una cantidad a una fecha determinada.
Además, esta materia prima deberá ser procesada para convertirla en un producto
terminado, lo que provocará consumo de electricidad, combustibles, mano de obra, etc.

Por último, tendremos que vender los productos obtenidos y esperar a que los clientes
nos paguen el importe de las ventas realizadas.

Todo esto forma lo que se conoce como el Ciclo de explotación de la empresa. Está claro
que este ciclo durará algunos días (Período Medio de Maduración) y durante todo ese
tiempo, tendremos necesidades de tesorería debido a los pagos comprometidos
(proveedores, acreedores por suministros, empleados, etc.), ya que aún no hemos
cobrado nada de los clientes.

Es decir, no basta con adquirir los elementos esenciales de la inversión (activo fijo).
Debemos contar también con un fondo que nos garantice atender todos los pagos que
nos van a reclamar durante el ciclo de explotación hasta que obtengamos el cobro de
las primeras ventas, ya que de lo contrario corremos el riesgo de que se paralice el
proceso productivo.

Pues bien, ese fondo se denomina Fondo de Maniobra Necesario. Por lo tanto, el
Desembolso inicial estará compuesto por:

 Todos los activos fijos que forman el soporte de la inversión principal


(edificio, maquinaria, instalaciones, etc.).
 El Fondo de Maniobra Necesario para afrontar con solvencia los pagos que
se prevén en el Ciclo de explotación.

5. DIMENSIÓN DEL FONDO DE MANIOBRA NECESARIO

¿Qué dimensión debe tener ese fondo de maniobra teórico o necesario para arrancar y
asegurar la continuidad del Ciclo de explotación? ¿Cómo se calcula?

Hemos dicho que para arrancar el proceso productivo tendremos que reservar dinero
suficiente para hacer frente a todos los desembolsos que tengamos que realizar durante
esos días que transcurran entre nuestros primeros gastos y el cobro efectivo de nuestras
primeras ventas. Una vez que hayamos conseguido determinar el número de esos días,
Período Medio de Maduración Económico (PMME), solo hace falta saber cuánto hemos
de invertir cada uno de esos días en materias primas (MP), en mano de obra (MO) y en
gastos generales (GG). Sumando estos tres conceptos obtendremos el denominado
"gasto medio diario" (GMD) de la empresa:

GMD = MP + MO + GG

Durante los primeros días necesitaremos hacer frente a todos estos gastos sin recibir a
cambio ningún cobro. Si tardamos PMME días en empezar a cobrar dinero, y en cada
uno de ellos gastamos GMD, a lo largo de este período la necesidad de financiación será
de GMD x PMME, lo que se conoce como Activo Corriente Necesario (ACN):

ACN = GMD x PMME

Sin embargo, existe la posibilidad de que nuestros proveedores nos concedan un plazo
para pagar (materia prima, mano de obra y gastos generales). En tal caso, el período de
maduración se reducirá y, por consiguiente, necesitaríamos menos fondos.
El importe en que se reducen estos fondos se calcula multiplicando el saldo medio diario
de proveedores, que lo normal es que coincida con las compras diarias (GMD), por el
número de días que nos conceden para pagar (PMp, período medio de pago).

Por lo tanto, el importe del FMN será:

Fondo Maniobra Necesario


FMN = GMD x PMME - GMD x PMp

(para ver el detalle de este desarrollo, consultar el artículo "Fondo de Maniobra


Necesario")

MP: Consumo anual de materia prima


MO: Gastos anual de mano de obra
GG: Consumo anual en gastos generales
PMa: Período medio de aprovisionamiento
PMf: Período medio de fabricación
PMv: Período medio de almacenaje
PMc: Período medio de cobro
PMp: Período medio de pago

6. FLUJOS NETOS DE CAJA:

Efectivamente, en todo proyecto de inversión, existe una secuencia temporal de entrada


y salida de fondos (flujos de caja) que se generan durante todo el horizonte temporal.
La diferencia entre estos flujos de cobros y de pagos es lo que se denomina “Flujos netos
de caja” y es una estimación que debemos realizar de cada uno de los años de duración
del proyecto.

 Los flujos netos de caja o cash flows se obtienen como diferencia entre los flujos
de entrada y los de salida

En el cálculo de los flujos netos de caja no se tendrán en cuenta los gastos financieros
que originan los capitales invertidos en el proyecto. Es decir, no se considerarán los
pagos producidos por la financiación, ya que su efecto estará incluido en el cálculo de la
tasa de descuento (k) aplicable a la actualización de estos flujos de caja.

Estamos hablando, quizás, de la parte más importante del análisis, ya que se trata de
realizar las proyecciones de los cobros y pagos futuros, que al relacionarlos, dan como
resultado los Flujos Netos de Caja que son los valores que, una vez actualizados, al
compararlos con el Desembolso inicial, permiten medir la rentabilidad del proyecto.

Son la base para poder analizar la viabilidad de los proyectos de inversión. Pero antes
de seguir hablando de los flujos netos de caja y explicar el procedimiento para su cálculo,
corresponde realizar las siguientes puntualizaciones:
 Los únicos cobros y pagos que se deben considerar son los que se deriven
directamente del proyecto.

 Los flujos netos de caja son la diferencia entre los cobros y los pagos; no
entre los ingresos y los gastos. Ya habíamos apuntado anteriormente que
los análisis de proyectos de inversiones se basan en la corriente de flujos
monetarios; es decir, trabajaremos siempre con cobros y pagos; no con
ingresos y gastos.

 Como consecuencia de lo anterior, los gastos no desembolsables, como las


amortizaciones, no deben tenerse en cuenta para la elaboración del flujo
de caja del proyecto, ya que no constituyen movimientos de caja.

 Dentro de los pagos no se tendrán en cuenta los gastos financieros que


originan los capitales invertidos en el proyecto. Es decir, no se considerarán
los pagos producidos por la financiación, ya que su efecto estará incluido
en el cálculo de la tasa de descuento (k) aplicable a la actualización de estos
flujos de caja.

 En el año siguiente de finalizar el horizonte temporal existirá un último flujo


de caja equivalente al valor residual de los elementos de las inversiones
utilizadas.

 El IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), si es recuperable, no debe


tenerse en cuenta en los cálculos de los flujos de caja anuales, ya que su
resultado final no genera cobros, ni pagos. Lo único que se produce es una
intermediación (1).

 La inflación esperada debe quedar reflejada en los pronósticos anuales de


los flujos netos de caja (la inflación incide tanto en los flujos de caja como
en la tasa de descuento)

6.1 ELABORACIÓN DE LOS FLUJOS NETOS DE CAJA

Consiste en realizar unas proyecciones financieras de los futuros cobros y


pagos que va a generar el proyecto de inversión. La dificultad de estas
estimaciones es que se trata de predecir eventos futuros, lo cual a menudo es
imposible hacer con cierta precisión. Para que estas previsiones sean
congruentes y se acerquen lo máximo posible a la realidad, tendremos que
realizar, previamente, un estudio de mercado referente a los productos o
servicios que va a ofrecer el proyecto analizado.

Esto nos ayudará a identificar la demanda del producto o servicio, así como
aspectos relacionados con éste, como precio, tarifa, oferta o comercialización.
Por lo tanto, recopilaremos toda la información de carácter económico que
repercuta en la composición de estos flujos. Para ello, es aconsejable reunir
los antecedentes de empresas con negocio similar para confeccionar la
evolución de los ingresos y de los gastos operativos:

 Entre los antecedentes de los ingresos (que nos facilitará los cobros):
un estudio de los posibles consumidores, de la demanda existente y
previsional, precios, periodicidad, etc. Analizaremos todos los valores
de los que dependen las ventas del negocio, como número de clientes,
volumen medio de ventas, precios, etc. Una vez tengamos estos datos
tendremos que estimar el comportamiento de las ventas para los
próximos años, fijando sus incrementos y tendencias.

 Referente a los gastos (de los que obtendremos los pagos): precios de
la materia prima, condiciones de pago, gastos mínimos requeridos
para la publicidad, gastos de distribución de los productos, etc. Se trata
de relacionar todos los gastos operativos del negocio (compras de
materia prima, gastos de mantenimiento, gastos de personal, etc.),
según las ventas estimadas anteriormente.

 Con la unión de las proyecciones anteriores obtendremos, por


diferencia, las correspondientes a los flujos netos de caja.

Una vez tengamos los datos básicos actuales, del año cero (inicio de la
inversión), debemos crear las proyecciones estimando el incremento anual
que se va a producir en los ingresos y en los gastos en los próximos años.

Debemos marcarnos unas pautas sobre el comportamiento que van a tener


los cobros y los pagos en los años que se extienden el horizonte temporal del
proyecto. Lo más recomendable es mostrar una postura conservadora con
previsiones prudentes: reconocer baja producción durante los primeros años,
incrementándose la capacidad en los siguientes hasta alcanzar mayores
niveles sin acércanos al 100%).

Debido a que los cálculos de estos cobros y pagos se basan en estimaciones,


será necesario tomar con prudencia estas previsiones. Para reconocer, de
alguna manera, este componente de riesgo, se suele utilizar la técnica de los
escenarios.

Se trata de analizar las distintas concreciones que pudieran tomar a lo largo


de la vida del proyecto de inversión una serie de variables, manteniéndose el
resto constantes.

Así, partiendo de un escenario base, al que podríamos considerar como el más


probable, podríamos construir dos escenarios más: uno “optimista”, donde
reconocemos más capacidad de captación de clientes en los primeros años
y/o mayores incrementos de ingresos anuales en los posteriores; y otro
“pesimista”, en el que se contempla menos incrementos en los inicios y
menores porcentajes de aumentos de ventas en el resto.

El método aquí descrito para calcular los flujos netos de caja es el denominado
Método directo. Existe otro método basado en la Cuenta de Pérdidas y
Ganancias que desarrollamos en el artículo "Cálculo de los Flujos Netos de
Caja: Método indirecto".

6.2 Efecto de la inflación

Es uno de los temas que crea más confusión en los análisis de proyectos. Muchos
autores piensan que no se debe considerar su efecto, ya que el crecimiento de los
ingresos y los gastos se compensan. Es decir, que cuando la inflación afecta por
igual a los cobros y a los pagos, su impacto se neutraliza.

Sin embargo, existen motivos que aconsejan tener en cuenta la inflación:

 No todos los ingresos crecen a la misma tasa de inflación que todos


los gastos.

 La mayoría de las veces, la tasa de descuento que se utiliza en el


método de valoración incorpora la inflación y ello obliga a que los
flujos de caja también la considere.

Por otra parte, lo que sí está claro es que, debido a la inflación, los cobros de
los años futuros se medirán en dinero que tienen menos valor que el dinero
invertido en el proyecto al día de hoy, en el año cero, y si no consideramos el
efecto de la inflación, los resultados del análisis de viabilidad serán mejores que
los reales.

Así que, ante la posibilidad de considerar o no los efectos de la inflación en el


cálculo de los flujos de caja de las proyecciones financieras, caben dos
alternativas:

6.2.1 Incluir el efecto de la inflación en el cálculo de los flujos de caja:

Esto implica tener que pronosticar una tasa de inflación (suele recurrirse a
la actual) para aplicarla a los precios de partida (año cero) y calcular así los
precios corrientes de cada año con los que obtendremos los distintos flujos
de caja (cobros y pagos), en este caso, en términos.

Evidentemente, este enfoque obliga a utilizar una tasa de descuento


mayor, denominada tasa de descuento nominal, que contemple el efecto
de la inflación (por este motivo, se le conoce también como tasa de
descuento ajustada según inflación).
6.2.2 No incluir el efecto de la inflación en el cálculo de los flujos de caja:

En este caso, no se contempla variaciones en los precios, sino que estos se


mantienen constantes e iguales al precio del año cero, durante todo el
horizonte temporal de las proyecciones financieras. De esta forma,
obtendremos los flujos de caja en términos constantes (valores reales), ya
que no incluyen el efecto de la inflación.

Esta opción obliga a utilizar una tasa de descuento que no tome en cuenta
la inflación, que denominaremos tasa de descuento real.

Cualquier alternativa es válida. Lo importante es ser coherente en el


tratamiento de la inflación:

 Si los flujos de caja se pronostican en términos nominales, se


descontarán a una tasa de descuento nominal.

 Si los flujos de caja se pronostican en términos reales, se


descontarán a una tasa de descuento real.
La tasa de descuento real es la tasa de descuento si no hay inflación
y está compuesta por: rendimiento mínimo exigido + prima de
riesgo.

La tasa de descuento nominal es la tasa de descuento una vez considerada


la disminución del poder adquisitivo como resultado de la inflación
esperada y está compuesta por:

rendimiento mínimo exigido + prima de riesgo + tasa de inflación

y sería la tasa de descuento ajustada por inflación. Para obtener esta tasa
debemos proceder de la siguiente forma:

T. descuento ajustada = (1 + Tasa real) x (1 + Inflación esperada) - 1

kn = (1 +kr) x (1 + g) - 1

 kn: tasa de descuento ajustada (nominal; con efecto de la


inflación)
 kr: tasa de descuento real (sin efecto de la inflación)

6.3 Metodología: cálculo del valor actual de los flujos de caja


Se detalla a continuación la metodología a seguir para elaborar con coherencia los
flujos de caja anuales:

a) . El primer flujo que debemos anotar es, sin duda, el Desembolso inicial,
que consta de la inversión principal (maquinaria, naves, etc.), los gastos
para su puesta en funcionamiento (transporte, instalación, etc.), los
gastos activados (cursos, publicidad de lanzamiento, etc.) y el Fondo de
maniobra necesario para el arranque del proceso productivo.
Se trata de una salida de fondos y, por lo tanto, lo anotaremos con signo
negativo.

b) Estimamos ahora los cobros y pagos del primer año:


 Cobros 1er. año: c1
 Pagos 1er. año: p1

c) Fijamos los incrementos que consideramos se van a registrar en los


cobros y en los pagos en los siguientes años (generalmente se realiza
mediante la aplicación de porcentajes del nivel de demanda que se
espera atender que repercutirá en el volumen de producción, con la
limitación de la capacidad productiva. Los pagos de gastos variables
sufrirán el mismo comportamiento. Los relativos a gastos fijos quedarán
inalterados):
 Cobros anuales: c1, c2, ..., cn
 Pagos anuales: p1, p2, ..., pn

Dónde: Cn+1 = Cn x (1 + h) y pn+1 = pn x (1 + h)


siendo h el coeficiente de incremento

d) Aplicamos a cada uno de los datos anteriores el efecto de la inflación:


 Cobros con inflación = zn = cn x (1+g)
 Pagos con inflación = tn = pn x (1+g)

Previamente habremos elaborado una previsión acerca de la evolución


futura de la tasa de inflación a lo largo de la vida del proyecto,
apoyándonos en las estimaciones publicadas por analistas y los datos
actuales Inei.

e) Por diferencia obtenemos los flujos netos de caja de cada año:

Q1 =z1 - t1, Q2 = z2 - t2, ..., Qn = zn - tn

f) Calculamos el valor actual de cada uno de los flujos netos de caja


obtenidos anteriormente, incluido el Valor residual, para poder
compararlos con el Desembolso inicial (que no necesita actualizar, ya que
se encuentra a valor actual).
Todos los flujos de caja futuros deben ser actualizados al mismo momento
del tiempo en el que se realiza la inversión para que sean homogéneos.

g) Para efectuar la operación de actualización debemos determinar


previamente la tasa de descuento k adecuada a utilizar en el proyecto de
inversión.

La Tasa de actualización o de descuento es la rentabilidad mínima que


deberíamos exigir al proyecto. Es el interés mediante el cual se cubrirían
los costes de producción e inversión y se alcanzaría beneficios.

Su cálculo y su determinación puede consultarse en el artículo


"Determinación de la tasa de descuento".

Como hemos calculado los flujos netos de caja en términos nominales


(considerando el efecto de la inflación), debemos utilizar la tasa de
descuento nominal (kn). Si la tasa de descuento que hemos determinado
no incorpora el efecto de la inflación, debemos calcular y usar la tasa de
descuento ajustada kn:

kn = (1 +kr) x (1 + g) - 1

h) Calculamos el Valor Residual (VR) de la inversión inicial que figurará en el


último año o siguiente del horizonte temporal contemplado. Es el último
flujo de caja que, por supuesto, tendremos también que actualizar.

Consiste en estimar el valor por el que se prevé se podrá vender los


activos adquiridos para el proyecto e incorporarlo como la última entrada
de fondos.

Algunos analistas consideran que este valor compensaría, de alguna


manera, los flujos que pudieran producirse más allá del horizonte
temporal y que no se están considerando en el análisis.

Suele ser una entrada de fondo (signo positivo) que se obtiene al final del
horizonte temporal por la venta de los elementos utilizados en el
proyecto.

Si, por el contrario, tuviésemos que pagar por deshacernos de estos


elementos (costes de demolición, desmantelamiento, retiro, transporte,
etc.) sería una salida de dinero (signo negativo).

7. HORIZONTE TEMPORAL
El Horizonte temporal es el período de tiempo que transcurre desde que
comienza el proyecto hasta que finaliza la generación de fondos. Es, por lo tanto,
otra estimación que debemos realizar sobre la vida que tendrá el proyecto que
deberá estar basado en el tiempo durante el cual consideremos se registrarán
cobros y pagos. Muchas veces, en algunos análisis, consideran el horizonte
temporal al período de tiempo en que se decide evaluar un proyecto,
independiente de su vida útil. Si es así, si el horizonte temporal considerado es
inferior a la vida útil, tendremos que suponer que al final de este período el
activo utilizado tendrá un valor. Éste es el denominado valor residual que debería
ser el valor razonable de mercado, asumiendo que podemos venderlo a ese
precio, produciéndose la última entrada de fondos (o salida de fondos si para
deshacernos del activo tuviésemos que incurrir en gastos de demolición,
desmantelamiento, retiro, transporte, etc.).

Debido a la dificultad de prever la vida exacta del proyecto, no existe una forma
específica para su determinación. Sin embargo, podemos recurrir a los siguientes
factores para establecer una estimación razonable:

 Vida física: número de años en que los activos básicos del proyecto
operan normalmente sin pérdida de rendimiento (suele tomarse el
período de amortización contable).

 Vida comercial: números de años que estimamos será demandado el bien


o servicio que ofrecemos.

 Vida tecnológica: período de tiempo que transcurre hasta que los activos
utilizados en el proceso productivo dejan de ser competitivos; es decir,
cuándo pensamos que la aparición de nuevas técnicas, procesos y
equipos pueden hacer obsoletos nuestros activos.

Por prudencia y por lógica, dentro del marco moderado en el que hemos
decidido movernos, elegiremos como horizonte temporal la menor de las tres
vidas calculadas. A título indicativo, se suele tomar como horizonte temporal del
proyecto de inversión un período fijo en función de la naturaleza del proyecto:

 Para proyectos industriales: 10 años


 Para proyectos comerciales: 5 años

Sin embargo, debe ser el propio analista el que decida el criterio para establecer
un horizonte temporal razonable que permita un estudio suficiente y coherente.

8. MÉTODOS DE VALORACIÓN (Herramientas para comprobar la viabilidad


económica)

Para argumentar las decisiones de inversión existen modelos matemáticos que


sirven para valorar, comparar y seleccionar los proyectos de inversión. Casi todos
utilizan la rentabilidad como magnitud para medir la bondad de la inversión,
sirviendo también como parámetro para ordenar una lista de alternativas de
inversión.

8.1 Valor Actual Neto (VAN)


Poco queda por decir del VAN. Ya hemos mencionado que el VAN nos da
la ganancia que genera el proyecto de inversión y que, por lo tanto,
convendrá realizar aquellas inversiones cuyo VAN sea positivo.

El VAN es la ganancia que genera un proyecto de inversión una vez


actualizadas todas las entradas y salidas de fondos. Es la suma actualizada
de todos los rendimientos esperados de un proyecto de inversión. para
su cálculo, podríamos definirlo como:

la diferencia entre el valor actualizado de los flujos netos de caja


generados por una inversión y el desembolso necesario para realizar
dicha inversión. Efectivamente, una vez que hemos obtenido los flujos
netos de caja de cada año, Qn, procedemos a calcular sus valores actuales
dividiendo cada flujo por el coeficiente de actualización (1 + k) n.

A la suma de todos estos flujos actualizados le restamos el importe de


nuestra inversión (A), es decir, el Desembolso inicial y obtenemos la
ganancia del proyecto, el VAN:

Donde
 A……………………………… es el desembolso inicial
 Q1, Q2, ..., Qn ……………los flujos de caja (cobros - pagos)
 n ……………………………… el número de años y k la tasa de descuento.

El VAN con flujos de caja a precios constantes es exactamente igual al


VAN con flujos de caja a precios corrientes
Lo importante es la consistencia entre los valores utilizados en los flujos
de caja y la tasa de descuento aplicada.
El valor del VAN nos dará la información suficiente para conocer la
efectuabilidad del proyecto de inversión:

 Un VAN positivo (VAN > 0) no sólo nos indica que se obtienen


ganancias por encima de la rentabilidad exigida, sino cuál es el
importe exacto de dichas ganancias. El proyecto es rentable;
puede ser aceptado.

 Un VAN negativo (VAN < 0) nos indica que el proyecto no es


rentable, ya que produce pérdidas y, por lo tanto, debe ser
rechazado.

 Un VAN = 0 nos dice que la inversión no produciría ni ganancias ni


pérdidas. Es indiferente aceptar o no el proyecto de inversión.
Por lo tanto, siempre convendrá llevar a cabo aquellas
inversiones cuyo Valor Actual Neto (VAN) sea positivo. Esto nos
indicará que la inversión en el proyecto es capaz de devolver el
capital, retribuirlo y generar reservas.

a) Varias alternativas de inversión:


Cuando existan varias inversiones sustitutivas, compararemos los
distintos VAN de cada una de ellas y decidiremos aquellas que
presente un VAN mayor positivo.

En estos análisis comparativos de inversiones cabe señalar cierta


falta de eficacia del valor del VAN cuando varios de los proyectos a
analizar tienen diferentes desembolsos iniciales y/o diferentes
horizontes temporales. Debemos tener en cuenta que el VAN nos da
una ganancia absoluta (en unidades monetarias), sin considerar la
cantidad total de recursos utilizados ni en cuanto tiempo se han
generado. Podríamos encontrarnos con dos inversiones que generan
la misma ganancia; es decir, el mismo VAN ¿cuál seleccionaríamos?
Evidentemente, aquella que tuviera menor desembolso inicial o
menor horizonte temporal. Para resolver el primer caso (mismo VAN
y diferentes desembolsos iniciales) se dispone de un método
complementario denominado Índice de Rentabilidad (IR).
8.2 Índice de Rentabilidad (IR)
El índice de rentabilidad compara el Valor Actual de los flujos netos de caja
(VA) de una inversión con el Desembolso inicial (A).

Con este índice se pretende aumentar la información que nos suministra el


VAN, ya que al relacionarlo con el Desembolso inicial nos ayuda a seleccionar
mejor entre proyectos con VAN positivo (un proyecto con VAN positivo será
viable, pero será mejor cuanto menor sea la cantidad invertida).
a) Condición de efectuabilidad:
Aquellas inversiones que tengan un IR superior a la unida (lo contrario
significaría que los cobros actualizados son inferiores a los pagos
actualizados)
Entre varias inversiones, serán preferibles aquellas con un índice de
rentabilidad mayor.
8.3 Tasa Interna de Retorno o Rentabilidad (TIR)
Mientras que el VAN mide la rentabilidad en términos absolutos, la TIR la
mide en términos relativos (en porcentajes). La TIR mide la rentabilidad de
los cobros y los pagos actualizados, en términos relativos.
Efectivamente, la TIR es una tasa anual que mide los rendimientos
generados por una inversión en un período de tiempo determinado y nos
indica el tipo de interés máximo que podríamos aceptar de un préstamo para
financiar dicha inversión sin ganar ni perder dinero, ya que el préstamo lo
pagaríamos con los cobros de la inversión.
La TIR sería el máximo tipo de interés que un proyecto podría soportar y
seguir siendo viable.
Hemos visto que para calcular el VAN utilizamos la tasa de descuento k (para
actualizar los flujos de caja). Sin embargo, en la TIR, la k (tasa de descuento)
es la incógnita que tenemos que despejar de la ecuación que iguala el VAN

a cero:

Pues bien, una vez obtenido el valor de la TIR, su comparación con la tasa de
descuento (k) nos indicará la conveniencia o no de llevar a cabo la inversión:
 TIR > k, el proyecto es viable. Es aceptable.
 TIR = k, es indiferente realizar o no el proyecto.
 TIR < k, el proyecto debe ser rechazado.
Es decir, para que el proyecto sea considerado viable, la TIR deberá ser
superior a la tasa de descuento (k); es lo que se conoce como:
a) Condición de efectuabilidad:
TIR > k
Esto significa que su rentabilidad neta es positiva. Y ¿qué es la
rentabilidad neta?
Digamos que el valor que nos da la TIR es una rentabilidad bruta, ya que
incluye la retribución a los recursos financieros del capital invertido (es
decir, incluye la tasa de descuento k). Si a esta rentabilidad bruta (TIRbruta)
le descontamos la tasa de descuento k, obtendremos la rentabilidad neta
(TIRneta):

TIRneta = TIRbruta - k
Concluimos entonces que será aceptable la ejecución de un proyecto de
inversión siempre que su rentabilidad neta sea positiva:
TIRneta > 0 lo que implica que TIRbruta > Tasa descuento k
que nos dice que a tasa de rentabilidad de la inversión supera el coste de
su financiación
De aquí se deduce la condición de efectuabilidad:
Aquellas inversiones que tengan una TIR superior a la rentabilidad que se
exige a la inversión
TIR > k
Por lo tanto, se aceptarán aquellos proyectos cuya TIR sea superior a la
tasa de descuento (TIR > k) y se rechazarán en caso contrario (TIR < k),
plasmándose así la dimensión del coste de capital como coste de
oportunidad, en el sentido de que si hubiera proyectos alternativos cuya
rentabilidad (TIR) fuera mayor que el coste de capital (k), no llevaríamos
a cabo el proyecto analizado, ya que este coste sería el verdadero coste
de capital.
b) Varias alternativas de inversión
La TIR, además de proporcionarnos una medida para la valoración de
inversiones, nos ayuda a la ordenación de varias alternativas de inversión,
dándole prioridad, por supuesto, a aquellas cuya rentabilidad neta sea
mayor.
Por lo tanto, no es correcto afirmar que cuando existan varias alternativas
de inversión se dará prioridad a aquellas cuya TIR sea mayor. Habrá que
especificar "aquellas cuya TIR neta sea mayor" (es decir, descontada la
tasa de descuento).
Otra afirmación correcta sería:
Un proyecto de inversión tiene una TIR del 4%. No por ser la TIR positiva
significa que el proyecto sea viable. Si el coste de financiar dicho proyecto
(tasa de descuento) fuese del 5%, indudablemente, no acometeríamos la
inversión (nos cuesta más la ejecución del proyecto que la ganancia que
vamos a obtener).
Cuando existan varias alternativas de inversión “efectuables”,
se dará prioridad a aquellas cuya tasa de retorno sea mayor, entendiendo
por "efectuables" aquellas cuyo valor de la TIR es superior al coste de
capital utilizado (k)
Relación entre los valores del VAN y de la TIR
Se demuestra que cuando:
 VAN > 0, también la TIR > k
 VAN = 0, también la TIR = k
 VAN < 0, también la TIR < k

De esta relación se deduce que los criterios del VAN y de la TIR conducen
a la misma decisión en cuanto a la aceptación o rechazo de un proyecto
de inversión.

8.4 Plazo de Recuperación (PR) o Pay Back


Como su propio nombre indica, el plazo de recuperación mide el plazo de
tiempo necesario para que, a través de los flujos de caja, se recupere el
importe invertido.
Dicho de otra forma: el periodo de tiempo que debe transcurrir para que el
valor de los flujos netos de Caja acumulados, igualen al Desembolso inicial.
Su cálculo es muy simple: se suma los flujos netos de caja de cada año hasta
que su acumulado alcance al Desembolso inicial (al importe de la inversión
realizada)
Evidentemente, cuanto menor sea este período de recuperación, más
aceptable será el proyecto de inversión.
Sin embargo, debemos decir que el dato que obtenemos con este
procedimiento no es del todo fiable. Hemos dicho desde el principio la
necesidad de considerar en todo el análisis el valor temporal del dinero. Por
eso, para estimar mejor el tiempo que tardamos en recuperar el dinero
invertido, deberíamos recurrir a los flujos de caja actualizados para realizar
el cálculo anterior. Estaríamos hablando entonces del Plazo de recuperación
actualizado, (también denominado PR descontado o PR dinámico) o Pay
Back dinámico.
Periodo de tiempo que necesita una inversión para que los valores
actualizados de todos los flujos netos de caja igualen al capital invertido. El
procedimiento sería el mismo, pero en este caso tomando los flujos netos
de caja actualizados.
a) Condición de Efectuabilidad:
Una inversión será efectuable si consigue recuperar el desembolso antes
de finalizar su horizonte temporal.

9. Análisis de sensibilidad
Desde el principio de este monográfico hasta estas líneas hemos comprobado la
cantidad de datos (variables) que hemos tenido que estimar: flujos futuros, valor
residual, tasa de descuento, evolución de la inflación, evolución de la producción, etc.
Todos ellos han conformado un único escenario y, por lo tanto, los resultados
obtenidos obedecerán solamente a esas circunstancias particulares que hemos
construido. Sin embargo, somos conscientes de que estos datos podrían adoptar
otros valores y que, además, los posibles cambios del entorno podrán variar nuestras
estimaciones de tal manera que será casi imposible conseguir predecirlos con
exactitud (cambios en los precios, en la demanda, en los salarios, etc.).
Cualquier análisis que realicemos, por muy detallado y estudiado que nos
empeñemos en elaborarlo, contendrá elementos de incertidumbre asociados a las
alternativas que se analizan, ya que se tratan de cifras económicas proyectadas al
futuro, siendo bastante difícil la toma de decisiones basadas, precisamente, en datos
con cierta falta de certeza.
Pues bien, la única finalidad que tiene el análisis de sensibilidad es contemplar estos
posibles cambios que se pueden registrar en las variables estimadas, intentando
aumentar y mejorar la calidad de la información obtenida en el análisis efectuado.
Nos centraremos en aquellas variables que consideremos afecten más al resultado
económico del proyecto y estudiaremos su repercusión haciéndoles adoptar distintos
valores, dentro de un rango predeterminado, manteniendo fijas las restantes.
También debemos realizar este ejercicio sobre los parámetros más inciertos y
analizar el efecto de sus variaciones sobre el VAN y la TIR.
Este estudio con distintas variables nos mostrará diferentes escenarios del proyecto
de inversión, que podríamos catalogar como:

 Escenario Base: Es el que consideramos más probable y, por lo tanto, el que


debe estar basado en los datos más trabajados y con mayor información
posible.

 Escenario Optimista: Presentaremos un horizonte con menos riesgos y


mejores previsiones de los flujos netos que los contemplados en el escenario
base (buen arranque de las ventas en los primeros años, mantenimiento de
una demanda óptima que permita un buen ritmo de producción, etc.).

 Escenario Pesimista: Se trata de adoptar valores que empeoren las del


escenario base (más incidencias de los posibles riesgos, débil evolución de
los flujos netos de caja en los primeros años, etc.).

10. VIABILIDAD
Las razones para llevar a cabo el estudio de viabilidad de un proyecto, Además del
enfoque de sentido común que el estudio de viabilidad de un proyecto aporta a la
planificación del mismo, existen muchas otras razones que impulsan a las empresas
a comprometerse con su elaboración. La realización de un estudio de este tipo es
una buena práctica empresarial y su aplicación puede observarse en todos los
negocios de éxito. Las organizaciones que menores cotas de fracaso de proyecto
presentan tienen en común el haber dedicado el tiempo y los recursos necesarios a
examinar a fondo todas las cuestiones y evaluar su probabilidad de éxito antes de
iniciar el siguiente proyecto. Además de minimizar el riesgo, el estudio de
viabilidad les ayuda a:
 Centrarse en el proyecto en sí y obtener una perspectiva más completa de
las distintas alternativas.
 Descubrir nuevas alternativas de negocio o formas de optimizar resultados.
 Identificar oportunidades de innovar, a través del proceso de investigación.
 Detectar los signos que advierten de que es mejor no continuar y las
razones que justifican esta cautela.
 Aumentar la probabilidad de éxito al descubrir los distintos factores que,
desde el principio, podría afectar al proyecto y perjudicar a sus resultados.
 Contar con información de calidad para llevar a cabo una toma de
decisiones basada en datos objetivos y fiables.
 Disponer de documentación completa, fruto de la investigación a fondo
que la empresa ha llevado a cabo en diferentes áreas.
 Asegurar la financiación de las instituciones de crédito y otras fuentes
monetarias.
 También contribuye a atraer inversión de capital, uno de los beneficios más
aplaudidos del estudio de viabilidad de un proyecto.
CAPITULO II
RENTAS ECONÓMICAS
1. RENTAS ECONÓMICAS
Las utilidades más elevadas que el costo de capital se conocen como rentas
económicas. Se obtienen cuando la industria no está en equilibrio o cuando la
empresa posee algo más valioso que los competidores.
a) Michael Porter identifica cinco aspectos de la estructura industrial que
determinan que industrias son capaces de proporcionar rentas
económicas duraderas.

 Amenaza de entrada de nuevos competidores.


Cualquier sector en el mercado tiene que respetar reglas según el
producto o servicio que desea comercializar. El nivel de exigencia de
estas restricciones limita o facilita la entrada de nuevos
competidores en el mercado. Un sector muy competitivo tiene una
consecuencia directa sobre el precio del producto/servicio,
entonces, puede generar una reducción del margen para la empresa.
Una de las principales barreras en la entrada de una nueva empresa
en el mercado es la necesidad de capital. Estas amenazas hacen
variar la tendencia de competitividad (monopolio).

 Poder de negociación de los proveedores.


El poder de negociación de los proveedores también depende de
diversas variables del mercado. La concentración de proveedores
influye sobre el precio del producto/servicio en el mercado.
Asimismo, si un cambio de proveedor supone demasiados riesgos
para una empresa, supondrá más poder de negociación para el
proveedor.
Por otra parte, si la materia prima que provee es escasa, los precios
se volverán más altos para los clientes.
Cuando se trata de negociación, no se habla únicamente de la
variable “coste” sino también de “plazos de entrega”, “facilidad de
pago” o bien “condiciones especiales”.
La rentabilidad de los compradores es un elemento imprescindible a
la supervivencia de los proveedores. Por ello, el resultado de la
negociación debe ser positivo para los dos.

 Poder de negociación de los compradores.


Dependiendo de la concentración de los compradores en el
mercado, éstos tendrán más o menos peso para la negociación. Es
decir, menor es el volumen de clientes en el mercado, mayor será
su poder de negociación para conseguir ventajas y bajos costes.
Igualmente, el volumen de compra y la frecuencia son dos pilares
de negociación para el comprador. La posibilidad o no de cambiar
de proveedor impactará de la misma manera sobre las posibilidades
de negociación.
 Amenaza de productos sustitutos.
La entrada potencial o la existencia de sustitutos en el mercado
puede ser una amenaza muy importante para la rentabilidad de una
empresa. Se debe evaluar el grado de diferencia que existe entre su
propio producto/servicio y los sustitutos (calidad, precio, …).
Asimismo, se aconseja controlar la concentración de los proveedores
de sustitutos y su cercanía. La influencia de este factor dependerá de
la facilidad o no de cambiar de producto para el consumidor.
 Rivalidad entre competidores.
La quinta fuerza es en realidad el resultado de las cuatro fuerzas
anteriores. La rivalidad en el mercado depende directamente de los
poderes de negociación entre los intervinientes (proveedor-
comprador) y de la concentración de los competidores
(producto/servicio o sustituto). El valor percibido de la marca es un
elemento que tiene igualmente una gran importancia. Obviamente,
según el entorno industrial de la empresa (complejidad, capacidad,
crecimiento) resultará más o menos elevada la rivalidad entre los
competidores.
b). Además, Michael Porter nos ofrece 3 formas en las que se puede conseguir una
ventaja competitiva: mediante liderazgo de costos, diferenciación de productos y
enfoque en un mercado específico.

c) Los administradores entienden que las estrategias competitivas de su empresa


están mejor posicionados para distinguir los proyectos con verdadero VPN
positivo de aquellos que no lo tienen, por lo tanto, cuando se recibe un proyecto
que tiene un VPN positivo, no hay que confiar solamente en cálculos tal vez esto
refleje simples errores de estimación.

2. EJEMPLO: MARVIN DECIDE EXPLOTAR UNA NUEVA TECNOLOGÍA:


Marvin estaba entre las compañías más importantes de la década gracias a su
crecimiento en las ventas de expulsores de gárgaras.
Gracias a que Marvin hiso una buena inversión hasta el 2025 estuvo bien
posicionada hasta ese largo periodo desde su iniciación.
 Marvin siempre estaba atento a los avances tecnológicos que se
podían suscitar por lo tanto convoco a la prensa para dar a conocer
una nueva tecnología para ello Marvin tuvo en cuenta algunos
supuestos básicos para saber si se realiza o no esta inversión:
1. Costo de capital fue del 20%
2. Las instalaciones de producción tenían una vida física indefinida
3. La curva de demanda y los costos de cada tecnología no cambiarían
4. No había oportunidad de que apareciera una tecnología de cuarta generación
en el futuro previsible
5. Es probable que no se reintrodujera el impuesto a la utilidad empresarial el
cual se abolió el 2020
-Dado esto las empresas mostraron preocupación por esta noticia por lo cual todo
estaba en manos del administrador de Marvin
-En tanto la expansión de Marvin hará que el precio se establezca en 6 dólares por
unidad e inducirá a los productores a satisfacer la demanda de estos mismos.
-Por consiguiente, la tercera generación tecnológica provoca que las ventas de la
industria se expandan de 240 millones de unidades a unas 249 a 400 millones cinco
años después, pero ese movimiento acelerado no representa ninguna protección al
fracaso por el contrario cualquier empresa que disponga solo de tecnología de
primera será incapaz de cubrir costos de producción y se verá obligada a salir del
negocio.
-La expansión de Marvin tiene un VPN positivo, pero quizá para Marvin sería mejor
construir una planta más grande o más pequeña, esto se puede realizar mediante
los siguientes pasos: Estimar como la capacidad adicional afectara a los precios de
los expulsores de gárgaras, después, calcular el valor presente neto de la nueva
planta y el cambio en el valor presente neto de la planta actual.
-Al fin de maximizar el VPN Marvin debería adquirir la capacidad de producir otros
200 millones de unidades y establecer el precio justo por debajo de seis dólares, a
fin de eliminar a los fabricantes que continuaran con la tecnología de 2017, en
consecuencia, la producción es menor y el precio es mayor que los que habría bajo
la competencia.

3. LECCIONES DE EMPRESAS MARVIN:


-Como vemos no solo Marvin se enfrenta con esta situación si no otras empresas
como Intel o Genzyme, además que ningún modelo económico va a predecir el
futuro con exactitud.
-Muchas veces las inversiones llegan a ganar más que el costo del capital debido a
una sorpresa favorable, gracias a esto se debería desconfiar de cualquier
propuesta de inversión que proyecte una corriente de rentas económicas en un
futuro indefinido (intente estimar cuando la competencia hará que el VPN sea
igual a cero y piense en los efectos que tendrá sobre el precio de su producto.
-En consecuencia, no solo siga a la manada de inversionistas que solo deciden
invertir en sectores de alto crecimiento, por el contrario, piense en la suerte de las
empresas llamadas como la nueva economía de los 90.
-En ocasiones las perdidas en las plantas nuevas compensan por completo los
beneficios de una nueva tecnología, por eso vemos empresas establecidas y con
tecnología avanzada que disminuye la tasa a la cual introducen nuevos productos.
-Las rentas económicas de Marvin eran iguales a la diferencia entre sus costos y
los del productor marginal. Los costos de la planta marginal de la generación de
2017 eran la suma de los costos de producción más el costo de oportunidad por
no vender el equipo. Por lo tanto, si el valor de rescate del equipo de 2017 fuera
mayor, los competidores de Marvin hubieran incurrido en costos más altos y la
empresa hubiera obtenido mayores rentas. Tomamos el valor de rescate como
dado pero esta vez depende del ahorro de costos provenientes del reemplazo del
obsoleto equipo de expulsores de gárgaras por algún otro activo.

CONCLUSIONES

Un proyecto de inversión, es un sistema, que puede definirse como un conjunto de


recursos dispuestos de forma coordinada hasta alcanzar algún o algunos objetivos
con carácter económico, la estructura de preparación y presentación de proyectos
comienza en una idea. Cada una de las etapas siguientes es una profundización de
la idea inicial, no solo en lo que se refiere a conocimiento, sino también relacionado
a la investigación y el análisis.
La última parte del proceso es cristalizar la idea con la instalación física de la planta,
la producción del bien o servicio, por último, la satisfacción de la necesidad humana
o social que fue lo que dio origen a la idea, buscando de esta manera recopilar,
crear, y analizar de forma sistemática un conjunto de antecedentes económicos que
permitan juzgar de manera cualitativa y cuantitativa las ventajas y desventajas para
asignar recursos a una determinada actividad o iniciativa.
El análisis de un proyecto, tiene por objeto conocer los aspectos de análisis más
significativos del estudio de mercado, económico y financiero de tal manera que
asegure resolver una necesidad humana en forma eficiente, segura y rentable (solo
de esta manera se asigna los recursos eficientemente).
La renta económica viene a ser el equivalente del excedente del productor, pero
desde el punto de vista de los factores de producción. El área arriba de la curva de
oferta y hasta el precio de equilibrio del mercado, representa el excedente del
productor. Adam Smith y Davis Ricardo desarrollaron este concepto, donde explican
la renta económica con el siguiente ejemplo: Hay un trabajador que está dispuesto
a emplearse por 7000 soles, pero el mercado está dispuesto a pagarle 10000 soles.
Los 3000 soles de diferencia son la renta económica que el mercado reconoce como
valor intrínseco al trabajador.