Está en la página 1de 2

¿Para qué sirve la filosofía?

Enseña a pensar, nos dota de los rudimentos necesarios para la argumentación diaria, nos permite afrontar
la vida con la necesaria distancia. Sirve para pensar mejor. La educación humanística no es sólo una
educación en el saber sino en el saber ser y estar. Una de las mayores satisfacciones es enterarse de lo que
ocurre y comprenderlo. La filosofía no puede enseñar a dónde nos dirigimos sino a vivir en la condición de
quien se dirige a ninguna parte. Vivir sin filosofía equivale a permanecer extraviado entre los quehaceres
cotidianos. Está íntimamente emparentada con los dilemas de la vida por múltiples vías: deshace la
ambigüedad de los problemas y ayuda a tomar decisiones; analiza y aclara las ideas complejas de la ética, la
política, la ciencia. Se dedica a buscar posibles explicaciones de cuestiones abstractas como lo válido, lo justo
o lo injusto, lo cierto y lo falso y plantea preguntas olvidadas por la sociedad y útiles para su desarrollo. El
filósofo tiene la misión de enseñar al pez a salirse de su red. Es una guía desde el desorden al orden, desde el
mundo de las apariencias al mundo de la verdad.

La filosofía y el hombre común:


Una filosofía que no sirve para resolver los problemas de la vida cotidiana, para curar las heridas del alma, no
interesa. Decir cosas que importan en función de los intereses humanos. Fomentar el espíritu crítico del
ciudadano, su capacidad para sopesar la realidad y liberarlo de cualquier esclavitud. Que la filosofía salga de
su torre de marfil, se haga solidaria con las preocupaciones del hombre y circule por vías más accesibles y
populares. Enseña a disfrutar de la vida a través de su conocimiento. Educar la sensibilidad para lo humano.
Gastamos nuestras vidas dudando de las cosas que los restantes hombres conocen evidentemente y
creyendo en aquellas de las que se ríen y desprecian. (Berkeley sobre los filósofos)

El libro filosófico es la transmisión de lo que los seres humanos han querido entender sobre las grandes
cuestiones de la existencia (la justicia, la verdad, la bondad, etc.) y también para saber qué es lo que somos,
cuál es el futuro colectivo de una serie de personas que constituyen una nación, un pueblo o una humanidad.
Creo que una de las grandes globalizaciones que hay que tener es la de la cultura, la del progreso intelectual.
(Emilio Lledó, 2014)

Valores: Enseñanza:
Es bueno que los niños adquieran hábitos de cooperación, respeto al prójimo y autonomía personal, por
ejemplo, pero sin duda esas provechosas lecciones empíricas les vendrán mezcladas con otras tan edificantes
aunque no menos experimentales que les enseñarán el valor ocasional de la mentira, la adulación o el abuso
de la fuerza. Por eso es importante enseñarles después temáticamente el sentido de las preferencias éticas,
que son ideales racionales y no simples rutinas sociales para alcanzar tal o cual ventaja a corto plazo sobre
los demás. No es cierto, claro está, que el pluralismo de la sociedad democrática quiera decir que cada cual
pueda tener su ética y todas valgan igual. Lo que cada cual tiene es su conciencia moral, ésa sí, personal e
intransferible. En cuanto a los valores, puede argumentarse la superioridad ética de unos sobre otros,
empezando por valorar el mismo pluralismo que permite y aprecia la diversidad. (Savater)

Actividades superiores del señor por naturaleza:


Saber emplear a los esclavos constituye la ciencia del señor, que lo es, no tanto porque posee esclavos,
cuanto porque se sirve de ellos. Esta ciencia, en verdad, no es muy extensa ni tampoco muy elevada; consiste
tan sólo en saber mandar lo que los esclavos deben saber hacer. Y así tan pronto como puede el señor
ahorrarse este trabajo, cede su puesto a un mayordomo para consagrarse él a la vida política o a la filosofía.
(Aristóteles, Política)

Filosofía mundana:
● "La filosofía no garantiza la felicidad, pero da profundidad a la vida". En su libro Filosofía mundana, Javier
Gomá critica esa filosofía que se aleja del mundo y su universalidad. Para Gomá el ser humano ha de
recuperar una cierta objetividad filosófica, pero no de las cosas en sí mismas, sino una objetividad creada por
las personas. Y más allá de lo que somos, la filosofía ha de mostrarnos cómo hemos de ser. La filosofía como
muestra de cuál es nuestro ideal y cómo podemos alcanzarlo. Y para ello ha de centrarse en el mundo real y
ser útil.

● La filosofía no tiene una rentabilidad inmediata o directa, ni económica ni política. Pero eso no quiere decir
que no tenga consecuencias. De hecho, la mayor parte de las disciplinas científicas proceden en última
instancia de ese estilo de pensamiento instaurado por la filosofía. Pero estas "consecuencias" de la filosofía
requieren de una serie de mediaciones institucionales para poder concretarse. Quien busca en la filosofía
soluciones rápidas y útiles de fácil aprovechamiento se equivocan de plano: no solamente pervierten la
propia actividad (la política, por ejemplo) que quieren "mejorar" con un barniz filosófico, sino que también
degradan a la filosofía convirtiéndola casi siempre en palabrería. (José Luis Pardo)

*Parte extraída del documento: Filosofía, del alumno ADÁN MENA SÁNCHEZ

Bibliografía:

http://www.mgar.net/ser/util.htm