Está en la página 1de 3

LA PSICOLOGÍA DE LA VERDAD

“La verdad tiene estructura de ficción” J. Lacan

Es cierto que la verdad en el conocimiento y el conocimiento verdadero frente a la

verdad jurídica del debido actuar, no se pueden reducir de manera exclusiva a las

acciones comunicativas, discursivas o argumentativas del lenguaje, de este modo

es la verdad la facultad mas natural en los procesos psíquicos del hombre haciendo

que este por su actuar confluya en hechos simbolizados en la palabra que se

representa a través de la verdad, como acto integro de la justicia del obrar.

Mas allá de otras ciencias es la psicología y en específico la psicología Jurídica el

campo que más hace utilidad en su trabajo de la verdad, y partiendo de esta premisa

podemos ver como actos cotidianos del obrar del hombre están facultados en la

verdad, pues constantemente estamos verificando si el resultado de nuestro

comportamiento se enmarca dentro de la norma que se rige por un principio básico

como lo es la verdad, pues si no fuese así cualquier acto, actividad, ejercicio o

significado carecería de veracidad y de transparencia convirtiéndose

automáticamente en un asunto de naturalidad falsa.

Es estrecha la relación que la verdad adquiere a través de la psicología y como el

campo jurídico respalda esta relación convirtiéndose lo jurídico en el hilo conductor

para buscar la verdad a trasvés del pensamiento del hombre y este articulándose al
conocimiento como proceso verdadero, pero no es el conocimiento lo que resuelve

el enigma de la verdad, es la justicia de los actos que resuelve el verdadero

conocimiento, trasversalizando el hecho psíquico como proceso netamente

verdadero atribuido a las facultades del hombre.

En esa medida el constructo de verdad hace parte de todos los procesos que la

psicología Jurídica se adjudica como ciencia, pues aunque se emitan las

denominadas teorías sobre la verdad, coherencia y consenso, siempre habrán

partes fundamentales en esa relación que son la aceptabilidad y la justificación sin

dejar de ser construcciones idealistas e ideologizadas de la verdad y lo que refiere

el conocimiento, toda vez que se constituyen como contenidos facultativos de la

verdad en los procesos donde es la psicología la que intervine como juez de los

hechos verdaderos.

De este modo, la psicología como ciencia es entregada por el hombre a través de

su conocimiento, la parte jurídica es entregada por la sociedad a través de sus

acciones y es la sociedad quien construye los estados, siendo estos los promotores

del deber en la apertura mediada hacia el hombre, haciendo que este tome

dediciones acertadas de acuerdo a sus propias necesidades enmarcadas en sus

facultades de verdad, es aquí donde la psicología no impone la verdad, propone

una alternativa, donde el carácter activo, recursivo y reflexivo entran a configurar a

este y en ese asunto modifique su estructura y sea capaz de ampliar sus fronteras

viendo la verdad como recurso innato en su actuar, aunque sus interés estén

interpuestos por encima de lo que no es verdadero pues es el acto de falsedad el


principal mecanismo de ruptura entre los procesos psíquicos del hombre y su

conciencia de verdad.

Es así entonces que lo ficticio es opuesto a lo real, y extrayendo las consecuencias

de este concepto en la psicología, habla de la fabricación que adquiere la verdad

para el hombre desde su producción, que no tiene que ver con la naturaleza, sino

con el hacer y el actuar y son estos unos hechos que se fundamentan en un decir,

en la palabra con facultades otorgadas por la verdad.