Está en la página 1de 251

FACILITAR LA SALUD

Vicente Herrera Adell


Médico de Cabecera
Dedicado a TERANAT
(Asociación para las terapias naturales situada
en Alcalá de Xivert)

A mis hijos Enric y Guillem


Facilitar la Salud Vicente Herrera

INDICE

1.- Prólogo ........................................................................


............. 5
2.- Actitud a tomar ........................................................................ 10
3.- Qué sucede ................................................................ ............... 12
3.a.- Primer paso ...................................................................... 12
3.b.- Segundo paso ................................................................... 19
3.c.- Tercer paso ....................................................................... 25
4.- Cuándo sucede ......................................................................... 36
4.a.- Etiología o causas de las enfermedades .......................... 36
4.b.- La evolución de la vida en el Planeta .............................. 41
4.c.- La reproducción de la especie ......................................... 45
4.d.- La regeneración celular ................................................... 47
4.e.- El control de las funciones vitales ................................... 48
4.f.- La base biofísica de la conexión neuro-somática............ 51
4.g.- Necesidades biológicas, láminas embrionarias y cerebro 55
4.h.- La alarma biológica ......................................................... 58
4.i.- La enfermedad mental ..................................................... 63
4.j.- La información y el ser humano ..................................... 64
5.- A qué es debido ................................................................ ........ 66
5.a.- Las vivencias y la enfermedad ....................................... 66
5.b.- Las dos fases de la enfermedad ....................................... 69
5.c.- Las infecciones ................................................................ 71
5.d.- Los raíles ......................................................................... 72
5.e.- Coevolución ..................................................................... 73
5.f.- Tener: tronco cerebral, endodermo y mesodermo arcaico 75
5.g.- Ser: mesencéfalo y mesodermo moderno ....................... 80
5.h.- Dar y recibir: corteza cerebral y ectodermo .................... 83
5.i.- El territorio: el espacio de seguridad .............................. 90
5.j.- La motricidad: la acción .................................................. 94
5.k.- La enfermedad mental ..................................................... 95
5.l.- Reflexión ......................................................................... 103

3
Facilitar la Salud Vicente Herrera

INDICE

6.- Para qué ha sucedido ............................................................... 105


6.a.- El poder de la conciencia ................................................ 106
6.b.- La sintaxis de la vida ....................................................... 108
6.c.- La historia – mito personal .............................................. 110
6.d.- Reflexión ......................................................................... 115
7.- Casos clínicos .......................................................................... 116
8.- Epílogo ........................................................................
............. 129
9.- Círculo ..................................................................................
.... 132
10.- Diálogo ..............................................................................
....... 171
11.- Primeros resultados .................................................................. 220
11.a.- Fundamentos del EEG .................................................. 221
11.b.- Registro de casos .......................................................... 235
11.c.- Diferencias en el mapa cerebral ................................... 246
12.- Advertencia importante ........................................................... 251

4
Facilitar la Salud Vicente Herrera

PRÓLOGO
El conocimiento científico que trata la inmensa cantidad de problemas
de salud y situaciones clínicas que pueden presentar los seres humanos,
se ha especializado de tal manera que ha limitado enormemente la
posibilidad de encontrar un denominador común en las enfermedades,
que explique las causas de su aparición. Considerar que existe un
mecanismo implícito en las mismas es una hipótesis de trabajo que
requiere, sin duda, una visión global del por qué enfermamos y se sitúe
más allá de lo que parece que sea evidente y aparente en la ciencia tal
como se considera en la actualidad.

La propuesta principal que se ofrece en este libro considera esta


posibilidad y trata de esclarecer esta contingencia. Para tal fin,
contempla que existe una relación entre el cuerpo y la mente y que, en
unas condiciones determinadas, participa en la génesis de nuestras
dolencias sean éstas físicas o psíquicas. La intención que guía el trabajo
que se ha realizado en el mismo trata de aportar elementos útiles para
poner en marcha puntos de reflexión con los que se pueden conseguir
tres propósitos:

1.- Contribuir al objetivo de encontrar una teoría global que sirva


para entender los mecanismos que subyacen en la enfermedad.

2.- Reunir más elementos para abordar la enfermedad en un nivel


más causal ante la deriva que ha tomado la atención sanitaria
centrada en el tratamiento de los síntomas y su correspondiente
respuesta farmacológica con un gran consumo de medicamentos.

3.- Aclarar el marco de actuación de las llamadas medicinas


alternativas y su relación con la medicina convencional ante la
confusión causada por la gran cantidad de procedimientos
diagnósticos y terapéuticos que se proponen para alcanzar la
salud.

5
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Sigmund Freud, neurólogo vienes, hace más de cien años desenteló la


existencia del inconsciente que fue considerado como una segunda
mente que influía sobre el comportamiento humano. Este médico la
tuvo en cuenta para tratar en sus pacientes los trastornos mentales
menos graves. Lo hacia al trasladar a la conciencia conflictos
emocionales antiguos enrocados en las personas, con la idea de que de
esta manera lograrían superar sus alteraciones mentales. Carl Gustav
Jung, su discípulo aventajado, extendió esta aproximación a los
trastornos más graves o psicosis, desarrollando lo que denominaría
complejo o un estado especial de la conciencia con suficiente potencia
y autonomía de la persona para expresar síntomas propios. Pero estos
síntomas los extrajo del inconsciente colectivo, más allá del que
consideró su mentor y en donde se hallan contenidos arquetipos o
formas predeterminadas que constituyen el lenguaje de la locura, que
por su propio contenido es ininteligible a un análisis racional.

Ya entonces, Jung propuso que existe un terreno en donde confluye lo


psíquico con lo fisiológico o físico, al que denominó espacio psicoide,
donde se podrían expresar cambios anatómicos en los órganos de
nuestro cuerpo a consecuencia de la activación de los complejos. Es
decir, el contenido de los complejos que incluye un material
fundamentalmente psíquico podría expresarse, no solo en lo mental con
una serie de trastornos de la conducta y de los afectos, sino también en
lo orgánico con signos y síntomas corporales. Sin embargo, tanto las
aportaciones contemporáneas, como el legado inmediato de él mismo,
como el de Freud, no lograron consensuar la relación e influencia
mutua entre la mente y el cuerpo, aunque teorías psicosomáticas
posteriores atribuyeron el origen de ciertas enfermedades orgánicas a
estados emocionales alterados. Pero no alcanzaron suficiente peso para
tenerlas en cuenta para formar un sistema que se pudiera extender al
resto de enfermedades.

Hemos de esperar a principios de la década de los 80 en el siglo XX


para que se empiece a aclarar la relación entre la mente y el cuerpo, y
esto sucedió de la mano de un médico internista alemán, Geerd Hamer,
quien elabora unos postulados en forma de leyes biológicas, todavía no
suficientemente entendidas ni mucho menos aceptadas, que le sirvieron

6
Facilitar la Salud Vicente Herrera

para comprobar en miles de casos que: lo que sucede en la mente no


solo se expresa en la mente, sino también en el cuerpo. Lo más
interesante para poder comprender esta relación es situar en su justo
lugar el vínculo entre la mente y el cuerpo e identificar, así, donde se
cuecen las habas y encontrar el mecanismo fundamental de tal
correspondencia. Para tal fin, se ha de considerar que tanto la mente y el
cuerpo forman una unidad o espacio común conectado por el Sistema
Nervioso formado por neuronas que, como mariposas del alma según
como las define Santiago Ramón y Cajal, captan información, la
procesan y emiten respuestas. Esta información también es formativa
(in-formación), ya que actúa no solo en el ámbito sensorial y motor,
sino también en el visceral u orgánico. Pero, aceptar la unidad mente-
cuerpo implica una serie de rupturas con el modelo convencional de
considerar la enfermedad, y una serie de nuevas asunciones que la física
quántica nos puede explicar al alumbrar la relación entre células de
nuestros órganos y las propias neuronas del Sistema Nervioso.

En este libro no se considera la enfermedad únicamente como


consecuencia de un error o fallo del funcionamiento del cuerpo, sino
como un proceso de adaptación a una alarma biológica generada al
tratar de asegurar las necesidades para mantener en vida todo
organismo, como la nutrición, la estructura y el movimiento. La
nutrición para generar un metabolismo que mantiene las funciones
vitales del cuerpo, captando nutrientes en un proceso de asimilación y
eliminación de alimentos que incluye el aire y los líquidos. Para ello
cuenta con un aparato digestivo, unos pulmones y unos riñones.
Mantener la estructura para regenerar el cuerpo; para ello cuenta con
un sistema de lujo que identifica su individualidad, cura las heridas y
restablece su forma. El movimiento para comunicarse con el exterior;
lo hace con un epitelio que constituye las mucosas y la piel, ricamente
inervados para captar la sensibilidad y asegurar el movimiento.

7
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Para entender la enfermedad como un proceso adaptativo, se ha de


analizar teniendo en cuenta la evolución de los seres vivos en nuestro
planeta, ya que las situaciones que provocan la alarma en la enfermedad
conservan la memoria biológica de los cambios sucedidos en la
evolución de las especies. Entonces, en caso de enfermedad, los
cambios que se observan se generan con la misma in-formación que en
la ontogénesis o génesis embrionaria del ser vivo, que rememora su
evolución biológica a lo largo de todo su desarrollo como especie. Ante
una situación que ponga en peligro estas necesidades se pone en marcha
un proceso para tratar de asegurarlas. De esta manera, utilizando el
lenguaje propio de los órganos, se expresan los diferentes signos y
síntomas que observamos en la enfermedad.

Por este motivo y teniendo en cuenta todos los elementos que se


presentan en este libro, ante toda enfermedad en primer lugar se han de
describir correctamente los signos y síntomas que presenta el paciente.
En segundo lugar se deben identificar las circunstancias que han
generado la alarma que inicia los cambios en la enfermedad. Si se
confirma la alarma, en tercer lugar se han de reconocer las situaciones
concretas que la han generado. En último lugar es conveniente ayudar
al paciente para que encuentre el sentido profundo de su enfermedad
con relación a su propia evolución como persona. Se trata pues de
encontrar respuestas a las siguientes cuatro preguntas o cuestiones, que
se han de plantear ante toda persona que busca ayuda para solucionar su
enfermedad.

8
Facilitar la Salud Vicente Herrera

¿Qué sucede?

¿A qué es debido? + ¿Para qué ha sucedido?

¿Cuando sucede?

Este no es un libro de autoayuda ni una guía diagnóstica ni terapéutica.


Presenta propuestas para comprender la enfermedad y abrir puertas para
encontrar nuevas respuestas, tarea que merece todo nuestro esfuerzo y
sacrificio.

Vicente Herrera Adell

El Maresme y Bajo Maestrazgo, entre el verano del 2007 y 2009

9
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ACTITUD A TOMAR

Ante signos y síntomas que alteren nuestra salud y bienestar, en primer


lugar, hemos de acudir a un profesional que efectúe el diagnóstico
correspondiente. Para este fin, en la actualidad, se disponen de
suficientes medios para llegar a alguna conclusión en poco tiempo. Y
una vez hecho esto, el medico responsable (de medicina general o
especialista) nos va a indicar el tratamiento más oportuno para tratar de
curar la enfermedad. Sin duda en un porcentaje muy alto de casos se
consigue el éxito; desaparece la sintomatología, y recuperamos la salud.

Ahora bien, en caso que la enfermedad se vuelva rebelde al tratamiento,


o bien se evalúe como grave o muy grave, y se requieran terapias muy
duras de soportar, probablemente queramos indagar por qué han
sucedido tales eventualidades, entonces solicitemos una segunda
opinión e incluso, queramos saber si existen otras aproximaciones al
diagnóstico y tratamiento en las llamadas medicinas alternativas o
complementarias.

Si los médicos, tanto utilicen procedimientos convencionales como


alternativos, nos comunican que no se conocen con exactitud las causas
o razones de nuestra dolencia, o nos indican que no hay una sola causa,
sino que existen varios factores que influyen en su aparición, es posible
que nos provoque una cierta inquietud, pero también curiosidad y,
entonces, necesitemos más información y nos dediquemos a
escudriñarla en las personas y lugares que la tecnología nos pone a
nuestra disposición como, por ejemplo, en Internet. Si se encuentra en
esta última actitud y busca propuestas serias, continúe leyendo este
libro.

En aras a una sencillez y sentido práctico, todo lo que se propone a


continuación trata de responder a las cuatro preguntas señaladas: qué
sucede; cuando, a qué es debido y para qué ha sucedido.

10
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Poco a poco, a medida que vayan concluyendo los capítulos se puede


rellenar el cuadro que se presenta con los resultados de su enfermedad o
dolencia que quiera considerar y, también, completar las figuras.
Véanse los ejemplos que se presentan posteriormente.

11
Facilitar la Salud Vicente Herrera

A) QUÉ SUCEDE

Vamos a seguir tres pasos para observar y analizar unos hechos.

Primer paso
Ante una molestia o alteración que usted considere importante, o bien
alguna persona de su confianza le aconseja que ha de consultar a un
profesional, acuda al médico. Este anota los síntomas que usted le
expresa y los signos que él observa en la exploración física. Con los
datos obtenidos identifica el MOTIVO DE CONSULTA.

Si sufre alguna molestia que se halla en esta relación, señálela. Si no la


encuentra, anótela en el cuadro que se encuentra al final.

1.- Dolores de cabeza cuya intensidad y duración sobrepasan lo


habitual en caso que sufra de ello.

2.- Bulto en cualquier parte del cuerpo que aparece de forma súbita
o progresiva.

3.- Insomnio, bien sea le cuesta conciliar el sueño, o bien se


despierta tras unas horas de sueño y no puede volverse a dormir.

4.- Animo decaído; todo parece muy pesado de hacer, dificultad para
levantarse por la mañana, tristeza, melancolía.

12
Facilitar la Salud Vicente Herrera

5.- Cansancio que sobreviene sin motivo aparente.

6.- Molestias al orinar, frecuentes, acompañado o no de un dolor en


bajo vientre o en las zonas lumbares.

7.- Dolor en cualquier parte del cuerpo, tanto en reposo como en


actividad que dura más de lo normal.

8.- Náuseas y vómitos que suceden de forma repetida fuera de una


indigestión puntual o ingesta excesiva de alcohol o substancias
tóxicas.

9.- Cambios en la regularidad de las deposiciones: estreñimiento


inusual, diarreas y tenesmo (sensación de necesidad de defecar tras
hacerlo).

10.- Cambios de color en las heces y en la orina que persisten: orina


del color del coñac, cola, heces blancas.

11.- Hemorragias, cardenales o manchas rojizas en la piel, no


debidas a golpes o presiones accidentales que pudieran justificarlas.

12.- Hinchazones en los tobillos, piernas, en la parte posterior de la


espalda.

13
Facilitar la Salud Vicente Herrera

13.- Orina escasa, fuera de épocas de mucho calor o poca ingesta de


líquidos.

14.- Falta de aire en reposo o efectuando esfuerzos que antes no


provocaban esa sensación.

15.- Tos que dura y dura, acompañada de mucosidad verde-


amarillenta o bien sanguinolenta.

16.- Angustia, ansiedad, sensación de peligro inminente.

17.- Sensaciones raras en que parece que se pierda el sentido de


identidad; no reconocerse uno mismo, todo parece extraño.

18.- Una irritabilidad demasiado a flor de piel, cualquier


contrariedad le provoca una reacción exagerada.

19.- Oír voces y comprobar que vienen del interior de uno mismo:
llaman desde dentro.

20.- Sentir muy a menudo o de forma intensa peligros, amenazas.

21.- Verrugas o lesiones en la piel que crecen; algún “nevus” que ha


crecido y sangra.

14
Facilitar la Salud Vicente Herrera

22.- Falta de fuerza en las manos, brazos piernas.

23.- Visión doble o problemas en la vista: puntos negros, moscas


volantes, pérdida de visión, visión en túnel, dolor en los ojos.

24.- Desvíos de comisuras de la boca acompañados o no de pérdidas


de fuerza en extremidades y/o alteraciones de la sensibilidad
(pérdida de tacto, no discrimina bien los objetos muy calientes y
fríos).

25.- Estados de confusión, desorientación, pérdida de memoria. Se


le olvidan las cosas más cotidianas; a veces se ha encontrado en la
calle y no sabe hacia donde ir.

26.- Dolores generalizados por todo el cuerpo que cada vez


aumentan en extensión e intensidad; suelen empezar en una zona
determinada del cuerpo: espalda, brazos, manos.

27.- Crisis de pánico en distintas situaciones, no tolera estar en


espacios abiertos, siente repulsión a objetos, no puede volar en
avión, no puede subir en ascensor.

28.- Obsesiones, manías. Comprueba muchas veces si las luces


quedan apagadas cuando sale de casa, se lava muchas veces las
manos.

15
Facilitar la Salud Vicente Herrera

29.- Fiebre, sudores, escalofríos, que duran más de cuatro días y


pueden estar acompañados o no de dolores o molestias (tórax,
pelvis, abdomen, cabeza).

30.- Dificultad al tragar alimentos, cada vez más difícil hasta llegar
a los líquidos.

31.- Pérdidas de sangre fuera de la regla, reglas muy abundantes,


dolor en la regla y alrededor de la regla.

32.- Impotencia, frigidez, falta de apetito sexual, esterilidad.

33.- Pérdida de peso, falta de apetito y cansancio, todo junto.

34.- Urticarias, inflamaciones, descamaciones y lesiones en la piel.

35.- Alergias alimentarías, respiratorias, pitidos respiratorios


súbitos.

36.- Dolor en el pecho de pocos minutos de duración, con


irradiación o no a brazos y muñecas.

37.- Dolor, calor, hinchazón en articulaciones que aparece


progresivamente, primero rigidez, luego dolor e hinchazón.

16
Facilitar la Salud Vicente Herrera

38.- Tener mucha sed, y orina mucho, más de lo habitual.

39.- Ganar peso, sin motivo aparente.

40.- Pérdidas de conocimiento.

41.- Convulsiones y/o momentos de desconexión del entorno.

42.- Rigidez, temblores en extremidades con o sin alteraciones en la


marcha.

17
Facilitar la Salud Vicente Herrera

En caso de no encontrar el síntoma en esta relación, anote sus molestias


en el cuadro:

18
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Segundo paso
El médico o médicos implicados en el proceso diagnóstico tratan de
identificar la enfermedad o trastornos que sufre. De los signos y
síntomas que se han presentado en este motivo de consulta pueden
surgir estos diagnósticos; la cifra inicial indica el motivo de consulta y
la letra entre paréntesis el tipo de respuesta que luego analizamos.

1.- Migraña (b). Hipertensión endocraneal (a). Tumores primarios y


secundarios de cráneo (b). Hemorragia cerebral, subaracnoidea.

2.- Diversos tumores benignos y malignos (a).

3 y 4.- Depresión nerviosa endógena, exógena, estados de estrés (c).

5.- Fatiga crónica (b). Anemias (a).

6.- Infección en vías urinarias (a).

7.- Fibromialgia (a).

8.- Gastritis (a) (b). Úlcera gastro-duodenal (a). Tumores de


estómago (a).

19
Facilitar la Salud Vicente Herrera

9.- Tumores de colon (a), recto (a). Colon irritable (b). Colitis
ulcerosa (a).

10.- Hepatitis (a). Litiasis hepática (a). Tumores de hígado


primarios, secundarios, vías biliares (a).

11.- Púrpura, leucemia, linfomas (a), cuadros carenciales (d).

12 y 13.- Hipertensión arterial. Insuficiencia renal. Enfermedad


poliquística de riñón (a). Desnutrición (d). Insuficiencia cardíaca
(a).

11, 12 y 13.- Enfermedades autoinmunes. Lupus diseminado,


dermatomiositis, miositis (a).

14 y 15.- Enfermedad pulmonar crónica. Derrame pleural (a).

16.- Neurosis de angustia (c).

17, 18, 19 y 20.- Cuadros psicóticos. Esquizofrenia paranoide (c).

21.- Tumores en piel. Melanomas (a).

20
Facilitar la Salud Vicente Herrera

22, 23 y 24.- Esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Esclerosis


múltiple (a).

22, 23 y 24.- Accidente vascular cerebral (a): Infartos cerebrales,


hemorragia cerebral, trombo-embolismo cerebral.

23.- Glaucoma, cataratas, desprendimiento de retina (a).

25.- Demencias pre-seniles y seniles (a) (c).

26.- Fibromialgia (a) (b).

27.- Agorafobia (c).

28.- Neurosis obsesiva (c).

29.- Infecciones generalizadas con o sin focalidad: bacteriemias,


septicemias (a).

30.- Tumores de esófago (a), acalasia (b).

31.- Dismenorreas (b), miomas, tumores de útero y cuello de útero


(a).

21
Facilitar la Salud Vicente Herrera

32.- Diabetes Mellitas, Hipoglucemia (a).

33.- Síndrome tóxico (a).

34.- Dermatitis, urticarias, psoriasis (a) (b).

35.- Asma bronquial (a) (b).

35.- Alergias respiratorias vías altas, bajas, piel, aparato digestivo


(a) (b).

36.- Enfermedad isquemia coronaria (a): Angina de pecho, Infarto


de miocardio.

37.- Artritis agudas y crónicas (a): Artritis bacteriana, aguda y


reumatoidea (a).

38.- Diabetes (a).

39.- Hipotiroidismo, hipertiroidismo (a).

40.- Trastornos de la conducción cardíaca (a). Bloqueos auriculo-


ventriculares del corazón con síncope, otros bloqueos (a).

41.- Epilepsia (gran mal y pequeño mal o ausencias) (a).

22
Facilitar la Salud Vicente Herrera

42.- Enfermedad de Parkinson (a).

23
Facilitar la Salud Vicente Herrera

En caso de no encontrar en esta lista el diagnóstico (no están reseñados


todos los posibles), anote en el cuadro el que han efectuado el médico o
médicos que ha consultado.

24
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Tercer paso
Una vez efectuado el diagnóstico o diagnósticos correspondientes, y
habiéndose indicado los procedimientos o las terapias más oportunas
para su tratamiento, su problema se puede haber resuelto, o bien
necesite de unos controles permanentes, o en caso de recaer, o aparecer
nueva sintomatología se tenga que iniciar de nuevo el proceso de
diagnóstico y tratamiento. También puede pasar que no se haya llegado
a alguna conclusión definitiva, o bien se encuentre una patología con
ocasión de una exploración clínica por otro motivo o debido a un
chequeo rutinario.

De los diagnósticos que se han efectuado con los procedimientos y


tecnología médica que incluye el análisis de la citología, biopsia o pieza
operatoria, en caso que se pudiera contar con ello, efectuamos la
siguiente clasificación:

1.- Enfermedad orgánica.

2.- Enfermedad psicosomática o funcional

3.- Enfermedad mental

4.- Enfermedad carencial

5.- Enfermedad congénita y hereditaria

6.- Enfermedad tóxica y traumática

La letra entre paréntesis en los diagnósticos efectuados anteriormente


indica el tipo de respuesta observada.

25
Facilitar la Salud Vicente Herrera

1.- Enfermedad orgánica. En general se considera que una


enfermedad tiene una base orgánica cuando se identifica una lesión
anatómica; por ejemplo: una úlcera gastro-duodenal se diagnostica por
la presencia de una ulceración en la mucosa digestiva. Si estamos ante
este tipo de enfermedad es necesario conocer el tipo de lesión que
presenta. Para ello, la Anatomía Patológica nos da suficiente
información para identificar los cambios que se producen en las células
afectadas que agrupamos de la siguiente manera. (Ver figuras 1 en las
páginas 28, 29 y 30).

a) Crecimiento celular: presencia de abundantes mitosis o formas de


división celular acelerada y formas celulares aberrantes, situadas en
:

- Epitelios que recubren conductos como vías biliares,


pancreáticas, bronquios y piel.

- Células situadas en las diversas glándulas, en formaciones


glandulares.

- Tejidos de recubrimiento como en ganglios, dermis,


musculatura, tejido conectivo.

- En láminas protectoras (pleura, pericardio, peritoneo).

b) Necrosis: el tejido se pudre, pérdida de sustancia en huesos, tejido


intersticial, ganglios.

c) Ulceración: en general en los epitelios o capas celulares


estratificadas que recubren conductos. Parte de esófago, parte de
estómago, vías biliares, pancreáticas, mucosa rectal y piel.

d) Encapsulamiento: acompañado, en general, con formas celulares sin


divisiones aceleradas ni formas celulares aberrantes.

e) Caseificación e infección: formación de una forma especial de pus


como resultado de un proceso infeccioso lento producido por

26
Facilitar la Salud Vicente Herrera

gérmenes arcaicos, hongos y micobacterias. En órganos como


pulmones, riñones, huesos. Cuadro infeccioso clásico en que se
hallan una diversidad de bacterias y virus.

f) Edemas y derrames: o acumulo de líquido en tejidos y órganos, en


articulaciones y cavidades virtuales en pleura, peritoneo y
pericardio.

27
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 1 - Esquema de los distintos tipos celulares

Capa queratina

Células de las
diferentes
capas
Membrana embrionarias
basal

Cambios hacia la
Láminas proliferación celular
protectoras Glándulas
Melanomas

Carcinomas

Linfomas

Sarcomas
Adeno
carcinomas

Mesoteliomas

28
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 1a - Esquema de los distintos tipos celulares

NECROSI
S

ÚLCERAS

ENCAPSULAMIENTOS

29
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 1b - Esquema de los distintos tipos celulares

INFECCIÓN
O/Y
CASEIFICACIÓN

EDEMAS
DERRAMES

30
Facilitar la Salud Vicente Herrera

2.- Enfermedad psicosomática o funcional. En caso que el paciente


exprese síntomas, y no se encuentren lesionados órganos, sistemas,
tejidos, grupo de células, etc. entonces se considera una enfermedad
funcional. Por ejemplo, un dolor en epigastrio en la zona del estómago,
cuyo estudio diagnostico no ha mostrado ninguna lesión aparente. En
general la conducta práctica del médico es descartar, en primer lugar,
que el motivo de consulta del paciente no sea debido a algo orgánico, si
es así, apuradas todas las pruebas diagnósticas, se clasifica su dolencia
como funcional o psicosomática. En los últimos tiempos aparecen
enfermedades que cumplen estos requisitos, destacando entre ellas un
tipo de asma bronquial, colon irritable, la fatiga crónica y la
fibromialgia, por ejemplo.

3.- Enfermedad mental. Bajo el nombre de trastorno mental se


agrupan síntomas que afectan el comportamiento y la conducta de los
individuos. Todavía, en la actualidad, en la mayoría de estos trastornos
no se ha encontrado una alteración anatómica en el cerebro que es el
órgano que se supone está alterado, aunque cada día se descubren
modificaciones bioquímicas en los neurotransmisores que vehiculizan
las conducciones nerviosas en los circuitos cerebrales, y últimamente,
con la tecnología moderna de generar imágenes, se descubren algunos
cambios visibles como captaciones de sustancias radiactivas o
aumentos de la actividad eléctrica en distintas áreas cerebrales.

La clasificación convencional de estos trastornos sigue unos criterios


consensuados por la comunidad científica, siendo el sistema DSM IV y
CIE-10 referencias utilizadas frecuentemente. En general y de forma ya
clásica según la intensidad de la pérdida de control del individuo y su
capacidad de situarse en la realidad, se diferencian dos grandes grupos:
Neurosis y Psicosis.

Para el posterior análisis de los síntomas psíquicos, los agrupamos de la


siguiente manera:

a) Desorientación espacio-temporal: pérdida de la capacidad de


orientación y sentido del tiempo. Los pacientes desconocen donde

31
Facilitar la Salud Vicente Herrera

se encuentran y la fecha actual. Es frecuente clasificar estos


trastornos como característicos de la demencia o pseudodemencia.

b) Consternación: entendida como un estado de abatimiento general.


Los pacientes muestran una conducta extravagante. En general se
clasifican como sociópatas.

c) Bloqueo emocional: el individuo se protege de cualquier


estímulo-agresión. Los adultos muestran un estado de apatía
emocional, una total insensibilidad, o estar “quemados”. Se
acompañan conductas asociales.

d) Megalomanía: sentirse superior, más grande, más inteligente, más


potente. Contienen un delirio de grandeza con diversos matices:
aumento de la potencia sexual; dominio sobre sus hijos o
“partenaire”; el mejor profesor de la Universidad, e incluso ser
algún dios monoteísta o politeísta que viene a salvar el mundo.

e) Depresión y manía: se presentan en solitario o en combinación


(psicosis maníaco-depresiva o enfermedad bipolar). El estado
deprimido se caracteriza por un ánimo decaído, adinamia, tristeza,
inhibición, sentido de culpa, insomnio. La manía, por un estado de
gran euforia, excesiva producción de pensamientos, proyectos sin
base real, excitación psicomotora. Es interesante observar el
delirio postmortal en que los pacientes se imaginan el momento
de su defunción, y toda la parafernalia que trae consigo este
acontecimiento, y no olvidar jamás el riesgo de suicidio que
aumenta al salir del estado depresivo e iniciar el maníaco.

f) Agresividad: respuestas activas exageradas contra los demás y,


contra uno mismo (autoagresividad). Acciones violentas contra la
integridad del otro y contra uno mismo (autolesiones externas,
tragarse cuchillos, tenedores).

g) Amnesia: pérdida de memoria inmediata. No recuerdan hechos


recientes.

32
Facilitar la Salud Vicente Herrera

h) Ausencia: una crisis de desorientación aguda, una desconexión


del entorno.

i) Alucinaciones: sonidos e imágenes que no se producen en el


exterior; palabras, ruidos, sonidos, imágenes, escenas que surgen
del interior del individuo. En ocasiones provocan cuadros de
“levitación”, sueños y alucinaciones en los que el individuo flota
en el aire. Este síntoma constituye la base del delirio o estado
delirante.

j) Paranoia y bloqueos: el paciente siente que es perseguido,


amenazas que, en cualquier momento, pueden agredirle. Es objeto
de una conspiración nacional o internacional. En otras ocasiones
el peligro es tan evidente para él que le provoca una parálisis: ni
para adelante ni para atrás.

Estos síntomas se pueden presentar aislados, en combinación y en


interrelación. Ejemplos: en una esquizofrenia paranoide se identifica un
delirio de persecución con alucinaciones, agresividad, megalomanía. En
la enfermedad bipolar se encuentran combinadas la depresión y la
manía y estados de agresividad; en una depresión psicótica se hallarán
presentes el cuadro depresivo más variados delirios. Un estado maníaco
puede ir acompañado de una desorientación temporo-espacial. Por
tanto, podemos identificar múltiples combinaciones y todos los colores
del gris en los trastornos mentales tanto en las neurosis, como en la
psicosis.

4.- Enfermedad carencial. Las privaciones nutritivas del alimento


necesario y de los componentes auxiliares para su metabolismo como
vitaminas, minerales y oligoelementos causan desnutrición, y variadas
enfermedades como la pelagra, marasmo, carencia de proteínas,
raquitismo, beri-beri, escorbuto, etc. En este grupo se pueden incluir los
casos de abusos de ingesta de alimentos que causan obesidad que
incluyen, en definitiva, carencias o disfunciones alimentarias.

5.- Enfermedad congénita y hereditaria. La expresión de los déficits


o alteraciones estructurales se observan en las alteraciones del material

33
Facilitar la Salud Vicente Herrera

genético, que provocan deficiencias de enzimas y proteínas o factores


metabólicos. Son consideradas enfermedades con una alteración de un
solo gen, por ejemplo algunas anemias como las diferentes talasemias y
la anemia falciforme, o una deficiencia de un factor de coagulación de
la sangre que se observa en la hemofilia. También se encuentran en
alteraciones en los genes estructurales en las recombinaciones de los
cromosomas producidas en la división sexual. Situación favorecida por
la práctica de endogamia o relaciones consanguíneas.

6.- Enfermedad toxica y traumática. La sintomatología ante


agresiones tóxicas o ambientales como las heridas, traumas, fracturas de
diferente tipo y gravedad e ingesta de sustancias tóxicas de naturaleza
física (venenos, isótopos radiactivos, etc.). Incluye, también, la entrada
de organismos vivos en la especie humana formando parte, de esta
manera, de la cadena de su ciclo vital: esquistosomiasis, paludismo,
filariasis, tripanosomiasis, helmintiasis, y diversas zoonosis debidas a
insectos y artrópodos, etc. Otra circunstancia posible es la ingesta
accidental de proteínas o productos elaborados por microorganismos o
gérmenes, sustancias útiles para la supervivencia de su propia especie u
otra especie adaptada o en simbiosis, pero desastrosas y con efectos
graves o muy graves para la especie humana: gastroenteritis infecciosa,
tétanos, botulismo, etc.

Un caso especial de este tipo de respuesta son las reacciones adversas


de los medicamentos o efectos secundarios. Este tipo de reacciones se
engloban bajo la denominación de iatrogénica médica y constituyen una
de las principales causas de internamiento hospitalario urgente, de
morbilidad y mortalidad.

34
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Anote en el cuadro los resultados que ha ido identificando, siguiendo


estos pasos:

MOTIVO DE CONSULTA:

DIAGNÓSTICO:

TIPO DE RESPUESTA:

35
Facilitar la Salud Vicente Herrera

B) CUÁNDO SUCEDE

En este capítulo se han de hallar las circunstancias concretas que han


ocasionado la enfermedad. Al hacerlo nos situamos en cada una de las
distintas respuestas que hemos clasificado: enfermedad orgánica,
funcional, mental, carencial, congénita y hereditaria y, finalmente,
traumática y tóxica.

Etiología o causas de las enfermedades


Actualmente a la mayoría de enfermedades se les atribuye un origen
genético. Tal como se han clasificado anteriormente esta ubicación
alcanza a las orgánicas, funcionales, mentales, congénitas y
hereditarias, excepto, evidentemente, las debidas a carencias nutritivas,
intoxicaciones, infecciones, infestaciones, traumatismos y fracturas.

Para entender el significado del origen genético, en primer lugar se ha


de recordar que los genes están formados por unos agrupados de
moléculas especiales que forman parte de una espiral o ADN, cuya
característica principal es la de incorporar información. Todo el
conjunto de genes que completa la especie humana transportan
mensajes heredados de nuestros progenitores y nos hacen ser como
somos. (Ver figuras 2 y 3 en las páginas 38 y 39).

Al producirse una mutación en los genes o cambios de su estructura a


causa de diversas influencias externas o internas, se producen unos
cambios en su distribución y se promueve una expresión anómala, bien
en un caso generando proteínas deficientes, bien en otro provocando
errores en la replicación celular en los mecanismos regenerativos de
nuestro cuerpo. Estos cambios generan la enfermedad. En el primer
caso está causada por substancias deficitarias o alteradas que se
encargan de reacciones químicas importantes en nuestro cuerpo con sus
enzimas, coenzimas y catalizadores. En el segundo caso, todo tipo de
proliferaciones celulares -tumores- crecerán en cualquier órgano de
nuestro cuerpo, bien sea en formaciones sólidas, bien sea diseminadas
por el torrente sanguíneo, tejido de recubrimiento y linfático.

36
Facilitar la Salud Vicente Herrera

De manera que se tiende a identificar en cada enfermedad o trastorno su


gen particular (o genes) alterado: el gen de la esquizofrenia, el gen del
alcoholismo, el gen de la anemia hemolítica, el de la esclerosis
múltiple, el de la diabetes, etc.

Incluso una persona que enferma con frecuencia o es propensa a una


determinada alteración de salud se la considera que posee una
predisposición genética. A esta persona se la etiqueta de esta manera
para toda la vida, circunstancia que alcanza a sus antepasados y
herederos en una historia familiar que llega a prever el tipo de
enfermedad que se ha sufrido y se va a sufrir.

La investigación médica, tras el descubrimiento de todo el


genoma humano, trata de identificar y cartografiar los
errores en los genes, y subsanarlos mediante medicamentos
selectivos. Se considera que la medicina génica tiene futuro
y conseguirá, al fin, erradicar la enfermedad desde su raíz.

37
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 2 - ADN y célula

Cromosoma

Célula con
núcleo y
orgánulos
Bases
ribosoma
químicas
Mitocondri
a

A
D
N

38
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 3 - Formación de las proteínas

Proteínas

N
U
C
L
E
O
ARN M

ADN C Ribosom
I a
T
O
P
L
A
S
M
A

39
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Según esta aproximación a las causas de la enfermedad se constata, de


hecho, que el mecanismo responsable de los cambios que se observan
en la mayoría de enfermedades está relacionado con las mutaciones en
los genes de las células. Por otra parte, los otros tipos de respuestas
como las tóxicas y traumáticas son causadas directamente por
agresiones externas. Las enfermedades carenciales, por falta o
limitaciones en la ingesta de alimento y nutrientes. Las enfermedades
infecciosas a causa de inoculaciones de gérmenes patógenos, que
incluyen múltiples y variados mecanismos relacionados con estímulos o
agresiones con una gran cantidad de procesos intermedios. Todo lo cual
se incluye en la llamada etiopatogenia de estas alteraciones y es objeto
de un estudio diagnóstico y tratamiento.

Si bien es cierto que suceden cambios en los genes y las demás


circunstancias descritas en los otros tipos de respuestas que hemos
señalado, vamos a seguir para tratar de encontrar el mecanismo
implícito que subyace en la enfermedad, según el objetivo y
propósito de este libro. Por tanto, nos vamos a adentrar en un
territorio inexplorado y en estos momentos vamos a proponer que:

La enfermedad considerada en su globalidad, tiene que ver


con el inicio de la vida en el planeta Tierra, y la evolución
de los seres vivos hasta alcanzar el grado de desarrollo que
observamos en el Ser humano.
Esta propuesta puede parecer que está fuera de los presupuestos
científicos consensuados, y a las personas que sufren de cáncer o una
enfermedad grave les puede parecer extraña o sorprendente. Por lo cual,
entre otros motivos, vamos a describir y analizar el proceso evolutivo
para tratar de comprender la relación entre la evolución y la
enfermedad.

40
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La evolución de la vida en el Planeta


La evolución de las especies en el planeta es un proceso de millones de
años, en el que los seres vivos adquirieron unos mecanismos que, en
determinadas circunstancias, que luego veremos, generan la
enfermedad. Así, la bacteria fue la primera forma de vida y nadie sabe
exactamente de qué manera apareció en el Planeta. Lo seguro es que fue
en un mar cargado de sales y sin la fuerza de la gravedad y temperaturas
sin grandes oscilaciones. De bacterias hay de diferentes clases, pero
últimamente, retomando una clasificación de nuestros abuelos, se
vuelven a dividir en Gram positivas y Gram negativas, según tomen un
color violáceo o no de la tinción que se utiliza para visualizarlas en el
microscopio óptico. Esta coloración depende de la presencia de una
doble y una simple membrana celular, respectivamente.

De la unión y recombinación de bacterias de estos diferentes tipos y en


un proceso, según algunos autores que han conseguido renombre
internacional, llamado endosimbiosis surgió la primera célula moderna
o eucariota que significa célula con núcleo con una membrana que
contiene a los genes, y un citoplasma rodeado de otra membrana
periférica que incluye diversos orgánulos entre los que destacan las
mitocondrias.

Este tipo de célula abandona la división binaria de sus


predecesoras, ya que deja de partirse en dos en una forma
rudimentaria para su reproducción y adquiere un sistema
especial para tal fin. Aparece la mitosis, un modo
extraordinario de trasmitir todo el material genético a las
células hijas. Antes de la partición, este material genético se
alinea en un huso cromático y se replica, y una vez
condensado y protegido en los cromosomas, la célula se
divide. (Ver figura 4 en la página 43).
Estas células inicialmente viven aisladas y sus genes tanto del núcleo
como de las mitocondrias contienen ya la información necesaria para su
división, metabolismo y producción de sustancias necesarias para su

41
Facilitar la Salud Vicente Herrera

supervivencia. El movimiento se presentó en su forma inicial de una


forma primaria, tal como se observa en los protozoos o precursores de
los animales cuya representante más conocida es la ameba. El siguiente
e inmediato cambio evolutivo se produjo con el tránsito de la vida
unicelular a la pluricelular. La vida, entonces, se pudo expresar en
varias células; en primer lugar formando agregados y posteriormente
generando formas organizadas en que, a las funciones de metabolismo y
reproducción, se añadió la de estructura con los mecanismos que
asegurarán la forma de vida mucho más compleja del ser vivo
pluricelular. El movimiento derivó hacia una expresión más sofisticada.
Y así aparecieron los primeros animales, en primer lugar pegados a la
superficie como las esponjas, y luego con prolongaciones móviles para
atrapar el alimento, con musculatura y sistema nervioso, hasta llegar a
los que tienen simetría radial como las medusas –las molestas medusas-
con un movimiento muy característico en las profundidades marinas.

Se produce un nuevo cambio; de animales ondulantes de simetría radial


a los de simetría bilateral con una mitad derecha y otra izquierda, hasta
alcanzar nuestra forma actual, tal como ya somos nosotros. Pero, para
llegar a esta morfología transitamos por los estados de gusano a
vertebrado. Los primeros gusanos eran planos, platelmintos, con una
gran faringe, una cabeza con ojos y un rudimentario cerebro y se
arrastraban hacia delante con un sistema sensorial para la caza y evitar
peligros. En un gusano que adquirió previamente una forma cilíndrica
se formó la primera columna vertebral y aparecieron los peces con un
aumento de la eficacia de todos los órganos de los sentidos e
instrumental para el movimiento. (Ver figura 5 en la página 44).
Posteriormente en la línea de los vertebrados surgieron los mamíferos
con la conversión de glándulas de sudor a glándulas mamarias para
alimentar a las crías durante las primeras épocas de la vida.

42
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 4 - La mitosis o división celular

Duplicación
de los
cromosomas

Cromátidas
Alineados

Separación
Cromátidas

División

Membrana
celular

43
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Nadie lo pone en duda –salvo los creacionistas-; el ser


humano para ser lo que es, ha sido pez, anfibio, reptil y
simio. Por este motivo, el hombre, en su ontogénesis o
desarrollo embrionario y hasta los tres años de edad,
despliega órganos y funciones propias de los animales
rememorando un proceso llamado filogénesis.
Lo observamos cuando el embrión se envuelve de finas capas
protectoras como en el huevo de las aves, el feto flota en el líquido- mar
amniótico y desarrolla branquias o agallas como los peces; pasa por la
fase de anfibio al desplegar los pulmones en el nacimiento, repta como
un reptil y se alimenta como un mamífero. Este transcurso se sintetiza
en la frase: “La ontogénesis recapitula de forma condensada la
filogénesis de la especie”.

Figura nº 5 - Primera evolución de los animales

Organismo sésil Alimentación Gusano Vertebrado


con alimentación con agallas bellota primitivo
tentacular que filtra agua

44
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La reproducción de la especie
La información que se ha acumulado en este viaje hacia la complejidad
está contenida, sin duda, en el material genético del óvulo fecundado,
que es la forma que utilizamos para reproducirnos como pluricelulares.
Para trasmitir nuestra descendencia, cada sexo elabora unas células
llamadas gametos a través de una división especial o meiosis. Una vez
se ha consumado la unión entre el gameto masculino del padre y el
femenino de la madre, se integran todos los genes en los cromosomas
somáticos y el par sexual. Los cromosomas adquieren la mitad de su
material del espermatozoide y la otra mitad del óvulo y éste, una vez
fecundado por el espermatozoide, se divide exponencialmente, y a las
pocas semanas se derivan las láminas embrionarias -endodermo,
mesodermo y ectodermo- de donde surgen los órganos y sistemas de
nuestro cuerpo: del endodermo los órganos encargados del
metabolismo; del mesodermo, los de mantener la estructura y del
ectodermo, la comunicación y el movimiento. (Ver figura 6 en la página
46).

45
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 6 - Desarrollo de las láminas embrionarias

Ectodermo

Mesodermo

Endodermo

46
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La regeneración celular
Una vez formados los órganos, el cuerpo mantiene un sistema de
regeneración celular de los mismos. Para ello el ser humano ha retenido
la memoria morfogénica u órgano-formadora en las células-madre de
los órganos. Estas células conservan la capacidad reproductiva “in
aeternum” que contienen programas o arquetipos que generan formas y
funciones. Las células-madre se encuentran acantonadas en los tejidos y
capas profundas de los órganos. Se dividen por mitosis y activan un
grupo especial de genes llamados Hox que regulan el tráfico del resto
de genes para que se expresen en el lugar, el momento y el cómo más
adecuado para la tarea de regeneración celular. Esta memoria órgano-
formadora tiene una duración. Los telomeros o unas prolongaciones de
los cromosomas que contienen la información para la replicación
genética, y una vez consumidos, esta no se efectúa, lo cual determina el
envejecimiento y la muerte biológica del ser vivo. La regeneración del
cuerpo renueva sus células continuamente y mantiene la anatomía de
sus órganos.

El número de reacciones químicas y la cantidad de células implicadas


en este proceso es enorme; estas últimas alcanzan 1.000 billones de
unidades; 600.000 millones mueren cada día, y en cada segundo se
regeneran 10 millones de ellas. Esta renovación requiere un patrón de
referencia que contenga la información para que cada célula programe
sus genes Hox para la división celular , pero también su muerte celular
o apoptosis, y muy especialmente cumpla una orden muy especial que
es situarse en el lugar preciso que ha de ocupar en el órgano o sistema
corporal. En definitiva, un programa para mantener la vida asegurando
las funciones de reproducción,metabolismo, estructura y movimiento.

47
Facilitar la Salud Vicente Herrera

El control de las funciones vitales


La regeneración celular requiere una entrada de información que
contenga el estado del cuerpo en su conjunto y de los órganos en
particular. Por este motivo se ponen en marcha dos mecanismos
sincronizados que regulan nuestro organismo en sus diferentes niveles
-moléculas, genes, células, tejidos, órganos y sistemas-. El primero
regula el estado funcional del organismo con un sistema de homeostasis
para equilibrar el medio interno teniendo en cuenta las condiciones con
que se encuentra el ser vivo. El segundo se refiere a los mecanismos
específicos para la vital tarea de renovación celular.

El sistema nervioso consigue equilibrar al cuerpo según el ambiente


interno y externo del ser vivo. Y lo hace de manera autónoma sin la
participación directa de la voluntad. La existencia de este sistema no
admite duda y tiene un ritmo diurno-nocturno y sitúa al cuerpo en
posición de efectuar las diferentes actividades en los diferentes órganos
encargados de las funciones vitales.

De esta manera, entre otras acciones, durante el día se


activan mecanismos para conseguir los nutrientes,
simpaticotonía, y durante la noche se facilita la recuperación
del cuerpo, vagotonía, al asimilar los alimentos, eliminar los
desechos y reparar las heridas o pérdidas de continuidad
corporal. (Ver figura 7 en la página 49).

48
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 7 - Sistema nervioso autónomo

Simpático Para-
simpático

Craneal

Torácico

Lumbar

Sacro

Diversas neuronas,
fibras y
neuro-mediadores

49
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La mayoría de científicos consideran que el conjunto de órdenes y


mecanismos implicados en la regeneración celular se encuentra en el
código genético que tiene incorporada cada célula. El espacio donde se
controla todo este mecanismo lo sitúan en la propia célula. Y esta
ubicación se considera un axioma, un principio inamovible; la célula es
quien decide y se observa de forma dramática en el caso del cáncer o la
“malignización” de las células, ya que se considera que el inicio del
desastre que se observa en los tumores comienza con un descontrol
genético de una sola célula, el cual lo extiende a sus células hijas que
acaban invadiendo tejidos colindantes e incluso pueden colonizar otros
órganos que se encuentran a considerable distancia. Hasta la actualidad
el control de la regeneración se continúa atribuyendo única y
exclusivamente a la célula y más concretamente a los genes que
contienen el ADN molecular.

Sin embargo, vamos a considerar que la regeneración


celular está regulada tanto por el sistema nervioso
autónomo, como por un sistema especial que relaciona el
sistema nervioso central y los órganos en una comunicación
entre todas las células corporales con las neuronas que,
como mariposas del alma según Santiago Ramón y Cajal,
participan en esta fundamental tarea.
Si observamos este fenómeno a nivel molecular, consideramos que los
genes de las células corporales conectan con los genes de las neuronas
del sistema nervioso. Pero, hemos de tener en cuenta que hasta la
actualidad no se han aislado o identificado vías nerviosas, mediación
bioquímica, hormonal o molecular que den soporte anatómico o físico a
este vínculo entre las células del cuerpo y el sistema nervioso, si
exceptuamos unas moléculas llamadas péptidos que conectan el sistema
inmune y el cerebro.

Sin embargo, no todos los científicos consideran que el control que


hemos considerado solo se centre en las células somáticas. Rike Geerd
Hamer, medico internista alemán, desde hace más de 25 años, propone
un sistema que contempla la conexión entre las células del cuerpo y las

50
Facilitar la Salud Vicente Herrera

neuronas del Sistema Nervioso. Este autor, según un estudio empírico


localiza con el TAC (Tomografía axial computarizada) unas imágenes
circulares que evolucionan en sintonía con el transcurso de enfermedad
en cada órgano o sistema corporal afectado. Estas imágenes, una vez
comprobado que no son artefactos de la misma máquina de rayos X, se
observan sincrónicamente en zonas del cerebro y órganos y
correlacionan las distintas áreas cerebrales y su correspondencia
orgánica. Hamer ha verificado esta correspondencia en unos 20.000
casos. Por tanto, por esta vía exploratoria ha localizado la conexión
entre el SN y los órganos, entre las neuronas y las células.

La base biofísica de la conexión neuro-somática


Se desconoce la naturaleza biofísica de estos cambios siendo un
territorio apenas considerado por la ciencia. Pero hay excepciones. Por
ejemplo Ervin Laszlo y Amit Goswami conocidos científicos de la física
moderna, afirman que un organismo vivo funciona como un sistema
quántico macroscópico y está capacitado para efectuar una
interconexión dentro de si mismo, entre organismos, y la del organismo
con el entorno. A través de una comunicación no local en la que solo es
posible comprenderla yendo a parar en manos de la física cuántica.
Situados en ella se puede entender esta comunicación entre distintos
tipos de células. Así pues, hemos de tener en cuenta estos complejos
mecanismos biofísicos que, con los fenómenos que descubre Hamer,
contamos con suficientes elementos para proponer lo siguiente:

La conexión entre los órganos y cerebro se efectúa de forma


holográfica y por módulos
En un sistema quántico las células funcionan como una unidad con un
alto grado de coherencia que incorpora información que complementa
las reacciones químicas implicadas en los cambios corporales. Es decir,
antes que se ocasionen las reacciones macroscópicas o visibles a los
procedimientos de medición habituales, se producen cambios físicos en
el seno de las células que, a través de los cuales, trasportan la
información, entendida ésta como un conjunto de mensajes que

51
Facilitar la Salud Vicente Herrera

provocan una reacciones formativas en el receptor. A este tipo de


información Laszlo la denomina in-formación.

Si bien, el cerebro posee formaciones y áreas que controlan la


emotividad con su sistema límbico, la motricidad con su homúnculo
motor, la sensibilidad con su homólogo sensorial, y funciones
superiores con áreas de asociación. (Ver figuras 8 y 9 en las páginas 53
y 54).

También, y éste es el descubrimiento de Geerd Hamer, contiene áreas


específicas en forma modular donde se representan en tres dimensiones
los distintos órganos del cuerpo. De esta manera en el cerebro se
localiza una imagen holográfica de cada órgano. Y este proceso ha
sucedido en el despliegue filogenético producido en la evolución:

La representación de los órganos encargados del


metabolismo de procedencia endodérmica se encuentra en el
tronco cerebral y protuberancia; los que mantienen la
estructura de derivación mesodérmica en el mesencéfalo, y
los que aseguran el movimiento de origen ectodérmico en la
corteza cerebral.
(La cartografía completa de estas relaciones se puede encontrar en las
obras de G.Hamer)

52
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 8 - El homúnculo motor

Área motora

Cerebelo

53
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 9 - Anatomía de la corteza cerebral

54
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Necesidades biológicas, láminas embrionarias y cerebro

Todo ser vivo, en las condiciones físicas que tiene nuestro


Planeta, ha de contrarrestar la fuerza de la gravedad y el
segundo principio de termodinámica o la tendencia al
desorden o caos. Para ello consigue energía procedente de la
combustión de los alimentos en el metabolismo, conserva su
estructura para mantener su forma y despliega un
movimiento para comunicarse con su entorno.
La energía la obtiene del aparato digestivo, con las actividades de
tragar, asimilar y eliminar el alimento. La combustión del mismo
necesita del oxigeno prefundido en los alvéolos pulmonares en la
respiración. Así mismo el control de líquidos del cuerpo lo efectúa un
sistema de tubos colectores situados en el riñón. Tanto los órganos
digestivos como los alvéolos y esta parte de los riñones proceden de la
capa embrionaria endodérmica, y sus acciones son ejecutadas por
glándulas y musculatura lisa, y reguladas por el sistema nervioso más
arcaico que incluye pares de nervios craneales, cuyo origen se sitúa en
el tronco o protuberancia cerebral y el sistema nervioso autónomo. La
acción concertada de esta función asimila y elimina, una vez utilizados,
los elementos del exterior que mantienen la vida: el alimento, aire y
líquido.

Con el fin de resguardar los órganos internos se despliegan láminas


protectoras: dermis o piel arcaica, peritoneo, pleura, glándulas de la
dermis que incluye las mamarias en mamíferos, y pericardio; órganos
de procedencia mesodérmica arcaica, cuyo control nervioso se ubica en
cerebro antiguo. Los huesos, cartílagos, ganglios, el tejido conjuntivo y
el sistema linfático incorporan un mecanismo que sostiene, repara y
limpia de sustancias de desecho al cuerpo. Así mismo poseen un sistema
de reconocimiento para conservar la individualidad genética del cuerpo.
El sistema que mantiene la estructura del cuerpo, de procedencia
mesodérmica, acoge una capacidad de regeneración espectacular; un
auténtico tejido corporal de lujo se comunica con áreas cerebrales que
incluyen células especiales que trascurren por el torrente sanguíneo -los

55
Facilitar la Salud Vicente Herrera

leucocitos-. Aquí si que se han aislado gran cantidad de péptidos entre


este tejido, sus células viajeras y las neuronas como encefalinas,
endorfinas, interleuquinas y citoquinas.

El movimiento se genera con la sensibilidad y motricidad, captando los


estímulos del entorno en la piel y epitelios, y la actividad del tejido
muscular y el esqueleto. Estos órganos surgen de la lámina embrionaria
más externa o ectodermo, y son regulados por el sistema piramidal y
extrapiramidal del Sistema Nervioso Central y Periférico con fibras
nerviosas surgidas de las neuronas que se conectan con moto-neuronas
situadas en la médula espinal, que a su vez lanzan los mandatos a las
placas neuro-motrices de los músculos. (Ver figura 10 en la página 57).
El mismo recorrido pero en dirección contraria con otro tipo de fibras y
neuronas sucede con la sensibilidad que registra las sensaciones del
entorno. Los epitelios o capas de células pavimentosas de la misma
procedencia que la piel pero sin la capa de queratina, que mantienen la
sensibilidad y motricidad, han emigrado a lugares estratégicos del
organismo.

Esta migración tiene como finalidad asegurar al máximo la función


metabólica. Por este motivo por encima de la mucosa de origen
endodérmico, se encuentra epitelio digestivo que recubre boca, dos
tercios de esófago, curvatura menor del estómago, píloro y primera
porción de duodeno, vías biliares y pancreática y tercio inferior del
recto (es vital reconocer y evaluar correctamente lo que comemos y
sensibilizar el acto de la defecación); epitelio respiratorio en traquea,
bronquios y bronquiolos y epitelio renal en la pelvis renal, uréter, vejiga
y uretra. El control nervioso de estos epitelios también se encuentra en
la corteza cerebral con fibras nerviosas que se suman a las de
procedencia endodérmica, en los pares craneales y sistema nervioso
autónomo.

56
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 10 - El sistema piramidal del movimiento

Área motora

Cerebro

Tronco cerebral

Tracto espinal

Desviación Piramidal

Motoneuronas

Médula

Músculo Extensor

Músculo
flexor
Placas
Neuro- Motrices

57
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La alarma biológica
La forma de regular las funciones y regenerar el cuerpo ha de seguir un
orden y un ritmo. De esta manera cada uno de los componentes de este
intrincado sistema de control se halla en perfectas condiciones para que
el cuerpo efectúe sus tareas hasta su conclusión biológica.

¿Qué sucede si el ser vivo tiene que hacer frente a circunstancias que
ponen en peligro la satisfacción de sus necesidades vitales?

Entonces, sobreviene una alarma biológica ocasionada tanto


por estímulos físicos como por situaciones que impiden o
limitan las funciones de reproducción, metabolismo,
estructura y movimiento.
Esta alarma incluye, por tanto, agresiones directas al organismo como
heridas, fracturas, intoxicaciones de todo tipo que provocan una serie de
reacciones, y también conflictos como experiencias que cercenan las
funciones vitales y que en este sentido alcanzan una dimensión
biológica.

Una de las características principales de esta alarma es que activa


mecanismos que están incluidos en los cambios post-adaptativos
conservados en la memoria de las células durante el proceso evolutivo
de los seres vivos. Esta reminiscencia se pone en marcha ante conflictos
similares a los que tuvieron que hacer los seres vivos en su primera
confrontación conflictiva. Por este motivo el motor de la evolución no
son las mutaciones aleatorias de los genes con la permanencia de los
productos más fuertes, sino el resultado de un diálogo permanente entre
el ser vivo y su entorno. Este mecanismo se puede considerar como
epigenético, que sucede más allá de los genes, en el entorno de los
mismos. Ahora podemos observar que la enfermedad está
relacionada con la aparición de la vida y su desarrollo evolutivo.

Una manera de entender esto último es observar los cambios según las
laminas embrionarias. Así:

58
Facilitar la Salud Vicente Herrera

1.- En órganos que proceden del endodermo y mesodermo


antiguo se rememoran tres pasos evolutivos:

 De medusa o aglomerado pluricelular primitivo a gusano:


Ontogénesis o formación de un aparato digestivo y órganos
glandulares, aparición de la simetría derecha-izquierda, delante-
atrás.

 De pez a anfibio: Atrofia de las branquias y formación de


pulmones o alvéolos para prefundir el oxígeno. Formación de de
tubos colectores en riñones para asimilar y eliminar el líquido y
minerales.

 De anfibio a reptil: Desarrollo de capas y glándulas dérmicas


para la protección de la superficie corporal, y láminas
protectoras en peritoneo, pleura y pericardio.

Ante conflictos de asimilación y eliminación del alimento,


aire, líquido y para proteger al máximo estas funciones se
genera una proliferación celular en los órganos
correspondientes.
2.- En órganos que proceden del mesodermo moderno se
rememora el paso evolutivo de invertebrado a vertebrado.

Ante conflictos que afectan los huesos y el sistema de sostén


del cuerpo se ponen en marcha mecanismos para cicatrizar,
calcificar y solidificar y así mantener la ESTRUCTURA
corporal, tras la pérdida de continuidad o destrucción de la
misma.
3.- En órganos que proceden del ectodermo se rememora el paso
evolutivo de reptil a mamífero.

59
Facilitar la Salud Vicente Herrera

En este tránsito las glándulas mamarias se formaron a partir de


glándulas del sudor que incorporan epitelio que recubren los
conductos galactóforos por donde trascurre la leche.

Ante conflictos relacionados con el contacto y el


movimiento se producen en primer lugar ulceraciones para
luego generar nuevas formaciones anatómicas que aseguran
mejor el contacto con el exterior.
Estos cambios anatómicos relacionados con estímulos ambientales lo
podemos observar ya en animales primitivos como los tunicados que en
su forma adulta “disuelven” estructuras de su organismo como parte del
cerebro, notocordio, cola y musculatura que le sirvieron en su forma
larvaria para generar un movimiento, proceso que dura exactamente un
día. (Ver figura 11 en la página 61).

60
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figura nº 11 - Pérdida de estructuras en el animal tunicado adulto

Tunicado
adulto
natatoria
Larva

Imagen microscópica de la larva

Cordón dorsal Cerebro

Notocordio

61
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Por tanto:

La alarma biológica es el factor que explica la aparición de


la enfermedad orgánica y funcional o psicosomática, y en
este fenómeno incluimos tanto las agresiones tóxicas,
heridas y traumatismos, como los conflictos o
confrontaciones dados en el ámbito del comportamiento o
sucesos vitales del ser vivo.
En los otros tipos de enfermedad, las alteraciones en la estructura de los
genes o enfermedades congénitas son debidas, en general, a la
alteración de un solo gen y las que se consideran hereditarias trasmiten
estas alteraciones a través de los gametos en los cromosomas somáticos
o ligados al sexo, por vía reproductiva (hemofilia, hipercolesterolemia
familiar, enfermedad adenomatosa de colon, etc.). La endogamia o
reproducción entre miembros de una misma familia o linajes favorece
este tipo de trastorno, al limitar las posibilidades de recombinación
genética en la unión de gametos del padre y de la madre.

Algunos trastornos de origen congénito y que no son hereditarios como


el Síndrome de Dawn o mongolismo, transposición de grandes vasos,
alteraciones renales, etc. se consideran una consecuencia de conflictos
biológicos intra-útero. Y en este sentido el aborto es un mecanismo que
libera embriones y fetos no viables, siendo el aborto del aborto el
fracaso de este proceso, ocasionando unas consecuencias que limitan la
anatomía y funcionalidad de los seres que se reproducen en estas
condiciones. Por tanto, como más adelante veremos, hemos de analizar
los conflictos ya desde el momento de la fecundación y diferenciar los
conflictos de la madre y los que sufre propiamente el embrión y feto.

62
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La enfermedad mental
Este tipo de respuesta con los síntomas que hemos agrupado
anteriormente sucede, en general, ante la presencia de dos o más
conflictos biológicos, que ante la dificultad de solucionar realmente un
conflicto previo y en caso que el conflicto se haya minimizado pero no
sea suficiente esta solución, el individuo se queda bloqueado en su
estado momentáneo de evolución personal. Los síntomas psíquicos se
expresan ante dos o más conflictos biológicos activos, (excepto en la
depresión y los cuadros maníacos unipolares, en que intervienen
cambios en las hormonas sexuales). Los conflictos implicados en los
trastornos metales están presentes al mismo tiempo y, en general,
cruzados en su correlación cerebral; las áreas cerebrales
correspondientes a cada conflicto se localizan en áreas y hemisferios
cerebrales diferentes.

63
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La información y el ser humano


La alarma biológica la podemos situar en un lugar equidistante entre las
situaciones concretas que generan conflictos y los cambios en la
estructura y expresión de los genes. Por tanto, a la hora de identificar
las últimas causas de la enfermedad hemos de rastrear los estímulos y
conflictos biológicos que ponen en marcha diferentes respuestas
corporales como de comportamiento, y considerar que en este proceso
se activa una in-formación que trascurre por los diferentes niveles que
integran el ser humano: la psique, el cerebro y los órganos.

Situación conflictiva <>ALARMA<> Expresión genética


Ahora bien, la conexión que se establece entre estos tres niveles no se
ha de considerar que sigue una única dirección sino que forma una
figura circular con entradas en cada uno de ellos, y la in-formación
recorre el círculo en ambas direcciones e interactuando entre si. De esta
manera se consigue construir una gestalt o visión global del modelo que
se propone, que es útil y práctica para interpretar los síntomas.

Información

Psique

InformaciónÓrganos CerebroInformación

64
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La entrada de la in-formación a través de los órganos se puede


considerar un caso especial de réplica inmediata, ya que los cambios se
suceden ante las reacciones debidas a intoxicaciones que incluyen
infestaciones e infecciones por gérmenes no codificados, traumatismos,
heridas, fracturas. La in-formación que entra en la imagen circular, se
inicia directamente desde los órganos o células corporales; el estímulo
es directo y repercute en el psiquismo y en el cerebro de forma casi
instantánea. En este caso la fase activa del conflicto es rápida e
inmediatamente se ponen en marcha los cambios reparativos. Un
ejemplo esclarecedor de este fenómeno es la formación del callo óseo
tras una fractura de esqueleto. La lesión en fase activa es una pérdida de
continuidad que equivaldría a una necrosis en un órgano de procedencia
mesodérmica y su proceso de reparación provocaría un crecimiento de
las células formadoras de hueso u osteoblastos.

La in-formación que se inicia en el cerebro se produce en algunos


trastornos mentales, como los que se originan propiamente en
alteraciones específicas del Sistema Nervioso que incluyen
enfermedades mentales de origen metabólico, intoxicaciones y atrofias,
tal como se observa en las demencias seniles y pre-seniles. Pero,
también, en este circuito algunos cambios que se produzcan en el
funcionamiento del cerebro sean fisiológicos, tóxicos o terapéuticos van
a condicionar diferentes expresiones sintomáticas; por ejemplo un
sistema nervioso sometido a una ingesta crónica de droga condiciona
una respuesta en forma de constelación esquizofrénica en el momento
que el individuo sufra un solo conflicto biológico grave; en la
menopausia los conflictos femeninos tienden a expresarse en una
depresión por el descenso de los estrógenos u hormonas femeninas que
bañaban el cerebro en el período reproductivo. Por tanto, para el
análisis de las circunstancias que ocurren en este modelo interactivo, se
han de considerar los efectos en cadena y las reciprocidades que se
ponen en marcha a la hora de generar los síntomas. Tarea que requiere
mucha experiencia y una atenta dedicación.

65
Facilitar la Salud Vicente Herrera

C) A QUÉ ES DEBIDO
En este marco de complejidad, nos vamos a ocupar aquí de la in-
formación que entra por vía psíquica, considerando, también que se
generan interacciones a través de las otras puertas de entrada que
condicionan respuestas sintomáticas, tal como se ha dicho
anteriormente.

Las vivencias y la enfermedad

Una de las tareas es reconocer entre los acontecimientos en


la vida de cada individuo, cual o cuales de ellos y en que
grado o intensidad y duración se han convertido en
conflictos biológicos.
Por este motivo se ha de entrar en detalle en el conflicto biológico que
genera la in-formación que entra por el psiquismo y activa una alarma
biológica.

Psique

Órganos Cerebro

66
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Situados en esta línea de análisis, se han de considerar los siguientes


aspectos importantes. Ante una situación que nos confronta ante las
necesidades biológicas que hemos descrito anteriormente, podemos
reaccionar de las siguientes maneras:

 Solución inmediata de la situación. Contamos y aplicamos los


medios para la solución o disponemos de los medios para una
solución futura.

 En caso de experimentar esta situación en soledad, de aparición


inesperada, normalmente precedida de una manera intensa por
un impacto de naturaleza psíquica, y en general de larga
duración porque por diferentes motivos no puede ser resuelta,
nos genera un conflicto, que intrínsecamente nos confronta, ya
que nos provoca ambivalencia, contradicción o varias
soluciones posibles.

 Descarga del dramatismo o la imperiosidad de la misma al


exteriorizar y compartir la situación, a pesar de la falta de
solución. Sea cual sea el contenido, este es desdramatizado y de
esta manera pierde su virulencia.

Los eventos asociados al conflicto pueden suceder ya desde la situación


intrauterina y pueden abarcar desde contenidos codificados asociados a
amenazas ancestrales, tal como sucede con ”el rugido del león” que
desencadena miedo a la muerte, ya que ruidos intensos o sonidos
estridentes recuerdan al dicho rugido, con ocasión de agresiones al
medio amniótico en que el feto se queda sin su entorno de protección,
hasta contenidos que afectan más la relación con otras personas unidas
por su afectividad, cuyas consecuencias en caso de abandonos o
separaciones pueden ocasionar gravestrastornos.

El contenido biológico del conflicto sufre una conversión a una


dimensión simbólica en la especie humana. Por este motivo las
diferentes necesidades biológicas se consideran a efectos prácticos, de
esta manera:

67
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Contenidos biológicos Contenidos simbólicos

Metabolismo Reserva

Reproducción Preservación

Protección Seguridad

Estructura Valorización

Movimiento Comunicación

Por tanto, a la hora de aplicar los criterios que nos orientan hacia las
necesidades biológicas cercenadas, hemos de considerar estos
contenidos simbólicos. Una vez situados en su lugar, y siguiendo el
desarrollo filogenético los relacionamos con las distintas láminas
embrionarias.

Láminas embrionarias Contenidos simbólicos

ENDODERMO Preservación

MESODERMO ARCAICO Seguridad

MESODERMO MODERNO Valorización

ECTODERMO Comunicación

68
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Las dos fases de la enfermedad


En una alarma biológica suceden dos momentos o períodos
diferenciados: mientras dura la alarma y el período posterior a la
solución de la misma, si es que lo ha habido. En la primera fase, el
cuerpo activa todo el sistema nervioso simpático y, si se cumplen las
condiciones que hemos descrito en el conflicto biológico, se generan los
cambios que rememoran el proceso acaecido en la evolución:

ENDODERMO Crecimiento celular

MESODERMO ARCAICO Crecimiento celular

MESODERMO MODERNO Necrosis

ECTODERMO Ulceración

Si aparece la solución del conflicto, se inicia una fase de reparación en


que se activa una vagotonía o aceleración del sistema nervioso
autónomo parasimpático. Si el conflicto ha adquirido suficiente
intensidad y duración, se desencadenan unos cambios que tratan de
restablecer los órganos afectados, y según las láminas embrionarias se
generan distintos procesos:

69
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ENDODERMO Caseificación
Encapsulamiento

MESODERMO ARCAICO Caseificación Edemas


o derrames

MESODERMO MODERNO Crecimiento celular

ECTODERMO Crecimiento celular

En la práctica esta sucesión de los hechos en simpaticotonía y


vagotonía puede verse complicada con sucesos que mantienen el
conflicto activo pero en menor intensidad y provocan un conflicto en
balance, o bien en una situación que, predominando la solución, se
recidiva de cuando en cuando; a este escenario lo calificamos de
solución en balance.

En el momento cumbre de la vagotonía aparece una crisis


simpaticotónica. Llamada crisis epileptoide en vísceras y
crisis epiléptica con convulsiones tónico-clónicas en
epilepsia o Gran mal. Cuadros clínicos graves como el
infarto de miocardio, embolia pulmonar, momento álgido de
la hepatitis, cuadros gástricos, asma bronquial, etc. se
consideran expresiones clínicas sucedidas en esta delicada
crisis.
En vagotonía aparecen los edemas y la inflamación de los órganos y
también del cerebro; la crisis epileptoide es el punto de inflexión del
paso de un estado inflamatorio a un proceso de cicatrización. Esta
dificultad puede equipararse a las crisis curativas que consideran
algunas corrientes de Medicina Natural.

70
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Las infecciones
Las infecciones se consideran un caso especial de enfermedad orgánica
en que la entrada de gérmenes en el cuerpo y su expresión clínica se da
en la fase de vagotonía, tras la presentación de conflictos que han
generado cambios previos como nódulos o proliferaciones celulares,
necrosis y ulceraciones. El tipo de gérmenes que encontraremos
dependerá, a su vez, de estos conflictos y los cambios producidos en
órganos según su procedencia embrionaria.

Láminas Sustrato sobre el que Gérmenes


embrionarias actúan los gérmenes

ENDODERMO Nódulos Hongos Micobacterias


Proliferaciones
celulares Quistes

MESODERMO Nódulos Hongos Micobacterias


ARCAICO Proliferaciones
celulares Quistes

MESODERMO Necrosis Micobacterias Bacterias


MODERNO Proliferaciones

ECTODERMO Ulceraciones Bacterias Virus

71
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Los raíles
Otro aspecto importante a tener en cuenta es la presencia de raíles o
circunstancias acompañantes. Se pueden diferenciar los siguientes:

 Las circunstancias acompañante al conflicto biológico y


desencadenan la reacción física o psíquica. Elementos que se
encuentran en el aire como polen, alimentos, ruidos, o cualquier
circunstancia que acompañó al suceso conflictivo, actúan en un
mecanismo de alergia y provocan los signos y síntomas que
puso en marcha el conflicto original.

 En ocasiones, algunas circunstancias ancestrales que recuerdan


situaciones conflictivas adquiridas a lo largo de la evolución,
provocan síntomas. Por ejemplo, el frío pone en marcha el
mecanismo de amenaza con relación a la limitación o pérdida de
la seguridad en el territorio, lo cual favorece los cuadros en que
las mucosas respiratorias expresan sintomatología inflamatoria.

 Algunos elementos adquieren un simbolismo que actúa en


diferentes circunstancias. El ejemplo más significativo es el del
alimento ingerido. Esto constituye un elemento de primer orden
en la génesis y contenido de los trastornos, sean estos físicos,
como psíquicos. El contenido simbólico del alimento se
relaciona con distintas cualidades funcionales como
sensibilidad, motricidad secreción y absorción. El alimento
toma, así, un significado simbólico que alcanza incluso a
situaciones como no poder alimentarse por una obstrucción de
esófago, estómago o intestino. Esta circunstancia desencadena
conflictos relacionados con la adquisición de reserva de
alimentos en el cuerpo. Otro tipo de valor simbólico más
cercano a lo psicológico se encuentra en la anorexia nerviosa.
En este caso el rechazo al alimento es utilizado en la relación
con los demás, y se vincula a conflictos relacionados con la
comunicación.

72
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Coevolución
Los conflictos biológicos que provocan la alarma se analizan aquí
según su correlación cerebral y momento de aparición en la historia
evolutiva del ser humano, de manera que podamos distinguir una co-
evolución entre el desarrollo del cerebro, las alarmas biológicas
experimentadas y las consecuencias en los órganos.

Si observamos el cerebro, comprobamos que el tronco cerebral no está


formado por dos hemisferios. Estos aparecen en el cerebelo y corteza
cerebral. En los tres primeros meses de vida del ser humano el
crecimiento celular del embrión y feto está regulado por el tronco
cerebral como si se tratase de un organismo cuyas células se encuentran
en una fase ontogénica, tal como sucede en los órganos que proceden de
la lámina embrionaria endodérmica.

A medida que aumenta la complejidad del organismo en relación a su


entorno se disocian ambos hemisferios. Esta separación se muestra en
las habilidades instrumentales, en los actos y movimientos como
manejar con más fuerza y destreza los instrumentos, apuntar para cazar,
comer, clavar un clavo, escribir y órganos de los sentidos.

De esta manera observamos una dominancia por una parte del cuerpo
-hemicuerpo dominante- de la potencia y habilidad neuro-muscular y
ciertas funciones de los órganos de los sentidos, regulada por el
hemisferio cerebral izquierdo en los diestros, y por el hemisferio
cerebral derecho en los zurdos. Esta dominancia no depende del sexo ni
de los niveles de hormonas vinculados al sexo ni de sus modificaciones
fisiológicas, instrumentales o supuestamente terapéuticas. Esta
especialización localiza el área del lenguaje en el hemisferio cerebral
izquierdo.

73
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Esta diferenciación hemisférica va a acarrear ventajas


instrumentales para ejecutar actividades, y también se van a
generar distintas respuestas en cada uno de lo hemisferios
que se van a expresar en las vísceras del cuerpo y en las
formaciones anatómicas dobles.
De esta manera observamos una constelación de respuestas con carácter
masculino, cuya localización neurológica se sitúa en el hemisferio
derecho de la corteza cerebral, y respuestas con carácter femenino,
situadas en el hemisferio cerebral izquierdo. La expresión de los
diferentes comportamientos relacionados con cada tipo de respuesta se
vincula con los órganos-diana característicos en cada sexo. Este tipo de
respuestas y su relación neurosomática depende del nivel de hormonas
ligadas al sexo y a sus modificaciones fisiológicas, instrumentales,
terapéuticas, ambientales o educativas. Pero no está influenciada por la
dominancia neuro-muscular ni sensorial.

También en los diestros, la parte izquierda de su cuerpo se vincula a las


relaciones consanguíneas y la parte derecha del cuerpo a las relaciones
con la pareja o extra-nido. La localización de estos espacios está
cruzada, en los zurdos. Esta codificación de espacios no está
influenciada por la dependencia hormonal. Asimismo la parte extensora
o cara dorsal de los miembros y cinturas basculantes del cuerpo están
relacionadas con la necesidad de apartar a alguien o algo, y la parte
flexora o cara ventral lo está con la de acercar o aprehender. En los
diestros la defensa se localiza en el brazo izquierdo (escudo) y el ataque
en el brazo derecho (espada). En los zurdos se invierte esta localización.

74
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Tener: tronco cerebral, endodermo y mesodermo arcaico


Los primeros conflictos están relacionados con la nutrición y con la
protección de los órganos vitales para la supervivencia. Probablemente,
la primera alarma biológica que apareció en la tierra fue debida ante la
escasez de nutrientes, ya que en la superficie del Planeta, en su origen,
había suficiente materia orgánica para que las células fermentaran los
alimentos sin necesidad de oxígeno. La fosforilación oxidativa fue el
mecanismo que resolvió la alarma biológica en que una bacteria puso
en marcha el engranaje endosimbiótico y se formó la primera célula
eucariota. Este proceso no fue nada simple; al escasear los nutrientes,
ciertas bacterias como las ciano-bacterias consiguieron obtener
sustancia orgánica aprovechando la luz del Sol a través del mecanismo
de la fotosíntesis. Lo cual generó, lo que podríamos ya considerar el
segundo conflicto biológico que sucedió en el Planeta: la generación del
oxígeno como producto tóxico surgido en la fotosíntesis. Otra bacteria
aprovechó este gas y lo incorporó en su propio metabolismo y
posteriormente se unió a otra bacteria y formó parte de su maquinaria
para conseguir energía; aquella bacteria se convirtió en mitocondria; un
orgánulo que efectúa la función oxidativa con mayor eficacia para
conseguir energía que la fermentación.

La célula eucariota reúne ambos mecanismos metabólicos, y estas


células son nuestras células que forman nuestros tejidos, órganos y
sistemas, y conservan ambos dispositivos para conseguir las moléculas
de energía o ATP. Así ante una situación de gran actividad en que
nuestro cuerpo no recibe el oxigeno suficiente, nuestras células ponen
en marcha la vía fermentativa cuyo producto final es el ácido láctico
que cristaliza en los músculos; las molestas agujetas, para esta actividad
consumen todo lo que encuentran en nuestro cuerpo; reservas de
hidratos de carbono y tejido graso.

75
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Desde el punto de vista del desarrollo de la vida, la


aparición de animales en forma de gusano marcó un punto
de inflexión en la evolución; el gusano inicial plano contaba
con una gran faringe por donde entraba y salía el resto de
alimento ya digerido. Posteriormente se convirtió en un
cilindro alargado con una entrada por la boca situada en la
cabeza y una salida por la parte posterior. Se consolidó un
tránsito digestivo con movimientos peristálticos donde se
asimilaba y eliminaba el alimento, una circulación de la
sangre por latidos y un Sistema Nervioso complejo con un
aumento de las áreas de control situadas en la cabeza.
Toda esta organización se trasladó al ser humano donde se estructura de
manera más compleja, pero conservando la misma esencia. Los
comportamientos de asimilar y eliminar los nutrientes (o recursos)
adquieren un sentido simbólico y no sólo tienen que ver con la comida,
sino que también se refieren a objetos propios de la conducta humana
(p. Ej. un puesto de trabajo, un juguete, una herencia, una casa). Por
este motivo los órganos que mantienen el metabolismo tenderán a
aumentar su número de células en la fase activa de la alarma biológica,
como si estuviéramos en los tres primeros meses de gestación. En la
clínica identificamos adenocarcinomas o cambios celulares con
aumento del número de células en los órganos perturbados.

La naturaleza del conflicto entre asimilar y eliminar nos va a dirigir


hacia los órganos implicados, siendo probablemente la válvula ileocecal
entre íleon y ciego el punto de inflexión entre ambas funciones. Pero va
a ser la necesidad específica, que está en peligro dentro de estas dos
funciones vitales, la que nos va orientar hacia el órgano en concreto

76
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ENDODERMO - Reserva y preservación

Atrapar Vías digestivas superiores

Tragar Esófago

Digerir Estómago, páncreas e intestino delgado

Reserva Hígado

Eliminar Intestino grueso, sigma y recto

Retención de líquido Tubos colectores del riñón


(sistema piramidal)

Retención de aire Alvéolos pulmonares

Formación de vida Útero y próstata

En el sistema nervioso, tal como se ha considerado anteriormente, los


centros de regulación correspondientes a la asimilación y eliminación se
diferencian en dos áreas dentro del tronco cerebral: el área de
asimilación se localiza alrededor del IV ventrículo, en su parte derecha,
y el área de eliminación en la parte izquierda.

Conseguir alimento es vital y es asegurado por nervios que surgen del


tronco cerebral (excepto el óptico y el olfativo). Los pares craneales
originarios del tronco y protuberancia cerebral se encargan de regular la
asimilación y eliminación de alimentos y las distintas cualidades
funcionales (sensibilidad, motricidad, secreción y absorción). Esta
función la ejecutan junto con fibras nerviosas de la corteza cerebral que
se entrecruzan. Trasladan, de esta manera mensajes surgidos en los
automatismos y de la voluntad consciente.

77
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ENDODERMO

ALARMA SIMPATICOTONÍA VAGOTONÍA


BIOLÓGICA

No poder atrapar la Hipertrofias celulares y Parotiditis


presa: la misma presa, nódulos en glándulas Otitis media
información y tiempo salivares, oído medio y en Tiroiditis
glándula tiroidea
(adenocarcinomas)
No poder tragar y digerir Hipertrofias y nódulos en Amigdalitis Esofagitis
la presa boca, amígdalas cavum, Gastritis
esófago, estómago y Necrosis tumorales por
páncreas caseificación /
(adeno-carcinomas) encapsulamiento
No poder eliminar la Hipertrofias en forma Obstrucción intestinal
presa laminar y coliflor en con hemorragias
intestino grueso, sigma y Colitis ulcerosa
recto
Obstrucción intestinal
(adeno-carcinomas)
Carencia Nódulos hepáticos Insuficiencia hepática
(miedo a faltar) Obstrucción vías
biliares
Cirrosis hepática
Falta de aire Nódulos pulmonares Tuberculosis
(miedo a la muerte) espiratoria
Encapsulamiento
Vivir fuera de medio, Hipertrofia y nódulos en Tuberculosis renal
desarraigo pirámides de Malpigio en Litiasis renal
riñón Síndrome nefrótico
Vivir fuera de la Norma Hipertrofia celular en Prostatitis
sexual próstata y endometrio Endometritis

78
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Los conflictos relacionados con la protección, sea ésta real o simbólica,


se expresarán en las láminas protectoras y en la parte dérmica de la piel
(ataque al tórax, al abdomen, al corazón, a la integridad física). Sigue
esta distribución:

MESODERMO ARCAICO - Seguridad

Protección del territorio arcaico Mamas

Protección integral Dermis

Protección del tórax Pleura

Protección del corazón Pericardio

Protección del abdomen Peritoneo

El substrato cerebral de las áreas de las láminas peritoneales, pleurales,


pericardio y dermis está localizado en ambos hemisferios del cerebelo y
se afectan directamente según el lugar que se ha sentido atacado o
agredido, y por tanto en la fase activa de la alarma biológica las células
que forman estas láminas aumentan en número.

En la clínica se diagnostican melanomas, mesoteliomas, pericarditis,


derrames pleurales y pericárdicos, ascitis y tumores de mama no
ductales. La localización de la lesión en el caso de la glándula mamaria
depende de la codificación establecida en la especie humana según la
lateralidad; las personas diestras relacionan la parte izquierda de su
cuerpo con el nido, la parte derecha con lo social. De esta manera un
conflicto con los hijos en una mujer diestra se reacciona con la mama
izquierda y un conflicto con la pareja con la derecha; en las zurdas, los
hijos con la derecha y el marido con la izquierda.

79
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MESODERMO ARCAICO

ALARMA SIMPATICOTONÍA VAGOTONÍA


BIOLÓGICA

Mancillamiento a la Hipertrofias celulares y Hemorragias


integridad personal nódulos en dermis Infección
(melanomas)

Ataque al tórax Hipertrofias y nódulos en Pleuritis


pleura (mesoteliomas) Derrame pleural
Ataque al corazón Hipertrofias y nódulos en Pericarditis
pericardio Derrame pericardio
Ataque al abdomen Nódulos e hipertrofia Peritonitis
celular en peritoneo Ascitis
Pérdida de nido Nódulos en glándulas Cavernas tuberculosas
mamarias en mama

Ser: mesencéfalo y mesodermo moderno


Hasta aquí hemos descrito al gusano con su sistema digestivo y sus
láminas protectoras. El siguiente paso evolutivo consistió en que estos
animales blandos y reptadores se dotaron de una estructura más
consistente y así aparecieron los vertebrados con la formación de un eje
central que ejercía como un soporte que ayudaba a liberar la cabeza para
aumentar el campo de visión y permitía caminar sobre cuatro
extremidades; luego sobre dos, ya que en la columna se insertaban
músculos de gran potencia y resistencia.

Los minerales como el calcio, fósforo, magnesio, etc., inicialmente


disueltos por el torrente sanguíneo, cristalizaron primero generando
cartílagos y luego huesos. Un fenómeno vital para la supervivencia
apareció dentro de los huesos, en su médula, ya que se instaló un
mecanismo de regeneración de la sangre en sus tres componentes
principales: los glóbulos rojos para trasportar el oxígeno vital para el

80
Facilitar la Salud Vicente Herrera

metabolismo, los glóbulos blancos como células interconectoras con el


medio interno y externo y las plaquetas, unas pequeñas porciones
celulares que se encargan en primera línea de acción de taponar las
hemorragias que se producen por pérdidas de continuidad en los capilares
y vasos sanguíneos.

Los conflictos relacionados con la estructura que engloban huesos,


ganglios, tejido conjuntivo y músculos, se convierten y se vivencian en
el ser humano como conflictos que tienen que ver con la valorización, y
en caso de un conflicto o conflictos de desvalorización se ha de matizar
exactamente lo qué significa. Conflicto de desvalorización es no
efectuar una(s) actividad(es) que nos creemos con capacidad para llevar
a cabo. En este caso en la fase activa de la alarma biológica aparece la
necrosis o descalcificación en los huesos y pérdidas de sustancia en los
ganglios, tejido conjuntivo y musculatura.

Esta alteración representa una regresión evolutiva, ya que las


formaciones consistentes que forman la estructura y el sistema de
sostén regresan a la fase evolutiva en que los minerales se encuentran
todavía disueltos en el líquido vascular y aún no han cristalizado. En
este caso, una vez solucionado el conflicto aparece la regeneración
celular, la reparación y mayor consolidación, si cabe, de la estructura
dañada. Tal como sucede en una fractura producida por un trauma sobre
el hueso que pone en marcha un callo óseo, los conflictos biológicos
relacionados con acontecimientos que provocan desvalorización
generan el mismo tipo de respuesta, pero de forma exagerada y anómala
en consonancia con la intensidad y duración de la alarma sufrida.

Junto a este tipo de respuestas que se diagnostican en una serie de


procesos proliferativos en este tipo de tejidos, desde reumatismos,
artritis, a sarcomas sin o con afectación muscular o meiosarcomas y
diferentes tipos de linfomas, se identifican alteraciones que afectan la
formación de los tres elementos de la sangre: leucemia que afectan la
serie blanca o leucocitaria; anemias y policitemias, la serie roja o
glóbulos rojos, y trombocitemias y plaquetopenias, la serie
megacariocítica o la encargada de taponar las hemorragias por adhesión
y agregación de las plaquetas. Estos cuadros siguen la misma sincronía

81
Facilitar la Salud Vicente Herrera

en relación a la alarma biológica; en primer lugar, en fase activa


provocan un descenso en cada uno de los tres elementos de la sangre a
causa de la necrosis producida en el interior de los huesos o medula
ósea; en segundo lugar se produce la regeneración y crecimiento celular
según la intensidad y la duración de esta alarma. Estos últimos
parámetros nos indicarán la intensidad de los síntomas.

El substrato cerebral se encuentra en áreas del cerebro medio o


mesencéfalo que mantienen la bilateralidad hemisférica. En este caso la
manifestación en el hemi-cuerpo correspondiente sigue la misma
distribución, según la codificación que se ha señalado anteriormente para
diestros y zurdos, afectándose, eso sí, de forma selectiva zonas precisas
de la economía ósea y ganglionar. Según observación clínica este tipo de
problemas nutren de pacientes las consultas médicas.

MESODERMO MODERNO - Valorización

Desvalorización moral o intelectual Calota craneal


Vértebras cervicales

Desvalorización personal Vértebras dorsales

Desvalorización sexual Pelvis

Desvalorización en relación madre-hijo Hombro izquierdo *

Desvalorización relación pareja Hombro derecho *

Desvalorización deportiva Rodilla

* En los zurdos al revés

82
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MESODERMO MODERNO

ALARMA SIMPATICOTONÍA VAGOTONÍA


BIOLÓGICA

Desvalorización tipo Aplasia medular Reumatismos


infantil y senil Osteoporosis Leucemias
Desvalorizaciones Osteolisis o necrosis en Reumatismos
específicas distintas partes del esqueleto Sarcomas
Osteosarcomas
Desvalorizaciones Necrosis en gánglios Linfomas
íntimas
Desvalorización por Necrosis en bazo Esplenomegalia
hemorragia Plaquetopenias
Desvalorización por Necrosis en testículo y Teratomas Quistes
pérdidas ovarios ováricos
Conflicto de líquidos Necrosis en corteza de riñón Quistes de riñón

Dar y recibir: corteza cerebral y ectodermo


Podemos afirmar que ya tenemos al gusano de pie, con una estructura
firme y una buena constitución física que le protege. El contacto con el
entorno se ha ido desarrollando y mejorando ya desde el principio,
siendo la lámina ectodérmica la que proporciona las células en este
proceso evolutivo de donde surge el mismo Sistema Nervioso como
órgano estrella en esta función de relación.

Este sistema se despliega por todo el cuerpo a través de fibras que


terminan en auténticos sensores formando el Sistema nervioso
Periférico, abarcando también, órganos de los sentidos que incluye la
vista, el olfato, el gusto, el tacto y el oído generando un sistema sensible
de captar los diferentes estímulos del exterior (luz, olor, sabor,
sensibilidad y sonido) y convertirlos en corrientes eléctricas para
alcanzar las áreas cerebrales correspondientes que integran la
información recibida y la hacen consciente, y elaborar las respuestas

83
Facilitar la Salud Vicente Herrera

adecuadas según la información recibida. Un ejemplo maravilloso lo


encontramos en el desarrollo del ojo y oído, capaces de convertir
diferentes longitudes de onda de luz y ondas sonoras en estímulos
eléctricos que a través del nervio óptico y auditivo alcanzan las áreas
del cerebro, siendo la retina una capa formada por neuronas que han
emigrado a la periferia de la bóveda del cráneo. (Ver figuras 12 en las
páginas 85, 86 y 87).

84
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figuras nº 12

85
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figuras nº 12a

86
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Figuras nº 12b

87
Facilitar la Salud Vicente Herrera

El paso evolutivo a mamífero culmina este proceso de comunicación


que incluye el medio físico y los demás seres que le rodean sean de su
especie o especies distintas. También las vísceras se dotan de
prolongaciones o migraciones de células epiteliales acompañadas de
fibras nerviosa que dan un aumento de la sensibilidad (y dolor) y
motricidad tal como hemos señalado en boca, esófago, estómago,
píloro, vías biliares, pancreáticas, bronquios, epitelio de la pelvis renal,
uréter, vejiga, uretra y células alfa y beta del páncreas. Además del
despliegue de estos sistemas de recepción de información se han ido
desarrollando formas de respuesta para la acción con músculos con
fibras estriadas que se contraen y extienden.

Junto a estas localizaciones interesa remarcar una de las migraciones


epiteliales de procedencia ectodérmica, todavía no valorada en toda su
importancia: el periostio formado por una lámina que rodea los huesos
y que los sensibiliza al dolor. Sin esta propiedad sería imposible la
inmovilización necesaria, en caso de fractura, para la formación del
callo óseo, y cómo luego observaremos será la lámina que, a través de
los conflictos correspondientes, pondrá en marcha cuadros clínicos de
actualidad como la fibromialgia, por ejemplo.

En este extraordinario y misterioso mundo de la relación el


acontecimiento fundamental que pone en marcha la alarma
biológica es la separación.

Tanto los animales que se encuentran en los estratos inferiores como


nosotros mismos podemos sufrir uno de los conflictos más graves que
se producen en mayor frecuencia en la naturaleza: la separación y
pérdida, con todos los matices que se pueden dar en ambos sexos, del
entorno que nos rodea sea éste físico o bien del contenido del mismo,
personalizado en los demás seres con los que nos relacionamos a lo
largo de nuestra biografía; nosotros como mamíferos evolucionados
dependemos los primeros seis años de nuestros padres, luego
establecemos relaciones con personas de nuestra edad, después en la
adolescencia, con la avalancha hormonal, tratamos de buscar nuestra
pareja o parejas, luego sobreviene la madurez en que encontramos un

88
Facilitar la Salud Vicente Herrera

equilibrio en los lazos familiares, grupales y territoriales, hasta la


senectud en la que nos confortan las nuevas generaciones de seres
humanos y nos ponemos en paz con nosotros mismos y con los demás.

Ya en la fase embrionaria y fetal nos cobijamos en un espacio de


seguridad; rodeados de líquido amniótico, en un mar de endorfinas
disfrutamos de un nido acogedor; de la madre sentimos el calor, sus
sensaciones, su voz, las caricias a través de la piel, pero también
captamos sus estados de ánimo y recibimos impactos amenazadores
como ruidos aterradores, carencias alimentarias, incluso llegamos a
captar agujas que extraen nuestro líquido protector y aparatosas
vibraciones de aparatos de exploración ultra-sonográfica que agitan
nuestras células. Este período es propicio para la adquisición de los
raíles que anteriormente se han señalado, que luego se van a expresar
en forma de alergias e intolerancias tanto alimentarias como a diversas
sustancias que movilizan una potente memoria bioquímica.

Durante el parto y alumbramiento pasamos por un estrecho canal, hecho


que no deja de ser un trauma y una fuente de diversas alarmas
biológicas. Una vez en el exterior anhelamos encontrar el pezón por
donde sale la leche nutricia de la madre. Los primeros tiempos de
nuestra vida continuamos unidos a ella, luego aparece una figura
diferente: el padre, que nos conduce a definir nuestro espacio, el
territorio que proporciona seguridad incondicional y confianza, donde
aprendemos a movernos por el mundo; saber quienes somos y cuales
son nuestros límites.

Los conflictos biológicos de separación o falta de contacto relacionados


con el nido de protección -la madre- se expresan en la piel en la zona
izquierda del cuerpo (una afectación muy frecuente son los conductos
galactóforos de la glándula mamaria, de origen epitelial o ectodérmico).
Los conflictos relacionados con el territorio donde experimentamos el
mundo -el padre- se expresan en la zona derecha del cuerpo. Los zurdos
y zurdas cruzan estas relaciones. La clínica se expresa en eczemas,
dermatitis y ulceraciones en mucosas epiteliales que pueden derivar en
distintos tipos de carcinomas según la intensidad de la alarma biológica.

89
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La psoriasis es una forma especial de dermatitis donde se solapan en las


mismas áreas corporales dos conflictos de separación que no se hallan
sincronizados en el tiempo, ya que uno puede estar en fase activa de
conflicto (descamación de la piel) y otro en fase de solución
(enrojecimiento de la piel).

El periostio o lámina que cubre los huesos está ricamente enervada por
nervios tal como corresponde a un órgano de procedencia ectodérmica
y se afecta en conflictos de separación en los que se asocia un profundo
dolor por esta circunstancia. El vitíligo o decoloración de la piel es
debido a separaciones brutales con gran intensidad y dolor.

El territorio: el espacio de seguridad


El ser humano, a lo largo de su permanencia en el planeta, ha
conseguido un nivel de desarrollo que ha ampliado con pautas el
mantenimiento y defensa del espacio vital o territorio, asociadas a su
comportamiento. Así, las diversas condiciones de su entorno han
condicionado diferentes formas de organización colectiva que tiene en
cuenta, también el genero; desde relaciones enmarcadas en actividades
cazadoras en varones y recolectoras en mujeres del alimento, hasta
tareas agrícolas y ganaderas. La actual civilización apenas ha
modificado estas pautas, por este motivo, el varón ante su primer
conflicto vinculado con aspectos territoriales, reacciona con una
respuesta agresiva: de forma masculina (aunque esto no quiere decir
que la hembra no pueda reaccionar de la misma manera ante situaciones
que pongan en peligro a sus crías, por ejemplo). El varón dirige su vida
en conquistar espacios vitales o conseguir territorio para su prole. En la
actual civilización se pueden diferenciar dos tipos de territorio: el
familiar y el laboral que constituye el medio de subsistencia del primero.

En caso de conflicto, por su correspondencia cerebral, los diestros


expresan sintomatología orgánica en las arterias coronarias, con el riesgo
de sufrir un infarto de miocardio. El substrato cerebral que regula este
comportamiento se localiza en la corteza cerebral derecha, caso de que
el macho sea diestro, y los órganos implicados, como se ha dicho
anteriormente, son los bronquios, las arterias coronarias, los conductos

90
Facilitar la Salud Vicente Herrera

biliares y pancreáticos y la parte izquierda de la vejiga de la orina. Los


zurdos, también por su correspondencia cerebral, reaccionan con el
hemisferio cerebral izquierdo: ante las situaciones conflictivas
territoriales expresan conductas de hiperactividad o conductas maníacas,
con el objetivo de recuperar la pérdida de territorio.

La hembra, en su primer conflicto ante situaciones que comprometan su


espacio vital, reacciona según pautas femeninas -aparearse con un
macho y formar su nido o territorio-. En la hembra diestra el substrato
cerebral de este conflicto será el hemisferio cerebral izquierdo, siendo
los órganos implicados el cuello de útero, las venas coronarias, la
vagina, parte final del recto y la parte izquierda de la vejiga urinaria.
Las hembras diestras que mantienen la función reproductora, ante
conflictos relacionados con este imperativo, reaccionarán mediante una
amenorrea, con una consecuencia nefasta para la supervivencia de la
especie. Las zurdas, al reaccionar con el hemisferio derecho, expresarán
una sintomatología caracterizada por una depresión y una angina de
pecho, aligerada a causa de su protección hormonal, pero sin perder su
capacidad reproductora, ya que el nivel de los estrógenos no desciende.

Es importante retener que la relación cerebro-órgano tanto en varón


como en mujer no varia, pero la correlación entre la psique y el cerebro
se cruza en los zurdos y zurdas; los zurdos en conflictos de territorio
reaccionan con el hemisferio izquierdo y las zurdas en conflictos de
frustración sexual lo hacen con el hemisferio cerebral derecho.

Los cambios celulares que se observan en los órganos dianas incluyen


ulceraciones y pérdidas de grupos celulares específicos, modificaciones
que se expresan en la fase activa del conflicto. En caso de solución,
sobreviene la proliferación celular con un sentido cicatricial y con una
intensidad proporcional a la masa del conflicto. En este caso los
tumores cuyo origen sea ectodérmico crecen hasta que termine la fase
de vagotonía; cualquier interrupción en este proceso, provoca una
reactivación del mismo o recidiva del tumor.

91
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ECTODERMO

ALARMA SIMPATICOTONÍA VAGOTONÍA


BIOLÓGICA

Miedo frontal al Úlceras en restos Adenopatías


depredador, al peligro branquiales supraclaviculares,
que viene de frente mediastínicas y
retrocardíacas
Miedo en el territorio Úlceras en bronquios Bronquitis Diversos
tipos de carcinomas
bronquiales
Pérdida de territorio Angina de pecho Infartos de miocardio
Úlceras en coronarias
Contrariedad en el Úlceras en estómago, vías Hemorragias
territorio biliares y pancreáticas Cicatrización
Litiasis biliar y
pancreática
Hepatitis
Marcaje de territorio Úlceras en vejiga de la orina Cistitis
Carcinomas
transicionales de vejiga
Identidad Úlceras en recto Hemorroides
Frustración sexual Displasias en cuello de útero Carcinomas
Impotencia Úlceras en conductos Nódulos tiroideos
tiroideos Carcinomas
Miedo en la nuca Ulceraciones en retina Miopía
Desprendimiento de
retina
Separaciones Pérdidas de sensibilidad Dermatitis
Micro-ulceraciones en piel

92
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La motricidad: la acción
El hecho de moverse para conseguir un objetivo provoca la
movilización de grupos musculares para efectuar las maniobras
adecuadas para tal finalidad. La musculatura estriada posee un
mecanismo de contracción y relajación de sus fibras que permite el
movimiento del cuerpo de manera coordinada, sincronizando diferentes
músculos según su localización y manteniendo un tono muscular que
facilita ejecutar tareas en el momento que se las requiera. Este conjunto
está regulado por áreas motoras en la corteza cerebral, un sistema
extrapiramidal y el mismo cerebelo. La alarma biológica que provocan
los conflictos de motricidad afectan a grupos musculares asociados a la
acción que se ha visto limitada o impedida y su localización la
descubre. No poder abrazar a la persona que afectivamente llena tu
vida, afecta a la musculatura flexora del brazo derecho; no poder
esquivar una situación, la musculatura de la espalda; resistirse a ser
expulsado, la musculatura de los gemelos de las piernas; apartar a
alguien, la musculatura extensora de las piernas.

Este tipo de conflictos junto a los sensoriales de separación que pueden


acompañar a los primeros o darse solos no implican crecimientos
celulares o tumoraciones, ya que aparecen parálisis o paresias motoras,
y pérdidas o alteraciones de la sensibilidad como pérdida del tacto,
disminución de la sensación del dolor en caso que el conflicto alcance
al área sensorial del cerebro (el homúnculo sensorial). Un cierto tipo de
conflicto de motricidad lo encontramos en caso de hiperglucemia e
hipoglucemia que incluyen las células alfa y beta del páncreas. La
hiperglucemia se asocia a un conflicto de resistencia y la hipoglucemia
a un conflicto de rechazo-asco.

Un ejemplo claro del doble proceso en simpaticotonía y en vagotonía lo


encontramos en la enfermedad coronaria; la angina de pecho es un
síntoma en la etapa activa del conflicto; el infarto aparece tras la
solución en la crisis epileptoide en un terreno vascular en cuya capa
íntima de las arterias coronarias se han desarrollado placas de ateroma
formadas por acumulo de fibras, calcio y diverso tipos de grasas.

93
Facilitar la Salud Vicente Herrera

La enfermedad mental: Una confluencia de conflictos o


“cruce de cables”
Para analizar la enfermedad mental definimos una constelación
esquizofrénica como el resultado de una combinación de dos o más
conflictos. En cada uno de los diferentes grupos de síntomas que hemos
descrito anteriormente se activan dos conflictos biológicos y en estos
casos corresponden a la misma lámina embrionaria y al mismo nivel de
control cerebral. Esto no quiere decir que no se puedan combinar
conflictos situados en distintas láminas embrionarias y por tanto en
diferentes niveles cerebrales; uno situado en tronco y otro en corteza
cerebral, por ejemplo, y por otra parte, en relación a la fase que se
encuentran los conflictos uno puede estar en simpaticotonía y otro en
vagotonía o en su crisis epileptoide. En este libro analizamos los
síntomas que surgen de los contenidos simbólicos que se sitúan en cada
área específica como resultado de la combinación de conflictos en la
misma lámina embrionaria. Estos comportamientos se consideran
anormales o psico-patológicos.

Preservación Desorientación

Reserva Consternación

Seguridad Bloqueo emocional

Valorización Megalomanía

Comunicación Depresión, manía,


agresividad, alucionaciones,
bloqueos, paranoia

94
Facilitar la Salud Vicente Herrera

1.- La desorientación espacio-temporal, rememora el doble conflicto


originado en la salida del ser vivo de su medio habitual. En la especie
humana, se puede observar ante los conflictos de desarraigo o
existenciales. Tras los intentos fallidos de volver al medio, la
desorientación provoca una inmovilización, lo cual va a proporcionar la
posibilidad de recuperar el medio, en el momento en que las
condiciones se restablezcan. Es frecuente clasificar estos trastornos
como característicos de la demencia o pseudodemencia.

2.- La consternación, entendida como un estado de abatimiento, se


presenta como sintomatología de base, en los conflictos relacionados
con la asimilación y con la eliminación de los requerimientos
nutricionales. Si domina el aspecto de asimilación, como “miedo a que
falte” o “miedo a no poder tragar o a no poder digerir la presa”, se
pueden observar conductas tendentes a la acumulación excesiva de
alimentos u objetos (por ejemplo, el delirio de “pordiosero”, según
observación propia). En caso de contenidos de difícil eliminación, como
situaciones que ocasionan “mala jugada”, se observan conductas de
despilfarro o de eliminación de objetos. En estos casos se considera al
individuo poseedor de una “sociopatía” o con trastornos de carácter o
de conducta extravagante.

3.- El bloqueo emocional, se produce ante la combinación de dos


conflictos relacionados con los sistemas de protección del cuerpo,
incluido el territorio arcaico o nido. La inhibición conduce a un estado
defensivo en que el individuo se protege de cualquier estímulo-
agresión. Este comportamiento se observa en el autismo clásico, cuyos
contenidos conflictivos se han de situar en el desarrollo prenatal o
perinatal o primeros años de vida. En adultos, son frecuentes los
conflictos relacionados con el rol de madre y esposa; por ejemplo, “ser
una mala madre y una mala esposa”, cuya repercusión orgánica
afectaría a ambas glándulas mamarias.

95
Facilitar la Salud Vicente Herrera

4.- La megalomanía, se expresa ante conflictos de desvalorización. Se


pueden observar diferentes matizaciones del delirio de grandeza, en
función del contenido de los conflictos. Ante una desvalorización de
tipo sexual, la conducta megalomaníaca se va a expresar en contenidos
de superioridad de la potencia sexual, con relación a su pareja o con
relación al grupo. En caso de sufrir una desvalorización como madre o
padre, o como esposa o esposo, el individuo va a mostrar una conducta
de dominio, creyéndose superior a sus hijos o “partenaire”. Ésta
conducta va a permitir la solución de la desvalorización, y la
conducción del sujeto a la situación que él cree poseer por sus méritos o
capacidades.

5.- La depresión y la manía, aparecen como una respuesta que la


naturaleza nos ofrece temporalmente para mantener la especie. La
pérdida del espacio, o la imposibilidad de la reproducción en la
naturaleza, significa la muerte, puesto que trae consigo la pérdida del
incentivo por vivir, del impulso vital o motor de la existencia. La
psicosis maníaco-depresiva es consecuencia de la constelación de
conflictos en ambos hemisferios cerebrales, independientemente de la
cronología de su presentación. El suicidio, situado en esta constelación,
aparece en general, en la fase maníaca y, en general, representa el papel
de una autoinmolación con la finalidad de salvar al resto de su prole o
personas que están más vinculadas en el entorno vivencial. Y, como un
caso ejemplar, lo podemos observar en el animal débil (sin territorio,
sin pareja, sin descendencia) que se deja atrapar por el depredador,
evitando así el ataque a los demás miembros de su grupo o manada. Las
personas con esta constelación, sufren un delirio postmortal en que se
imaginan el momento de su defunción, y toda la parafernalia que trae
consigo este acontecimiento.

6.- La agresividad, como reacción, sucede ante la concurrencia de una


invasión del territorio propio, lo cual provoca por una parte, una
contrariedad rencorosa y, por otra, una pérdida de identidad por falta de
reconocimiento de pertenencia al grupo. En la primera circunstancia, la
respuesta o acción se dirige contra los demás y, en la segunda, la
agresividad se dirige contra uno mismo (autoagresividad).

96
Facilitar la Salud Vicente Herrera

7.- La amnesia, es un mecanismo de protección frente al sufrimiento


provocado por una separación no deseada. La separación es un conflicto
muy grave en la naturaleza; las crías necesitan a sus progenitores, los
preadolescentes y adolescentes, al grupo; los adultos, a la pareja y a los
hijos; los abuelos, a los nietos, en muchos animales, ocurre que, si les
son separadas sus crías, recién nacidas, ya no las reconocen para
amamantarlas. La ausencia es una crisis de pérdida de memoria, como
una desconexión del entorno, causada también por conflictos de
separación.

Las amenazas de pérdida del espacio vital (territorio) y los miedos,


constituyen los elementos subyacentes que se manifiestan con cuadros
de alucinaciones auditivas, alucinaciones visuales, y en ciertas
condiciones provocan cuadros de “levitación” -sueños y alucinaciones
en los que el individuo flota en el aire- con contenidos de tanta
intensidad de tipo espiritual, que llegan a situar al individuo en un nivel
de conciencia favorable para conseguir la trascendencia.

Los diferentes comportamientos que se observan en la enfermedad


mental sitúan, en parte, al individuo en una situación en la que no tiene
que competir y, según que problemas ha sufrido, queda aparcado a la
espera de tiempos mejores si estos aparecen. Pero, también, contienen
un sentido que alcanza más allá de los conflictos sufridos aisladamente.
Para comprender esto nos hemos de situar en una dimensión en que la
etología o el estudio del comportamiento de los animales y la
antropología o el estudio del desarrollo del comportamiento humano
nos van a ayudar a comprender este sentido o finalidad. En aras a una
futura investigación y profundización se proponen a continuación, en
resumen, los fines que se consideran posibles.

97
Facilitar la Salud Vicente Herrera

PROPUESTA PARA COMPRENDER LA FINALIDAD DE LAS


CONDUCTAS PSICO(PATO)LÓGICAS

Desorientación “ESPERAR TIEMPOS


MEJORES”

Consternación “RELATIVIZAR LA
SITUACIÓN”

Inhibición “EVITAR LA AGRESIÓN”

Megalomanía “IMPONER LA
VALORIZACIÓN”

Depresión “REEVALUAR EL ESPACIO”

Manía, agresividad “DEFENSAR EL ESPACIO”

Ausencia, pérdida de “SOPORTAR LA


memoria SEPARACIÓN”

Alucinación, euforia “TRASCENDER LA


SITUACIÓN”

Paranoia, bloqueos “EVITAR PELIGROS

98
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Estas conductas se consideran una consecuencia de una constelación o


combinación de conflictos que se expresan en la misma lámina
embrionaria, lo cual genera, también síntomas físicos u orgánicos,
minimizados, pero no anulados, en la lámina controlada por la corteza
cerebral. Aparte de lo que podemos denominar meta-sentido psíquico,
el conjunto de signos y síntomas orgánicos que acompañan a las
constelaciones también tienen su propio sentido biológico. Tomemos
dos ejemplos: ante dos conflictos de vivir fuera de medio la respuesta
psíquica de desorientación que se observa proporciona una mayor
probabilidad de que el ser vivo vuelva a su medio -el acuático- si
permanece quieto y no toma ninguna dirección. De esta manera solo
tiene que esperar que la ola o un tiempo mejor lo devuelva a su medio.
Orgánicamente ambos riñones retienen líquido ya que el cuerpo
necesita mantener un mínimo para asegurar las funciones metabólicas,
y la sensación de sed no desaparece. Mientras dure esta situación de
vivir fuera de medio en que el ser se siente solo y abandonado su
cuerpo se hincha y es como si flotara en medio de un entorno que le es
hostil.

El otro ejemplo lo encontramos en el polo opuesto del cuadro propuesto


anteriormente, ante dos conflictos de miedo en la nuca, como animales
de presa podemos sentir los peligros que pueden aparecer por el lugar
más insospechado. En este caso una respuesta paranoica nos sitúa en
una posición de evitar el peligro; a la mínima sospecha se produce una
reacción desproporcionada de defensa y huída. Orgánicamente se
produce la visión en túnel y un aumento de visibilidad a corta distancia.
De aquí se ocasiona respectivamente el glaucoma y la miopía.

En general, los estados de conciencia que generan, disminuyen la


presión de los conflictos, ya que por su intensidad y duración
provocarían un estado de estrés permanente, muy intenso, con
afectación del eje neuroendocrino y de sistemas de homeostasis, y en
segundo lugar, minimizan en lo posible la somatizaciones en órganos y,
por tanto, en ciertas condiciones, provocan una disminución de la
clínica oncológica. En los hospitales psiquiátricos la mortalidad por
cáncer es mucho menor que en los hospitales generales, en poblaciones
en que se han ajustado la edad y el sexo.

99
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Sin duda nos encontramos ante situaciones complejas en que se pueden


encontrar todo tipo de combinaciones y todos los colores del gris como
ya se ha dicho anteriormente. Por este motivo, a título de ayuda y guía
para evaluar la sintomatología concreta en cada caso, se ha de
considerar lo siguiente:

1.- No sólo se pueden presentar dos conflictos biológicos, que


constituyen la constelación, sino más de dos conflictos, y dos o más
constelaciones. Incluso pueden observarse combinaciones entre
conflictos y constelaciones, incluyendo o no, sintomatología física.
Todo lo cual va a determinar en la práctica, el cuadro clínico. Por
ejemplo, la esquizofrenia paranoide se considera el resultado de
conflictos de separación y de territorio, y ser también constelaciones de
miedo o aprensión.

2.- La cronología o la presentación sucesiva de diversos conflictos


biológicos activos, también va a determinar cuadros clínicos
específicos. En la anorexia nerviosa, se debuta con un conflicto de
“contrariedad indigesta”, relacionado generalmente con la madre, y otro
conflicto posterior localizado en hemisferio cerebral izquierdo que se
expresa con amenorrea. Estos cuadros, van acompañados,
generalmente, de conflictos de desvalorización; de ahí su relación con
la autoimagen. La bulimia se relaciona con rechazo o asco, seguida de
contrariedad indigesta.

3.- La expresión sintomática que más se manifiesta, está en función de


la combinación, o constelación, que tiene más masa conflictual. Por
ejemplo, se puede observar un delirio de grandeza o megalomanía en
conflictos de desvalorización, con una mínima sintomatología de
“levitación”, expresión de una combinación entre miedo-pánico y
amenaza de “pérdida de territorio”. Después de un cuadro delirante,
sobreviene una depresión grave.

4.- La entrada en un círculo vicioso, tanto por las intervenciones


supuestamente terapéuticas, como a consecuencia de la misma
sintomatología, la cual, no se puede olvidar, se modifica por la

100
Facilitar la Salud Vicente Herrera

medicación neuroléptica o psicotropa, que en ningún caso debe de ser


abandonada de forma brusca en un tratamiento psiquiátrico.

5.- Los cuadros degenerativos o tóxicos son causados por alteraciones


de los mecanismos biofísicos del sistema nervioso, incluyendo la
interferencia de substancias externas con efecto neuromediador. Las
diversas substancias con capacidad lúdica, en su uso desmesurado,
pueden afectar el sistema nervioso. La acción de estas substancias en el
cerebro provoca un conflicto que abarca todo el cerebro, lo cual actúa
como un foco cerebral central con el que puede establecerse un cruce
con otro foco. Por este motivo, se observan con cierta facilidad cuadros
psicóticos en personas que consumen -abusan- de alcohol, anfetaminas,
cocaína, cannabis, cortisona y otras substancias con efecto alucinatorio.

Dos reglas relativamente sencillas:

1.- Las llamadas psicosis funcionales, como la esquizofrenia y la


psicosis maníaco-depresiva, son debidas a constelaciones, combinadas
con gran masa conflictual.

2.- Los trastornos de carácter o las neurosis, siguen el mismo


mecanismo, pero su “masa conflictual” está minimizada.

101
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Reflexión

El proceso de enfermar, en general y muy particularmente


en dolencias graves, es complejo. Por tanto a la hora de
completar la historia clínica del paciente en relación a la
alarma biológica, se ha de tener en cuenta las diferentes
circunstancias y condiciones con que se puede presentar el
conflicto o conflictos.

Masa del conflicto biológico (Intensidad


y duración del conflicto)

La cantidad de conflictos y sus combinaciones

La cronología de la aparición en el individuo de los


diferentes conflictos que presenta

La preponderancia de los conflictos o combinaciones con


más intensidad.

La fase o fases del conflicto, incluyendo la crisis epiléptica


o epileptoide

102
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Anote en el cuadro el tipo de ALARMA BIOLÓGICA, y en caso de


conflicto biológico la lámina embrionaria implicada, el nivel cerebral
de control y su situación y circunstancias de interés:

ALARMA BIOLÓGICA:

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL DE CONTROL:

CIRCUNSTANCIAS DEL CONFLICTO:

103
Facilitar la Salud Vicente Herrera

D) PARA QUÉ HA SUCEDIDO


Hasta aquí podemos valorar que los cambios que se observan en la
enfermedad tienen sentido, y lo encontramos en el intento de solucionar
las funciones biológicas que se han visto limitadas en los conflictos.
Cada órgano o sistema trata de subsanar con su propio lenguaje sus
tareas cercenadas. Y hemos detallado los diversos matices dentro de las
cuatro necesidades biológicas (reproducción, metabolismo, estructura y
movimiento) que generan los signos y síntomas de la enfermedad.

Este análisis efectuado hasta ahora de lo que sucede se aparta del


sistema convencional que considera la enfermedad como un error que
hay que combatir con los instrumentos que nos aporta la tecnología
médica. Sin embargo, no deja de ser una descripción de las diferentes
circunstancias en que se pueden presentar los conflictos biológicos. No
profundiza en cual es el motivo por el que una misma situación
conflictiva puede generar sintomatología en la misma persona y
provocar, también, respuestas distintas en otras personas. Por otra parte,
tampoco nos aclara demasiado el fenómeno del circulo vicioso en el
que las dolencias se cronifican.

En el primer caso se ha de considerar la potencia del conflicto; qué


criterios hemos de tener en cuenta para identificar la masa crítica del
conflicto o conflictos, que puede depender tanto de la intensidad del
mismo como de la vulnerabilidad del sujeto. En el segundo caso,
también hemos de reflexionar sobre cuales son las razones del anclaje
en lo que podemos denominar la circularidad del conflicto.

Para contestar a estas incógnitas nos hemos de situar mas allá del
modelo médico basado en el error y la lucha sin cuartel contra el
síntoma y de considerar única y exclusivamente el sentido biológico de
la enfermedad, y sin excluir las aportaciones al diagnóstico, tratamiento
sintomático y la identificación de la alarma biológica, hemos de
preguntarnos si los signos y síntomas poseen algún tipo de significado
que, mientras no los descubramos y actuemos en consecuencia,
continúan expresándose. ¿Cuál es el significado de la enfermedad en la

104
Facilitar la Salud Vicente Herrera

historia vital de la persona enferma? es la cuestión que nos adentra,


ahora, en otro territorio incógnito.

El poder de la conciencia
En este espacio desconocido hemos de ser muy hábiles en encontrar el
significado de la enfermedad, y el único medio de hacerlo es con el
auto-conocimiento que nos permite captar la información que nos
brindan nuestros conflictos y obrar en consecuencia en nuestro proceso
evolutivo personal. Esta tarea nos obliga a estar atentos a qué nos
quieren decir nuestros síntomas en relación a la evolución de nuestra
conciencia. Por tanto lo primero que hemos de hacer es tratar de
descifrar qué es y cómo se genera la conciencia y observar su evolución
en el ser humano, y en este proceso de análisis hemos de considerar el
cómo el sujeto ha sentido o vivenciado la experiencia conflictiva. El
estudio más interesante y profundo que he encontrado sobre esta
materia es el que efectúa el psiquiatra suizo Carl Gustav Jung. Este
autor plantea la existencia de varias etapas de la evolución de la
conciencia.

En la primera etapa el sujeto y el entorno -sujeto y objeto- son lo


mismo. El sujeto no distingue límites, se encuentra en un mar de
inconsciencia, y se comunica con su entorno de manera mágica,
comunicación mística. Vivencia su posición en el mundo en su fase
embrionaria, fetal y primerísima infancia. Poco a poco van surgiendo
islas de conciencia al aparecer imágenes que asocia con emociones de
bienestar y malestar. Así la madre, el padre, figuras cercanas, objetos
brillantes y sonoros, olores agradables, se convierten en una realidad
consciente y el vinculo que se establece con ellos se trasforma en
todopoderoso y omnipresente.

Luego, estos contenidos de conciencia no se proyectan sobre estos


objetos; pierden su sentido y el ser humano inicia un viaje en solitario
el viaje del héroe. Aparecen entonces valores como La Justicia, La
Honestidad, La Verdad, El Patriotismo, La Religión que, como dioses
del Olimpo, constituyen las referencias necesarias que le permiten
encontrar un equilibrio en su proceso de crecimiento. Pero este proceso

105
Facilitar la Salud Vicente Herrera

no es fácil, el sujeto va elaborando una experiencia surgida de la


colisión entre su parte instintiva y las exigencias de su socialización, de
su relación con los demás. Ante una personalidad en formación, va
confeccionando su sombra con contenidos que no tiene más remedio
que ocultar de su conciencia.

Pero aún le queda un camino por recorrer, todavía existen lugares


recónditos en su inconsciente donde existen monstruos, dragones y
demonios, figuras de un imaginario colectivo que contiene un material
activo y que recoge todo el inconsciente colectivo. Éste es un período
crítico; o bien se detiene en esta etapa con el uso de anestésicos o se
distrae con recursos más o menos lícitos a su disposición, o bien cae en
el más completo vacío el Olimpo se vacía de sus dioses. Y si el sujeto
se refugia en su “sombra”, puede ser presa de enfermedad, y
vulnerable a estímulos fundamentalistas en el ámbito religioso y
político, tal como sucedió en las guerras Mundiales, la explosión de la
bomba atómica, el 11S, el 11M y la adhesión a …ismos excluyentes.

La pregunta pertinente es ¿qué hacer para salir de este atolladero?.


Necesita un elemento trasformador algo que le permita hacer
conciencia y alcanzar definitivamente la relación objetiva con los
hechos. Para ello ha de acudir a una encrucijada de su psique donde se
encuentra la puerta al inconsciente profundo, y allí ha de desarmar el
mundo ilusorio de fantasías y trascender su relación con polaridades
opuestas que en Occidente se concretan en lo masculino y femenino, y
en Oriente en el ying y el yang. Si concluye con éxito esta tarea, logra
la unión de los opuestos, entonces puede situar dentro de si mismo lo
que antes estaba fuera. Y así, vuelve al mar primigenio, pero esta vez
hacia un mar consciente. De esta manera diferencia los contenidos
inconscientes y ya no proyecta. Alcanza la totalidad. Ahora, está en
disposición de valorar y analizar los fenómenos y los hechos con más
objetividad.

Llevar a buen puerto este proceso es llegar a conocerse a uno mismo


que era la máxima colocada a la entrada del Templo de Apolo en
Grecia. Alcanzada esta posición es observador y hacedor de la realidad

106
Facilitar la Salud Vicente Herrera

y capta los hechos en toda su globalidad y, entonces, está en disposición


de conocer el mundo y unir su interior con el exterior.

Pero, en este recorrido, los estados de conciencia dominados por la


sombra y el inconsciente colectivo producen las condiciones favorables
para que el cuerpo y la mente respondan con variados cuadros psico-
físicos; enfermedades orgánicas y trastornos mentales. Así, los
conflictos encontrarán en la sombra suficiente fuerza y potencia para
expresar síntomas en el cuerpo, y en el inconsciente colectivo hallarán
el material psíquico para que los síntomas mentales tomen el impulso
necesario y se llenen de contenidos e imágenes.

En la sombra y en el inconsciente colectivo todos los miedos


que encienden la llama de los conflictos se situarán en un
terreno abonado para que la separación o abandono, la
desnutrición e indigencia o falta de reserva, la
desvalorización, la muerte y sufrimiento, el desarraigo, la
pérdida del espacio, el dolor, incluso el miedo al miedo, se
expresen en forma de signos y síntomas de la enfermedad (y
también en el material onírico de los sueños).

La sintaxis de la vida
Ubicados en este lugar observamos que existe una conexión entre los
contenidos de la conciencia y la dimensión biológica a la que están
asociados, ya que en cada estado de conciencia subyace un proceso
psico-físico que se va a expresar según los contenidos específicos que
estén en juego. Y podemos efectuar una aproximación al significado de
la enfermedad al identificar, precisamente, estos contenidos. Para tal
finalidad hemos de prestar atención y valorar los cuatro verbos que ya
se han enunciado en el estudio que hemos efectuado en cada una de las
capas embrionarias.

TENER: ENDODERMO

107
Facilitar la Salud Vicente Herrera

SER: MESODERMO

DAR Y RECIBIR: ECTODERMO

De esta manera, las situaciones que generen conflictos con el tener se


van a expresar en los órganos de procedencia endodérmica; con los del
ser en el mesodermo, y los de dar y recibir en el ectodermo. En la
medida que, ante todos los acontecimientos que experimentamos,
consigamos construir una frase con una sintaxis que equilibre todos
estos verbos habremos alcanzado un estado de conciencia, que nos hará
vivir en salud y evitar, así, la enfermedad.

Hagamos una prueba; leamos estas dos frases:

YO SOY LO QUE TENGO Y DOY LO QUE RECIBO

YO TENGO LO QUE SOY Y RECIBO LO QUE DOY

¿Con cuál de ellas nos identificamos?

La primera frase ¿no revela un estado egocéntrico que predispone, sin


duda, a todo tipo de conflictos que afectan a las tres láminas
embrionarias?

Y la segunda frase ¿no muestra una evolución de la conciencia en que


la identidad y la autovaloración de uno mismo no se sustenta en las
posesiones de elementos externos, y expresa una centralidad y
autonomía?, y ¿la relación entre lo masculino yang o dar y lo femenino

108
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ying o recibir se encuentra en equilibrio; ¿no me preocupo en dar para


recibir sino que al dar recibo?

La historia-mito personal
Una vez conocida la conexión de los diferentes estados de conciencia y
su dimensión biológica, es interesante indagar sobre las circunstancias
de la persona que presenta los síntomas, tratando de construir su “mito
personal”. En primer lugar hemos de identificar en que fase de la
evolución de la conciencia se encuentra y, en segundo lugar, localizar el
conjunto de complejos que presenta constituidos por las experiencias
traumáticas acaecidas a lo largo de su vida y los arquetipos asociados a
estas experiencias, tantos como situaciones típicas de la vida.

Una notable ayuda para identificar tales arquetipos la encontramos en


los relatos mitológicos que nos sirven de ayuda para descubrir y sacar a
la luz los contenidos de su inconsciente personal y el material psíquico
del inconsciente colectivo. Los diferentes relatos mitológicos funcionan
como ampliaciones de los contenidos de la conciencia, y nos ayudan, en
definitiva, a comprender mejor el vínculo entre nuestras vivencias y la
enfermedad. A modo de ejemplo veamos tres casos clínicos en cada una
de las láminas embrionarias.

109
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA
Varón de 33 años, diestro. Presenta molestias urinarias de repetición
desde hace 3 años; cada año sufre un episodio de escozor en la
micción, polaquiuria o micciones frecuentes muy poco abundantes.

DIAGNÓSTICO (S)
Infección crónica de vías urinarias.

TIPO DE RESPUESTA
Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA
Conflicto de marcaje de territorio.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL


Ectodermo. Corteza cerebral.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO


Tuvo un problema grave en su trabajo que fue muy intenso
inicialmente ya que le acusaron injustamente de un desfalco en su
empresa, por lo que tuvo que soportar una inspección a fondo. Cada
año recidiva cada vez que una empresa auditora efectúa un control del
gasto de su departamento.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS


Los síntomas le muestran un desequilibrio en la relación entre el dar y
el recibir. La actitud de lucha por su territorio le exige dominio y
poder, como le sucedió al dios Zeus que tuvo que luchar contra su
propio padre y por tanto no está dispuesto a ceder la autoridad que
tanto le costó conseguir.

110
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA
Varón de 35 años, diestro. Presenta molestias digestivas con
sensación de plenitud gástrica, hinchazón de barriga y últimamente
un tinte amarillo en su piel y ojos; pérdida de apetito y cansancio.

DIAGNÓSTICO (S)
Múltiples nódulos hepáticos; no se encontró neoplasia primitiva.

TIPO DE RESPUESTA
Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA
Conflicto de carencia.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL


Endodermo. Tronco cerebral.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO


Responsable de una empresa de contratación temporal, tuvo que
afrontar una falta grave de retribución a los empleados; esta
situación duró tres meses y se confirmó una estafa por parte de sus
superiores de esta empresa a los trabajadores. Lo vivió como una
carencia de los 400 empleados. Aparecieron sendos nódulos en su
hígado.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS


En este paciente, la necesidad de tener para entregar a los demás le
provoca un aumento de su capacidad de reserva, pero, tal como le
sucedió a Prometeo que por ceder el fuego a los humano, fue
castigado a una dura pena en la que su hígado era devorado por las
águilas y cada día rebrotaba de nuevo.

111
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA
Varón de 23 años, diestro. Presenta pequeñas manchas en la piel,
petequias y cardenales que se forman con facilidad, cansancio, sangra
con facilidad por la nariz.

DIAGNÓSTICO (S)
Leucemia

TIPO DE RESPUESTA
Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA
Conflicto de desvalorización.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL


Mesodermo. Mesencéfalo

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO


Sufre un retraso en su desarrollo puberal, circunstancia que se convierte en un
calvario para él, ya que es objeto de burla de sus compañeros. Además, su padre es
alcohólico, y sufre por los malos tratos que infringe a su madre. A los 20 años de
edad consigue escapar de esta situación; con su madre logran ir a vivir a otro lugar,
se separan del padre maltratador y entran a formar parte de un grupo religioso
católico que les reconforta y rehacen, así, su vida. Los síntomas del aumento de los
leucocitos, la respuesta exagerada de la médula ósea aparecen tras la solución de
estos graves conflictos de desvalorización.

SIGNIFICADO DE LOS SINTOMAS


El ser de este paciente se encuentra cercenado y, tal como le sucedió a Demeter diosa
de la agricultura, al raptar a su hija Persefone y lanzada al inframundo, provoca que
no crezca nada en la tierra, pero, una vez recuperada su hija, todo vuelve a rebrotar,
esta vez con mas fuerza, como si una esplendorosa primavera floreciera sobre la
tierra baldía.

112
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Ahora puede expresar y anotar el significado de su enfermedad.

113
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Reflexión

Un análisis de esta perspectiva teniendo en cuenta la


complejidad de la misma, nos conduce a una advertencia
que entra de lleno en un contexto ético: los procedimientos
curativos que se utilizan habitualmente hasta ahora, aún
siendo los más sofisticados y caros posibles, abordan el
problema de manera limitada, y actúan, en general,
unilateralmente. Esta manera de abordar el problema no
consigue cambiar la situación en el ámbito de la salud
pública. En la actualidad se observa una mayor incidencia y
prevalencia de enfermedades graves y se conservan
síntomas y signos de forma crónica con tratamientos que
duran toda la vida.

114
Facilitar la Salud Vicente Herrera

CASOS CLÍNICOS

115
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Mujer zurda de 42 años que presenta


ánimo decaído, insomnio, tristeza, melancolía, sentimientos de culpa.

DIAGNÓSTICO (S): Depresión. Cuadro unipolar.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad mental.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto de frustración sexual.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Ectodermo.


Hemisferio cerebral derecho; área periinsular.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: Impacto inicial muy


dramático; conflicto activo por infidelidad del marido, al encontrarlo
con otra mujer en su propio lecho de su hogar, con recidivas cada vez
que su marido tiene que viajar a causa de su trabajo, encontrarse
ella con amigas, o visualizar escenas en medios audio-visuales.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: En este caso no se produce


amenorrea; conserva su capacidad reproductiva, pero se retira de
circulación hasta renovar fuerzas y emprender el restablecimiento de
su estatus anterior. La diosa Hera ante las infidelidades de su marido
Zeus no trata de castigarlo, sino que se venga atacando a las mujeres
que ha conquistado su marido. ¡Su venganza es terrible!

116
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Mujer de 37 años, zurda, que presenta


náuseas, vómitos alimentarios y dolor en ayunas en un punto del
estómago sobretodo en ayunas, que calma con la ingesta o alimentos
lácteos.

DIAGNÓSTICO (S): Ulcera gastro-duodenal.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto biológico en su territorio o


espacio con contrariedad rencorosa.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Ectodermo.


Corteza cerebral.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: Activo en balance.


Demasiado cerca de su tienda de ropa, ella es una empresaria
emprendedora, han abierto otra tienda; sus ventas han disminuido;
los créditos bancarios se tienen que pagar, sus hijos no pueden
efectuar actividades extra-escolares.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: Darse cuenta que su parte


inconsciente masculina o animus está sujeta a una necesidad de
reconocimiento que la hace ser muy competitiva. Su padre era muy
exigente y su madre demasiado dócil y nunca encontró en ella el
apoyo suficiente. Para ella “el mundo es una selva y sobrevive el más
fuerte”. Tiene que expresar más su parte femenina.

117
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Mujer de 56 años, soltera sin hijos,


diestra. Presenta dos nódulos en mama izquierda.

DIAGNÓSTICO (S): Sendos carcinomas ductales de mama.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto biológico de separación con dos


hermanos.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Ectodermo.


Corteza cerebral

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: En este caso, la paciente


sufre un conflicto de separación “por encargo” de su madre. Se pone
en la propia piel de su madre que, ante la conducta repetida de dos
de sus hijos, sufre ante la posibilidad de perderlos.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: Esta somatización le muestra


una actitud que ha tomado a lo largo de su vida y que subyace en su
conducta: “Llevo toda la vida haciendo aquello que no quiero
hacer”. El vínculo con la madre le ocasiona una conducta masculina
-Atenea- que choca frontalmente con su parte femenina. De esta
tensión surgen los síntomas.

118
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Mujer de 60 años, diestra. Presenta


rigidez en ambos brazos con temblores continuos. Inicio en brazo y
mano derecha.

DIAGNÓSTICO (S): Enfermedad de Parkinson.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto de motricidad de no poder


retener a su padre.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Ectodermo.


Corteza cerebral motora.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: Conflicto de motricidad


con un impacto muy dramático, ya que su padre, enfermo de
Alzehimer, se escapó de casa y fue encontrado muerto dos días
después. En este caso la paciente puede controlar esta situación
durante el día, pero durante la noche, en sueños, recidiva el
conflicto. Este es un caso de conflicto cuya solución esta en balance:
curación durante el día, temblores; recidiva durante la noche,
rigidez.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: Ante un conflicto de estas


características no queda mas que un trabajo de perdonarse a si
misma. La paciente se ha quedado anclada en una situación muy
dramática que la hace sensible a pensamientos y sentimientos de
culpabilidad; los síntomas son señales al mundo de su sufrimiento.

119
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Varón diestro de 33 años que presenta


dolores de cabeza cuya intensidad y duración sobrepasan lo habitual.
Un episodio de dolor intenso con rigidez de nuca y pérdida de
conciencia.

DIAGNÓSTICO (S): Aneurisma o dilatación arterial en una arteria


del Polígono de Willis del cerebro.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad congénita. Enfermedad


traumática-tóxica.

ALARMA BIOLÓGICA: Hemorragia subaracnoidea o sangre


dentro de las capas que protegen el Sistema Nervioso. La sangre
provoca una reacción tóxica en las láminas protectoras: dolores
intensos de cabeza, hiperexcitabilidad, parálisis por comprensión en
tronco cerebral, riesgo de muerte por herniación de las amígdalas
del puente.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Mesodermo.


FALTA ÁREA

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: FALTA

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: No indica un significado


especial, ya que se produce una ruptura de vasos sanguíneos. Sin
embargo durante el cuadro agudo hemorrágico se está en una
situación en que peligra la vida. En este estado de conciencia se
reevalúan valores y se plantean otras formas de vida.

120
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Mujer diestra de 45 años de edad que


presenta un bulto en mama izquierda que aparece de forma
progresiva

DIAGNÓSTICO (S): Carcinoma ductal en mama izquierda.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto de separación con hijo.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Ectodermo.


Corteza cerebral sensorial en hemisferio derecho.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: Conflicto en solución,


pero con recidivas asociadas a un raíl: cada vez que su hijo sale de
noche, con la sospecha que lo hace con cierta compañía, se reactiva
el conflicto.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: Darse cuenta que es una


madre Demeter y su vínculo con los hijos tiende a un excesivo apego.
La posibilidad que su hijo “sea arrancado” de su pecho le ocasiona
miedo a la separación del mismo. En este caso concreto es
interesante que acepte que su hijo necesita “bajar al Hades”, al
inframundo donde podrá evolucionar su conciencia al tener que
superar varias pruebas e integrar su psique o ánima con su Eros.

121
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Mujer de 50 años, diestra. Presenta


cansancio que aumenta a lo largo del día desde hace 4 años; dolores
en columna generalizados, en extremidades y espalda, también
coinciden con el inicio del cansancio. Antecedentes de un
traumatismo por accidente de moto.

DIAGNÓSTICO (S): Fatiga crónica y Fibromialgia.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad funcional o psicosomática.

ALARMA BIOLÓGICA: Varios conflictos biológicos: conflicto de


indecisión o no saber que camino tomar; conflicto de separación
dolorosa, conflicto de motricidad y conflicto de desvalorización.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Mesodermo los


de indecisión y desvalorización (suprarrenales y huesos) que regula
el mesencéfalo. Ectodermo el de separación y motricidad (periostio y
músculos) que regula la corteza cerebral en diversas áreas
sensoriales.

CIRCUNSTANCIA DEL CONFLICTO: todos los conflictos se


encuentran activos en balance con diversos railes

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: Hacer consciente un


complejo paterno; los primeros vínculos con la madre y el padre le
ocasionaron la necesidad de adoptar una actitud propia de Atenea;
masculina y dadora, descuidando su parte femenina receptora y,
cuidadora, lo que le ocasiona una lucha permanente y una tensión
entre ambas tendencias. La terapia de fondo se fundamenta en tratar
de que su ego o parte consciente controle la imagen que ha
elaborado de su parte masculina inconsciente o animus. La energía
resultante que colisiona con su parte femenina surge de un contenido
inconsciente surgido en su relación con la figura paterna y de
autoridad, por lo que ha de tratar de encontrar su propio centro, más
allá de estas fases de la evolución de su conciencia.

122
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Mujer de 75 años, diestra, presenta un


estado de desánimo, tristeza, adinamia, negación continua con
sensación de ruina económica propia y de su hijo. Progresivamente
su estado físico se degrada ya que se niega a comer, beber, y efectuar
sus necesidades fisiológicas.

DIAGNÓSTICO (S): Depresión melancólica. Depresión mayor con


cuadro delirante.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad mental.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto biológico de territorio y


separación, ambos activos, lo cual provoca la constelación
esquizofrénica propia de depresión con delirio de ruina.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Ectodermo.


Corteza cerebral.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: Un mes después de la


muerte de su marido inicia el cuadro depresivo que se agrava con un
cuadro delirante. Al sentirse desplazada siente que pierde su
jerarquía en la familia al tener que convivir de otra manera con su
hija, con el marido de ésta con quien nunca tuvo buena relación y
nietos. Esto reactiva el conflicto de separación con su hijo que
marchó de casa hacia unos años y que siempre consideró su aliado.
El sentimiento de ruina se activa tras la muerte de su marido; no
recibe ya dinero y su hijo no tuvo el trato equitativo que ella
consideraba justo en el reparto de la herencia.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: La depresión la inhabilita


para la lucha y al mismo tiempo con el delirio de ruina lanza
continuas llamadas a su propio hijo para que restablezca la situación
anterior.

123
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Varón de 44 años de edad, soltero,


diestro. Inicia en Mayo del 99 cuadro diarreico y sangre en heces,
tenesmo. Posteriormente varios nódulos en hígado, de nuevo
sintomatología digestiva, luego nódulos en pulmón y últimamente tos
crónica

DIAGNÓSTICO (S): Adenocarcinoma en colon con recidiva.


Metástasis en hígado, pulmón, mediastino y bronquio.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto biológico de mala jugada: “no


poder eliminar la presa”, en dos ocasiones. Conflicto de carencia,
conflicto de miedo a la muerte, miedo frontal y “amenaza de pérdida
de territorio”.

LÁMINAS EMBRIONARIAS Y ÁREA CEREBRAL: Endodermo y


tronco cerebral en los cambios celulares de intestino grueso, hígado
y pulmón (alvéolos). Ectodermo y Corteza cerebral en los cambios
celulares de mediastino y bronquios.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: Una sucesión de conflictos


cuyo inicio surge de una gran “mala jugada” relacionada con unos exámenes para
conseguir una plaza de funcionario publico; sufrió en dos ocasiones este conflicto
que le condujo con todas las circunstancia acompañantes en estos casos a
episodios de carencia alimentaría, miedo a la muerte y miedo por el diagnóstico y
pronostico de sus dolencias la posibilidad de perder su estatus.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: Este caso muestra con toda su


gravedad la necesidad de una trascendencia en la forma de vida que se da en
nuestra actual civilización. El paciente es un ser introvertido y sensible y por tanto
vulnerable a las agresiones de su entorno. Los síntomas no hacen más que
indicarle la necesidad de una apertura hacia actitudes mas abiertas al exterior y
cultivar su función intuitiva.

124
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Mujer de 62 años, diestra, en Mayo de


1990, hace 17 años fue operada de un carcinoma ductal infiltrante
en mama derecha. En Febrero del 2002, 12 años después, sufre
derrame pleural; en Mayo del 2005 diagnosticada de carcinomatosis
peritoneal, derrame pleural basal derecho, engrosamiento de vejiga
de la orina con ureterohidronefrosis izquierda, nódulo en línea media
del abdomen. Ha sido tratada con quimioterapia de varias
generaciones y antihormonas femeninas.

DIAGNÓSTICO (S): Neoplasia de mama con metástasis tardías en


pleura, peritoneo, tejido subcutáneo y vejiga de la orina.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto de separación con marido; de


ataque al tórax y abdomen, de pérdida con su hija y de límites de
territorio con el marido de su hija.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Ectodermo los de


separación y limites de territorio, ambos en corteza cerebral; de
mesodermo arcaico los de pérdida y ataque al tórax y abdomen;
ambos en cerebelo.

125
Facilitar la Salud Vicente Herrera

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: “Todos sabemos que…”


en la historia del cáncer de mama puede suceder esto… y sucede, lo
que ocurre es que se pueden interpretar los síntomas de otra manera.
Algunos datos para la reflexión:

- El análisis del líquido pleural fue de “adenocarcinoma” no de


carcinoma de células ductales.

- El nódulo subcutáneo fue diagnosticado de carcinoma de origen


mamario; ¿no se encuentran restos embrionarios de mama en la
línea abdominal que incluso llega a la pelvis?. En este caso, la
señora en un interrogatorio más profundo expresaba un sufrimiento
intenso y permanente hacia toda la familia y, ¿qué órganos
reaccionan ante tal eventualidad?.

- ¿No seria mas lógico pensar que tras 15 años de historia del
cáncer de mama, la afectación de la vejiga de la orina con la
dilatación consecuente del riñón, fuera consecuencia de otro
proceso?.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: El sufrimiento no


compartido; la necesidad de una mayor comunicación…y así fue
aconsejada…Los resultados han sido positivos. El significado de sus
síntomas la lanzaron hacia el encuentro de su “eros” con su
“psique”.

126
Facilitar la Salud Vicente Herrera

MOTIVO DE CONSULTA: Varón de 59 años de edad, zurdo.


Presenta molestias al orinar, anorexia.

DIAGNOSTICO (S): Carcinoma de vejiga de la orina de células


transicionales.

TIPO DE RESPUESTA: Enfermedad orgánica.

ALARMA BIOLÓGICA: Conflicto de marcaje de territorio.

LÁMINA EMBRIONARIA Y ÁREA CEREBRAL: Ectodermo. Y


hemisferio cerebral derecho.

CIRCUNSTANCIA (S) DEL CONFLICTO: Pierde un juicio en que


había demandado a un vecino la ocupación de un terreno agrícola de
su propiedad. El supuesto ocupante presenta falsos testimonios y
gana el juicio en primera instancia. Pero luego el paciente logra
ganar el juicio en un nivel superior. Poco después aparecen las
molestias al orinar y se diagnostica el proceso con hidronefrosis en
riñón derecho. Se identifica el problema y el paciente con su familia
optan por vender el terreno y tratar de olvidar el conflicto. Los TACS
de la vejiga muestran un cambio favorable en la evolución del
cuadro.

SIGNIFICADO DE LOS SÍNTOMAS: Aunque no se diagnosticó el


adenocarcinoma de vejiga en este caso concurren dos tipos de
conflictos: “mala jugada en el propio territorio” y “marcaje de
territorio”. El papel de jefe de territorio se ve cuestionado por su
entorno.

En este caso, por suerte, el engrosamiento de la pared de la vejiga ha


desaparecido. No hubo intervención quirúrgica, ni se aplicó
quimioterapia ni radioterapia. Se solucionó el conflicto.

127
Facilitar la Salud Vicente Herrera

EPÍLOGO
¿Es posible curarse utilizando el poder de la mente?

Planteada la pregunta de esta manera, lo más probable es que suscite


respuestas opuestas. La mayoría de científicos consideran la mente
como un producto del cerebro, que poco o nada tiene que ver con la
enfermedad del cuerpo y sus órganos. Llegan a aceptar que ciertos
estados de ansiedad, estrés y depresión puedan ocasionar úlceras de
estómago, asmas bronquiales, ciertas colitis o una vaga predisposición a
enfermar.

Por otra parte, algunos científicos piensan, al revés, que el cerebro es un


fruto de la mente. Los primeros esgrimen que la mente no es nada sin el
cerebro, ya que cuando éste se lesiona aquella deja de funcionar,
desaparecen los pensamientos, se pierde la memoria y se cercena la
voluntad. Los segundos reflexionan que un cerebro sin la mente y sus
contenidos es como una cinta magnetofónica vacía, que no posee la
información para generar los pensamientos, los sentimientos, las
sensaciones, las intuiciones, en definitiva la melodía de la vida.

Pero, en cualquiera de los dos casos, a la mente y al cerebro se les dota


de unas propiedades específicas sin la existencia de una conexión entre
ambos, que sirva para explicar el porqué enfermamos y en consecuencia
cómo podemos curarnos.

Pero si consideramos que la mente y el cerebro forman una unidad que


se extiende al resto del cuerpo, y que los tres no funcionan por separado
o ejerciendo un control jerárquico de uno sobre otro, obtendremos más
elementos para comprender el papel de la mente en nuestras dolencias.
En este conjunto unitario formado por la mente, el cerebro y el cuerpo,
nuestro sistema nervioso no solo captaría las sensaciones de nuestro
entorno y efectuaría el movimiento con los músculos correspondientes,
sino que incluiría una representación tridimensional de las vísceras u
órganos del cuerpo en diversas áreas cerebrales, ejerciendo un control
sobre su regulación funcional y sobre su permanente renovación celular.

128
Facilitar la Salud Vicente Herrera

En caso de aceptar esta triada, formada por la psique, el cerebro y los


órganos, ésta ha de funcionar en plena armonía para mantener un buen
funcionamiento del cuerpo y conservar la salud. Piénsese, por ejemplo,
que en este preciso momento suceden miles de reacciones bioquímicas
en nuestro cuerpo, millones de células se mueren para ser suplantadas
por otras en un crecimiento ordenado siguiendo un patrón de referencia
que les indica el momento de su división, la forma y las funciones que
van a desarrollar, para conservar la anatomía de los órganos y sistemas
corporales.

Para tal finalidad se necesita un programa especial que ordene la


información que trascurre por los tres niveles, proporcionando sentido y
significado a nuestros actos y a las percepciones de los mismos y los
sintonice con nuestro propio cuerpo, y ese programa es la conciencia.
La conciencia es el pegamento que une, es una inteligencia innata que
aglutina y ordena todos los mecanismos para que nuestro cuerpo se
regenere cada día y para que nuestras funciones fisiológicas estén de
acuerdo con las circunstancias de nuestro medio; recoge la memoria
que nos sirve en el presente y nos prepara para el futuro; nos ofrece las
referencias para que nuestras emociones nos ayuden a conocernos
mejor, y finalmente, nos proporciona la imaginación necesaria para
mover nuestra voluntad hacia una mayor plenitud y trascendencia.

Así, todo signo y síntoma que exprese nuestro cuerpo en las


enfermedades puede ser considerado como efecto de un estado de
conciencia que ha polarizado la suficiente información para generar
cambios en nuestro psiquismo y en nuestras células. Por tanto, hemos
de identificar concretamente esa información, de manera que podamos
reconocer que toda enfermedad es un proceso psico-físico con cambios
en los órganos y en nuestro psiquismo, generados por situaciones que
han movilizado nuestras más profundas emociones, situaciones que han
puesto en peligro necesidades básicas para mantener la vida como la
nutrición real o simbólica, la estructura o la valorización y movimiento
o contacto. Sin olvidar, en absoluto que en toda dolencia o sufrimiento
se ha de encontrar el significado de nuestra existencia en este
maravilloso Planeta en cada uno de los acontecimientos que nos
suceden y, también, en cada una de nuestras aflicciones.

129
Facilitar la Salud Vicente Herrera

EL CÍRCULO
En una época y un lugar en que el hecho de vivir para muchos de
nosotros era prácticamente pecado, decidí ser médico; ese fue mi deseo
con no más de 14 años, recién salido de una infancia con intolerancias,
temores y las imágenes de una televisión incipiente. Dos años después,
al acabar el curso de entrada a la Universidad, le comenté a mi profesor
de griego, un joven jesuita que luego se convertiría en un buen amigo:

“Quiero dedicarme a curar el cuerpo tal como tú lo haces con el


alma”

Nos habían enseñado que el cuerpo y el alma estaban separados, y que


el primero era presa de enfermedades, y la segunda de los pecados, y
para tratar las dolencias estaban los médicos y para las culpas, los curas.
Escogí el cuerpo y me puse a estudiar como funciona para poder ayudar
a curarlo y me olvidé del alma, que era materia propia de sacerdotes y
de religiones. Tras mis estudios de bachillerato superior de Letras inicié
la carrera de medicina en la recién estrenada Universidad Autónoma de
Barcelona, cuyo primer curso era un curso selectivo de Ciencias, y
después de seis años de mucho estudio e innumerables exámenes acabé
la carrera de medicina poco antes de cumplir los 23 años.

Recibí pues una formación en ciencias y letras, pero recién conseguido


mi titulo de galeno me resultó difícil apreciar para qué me podía servir
conocer al dedillo la ley física del péndulo simple y compuesto y
traducir y medir los versos de la Iliada de Homero. Bueno, no
importaba demasiado, en aquel momento me satisfacía saber, entre
tantas materias preclínicas y clínicas, por donde transcurrían los nervios
craneales que iban siempre por estrechos corredores anatómicos, a
derecha e izquierda del cuerpo; por ese motivo se nombran como pares
craneales. Me maravilló el funcionamiento del cuerpo humano; el ciclo
bioquímico de Krebs en donde se genera energía en forma de ATP; la
membrana de las células; las vainas de los nervios periféricos; los
glomérulos de los riñones con el asa de Henle, pero también me causó
asombro las alteraciones en los órganos y sistemas corporales en caso
de enfermedad, lo que me introdujo en un mundo de formas que quise

130
Facilitar la Salud Vicente Herrera

conocer a fondo. Por ese motivo, la mejor nota de la carrera fue en la


asignatura de Anatomía Patológica.

Recién salido de la facultad tuve la sensación que había recibido mucha


información y poca formación. Mi primera consulta con un paciente y
con la responsabilidad a cuestas fue emocionante, no exenta de un
punto de angustia que siempre me ha acompañado en los momentos
previos al pase de consulta. Mi ilusión era dedicarme a la Medicina
Rural como una continuación de mi origen; incluso inicié con un grupo
de compañeros de curso un programa de formación práctica que no
cuajó por falta de financiación y por otras razones que no llegué a
captar en aquellos años de transición política en el Estado Español. Pero
por suerte encontré el lugar adecuado para mi; no estaba situado en un
entorno rural pero sí suburbano, un barrio en el cinturón industrial de
Barcelona. Allí pasé 20 años trabajando en una experiencia de
autogestión de salud y pude ganarme la vida combinándolo con el
trabajo en un importante Laboratorio de Análisis Clínicos de Barcelona,
donde aprendí diversas técnicas y métodos de diagnóstico por el
laboratorio.

Tanto las condiciones laborales que implantamos en el centro de salud


del barrio como mi formación en analítica clínica, me permitieron
realizar consultas médicas con suficiente tiempo para escuchar a mis
pacientes y efectuar in situ analíticas básicas cuando la sintomatología
clínica así lo requería. También me dediqué a actividades sociales, ya
que fui miembro de la Vocalía de Salud de un Centro Social y Cultural
y asistí a numerosas reuniones y asambleas, colaborando en las más
importantes reivindicaciones de recursos sociosanitarios del barrio;
incluso fui miembro de un grupo eco-pacifista. Esta experiencia fue mi
autentica escuela y mi Universidad particular y un período de mi vida
inolvidable.

En estas actividades fui generando una cierta inquietud que fue


gestándose poco a poco, ya que me di cuenta que todo lo que había
aprendido en la facultad de Medicina -aunque era útil para tratar el
síntoma- servía de poco para comprender porqué había aparecido. Por
alguna razón en mis estudios siempre me había preocupado más por el

131
Facilitar la Salud Vicente Herrera

diagnóstico y las posibles causas que generan los síntomas que por los
tratamientos que proponían mis profesores; quizás intuyendo que la
terapia o los procedimientos curativos se utilizaban mejor incidiendo en
los factores causales, y era allí donde había que insistir: conocer los
mecanismos que generan la enfermedad. La mayoría de las veces, lo
que me encontraba en el capítulo de etiología, era que tal o cual
enfermedad era de origen desconocido o idiopática, o que la causa de la
enfermedad era multifactorial, lo cual provocaba que la cuestión de la
génesis de la enfermedad quedaba suspendida en el aire. Había que
esperar a futuros descubrimientos para encontrar las causas. Por
ejemplo, ante una cefalea o dolor crónico de cabeza estaba bien recetar
analgésicos para tolerar mejor el dolor, pero lo importante era averiguar
si había algún factor que lo provocara, tanto si fuera una alteración en la
adhesión de las plaquetas o una predisposición dada por un especial
rasgo del carácter de la persona migrañosa, e incidir ahí. Hasta entonces
no quedaba clara la causa y se proponían varias hipótesis.

Esta inquietud se forjó mucho más al escuchar a los pacientes sin la


imposición de límites del tiempo, lo que me permitía que la consulta se
extendiera mas allá del protocolo habitual de atención médica; entonces
solían relatarme los sucesos que más les preocupaban. En ocasiones, al
sondear un tema sensible, se desencadenaba en ellos una autentica
catarsis o liberación de emociones. Debido a esto me resultaba muy
sugerente la idea de que los eventos dramáticos que en general acaecían
con los familiares más cercanos y otros acontecimientos notables
estaban relacionados con sus síntomas. Por ejemplo: una madre cuya
hija abandona la casa; una abuela cuya nieta prefiere a su otra abuela;
un trabajador de una industria química, en la edad media de la vida, con
dos hijos, al que despiden del trabajo en una situación económica
delicada a causa de los créditos bancarios y la hipoteca que había
solicitado para desplazarse a vivir a otro barrio de la ciudad; un hombre
a punto de jubilarse que acepta un trabajo a cambio de modificar su
postura social a favor del partido político que gobierna la ciudad. En
estas situaciones se hallaba un tumor en la mama izquierda en la madre
cuya hija se separó de ella; un reumatismo en los brazos de la abuela
que se sintió mal al no poder tener en brazos a su nieta; un infarto de
miocardio en el hombre que perdió su trabajo y un cáncer de esófago

132
Facilitar la Salud Vicente Herrera

con metástasis hepáticas en el pre-jubilado que tuvo que tragar


demasiado. ¿Casualidades? o no. Empecé a considerar que las
circunstancias personales que los pacientes explicaban en la consulta,
que formalmente no estaban incluidas en el interrogatorio o anamnesis,
no eran un ruido de fondo que nada tuviera que ver con su enfermedad,
sino que estaban relacionadas con sus síntomas.

Con esta idea pasé unos años en los que traté de encontrar alguna
explicación en otras perspectivas relacionadas con la salud y su
mantenimiento, como la homeopatía, bioenergética e incluso
acupuntura, para ver si encontraba un sistema lógico que me ayudara a
encontrar alguna pista para resolver esta conjetura. Esta tarea no estaba
exenta de dificultades, ya que la formación académica que había
recibido en la facultad y en los numerosos cursos de post-grado
universitario que realicé, me causaba una cierta resistencia intelectual a
nuevas aportaciones. El resultado fue infructuoso, en balde, y tampoco
me servían las teorías psicosomáticas oficiales que atribuyen a
conflictos emocionales las somatizaciones en el cuerpo, tales como las
consecuencias físicas o psíquicas del estrés, o la vulnerabilidad del
órgano más débil. No hallé ninguna teoría que diera satisfacción a mis
perplejidades y empecé a considerar la posibilidad de buscar respuestas
en otros sistemas explicativos, cada uno con sus propias leyes, criterios
y premisas, pero ¿existía alguno que se adaptara a mi cultura y manera
de pensar?

Entonces, un hecho colmó el vaso de mis dudas que -aunque me


condujo a lo más profundo de mi inquietud- me dio suficiente ímpetu
para llevar a cabo con más intensidad mi búsqueda. Este hecho fue un
proceso que se extendió durante 10 años, con una confrontación durante
los dos últimos, con la más temida enfermedad que puede existir: el
cáncer. Ahora, después de unos años y visto con cierta perspectiva,
entiendo que todo lo que sucedió durante esos diez años me lo ofreció
mi propio padre durante el último tramo de su vida.

Mi progenitor formó parte de una generación que vivió la guerra civil


española y combatió al lado del ejército republicano. En la posguerra
mis padres, utilizando su capacidad de trabajo y el buen trato con las

133
Facilitar la Salud Vicente Herrera

personas, pusieron en marcha un negocio próspero de venta de pescado,


y con alguna compra-venta de terrenos cerca del mar en la década de
los sesenta en la que se iniciaba el turismo, consiguieron reunir unas
reservas económicas que les permitieron iniciar una jubilación sin
sobresaltos ni zozobras. Cuando comenzaba este período de descanso, a
los 65 años, entrado el año 1980, mi padre sufrió unas hemorragias
digestivas muy graves, que finalmente se debieron a unos divertículos o
dilataciones en el duodeno que fueron desvascularizados
quirúrgicamente. Durante el transcurso de uno de los episodios
hemorrágicos sentí una sensación de vacío y peligro inminente, como si
una azarosa eventualidad se cerniera delante de mí.

Tras recuperarse definitivamente de esta enfermedad mi padre me


describió con detalle un episodio de levitación del cuerpo que
experimentó. Cuando estuvo ingresado, inconsciente a causa del brusco
descenso de la cantidad de sangre y plasma en su cuerpo a causa de la
hemorragia, desde lo alto de la habitación se observó a sí mismo
estirado en la cama, contemplando los tubos, monitores y a mí a su lado
observando el contenido de su sonda gástrica. Episodios que describen
muchas personas habiendo sufrido accidentes o situaciones en que su
vida estaba en peligro de muerte inminente. Según una interpretación,
estas visiones son producto de una alucinación provocada por la falta de
oxígeno en el cerebro, y según otra explicación se trata de un viaje
astral. En todo momento mi padre estuvo inconsciente en aquella
habitación aislada de la sala hospitalaria y no pudo ver ni darse cuenta
de nada. Esta experiencia paterna me provocó un cierto interés por leer
sobre esta cuestión, ya que existe abundante literatura sobre ello.
Durante esta enfermedad también descubrí mecanismos de defensa que
me sirvieron para reconfortarme. Una noche que pasé en el hospital en
que la situación clínica de mi padre era crítica a causa de la hemorragia
digestiva, cerré los ojos y visualicé como estaban durmiendo mis dos
hijos en mi casa. Mentalmente recorrí los espacios de la casa por donde
ellos corrían habitualmente. Los contemplé en sus camas descansando
plácidamente. Entonces, una sensación de paz y tranquilidad invadió mi
conciencia.

134
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Tras la intervención quirúrgica mi padre sufrió de una hepatitis no A no


B -todavía no se conocía la C-. Se recuperó de la intervención y de la
inflamación del hígado. Un tiempo después le sobrevino un intenso
dolor de cabeza con vómitos que resultó ser una meningitis que le
provocó un coma profundo que le duró unos 15 días. Tras una estancia
problemática en un hospital de la provincia de su domicilio, lo trasladé
a otro de mayor envergadura en Valencia. Llegó con problemas
respiratorios graves y, a pesar de la resistencia de los médicos de
urgencias a ser ingresado por falta de camas, se internó finalmente en
una Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI). A pesar de los sombríos
pronósticos de los médicos intensivistas se recuperó. En la sala de
espera el corazón me daba un vuelco cada vez que la megafonía se
ponía en marcha con la llamada a algún familiar de algún paciente
ingresado para pasarle el parte médico; la desesperación se instaló en
mí durante tres semanas. En su fase de recuperación, internado en la
sala de Medicina Interna, sufrió de variados delirios. Se veía en la
época de la guerra civil y padecía ataques de pánico, pues veía subir por
la ventana de su habitación hombres armados que lo querían matar.

En los inicios de 1989, una hemorragia urinaria muy copiosa me obligó


a trasladarlo a Barcelona (a 250 Km. de su pueblo) donde se le
diagnosticó un tumor en vejiga de la orina. Se evaluó como inoperable;
solo la radioterapia podría ayudarle a detener la hemorragia. Así fue,
pero unos meses después volvió la hemorragia que nuevas sesiones de
radioterapia no lograron frenarla. Tras la aparición de las temidas
metástasis óseas en vértebras dorsales y clavículas decidí que volviera a
morir a su casa, donde lo acompañé durante dos semanas, día y noche,
antes de que expirara a finales de Junio de 1990. La impotencia que
sentí fue enorme, durante el viaje de vuelta a su casa desde Barcelona
apenas pude articular palabra, ya que el nudo que se formó en mi
garganta estaba generado por una obsesiva pregunta:

¿Para qué tantos estudios, tanta tecnología, tanto esfuerzo, si


no han servido para salvar a mi padre?

Y éste fue el primer punto de inflexión. Me despedí del trabajo


accesorio del Laboratorio de Análisis Clínicos, efectué una segunda

135
Facilitar la Salud Vicente Herrera

diplomatura en Medicina Tropical, y sin abandonar el Centro de Salud


inicié un período de práctica médica y sanitaria, colaborando con la
ONG Medicus Mundi en proyectos de ayuda y cooperación sanitaria en
Países Subsaharianos. Fue entonces cuando un compañero de trabajo
me dio a leer un libro titulado: “La salud secuestrada” de Mirko
Beljanski, un científico que había trabajado en el Instituto Pasteur de
París y que proponía una explicación diferente sobre cáncer y Sida, y
que había descubierto substancias de origen vegetal efectivas contra
ambas enfermedades. Su propuesta sobre los mecanismos que generan
el cáncer se basaba en la desestabilización de los enlaces de hidrógeno
que unen a las moléculas que forman el ADN de las células. Su
tratamiento consistía en administrar sus productos junto al tratamiento
habitual con quimioterapia y radioterapia en dosis al 50%. Asistí a
varios seminarios impartidos en Barcelona y Francia sobre esta
perspectiva y conocí a varios médicos que la empleaban, según ellos,
con buenos resultados. Me mostraron imágenes radiológicas de
favorables evoluciones de enfermedades graves.

Introduje esta perspectiva en mi consulta, informando bien a los


pacientes, pero me encontré con dificultades y eran la forma de
conseguir los productos y su precio elevado. Su medicina consistía en
extractos de plantas y fragmentos ARN procedentes de cultivos de una
bacteria muy común, la Escherichia Coli. Además sucedió una disputa
entre dos laboratorios que distribuían estos remedios. El mismo
Beljanski, en una comunicación personal, me advirtió que no
garantizaba que uno de esos laboratorios ofreciera el producto original
de él. Todo esto me provocó incertidumbre. Además sus propuestas
terapéuticas no consideraban la relación entre las vivencias con la
enfermedad. Entonces decidí dejar de aplicar estos tratamientos. Esta
decisión me provocó una mezcla de tristeza y perplejidad. Entonces
toqué fondo, y llegué a plantearme continuar como médico o dedicarme
a otra cosa.

Pero apareció la MORATERAPIA, una técnica que utiliza la


biorresonacia del cuerpo y de las moléculas orgánicas e inorgánicas.
Fue descubierta por un médico homeópata y un físico ambos alemanes,
y me pareció interesante. Se basa en la electroacupuntura y la

136
Facilitar la Salud Vicente Herrera

homeopatía bajo el nombre de homeopatía electrónica. Uno de los


programas que efectúa la Moraterapia es la Transmisión de Fármacos
en Frecuencia (TFF). Su característica se apoya en el principio físico
que las moléculas, en este caso de los medicamentos, irradian una
resonancia u onda vibratoria, que puede ser captada por el agua a la que
se incorpora la información. De esta manera el agua es capaz de
provocar el mismo efecto, en este caso terapéutico, como la sustancia
original.

Una vez conseguidos todos los aparatos y complementos de esta


técnica, tomé un cultivo puro de precisamente Escherichia Coli de uno
de los análisis de una infección urinaria que había efectuado en mi
consulta médica, y con un hisopo lo mezclé en dos ampollas de agua
destilada estéril. Una de ellas había recibido la resonancia de un
antibiótico sensible que había comprobado previamente con un
antibiograma, y la otra no había sido tratada con nada. Realicé dos
grupos con cada ampolla del cultivo especial para E.Coli, uno con el
agua trasferida y otro con el agua sin transferir que servia de control.
Los introduje en la misma estufa y esperé 24 horas. Para mi sorpresa, en
los cultivos con el agua en que se había trasferido el antibiótico, no
creció absolutamente nada, pero en los controles con el agua sin
transferir creció el germen, provocando el cambio de color
característico para este cultivo: un verde metálico precioso. Sin ninguna
duda: la transmisión en frecuencia de medicamentos existía.

Los descubridores de la MORATERAPIA ampliaban esta transmisión


de resonancia no solo en substancias químicas sino en el cuerpo entero,
considerando que cada enfermedad emite un tipo de onda, que -si se
consigue invertir y devolver al mismo- se introduce una información
con efectos terapéuticos. Cada alteración de la salud es captada a través
de los puntos de electroacunputura, generando un patrón de resonancia
individual que se invierte de manera armónica, para devolverlo al
cuerpo a través de unos electrodos situados en las palmas de las manos,
pies y en los mismos puntos de acupuntura en los extremos de las
terceras falanges de los todos los dedos.

137
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Pasé dos años aplicando esta técnica con resultados interesantes en


casos de dolor, que comprobé en mi mismo, ya que, como soy un
aficionado a jugar a fútbol, cada vez que sufría un golpe o esguince me
aplicaba los electrodos especiales para tratar la lesión. El efecto
analgésico era inmediato. En relación a los resultados en los casos
graves, algunos de ellos evolucionaron favorablemente, gracias a
conseguir una buena calidad de vida como al obtener una supervivencia
cuya duración sobrepasaba lo esperado. Otros siguieron el pronóstico
infausto previsto.

Sin embargo, los descubridores de la Moraterapia no eran explícitos en


comunicar cómo logran invertir la resonancia patológica en armónica y,
en relación a mi preocupación de fondo, su modelo teórico tampoco
tomaba en consideración la relación entre las vivencias y la
enfermedad. Por este motivo, mi posición continuaba exactamente igual
hasta que.

Hasta que el secretario de una asociación de medicinas alternativas y un


compañero de carrera me dieron a leer un texto de un médico internista,
también alemán, llamado Geerd Hamer. Estaba traducido al francés y
trataba sobre una Nueva Medicina. A pesar de su deficiente traducción
y algunos errores, me llamó poderosamente la atención, pues
consideraba la enfermedad como un resultado de un conflicto biológico,
algo que había vivenciado el paciente de manera inesperada, con alto
contenido dramático y que afectaba a la satisfacción de sus necesidades
vitales. Leí el texto varias veces; no me lo podía creer; por primera vez
me encontré con una explicación que se ajustaba de lleno a mis propias
observaciones. Hamer había descubierto una relación entre la psique, el
cerebro y los órganos, y mostraba unas imágenes cerebrales que se
correlacionaban con los síntomas y con el conflicto que había
experimentado el portador de la enfermedad.

Al analizar el contenido de sus propuestas en relación a las diferentes


patologías, no fue extraño que me sobrevinieran la sorpresa y el
asombro; por ejemplo la perspectiva de la Nueva Medicina considera la
leucemia como una enfermedad que se produce en la fase de curación
de un cáncer de huesos; los trastornos psíquicos o enfermedades

138
Facilitar la Salud Vicente Herrera

mentales son consecuencia de una combinación de conflictos situados


en su correlato cerebral en ambos hemisferios; muchos cuadros agudos
y graves como el infarto de miocardio, embolia pulmonar, hepatitis,
cuadros gastrointestinales y algunos casos de asma son síntomas de las
llamadas crisis epileptoides que ocurren en el punto medio de la fase
vagotónica que se instala en el cuerpo tras la solución de un conflicto;
las metástasis en el cáncer no son “envíos a distancia” de las células del
tumor inicial sino conflictos biológicos secundarios o consecuencia del
primero, etc.

Mi interés inmediato fue encontrar a Hamer; necesitaba un encuentro


personal y directo para aclararme sus propuestas que se apartaban de lo
convencional. Sin embargo, las consideraba sugerentes. Al
encontrarme ante un sistema explicativo todavía no evaluado ni
conocido por las vías habituales de la comunicación científica, quería
despejar dudas, conocer personalmente al descubridor e iniciar algún
tipo de formación continuada, en caso de confirmar que era una
propuesta seria y rigorosa. En ese momento me parecía imprescindible
realizar estas gestiones a causa no solo de la novedad y la innovación de
sus propuestas, sino también para saber muy bien cómo él se planteaba
abordar los síntomas de las diversas y variadas enfermedades que, en el
caso del cáncer, pueden llegar a ser muy graves y delicados. En ningún
momento me pasó por la cabeza aplicar de inmediato sus
procedimientos en mi práctica médica.

Entonces averigüe que era muy difícil contactar con Hamer, pues estaba
inhabilitado para ejercer la profesión médica y pendiente de varios
juicios por haberla ejercido durante este impedimento administrativo.
Me enteré de la historia de su hijo y su mujer y de las circunstancias
que rodearon sus muertes, y las consecuencias que le condujeron a
descubrir sus cinco leyes biológicas y su Nueva Medicina. Me fue
imposible comprobar sus propuestas directamente, por lo que decidí
verificarlas en mi consulta médica. Para ello resolví emplear los
criterios que podía manejar sin plantear al paciente ningún cambio de
actitud terapéutica convencional. Se trataba de centrarme en identificar
el conflicto biológico e intentar descubrir las dos fases de la
enfermedad. Como en las consultas disponía de tiempo suficiente, al

139
Facilitar la Salud Vicente Herrera

terminarlas, interrogaría a los pacientes para tratar de identificar la


situación o situaciones que habían provocado el conflicto, cual fue el
impacto inicial, la duración de la simpaticotonía en estrés, si apareció
una solución del conflicto, y -en caso afirmativo de esta última
pregunta- comprobar los síntomas en vagotonía tras esta circunstancia
con los correspondientes signos y síntomas inflamatorios. De momento,
al desconocer la técnica para interpretar las imágenes radiológicas del
TAC cerebral, no las tomaría en cuenta, ya que para tal práctica tenía
que efectuar un aprendizaje previo y adquirir experiencia.

No fue nada fácil este cometido, pero poco a poco encontraba


acontecimientos vividos por los pacientes que podían estar relacionados
con sus síntomas, pero necesitaba estar seguro que el conflicto fuera el
verdadero y no cometer errores. Se trataba de escoger el conflicto de los
relatos e historias que describían los pacientes. Fue una travesía en
solitario por el desierto, ya que no tuve ningún tipo de ayuda ni
referencia con quien consultar. Encontré una relación que inicialmente
me llamó poderosamente la atención: muchas mujeres diagnosticadas
de cáncer de mama habían convivido con maridos que padecían
alcoholismo crónico. Esta asociación me causó una profunda impresión.
Me ayudó a comprender los dos componentes que se deben tener en
cuenta en el conflicto biológico: por una parte, estas mujeres sufren un
conflicto en relación con sus maridos, una ambivalencia ya que desean
seguir conviviendo con ellos y al mismo tiempo anhelan apartarse. El
contenido del conflicto, el colorido, del mismo es la separación o la
pérdida de contacto con su compañero.

En esta búsqueda reflexioné que las relaciones entre eventos y síntomas


que iba encontrando pudieran tratarse de asociaciones, no causales
según el método estadístico. En mis recientes estudios en el master de
Metodología en Ciencias de la Salud en la Universidad Autónoma de
Barcelona había conocido y asimilado los criterios estadísticos que se
han de cumplir para corroborar una causalidad. Por tanto, no resultaba
fácil identificar y confirmar la relación entre las vivencias y la
enfermedad.

140
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Teniendo en cuenta esta dificultad consideré dos aspectos que me


ayudaron a comprender mejor las relaciones que iba encontrando: la
embriología o estudio del desarrollo del embrión, y la etología o el
comportamiento de los animales. El embrión se forma a partir de dos
células que contienen la información genética del padre y la madre; a
los pocos días se despliegan unas láminas embrionarias de donde van a
surgir los órganos, de la lámina interna o endodermo las vísceras y
sistemas corporales para asegurar la ingesta de alimentos o energía y la
reproducción, de la lámina intermedia o mesodermo el sistema de
reparación, reconocimiento y estructura delcuerpo, de la lámina externa
o ectodermo la piel, los diversos conductos corporales y el mismo
sistema nervioso. La observación de la conducta de los animales me
facilitó identificar qué tipo de situaciones pueden ocasionar conflictos
en cada uno de los órganos según su lámina embrionaria de
procedencia. Esta observación me orientaba hacia el contenido mismo
de los conflictos.

141
Facilitar la Salud Vicente Herrera

De esta manera y, a grosso modo, no poder atrapar la presa, no poder


tragarla, digerirla, ni eliminarla me emplazaban hacia patología
digestiva en sus diferentes niveles: boca, esófago, estómago e
intestinos; mantener la estructura corporal, las reparaciones, el
reconocimiento y la identidad genética del mismo cuerpo y la limpieza
y filtraje de substancias de desecho me orientaban hacia problemas de
huesos, sistema linfático e inmunológico con conflictos que afectan a la
desvalorización que se puede sentir al no poder efectuar actividades que
uno cree capaz de realizar y, finalmente, el contacto y la comunicación
que tienen que ver con conflictos de territorio y sus diferentes
circunstancias; amenaza, pérdida, contrariedad y marcaje me situaban
hacia enfermedades de la piel, mucosas epiteliales: bronquios,
coronarias, vías biliares, curvatura menor del estómago y vías
pancreáticas, vejiga de la orina, y el propio sistema nervioso. Por tanto,
metabolismo, reproducción, estructura y contacto o movimiento eran
las necesidades vitales que todo ser vivo ha de satisfacer, y las
situaciones que las ponían en peligro me daban pistas para averiguar el
tipo de patología que sufría el paciente.

Por otra parte me esforcé en entender los diferentes cambios que


suceden en las células en cada una de estas situaciones y lo hice al
considerar el significado del sentido biológico de los mismos. Este
sentido biológico se entiende en el marco de la necesidad biológica que
se encuentra cercenada, de manera que mientras no está satisfecha los
órganos hablarán su propio lenguaje y éste dependerá de dos
circunstancias; la primera tiene que ver con la misma situación que
genera el conflicto y la fase en que se encuentra: en los órganos que
proceden del endodermo se observa un crecimiento celular en la
primera fase y necrosis o caseificación en la segunda fase; necrosis en
la primera y crecimiento celular en la segunda en mesodermo y
ulceración en la primera fase y crecimiento celular en la segunda en
ectodermo. La segunda circunstancia tiene que ver con los cambios que
sucedieron a lo largo de la evolución de las especies en el Planeta: la
ontogénesis rememora de forma condensada la filogénesis, de forma
que lo que sucede en las células son rememoraciones de los cambios
post-adaptativos que sucedieron a lo largo de la evolución del ser vivo y

142
Facilitar la Salud Vicente Herrera

su entorno, por tanto se ha de considerar la historia y memoria


evolutiva.

Una manera práctica para entender la correspondencia entre los


cambios producidos en la evolución de las especies y los conflictos
biológicos que suceden durante la enfermedad es imaginar un ser vivo
en un medio acuático que inicialmente posee una gran boca por donde
entra y sale el alimento digerido, después esta boca o gran faringe se
alarga y forma un tubo digestivo con entrada y salida bien separadas
como un gusano invertebrado. Aquí hay que tener en cuenta que
siempre que se tengan que asegurar estas funciones se produce un
crecimiento celular. Posteriormente, adquiere la capacidad de vivir
fuera del medio acuático y, también, a través de un crecimiento celular
desarrolla pulmones y riñones apareciendo los anfibios. Luego este
organismo adquiere consistencia y estructura y se convierte en un reptil
vertebrado con la aparición del tejido cartilaginoso, óseo, conectivo e
inmunológico que lo conecta con todas sus partes corporales y su medio
ambiente y para tal tarea el crecimiento celular reparativo se genera tras
las fracturas o pérdidas de continuidad, y para potenciar el contacto y
movimiento se desarrolla la piel y las mucosas formadas por varias
capas de células muy inervadas por el sistema nervioso, todo lo cual
culmina, de alguna manera, en los mamíferos. Para asegurar estas
funciones se producen ulceraciones que permiten captar más
sensibilidad que tras conseguir solucionar el conflicto se reparan a
través de un crecimiento celular.

Además, y para mi esto fue muy importante, establecí con el


consultante una relación de empatía en la que el tiempo no trascurría
linealmente estableciéndose una especie de cairos y conseguía ponerme
en la piel del mismo. Sin embargo, estas actitudes y manera de enfocar
la consulta no pueden servir para construir un modelo matemático que
sirva para demostrar las correlaciones que se proponen en esta
perspectiva, ya que todo modelo estadístico tiende a la mayor
verisimilitud con el concurso de pocas variables, pues, si concurren
muchas de ellas provocan fenómenos de interacción y confusión que
hacen muy poco previsible el modelo utilizado. Desde este punto de
vista, estaba trabajando con muchas variables, ya que, considerando

143
Facilitar la Salud Vicente Herrera

todos los elementos que se tienen en cuenta, llegué a contabilizar hasta


120. Por tanto, era imposible encontrar un modelo que las englobara
todas. La única manera de mostrar la bondad o la falacia de este
enfoque era con una sesión clínica ampliada con muchos pacientes y
hallar el conflicto en cada una de las enfermedades que sufren, los
síntomas que se expresan en los órganos correspondientes y las
imágenes cerebrales en su correlato neurológico. Este protocolo de
trabajo ya estaba confeccionado y el mismo Hamer lo había efectuado
en varias ocasiones en varios centros e incluso en una Universidad
eslovaca, pero los resultados y recomendaciones observadas no habían
trascendido a la opinión pública ni mucho menos al estamento
académico.

Fueron dos años muy intensos con un trabajo interno sin exteriorizar ni
hacer pública esta perspectiva, salvo, claro está, a los pacientes a
quienes informaba previamente. Conté con el testimonio y ayuda de una
paciente excepcional que traducía las consultas que Hamer efectuaba en
Alemania, y llegué a convencerme del gran interés que suponía esta
aportación tanto en la salud individual como colectiva y en mí brotó
una esperanza que continúa presente hoy en día, a pesar de todas las
dificultades que se iniciaron poco después.

Primeros días de 1995, Hamer sale por TV española en un programa


llamado Preguntas y Respuestas de la segunda cadena y Canal
Internacional. Mi expectación fue enorme, por primera vez podía
contactar con él, ya que el programa se realizaba en Barcelona y
después del mismo pasaba consulta en un Hotel de la Plaza Cataluña, el
centro de Barcelona, muy cerca de mi recién estrenado despacho. La
sala donde recibe está repleta de gente y me acompaña un paciente que
quiere consultar su caso. Tenemos que esperar un buen rato en el que
me encuentro con varios médicos españoles que conocen a Hamer y sus
propuestas. Me sorprendió esta circunstancia pues creía que en el
Estado Español solo éramos dos personas de la profesión médica que
conocíamos sus planteamientos. Les propuse una reunión para comentar
su experiencia y en caso positivo, poner en marcha un grupo de trabajo.
El paciente que me acompañaba prefiere entrar solo en la consulta sin la
compañía de su esposa -el conflicto involucraba a ésta-. Hamer observa

144
Facilitar la Salud Vicente Herrera

el TAC cerebral y confirma el tumor en mediastino y el posible


conflicto que lo provocó. Fue exacto en su diagnostico; se trataba de un
conflicto de miedo frontal que afecta a los restos embrionarios de las
branquias situadas en el espacio que existe entre ambos pulmones. Una
explicación que ligaba muy bien con una situación que vivió este
paciente de forma muy dramática al sospechar un contagió con el virus
del Sida en una relación extramatrimonial que no fue capaz de confesar
a su esposa con la que había tenido un hijo.

Esta circunstancia, la insistencia de otra paciente enfermera y la


posibilidad de formar un grupo de trabajo en España con cuatro
médicos más, me empujaron a hacer pública mi dedicación a la Nueva
Medicina. Junto a una colaboradora naturópata formé un primer grupo
de trabajo en Barcelona con la participación de una enfermera que
dominaba la técnica de la cromoterapia y un médico cirujano que se
iniciaba en esta perspectiva, y abrí mi consulta a las personas que lo
deseasen. Durante los primeros meses consultaron muchos enfermos de
cáncer y se formó un pequeño grupo de apoyo. Cometí el grave error de
confiar que el equipo de médicos se pusiera en marcha en el Estado
Español. No fue así, jamás pude comunicar con ningún médico de este
grupo que, por otra parte, organizaba cursos y conferenciasen España y,
además para acabar de complicar las cosas, me excluyeron al
considerarme un competidor de la exclusiva que creían haber adquirido
sobre la Nueva Medicina en España.

A esta situación de estrés se vino a sumar una nueva circunstancia que


me apretó los machos de mi resistencia psíquica; exactamente, a los tres
meses de haber iniciado este trabajo, mi madre tuvo la segunda recaída
de su depresión asociada con síntomas delirantes, ya que se negaba a
comer, realizar sus necesidades fisiológicas y se sentía sumida en la
más absoluta ruina en la que yo mismo estaba incluido. Al mismo
tiempo sufrió una oclusión intestinal por lo que ingresó en el Hospital
Clínico y Provincial de Barcelona donde fue tratada con éxito. Poco
después de la muerte de mi padre, se había sentido deprimida pero pudo
superar esta situación, hasta el año siguiente en que tuvo la primera
recaída con síntomas psicóticos. Mi madre, tal como hizo mi padre, me
ofreció sus instrucciones particulares; me presentó síntomas que

145
Facilitar la Salud Vicente Herrera

incluían los trastornos psíquicos graves, y me advirtió que la medicina


convencional tenía muchos procedimientos que pueden ser útiles para la
curación de los síntomas, y lo que tenía que procurar es sumar e
integrar. Estaba seguro que en su estado depresivo y psicótico
subyacían varios conflictos que constituían una constelación o
combinación de los mismos, lo cual compone el criterio básico para
entender la presencia de síntomas psíquicos, y en este contexto había
que encontrar una solución, pero no podía excluir el uso de algún
tratamiento convencional para sacarla del pozo en que estaba sumida y
fue la Terapia Electro Convulsiva (TEC) la que se usó par tal fin, ya que
los medicamentos antidepresivos y antipsicóticos fueron ineficaces y no
consiguieron revertir el cuadro clínico.

Antes de aplicar esta terapia sucedió un hecho que me ayudó a


identificar su conflicto principal ya que durante unos breves momentos
de lucidez dejo caer de sus labios unas palabras llenas de rencor que
calaron muy hondo en mi conciencia:

“Si sabias que me encontraba tan mal porqué no viniste a


buscarme enseguida y llevarme contigo”

En efecto, fueron los primeros días de Agosto cuando tuvo esta primera
recaída, yo me encontraba con mi familia de vacaciones en los Alpes
franceses y tuve que suspenderlas, pero tardé unos días en acudir. A su
conflicto de pérdida de territorio por la muerte de mi padre y su cambio
de estatus en la familia se le sumó este conflicto de separación conmigo
mismo.

Durante la ultima estancia en el Hospital su estado clínico aconsejó


aislarla en una habitación con cuidados semi-intensivos; mi madre
estaba sorda de ambos oídos secuela de una hemorragia subaracnoidea
que había padecido hacia 25 años, y ambas rodillas presentaban una
artrosis moderada-grave con dolores continuos. Poco después de este
ingreso, una tarde la pude acompañar durante varias horas; de repente
empieza a hablar conmigo de forma muy clara, no tengo que gritar ya
que me oye perfectamente, me declara que no siente ningún dolor y que
poco antes había visto un túnel redondo con una luz en el fondo y a sus

146
Facilitar la Salud Vicente Herrera

padres que le hablaban y la reconfortaban. Ya había leído algo sobre


este fenómeno del túnel en los momentos cercanos a la muerte, pero
escucharlo de mi propia madre me confirió una sensación de paz y
tranquilidad. Poco después este estado se esfumó tal como había
llegado y volvió a sus síntomas habituales hasta que en unos treinta días
recuperó la normalidad. Aproveché esos días para conversar con
familiares de otras personas ingresadas con un cuadro similar a mi
madre. Estos interrogatorios me ocasionaron una amonestación por
parte de la enfermera-jefe. A esta persona le extrañaba mi insistencia en
hablar con los pacientes y no acabé de comprender el motivo de tal
advertencia ¿Quizás fuera una premonición de lo que iba a suceder en
los meses siguientes?

En el mes de Mayo, decidí viajar hasta una población del Sur de


Francia donde vivía una enfermera discípula de Hamer que conocía
muy bien esta perspectiva; tomé todas las radiografías e historiales
clínicos que pude y ya en su casa establecimos una conversación e
intercambio de impresiones. Me pareció muy interesante y su práctica
suficientemente rigurosa y seria, y nos pusimos de acuerdo para que
una vez al mes viajara hasta Barcelona e impartiera seminarios de
formación al grupo de trabajo que habíamos formado y personas
interesadas, y así nos ayudara a identificar los conflictos en las
consultas que le presentaríamos. A las cinco de la madrugada de los
sábados que se trasladaba a Barcelona la iba a buscar a la estación de
autobuses de Sans. La verdad que su figura se parecía más a una
enferma de anorexia nerviosa, pero contaba con una gran fuerza y
energía y su abnegación nos llamó mucho la atención. Su experiencia
en la identificación de conflictos y la lectura del TAC cerebral nos
fueron muy útiles. Me di cuenta que muchos conocimientos clínicos y
procedimientos tanto diagnósticos como terapéuticos que utiliza la
medicina convencional pueden ser muy útiles para ayudar a los
pacientes, pero, eso si, actuando en este contexto que proponía la NM.
Sinceramente llegué a pensar que, de esta manera, nuestro trabajo
revertiría sobre la salud de las personas proporcionando un sentido a sus
síntomas y padecimientos. Parecía, entonces, que todas estas
actividades se encauzaban hacia un lugar lleno de esperanza.

147
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Pero, fui un ingenuo al considerar tal posibilidad. Sucedió que Saturno


se puso en acción -los astrólogos lo consideran como el arquetipo de la
sombra-. Apareció un período de prueba; a principios de Agosto, el día
8 por la mañana suena el teléfono de mi despacho, llama una periodista
de un diario español de tirada nacional al que soy un asiduo lector:

“¿Ha visitado usted a la paciente x siguiendo el método


Hamer?

Por primera vez escuché lo del método, mi repuesta fue afirmativa pero
le indiqué que no se trataba exactamente de un método tal como se
pueda entender normalmente con técnicas especificas de diagnóstico y
tratamiento y si lo deseaba podía darle más información sobre ello. Me
alegó falta de tiempo y se despidió. Me quede en silencio; la paciente
que se refería había fallecido en el Hospital Clínico los primeros días de
Agosto, yo la había visitado en su propio domicilio durante unas cuatro
semanas un mes antes de su defunción, remitida por otro médico
español del grupo que he reseñado anteriormente que ya le había
retirado los opiáceos analgésicos contra el dolor. Al día siguiente, en
primera página de este diario se presenta este método como una especie
de curanderismo alegando que Hamer no puede tener razón, ya que
miles de médicos, congresos y revistas científicas no pueden
equivocarse; señalaba su odisea en España y me nombraba
presentándome como un médico que afirma que el cáncer es debido a
un conflicto emocional y que se puede curar con control mental. Me
quede atónito, pero pensé que no debía esconderme sino tratar de
explicar en la medida de mis posibilidades mi propia versión de los
hechos del caso clínico y de qué se trataba ese bautizado método
Hamer. Razoné que hasta cierto punto era lógica esta reacción de los
medios de comunicación, ya que de vez en cuando aparecen
desalmados que se aprovechan del dolor y sufrimientos de los enfermos
graves que en sus condiciones se “agarran a hierros ardiendo”; estaba
convencido que Hamer y sus propuestas eran interesantes y que valía
la pena explicarlas bien.

Mi relación con este caso consistió en visitar a esta señora en 5


ocasiones en su propia casa debido a su delicado estado de salud y

148
Facilitar la Salud Vicente Herrera

procuré aliviar sus síntomas y su delicada situación familiar. Al


presentarse una complicación clínica, ya que sufría un cáncer de mama
en fase avanzada con metástasis hepáticas y óseas en vértebras, ingresó
en el Hospital Clínico donde fui a visitarla en dos ocasiones, le dieron
el alta tras un tratamiento sintomático y volvió a su casa. Esta paciente
observó allí por TV el tratamiento mediático del caso de la niña
austriaca que Hamer estaba tratando en una ciudad andaluza, caso que
fue utilizado para desatar una campaña para desacreditar sus
descubrimientos y propuestas. Sufrió un impacto muy intenso ya que se
le derrumbó su ultima oportunidad de salir de su proceso de enfermedad
que desde hacia 9 años estaba sufriendo, y pocos días después se le
diagnosticó lo que clínicamente se denomina suelta de globos o las
temidas metástasis en pulmón que fue la causa inmediata de su muerte.
En su ingreso hospitalario a finales de junio los pulmones estaban
intactos, por lo que el desarrollo de estas metástasis fue fulminante en
sintonía con su desesperación.

Este curso tan drástico ya lo había observado en otros dos casos, pero
en estos, en lugar de ser el pulmón el órgano diana, fue en el hígado
donde aparecieron las temidas extensiones. Este fenómeno me provocó
una reflexión sobre el delicado hilo en que se encuentran los enfermos
de cáncer, ya que pueden aparecer las metástasis en poco tiempo, que
en el pulmón e hígado, por ser órganos vitales, son muy delicadas y
comprometen gravemente la vida.

Por otra parte, expliqué todo lo que pude y supe sobre este supuesto
método al grupo de periodistas con cámaras de TV incluidas el mismo
día de la noticia del mes de Agosto en una rueda de prensa efectuada en
mi despacho, y logré que se dieran cuenta que no estaban ante un
curandero sin escrúpulos, pero la noticia apareció insistiendo en que se
trataba de un método que utiliza el control mental para curar el cáncer,
lo cual lo situaba ante una posición de incredulidad general ante las
numerosas evidencias como los cancerígenos y factores genéticos que
están involucrados en esta enfermedad y que son objeto de una continua
investigación.

149
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Después di varias conferencias e incluso acudí a la asesoría jurídica de


mi colegio profesional para pedir consejo ya que mi nombre salía
repetidamente en los medios poniendo en duda el principio de inocencia
al que todo ser humano tiene derecho. Tras una comparecencia en las
diligencias previas de la denuncia que presentó la familia reuní al grupo
de periodistas que habían acudido al juzgado de primera instancia para
cubrir la noticia y les expuse mi versión y mi experiencia. Aunque con
escaso éxito ya que los resultados de esta exposición fueron
exactamente al revés de lo que pretendía; al día siguiente me
presentaban como un portador de una nueva visión del mundo y como
un estafador, pues en cada consulta mis honorarios eran muy elevados.

La denuncia que varias veces por vía penal había interpuesto la familia
contra mí por utilizar este supuesto método, se archivó definitivamente
en la Audiencia Provincial de Barcelona, ya que los jueces no vieron
ningún indicio de delito. Pero, la familia de esta paciente presentó esta
denuncia también al Colegio de Médicos de Barcelona por vía
administrativa. Esta institución se vio espoleada a poner freno al auge
de las llamadas medicinas alternativas y aprovechó este caso para tal
objetivo. La periodista de la llamada telefónica del mes de Agosto tiró
del carro y logró poner en marcha toda una campaña que, según mí
entender, no solo sobrepasó los límites de la verdad, sino también de lo
tolerable; aparecieron noticias llegadas de Austria en que ahora me
consideraban un acólito y seguidor de Hamer y formaba parte de una
organización en que estaban involucrados jefes de servicio de hospitales
españoles, que facilitaban enfermos de cáncer para que fueran tratados
según sus postulados.

150
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Pero, lo que realmente me provocó una profunda herida moral fue un


reportaje aparecido en el mismo diario los primeros días del mes de
Septiembre sobre el caso, en que esta misma periodista me presentaba
como un torturador, estafador y sectario. Torturador porque inducía al
dolor como técnica terapéutica para curar el cáncer; estafador porque
dedujo que mis honorarios procedían de las salidas de grandes
cantidades de dinero de una cuenta bancaria de la señora, que luego se
demostró que eran cantidades de dinero que esta señora enviaba a
Nueva York para sufragar una exposición de sus cuadros de pintura, y
sectario porque dedujo que una carta de la famosa psiquiatra tanatóloga
E. Kubler-Ross, que le envió una paciente mía sobre el tránsito hacia la
muerte, procedía de una secta. Todas estas acusaciones se demostraron
falsas en las diligencias previas de la denuncia, pero solo apareció una
escueta nota en el diario en que se informaba que los jueces habían
archivado el caso. ¡Qué fácil es destrozar una reputación y qué difícil es
restablecerla!

Solo las personas que me conocían no dieron crédito a estas


informaciones, pero el resto me consideraron un delincuente, fama que
llegó hasta el departamento de Bioestadística de mi Universidad donde
iba a exponer mi trabajo final sobre el master de metodología en
Ciencias de la Salud. Fui expulsado por mi director de tesis,
dedicándome toda clase de improperios e injurias a pesar de mi
insistencia por explicarle mi propia versión. Decidí presentar mi
derecho de réplica a dos diarios de gran tirada por todas las
informaciones que habían vertido en sus páginas donde me sentí
calumniado e injuriado; no hubo respuesta por la vía habitual por lo que
presenté denuncia judicial para aplicar esta réplica que devolviera mi
honorabilidad y buen nombre. Perdí esta demanda en los dos casos y
me negué a pagar los costos de tal procedimiento, por lo que un diario
inicio un proceso de embargo para recuperar los 1000 euros de los
honorarios de sus abogados, lo cual me provocó casi perder un piso,
herencia de mis padres, que está a mi nombre en mi pueblo natal.

Me di cuenta que, en definitiva, existía un conjunto de intereses de


grupos que tratan de conservar, de alguna manera su propio espacio, su
territorio; el numero de pacientes se redujo a un mínimo y tuve que

151
Facilitar la Salud Vicente Herrera

dejar la consulta y desmontar el grupo de trabajo, y gracias a la


generosidad de mi abogado pude utilizar un despacho de su gabinete
que alquilé temporalmente durante dos años. Mientras, el proceso
administrativo seguía adelante, el Colegio de Médicos fue muy
beligerante, ya había conseguido anteriormente reabrir la denuncia por
vía judicial alegando signos de pertenecer a una secta y a pesar del
archivo judicial no cejó y me impuso dos sanciones administrativas:
una por no haber indicado quimioterapia y opiáceos a la paciente y otra
por difundir un método terapéutico no validado científicamente.

En este expediente administrativo sucedieron dos intentos de acumular


pruebas a través de procedimientos que me instruyeron sobre la actitud
de la comisión de deontología médica del propio Colegio. El primero
fue el intento de manipular un escrito del diario personal de la paciente
donde describía una sesión de sofrología y cromoterapia que le aconseje
para el dolor y que le efectuaron dos profesionales expertas en estas
técnicas. La primera parte de este escrito describía, en efecto, un
intenso dolor, pero después la paciente anotó que “… poco a poco el
dolor fue disminuyendo hasta que desapareció del todo y por primera
vez en 5 años estuve sin dolor…” esta última parte fue obviada en la
presentación de las pruebas. Cuando me di cuenta de esto al revisar el
expediente, haciendo uso de este derecho, se lo comenté al compañero
médico responsable del expediente sancionador; no hallé respuesta, dio
media vuelta y desapareció por la puerta. El segundo intento lo
protagonizó este mismo compañero al ponerme a prueba al mostrarme
una placa radiográfica con una imagen circular sin otro cambio ni
imagen acompañante en la sesión de comparecencia en el expediente
administrativo. Le comenté que allí no había alguna forma anatómica
visible, simplemente un círculo en una placa radiográfica revelada, Sin
duda, intentaba que yo declarara que aquella imagen era un foco de
Hamer, ya que éste en su correlación cerebral muestra imágenes en
círculo con una diana central dentro del tejido cerebral. Mi compañero
de profesión tuvo que reconocer que él mismo había depositado una
gota de agua en el proceso de revelado de aquella placa y había
producido esa imagen como si una piedra cayera en una superficie de
agua en calma. No entendí muy bien qué le motivó a reconocer que
había tendido esta trampa. No refirió nada de este asunto en el

152
Facilitar la Salud Vicente Herrera

expediente que nada le hubiera servido, más bien al contrario.


Comprendí que si yo hubiera declarado fervorosamente que se trataba
de un foco de Hamer, entonces hubiera caído en el engaño y se hubiera
descubierto mi falacia, pero no fue así. Los argumentos sancionadores
derivaron hacia mi recomendación de no utilizar el tratamiento del
cáncer con quimioterapia y los opiáceos y la propia difusión del
método.

Poco después conocí personalmente a Hamer y a su compañera en


Alemania y aproveché la ocasiona para consultar el TAC cerebral de mi
madre. La lectura que realizó del mismo y los comentarios y consejos
que me dio me causaron una honda impresión. Fue capaz de
describirme prácticamente la historia clínica de mi progenitora sin que
le hubiera informado previamente, y supo ir a lo más hondo de su
persona. También tuve la ocasión de pedir su opinión sobre otros casos
y conocer in situ su gran humanidad y también su gran amor a los
animales. Aunque, me causó la impresión de que era una persona muy
ocupada, desordenada, despistada y abrumada por las continuas
llamadas telefónicas que recibía.

En aquel momento pasó por mi cabeza abandonar esta perspectiva, no


por ser falsa sino por la dificultad para conocer todos los elementos
precisos para una práctica adecuada, ya que Hamer era capaz de
escarbar en el alma de las personas; nunca en mi vida profesional
había observado algo igual, y pensé que jamás llegaría a alcanzar ni
el 10% de sus conocimientos. Hamer me ofreció un sistema lógico y
coherente para ordenar y situar, por fin, en su lugar todo aquel ruido de
fondo disperso que había escuchaba durante 20 años en mis pacientes
en mis consultas del centro de salud. ¡Al mayor de sus detractores le
rogaría humildemente que asistiera a una de sus consultas y luego
juzgara y sacara conclusiones!

Al año siguiente detuvieron y juzgaron a Hamer por practicar


ilegalmente la medicina. La acusación se fundamentaba, como no, en
una trampa que le había tendido un periodista que se hizo pasar por
enfermo y le pidió su opinión sobre unas radiografías de un caso de
Esclerosis Múltiple, todo esto sucedió en un seminario que impartió en

153
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Alemania. Asistí al juicio. El juez solo admitió una prueba de los


testimonios a su favor. La sala de la audiencia estaba llena a rebosar de
personas que trataban de darle apoyo y tras un descanso, el mismo juez
nos impidió permanecer en la sala, hizo desalojarla alegando una
supuesta falta de respeto de una de las abogadas defensoras. Salí
suspendido por el aire, asido por dos guardias; no podía permitir ese
trato y la imparcialidad del juicio. Tampoco me podía creer lo que
estaba viendo, ya que ni podíamos acercarnos para saludarle ni hablar
con él. Sin embargo le pude entregar a través de su abogado unas
radiografías de una paciente amiga suya que se encontraba en una
situación clínica muy grave en España. Sucedió, entonces, una escena
surrealista con Hamer observando las placas con lupa en su mesa de
acusados situada en frente mismo de tres fiscales vestidos con su trajes
negros e impecables corbatas. Anotó rápidamente en un papelito su
diagnóstico, dándoselo al abogado que a su vez me lo entregó en mano.
Fue condenado a dos años de prisión por ejercer la medicina, sentencia
que se apoyó en una ley que fue emitida en tiempos del dominio nazi y
desempolvada para condenarle.

Poco después fui a visitarle con su traductora en España y su propia


compañera a la prisión alemana; no pude entrar porque tenía restringida
las visitas a dos personas. Muy amablemente me desplazaron a su casa
donde pasé unas horas y me encontré con una sorpresa. La vivienda
constaba de varios pisos. En los pasillos se amontonaban cajas cerradas
y al llegar a la habitación del piso superior hallé una autentica
biblioteca llena de estanterías con el mismo tipo de cajas que estaban
distribuidas por el resto de la casa; contenían historias clínicas de sus
pacientes; todo un hallazgo y aunque no domino el idioma alemán me
puse a observar las radiografías y los informes de anatomía patológica
durante varias horas. Sin duda, me encontraba ante un autentico tesoro
que él y su esposa fallecida, también médico internista, habían ido
acumulando a lo largo de varios años. Me detuve a prestar atención a
los cambios en el cerebro que estaban señalados con flechas de color
rojo adheridas a las placas radiográficas.

Entonces comprendí que quizás aquel era el punto de mayor


trascendencia a la hora de demostrar la correlación psique-cerebro-

154
Facilitar la Salud Vicente Herrera

órgano que Hamer proponía, pero a su vez era el que provocaba mayor
resistencia a la comunidad científica para comprobar el vínculo entre lo
psíquico y lo neurológico, y éste era el escollo que Hamer no había
conseguido demostrar a su entorno científico en sus intentos de
presentar su trabajo de habilitación donde exponía sus descubrimientos
y que en Alemania se efectúa para optar a una cátedra de profesor en
una Universidad.

En efecto, lo novedoso y también sorprendente era su propuesta de que


existen áreas específicas situadas en el tronco cerebral, cerebelo,
mesencéfalo, sustancia blanca y corteza cerebral que emiten órdenes
cerebrales que provocan cambios anatómicos y funcionales en órganos
y sistemas corporales. Estas órdenes están constituidas por programas
que ensamblan pautas de comportamiento y circuitos cerebrales,
implantados a lo largo de la evolución que captan la información de
sucesos y, en caso de alarma biológica, ponen en marcha dichos
cambios incluidos en un programa especial de la naturaleza que se
activa en la enfermedad. A su vez estas áreas cerebrales se sitúan en
zonas que se han desarrollado en el propio cerebro a lo largo de la
evolución en paralelo con órganos y sistemas corporales procedentes de
las láminas embrionarias, así: tronco y cerebelo controlan el
endodermo y mesodermo antiguo; mesencéfalo y sustancia blanca
cerebral, el mesodermo y corteza cerebral, el ectodermo. En ese
momento me surgió la cuestión de cómo se podía demostrar esto, ya
que planteaba una ruptura demasiado radical con los actuales
conocimientos sobre lo que se sabia del cerebro. Brotó una idea que fui
madurando poco a poco; independientemente en ir profundizando en el
diagnostico y el uso de procedimientos terapéuticos de esta perspectiva,
sería muy interesante encontrar otra técnica para mostrar la relación
psique-cerebro-órgano. Hasta entonces, las radiografías por rayos X
computarizadas para mostrar estas relaciones no habían sido tomadas en
cuenta por la comunidad científica. Las imágenes que proponía Hamer
fueron consideradas artefactos del mismo aparato de efectuar los
escáneres o bien cambios sin ninguna significación clínica.

Pero antes tuve que enfrentarme a nuevas dificultades, ya que perdí el


recurso Contencioso Administrativo que interpuse por el resultado del

155
Facilitar la Salud Vicente Herrera

expediente administrativo que se dictó en mi contra y tuve que cumplir


una sanción de dos años menos dos días de inhabilitación profesional,
después de seis años de trámites y esperas en el Tribunal de Justicia
Superior de Cataluña. Durante esos años se sumaron casos muy graves
en familiares y amigos que me imprimieron la necesidad de recapacitar
sobre las circunstancias y complicaciones que sufrieron. A algunos les
sobrevino la muerte y otros lograron salvar la vida tras un proceso muy
delicado. El primer caso sobrevino en la misma persona que me había
ayudado a comprender las aportaciones de Hamer y que yo consideraba
una paciente excepcional; sufrió un derrame en pericardio o la lámina
que recubre el corazón que la tuvo postrada durante dos meses en una
situación muy grave y que logró superar. El segundo caso sucedió en la
paciente cuyas radiografías pude entregar a Hamer en la vista del juicio
en Alemania. Esta paciente empeoró; y no pudo superar una nueva
recidiva de su enfermedad cancerosa. Poco después cuatro buenas
amigas fallecieron tras sufrir graves complicaciones de su cáncer. Estos
desenlaces tan dolorosos los sufrí dentro de este período de
inhabilitación profesional, y sentí impotencia y desesperación.
Sucedieron uno tras otro sin darme tregua para descansar, y tras superar
el estado de postración en que me sumergieron, pude reflexionar qué
había sucedido y junto con la evolución favorable de un tumor en un
familiar muy cercano que puso a prueba mis convicciones, logré
recuperar la esperanza.

Ante un caso de cáncer hay que considerar la aparición del temido


círculo vicioso que hay que hacerle frente desde el primer momento del
diagnóstico, y para ello se han de aplicar medidas para evitar nuevos
conflictos que, según la teoría de la N.M. explicarían las metástasis o
extensiones en otros órganos o/y tratar la complicaciones clínicas que
pueden surgir en el proceso. La aparición de las metástasis en hígado y
pulmón, como he referido anteriormente, son muy graves y si se añade
un conflicto existencial -de vivir fuera de medio- aparece una
insuficiencia renal con retención de líquidos en el cuerpo que provoca
un encharcamiento de los órganos, un aumento de tamaño de los
nódulos en cualquiera de sus localizaciones corporales, incluidas las
cerebrales, y una potenciación de los edemas o derrames que en aquel
momento estén presentes en el cuadro clínico. El conflicto existencial

156
Facilitar la Salud Vicente Herrera

puede activarse a causa de sentirse solo y abandonado, circunstancia


muy habitual en caso de sufrir este tipo de enfermedades, tanto por la
actitud de muchas personas que se encuentran en el entorno del
paciente, como a causa de internamientos en frías y deshumanizadas
habitaciones hospitalarias.

Además, se ha de tener en cuenta que aparecen alteraciones graves que


no tienen que ver con el conflicto biológico inicial. Así, los tumores y
proliferaciones celulares emiten substancias como el factor de necrosis
tumoral (F.N.T.), una sustancia que segregan la mayoría de cánceres que
provoca pérdida de apetito, de peso y cansancio, lo que genera el
llamado síndrome tóxico. También puede suceder que algunos
componentes o moléculas de los mismos tumores con poder antigénico
que surgen del seno de los mismos “engañan” al sistema complejo de la
coagulación sanguínea intravascular provocando su agotamiento, lo que
provoca finalmente graves, muy graves hemorragias. Por otra parte,
aparecen todo tipo de síntomas por compresión, ya sea en las funciones
de nutrición, respiración y eliminación que pueden comprometer la
vida, y en estos casos es necesario emplear para la seguridad del
paciente procedimientos terapéuticos con cirugía u otros medios con el
uso de catéteres, sondas, procedimientos físicos como distintos tipos de
radiaciones y láser, y cuantas técnicas puedan ser útiles para el
restablecimiento de las funciones vitales alteradas.

El caso que me puso a prueba se asemejaba, sin duda, a un reto del


destino. Se trataba de un familiar muy cercano con el mismo
diagnóstico que tuvo mi padre; carcinoma de células transicionales en
vejiga de la orina. Pude aconsejarle ya desde el inicio de los síntomas;
un TAC y una biopsia confirmaron el diagnóstico y los médicos le
propusieron la extirpación de la vejiga y el tratamiento convencional.
Sin embargo, inicie mi interrogatorio con una pregunta inicial que abrió
el camino: pregunté a él y a su mujer si habían tenido problemas con
alguna propiedad, campo de cultivo, casa o similares. En efecto relató
una disputa por unos límites de un campo de cultivo que incluyeron una
demanda judicial con la presentación de testimonios falsos en su contra.

157
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Este episodio duró dos años y finalmente un tribunal superior le dio la


razón, y poco después aparecieron los síntomas. Consideré un conflicto
de marcaje de territorio y otro de mala jugada en el territorio que
podían afectar tanto a la mucosa de transición que ocupa la parte
superficial de la vejiga de procedencia ectodérmica como a la
submucosa o parte que se sitúa por debajo de la anterior, de procedencia
endodérmica. Junto a su esposa le propusimos una solución definitiva
de este conflicto, vendió el terreno por el que le dieron una considerable
cantidad de dinero y le indiqué controles periódicos con TAC y
ecografías abdominales y pélvicas, inicialmente cada tres meses y
luego cada seis meses. Al año exactamente el engrosamiento de la pared
vesical había desaparecido, se mantenía una moderada hidronefrosis o
dilatación de la pelvis renal derecha por obstrucción del meato del
uréter en su entrada a la vejiga, pero los controles posteriores mostraron
que, a pesar de este estrechamiento, existía un flujo suficiente de orina
por ese sistema renal, y optamos por no intervenir y en el momento de
escribir esta referencia seis años después no ha aparecido ninguna
complicación y el estado general de mi familiar es perfecto, de manera
que efectúa sus actividades laborales con absoluta normalidad.

Todo esto me reafirmó la necesidad de lograr una integración de todos


los conocimientos disponibles, por lo que inicié contactos con
instituciones y asociaciones en el Estado Español para implementar un
departamento de medicina psicosomática en un ámbito hospitalario, o
bien conseguir una verificación y unas condiciones de colaboración y
apoyo. Sin embargo me pesaba la sentencia en mi contra y una
advertencia emitida por el propio secretario de mi colegio de médicos
que junto a su presidente, ya habían admitido que solo estaba
equivocado, ya que habían excluido todas las graves acusaciones de
curandero, sectario, estafador, etc. No hallé ninguna respuesta en
ninguna institución o grupo. Tampoco pude solucionar mi situación
económica al no poder trabajar en mi antigua ONG que hubiera sido
una salida para ganarme la vida y, también, efectuar tareas de ayuda
sanitaria en países que ya conocía bien.

Entonces tuve que encontrar otro trabajo, y la solución vino de donde


menos lo esperaba, ya que con una paciente pude contribuir a la

158
Facilitar la Salud Vicente Herrera

apertura con éxito de una librería que le recomendé como una solución
a su conflicto. Esta salida me ha permitido vivir hasta la actualidad tras
el descalabro económico que me provocó el caso de la denuncia de los
familiares de la paciente pintora, todo el proceso administrativo-legal y
la suspensión durante dos años menos dos días de mi práctica médica a
causa de la inhabilitación profesional que me impuso mi colegio
profesional.

Pero esta situación no provocó mi abandono ni tire la toalla. Se abrió


una nueva vía fuera de las fronteras de mi país y de su ámbito
geográfico, ya que de la otra parte del Atlántico surgieron peticiones de
varios grupos de médicos y terapeutas de Sudamérica y Centroamérica,
que ya conocían los presupuestos de la N.M. para efectuar cursos y
seminarios y profundizar sobre estas propuestas. Me mostré reticente en
un principio pues consideraba que Hamer tenía que realizar tal
cometido, pero tal como estaba su situación eso era prácticamente
imposible. Viajé a Chile, Argentina, Venezuela, Colombia, Méjico y
finalmente Cuba donde acudí para entrevistarme con el director médico
de la clínica internacional contra el cáncer. Era un médico internista
conocía y estaba interesado por la N.M. En ese encuentro me dijo unas
palabras que han quedado grabadas en mi memoria para siempre:

“Los actuales tratamientos contra el cáncer no son lo efectivos


que esperábamos y estoy convencido que la N.M. puede aportar una
terapia efectiva contra esta enfermedad.”

Al mismo tiempo me ofreció un trabajo en esa misma clínica y aplicar


los criterios de la N.M. Me tuve que lavar la cara varias veces para
darme cuenta de esta gran oportunidad. Acepté ipso facto. Volví a mi
país esperando la concreción y la firma del contrato prometido, pero
nunca llegó a efectuarse y desconozco las razones de tal conducta,
aunque sospecho que recibió presiones de la comunidad científica de su
país. Sin embargo, regresé a esta preciosa isla a petición de grupos de
médicos y terapeutas que se habían formado paralelamente e inicié una
serie de viajes que sumado el tiempo de permanencia llegaron a
completar cinco meses. En estas estancias efectué un intercambio de
experiencias ya que pude asistir a varios servicios de un hospital de la

159
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Habana, impartir seminarios, talleres, consultar casos clínicos y


contactar con otros grupos de médicos y terapeutas en la misma
Habana, en el Instituto Finley (Centro de investigación para vacunas,
famoso por descubrir la de la Meningitis B que tantas vidas ha salvado
en países del Sur) y en la ciudad de Matanzas. Allí encontré, por fin, un
procedimiento diagnóstico que podía servir para ayudar a identificar los
focos cerebrales que Hamer muestra en el substrato neurológico de la
triada: psique-cerebro-órgano.

Se trataba de la electroencefalografía (EEG) usada desde hace mucho


tiempo y que tuvo gran realce para el estudio del cerebro antes de la
aparición de los grandes aparatos de diagnostico radiográficos como la
tomografía axial computerizada TAC y la resonancia magnética RM.
Esta técnica digitalizada a través de un procedimiento informático
generaba imágenes cerebrales que quedaban pintadas, por diferentes
colores codificados en una escala, según la actividad eléctrica que
recogían los electrodos situados en el cuero cabelludo. Este
procedimiento actualizado toma diferentes nombres: Mapeo cerebral
por electroencefalografía digital, EEG cuantitativo e incluso
TOMOGRAFIA ELÉCTRICA si se aplica un programa informático que
utiliza los diferentes cortes de una tomografía o resonancia magnética
que sirve de soporte anatómico donde quedaban reflejados los colores
según la intensidad de la actividad eléctrica registrada. Este soporte, si
se aplica otro programa informático más sofisticado, podía ser del
mismo paciente utilizando sus propias imágenes por TAC o Resonancia
Magnética.

Me informé a fondo sobre este procedimiento, efectué una estancia de


formación en la Clínica del Adolescente de la quinta Avenida en la
Habana en el departamento de neurofisiología y finalmente decidí
adquirir el sistema a una empresa mixta cubana-española y efectuar un
estudio piloto en los pacientes que consultaban por diferentes
problemas incluidos el cáncer.

El principio fundamental de la hipótesis de trabajo del mismo estudio


de verificación inicial fue relativamente simple: un foco de Hamer en
fase aguda ha de emitir una actividad eléctrica que queda registrada en

160
Facilitar la Salud Vicente Herrera

un área cerebral, de mayor amplitud y desincronizada del resto de tejido


cerebral, ya que cualquiera que sea la información de entrada y salida
del cerebro, sensorial, motriz e incluso mental, se trasforma en una
corriente eléctrica que se genera en los cuerpos de las neuronas y
circula por los axones, dendritas y sinapsis entre neuronas. Por tanto,
esta corriente eléctrica se ha de modificar en las áreas que propone
Hamer en caso de conflicto. Registré el mapeo cerebral en pacientes y
los resultados me mostraron que en las enfermedades que, según esta
teoría, se expresan en fase aguda del conflicto, se activaban las
frecuencias más rápidas y desincronizadas cuya frecuencia oscila entre
12 y 20 Hz o ciclos por segundo: ondas beta. Por otra parte, en las
alteraciones crónicas que responden a una larga duración o estados en
balance o latentes, la actividad eléctrica aumentaba en las bandas de
ondas con frecuencias bajas; de 1 a 8 Hz aproximadamente. Esto último
significaba que, en estas situaciones, existía un aumento de la glia o
tejido de reparación en el cerebro y presencia en más o menos
intensidad de un edema cerebral.

Estas observaciones me ayudaron a seguir por esta vía, pero con mucha
cautela a la hora de interpretar los datos que iban surgiendo, pues debía
evitar caer en el error de encajarlos en la nueva teoría. Es fácil caer en
la trampa intelectual de utilizar los resultados para interpretar unos
mecanismos que se basan en un paradigma o modelo determinado. Por
lo que presté atención a la evolución de imágenes por mapeo cerebral
en los casos que me fue posible y diseñé, poco a poco, un
procedimiento que pudiera mostrar de una manera más objetiva, si
cabe, los cambios que se observan en el EEG.

Siguiendo esta pauta observe en tres casos de cáncer de diferente


procedencia la presencia de áreas de una mayor actividad eléctrica de
base, en áreas circunscritas del cerebro en las bandas lentas, que se
mantenían en el tiempo fuera del sueño y estados de profunda
relajación y que se diagnosticaron finalmente por imaginería (TAC O
RM) como las temidas metástasis cerebrales. Por tanto surgió una
nueva hipótesis de trabajo: la presencia de cambios eléctricos en el
cerebro antes de los cambios anatómicos. Por otra parte, llegué a la
conclusión que el mejor procedimiento para evaluar los cambios en el

161
Facilitar la Salud Vicente Herrera

mapeo cerebral era construir un mapa cerebral en banda ancha,


resultado de la diferencia entre los registros en relajación y escuchando
el relato elaborado previamente que activa los diferentes conflictos que
se suponen generan la enfermedad. El mapa cerebral plasma
frecuencias puntuales y bandas de frecuencias fijadas por acuerdo
convencional como las Alfa, Teta, Delta, Beta y otras.

Pero, hubo algo más; durante la ejecución del estudio piloto, el


seguimiento de un enfermo que conocía desde hacía 20 años, me hizo
no solo reflexionar a fondo sobre la posibilidad de prever
eléctricamente las metástasis, sino también sobre otros aspectos
interesantes, aunque con consecuencias dramáticas. J.M.C. un paciente
de 37 años que desde su adolescencia le había ayudado a sobrellevar un
alcoholismo crónico y una ludopatía, vino a consultar por unos dolores
de cabeza, intensos y atípicos en él. Yo conocía bien a sus padres,
hermanos y sus circunstancias adversas ante las oportunidades que le
había dado la vida, ya que no tuvo suerte en sus relaciones laborales y
personales y las recaídas de su adicción al alcohol se sucedieron
periódicamente, hasta que encontró una compañera que lo centró,
compraron un piso y encauzó su vida con sus dos hijos, pero guardó
secreto de sus adicciones por miedo al abandono de su compañera. Al
año exacto de este cambio vino a consultarme por estos dolores de
cabeza. Le practiqué un mapeo cerebral con el EEG. Ante la presencia
de varios focos de alta actividad eléctrica en ambos hemisferios
cerebrales y la ausencia de la banda de ondas alfa que expresan una
capacidad de relajación presente en áreas posteriores del cerebro, le
indiqué un TAC cerebral que mostró varios nódulos en corteza cerebral.
Acudió a su médico de cabecera y como es lógico esperar orientó estos
nódulos y los atribuyó a probables metástasis cerebrales. Entonces, los
médicos oncólogos sospecharon este diagnóstico e iniciaron la
búsqueda del tumor original, y encontraron en el pulmón un pequeño
tumor que no le ocasionaba ningún tipo de molestias y otras lesiones en
huesos que fueron valoradas como metástasis. Ante este cuadro le
indicaron quimioterapia y opiáceos. Murió poco después.

Este caso estaba muy claro; todo se ajustaba al modelo oncológico:


tumor inicial en bronquios que emite sus células a distancia en huesos

162
Facilitar la Salud Vicente Herrera

y cerebro, y no hay nada más que considerar en el aspecto diagnóstico.


Sin embargo, otras circunstancias pueden conducirnos a un análisis más
allá de la punta de iceberg que muestran los signos de su enfermedad.
J.M.C. había sufrido mucho durante 20 años; ocupaba una situación
intermedia; el segundo de tres hermanos en el núcleo familiar con una
referencia constante de sus padres al éxito de sus dos hermanos. Su
padre murió de un tumor cerebral y él se hizo cargo de su madre con
quien mantenía una relación ambivalente con continuas disputas; no
tuvo suerte en su primer matrimonio y se separó ocupándose de sus dos
hijos; los trabajos que intentó no cuajaron y se ganó la vida como
camarero siendo adicto al alcohol desde los 18 años y sufrir una
ludopatía con las máquinas tragaperras, lo cual no deja de tener su
punto de ironía. Era hipocondríaco y había sufrido varias crisis
epilépticas en los períodos iniciales de abstinencia etílica durante la
época de mayor adicción. Tuvo varias recaídas hasta que encontró una
nueva compañera con quien se casó, pero le guardó secreto sobre sus
adicciones, y éste lo compartió con su madre y conmigo mismo. Pasó
un año bien, encontró un nuevo trabajo en una agencia de transporte,
compraron una vivienda donde también habitaba su madre con quien
había restablecido sus relaciones y todo iba viento en popa hasta que…
aparecieron esos dichosos dolores de cabeza.

Tuve el presentimiento que su alcoholismo lo había protegido de sus


conflictos y había retrasado este desenlace tan dramático; ¿era posible
esto? Aunque, parecía a todas luces paradójico, ya había observado en
otros pacientes que al resolver conflictos de separación de larga
duración y combinaciones de conflictos se generaban síntomas muy
graves que incluyen edemas cerebrales que incluso provocaban cuadros
comatosos. Este suceso con J me confirmó uno de los criterios que
propone la N.M.: en ocasiones no hay que resolver los conflictos pues
se pueden desencadenar reacciones peligrosas. Por tanto, es vital decidir
cuando intervenir, también porque la presencia de algunos conflictos y
en situaciones especiales provoca que la persona portadora reaccione
minimizando otros conflictos que pueda sufrir. Este fenómeno se
observa en cuadros en que la persona parece flotar en el aire como si
estuviera levitando, restando importancia y dramatismo a lo que le
sucede. Es decir, en estos estados especiales de conciencia se menguan

163
Facilitar la Salud Vicente Herrera

los conflictos y los síntomas pueden manifestarse en su mínima


expresión.

La ingesta de alcohol le desconectaba de sus múltiples problemas, ya


que le inhibía la ansiedad y angustia. El alcohol se considera uno de los
más potentes tranquilizantes que se conoce. Sin embargo, sus conflictos
continuaban latentes hasta que consiguió un período de abstinencia
enólica prolongado en que los puso a flor de piel y en esta situación su
esfuerzo contra la adversidad y la lucha por conseguir mejorar su vida
indujeron su solución. En este estado aparecen los nódulos cerebrales
que expresan la fase de solución de esos conflictos sufridos durante
tantos años.

Todo esto puede sorprender pero, por otra parte, comprender estos
fenómenos tan delicados no es fácil. El curso que puede tomar el
enfrentarse con un conflicto puede ser muy diverso. En general, si
aparece uno y no se resuelve, puede quedar suspendido o en balance; el
fenómeno de los lobos secundarios vendría a ilustrar esta solución, ya
que ante un conflicto de territorio los sujetos que no pueden ejercer la
jefatura jerárquica se convierten en subsidiarios o adjuntos del líder y
esto les permite remediar su imperativo biológico y sobrevivir. En caso
de no ser suficiente esta solución, todavía queda una enmienda que
proporciona la naturaleza que es la entrada en constelación o
combinación de conflictos -la constelación esquizofrénica en
terminología hameriana- en que la persona queda “congelada” en el
período de su desarrollo personal que le permite reservarse para la
lucha, a la espera, en parte, de la venida de tiempos mejores.

Este último fenómeno nos sitúa en el fundamento de los trastornos


mentales, cuyas manifestaciones sintomáticas estarán en función del
tipo del contenido de conflictos y su activación simultanea. Los que se
sitúan en la corteza cerebral provocarían también síntomas orgánicos,
pero, al disminuir la masa del conflicto, serían mínimos o no tan
intensos como en el caso de presentarse el conflicto de forma aislada
sin combinación con otro. Estos mecanismos podrían explicar el motivo
por el cual la mortalidad por cáncer en enfermos psiquiátricos es mas
baja que en la población general. Este dato lo pude constatar en mi

164
Facilitar la Salud Vicente Herrera

práctica de médico general y que, por otra parte, fue objeto de un


estudio que se realizó en el Hospital Psiquiátrico de la Habana y que
fue difundido en un congreso de neuropsiquiatría en la misma capital de
Cuba en el año 2006.

Pero efectuadas esta serie de reflexiones surgió de manera lógica una


advertencia de vital importancia:

Teniendo en cuenta que en algunos casos no se han de resolver


los conflictos, hemos de ser lo más prudente que podamos.

Por tanto, es absolutamente necesario conocer a fondo todas las


circunstancias que están en juego en cada caso y hallar la mejor
solución al problema que se presenta, y esto requiere tiempo y un gran
esfuerzo de investigación y ser muy hábiles en encontrar la mejor
salida. Tarea nada, nada fácil.

En esos momentos me planteé qué camino seguir, ya que junto a las


dificultades propias de esta perspectiva se sumaban las condiciones
administrativas antes señaladas y otras circunstancias que activaban un
problema muy difícil de resolver y me confrontaban conceptualmente
con la medicina oficial. Esta discrepancia se apoyaba en que las ultimas
corrientes científicas de procedencia anglosajona consideraban una
medicina basada en la evidencia de unos hechos y datos, pero esta
forma de actuar no toma en cuenta el vínculo entre situaciones
relacionadas con los conflictos biológicos y la enfermedad y, por otra
parte, muchos tratamientos, terapias y actitudes actuales que propone,
no impiden que muchas enfermedades se vuelvan crónicas, ya que muy
pocas de ellas logran curarse de forma definitiva. Incluso en relación a
su prevención las cosas no han mejorado a pesar de la alta tecnología
que se emplea.

Ante tales eventualidades, decidí tomarme un descanso y esperar,


también, tiempos mejores. Sin embargo, durante este período y en estas
circunstancias seguí estudiando y surgieron nuevas cuestiones que me
planteé al observar que era necesario considerar un punto de inflexión
en la masa conflictual para que se expresen los síntomas y entrar, en

165
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ocasiones, en el círculo vicioso. Afloró la pregunta. ¿Cuáles eran los


determinantes para alcanzar suficiente potencia para expresar síntomas
físicos y psíquicos, y también penetrar e instalarse en la circularidad del
conflicto o conflictos? Para resolver estas cuestiones caí en la cuenta
que había llegado la hora de escucharme y analizarme a mi mismo. Yo
mismo era el mejor laboratorio que podía encontrar. Hasta ese momento
había escuchado a centenares de pacientes, pero quizás, al indagar en
mis propios conflictos podía llegar a encontrar respuestas a estas
incógnitas. Y tras un período de reflexión comprobé que en ocasiones
identificar los conflictos con la razón no era suficiente para resolverlos,
ya que estos continuaban presentes al no poder separarse de su
componente emotivo. Esta constatación iba al fondo de la cuestión y
tocaba el punto de flotación. Pero, según mi entender, se situaba más
allá de los contenidos y las propuestas que me aportaba la N.M.
Entonces la lectura de los descubrimientos de un psiquiatra suizo, me
proporcionó una información que considere útil para encontrar
respuestas.

C.J.Jung, discípulo de Freud, profundizó en el estudio del inconsciente


personal que descubrió su mentor y propuso el inconsciente colectivo y
lo dotó de un contenido propio con los arquetipos que formaban el mito
personal subyacente que, como una cantera de energía indiferenciada,
proporcionaba las formas y pautas de comportamiento que configuran
la personalidad completa del individuo. Propuso el término de complejo
compuesto por el trauma -el conflicto- y el núcleo arquetípico que era
el que establecía la suficiente potencia para expresar respuestas
sintomáticas y el mantenimiento de la circularidad del conflicto.

De esta manera, al estudiar al ser humano como un conjunto de


complejos que incluyen los conflictos y sus circunstancias
desencadenantes, podía contar con más elementos para el estudio
diagnóstico y terapéutico. Pero necesitaba estudiar muy bien y
comprender el mundo de los arquetipos y leí a un discípulo de Jung;
James Hillman. Este autor me proporcionó la entrada a la psicología
arquetípica, que no es ni más ni menos que una psicología del alma, y
en este nuevo territorio hallé un panteón de dioses y diosas que, como

166
Facilitar la Salud Vicente Herrera

manifestaciones arquetípicas, ya los griegos clásicos supieron


identificar e interpretar en el psiquismo de las personas.

Entonces y solo entonces, el deseo que expuse a mi amigo jesuita


siendo adolescente tenía que modificarlo, ya que percibí que el cuerpo y
el alma eran lo mismo, y de esa constatación surgió el siguiente poema
que identifica la mayoría de arquetipos en cada uno de los pacientes que
consultan por sus dolencias. Y éste es el material sensible que utilizo
para tratar de comprender el significado de su enfermedad.

167
Facilitar la Salud Vicente Herrera

¡Alma!
¿Qué eres?
¿Materia?
¿Sustancia entre cuerpo y espíritu?
Te trataré,
si me permites,
como a una persona con potencia pura,
que a la aflicción me has descendido
y ascendido a la esperanza.
¿Por qué actúas así?
Quiero ser
Padre
Madre
Hermano
Poseer fuerza
Amar
Sentir la vida
Crecer
Deshacer nudos,
Disolver miserias y
morir y renacer…continuamente
Condúceme hacia ahí

¡¡Alma, alma mía!!

168
Facilitar la Salud Vicente Herrera

EL DIÁLOGO
Una mañana del mes de Noviembre, Irene se traslada a mi pueblo de
residencia para entrevistarse conmigo. Había terminado su carrera de
Medicina hacia un año y medio y, tras una estancia de seis meses en
Cuba, en donde conoció otros enfoques alternativos para tratar la
enfermedad, había iniciado su formación como Médico de Familia en el
MIR (médicos internos y residentes) en un hospital público de la
Seguridad Social en una población alicantina. Sabía por sus amigos
cubanos de mi existencia; ya había leído algunos libros y artículos, y
quería conocerme, quería saber mis puntos de vista, sobre todo con
relación al cáncer y los tratamientos que proponía contra esta grave
enfermedad. Para ella era el momento oportuno.

Le invito a desayunar, charlamos de asuntos intrascendentes. Irene


contempla la playa y el mar desde el comedor del apartamento como si
fuera navegando en un trasatlántico, ya que -levantando ligeramente la
mirada a través de la ventana- divisa la superficie del agua que se
extiende hasta la línea del horizonte. Sentados ante una mesa redonda,
ella desde su sitio sigue viendo el mar; a su izquierda me encuentro yo,
a sus espaldas y a su derecha estanterías llenas de libros, papeles,
videos, disquetes y discos compactos. Al terminar el refrigerio
restaurador, iniciamos una conversación sobre el motivo de su visita.

IRENE. En primer lugar, quisiera saber cuales son los motivos por los
que crees que nuestro sistema médico, el oficial, no va a las causas de la
enfermedad y se queda corto o limitado a la hora de interpretar sus
signos y síntomas.

YO MISMO. Santiago María Ramón y Cajal, nuestro premio Nóbel de


Medicina, hace más de cien años, por sus descubrimientos de anatomía
y fisiología del Sistema Nervioso, pensaba que, utilizando las
capacidades intelectuales de nuestro cerebro, era imposible conocer el
por qué de las enfermedades debido a la complejidad de los fenómenos
patológicos. Por este motivo propuso hace mas de un siglo que la
investigación médica se dirigiera hacia el cómo suceden las
enfermedades.

169
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. ¿Cómo?

Y. Para él era absolutamente necesario identificar los mecanismos


intermediarios o mediadores entre las ultimas causas y los efectos o
síntomas de la enfermedad; por este motivo propuso que el objeto de la
investigación médica tenía que centrarse en los cambios en el
funcionamiento de los órganos y las alteraciones anatómicas, sean éstas
macro o microscópicas. Lo cual, entre otros motivos, determinó que se
llegara a un acuerdo o convención, que ha perdurado hasta la
actualidad, a la hora de abordar las enfermedades.

I. ¿Qué significa eso de la convención, supongo que de ahí viene lo de


“convencional” y en nuestro caso “la medicina convencional”?

Y. Los cambios observados en la anatomía y en el funcionamiento del


cuerpo de las personas enfermas, se interpretan y se separan en tres
etapas: la primera define una entidad patológica clínica como un
conjunto de síntomas que siguen un curso más o menos previsible. La
segunda etapa divide esta entidad clínica en enfermedades clínicas
según características que la definen basadas en un diagnóstico clínico-
biológico con pruebas analíticas e imaginería como radiografías,
tomografías, resonancias magnéticas, etc. La tercera etapa alcanza el
reconocimiento de la causa con la ayuda de la genética, microbiología,
bioquímica, biología molecular, etc. Con estas últimas disciplinas, y
según esta metodología científica, se han descubierto agentes
etiológicos que se consideran que están situados en las causas de la
enfermedad.

I. Considerarlo así nos es muy útil, pues nos sirve para diagnosticar
correctamente las enfermedades y aplicar la terapia oportuna.

Y. Desde luego, pero tienes que tener en cuenta, y ya lo sabes, que la


mayoría de los signos y síntomas no se presentan de forma pura, de
manera que podamos darle una única explicación con los criterios
convencionales; por ejemplo, el edema o hinchazón generalizado por el
cuerpo puede ser debido a diferentes procesos patológicos: en unos

170
Facilitar la Salud Vicente Herrera

casos por fallos en el corazón como bomba de aspiración y expulsión de


la sangre; en otros a infecciones o inflamaciones del riñón por
problemas con la autoinmunidad, pero también podemos encontrarotras
causas.

I. Por supuesto, y es esto lo que nos enseñan en la Facultad de


Medicina, precisamente saber discriminar y efectuar un buen
diagnóstico diferencial.

Y. No pongo en duda esto, pero se trata de una forma de interpretar


unos hechos. Pero, si reflexionas un poco, existen suficientes elementos
para cuestionar esta interpretación que, como bien sabes, orienta nuestra
conducta terapéutica. Para empezar, en el actual sistema convencional
encontramos problemas a la hora de aplicar las definiciones propuestas
por esta convención. Así, en la enfermedad cancerosa no se ha pasado
de la segunda etapa, ya que muchos tumores y proliferaciones celulares
se consideran idiopáticos o de origen desconocido, o bien de causa
multifactorial, y de esta manera se reconoce la dificultad de encontrar
las causas del cáncer.

I. Pues en el SIDA todavía hay mas desconcierto...

Y. En el SIDA se define un síndrome (un conjunto de signos y


síntomas) a partir de un signo común como es la inmunodepresión, al
que se añade la presencia de hasta 29 enfermedades, y para acabar de
complicarlo más en esta enfermedad los criterios clásicos que propone
Koch, un precursor de la microbiología clásica descubridor del bacilo
tuberculoso, necesarios para considerarla de origen infeccioso, no se
cumplen. Como ves las tres etapas que se consideran en la enfermedad
han sido mezcladas y confundidas. Sin embargo, la solución a este
desajuste se salva considerando que el SIDA sigue un patrón
oncológico, es decir, que el curso de esta enfermedad es mas propio de
un tumor de larga evolución que el de un proceso infeccioso. En fin…

171
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. En los últimos tiempos han aparecido nuevas enfermedades que se


etiquetan de “huérfanas” por desconocer su causa.

Y. E incluso se desconocen los mecanismos intermedios, ya que no


manifiestan ningún cambio en los análisis de sangre o muestras ni en
las radiografías. Ante esto, se recurre a explicaciones malabares que
confunden el sistema empleado, y los médicos nos quedamos tan
tranquilos.

I. ¿Y las enfermedades mentales?

Y. También en el campo de la psicología y psiquiatría encontramos


problemas a la hora de fijar criterios o estándares dentro de la primera
etapa de la convención, ya que en las enfermedades mentales existen
numerosas teorías, entre las cuales destaca la que considera que los
trastornos psicológicos son reacciones emocionales a cierto tipo de
estímulo insulto - ambiental y, por tanto, son anomalías cuantitativas que
difieren de lo normal en forma continua y uniforme, en lugar de agrupar
los trastornos en entidades cualitativamente distintas con patologías y
causas separables.

I. ¿Pero, a dónde quieres ir a parar? ¿Qué importancia tiene el hecho de


que algunas enfermedades no se ajusten a los criterios y definiciones
convencionales?

Y. Es evidente que en cualquier práctica médica se observan incógnitas


y cuestiones no resueltas, que algunos científicos evalúan como propias
de un campo de incertidumbres, ya que no se puede conocer todo, pero
que, según como lo mires, pueden tambalear el edificio construido por
la convencionalidad, aunque estos mismos científicos acaban valorando
la situación como tolerable dentro del sistema médico actual.

I. Me parece una cuestión muy delicada y no distingo bien que salida,


que solución tiene esta situación que planteas; para empezar ¿qué pasa
con el cáncer?

172
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. En el caso del cáncer destacan dos situaciones que se han de


considerar: la primera es la existencia de la llamada “curación
espontánea” o no explicada por los criterios convencionales de los
tumores, y la segunda es la presencia de tumores de larga duración
hallados de forma fortuita en autopsias y que no fueron diagnosticados
en vida por no dar síntomas. Ambas circunstancias constituyen unos
hechos incuestionables, ya que existen numerosos casos descritos en la
literatura médica.

I. Es cierto, y en mi poco tiempo de ejercicio de mi profesión he


escuchado algún caso de cáncer con una evolución sorprendente.

Y. Muchos oncólogos reconocen que un 5% de cánceres se curan


espontáneamente, lo cual significa que no reciben los tratamientos
habituales. Pero este hecho no les sirve para variar su conducta
terapéutica, ya que el resto -el 95% - siguen el curso “previsto”, es
decir, si dejaran de aplicar los protocolos terapéuticos, evolucionarían
hacia situaciones insostenibles, y sobre todo no alcanzarían el 50% de
éxitos terapéuticos que es el índice que se reconoce de curaciones con
la tecnología disponible en la actualidad.

I. Dadas las circunstancias no podemos hacer otra cosa; no vamos a


decir a la gente con cáncer que se vaya a casa y que “se curen
espontáneamente”. No me parecería nada ético.

Y. Uno de los fenómenos, que nos puede proporcionar más datos para
la reflexión, es el tema de las metástasis o los tumores secundarios al
principal u original; no entiendo porqué, por ejemplo, mujeres con un
diagnóstico de cáncer de mama han desarrollado metástasis o tumores
secundarios en hígado, huesos, cerebro, etc. después de que se les haya
extirpado la glándula mamaria, vaciado los ganglios centinelas y
axilares, hayan recibido quimioterapia, irradiada con radioterapia la
zona y, tras haber pasado años y años, en algunos casos más de veinte.

I. Que yo sepa, las metástasis se justifican por la teoría de la


extensión a distancia del cáncer por vía sanguínea y linfática, y esta
teoría se admite sin discusión. De esta manera se explica este fenómeno

173
Facilitar la Salud Vicente Herrera

que, por otra parte, ocasiona el 90% de las defunciones en los enfermos
de cáncer.

Y. Este fenómeno se fundamenta en los descubrimientos de un


científico llamado Wirchow que elaboró la teoría celular hace más de
cien años. Representó un avance evidente en cuanto a que se centró la
atención en las células, pero no ha sido hasta el año 2.000 cuando se
han considerado con la suficiente atención los cambios que sucedían en
las células tumorales, ya que éstas desarrollan una serie de facultades
muy especiales. Recientemente, el investigador catalán afincado en
Nueva York, Juan Masagué, está estudiando los cambios genéticos que
suceden en las células cancerosas para que éstas adquieran una serie de
propiedades asombrosas.

I. En efecto, son espectaculares.

Y. Propiedades que les permiten viajar a distancia, atravesar láminas


protectoras, defenderse del sistema inmune, preparar el terreno en los
órganos invadidos (en el caso de las metástasis en los huesos, en primer
lugar se produce una destrucción del hueso), proliferar en ellos y
provocar la formación de vasos sanguíneos para nutrirse. En fin, todo
un prodigio.

I. ¿Ya me dirás cómo justificas todo esto, si no es a través de la teoría


de las metástasis?

Y. La comunidad científica lo acepta como incuestionable, no sólo por


su evidencia sino por la falta de otra teoría bien fundamentada que
explique mejor estos fenómenos.

I. Además, la investigación médica está descubriendo los paquetes de


genes responsables de las capacidades invasivas de estas células, y a
partir de esto van apareciendo medicamentos que actúan selectivamente
contra las mutaciones de estos genes; porque son las mutaciones, los
cambios de la estructura de los genes las que provocan el cáncer y las
metástasis. No te quepa la mínima duda, Ramón, no busques otra teoría.

174
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. ¡Ojala fuera la buena vía, sería el primero en alegrarme! Pero me


temo que actuando solo contra las mutaciones, reparándolas con
fármacos por más sofisticados y selectivos que sean, no se va a
solucionar el problema del cáncer. Creo que es necesario utilizar otro
modelo más global que explique todas las incógnitas y cuestiones no
resueltas.

I. Es posible, pero creo que se está siguiendo la línea de investigación


más acertada.

Y. A lo largo de estos treinta años de práctica profesional no he


encontrado dentro del sistema convencional una explicación del porqué
en el cáncer se producen esas mutaciones, si exceptuamos las que se
originan a causa de exposiciones de riesgo que son solo una parte de los
tumores que sufre el ser humano. En este sentido me he encontrado con
una pregunta que me han consultado pacientes con cáncer que jamás he
podido responder de manera satisfactoria, y es ésta: “Doctor ¿por qué
me ha surgido este cáncer en el colon y no en los pulmones, en la piel o
en los huesos?” Inés, tiene que haber una explicación a eso. Los
factores de riesgo clásicos no lo explican.

I. De acuerdo, pero sí que existen factores de riesgo que se relacionan


con otros tipos de cáncer, como el tabaco que es un reconocido
productor de substancias cancerígenas que son las que provocan las
alteraciones en los genes y los mutan y producen el cáncer en el
pulmón, la tráquea, las cuerdas vocales, la vejiga de la orina. Los
cancerígenos, en general, ponen en marcha el mecanismo del cáncer.

Y. Visto así, parece cierto, pero, pero…

I. No hay objeciones a esto, es así y punto.

175
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Tratemos de abrir ese punto que sitúas como un límite que no hay
que sobrepasar. Es cierto que en el cáncer observamos cambios en los
genes y estos los podemos constatar en el laboratorio. Pero considera la
posibilidad que se puedan generar cánceres en ciertas situaciones
relacionadas con las formas de vida y comportamiento, y que los
mecanismos que se ponen en marcha en esas condiciones no excluyen
los cambios genéticos observados en el laboratorio.

I. No entiendo bien lo que quieres decir.

Y. Observa que en la naturaleza identificamos substancias


cancerígenas, pero también anticancerígenas, es decir substancias
naturales que impiden el crecimiento celular. Una de las primeras se
encontró en una planta, la vinca, de la que se extrae un preparado
que se utiliza para tratar linfomas o cánceres en los ganglios
linfáticos. Esta propiedad anticancerígena se observó en primer
lugar en el laboratorio, y luego se aplicó en clínica, donde se
obtuvieron remisiones completas de este tipo de cáncer. Y este
resultado aportó y todavía aporta suficientes argumentos para
sustentar las terapias que se utilizan actualmente contra el cáncer.
Visto de esta manera, todo parece correcto, pero hemos de
considerar, y lo iremos viendo, cuales son los mecanismos que
subyacen bajo este fenómeno que nos produce la sensación de que
estamos en lo cierto.

I. ¿Puedes describir estos mecanismos?

Y. ¿Quién ocupó en primer lugar este Planeta? ¿Cuál fue la primera


forma de vida?

I. Si no me equivoco, fueron las bacterias quienes aparecieron en


primer lugar y se mantuvieron como única forma de vida durante
millones de años.

Y. Cierto, y a partir de ellas y a través de un proceso evolutivo


apareció una célula más completa y compleja llamada eucariota, es
decir célula con núcleo, y se produjeron posteriormente seres vivos

176
Facilitar la Salud Vicente Herrera

multicelulares en que estas células se agruparon, se diferenciaron, se


especializaron y se relacionaron entre si para asegurar su estructura,
metabolismo y movimiento, funciones necesarias para mantener la vida.
La complejidad y diversidad de estas formas de vida estarían dadas por
el grado evolutivo en que se encontraran. Estas tres funciones básicas
sustentan la vida. Pues bien, Irene, las células eucariotas son nuestras
células, las que forman nuestros órganos y tejidos, por tanto constituyen
nuestra estructura fundamental.

I. Y ¿qué hacen en el cáncer, cómo reaccionan?

Y. Cuando se descontrolan en forma de cáncer no toman las decisiones


aisladas del resto, sino que reciben una orden que, por una parte, está
vinculada al desarrollo de su estructura multicelular conectada con el
resto del organismo, y por otra parte influenciada por las relaciones que
establece el ser vivo con su medio o entorno.

I. Bien, luego continuamos con esto, pero en el SIDA, ¿qué sucede?

Y. Ésta es una enfermedad sobre la que, después de más de veinte años


de su aparición, persisten cuestiones que no están resueltas de manera
satisfactoria; anteriormente a 1995 esta infección era atribuida a un
virus (retrovirus) de crecimiento lento que, a partir de ese año, después
de las investigaciones del científico de origen chino, David Ho, “se
trasforma” en uno de crecimiento ultrarrápido, tras lo cual se
recomienda utilizar combinaciones de varios medicamentos antivíricos
en su tratamiento.

I. Esto entra dentro de lo normal, ya que es un virus que muta con


mucha facilidad, y por otra parte es muy difícil encontrar una vacuna
efectiva.

Y. Si fuera un virus con esas características, las previsiones


catastrofistas de una epidemia mundial del SIDA se hubieran cumplido,
ya que su contagio es más probable, a causa no sólo de las múltiples
mutaciones que hacen más resistente y virulento al virus, sino también a
que el riesgo de contagiarse es muy grande, incluyendo a las personas

177
Facilitar la Salud Vicente Herrera

de conducta heterosexual, y por tanto podemos decir que ese riesgo es


homogéneo para toda la población.

I. Pero en ciertos países sí que está aumentando.

Y. Es muy interesante averiguar que está ocurriendo en esos países:


desarraigo y pérdida de la identidad colectiva en África; cambios
socioeconómicos en los Países del Este, y paso a un estado consumista
en los países Orientales en detrimento de los valores tradicionales de su
cultura autóctona.

I. Todo lo cual no excluye a que estén aumentando el número de


casos.

Y. A mi entender la cuestión más candente y que motiva más a la


reflexión -incluso esta postura está reconocida por los investigadores
oficiales del SIDA- sea el comportamiento del sistema inmune, que por
acción del virus se considera deteriorado de forma irreversible en las
fases avanzadas de la enfermedad. Pero a pesar de ello, no se observan
mayores incidencias de tumores de mama, colon y pulmón en los
infectados de VIH. En el SIDA, exceptuando los linfomas, el cáncer de
cuello de matriz en la mujer y el sarcoma de Kaposi, un tipo de tumor
en la piel, no se observan otros tipos de cánceres con una diferencia
significativa en su frecuencia con la población general.

I. ¿Y que significado tiene para ti todo esto? ¿Qué te sugiere?

Y. Todos estos hechos me provocan la necesidad de otro análisis, no


sólo de la causa del SIDA, sino del papel del sistema inmune como tal,
y de los mecanismos causales en el cáncer y sus relaciones con el
sistema inmune. En fin, me inducen a revisar la interpretación de unos
hechos, y de ahí surge mi necesidad de enfocar de otra manera la
enfermedad en general y el cáncer en particular.

I. Actualmente, los últimos descubrimientos en biología molecular,


los avances en el conocimiento del genoma humano y la investigación
con las células madre, aportan conocimientos para tratar de conocer las

178
Facilitar la Salud Vicente Herrera

causas de la enfermedad y tratarlas con medicamentos más precisos.


Creo que en este sentido resultará fácil predecir y tratar la aparición de
enfermedades que dependen de la alteración de un solo gen como la
hemofilia, la inmunodeficiencia grave, la hipercolesterolemia, etc. Pero,
será más difícil y complicado en las multifactoriales como la
esquizofrenia, cáncer, Alzheimer, leucemias, esclerosis en placas, etc.,
que son las más frecuentes, en que no solo están implicados paquetes de
genes, sino que también se consideran influenciadas por factores
externos o medioambientales.

Y. No hay duda que todos estos nuevos conocimientos nos provocan la


sensación de situarnos en las causas de la enfermedad, pero creo que, de
hecho, se continúa y continuará insistiendo en sus mecanismos
intermediarios, tal como aconsejó en su día Santiago Ramón y Cajal.

I. Pero, aun así, alcanzaremos mecanismos más allá de lo que se conoce


en la actualidad y se irán logrando medicamentos más directos y
selectivos. Por ejemplo, en el cáncer no va a tener demasiado sentido
insistir con la quimioterapia clásica que destruye las células tumorales y
sanas, sino que una nueva generación de fármacos va a actuar sobre las
mutaciones específicas que provocan los cambios de comportamiento
de las células. También en otras enfermedades con el uso de las células
madre del páncreas, por ejemplo, se va a evitar el uso de la insulina de
por vida en millones y millones de personas que padecen la diabetes en
el mundo.

Y. Bueno, ya veremos si las multinacionales lo permiten. De todas


maneras insisto en que los nuevos conocimientos en medicina se sitúan
en cómo suceden los signos y síntomas, tratando de comprender todas
las enfermedades clínicas. Este enfoque provoca una hipertrofia de la
línea de investigación cuya finalidad se decanta hacia terapias que
actúan en un nivel genético y celular, con la pretensión que resuelvan
los problemas médicos y sanitarios en un futuro, y que lo hagan desde
la raíz. Esta manera de actuar insiste en el mismo sistema de
interpretación y por tanto obvia los mecanismos subyacentes.

179
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. Pues ya es hora que me digas cual es tu propuesta. ¿Qué sucede en


ese nivel que dices que se sitúan las causas de la enfermedad?

Y. Es una tarea nada fácil encontrar respuestas coherentes al por qué


en un ser humano o un animal aparece una parálisis, una úlcera, una
necrosis, una proliferación celular, una inflamación crónica, una
conducta psicótica, una obsesión, etc.

I. Estoy convencida de la dificultad de esta tarea…continúa…por


favor.

Y. Para empezar te sugiero efectuar un ejercicio con la imaginación y


elaborar el siguiente cuadro: en el mundo clásico se desarrolló el
arte de la memoria y los grandes oradores, que no contaban con la
tecnología que favoreciera la lectura de sus discursos, se figuraban
estar situados en un edificio compuesto por diversas habitaciones,
salas, dependencias, pasillos, patios. En cada uno de ellos llenaban
las diferentes partes de su alocución; una señal llamativa en la
entrada de cada compartimiento les recordaba el tema que
correspondía en aquella fase de su exposición. De la misma manera
que estos grandes retóricos, imaginemos un edificio que contiene
los signos y síntomas de la enfermedad, agrupados por síndromes,
clasificados y ordenados según unas normas que se han aceptado
por la comunidad científica desde hace más de un siglo por
convención o acuerdo. En este edificio encontramos los fenómenos
que hemos definido como los propios de la enfermedad; estos son
reales. El edificio es la Medicina.

I. La medicina que hemos estudiado, supongo.

Y. Exacto, pero ahora vamos a diseñar un nuevo edificio que necesita


ser construido de una manera diferente y con unos materiales
innovadores que le proporcionen una serie de propiedades y cualidades
como estabilidad, adaptabilidad a las necesidades, sostenibilidad y
durabilidad, entre otras.

180
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. Ya entiendo; dime pues, de qué manera y con qué materiales


construimos este edificio.

Y. Tal como te he apuntado anteriormente, el ser vivo en caso de


enfermar pone en marcha los cambios acaecidos en la evolución de los
seres vivos o filogénesis; estos cambios post-adaptativos se sitúan en
las células que contienen la memoria biológica de todo el desarrollo;
desde las formas iniciales en que el metabolismo era anaerobio (sin
oxígeno) hasta los seres vivos más complejos con metabolismo con y
sin oxígeno; desde los seres con vida acuática a los seres con vida
terrestre. Estos cambios utilizan mecanismos celulares que utiliza el ser
vivo en el desarrollo del embrión a feto y forma adulta que como sabes
a este fenómeno se le denomina ontogénesis. Es decir la ontogénesis
rememora la filogénesis.

I. ¿Qué quieres decir con eso?

Y. En la enfermedad, situaciones que rememoran los conflictos que


tuvieron que resolver los seres vivos en su evolución, ponen en marcha
los cambios celulares que “recuerdan” el conjunto de células agrupadas
en tejidos y órganos. Sucede algo así como un “efecto colateral” de la
evolución, y por este motivo se encuentran los mismos mecanismos
genéticos que utiliza el embrión en su desarrollo, ya que, repito la
ontogénesis rememora la filogénesis. Por este motivo, poco a poco, los
investigadores del cáncer van encontrando en el mismo los mismos
mecanismos “naturales” de la formación y desarrollo del embrión.

I. Por favor, aclárame esto.

Y. Te pongo dos ejemplos o situaciones para entenderlo; el primero:


durante la ocupación militar de Afganistán, como consecuencia del
atentado del 11 de septiembre del 2001, se aniquilaron a los talibanes y
se trató de arrestar a Bin Laden. Un personaje norteamericano consideró
que los desastres y destrucción de bienes y personas civiles -a
consecuencia de los procedimientos bélicos dirigidos a objetivos
militares- eran “efectos colaterales” de la guerra. Otro caso lo
observamos en el efecto secundario o colateral de los medicamentos, es

181
Facilitar la Salud Vicente Herrera

aquel que no se desea, por no ser propio de su propiedad terapéutica.


Tomando estas analogías observamos, también, que la enfermedad es
un producto de los mecanismos que genera el proceso evolutivo. Cada
signo y síntoma surge de rememorar los cambios post-adaptativos.

I. No lo acabo de entender, amplíame esto.

Y. Todo signo y síntoma expresa un lenguaje corporal, cuyo propósito


se puede entender para solucionar las funciones biológicamente
necesarias que he descrito anteriormente (metabolismo, estructura y
movimiento) y que, ampliadas, las podemos reconocer en la Nutrición,
Reproducción, Protección, Estructura y Sostén así como Contacto y
Movimiento. Por tanto los fenómenos, los hechos que observamos en la
enfermedad no se desvinculan de acontecimientos, vivencias, estímulos
sensoriales que se encuentran con un sistema de recepción consciente e
inconsciente, que elabora la información recibida según sus
codificaciones heredadas y adquiridas y también según el estado de
conciencia en que se encuentra el ser vivo en el momento de su historia
personal.

I. No pares, no pares… ¡continua…!

Y. Las células, agrupadas y coordinadas por el Sistema Nervioso, en


un diálogo permanente con el medio o entorno, forman los órganos y
sistemas del cuerpo para satisfacer las necesidades biológicas. Así la
nutrición con las dos funciones de asimilación y eliminación de
alimentos lo efectúan los órganos del aparato digestivo; la
reproducción, los órganos genitales externos e internos; la protección,
las láminas protectoras (pericardio, pleura, peritoneo) y la dermis o
corion primitivo, y el contacto y movimiento, la piel y los conductos
que comunican las glándulas que segregan fermentos para la digestión
como las pancreáticas, hepáticas y estomacales, las vías que conducen
el aire para la respiración (bronquios) y las que excretan el líquido y
substancias de desecho de la sangre (vías urinarias)

I. ¿Cómo se pone en marcha el mecanismo por el cual enfermamos?

182
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. El factor psicosocial situado en un determinado contexto va a


explicar la puesta en marcha de mecanismos que -en unas condiciones
determinadas- van a manifestar una sintomatología que se ha evaluado
como pato-lógica, y su comprensión global se incluirá en el ámbito de
las leyes naturales con un profundo sentido biológico. Sentido insertado
en la evolución de las especies, por cuanto la biología de la evolución
constituye una disciplina básica para las ciencias de la salud.

I. ¿Y las diferencias entre los síntomas físicos y psíquicos, cómo las


explicas?

Y. Los contenidos de la sintomatología clínica en el cuerpo y en la


mente no se expresan como si cada uno actuara por separado, tal como
plantea el dualismo imperante, sino que los signos y síntomas son
somatizaciones en el cuerpo y psicologizaciones en la mente que surgen
de una unidad psico-física. Y en este sentido no se ha de considerar una
medicina psicosomática que separa estos dos niveles, sino una medicina
que integra el psiquismo, el substrato neurológico y los órganos del ser
vivo en esta unidad psico-biológica, siendo el sistema nervioso el
“interface” que comunica la dimensión psicológica con la dimensión
física en los órganos del cuerpo y su comportamiento y conducta.
Situados en este contexto, en todo estado de conciencia subyace un
proceso psicofísico, cuyo escenario es el cuerpo animado o el alma
corporizada.

I. Bien, bien… ¿qué quieres decir con el “factor psico-social situado


en un determinado contexto”?

Y. Irene, creo que por ahora ya tenemos bastante. Vamos a comer,


después una pequeña siesta, luego lee el siguiente artículo y hablamos.

Todo ser vivo, desde la bacteria más simple al elefante más pesado,
obtiene los recursos necesarios del exterior o entorno para conseguir
energía a través de los alimentos, y lo consigue con el metabolismo o
conjunto de reacciones químicas que se producen en su cuerpo. Trata
de conservar su integridad, manteniendo su estructura con unas
reacciones corporales que reparan las heridas o lesiones, y asimismo

183
Facilitar la Salud Vicente Herrera

asegura su movimiento o comunicación con el exterior donde


encuentra otros seres vivos, con un sistema de contacto y respuesta
motora.

Tras un período evolutivo de muchos años, el ser humano efectúa cada


una de estas funciones estrechamente vinculadas, por una parte con
pautas de comportamiento innatas o adquiridas los primero años de
vida, y por otra parte con órganos y sistemas del cuerpo. De esta
manera, podemos decir que por arriba se efectúan actividades
mentales, y por abajo actividades fisiológicas. Y todo este conjunto
está contenido en una información que se trasladada a la generación
siguiente -conservación de la especie- mediante el proceso de
formación del embrión con el desarrollo de diferentes láminas
embrionarias de donde se generan los diferentes órganos y sistemas.
Así del endodermo o lámina embrionaria interna proceden los que
aseguran el metabolismo; del mesodermo o lámina intermedia la
estructura y del ectodermo o lámina externa el movimiento o
comunicación.

Veamos en detalle cada una de estas funciones y los órganos


implicados:

EL METABOLISMO

La obtención de energía para el mantenimiento de la vida lo efectúa el


aparato digestivo, con las actividades de tragar, asimilar y eliminar el
alimento o la presa, Pero esta actividad metabólica no seria posible sin
la formación de los alvéolos pulmonares, consecuencia de una
adaptación a un medio terrestre, que permiten la obtención del oxígeno
necesario para la combustión de los alimentos. Y para el control del
agua, otro elemento necesario para el metabolismo, se desarrollan los
riñones con la capacidad de retener o eliminar el líquido en función del
que se dispone en el medio o entorno, fruto de ello se genera un
sistema de filtraje con absorción y eliminación de agua y minerales.

Tanto los órganos digestivos como lo alvéolos y riñones proceden de la


capa embrionaria endodérmica, y sus acciones son ejecutadas por

184
Facilitar la Salud Vicente Herrera

glándulas y musculatura lisa, y reguladas por el sistema nervioso más


arcaico que incluye pares de nervios craneales cuyo origen se sitúa en
el tronco o protuberancia cerebral y nervios que proceden de los
ganglios nerviosos situados junto al cordón medular, siendo, de los que
proceden del tronco cerebral, el nervio vago el que mas lejos llega en
su recorrido a lo largo de los distintos órganos y sistemas. Si lo
consideramos de una manera grafica, se trata de asimilar y eliminar
una vez utilizado el producto exterior que nos ha servido para
sobrevivir; es decir el alimento, aire y líquido.

LA ESTRUCTURA

Los huesos, cartílagos y ganglios que sirven para sostener, reparar y


limpiar de sustancias de desecho a nuestro cuerpo conforman su
estructura, la cual se generó en la transición evolutiva de invertebrados
a vertebrados, ya que la cristalización de sustancias minerales como el
calcio y el fósforo, inicialmente disueltos en la sangre, formaron los
huesos y cartílagos. Además nuestro cuerpo utiliza un mecanismo de
reconocimiento que actúa para conservar su individualidad genética,
que abarca a los glóbulos blancos o células con capacidad inmune, que
junto a otras estructuras constituyen auténticos microcuerpos con una
capacidad de memoria. De esta manera, por diferentes mecanismos,
conservamos nuestra inmunidad durante toda la vida en una adaptación
perfecta a las condiciones del medio.

Estas funciones de sostén y reconocimiento son gestionadas por la parte


del cerebro que se ha desarrollado en su época intermedia, el llamado
cerebro paleo-mamífero. Cada día se conocen más substancias
cerebrales que conectan esta parte del cerebro con los órganos que
regula, sobre todo con el sistema inmunológico.

EL MOVIMIENTO

Quedarse inmóvil en un sitio como las plantas significa menos


posibilidades de sobrevivir. Los animales adquieren la capacidad de
moverse y lo hacen desarrollando un sistema sensible para recibir en
condiciones la información exterior, y esto implica poseer un sistema

185
Facilitar la Salud Vicente Herrera

que reciba y discrimine qué tipo de impulso aparece ante el cuerpo,


para ello se han desarrollado los “órganos de los sentidos”, la piel y
las mucosas en estratos o pavimentosas; la respuesta a estos estímulos,
ya evaluados, es siempre motora con la adquisición de un movimiento
(interno) que asegura y protege el metabolismo, o bien un movimiento
(externo) como atacar, huir, o quedarse inmóvil ante los peligros, lo
cual es efectuado por la musculatura estriada que forma nuestro
sistema músculo-esquelético.

De esta manera, no solo podemos evaluar con más seguridad lo que


comemos y conocer mejor lo que eliminamos, por ejemplo, podemos
saber al dedillo exactamente en qué estado se encuentra el contenido
que hemos de eliminar en el recto, si es líquido, sólido o gaseoso, sino
que también establecemos las relaciones necesarias con los demás
miembros de nuestro entorno, con la formación de grupos y una
organización de jerarquías y actividades dirigidas a conseguir
seguridad en nuestro espacio o territorio, conservando las reacciones
básicas arcaicas de atacar, huir o quedarse bloqueado ante la amenaza
de nuestros “competidores” y “depredadores”, reacciones que han
quedado grabadas en nuestra memoria de especie.

Estas últimas acciones las efectúa el cerebro más moderno, dotado de


fibras nerviosas, que se unen a los nervios pares craneales o bien
formando nervios completos que comunican con la parte consciente de
nuestro cerebro. En este nivel el sistema autónomo simpático y
parasimpático actúa conjuntamente con el sistema consciente,
generando una red completa de recepción y respuesta aunando lo
automático con lo voluntario. De esta manera los dos cerebros, el
arcaico y el moderno, se unen y trabajan en común para asegurar, en
definitiva, la vida.

Ahora es el momento de considerar la relación de nuestro


comportamiento con la enfermedad.

Las situaciones que ponen en peligro la satisfacción de las necesidades


que hemos considerado en el metabolismo, estructura y comunicación,
vividas y sentidas en unas determinadas circunstancias, activan

186
Facilitar la Salud Vicente Herrera

respuestas en nuestra anatomía y en nuestro psiquismo para tratar de


encontrar una solución, y en este sentido la enfermedad no es un error
de la naturaleza sino un programa de urgencia que nuestro cerebro
tiene previsto para tratar de solucionar las necesidades que hemos
considerado anteriormente.

Pero hemos de tener muy en cuenta que los cambios que se observan en
la enfermedad dependerán de cómo reaccionamos ante las situaciones
que ponen en peligro estas necesidades. Por ejemplo, si no podemos
digerir una “presa”, el cerebro lo interpreta como un hueso que hay
que eliminar y por este motivo dará la orden al estómago para que éste
segregue más ácido para digerir ese hecho, esa circunstancia que se
nos ha quedado trabada y que no podíamos digerir con nuestros
medios ni con nuestros propios actos. Si nos sentimos desvalorizados
por no poder subir de categoría en nuestro trabajo, el cerebro lo
interpreta como una herida en nuestra estructura ósea y lo evalúa
como una fractura que según el tiempo que dure en encontrar una
solución, va a poner en marcha un proceso de cicatrización en que el
callo óseo puede llegar a ser de tamaño considerable. Y si perdemos
nuestro puesto de trabajo, nuestro territorio, se va a poner en marcha
una lucha con todos nuestros medios para recuperarlo, y en estas
circunstancias el cerebro manda información al corazón para que éste
tenga mas fuerza; por este motivo, en este tipo de conflictos, se afectan
las arterias coronarias y aparecen las anginas de pecho y los infartos
de miocardio.

Pero no todo es tan sencillo, de esta manera en el aparato digestivo los


conflictos que tienen que ver con las relaciones con nuestro espacio o
territorio se somatizan en las mucosas formadas por estratos o epitelio
pavimentoso, procedentes de la lámina embrionaria más externa o
ectodermo. Así, estas mucosas recubren la boca, dos tercios superiores
del esófago, curvatura menor del estómago, píloro, primera porción del
duodeno, vías biliares, pancreáticas y células alfa y beta del mismo
páncreas. Por este motivo las ulceras de estómago, por ejemplo, son
ocasionadas por conflictos de territorio y no por no poder digerir la
presa. En el caso del pulmón las funciones relacionadas con el
movimiento las ejecutan las mucosas de procedencia ectodérmica que

187
Facilitar la Salud Vicente Herrera

recubren la laringe, la tráquea y los bronquios, y por tanto los


conflictos que tengan que ver con amenazas de pérdida de territorio
afectaran estas mucosas. En el riñón esta mucosa poliestratificada
recubre la pelvis renal, los uréteres y la capa superficial de la vejiga de
la orina, y los conflictos suceden ante la tensión surgida para asegurar
los límites del territorio, estén estos localizados en la periferia, o en el
centro del mismo (conflictos de límites de territorio).

Tomemos un caso concreto que afecta al pulmón, que nos servirá para
aclarar lo anterior. Ante un hecho incuestionable como un carcinoma
bronquial, la Medicina explica unos cambios en la anatomía del
pulmón que producen una sintomatología y siguen un curso más o
menos previsible; asimismo, considera factores de riesgo, sobre todo
los “cancerígenos” procedentes del tabaco e identifica mutaciones
genéticas, antes que se presenten los síntomas y durante la enfermedad.
Sin embargo, si analizamos este tumor, desde la perspectiva que
presentamos, se han de ampliar los elementos del estudio. En primer
lugar situamos esta lesión en la mucosa bronquial formada por epitelio
estratificado, que asegura el flujo del aire desde y hacia los alvéolos
pulmonares. Por tanto nos ubicamos en un órgano que procede de la
lámina ectodérmica y que efectúa la función de captar el oxígeno para
la combustión de alimentos.

El flujo del aire que se traslada por los conductos respiratorios se


conecta -es sensible- con los estímulos que proceden del medio o
entorno. De esta manera si el individuo se encuentra en una situación
en que necesita introducir más aire en los pulmones y encuentra una
resistencia inesperada y súbita, la respuesta para trasladar el aire es
tratar de aumentar el diámetro de paso por el conducto
correspondiente que, en este caso se ubica en la laringe; ante
situaciones que nos provocan pánico efectuamos una inspiración
forzada que incluso nos hace cambiar el tono de nuestra voz. En este
caso de la fotografía, la persona afectada necesitaba expeler más aire
para apartar la amenaza que le genera el hecho de sentir que alguien
va a ocupar o invadir su espacio o territorio, entonces necesitaba
enviar más aire hacia el exterior para solucionar este conflicto de
“amenaza de pérdida de territorio”. Este sería el mecanismo primario

188
Facilitar la Salud Vicente Herrera

que explicaría el porqué los humanos adquirimos el hábito de fumar


que no es mas que un sencillo acto para expulsar la amenaza.

En caso de cáncer el conflicto es muy intenso y dura mucho tiempo.


Pero para comprender el orden que siguen los síntomas en su
presentación, hemos de tener en cuenta que mientras el conflicto está
activado, mientras el individuo viva la amenaza, se producen
ulceraciones en la mucosa, situación que coincide con un estado de
simpaticotonía o máximo estrés en el que los bronquios aumentan su
volumen para permitir un mayor flujo de aire espirado que “aleje” el
peligro. Si se soluciona el conflicto, entonces se inicia un proceso de
cicatrización exagerada, un estado de parasimpaticotonía que
producirá la estenosis del bronquio y la consiguiente atelectasia o
colapso de la parte de pulmón que airea dicho bronquio.

Este ejemplo del pulmón es útil para matizar que las mutaciones de los
genes en las mucosas bronquiales se han producido para ampliar el
paso del aire y posteriormente para reparar este cambio cuando ya se
ha solucionado el problema, y asegurar, por tanto, que lo que provoca
estos cambios es el conflicto biológico que subyace en la situación que
genera la necesidad de poner en marcha estas modificaciones.

Podemos observar en la naturaleza ejemplos de adaptaciones en que


los cambios han quedado estabilizados en el genoma; es el caso de los
delfines que proceden de mamíferos terrestres. Estos animales
acuáticos han generado unas dilataciones en los bronquios donde
almacenan el oxígeno para aumentar el tiempo de inmersión en el
agua, lo cual les resolvió en su momento el conflicto biológico de falta
de alimento en la zona terrestre. Poseyendo esta cualidad de resistir
una apnea de varios minutos les ha dotado de unos cambios ya
estabilizados en su genoma que les permite sobrevivir en el mar.

Ante todo signo y síntoma hemos de identificar el o los conflictos


subyacentes y hemos de considerar los contenidos que se generan en
cada una de las dimensiones psicológicas, biológicas, sociales y
culturales y sus relaciones e interacciones para entender el porqué y
cómo sucede el fenómeno que hemos etiquetado de enfermedad. Y

189
Facilitar la Salud Vicente Herrera

darnos cuenta que en cada una de estas dimensiones de interacción


entre los seres vivos y su medio o entorno, se observan fenómenos de
naturaleza biofísica, biológica, y formas de comportamiento o
conducta, siendo el cerebro, el órgano que contiene, da soporte y
genera la información que circula por este contexto multidimensional.

Mi intención era explicarle mis puntos de vista, no solo paso a paso,


sino también vinculando las vivencias personales, dramáticas,
impactantes, vividas en soledad, con los síntomas, con los cuadros
clínicos, con la enfermedad. Me esforcé en que entendiera este vínculo
entre la biología y la sociología, especialmente con la biología de la
evolución. Sin embargo, Irene necesitaba una nueva conversación,
necesitaba profundizar, necesitaba más.

Y esperamos a la mañana siguiente que aparece radiante. Abro todas las


ventanas, la sala se ilumina con la luz mediterránea y juntos divisamos
detrás de los cristales una ligera ondulación de la superficie del agua
que delata la presencia del mar. Irene expresa con cara reflexiva:

I. Creo que el factor psico-social es el conflicto biológico que, situado


en unas determinadas condiciones, genera la enfermedad.

Y. Efectivamente, y además tienes que tener mucho cuidado en


identificar el conflicto biológico y no confundirlo con los conflictos
psicológicos o emocionales. Situando estos eventos en el ámbito de las
células, se puede expresar de esta manera: las células se pueden
encontrar en dos situaciones; en explotación y en exploración. En la
primera actúan de forma estable, ya que las reacciones habituales de
estas células se efectúan sin ningún tipo de presión externa. En la
segunda modifican su sistema genético, de manera que estas células se
adaptan a las funciones empujadas por el estímulo del medio oentorno.

I. Entonces, si no lo entiendo mal ¿estos cambios no suceden al azar?


¿Las mutaciones no suceden por casualidad y se conservan las que
comportan una mayor ventaja evolutiva por selección natural?

190
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Evidentemente todo esto no sucede al azar tal como lo entiende la


teoría cuyo fundamento está basado en Darwin.

I. ¿Cómo?

Y. Lo sitúo en un marco de diálogo en el que se intercambia


información entre las células y su entorno. Los cambios evolutivos se
producen sin alteraciones si la adaptación perpetrada en la fase de
exploración celular se efectúa de forma pausada y ajustada a los
cambios anatómicos del órgano al que pertenece dicha célula. Si un ser
vivo recibe de forma brusca la información que provocó sus cambios
filogenéticos, y no encuentra una solución inmediata, entonces se
producen los cambios celularesque observamos en la enfermedad.

191
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. ¿Qué cambios se producen en las células en esta situación brusca?

Y. En caso de conflictos en su fase activa relacionados con la


nutrición, reproducción y protección se produce un crecimiento celular.
En caso de conflictos relacionados con la estructura, una necrosis o
pérdida de sustancia, y en caso de conflictos de contacto o movimiento,
ulceras o desaparición de las células.

I. ¿Estos cambios se producen en las células somáticas, las del


cuerpo? ¿Me imagino que las células reproductoras no se ven
afectadas?

Y. Exacto, mientras la información de estos cambios producidos en las


células somáticas no se trasladen de forma organizada y controlada a las
células reproductoras o germinales, se expresarán ante los estímulos
correspondientes, siendo por tanto, unos productos colaterales de la
evolución de las especies en el Planeta Tierra. Sin embargo y, ten esto
muy presente, las células germinales también sufren sus conflictos
biológicos directamente en ovarios y testículos, y entonces reaccionan
directamente ante la necesidad de reproducir la especie.

I. Creo que ahora estoy en disposición de profundizar un poco más.

Y. La biología, la psicología, la sociología y la filosofía son las salas


en las que van a escribirse los diferentes textos que van a cimentar ese
nuevo edificio del que hemos hablado para explicar y comprender la
enfermedad. Sin embargo hemos de situar los contenidos -las
disciplinas- de este edificio en una determinada visión de conjunto; una
organización concreta, una determinada forma de relacionarse e
interaccionarse. Entonces la información va a ser útil para nuestro
propósito.

I. De todas maneras, creo que hay que avanzar en cómo, en las


condiciones actuales, se puede actuar en la práctica clínica. Me resulta
difícil conciliar todo esto con lo que he estudiado en la Universidad.

192
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Naturalmente, pero puedo aconsejarte que acabes tu formación


como Médico de Familia; observa lo que sucede en el entorno del
paciente y actúa como un clásico médico de cabecera, y no limites el
tiempo de atención al paciente.

I. Explícame con más detalle tu experiencia en las enfermedades


graves, las incurables.

Y. Las personas tratan de sobrevivir ante diagnósticos y pronósticos


como el cáncer, SIDA y dolencias degenerativas que inicialmente
provocan miedo a la muerte y al sufrimiento, que no es más que un
sucedáneo de la misma; luego es posible que en algunos casos se pase
al escepticismo, en otros a sentir rabia o aparece la depresión, para
terminar con la aceptación del hecho o la negación definitiva del
mismo. Actualmente se efectúan pruebas y muchos análisis de sangre,
citologías, biopsias, etc. Se valoran marcadores en caso de los tumores
y se repiten las revisiones con más pruebas; se evalúan los pronósticos
efectuando comparaciones con otros casos y teniendo en cuenta las
estadísticas con porcentajes de supervivencia con uno u otro
tratamiento. Se consideran recursos en investigación como
quimioterapias y medicamentos más selectivos, procedimientos
quirúrgicos innovadores, e incluso no se excluyen curanderos y
curanderas. Todo sirve con el fin de que el tumor, la enfermedad
irreversible desaparezca, se detenga y nos permita vivir, vivir...

I. Es natural, siempre ha sido así.

Y. Hay un grupo de personas que, ante esta eventualidad dramática en


su vida superan el pronóstico de su enfermedad y continúan vivas. He
tenido la suerte de conocer a algunas de ellas.

I. ¿Me estas diciendo que hay casos que no cumplen los pronósticos?

Y. En efecto, Irene, y en las personas que “incumplieron”, que


superaron estos pronósticos se produjo un cambio radical; se sanaron,
transformaron su sistema de evaluar y valorar los hechos. Sus

193
Facilitar la Salud Vicente Herrera

emociones y sus pensamientos dieron un nuevo e intenso sentido a su


vida y consiguieron una armonía entre sus sentimientos y sus acciones.

I. Todos buscamos un sentido a la vida.

Y. Si nos situamos en un nivel más trascendente, desde siempre en más


o menos intensidad, los seres humanos buscamos la trascendencia como
radical transformación a un estado nuevo y distinto en un intento de
acceder a una vida eterna. A este propósito se puede acceder a través de
la resurrección en las tradiciones monoteístas judeo-cristianas y
musulmanas, o en las sucesivas reencarnaciones en las religiones
panteístas de origen oriental. Pero esta ansia no solo se satisface en el
marco de estas religiones, ya que dentro del ámbito de las vías ateístas
-que no contemplan a la existencia de ningún Dios- se busca un sentido
permanente a toda la vida y destino.

I. Encontrar respuestas al interrogante sobre qué es lo que pasa


después de esta vida ha estado desde tiempos prehistóricos y sigue
estando, y está en el ánimo de los seres racionales que forman la
especie humana.

Y. Buscar respuestas a este interrogante es una legítima aspiración


individual y colectiva, ya que la concepción que adoptemos afectará no
solo a como afrontamos la muerte, sino a como enfocamos nuestra vida
en su transcurso hacia el fin irremediable del último tránsito. Y esta
concepción determinará todo un conjunto de ideas y valores que
marcarán el camino de nuestra conducta.

I. Sin embargo, me resulta difícil abordar y entender esta búsqueda.


¿Cómo hacerlo?

Y. Comprender este encuentro con la eternidad no es nada fácil sea


cual sea el sistema de análisis que se utilice, ya que ni los métodos para
evaluar los fenómenos basados en corrientes filosóficas materialistas ni
las tendencias más mentalistas, consideradas unilateralmente,
consiguen explicarlo satisfactoriamente. Las primeras por utilizar el
recurso del epifenómeno o fenómeno que surge de un substrato físico o

194
Facilitar la Salud Vicente Herrera

biológico en todo lo que no sea cuantificable o se pueda medir, y las


segundas por no tomar en consideración la existencia del componente
físico o biológico del fenómeno y recurrir de alguna manera en sus
argumentaciones a auténticos “actos de fe”.

I. ¿Qué explican cada una de estas tendencias?

Y. Las concepciones materialistas explican este tipo de


manifestaciones como contenidos de la conciencia producidos por una
serie de interacciones en el sistema nervioso: el substrato físico, que
constituye el engranaje de neuronas y sus conexiones, elabora
contenidos en forma de pensamientos y emociones que denominamos
conciencia desde el momento que se agrupan y se mueven en una
especie de memoria individual y colectiva en la que el lenguaje juega
un papel decisivo en los seres humanos. Las mentalistas recorren el
camino contrario: el conjunto de apriorismos o patrones pre-
establecidos en una especie de conciencia universal determina el
substrato, y así los contenidos específicos de la conciencia ocupan un
espacio que a la vez es autónomo y determinante de la distribución y
funcionamiento de los órganos de nuestro cuerpo y del psiquismo.

I. Me das a entender que en todo esto subyace la separación entre la


mente y el cuerpo, de manera que cada uno de ellos actúe con sus
propias reglas y condicionantes.

Y. Sin duda, esta separación subyace en el análisis que los


mencionados enfoques utilizan, y no tenemos que considerar este hecho
en su concepción más clásica apelando a Descartes, sino en sus
manifestaciones más actuales como, por ejemplo, la discusión en la
física moderna de donde procede y cómo está formada la materia, o
bien partícula, o bien onda, o acaso de las cuerdas o supercuerdas en un
modelo vibracional. El dualismo entre cuerpo y alma nos provoca la
entrada en una especie de bucle argumental y nos dificulta la
comprensión del tema que nos interesa aquí y ahora. En efecto, este tipo
de fenómenos que tratamos de analizar es cierto que necesitan el
substrato biofísico con su soporte molecular, bioquímico y anatómico,
pero es necesario considerar el contenido de la información que

195
Facilitar la Salud Vicente Herrera

transportan, conocer su naturaleza y significado. Sin duda se hace


necesario encontrar algún tipo de explicación que nos responda de
manera satisfactoria a estas cuestiones.

I. Entonces es necesario que para esta finalidad es imprescindible


tomar en consideración otras herramientas de análisis, otra forma de
interpretar los hechos.

Y. Exacto, y para ello considero dos aspectos interrelacionados entre si


que me parecen fundamentales para comprender no solo la cuestión de
vida mas allá de la muerte, sino también el hecho de la enfermedad.
Irene, te hago hincapié y subrayo lo siguiente:

1.- La existencia de una unidad psico-somática en el hombre que hace


que ante un estado de conciencia subyazca un proceso psico-físico. De
manera que el cuerpo y el alma siempre se dan a un mismo tiempo, lo
cual nos convoca a considerar el cuerpo animado o el alma
corporizada como el escenario donde suceden tanto los diferentes
cambios de conciencia en el desarrollo de esta vida -intrauterina,
nacimiento, primera infancia, infancia, adolescencia, juventud, madurez
y senectud -, como en la radical transformación al estado nuevo de
conciencia que es la vida eterna. En el primer caso los cambios ocurren
en una estructura molecular y el segundo en un cuerpo que ha perdido
sus límites y se ha absorbido en lo transpersonal.

2.- Considerar que el comportamiento, surgido en el contacto corporal


del hombre con su entorno, reúne la experiencia que se va elaborando
en el espacio entre el ser y no ser de nuestro propio devenir y llena de
contenido nuestra conciencia, en cada uno de los estados de desarrollo
anteriormente señalados y en el balance final de nuestros días de
existencia.

I. ¿Qué significa exactamente “unidad psicosomática”?

Y. Para entender en sus justos términos esta unidad psicosomática hay


que tener en cuenta los diferentes comportamientos y su interconexión
con la dimensión biológica que subyace en el ámbito psico-físico del

196
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ser. Y éste es el aspecto crucial del escenario de las sucesivas “muertes”


y “renacimientos”, ya que morimos y renacemos continuamente. El ser
humano, como resultado en curso de una evolución, muere y renace en
un continuum hasta el final de un proceso de envejecimiento, que es
cuando “se retira” para dar paso a nuevas generaciones de seres vivos.

I. Pero ¿cómo intervienen estos comportamientos en la enfermedad?

Y. Durante el desarrollo de la vida se requiere una satisfacción de las


necesidades biológicas que en el ser humano alcanzan una dimensión
psico-biológica. Todas aquellas circunstancias que ponen en juego
nuestros requerimientos y su satisfacción, sobre todo las que inciden en
los períodos de cambio de los estados de conciencia, conforman un
“caldo de cultivo” que subyace en las respuestas psico-físicas que
hemos convenido en denominar enfermedad. Los síntomas suceden en
esa unidad psicosomática y se presentan, en general, en correlación con
las edades correspondientes a los diferentes estadios evolutivos en la
historia personal de los individuos. Así encontramos, por ejemplo,
enfermedades propias de la infancia y propias del adulto; las primeras
vinculadas con situaciones en que el individuo se separa de sus
semejantes, y las segundas relacionadas con el mantenimiento y
conservación del “territorio” o espacio vital para alimentar a uno mismo
y a su familia.

I. Me surge una pregunta que martillea mi conciencia: ¿porqué


sobrevienen enfermedades graves que provocan que los seres humanos
muramos “antes de hora”?

Y. En algunas ocasiones, y cada vez con más frecuencia en los últimos


años, aparecen enfermedades graves que provocan en un alto porcentaje
una muerte prematura, y ésta se produce en medio de la vida de un ser
humano, antes de llegar al punto final de la existencia biológica.

I. ¿Cómo interpretar este hecho tan doloroso?

Y. Cuando sucede esta situación, sea en nosotros o en alguno de


nuestros familiares o personas queridas,se pone en marcha, antes de

197
Facilitar la Salud Vicente Herrera

que ocurra el desenlace, todo un arsenal de medidas que propone la


ciencia médica. Si bien es cierto que en la práctica se buscan todo
tipo de procedimientos para curarse, se debería tener en cuenta que
se muere porque “matamos al prójimo”, ya sea por defecto como
por exceso. Por defecto, porque no se considera la repercusión de
nuestros actos en la unidad psicosomática de nuestro ser, ya que no
se tiene en cuenta que en ciertas circunstancias se produce un
desajuste entre la conciencia y su correlato psicofísico. Por exceso,
porque sobrevaloramos nuestras capacidades como humanos y
vivimos con la ilusión de dominar la ciencia, y esto nos provoca una
posición megalómana con un exceso de orgullo ante la sabiduría de
la naturaleza y vivimos desconectados de ella.

I. Pero, ¿qué podemos hacer, entonces?

Y. En la medida que continuemos con la misma actitud y conducta


ante la enfermedad, se seguirá actuando sobre la punta del iceberg,
obviando todo el conjunto de interacciones entre nuestro
comportamiento y la base psico-física del ser humano. Pero, también,
en la medida que comprendamos esta relación y pongamos en marcha
esta sucesión de los hechos -para renacer hay que morir-, nos
movilizaremos hacia el “Sábado de Gloria” donde encontramos los
manantiales de la leche y de la miel: el alimento que nos nutre y la
dulzura que llena las sintonías de nuestra nueva vida. Y este proceso
tanto sucede en la misma vida -sin perderla- como en la auténtica
muerte en que abandonamos el ropaje que cubre nuestro cuerpo y
nuestra mente y que, en algunas ocasiones, nos oprime y nos ocasiona
sufrimiento.

198
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. Esto que dices, me parece abstracto, no lo acabo de entender.

Y. Curar los síntomas no es sólo neutralizarlos con sus contrarios -lo


anti-sintomático-, sino situarlos en un marco más global de sanación en
que se ha de sentir la emoción de su sentido o propósito y esto, si se
consigue, es terapéutico. Y este objetivo se alcanza no sólo con la
desaparición de los síntomas, sino también, en ocasiones, con la muerte.

I. La muerte, la muerte… ¿no es un fracaso?

Y. En absoluto, piensa que todo tiene su sentido. En ocasiones nuestro


cuerpo sometido a continuas pruebas y conflictos no mantiene la
capacidad de soportar la vida en su envoltura molecular; entonces la
muerte es un traspaso de conciencia.

I. Pero aquí si que cuentan las creencias que cada uno de nosotros
tenemos sobre la muerte.

Y. Se ha de ser muy respetuoso con la libertad de cada uno de


nosotros, y además estoy convencido de que si queremos ayudar a
personas que están sufriendo hemos de tener en cuenta que la
información que trascurre en la correlación psique-cerebro-órgano no
solo tiene una entrada desde lo psíquico en los considerados “conflictos
biológicos” sino también desde el nivel cerebral con los cambios
fisiológicos e instrumentales, y desde los propios órganos con sus
repercusiones en el psiquismo.

I. ¿Como una rueda, un circulo con diferentes entradas?

Y. Muy buena imagen, y con interacciones entre estos niveles. Por otra
parte en todo fenómeno físico o patológico hemos de considerar la
dimensión biológica, la individual, la social y la cultural, tal como
hemos ido viendo en nuestro encuentro. Por tanto no hemos de actuar
como aprendices de brujos; como si los supiéramos todo. Una buena
compañera en este camino es la humildad que se convierte en nuestra
mejor consejera.

199
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. ¿Cuáles son tus conclusiones?

Y. Vivimos inmersos en el miedo, que impregna cada uno de nuestros


actos y nos impide entender no solo los fenómenos observados en la
enfermedad sino también los signos del riesgo en que se encuentra
nuestro Planeta. Esta situación distorsiona las relaciones con nosotros
mismos, con los demás y con la propia naturaleza, y enmascara además
las auténticas soluciones. En los últimos tiempos, los avances
tecnológicos han sido considerables, por lo cual hoy empezamos a
conocer muchas cosas y a poder lanzar hipótesis para continuar
trabajando. Pero ha llegado ya la hora de dar el salto -un verdadero
“salto quántico”- y orientarnos hacia nuevas direcciones para la
investigación y el desarrollo del ser humano. Sin embargo no tenemos
que esperar estos cambios en lo externo: nada vendrá de fuera para
arreglar nuestros problemas. Hemos de explorar nuestro interior,
conocer mejor nuestra naturaleza y comprender nuestra potencialidad.
La responsabilidad es nuestra. Se trata pues, de conocer el sistema
causal que subyace en el proceso evolutivo: nada tiene sentido si no es
a la luz de la evolución, donde transcurre la vida; observar y
aprender… APRENDER... para comprender y sentir.

Dos años después, volvería a ser el mes de Noviembre quien nos


reuniera de nuevo a Irene y a mí. Durante ese tiempo Irene había
valorado toda la información que había recibido en sus pacientes que
había visitado a lo largo de su formación en el hospital y centros de
salud como médico de familia y salud comunitaria. A pesar de la
presión asistencial y el ritmo frenético de trabajo, pudo comprobar que,
en efecto, en cada enfermo aparece la historia subyacente que le había
comunicado Ramón. Pero no contó con el suficiente tiempo ni
formación para profundizar en ese aspecto, ni pudo elaborar un estudio
documentado de las relaciones entre las vivencias y los síntomas. En
este enlace entre ambas visiones se le acumularon muchas cuestiones
que no acababa de entender y muchas dudas que quería aclarar. Ahora
era el momento.

El día de este nuevo encuentro amaneció gris; formaba parte de


aquellos días que no acaban de definir qué quieren ser, si soleados o

200
Facilitar la Salud Vicente Herrera

nublados; el mar estaba agitado tras aquella ventana del fantaseado


trasatlántico que había mantenido en su memoria a lo largo de los más
de 700 días que habían trascurrido; días que poseyeron todas las
cualidades posibles; soleados, nublados, ventosos, apacibles, fríos,
calidos.

I. Me he dado cuenta de que, efectivamente, existen conflictos


subyacentes en la historia del paciente. Pero no acabo de entender que,
al identificar su sentido biológico y resolver el conflicto, los síntomas
de la enfermedad revierten. Me gustaría que me resolvieras de forma
clara esta cuestión.

Y. Todo lo que estás aprendiendo en tu especialidad contesta a la


pregunta de cómo suceden los síntomas. Todos los cambios anatómicos,
bioquímicos, moleculares y genéticos son ciertos, de manera que hemos
de conocerlos bien, porque son los hechos que tenemos que abordar
como terapeutas. A partir de aquí podemos seguir dos vías; la primera
aplicar las pautas y procedimientos terapéuticos que la medicina
convencional propone, y la segunda vía la vamos a considerar en este
reencuentro.

I. Pues, estoy impaciente.

Y. Vayamos por partes; para empezar piensa que todo signo y síntoma
lo tratamos de pasar por la lógica y la razón, y éste es el fundamento de
la medicina convencional de la que ya hemos hablado.

I. Y así he actuado en estos dos años: an-algésicos para el dolor, anti-


inflamatorios para la inflamación, anti-térmicos para la fiebre, anti-
bióticos para la infección, anti-anémicos parala anemia, etc.

Y. Y en la mayoría de las veces seguro que has conseguido que los


síntomas desaparezcan. Siempre que hayas efectuado previamente el
diagnóstico acertado. ¿No es así?

I. ¡Naturalmente!

201
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Seguro que te has encontrado con enfermedades rebeldes al


tratamiento, y no me refiero solo al cáncer, enfermedad paradigmática
por excelencia, sino a otras que se convierten en crónicas porque no hay
manera de atajarlas definitivamente, y otras que no se conocen las
causas porque no aparecen lesiones que se puedan identificar con la
tecnología moderna, y por tanto los mecanismos que suceden en este
tipo de dolencias son invisibles. Situación que, sin duda, es incomoda
para ti.

I. Tienes toda la razón.

Y. Pero, además de considerar este tipo de dolencias, es interesante


preguntarse en todo los casos, sean enfermedades crónicas, agudas,
raras, etc. el motivo por el cual enfermamos, con la pretensión de hallar
respuestas para aplicar un tratamiento y una prevención que sean más
efectivos que los alcanzados hasta ahora y que mejoren todos los
indicadores de salud de una población.

I. Entiendo que, situándose en las causas, lograremos mejores


resultados.

Y. Observa este cuadro que te presento que representa la imagen


global, que ya te comenté anteriormente, por donde entra y trascurre la
información que pone en marcha los mecanismos que observamos en la
enfermedad.

202
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Información

Psiquismo

Información Órganos O Cerebro información

I. Las tres entradas y un circuito de doble dirección.

Y. Es muy importante que consideres que este flujo de información


provoca el funcionamiento de nuestro cuerpo y que, en la enfermedad,
genera una respuesta especial que, como ya te he dicho, rememora los
cambios postadaptativos.

I. Por favor, explícame con más detalle las dos fases de la


enfermedad.

Y. Nuestro cuerpo ha conseguido un ritmo día-noche en función de la


luz ambiental. A primera hora de la mañana el cortisol, la hormona de la
actividad que segregan las glándulas supra-renales alcanza su cenit en
el torrente sanguíneo, disponiendo los órganos y sistemas de nuestro
cuerpo para la acción, lo alerta, y lo prepara para la caza y, así, obtener
el sustento para alimentarse. Por la noche la actividad decrece;
buscamos nuestro nido, el calor, el contacto, y reparamos el desgaste
diario. Mientras dormimos los músculos y neuronas descansan, se
asimilan los nutrientes y se ponen en orden mediante los sueños las
emociones experimentadas durante la vigilia.

I. ¿Qué sucede en caso de insomnio?

Y. Se alteran estos mecanismos reparativos.

I. ¿Por qué no conciliamos el sueño?

203
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Por supuesto a causa de varias razones; una de ellas cuando estamos


en una fase de estrés que luego veremos; pero hay una situación que me
gustaría comentarte. Cuando nos encontramos muy cansados, o
padecemos una enfermedad, o bien una intervención quirúrgica
(siempre que no tomemos tranquilizantes o hipnóticos), nos
confrontamos al miedo a la noche, a la oscuridad, y a la muerte tal
como si un peligro, una amenaza ancestral nos acechara. Pero a la
salida del sol este acecho desaparece; nuestros depredadores que actúan
por la noche se esfuman y, entonces, aparece el sueño reparador. ¡Y no
existe mayor depredador que la misma enfermedad!

I. Volvamos a las dos fases de la enfermedad.

Y. Este ritmo diario está regulado por el sistema nervioso autónomo


que no depende directamente de nuestra voluntad; es el sistema
simpático diurno y el para-simpático o vagotónico nocturno. Ante un
impacto, algo que nos sucede que altera nuestra atención, inesperado,
dramático por poner en peligro la satisfacción de nuestras necesidades
(Nutrición, Estructura y Movimiento), se activa nuestro sistema de
alarma; el cortisol y otras hormonas del estrés aumentan en nuestra
sangre y nuestra conciencia se polariza en la solución inmediata de este
estado de sobresalto. Necesitamos luz, claridad para encontrar una
salida a esta situación inesperada y que rompe nuestro ritmo diario.

I. ¿Estaríamos ante la primera fase de la enfermedad?

Y. Exacto y siempre que la solución no sea inmediata, y el estado de


estrés se prolongue, provocará una fase simpaticotónica intensa.
Entonces podremos valorar su intensidad y duración que nos dará una
medida de la masa conflictual. Y para seguir hablando de la segunda
fase tendrá que suceder una solución al conflicto. Entonces entraríamos
plenamente en ella, en una fase vagotónica que, a su vez, tendrá dos
fases: la exudativa y la cicatricial separadas por una crisis intermedia
simpaticotónica que ayuda a expulsar los líquidos presentes en la
inflamación.

204
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. Y en cada fase observaremos cambios específicos según de donde


procedan los órganos afectados.

Y. Exacto, y podremos interpretar el sentido biológico de estos


cambios que tratan de efectuar la función que el conflicto había
bloqueado: por ejemplo tragar la “presa”, consolidar la estructura o bien
recuperar el espacio o territorio. Y por tanto, al identificar este sentido y
conseguir encontrar una solución efectiva, se inactiva la información
que trascurre en la triada psiquismo-cerebro-órgano. Otra cosa es como
tratamos los síntomas que en aquel momento aparecen o los que van a
suceder. Observa el cuadro donde se muestran estos cambios en el caso
de la enfermedad cancerosa:

Capa embrionaria Fase de conflicto Fase de reparación


activo

ENDODERMO Adenocarcinomas Caseificación Derrames


Mesoteliomas Encapsulamiento
Melanomas Calcificación

MESODERMO Adenocarcinomas Caseificación Derrames


ARCAICO Mesoteliomas Encapsulamiento
Melanomas Calcificación

MESODERMO Necrosis Sarcomas Linfomas


MODERNO Leucemias

ECTODERMO Úlceras Carcinomas

205
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. En la carrera de medicina no estudiamos Biología de la Evolución


ni Sociología, y la Física la consideramos con relación a los
procedimientos terapéuticos, y apenas alguna cosa en los fundamentos
de la Fisiología. Creo que la física moderna, la quántica nos puede
ayudar para entender la enfermedad. ¿No crees?

Y. Sería muy interesante considerar esto de una vez, ya que, por


ejemplo, en otras disciplinas científicas, desde hace tres décadas se
estudia el origen del universo en una teoría que los físicos y
matemáticos consideran elegante, ya que unifica los principios,
inicialmente contrapuestos, de la ley de la relatividad general en el
ámbito del macrocosmos y de la mecánica quántica en el ámbito
microcósmico o en el mundo de las partículas elementales que generan
la materia y la luz. Hasta la aparición de esta “Teoría de las Cuerdas” la
explicación de lo observado en relación con el comportamiento de la
velocidad y situación de los cuerpos celestes y las partículas
elementales necesitaba de sendas teorías, lo cual incomodaba a los
teóricos de la física. De hecho son fenómenos de los que cabe esperar
un mismo comportamiento, pero las grandes fluctuaciones que se
observan en los espacios infinitesimales de la formación de la materia
contradecían las suaves ondulaciones de la gravitación en el universo.

I. ¿Esta teoría lo explica?

Y. Si. Esta teoría de las cuerdas o supercuerdas se basa en un modelo


vibracional situado en el inicio de la formación de la materia. Sin
embargo, esta teoría, en su ultima versión propuesta por J. Khoury de la
Universidad de Princeton, se parece más a una descripción esotérica
que a un texto científico tal como estamos acostumbrados a encontrar
por la extensa literatura mundial, ya que textualmente dice:”…la teoría
pone en escena dos universos: el visible o nuestro, y otro invisible y
paralelo, separados por un volumen dotado de una cuarta dimensión
en cuyo interior flota libremente una 3-brana. Nuestra materia y luz
surgiría de una colisión de esta brana con la nuestra, en principio fría
e inmóvil”.

206
Facilitar la Salud Vicente Herrera

I. Centrándonos en lo que nos interesa ¿podemos encontrar alguna


teoría semejante que explique la génesis de la enfermedad?

Y. Ésta es la cuestión, encontrar una teoría que pudiera servir para


explicar la enfermedad. El alcance de esta interpretación estaría
delimitado, evidentemente, por su capacidad explicativa y la de prever
los fenómenos clínicos. Pero se ha de tener en cuenta que sí se consigue
alguna conclusión coherente y satisfactoria, ésta se situaría en un
ámbito más allá o fuera de los mecanismos moleculares a los que nos
tienen acostumbrados los grandes científicos de la medicina actual.

I. ¿Cuales serían sus principales objetivos?

Y. Tal como sucede con los físicos y matemáticos con la teoría de las
cuerdas, creo que se ha de proponer un marco teórico que unifique de
una vez y de manera correcta la conexión mente-cuerpo y explique el
mecanismo de enfermar, sin caer en la visión reduccionista que
considera la presencia de una “noxa” externa y/o el fallo de los
mecanismos de regulación de nuestro cuerpo.

I. ¿No te parece muy pretencioso esto?

Y. Brian Greene, profesor de Física y Matemáticas de la Universidad


de Colombia en E.E.U.U. y gran experto en la Teoría de las Cuerdas,
contestaría que esta pretensión es una falacia, una entelequia, algo
inalcanzable, poniéndose las manos en la cabeza al escuchar la
pregunta. Recientemente el ha expresado su duda del interés de estudiar
lo que ocurre en el cerebro mirando el movimiento de las cuerdas, si tal
cosa fuera posible. Bastante tienen los físicos y los matemáticos -debe
pensar y también pienso yo- en perfeccionar esta teoría y en su
aplicación al estudio de las nuevas partículas elementales en los futuros
grandes aceleradores, para introducirse en los vericuetos y la
complejidad de la medicina, en definitiva, en el fenómeno de la vida.

I. ¿Entonces?

207
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Sin embargo, la afirmación que hace Greene sobre sus dudas ha


provocado el movimiento necesario en mi propia sustancia gris cerebral
para comprobar si la teoría de las cuerdas puede aportar algún tipo de
información útil para comprender en última instancia los mecanismos
de enfermar. Si es así, lo que se consiga esclarecer ha de situarse en un
nivel biofísico, sin excluir lo que se observa en el mundo molecular y
bioquímico que tiene su propia estructura y lenguaje.

I. Es decir, ¿no excluyes lo que se observa y estudiamos en los libros


de bioquímica y biología molecular?

Y. Exacto, exacto, y debido a esto, la primera actividad que mi mente


ha barruntado ha sido situar esta aproximación, que no es otra que
considerar las complicadas interacciones entre neuronas y circuitos
cerebrales, aún sabiendo que éstas apenas son explicadas por la
mecánica cuántica según Greene, y una vez instalados en este nivel,
tener en cuenta que existe una conexión entre tales relaciones cerebrales
y la enfermedad.

I. Ya entiendo; pero ¿cómo hacerlo?

Y. Precisamente por este motivo, para adentrarme en esta cuestión tan


delicada, propongo un escenario que considere, por una parte, la
existencia de una conexión del llamado mundo mental y la Física, y por
otra parte considerar la enfermedad como una expresión sintomática
-tanto en la psique como en el cuerpo- en determinadas circunstancias
de esta conexión.

I. Pero ¿qué es el mundo mental, te refieres a la mente?

Y. Para comprender lo que quiero decir, utilicemos la observación de


lo que pasa en el crecimiento y desarrollo de un embrión a partir de dos
células reproductivas procedentes de dos individuos de diferente sexo.
Este complejo proceso se justifica por la presencia de un programa
genético que incluye las órdenes necesarias que hacen, por ejemplo, que
un embrión de pollo se convierta en un pollo y un embrión de ser
humano en un ser humano. Sin embargo el programa genético, aún

208
Facilitar la Salud Vicente Herrera

describiendo estos hechos, no nos aclara qué pasa en la intimidad del


fenómeno -en ultima instancia- y sobre todo el por qué sucede. Tiene
que existir algo así como un “libro de instrucciones” que nos aclare
esto.

I. Pues ¡ya puedes exponer lo que piensas cuanto antes! Estoy ansiosa
por comprender esto.

Y. Encontramos dos macro-explicaciones para aclarar esta cuestión. La


primera busca la solución en apelar a un cierto espiritismo: lo primero
es el patrón o modelo preestablecido por un creador, situado en una
especie de conciencia universal que se cristaliza a causa de un impulso
evolutivo; la segunda se sitúa en el extremo materialista -propio
del método científico convencional- que no efectúa este tipo de
preguntas e insiste en el cómo sucede, tal como aconsejó hace mas de
100 años Santiago Ramón y Cajal. En este caso los genes contienen la
información, y cualquier consideración marginal es pura especulación.

I. Tienes que apuntarte a una o a otra, ya que existe un antagonismo


entre ambas.

Y. Espera un poco. R. G. Rupert Sheldrake, un bioquímico británico,


trata de acercar estas posturas contrapuestas con su hipótesis de la
causación formativa, y trata de comprender, de paso, el fenómeno de la
telepatía y las actitudes y aptitudes de los animales en una memoria de
especie -no individual ni local-. Sus “campos mórficos” son regiones
de influencia en el espacio-tiempo, localizados en y alrededor de los
sistemas que organizan. Estas regiones organizan pautas espacio-
temporales de actividad vibratoria. Contienen una memoria
incorporada dada por la auto-resonancia con el pasado de una unidad
mórfica y por la resonancia mórfica de todos los sistemas similares
previos.

I. ¿Qué significa esto?

Y. Sheldrake, el mencionado bioquímico británico, toma elementos de


uno y otro bando explicativo para argumentar su causación: por una

209
Facilitar la Salud Vicente Herrera

parte ¿qué significa su “autorresonancia con una unidad mórfica?”, y


por otra, ¿qué quiere decir con su “resonancia de todos los sistemas
similares previos”, sino un patrón inicial y un proceso evolutivo a partir
de una estructura previa, respectivamente? Al reflexionar sobre estas
propuestas no puedo dejar de pensar que probablemente esto nos ayude
a entender la conexión entre el mundo mental -regiones de influencia en
el espacio-tiempo como “patrones de resonancia”- y los sistemas que
organizan concreciones o solidificaciones en la materia.

I. Pero ¿hacia donde nos conduce este intento de explicación?

Y. A considerar que es el cerebro o Sistema Nervioso quien actúa de


inter-conector en esta relación.

I. ¡Detengámonos pues en esto, y extiéndete en esta relación!

Y. Al estudiar el cerebro hendido, o sea decomisurado en el cuerpo


calloso, se observan fenómenos muy sugestivos en la línea de aceptar la
teoría del funcionamiento modular del cerebro, ya que se localizan y
confirman en su caso áreas especificas que controlan diferentes
funciones mentales, como por ejemplo, el habla en el hemisferio
izquierdo, y la capacidad espacio-temporal en el hemisferio derecho.
Además, ante situaciones cotidianas que el individuo tiene que resolver,
el hemisferio derecho responde con una mayor capacidad de holismo o
“visión global”, y el izquierdo con una respuesta más analítica o
“evaluación de detalles”. Por otra parte la construcción de funciones
cada vez más complejas en el desarrollo evolutivo se fundamenta sobre
sistemas ya establecidos previamente. Por este motivo se explican dos
características observadas en este proceso: la plasticidad de la
reparación de las lesiones cerebrales, en las que otras áreas cercanas se
organizan para dar la respuesta del área dañada, y la representación
arcaica de estas funciones en zonas del cerebro más antiguo, situado en
el tronco, la protuberancia cerebral y el cerebelo.

I. ¿Donde estaría situada la conciencia?

210
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Otra cosa es explicar funciones mentales más complejas, que se


pueden incorporar en lo que se ha llamado “la conciencia” o
“consciencia” que, al parecer, necesita un funcionamiento global del
cerebro. Éste es un punto de gran confusión, tanto por su uso
indiscriminado como por sus diferentes significados. Si nos fijamos en
el funcionamiento armónico del cerebro -con su correspondiente
correlato mental de bienestar o el sentirse bien- en que un registro
electroencefalográfico muestra unas ondas sincronizadas, deduciremos
que es todo el cerebro quien reacciona, y no una parte del mismo.
Utilizando el símil del mar: las olas que brotan uniformes, pueden ser
más o menos intensas, pero todas llevan una misma dirección; en caso
de “tormenta mental” las ondas cerebrales se cruzan, se potencian y
provocan la pérdida de la armonía cerebral, y el comportamiento
consiguiente dependerá de varios factores, pero en todo caso las “olas”
surgen de distintos hemisferios del cerebro.

I. ¿Y la enfermedad, donde la colocarías en este ámbito biofísico?

Y. La enfermedad en este nivel estaría contenida en los patrones de


resonancia surgidos en el proceso evolutivo. Los signos y síntomas
surgen de una información que se concreta en el cuerpo siguiendo el
mecanismo psicobiológico en que estímulos del entorno, en un diálogo
con los individuos de las diferentes especies en un contexto social en el
más amplio sentido de la palabra, provocan cambios postadaptativos
que se insertan en el genoma de las células somáticas, que acaban
incorporándose a las células reproductoras o gametos. En este tránsito
-de las células somáticas a las reproductoras- los cambios se pueden
expresar ante estímulos que rememoran los que se produjeron en el
proceso evolutivo, y éste es precisamente el mecanismo que subyace en
los fenómenos que hemos convenido considerar como patológicos.

I. ¿Y en las enfermedades crónicas?

Y. Irene, ante los signos y síntomas que se vuelven crónicos y las


enfermedades “incurables”, las “invisibles” y también los trastornos
mentales que se alargan en el tiempo, hemos de insistir en un aspecto

211
Facilitar la Salud Vicente Herrera

que no solo nos puede ayudar a su comprensión, sino también para


contar con más elementos terapéuticos.

I. ¿Cuál?

Y. La experiencia acumulada en estos años, me ha confirmado que el


síntoma sea el que sea: ulceración, infección, tumor, trastorno mental,
además de su sentido biológico que nos puede contestar a la pregunta
de qué ha sucedido para enfermarnos, posee también su propio
significado con el que podemos llegar a una comprensión más profunda
del por qué enfermamos.

I. ¿Qué diferencia hay entre sentido biológico y significado?

Y. Una forma de discernir la diferencia entre uno y otro es considerar


un hecho que observo con mucha frecuencia en mi práctica clínica es la
circularidad de los conflictos. Estos se repiten machaconamente a pesar
de identificarlos y hacerlos conscientes (pasarlos por la lógica y la
razón). De manera que esto me conduce a pensar que existe un núcleo
arquetípico que informa sobre qué quiere expresar el síntoma en
relación al proceso vital de la persona. Pero ese núcleo arquetípico no
se encuentra en el consciente sino en el inconsciente. La razón y la
voluntad no bastan para la terapia. Hemos de entrar en la memoria, el
lugar donde se sitúan los arquetipos que generan la patología.

I. ¿Cómo funcionan los arquetipos?

Y. De alguna manera ya hemos hablado de arquetipos cuando me referí


a los patrones de referencia. Funcionan como una información previa,
pero en este caso se refieren a los modelos de comportamiento que
subyacen en la vida. Es decir ampliamos estos patrones a la vida en
general.

I. Pero entonces, ¿hemos de actuar en los arquetipos para tratar la


multiplicidad de síntomas, síndromes y enfermedades?

212
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Vayamos por partes. Lo primero, efectuar el estudio diagnóstico


clínico convencional, y si los cambios -síntomas- se sitúan en nuestra
visión, se han de identificar los conflictos biológicos y su sentido
biológico. Después, se trataría de encontrar el significado de la
enfermedad. Para ello hemos de elaborar el relato personal donde se
integrarían los hechos, su sentido y su significado. Después, como es
lógico, habría que construir el relato terapéutico.

I. Un momento, ponme un ejemplo, por favor.

Y. Los cuadros clínicos se diagnostican utilizando los procedimientos


convencionales, y esta tarea requiere unos conocimientos en medicina
que la tecnología moderna nos proporciona con mucho rigor y
exactitud. Una vez efectuado el diagnóstico se sitúan estos signos y
síntomas en las diferentes respuestas que se dan en simpaticotonía y en
vagotonía, en las láminas embrionarias afectadas y los cambios
observados en los órganos correspondientes. Para entender mejor estos
dos primeros pasos, tomemos el caso de una úlcera de estómago.

I. El diagnostico clínico de una úlcera de estómago nos lo da la


sintomatología como el dolor en ayunas, hiperacidez gástrica y en
ocasiones hemorragias de vías digestivas altas e incluso la perforación
del estómago, y las pruebas intervencionistas en que una fibroscopia
con una biopsia nos confirma el diagnostico.

Y ¿Hacia qué capa embrionaria y qué órganos nos orienta esta


alteración?

I. El ectodermo y la curvatura menor, píloro del estómago y primera


porción del duodeno.

Y. ¿En qué ritmo neurovegetativo encontraremos al paciente?

I. En simpaticotonía en fase activa de un conflicto de territorio.

213
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Exacto, ya identificas el tipo de conflicto y en qué fase se encuentra.


Ya hemos cubierto las dos primeras etapas del estudio del caso. Ahora
es el momento de analizar el sentido y el significado de esta úlcera.

I. El individuo afectado reacciona como un “jefe de territorio” que no


soporta que le puedan arrebatar su espacio. Siente contrariedad por este
hecho y amplía el diámetro de la parte del estómago sensible a estas
circunstancias.

Y. El epitelio pavimentoso de origen ectodérmico ha migrado a esas


porciones del estómago para asegurar la nutrición y ha dotado a esa
zona de una rica inervación nerviosa que conecta el sistema nervioso
autónomo con las circunstancias externas en un entorno con unas
relaciones sociales competitivas. En simpaticotonía la úlcera amplia el
diámetro de esta parte del estómago y prepara para la lucha al individuo
con el objetivo de no perder ese territorio.

I. Vayamos a por el significado, pues como bien sabes y esto confirma


lo que me has comentado sobre las dolencias crónicas, es frecuente que
este cuadro recidive y lo haga en otoño y en primavera, en los cambios
de estación. A pesar de que se utilizan antiácidos, antiulcerosos e
incluso antibióticos los pacientes vuelvan a sufrir de esta enfermedad.

Y. Cierto y sabes que los antibióticos se utilizan porque se ha


descubierto un tipo de bacterias en el estómago de estos enfermos.

I. Ya lo se, pero continua con esta visión del problema; ¿cuál sería el
significado de esta úlcera?

Y. Situados en este nivel, hemos de traducir el sentido biológico de la


úlcera de estómago a metáforas que muestren a qué arquetipos
pertenece, tanto en la vida como en la patología. Y una vez
identificados los arquetipos analizar qué relaciones se establecen entre
ellos y entre los conflictos externos.

I. ¿Cómo?

214
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Para entender bien esta aproximación, hemos de detenernos en lo


que la Psicología arquetípica define como complejo. Éste está
constituido por dos componentes; el conflicto o trauma y el núcleo
arquetípico que mantiene una imagen de una determinada situación
psíquica, emotiva, incompatible con la actitud habitual de la conciencia.
Puede ser controlado por la voluntad pero puede reaparecer de forma
ondulante.

I. ¿Pero qué activa este núcleo arquetípico?

Y. Su origen se encuentra en una situación que provoca un conflicto al


no aceptar el individuo la totalidad de la naturaleza humana. Lo que
provoca una escisión de la persona y si ésta se identifica con el
complejo, éste adquiere tanta energía propia que se manifiesta en los
síntomas y en los sueños.

I. ¿En los sueños, también?

Y. También, y estoy convencido que los sueños son necesarios para


evitar, precisamente, la aparición de síntomas. Y, por otra parte su
interpretación puede ser útil para confeccionar el conjunto de complejos
que constituye la persona humana. E identificar cuales son esos
complejos; es construir, de hecho, el relato o “mito personal”

I. ¿En el caso de la persona con úlceras de estómago qué mitos


personales podemos encontrar?

Y. Una herramienta útil para identificar los complejos que están


presentes en estas personas es acudir a la mitología clásica y más
concretamente en este caso a los dioses griegos, y los relatos
mitológicos que encontramos descritos son una forma ampliada de
nuestras proyecciones psíquicas y describen muy bien nuestra propia
psique occidental.

I. Entonces, ¿qué dios del olimpo tiene más números para sufrir de
úlcera de estómago?

215
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Y. Sin duda el dios Zeus o Júpiter en su versión latina es quien reúne


los atributos que lo hacen más propenso a este tipo de dolencias, ya que
es el dios que reina sobre la voluntad y el poder y además ha de estar
siempre en tensión para evitar conjuras.

I. ¿Me puedes resumir qué hacer ante una enfermedad?

Y. Construir y rellenar este cuadro:

• Espacio: ¿Qué órganos y sistemas del cuerpo se afectan y cómo lo


hacen?
• Tiempo: En qué momento aparecen los cambios en el cuerpo.
• Causa: La situación o traumas que ocasionaron estos cambios.
• Significado: Identificar qué arquetipos están presentes que
mantienen en actividad los conflictos.

216
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ESPACIO

CAUSA + SIGNIFICADO

TIEMPO

I. ¿La propuesta terapéutica?

Y. La búsqueda del significado del síntoma requiere efectuar con el


propio paciente las siguientes tareas:

1.- Superar el miedo al abandono; resolver los vínculos con la madre


o su figura equivalente, con todos los aspectos relacionados con el
contacto, la seguridad y la identidad.

2.- Desarrollar la capacidad de proyectar y actuar; resolver los


vínculos con el padre, con todos los aspectos relacionados con la
posesión del propio espacio, su mantenimiento y valorización por esta
pertenencia.

3.- Conseguir autonomía en el hacer; personalidad centrada en el “si


mismo”. Manejar los propios recursos, de manera que la persona sea
independiente.

4.- Empatizar; integración de la comprensión y ayuda al prójimo;


potenciar el sentido de la solidaridad. Todo lo cual nos conduce a la
práctica de una libertad responsable.

I. Por fin, me doy cuenta que no hemos de despreciar lo que nos pasa
y creo que se trata de encontrar en cada uno de nosotros nuestro propio
relato, nuestro mito personal.

217
Facilitar la Salud Vicente Herrera

PRIMEROS RESULTADOS
La Electroencefalografía Clínica es la rama de la Electrofisiología que
estudia la actividad eléctrica espontánea que genera el Sistema
Nervioso Central (SNC), como resultado de la actividad metabólica
celular al nivel de sus principales conglomerados neuronales: la corteza
cerebral y las estructuras nucleares subcorticales, tanto telencefálicas
como diencefálicas y del tallo cerebral. La técnica más difundida es el
Electroencefalograma (EEG), que consiste en el registro gráfico de la
actividad eléctrica que se genera en la corteza cerebral como producto
de la actividad metabólica de las neuronas corticales en sus relaciones
mutuas con otros grupos neuronales y con otros elementos celulares del
SNC, que puede ser recogida sobre el cuero cabelludo del humano.

En este estudio, en primer lugar, se exponen los fundamentos de la


electroencefalografía y las técnicas digitalizadas que se han derivado
para mostrar mapas cerebrales y tomografías eléctricas.

En segundo lugar, se presentan los primeros resultados observados de la


exploración con la (EEG) en diferentes diagnósticos y situaciones
clínicas, donde se muestra la gráfica completa del espectro de
frecuencias y se expone el mapa cerebral (MC) y la tomografía eléctrica
(TEC) de la frecuencia más significativa del trazado según la
trasformada Z que compara personas de la misma edad y sexo.
Asimismo se presenta el mapa de la onda completa.

Los resultados de casos clínicos de tumores cerebrales y accidentes


vasculares cerebrales muestran unos cambios en el EEG que ya son
conocidos. En otros casos, como la ansiedad y depresión, y
enfermedades orgánicas como la psoriasis y algunos tipos de tumores
en órganos, por ejemplo, no existe una expresión cerebral estudiada y
aceptada previamente por la comunidad científica. Se describen y
comentan, en resumen, estos resultados que pueden constituir la base
para futuros estudios que sirvan para confirmar la correlación psico-
orgánica, tal como se ha expuesto en este libro.

218
Facilitar la Salud Vicente Herrera

En tercer lugar, se presenta los primeros resultados del mapa de las


diferencias de los registros en banda ancha en el mismo estado de ojos
cerrados, entre un estado de relajación y otro que se genera al escuchar
el relato que activa las situaciones conflictivas. Se estudia la diferencia
de actividad eléctrica de base y no los potenciales evocados a eventos.

Fundamentos del EEG


El EEG consiste en una gráfica de voltaje vs tiempo que representa la
variación en el tiempo de la diferencia de voltaje del campo eléctrico
cortical, registrada entre dos puntos ubicados sobre el cuero cabelludo.
La actividad eléctrica que constituye el EEG tiene su origen en la
corteza cerebral subyacente a los electrodos de registro, aunque puede
ser influida por estructuras nerviosas más profundas en el encéfalo. Esta
naturaleza local y superficial de los potenciales eléctricos del EEG hace
que esta técnica tenga gran utilidad en la exploración del estado
funcional de la corteza cerebral, en forma diferencial para cada región
cortical. De ese modo, pueden ponerse en evidencia características muy
distintas de la actividad eléctrica entre diferentes áreas corticales. Esta
actividad se registra como la diferencia de voltaje entre dos puntos del
cuero cabelludo y no como la diferencia de voltaje entre el punto de
registro y otro remoto, extracraneal. La actividad eléctrica postsináptica
es la que se genera en mayor medida.

Si se tienen en cuenta las principales aferencias a la corteza cerebral, se


distinguen dos sistemas bien definidos: un sistema compuesto por las
fibras tálamo-corticales provenientes de los núcleos específicos del
tálamo, cuyos axones llegan principalmente a las dendritas basales de
las neuronas piramidales, sobre todo a nivel de la capa IV cortical, y
otro compuesto por fibras inespecíficas que se originan a nivel de la
formación reticular mesencéfalo-diencefálica que forman parte del
Sistema Reticular Activador Ascendente (SRAA).

Es interesante remarcar los estados funcionales tales como "ojos


cerrados (en reposo)", "ojos abiertos", "hiperventilación",
"fotoestimulación", etc., en los que las características del EEG están
directamente influenciadas por el "balance" de las influencias

219
Facilitar la Salud Vicente Herrera

sincronizantes y desincronizantes que reciba la corteza en cada uno de


ellos. En el estado "ojos cerrados", por ejemplo, predominan influencias
sincronizantes de modo tal que aparece en las regiones posteriores de
los hemisferios una actividad compuesta por elementos sinusoidales
rítmicos, con frecuencia alrededor de los 10 Hz o ritmo alfa,
considerada una actividad altamente sincronizada y muy influenciada
en su génesis por la acción del tálamo sobre la corteza cerebral. Por otra
parte, a la apertura de los ojos tal actividad es sustituida por una
actividad rápida desincronizada determinada por dos factores: por una
parte, la disrupción de los patrones de reposo por los influjos nerviosos
visuales sobre las áreas posteriores de los hemisferios (componente
específico) y por otra el efecto inespecífico dado por la activación
cortical global que produce el SR como parte del reflejo de orientación.

En condiciones normales, el estado de vigilia engloba muchos de los


llamados estados funcionales cerebrales y los cambios de la
electrogénesis cortical están dados por transiciones de momentos de
mayor sincronización a otros de menor sincronización corticales. Sin
embargo, aún en los momentos de mayor sincronización, en términos
absolutos, son los efectos desincronizantes los que predominan en la
vigilia; entonces, el aspecto sincronizado es posible porque las
influencias sincronizantes contribuyen en mayor medida al aspecto de
la actividad eléctrica cortical que las desincronizantes. Hay una
analogía que aclara lo planteado: sea un coro compuesto por alrededor
de 10.000 personas; el estado de total sincronización estaría dado por
los momentos en que los componentes cantan o hablan a coro y el de
total desincronización, por aquellos en que los componentes hablen
cada uno ad libitum con sus vecinos. Si partiendo de una total
desincronización sólo el 10 % de los componentes comienzan a actuar a
coro, es posible distinguir lo coreado de entre el "ruido de fondo". Es
como si los componentes sincronizados tuvieran mayor "energía" que
los desincronizados y por ende, éstos tendieran a ser enmascarados por
aquellos.

220
Facilitar la Salud Vicente Herrera

En el caso en que se produjera un marcado incremento en la


sincronización del funcionamiento de los generadores unitarios, ello
generaría un cambio de voltaje de gran magnitud y de duración breve
con el aspecto de figuras mono, bi o trifásicas que se conocen en
Electroencefalografía con el nombre de paroxismos. Tales paroxismos
se pueden presentar fisiológicamente en algunos estados funcionales
cerebrales (el sueño, por ejemplo), o bien pueden caracterizar estados
de hiperexcitabilidad cortical como la existente en la base de los
fenómenos epilépticos.

De la curva que representa el EEG, puede verse que está constituida por
un conjunto de ondas; cada una de ellas constituye un grafoelemento o
elemento unitario del EEG. A su vez, cada grafoelemento puede estar
constituido por una, dos, tres o por varias áreas debajo de la curva, a
ambos lados de la isolínea; cada una de éstas recibe el nombre de fase,
por lo que los grafoelementos en virtud de su número de fases pueden
ser mono, bi, tri o polifásicos, respectivamente. Las características
principales de los grafoelementos, además de su morfología, están
dadas por dos parámetros que son: su amplitud y su duración. La
amplitud de un grafoelemento está dada por la distancia entre su
máximo pico negativo y su máximo pico positivo, expresada en
microV; de hecho, no es más que la proyección del grafoelemento sobre
el eje de ordenadas. Su duración sería entonces la distancia que media
entre el inicio de su primera fase y la terminación de la última,
expresada en seg. o lo que es lo mismo, la proyección del
grafoelemento sobre el eje de abscisas. El número de veces que un
grafoelemento está contenido en la unidad de tiempo es el término
conocido con el nombre de frecuencia y su magnitud es una función de
la duración del grafoelemento. El EEG está compuesto por frecuencias
del rango comprendido entre los 0.5 y los 30 Hz. Ello no quiere decir
que en el EEG sean visibles todos sus componentes de frecuencia,
puesto que los de menor energía son enmascarados por los de energía
mayor.

Para conocer la energía (sucedáneo de la amplitud) de cada componente


de frecuencia del EEG es necesario utilizar operadores matemáticos
como la Transformada Rápida de Fourier (FFT, Fast Fourier

221
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Transform), que transforman la gráfica voltaje vs tiempo del EEG en


otra de energía (microV2) vs frecuencia (Hz) que constituye el llamado
espectro de frecuencias del EEG. J.B.J Fourier (1768- 1830) demostró
que toda señal periódica se puede descomponer en un conjunto definido
de ondas seno (y coseno). Cada una con su amplitud, fase y frecuencia.
La propiedad fundamental del conjunto de ondas seno correspondiente
a una señal periódica es que al sumarse generan la señal original. La
relación entre la señal original y las ondas sinusoidales es tan estrecha
que de hecho es indiferente hablar del EEG visualizado como voltaje vs
tiempo que el conjunto de ondas sinusoidales que lo componen, del
mismo modo que es lo mismo decir 5 que 3+2 o que 10/2.

1.- Los componentes de frecuencia del EEG. Desde los inicios de la


Electroencefalografía, los componentes de frecuencia del EEG se
dividen en bandas de frecuencia por razones fisiológicas más que por
razones arbitrarias. Hans Berger notó que la mayor parte de las ondas
del EEG de adultos vigiles normales tenían frecuencias comprendidas
entre los 8 y los 13 Hz; a esta actividad le llamó "actividad EEGráfica
de primer orden" o actividad alfa (α). Igualmente notó que hacia las
regiones frontales, el EEG tenía frecuencias de mayor rango, entre los
14 y los 30 Hz, que denominó "actividad EEGráfica de segundo orden"
o actividad beta (β). Posteriormente fueron identificadas otras dos
bandas, la actividad delta (δ) y la actividad theta (θ), para los elementos
de menor frecuencia. De tal modo, las llamadas bandas clásicas de
frecuencia del EEG. En condiciones normales, el EEG del adulto vigil
está compuesto fundamentalmente por actividades de las bandas α y β,
mientras que el EEG durante el sueño lo componen frecuencias de las
bandas δ y θ. Asimismo, en la medida en que los sujetos tienen menor
edad, la presencia de elementos de las bandas lentas es más abundante
en el EEG, aún en la vigilia. La actividad desincronizada corresponde
siempre a actividad de la banda β, pero puede encontrarse actividad
sincronizada dentro de los límites de cualquier banda, si bien la
encontramos principalmente dentro de la banda α o de las bandas
lentas.

222
Facilitar la Salud Vicente Herrera

2.- Análisis cuantitativo del EEG y mapeo cerebral. Las ondas


cerebrales (su amplitud y frecuencia) se convierten, como se ha dicho
anteriormente, por medio de la Trasformada Rápida de Fourier (FFT) en
una serie de parámetros numéricos que sirven para analizar
espectralmente el EEG. Estos resultados se almacenan en diferentes
modelos que se estudian visualmente: Parámetros espectrales de Banda
Estrecha y Parámetros espectrales de Banda Ancha. Además se calcula
para cada uno de estos modelos la trasformada Z de los diferentes
parámetros que almacenan. La trasformada Z expresa la diferencia en
unidades de desviación tipo con respecto al valor medio en la población
de sujetos normales de la edad correspondiente, evidenciando, así una
posible anormalidad.

223
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Medicid 5 - El aparato analógico-digital que capta las señales


electroencefalográficas

224
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Colocación de los electrodos (gorro y manual)

225
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Análisis espectral de banda estrecha. El cursor en este caso está situado en la


frecuencia 9.76 HZ. La línea negra es la observada; la línea roja representa la
media y las azules las desviaciones tipo de la media.

226
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Análisis espectral de banda ancha (Mapa cerebral). Se visualizan los valores del
voltaje en la piel con un código de colores.

227
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Registro del espectro electroencefalográfico de banda estrecha según la


trasformada Z. Las dos líneas horizontales de la gráfica marcan las desviaciones
tipo utilizadas. En este caso 2.8 DS.

Mapa cerebral de la frecuencia 12.5 Z con las diversas


proyecciones.

228
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Mapa cerebral de la banda beta

Mapa cerebral del Total

229
Facilitar la Salud Vicente Herrera

3.- Tomografía eléctrica cerebral (TEC). La tomografía eléctrica


cerebral (TEC) se obtiene mediante la integración de la información
aportada por el EEG, con la información de carácter anatómico brindada
por tomografías como las imágenes de Resonancia Magnética (IRM) o
Tomografía Axial Computarizada (TAC). Mediante el TEC es posible la
localización espacial en el cerebro de los generadores de diversos
procesos tanto fisiológicos como originados por trastornos en el
funcionamiento del sistema nervioso central abriendo nuevos caminos
para el estudio que incluyen el análisis de la activación cerebral,
relacionados con procesos cognitivos.

El TEC soluciona el problema de la localización de los generadores de


actividad eléctrica situados intracranealmente, y lo hace con una serie
de algoritmos, incluidos los anatómicos, que resuelve el llamado
problema inverso: dada una distribución de voltaje conocida en la
superficie de la cabeza, se determinan las corrientes intracraneales que
la pueden generar.

Proyección ortogonal de la tomografía eléctrica

230
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Todos los cortes de la tomografía eléctrica

231
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Imagen tri-dimensional de la Tomografía Eléctrica

232
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Registro de casos
Se exponen los resultados del registro del Espectro de Frecuencias, el
Mapeo Cerebral y la Tomografía Eléctrica de diferentes casos clínicos
y situaciones diversas. Ambas pruebas se muestran en la frecuencia
calculada según la trasformada Z, y que queda fijada en el cursor en la
gráfica espectral de frecuencias. Asimismo, también se expone el mapa
de la banda completa que acumula mayor voltaje o energía.

Desde el punto de vista estadístico se considera que el rango de


normalidad de una muestra de una población cuya distribución en el
parámetro observado sigue una distribución Normal o Campana de
Gauss, se sitúa entre la media y las dos desviaciones tipo, por encima y
debajo. Por tanto, en este estudio se escoge la frecuencia que acumule
mayor energía (voltaje) por ser la de mayor significación estadística, lo
que equivale a una amplitud que supera las dos desviaciones tipo. Se
muestra su distribución geográfica en el cerebro y se identifican, por
tanto, áreas cerebrales con más actividad eléctrica que el resto del tejido
cerebral.

En la medida que se observen más casos, tanto por el autor de este


estudio o por otros autores independientes, en caso de efectuarse, se
puede validar o refutar la correlación psico-neuro-somática. Es evidente
que, para su confirmación definitiva, se requiere un estudio con más
casos y una evaluación consensuada.

233
Facilitar la Salud Vicente Herrera

E.S.P. Varón diestro, 24 años. Ingesta crónica cannabis. 16.4 Z. 2 DS

234
Facilitar la Salud Vicente Herrera

235
Facilitar la Salud Vicente Herrera

M.B. Mujer, 47 años, diestra. Enfermedad de Parkinson. 17.9 Z. 2DS

236
Facilitar la Salud Vicente Herrera

237
Facilitar la Salud Vicente Herrera

M.F.D. Varón 47 años, diestro. Meningioma frontal derecho. 2.7 Z.


2.8DS

238
Facilitar la Salud Vicente Herrera

239
Facilitar la Salud Vicente Herrera

E.B. mujer, 31 años. Psoriasis. 16.4 Z. 2DS

240
Facilitar la Salud Vicente Herrera

241
Facilitar la Salud Vicente Herrera

D.L. Varón, 45 años. Depresión, ansiedad, insomnio. 16.79. 2DS

242
Facilitar la Salud Vicente Herrera

243
Facilitar la Salud Vicente Herrera

Diferencias en el mapa cerebral


Se analiza el estudio de la diferencia en el mapa cerebral en banda
ancha entre el registro EEG efectuado en relajación y escuchando el
relato generador de los conflictos.

Para conocer los efectos sobre el registro del EEG de un estímulo


externo sea auditivo, visual e incluso provocado por eventos o
situaciones que generan una reacción emotiva, se suele utilizar una
técnica denominada Potencial Evocado, la cual resulta especialmente
útil para identificar, por ejemplo, si un bebe o un niño de corta edad es
ciego o sordo, ya que se genera un respuesta eléctrica en el cerebro al
captar los estímulos correspondientes. En caso de no registrar el cambio
en el EEG, entonces se confirma la discapacidad.

Sin embargo, para este estudio que trata de registrar los efectos en el
EEG de un estado emocional determinado, se ha elegido un diseño que
registra la actividad eléctrica de base, la cual se compara entre un
estado de relajación o neutro, en general prestando atención a una
melodía musical suave, y el estado que trata de generar las emociones
que se relacionan con los conflictos que sufre el paciente.

Se ha escogido la actividad de base y se toma la onda cerebral que se ha


visto más afectada, lo cual puede indicar mucho mejor el cambio que se
ha producido, si se produce, y no expresa una respuesta puntual tal
como lo hace el Potencial Evocado con su período de latencia y
amplitud de la onda provocada.

Los casos que se presentan cumplen los siguientes requisitos:

1.- El estudio diagnóstico y la elaboración del relato se ha efectuado


en un formato de asistencia intensiva de dos días de duración, durante el
cual se han seguido todos los pasos que se proponen en este libro: Qué
sucede; cuándo, las situaciones conflictivas y el significado.

2.- En caso de un diagnóstico clínico y anatomo-patológico de


cáncer, éste no presenta metástasis diagnosticadas, y durante la

244
Facilitar la Salud Vicente Herrera

realización de la prueba no se encuentra en tratamiento con quimio ni


radioterapia ni antihormonal.

3.- Sin lesiones cerebrales diagnosticadas previamente, aunque según


los resultados del estudio con el EEG, pueda indicarse la ejecución de
pruebas con imaginería como el TAC y RMN, para confirmar o
rechazar cambios anatómicos en el cerebro.

4.- En caso de recibir tranquilizantes, ansiolíticos, neurolépticos e


hipnóticos, estos quedan registrados con las dosis administradas. En
caso de enfermedad cancerosa, se efectúa el estudio sin la ingesta de
tales medicamentos.

Los primeros resultados del estudio muestran cambios en la actividad


eléctrica de base en áreas circunscritas del cerebro.

245
Facilitar la Salud Vicente Herrera

G.G. Mujer, 57 años, diestra. Carcinoma ductal en mama izquierda.

246
Facilitar la Salud Vicente Herrera

M.C.M. Mujer, 65 años, diestra. Temblores, ansiedad. ¿Enfermedad de


Parkinson?

247
Facilitar la Salud Vicente Herrera

B.T.T. Varón, 45 años, diestro. Esquizofrenia

248
Facilitar la Salud Vicente Herrera

ADVERTENCIA IMPORTANTE

RELACIONAR LOS SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD


CON SITUACIONES DRAMÁTICAS QUE HEMOS SUFRIDO NOS
PROPORCIONA UNA GUÍA, UN CONOCIMIENTO PARA
INTERPRETAR LAS CAUSAS DE NUESTRAS DOLENCIAS.

COMPRENDER ESTE PROCESO NOS APROXIMAA BUSCAR


SOLUCIONES EFECTIVAS, ACTUANDO EN LARAÍZ DE
NUESTROS PROBLEMAS Y NUESTROS CONFLICTOS.

EN ESTE LIBRO SE PROPONE UNA MANERA -UNA FORMA


DIFERENTE- DE COMPRENDER ESTE VÍNCULO, PERO ES EL
LECTOR, LA LECTORA QUIEN HA DE IDENTIFICAR, VALORAR
Y ACTUAR EN PLENA LIBERTAD DE ELECCIÓN.

ANTE LA ENFERMEDAD, CORRECTAMENTE


DIAGNOSTICADA CON LA TECNOLOGÍAACTUAL, EN ESTE
LIBRO SE PROPONE UNA VÍA PARA SU COMPRENSION EN
QUE EL DIAGNÓSTICO PSICO-BIOLÓGICO Y LAS
CORRESPONDIENTES SOLUCIONES ESTÁN CONTENIDAS EN
EL VÍNCULO ENTRE LAS VIVENCIAS Y LA CLÍNICA. El
TRATAMIENTO ESPECIFICO DE LOS SÍNTOMAS DE LA
ENFERMEDAD, TAL COMO INDICAN LAS NORMAS DEL
CÓDIGO DEONTOLÓGICO, REQUIERE EL USO DE LOS
CONOCIMIENTOS ACTUALES FUNDAMENTADOS EN UNA
MEDICINA BASADA EN LA EVIDENCIA.

249