Está en la página 1de 6

ESPAÑA Y LA TR T DE ESCL VOS

LOS HERMANOS
VINENT VIVES

NEGREROS
DE
ALCURNIA
CAPITANEARON BUQUES ESCLAVISTAS EN EL SIGLO XIX
TRAS LA PROHIBICIÓN DE LA TRATA Y MONTARON UNA
FACTORÍA NEGRERA EN LA ISLA DE CORISCO, HOY EN
GUINEA ECUATORIAL. GUSTAU NERÍN REVELA
CÓMO SE CONVIRTIERON EN PROMINENTES PERSONAJES
DE LA SOCIEDAD MENORQUINA, MADRILEÑA Y GADITANA

L PRIMER VINENT DEL cra Reforma HQ  FRQ HO Andaluz,


QUE CONSTAque se DO DxR VLJXLHQWH FRQ HO Matilde...
LPSOLFy HQ HO WUiÀFR 1R VDEHPRV TXLpQ HUD HO GXHxR GH
E HUD HO FXDUWR GH ORV ORV WUHV SULPHURV QHJUHURV TXH FDSL
KHUPDQRV $QWRQL taneó Francesc Vinent, SHUR WHQHPRV
Vinent (1809-1887), GDWRV VREUH HO Matilde (UD XQ DXWpQWL
TXLHQ VLHPSUH GHVWDFDUtD HQ OD IDPL FR QHJRFLR IDPLOLDU VX KHUPDQR PD\RU
OLD (Q  HUD FDSLWiQ GHO QHJUHUR -RVHS KDEtD SXHVWR OD PD\RU SDUWH GHO
Tres hermanas. En 1834, Francesc Vi- FDSLWDO \ )UDQFHVF WHQtD XQD SDUWLFL
QHQW VH VXPy DO QHJRFLR FDSLWDQHDQ SDFLyQ GH  GyODUHV 6H WUDWDED GH
GR HO Especulación TXH VDOLy GHVGH XQ HVTXHPD PX\ WtSLFR HQ HVWH QHJR
&XED KDFLD ÉIULFD +DUtD PiV H[SHGL FLR VLWXDU D XQ PLHPEUR GH OD IDPLOLD
FLRQHV QHJUHUDV HQ  FRQ OD SROD HO KHUPDQR PHQRU JHQHUDOPHQWH DO
GUSTAU NERÍN. HISTORIADOR, AUTOR DE TRAFICANTS
IUHQWH GH ORV EDUFRV PLHQWUDV TXH HO
D’ÀNIMES. ELS NEGRERS ESPANYOLS A L’ÁFRICA. FDEH]D GH IDPLOLD SHUPDQHFtD HQ Á

L A AV E N T U R A D E L A
HISTORIA
30
LAS CLAVES
ESPAÑA. Aunque habían fir-
mado tratados comprometién-
dose a prohibir la trata, nunca
se persiguió el tráfico clandes-
tino de negros.
ÁFRICA. Los negreros españo-
les actuaron tanto en la costa
atlántica como, incluso, frente
a las costas de Mozambique.
CUBA. El boom del negocio
azucarero estaba detrás de la
gran demanda de mano escla-
va, a contracorriente del auge
del abolicionismo.

En la página opuesta,
ANTONI VINENT.
Sobre estas líneas,
impresión del
natural de la bodega
del buque negrero
español The Albany ,
que fue capturado por
el Albatross frente a
las costas de África.

L A AV E N T U R A D E L A
HISTORIA
31
ESPAÑA Y LA TRATA DE ESCLAVOS

PLAYA DE ARENA BLANCA en la paradisiaca isla de


Corisco, que fue base del tráfico negrero.
Fotografía de Alba Valenciano Mañé. En el círculo,
el rey Boncoro II de Corisco, en una fotografía
tomada por el vizconde de San Javier hacia 1870.

GUINEA
ECUATORIAL

Bahía de Cocobeach
Corisco
Isla de GABÓN
Elobey
Grande
Isla de Corisco
Á Cuba o en la Pe- Isla de
Vinent contrataron Meses más tarde, en las mismas
nínsula. La compra Mbañe al portugués Maria- aguas, algo más al sur, en Cabo Ló-
de esclavos se llevaba no Sgitcovich como pez, fue capturado otro barco de los
a cabo sin mediar ningún farol ²XQ RÀFLDO TXH VH Vinent. Muy lejos de allí, en Mozam-
documento y era muy fácil hacía pasar por capitán si el bique, en 1840, los portugueses cap-
que el capitán estafara al armador, buque era parado por los ingleses. turaron al negrero Gran Antilla, que
por lo que este trataba de poner al Pese a todo, la patrulla naval inglesa venía de Maó. A su frente se encon-
IUHQWH GH ORV EDUFRV D RÀFLDOHV TXH interceptó al Matilde cerca del estuario traba Antoni Vinent. Este intentó ne-
tuvieran vínculos familiares con él. del Gabón. El barco fue conducido a gociar la liberación del barco a cambio
Para intentar despistar a los ingle- Sierra Leona, donde acabó siendo con- del pago de un soborno al gobernador,
VHV FX\D ÁRWD SHUVHJXtD D ORV QHJUHURV denado por un tribunal luso-británico. Joaquim Pereira Marinho, que no se
en las costas africanas, el Matilde lle- Francesc Vinent se libró de la captura dejó corromper. Pero Vinent tenía
vaba bandera portuguesa, ya que en porque en el momento de la intercep- EXHQRV FRQWDFWRV HQ /LVERD \ ÀQDO
ese momento los buques portugueses FLyQ pO HVWDED HQ WLHUUD ÀUPH (V PX\ mente, consiguió que le devolvieran
no solían ser interceptados. Como era probable que estuviera en la isla de Co- el buque y que Marinho fuera expe-
obligatorio que el capitán tuviera la risco –a unas decenas de kilómetros del dientado y sustituido por un cómpli-
misma nacionalidad que el barco, los lugar en que el Matilde fue capturado. ce de los negreros.

CORISCO ESPAÑOL, GUINEA ESPAÑOLA


El ataque de Denman en 1840 en la zona se podría proteger a padas. Finalmente, en 1843 se españolas en la zona. La expe-
a las factorías negreras de Ga- los barcos negreros y obstaculi- envió al golfo de Guinea una dición de Lerena no supuso la
llinas, Corisco, Ambriz y Cabin- zar la labor de la patrulla naval expedición, dirigida por Juan ocupación del territorio, pero
da, todas en la costa occidental británica. El Ministerio de Es- José Lerena, para apoderarse sería un precedente básico para
africana, reavivó el interés de tado empezó a revolver viejos de ambas islas. Pero Lerena el establecimiento de la colo-
la Corona española por la po- documentos para intentar recu- tenía también instrucciones de nia, en 1858. Una colonia que
sesión de una colonia en África perar las islas de Fernando Poo establecer la soberanía españo- incluiría Corisco, en honor a la
Ecuatorial. Se pensaba que con y Annobón, cedidas por los por- la en Corisco, fundamentándo- colaboración de los bengas con
un establecimiento permanente tugueses en 1778, pero no ocu- se en la presencia de factorías Vinent y Pons. Q G. N.

L A AV E N T U R A D E L A
HISTORIA
32
Francesc Vinent dirigió una factoría tes les ofrecían armas, telas, alcohol, Muchos bengas eran políglotas: ha-
negrera en Corisco, una isla paradisia- herramientas y otros productos –in- blaban español, inglés, francés o por-
ca situada en la actual Guinea Ecua- cluso objetos de lujo, como paraguas tugués, además de su lengua y otros
torial, junto a la frontera de Gabón, y perfumes–. Durante algunas déca- idiomas africanos, como el myene,
en el estuario del Muni. Se trata de GDV D ÀQDOHV GHO ;9,,, \ SULQFLSLRV usado para el comercio negrero.
un diminuto territorio famoso por las GHO ;,; ORV EHQJDV FRQVLJXLHURQ XQ Cerca de la factoría corisqueña de
playas de arena blanca, por sus tre- alto nivel económico. Vinent había otra, también gestionada
mendas tormentas eléctricas y por la Los esclavos de los bengas realiza- por un esclavista menorquín, Miquel
supuesta belleza de sus mujeres. Es ban las tareas más pesadas. Y algunas Pons, que, como Francesc Vinent, an-
SRVLEOH TXH OD IDFWRUtD IXHUD ÀQDQFLD- mujeres esclavas eran incorporadas a tes había sido capitán negrero. Fue
da por Antoni Vinent, que en 1835 la familia de su amo como esposas. LGHQWLÀFDGR FRPR WDO SRU ODV IXHU]DV
navales inglesas, cuando
)5$1&(6& 9,1(17 ',5,*,Ð 81$ )$&725Ì$ (1 &25,6&2 capitaneaba un barco iró-
nicamente llamado Feliz.
48( 352%$%/(0(17( )8( ),1$1&,$'$ 325 68 +(50$12 Desconocemos cuánto
$1721, &21 ,03257$17(6 &5e',726 $ 3$57,5 '(  tiempo estuvo Pons en
la isla de Corisco, pero
había obtenido importantes créditos Los más ricos llegaban a tener treinta por fuentes inglesas sabemos que tuvo
de un prestamista británico, y que esclavos. La trata de seres humanos hijos con varias mujeres bengas.
durante décadas implicaría a su her- provocó en Corisco una tendencia a
mano Francesc en sus negocios. la concentración de la riqueza y el CONTRAOFENSIVA INGLESA. Los bri-
Como desde 1835 los ingleses in- poder. Cuando los primeros europeos tánicos, que contaban con una amplia
terceptaban a los buques negreros entraron en contacto con los bengas, red de informantes y espías a lo lar-
aunque no llevaran esclavos a bordo, cada pueblo era independiente y cada go de toda la costa africana y en am-
los esclavistas tuvieron que buscar jefe solo mandaba sobre unas decenas bientes esclavistas de Cuba, Europa y
formas de minimizar el tiempo de GH V~EGLWRV $ PHGLDGRV GHO VLJOR ;,; Brasil, tenían noticia de la existencia
estancia de sus buques en las costas se fue creando un sistema de grandes de las dos factorías de Corisco, pero el
africanas. Algunos europeos y brasile- jefes, que algunos viajeros asimilaron, SUREOHPD HUD TXH RÀFLDOPHQWH SRFR
ños se instalaron en el litoral africano; incluso, a una monarquía. podían hacer para combatirlas.
compraban esclavos a las sociedades Los bengas se acostumbraron al En función de los tratados interna-
costeras y los vendían, en efectivo, a consumo de productos europeos, y a cionales antiesclavistas, los británicos
los barcos que llega- solo podían intercep-
ban a la zona. De esta tar a los navíos negre-
forma, los barcos en- ros de ciertos países,
contraban los esclavos pero no atacar las
a punto y el tiempo factorías, porque se
de embarque se re- consideraba que las
ducía sensiblemente sociedades africanas
–se tiene constancia tenían la soberanía
de que en algún caso, sobre su territorio, y
un barco procedente que Gran Bretaña no
de América solo pasó tenía derecho a inter-
cuatro horas en la cos- YHQLU HQ WLHUUD ÀUPH
ta africana para cargar Cualquier actuación
300 esclavos. requeriría, como mí-
nimo, de un acuerdo
LOS BENGAS. La fac- con las autoridades
toría de Vinent fun- EMBARQUE DE ESCLAVOS en la costa de Nigeria hacia 1850. Los cautivos eran llevados locales, y en Corisco,
cionaba gracias a sus en canoa hasta el buque en operaciones rápidas para evitar ser detectados.
,QJODWHUUD QR KDEtD
contactos con la so- ÀUPDGR QLQJ~Q WUDWD-
ciedad benga. Los bengas eran un PHGLDGRV GHO ;,; \D SDJDEDQ ODV GR- do de este tipo, y los corisqueños apo-
subgrupo de la etnia ndowé, que ha- tes de las mujeres con productos pro- \DEDQ ÀUPHPHQWH D ORV HVFODYLVWDV
bitaba en las islas de Corisco y Elobey cedentes de Europa. Algunos bengas De esta forma, Vinent y Pons actua-
y en un pequeño territorio continen- incluso viajaron a América y a Europa, ban con total impunidad. La base bri-
tal próximo. Los bengas de Corisco, para conocer el mercado negrero y es- tánica más próxima, la de Freetown,
unas mil personas, se dedicaban a tablecer relaciones comerciales con HVWDED PX\ OHMRV \ D OD ÁRWD LQJOHVD
comprar esclavos en las zonas vecinas los esclavistas de allí. Las relaciones le costaba patrullar estas zonas. Sa-
para revenderlos a los europeos. Sus entre las mujeres bengas y los comer- bían que, cuando sus barcos estaban
canoas, en algunos casos artilladas, ciantes y tripulantes blancos se con- lejos, llegaban los negreros, cargaban
podían llevar más de sesenta esclavos. sideraban parte del trato comercial, y esclavos en las factorías corisqueñas y
$ FDPELR GH ORV HVFODYRV ORV WUDÀFDQ- la población se mestizó rápidamente. se iban a toda velocidad, de tal Á

L A AV E N T U R A D E L A
+,6725,$
33
ESPAÑA Y LA TRATA DE ESCLAVOS

Á forma que no había manera de in-


terceptarlos. Se sabe que, a principios
de 1840, un barco con bandera nor-
teamericana, el Caballero, logró cargar
673 esclavos en Corisco que pudieron
ser desembarcados en Puerto Rico.
$OJXQRV PDQGRV GH OD ÁRWD EULWi-
nica reclamaban que el Gobierno les
dejara actuar contra las factorías. Y
en 1840, en un momento en que el
movimiento abolicionista inglés era
muy potente, decidieron atacar y
destruir las factorías esclavistas de la
costa africana. La operación fue coor-
dinada por el comandante Denman,
un militar decididamente antiescla-
vista, hijo de un expresidente del Tri-
bunal Supremo inglés. Denman sabía
que gozaba de un amplio apoyo en el
Almirantazgo y, aun sin orden expre-
sa de la superioridad, decidió atacar
las principales factorías negreras del
ÉIULFD DWOiQWLFD /RV DWDTXHV VH FRQ-
centraron principalmente en la zona
de Gallinas, pero también alcanzaron
Corisco, Ambriz y Cabinda. PERSECUCIÓN EN ALTA MAR. Captura del buque negrero Gabriel por el buque británico

(O PiV GXUR VLQ GXGD IXH HO GH *D- Acorn en julio de 1841, frente a las costas de África, por Nicolas Matthew.

llinas, donde Denman destruyó ocho


factorías y liberó a 841 esclavos. En los bengas los habían ocultado, en tie- EULWiQLFRV \ QR OOHJy QXQFD D SXHUWR
Corisco, la operación se inició el 2 de UUD ÀUPH R HQ OD LVOD 7UDV OD GHWHQFLyQ Vinent consiguió vender su cargamen-
noviembre, cuando los ingleses esta- GH 3RQV \ OD UHWLUDGD GH ORV EULWiQLFRV to humano a otro barco negrero, y tras
blecieron un bloqueo sobre la isla. El los bengas asaltaron las factorías para esto, abandonó Corisco para no volver.
día 7, las fuerzas inglesas desembar- saquearlas. Durante el asalto, estalló
caron y se enfrentaron a la resistencia el polvorín de una de ellas. La explo- LAS PROTESTAS CONTRA DENMAN. La
de los negreros españoles y sus alia- sión causó muchos muertos y dejó las prensa española reaccionó con indig-
dos bengas: un soldado inglés murió factorías completamente destruidas. QDFLyQ DQWH ORV DWDTXHV EULWiQLFRV (O
en la operación y varios resultaron Francesc Vinent, al volver a Corisco, PiV UDGLFDO IXH HO Diario Constitucional
heridos. Pons intentó parlamentar encontró su factoría demolida, pero de Palma, que denunciaba: “Bajo el
con los ocupantes, pero fue apresado. todavía consiguió efectuar un embar- manto de la humanidad se encubrie-
Francesc Vinent no participó en la re- que de esclavos en la isla. En 1841, el ron tropelías y atrocidades sin nú-
sistencia porque en esos días estaba Hércules, procedente de Cuba, paró mero”. El Gobierno dio inicialmente
en Europa, probablemente preparan- HQ &RULVFR &RPR QR HQFRQWUy VXÀ- DSR\R GLSORPiWLFR D ORV QHJUHURV DOH-
do alguna expedición negrera. Los cientes esclavos a punto, decidió ir a gando que se trataba de factorías de-
ingleses quemaron las dos factorías, EXVFDU PiV D RWUDV SDUWHV \ FDUJDU ORV dicadas al comercio legal que habían
pero no hay constancia de que libera- cautivos corisqueños a la vuelta. Pero sido asaltadas sin ningún fundamento
ran esclavos, probablemente porque el Hércules fue interceptado por los por los ingleses, aunque en la corres-

GRAN SEÑOR DE GUANTES BLANCOS


“Los que conocieron al marqués ficie refinada, dentro de aquel y en más de una ocasión se sabe le reservaba y lisonjearse con los
de Vinent, hombre de buena so- ‘sportsman’ de formas elegan- que manejó con brío el hacha de honores que nuestros Monarcas
ciedad, correcto en el vestir, de tes, se ocultaba el torso enérgico abordaje, sin quitarse los guan- le prodigaron.
maneras irreprochables y actitud de un hombre fundido en Hércu- tes blancos que siempre usaba El Madrid elegante recordará
siempre digna, pundonorosa y les, que á bordo de barcos pro- a bordo, quizá como revelación siempre con gusto aquellos mag-
espléndida, familiarizado con pios o fletados, realizó maravillas poderosa de sus inclinaciones níficos bailes, que daba todos los
los usos del buen tono, entidad de inteligencia náutica y de valor elegantes. (...) El hombre que, años en sus lujosos salones de la
conspicua de los salones, gran personal como capitán de altura. desde la frágil popa de su bu- calle Barquillo, y que suspendió
señor aleccionado en las prácti- Al frente de tripulaciones cosmo- que de vela, mantuvo enhiesta la al trasladarse a la casa donde ha
cas de la aristocracia clásica, no politas indisciplinadas, supo ha- bandera española ante propios y acabado sus días”. Q
podrían imaginarse, si no se les cerse respetar, luchando cuerpo extraños, bien mereció ocupar La Ilustración Española y Ame-
contara, que bajo aquella super- á cuerpo con los más valientes, los altos puestos que el porvenir ricana, 15 de agosto de 1887.

L A AV E N T U R A D E L A
HISTORIA
34
del primer consejo de administración
de la Compañía Transatlántica, del
grupo Comillas y de la compañía que
gestionaba la línea de vapores Menor-
ca-Barcelona. Tenía participación en
algunas industrias, como la Empresa
Gaditana de Hilados y Tejidos de Al-
godón. En Cuba nunca dejó de tener
inversiones. Una parte de su patrimo-
nio lo colocó en el sector inmobiliario:
compró una manzana entera de casas
en una zona noble de Madrid, que
luego puso en alquiler. Con las desa-
mortizaciones compró un gran cortijo
en Jaén, y disponía de una gran man-
sión en Madrid. Cuando murió en
1887, dejó 16 millones de pesetas de
herencia, una verdadera fortuna.
En su casa, en los años setenta, orga-
QL]DED JUDQGHV ÀHVWDV TXH DSDUHFtDQ UH-
señadas en la prensa madrileña porque
contaban con la presencia de miembros
de la alta sociedad –incluidas las herma-
nas del rey–. Tras la Primera República,
Vinent fue quien organizó la recepción
ATAQUE BRITÁNICO a una factoría negrera en la costa de Mozambique, en 1851. Algunos del rey en su vuelta a España. Fue nom-
traficantes españoles de esclavos actuaban tambien en el África oriental.
brado senador y marqués. También era
“Gentilhombre de Cámara de S. M.
pondencia interna del Ministerio de dió suspender los ataques a las facto- con ejercicio, Caballero Gran Cruz y
Estado queda claro que se creía que lo rías negreras, lo que dio un respiro a Collar de la Real y Distinguida Orden
que había en Gallinas y Corisco eran, los esclavistas. Finalmente, en 1848, de Carlos III y Gran Cruz de Isabel la
realmente, factorías negreras. el tribunal falló en favor de Denman, Católica”. Se dedicaba con frecuencia a
El propietario de las factorías de y bien pronto se reanudaron los ata- WDUHDV GH EHQHÀFHQFLD /D SUHQVD HVSD-
Corisco jamás apareció ante la justicia ques contra las factorías. ñola siempre le dedicó elogios y ocultó
EULWiQLFD ²OR TXH FRQÀUPDUtD TXH VH Si bien algunas factorías de Gallinas su participación en el negocio negrero.
No es que nadie lo su-
NOMBRADO SENADOR Y MARQUÉS POR SUS SERVICIOS A LA piera, ni que Vinent lo
ocultara mucho. El escri-
CORONA, ANTONI VINENT NO OCULTABA SU PARTICIPACIÓN EN tor anglo-irlandés Teren-
EL TRÁFICO DE NEGROS Y SE BURLABA DE LOS ABOLICIONISTAS ce MacMahon Hughes,
que lo conoció en 1845
trataba de establecimientos dedicados se reconstruyeron en 1841, ni Pons ni en Cádiz, asegura que no ocultaba su
al comercio negrero–. Pons declaró ser Vinent volvieron a establecerse en SDUWLFLSDFLyQ HQ HO WUiÀFR \ TXH VH EXU-
un simple empleado de la factoría, y Corisco. A partir de ese momento, los laba abiertamente de los abolicionistas.
se negó a revelar el nombre del dueño. corisqueños, para vender sus escla- Pero, cuando murió, La Ilustración Es-
Como la detención de Pons había sido vos, se desplazaron hacia el estuario pañola y Americana le dedicó un artículo
ilegal, no llegó a ser juzgado y las auto- del Gabón o hacia cabo López con ODXGDWRULR GRQGH OR FDOLÀFDED GH ´PR-
ridades británicas le suministraron un sus canoas. Lo harían hasta la déca- delo de caballeros” y “dechado de hon-
pasaje para que pudiera ir a Cuba. da de 1860 y conservarían esclavos radez”. Su hermano Francesc no llegó a
En cambio, los propietarios de las domésticos hasta el 1888, pese a la destacar tanto, pero se convirtió en un
factorías de Gallinas, encabezados colonización española. personaje conocido en Menorca: llegó a
por Rodríguez Burón, testaferro del alcalde de Maó y participó en algunos
famoso Pedro Blanco, sí que iniciaron LA REHABILITACIÓN. Antoni Vinent de los negocios de su hermano. Q
un juicio en Inglaterra y reclamaron a IXH DEDQGRQDQGR HO WUiÀFR \ FRQ HO
Denman una indemnización millona- capital ahorrado multiplicó sus ne-
ria –que afectaba también al Gobier- gocios en España. Invirtió en banca: C. COQUERY-VIDROVITCH y É.
no británico, por responsabilidad civil ÀJXUDED HQWUH ORV IXQGDGRUHV GHO MESNARD, Ser esclavo en África
subsidiaria–. El juicio se arrastró du- Banco de Castilla, del Banco Hispa- y América entre los siglos XV y
rante ocho años. El Gobierno inglés, no-Colonial y del Banco Hipotecario XIX, Los Libros de la Catarata, Madrid, 2015.
G. NERÍN, Traficants d’ànimes. El negrers
que temía que pagar indemnizacio- de España. También puso capital en españols a l’Àfrica, Pòrtic, Barcelona, 2015.
nes millonarias a los esclavistas, deci- el sector del transporte: formó parte (Reseña en la pág. 89).

L A AV E N T U R A D E L A
HISTORIA
35

Intereses relacionados