Está en la página 1de 778

LECTURAS

BUENAS Y M ALAS
A LA LUZ DEL D O G M A
Y DE LA M O R A L

POR

A. GARMENDIA DE OTAOLA, S. J.
Redactor de aHechos y Dichos*, colaborador cultural
de Radio Vaticano, Director de la Biblioteca de Buenas
Lecturas y Bibliotecas Circulantes de Bilbao

BILBAO
«EL MENSAJERO DEL CORAZÓN DE JESÚS»
1949
s. j .

Imprimí potest:

C. UAZÓN,
Praep. Pwt . Cast. Occid.

Imprimatur:

CARMELUS, EPISCOPUS VICTORIENSIS.


1 decembris 1948.

ES PROPIEDAD

Queda hecho el depósito que marca la ley.


Q \ m is padres
TACIÓN

*Supticoos no os preciéis tanto de caba­


lleros com o de discretos g sabios, porque es
mug villana la hidalguía que no tiene más
fineza que la de la sangre; procurad ennoble­
ceros con sabiduría: buenas letras, lección
de buenos libros; que hag gentes de tan bajos
pensam ientos g tan rateras pláticas, que si
no es de la renta del cortijo, o de la gegma
baga, o potro tordillo, o de tos tem porales,
no saben hablar. O tros linajudos, m em orio­
sos, que todo se les va en deslindar abalorios
(abolengos); pero nada de erudición de filo­
sofía moral, de historia siquiera humana,
que de las divinas algunos lo tienen p or de­
masiado despuntar# g que están un canto de
real de ser herejes. Pues go os digo que no
es buen remedio para no ser hereje ser necio,
porque la herejía es la necedad más atestada^
F r ay A lonso de C ab rera .
SIGLAS U T IL IZ A D A S

AT = Atenas, de Madrid.
JDV = Biblioteca y Documentación, de Valencia.
>V-S = Suplemento de la Biblioteca y Documentación, de Valencia.
Cr = Crisol de Libros, editado por el Gabinete de Lectura «Santa
Teresa», de Madrid.
E = Ecclesia, de Madrid.
leí M = Estrella del Mar, de Madrid.
ECA = Estudios Centro Americanos, de El Salvador (Centroam'érica).
MOR = Circular Filmor, publicada por la Confederación Católica Nacional
de Padres de Familia (Manuel Silvela, 9, Madrid).
í y D = Hechos y Dichos, de Bilbao.
nérica = Latinoamérica, de M éjico.
MCJ = El Mensxijerc del Corazón de Jesús, de Bilbao.
MCJC = El Mensajero del Corazón de Jesús, de Colom bia. Idénticamente
se hará para otros Mensajeros hispanos.
ML = María Lázaro: Selección di Libros. Tres volúmenes. Valencia.
R y F = Razón y Fe, de Madrid.
RJ = Revista Javeriana, publicada por la Pontificia Universidad Cató­
lica Javerian a, de Bogotá (Colom bia).
S = SJPE, de Madrid.
S-Cr = Senda, y su sección de Crisol de Libros, correspondiente al G abi­
nete de Lectura «Santa Teresa*, de Madrid.
A
JTjL ti, lector amigo, que, después de hojear mi libro, me alargas la
mano, y, sonriendo, miras de hito en hito mis ojos escrutadores, te
voy a hablar confiadamente.
Este libro apareció en mi mente en Quito, capital de El Ecuador,
tierra hispana, americano paraíso, donde maduró mi vida espiritual e
intelectual. En la tranquila tarde cristalina, impregnada de sol, luz
y aroma, requería a los libros sus riquezas, deseando beneficiar de
ellas a otros.
Numerosas «fichas» bibliográficas, catalogadas según un criterio
literario y moral, me acompañaron en mi regreso a España y conmigo
volvieron a trasponer las patrias fronteras por forzada imposición de
la II República nefanda, ignorante, iconoclasta.
En la silente y umbrosa soledad de Cháteau-Marneffe, en la
Valonia belga, junto a las prietas aguas del industrioso Mosa, alter­
nando el estudio profundo de las disciplinas teológicas con la pre­
ocupación del mañana incierto, entonces, como nunca, pero siempre
ubérrimo, proseguí mi afán con la desinteresada colaboración de va­
rios condiscípulos. Pretendíamos, quimera de inexperta juventud, pre­
parar una Bibliografía general cuyos amplios márgenes abrazasen los
dilatados confines de la cultura.
Con grandes esfuerzos logramos grabar en ciclostilo varios vo­
lúmenes referentes a Religión y Apologética, Acción Católica,
Congregaciones Marianas, juventudes, cuestiones sociales, biografías,
ascética y Ejercicios espirituales. Muchos de esos cuadernos obtuvie­
ron el inesperado honor de la segunda y aun tercera reimpresión
ad usam privatum tantum; alguno, más acicalado, salió a la pública
palestra con el aval de «las licencias necesarias» y engalanado con
papel satinado y brillantes ilustraciones.
Los noveles «bibliófilos» de Cháteau-Marneffe viven en la actua­
lidad desparramados sobre la rosa de los vientos: El Ecuador, Colom ­
bia, Chile, Cuba, Puerto Rico, Santo Domingo, Venezuela, Centroamé-
rica, China e Islas del Pacífico: son los operarios que el Am o de la
heredad envía con las alforjas repletas de buena semilla evangelizadora.
Entretanto, los cuadernos primitivos a mí confiados aguardaban
la soñada primavera, y las notas se multiplicaban en los ficheros y
crecía el caudal con nuevas y valiosas aportaciones. Por fin llegó la
penosa coyuntura de ordenar el acervo acumulado y de prepararlo
para su inmediata publicación.
No es fácil componer un libro. Sólo el aristarco desaprensivo,
acostumbrado a barbechar en ajeno campo o el iletrado de enciclo­
pédica ignorancia, se permiten la execrable licencia de minimizar la
tarea que ellos no supieron o no pudieran realizar. Este ambiente re­
cogía la querella de Lope de Vega:

El escribir un libro acertado


¡qué fácil le parece al ignorante,
y el llevar una cátedra, al soldado! W

Para asegurar el éxito de la empresa, y recordando el viejo


apotegma castellano que asegura que «quien a buen árbol se arrima,
buena sombra le cobija», me acerqué al añoso libro Novelistas malos
y buenos, y demandé de su experimentado autor P. Pablo Ladrón de
uevara, S. J., si riguroso también justo, consejos y advertencias.
Que siempre la ancianidad venerable es oportuna medicina de fracasos
y seguridad gozosa de triunfos <2).

(1) El anzuelo de Fenisa, I (Rivadeneira, XIJ, 363).


de G uevara ¡ l i onaervac*0 en es^a edición la totalidad de las obras juzgadas por el P. Ladrón
vjuevara, lncluso U, extranjera.. A ello nos obliga el agradecimiento y la continuidad editorial.
He ampliado el contenido de la obra citada, que trató exclusi­
vamente de novelas, y he clavado los setos en imprecisas lejanías. Mi
libro trat4 de lecturas.

Doy a esta palabra un significado extenso. Lectura es el libro que,


cansados de la monotonía de la jornada, cogemos para pasar el rato,
o que, deseosos de ilustrarnos cóm oda y agradablemente, compramos
para nuestra minúscula biblioteca. Es nuestra compañera en el viaje,
en la playa, en el jardín, en el reposo, en la sobremesa, en el minuto
que separa dos trabajos importantes.
Es el regalo de Reyes, del cumpleaños o del onomástico, el o b ­
sequio que hacemos al jefe, al amigo, al esposo, a los padres.
Es el recuerdo de una estancia placentera y cuyos minutos
huidizos sujetamos con las leves cadenas de las palabras y de
las letras.
Es el diario que recoge instantáneas vitales, transcurridas en
íntima y pletórica intensidad, vivencias llenas de perfumosa saudade.
Es manantial de sugerencias y material para construir nuestra
existencia o algún sector de ella. Es el sostenimiento de una larga y
costosa enseñanza y erudición, el remozo del desgaste cotidiano y
trivial, la fuga de la ordinariez, el refugio en los pesares, la custo­
dia de la felicidad, la charla amistosa, la meditación de los momen­
tos serios.
Lectura es palabra de sentido y contenido amplísimo: religioso,
moral, psicológico, intelectual, literario, artístico.

Puede ser lectura todo el humano saber redactado en forma


agradable y amena. Por ejemplo: Historia, arqueología, geografía,
viajes, autobiografía, memorias y diarios, biografías y vidas, Bellas
Artes, estética, vulgarización de las ciencias y de la filosofía, educa­
ción y sociología, literatura, historia y crítica literaria, poesía, narra­
ciones, cuentos, novelas, ensayos, epistolario, misceláneas, antologías
y florilegios, folklore, aventuras, descubrimientos e inventos, hechos
humanos, mundo inanimado, los animales, astronomía, etc.

Hemos excluido de nuestro elenco, salvo casos de excepción,


los libros de Religión y el Teatro, aquéllos porque ya llevan su
propia recomendación y éste por no alargar desmesuradamente el
presente volumen, esperando editar otro dedicado a esta faceta de
la cultura

* * *

A las fichas bibliográficas propias he añadido los datos publi­


cados por el P. Ladrón de Guevara en la cuarta y postrera edición
(Bilbao, 1933), si bien modernizados y actualizados, y los juicios que
me han remitido muchos amigos de sano y probado pensar, y los que
he allegado de libros, revistas, catálogos, selecciones, guías, etc., na­
cionales y extranjeros, editados con el marchamo de la censura ecle­
siástica. He transcrito asimismo del Indice de libros prohibidos aque­
llos que son de autores españoles o portugueses, o están redactados
en español o portugués, o tratan asuntos hispanos, y los que, en cual­
quier idioma que estén escritos y de cualquier asunto que traten,
fueron incluidos en el Indice prohibitivo dentro del siglo xx
No siempre indico la fuente de donde tomo el juicio aceptado.
Cuando lo hago, por creerlo obligado, o para remitir al lector a una
determinada fuente con ulteriores propósitos de consulta, utilizo una
sigla. Al principio del libro se encuentran estas siglas y su expli­
cación.

* * *

Muchas son las razones que cohonestan la publicación de un


libro de censura moral de lecturas, y grandes las ventajas de reunir en
un volumen las fichas censorias de mi repertorio entreveradas con las
que me ofrecen de consuno mis amigos y las publicaciones católicas.

(1) Véase nuestro folleto Guiando las lecturas y los espectáculos (Bilbao, 1948), 48 pág’s.»
reeditado en el núm. 432 de la revista De Broma y de Veras; y el núm. 735 de El Mensajero del
azo/i de Jesús (Bilbao, nov. 1948), ¿Dónde puedo informarme del criterio moral del cine y del
teatro.', por A. G. de Otada, S. J.
ÍT • a 2} . Index librorum P’ -ohibitorum SS.MI D. M. Pii PP. X II iussu editus. Anno MCMXL
yp»8 olyglott.s Vaticanis), X X IV -508 págs. En 1948 se ha hecho una nueva edición oficial.
Mas estas razones y ventajas, que juzgo vano e inútil reseñar, se
desvanecían ante no menores inconvenientes e imperfecciones que
me acorralaban osadamente, apagando mis entusiasmos y em botando
mi pluma.
Me asaltaba el temor de que la obra resultase muy extensa, y, a
pesar de ello, muy incompleta. Otros fantasmas me asediaban com o
a San Antonio ermitaño en el desierto de su penitencia austera, y dis­
frazándose con múltiples caretas iban y venían, com o el flujo y reflujo
de los mares, con el innoble despropósito de adujar mi corazón; la im­
precisión de los mismos términos fundamentales del libro: «lecturas»
«buenas» y «malas»; la amplitud desvaída del campo de trabajo; la
inconexión de las materias elegibles; la carencia de actualidad y mo­
dernidad de las reseñas; la veleidad de las aficiones y de los caprichos
del mundo leedor; el atropello de los libros en los escaparates y en las
bibliotecas; la diversidad de opiniones que raras veces corren a las
parejas; la humana displicencia ante el ajeno pensar; la malévola son­
risa del escéptico en valoraciones extrañas; la acerba crítica que, so­
bre no otorgar mérito alguno a mi trabajo, motejaríalo de prendería
intelectual, almacén de baratijas, trastienda de ropavejero, estanco de
afirmaciones vacías, mera yuxtaposición de ajenos ripios.
Si por el aprieto de la elaboración y el riesgo incóm odo de ia
pública censura tiene pocos lances el escribir un libro, menos los tiene
el constituirse, es mi caso, en censor, reprochador a veces, a veces
elogiador de extrañas producciones, máxime cuando éstas son muchas
y heterogéneas. Empresa arriesgada ha sido siempre el manejo de la
doble espada de la justicia.
Confieso que todo esto levantó en mi espíritu tan furioso venda­
val y cellisca tan cerrada que la nave frágil de mi propósito estuvo a
punto de zozobrar.
Mas la bondadosa Fortuna vino, propicia, en mi auxilio en for­
ma de sugerencia: ¿Qué habían hecho en parejas circunstancias el
jesuíta Ladrón de Guevara, el franciscano Burguera, G. Casa ti,
L. Borgogno, A. Vesco, Joaquín Cardoso, el abate Bethleem, C. Sa-
gehomme, M. Lázaro, Luis Nueda, etc.? Sus obras, del mismo corte
que la mía, sembraron el bien, iluminaron las inteligencias, guiaron las
voluntades, evitaron escollos, fomentaron la cultura..... y, en sucesivas
ediciones, fueron mejorándose y superándose, no porque dieron oídos
a las criticas malévolas o nescientes, sino porque siguieron los conse-
jos de amigos benévolos y doctos.
Mi obra, como la de sus ascendientes, evolucionará en dimen­
sión perfectiva. Esto encierra una sincera y voluntaria confesión. Lejos
de mi envanecerme suponiendo irreprochable mi trabajo: sé que ado­
lece de diversas imperfecciones y, entre ellas, especialmente, la de
notoria desigualdad en las reseñas: unas son, quizá, excesivamente
concisas, otras demasiado extensas; aquéllas de mediano valor, aques­
tas difíciles de mejorar, estotras son material con mucha ganga, esotras
gemas preciosas. Esta natural desigualdad obedece a que están redac­
tadas en diversas épocas y en diferentes paisajes, a que son opiniones
de psicologías desiguales y de mentalidades distintas. Mas todas tie­
nen un denominador común y un común carácter, están cernidas con
el mismo taimiz, señaladas con la misma impronta, un mismo ex-libris
acredita su pertenencia definitiva. A todas cubre el mismo apellido.
Muchos libros de todos conocidos están ausentes de este esca­
parate libreril; muchos son presentados al público en atuendo censorio
distinto del que tuvieran si otro autor los hubiera trajeado y sacado al
proscenio. Pero no es posible recoger toda el agua del hontanar cul­
tural en el caz de una cuenca liviana ni enceldar los amplios anaqueles
de la bibliografía nacional en los escasos centímetros de un volumen,
como tampoco es dable unificar los criterios morales y humanos con
una regla inflexible y un rígido compás.
Estos lunares y otros, que nadie conoce mejor que el propio
autor del libro, irán desapareciendo con el sol dc la benevolencia
y de la aceptación llana de este trabajo ofrendado con apostólica
sencillez.

El criterio que ha presidido el juicio moral de las obras reseña­


das es el que conviene con mi profesión. Sacerdote del SefVor no
quiero pecar de benigno, blando o condescendiente. Quien consulte
este libro debe saber desde su primer folio que la firma y rúbrica de
un sacerdote no es un arbitrario e ilusorio escamoteo o traidora disi­
mulación, o débil condescendencia, sino consistente y leal recaudo de
justeza moral. No quiero pecar por carta de más ni por carta de me-
ue todos los extremos son idénticamente malos y pernicioso*.
Busqué la difícil equidad, la prudente moderación, el estable equili­
brio, la acabada armonía.
Quiero esperar que mi obra sea mirada con cierta indulgente
simpatía, ya que no representa el producto de una preocupación cien­
tífica ni literaria, ni es la alegre satisfacción de una curiosidad insacia>
ble, ni es el colofón de un distraimiento inconsciente. Es la obligación
cumplida, es el acabamiento de una tarea impuesta con el piadoso de­
signio de prevenir la desorientación de las mentes, la corrupción de
las voluntades, la extinción de las energías vitales.
Más aún, ya que la sola profilaxis sería en este caso áspero
error, quiero ser un semáforo que guíe la lectura de la niñez y de Ja
juventud, y adiestre el criterio de los maestros y educadores, de los
directores de conciencia y de los padres espirituales.
Si he obtenido esto, aun con deficiencias, he cumplido gustosa­
mente una misión excelsa: servir.
Te cedo la palabra a ti, lector amigo, y, desde ahora, confi­
dente mió.

Bilbao. Universidad de Deusto.


12 de octubre de 1949. Fiesta de la Hispanidad.
*No es de pequeña importancia el leer en
buenoe libro§ o maip$.,, ¡Loe libros ton unos
maestros mudo» que, callando, enteñan a loo
que ee emplean en eüosl Mucho hablados do
reparar en tos libros en qua leéis, quo do
elloe ee pegan buenas o malas costumbres^
«Los libros' suelen ser desportadores de la
pereza, maestros de la virtud g espejos da
perfección g bondad,•
Disco o í la V ic a .

PmruÍMo <U la Glorie dé U* SmtUm, 1607;


AMmLon**, p é f * 7 f - 7 f .
Muchos han sido lo* elogios tributados al libro. La cultura
y la civilización encuentran en sus páginas un cofre aromático
donde conservar sus esencias y sus conquistas. La religión, la
filosofía, la literatura y el arte se acogen a sus páginas, y dentro
de sus cubiertas, muy amarillas y pajizas, por muy vetustas,
perdura la flor, siempre lozana, del humano pensar.
«¡Qué inmensa y varia vida—escribe José Enrique Rodó— ,
qué inmensa y varia fuerza, en este mundo de papel liviano,
subido sobre el mundo real como sobre el caballo el jinete!»
Hay el libro movedor de revoluciones; el libro conductor de
multitudes; el revelador de tiranos; el evocador y restaurador de
cosas muertas; el que publica miserias ignoradas; el que cons­
tituye o resucita naciones; el que desentraña recónditos tesoros;
el que avienta fantasmas y melancolías; el qoe levanta sobre las
aras dioses nuevos.
Hay el libro que,, hundido como un gigante en sopor bajo
el polvo de los siglos, se alza un día a la luz y con el golpe de su
pie estremece el mundo. Hay el libro donde está presente el por­
venir, la idea de lo que ha de trocarse en vida humana, en mo­
vimiento, en color, en piedra. Hay el libro que se transÉ>rmará
a la par de las generaciones, inmortalmente eficaz, mas nunca
igual a sí mismo; el Ubro del que se puede preguntar: «¿Qué senti­
rán, leyéndolo, los hombres de los tiempos futuros?*, como se puede
decir: «¿Qué sentirán aún no sentido por nosotros ante una puesta
de sol o ante la sublimidad del mar y de la montaña?»
Hay el libro cuyo nombre permanece significativo y arreba­
tador como una bandera que ondea en las alturas, cuando ya
pocos leen en él otra cosa que el nombre. Hay el que salvará un
pueblo del olvido, o de ver rota su unidad en el tiempo, o de
que le sea quitada su libertad, y el que multiplica en la red del
miserable los peces, y el que apacienta los dulces sueños, grato
al alma del trabajador y a la del príncipe.
fr. Lula 4s El amor ul tibio movió «1 gimial tutor ds la Cuín i» f»ca*
ion*, I'i, Luí» <k (¿ramuda, * escribir: «l*ues Im frutos 4* la pa­
labra de Dio#, ¿quién los explicará? Porque fclla es hunbr? qus
pfccUrcc»- nuestro entendimiento, y fuego (\ü* inflama nuestra
voluntad, y martillo que ablanda la dureaa da nuestro cora&ón,
y cuchillo que corta hu damasfa* de nuestra* ptuiones, y carulela
rjuí* iHr* alumbra en todo* lt* fmsos de nuestra vida, y simiente
<|ue du (tutos de vida «llama, y finalmente, piuto y mariterií-
miento que «u«tenta, «tetóte que engorda y e!*fu*Ejja nuestra*
almas <-n Dio*. I)*- J<* cuates frutas gox* quienquiera qu» !«•
e*to* til 1( 0*1 de buena doctrina», «Finalrrusote- «omptetaba sil
pensamiento—, a* tan grande la lux y et fruto de la lección, qué
j»ot ú-iu:ia hcfiKM visto muchas j>crsonas que mudaron las
vidas jhw eU<* medio 1Virque, hiendo preguntadas por el principio
y causa* (Ui r+m mudanza, duramente respondieron quü leyendo
tal y nuil lilao *e <leterminaron a hacerlo»,
(jttu.r]Ajj* a ¿*to* podemos User en Vv, Luis de L«4n,
Vicente h*|*iuei, ÍAfjt»'. (\r Vc«a, Mal tasar (irtuiin y otros clásicos.
•Lmm» jr una y /qui¿n rv» recuerda la oj>iníón <lel visir (U’ Hsrán-«1-Ka*íd,
w h ifrxut de L m mil y una noche», cuando exclama: «|0b,
«•uní de l<n» creyentes! C-nnmlo nuestra alma no pueda disfrutar
d<- la Ix-lle/A del t'\r\d, ni del perfume de los jardín*'.*, ni de la
dulzura de la brisa, ni de la vista de las flores, no queda más que
un remedio: leer, poique el jardíti más hermoso es un armario
de lilno?. ¡Un paseo a trav¿* de su* estantes es la distracción
\uína AuUs y « manta/loral»
L4Vf'’<l í'ero hay libio* «l/uetio*» que elevan la mante y la existencia,
^ miíá^m q»'-, umvt triaca, envenenan «i alma de los In-
díviduo* y de la* multitudes, G mocando la influencia l/tiena o
mala, imfa o rípida, («'»(/ siempre honda y permanente del libro,
hay, w-f/ím k/>dr%u>-x Marín, w^brado fundamento |>ara camtHar
el viejo refrán <^istellaiio «Uitne con quién andas,.../», jx>r el de
•OIcm i» 4o« tttírm lo i¡ur U*~t y te <ttr¿ quMri eres», ^>or<jt»«—arguye^ > j>ara
lo del alma, Itm homl/t** suelen ac^m>)>aÁar«« de sus libros in¿*
que dr «ti» amibos».
l'.í libio |/Ué<te ser \t<mvi o malo, l/enefící/iso o daflino. Siem»
pre la ri »|x/unal/íü/(a/l 4*1 rv iiUrt t* ^rarvle. UM'^irdemos la famosa
d^ nna de Adelardo f.//)«*/, de Ayala:

j I') un tal..... Cuan/lo ajimUU'rit


lo» «f;i avío» y niert^eden,
el mal y el bien que tú punda*
i htihiu mi ti iiiiüifl/j Mifárm:
que tm raago tuyo n*r*ro
pusd* matar * un tirano,
y <p*« oiro, iorp* o liviano,
manchar pn*4« «1 ilm » pura,
m* tmtemmco de pavura
«i alargarte Ja mano,.,,.

Lm libro» «malo* ttmptmzoñaa el aapíríttt, fmrtwtma 1*


int«ilK«ncU, pcrvU-rtm la voluntad, apagan Jo» bu<w* ««nti*
mi*nto», corrompen «I corazón, depravan la* co#tumbr*». Son
«»o, libro* «malo**, lectura* «mala»».

Libro» malo»,
May libro* a toda* Hu*» re<u#able* d* muy diverM* Uu-
d*ncia» y por cau*a* mtiy <íí*tínta*: uno», porqtfe atacan, «*» tnMyor
o tn*ru>r grado, km fun/lam^nt/*», Im doctrina# * institución*» 4c
la Uí (le, Oí#to-, otro*, por<ju« toeavan k » principio» béakm en
(\\v> Mt d or<l«n ttoctal y la eon#tít ación interna de Im
naHorut»; mucho», por^u« v*n ctmtrA I* mí»ma áxcencín humana,
jmatrimonio inclu«o d* la* 'jwr*ot«* que re»p¿fcan da kry moral
universal o K*n¿ma, <|tt« lia «levado al amor deade »en*actán a
»*ntiml«nto y U^mV* l*y tÁ»k>i¿«ícíi a Uty afectiva»; lo* ra¿«, porque
tífcwW-n »i (omento d« toda d*«» <1* paakm** d**lw/n*»ta», como
«£*a cáfila d* nov«jH# \Miuwiflc** con <^urt ¿«crttore» dwcocado»
y <-<titoic# <|tif ti*n*n «1 ¡tlitm «m la boU* deprava» a k incauta
juventud y la envenenan y aniquilan».
U iN lm 4$ No olvidmu/# tulr.mí* ijti« la U«ctur» de obra* matan pueda
OtoM MAlM* Mcandalizar o prc*#ntar *xiít*í<'m d* pr-ear aia el ejemplo y la
atracción maUana «ju*.** ejen*-, «obre *>u<w, y jjor la cooperación
con el dinero ul *o#tf*nÍjniwto <1** obra* perveraa*.
I/fc/rti XIII, d**pu¿« <1^ haber dicho 'iue «laa astucia» y arta
d* har*r mal d*? ttm^tro* «nemigo* *on innumerable», íih&dr. que,
U*mi 4» «obre toda* la# otra», e»tá Urna da p*-%ro» 1» intemperancia en
fH fT O f.
H emeribír y *n «upar* ir *ntr« r| vul#n bu malo» eacrito». Porque
ninguna co*a—4ke- »* pttede |)rtuiar ({ue «ra iniU pemiebaa
<|iwi énta para c^rntaminar laa alma» por el d«»pr«do <k I* religión
y fw)r lo» muetuM inetrntivo» Ú* p*-c*r» ((k»n»titución Officiorum
M, muntrum, 1K%).
Kl^ctívttmrritc, mientra» «jun \hit un buen libro «e convertid
Sun A^uatin, S»n lucnacío d« Ivoyola y tanto» otro», Eutiqn«* di*
buano m libo h*r«*iarea por un libro mantyueo; Bardr«uno, de
Hiria, «a pervirtió por «tru dn U harejia valcntiniana; Avito/coo
los origenistas; Bullinger, con uno de Melanchthón; y pue­
blos enteros, con los de Wiclef, Voltaire y Rousseau, Renán,
Engels y Marx, Maeterlinck y Sartre. El error disfrazado con
el ropaje de la verdad, hábilmente manejado por hombres
Hace estragos, diabólicos, hace tales estragos, sobre todo en aquellos cuyas
pasiones están interesadas en hallar apoyo, aunque sea sólo
aparente.
En Espafia. En nuestra Historia no es, por desgracia, donde hay que
llorar menos perversiones de nobilísimos y piadosos ingenios,
ocasionadas, casi únicamente, por las malas lecturas, a las cuales
tal vez se entregarían obcecados con la misma tentación diabólica
que seduce a muchos cristianos de nuestros tiempos, por creer
que saben distinguir en ellas lo bueno y lo malo, y tendrán fuerza
bastante para abrazar lo primero y rechazar lo segundo. La falta
de originalidad, «la pobreza de espíritu propio», que descubre
Menéndez Pelayo en los heterodoxos españoles, es debida, a no
dudarlo, a la influencia de literatura extraña. El protestantismo
inmigró subrepticiamente en nuestra península a través de los
libros, a pesar de la solícita y dura vigilancia de la Inquisición.
Suprimida ésta se rompió el dique, y el aluvión europeo sobrepasó
las barreras pirenaicas, trayéndonos el liberalismo, el socialismo,
el sindicalismo, el comunismo, el enciclopedismo, el modernismo
y otros principios insalubres para los espíritus. Con el dedo po-
«Gloriosamen- dríamos señalar españoles de nuestro evo que viven «gloriosa-
te» alejados del mente)> alejados del catolicismo, porque aprendieron en los libros
esto llciuno f a i x
extranjeros que esa postura era más gallarda. De Ortega y Gasset
es esta frase bochornosa por su cinismo y por la frivolidad de
espíritu que acusa en su autor: «Yo, señores, no soy cató­
lico, y desde mi mocedad he procurado que hasta los humil­
des detalles de mi vida privada queden formalizados acatóli­
camente».
Y puede continuar: Y desde entonces escribo libros
aristocrática y con atuendo pseudofilosófico para llevar a otros
la amargura de mi perdida fe; que hay enfermos cuyo único alivio
es infectar a los sanos
¡Cuánto mal ¿Cuánto mal han hecho a la juventud de antes de la guerra
ha© hechol jog irt)ros Ortega y (. asset, de Unamuno, Baroja, Galdós, Blasco
Ibáñez, Jardiel Poncela, Répide, Insúa, Pérez de Ayala, Gómez
de la Serna__*
«Delenda ect Muchos de ellos, antes de la guerra, vociferaron con todas
♦jVh^MRuriai* SUS enerPas ¿st monarchia, porque exterminando aquel
régimen, ya caduco, (reían matar a la Iglesia, y gritando «¡Viva
Rubial» suponían que se derrumbarían los seculares cimientos
cristianos de la nacionalidad española (1), Hoy, camuflados detrás
de unas declaraciones sin valor, o trajeados a la ültima moda,
son igualmente conspiradores taimados, libreros perversos, escri­
Aguaitan* tores sin conciencia que, tal vez, aguaitan, como la fiera, la hora
propicia para volver a la faena predilecta de matar definitivamente
el toro hispano con el estoque avieso, bien manejado, de su alevosa
pluma traidora. Y culpa nuestra es que al volver estos enemigos
de España los hayamos convertido en ídolos llevándolos en el
pebetero de la alabanza pública como esencia de aroma sagrado
o como viejos santones orientales.
Habla el señor Con vibrante acento han hablado de este gravísimo tema los
Obispo Prelados y la prensa. El Obispo de Astorga, en la Carta pastoral
de Astorga.
sobre La restauración cristiana de la enseñanza, señaló con ojo
avizor los peligros que amenazan a la Patria, y advertía que ea
A pesar de pesar de todas las medidas de gobierno, y por vivir fen un mundo
todas las en, donde ningún país puede aislarse por completo de los demás,
medidas.
porque la multiplicidad de los medios de difusión del pensamiento
introducida por la moderna técnica industrial, ha hecho que las
fronteras territoriales ya no sean barreras ideológicas entre los
pueblos, no podrían cerrarse todas las puertas a la penetración
de errores e inmoralidades, ni sería fácil impedir que los viles
intereses de los negociantes del mal, en todos sus aspectos, hallaran
Agentes siempre agentes ladinos y poderosos en nuestra propia casa, ni
ladinos y habría manera de evitar sus lamentables actividades corruptoras,
poderosos.
ya clandestinas, ya incluso manifiestas». Y al expresar su pro-

(1) E l Debate de 18 de abñl de 1933 publicó bajo el epígrafe harto significativo Trotshy
tenia razón. M ás cooperaciones burguesas a la propaganda soviética en España, el suelto
que transcribimos a continuación. Scripta manentf, o si 3e quiere de otra manera, y esta
vez en castellano: «¡Nuestros actos nos persiguen!».
Dice: «Con el rótulo Asociación de Amigos de la Unión Soviética ha circulado por Madrid
la siguiente hoja:
«Quince años tiene ya de existencia la República obrera rusa. Durante ellos, con es­
fuerzos inauditos, se ha venido levantando en aquel inmenso territorio el acontecimiento «
económico y social más formidable del mundo moderno. Este acontecimiento crea en todos
los países un ambiente más o menos difuso, pero manifiesto, de curiosidad, de simpatía
y de expectación. De él participan todos los hombres atentos a los problemas del presento
y a las perspectivas del porvenir, los intelectuales y los técnicos, las grandes masas tra­
bajadoras. Todo el mundo ansia saber la verdad de lo que pasa en aquel país en construcción.
Sobre esta gran página de la historia humana se exacerban las pasiones políticas. Hasta
hoy, en nuestro país no se había intentado todavía un esfuerzo serio para situarse ante
estos hechos con plenas garantías de veracidad.
En casi todos los países del mundo (Francia, Inglaterra, Alemania, Estados Unidos.
Japón, etc.), funcionan ya Asociaciones de Am igos de la Unión Soviética, cuyo cometido
es poner claridad en el tumulto de,las opiniones contradictorias, pasionales y no pocas
veces interesadas sobre la U. R. S. S. España no podía seguir manteniéndose aislada de
fundo optimismo respecto al porvenir de nuestra Patria, optimismo
fundado en la fe sobrenatural en la Providencia y en la fe humana
en los destinos históricos de España, hacía constar «que no por
ello podíamos despreciar el peligro de que, solapadamente, si no
a cara descubierta, se vuelva a hacer en nuestro suelo otra siembra
de ideas revolucionarias—ya están de nuevo en nuestro mundo
intelectual algunos de los antiguos sembradores—, siembra que en
un futuro hipotético más o menos lejano—que Dios quiera jamás
se convierta en realidad, pero cuya posibilidad no se puede excluir
del cálculo de las previsiones humanas^-produzca amargos frutos que
sería preciso ahogar otra vez en sangre para salvar la vida del país».
Peligros «Hoy, a los diez años de la victoria, que la benignidad de
actuales. j)ios C0nCedió a las armas nacionales contra el comunismo ateo
y extranjerizante, nuestros temores han tenido triste confirmación,
porque al margen y en contra de la actuación de nuestros cristianos
gobernantes, son ya innegable realidad aquellos peligros, favore­
cidos no sabemos por qué corrientes subterráneas y poderes ocul­
tos que se mueven en la sombra. Peligro de corrupción y perversión
de las costumbres públicas, porque al socaire del retomo a la
Retorno a la «normalidad», y desconociendo o dificultando prácticamente el
normalidad, derecho exclusivo de la Iglesia a interpretar auténticamente la
ley moral, que debe ser reconocido por" todo Estado católico, se
permite en espectáculos públicos de teatros y cines una vuelta
a modos y maneras que casi no recordábamos desde aquellos

este gran movimiento internacional. Era necesario recoger todo ese ambiente difuso d^e
curiosidad y de simpatía hacia la Unión Soviética, organizarlo y darle una base de docu­
mentación seria y actual, estudiar y exponer a la luz del día sin ocultar ni desfigurar nada,
los éxitos, las dificultades, los problemas de esa magnífica experiencia que supone para
ei mundo la construcción de una sociedad nueva. La A sociación de A m ig o s de la U nión
Sou'uixa, situándose por entero al margen de los partidos y por encima de las tendencias
y formaciones políticas, aspira a reunir a cuantos creen que el mundo no puede colocarse
hoy ce espaldas a lo que pasa en Rusia. Nuestra Asociación no tendrá más programa ni
más bandera que decir y ayudar a conocer la verdad sobre la U. R. S. S., combatiendo
con las armas de la verdad la mentira, la calumnia y la deformación.
Para conseguirlo, ja Asociación de A m ig o s de la U nión Soviética organizará en toda
España coníerencias docjmentales sobre la U. R. S. S.: proyecciones de películas de tipo
informativo; exposiciones con gráficos, fotografías, etc.: publicará libros y materiales
estadísticos; dará a conocer las conquistas y los problemas del socialismo en la Unión
Soviética; organizará delegaciones obreras a aquel país; facilitará la organización de viajes
de estudios; editará una revista ilustrada de actualidades, consagrada a la vida de la
U. R. S. S.; organizará sesiones de radio para recibir Jas emisiones soviéticas de conciertos
y conferencias informativas en español; encauzará el intercambio de correspondencia y de
relaciones entre obreros, técnicos e intelectuales de ambos países, etc.
Para el desarrollo eficaz de todas estas actividades, nuestra Asociación necesita contar
en toca España <:<.11 la adhesión individual o colectiva de representantes de todas las clases
malhadados años del 31 al 36 y que parecían desterrados de
nuestra Patria; y de ella han de quedar definitivamente proscntdfe,
Caídos por pues la invocación a los que dieron su vida *por Dios y por Es­
Dios y por paña», que diariamente se nos recuerda a los españoles, debe
España.
tener profundos significados, y uno de ellos ha de ser el de no
volver jamás a los caminos de desmoralización y depravación que
tanta sangre y tantas lágrimas costaron.
Y el otro peligro, más grave todavía porque constituye una
amenaza directa a la fe católica de las nuevas generaciones, es
el de corrupción de las inteligencias por obra de los antiguos
Los antiguos sembradores de ideas revolucionarias, intelectuales harto olvida­
sembradores dizos, ensayistas más que filósofos, los que ya estaban y los que
de Ideas
ahora llegan cuando una Patria cordial les dió acogida en su
revolucio­
narias. seno,_ y que abusando de esta generosidad y sentando cátedra
fuera del recinto de su obligada docencia, hoy incompatible con
el sentir de una España renovada, intentan otra vez adoctrinar
a los españoles con trasnochadas teorías humanísticas que huelen
a «enciclopedismo» sin fundamento humano, sin calor de tradición,
sin base espiritual, plenas de frío materialismo, con el larvado
propósito de volver a climas y ambientes no ajenos a cierta ins­
titución de triste recuerdo, sementera y vivero de la revolución
roja. Inconsciencia senil al menos, ante un mundo en llamas
cuando los nuevos jinetes del Apocalipsis cabalgan sin freno por
grandes espacios de nuestra Europa. Y los viejos santones nos

sociales y de todas las tendencias políticas. N o se trata de crear un grupo más, sino de
recoger un amplio movimiento de opinión carente hasta h o y de órgano adecuado, y de
plasmar el anhelo de miles y miles de españoles que no pueden considerar ajena a sus pre­
ocupaciones humanas ni a los destinos del mundo la lucha por la sociedad nueva que ciento
cincuenta millones de hombres están librando en el país de los soviets.
Enviénse las adhesiones a Am igos d eja Unión Soviética, A v e n id a de E d u a rd o D ato , 9 .
L u is L acasa, a r q u ite c to ; R. D ía z S a r a s o la , m é d ic o ; José M a ría D orron soro,
in g en ie ro ; D ie g o H id a lg o , n o ta r io ; A . N o v o a S a n t o s , m é d ic o ; G. M a r a ñ ó n , m é d ic o ;
E du ard o O r t e g a G a s s e t , ab oga d o; P ío B a r o j a , e s c r ito r ; E d u a r d o B a r r io b e r o , abo­
g a d o ; L u i s J im é n e z d e A s ú a , c a te d r á tic o ; V i c t o r i a K e n t, abogado; R a m ón J. Sen d er,
p e r i o d i s t a ;' F . Sánch ez R om án, c a te d r á t ic o ; J a c in to B en a v en te, e s c r ito r ; V ic to r io
M a c h o , e scu lto r; J u a n M a d i n a v e i t i a , m é d ic o ; José M a lu q u e r , in g e n ie r o ; R am ón d el
V a lle -In c lá n , e scritor; M. R o d r í g u e z S u á r e z , a r q u it e c t o ; J . N e g r í n , c a t e d r á t ic o ;
A u g u s t o B a r c i a , a b o g a d o ; M. S á n c h e z R o c a , p e r io d is t a ; L u í s d e T a p i a , e s c r ito r ; R o b e r t o
C a s t r o v i d o , p e r io d ista ; T e ó f i l o H e r n a n d o , c a te d r á t ic o ; J o s é M a r í a L óp ez M e z q u ita ,
p in to r ; M a r c e l i n o P a s c u a , m é d ic o ; J. P l a n e l l e s , m é d ic o ; Á n g e l G a r m a , m é d ic o ; E d u a r ­
d o U g a r t e , escritor; S a n t i a g o E . d e l a M o r a , a r q u it e c t o ; P e d r o d e R é p i d e , e s c r i t o r ;
M a n u e l M a c h a d o , escritor; B l a n c o S o le r , a r q u it e c to ; R , S á in z de l a M a z a , m ú s ic o ;
J. G. M e r c a d a l , a r q u ite c to ; C o n c h a E s p i n a , e s c r ito r a ; R . A n íb a l Á lv á r e z , a r q u it e c to *
C arm en M o n n é d e B a r o ja ; F e r n a n d o C á r d e n a s , in g e n ie r o ; L u is B a g a r í a , dibujante-
J. D í a z F e r n á n d e z , escrito r; J. V a h a m o n d e , a r q u it e c to ; L u is C a l a n d r e , médico; Jost
dan como fórmula, elixir de corta vida, malabarismos intelectua­
les, deshuesados y frágiles, sin vigor proyectado hacia la eternidad,
sin calor humano, sin fe, esperanza ni caridad..... Pobres, y frí­
volos argumentos para rehacer un imwido que precisa ser nuevo
y joven, que anhela un clima límpido y puro impregnado del
espíritu de Cristo, de básicos principios hogareños, de oración y
sacrificio.... Si España, generosa y magnánima, les admite de
nuevo a la social convivencia perdonando sus pasados yerros,
vengan en buena hora a vivir y trabajar como los demás españoles.
jSin ruido!, no Pero, por Dios, |sin ruido!, no vayan a despertar a tantos muertos y
vayan a dw- tantos héroes que cayeron víctimas de una revolución que, allá en
pertar a tantos ^ origen, se alimentó de sus falsas doctrinas. Y cuidado con ese
muertos... ° . , . .
xntelectuahsmo exótico y racionalista, porque, si no, la savia joven
que da vida al nuevo Estado se perderá al contacto de lo artificial
y lo falso; y habrá sido inútil el sacrificio de un pueblo que por
Dios y por España se levantó y luchó un 18 de julio de 1936* (1).
i
Libros prohibidos.

Hay algunos libros que, aunque la Iglesia no promulgase


ninguna ley acerca de ellos, estarían prohibidos a todos los hom­
bres. Tales son aquellos cuya lectura pone en peligro de pecar.

A n t o n io B a l b o n t ín , ab oga d o; M a r ía M a r t ín e z S ie r r a , publicista; R ic a r d o B aroja,


p in to r; A d o l f o V á z q u e z H u m a s q u é , in g en ie ro ; P il a r Co e l l o ; F e r n a n d o de Castro,
m ó dico; F e d e r ic o G a r c ía L o r c a , e scritor; C a r l o s ingeniero; J u a n C r i s t ó ­
M o n t il l a ,
b a l , escu ltor; C r i s t ó b a l d e C a s t r o , p u b lic ista ; S. Z u a z o , arquitecto; E n r i q u e B a l e n c h a n a ,

ingeniero; M a r í a R o d r í g u e z , v iu d a d e G a lá n ; J u a n d e l a E n c i n a , critico de arte; T. P é r e z


R u b i o , p in to r; J a v i e r Z o r r i l l a , in g en iero; C a r o l i n a C a r a b i a s , viuda de García Her­
n án dez; J o s é C a p u z , e scu lto r; J u l i á n Z u g a z a g o i t i a , p e r io d is t a ; Luis S a l i n a s , abogado;
J. C o r d ó n O r d á s , v e te r in a r io ; C l a r a C a m p o a m o r , a b o g a d o ; Pío d e l R ÍO O R T E G A / h is­
tó lo g o ; J. C o s t e r o , c a te d r á tic o ; K. S a l a z a r A l o n s o , a b o g a d o ; L. V á z q u e z L ó p e z , médico;
L u is B e l l o , periodista; W. H o c e s , c a te d r á tic o ; J . S á n c h e z C o v i r a , c a te d r á t ic o ; C r i s t ó ­
bal k r iz , p in to r; V íc t o r M a h r i e r a , p ro fe so r; Jo a q u ín A r d e r iu s , escritor; R odolfo
L l o p íü , pi )íesor; N . Piño l e , p in to r ; K . G i m é n k z - S i l e s , e d ito r ; A g u s t í n V i d u a l e s , cate­
drático; j ío ij r k ío S o r i a n o , d ip u ta d o ; F r a n c i s c o G a l á n , ]>criodista; A m a r o R osal, em­
plead») de Banca; C arm en Jj o u r o n s o k o ; F r a n c i s c o M a t e o s , p e r io d is ta ; R o s a r io DEL
O l m o , periodista; J u l i á n C a s i e d o , p in to r V i c t o r i a Z á r a t e , p r o fe so r a ; E z e q u i e l E n d é r i z ,
periodista; I s i d o r o A c k v k d o , e scritor; S a l v a d o r S e p i l e s , d ip u ta d o .
(1) Carta pastora! del excelentísimo y reverendísimo señor Obispo de Astorga doctor
don Jesús Méiida Pérez: La restauración cristiana del orden público, Concepto cristiano del
h&tado ( Boletín Oficial, número extraordinario, 6 de abril de 1949, pága. 20-22), Estas niisnms
ideas expresaron llagar, órgano oficial de la Confederación Nacional de Padrea de Familia
(1 amplona, mayo de 1040) con un artículo realista titulado: La vuelta de los pródigos; fíiario
de Navarra (i de mayo de 1040), articul >de ii. F.; Por Dios y por España; Hechos y Dichos
(mayo de 1049); El Pensamiento Navurvo (lo de abril de J.949) en un articulo de Jesús
Kli/alde titulado: Obras completan; Sipa, Ecclesia, etc.
Lectura Toda lectura que pone a nuestra alma en peligro de perder
prohibid*. la fe o de cometer cualquier pecado, aunque sólp fuere de pen­
samiento o de deseo o de imaginación, está prohibida. Para esto
es igual que sea libro escrito que impreso, grande o pequeño, en
periódico o en revista, o en cualquier forma; lo mismo da que se
lea o que se oiga.
El dereoho Cuando un libro está prohibido por el derecho natural, bien
natural. puede suceder que lo que está prohibido para uno no lo esté para
otro. Y así a los jóvenes estarán prohibidas muchas cosas que
acaso no lo estén a los maduros o a los ancianos, o a los casados,
o a las gentes de inundo y experiencia, o de otra Índole, educa­
ción, temperamento o carácter. Pero conviene no proceder en esto
con ligereza, sino con verdadera formalidad; no engañarse, no
guiarse por su propio parecer. Y, además, conviene saber si el
libro está prohibido por la ley eclesiástica, en cuyo caso, aun
cuando no haya peligro, no se le puede leer sin la oportuna licencia.
Pecado. El pecado en estos libros será grave si hay peligro próximo
de mal grave espiritual; pero, si el peligro es remoto, o sólo de
leve daño espiritual, entonces el pecado será leve.
Por la misma razón, cuando hay alguna causa seria y pro­
porcionada, se podrán leer aquellos libros en los cuales haya
Precauciones peligro, tomando las precauciones necesarias para evitarlo. Y por
necesarias.
eso, hablando de los periódicos, dicen que leer, sin causa propor­
cionada y sin tomar las debidas precauciones, los que son malos,
es grave pecado, si de ellos se sigue peligro grave. Y como la
asidua lectura de muchos de ellos trae este peligro de perversión
de la fe y de la religión, es muy fácil cometer en esta lectura
asidua pecado grave.
La Iglesia Otra veces los libros están prohibidos por alguna ley de la
censura y
Iglesia que los sanciona o porque son malos, o por otras razones
prohíbe.
de prudencia y de cautela. La Iglesia conoce no menos la psico­
logía humana que las necesidades espirituales de las almas a ella
confiadas por Jesucristo para enseñarlas, santificarlas y dirigirlas,
y por ello ha reconocido siempre el deber que pesa sobre ella y
el derecho que la asiste a vigilar ante tamaño peligro moral de
las lecturas. Este deber y este derecho se ejerce de dos maneras:
1) Censurando previamente las obras de temas religiosos y mora­
les; 2) prohibiendo aquellas que, sometidas o no a su censura
anterior, encuentra peligrosas a la fe o a las buenas costumbres
de sus fieles.
Cánones
Ambas leyes se contienen en los cánones 1.384-405 del actual
l.as 4-405.
Código canónico, abrogadas todas las disposiciones anteriores,
siguiendo en vigor el índice de libros prohibidos, y afectan no
sólo a lo» libro» impreso» de cierto tamaño (unas 160 páginas
«o 8.°; 320 en 16.°) y unidad, tino también a los diario», revista»
y demás escrito» dado» a la luz pública, si no consta otra cosa;
por lo que no afecta generalmente a manuscritos, escritos litogra-
fiados, de multicopista, etc., sí no se reproducen en gran número
y se venden públicamente como los libros, ni las hojas volantes
muy pequeñas.
B OMffo y \n Para cada diócesis, el Obispo local y los concilios particulares
MMfltol. pueden prohibir aquellas obras que estimen inconveniente». Para
la Iglesia universal, el Papa, ya por sí, ya por medio de tus orga­
nismos o congregaciones romanas y el Concilio ecuménico, pueden
prohibir asimismo las obras perjudiciales a la pureza del creer y
a la rectitud cristiana del obrar.

Historia dal Indice ds libros prohibidos.

£1 llamado índice de libros prohibidos es el catálogo de lo»


libros que la Santa Sede ha condenado por dañosos a la religión
o a la moral, y cuya lectura y conservación, salvo legitima di»*
pensa, están prohibidas a los fieles.
Como colección especial y bajo esc titulo, el índice no se
remonta más allá del siglo xvi.
toa PbWo. Ya el Apóstol San Pablo obtuvo que los fieles de ítfeso que-
matan públicamente libros de artes mágicas y supersticiones per
valor de cincuenta mil denarios (unas 40.000 pesetas). (Hechot
de los Apóstola, cap. XIX, vol. 19.)
En Ii El Concilio de Nicea prohibió el libro ThaUa, de Arrio; el
Papa Anastasio condenó las obras de Orígenes; León Magno,
después dc reprobar él mismo en Roma los escritos de los mani-
queos, pide a lm Obispos españoles que, a su vez, condenen las
obras de PrisciJiano. En otros tiempos se quemaron los libros de
Abelardo, Marsilio Patavino, Hus y mil más. Imposible deter­
minar todo lo que la Santa Sede ha realizado contra las publi­
caciones ofensivas a la ve rd id y a la» normas de conducta. Baste
recordar la Sagrada Congregación del índice, establecida por el
ten n o V.
santo Pontífice Pío V, y los índices de los libros prohibidos, pu­
blicados por la autoridad de los Papas. Paulo IV, en 1337, hizo
TtmMo, un primer esbozo de índice que luego el Concilio de Trento com­
pletó y perfeccionó mediante Jos trabajos de una comisión de
Obispos y teólogos, quienes añadieron, al frente del catálogo, una
colección de reglas generales sobre la publicación, lectura y reten­
ción de obra» reprensibles, a las cuales Pió IV dió fuerza legal
en
Estas leyes generaba han mdo después sucesivamente reto­
cadas, según las exigencias de los tiempo» y los ambiente», por
Clemente VIII (1396), Alejandro VII (1664), Benedicto XIV
(1733 y 1738) y León XIII (1897), además de la Constitución
SoUicita ac próvida dada por Benedicto XIV en julio de 1753,
la Encíclica Chrittíanae reipubUcae taUts de Clemente VIII diri­
gida a todos los Obispos en 1766, la Constitución Officúrrum ac
mu/nerum con la que el gran León XIII, en febrero de 1896, pro­
mulgó lo* Decretos generales de la prohibición y censura de libros.
Todo ello demuestra con exuberancia cuán vigilante ha estado
siempre la Sede Apostólica Romana y cuánta prisa se ha dado
en todo tiempo para orientar a sus fíele» y preservarlo» del maL
Pió X. La orientación del índice es definitiva hasta ahora. Pío X,
en 1908, solamente modificó algunos detalles; y el Código de De­
recho canónico, que desde 1918 expresa la legislación vigente de la
Iglesia, tampoco introdujo alteraciones esenciales.
En su aspecto material, la última edición del índice (1948),
IMS. es un tomo de XXIV-508 páginas, redactado en latín y accesible
a cuantos deseen adquirirlo.
Contiene primero un Prefacio firmado por nuestro llorado
compatriota Cardenal Merry del Val, en calidad de secretario de
la Suprema Sagrada Congregación del SSanto Oficio, una copia de
las normas del Derecho canónico y ana instrucción latina del
mencionado Cardenal, como secretario de Estado, con las leyes
generales prohibitivas. La segunda parte es el catálogo por orden
alfabético de autores, que expresa nominalmente aquellas obras
sobre las que ha recaido la sanción individual de la autoridad
eclesiástica. La Iglesia prohíbe los libros incluyéndolos en el índice
o comprendiéndolos en las reglas generales que preceden al índice.

Reglas gntnÜM.

Están expresadas en el Derecho canónico y trascritas en la


primera parte del índice, y son las normas o leyes según las cuales
diversas categorías de obras quedan por si miañas prohibidas
por la Iglesia, aun cuando no estén específicamente y nominal­
mente condenadas en la lista de libros reprobados.
Prohibida*. Por el mismo Derecho están prohibidas en virtud del caaon 1.399:
1.® Las ediciones del texto original y de las antiguas ver­
lacrad* siones católicas de la Sagrada Escritura, publicadas por cualquier
Escritura.
acatólico; asimismo las versiones en cualquier lengua, hechas o
editadas por los mismos.
Texto* £1 uso de estos textos y versiones de la Sagrada Escritora
y vaniom*. cn lengua vulgar sin la debida aprobación eclesiástica, sólo se
permite a los que de cualquier modo se dedican a estudios teoló­
gicos o bíblicos (no lingüísticos—Sagrada Congregación del índi­
ce, a. 1898—), con tal de que tales libros estén editados fiel e
íntegramente y no se impugnen en sus introducciones o notas
los dogmas de la íe católica.
ix>* 2.° Los libros (y asimismo los periódicos, revistas, hojas, etc.)
dafia*d*“ •* de cualesquiera escritores que defiendan el cisma o la herejía,
etera*, herejía. q qUe traten de socavar de cualquier modo los fundamentos de
la religión verdadera.
Ataca» lo* Aplicaciones: 1.a Se prohiben también cualesquiera publi-
fundamento» clo n e s en que con argumentos, o con burlas y caricaturas,
d« u religión atacan los fundamentos de la religión natural o sobreña-
natural y
•obranatnni. toral.
2 * No se prohiben las enciclopedias, en las que escriben
Enciclopedia*. católicos y acatólicos, aunque algunos artículos defiendan la
herejía o el materialismo.
Buena* 3.a Los libros, etc., que atacan de propósito la religión y
costumbre*. las buenas costumbres. ^
AatorM 4.» Los libros de autores acatólicos que tratan expresamente
acatólico*. de religión, si no consta por testimonio fidedigno que nada con*
tienen contra la fe católica.
Horada* 5.* Los libros de las Sagradas Escrituras, anotaciones
Eecrllor**. y comentarios o sus versiones en lengua vulgar con o sin notas
de los Santos Padres y Doctores; ios libros que se refieren a las
TtotofU. divinas Escrituras, a la sagrada Teología, a la Historia eclesiás­
tica, al Derecho canónico, a la Teodicea, a la Ética o a otras
disciplinas religiosas y morales por el estilo; los libros y folletos
Aparición**, que tratan de nuevas apariciones, revelaciones, visiones, profecías
mllagri*.
o milagros, o que presentan devociones nuevas, aun con el pre­
texto de que son privadas, si hubieran sido publicados sin observar
las prescripciones de lof- cánones.
Impugna* 6.» Los libros qu<; impugnan o ridiculizan cualquiera de lo»
dogma*,
dogmas católicos, o de'ienden errores condenado* por la Sede
eeltuanlaa. Apostólica; los que calumnian el culto divino o pretenden destruir
Injurian.
la disciplina de la Iglesia, o de intento injurian a la jerarquía
eclesiástica o al estado clerical o religioso.
•uperrtieUn, 7.» Los libros que enseñan o recomiendan cualquier género
•ortllaglo,
mafia. de superstición, sortilegio, adivinación, magia, evocación de es­
píritus y cosas parecidas.
Dualo, mlcW
8.» Los libros que defienden la licitud del duelo, del guici-
dio, dlvorela.
dio y del divorcio; los que, tratando de las sectas masónicas u
otra* semejantes las presentan como titile» y no pemkio«a* a la
Iglesia y a la sociedad civil.
Libro* laoeivo* 9 * Los libros que de propósito describen, narran o enseñan
y oboeotto*. cosas lascivas u obscenas (AAS, 19, 1927, 186-9).
Ukw* 10.* Las ediciones de lo» libro» litúrgicos aprobados por la
litúrgico*. Sede Apostólica, en las cuales ee hubiere cambiado algo, de modo
que no coincidan con las ediciones auténticamente aprobadas por
la Santa Sede. .
Indúlgesela* 11.* Los libros en que se divulguen indulgencias apócrifas
apócrifa*. o prohibidas o revocadas por la Sania Sede.
InátmM. 12.“ Las imágenes, de cualquier modo que estén, de Nuestro
Señor Jesucristo, de la Santísima Virgen, de los ángeles, santos
y otros siervos de Dios, ajenas al sentir de la Iglesia y a sus de­
cretos; pero no las medallas, estatuas o cuadros.

Sentido de la prohibición.
No h pMte La prohibición de que hablamos hace que, sin la debida
U«r, licencia, el libro no se pueda, ni leer, ni editar, ni retener, ni ven­
ni editar...
der, ni traducir a otro idioma, ni comunicarlo de manera alguna
con otras personas (c. 1.398, § 1).
MI reeditar. Tampoco se puede editar de nuevo, después de hechas
las correcciones, sino con licencia de quien lo hubiere pro­
hibido, o de su superior jerárquico y de su sucesor legíti­
mo (c. ib., § 2).
OWga a teto» Esta prohibición a) obliga a todos los católicos (excepción
•n todo lugar. de los Cardenales, Obispos, aun titulares, y demás ordinarios),
en todo lugar y en cualquier idioma a que se traduzcan si la pro­
hibición es pontificia; si es local, sólo a los súbditos y en el propio
territorio.
Obliga do rayo b) Obliga de suyo gravemente, admitiendo, sin embargo,
gravemente. parvedad de materia. Así, es pecado grave a) retener en su poder
Admite más de un mes un libro peligroso, y como tal prohibido por la
parvedad Iglesia, o leer en él lo que generalmente se estima que crea grave
do materia.
peligro; b) leer habitualmente los diarios y revistas prohibidos;
si bien aquí no es tan fácil pecar gravemente, a menos de ser
habitual y constante la lectura, o tratarse de algún artículo direc­
tamente en contra de la fe o las costumbres. Y a veces, habiendo
causa razonable y urgente, ni será pecado venial leer en un caso
singular ciertas partes no dañosas en un periódico prohibido.
Pero se debe evitar favorecer a esos malos periódicos, acu­
diendo a otros al menos no dañosos, ya que no sean positiva­
mente católicos.
Oir leer. Dentro de la prohibición de leer no cae la de oír leer, aunque
tal vez esto segundo quede prohibido por la ley natural que or­
dena, sobre toda ley positiva, no ponemos en peligro próximo
de pecar. Así, los profesores católicos que tengan el debido permiso
pueden leer a sus discípulos ciertos pasajes prohibidos para luego
explicarlos o refutarlos, sin que en nada falten ni el lector ni sus
Varios tomos* oyentes. Si ha sido prohibida una obra en varios tomos, y consta
que en uno de ellos está el peligro y la razón de la prohibición,
no está vetada la lectura de los otros volúmenes. Pero aquí conviene
proceder con cautela, y no fiarse uno del juicio propio, sino acudir
a un sabio y prudente confesor o director.

Algunas expresiones.

«Todas sus A veces en el Indice se condenan las obras de un autor bajo


obras.» la frase «Todas sus obras», la cual debe entenderse no absoluta­
mente (a menos que expresamente lo haya declarado así la auto­
ridad eclesiástica competente), sino de todas aquellas obras suyas
donde se trate de temas relativos al dogma y a la moral,
no las indiferentes o meramente científicas sin relación a esos
aspectos.
Anteriores a la Antiguamente, cuando en el índice se prohibían ciertas obras
prohibición. de un autor, se entendían condenadas igualmente las que él mismo
en adelante publicara. Desaparecida ahora esa forma jurídica,
queda empero para los católicos la prudente prevención que les
impida el leer sin cuidado, consulta ni examen las producciones
posteriores de quien se haya mostrado adversario de la verdad
y el bien.
Notas o Obsérvese que a veces en el índice se condenan ciertas obras
comentarios.
no precisamente por sí mismas, sino por las notas o comentarios
con que en determinada edición aparecen, que hacen dañoso el
texto de suyo innocuo. Así, está prohibido leer los Pensamientos
de Pascal con y por las malignas notas de Voltaire; pero no et
usarlos en otras ediciones sin esos comentarios. I
(Todas sus Cuando el índice prohibe de un autor «todas sus novelas
novelas
amatorias», no caen bajo tal sección las obras, v. gr., escénicas <J
amatorias.»
poéticas que tal vez tenga, a no ser que luego específicamente s|
prohíban o la ley natural las repruebe. i
Es plenamente inadecuado decir (como a veces lo hacen pea
sonas no entendidas) que una obra está excomulgada; pues I
“xcomunión es un castigo eclesiástico supremo, de que solamenj
las personas son capaces. Las obras sencillamente estári «prol*
bidas». I
Dispensa.

Qtoléti ptteáe La licencia para leer o retener libros prohibidos por el mismo
dispensar. Dérecho o por Decreto Apostólico la pueden conceder, además
del Romano Pontífice por sí o por las Congregaciones romanas,
el Obispo a sus súbditos para cada libro y sólo en casos urgentes,
a no ser que tuviera facultad general de la Santa Sede, la cual,
sin embargo, no puede usar sino con selección y causa razonable.
Adviértase que no puede extenderse la licencia de leer y retener
libros prohibidos, obtenida de la Santa Sede, a los libros prohi­
bidos por el propio Obispo, si no está dada para libros condenados
por cualquiera.
Curiosidad. Es evidente que la mera curiosidad nunca es causa justa.
Causa Justa. También es claro que para leer libros inmorales y obscenos
no puede darse causa justa tan fácilmente como para usar obras
filosóficas, históricas y científicas.
Exigencias del La licencia obtenida no exime a nadie de las exigencias del
derecho derecho natural, que prohíbe leer libros que originen para uno
Mtural.
mismo peligro próximo, o que manda custodiar los libros prohi­
bidos para que no lleguen a manos de otros.
Peligro Quien leyendo con la legítima dispensa una obra prohibida
y ocasión
experimenta tentaciones que le son peligro y ocasión próxima de
de pecar.
pecar, ya contra la debida fe, ya contra la moral, está obligado,
bajo pecado grave o leve, según sea la ocasión y la materia, a
interrumpir la lectura, o usar las cautelas que hacen alejarse el
peligro. Y en todo caso, acúdase al prudente sacerdote que lo
instruya y dirija, sin fiarse con presunción y soberbia del propio
juicio, tan falible y engañador, especialmente en cosas propias
donde nos suele cegar la pasión.
Vehdedores. Los vendedores de ningún modo vendan, presten o retengan
libros que traten de propósito de cosas obscenas; ni tengan de
venta los demás libros prohibidos, sin licencia de la Santa Sede;
y aun con ella no los vendan a cualquiera, sino a aquellos de
quienes juzguen prudentemente que los piden en las debidas
condiciones.

Penas.
Obligan bajo Las prohibiciones de leer libros incluidos en el índice o en
pecado.
las normas generales por él promulgadas obligan bajo -pecado.
Pero además existe una prohibición que también incluye la ex­
Excomunión.
comunión de sus contraventores. Incurren en excomunión (o sea
Oír leer. Dentro de la prohibición de leer no cae la de oír leer, aunque
tal vez esto segundo quede prohibido por la ley natural que or­
dena, sobre toda ley positiva, no ponernos en peligro próximo
de pecar. Asi, los profesores católicos que tengan el debido permiso
pueden leer a sus discípulos ciertos pasajes prohibidos para luego
explicarlos o refutarlos, sin que en nada falten ni el lector ni sus
Varios tomos. oyentes. Si ha sido prohibida una obra en varios tomos, y consta
que en uno de ellos está el peligro y la razón de la prohibición,
no está vetada la lectura de los otros volúmenes. Pero aquí conviene
proceder con cautela, y no fiarse uno del juicio propio, sino acudir
a un sabio y prudente confesor o director.

Algunas expresiones.
«Todas sus A veces en el índice se condenan las obras de un autor bajo
obras.» la frase «Todas sus obras», la cual debe entenderse no absoluta­
mente (a menos que expresamente lo haya declarado así la auto­
ridad eclesiástica competente), sino de todas aquellas obras suyas
donde se trate de temas relativos al dogma y a la moral,
no las indiferentes o meramente científicas sin relación a esos
aspectos.
Anteriores a la Antiguamente, cuando en el índice se prohibían ciertas obras
prohibición. de un autor, se entendían condenadas igualmente las que él mismo
en adelante publicara. Desaparecida ahora esa forma jurídica,
queda empero para los católicos la prudente prevención que les
impida el leer sin cuidado, consulta ni examen las producciones
posteriores de quien se haya mostrado adversario de la verdad
y el bien.
Notas o Obsérvese que a veces en el índice se condenan ciertas obras
comentarios.
no precisamente por sí mismas, sino por las notas o comentarios
con que en determinada edición aparecen, que hacen dañoso el
texto de suyo innocuo. Así, está prohibido leer los Pensamientos
de Pascal con y por las malignas notas de Voltaire; pero no el
usarlos en otras ediciones sin esos comentarios.
«Todas sus Cuando el índice prohíbe de un autor «todas sus novelas
novelas
amatorias.»
amatorias», no caen bajo tal sección las obras, v. gr., escénicas o
poéticas que tal vez tenga, a no ser que luego específicamente se
prohíban o la ley natural las repruebe.
Es plenamente inadecuado decir (como a veces lo hacen per­
sonas no entendidas) que una obra está excomulgada; pues la
excomunión es un castigo eclesiástico supremo, de que solamente
las personas son capaces. Las obras sencillamente estáíii «prohi­
bidas».
Dispensa.

QtoléÉ ptieáe La licencia para leer o retener libros prohibidos por el mismo
dispensar. Derecho o por Decreto Apostólico la pueden conceder, además
del Romano Pontífice por sí o por las Congregaciones romanas,
el Obispo a sus súbditos para cada libro y sólo en casos urgentes,
a no ser que tuviera facultad general de la Santa Sede, la cual,
sin embargo, no puede usar sino con selección y causa razonable.
Adviértase que no puede extenderse la licencia de leer y retener
libros prohibidos, obtenida de la Santa Sede, a los libros prohi­
bidos por el propio Obispo, si no está dada para libros condenados
por cualquiera.
Curiosidad. Es evidente que la mera curiosidad nunca es causa justa.
Causa Justa. También es claro que para leer libros inmorales y obscenos
no .puede darse causa justa tan fácilmente como para usar obras
filosóficas, históricas y científicas.
Exigencias del La licencia obtenida no exime a nadie de las exigencias del
derecho derecho natural, que prohíbe leer libros que originen para uno
Mtural.
mismo peligro próximo, o que manda custodiar los libros prohi­
bidos para que no lleguen a manos de otros.
Peligro Quien leyendo con la legítima dispensa una obra prohibida
y ocasión experimenta tentaciones que le son peligro y ocasión próxima de
de pecar.
pecar, ya contra la debida fe, ya contra la moral, está obligado,
bajo pecado grave o leve, según sea la ocasión y la materia, a
interrumpir la lectura, o usar las cautelas que hacen alejarse el
peligro. Y en todo caso, acódase al prudente sacerdote que lo
instruya y dirija, sin fiarse con presunción y soberbia del propio
juicio, tan falible y engañador, especialmente en cosas propias
donde nos suele cegar la pasión.
Vehdedores. Los vendedores de ningún modo vendan, presten o retengan
libros que traten de propósito de cosas obscenas; ni tengan de
venta los demás libros prohibidos, sin licencia de la Santa Sede;
y aun con ella no los vendan a cualquiera, sino a aquellos de
quienes juzguen prudentemente que los piden en las debidas
condiciones.

Penas.
Obligan bajo
Las prohibiciones de leer libros incluidos en el índice o en
pecado.
las normas generales por él promulgadas obligan bajo pecado.
Pero además existe una prohibición que también incluye la ex­
Excomunión.
comunión de sus contraventores. Incurren en excomunión (o sea
separación del cuerpo de la Iglesia) por el mismo hecho los edi­
tores de libros apóstatas, herejes y cismáticos en los que se defien­
de la apostasía, la herejía o el cisma, y asimismo los que defienden
dichos libros u otros prohibidos nominalmente por letras apostóli­
cas, o los que a sabiendas y sin la licencia necesaria los leen o los
Reservada, retienen en su poder (c. 2.318, 1). Esta excomunión está reser­
vada por modo especial a la Santa Sede.
No reservada. Incurren en la misma excomunión, no reservada, los autores
y editores que sin la debida licencia hacen imprimir libros de la
Sagrada Escritura o anotaciones o comentarios de los mismos.

Normas morales.
Hemos expuesto las reglas jurídicas o de derecho que miran
más bien, como es sabido, al foro externo. Pero, además, todo
buen católico debe tener muy presentes otras normas más íntimas
y generales. Son las siguientes:
El Concilio de i.» El Concilio de la América Latina da a los sacerdotes
la América siguientes normas que sirven para todos los católicos. Tratando
Latina. ^ jog ¡j^ ros que no están prohibidoe bajo su título, dice: «Para
que los pastores de las almas entiendan facilísimamente qué libros
o escritos deban arrancar de las manos de los fieles, tengan por
inficionados no sólo aquellos que contienen con palabras expresas
Los que adml- herejías, o errores e impiedades y obscenidades, sino también
ten, deflen- ios que admiten, defienden o propagan cosas que de cualquiera
en... cosas manera contradicen a la fe o a las costumbres o a la piedad
que contradi- . .
cen a la fe. cristiana.
»Por consiguiente, en general, júzguese que deben evitarse
todos los libros y escritos, aunque éstos sean hojas o periódicos
Celebrados los pequeños, en los cuales son celebrados con epítetos honoríficos
enem'^os.
los enemigos de la Iglesia y los aborrecedores de la libertad cris­
tiana; igualmente los escritos que saben a superstición o paga­
Quitan nismo; los que quitan la fama de los prójimos, principalmente
la lama.
de los eclesiásticos y príncipes, y son contrarios a las buenas
costumbres y a la disciplina cristiana; los que están en contra
de la libertad, inmunidad y jurisdicción eclesiástica; los que con­
tienen ejemplos y sentencias, narraciones o ficciones que hieren
Violan y violan los ritos eclesiásticos, las órdenes, estado, dignidad y
las órdenes.
personas de los religiosos; y principalmente los que propagan lo
que se llama el volterianismo, o el desprecio e irrisión, o a lo
Indiferen­ menos el indiferentismo hacia lo que se refiere a la religión y a la
tismo.
entereza de las costumbres» ( Concilio Plenario de la América
Latina, art. 130).
Son Ignacio de 2.a No nos olvidemos del criterio y norma interior de San
Loyola. Ignacio de Loyola. Para proscribir un libro de Erasmo no nece­
Mengua la sitó otra cosa que notar se le menguaba la devoción con su lectura.
devoción. Si, pues, no sólo le mengua al lector la devoción, sino que va
aficionándose al mundo, perdiendo el horror al pecado, a la des­
honestidad, mirándola como cosa inevitable; teniendo al duelo
Decae el por acto noble, al suicidio por obra de gran valor; si va decayendo
respeto. en su ánimo el respeto y amor a la Iglesia y a sus ministros; si
empiezan a vacilar en su entendimiento las ideas mas asentadas;
Resquebraja si su criterio, hasta ahora católico, se resquebraja; si su fe y sencilla
el criterio.
adaptación al dogma, a las costumbres antiguas y tradicionales
se resienten, ¿qué más señales quiere para conocer la maldad de
tales lecturas?
Reflexiones. Además ténganse en cuenta estas reflexiones:
Quien se contente con sólo evitar lo prohibido y no aspire
a lo mejor, fácilmente caerá en lo prohibido. Por eso, leer libros
«No está sin atender más que a que no están prohibidos, es frecuente­
prohibido.»
mente causa de llegar a leer aun los prohibidos.
La lectura inmoderada de obréis que dan rienda desordenada
La imagi­ a la imaginación (v. gr.: novelas, cuentos), aun cuando en sí mismas
nación.
no tengan ocasión actual de pecado, predispone en plazo más o
menos largo a la debilidad espiritual que prepara las caídas. Quien
vive en un mundo irreal y sensiblero, facilísimamente no tiene
el vigor de voluntad indispensable, junto con la gracia y el temor
de Dios, para vencer las dificultades, peligros y tentaciones de
Be pierde
la existencia humana. Y a veces se pierde un tiempo preciosísimo
tiempo.
en leer bagatelas....
Si no está Es una conclusión muy falsa la siguiente, que se oye a veces:
prohibido...
«Si tal libro no está prohibido—ni expresamente en el índice, ni
en las reglas generales, ni por la ley natural (porque es peligroso
para mí)—, puedo leerlo sin cometer pecado»; pero.... tal vez
no lo pueda hacer sin malgastar el tiempo y el dinero, sin derrochar
mi imaginación, sin dar escándalo a otros que me ven entregado
a su lectura.
«Nada malo,
Dicen muchos tratando principalmente de las novelas: «Esta
porque no hay
obscenidades.» novela no tiene nada de malo, porque no hay en ella descripciones
obscenas». Es criterio falso, pues todavía puede ser vo­
luptuosa, de mucha pasión, deletérea, de espíritu mundano, irre­
ligiosa, ensalzar el duelo y tener otras mil malicias. Así, algunos
exclaman: Los Miserables, de Víctor Hugo, no tienen nada, y sin
embargo está incluida en el índice. Y con muchísima razón, pues
entre otras malicias, encierra la de ser una epopeya del socialismo
libertario.
Nada más cómén &ft ciertos críticos que dar por morales
todas las nótelas que tienen un fin moral. Sin embafgo, éste
críterio es equívoco, pues ho basta que él fin séa biienó Si los
medios son matos; y son innumerables las novelas gíavemeñte
peligrosas y aun de enseñanzas inmorales qiie tieílen un fin moral
Si bien e6 verdad que ese mismo fin suele ser bien menguado,
aspirando nada más que a que no seamos asesinos o parricidas,
permitiéndonos entretanto los demás pecados.
«Rajr qu* Otros dicen: «Hay que conocer todo, sAbet el bien y el mal,
ooaootr todo.» para elegir el bien*. Este criterio perdió a nuestros primeros padres,
y es el de la serpiente infernal. ¿Quién no ve lo absurdo de este
criterio? ¿Quién para conocer el medicamento que hace bien a su
estómago mete en él todas las drogas de una farmacia, incluso
los venenos? El que quiera saber bien las verdades referentes a
la fe y buenas costumbres, ¿nó las tiene todas limpiamente
explicadas en los libros escritos para este fin? El que dice que
desea aprender historia, ¿obrará con prudencia en ir a estudiarla
en las novelas seudohistóricas de Dumas, donde no se puede
conocer ni una verdad que no esté envuelta en mil mentiras?
Por otra parte, no hay libros más a propósito para inocular las
malas ideas y pervertir el sentido moral que las novelas. En ellas
se presenta el error con todas las apariencias dé la verdad. ¿Será
descubierto por cualquiera? En ellas se combate müch.us veces a
la religión, se defiende el duelo con tales sofismas, tan engañosos,
tan artificiosamente dispuestos, que no sin trabajo los desenmas­
caran hombres de estudios sólidos. ¿Y queremos que no sorpren­
dan y envuelvan en sus redes a hombres, sean de pocos o muchos
alcances, que no saben de religión ni siquiera el más diminuto
catecismo? Una novela en que al vivo se describen las ¿osas más
obscenas, ¿servirá para elegir el bien? ¿Ho causará ninguna im­
presión ni en los jóvenes ni en los hombres de pasiones desorde­
nadas? Nada más común en las novelas que encamar los vicios
y las más criminales ideas en personajes que todo lo hacen amable.
Con tal escuela y tales maestros, ¿qué se escogerá por los pobres
hijos de Adán? Lo que escogió en la escuela de la. serpiente primero
Eva y después Adán.
«A mi n* m* «A mí no me hacen daño, yo ya conozco esas cosas, nada
beeen me impresiona. Si se tratara de niños qué no han abierto los
ojos....* Primeramente, si se trata de los libros prohibidos por
la Iglesia, aunque fuese verdad que a nosotros no nos hacían
daño, no los podíamos leer, porque la ley eclesiástica, para evitar
alucinaciones, prohíbe los libros a todos, sin distinción, tengan
o no tengan peligro.
fOSMAM VB LMCTVBA X1XTU

R o te s t* * ) Oa Pero, en segundo lugar, no es verdad que no hagan daño los


•val. msios libros a los que «so dice»; pues si se trata el asunto en el
lU e « i sietn pr* orden de las ideas, ese mismo modo de hablar demuestra la mala
«Ot, numera de pensar que de tales lecturas han sacado. Por otra
parte, si se les examina, se ve en seguida que piensan exactamente
como los tales libros malos, aun en los errores más escandaloso».
Piensan que la deshonestidad, el duelo y aun el mismo suicidio
son cosas lícitas, necesarias y que en ciertas circunstancias hasta
revisten un carácter de elevación y nobleza.
L o i confirm e En tercer lugar, esas lecturas que dicen no impresionarles, les
en su vldn y confirma cada vez más en su vida disoluta y modo absurdo de
pemamUnto.
pensar.
En cuarto lugar, a otros a quienes no les hacen pecar en el
Disponen* acto las malas ideas, los van disponiendo a caer más adelante,
almacenando en sus cabezas tantas especies peligrosas y dictá­
menes contrarios a la sana moral, que en momentos de pasión,
de peligro y ocasión producen su efecto, empujándolos al pecado.

El Indice espafiol.
Ya que, como hemos dicho, la prohibición de libros no sólo
atañe a la Santa Sede, sino también a los Obispos y demás personas
que por razón de su oficio deben velar por la. conservación del
dogma y de las buenas costumbres, indicaremos a continuación
los Indices de libros prohibidos que en España ha habido, particu­
larmente los emanados de la Santa Inquisición, que fué la encar­
gada de redactarlos.
Las primeras prohibiciones de libro6 en Fgpgfta no se hicieron
Cartas (1621). en forma de índices, sino por cartas, de las cuales la más antigua
es la del inquisidor general Cardenal Adriano, en 1521, en la que
se prohíbe la introducción de libros de Lutero. El inquisidor Alonso
Manrique repitió la prohibición en 1530.
Primero El primer índice se debe a la Universidad de Lovaina, que
(1546). lo redactó en 1546 a ruegos del emperador Carlos V, índice que
hizo suyo la Inquisición española y lo reimprimió en Valladolid
en 1551. A este índice se le puso un apéndice en 1554 sobre las
Biblias, en el que se expurgan más de cincuenta y cuatro ediciones.
Segundo El segundo se debe al inquisidor Fernando Valdé6 y se publicó
(1659). en Valladolid en 1559.
Tercero El tercero lo encargó Felipe II en Ambares a varios teólogos,
<157e>. siendo si principal de ellos Arias Montano, y se publicó en 1570.
De este índice los calvinistas franceses hicieron en 1609 y 1611
dos reimpresiones con prólogos y notas burlesco*.
Ovarlo El cuarto, muy copioso o internante para nuestra historia
literaria, lo mandó componer el inquisidor Gaspar de Qulroga y
se imprimió en Madrid en 1583.
4ulat« El quinto se publicó en Madrid en 1612 por autorización del
inquisidor Uernardo de Sandoval. Los protestantes de Ginebra lo
reeditaron ea 1679 con un prólogo lleno de burla y desprecio del
Santo Oficio.
•uto El sexto se publicó bajo la autoridad dol inquisidor y Cardenal
(163*). Antonio Zapata en Sevilla en 1632.
Séptimo El séptimo se debe al inquisidor Fr. Antonio de Sototnayor;
(1640). que mandó publicarlo en Madrid en 1640.
Octavo El octavo fué obra de los inquisidores Diego Sarmiento y Vidal
(1700). Marín; se publicó en dos volúmenes en 1700,
Noveno El noveno lo compuso Francisco Pérez Cuesta en 1748, siendo
(1748). notable este índice por la multitud de obras jansenistas que en
él se condenan.
Décimo y El décimo y último índice, en un solo volumen, lo compuso el
último (1790). inquisidor Agustín Rubín de Ceballos y se publicó en 1790; de
este índice se editó un suplemento en la Imprenta Real en 1803,
íúendo éste el postrer acto literario de la Inquisición espaftola.
Sin oaricUr $in carácter oficial, existen impresos en el siglo XIX varios
oficial.
compendios de títulos de obras prohibidas por la Iglesia. He
aquí algunos:
CARBONERO Y SOL, LEÓN: índice de Libros prohibidos por
(1819). el Santo Oficio hasta el i 8 ig y por los reverendísimos Obispos es­
(1872). pañoles desde aquella fecha a fin de diciembre de i 8¿2 (Madrid,
1873); índice de liftros prohibidos mandados por Su Santidad el
(1886). Papa Pió IX (Madrid, 1880).
CARBONERO Y SOL Y MERAS, MANUEL: índice de Ubros
prohibidos por la Congregación del índice; índice de los Ubros
prohibidos por la Inquisición y por los Obispos españoles (Madrid,
(1878-1891). 1878-18')]).

Bibliografía.

Aparte de artículo de sólida doctrina, como el de PLAN­


CHAR!) en la Hevue í kéohgique y el de DESJARDINS en Étudet
reUgieuses, y de teólogos y canonistas de reconocida autoridad,
como WKRNZ, LEGA, BOU DIN HON, GURY, FERRERES,
POSTfIJS y tantos min, lian estudiado esta cuestión: CATA­
LAN 1, De Secretario Congregationis Indicis; D1LGSTRON, De
revisione et upprobaliirne Ubrorum; FESSLER, Das Kirchliche
Hucherverbol; d Catdenal GENNARl, Della nova disciplina
sulla prohibixione e sulla amura de libri; S. GRETSER, De
jure et more prehibendi, exjmrgandi *t abolendi libros haereticos et
noxios; J, HILGERS, Der Index der verhotenm liücher; PKIGNOT,
Dictionnaire critique, littéraire et bibliographújue des pnnctyaux
livres condamnés au feu, supprimés ou censurés; PENNACHI, In
Constitutionem Apostolicam tOfficiorum ac munerums.... brevié
commentatio; PERÍES, L'Index; FR. H. REUSCH, Der Index der
verbotenen fíilcher; VERMEERSCH, De prohibitione et censura
librorum; FR. A. ZACCARIA, Storia polémica deüe prohibitioni
de libri consécrala alia Santitd di Noslre Signóte P. Pió V I; G. CA-
SATI, Saggi sull'Indice (Milano, Ghírlanda).
GUSTAVO AMIGÓ, S. J., Libros prohibidos por la Iglesia
católica (Méjico, D. F.); ANTONIO M. ARREGUI, S. J. y MAR­
CELINO ZALBA, S. ]., Compendio de Teología moral, núms. 451-
450 y oíros (Bilbao, 1947); R. VILARIÑO UGARTE, S. J„ Pun­
tos de Catecismo, núms. 1.561-1.578; M. ZALBA, S. J., Los libros
prohibidos y las «Obras completas* de hoy, en la revista Hechos y
Dichos (1944), núms. 114 y 115 (235-240 y 301-304); Excmo. y
Rvdmo. Sr. Dr. I). ANTOLÍN LÓPEZ PELÁEZ, La censura ecle­
siástica, obra premiada (Barcelona, 1904), El Indice de libros prohi­
bidos (Madrid, 1904). También Sipe y Ecclesia han tratado diversas
veces de este punto. Para el teína del índice español véase a
ANTONIO SIERRA CORELLA en su obra: La censura en
España. Indices y catálogog de libros prohibidos (Madrid, 1947).
BIBLIOGRAFIA Y BIBLIOPSICOLOGÍA

Mas tengo un bien en tanto* disfavores,


Que no es posible que la envidia mire:
Dos libros, tres pinturas, cuatro flores.

L ope de V ega.
mftUtfrtfi*. Según R. Rouveyre, bibliografía m la «tonel» de conocer k »
libro*, describirlo* bien y clarificarlo* metódicamente* (I), So
objeto principal es dar a conocer la expresió*» de la actividad
intelectual del hombre « i «tu distinto» aspectos a través ds todos
los siglos.
Kn nuestros días los bibliógrafos han ampliado este campo
y buscan la selección de obr** que puedan influir más en la di­
rección del espíritu. Esta nueva fase atiende al corazón más que
a la inteligencia, y se propone' formar hombre» i$ carácter más que
hombre» labiot,
BtMto* La bibUoptkologia, que así se denomina esta nueva modalidad,
lejos de contradecir u oponerse a tos fines tradicionales d* la
bibliografía, los completa y, en cierto grado, los perfecciona. No
so*hya el fomento de la cultura, pero cambia el eje o, dicho más
exactamente, enfoca en otro gentido estos estadios, y advierte
en el libro literario, propiamente tal, un valor, «el valor reactivo
del espíritu», que en tiempo* anteriores se desconocía o se dea*
deflsba por no haberse meditado todo su alcance. «Htuta tiempos
que lindan con los que vivimo*—escribe La**o de la Vega—, las
•elecciones se hacían con la vista fija únicamente en los autores
y en los libros. El libro w> había alcanzado el valor de reactivo
del espíritu que la moderna bibllopsicología le concede, y que
lleva a invertir el punto de mira en los estudios literarios, otor­
gando el papel principal al lector y no a la obra, e»to es, estu­
diando cada obra en relación con las misteriosas influencias y
reaccione* que «obre el espíritu del lector puede producir o crear.
De la misma manera que en la Medicina se dice que no hay en­
fermedades, tino enfermos, se dice hoy que no hay obras, sino

(1) Kdouard Kouv*yrr, Comainane»! nicwatf** á un bibkofiM» ée mHat ertUqm*


t$ ée éoeummh MbHotrtpMque», rMutiUt* «t p«btt4* par...., (V« «ttt. Harta, ISO*), Temo tj
Averdiumeni, pág. XII, nota,
lectores. La literatura, qae antes se denominaba de mero pasa­
tiempo, se considera, por estas razones, tan científica como la
matemática o la filosofía, por cuanto posee un alto valor forma-
tivo, de que las otras ciencias carecen. Nadie ha formado su espí­
ritu leyendo libros de álgebra o de geometría del espacio. En
cambio, la mayoría de los santos y de los héroes, así como de
los viciosos y criminales, han debido su elevada o torcida for­
mación a la lectura de obras determinadas que, al encontrar un
clima psicológico y un medio social propicio, han logrado la for­
mación de todo un carácter para el bien o para el mal» (1).
Dentro de esta moderna orientación formativa cabe distinguir
una tendencia específica, tendencia elevada y noble: la dc Servir
G«ia del lector de guía al lector en los órdenes religioso, moral, patriótico e ins­
en los órdenes tructivo, a fin de que pueda discernir los escritos que conducen
religioso, mo­
ral, patriótico.
a un ideal de perfección de los que llevan al polo opuesto. Esta
modalidad, como se ve, guarda relación directa más con la edu­
cación que con la cultura, con la ciencia tan difícil como delicada del
gobierno y formación de las almas: ars artium, régimen animarum.
Muchos han sido los conatos realizados en este sentido di­
rectivo de la lectura. Los extranjeros, especialmente yanquis,
Higiene prefieren llamar a esta faceta de la ciencia bibliográfica Higiene
mental.
mental; Mental hygiene rotula E. E. Williams una obra de este
género, que también podría haber titulado Bibliflgrafía de higiene
espiritual o de la mente.
Un gran escritor moderno hallábase cierta tarde en su gabi­
nete de estudio meditando sobre sus obras y contando los largos
años de labor y esfuerzo constante que había gastado en mejorar
los sentimientos y la vida de sus semejantes. En esto llegó el
correo con dos cartas. Una era de un jovencito, dependiente de
una tienda de comestibles, y decía: «Hallo en vuestro libro preci­
samente lo que siempre he ansiado saber». La otra iba firmada
por el Rector de una célebre universidad lejana, y contenía las
palabras siguientes: «He estado leyendo vuestra obra hasta las
tres de la madrugada; en ella he recogido observaciones y pensa­
mientos de grandísima importancia para mí».
E: autor se sintió profundamente conmovido. Volvieron a 8U
mente los años de ruda labor invertidos en dominar el estilo, y
en prepararlo de modo que sirviera a sus ideas de eficaz vehículo
para transmitirlas a sus semejantes.

U) Javier La*:o ie la Vega. La teltcción dt libros (Madrid, 1945). Es tirada aparte de


tb togra/ta Hispánica, núme. 1 y 2, 1945, págs. 5-25, 67-78. La cita se refiere a 1» TOvis­
ta, pág. 67.
Podía dar por bifcri empleados sus esfuerzos. La satisfacción
de aquel momento coronaba, con el premio de una alegría in­
explicable, las luchas sostenidas por tan largo tiempo. Entonces
concibió la noble fésolücióft de fio volver los ojes a los sacrificios
realizados, sino mirar siempre adelante en busca del progreso.
Y aquel día escribió una de ésas máximas que parecen com
éntre sus palabras la esencia de una vida de observación y de
trabajo: «Lo que el pueblo necesita leer, es lo que le anima a vivir».
La bibliografía Nosotros abrimos un horizonte más amplio. La bibliografía,
mira a la men- corno \a concebimos y pergeñamos, no mira sólo a lamente,
voluntad* a inteligencia, a la formación cultural: se fija también, y con
preferencia a todo otro objetivo, en la voluntad, en la virtud,
en la formación religiosa y moral del lector. Es, en suma, educativa
más que instructiva, siendo ambas cosas.
Bibliografía p0r eso Regino de Asaiza fia preferido este título: Bibliografía
de orientación orientación religioso-moral, entendiendo por tal la que, además
rmoral°" de su contenido bibliográfico en el más amplio sentido de la
palabra, expone y razona, como finalidad privativa, la licitud o
la ilicitud de las obras reseñadas, el bien o el mal que implica su
lectura, singularmente en materias de religión y honestidad de
costumbres, según los principios de la verdadera moral iluminada
por la luz de Cristo y de su Iglesia. Así concebida la bibliografía,
se convierte en un fecundo y ubérrimo apostolado de los libros,
Apostolado de dejando la acepción de apostolado de la prensa y apostolado de
las lecturas. ¿as ¡eciuras para otros sectores que orillan el nuestro (1).
Ya desde tiempos pretéritos en España, madre fecunda de
ideas, solera de rectitud y verdad, se inició este movimiento se-
Un español del lectivo. En el segundo tercio del siglo xvi, el maestro Alejo Ve-
siglo XVI. negaá, en su notabilísimo tratado de las diferencias de los libros
que hay en el universo ventiló este asunto (2).
Sería prolijo y por demás inútil citar los autores que han
tratado de este problema. Vamos directamente a exponer los
Elementos elementos consultivos que el católico hispano tiene a mano para
consultivos. orientarse en su lectura, desde el punto de vista de los principios
católicos.

(1) Regino de Asaiza: La bibiiografia de orientación religioso-moral. Estudio espacial


de la infantil (Madrid, 1947). Es tirada aparte de Bibtiotheca Hispana, sec. 1 » tomo IV
(1946), págs. 615-658.
(2) Primera parte de las diferencias de libros que hay en el universo. Declaradas por el
maestro Alexio Venégas. Dirigida al reverendísimo señor el doctor Juan Bernal Díaz de
Luco, Obispo de Calahorra y del Colegio de Su Majestad, su patrono y señor. Ahora nueva­
mente, enmendada y corregida por el mismo autor (Toledo, 1546). Como dice el que fué su
maestro en la ciudad imperial, Alonso de Cedillo, «el autor de este libro pone copiosamente
Si es lógico consultar previamente a nuestro médico antes
de ingerir una pócima, lógico es asimismo consultar previamente
a una persona, libro o revista que nos oriente en nuestras lec-
Censultar a un turas. Podemos pedir este consejo a una persona, sacerdote, reli-
sacerdots, gioso, seglar de sólida formación religioso-moral, de experiencia
religioso... (jej mUndo, de saber múltiple.
Publicaciones Se pueden consultar con mucho fruto las publicaciones perió-
periódicas. ¿iCas españolas e hispanoamericanas que ostenten el marchamo
de la censura eclesiástica, en cuya sección bibliográfica o consul­
tiva exponen con libertad y competencia la opinión que merecen
las publicaciones de todo orden. Y primeramente los Boletines
oficiales de los Obispados que dan autorizadas, sapientísimas y
oportunas consignas sobre los libros que aparecen' en el mercado
y sobre las publicaciones de todo orden, desde el punto de vista
dogmático y moral.

Revistas. Hay numerosas revistas, con previa censura eclesiástica, entre


las que podemos señalar en España:
Hechos y Dichos en pro y en contra de la Iglesia católica
España (Bilbao); EstreUa del Mar, revista de la Confederación Nacional de
Congregaciones Marianas (Madrid); Razón y Fe (Madrid); Cris­
tiandad (Barcelona); Sal Terrae (Pontificia Universidad de Comi­
llas); Atenas, revista de información y orientación pedagógica,
órgano de la Federación de Amigos de la Enseñanza (Madrid);
Perseverancia, boletín de la Obra de Ejercicios Parroquiales, en
Cataluña (Barcelona); Hogar, órgano oficial de la Confederación
Nacional de Padres de Familia (Pamplona); Studia, revista men­
sual de cultura religiosa dirigida por el Canónigo Magistral de
Palma de Mallorca, doctor don Antonio Sancho; las publicaciones
de la Acción Católica Española: Ecclesia, Signo, Senda, Acción,
Criterio (Santa Cruz de Tenerife), Conquista (Murcia), Acies (Lo­
groño), Ánimos (Valencia), Carácter (Madrid), Chispas (Madrid),
etcétera; Apostolado sacerdotal, revista mensual para el clero
(Barcelona); Verdad y Caridad (Padres Capuchinos, Pamplona);
Mauritania, revista mensual ilustrada que dirigen los Padres

la diferencia que hay entre unos libros y otros por dar aviso a los que tienen necesidad de
ser enseñados en qué libros han de leer», y lo hace, en expresión del Cardenal don Francisco
de Bobadilla y de Mendoza, «por camino no solamente los libros no le impidieron de investigar
algo por sí, mas ellos le dieron materia y argumento para inventar cosa que ninguno escribió».
La originalidad y la tendencia orientadora del tema, asi como la hondura y el tino
que en su desarrollo se advierten, conquistaron tan extraordinaria popularidad a esta obra,
? « mny pronto aJcaazó seis ediciones: 1540, 1546 y 1553, en Toledo; 1569, en Madrid;
1572, en Salamanca; 1583, en Valladólid.
Franciscanos en Tánger y es exponente de la cultura española en
Marruecos; El Perpetuo Socorro, revista mensual de cultura reli­
giosa (Padres Redentoristas, Madrid); Revista de la Institución
Teresiana, revista mensual de formación con suplementos (Tere-
sianas, Madrid); Ilustración del clero, revista mensual publicada
por los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (Ma­
drid); Anuario religioso español, de información de la vida religiosa
de España (Madrid); Iris de Paz, órgano oficial de la Archicofradía
del Inmaculado Corazón de María, quincenal (Madrid); La Mila­
grosa, órgano oficial de la Medalla Milagrosa de los Padres Paúles,
mensual (Madrid); Fuensanta, mensual, de las Congregaciones
Marianas (Murcia); Hojas mañanas, mensual, de las Congregaciones
Marianas menores (Valencia); y los Mensajeros del Corazón de
Jesús que salen en España, El Ecuador, Perú, Colombia, Argen­
tina, Chile, Méjico, Venezuela, Brasil, Portugal, Centro América
y Panamá, etc., y todas las revistas católicas (1).

Mundo En el mundo hispanoamericano hay muchas revistas que


hispano* satisfacen la necesaria previa curiosidad de los católicos. En-
amerlcano. ^re |as qUe se e(ütan con censura eclesiástica, citaré las si­
guientes:
Tribuna Católica, órgano oficial de la Acción Católica del
Uruguay, ofrece orientación e información (Cerrito, 471, Monte­
video); Más Allá, revista mensual ilustrada, órgano de la O. A. E. P.
(Soriano, 1.472, Montevideo); Ciencia y Fe, revista trimestral de
Filosofía, Teología y Ciencias afines, publicada por las Facultades
de Filosofía y Teología (San Miguel, F. C. P., Buenos Aires, Ar­
gentina); Estudios, revista mensual de cultura general, orientación,
historia, filosofía, arte, letras, etc. (Callao, 542, Buenos Aires,
Argentina); Christus, revista mensual, preferentemente para sacer­
dotes (Donceles, 99-A, Apartado 2.181, Méjico, D. F.); Vida,
revista mensual de cultura general, orientación, historia, filosofía,
letras, etc. (Donceles, 99-A, Apartado 2.181, Méjico, D. F.); Latino-
América, revista mensual de cultura y orientación (Donceles, 99-A,

(1) Para conocer otras revistas y publicaciones españolas, sus características, etc.,
véanse: Anuario de la Prensa Española, Dirección General de Prensa, Subsecretaría de
Educación Popular, Ministerio de Educación Nacional; índice de publicaciones diarias y
Periódicas españolas, dirección técnica y prólogo de Ramón Fernández Pousa, publicación
de la Hemeroteca Nacional, subsecretaría de Educación Popular, Ministerio de Educación
Nacional (Madrid, 1948), 112 págs.; Relación de las principales publicaciones periódi­
cas que se editan en España, Sipe-Almanaque 1948-1949 (Madrid. 1948), págs. 151-157.__
Publicaciones que se editan en España en 1948> Anuario artístico publicitario Garú 1949
(Madrid, 1949), págs. 90-105 y 112.—Catálogo de revistas españolas, Ediciones Cultura His-
Apartado 2.181, Méjfcd, D. F.); B. C. A. (Estudios O atro Aawri-
cano*), «vista mensual de cultura genefal (San Salvador, El
Salvador); Revisté IntertfrttricMé dé Siwcécíón, mensual, órgano
de la «Confederadón Intcramerlcana dé Educación Católica» (Bo­
gotá, Colombia); Rséitta Jeneritvna, revista mensual de cultura
general, orientación, historia, filosofía, arte, letras, etc. (Apar­
tado 443, Bogotá, Colombia); SIC, revista mensual de cultura
general, Seminario arquidiocesano (Apartado 41J, Caracas, Vene­
zuela); Servicio Social, revista trimestral de cultura general,
preferentemente de estudios «ocíales (San Carlos de Pinhal, 37,
San Pablo, Brasil); Vertmfn, revista trimestral de las Facultades
Católicas (San Clemente, 240, Río de Janeiro, Brasil); El Menta-
jera id Clero, revista mensual eclesiástica dé la Arquidlócesi* de
San José de Costa Rica (Palacio Arzobispal, San José); Criterio,
revista de cuestiones nodales (Plaza de Santo Domingo, Quito,
Ecuador); Revitta católica ¿Lt la üócetit ie Cuenca, mensual (Cuenca,
Ecuador); Lumen, publicada por la «Agrupación Católica Univer­
sitaria» de La Habana (Cuba); Lar Católico, «emanarlo ilustrado,
editado por los Misioneros del Verbo Divino (Juíz de Fota, Minas,
Brasil).

Orpmá* Hay organiracíonet católicas dedicadas especialmente a orien-


Trriran ^ar a lo* lectores: algunas publican revistas; otras, fichas, hoja*
volantes, cuadros múrale*, o evacúan consulta» por corresponden­
cia, teléfono y radio, o a través de sus publicaciones, o en la propia
oficina. Estas son:
Etpatoitt. Sipe, Servicio Informativo de Publicadonel y Espectáculos,
teatro*, films, libros, revistas, crítica e información (Zorrilla, 3,
Madrid), procede del Cefi, de Valladólid, y este afto ha publicado
Sipe-Almanaque 79^ - 19^9, 170 págs.; Guié bibliográfica, editada
por la Avxñactán de Himlrrm de Acción Católica Española (Alfon­
so VIII, 7, San Sebastián); BibUrteea y iocwfUnlacíón, remite quin­
cenalmente fxjt suscripción Fichan ie critica bibliográfica (Plaza del
Temple, 8, Valmcia, y Outtelló, 67, Madrid), tiene un Suplemento

yin»;*. ÍAkaJA, -M, HImAM , l'MS), 216 p itp — Catálogo 4* Hwrio* y revilta* ttilUnUt fn la
HemetvUca Nacional, jy/r fiutrtótt FernárvVz Potj»* JW9), efl ufl vOlolMn ctíiAwJo
y 4* ih*ne)o íAdl, ñUhn fiemerat*c* 1,598 titulo» de diado» y **-
v)üt*>>, </m nn t/Hal 4* ís.ooo vfMtwnm, qu* \tm loftdofc IntóUlS» wtt*tWlté»
U. artufciífa/t «w,ua4*nú4/*i. Ia chutifú^Wm, la alfabética pUfr pal*
y 'J*»w /i* q<t* *rta rinu <u u nadüit» H em m m ck KactOosl
«ir. n «i munrl-i jMrí/<4Ívtks> «ipsAal y punte 6é tttbajo a tottóS
lm >#: ir»V/«.jían preruifc
Kn rj-mtro )¡>/ro tr*.Mcrit» \m XSXaVm 4* mucha* r«vi»ta* aÉpaftolat.
Hl BLIO&Md t i A T BJBUOTtJOOWtíÍA XI,tS

que agrupa, lo* juicio* por EdltorWti; Sipe, M * aetnanal editada


por la Congregación M tron i <fci Patronato Obrero de V ilcn ck (Lan-
derers, 5), juzga principalmente teatro y cine, aunque no olvida la*
lecturas; Hipe, de Ja Congregación Mariana del Instituto Católico
dc la Inmaculada (R a lló n , 223, Barcelona), juzga teatro, cine,
autores y libro*; Fax, da mensuaimente información bibliográfica
(Zurbano, 80, Madrid); índice bibliográfico de la Biblioteca ie
Autores Cristianos (B. A. C.), de carácter bibliográfico, mensual
(Alfonso XI, 4, Madrid); Hoja de información y bibliografía razo­
nada, publicada por el Instituto de Pedagogía Religiosa, adjunto
a la Facultad Teológica del Sagrado Corazón, de Granada (Apar­
tado 32), Publican catálogo* uta periodicidad determinada: Edi­
torial «El Mensajero del Corazón de Jesúe» (Bilbao), catálogo even­
tual; Editorial «El Perpetuo Socorro», de lo» Padre* Redentoristaa
(Manuel Silvela, 14, Madrid); Editorial «Cocuisa*, de Ion Misioneros
Hijo» del Inmaculado Corazón de María (Paseo de Rosales, 48
duplicado, Madrid); Editorial Librería Religiosa (Avifió, 20, Bar­
celona); Editorial Católica (Alfonso XI, 4, Madrid); Editorial
Atldntida, S. A. (Latiría, 48, Barcelona); Editorial *El Siglo de la»
Misiones» (Bilbao); Editorial «Ibérica» (Palau, 3, Barcelona); Edi­
torial «Pro Pide* (Plaza de las Comendadoras, 1 1 , Madrid); Editorial
«Estrella del Man, de la Confederación Nacional de Congregaciones
Mariana» de Espafia (Zorrilla, 3, Madrid); Editorial Herder, Ser­
vicio de Publicaciones Nacionales y Extranjeras (Balmes, 26,
Barcelona); Editorial «Pax» (Apartado 228, San Sebastián); Edito­
rial «Sal Texrae* (General Mola, 31, Santander); Editorial Balmet
(Durán y tía», 9 y 11, Barcelona); Editorial «El Apostolado de la
Prensa» (Vclázquez, 28, Madrid); *E. L. E a , Editorial Litúrgica Es­
pañola, S. A. (Avenida José Antonio, 581, Barcelona); Información
bibliográfica «E. L. R.», Editorial Librería Religiosa (Avifló, 20,
Barcelona).
Hispano* Buena prensa, boletín mensual bibliográfico (Donceles, 105-D,
•tuerteaos*. Apartado 2.695, Méjico, D. F.); Libros buenos, boletín bimes­
tral bibliográfico (Donceles, 105-D, Apartado 2.695, Méjico,
D. F.); Apostolado del libro, revista cuatrimestral con clasifi­
cación moral de libros y revistas publicada por la Pía Sociedad
de San Pablo (Florida, Buenos Aires, Argentina).
Reme de lectures, fundada en 1907 bajo el título Romans-Reime
por el sacerdote Louis Bethleera (Vangirad, 77, París, Francia); Li-
vres et lectores, rtvue bibUographique, continúa la publicación, comen­
zada en 1946 j>or los Cahiers du livre, de un cartel mural bimestral
que indica una selección de obras nuevas para todas las categorías
de lectores y se puede colocar en las salas de lectura y de obras da
apostolado, iglesia», biblioteca», librerías (Avenue de Verdiin, 1$4,
Issy-Seíne, Francia); Le fichier bibliagrafihique (Méziéres, 5, parí»'
Francia); Notes bibUographiquet (L'Uníversíté, 98, ParU, Francia);
lMVure, rascona critica mcaxile del libro (Piazza San Fedele, Milano,
Italia); Rivisla di letture, bolletino della Federazione Italiana delle
Bíblíoteche cattoüche (Via Speronari, 3, Milano, Italia); AÜ'erta,
fasdcoli a data indetermínata con analisi dettagliate di Romanzi
(S<-de Céntrale Azume Cattolica Femminíle, Roma, Italia); Armale
ie *La Rassegna» (Via S. Mamolo, 2, Bologna, Italia); Armale
delta «Rivixta di letture* (Via S. Mamolo, 2, Milano-Bologna, Ita-
lia); Hollettino bibliográfico delle Ephemerides UUtrgicae e del Mo-
nitore Eeclesiástico (Tipografía Poliglotta Vaticana, Roma, Italia);
Hollettino bibUografictj internazionale, per l’Apostolato delle edízio-
ni. Scgnalazione a rassegna ragíonata delle migliori pubblicazíoní
iialiane ed estere per raggíornamento delta cultura generale
(Via Pió X, 8, y Vía Grattaperfetta, 60, Roma, Italia), publicación
de La Fía Sociedad dc San Pablo; Bolletino di bibliografía cattolica,
a cura deU'Umone Editori cattolíci italiani UECI (Via della Con*
díiazione, 3, Roma, Italia); Classifica moróle di libri, publicata
«ul Hollettino Bibliográfico Internazionale 194J (1948); Fonte gata,
mensile per la segnalazione di libri adatti per ragazzi e adolescenti
(Vita e Pemíero, Milano, Italia); 11 segnalatór* libraría, estratto
da Letture per la Narrativa del 1944-J945-1946 (Milano-Ancora,
1947, Italia), 64 págs.; II xegnalatore librano 1943-1947 • Per k
Narrativa d'edízione italiana 1943-1947, cerca de 3.000 obra»
censuradas (diciembre de 1947, Milano-Ancora, Italia), 136 págs.;
IndicaU/re di libro e di periodici, Pía Societá San Paolo (1948,
Via Pío X, 8, y Via Grattaperletta, 00, Roma, Italia), clasificación
moral de más de 2.0(K, publicaciones italianas y extranjeras apa­
recidas <.n 1946 y 1947 y reseñadas» en el Bolletino Bibliográfico
Internazionale 1946-1947 , elenco de los editores católicos italianos,
#0 págs.; Jndicatore librario, e*tratto dc Segnalaxioni Librarte
ifj4¡i-i<j43-j ()44 (1945, Vita e Penuero, Milano, Italia), 36 pág*.;
Lettwe amene per le %i<vam (1942, Vita e Pensiero, Milano, Italia),
pág».; Ja ic u tulla via, giudizí «uí periodici italiani, Azione Cat-
toík* (Palazo deí Filodrammatici, Treviso, Italia); Narratofi
d'oltralpe t d'ollremare nelle loro traduzioni italiane, publicado por
Acción Católica Femenina Italiana (1946, Via G. Rosa, 33, BrescU»
Italia); Raggnaglio librario, mensual (Via Mercalli, 23, Milano,
Italia); Recentioni pubblicate nelle miglíori rívíate cattolíche it»«
liane ed estere; Segnalaxioni, rassegna dell'Opera diocesana (Stam*
pa di 1 orino, Corso Oporto, 11, Italia); Da» neue buch, Katholíscben
Prewverein (SililiUgel, 7, Luzern, Suíxa).
Piebere*. En varías ciudade* funcionan BibUotecas de buttuu lecturas,
sostenida* por la* Congregaciones Mariana*, Ía Acción Católica
Española, ¿ s elegios de religiosos, organizaciones religiosas y de
apostolado, cuyos ficheros ton excelente guia de lectura*. Alguna*
publican sus catálogos, v. gr.:
Biblioteca de buenas lectoras (Bilbao, Catálogo general, 1931,
tercera edición), 216 págs. (1). Gabinete de lectura *Santa Teresa*,
del Consejo Superior de Mujeres de Acción Católica Española en
Madrid, publicó el Catálogo critico de libros para niños (Madnd,
1945), en el que se enjuician 1.585 títulos en 192 páginas; este
catálogo salió primeramente en Ecclesia, núm*. 179, 180 y 181,
correspondientes a diciembre de 1944, y núms. 233, 234 y 235, a
diciembre de 1945; posteriormente el Gabinete edita como conti­
nuación del Catálogo el Crisol de Ubros, de gran provecho, que
aparece en hoja separada y, al mismo tiempo, en la revista Senda.
Este Gabinete ha organizado Exposiciones del Ubro infantil con
notable éxito, acompañados de conferencias sobre la literatura
infantil, psicología, métodos, etc. Catalogue de la «BibUothéque
choisie», guide de lecture, répertoire biobibliographique (Amster-
dam, 1911), edición bilingüe en francés y holandés, LXXX-1.032
páginas, con censura eclesiástica. Encyelopedie de la lecUtre, guide
de la «BibUothéque choisie», 1." supplément (Amsterdam, 1933),
XLIV-296 págs., con licencia eclesiástica. Lectuur-Repertorium
(Antwerpen, Vlaamche Boekcentrale, 1946; Amberes, Biblioteca
flamenca central), repertorio bibliográfico de clásicos, útil para
bibliotecas flamencas y holandesas; este segundo Suplemento,
aparecido en 1946, además de datos biográficos de 10.000 autores
holandeses, flamencos o de la literatura mundial (con 720 retra­
tos), da un juicio moral sobre 17.000 obras que aquéllos dieron a
luz entre 1938 y 1946; de esta manera, el Lectuur-Repertorium,
en sus tres volúmenes, engloba hoy dia cincuenta aftos de historia
literaria flamenca y holandesa: precisión, concisión, juicio moral
seguro, indicación para cada obra de su ficha decimal, carácter
eminentemente práctico «on las cualidades de esta espléndida
publicación. La BibUoteca Católico-Propagandítis, de Pamplona
(Navas de Tolosa, 21, 2.® izquierda), publica su revista La Ava­
lancha, donde da criterio de lecturas.

(i) Beta Biblioteca comprende: taifa da conferencia*, u la de lectora y consulta


y la obra de préntaraoe de libro* a loe eocioe. Cada semana radiodifunde por Radio»BUbao
•1 Simdforo dt Itchtrat, y por radio, correspondencia' teléfono y verbelmente responde a
cotuulUu «obre organización de bibliotecas, moralidad de eepectáculoe y de lecturas, etc.
Tiene numeroso* socloe, entre loa qu* w cuenta el personal de diverso* Banco*
Libros.

Hay muchos libros y folletos que tratan de orientar al pú­


blico. He aquí algunos:

a) Con censura eclesiástica:


1884. LUIS COLOMA, S. J.: La lectura de novelas, artículo en El
Mensajero del Corazón de Jesús, segunda serie, tomo III, diciem­
bre de 1884, págs. 381-390. Es el prólogo a su libro Colección de
lecturas recreativas (Bilbao, 1884).
1904. Excelentísimo y reverendísimo señor doctor don ANTOLÍN
LÓPEZ PELÁEZ: El índice de libros prohibidos (Madrid).
1904. Excelentísimo y reverendísimo señor doctor don ANTOLlN
LÓPEZ PELÁEZ: La censura eclesiástica, obra premiada (Bar­
celona). Trae un extracto del índice (págs. 127-140).
1906. Excelentísimo y reverendísimo señor doctor don ANTOLÍN
LÓPEZ PELÁEZ: Los daños del libro (Barcelona), 318 págs.
Expone la doctrina católica sobre el problema de las lecturas.
Trae una lista de novelas prohibidas por la Santa Sede y un ca­
tálogo de libros cuya lectura es nociva, tomado en su mayor parte
de otro más extenso que publicara, en años anteriores, el Sema­
nario Vasco-Navarro.
1907. JOSÉ DUESO, C. M. F.: ¡¡Escándalo, escándalo!! (Madrid),
110 págs.; Periódicos cuya lectura, suscripción y anuncios debe
abominar todo fiel cristiano, págs. 106-109.
1908. Excelentísimo y reverendísimo señor doctor don ANTOLlN
LÓPEZ PELÁEZ: La cruzada ele la' buena prensa (Barcelona),
357 págs. Marca orientaciones para discernir entre los periódicos
buenos y los que no lo son; señala directrices para el fomento
y la difusión de los primeros, etc. Este ilustre Prelado escribió
numerosas obras sobre la prensa católica para defenderla y acre­
centarla.
1908. GERARDO DECORME, S. J.: Lecturas recomendables. Par­
te 1.» Para niños y jóvenes. 2.B Para educadores. 3.a Para edu­
candos (Barcelona), 246 págs. Estudio de la clasificación desde
el punto de vista moral y educativo, de las principales obras de
ascética, historia y novela, útiles a la juventud.
1909. Manual del propagandista de la redacción de «Ora et labora*
(Sevilla), 126 págs.; Almanaques, págs. 49-51; Periódicos cuya
lectura, suscripción y anuncios debe abominar todo fiel cristiano,
págs. 60-63; Arsenal del propagandista, págs. 96-102; Catálogo
general de la Prensa católica de España: Títulos, periodicidad y
direcciones, págs. 103-120, periódicos, revistas, hojas de propa­
ganda, etc.
AMADO DE CRISTO BURGUERA Y SERRANO, O. F. M.:
Lecturas nocivas y lecturas útiles (Valencia), 370 págs. Calificación
«moral» de autores nacionales y extranjeros que han escrito de
literatura y catolicismo social.
1910. PAUL COMBES: La elección de una biblioteca, por Joel de
Lyris, seudónimo (Barcelona), 153 págs. Guia de lectura para
niños, jóvenes, casados y lectores en general, especialmente pro­
fesionales. Da acertados consejos sobre la elección de los libros
más adecuados a las diversas edades y condiciones de la vida.
Adaptada a España.
1910. PABLO LADRÓN DE GUEVARA, S. J.: Novelistas malos y
buenos (Bilbao). Véanse más adelante las ediciones posteriores.
1912. Juicio sumario de los novelistas, según el criterio del P. Pablo
Ladrón de Guevara, S. J. (Bilbao). Núm. 16 de la revista De
Broma y de Veras, 80 págs.
1913. LEANDRO BRUNET, S. J.: Lecturas prohibidas, artículo en
El Mensajero del Corazón de Jesús, noviembre de 1913, vol. 56,
págs. 402-413. En el mismo volumen R. Vilariño, S. J., firma un
artículo titulado La lectura espiritual, págs. 385-401.
1913. Almanaque de la Prensa católica para 19 13 . Por la redacción
de Ora et labora, año tercero de su publicación. Con censura ecle­
siástica (Sevilla). Biblioteca dd propagandista, págs. 121-203;
Ensayo de un catálogo•de publicaciones católicas no españolas,
págs. 211-246.
1913. CONRADO MUIÑOS SÁENZ, O. S. A.: «Ne quid nimist>.
Acerca de buenas y malas lecturas. Colección de artículos publi­
cados en la revista La Ciudad de Dios (El Escorial), VIII-226 págs.
En su fondo y en sus tendencias se opone a la necesidad y aun
a la conveniencia de los catálogos moralizadores. Ello, no obs­
tante, aun dentro de un criterio negativo, puede sacar provecho
de su lectura el que sé dedique a la bibliografía de este carácter.
Trátase de una crítica contra el género en sí y contra las diversas
obras censorias que habían aparecido. El lector debe consultar la
vindicación del P. Burguera, autor de Representaciones escénicas
malas, peligrosas y honestas en el Suplemento a esta obra (Valen­
cia, 1915), págs. 16-39.
1914. FERNANDO CARRO IZQUIERDO: Catecismo de la buena
prensa (Zaragoza), 192 págs.
PEDRO AGUILERA, S. J.: La moralidad en la novela
(Tarragona). Con una bibliografía de «novelas que se pue­
den leer».
1922. FREDERIC DUVAL: Les limes qui s'imposent. Vie chrétienne
vie sociale, vie civique. 1.* edit (París), XIII-725 págs.; 4.* edit.
(París, 1913), XLII-708 págs. Reseña bibliográfica y examen de
las obras más útiles para el exacto y ortodoxo conocimiento de
las materias que designa claramente eí título.
1924. MIGUEL CASCÓN, S. J.: Bibliografía pedagógica moderna de
la Compañía de Jesús en España (Madrid), 80 págs. Capítulos de
«lecturas para niños y jóvenes».
1925. JOSÉ DELBREL, S. J.: Bibliographie de la vocation (Tou-
louse). Abundantes referencias sobre libros y material pedagógico
para niños y jóvenes, especialmente desde el punto de vista de
la vocación.
1926. El libro de la Asamblea de Toledo. Publicación oficial. Reco­
pilación de datos referentes a la Tercera Asamblea Nacional de
Prensa católica celebrada en Toledo, en junio de 1924, bajo la
presidencia del eminentísimo señor doctor don Enrique Reig y
Casanova, Cardenal Arzobispo de Toledo, Primado de las Espa-
ñas y Director Pontificio de la Acción Católica Española (Toledo).
Lista de publicaciones, periódicos, etc., católicos en España, de
periódicos, escritores, colaboradores y propagandistas, etc.
1927. L. CL. FILLION, sacerdote de San Sulpicio: Les lectures
(París). Actualmente la Revista de la Institución Teresiana (1948-
1949) está traduciendo y publicando este precioso libro.
1928. PABLO LADRÓN DE GUEVARA, S. J.: Novelistas malos y
buenos (Bilbao). Tercera edición. 518 págs. Júzganse más de
2.115 novelistas: 313 españoles, 100 hispanoamericanos, 25 por­
tugueses, 66 italianos, 1.222 franceses, 150 ingleses, 98 alemanes,
170 rusos, belgas, escandinavos, etc. Las novelas juzgadas son
sinnúmero.
1931. Comment propaguer nos idées (París). Además de consejos y
formas de propaganda, tiene una buena lista de las mejores colec­
ciones y revistas recomendables francesas.
1928. LOUIS BETHLEEM (Abate): Romans á lire et romans á.
proscrire. Essai de classification du point de vue moral des princi-
paux romans et romanciers (1500-1932) avec notes et indications
practiques. 11.® edit. Editions de la Revue de lectures (París), 620
páginas. Catálogo de las principales novelas y novelistas desde el
siglo xvi hasta la época actual. En él se distinguen: a) Novelas
prohibidas en virtud de los decretos del índice; b) novelas pro­
hibidas por la moral cristiana; c) novelas mundanas o novelistas
cuyas obras pueden figurar en las bibliotecas de la gente de mundo
y leerse por personas de edad y de juicio maduros; d) novelas
decentes que pueden leer sin peligro los jóvenes de uno y de otro
sexo bien formados; e) novelas infantiles o narraciones amenas
para muchachos y para niños de uno y otro sexo. Obra de positivo
interés, particularmente en lo que atañe a los novelistas franceses,
de los que se ocupa con preferencia.
Apéndice al libro Novelistas malos y buenos, por el P. Pablo
Ladrón de Guevara, S. J. Se añaden al libro 2.464 novelas (Bilbao),
184 págs.
1933. PABLO LADRÓN DE GUEVARA, S. J.: Novelistas malos y
buenos (Bilbao). Cuarta edición completa. 676 págs. Júzganse
más de 3.000 novelistas españoles, hispanoamericanos, portugueses,
italianos, franceses, ingleses, alemanes, rusos, belgas, escandina­
vos, etc., y un sinnúmero de novelas. Se insertó en la obra prin­
cipal el Apéndice arriba citado.
1933. PABLO LEÓN MURCIEGO (presbítero): La lectura (Madrid).
Tiene, además de un estudio concienzudo sobre la lectura, una
lista de libros para niños y jóvenes hecha para un Congreso de
Educadores Católicos de Estados Unidos.
1935. J. MAUQUOY (Abate): Formación y actuación de juventudes
(Burgos), 388 págs. Por lo que toca a nuestro asunto, se ocupa
de la formación intelectual y de los medios más eficaces para
alcanzarla; de la constitución de las bibliotecas y de las condi­
ciones de los que han de regirlas; estudia los puntos más capitales
relativos a la dirección de lecturas y a la elección de libros, así
como otros asuntos concernientes al tema central; determina las
materias y da una relación de las obras que más pueden interesar
a los muchachos.
1938. A. DI STEFANO: Saper leggere. Conversazioni pratiche con
un giovane volentoroso (Catania, O. V. E., Italia), 175 págs.
1939. CARLOS RIOFRÍO GRANIZO, S. J.: Guía de lecturas para
niños y jóvenes (Colegio-Noviciado «Loyola» de Cotocollao-Quito,
Ecuador), 25 págs. manuscritas.
1940. GUIDE: A....to Catholic Reading. Compiled by Sister Camil­
la, Librariam Saint Mary-of-the-Woods College (Chicago), 50 págs.
Catálogo elemental de libros seleccionados, con sucinta valoración
de cada uno de ellos, distribuidos así: a) Para maestros: 1) Carácter
y urbanidad. 2) Educación de la pureza. 3) Instrucción religiosa.
4) Libros de devoción, b) Para escuelas elementales: 1) Grados
l.°-3.°. 2) Grados 4.°-6.°. 3) Grados 7.®-9.°: Lectura novelesca.
Lectura no novelesca, c) Para escuelas superiores: 1) Novelas.
2) Literatura. 3) Carácter y buena conducta. 4) Obras de devo­
ción. 5) Historia de la Iglesia. 6) Biografía individual y colectiva.
7) Miscelánea, d) De referencia para escuelas superiores, colegios y
bibliotecas públicas, e) Para colegios y bibliotecas públicas: 1) Bio-
LVI LBOTURAS BUENAS I MALAS

grafías. 2) Obras doctrinales y de devoción. 3) Literatura. 4) His­


toria. Viajes. Sociología. 5) Filosofía. Psicología. Ética. 6) Litera­
tura novelesca.
1941. GIOVANNI CASATI: Manude di letture per le biblioteche,
le famiglie e le scuole, un volumen, primera edición (1918); séptima
edición (1919-1929), 1935; dos volúmenes, tercera edición (1930-
1941), 1941 (Librería Pontificia, ed. Archivescovile, Milán, Italia).
Cada volumen contiene dos partes; en la primera se juzgan las
lecturas amenas y literarias (novelas, poesías, teatro, etc.); en la
segunda, las lecturas de cultura.
1942. G. SAGEHOME, S. J.: Répertoire alphabétique de io.ooo
auteurs (París-Toumai). La edición de 1942 fué revisada y com­
pletada por E. Dapuis. Hay otra edición, por orden alfabético de
títulos, mucho menos útil. Califica 42.500 obras de diversos países:
Répertoire de 2 J .0 0 0 romans et pilces de théátre apréciés par sigles,
M. Mauvais (Libraire A. Deseiller, S. J., Bruxelles, 1929), 686
páginas. Es continuación de esta obra: G. Sagehome: Supplément
de 10.000 titres nouveaux du Répertoire de romans et piéces de
théátre apréciés par sigles.... (L’Édition Universelle, Bruxelles,
1937), 262 págs. Redúcese a una lista de obras novelescas y tea­
trales—37.000—, en la que se expresa el título de éstas, por el
que se ordenan alfabéticamente, seguido del autor o del primero,
más la indicación de etc. cuando son más de uno, y precedido
de la sigla calificadora. Es de índole pura y exclusivamente moral.
1944. Manuale di letture, vol. I (1900-1929); vol. II (1930-1941);
vol. III (1941-1943). Ed. Romolo (Milano-Ghirlanda, Italia).
1944. P. WARLEMONT: La Littérature religieuse d l’usage des
laiques, segunda edición (Toumai-París), 135 págs.
1946. DONOT: Supplément del libro Romans á lire et Romans á
proscrire (1933-1946), del Abate L. Bethleem.
1946. TIHÁMER TÓTH (Monseñor): El joven de porvenir: I. El
joven educado. II. El joven estudioso. III. El joven bachiller.
Quinta edición española (Madrid), 188 págs. La obra, por lo que
atañe a nuestro objeto, sólo presenta interés en la segunda parte,
consagrada al alumno de Enseñanza media o de estudios simi­
lares y, más concretamente, sus párrafos XXVIII a X X XV , que,
en sustancia, conciernen a la selección de lecturas. Será de mucha
utilidad leer el libro de este mismo autor titulado Prensa y Cátedra.
1946. JOAQUÍN CARDOSO, S. J.: Cuatrocientos novelistas bajo el
prisma del dogma y de la moral católicos (Méjico, D. F.), 328 págs.
Se puede decir que este libro es la parte negativa de las lecturas.
La p^rte positiva, lecturas que se pueden leer, está en curso de
publicación en El Mensajero del Corazón de Jesús, asimismo de
BIBLIOGRAFÍA Y BIRLI0P8I00L0Q1A LYlt

Méjico, y por el mismo autor, bajo el epígrafe Lo que se puede


leer, desde marro de 1947, vol. 91, núms. 3 y sucesivos.
lH t . Lecturas. Para los Colegios de las Religiosas de Jesús María
(Barcelona), dos vols. de 201 y 204 págs. Como en una miniatura
bien hecha se puede apreciar el mérito del gran lienzo original,
estas Lecturas dan idea reducida, pero verdadera, de la riqueza
y exquisitez de nuestra literatura, no sólo en los ciento diez frag­
mentos de buenos autores que cita (que no son necesariamente de
autores buenos), sino en la sucinta y orientadora apreciación lite­
raria y moral que sigue a cada uno de ellos. A esto se une su pre­
sentación hecha con esmero, como lo prueban los artísticos dibajos
a pluma que alegran y embellecen sus páginas y que contribuyen
a encuadrar y dar ambiente a muchas de las composiciones lite­
rarias que se citan. Es libro que todos pueden manejar y espe­
cialmente los estudiantes y sus educadores.
1947. Fichas telegráficas. 2.742 juicios breves de libros, publica­
dos por Alma Mat-er, revista mensual de las Antiguas Alumnas
del Sagrado Corazón, en Zaragoza (número extraordinario, sep­
tiembre-octubre de 1947), 160 págs.
1947. MARI A LÁZARO: Selección de libros, 2 vols. (Valencia), el
primero (1944) tiene 345 págs.; el segundo (1947), 339 págs. Entre
ambos se juzgan más de 1.500 libros de biografías, novelas, viajes,
biografía sagrada y profana, literatura infantil, bellas artes, etc.,
enjuiciados con profundo sentido cristiano y común. Su autora,
directora de la obra «Biblioteca y Documentación», ha merecido
repetidas veces loables aprobaciones de la jerarquía eclesiástica.
Los impresos juzgados se agrupan así: Generalidades. Filosofía.
Moral. Religión. Ciencias sociales. Viajes. Historia. Enseñanza.
Educación. Ciencias. Bellas Artes. Literatura. Biografías. Lleva
tres índices alfabéticos: de autores, de materias y de títulos. En
la introducción, la directora de la mencionada entidad expone el
origen y los fines de estas páginas y desarrolla los siguientes puntos
en relación con el nervio fundamental del tema: a) Literatura in­
fantil. b) Literatura popular, c) Novelas para muchachas, d) Edu­
cación. e) Educación de los pequeños, f) Lectura familiar, g) Bio­
grafía. h) Vulgarización científica, i) Historia, Filosofía, Litera­
tura. j) Religión, k) Modo de ser.
1947. REGINO DE ASAIZA (G. ARSENIO DE IZAGA): La
bibliografía de orientación religioso-moral. Estudio especial de la
infantil (Madrid), 50 págs. Tirada aparte de Biblioteca Hispana,
sec. 1.a, tomo IV, 1946, págs. 615-658. Aunque no tenga la censura
eclesiástica, estamos. seguros de la ortodoxia del autor y de su
profundo y probado catolicismo.
1M7. .ANTONIO SIERRA CORELLA: La censura en España.
Indices y catálogos de libros prohibidos (Madrid), 362 págs. Cuerpo
facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos de España.
1 94 7. G. SAGEHOMME, S. J.. Répertoire alphabétique de 15.000
auteurs avec 50.000 de leurs ouvrages (romans et ptéces de théátre),
qualifiés quani d leur valeur morale. Séptima edición revisada y
completada por E. Dupuis, S. J., director de la Revue des Auteurs
et des Livres (Toumai, París). 654 págs.
1947. L. BORGOGNO-A. VESCO: Leggere? Ché cosa? Guida di
letture (Brescia, La Scuola), 370 págs.
1947. PIERRE DOURNES: Comment lire. Guide de lectures (Pa­
rís, Éditions de la Proue); 2 vols., 349-386 págs. El primero se
refiere a cultura general y el segundo a la vida cristiana.
1948. JOAQUÍN CARDOSO, S. J.: Lo que se puede leer, véase
antes este mismo autor. Como en el libro allí citado, tam­
bién en esta lista abusa desmesuradamente de los libros fran­
ceses y casi prescinde de la literatura hispana. Ignoro si en Méjico
se lee tanta literatura gala. Pero sí sé que se lee más literatura
hispánica.
1948. G. VALENTINI: Guida alie buone letture (Milano-Antoniazzi,
Italia), 160 págs. Es un libro de mediano valor. Juzga 1.500 obras.
1948. JESÚS GARCÍA GUTIÉRREZ (canónigo mejicano): Catálogo
razonado de autores mejicanos. Publicado en Libros buenos, de
Méjico, 1948 y sigs.
1948. Excelentísimo y reverendísimo señor doctor don RIGOBERTO
DOMENECH (Arzobispo de Zaragoza): Exhortación pastoral sobre
las lecturas (Boletín Oficial eclesiástico de la diócesis cesaraugus-
tana, 1.° de marzo).
1948. A. GARMBNDIA DE OTAOLA, S. J.: Guiando las lecturas
y los espectáculos (Bilbao), 48 págs. Reeditado en la revista De
Broma y de Veras, núm. 432, noviembre de 1948.
1949. Bibliografía. Relación de las obras más interesantes y fun­
damentales desde el punto de vista técnico y orientador sobre
las diferentes matérias qu« integran el contenido del Sipe (Sipe-
Almanaque ig^S-ig^y).
Catálogo de la Biblioteca Circulante del Personal (Madrid).
Reúne las principales obras (671) que, según el servicio técnico
de orientación bibliográfica de la casa, deben formar una biblio­
teca circulante para uso del personal empleado y obrero de toda
empresa mercantil o industrial. Dícese en el prólogo que el catálogo
ofrece las garantías de que los títulos señalados responden a un
criterio de selección escrupulosa, moral y literaria.... El costo
de esta biblioteca es de 8.947 pesetas. La lista está hecha por don
Angel José Gordon Picardo, presbítero. Distribuidora general de
libros. Propaganda y orientación bibliográfica ( Lifesa: Valen-
zuela, 6, Madrid), 56 págs.
Libros infantiles y para jóvenes apropiados para premios de
fin de curso y vacaciones. Publicado por la Editorial Librería
Religiosa (E. L. R.) en su Información bibliográfica, junio de
1949. Excelente guía de lecturas.
194®. Selección de libros. Tercer volumen publicado por la «Biblio­
teca y Documentación», de Valencia, con juicio crítico sobre más
de 700 obras de actualidad. Anónimo como el segundo (Valencia),
355 págs. Véase antes: 1947, Lázaro, María.
PAUL DONCOEUR: Les livres essenliels sur le christianisme
(Paillard, París). Hermoso repertorio de libros selectos sobre la
Biblia, Apologética, Dogma, Vida cristiana, Historia de la Iglesia,
Acción Católica, Arte religioso y Misiones.
G. MELIN: Les lectures de nos enfants. Repertoire bibliogra-
phique (Viubert, París). Se divide en tres partes. Para niños hasta
once años, para niños de once a quince y para niños de quince a
dieciocho.
ALPHONSE DE PARVILLEZ: Les beaux livres de la famille
(Paillard, París). Están recogidas las obras que pueden ser útiles
para la vida de familia: Novelas, Obras de historia, Geografía,
Literatura y Ciencias vulgarizadas.
HENRI PRADELL: Les lectures des jeunes. 3.® édition (París).
Expone los deberes del educador en materia de lecturas; los pro­
blemas que ésta plantea en relación a los libros y a los niños
teniendo en cuenta sus disposiciones, su edad, sus tentaciones, su
temperamento y demás circunstancias; las lecturas más adecuadas
y las más opuestas a su carácter; la obligación de protegerlos contra
las perniciosas influencias; los medios más eficaces para despertar
en sus corazones los sentimientos que los abroquelen contra su
nociva acción; las condiciones que ha de reunir el que los dirige
y prepara; las lecturas que más convienen a su formación religiosa,
ética e intelectual; la necesidad, constitución, contenido y funcio­
namiento de las bibliotecas, y el método para que los muchachos
aprendan bien, saquen el máximo fruto y puedan ser útiles a los
demás mediante su activo apostolado entre sus compañeros.
Guide de Leciure (Éditions jocistes, núm. 90, Bruxelles). Secré-
tariat de la jeunesse ouvriére chrétienne. Es una guía de lectura
para jóvenes obreros.
La Meilleure Lecture (Édition Rex, Louvain, Bélgica). Además
de atinados avisos para la lectura de los niños, da una serie bien
escogida de obras de distracción, de formación y de cultura infantil.
Novelas de Vacaciones. Efemérides marianas (Santiago de
Chile).
ANTONIO ANTONIAZZI: La stampa cattolica italiana, con
prefazione di R. Marizini (I. P. L., Milano, Italia).
G. CASATI: Dizionario degli Scrittori d'Italia (Ed. Romolo
Ghiarlanda, Milano, Italia).
Repertoire Bibliographique Universel. Les meilleurs livres de
religión (vols. I-V II); Vóyages, Pélerinages, Missions (vol'. VIII);
Mignard, París. Les meilleurs piéces (I® et II* serie); Spes, París.

b) Sin censura eclesiástica:

Biblioteca Hispana. Revista de información y orientación bi­


bliográfica. Editada por el «Instituto Nicolás Antonio», del Consejo
Superior de Investigaciones Científicas (Avenida de Calvo Sotelo,
20, Madrid).
Bibliografía Hispánica. Publicada mensualmente por la sec­
ción de Ordenación Bibliográfica del Instituto Nacional del Libro
Español (I. N. L. E.), Vicesecretaría de Educación Popular, De­
legación de Propaganda (Ferraz, 13, Madrid). Tiene, además,
servicio organizado de Fichas catalográficas impresas y con la
signatura decimal, y Boletín de Novedades, selección mensual.
índice cultural español, editado por la Dirección General de
Relaciones Culturales del Ministerio de Asuntos Exteriores, men­
sual (Carretas, 10, Madrid). En español, inglés y francés.
El Bibliófilo. Revista mensual de información de libros varios.
Temas exclusivamente bibliófilos, sin secciones fijas (Avenida de
José Antonio, 31, Madrid).
Revista de Bibliografía Nacional, trimestral, de información
bibliográfica. Publicada oor el Consejo Superior de Investigaciones
Científicas (Duque de Medinaceli, 4, Madrid). v
Revista Bibliográfica y Documental, trimestral, de información
bibliográfica. Publicada por el Consejo Superior de Investigaciones
Científicas (Duque de Medinaceli, 4, Madrid).
Extracto de Catálogo General (M. Aguilar), mensual, de infor­
mación bibliográfica B ravo, 38, Madrid). Abarca la colección
( J u a n

«Obras eternas», «Joya», «Crisol», colección literaria de novelistas,


dramaturgos, ensayistas y poetas, secciones diversas, lecturas in­
fantiles y de humorismo.
Información Bibliográfica (Afrodisio Aguado, S. A.), mensual,
de recensión de libros propios (Ayala, 124, Madrid). Secciones
varias, entre las que se cuentan: Literatura, Literatura infantil,
Historia, Geografía, Obras de actualidad, etc.
Nuevos Libros (Espasa.-C3Ipe)• Publicación mensual de infor­
mación bibliográfica (Ríos Rosas, 26, Madrid). Abarca las diferen­
tes secciones de la Editorial.
Epesa (Ediciones y Publicaciones Españolas, S. A.), mensual
(Alcalá, 20, Madrid). Colecciones: «Alma», «Aventuras», «Baluar­
tes», «Cuestiones históricas», «El médico práctico», «Espiritualidad»,
«Paisaje», «Siembra», «Sinopsis», «Sol y Luna», «Temas actuales»,
«Verbo» y «Verso y Cruz».
Catálogo de la Feria Nacional del Libro, 1949 (Instituto Nacio­
nal del Libro Español, Madrid). 232 págs. 4.121 libros reseñados,
índices, anuncios de editoriales. También existen los Catálogos
de los años anteriores.
Catálogo de la Exposición del Libro Español en Lisboa (Insti­
tuto Nacional del Libro, Madrid). 4.000 fichas, 100 láminas en
huecograbado.
Catálogo General dfi la Librería Española e Hispanoamericana
(Instituto del Libro Español, Madrid). Cuatro tomos, el quinto
está en prensa. 72.400 fichas en los volúmenes aparecidos, clasi­
ficadas por autores. Bibliografía exclusivamente española e his­
panoamericana, desde 1900 a 1930 y completísima.
Manual del Librero hispanoamericano. Bibliografía general
hispánica, por Antonio Palau Dulcet. Segunda edición (Asociación
de Libreros y Amigos del Libro, Barcelona y Madrid). Compren­
derá diez volúmenes. Publicados el I.y el II, letras A y B. Orden
alfabético de autores e índice de materias al final. Todo es caudal
científico y literario de la hispanidad.
Anuario del Libro y de las Artes gráficas, dos volúmenes co­
rrespondientes a 1945 (602 págs.) y a 1946 (624 págs.), publicados
por La Editorial Católica, S. A., Madrid. El tomo tercero, corres­
pondiente a 1947, se tituló: Anuario español e hispanoamericano del
Libro y de las Artes gráficas con el Catálogo mundial del libro impreso
en lengua española, y lo publicaron los Editores del Anuario Marí­
timo Español (Madrid), 682 págs. Anteriormente a 1945 se publi­
caba en Barcelona otro Anuario del Libro y de las Artes gráficas.

Publican catálogos, aunque sin censura eclesiástica:


I. G. Seix y Barral Hermanos, S. A. (Provenza, 219, Barce­
lona), titúlase «Informador»; Librería «El Parnasillo» (Carranza, 8,
Madrid); Ediciones Atlas (Ibiza, 29, Madrid); Escelicer (Héroes del
10 de Agosto, 6, Madrid); Labor (Alcalá, 144, Madrid); Iberia
(Joaquín Gil, Muntaner, 180, Barcelona); Bruguera (Proyecto, 2,
Barcelona); Editorial Bibliográfica Española, E. B. E. (Barqui­
llo, 9, Madrid); Ediciones España (Duque de Sexto, 19, Madrid);
Galerías Preciados, catálogo de la sección de librería (Madrid);
Ediciones Betis (Bot, 4 bis, Barcelona); Editorial Mayfe (Nar-
váez, 49, Madrid); Ediciones Aymd (Rambla de Cataluña, 29,
Barcelona); Editorial Biblioteca Nueva (Almagro, 38, Madrid);
Ediciones «Verdad* (Plaza de las Salesas, 10, Madrid); Librería
Bilbaína (Plaza de los Mártires, 2, Bilbao); Editorial <¡Apolo*
(Pasaje Marimón, 7, Barcelona); Librería-Papelería Villar (Gran
Vía, 22, Bilbao); Librería y Casa Editorial Hernando, S. A . (Are­
nal, 11, Madrid).
1914. MARCEL BRAUNSCHVIG: El arte y el niño. Ensayo sobre
la educación estética. Traducción de la tercera edición francesa
(Madrid), VIII-384 págs. Esta obra puede ser útil si se lee con
las reservas debidas, pues ni todas sus ideas ni todos los libros
que recomienda merecen aprobación. Son de aplicación especial
a nuestro objeto los capítulos III y IV, págs. 285-297 y 298-321,
respectivamente, del libro III, titulados La poesía y La literatura
infantil, así como los apéndices III, Colección de poesías para que
los niños aprendan de memoria, págs. 361 a 368, y IV, ¿Cómo
puede formarse una biblioteca infantil?, págs. 369 a 379. Abraza
esta última los siguientes grupos: 1.°, de cinco a siete años: Álbu­
mes. 2.°, de siete a nueve años: Cuentos y leyendas. 3.°, de nueve
a once años: Historias infantiles. 4.°, de once a trece años: Novelas
de aventuras. 5.°, de trece a quince años: a) Novelas cortas y
novelas; b) Narraciones históricas; c) Narraciones de viajes; d) Obras
de vulgarización científica. Al ocuparse de los lectores a partir
de los nueve años, distingue «entre los libros escritos sobre los
niños y los libros compuestos para los niños»; habla extensamente
de la producción relativa a los primeros; sostiene que «los libros
sobre los niños no parecen ser para los niños», a quienes desagradan
por «la puerilidad de la i historias» y «su tono moralizador», y
concluye que las obras más atractivas para ellos son las de «algunos
autores de genio, que por otra parte, no las habían compuesto
pensando en el público infantil», como Don Quijote, Robinsón
Crusoe y los Viajes de Gulliver, lib. III, cap. IV, págs. 310-319.
lfll«. JUAN GUALBERTO LÓPEZ-VALDEMORO Y DE QUE-
SADA (Conde de las Navas): La mujer y el libro, conferencia
(Madrid). También publicó libros sobre bibliografía general.
Biblioteca circulante de niños de la Institución Libre de Ense­
ñanza. Catálogo de lecturas por edades. Boletín de la Institución,
tomo 49 (1925) y siguientes. Desde el punto de vista general el
Catálogo está bien construido. La parte religiosa, moral y forma-
tiva es deficiente, como era de esperar. El mismo Boletín publicó
numerosos artículos sobre la lectura y las bibliotecas infantiles.
JOSÉ M. BORRÁS: ¿Qué debo leer? Guia de lecturas para
hombres, mujeres y niños (Sociedad General de Publicaciones, S. A.:
Diputación, 211, Barcelona, 1931), 206 págs.
Prólogo breve (págs. 7-8).—¿Por qué debemos leer? (9-17).—
¿Qué debemos leer? (18-24).—Los cien mejores libros (25-44): Los
cien mejores libros, según sir John Lubbock, escritor inglés (26-29);
Colección de las cien obras maestras de las literaturas extranjeras,
publicada por La Renaissance du Libre bajo la dirección de M. Wil-
motte, presidente de la Academia belga (30-32); Las cien obras
maestras de la literatura universal, según Louis Dumur, lista publi­
cada en el Almanaque Hachette, de 1894 (32-37).—Biblioteca positi­
vista, de Augusto Comte: Poesía, Ciencia, Historia, Síntesis (37-42).
Encuesta hecha en la revista italiana Cenobium (42-44).—La
Biblia (45-49), se limita a transcribir algo del discurso de Donoso
Cortés sobre la Biblia.— Clásicos griegos y latinos (51-62): Los
griegos (51-55): Homero, Esquilo, Sófocles/ Eurípides, Aristófanes,
Safo, Anacreonte, Píndaro, Teócrito, Demóstenes, Platón, Aristó­
teles, Luciano, Teofrasto, Herodoto, Tucídides, Jenofonte, Aniano,
Polibio, Plutarco. Los latinos (55-59): Literatura cristiana (60-61),
San Juan Crisóstomo, San Ambrosio, San Jerónimo, San Agustín,
San Isidoro, Santo Tomás de Aquino, «Laimitacióp de Cristo».—
La Poesía (63-74): Poesía castellana (clásicos, modernos), catalana,
gallega, portuguesa, hispanoamericana;. poesía italiana (clásicos,
modernos), francesa (clásicos, modernos), inglesa (clásicos, moder­
nos), norteamericana, alemana (clásicos, modernos).—El Teatro
(75-82): Teatro español (clásico, moderno), catalán, italiano (clá­
sico, moderno), francés (clásico, moderno), inglés (clásico, moderno),
alemán, escandinavo, ruso.— Cuentos y novelas (83-101): Españoles
(clásicos, modernos), catalanes, hispanoamericanos, portugueses,
italianos, franceses (clásicos, modernos), ingleses (clásicos, moder­
nos), norteamericanos, germánicos, rusos, escandinavos, arabes.
Historia, biografía y crítica literaria (103-110): Literaturas clásicas,
española, francesa, inglesa, otras literaturas.—Historia, biografía y
crítica artística (111-114): Bellas Artes, música.—La historia
(115-124): Generalidades, historia antigua, media, renacimiento y
edad moderna, contemporánea. Historia de España. Historia de
América.—Diarios, memortas y epistolarios (125-130). Franceses,
ingleses, españoles y varios.—Geografía y viajes (131-137). Obras
generales, Europa y Oriente, Asia, África, América, Oceanía.
Regiones polares.—Literatura científica (139-142). Ensayistas y
moralistas (143-147), extranjeros, españoles. —Sociología y política
(149-152), españoles y americanos, extranjeros.—-Rehgtón y filoso­
fía (153-156): Filosofía. Literatura mística y religiosa.— ¿Qué deben
Galerías Preciados, catálogo de la sección de librería (Madrid);
Ediciones Betis (Bot, 4 bis, Barcelona); Editorial Mayfe (Nar-
váez, 49, Madrid); Ediciones Aymd (Rambla de Cataluña, 29,
Barcelona); Editorial Biblioteca Nueva (Almagro, 38, Madrid);
Ediciones «Verdad» (Plaza de las Salesas, 10, Madrid); Librería
Bilbaína (Plaza de los Mártires, 2, Bilbao); Editorial «Apolo»
(Pasaje Marimón, 7, Barcelona); Librería-Papelería Villar (Gran
Vía, 22, Bilbao); Librería y Casa Editorial Hernando, S. A. (Are­
nal, 11, Madrid).
1914. MARCEL BRAUNSCHVIG: El arte y el niño. Ensayo sobre
la educación estética. Traducción de la tercera edición francesa
(Madrid), VIII-384 págs. Esta obra puede ser útil si se lee con
las reservas debidas, pues ni todas sus ideas ni todos los libros
que recomienda merecen aprobación. Son de aplicación especial
a nuestro objeto los capítulos III y IV, págs. 285-297 y 298-321,
respectivamente, del libro III, titulados La poesía y La literatura
infantil, así como los apéndices III, Colección de poesías para que
los niños aprendan de memoria, págs. 361 a 368, y IV, ¿Cómo
puede formarse una biblioteca infantil?, págs. 369 a 379. Abraza
esta última los siguientes grupos: 1.°, de cinco a siete años: Álbu­
mes. 2.°, de siete a nueve años: Cuentos y leyendas. 3.°, de nueve
a once años: Historias infantiles. 4.°, de once a trece años: Novelas
de aventuras. 5.°, de trece a quince años: a) Novelas cortas y
novelas; b) Narraciones históricas; c) Narraciones de viajes; d) Obras
de vulgarización científica. Al ocuparse de los lectores a partir
de los nueve años, distingue «entre los libros escritos sobre los
niños y los libros compuestos para los niños»; habla extensamente
de la producción relativa a los primeros; sostiene que «los libros
sobre los niños no parecen ser para los niños», a quienes desagradan
por «la puerilidad de las historias» y «su tono moralizador*, y
concluye que las obras más atractivas para ellos son las de «algunos
autores de genio, que por otra parte, no las habían compuesto
pensando en el público infantil», como Don Quijote, Robinsón
Crusoe y los Viajes de Gulliver, lib. III, cap. IV, págs. 310-319.
1916. JUAN GUALBERTO LÓPEZ-VALDEMORO Y DE QUE-
SADA (Conde de las Navas): La mujer y el libro, conferencia
(Madrid). También publicó libros sobre bibliografía general.
Biblioteca circulante de niños de la Institución Libre de Ense­
ñanza. Catálogo de lecttiras por edades. Boletín de la Institución,
tomo 40 (1925) y siguientes. Desde el punto de vista general el
Catálogo está bien construido. La parte religiosa, moral y forma-
tiva es deficiente, como era de esperar. El mismo Boletín publicó
numerosos artículos sobre la lectura y las bibliotecas infantiles.
JOSÉ M. BORRÁS: ¿Qué debo leer? GuUi ie lecturas para
hombres, mujeres y niños (Sociedad General de Publicaciones, S. A.:
Diputación, 211, Barcelona, 1931), 206 págs.
Prólogo breve (págs. 7-8).—¿Por qué iebemos leer? (9-17).—
¿Qu¿ debemos leer? (18-24).—Los cien mejores libros (25-44): Los
J
cien mejores libros, según sir John Lubbock, escritor inglés (26-29);
Colección de las cien obras maestras de las literaturas extranjeras,
publicada por La Renaissance iu Libre bajo la dirección de M. Wil-
motte, presidente de la Academia belga (30-32); Las cien obras
maestras de la literatura universal, según Louis Duraur, lista publi­
cada en el Almanaque HacheUe, de 1894 (32-37).—Biblioteca positi­
vista, de Augusto Comte: Poesía, Ciencia, Historia, Síntesis (37-42).
Encuesta hecha en la revista italiana Cenobium (42-44).—La
Biblia (45-49), se limita a transcribir algo del discurso de Donoso
Cortés sobre la Biblia.— Clásicos griegos y latinos (51-62): Los
griegos (51-55): Homero, Esquilo, Sófocles, Eurípides, Aristófanes,
Safo, Anacreonte, Píndaro, Teócrito, Demóstenes, Platón, Aristó­
teles, Luciano, Teofrasto, Herodoto, Tucídides, Jenofonte, Aniano,
Polibio, Plutarco. Los latinos (55-59): Literatura cristiana (60-61),
San Juan Crisóstomo, San Ambrosio, San Jerónimo, San Agustín,
San Isidoro, Santo Tomás de Aquino, «La imitación de Cristo».—
La Poesía (63-74): Poesía castellana (clásicos, modernos), catalana,
gallega, portuguesa, hispanoamericana;. poesía italiana (clásicos,
modernos), francesa (clásicos, modernos), inglesa (clásicos, moder­
nos), norteamericana, alemana (clásicos, modernos).—El Teatro
(75-82): Teatro español (clásico, moderno), catalán, italiano (clá­
sico, moderno), francés (clásico, moderno), inglés (clásico, moderno),
alemán, escandinavo, ruso.— Cuentos y novelas (83-101): Españoles
(clásicos, modernos), catalanes, hispanoamericanos, portugueses,
italianos, franceses (clásicos, modernos), ingleses (clásicos, moder­
nos), norteamericanos, germánicos, rusos, escandinavos, árabes.—
Historia, biografía y crítica literaria (103-110): Literaturas clásicas,
española, francesa, inglesa, otras literaturas.—Historia, biografía y
crítica artística (111-114): Bellas Artes, música.—£a historia
(115-124): Generalidades, historia antigua, media, renacimiento y
edad moderna, contemporánea. Historia de España. Historia de
América.—Diarios, memortas y epistolarios (125-130). Franceses,
ingleses, españoles y varios.—Geografía y viajes (131-137). Obras
generales, Europa y Oriente, Asia, África, América, Oceanía.
Regiones polares.—Literatura científica (139-142). Ensayistas y
moralistas (143-147), extranjeros, españoles.—Sociología y política
(149-152), españoles y americanos, extranjeros— Religión y filoso­
fía (153-156): Filosofía. Literatura mística y religiosa.— ¿Qué deben
leer las mujeres? (157-161): Libros para mujeres. Novela blanca.-
Lecturas infantiles (163-171): Lista primera (edad siete a diez años)
lista segunda (edad diez a doce o trece años) y lista tercera (edad
doce o trece a quince o dieciséis años).— A manera de apéndice
(para convencer de su error a quienes se figuran que la única
lectura interesante es la novela), 173-204. Trae trozos de Cervantes
(de Persiles y Segismunda), de Leandro Fernández de Moratin,
carta a Jovellanos (Narbona, 28 de agosto de 1787), de Teófilo
Gautier (paisaje de Despeñaperros, de su Viaje a España), de
Ortega y Gasset (Asturias, Pajares, de sus Notas), de Gonzalo de
Repáraz (de La constitución natural de España y las de papd),
de Camile Mauclair (de la Historia de la música moderna), de
R. Wagner (de M i vida), de Emil Ludwig (de Lincoln), de H. von
Helmholtz (de Las causas fisiológicas de la armonía en la música),
un soneto de Sor Juana (Nos da la Cruz), una poesía de Juana
de Ibarbourou (El dulce milagro).—índice (205).
Ante cada capítulo se ponen advertencias orientadoras muy
interesantes. La bibliografía es abundante, universal, variada, para
que cada cual escoja lo que le convenga. No hay selección ninguna,
ni criterio patriótico o religioso. Incluye libros y autores del índice.
En el prólogo se dice que el libro tiene un carácter general:
las listas son para el «gran público* solamente, no para especialistas.
Este libro puede ser útil para el lector corriente, ahorrándole
trabajos y tanteos y presentándole en forma clara y concisa una
enumeración de libros interesantes. Ya reconoce el autor la difi­
cultad de la empresa y de dar gusto a todos.
1940. FÉLIX PÉREZ DE PEDRO: Acción social del libro. Conferen­
cia dada por su autor en Calatayud el día 10 de enero de 1936, con
motivo de la I Fiesta-Exposición del Libro en Aragón (Valladólid).
1942. JAVIER LASSO DE LA VEGA: La clasificación decimal.
Traducción abreviada utilizable en bibliotecas de hasta 500.000
volúmenes, precedida de una introducción sobre el concepto y mi­
sión de la biblioteca en el momento actual, una reseña histórica de
las principales clasificaciones científicas y la exposición del sistema
(San Sebastián). Excelente criterio religioso y moral. Libro muy útil.
LUIS NUEDA: M il libros. Recuerdos bibliográficos. Reseñas
claras y fieles del contenido de más de un millar de volúmenes
de ciencias, filosofía, religión, literatura; ensayos, novelas, tea­
tro, etc. Nueva edición revisada, corregida y aumentada notable­
mente (Barcelona), 2 vols , 976 y 1.016 págs. Las opiniones del
autor carecen de valor «consultivo» desde el punto de vista moral
y religioso, pues prescinde de ambos criterios. Además incluye obras
que están en el índice de libros prohibidos, sin advertírselo ai lector.
Enciclopedia de ls Asociación cultural lUnlvcrsitisi (S ilv it
Editores, S. A., Barcelona); en el tomo X X, págs. 329 y sigs.,
trata de Formemos nuestra biblioteca (Pequeña guia de lecturas).
1945. JAVIER LASSO DE LA VEGA: La selección de libros. Reglas
para bibliotecarios, editores, libreros y lectores (Madrid). Es tirada
aparte de Bibliografía Hispánica, núms. 1 y 2 de su cuarto año
(1945), págs. 5-25 y 67-78. Aunque no tiene censura, eclesiástica
estamos seguros de la ortodoxia del autor y de su profundo y
probado catolicismo.
1945. LUIS MONTAÑÉS FONTENLA: Un nuevo aspecto de la
actividad editorial: la publicación de cuadernos infantiles de histo­
rietas gráficas. Estudio documentado de esta literatura infa n til
amena, entretenida y sugestiva, de las editoriales principales que
la sirven, criterio, etc. En Bibliografía Hispánica, junio de 1945,
págs. 343-355.
1945. ANÓNIMO: Resultados de una exploración sobre libros infan­
tiles, a base de la Exposición Nacional del Libro infantil celebrada
en Madrid del 1 al 15 de enero de 1945. En Bibliografía Hispánica,
mayo de 1945, págs, 301-317 (cfr. págs. 57-58).
1946. JUAN VICENS: Cómo organizar bibliotecas (Méjico). En di­
versos puntos trata de bibliotecas docentes (Colegios, Institutos,
Universidades, Escuelas), bibliotecas públicas, etc. Sin criterio mo­
ral ni religioso, ni español.
1946. CARLOS ALBERTO GARIBALDI: Boletín Bibliográfico.
Guía de lecturas publicada por el Departamento editorial del
Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal, del Minis­
terio del Uruguay (Anales de instrucción primaria: Montevideo,
época 2.a, tomo IX, núm. 2 de junio de 1946, págs. 1-110-134).
Tomamos del libro: «Dos criterios generales han presidido la con­
fección de este Boletín: un criterio pedagógico y un criterio esté­
tico y moral.... Atentos al criterio estético y moral que nos alienta,
consideramos que las bibliotecas escolares deben estar formadas
por aquellos libros de mayores perfecciones artísticas y de rigu­
rosa seriedad científica». Y .... ¿dónde está el criterio moral? Se
ha hecho caso omiso de él, y por eso aparecen listas impropias
de la niñez y de la juventud que se educa en ambiente religioso,
moral y aun estético y patriótico. Incluye libros que caen dentro
de las normas condenatorias del índice.
ALFREDO CONSOLE: Fundación y organización de bibliotecas.
Sexta edición (Buenos Aires). Trae mucha bibliografía utilizable.
En particular para bibliotecas obreras, bibliotecas infantiles, bi­
bliotecas escolares y bibliotecas circulantes. Trata largamente del
modo de adquirir Ubros. El libro carece de cnteno literario y moral.
leer las mujeres? (157-161): Libros para mujeres. Novela blanca —
Lecturas infantiles (163-171): Lista primera (edad siete a diez años)
lista segunda (edad diez a doce o trece años) y lista tercera (edad
doce o trece a quince o dieciséis años).— vi manera de apéndice
(para convencer de su error a quienes se figuran que la única
lectura interesante es la novela), 173-204. Trae trozos de Cervantes
(de Persiles y Segismunda), de Leandro Fernández de Moratín,
carta a Jovellanos (Narbona, 28 de agosto de 1787), de Teófilo
Gautier (paisaje de Despeñaperros, de su Viaje a España), de
Ortega y Gasset (Asturias, Pajares, de sus Notas), de Gonzalo de
Repáraz (de La constitución natural de España y las de papel),
de Camile Mauclair (de la Historia de la música moderna), de
R. Wagner (de M i vida), de Emil Ludwig (de Lincoln), de H. von
Helmholtz (de Las causas fisiológicas de la armonía en la música),
un soneto de Sor Juana (N o s da la Cruz), una poesía de Juana
de Ibarbourou (E l dulce milagro).— índice (205).
Ante cada capítulo se ponen advertencias orientadoras muy
interesantes. La bibliografía es abundante, universal, variada, para
que cada cual escoja lo que le convenga. No hay selección ninguna,
ni criterio patriótico o religioso. Incluye libros y autores del índice.
En el prólogo se dice que el libro tiene un carácter general:
las listas son para el «gran público* solamente, no para especialistas.
Este libro puede ser útil para el lector corriente, ahorrándole
trabajos y tanteos y presentándole en forma clara y concisa una
enumeración de libros interesantes. Ya reconoce el autor la difi­
cultad de la empresa y de dar gusto a todos.
1940. F É L IX PÉREZ DE PEDRO: Acción social del libro. Conferen­
cia dada por su autor en Calatayud el día 10 de enero de 1936, con
motivo de la I Fiesta-Exposición del Libro en Aragón (Valladolid).
1942. JAVIER LASSO DE L A VEGA: La clasificación decimal.
Traducción abreviada utilizable en bibliotecas de hasta 500.000
volúmenes, precedida de una introducción sobre el concepto y mi­
sión de la biblioteca en el momento actual, una reseña histórica dc
las principales clasificaciones científicas y la exposición del sistema
(San Sebastián). Excelente criterio religioso y moral. Libro muy útil.
LUIS NUEDA: M i l libros. Recuerdos bibliográficos. Reseñas
claras y fieles del contenido de más de tm millar de volúmenes
de ciencias, filosofía, religión, literatura; ensayos, novelas, tea­
tro, etc. Nueva edición revisada, corregida y aumentada notable­
mente (Barcelona), 2 vols., 976 y 1.016 págs. Las opiniones del
autor caiecen de valor «consultivo» desde el punto de vista moral
y religioso, pues prescinde de ambos criterios. Además incluye obras
que están en el índice de libros prohibidos, sin advertírselo al lector.
Enciclopedia de la Asociación cultural «Unlversitas* (Salvat
Editores, S. A., Barcelona); en el tomo XX , págs. 329 y sigs.,
trata de Formemos nuestra biblioteca (Pequeña, guia de lecturas).
1945. JA V IE R LASSO DE LA VEGA: La selección de libros. Reglas
para bibliotecarios, editores, libreros y lectores (Madrid). Es tirada
aparte de Bibliografía Hispánica, núms. 1 y 2 de su cuarto año
(1945), págs. 5-25 y 67-78. Aunque no tiene censura eclesiástica
estamos seguros-de la ortodoxia del autor y de su profundo y
probado catolicismo.
1946. L U IS M ONTAÑÉS FO N TEN LA: U n nuevo aspecto de la
actividad editorial: la publicación de cuadernos infantiles de histo­
rietas gráficas. Estudio documentado de esta literatura infantil
amena, entretenida y sugestiva, de las editoriales principales que
la sirven, criterio, etc. En Bibliografía Hispánica, junio de 1945,
págs. 343-355.
1945. ANÓ NIM O : Resultados de una exploración sobre libros infan­
tiles, a base de la Exposición Nacional del Libro infantil celebrada
en Madrid del 1 al 15 de enero de 1945. En Bibliografía Hispánica,
mayo de 1945, págs. 301-317 (cfr. págs. 57-58).
1946. JU A N VICENS: Cómo organizar bibliotecas (Méjico). En di­
versos puntos trata de bibliotecas docentes (Colegios, Institutos,
Universidades, Escuelas), bibliotecas públicas, etc. Sin criterio mo­
ral ni religioso, ni español.
1946. CARLOS A LB E R TO G A R IB A LD I: Boletín Bibliográfico.
Guía de lecturas publicada por el Departamento editorial del
Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal, del Minis­
terio del Uruguay (Anales de instrucción primaria: Montevideo,
época 2.a, tomo IX , núm. 2 de junio de 1946, págs. 1-110-134).
Tomamos del libro: «Dos criterios generales han presidido la con­
fección de este Boletín: un criterio pedagógico y un criterio esté­
tico y moral.... Atentos al criterio estético y moral que nos alienta,
consideramos que las bibliotecas escolares deben. estar formadas
por aquellos libros de mayores perfecciones artísticas y de rigu­
rosa seriedad científica». Y..... ¿dónde está el criterio moral? Se
ha hecho caso omiso de él, y por eso aparecen listas impropias
de la niñez y de la juventud que se educa en ambiente religioso,
moral y aun estético y patriótico. Incluye libros que caen dentro
de las normas condenatorias del índice.
A LF R E D O CONSOLE: Fundación y organización de bibliotecas.
Sexta edición (Buenos Aires). Trae mucha bibliografía utilizable.
En particular para bibliotecas obreras, bibliotecas infantiles, bi­
bliotecas escolares y bibliotecas circulantes. Trata largamente del
modo de adquirir Ubros. El libro carece de criterio literario y moral.
IMS. ANDRÉ-M ARIE W ALC KIERS: Tes livtes, jeune filie
(Bruxelles). Se dirige a jovencitas de catorce a diecisiete afios y
les proporciona un excelente repertorio de lecturas graduadas en
todos los dominios: formación religiosa, moral, bellas artes, his­
toria, geografía y viajes, biografía, literatura y novelas. Obras
francesas y extranjeras. La mayor parte de las obras indicadas
sirven para jóvenes. Se recomienda a los bibliotecarios.
Crisol y E l pregón literario, de las Librerías y Editorial Aguilar,
de Madrid, con sus catálogos de Navidad, Reyes y Verano: Lecturas
juveniles, Selección de libros juveniles, de gran valor bibliográfico,
no merecen garantía moral para guiar las lecturas de los niños
y muchachos, como no la merecen numerosas guias del lector:
List, Cuides, Selections...., hoy tan en boga y de utilidad patente,
consideradas en si mismas, en las que no se hace la selección bajo
el criterio moral. Tampoco tienen este criterio otras muchas obras
de similar objetivo práctico que se publican desde hace mucho
tiempo: El Manuel du bibliophile ou Traiti du choix des livres,
de Etienne Gabriel Peignot; el Plan des travaux scientifiques néces-
saires pour réorganiser la sociéti y la Bibliothique posiHviste du
X I X * silcle, de Auguste Comte; el catálogo de libros escogidos
que imprime la Sociedad Franklin; las Notas y reflexiones de un
lector, de A. Callgnon; Fra i libri, de M. Guicciardi y F. de Sarlo;
The pleasures of Ufe y Scientifiques lectures, de sir John Lubbock,
Barón Avebury; Ce qu’il faut tire dans sa vie, de Henri Mazel,
por referimos a las principales de este género, porque en ellas
se prescinde del sentido netamente cristiano, al punto de olvidar
en absoluto las reglas precautorias de la Iglesia y admitir pro­
ducciones taxativamente recusadas por ésta como heréticas, in­
morales o peligrosas. Muchas de estas «guías de lectura» prescinden
del aspecto moral y religioso del libro, y algunas, como Crisol,
incluyen obras condenadas en el índice. Las bibliotecas infantiles,
nacidas en Yanquilandia, para facilitar a los pequeños lectores
los impresos más adecuados a sus peculiares circunstancias, están
representados por las siguientes fichas:
IMS. JAVIER LASSO DE LA VEGA: La biblioteca y A
(Burgos), 102 págs.
La selección de libros. Reglas para bibliotecarios, editores, li­
breros y lectores (Madrid), en la que pueden encontrarse noticias
y sugestiones acerca de las lecturas más convenientes al nifto 9egún
su edad, temperamento, desarrollo, psicología, situación social y
demás factores de importancia.
IMS. ALBERTO DE MACUA: Bibliotecas juveniles. Su organización
y funcionamiento. Seguido de un apéndice sobre biblioteca» infan-
tiles (Madrid), 89 págs. E l texto consta, de dos partes: la primera
sintetiza las instrucciones para la redacción del catálogo, vigentes
en las bibliotecas públicas del Estado, y se expone compendiosa­
mente el sistema de clasificación decimal; la segunda trata del
servicio y préstamo de libros, de la misión de los bibliotecarios
y do otros temas relacionados con el principal del folleto. Como
apéndice, se da una noción de las bibliotecas infantiles conforme
al concepto moderno de la*} mismas y se examinan los problemas
relativos a los catálogos especiales, la imaginación y la lectura,
la elección de obras y la atracción de lectores.
1940. Anuarios de la Biblioteca Central y de las populares y especiales
correspondientes a los años 1939 a 1945 (Diputación Provincial:
Barcelona, 1941-1946), 6 vols. En dichos Anuarios se da cuenta
de las diferentes bibliotecas infantiles existentes en Cataluña.
1946. CAROLINA TORAL: Ensayo de selección de bibliotecas para
niñas de once a dieciséis años. Conferencia reproducida en Biblio­
grafía Hispánica, julio de 1946, págs. 455-463. Fija una orientación
cristiana sobre los libros que se deben poner en manos de niñas
de esa edad. También ha publicado Ensayo de una biblioteca para
la juventud, de autores españoles y extranjeros de los siglos xix
y xx, que fué galardonado por el Ministerio de Educación Nacional.
1946. FRANCISCO CERVERA: Orientación editorial sobre el libro
infantil. Ecos de una ponencia colectiva del «Gabinete de Lectura
Santa Teresa de Jesús*. En Bibliografía Hispánica, mayo de 1946,
págs. 285-289 (1).

c) Crítica e Historia de la Literatura:


Finalmente pueden servir para orientar nuestras lecturas
determinadas obras de Crítica e Historia literaria, avaladas por
firmas de gran reputación en el campo de la ortodoxia (muchas
llevan censura eclesiástica) y de las letras. Además de M. Menén-
dez Pelayo, maestro de maestros y acatólico a machamartillo*,
Florcntin García de Andoin, S. J., Literatura nacional y extranjera
(Tudela, 1947), que ha recibido calurosos elogios de la opinión
sabia; las obras de F. Blanco García, O. S. A. (1891), V. Gómez Bra­
vo, S. J. (1902), José Manuel Aicardo, S. J. (1905), C. Eguía
Ruiz, S. J. (1914-1917), L. Herrera Oria, S. J. (1918), A. Ris­
co, S. J. (1918), José Rogerio Sánchez (1920), Graciano Martínez,

v U> En cuanto a obras extranj w c o w ú lte * La U bH ^em y d m *> de Lasao d * U


l y . V I. pAga. w-96. Pueden añadirte la. publicación* de * d.
p ucación en Ginebra (1930, 1 V33, 1936.... ) y 1*» o U m d" ( ^ ¿ 5 ? *
l>Wer (1930), Kric Leyland (1937), A. Curtí. WUgu. (1938) y Lucúe F. Faígo (1939).
O. S. A. (1922), R. del Valle Ruiz, O. S. A., y los Padres Do­
minicos Aguado y Getino. Narciso Alonso Cortés (1941), J, Ca­
sares, H. Hurtado, A. González Palencia y N. González Ruiz
(1943), Juan Tamayo (1943), Jorge Campos (1946), Ricardo
Cobos, S. J. (1947), L. Alonso Schokel, S. J. (1948) y Esteban
Moreu, S. J. (novena edición, 1949). La Literatura española, de
A. Salcedo Ruiz, se resiente un tantico del viejo liberalismo. Para
el campo francés se pueden consultar a J. Calvet y P. Doumes,
que hemos citado arriba, y para la literatura italiana los asimismo
citados G. Casati y L. Borgogno-A. Vesco (1).

d) E l mejor amigo:

Para acabar aconsejo a los lectores que se aficionen a los


buenos libros y hagan apostolado fecundo entre amigos y cono­
cidos, porque, además de que ilustran el entendimiento y robus­
tecen la voluntad, son muy fieles amigos, como dice Lope de Vega:

Es cualquier libro discreto


(que si cansa, de hablar deja);
un amigo que aconseja
y que reprende en secreto.
Si se desea vivir con dignidad, decía con gracejo el experi­
mentadísimo Obispo Fr. Alonso de G u evara es preciso «vino
añejo para beber, amigos ancianos para conversar y libros viejos
para leen.
El libro más viejo debe ser nuestro amigo continuo: la Biblia.
El libro más extendido, nuestro inseparable: el Kempis. El me­
jor consejero y gula en nuestra vida, el Libro de los Ejerctctos
Espirituales, de San Ignacio de Loyola. El más universal, La
naturaleza.

(i) Para demostrar a lo» lectores el valor del apostolado que ofrece lftoos buenos y
juicios morales de lecturas, quiero indicar esta ficha reciente: Scfayna, Jos y otros: z.goo
Modernt Ckitust Nnvtl» and Plays (Scheut Editor»; Peiping, 1946). Pos son los objeto»,
se dice en el prólogo, qae persigue este libro: preservar a la juventud contra « 1 mal d« 1 «*
malas lectoras y dar a conocer la literatura china a los extranjeros. L * ««flora Su-Hstien-Ua,
profesora de Literatura china en la Universidad nacional de Wouhao, publica an
sobre la novela y el teatro chino* coatemporáneo», y Chao Yen-eh*nf OOi da 200 bw gfl»*»»
Weve» de lo* principales autores (cfr. BuU*tin dg l 'U n i v t n i U VAuroré, 9 d* ootttW* u#
1V48, pigs. 424-425, y Chíns-Madugstcar, 1S9S-1948, pág. 20).
lecturas buenas y malas

— A. DE B.— M uy bueno. Marón o el nlfto componer un maestro de acendradas melo­


cristiano del Líbano ( F r ib u r g o ,1939), Epi­ días.
sodios do la s última** persecuciones contra AB1ZAMDA Y BROTO, MAJIUEL.—
los cristian o s y , concretamente, las vicisi­ Damián Fomtftt ( Barcelona, 1942). El
tudes q u e p a s o u n a familia de fieles maro- valenciano Damián Ponnent fué uno de loe
ni tas h a s t a conseguir salvarse gracias a su «•cultores más afamados eo los eomiea*oe
v alo r y a hu virtud. Arumagán, *1 prínelpe
de la época renacentista. Gustará a cnanto*
Indio perseverante. Am bas novelas son muy sientan afición por laa Bellas Artes. J Í I 1,
edificantes. 6SS.
A., CONDESA D E .— L a mujer ertsttana ABIZANDA, MARIA ANGELES.— Hablar
en la familia; La hija; La esposa; La madre. lo que amamos (Lérida, 1947). Vtínte char­
Morales. las sobre lo» principales misterios de la
ABBE.— La vuelta al mundo por tres niftos,
Religión, dirigidas a obreros, acompañadas
para mayores.
con sugestivos ejemplos y acertadas compa­
A B B E ***, L \ — Malo. Véase Michon, Juan raciones. Para todos.
ABLANCOURT, D\— Las nueve hija» del
H ipólito.
coronel (Baretlona, 1928). Novela de eos-
ABBES, CONDE P A U L D \— Muy malo.
tambres. Se describe el cristiano y feüc honr
kuxurla, novola indecentísima, infame sobre
de un coronel en el que la única nubeoiHa
toda ponderación.
es la dificultad de colocar nueve lujas, buenas
ABBOT, a .— L a mujer que tuvo miedo, y de agradable aspecto, pero sin dote. Par*
para m a y o re s .
íovencita» de quince a veinte anos. M L 1,37 8.
ABBOT, JACOB.— Rollo en Parts, inofen- ABLOT, ANTHONY.—L * tragedia de Ma»
si V().
dettne, novela indiíerente, para persona*
ABDER H A L D E N , C.— Fauvete y sus t m
normanos, para todos, incluso niños. rnABOüL-MOTYKD-IBN-ES8AICH. - Á r a ­
A B D U L L A H A C K M E D .— El ladrón de
ia|dad, para mayores. be; hacia el siglo xn
parte la novela L*s aventuras de Antar. Hay
,1 *®®-CEDARIO de los anlmalltos* Texto en ella cosas buenas y también pasajes
Editorial Molino ( Barcelona, 1944).
, )ra instructiva, recomendable para niftos prfABOUT EDMUNDO (1828-1885).— Nove-
a» H a H0*H lista de uña im p ie d a d volteriana. En todas
CAH . L H 0 » A Z IN H A L .— Poeta luso. Abe- i ; « novelas hav constantes alusiones satí­
í’ííh ? L,sboA* Ouía sentimental de la ricas v maliciosas a la Religión. Madelón,
imJ / * Cün 0vocaciones y observaciones inmoral: L** éobasses d» Maitre Plsrre, ee
, ° aH» Nenas de suaves ritmos y de nna mai» imitación de oierta obra de Vol-
inúaT m|Agon«s que llevan entre lincas la ¡¡£s; í * FeUab, souvenir de 1’EgypU, es
de fondo que habría de escribir y
A llK A lK USOTDHAtl MUXNAti * MA14B

uu* glorificación do un M a h , a oatiaa da


l«* ^ual <4 kbadiva l« biwt por 1» noval»,
Kn u * a «tal oglpoío trata d« ponwadlr quo
la rttliipAn d* u * laroo* ** roajor a u ln ti* •S T rn S K •l í ?1**'*» » « « • «>
lo» cri*t<«niw. Trente it tuirtoit) i>Mten(n
tol»rabl*; Tolla» hay inuoha paaióni L » rol
í.-m».*,ki»31TS; ÜTT TtUS,
onomlgc» do loa orlatlanoa. KHa r a a i i S
dea montafnaa, criarlo im|Ȓo. No <* para
todo*. La vlallle roohe, Inmoral o impla; )‘, T iS aJ taS f*. iw .* '* vm»4 b íü rü i
n». H »l«H a dt lo» MUonai da Parla, varia*
Qermana, p*linru»a para la juvmilud. Kl rey Ini onvaiilanflUa y oaU máa o tnouoa oontaml-
4a Im montaAa» (fiarveUmu, I U4 f ) . Nóvala
huinorUtíca, llena <1»’ InterA* y amnnldatl. ® T f’ M*moriu Mbra la vMa
da Napoltdn ( tiamduna, J946). Biografía quo
I'uodon leerla Jóveno* tío oullura. no ^rj.idloará a oa babltuadoa a taoiuraa
La narU de un notarlo ( Miutrisl, 1045), no huu>rluíw. El almirante da OmUIU, novola
d*j* «lo haber algo inmoral; L* Infame, «lo ínjurlopiíi ai rl^ro.
Maiinto de*honoiil.o, m4* nu o|itro quo rti
A B R B U . 01LDA DK. Maatlsa (Han Pau­
Oarmana; Et hombre da I» oreja rota, algmia lo, ilra iil). Novola da loa amoriMt da una
fraan mono* <-onveniente, iÜKunua idea* m i- moallaa. Miioiiaa oaoaniw «rudUlntaa v <ion».
laa. 1‘uru todon, eireplo loa nniy jdven#*. iimiixt oscitM^ionaa a la aonaualldad. Poli,
I I DV i!,. Kn Roma ooniempnránaa y uu La
/rroaa para adolo«o«ifikw. J‘or«nítida a adnlloit
ouaetlAn román* cmu líal o al naloliriunjo y da íU«niift ln*iru<5clrtn.
también «ni otra* obraa, intiioraloa por oirá
parto. La madro da la marquesa, ii»of<%ti«lva, A BR EU, M ANUEL HttCTOR. Nov«U;
inora ilf>l i í m i u U hi , apllrndo «mui dnaproc.lo a Ramiro ai enamorado, panajoa dtwlumwitod,
dorio* jóvimi<*¡ Sana Dot, au puodo loof¡ polínnmo», daanud«t*oa, tlaaorlpcionoi lAbrl*
Laa páranla da Bernard, pagador», fuera dn oiim. l’or lo tnaiioa d« mi* dafto qua provaolioi
iil«uii»u» fru*e* de inoródulo, Loa piratea do Por la paana «a adora al «anta y ol Trovador
la Malasia, ne puedo loor; Da Polntolte a da la oosta, «on paaailwraa.
fttambul, liliro do víiije i|110 lo morooid oi ABRIL, MAGDALENA. Bl •••rato da
•nliranoiubra do «vi volioi iano»; La Oréoa Oarloplllai El birlibirloque; El ouanto da no
eoniemporalne, biaUirin injtiala; La oa* da m verdad( SI lord John; Marabú| L m lom-
M. Ouartn (iU !Í8 ); Causarlas ( IM86); La Tur00 bra«¡ Dofta ••mana, acontablo* para nlfto»
( ÍHtílf), para lootorea mu yora»; Laa marlafM do «tola a nuovo afioa; El forro d* Andrla,
da Parla y La* mariages da Provino# ( IHtiH) , riMHitnotidablo para hIÁom d« la mlama odadi
Conjunto do narm-louoa corlan, ontre laa Juventud, j -im paraonaa mayon*; El hombr»
que «obroaaloni Loa malllxo» dal Hotel da abandonado, para paraona* iii»yor«M for*
Oornellle, Tío y sobrino, tolarae an venta, madiiM,
0#r|«6n, Kl bueto y La madre da la mar- A0URLITO, EL (Houd<'mlmo). El Molavo
que*a. La bal daa artista»; La polrra; Ouvar- argelino. Narw-ión novolawa f ii&rwlitna,
tura au ohtUau ( tH í O ) ¡ L ’Alaaea (1H72); La /046). ( ‘onüwio iui*tné*’. Kl armltaAo mU*
roinaln d’un brava bomma ( íHHO); La déea» terloao y El ablimo de la» almaa. 'J roa na-
mftron du ialon da patntura pour l’année rrmUmm ttovoladaa> l^aa doa priiuaraa, do
1M 1 ( iMM.’it; l « hl)a dal canónigo; Mies uv^nltit ü* con fotuto 11pl^ri l * ti»row*>#
iampAu, |»»ui* (tinyoii j* ( Mr** obraa <10 monos d n iiMOtf. ^ttt^fono, #0 iJiMJMTofU im ib lw iU
íiiU;m'm 111 t' H¡K, doixlo bay tfilfilii^ii dato* i M f o r i t i n o cln \ n r w o lu r ió n runa, o* tftuibléw
btoliililmv'iM.fiium. /no/'oJiwlora, Kl •«
ABHAM. p. (iiiw k'i ou 1 HHII), Una («mm* 1 iijwttjw. wftoi d©
at da* hormnas, Inmoral. ílMr.n a aftox, ( ) H P Ü u illl d#t#Otlv©#
A B R A N T E », L A U R A - S A IN T - M A R T IN oii49iilo o b lw * «ci<^ «>
PfCRM ON, D U Q U K M A DIC (I7H4-IHÜH). <|ulh<’>0 HflOM.
l|l | K*,*l,‘l llI .lllllOl, K.H< r¡ l|(/> V H llt í- ABURO» introducido» • « la dUolpUna d*
<'U*lro v<il<j(iniir« d«. f/fMtulHM f)i<’,iiKH'íti«, la Iglatla y pota*tad da lo* principa* «n • «
No»"|«*; BMana» da la vida aapatola. Hon oorreooi6n, qua a la «obaranfa di»
ltr.p., ría Mirníii <1^ iiimík kinorr»**, dit Ion an »u» Corta» ^naralaa q í w » un P«b*ndado
r.ljit \in\ Min Jim dls Jo* da a»to» reino». PUt «1 IntUfi» d « libro* pi<
f t t / U 'K ', i.ií ll ítnjfji-tl *ít lilbidoH. .
lo* vtnr.tjlofi <)<? la Ir¿i,ví4íi-
A, o. No má» «aprlotoo» (* * * ¡ ¡ ¡ * * 1
huxltt Im, l*aw¡on^, por MU
l U i t ) . Muy propio pura «IA** « n *p'
ífulo ur»«i?iMni y j»»m* oír o liiríMitM, l^i tipa*'
ftolm* /kUk íwivoniviui ti Um frtHU t**'* <’4»n viim» lluevoll.fi OM. ...

y. llovttfio (i. mu «hir ijini mopk|>o ACALME, LUCIA. U “"J S


< , llí )IiÍM»iO í|MMl|iO NTt « rivi^orfili 11 f|( El duaflo dal pan, para '
ntítintt y ^ hu Irijo. ¡Kitomtu'Uí, ii>v* ni í|»ln A CU MAL, r «A N t )l»0 0 . A ',‘;,'r ¿ L i ú d o
U imi ¿rXt% no $irn U n to oMonl,oa y iiovolaa, fnA» »> )l' ” ‘ .i^., ¡gj
u i llialM t H H U |>ll| boiftlll. «n «tm Mon*. Da b u » » * *■
HiiMtvtf'h ipih Jíi. fi4i<tn)f»ni)nr*. C b M In m | lf ealvarlu, Imona.
ACEBEDO DK a ó MBZ, i . (1H08.1MJ).- . oan pm titñ pl«Ud. Avmkmtm é§ A*tonl*
Wa. a u riro » da I* t i da da a t a r a » H r n wj la Corté i » Navarra. Kn «atM r
iranadlnot. Hon bwvni hbWfriot». • in « o b r M Urna munboa «rror«w kl»Urtiñtm.
vi iMWiioro o* |»íw»wJ«r«í
AOTAf Bl aoldado,
N lM U i m4*imano;
márUrM (Madrid.
vAlarlo o I» no puodim paaar mu- 1944). ttn Ñ primar volamun b «
Miumitlonoa y /iflritituilonoai AngaUna, aado «1 •o<«r laa a*tm NmmiHmdUmU» •
„„ no» ímímmIm. ni «■ <l« ttrovaoho y al da mártir»* d » la épo«a romana j «n «1 utgnnde
,dirán it'mfi» |»»rtt k«i>U> Jw w i| L * caridad laa da aqttniiuN qua mtfrimm p*n*>tutt4a
crlatlana, Íhimiio; fCl pobr# Braulio, I*. Mata­ por opoMrm a laa ¿oetrlnaa arrianaa. Uno
ría <w <*« «<'»»«>" («niaroHii) La vida 4a ua otro volumen aoo muy propkia para
hombro, n í « m p w t i l i H l í ' o * . Nu **U bl*»,
,,, iniiclio iiKwnm, ni i|im oíoslo tan alu t4no
LtorM «on aafi<>Utftt« cultura rnUiptM*. Oír»-
om aapaoiai inUrém para loa mpaftoka laa
n ln Uovoltirldri fmtHMMA. Eotayo sobra lot Aataa da Han Pruotamo, Qbimvo da Tarra*
dohitro» da lo» Cfuadoi. I'ubliud ttn tonu) do ffwna, qua a pwar da ia oobrtaíad dal ralato
y q#l*4 por «11», mi eotno por «i «altor da
ACfCVfCDO H E R N A N D E Z , A . Chaftaroi* aitttgtadad oriatíana ati* «wUoiwn, raaultao
lio. ProMonta al ruínen» nhllooo ll#»no 4 * Otuy (H/niiiovm|orii«, M L g, i t i ,
vK-ioM y minarla*, y quo pm'iIo vu una ACT10M ( V ) Fraafalaa. íUvinU Mturn-
mu/,11 <11 <'J am o r hum ano* attnl y filarlo h«*¿» ¿1 <U« 10 da jallo do
ACILLONA, lio » * P, DE (I, J,), El 1930. L ’AaUoo FraafaJaa al la Vallaan. Laa
MCrlUo* m Ulorm ro ^ lUlbm , ln torcían f# ptéaaa d'un proaéa. I W « l o d« Charlo* Manr-
<liento miMÍonal. rn» y Itaudot. Kn «1 indio* da Ubroa
ACKfCft, P A B L O ( nimíW m 1874). - H ay pronlbldtM.
< ii nMl.n novH í«l,a a lg u n a o o n tradjcH ón , tiuoi», ACUÑA, MANUEL. - MaJíwio. Puhtlad
ñor un lado, a u to r do u u a apolo gía dtt un tonto cotí aua Obra» aamplataa, dondn
IlOiirdew y, por ol.ro, do a lg u n a * novelan <m aatAn t.o«loa ao* viiratM y ni drama Bl paaatfo.
Ium ‘ inilnrt mu m odo do pmiMar y prudencia Dijo da 41 MitnAndaa y l'aUyo; «Rra un aa-
moni) no walíMÍacon, m a u lla n d o in&ft Idim rty iurlianl« dn MmiMti*. aatnrado d*«l matarla*
diiiio (y pollero, A m a n ta d# c o ra ra n ; A lm a * llamo da laa aalaa da db»a«cldtt. ajfmii ro j
pmjuftftit*; Ln aaflorlta do T h la n fa * ; E l dlM O tfiTon en an poittpoao «Momo da colaba».
do vivir; U n a ab u o la co n ta b a ; Entra 4 oi 1 /a laniura da loa vnraoa d« ^<»ifta aa p«ll>
orillan, no *nn adm ití filón onlro Imano* Kroaa. i
« ri»d iíinow. IiH« norMona» m a y o r** píimlon ACHARO, AMADEO (1*14-1 * 70 ). No-
i< < i ; Kl Moldado b e r n a r d o ; L o i d*tt#rra6oi; valloU. t^rtodlata t rwdaotor da Charivari,
\<o* don cuftdornon; Lan «aftortta» B ertrán; El qun ora <l« malaa ld a «. La Boba «a Naaraa,
pájnro vonoodor. h u ra fcodo*; E l am or y al Munto w^ahwao; La sombra 4* Lutfovloo,
rtniinr ,y M arta y L u d a . L a protaotora, «a pitaadortt: La Olaa-Pommlar, atnorwi y caaa-
fx'li// roMii. tnianto aiti amori mti«r« «I «no y vlona «1
A C K K fiM A N , W A L T E R . E lliabath vuala Mwarainnto <von amor. Hiatoría da ml* amlfoa
«ioninlflo ( ítarfwlo'tm, ftJ44). N o v ó la opU to laf y Ala)an4rlna, m ptwlau Inor, Baila roM,
,M >'u m ayor parl.o. |>o ciorüi tendencia pwa |)nr»oniMi toayoraa aufManUtfnmi^ for•
•j'^nilí/julora; dtM oioMa y ooiToota ou lo fuu* marina. La oapa y la aapada; Bl agua qua
*i ni 11«m11.,*,) ^ 4W 0 |MJi ||m pifl(> a^ ia d a b ln y oon duarrna; La aaAortM dal retal; Ralatoa da un
jHd.u.rt dr. miiiiiíiiMoImiuo aoaptfthto. 4 U « la toldado, par» poreoniM tnnyor**. La «ata
ínofuiiMiva p ara LoiIom, ox^opto nlHo* raali latoJa«l4Bi Laa aatooadat dal aaAor da
V “ dol.w ríuiU*, /i) ¡(¡0t la Ouaroha; Hlatorta da un hornera; Entra
al baila y la euaa; Laa muJara» honaataa;
acom ia L A » 10», DOMINOO. Bl p*- Bl diario da la haradara; El libro da bltagrat;
a" Mftiriu niAldltAK ( fíivmtlnntt, Maarlalo da Traull; Rata Manea; La víbora.
• )■ I*ii»n, p^iMoiuiH furiniuinM. H Í00. Todita «JlttM llwtwt ((«'ligrimo» para
A(;twrA , LAURIIANO DK. Ua* fr*0 Ja g«iti«tr*Hd»<l il« Iom Ifutliifim,
*l«l ululo XIX ( fkirurloita, ItiJt). ACHARO, MARCELO. El cortarlo, par»
•“'Minflit. Kmii/.u, iu niu.,1 |>orHoniili(Uil d« l<* ji0t»oiia» formadna: ^Quién qulara lugar con-
¡ " <1 l:"K'’" ÍM Mílliunl. (IMI7 INPM). Uua> ml$of, |mlt«r«Hi» par» la gaimrAhdad tl« loa
' M a Im Ioii^m mn n lu u u a n d lu r a y wn
m,iík iomii. n n v u
''""•■ fin t. ¡«cllU'ÍW.
ACHARO, p a b l o . El «aM dal oomarolo,
A<:okta UU HKM PICIl, MOLKOAD. nara i>«'n*c»ii»a n»byor«aj La oru* dal Sur,
llUtiuta <'u|<niilil*nn, lulttmbi'O UUgrfNwi l*»ra la jtP»«ralld»d «l« lo<* lwton«a.
,1! ' l |’' '""'"'iluilnM liInritrliiK v fumlíKlofR tío ACHUKr. * . 0 . I-, M^l«roa» par* l|i
Vl,;..... . "'Vinlii*. AiI<II||4n (llt wo |MMHM *«>■
lia p u b llo m lo nor»H«lH‘l ‘I" ><•** |," ,'(,rPM‘'
AOHWWON. EDUARDO. La taguada vida
ia John Adama, p»lli(roaa.
*•«»■ ptmtM «ti cartaftn*. OrAni- AOHIM DE AINIM, L U » , Uno do I.h,
u,r,'M'-nov«lMo*«, <m lintMi*. IUW » illrw'ioraa dol routatitÍ«ÍMtno. Ktt Loa bu m s
" " " " h ^ n U , y. nuttmlo «4 cuno lo «muiIow»,
¿lañes de la corona (1 8 1 1 ), ensalza a L u ­ narrada en «etilo ameno, hacen de esta novela
lero. escolar una lectura atrayente de positivo
A D A M , M A D A M E ED M O N D (Julette valor religioso, moral, patrótico e Instruc­
Lam ber); nació en 1836.— Ella misma con­ tivo. Recomendable para niños de nueve a
fiesa que es pagana, y que en esto se doce anos.
distingue de las otras mujeres. Está por la A D H E M A R , L U IS.— La tuga de un ángel
vida presente con todos sus goces, aborrece (.Barcelona, 1942). Novela de aventuras,
lo sobrenatural y los dogmas cristianos y basada en la leyenda del cautiverio y libe­
detesta la mortificación y las molestias cor­ ración de Adelaida, reina de Italia. Es inte­
porales que ellos imponen. Ha escrito varias resante y de positivo valor moral y religioso.
novelas. Pagana, es muy inmoral en la Recomendable para niños de nueve a doce
enseñanza y en la acción. Otras obras suyas: años. C r . 2 .
Mis ilusiones; Mis primeras armas; Nuestros A D IN E , F R A N C E .— Panehiko ( Zaragoza ,
sufrimientos, son peligrosas. En 1913 se 1944). Novela. A pesar de la buena inten­
convirtió y en esta segunda época ha escrito ción, es obra sólo para personas formadas,
Cristiana, novela sana que todos puoden por algunas frases peligrosas de la protago­
leer. nista en su época de vacilaciones. M L 2 ,
AD AM , M AR CELLE. — L a Gueuse y otras 379 .
novelas inmorales. A D IV IN O , EL... ( Barcelona, 1944). Acep­
AD AM , PABLO (nació en 1862).— De muy table para niños de seis a nueve años.
malas ideas y extraordinariamente desho­ A D L E R , A L F R E D .— El sentido de la vida.
nesto, tanto en los personajes y asuntos que Nuevas perspectivas de la psicología indivi­
escoge, como en el modo indecente y escan­ dual ( Barcelona, 1937), para personas de cri­
daloso de tratarlos. En general, todas las terio firme.
obras de este autor son provocativas, licen­ ^ A D R O , X A V IE R (seudónimo), S. J —
ciosas o de ideas perturbadoras. Novelas: Sangre Jesuita, biografía del P. Emilio Mar­
Chair Molle, muy licenciosa. Fué por ella tínez y del H. Juan B. Arconada, de la
llevado a los tribunales y condenado a prisión Compañía de Jesús, martirizados en Astu­
y multa. La gleba y L a serpiente negra, no rias el año 1934; Rojo y español, episodio
deben leerse. S 63. L ’année de Clarisse, muy dramático de la Cruzada española; Luces de
X>rovocativa; Irene et les eunuques. Alguna caridad: El P. Jacinto Alegre, S. J., biografía
escena, por lo menos, deshonesta, provoca­ de este apóstol de los pobres, amigo de los
tiva; Le temps et la vie, inmoral, peligrosa; enfermos y guía de los jóvenes, muerto en
Mademoiselle D ’Hamelincourt, inmoral, des­ olor de santidad; Caudillo de almas: El
honesta, anticatólica. El tiempo y la vida; P. José M. Rubio, S J.; Carlos María Rey
Historia de la sociedad fr a t e s a después de Stolle, marino y aviador ( M a drid , 1941);
la Revolución; La fuerza; El hijo de Auster- El Duque de Gandia ( M a d rid , 1943), reco­
litz; La astucia; Al sol de Juüo; Historia de mendable para lectores con alguna cultur^
Bizancio; Historia del Papado. En todas hay o cultura media; Laureada de sangre, esbo­
escenas escabrosas y sucias imágenes. Esen­ zos históricos de la Cruzada; Caballero le­
cia del sol; Corazones nuevos; La fuerza del gionario, lucha y triunfo del capellán vo­
mal; La BataUa de Ulde; Cartas de Malaise; luntario de la Cuarta Bandera de la Legión,
Togas Rojas; El Trust; Juventud y amores Fernando de Huidobro, S. I.; prólogo del
de Manuel Hericourt (autobiografía suma­ general Millán Astray. El ocaso del Imperio»
mente inmoral); El rebaño de Clarisa; Los vida del P. Urios, jesuíta, misionero en F i­
leones, indecente; Stephania, novela de psico­ lipinas y gran patriota que presenció la
logía pasional. desmembración de aquella tierra; Flor de
ADAMS, C. F.— Shanson. detective particu­ sombra, rasgos más salientes del admirable
lar ( Barcelona, 1945). Novela interesante, F . Francisco Gárate, portero de la Univer­
inmoral. sidad de Deusto; Mariano Rodríguez, resu­
ADAMS, HERBERT.— Campeonato trági- men de la vida humilde y repleta de virtudes
co. Novela indiferente, para personas mayo­ de un Hermano coadjutor jesuita.
res. E 327. A E P L I, E.— El lenguaje de los sueños.
ADAMS SIMONDS, W IL L IA M .— Edison: Fundamentos científicos de la interpretación
Su vida, su obra, su genio (M a d rid , 1945). de ios sueños, para gente ilustrada.
Biografía. Por bu limpieza moral puede po­ A F A N D E R IV E R A , A . JO AQ UÍN.— Las
nerse en todas las manos, pero no todos noches del Albalcin. Tradiciones, leyendas
podrán aprovecharse de su lectura, puesto y cuentos granadinos- Se pueden leer.
C|U6 fcxjg® algún conocimiento de las ciencias A F A N D E R IV E R A , FULG ENCIO (siglo
física», en especial de la electricidad. M L 2 . x v iii).— Malo. Especie de novelas en cartas:
fiU. Virtud al uso y mística a la moda. Muy
A D E R .— Escuela de muchachos ( Barcelo­ desaforada contra los religiosos en lenguaje
na, 1046). Una pequeña, trama de espionaje a veces basto. No falta algo deshonesto y
descubierta por los principales protagonistas sobra lo impío. Fué luego esta obra rxgur
en sus correrías por las montaña* pirenaicas. sámente prohibida.
AGEORGES, JOSÉ.— Sus cuento» morales prevalecen la verdad y el bien y los culpable#
«¿lo necesitan ligeras correcciones: Los 8U merec^.°» n<>« presenta pasiones
rnentos de ml Üo Paterno; Los cuentos se- v desórdenes en diversos pasajes, alguno de
El duelo del campanario; Las ocurren- los cuales sobradamente crudo. Por esta
d « de Pedro PUotat. razón su lectura no conviene a Jos muy jó ­
AGES, L U C ÍA DES. — Novelas y cuentos venes, aunque parece no perjudicará a lec­
rnuy buenos: La profecía de Mauricios; tores con alguna formación. M L 2 , 237.
Isabel; La torre del Cardenal; Los sobrinos La dieha en el aire (1944), para lectores con
de tía Germana, y otros mucho». buen criterio; Herida en el vuelo ( M a drid ,
AGOULT, M AR ÍA DE FLAVIGNY, CON­ 1941), para lectores mayores y formados;
DESA DE (1805-1876).— Publicó varios ar­ Teara ( Barcelona , 1940), para lectores for­
tículos literarios con el seudónimo de Daniel mados; Trajlnera ( M adrid , 1942), peligrosa;
Stern. Autora de Las cartas republicanas, Cuentos de miente que miente (M ad rid, 1942),
ardiente partidaria de las ideas de 1848, tolerables para niños de doce a quince años;
socialista. Para esparcir ideas publicó Nélida Los enigmas de María Luz, puede leerse.
(1845), y otras novelas. En ¿atas, además, AG U ILER A, EM ILIAN O M. — MuiHlo.
el esposo se va con otra y la esposa con Datos biográficos esenciales de la vida del
otro; y este otro con la que primero se fué pintor, continuando con la relación de sus
el esposo. Dicese que es esta novela la principales pinturas. Puede ponerse en manos
autobiografía de Stern. de todos. M L 2, 175.
AGRÉMONT, G.— Les dames aux chapeaux AG U ILER A, PEDRO (S. J.).— Desde la
verts; A casarse tocan. Novelas buenas. cuna basta la eseuela. La madre en el hogar
AG U AD O , E M IL IA N O .— En los caminos educando cristianamente a los hijos ( Baree­
de la noche ( Valencia , 1943). Pertenece a lona, 1907); La felicidad en la familia
un género de literatura que es más para (M ad rid , 1919).
meditada que para leída. El autor va por AG U IL0, TOMÁS.— Además de poesías
caminos profundos, inquiriendo en un am­ religiosas ha escrito Cuentos fantásticos, que
biente lírico y algo melancólico esencias tales se oueden leer.
como la del silencio, del tiempo, etc. Libro ÁG U IR R E DE CARCER, M A N U E L (OC­
destinado puramente al espíritu, viene a TAVIO AYLLÓN).— En el estilo de... ( Madrid „
satisfacer una verdadera necesidad. B . del 1945). Ensayos que pueden ponerse en
M 534. Leyendo el Génesis ( M a drid , 1942), manos de todos los aficionados a la litera­
muy recomendable a los jóvenes. Más que tura contemporánea. M L 2, 534.
lectura es meditación llena de encanto y AG U IR R E SANZ, SUSANA.— La isla de
devoción. 8 2 1 . las sorpresas (Bueno* Aires, 1946). Cuento
AG UAD O, JOSÉ M A R ÍA .— L a Iliada de fantástico, aceptable para niños de seis a
Homero. Traducida verso por verso y pala­ nueve años.
bra por palabra ( M a d rid , 1935). AGUSTÍ, IGNACIO.— Mariona Rebull. Pri­
A G U ILA, CRISTIANA.— Navidad (diora­ mera novela de una serie de cuatro, de las
ma, y explicación sencilla). Recomendable que aún no han sido publicadas más que
para niños de tres a seis años. dos, y que llevará por título general La ceniza
AG U ILA, JENARO D EL.— Animales do­ fué árbol. A través de la historia de una
mésticos ( Barcelona , 1943). Aceptable para familia se describe el ambiente de la ciudad
üinos de tres a seis años. de Barcelona, a partir de la Exposición que
AG U ILAR , A N T O N IA .— Yo soy un hom- tuvo lugar en 1888. Aunque interesante el
or© triste... Novela ( M a drid , 1947). Intere­ estudio de los elementos de la época, la
s e exposición de una limpia historia de juzgamos sólo para personas formadas, ya
mor, desarrollada con gran habilidad téc- que la conducta de la protagonista es en
Ca en tono romántico y con estilo ameno absoluto rechazable. E del M 560-561. EU
y cuidado. Recomendable para mayores de viudo Rius. Segundo tomo de ia serie La
catorro años. ceniza fué árbol. La acción comienza en
I ^ U Í L A R , FEDERICO, presbítero (1834- el año 1900. El viudo Rius no puede apartar
viai Colombia. Escribió una obra de de su imaginación aquella catástrofe del
tiñe C° n semejante a otra de Lamar- Liceo y siente su hombro todavía paralizado
bid'i* índ°lo muy diversa a la prohi- por el peso de aquel cadáver que hubo de
Piní- » l^ncés: Matilde. Describe paisajes, trasladar de sitio para salvar su honor y el
Has °í>s^UInbros de Bogotá y copia esce- de la muerta. El hijo salva al viudo Rius
de lanzarse a una vida de depravación y
A r in» Kuorra civil de 1876 y 1877. escán dalo. Se pinta» pasiones fuertes, am­
atw» i AR PATEN A, JUAN. — Nuestro
bientes sórdidos en los aue se engendra el
tumi*0 Ua” / M a d rid , 1941). Novela de coa- odio de clases, el robo y el crimen, junto con
lector !>S ^ tsno f ° n<lo moral y gustará a esos odios terribles por su misma pequefie*
iiiien/ '8 busquen solamente entreteni- y engendrados por la envidia. Carece de
alcuat V (ilRtracción* M L i, 380. Un cariño verdadero sentido religioso. Excelente desde
Podrí i r° *>0r c*.en*°* D® novela «rosa subido» ©1 punto de vista literario, pero sólo puede
‘ íll(,s calificar a ésta, pues aunque
ponerse en manos d© personas sólidamente
formada*. E del M 560-561. Los surcos.
Novela peligrosa, para porsouas mayores.
A IC A R D O , J O S Í M A N U E L (S. J.)___De
E 17 4
c°n t «m p orá n e a , 1801-1905 ( M a ­
A G U STl, VICENTE (S. J.).— Clemente
drid, 1905), dos volúmenes; Hablar por ha-
Baigorri o fidelidad hasta la muerte. Modo
* « ' M a la g a ); Palabras y acepciones cas­
cómo expulsaron a los jesuítas de varias __.... .....^en el Diccionario Académl-
tellanas omitidas
partas do América; Los mártires del Salsete; * co ( M a d rid , 1906)
Calatrava, páginas del cristianismo dedicadas \ AIG
A IG R
R EM
EM O NT ., Pj
O NT PA B LO D ’ (Madame León
a la juventud. Esta reseña histórica de los t ® Roussen).— Novelista nada recomendable.
antecedentes, fundación por San Raimundo A IG U E P E R S E , M A T IL D E .— Muy buena.
do Fitero y progreso de la Orden de Oalatra* Novelas buenas: L a casada; Los combates de
va, es sumamente agradable y quizás nunca la vida; Margarita; Kerdelec debe; Kerdelec
como ahora ha sido tan oportuno y conve­ quiere. Todas las otraa que escribió también
niente presentar a los ojos de la juventud son buenas, aunque algunas necesitan de
modelos de fortaleza y religión. Para todos: alguna corrección. Desquite; L a elección de
Florilegio de autores castellanos de prosa y Morita; La elección de Maura; Corazón de
verso ( Barcelona , 19 20 ); Modelos de litera­ Jovencita; L a última muñeca; Mona; La
tura castellana, en prosa y verso ( Barcelona , hermana mayor; La nostalgia; ¡Oh Juventud!;
1912). El camino de espinas; Su corazón y su cabeza;
AGUSTÍN, SAN.— San Agustín (B u e n o s Uniforme y sotana; Mano de nlfio. Son muy
Aires , 1942). Muy sucinta para mayores, buenas
no ejemplar para niños y mal presentada, A1M ARD , GUSTAVO (1818-1883).— Nove­
con grabados grotescos, no es biografía las: Los bosques Incendiados; Robinson de
aceptable. Inconveniente aun para mucha­ I9S Alpes; Los bandidos del Arizona, se pue­
chos de más de catorce años. C r i. den leer sin peligro. En su mayor parte las
Algunas obras del santo: El bien del ma­ otras también se pueden leer. Los cazadores
trimonio ( M adrid , 1943). Libro excelente de Arkansas; Baile Franche; Los owilaws
para personas formadas y acostumbradas a la del Missouri; Los gambusinos; Sacramenta;
lectura de los Libros Sagrados. De la santa El osezno cabeza de hierro; La mano firme;
virginidad y Del bien de la viudez (M a d rid , Agua que corre; Los bisontes blancos; Cár­
1946). Continuación y complemento de El denlo; El buscador de pistas; Los piratas;
bien del matrimonio. Para sacerdotes, religio­ L a ley Linch; L a gran filibustera; La fiebre
sos y seglares cultos. El Evangelio de San Juan de oro Curumilia; Los cazadores de abejas;
( Madrid , 1944). Se refiere y acomoda mu­ El corazón de piedra; Los guaraníes; El
chas veces a las necesidades espirituales de montonero; Zeno Cabral. Se pueden poner
aquel tiempo, por lo que requiere su lectura en todas las manos.
conocimientos de historia de la Iglesia. Será El ratoncillo; Los bosques quemados; Los
muy útil a sacerdotes j personas piadosas aventureros; Los bohemios del mar; La cas­
que quieran penetrar y conocer mejor el tilla de oro; Los titanes del mar; Los reyes
sentido del Santo Evangelio. B D V 69. Dios del océano; Viento en pana; El cazador de
es amor ( Madrid , 1946). En el año 410 pre­ ratas; El comandante Delgrés; Las noches
dicó Sau Agustín a sus fieles de Hipona estos mejicanas; El rancho del puente de Llanas;
diez sermones, en los que explicó y comentó El rastreador; El dedo de Dios; El que encon*
la epístola pernera de San Juan. Para sacer­ traba los senderos. Son para mayores y per­
dotes y seglares instruidos. sonas advertidas.
AHRENS, HENRI.— Cours de drolt natu- El rio hermoso; El gran Jefe de los Aucas;
rel ou de philosophie du droit fait d’aprés La mashorca y rosas. Pasajes escabrosos.
l’état actuel de cette Science en AUemagne. Los merodeadores de la frontera; El co­
En el Indice de libros prohibidos. razón leal; El descubridor; Comello de
A IC A R D , JUAN (nació en 1849).— Nove­ Am or; Los cortadores de caminos; Una
lista peligroso. Es, sin embargo, respetuoso venganza de los pieles rojas; El rey de o
Hft ¿
de 4j11711n modo
algún TI*ií i rin Nuestro
con \i yi/lm4 O /% -r
Señor n« v
y'r mani­ placeres de oro; La selva virgen. En todas
fiesta tendencia hacia la fe. Novelas: Flor éstas os calumniador del clero al qu** pi
deJ abismo; El rey de Gamargue; La Ibis con negros colores. Murió loco en el as
azul; Don Juan 89. Son peligrosas para la Sainte-Anne. ... A
eastidad, aunque tengan algunas cosas bue­ A JA LB E R T , J U A N (nació en 1803).— A »
na*, lo mismo que OtheUo, Benjamlna. tor deshonesto, cuyo drama La UUe fc u »
Tata, es casi cristiana: El diamante negro; tiene pasajes muy crudos, y íué..c° ^ ® “ ?¿
Nuestra Señora dei. Amor; Flor del abismo; por la censura. T a m b i é n ha Mcrito novel*^
El empedrador de amor; Maurin de Maures; A L A B A R T BALLESTEROS, L U IS .- P « -
Gaspar de Besse, etc., pinturas lascivas y la (Barcelona, 1944). El autor vahóndoW
malsanas, peligrosas moraimente. Su obra de Perla, elefante del Parque Z oológico*
Jesüs, está inspirada por una fe confusa, Barcelona, nos cuenta las características,
pero sincera y generalmente respetuosa; La costumbres, etc., de este animal, o P
no dar consejos de civismo. Aceptable enmienda. Un escultor singular. Apantes
K ra niños de seis a nueve afios biográficos ascético-artísticos. El protago-
A L A DIÑO o la lámpara maravillosa. Ver­ es el jesuíta P. Victoriano Salmón,
sión de S. Mostrea (B arcelona, 1943), re- Utihzó muchas veces el seudónimo SAJ,
co m en dable para niños de seis a nueve
ALARCÓN, M ARIANO.— Las novelas del
grano de Incienso; La novela del erotismo
^ A L A M ÍN , F É L IX D E .— Espejo de verda­ ( 1910), sumamente deshonesta; Palabras de
dera y falsa contemplación. En el ín d ice loco, novela inmoral.
de libros prohibidos. ALARCÓN, P. DE (1833-1891).— No­
ALANIC, M A T IL D E .— Buena y moral. velas cortas: a ) Cuento» amatorios: Sinfonía;
Novelas buenas: El amo del molino blaneo; Lá comendadora; El eoro de ángeles; Novela
Norbcrto Dys; La Romance de la Joconde; natural; El clavo; La última calaverada; La
Etoiles dans la nult (1 9 2 3 ). Son las luces belleza ideal; El abrazo de Vergara; Sin un
de la fe, caridad y resignación cristiana. cuarto; ¿Por qué era rubia?; Tic... Tac, en
ALARCÓN, A B E L .— De ml tierra y de ml ningún caso convienen a gente joven, b ) His­
alma (cuentos); De antaño y hogaño (cuen­ torietas nacionales: El carbonero alcalde; EJ
to); La literatura boliviana (estudio crítico); afrancesado; {Viva el Papal; El extranjero;
El Imperio del sol (versos); etc. California El Angel de la Guarda; La buenaventura;
la bella, novela ( M a d rid , 1926). Todo es La corneta de llaves; Él asistente; Buena
v bueno. pesca; Las dos glorias; Dos retratqs; El rey
\ ALARCÓN C A PIL L A , ANTONIO.— La bar­ se divierte; Fin de una novela; El libro talo­
ca de Pedro (La virginidad perdida); Madrid, nario; Una conversación en la Alhambra;
1944. Novela que recoge maravillosamente El año campesino; Episodios de Nochebuena;
las más profundas inquietudes espirituales Mayo; Descubrimiento y paso del Cabo de
do nuestro tiempo sobre el fondo poético del Buena Esperanza, se pueden leer, e) Narra­
ftBcenario gallego. Contiene magníficos diá­ ciones inverosímiles: El amigo de la muerte;
logos apologéticos, llenos de vida y de psico­ La mujer alta; Los seis velos; Moros y cris­
logía juvenil. Resulta no sólo moral para tianos; El año de Spitzberg; So, tengo y quie­
todos, sino recomendable especialmente para ro; Los ojos negros; Lo que se oye desde una
jóvenes. E 170. Consúltese H y D 130. silla del Prado, se pueden leer. B ) Crónicas
El enemigo de todos, para gente bien for­ de viajes: a ) Diario de un testigo de la guerra
mada en Teología y Moral. Consúltese H y de Africa (1861), se puede leer; b ) De Madrid
I ) 139. a Nápoles (1873), se puede l^er; e) La Alpu«
ALARCÓN, J. (S. J.); nació en 1843.—Re­ Jarra, moralmente limpio; históricamente
cuerdo de recuerdos (1858-1912); Lealtad a tiene varios errores. C ) Novelas: a ) El final
prueba, ensayo dramático. Rigurosamente de Norma, se puede leer; b ) El sombrero de
histórica en el fondo. La acción pasa el día tres picos, impropio de lectores jóvenes;
i/ J11/1*0 ^e 1768 en el Puerto de Santa e ) El escándalo, no es novela para gente de
María. El argumento versa sobre la lealtad poea formación moral; d ) El niño de la bola,
(le un novicio de la Compañía de Jesús en sólo apta para personas de sólido criterio;
seguir hu vocación, venciendo todos los e) El capitán Veneno, se puede leer; f ) L a^
obstáculos que le oponen para que no siga pródiga, inconveniente. D ) Otras obras: El
a 1^ Compañía, expulsada de los dominios hijo pródigo, obra teatral. Últimos recuerdos;
^pañoles. Dos feminismos y la aristocracia La historia de mis libros, se pueden leer con
el cielo; El p. Víctor Van Tricht, sugestiva ciertas reservas. Obras completas, con un
.)K>grafía del ilustre hombre de ciencia e comento preliminar por Luis Martínez
indigne orador, cuyas conferencias son un Kleiser. Un volumen de X X X I I - 1.920 pági­
( canto do literatura, de filosofía, de moral nas. He aquí el contenido: Historia de mis
y (le virtudes cristianas. El zapatlto de oro; libros; Novelas cortas (1); Cuentos amatorios;
genialidades; El pan de la Virgen; La golon- Novelas cortas (2); Narraciones inverosímiles;
Poesías serlas y humorísticas; El hijo pródigo;
hnr?a del *azo a zu *5 La imagen rota, muy
El final de Norma; El sombrero de tres picos;
CnnlaH' Un ícmlnismo aceptable: Doña
El esoándalo; El niño de la bola; El capitán
cirinCepci^n Arenal; Una celebridad descono-
Concepción Arenal (M a d rid , 1914); Veneno; La pródiga; Diario de un testigo
de la guerra de Africa; Viajes por España;
Guía^ran artlsta (don Jesús Monasterio); De Madrid a Nápoles; L a A ip u ja rra ; Cosas
los p,articular del viajero a través de todos aue fueron; Juicios M erarios y artísticos;
ln,r ,se? conocidos y desconocidos. Libro Últimos esoritos; Biografía de don Pedro
li<U<í rmtlCO ? lír ic o . Con gracia, origina- Antonio d * Alarcón (por Mariano Catalina).
vías ^ incomparables se describen las FAX, Madrid. Consúltese en £ 185, noticias
])(1’ t ^ova-n al «Paraíso» y al «Infierno*,
lc^r | U( K haberlo leído, debe volverse a b lAb¿ r r^ 0LDO (Clarín); nació en
minn i° <lue lm3ra gustado menos. Se reco- __La Regenta. En el fondo rebosa por-
^urnna a todos los viajeros. La nnorias vulgaridades y cinismo. Oon ocasión
la a 8alvaJ®* Exploraciones al interior de de la publicación de Obras selectas de «Cía-
nia, Quinta edición sin corrección ni
rín». cuenta Azorín la «alarma» © «indigna­
ción* que causó en Oviedo L a Regenta y el A L B IO L , E N R IQ U E (C .M .).— Relieves de
hecho quo el propio autor la repartiera entre (M a d rid , 1947). Eco conmo­
vedor de la revolución española del 36. Para
sus alumnos (mayo de 1885). Con razón se
indignó la ciudad. Azorín no tiene razón / °¿ °£ J ^ F l o r e n c i a de Santa Paulina
( M a d rid , 1941). Biografía interesante y
para reprobar esta indignación ( A B C , 11 de ejemplar de esta Hermanita de los Pobres.
octubre de 1947). Su hijo único. Es verdadera A LB Ó M A R T Í, RAM ÓN.— Resumen de
pelota de escarabajo, amasada fiin arte al­ factores influyentes en el extravio de meno­
guno col - el cieno de inverosímiles concupis­ res, según los datos estadísticos del Tribunal
cencias. Doña Berta, pasajes deshonestos y Tutelar de Barcelona en 1943 ( Barcelona ,
malos pensamientos; Superchería, semejan­ 1944). El lector verá en este folleto, entre
te a la anterior; Cuervo, sensual, repugnante, los extraviados por antecedentes heredita­
necia y algo coutraria a los sacerdoteys. Co­ rios, el porcentaje de luéticos, alcohólicos,
lección de cuentos: El gallo de Sócrates, am­ tuberculosos y psiquiátricos, la influencia de
biguo en ideas. Alguna picardía; El rey las lecturas y de la situación moral y eco-
Baltasar, pasadero; Tirsc de Molina, está \nómica de la familia. R y F 568.
bien; El Cristo de la Vega, bastante tonto y A L B O R A D A de un mártir. Memorias de
basto, y sobradamente volteriano y anticle­ la niñez y juventud del P. Miguel Agustín
rical. Alguna picardía. El vote, sin interés Pro, S. J., por un amigo. ( E l Paso, Texas ,
y contra la Religión; E l pecado original, 1933).
pasadero, pero soso. A L B U ÍN Y SALCEDO, J U L IA D E.— La
AL B A DE CÉSPEDES.— Nadie vuelve mano misteriosa, aceptable para niños de
atrás, graves inconvenientes morales. S 150. nueve a doce años. L a gargantilla de perlas
ALB ALAT. ANTONIO (nació én 1856).— negras ( Barcelona , 1944), apropiado para
Novelas: alguna inmoral, que lleva por título niñas de nueve a doce años.
el nombre de un pecado deshonesto. A L B U R Q U E R Q U E , M A R ÍA . — William
A LB AR ED A H E R R E R A , GINÉS.— R o ­ Sudgen ( M a d rid , 1947). Novelista con per­
mancero del Caribe ( M a d rid , 1947). Premio sonalidad bien definida, muy hábil en dotar
Fastenrath, de la Real Academia Española. de interés la acción, muy diestra en la
Interesante, que gustará a los folkloristas, pintura cromática de los ambientes y muy
a los historiadores de América y a los estu­ certera en el trazo de los personajes. L a
diosos de nuestro Imperio. autora nos ofrece esta novela que confirma
ALBARRACÍN, JACINTO.— De Colombia. esta apreciación nu stra, y que constituye
¿Castidad? ( Bogotá , 1903). Muy deshonesta un relato vivo, humano e intenso, con un
y peligrosa. gran sentido dramático y una síntesis apa­
ALBERICH - CHABROL. — Novelas de sionante.
amores vivos. A L C A L Á G ALIAN O , A L V A R O .— Fuego
ALBERT TORRELAS, A .— Como las ho­ y cenizas, peligrosa. Personas de mundo.
jas... Lola Montes, la amada del rey poeta E 300.
( Madrid , 1944). Es una biografía con pre­ A L C A L Á G ALIAN O , ANTONIO.— Recuer­
tensiones de novela, de estilo ramplón y de dos de un anciano. Historia. No deja de ser
insoportable pesadez; la Historia mal trata­ liberal, aunque moderado, al eseribir los
da. Ya queda dicho <^ue es una mala vida recuerdos y encomios de malos escritores.
la que describe, con lo cual se sobreentiende A L C A L A LÓ PEZ, A .— Bajo el cielo fili­
la tónica inmoral de la obra. S 137. pino ( Barcelona, 1943), puede leerse por
ALBERT, JUAN (nació en 1892).— La personas formadas. S 79.
Vallée de Larmes. Novela inmoral. A L C Á N T A R A , F.— El peregrino, aceptable
ALB E R TT, RAFAEL (nació en 1903).— para niños de doce a quince años.
Poeta del ;{r*.po andaluz, gran lírico. Perdi­ ALC IETT E, P. — Triste idilio ( Sevilla,
do posteriormente para la literatura ha 1944). Novela que gustará sobre todo a
puerto su musa al servicia del marxismo. gente i oven con pocas exigencias literarias.
Teniendo en cuenta su valor cierto como ALCOTT, L O U ISA M A Y . — Mujercitas
poesía y su influencia er. nuestra moderna (B uenos A ire s , 1943), recomendable para
lírica, cito el libro Marinero en tierra y niños de doce a quince años. Una muchacha
Sobre los ángeles (1529). anticuada ( Barcelona , 1944). Novela amena,
ALBERTINO, GIOVANNI.— Capitán de bien escrita y de buena enseñanza moral para
bandoleros. Novela anónima. Peligrosa, con­ todos. Las cuatro hermanitas, no es propia
tradictoria en ideas y en moral. para niños. M oralizado» para mayores.
ALBING , ANSGAR. — Merlbus paternls E 179 Juventud de los ocho primos (Rose
( Petrópoli». 1914). Novela moral. ln bloom); Buenos Aires, ^ ^ Co^muaaión
A L B IT A N A , DOCTOR.— Prisionero de la de la novelita Ocho primos. En eUa « e s ­
República; España bajo ía dictadura republi­ criben— en forma amena y agrada .
cana (crónica de un período p utrefacto). años de la vida de una im^hachaanicncanA,
Tam bién p ublicó otros libros y foliotos con educada con gran rectitud, _y 1® a
una tónica nacionaliwta y xenófoba. influencia ejercida por la misma sob
siete primos. El único defecto de esta obra y deshonestas en la sustancia y en el modo
es que las creencias protestantes de la autora de contarlas.
se hallan más o menos reflejadas en algunos A L E XAN DER, R. W .— El solitario, de
pasajes. Para mayores de . catorce años. moralidad ambigua. 8 114.
Cr 10. Los muchachos de Jo (Jo’s boys); A LE X IN SK Y , GREGORIO.— Yo fui con­
Buenos A ires , 1944. Novelita de ambiente denado a muerte ( Barcelona, 1946). Memo­
americano, desarrollada entre los alumnos ria, moralmente buena.
de un colegio de enseñanza superior. El ALEXIS, PABLO (1847-1900).— Malo, zo-
asunto está integrado por amores inocentes lesco.
e ingeniosos lances estudiantiles. Es simple­ ALFAGEME, B. — La batalla del oro, para
mente recreativa. El estilo algo pesado, con personas mayores.
abundantes americanismos. Para mayores de ALFARO, IBO.— Malditas sean las sue­
catorce años. Cr 4. Buenas esposas ( Barce­ gras. Novela dañosa. Podía haberla hecho
lona, 1946). Joveneitas con alguna forma­ moral empezando por cambiarle el título.
ción. Hombrecitos (Buenos Aires , 1943). ALFARO, JOSÉ M A R ÍA .— Ministro ple­
Lectoras eon ideas claras en esta materia. nipotenciario en Colombia, antiguo director
ALCOVER, C.— Madre ( Barcelona, 1940). de A rriba; gran periodista, político. Practica
La figura de Santa Magdalena Sofía Barat la revolución de servir y engrandecer a su
está trazada con rasgos tan amables que patria. Leoncio Pancorbo ( M adrid , 1942).
cautiva inmediatamente el ánimo del lector. Para personas mayores formadas.
Gustará a la generalidad de las niñas. M L ALFIERI, VITTÓRIO.— Tiene en el índice
h 4.7. de libros prohibidos: Satire; Della tirannlde;
ALCOVER, JU AN .— Unidos a sus Me­ Vita di Vittorio Alíieri de Asti scritta da esso;
teoros, poemas y apólogos, van Cuentos que Panegírico di Plinio a Traiano; Del Principe
se pueden leer. e delle lettere. Véase Perosino, G. S.
ALDINGTON, R IC H AR D .— Las mujeres ALFONSO, LUIS. — Cuentista peligroso por
deben trabajar ( Barcelona , 1947). El título sus ideas y moral. Es, sin embargo, de los
parece indicado de una novela de tesis, pero que guardan las buenas formas. Cuentos:
en este aspecto, o sea en el del trabajo Historias cortesanas; Cuentos raros.
femenino, nada se desprende de la obra ALFONSO, PEDRO (siglos xi-xn).—Cuen­
para catalogarla como tal. El fondo es tos: Disciplina clericalis. Dichos, semejanzas,
completamente materialista, todo' lo re­ fábulas, cuentos..., los hay entre ellos bue­
lativo al amor está tratado sin ninguna nos y otros que son inmorales y deshonestos.
delicadeza y hay en la novela teorías inmo­ A L H IX , M. A . — En la puerta, novela
rales acerca del matrimonio. Rechazable. dañosa.
B D V 118. L a muerte del héroe (Barcelona, ALHOY, FILAD ELFO M. (1802-1855).—
1946). El autor premeditadamente busca el Literato fundador de F íg a ro . Ha escrito
escándalo, atacando cuanto se considera varias obras de gentes de mala vida, de
digno de amor y respeto, como es el nom­ bandidos y de otras peores, y desde el punto
bre de los padres; la Religión y la moral de vista filosófico, que es tan peligroso.
reciben un mal trato. La forma corre parejas A L í BA BÁ y los euarenta ladrones. Adap­
con el fondo y en muchos pasajes es salaz tación de M. Amat, tolerable para niños de
y grosera. Completamente rechazable. B D V nueve a doce años.
105. ALIBERCH, RAM ÓN.— Monumentos y
A LD R ID G E , JAMES.— Firmado con su maravillas de Cataluña ( jBarcelona, 1945).
honor (Buenos A ires ). Novela inconve­ Arqueología. Puede ponerse en todas las
niente por su sentido sensual que a veces manos, pero interesará especialmente a los
degenera en realismo, por su amargura que amantes del turismo y aficionados al Arte
todo lo ve negro, por su simpatía con el y a la Historia. M L 2, 604.
laborismo. Para personas de mundo. B 364. ALIGHIERI, DANTE.— Historias de Dan­
A L E IX A N D R E , VICENTE.— Para algunos te. La D ivin a Comedia explicada a los niños,
es el mayor de los poetas españoles de la por Mary Macgregor ( Barcelona , 1941).
hora presente. A las nuevas ediciones de sus Recomendable para niños de nueve a doce
libios Pasión de la tierra y La destrucción años. La Divina Comedia, segúu adaptación
0 el amor, ha agregado el poeta la de un de Juan Sampelavo (M a d rid ). Bien hecha.
nuovo libro, culminación de toda su poesía: Recomendable para niños de doce a quince
Sombra del paraíso. Libro literariamente años. Consúltese: La ortodoxia de la Divina
her mosísi mo, csclarecedor. Comedla en H y D 122.
ALEM AN, MATEO (siglos x v i-xvn ).— ALIMON D A. —Cardenal-Arzobispo de Tu-
Novela: Atalaya de la vida humana. Vida rín del siglo xix. Cuentos: Del alba al ocaso.
del picaro Guzmán de Alfarache. Del género Breves cuentos o parábolas para la expli­
picaresco q,uo sucedió al caballeresco. Las cación de grandes verdades morales.
travesura» que cuenta no todas son de ésas A LIN A U D , GUDIOL, VE R R IE.— Guias
que so pueden leer impunemente, sobre todo artísticas de España. Van publicados los
por lo» jóvenes. Las hay también inmorales volúmenes Toledo y La ciudad de Barcelona,
a u a l o
U¡(JTTJHAH lilJHJÍAH Y MALAH
JO

« S í >K n 0" V: irU" utrM- <’«n.p*flef,« ALMELA VIVES, FRANCISCO. £| traU


" ¡n u uÍ . Í ' ui " ™ I 1’ ■ „ol,n,„,a- valenciano (Valencia, 1940). Historia fio)
“ « •-,w,Í r í traje; para todo*.
ALMERA8, ENRIQUE DE. N ovelita
1m^u It o ! i n^l ’a ® ^ ® liutlnlo y loa redactor do un periódico parisino de fíalas
impulsos en u fUonomla; El carácter y I. idea*. La fábrica de piones, contra la (;/,j
e st s: r “ versidud de Parí*. Novela*: Los camino»
r , T " " ? ' ,,lH la 0,,m '•« rojos; Barras y su tiempo; Conclnl; Mariscal
'« í . I í . M,,' r <1,! la No de Ancre; Cagllostro; Las devotas de nobem­
•i»« u • íK'.tic.rdo «-orí miK'.liiiH «Jtí hijh pierre, ote. No «e pueden loor.
•i^ v . T a r . . , n „ „ t,¡ „| ,íllIl(o )1(! vím U
ALMERICH, LUIS.— Tradiciones, flftxtai
<l<'1 dw ,a I’MÍ,:ol,,Kíu- 11 V y costumbres populares de Barcelona ( ¡Uir.
cclona, 194!)). Folklore. Para todo*.
ALMACRO SAN MARTIN, MELCHOR ALMEYDA, MANUEL NICOLAU DE.
DEL. Bajo los últimos Borbones. Lecto- Cartas do hum amigo a outro sobre a* Indul­
n‘N Jamado*. ML 2.670. Crónica de Alfon­ gencias. UenpoHla do binpo d'Angra <dcits> ,Jr
so XIII y su linaje. Biografía. Persona* (or­ Hragarifa a alguno» rejjaroff que fijara/,
inada*. Biografía dol 1900 ( Madrid, 1942). a runpeiU* do opUHcnlo anonímo publicado p(/r
Miscelánea. Crónica do la vida madrileña memo hispo, e que tcm por titulo: Cartas sobre
on el primer afío dol siglo actual, Por algu­ as Indulgencias. Arribos on el Indice de libro*
no* detalle* crudo* y una escena do diversión prohibido*.
nada correcta, quedo on la categoría do re­ ALONSO, DAMASO (nació en J8ÍJ8). -
chazable. Un hombre y una época: El general 8u labor de erudito e* grande e impecable;
Borbón y Castellvi. No *e puede aceptar la su edición de la* Soledades, de Góngora, y
alabanza dol duelo. Personas formada*. Don Duardos, do Gil Vice/ito, *on inmejora­
Ocaso y fin de un reinado (Alfonso XIII); ble* corno tino, *utileza de análi*i*, método,
Madrid, JU47. Lectores fon/iadoH. doto* do interpretación, ciencia filológica y
ALMANAQUE democrático para el aAo cuanto pueda pedir*e. La virtud fundamental
bisiesto del 1864 por varios socios del Ateneo de Alonso e* de un equilibrista perfecto y
catalán. Kn el Indica do libro* prohibido*. una exacta medida de la* fuerza* propia*,
ALMARZA MARTINEZ, PEDRO. Los de modo que jam ás hay en la obra de esto
niños y los árboles (Hurgón); Los niños y escritor ambición apuntada y no cumplida.
los gusanos de seda ( Hareelona, 1941). Acep­ 8u labor da on cada ca*o esa *onsación ar­
table* pura nifíos do nuevo a doce año*. mónica, llena al par de ligereza y «olidez,
ALMEDINGEN, E. M. Frossla ( Hárcelo- do lo que llamamos redondo. De *u obra
na, J947). Frossia, después do desaparecer poética, brillantísima de metáfora* aguda*,
su familia, so hace a la* nuevu* idea* comu­ debo quedar consignado: Poemas puros,
nista*. Novela rechazable quo muestra la poemlllas de la ciudad (1921). Ensayos sobre
manera solapada do la propaganda sovié­ poesia española ( Madrid, ¡944), nioralmente
tica para hacer claudicar a mu * advor*ario*. o* para persono* inayore* y culta*, 224.
ALMEIDA, FIALHO. - El funámbulo de Do* último* libro* *uyo*: lindí*imo* ambo*.
mármol. Cuentos, on general, inmorales. IJrio en ver*o, Oscura noticia, y otro en
ALMEIDA GARRET, JUAN B. Por un versículo y prona, Hijos de la Ira. me­
lado oh cristiano y por otro do idea* libé­ reció copioso* comentario* y promovió un
ralo*, do la* cuales so hallan inficionado» oleaje de entuHÍa*7iio y de apauioriada* polé­
mucho* do su* escritos, *in contar que en micas de poética. Sorprendió por *u hura­
algunos de ello* hay escena* de un eroti*rno canada violencia, por *u lenguaje doHcarnado
censurable y muy inconveniente para lo» e improeutorio, un grueso y revuelto manan­
jo venen. Autor do Gil Vicente, en quo hay tial de pasión que necesita *alir*o de todo*
alguna que otra encona quo no conviene; de los cauce* rítmico* y numérico* para refres­
Vlagues na mlnha térra, que e* peor; do La car o abrasar la* tierra* circundante*. Oscura
sobrina del marqués, donde rnanifio*ta sus noticia, en aarnbio, no tuvo la ro*onancia
prejuicio* contra lo* jesuítas; dol Camóes, que merecía. En *us página* encontrarnos
que *o puedo loor; dol Arco de Santa Ana, alguno* de los sonetos, de la* elegía* má*
novela do mal o*píritu y falsa historia. patéticas y rnagi*trale* de la poema espa­
ALMEIDA, MANUEL ANTONIO DE.— ñola.
Memorias de un sargento de milicias (Hao ALONSO, EDUARDO.— Tickets de café.
l'aulo, 1944), en portugués. Novela de aven­ Es un libro de cantares, o*crito* al vuelo
tura*. Descripciones do liviandades, costum­ de la fácil inspiración y que tienen paren­
bre* dudosa* e irreverencia*, doctrinas tesco, en la vena lírica y popular, con lo*
mrónoa*. Permitida su lectura solamente a de Manuel Machado. Esto es va una nota
adulto* de criterio bien formado. de excelencia, y la subraya el prologuista
ALMEIDA, TEODORO (oratoriano); 1772- Mud Oti diciendo: «Que Machado al escribir
1803 .—Apologista católico. El hombre feliz, sus cantares volvía al pueblo, hechos fan­
novela moral. dango, solear o seguidilla, los cachos do «u
L ECTU R A S BU EN AS Y M A L A S ALO-AL V
11

alma, para, después, escuchar algunas de heroísmo, si es preciso, para conservarla.


sus soleares en boca de cierta flamenquilla, Parece indicada esta obra para bibliotecas
como él mismo cuenta; y Eduardo Alonso, populares, y quizá sea conveniente desde los
acaso sin pensarlo—y estoy seguro que sin catorce años en adelante, según ambientes
proponérselo—repite esa florida siembra del y peligros. ML 1, 26.
sentimiento, para tal vez, algún día, como ALTAM IRA, ONIDE.— Los pastorcitos de
el maestro ido, escuchar también sus canta­ Fátima (Buenos Aires, 1945)* Sugestivo re­
res envueltos en la urdimbre caliente de un lato de las milagrosas apariciones de Nuestra
trinar de guitarras». Señora a los tres pequeños portugueses.
ALONSO, J. R.— Francia entre dos fuegos Exalta la bondad de los niños después de
( Madrid, 1945) 9 indiferente. sus conversaciones con la Santísima Virgen.
ALONSO, MANUEL.—El palacio encanta­ Muy ameno. Recomendable para muchachi­
do ( Barcelona», 1943), aceptable para niños tos de seis a nueve años.
de nueve a doce años. ALTAM IRA, RAFAEL.— Autor de cuen­
ALONSO, MARlA.— Pobres animales. His­ tos, alguna novela y estudios críticos. Fué
toria de un refugio de animales abandonados redactor de un periódico de buen título, pero
(Barcelona, 1946). Para personas con buen de muy malas doctrinas e injustas preten­
criterio. siones. El prólogo laudatorio del autor de
ALONSO, MARTÍN.— El libro del buen La Regenta, que precede a algunos de sus
andar (Madrid, 1942). Descripción de tierras cuentos, está muy lejos de ser una recomen­
y ciudades de Castilla y León. Libro instruc­ dación para las personas sensatas y entendi­
tivo y ameno. Para todos. Ciencia del len­ das. Son muy conocidas sus obras: Historia
guaje y arte del estilo (Madrid, 1947). Mag­ de España y de la civilización; Psicología del
nífico libro de consulta, moral, poco peda­ pueblo español; Cuestiones hispanoamerica­
gógico. nas; etc. Su criterio religioso-moral no es
ALONSO CORTÉS, NARCISO.— Historia- seguro. Las pueden leer las personas bien
dor de la literatura, conocedor insigne de formadas.
cuanto atañe a Valladolid y a sus hombres ALTAMIRANO, IGNACIO MANUEL (na­
de letras, así como al roce que hombres de ció en 1834).— Mejicano. Los liberales le
letras de otra parte tuvieron con la noble llaman maestro y le tienen en gran estima,
capital castellana. Sabe de Zorrilla, Cervan­ pero es verdad que ha sido uno de.los es­
tes, etc. critores más impíos que ha tenido Méjico.
ALONSO ZALDlVAR, PRAXEDES C.— Rimas, colección de versos. Apenas se puede
Compendio de historia de la Iglesia (Zara­ entresacar alguna que otra composición que
goza, 1939). Es obra recomendable en gene­ pueda leerse sin inconveniente. La Navidad
ral, especialmente para círculos de estudio en la montaña, novela de costumbres mon­
y bibliotecas de Acción Católica. tañesas, escrita expresamente para impugnar
ALONSO FUEYO, SABINO.— Dios otra el culto externo y denigrar al clero. Obra
vez ( Valencia, 1946). Ensayos. La primera peligrosa. Paisajes y leyendas, colección de
parte de este pequeño volumen está formada artículos históricos y descriptivos con irre­
por los artículos de crítica filosófica que el ligión y blasfemias. Clemencia o éi bien por
autor, muy dedicado a estos estudios, ha ido el mal, novela de costumbres que ataca con
publicando a partir de la Liberación, con el saña todo lo establecido. El Zarco, novela
fin de enjuiciar el movimiento filosófico espa­ póstuma de costumbres, con falsedades his­
ñol, a través, principalmente, de los libros tóricas y pasajes inmorales. Escribió, ade­
aparecidos en este período. El título de la más, artículos periodísticos y en ellos dió
obra indica la conclusión que se impone tras rienda suelta a su rabia de sectario, hasta
de este recorrido y de la que fué claro y haber merecido el nombre de Marat de los
destacado ejemplo el profesor García Moren- puros. Su novela principal Clemencia, no es
te. En la segunda parte se encuentran unos para todos.
breves ensayos sobre San Agustín, Santo ALTAROCHE, MARÍA MIGUEL (nació
Tomás y Luis Vives. La exposición es clara en 1811).—Literato, redactor de varios ma­
y convincente y el fondo muy bueno. Es libro los periódicos republicanos, mordaz, grotesco
avalado por la censura eclesiástica y reco­ a veces. Sin embargo, aunque republicano,
mendable para estudiantes y lectores ins­ siempre de malas ideas, era de los moderados.
truidos. BDV 109. Cuentos democráticos (1 8 3 7 ), son de esas
ALONSO DE CASO, F.—Fútbol (Madrid, ideas. Aventuras de Víctor Augerol (1 8 3 8 ).
1924), aceptable para niños de nueve a De abismo en abismo, lleva una vida llena
dooe años. de escándalos.
ALTABELLA, JOSÉ.— Corresponsales de ALVAR Núñez Cabeza de Vaca (B arce­
guerra (Madrid, 1945), indiferente; lona, 1934). Relato dé la desastrosa expedi­
ALTAMIRA, BLANCA DE.—Sé pura ción organizada en 1527 por Panfilio Nar-
(Bilbao, 1943). Obra sencilla, dedicada a váez para explorar la Florida. Lo leerán con
exponer a las jóvenes la hermosura de la gusto y provecho los jóvenes en general desde
pureza y la necesidad de luchar hasta el los catorce años. M L 1, 643.
A L V A R A D O , J U A N ANTONIO. — José
Á L V A R E Z , J O A Q U IN A LB E R T O DE.__
Luis (M a d rid , 1946), Refleja la vida ale­ Revolución de Polonia en 1863. Bastante
gre y sencilla de un internado religioso. E l interesante, para jóvenes.
protagonista, muchacho de grandes cualida­ Á L V A R E Z SIE R R A , JOSÉ— El doctor don
des ha perdido la fe y contribuye a quitár­ Federico Rublo. Solamente nn médico que
sela a tm compañero. Arrepentido, ofrece su tuviera grandes condiciones d© escritor po­
vida por la conversión del amigo y muer© dría hacer una biografía de don Federico
al lograrlo. Lectura excesivamente sentimen­ Rubio, prócer d© la clínica española. Este
tal, es recomendable para temperamentos médico— escritor cuya vida ©s fecunda en
no muy sensibles. Recomendable para niños su doble carrera— ha sido don Alvarez Sie­
de seis a nueve años. Cr 7. L a medalla de rra, laureado por la Real Academia *de
oro. La vida en los colegios con sus inci­ Medicina. Desde ©1 nacimiento d©l biogra­
dencias es el asunto de esta obra, impreg­ fiado y el despertar de su vocaeión— que es
nada de rasgos dramáticos con la enseñanza el segundo nacimiento de los hombres—\asta
moral que se desprende de la emulación y su muerte en Madrid, después de setenta y
generosidad de dos jóvenes. Por el ambiente cinco años de una vida gloriosa, Alvarez
áe la obra ha de hacerse grata a cuantos Sierra da cuenta con inteligentes comentarios
gusten d^l deporte: apropiado al público y prosa fácil y amena de la infatigable tarea
juvenil. S 226. Caminos ( M a d rid , 1947). humanitaria del doctor Rubio. Termina el
Novela escolar desarrollada en un colegio libro con unos admirables pensamientos fi­
femenino de Bilbao. Las protagonistas son losóficos del biografiado, con un relato d©
varias muchachas de catorce a diecisiete anécdotas ©n las qu© se pone de manifiesto
años, cuyos caracteres, bien definidos en un ©1 ingenio del genio, y con una lista completa
principio, van perdiendo interés hasta caer de las publicaciones del maestro. Un exce­
en un ambiente tipo novela rosa. Aceptable lente prólogo del doctor Giménez-Eneinas
para chicos de doce a catorce años. C r 10. abre este volumen. Para gente versada ©n
Los seis Buines. El contraste entre una historia, pues se deslizan algunos errores,
familia que viene del campo y los engreídos v. gr., sobre el duelo en que murió el infante
parientes de la ciudad, sobre los que se don Enrique. EL doctor Rubio publicó Re­
impone la nobleza del alma y la virtud. cuerdos de juventud, libro limpio y humana­
Para niños de doce a quince años. mente emotivo.
ALVAREZ SOLÍS, ANTONIO.— Desde el Á L V A R E Z , JOSÉ M A R ÍA (O. P.).— Le­
Polo Norte. Anecdotario, recuerdos y diva­ yendas y cuentos del Japón. Traducidos di­
gaciones de un periodista ( Barcelona , 1946). rectamente del japonés ( Barcelona , 1933).
Tanto porque el asunto no es interesante Para todos.
para ellos Gomo por alguna frase un tanto Á L V A R E Z B L Á Z Q U E Z , JOSÉ M A R ÍA .—
maliciosa, no parece propia para lectores El crimen de la isla Verde. Novela pata todos.
muy jóvenes. Con esta salvedad, para todos. En el pueblo hay caras nuevas (Barcelona,
M L 2, 550. 1945). Novela ágil, interesante, matizada
ÁLVAREZ, EN R IQ UE .— De Colombia. de fina ironía. Para todos.
Escenas del hogar, todas muy buenas: Elvira, Á L V A R E Z , J U A N .— Huseín, el usurpa­
contra el lujo en las familias pobres; Apa­ dor ( Barcelona, 1944). Aceptable para niños
riencias, que no ha de haber secretos entre de seis a nueve años.
los esposos; Bien por mal, enseña con la Á L V A R E Z C R U Z, L.— Rineén de provin­
acción de un hermoso ejemplo la caridad y cia, indiferente. Para todos. E 277.
beneficencia con los enemigos; Amistades Á L V A R E Z , L IL I.— Plenitud. Estudio pre­
desiguales, que cada cual ha de alternar con liminar a las máximas sobre El Deporte, de
los de su posición; Un manuscrito, es la Jean Giraudoux ( M a d rid , 1946). Obra <yie
historia de un estudiante a quien un mal puede hacer mucho bien, porque hace ael
amigo pierde y hace desventurado; Un al- deporte un medio para acercarse más y mas
bacea, un avaro que trata de alzarse con los a la vida del espíritu y a Dios mismo por
bienes de menores; Alma-ángel, para de­ el contacto constante de la naturaleza, que
mostrar que la mujer piadosa es la dicha es el mismo Dios en sus obras.
del hogar; El dios del siglo, eontra la ava­ ÁLVAREZ CHAPE, M IG U E L.— Cuentos
ricia. azules (1 9 0 8 ), en todos los cuales resplan­
ÁLVAR EZ, FERNANDO.— Catalina de dece el espíritu cristiano.
Rusia. Biografía de esta reina, enfocada A L V A R E Z , M IG U E L D E LOS SANT0#VT
desde el punto de vista político. Detalla la Poeta, amigo de Espronceda, cuyo P°®™a
actuación de Potenkin. Aceptable para niños El diablo mundo continuó. Hum orista
de doce a quince años. Cr 4. tico, desesperante, que en su P ° e*na.
ÁLVAR EZ, J. (S. J.).— Tácticas comunis­ mezcla lo más virginal con lo más luj •
tas. (Colección PAX , B o g o t á La más alta Cuentos en prosa. Hum orism o escéptico,
documentación aparecida hasta ahora so­ misantrópico y tal vez blasfemo,
bre las tácticas comunistas en Hispano­ eilos: Amor paternal y La protección
américa. sastre, son malos.
A L V A R E Z FE R N A N D E Z, PEDRO.— Los una carrera artística y de una más íntima
colegiales de San Marcos ( Madrid, 1944). colaboración de ambos, llegando a formar
Novela que no es para jóvenes. S 157. La en lo sucesivo «un alma sola en dos cuerpos
paradójica vida de Zarraustre ( Madrid, distintos». Después: La reja; El patio; Los
1946). Obra totalmente insustancial, vacía Galeotes; Las flores; La dicha ajena; Pepita
de contenido y aun de sentido meramente Reyes; La reina mora; El amor que pasa...;
literario; no se puede calificar de realista, infinidad de juguetes cómicos, sainetes, zar­
porque se salo de lo real, ni tampoco de zuelas, comedias, éxito tras éxito, y un total
fantasía, porque no encaja en tal concepto. de 220 obras estrenadas hasta la muerte de
Desde el punto de vista moral, la obra resulta ambos, aparte de trabajos literarios, libros,
peligrosa y pretende compaginar una vida poesías, etc. Esgrima y amor, juguete cómico
cristiana con la vagancia y el libertinaje; ( SeviUa, 1-1888). Belén, 12, prlnelpal, jugue­
además de presentar tipos irreales («borra­ te cómico (Sevilla, 3-1888), Güito, juguete
chos místicos») el libro abunda en frases del cómico-lírico ( M adrid , 4-1889). La media
peor gusto literario y estético. Lamentable. naranja, juguete cómico ( M adrid , 4-1894).
S 221. Indecisión, moralmente buena. S 111. El tío de la flauta ( M adrid, 3-1897). El
Mi hermano Emilio y yo ( Madrid, 1945). ojito derecho, entremés ( M adrid , 7-1897).
Novela que presenta las reacciones de un Puede considerarse como muestra perfecta
hombre bueno ante un medio ambiente hos­ del género; gracia desbordante y limpieza
til y la contraposición de los dos hermanos de diálogo. La reja, comedia ( Madrid , 12-
protagonistas, triunfador el uno y fracasado 1897). Asunto original, tipos tomados de
el otro. Hay transiciones bruscas en los la realidad, diálogo y ambiente sevillanos.
detalles y en los episodios. Desde el punto de En esta obra el teatro de los Quintero sufre
vista moral ofrece un contraste grande de un cambio prometedor: hay menos infanti­
las primeras a las últimas páginas que son lismo en toda ella, y es obra de transición
muy realistas, lo cual no hace la obra reco­ entre el juguete anterior y otras de mayor
mendable, limitándose su lectura a personas empeño. La buena sombra, sainete ( Madrid ,
formadas. S 227. 3-1898). Primer gran éxito de estos autores.
Á L V A R E Z QUINTERO, SERAFÍN Y Movido y con situaciones de muy buena ley;
JOAQUÍN. — En Utrera, provincia de Sevi­ es un reflejo de la gracia sevillana. El pere­
lla, nace en el mes de marzo de 1871 Serafín grino, zarzuela cómica ( Sevilla , 5-1898). La
Alvarez Quintero, y veintidós meses más vida íntima, comedia ( M a drid , 10-1898). Los
tarde, el 21 de enero de 1873, su hermano borrachos, sainete ( M a drid , 3-1899). Cuadro
Joaquín. Alternando con los estudios y en alegre y luminoso, lleno de color y de au­
sus ratos de ocio, escriben piececitas teatra­ ténticas situaciones cómicas. El chiquillo,
les, artículos y cuentos; y confeccionan pe­ entremés ( Madrid , 3-1899). Las casas de
riódicos, manuscritos, haciendo su aparición cartón, juguete cómico ( M adrid . 4-1899).
en el campo periodístico en el semanario El traje de luces, sainete ( M adrid , 11-1899).
Perecito, una doble hojita bien confeccio­ El patio, comedia ( M a d rid , 1-1900). Un
nada, dirigida por Lasso de la Vega para verdadero primor de cuadro alegre y cos­
regocijo de la gente menuda. Un buen día, tumbrista, lleno de humorismo fino y deli­
los dos hermanos, que cada vez se sienten cado, basado en las tertulias de los patios
más unidos entre sí no obstante la gran andaluces. Limpio y correcto. El motete,
diferencia de caracteres— Serafín es comu­ pasillo (M a d rid y 4-1900). El estreno, zar­
nicativo, risueño, Joaquín reconcentrado— , zuela cómica ( M a drid , 7-1900). Los Ga­
deciden escribir algo de más trascendencia leotes, comedia ( M adrid , 10-1900). Se hace
y» efectivamente, sale un juguete cómico, resaltar la ingratitud de las personas hacia
Esgrima y amor, que ante el éxito unánime aquellas otras bondadosas y humanitarias
do lectura decide estrenar la compañía de que tienden sus brazos al desvalido. Limpia
Ruiz de Araba el día 30 de enero de 18S8. y hasta ejemplar. La pena, drama ( M a d rid ,
En el mismo año, mes de marzo, estrenan 1-1901). En ella se exalta el dolor, la ter­
su segunda obra, Belén, 12, principal. Todo nura y humanidad. Es una pequeña joya
va a más y mejor y la familia decide tras­ del mejor estilo literario. La azotea, comedia
ladarse a Madrid un año más tarde, donde con alguna escena apicarada ( M a d rid ,
cuenta con algunos conocimientos. La vida 2-1901). El género ínfimo, pasillo ( M a d rid „
en la capital es dura, fatigosa, cansada. No 7-1901). El nido, comedia ( M adrid , 10-
°bstante la popularidad que les precede, 1901). Las flores, comedia ( M adrid , 12-
tropiezan con dificultados grandes, pero la 1901). Delicada, llena de colorido, en la
locación periodística y literaria no les deja que más que los personajes, es el ambiente
abandonados y ellos siguen la lucha incan­ todo del huerto de «Las Campanillas» el que
sables. Y llegamos a' la fecha memorable del habla. Algunas escenas de Rosa María y
* de marzo de 1898, en cuya noche el éxito Gabriel enturbian algo el fondo de la come­
franco y definitivo de La buena sombra, es dia. Los piropos, entremés ( M a drid , 3-1902).
para ellos el primer premio a sus desalientos El flechazo, entremés ( M adrid , 3 - 1 9 0 2 EÍ
y sinsabores, el verdadero punto inicial de amor en el teatro, capricho literario ( B a ret-
loma, 6*1902). Abanicos y panderetas o a
Sevilla en el botijo, humorada satírica ( M a ­ *2 -1 8 0 7 ). A to luz « • |a
luna, paso de comedia (Madrid 1 -lQ ñ S i
drid , 7-1902). La dicha ajena, comedia
( Madrid* 11-1902). Bonita obra llena de Moda, comedia (Madrid, 3-
1908). N o tan buena como otras. Sólo lige­
naturalidad y emoción, donde resaltan la ros reparos en el orden moral. El
constancia, la caridad y el perdón. Pepita Egresa, paeo de comedia (M u r c ia ,T l9 0 8 ).
Reyes, comedia ( Madrid, 1-1903). Ambiente D e las menos acertadas y de ambiente íA -
del má* castizo madrileñismo. Su asunto volo, que no conviene a todos. Las buñoleras,
sencillo es emocionante y mantiene la aten* entremés ( Madrid, 4-1908). Las de Cain
ción sin que decaiga un solo momento. Su- comedia ( Madrid, 10-1908). Graciosísima!
mámente correcto y moral. Los meritorios, con perfecto dibujo de sus personajes y
pasillo ( Madrid, 4-1903) . L a zahori, entre­ moral en su totalidad, salvo alguna ligereza
més (Buenos Aires, 9-1903). L a reina mora, de frase. Amores y amorios, comedia ( Bueno*
sainete ( Madrid, 12-1903). Como en todos Aires, 10-1908). Comedia delicada Uena de
los suyos se refleja fielmente el ambiente encanto, situaciones cómicas y bien conse­
sevillano. El misterio de la protagonista guidas. N ota saliente es su gran moralidad
interesa y mantiene la curiosidad. Dentro en los cuatro actos. L a moraleja es que de
de su sencillez es uno de los más inspirados, los amoríos deben triunfar siempre los amo­
por no decir el más. Desde luego el más res. Las mil maravillas, zarzuela cómica
conocido. Fondo moral. Zaragatas, sainete (Madrid, 12-1908). Cuatto palabras, apro-
( Madrid, 12-1903). L a zagala, comedia pósito ( Madrid, 1-1909). Sangre gortia, en­
( Madrid, 1-1904). Bonita, interesante. Acer­ tremés (Madrid, 4-1909). Limpio, honesto
tado estudio de su protagonista. Algún pe­ y muy gracioso. El patinillo, sainete (M a ­
queño detalle enturbia algo la obra, sin drid, 10-1909). Cuadro andaluz, luminoso
liegarla a hacer inmoral. L a casa de García, y alegre. Limpio en lo moral. Doña Clarines,
comedia ( Madrid, 7-1904) . E l amor que comedia ( Madrid , 11-1909). Intención sana,
pasa, comedia (Buenos Aires, 9-1904). Por inmejorable estudio del carácter y honesti­
su sencillez y ambiente natural es un acierto dad en sus dos actos. El centenario ( Madrid,
de los más conseguidos por los autores. Se 12-1909). Comedia en la que nuevamente
plantea ur problema de lo más humano. se canta el optimismo y la alegría. Es quizá
Limpieza absoluta en sus dos actos. El mal la obra que más éxito ha logrado fuera de
de amores, sainete ( Madrid , 1-1905). El España. L a muela del rey Farfán, zarzuela
nuevo servidor, humorada ( Madrid, 2-1905). infantil ( Madrid, 12-1909)• Lenta en el
Mañana de sol, paso de comedia (Madrid, desarrollo, pero agradable y honesta. Herida
(2-1905). Verdadera joya entre las piezas de muerte, paso de comedia ( Madrid,
breves. Fea y con gracia, pasillo (5 -1 9 0 5 ). 3-1910). Gracioso y limpio. El último capi­
La aventura de los Galeotes, adaptación es­ tulo, paso de comedia ( Madrid, 3-1910).
cénica del capítulo X X II de la primera parte Honesto y gracioso. L a flor de la vida, poema
del Quijote ( Madrid, 5-1905). La musa loca, dramático (Buenos Aires , 6-1910). Se pre­
comedia (Barcelona, 7-1905). L a pitanza, sentan con la obra tres épocas de la vida
entremés ( Madrid, 9-1905). El amor en de sus dos únicos personajes. Interesante y
solía, capricho literario (Madrid, 11-1905). moral. La rima eterna, comedia inspirada
Los chorros del oro, entremés (Madrid, en una rima de Bécquer (Madrid, 10-1901).
3-1906). Muy salado y digno de aplauso. Verdadero acierto en el desarrollo y en el
Morrítos, entremés ( M adrid , 3-1906). Amor carácter de sus personajes. Moral. Carta a
a oscuras, paso de comedia ( M adrid, Juan Soldado, apropósito ( Madrid , 12-1910).
4-1906). Inverosímil e intrascendente, pero Solico en el mundo, entremés (% a J a90Z(i '
conaeguid^, t meno v moral. L a mala som­ 3-1911). Palomilla, monólogo (M<umd, á-
bra, sainetv: ( Madrid , 9-1906). El genio 1911). Rosa y Rosita, entremés ( Madrid,
alegre, comedia (Buenos A ires , 9-1906). ¿-1911). El hombre que hace reir, monologo
hs quizá una de las comedias más logradas < Madrid , 12-1911). Anita la r is u e ñ a , zarzuela
de lofe Quintero, verdadero canto a la alegría cómica (Madrid, 12-1911). Arabicnte anda-
y al optimismo. Algo frivolo el carácter de luz. Quizá demasiado extensa. Moralizadora.
la protagonista, sn fondo bondadoso, todo Puebla de las mujeres, come<üa (M adnd,
verdad, borra esa frivolidad, que bien pudie­ 1-1912). Por su sencillez y ftel reflejo de la
ra ser un defecto. El fondo de la comedia vida pueblerina, es de laa más acer •
e* limpio y correcto. El niño prodigio, co­ Moral en extremo. Sus personajes so
media ( M adrid , 11-1906). Nanita nana..., acabado estudio de caracteres, desenvuelto
entremés ( M adrid , 2-1907). La zancadilla, dentro de un marco sentido y Heno 1
entremés ( M adrid , 3-1907). La bella Luce- turalidad. Malvaloca, drama
rlto, entremés ( M adrid , 4-1907). La patria 1912). Verdadera joya del ^ t r o quiJi j
chica, zarzuela ( M adrid , 10-1907). Cuadro no. Fuerte en hu desarrollo, al final se s
españoleta lleno de alegría, interéa, ameni­ la moral. Sumamente correcta en
dad, con escenas deí mejor estilo y todas escenas. Laureado por la Acadeun
profundamente morales. La vida que vuelve, con el premio «Espinosa y Cortina*.
al cine con el mismo título. Sitado sin sol, La casa ds enfrenta, zarzuela cómica (M a ­
entremés ( Madrid, 6-1912). Discreto sentí* drid, 3-1917). Lo que tú quieras, paao de
mentaliemo y buen gusto* Las hazañas de comedia ( Madrid, 5-1917). L a mujer, con
juanillo el de Molares, apropésito (Madrid, su inagotable mano izquierda, termina ha­
6-1912). Mundo mundillo, comedia ( Madrid, ciende lo que quiere del hombre. Saladísimo
10-1912). Como en muchas comedias de los y moral. El otro peligro, traducción de
Quintero, los tipos episódicos son graciosos L ’autre danger, de Mauricio Dounay (S a n
y bien conseguidos, pero la trama central Sebastián, 10-1917). Lectura y escritura,
algo desvaída, no ofrece nada nuevo. Todo entremés (Madrid, 10-1917). As! se escribe
en la obra es digno y correcto. Fortunato, la historia, comedia ( Madrid, 10-1917).
historia trágico-cómica ( Madrid, 11-1912). Pipióla, comedia (Madrid, 2-1918). Pesado
Desdichas de un infeliz víctima de las con­ y medido, monólogo ( Buenos Aires, 4-1918).
tradicciones de la vida. Donaire, emoción y La cuerda sensible, paso de comedia (4-1918).
limpieza. Nena Teruel, comedia ( Madrid, Sin faltarle esa gracia que caracteriza el
4-1913). Comedia profunda en la que se teatro quinteriano, no acaba de convencer
debate el tema de la esclavitud por la vo­ ni por su asunto ni por la fluidez de su
cación teatral. El diálogo es algo artificioso, diálogo. Los marchosos, sainete ( Madrid,
engolado. Los tipos están bien dibujados y 5-1918). Secretlco de confesión, entremés
comunican la emoción al público; el ambiente ( Madrid, 6-1918). La niña de Juana o el
es sencillo y moral. Sin palabras, comedia descubrimiento ds América, entremés (S e­
( Madrid, 5-1913). Pocas cosas nuevas, pero villa, 10-1918). Pedro López, episodio dra­
limpieza y regocijo. Hablando se entiende la mático (Madrid, 11-1918). Castañuela, arbi­
gente, entremés (11-1913). El amor bando­ trista, apropósito ( Sevilla, 11-1918). La
lero, zarzuela ( Madrid, 11-1913). Los leales, calumniada, drama ( Madrid, 2-1919). Co­
comedia ( Madrid, 1-1914). Elevado valor rrecta de forma, pero con fondo no reco­
literario. Sin reparos morales. Buena inten­ mendable. Algo lenta y forzada a la vez en
ción. La consulesa ( Madrid, 1-1914). Aunque sus escenas, todas llenas de exaltación pa­
de poca originalidad, no desdice de otras de triótica. El corazón en la mano, paso de
los autores. Chiquita y bonita, monólogo comedia (Madrid, 4-1919). Febreriüo, el
( Sevilla, 5-1914). El monólogo está reves­ loco, comedia (Madrid, 10-1919). Comedia
tido de verdadera sal y gracia fina. Polvo­ entretenida, castiza, en la que nada hay que
rilla, el corneta, monólogo ( Madrid, 5-1914). oponer en el aspecto moral. El mundo es un
Dios dirá, comedia ( Madrid, 2-1915). Pre­ pañuelo, comedia ( Madrid, 2-1920). Come­
ciosa comedia, de cristiana limpieza en el dia excelente de forma y fondo, aunque hay
pensamiento fundamental. Isidrin o las 49 que oponerle algún pequeño lunar. La flor
provincias, sainete ( Madrid, 5-1915). Bec- en el libro, entremés (Barcelona, 9-1920).
queriana, ópera inspirada en una rima de La del Dos de Mayo, sainete ( Madrid,
Bécquer (Madrid, 4-1915). El duque de Él, 11-1920). Pasionera, comedia ( Madrid, 1-
Comedia romántica ( Sevilla, 5-1915). E x ­ 1921). Comedia de ambiente sentimental y
quisita pintura de las costumbres sevillanas de excelente fondo, aunque algo libre en
de principios de la centuria décimonona. Su alguna de sus escenas. L a seria, entremés
romanticismo no se hace pesado ni empala­ ( Madrid, 2-1921). Los pápiros, zarzuela có­
goso. Interesante y rica de diálogo. Alguna mica ( Madrid, 2-1921). Libre, algo subida
nota realista poco conveniente. El Ilustre de color y de pequeño interés. No obstante,
huésped, humorada satírica (Madrid, 5- y quitando determinadas escenas, nada hay
1915), Acertada caricatura de cierto aspecto que sea totalmente rechazable. La moral ds
<le los juegos florales. Gran originalidad, len­ arrabales, paso de comedia ( Madrid, 3-1921).
guaje muy gracioso y limpieza absoluta. Ramo de locura, comedia (Madrid, 4-1921).
Diana cazadora o pena de muerte al amor, Entretenida y limpia, pero ni es de las
zarzuela (Madrid, 11-1915). Cabrita que tira mejores ni ofrece nada interesante. La slllIU,
al monte, drama (Madrid, 3-1916). Algo entremés ( Madrid, 4-1921). La prisa, come­
fuerte y machacona, tiene indiscutibles dia ( Madrid, 11-1921). Dentro de su gran
aciertos, pero no es de las más conseguidas. sencillez, es una obra digna del mayor elogio.
La corrección se mantiene a lo largo de sus Verdadero acierto de tipos y caracteres.
cuatro actos, pero en conjunto no conviene Moral en su totalidad. El mal ángel, entre*
u jovenes. ¿A quién me recuerda usted?, més ( M iidrid. 11-1921). Antón Caballero,
}»a«o de comedia (Madrid, 5-1916), acep­ comedia (Madrid, 12-1921). El cuartlto de
table. Ei cerrojazo, entremés (Madrid, 5- hora, entremés (Madrid. 3-1922). La quema,
10 {G). Rinconete y Cortadillo, adaptación paso de comedia ( Madrid, 4-1922). Cabellos
^«cónica do la novela de Cervantes (Sevilla, de plata, entremés ( Madrid, 5-1922). Las
Marianela, comedia ( Madrid, 10- benditas máscaras, paso de comedia ( M a ­
Adaptación escénica de la novela de drid, 5-1922). Las vueltas que da el mundo,
(lu,‘ Bonito Pérez Galdós. La historia de comedia ( Madrid, 11-1922). Cristalina, co­
Sevilla, romance (Madrid, 2-1917). Los ojos media (Madrid, 2-1923). Magnifica comedia
e luto, paso de comedia ( Madrid, 3-1917). que si bien podía haber incurrido eu lo
escabroso, la limpieza de diálogo y situa­
ciones salvan la moral, hasta el punto de no Sevrn», comedia (S«villa, 10-1929). Quisie-
encontrar eu «lia nada censurable ni de centraJ ?6vlUa eJ Peonaje
dudoso gusto. Acacia y Melitón, entremés. i XT comedia sin conseguirlo ñor
( Madrid. 3-1923). Ganas de reñir, entremés
entero. No hay en ella nada que destaaue
( M adrid , 3-1923). Coacha, la limpia, come­
m interese, haciéndose algo abusiva on reite­
raciones innecesaria.. Lo más a?ertadoes
dia (Valencia, 21924). Con dos personajes su limpieza moral. El nlñ» me retira, sainete
para sus tres actos, la originalidad y el in­ ( Madrid , 10-1929). Limpio y correcto, aun­
terés se adueñan del espectador. Aunque el que se notan algunos deslíeos de intención
asunto no traspasa los límites de la pruden­ y de frase. Cien comedlas y un drama,
cia, encierra algún pequeño detalle que mue­ comedia (Madrid, 11-1929). Obra artificiosa,
ve al confusionismo. Es un buen estudio de falta de originalidad, impropia del teatro
su ambiente y reacciones de sus dos prota­ qumteriano. El reflejo de un adulterio con el
gonistas. Ml hermano y yo, comedia ( M a ­ triunfo de la adúltera, hacen escabrosa y
drid, 3-1924). Tema no a propósito para desagradable toda la comedia. Marlquilla
gente joven, aunque correcta de exposición Terremoto, comedia (Madrid, 2-1930). Obra
y de diálogo. Dos pesetas, monólogo ( M a ­ simpática, sencilla, optimista. Verdadero
drid, 3-1924). Vámonos, pasillo ( Madrid , acierto de tipo y caracteres. Ambiente
4-1924). La suerte, sainete ( Madrid , 5-1924). plenamente logrado. La bondad, la genero­
Cancionera, poema dramático ( Madrid , 11- sidad y el perdón resaltan de manera ejem­
1924). Crudo por su asunto, fondo y forma, plar. Supone un gran acierto entre las de la
con escenas y diálogo algo escabroso. Buen época en que fué escrita. La esposa y la
estudio de sus personajes principales y se­ chismosa, paso de comedia ( Madrid , 5-1930).
cundarios. Revoloteo, monólogo (Madrid, Doña Hormiga, comedia ( Madrid , 10-1930).
11-1924). Pepita y don Juan (Madrid, Obra del momento, no es de las más
3-1925). La boda de Quinita Flores, come­ acertadas. Sus personajes tienen cierto pare­
dia ( Barcelona, 7-1925). Ambiente optimis­ cido con otros de obras anteriores. La come­
ta, ejemplar. Tipos bien concebidos, de gra­ dia es fina, graciosa, sin llegar a sobresalir
cia fina e irónica. Tres actos de completa por su brillantez. Moral en todos sus aspectos.
corrección de fondo y forma. Vertida al cine Madreselva, poema dramático ( Madrid ,
con el mismo título. El pie, entremés ( M a ­ 1-1931). Se aborda un asunto fuerte, dema­
drid, 9-1925). Las muertas de Lopillo, sai­ siado vivo, que bien pudiera caer en el
nete ( Madrid, 11-1925). El último papel, folletín. Su final es sentimental, desligado
paso de comedia ( Madrid , 1-1926). Las de de toda la obra, que no obstante su fondo,
Abel, comedia ( Madrid , 4-1926). Buena no deja de ser correcta, aunque peligrosa.
intención, gracia fina pero carente de in­ Noviazgo, boda y divorcio, entremés ( M a ­
terés. Pueden oponérsela algunos reparos drid, 5-1931). Gracioso, con algún chiste
ligeros. Los grandes hombres o el monumento intencionado y subido de color. Las rayas
a Cervantes, loa ( Madrid , 10-1926). Barro de la mano, esqueje de zarzuela ( Montevi­
pecador, comedia ( Madrid , 11-1926). Obra deo, 5-1931). Asunto torpe y premioso, de
que por ou asunto escabroso no puede gracia relativa, pero moral en todo momento.
recomendarse a todo el mundo. Cambio de El peligro rosa, comedia (Sa/n Sebastián,
suerte, paso de comedia ( Madrid , 12-1926/. 9-1931). Asunto claro, sencillo, fácil de diá­
125 kilómetros, farsa ( Madrid , 12-1926) logo, con tipos humanos. Sin llegar a ser una
Buen humor, aunque no presenta origina de las mejores, sí es de las más^ acertadas.
lidad alguna. Encierra escenas inconvenien­ Moralmente hay que oponer algún pequeño
tes, pero no censurables. La cuestión es pasar reparo, faltas amorosas subsanables. Pero
ei rato, comedia ( Valencia, 6-1927). Obra el ambiente total es delicado y de buen tono.
de buena intención y corrección intachables, El rerparto de mujeres, charla popular ( Va­
pero con situaciones y escenas algo inconve­ lencia, 9-1931). El nombre da un teatro,
nientes^ Su argumento no ofrece hada nuev > apropósito (Madrid,
ni original. Tambor y cascabel, comedía prueba, paso de comedia (M a d n a ,
( Madrid, 11-1927). Entroten ida y magní f ica Solera, comedia (Madrid, 1-1932). fr a q u e ,
comedia, de argumenta interesante y limpio aun interesando por un asunto, deson •
en el que se combate la frivolidad de algunos ta y fatiga. Sus personajes son conocidos,
matrimonios. Ls un verdadero acierto de de pura cepa sevillana. Absoluta cí*
expresión y delicadeza. Los mosquitos, co­ ción en todas sus escenas. Pitos y
media ( Madrid, 12-1927). Sus tipos anda­ zarzuela (Madrid, 2-193»). El * * * £ * ]»
luces están perfectamente logrados y aunque asainetado es desigual, carente de intere
existe alguna laguna, el fondo y la corrección frío en su desarroflo. En el aspecto m o
son dignos de aplauso. Novelera, comedia. la limpieza y corrección son
( Madrid, 12-1928). Rondalla, jjoema dra­ rln concito, comedia (Madrid,
mático ( Zaragoza, 12-1928). Costumbres ciosa pintura de un matrimonio Q116.
aragonesas. Pulcramente escrita aunque con do descanso en un hoteüto de la sie *
alusiones de delicada Indole. Los duendes de asaltada su tranquilidad por amigo® P
tunos, tipos cómicos, bien dibujados, chis­ zuela (San Sebastián, 9-1939). Fifín II, co­
peantes, hacen pasar el rato alegremente. media (B ilb a o, 3-1940). Es una de la» obra#
Con algunos reparos que no ofenden la moral. más flojas de los Quintero, aunque no está
Las cuentas, monologo (Sa n Sebastián, exenta de cierta fluidez do diálogo y fraaes
4-1932). Lo que hablan las mujeres, come­ ingeniosa*. Su asunto es intrascendente y
dia (M a d rid 10-1932). Magnífica comedia de fondo moral. Siete veces, entremés (M a ­
llena do interés creciente; verdadera joya drid, 3-1940). La rifa va por barrios, comedia
dol teatro de los Quintero en la que, si burlesca (M a d rid , 4-1940). Tuyo y mío,
bion el fondo tiende algo a lo escabroso, la comedia (M ad rid , 1-1941). Con un argumen­
perfecta exposición y corrección del diálogo to sencillo se ha compuesto una obra delicada
la hacen sumamente moral. La bondad y e interesante, de diálogo unido y llena de
el perdón se ponen de manifiesto. La picara ternura y encanto espontáneo. ¿A qué venia
vida, comedia ( M adrid , 11-1932). Los em­ yo?, entremés (M a d rid , 2-1941). Mañana de
bustes de Pepitín, monólogo ( Madrid, 1- sombras, paso de comedia (M a d rid , 7-1941).
1933). Un pregón sevillano, entremés ( M a ­ La divina Inventor!», comedia (M a d rid ,
drid , 4-1933). El susto, comedia ( Madrid, 1-1942). Miel con hiel, comedia burlesca
4-1933). Tiene como características especia­ ( O ijón, 8-1942). Burlona, comedia ( Madrid ,
les bu gracia fina y delicada, el interés y su 10-1942). Obra de dos personajes, bien con­
ambiente agradable. Totalmente limpia. La seguida, movida e interesante, en la que la
manga ancha, entremés ( M adrid, 6-1933). moral queda a salvo. Olvidadiza, comedia
Juanlto Arroyo se casa, comedia ( Madrid , (Valencia, 12-1942). Azares dei amor, entre­
10-1933). Cuadro costumbrista animado y més (M adrid, 1-1943). La venta de los gatos,
gracioso. El final algo convencional no acaba ópera ( Valencia, 4-1943). Nidos sin pájaros,
de convencer, se desliga del resto de la co­ comedia (V ig o , 8-1943). Argumento pueril,
media quo se oye con interés. Su argumento personajes muy humanos y una acción digna
es sencillo y no llega a interesar. Clnoo lo- y correcta avalorada por un diálogo ágil y
bltos, comedia ( M adrid , 1-1934). Graciosa chistoso. La felicidad del hogar con niios
comedia, fina y delicada. Su sana intención es el fondo de la comedia, llena de grandes
borra algún que otro detalle que bien puede aciertos dentro de su gran sencillez. Manan­
enturbiar la obra. Es digna y correcta en sus tiales, comedia (San Sebastián, 8-1943).
tres actos. Las cartas boca arriba, paso de Asunto pobre y manido. El diálogo se pro­
comedia ( Barcelona, 3-1934). Requiebros, longa excesivamente, y aunque correcto no
monólogo ( M adrid , 4-1934). Colores y barro, llega a interesar. Algunas frases resultan
zarzuela ( M adrid , 9-1934). La risa, comedia desagradables, pero el tono general de ia
( Sevilla , 10-1934). Dibujan la risa como el comedia es correcto. Ventolera, comedia
medio para combatir las vicisitudes huma­ (M adrid, 1945). Obra que, dentro de su
nas, para alcanzar el amor y mantener las an sencillez, encierra valores estimables,
buenas acciones de una manera fuerte, sin la lista de mujeres de teatro hay que
vacilaciones. Como el modo de conseguir el añadir el de Tórtola Cisneros, la sevillana
triunfo. Su moralidad es total. Para mal, el impetuosa, viuda que guarda «1 recuerdo
mío, comedia ( M adrid, 2-1935). No es de constante de su marido. Es un bello cuadro
las mejores ni por su asunto, fuerte y des­ de andalucismo puro, ingenioso, alegre, na­
agradable, ni por la exposición de los hechos. tural, de furtivos valores y profundamente
En el aspecto moral deja algo que desear, moral. EU poetilla, zarzuela ( Madrid , 1945).
aunque todo está llevado dei una forma noble De trama ingenua, pero agradable, no se
y correcta. Martes, trece, comedia ( Madrid, encuentra en ella nada que ataque a la
4-1935). Seguidillas de baile, apropósito moral. Manolita Quintero, comedia (M a d rid ,
( Madrid , 5-1935). La comiquilia, comedia 9-1946). Se nota el influjo sevillano del
( Madrid , 10-1935). Al álbum de la bisabuela, ambiente, pero su interés es nulo, y el final
monólogo (1935). La inglesa sevillana, come­ desdice del tono general de la comedia. Algún
dia ( Madrid , 11-1935). Muy original resulta chispacito que otro, llevado con toda digni­
su argumento eu el que una señora inglesa dad, enturbian algo el fondo moral de la
termina siendo una gran sevillana, contagia­ misma. Obras sin estrenar: Filosofía alco­
da por 1& andaluza. Discretamente llevada hólica; Las musarañas; El género chico,
constituyo otro gran acierto en el grupo zarzuela; Pregón de flores; Entre sueños,
enorme de b u s producciones. Moral. Los
restos, comedia ( Barcelona, 5-1936). La
Íoema dramático; Los burladores, zarzuela.
>e las 200 obras que estrenaron hasta 1930,
venta de los gatos, poema dramático inspi­ 106 de ollas fueron traducidas al inglés,
rado en una obra de Bécquer ( M éjico, italiano, holandés, portugués, alemán, fran­
6-19,’í '/) Los papaitos, comedia ( Montevideo , cés, danés, polaco, checo, veneciano, geno-
*J-iy-'l7). Tipos y situaciones algo fuera de vés, francés, sudafricano, húngaro, bohemio,
realidad, poro graciosos, componon esta sueco y inarathí. Nota eseucial de toda la
comedia que es una más del teatro de los extensa producción de los hermanos Alvarez
Jios hermanos. La Giralda, zarzuela arrevis- Quintero es que en lugar preferente hay que
( Barcelona , 9-1939), El maleficio, zar­ hacer destacar la moralidad de aua obraa, y
no sólo en parte, sino en su totalidad, excepto
rarísimas excepciones. Frente al estilo flúido,
jocoso, dinámico, satírico en ocasiones y
otTas veces dramático, etc., se enfrenta la uMk£dfriI?Udad 7
limpieza de diálogos, de situaciones, de esce­
nas sinfín en las que nada hay que rechazar
s s ite o
„ L T S or*bro80*^'
ni oponer. Es más: 6i en algunas comedias— AW , K A R D E C (seudónimo).—Tiene
en el ín d ice de libros prohibidos: Le livre
Malvaloca, Cancionera, Lo que hablan las des esprits contenant les principes de la
mujeres, Cristalina... y alguna otTa— el asun­ doctrine splrlte; Le livre des médiums, ou
to promete desviarse hacia lo escabroso, guide des médiums et des évocateurs; Le
siempre los Quintero supieron dotarle de esa spiritisme á sa plus simple expresión; Revue
corrección que los caracteriza y que hace spirite, journal d’études psychologiques pu-
que el fondo y forma de las comedias se blié sous la direction de M. Alian Kardec.
salve sin sufrir menoscabo. Y es que, como Cfr. en el ín d ice Denizart-Rivail, Hippoly-
caballeros y como cristianos, comprendieron te-Léon.
que se puede componer teatro en el que la A L L A N , L U K E .— Ladrones de caballos,
moral y la corrección se mantengan firmes. moralmente limpia. S 105.
¿í t i l . En 1947 se han publicado sus Obras A L L A R D , P A U L .— El martirio ( M adrid,
completas. 1943). Para sacerdotes, religiosos y seglares
ALV AR EZ R U M A N O .— Pedrarlas Dávila instruidos. Los esclavos cristianos; Los cris­
( Madrid , 1944). Notable trabajo de extra­ tianos en la esclavitud del Imperio romano*
ordinario valor histórico acerca de la inte­ Estudio amplio, documentalmente histórico,
resante figura de la conquista americana. de la vida social de la antigua Roma y cómo
E del M 536. logró el cristianismo reformar todo ese acervo
Al v a r e z de cánovas, Jo s e f in a .— de inveteradas costumbres.
Psicología pedagógica ( M a d rid , 1941). Un A L L E N , H E R V E Y .— El Valle de la Sole­
libro muy interesante para los maestros y dad ( Barcelona , 1947). Novela histórica
aun para padres estudiosos que deseen cono­ yanqui de la guerra civil de Sucesión. Alguna
cer las orientaciones de la moderna psicolo­ circunstancia propia del tiempo aciago de
gía aplicada a la infancia. La autora la guerra, descrita con realismo, limita la lec­
expone y enjuicia con criterio católico, aña­ tura de esta obra a personas mayores y
diendo como comprobación los resultados formadas.
que en el niño español ha dado la aplicación A L L E N , JAN E.— Perdí mi risa Juvenil,
de «tests* y «reactivos». Incluye en la obra buena. Para todos. S 152.
dos estudios sobre Juan Luis Vive3 y el A L L IN G H A M , M A R G E R Y .— El misterio
doctor Huarte de San Juan. El estilo es claro de la casa blanca. Un hombre de perverso#
y animado. M L 2, 3. Pedagogía dei párvulo sentimientos aparece asesinado. Algún con­
(M adrid, 1942). A normalistas y maestras cepto contrario a la moral cristiana, unido
prestará excelentes servicios este volumen al relativo interés que despierta, no la hacen
que comprende Ja historia de la pedagogía recomendable. B D V - S 53. Crimen en ei gran
del párvulo, más la psicología de éste con mundo ( Barcelona , 1945), moralmente bue-
los resultados de los estudios y experiencias n i. Muerte de un fantasma, se p u e d e _leerf
realizados con niños españoles. Finalmente aun cuando no tiene interés a }pesar de a
ia didáctica aplicada a las escuelas de in­ tai ba de entunicados que intervienen en ía
fancia. Todo ello expuesto en forma amena
y clara e informado por excelente espíritu tf AJLLUE, F E R N A N D O .— Con artíllelo de
religioso y patriótico. M L 1, 2. Mari-Sol altas ruedas. Ensalza Toledo, donde se alqui­
(pequeñita), para niños chicos. Mari-Sol tara una emoción de siglos. Poema, pe _
(colegiala), recomendable para niños de seis oado, vieja capitalidad de la
a nueve añofc. Mart-Sol (maestra rural), re­ imperial. Horas de tortura y de s¿emne so-
comendable para niños de doce a quince siego. Así es también Castilla, don arriba
años. Mis cuentos, atrayente librito (97 pá un girar de alondras empujando ^aciaBxnba
grnas) que forma parte de la serie Niños de los cielos. Y, cantando, un loerado
España. Marlbel, la niña de suburbios, tiene de campanas. Castilla es donde»e jFggg.
fondo educador y forma agradable, para la más pura poetización. Para *° ' ¿g
niñas y maestras. La autora es maestra na­ A M A D lS D E G A U L A .-A v e n tu rM de..
cional e inspectora de la zona madrileña de Belatadas a los niños por María L ^
Fuencarral (Madrid). les (B arcelon a, 1946). En eeta ^ tura9>
A l v a r o t e l l e ir o , c a t a l in a .—sobre para niños del famoso libro de' Unía­
una mujer ( Barcelona, 1945), sólo para per­ se cuentan las acaecida* al ca ]n8
donas de recto criterio. dís, hasta su matrimonio con la njJ*
ALVI, CIRO.— S. Francesco d’Assisl, ro­ reyes de Gran Bretaña. Queda 7
manzo. En ei índice de libros prohibidos. en esta versión los escollos del _ ’¿oC,
ALLAIN, MARCELO. - Asi son ellos. DeH- comendables para niños de nue
de ei punto de viata litera rio: conjunto muy años. Cr 11,
AM ADO R SANCH EZ, LU IS.— Isabel la novela peligrosa y para nadie vemos que «ea
Católica. Obra escrita con suma ligereza, de provecho si se mira todo el conjunto.
careciendo de base histórica sua juicios sobre AMICIS, EDM UNDO DE (nació en 1846).
hechos y personas. No merece crédito alguno Escritor de novelas, cuentos y viajes prin-
desde el punto de vista histórico. En cuanto cipalmeqte. Aquí y allá, en medio de cosas
a su aptitud moral, sólo es propia de perso­ inofensivas y a veces hasta buenas, tiene
nas de buen criterio y conocedoras ae ese malas ideas y no pocas picardías y pasajes
período histórico. S 223. ; libres. En Espafia (1871), aunque tal vez
AMARGÓS BERTR AN, LUIS.— Estados no haya graves peligros, quiere, sin embargo,
Unidos. Viaje de un turista curioso ( Madrid , lo imposible: ser a un mismo tiempo cris­
1947). Impresiones de uti viaje por Yan- tiano, liberal e italianísimo, sensual, enemigo
quilandia. A veces, excesivo realismo. Para de la Inquisición y, con toda injusticia his­
personas mayores. B D V 128. tórica, de Felipe II. En Marruecos hay, sobre
AM AT, F É L IX .— Diseño de la Iglesia mi­ todo, un pasaje indecorosamente deshonesto.
litante o suma de la Iglesia instituida por En París y Londres, si bien se necesita alguna
el hijo de Dios hecho hombre. Obra póstuma. corrección, no hay cosa gravemente des­
En el índ ice de libros prohibidos. También honesta. Las páginas que tratan de estas dos
tiene otra obra en el índice bajo el nombre ciudades son tolerables. No así las que
de Macario Padua Melado. hablan de Víctor Hugo y Zola, en las cuales
AM BERT, G EN ER AL.— El heroísmo en encomia desmesuradamente a los dos y sus
sotana. Servicios prestados en el campo de malas obras, llegando a proferir la inmensa
batalla por los religiosos en la guerra franco- necedad de que Zola es uno de los novelistas
prusiana de 1870 (1 8 8 9 ). Para niños y jó­ más morales de Francia. En Constantlnopla
venes. lleva al lector a parajes de voluptuosidad y
AM BIA, ISABEL DE.— Un hueco en la deshonestidad, describiéndolos de modo no­
luz ( M adrid , 1947). Narraciones de exqui­ tablemente peligroso. Amor y gimnástica.
sita sensibilidad. El arte de la autora, tan Novela peligrosa. Pasión excesiva, descrip­
femenino, es un puro juego con los matices ciones sensuales, voluptuosas, expresiones
más leves, inaccesibles para otro espíritu y nada delicadas. Hay dos pasajes de más
otra plum a. Por la nieve, de asunto esca­ peligro. Sigue en el mismo volumen El mes
broso, que es una de las narraciones, hacen de luto por GaribaldL Es un loco panegírico
al libro propio sólo para personas mayores. de este revolucionario impío. Confesiones
AM BLER, ERIC.— Un ataúd para Dimi- de un conferenciante, donde otra vez aparece
trios (Buenos A ires , 1944) , moralmente Mazzini, sin que falte Cavour, y no para
buena. S 171. cosa buena. En el Discurso a los estudiantes,
AM EAL, JOAO.— Europa y sus fantasmas en seguida habla de ideas combatidas y es­
( Madrid , 1946). Ensayos. Es obra documen­ carnecidas hace veinte años, y de una fe
tada, interesante, basada en sólidos funda­ en la fecundidad de la lucha. En el Episodio
mentos doctrinales. Para lectores instruidos. de mi vida literaria hay varias coBas que
Consúltense H y D 148. Santo Tomás de Aqui- corregir, sin que hablemos de los amores
no: Iniciación al estudio de su figura y de su ilegítimos de que nos da cuenta de pasada.
obra ( Madrid, 1945). Exposición sencilla, La cuestión social también exige purifica­
suficientemente criticada, bien organizada, ción, aclaración y exactitud de conceptos.
^on su método de ir directamente a las El discurso Estudiad y sed buenos, no satis*
fuentes biográficas, ha reunido el autor en face porque es fácil decir sed buenos; pero
este libro cuantos datos ciertos tenemos sobre si hemos de serlo con los auxilios e ideas
Santo T om ás. H y D 134. de Amici8, no hay cosa más imposible. En
AM ÉRICA y el viejo mundo (Buenos A i - Impresiones de América (fuera de lo gari-
re$> 1942). Una selección de las obras más baldino), por todo el libro» en ideas e incon­
notables que se han publicado acerca del veniencias nada morales, necesita de correc­
(Jescubrimiento y colonización de América, ción, aunque no sean éstas de color tan subi­
desde las cartas de Cristóbal Colón haáta los do como en otras obras del mismo autor.
recientes trabajos de Lummis. Para aficio­ Heroísmo. Cuento que se puede leer lo m ism o
nados a la historia y estudiantes. que Luisita.
AMERO, CONSTANT.— Novelas honestas: Corazón, diario de un niño: es chocante
° ur France d’un petit parisién; El gaüo que padres católicos den en premio a sus
Jo; Blanche neige; El pais de Menelifc; hijos este libro. Lo que hay de moral no
r robinsón de seis años. Va en ellas reco- es de esa elevada y católicamente práctica
4 . 0 y deteniéndose en varias naciones, capaz de educar a un niño; pero,, aunque
lo fuera, quedaría destruida por los capítulos
AlÜu a iu *0 l>or e* Cañad A. de loor incondicional a hombres tan mal­
h» i R 0» M A D A M A CONSTANT.— Nove- vados y enemigos de la Iglesia como Mazzini,
1 nonos tas: Grano de sal y polla de agua;
Cavour y Garioaldi, Víctor Manuel y Hum­
AS ¿ eIla Norte, y otras. berto. Finalmente, hay un párrafo en que
Mol TEZQU1TA» CÁNDIDO.— De Colombia. aparece santificado el suicidio de algunas
La mujer infiel. Para jóvenes ea
madree. Corazón. Adaptado por E. Rodrí­ la prisión celular de Lovain* i
guez ( Buenos A ires , sin fecha). Edición re­ encontré e» camino d.
fundida y muy abreviada del conocidísimo
Diario encolar de un muchachito Italiano.
A N A S T A S IA D E GEORGIA, PRINCESA
La obra original está prohibida por el señor Dos conversiones. Mi conversión afcatoü^k
Obispo de Málaga. Esta edición, sobre ser mo (relato de la princesa Anastiia de
una mala traducción española, conserva la Georgia); y la conversión de Paul FévaJ, ano®
mayoría de los defectos del original. En logista de los jesuítas. Lectura edificante
todos sus cuentos, de asunto deprimente, se AN C ELO T , SANTIAG O (1 7 9 4 -!¡£ )“ feé,
hace caso omiso de la Religión. ( B . O. del sobre todo, dramático, pero escribió también
Obispado y Málaga; septiembre de 1944.) alguna novela. Era monárquico y, al perder
AMIGO BATLLORI, L E A N D R O *— Elogio sus pensiones con la Revolución de julio
de la ancianidad. La obra de los homenajes dijo: «H^sta aquí he trabajado pro fama[
a la vejez y su influencia educativa ( Barce­ ahora trabajaré pro jame*.
lona , 1946). P ara gente erudita. ANCELO T, V IR G IN IA <M. Chardon).—
AM IGUITO, EL (Barcelona). Cuentos, Colaboró en algunos de los dramas con su
aceptables para niños de seis a nueve años. esposo, y escribía, según ella, para tener el
Estilo sencillo, algo vulgar. gusto de expresar sus ideas. Tiene cierta ele­
AM M ER S-K U LLER , JOVAN.— Mascarada gancia. Novelas: Emerance (184 2). Amor a
(Barcelona, 1948). Novela realista de amo­ la gloria literaria, amores profanos, juramen*
res. No es aconsejable porque pone bajo el tos de enamorados, de pasión. Gabrielle
mismo pie de igualdad lo lícito que lo (1 8 3 9 ). No es para la gente menuda.
ilícito. Vanidad* Título original: Jenny ANCHORES!A, J U A N .— Zoralda, la reina
Helsten’s Career ( Barcelona , 1946). Sería mora (1 9 1 2 ). Con aprobación eclesiástica.
una novela recomendable si la crudeza de ^ A N D A N Z A S de Tomaslta, Las. — Ediciones
alguna escena, los repetidos toques sensuales de Ghicos (S a n Sebastián , 1943). Aventuras
y la amoralidad de sus conceptos (que a y viajes en los cuales la protagonista mani­
veces quiebra en inmoralidad) no la hicie­ fiesta su fidelidad y adhesión a su amito.
ran peligrosa paTa la generalidad de los Aceptables para niños de seis a nueve
lectores. B D V 116. años.
AMO, ANTONIO D E L .— Historia universal A N D A Y, J.— Hada mariposa y otros cuen­
del cine ( Madrid , 1945). Completamente al tos. Cinco cuentos, no muy originales, que
margen de la moral. Contiene además algu­ divertirán a los niños. Aceptables para niños
nas fotografías algo ligeras. Pueden leerlo de seis a nueve años.
personas con buen criterio que necesiten A N D E R D O N , E N R IQ U E (S. J.); nació
documentarse. M L 2> 185. en 1816.— Protestante inglés que se con­
AMO Y GILI, M ONTSERRAT D E .— virtió, entrando más tarde en la Compa­
Hombres de hoy. Ciudades de siglo ( M a d rid , ñía de Jesús, en la cual murió santamente.
1948). Novela original, amena y apasionan­ Novelas buenas e interesantes: El robinsón
te. Unos niños europeos, educados en Yan- católico; Antonieta de BonnevaJ o París^en
quilandia, vuelven a Europa. Al ver la tiempo de San Vicente de Paúl, y alguna otra.
milenaria cultura la prefieren a cuanto traen Un verdadero robinsón, novela muy buena
de ultramar. Libro que se debe aconsejar a y muy interesante. /ion*
los jóvenes. A N D E R SE N , H ANS CRISTIAN USOS-
AMOR y sacrificio. Drama en cinco actos. 1875).— Poeta y novelista dinamarqués, ayo
Personajes: Isabel la Católica, marqués y de un pobre zapatero. Viajó bastante. Su
marquesa de Floresta, condesa do Naval v i­ primera poesía El nlfto moribundo le
llar, Margarla (hija adoptiva de los mar­ la protección de varios Mecenas. Cuento .
queses), onc 1 personas más y pueblo. Para Nos parece deber observar que s ,
niños. alabados de lo quo se merecen, s o b r e wa
AM UNÁTEGUI, M IGUEL LU IS (1828- pi 8 i atiende a moralizar con ellos a ,
1888). De Chile. Autor de la novela Una jrjf'fc trata asuntos no pocas veces .
conspiración en 1780 y de varios estudios Mvolos e inconvenientes. Otro» cu _ • ^
biográficos, históricos ‘y críticos. De ideas pulgarcita, inconveniente^Losv siyo.
liberales. Habla contra lo que él llama m o - vos, inconveniente; El esiaDon,
jigateria , y dice que por ella no progresó el Las flores de la niña Ida, s e puede leer
teatro en Chile. Con semejante despreciativa de luna, apto para todos. N lcol«ín y N ‘CO
palabra suelen significar la piedad y el temor són; El tío cierra el ojo;
de Dios ciertos liberales. gallinero; A nlt* la fosforera, niftos
A N A M A R ÍA . — El alma desterrada, novela eral; Escenas de corral, tolerables p _ ^
nociva a los jóvenes de carácter débil y de de seis a nueve años. £ oj (B aroelona,
imaginación feble y exaltada. dicha, versión de L. U. irMcu i ftrrftdo
ANARQUISTA y apóstoi. Historia autén­ 1944); Los negocios de Juan Simpan, n w r de
tica de un joven anarquista, de veinticuatro por Antonio Torralbo; Florecllla» ^
año*, escrita por el propio protagonista en J. M. Huertas Ventosa; El «oldadlto » P*
jno» versión de M. Amat. Aceptables para hacerse la misma calificación que se hizo para
niños do seis a nueve años. aquélla. No debe leerse. E 364.
Cuentos de Andersen. Comprende cinco A N D R A D E , JAIME DE.— Raza (Madrid,
cuentos: El patito feo; Aventuras de un 1942). Novela histórica. Guión de la película
soldado de plomo; El negrito y la pastora; que lleva el mismo título. Presenta en 1897
Un drama de corral, y Almendrlta, para la familia del marino Churruca. Muere el
niños de seis a nueve años. Más cuentos padre gloriosamente defendiendo laa colo­
de Andersen. Traducción de M. Vallvé: nias españolas. Pasan los años y al llegar
L a sirena; La pequeña vendedora de fós­ la guerra de liberación el hijo mayor es
foros; Los cisnes salvajes; El traje Invi­ abogado, pervertido por las tertulias del
sible; El valiente soldadlto de plomo; La Ateneo; el segundo militar heroico y el ter­
caja de yesca; La reina de las nieves; La cero Hermano de San Juan de Dios. Termina
princesa del guisante; El baúl volador; Los la novela con la exaltación del militar, el
compañeros de viaje; Ole Lukole, aceptables martirio del religioso y la conversión y sa­
para chicos de doce a quince años. crificio del equivocado. Es obra que puede
Cuentos de hadas. Segunda serie. Adapta­ y debe ponerse en todas las manos por su
dos para la juventud por H. C. Granch (B a r­ fondo moral y patriótico. M L 1, 383.
celona, 1942). Contiene: Historia de una ma­ ANDRÉ, A L IX .— Entre nieve ( Barcelona,
dre; Las flores de la pequeña Ida; El Jabalí de 1943). La protagonista logra fundir con su
bronce; La pastorcilla y el deshollinador; El virtud la nieve que lleva en el alma un
escarabajo; El hombre de nieve; La historia antiguo novio, con quien al fin se cása. Para
de Waldemar Dace; Lo que hace ml marido todos.
está bien hecho; La aguja de zurcir; La bujía ANDRÉ-DELASTRE, LOUISE*— El capi­
y la vela; El cuento del rayo de sol; La don­ tán del Rey Jesús ( Cádizy 1945). Para lec­
cella de los ventisqueros; La felicidad de una tores de diez años en adelante.
rama; La pluma y el tintero; La casa vieja ANDREDEFF, LEÓNIDAS.— Judas Isca­
y el cometa; La última perla; La sombra; riote, inconveniente; Sachka Yegulev, novela
La margarita. Cuentos fantásticos en los que muy peligrosa; de malas ideas; El abismo,
se atribuye a plantas y animales sentimien­ inmoral. Véase H y D 139.
tos y pasiones humanas. Son recreativos y ANDREIS, ESTER D E.— Prímula (B a r ­
con tendencia aleccionadora en su mayoría. celona, 1943). Poesías de sana y bella ins­
Aceptables para niños de doce a quince años. piración. Estilo moderno. Para todos. E 161.
Estampas sin imágenes ( Barcelona, 1943), ANDRÉS MARCOS, TEODORO.— Los im­
inofensivo para jóvenes formados y personas perialismos de Juan Ginés de Sepúlveda en
mayores. E 146. El príncipe porquerizo; El su Demócrates Alter (Madrid, 1947). Con
caracol y el rosal; El ruiseñor; Nicolás el censura eclesiástica. E 317.
grande y Nicolasín; El jardín del paraíso; ANDRESCO, V.— Cinco cuentos infantiles
Las cigüeñas; El ángel, inconvenientes para ( Madrid, 1945). aceptables para niños de
niños de doce a quince años. Novelas: El seis a nueve años. Son: Pirulín y el mago
camarada de viaje; El cofre volante; Historia de las barbas blancas; Tana, la fiel promesa;
de Waldemar Dace; El hombre de nieve; La La gran fiesta de los juguetes; La carta de
virgen de los hielos, todas se pueden leer. los Reyes; Cristalina, el hada de la capa
El cuento de mi vida (autobiografía), moral- azul. Mohandas Karamchad Gandhl ( Madrid,
mente limpia. S 148. 1948). Ensayo biográfico del jefe popular
ANDERSEN-JACOBSEN.— Ensueños nór­ hindú, limpio, sencillo y ameno, gustará a
dicos ( Valencia, 1944). Se han reunido dos lectores mayores de veinte años. B D V 147.
obras de dos escritores daneses: Andersen ANET, CLAUDIO.— Literato y novelista
y Jacobsen. Del primero Cuento ilustrado mundano. L ’amour en Russie, novela inmo­
sin ilustraciones que aquí lleva el título de ral. Mayerling ( Barcelona, 1945). Novela a
Claro de luna, y en otra edición aparecida la que sirve de trama un hecho histórioo:
recientemente el de Estampas sin imágenes. la tragedia de Mayerling, en la que perdieron
trata de unas sencillas y poéticas narra­ la vida el archiduque Rodolfo, heredero de
ciones que la luna, en sus nocturnas apari- la corona austríaca, y una ioven de la aris­
iones, cuenta al solitario morador de una tocracia vienesa. Es novela rechazable a
causa, principalmente, de la desviación que
íardilla. *^e <Jacobson una novelita, Mog-
gens, muy romántica de fondo y forma y puede sufrir el criterio moral de los leotores
J)or nna descripción algo sensual no si se dejan arrastrar por el sentimentalismo
de algunas escenas. M L 2f 241.
fT p i0 ProP*a Para lectores muy jóvenes, ANGE, BENIGNE (Mar ia de Bray); nació
loí i ro de luna en esta odición puede ser
en 1838.— Ha publicado varios tomos, imi­
A^])or to(los- ML 2> 568' tando a Droz que es malo, y otras obras
dfi 1 ERS0N> SH ERW OOD.— Las novelas mundanas y algo libertinas.
n 0 K^otesoo (Buenos Aires). Es la misma ANGEL GAITAN, JOSÉ M A R lA (1819-
Win , ^uo 8e eu España con el título: 1851 ).— De Colombia. El doctor Ttm ls
vari a Ur^° O*1*0» sin que tampoco se hayan (1851), novela mala y de pernicioso influjo.
auo las crudezas del original, debiendo
Á N G E L del Alcázar, El (M a d rid , 1945). que esta obra de aA
Biografía de Antonio Rivera, primer presi­ dable para todos. B D v To4 rftCOm<m'
dente de la Juventud de Acción Católica ANGULO, ENRIQUE n p ’ w
de Toledo, muerto en noviembre de 1936. Estat CatMft. Reportaje (Baroelona
Al estallar el glorioso Alzamiento, Antonio,
abandonando "a los suyos se fué a defender £ >nverdad
la, vé?d»d'l'i*. ,¡0' horas deplorable».
de aquellas
el Alcázar, donde luchó heroicamente du­ El arte de ser abuela (Barcelona, 1942)
rante el asedio, perdiendo el brazo izquierdo Hay en este libro muchas cosas interesantes
al rescatar una ametralladora y muriendo y útiles, no sólo para las abuelas, sino para
dos meses después de la liberación de Toledo. todas las mujeres que aspiren a mantener
Hará bien a todos, especialmente a los jó ­ en la familia un ambiente saturado de dis­
venes. Obra en colaboración. M L 2, 636 . creta comprensión y cordialidad. En algún
ÁNGEL de la Guarda, El (B u e n o s A ires, relato histórico se encuentran detalles inexac­
1941). En forma recreativa, expone ejem­ tos como en el incidente entre los Apóstoles.
plos sacados de las Sagradas Escrituras y No obstante, como el fondo del libro es
de vidas de Santos para despertar en los bueno pueden leerlo lectoras con suficiente
niños sentimientos de devoción, respeto y instrucción religiosa. M L 1, 227.
gratitud a su ángel custodio. Aceptable para A N G U LO , JULIO.-—Fila 1.a, número 9
niños de seis a nueve años. C r 3. (Madrid, 1947). Novela policíaca escrita por
ÁNGEL D EL H O G A R .— E l matrimonio: un autor de reconocida categoría, pero cuyas
1) El libro de la Joven. 2) E l libro del Joven actividades se desarrollan en un campo
( Bilbao . 1946). La lectura de estos libros, completamente extraño a este género. Lite­
que van avalorados con la censura eclesiás­ rariamente es magnífica; «detectivescamen-
tica, será de mucUo provecho a los muchachos te» deja mucho que desear; moralmente; sin
y muchachas, respectivamente. La iniciación reparos de importancia. S 234.
de los niños en la vida ( Bilba ¿>, 1946). Para A N IA N T E , ANTO NIO .— Inmoral.
educadores, sacerdotes y maestros. L a inti­ A N IL L O de boda. Publicado por la Con­
midad conyugal: 1) E l libro de la esposa. federación Católica de Padres de Familia y
2) El libro del esposo. Bien para ellos y los bendecido por el Cardenal Gomá, contiene
jóvenes que se van a casar. Algún capítulo las normas para nacer la familia grande
excesivamente lúcido. según lo quiere Nuestro Señor Jesucristo;
ÁNGELES de la tierra ( Barcelona , 1925), es decir, para hacer cristianamente grande
recomendable para niños de doce a quince nuestra España. La sólida doctrina y ame­
años. nidad del P. Vilariño y la competencia del
ANGÉLICA, M A R ÍA . — Casadita Joven doctor Enrique Suñer son garantía de acierto
(Ciudad Real, 1947). Libro entrañable, re** en las partes por ellos respectivamente tra­
dactado con el corazón sobre las cuartillas tadas sobre la educación de los hijos y la
blancas estremecidas de vida y aromadas puericultura. ,„ , 700rt,
de virtud. Es como una charla amistosa A N IM A L E S amigos ( Barcelona, ¿ W -
entre dos mujeres: una con la experiencia Excelencias de animales, como el bomquiuo,
que entona sus palabras y otra con el mundo el gato, etc. Para pequeños de seis a siete
de la ilusión matizando sus ensueños. Es un años. M L 1.286. a~hn.uAm
manojo de bellos consejos maternales. El A N IM A L E S del bosque (8 m Sebattum,
estilo suelto y de fácil lectura avalora el 1947). Cuento fantástico del h a d a Pies de
sabor hogareño de este libro que recomen­ Plata. Texto muy breve. Aceptable para
damos. niños de tres a seis años. . iq íí)
ANGELIL (S. J.).— Las victimas de Damas­ A N IM A L E S domésticos (
co de 1860. Causa asombro el relato que nos Aceptable para niños de^treei •» sew
ofrece este testigo ocular de los trabajos, Descripción poco amena de am <»
* persecuciones y martirios que sufrieron los el mono, el gato, el pavo..., representados en
cristianos de Damasco el año 1860.
ANGUIANO, ARMANDO.— Aventuras de l á A N ™ A Í E S eQd r * la granja Florida, Los
Sinfu <E1 Príncipe del Mar» ( M é jico ). Cuentos
interesantes y supergráfieos, buenos para la granja Florida ^co^ P a vaa T5resentando a
niños. decillo Mirón, quien les va- B aplican-
AN G U IT A.— Las hijas del alcalde, buena. todos los animalitos que hay a*. ’t i v o prin-
ANGULO, DIEGO.— Pedro Berruguete en do su vida y costumbres.
Paredes de Nava ( Barcelona, 1946). El re* cipal de este álbum lo constituye s . ^ ^
tablo que describe y analiza Diego Angulo, tación, por las ilustracione y j,roVo
es obra de Pedro Bcrraguete, pintor al ser­ colorido, a la que acompafi _ tjj0 aunque
vicio de Rodrigo Manrique, y está dedicado, y muy infantil. De este mis ^.an]a, oon
al parecer, a la Concepción de la Virgen. un poco más sencillo, es Ambos harán
El autor estudia la obra con sensibilidad y ilustraciones de Eneterriaf?*' eiete
Rusto depurado, ío cual, unido a las cuida­ las delicias de los pequeños a
dosas reproducciones de eus láminas, hacen años. B D V 85.
ANIMALES salvajes ( Barcelona , 1944). tores otros y de cuyas plumas ae deaprende
Aceptable para niños de tres a seis años. ora el elogio lleno de patriotismo y religio­
D e sc rib e las características y costumbres de sidad, ora el concepto escéptico y materia­
estos animales. Grabados bonitos. lista. Sigue el recopilador un orden cronoló­
ANITA la fea. Comedia en un acto y en gico, ofreciendo esta obra el interés de la
prosa. En esta obra se pone dé relieve la comparación de los distintos criterios según
diferencia de caracteres de dos hermanas: la idea predominante en cada época, si bien
fea y virtuosa una, guapa y egoísta la otra. sobre los autores del siglo xix parece notarse
Gracias a la abnegación de Anita, la familia tanto la influencia del Baedeker como el
]oo*ra mejorar su fortuna. Aceptable para romanticismo en boga. Obra que requiere en
niños de doce a quince años. Or 1 1 . el lector criterio bien formado y alguna
ANJOU, RENATO D* (Madama Gouraud cultura. B D V 112.
d’Allancourt). — Véase Gouraud d’Allan- ANTOLOGÍA de humoristas húngaros con­
court, M. temporáneos (1945). La moral no queda bien
ANNALES de phllosophie chrétlenne; se- parada. Peligrosa. Para personas de mundo.
crétaire de rédaction L. Laberthonniére. En E 241.
ol índice de Libros prohibidos. ANTOLOGÍA de humoristas ingleses con­
ANNUNZIO, GABRIEL D* (1864-1938).— temporáneos (1945). Esta selección de cuen­
Poeta y novelista. Sus impiedades y desho­ tos de humor comprende 42 autores y 52
nestidades llegan al colmo. Repugnante, cuentos o capítulos de una obra. Es lástima
brutal, impúdico, de costumbres y aventuras que en una colección de este género se hayan
escandalosas. Novelas: El fuego, deshones­ elegido precisamente de entre los autores
tísima, y uniendo a la deshonestidad la im­ temas de una escabrosidad que no es corrien­
piedad; El triunfo de la muerte, muy desho­ te y habitual entre los autores ingleses hu­
nesta e impía; El placer, muy deshonesta; moristas. Por este grave reparo hemos de
Las vírgenes de las rocas, muy deshonesta y calificar a la obra de peligrosa y sólo para
en alto grado despreciativa de la piedad; leída por personas de mundo. E 244.
Epíscopo y Ca, seguida de otras cortas. No­ ANTOLOGÍA de humoristas italianos con­
velas en su conjunto inmorales, deshonestas, temporáneos (1943). Peligrosa. Para perso­
y la última sobresale en impiedad. Ésta se nas de mundo. E 236.
llama Anales de Ana. En el índ ice: Todas ANTÓN DE CASTRELLO, B.— Mis lecturas
las novelas amatorias; todas las obras dra­ ( Zaragoza, 1944). Cartas amenas para niños
máticas; Prose scelte; todas las demás obras mayores o jóvenes obreros. E 168.
(tragedias, comedias, misterios, romances, ANTÓN DEL OLMET, L .— Los grandes es­
novelas, poesías) son ofensivas a la fe y cos­ pañoles (Menéndez y Pelayo, Alfonso X III,
tumbres (D. de 27 de enero de 1928). Cento Echegaray, Canalejas, Maura, Galdós, Mo-
e cento e cento e oento pagine del libro segreto ret). Siete tomos. Para personas formadas.
di Gabriele D’Annuzio, tentato di moriré ANZOÁTEGUI, IGNACIO B.— Tres ensa­
(D. de 3 de julio de 1935); lo publicó con el yos españoles (Buenos A ires , 1939). Esos
seudónimo Angelo Cocles; Solus ad Solam ensayos son: Mendoza o el héroe; Góngora
(D. de 21 de enero de 1939). Otras obras o el poeta; Calixto o el amante. La galana
suyas: L ’Innocente; Landi; Forse che si forse pluma y el talento brillante de Anzoátegui
che no; La hija de lorio; El sueño de las son garantía del libro. Para estudiantes y
estaciones. profesores.
ANQUETIL, JORGE.— Director de perió­ APALATEGUI, FRANCISCO (S. J.).—
dicos como E l Gran Guiñol y E l Rum or , no Oriamendi. El infante don Sebastián y la
sólo pornográficos, sino escandalosos y ca­ batalla de Oriamendi (San Sebastián, 1940).
lumniadores. Condenado varias veces por APARICIO DERCH, ANTONIO.—La his­
corruptor de costumbres. Todas las obras toria que nunca fué ( Barcelona, 1946). El
de este autor constituyen un manual de autor comienza por tratar de la «Ucronia*
lujuria. a la que define como <da seria investigación
ANSLEY, P.— El hombre que fué su propio de posibilidades históricas que hubieran
niJo ( Barcelona , 1945). Novela humorística, podido ser reales». Siguiendo esta pauta, es­
P&ra lectores de buen criterio. Cuando el buen tudia las consecuencias que pudieron deri­
genio se transforma en malo (1944). Editada varse de que Mahoma no hubiera nacido, o
también con el título El jarrón de bronce. se hubiera frustrado el asesinato de Julio
Agradable para todos. César Los otros tres problemas históricos,
además de los citados que plantea, tienen
t A N tig ÜEd a d , ALFREDO R. DE.—Ei como factores a los Etruscos, a Carlos el
soro del monte Igueldo. Novela folletinesca Temerario de Borgoña y a Napoleón I I I
amenidad y emoción, con sus respectivas circunstancias. La ex­
v ^ ai LOGlA de El Escorial. Recopilación posición de éstas se Ueva la mayor parte del
Vhn' ° Juan Comas ( M adrid , 1946). trabajo, que termina con la enumeración
lh?Ilran las firn*as de: Fr. José de Sigüenza, de las posibles alteraciones qne hubiera su­
bun!min° ’ 0 FteSa Gasset, Wash, Azorín, frido la Historia de haber ocurrido las cosas
Uautier..., defensores unos, detrac­
de manera distinta a como sucedieron. N a­ para niños de nueve & a
turalmente que esta última parte va envuelta episodios de la a? doc<\años. Celia
en muchos «quizá* y bastantes «tal vez». por ella misma • u»a niña contados
Libre de reparos, es obra para aficionados a
estas curiosas investigaciones, que requieren que dice
del lector abundantes conocimientos histó­
mundo, Celia y sus amigos; Celia madreclta*
ricos. B D V 201.
A PAR ICIO , JU AN .— Españoles con clave S d ia r io ? >CUa (prlmera comunión)!
(Barcelona* 1946), buena; Historia de un ? L el, <¿1,ano escrito con estilo atrayente.
perro hinchado ( M adrid, 1945), buena. r«H « * ? ara n iñ o8 de eeis a nueve años.
Celia en el colegio y Celia institutriz en
APOLONIO DE RODAS.— Los argonautas. America, son inconvenientes para niños de
Adaptado por C. Eulate ( B arcelona , 1941), doce a quince años. Aventuras con los ttri-
Recomendable para niños de doce a quince teros; Las vacaciones de U ta y U to; Las
años. travesuras de Matonquiqul; Matonquiqul y
APOSTOLADO DE L A PR E N SA , S. A .— sus hermanos, son tolerables para niños de
Magnífica obra de gloria de Dios; técnica, nueve a doce años. También ha iniciado la
activa, fecunda, cristianísima, actual (Ve- serie Cuchifritin: Cuchifritin, el hermano de
lázquez, 28, Madrid). Editorial. Celia; Cuchifritin y sus primos; Cuchifritin
APPARITION (L ’) de la trés Salnte Vierge y Paquito^Cuchifritín en casa de su abuelito.
de la Salette. En el ín d ic e de libros prohi­ A R A G Ü É S P É R E Z , F E LIPE .— X-23. No­
bidos. vela policíaca ( M a d rid , 1940). Para todos.
APPELUS, M ARIO.— De mozo a escritor. A R Á M B U R U , ALFONSO D E.— La ciudad
No debe leerse. de Hércules (C ád iz, 1946). Destinado a la
A PU LE YO . — Indecente escritor latino del «tarea de explicar la difícil, por tan clara,
siglo i i . Novela: El asno de oro. Deshonesta belleza de Cádiz». Para todos.
en pinturas de las costumbres de los roma­ A R Á M B U R U , L U IS A M A R ÍA DE.—
nos paganos, cinismo repugnante, el más Estampas de un amor ( M a drid , 1942). No­
grosero desenfreno. Alguno pensará que el vela de costumbres. La nota religiosa que
tal libro pertenece a la Historia, y que de se da bastante en el libro no atenúa, sino
él no queda sino el recuerdo. Pues, por des­ que hace más patente la inoportunidad de
gracia, no e6 así, y como de otros de aquel presentar ciertos asuntos a la consideración
tiempo, sobresalientes en inmoralidad, hay de las jovencitas, más todavía si es con riesgo
traducciones modernas. de debilitar la noción del deber en sus con­
AQ UEL señor de las barbas... Historia y ciencias. M L 1, 384.
enseñanzas de un reloj loco (C ád iz, 1946). A R Á M B U R U , MONSEÑOR ZENÓN (S. J.);
Para jovencitos. No me parece del todo con el seudónimo A . de Urqulola.— Higinio
edificante el punto de la seducción. Roca. Correspondencia clandestina de dos
AQUILES, TACIO. —Griego, de fines del colegiales ( Valladolid , 1919). Hasta morir
siglo ni. Novela: Los amores de Citofonte por Él. Biografía del P. Tomás Esteban, S. J.,
y Lencipe. Pasajes peligrosos para la cas­ misionero de infieles y cautivo de los comu­
tidad. En 1552 publicó una imitación más nistas en Wuhú (China). Editorial E l Siglo
casta de ella el español Alonso Núñez de de las M isiones , Bilbao.
Reinoso, dándola por título: Historia de los A R A N A , VICENTE.— Se pueden leer sus
amores de Careo y Florisea, y las tristezas leyendas vascongadas.
y trabajos ia sin ventura Isea, natural de AR AN AZ CASTELLANOS, M.—La vida
la ciudad de Éfeso. Tuvo el mal gusto, y «se» es su eñ o; B eg u ie d e r; C alabazatorre, ca­
algo peor, de burlarse, al terminar, de un chalote, regulares.
convento de monjas. ARAN DA, ROSA M AR ÍA .—Tebib (Z a ra -
ARACIL, ANTONIO.— Dolor y triunfo joza, 1945), inconveniente. Para person
(Barcelona, 1944). Héroes y mártires en mayores. E 267. Cabotaj6 J M a á n d 'al í i f í '
pueblos de Andalucía en la Cruzada. Novelita de costumbres modernas y amb:le
ARAGO, ESTEBAN (1803-1892).—Litera­ te muy frívolo; se describen aventuras ab
to dramático y político. Los asuntos* de «urdas e inverosímiles. Es obra p
bastantes de sus dramas son escabrosos. para jóvenes por la libertad d e costumbres
Novelas: Los azules y los blancos. De las descritas y por las reacciones d P
guerras de la \ endée, cuya justicia y heroís­ najes contrarias a la moral. M L , ■
mo no entienden los del partido de Aragó. ARANGUREN, JOSÉ L U B . - L » M o * * »
Escribió otras en el mal periódico Le Siécle , de Eugenio d’Ors ( M adrid, 194 ) . J*ieDt 0
con el seudónimo de Julio Ferney. por este libro lo más hondo de p . ^
ARAGONÉS VIR G ILi, M A N U E L .— Histo­ orsiano. Un a m o r decidido ® situar en
ria del Pontificado ( Barcelona, 1945), Para espíritu comprensivo que inte . y ^
estudiantes. E 270. el campo de lo humano a los g chj¡.
ARAGONESES URQUIJO, EN C A R N A ­ pecado... Pero en su misma n q ¡ s m o
CION (usa el seudónimo Elena Fortún).— mos tremendos peligros: el ftg ^
El bazar de todas las cosas, recomendablo acecha junto a su «ironía* en P ’
relativismo junto a eu intento kepleriano, ARBOR, GABRIELA D ’ (Madame L. J. de
un vitalismo cerrado junto a su concepto de Belley).— Novelas: Berta; Amelia; Bertllda;
libertad. Felizmente hasta ahora d’Ors ha Alba; Vatandono; Luisa y Elena; Valentina
«orteado estos peligros. U y D 133. Doubray, y otras; inofensivas y provechosas.
AR AN Z DE ROBLES, J. M A R ÍA .— E s- ARBOTOILLE, M ADAM E D*— Novela:
trella errante; Si tú supieras, buenas. Marta Magdalena. Historia inverosímil.
ARAQUISTAIN, JU A N V.— Autor de Cua­ ARCINIEGA, ROSA.— Engranajes, de am­
dros del Evangelio, en los cuales manifiesta biente socialista. Dañosa. Para personas for­
su piedad, así como el amor patrio en las madas. Jaque-mate. Novela socializante y
Tradiciones vasco-cántabras, que por los años anarquizante. Dañosa. No debe leerse.
de 1863 publicó en Tolosa, de Guipúzcoa, ARCO, NENY DEL.— ¡Asi te querrán!
sin que excluyamos de ellas el espíritu de Novela moralmente indiferente que pueden
los primeros. leer los jóvenes. E 376.
ARAUJO, CONCEPCIÓN J. DE (seudóni- ARCO Y GARA Y, R ICARDO DEL.—
rao Mary Faith).— La flor de la noche, incon­ Grandeza y destino de España ( Madrid,
veniente. Para personas mayores. E 297. 1942). Puede ponerse en todas las manos,
ARAUJO-COSTA, LU IS. — Muy culto y siempre que posea el lector una base de
de vasta lectura, aunque excesivamente di­ cultura media. B D V 21. La idea dei imperio
fuso y poco penetrante en su crítica literaria. en la política y en la literatura españolas
San Isidoro, Arzobispo de Sevilla ( Madrid, ( Madrid, 1944). Libro muy documentado
1942). Con gran conocimiento del ambiente y de elaboración más bien técnica que di­
histórico y del pensamiento del egregio vulgadora. Abundancia de referencias y
Prelado sevillano nos da la maravillosa sín­ notas hacen la obra propia para iniciados
tesis de una vida y una obra que resume en historia, pero su lectura, prescindiendo
toda la grandeza cultural y religiosa de la de las citas, es útil para todos: bachilleres
España visigótica, de la cual se forjó des­ y personas de mediana cultura. 8 184.
pués en el palenque de la Reconquista, la Sepulcros de la Casa Reai de Aragón ( M a­
España imperial y católica. Letras, Damas drid, 1946). Para todos.
y Pinturas. Rembrandt y Watteau, es para ARCHIER, ADOLFO (nació en 1815).—
personas mayores, lo mismo que Letras: Bio­ Redactor del excelente periódico católico
grafía del barrio de Salamanca ( Madrid, de Luis Veuillot, L'Univer*. Novelas: Cari­
1947), interesante. dad lleva a Dios; Los cautivos del Czar; Una
ARBATOR, Z. Y.— Tanla Vetrova (1943). familia irlandesa; Justicia divina; La familia
Novela para lectores formados. S 149. Morand, buenas.
ARBE DE ALONSO, RAM ONA.— El or­ ARDEL, M ADAM E H E N R Y (nació en
gullo vencido (E l Escorial, 1944). Toda la 1863).— Corazón de escéptico; Mi primo Guy;
novela respira un ambiente impregnado de La hora decisiva, se pueden leer; A la vuelta;
la, dulce serenidad provinciana, casi campe­ Renata de Orlis; Todo llega; Sueño blanco;
sina, en que se desliza. Recomendable. La falta de otros, son peligrosas; Sola; El
ARBEDE B A R IN E (Madame C. Vincens), mal del amor, pasaderas; La ausencia, es
nació en 1840.— Redactora de varios perió­ mal libro; El verano de Guillemete; La noehe
dicos de malas ideas. No es segura. Narra­ llega; El camino que baja; El abrazo del
ciones y novelas: Princesas y grandes damas; pasado, novelas regulares: El llamado sobe­
Burgueses y gente de poco; Luis XIV y la rano, vocación religiosa, para adultos; La
gran damisela; Nevrosés. En éstas y en otras imprudente aventurera, amoral; El sueño de
bay sus peligros para la castidad, con acom­ Suzy, amores honestos; La pequeña Moune,
pañamiento de algunas malas ideas. no para joveneitas; Las vacaciones de ia
ARBELOA, CÁNDIDO (S. J.).— Conferen­ familia Bryce, excelente; El fuego bajo las
cias filosófico-religiosas, predicadas en La oenlzas, muy ardiente y turbadora; Eva y
Habana. Nada favorable era el auditorio la serpiente, peligrosa; Es preciso casar a
que escuchó estas conferencias, y la fuerza Juan, pagana. Hay que escoger con mucho
6 convicción que las profecías y los mila­ cuidado las obras de este autor; mejor que
gros entrañan eu sí, nos consta con certeza los jóvenes no las lean. 125. Un verano
P^ra muchos luz y vida que los llevó a la (Santiago de Chile, 1946). Una chica se
Ar^ca r°li»ión hacía años olvidada. enamora y se oasa con un tío que pasa una
#ini , IGNACIO (S. J.).—Los manan- temporada en casa de sus padres, r uera de
es de ia difamación antijesuita; primera dos pequeños lunares es moralmente limpia.
P a r a jóvenes. Un cuento azul ( Buenos Aires,
Ar»e2^a 8er*os (Barcelona, 1933-1934). 1945)* Propia para joveneitas y ambientes
Ehr • j UAN SEBASTIAN.—Tierras del p op u lares en esta típica novela erosa», que
Can?*’ lnconv°nionte. Para personas mayores, conserva la limpieza y estilo de sus primeros
f e r h ? de noche ( Barcelona, 1947). Novela
para la generalidad de los lectores, t^ARDERÍN, JOSÉ*— Modelos de santidad
dabl CAMILLE D»— No es reoomen- para la juventud ( Barcelona, 1945). Dos to-
Mávi3* antes de más daño que provecho en mitos que contienen cuarenta y seis semblan­
k*10 Dufournel, y eu otras.
zas do santos y santas, mártires y confesores,
preferentemente jóvenes* modelos paxa la
juventud. Recomendables para niños, Eetilo
poco ájicil.
AR D ILLA que no quería trabajar, La. ar-
Recomendable para niños de tres a seis y de
años.
AREILZA, JOSÉ M A R ÍA .— Conde de
Motrico. Embajador en Argentina. Escritor,
pensado! y patriota. Embajadores sobre Es­ una madre; Clotilde Montaner; Sol poniente
paña (M a d rid , 1947), Obra escrita para son de las que se pueden recomendar a
defender el nombre de España contra in­ grandes y pequeños.
justos ataques del extranjero y contra sus ARGUELLO, CAPITAN.—El mar ( B a r­
ingerencias en nuestros asuntos. Bien docu­ celonay 1936). Debe recomendarse a los
mentada y hábil en su argumentación, inte­ estudiantes pero también gustará a lectores
resará a los patriotas estudiosos. Para todos, con alguna cultura. B D V 35 .
B D V 113. Publicó junto con Fernando ARIAS ARCHIDONA, VICENTE.—El caso
María Castiella: Reivindicaciones de España del criado Guaraní, moralmente limpia, salvo
(M a d rid , 1941). Para todos. una historia en la trama de la obra. IPara lec­
ARELLANO, TIRSO (S. J.).— El alegre tores con cierta formación.
vivir (San Sebastián, 1942). Es libro indica­ ARIAS CAMPOAMOR, J# F.— Purificada
dísimo para la formación religiosa de lectores (B arcelon a, 1943), moral. 165.
con cultura media, lo mismo que Invitación ARIENTI, GIUSEPPE.—Los Papas (B a r -
al silencio ( B ilbao , 1947). celona, 1945). El estilo sencillo y al alcance
ARENAS, JESÚS.— De Colombia. Inés de cualquier persona medianamente ins­
(1 9 0 8 ). Novela que puede leerse. truida hace que venga a llenar un hueco
ARENE, JULIO.— Autor de una especie entre las obras de vulgarización en esta
de novela de asunto peligroso* materia. M L 2 , 123.
ARENE, PABLO (1843-1896).— Hermano ARLAUD , MARCEL.—Antarés (1932).
de Julio. Malo. Cuentos: Son peligrosos, Novela malsana, inmoral.
aunque Nuevos cuentos de Navidad se pue­ A R L A Y , PEDRO D’— Autor de Mlsette,
den leer por los jóvenes. La comida de los novela buena.
notarlos, si bien no merece recomendación, ARLE, MARCELLA D’.— Eva, madre del
puede pasar; Juan de los higos, puede pasar; mundo (1 9 4 4 ). El asunto y algunas descrip­
La cabra de oro, un leve asunto con el fin ciones psicológicas y realistas hacen esta
de pintar tipos y paisajes provenzales. Tema novela no apta para todos, sino sólo para
indiferente. Para jóvenes formados. E 330. personas de mundo, E 227.
ARENS, BERNARDO (S. J .).- El hijo del ARLEN, MICHAEL.— El sombrero verde
Mufti. Narración de Oriente (1 9 4 6 ). La ( Barcelona , 1946). El tema de la novela es
acción ocurre en Damasco durante una de la lucha entre dos conceptos acerca cié la
las persecuciones sufridas por los cristianos libertad y derechos de la mujer en cuanto al
en el siglo pasado. Trátase de dos niños, amor, quedando en quiebra el concepto tra­
ejemplo "de valor en el peligro y de firmeza dicional. La vida libre de una protagonista
en la amistad. Muy bien presentado. Reco­ es totalmente censurable desde el PUIv^
mendable a niños de doce a quince años. vista moral; la teoría acerca de la castidad,
Cr 8. La última victoria del ropa negra inaceptable. Peligrosa. Para personas for-
( Barcelona, 1946). Muy buena.
ARÉNZAGA, ROBERTO DE.— ¿Adónde mlA R L IN C O U R T , VÍCTOR, V1Z5 ° NP ® J ’
va el mundo? ( Madrid , 1945). Crónica polí­ (1789-1866).— Novelas: El WMPjO'1En
tica del tiempo. Criterio sano. Los acon­ timientos es católica, revueltas
tecimientos politi co-militares; El Este en de amantes que no está bien Las revue«M
intestinas, o sea D o b l e reinado, peügr^a.
llamas; Guerra relámpago. Para gente ma-
yor. La mancha de s a n gre.¿a yji lmpetuOBoe,
ARETINO, PIETRO.—Le carte parlanti: lición, sentimientos tiernos, - Le
dialogo di Paítenlo Etlro ne! quale sí tratta exaltados, amores del nuieri se
del giuoco con moralltá placevole. En el UwaeUí rol. Contal ‘
Indice de libros prohibidos. atribuyen crímenes y bajezas. ¿0
AREZZO, LEONARDO DE. — Novela: /vanmKíA A
cista escribió, Ti defensa
en aeieuo« del o ___lo)( j0 |A
Gulscardo y Segismunda (1 8 3 6 ). Hay des­ Chambord, folletos como este, i
honestidad, homicidio y suicidio. quiere! ¡Plaza al derechol 1882).— '
ARGELLATTI, FRANCISCO (1712-1754). ARMAND Y, A N ? BÉ® 2 “ d e aventuras,
Autor del Novísimo sistema de filosofía Se especializó en la novela. ooner0e en
(Módena, 1753). Novelitas: Publicó cien a algunas de las cuales P £ f CaU¿h 06 ; pour
imitación del Decámeron, de Boccaccio, pero todas las manos: Le yacht Ca piord
sin Llegar a la licencia do éste. l’honneur du navlre; L ’tle de Crail, h » »
. tue; Terre de suspiclon. Pero otra» son Oxford. Algunas inexactitudes en laa cien­
\ lectura bastante peligrosa: Rapa-Nul; Le cias del espíritu y referentes a la verdadera
noman d’un nouveau pauvre; Le Ch&teau Religión deslizadas por sus autores casi todoa
de la We Morgane; Les reprovés, ftmes protestantes. B y F 560-56L
ioveux. El demonio azul, pueden leerla los AQNOLDO y César. Aceptable para niños
jó v e n e s . La atracción de la selva (Madrid. de nueve a doce años.
1047). Novela escrita en un estilo comple­ ARNOULD, A. Y N. FOURNIER.— Nove­
tamente moderno y m uy personal. Desde la: Alejo Petrowltch. (Historia rusa de 1715
el punto de vista moral, determinadas esoe- a 1718.) Entre otras malicias tiene la de ser
nas, sugerencias y descripciones, aunque muy apasionado, provocativo y deshonesto.
liécíias con bastante discreción y sin caer Mezcla- en tales pasiones y pecados y en
on ningún momento en lo chabacano y tri­ otros crímenes a personas religiosas.
vial, aconsejan limitar su lectura a personas ARNOUX, A LE X A N D R E .— El cabaret.
debidamente form adas. S 234. Novela dañosa; sólo para personas mayores
ARMENTIA, FRANCISCO (marianista).— de sólido criterio.
Mentiras al niño y del niño ( M adrid , 1947); ARÓN, ROBERT.— Napoleón venció en
Adolescentes. Formación de su naciente per­ Waterlóo. Relato completamente original,
sonalidad ( M adrid , 1945). pleno de interés, que induce a la reflexión
A R M IE (seudónimo de una escritora).— y a la controversia por llegar el autor a
María Cristina de Habsburgo, reina de Es­ conclusiones que, si no erróneas, son por lo
paña ( Barcelona , 1945). Biografía escrita ménos muy aventuradas, por su audacia en
con gran cariño, descubriendo en sus pági­ imaginar hechos hipotéticos. Moralmente
nas la vida ejemplar y sencilla de esta sobe­ hay algunos pasajes, breves y rápidos, de
rana llena de virtudes cristianas. Puede ser alguna , crudeza. Sólo para personas de al­
leída por todos. M L 2, 637. guna cultura y formación. S 214.
ARMIJO, JA COBO DE.—España y la ruta AROZAMENA, JESÚS M .— Colegio de
del aire (1944). Historia de la aviación Jesuítas ( Madrid, 1941). Para todos. Nuevo
española, que ya se ha superado con creces. en esta plaza y Un viaje a la fortuna, come­
ARMIÑAN, LUIS DE.—Hacia la cuna del dias dignas del mayor elogio.
sol ( Madrid , 1942), indiferente. Para todos. ARRARÁS, FÉLIX .— San Juan Crisósto-
S 57. Cristóbal Colón. Una vida fabulosa mo (Madrid, 1943). Obra interesante y
( Madrid , 1944). Aceptable para jóvenes de propia para lectores con cultura media.
doce a quince años. La niña, su novio y el ARRARAS, JOAQUÍN.— Notas del block*
diablo (M a d rid , 1947). Once cuentos que se Para gente mayor. Franco (San Sebastián,
parecen mucho a los ile Edgar Poe y Somer- 1937). Biografía del Caudillo.
set Maughan. Interesantes. Para personas ARRAS, JUAN D ’.—Meluslne. Es una
mayores. Cervantes, agradará a los niños. novela o poema en prosa, compuesto en
CIsneros, el fraile regente ( M adrid, 1946). 1387 y publicado en 1478. Además de hacer
Biografía de la excelsa figura, luz y gloria entrar al lector en el reino de las hadas y
do España, por su talento y por su humildad. de los hechos de armas, hay algo que no
Lástima que el estilo no responda a la pre­ es conveniente para los jóvenes.
sentación, tan cuidada y atrayente. Para ARRESE, DOMINGO DE.— Hasta que
jóvenes mayores do quince años. Berenguella descanse en ti. Historia novelada muy
do Castilla, madre de un santo ( M adrid , buena e interesante. La religión del dios
Biografía de estilo ampuloso. Tole- Estado (Colección Cien opúsculos de El
rabie para muchachos de doce a quince Siglo d# las Misiones, núm. 16, Bilbao).
anos. ARRESE, JOSÉ LUIS DE.—Exministro
ARMOISÉS, OLIVERIO DES.—Satírico. secretario general del Partido, consejero del
0velas honestas: Flls de gueux, contra la Reino. Escritor. Capitalismo, comunismo,
niasonería; Benita; Las dos Brígidas; La cristianismo ( Madrid, 1947). El libro muy
ovia del matador; Pobres y ricos; Lalclsé. pensado y muy bien escrito se divide en dos
partes: crítica y aportación al orden nuevo.
lard NAUD* F R A N C IS C 0 *— Véase Bacu' La primera—crítica de sistemas y hombres^
( A R N A U ü , h .— Novela: Jorge (1852). L a es acerba y amplia; repasa desde las posicio­
1 uia es un secreto de naturaleza deshonesta nes egoístas del liberalismo do las ante­
Y j,!3 e*l)oeie más grave. Es un mal ejemplo, guerras, hasta el cómodo o tímido «centris-
(Mi i oac<Mia descrita, peligrosa. Jorge mata
mo» o «derechismo* de hoy. En la segunda
rv%rte explica ampliamente sus teorías e
Ksí ,a^° otro, y se casa cou la otra, insinuaciones para una organización del
( 0 desafío es presentado por el novelista
Estado, dentro de laa más puras normas
AOK,"1 aCt0 cristianas, abogando por la mielta si indi­
kuhÍI ^ HES* FRANCISCO___El pobre Se- viduo» y al equilibrio entre sociedad y
aomC ‘^r£íí> 3944). Novela rechazable. Estado. En el tMreno puramente econónüco
Uum Y? * TH°M A S Y A L F R E D G U IL- de sus teorías, sigue las enseñanzas cristiana»
Hj.u ¡ ¡, El legado del Islam (Madrid,
'• A ublicado por la Universidad de y se ve fuertemente influido por la doctrina
d« U Otra* nhraa «uya« aon; p »a -
•Im ( l aso) La ravoluolón «ooIm dal naalonal-
•IndioaJIamo ( lUHá), l r«ulu<'¡i1* al franoAa, “ j»u “ « « ! ? „ • , Z ; l r í b , 'í r * r » ™
«i «kotüii y ul italiano. Advocación y «ApUe» mo, Amoroa naaadnríiM
an ai a&> bu*vo ( i m i ) , ManuftiM dal pan- ART10A4
•amianto talanglata ( l'.HI), (£tari to» y dl»- Snn AN D O , MIOUEL i , di».
eurao* f l' JIíí Participación dil puablo an
Im taraa» 4*1 E»ta4o (1941). El Eatado
totalitario an ai pannamianto da Joaé An*
ionio ( l'Ji<¡), ‘Win |»rol<u(o dn Itiiiinundo rJLiwz izzrímsA&2sr,
AKjiuw'tloiroit. «id uuhI fui'» diraiitor uttiittrnf,
Knriiáml» »; « ’ih'bIu, tmdnrida, itl ingj<V Nua> l»«nii la, air«c<‘.irtn <1*i la BlhUot«ft* da
voa Mcrllui y dl«our»o» (1046), MUIón 4a Ia
u u n ** * «/» Hantandar, y U d « U
raíanla ( lilifi). Kl<'. uirMuitaott NüfíionaJ, l'ronuiuíid num«ro«iM
ARROYO, ENRIQUE. Sintonía 4a amor <u>nf«rminliM y dlmmraua «mi «I «itranjaro y
an bicicleta ( Mndrttl, IU47). Novela cacrlta «*n KapaA», m( bohío Aolnhoró an raviaiiui
r o n K ru u i n D u r n y n o n t f n u l t t f m u y A fin áis, iwuilouttlfla y fonwloriui. Fim4 a<:ivd<Sriilw da
rtm |iotnl« u un Hi’iit.iilo iik h Ii-i in» <|«« o iito a nittnaro da la llaal Anadaoiin Kapafluk y
r e la t o * iiil,riK n'«iii(l<'iitj'« p u r o im> « k n u t o a d o (turmipondionta d<* la da 1a líiatorU, di» Iim
lnU>i<-«. Hu l i '» c o n iu m u iIo t o d o lib r o , Lltitinaa Latraa da JUroaluua, da <;i<ittdo«,
AHRUFAT, RAMON (i»r<wblt«i-o). Novo- IíuIIm Artaa d » (/ór<loba y mlawbro du U
la. «torta; paaadum braa. M uy m oral y bion IMapanlo Hoolaty (ln Ani<Srl<ia, A ú muarta
mwilU, dn HoniUa y Han Martin aa la ottaargó
ARTAROB (M. Mahón). Capitán <lo ar- da dirigir la odinión da ObTM Oomplataa
titimla. Tionr. liorna* iritonriono* tlti mora* 4a Manén4«z Pelayo. Publicó autra otraa
lim t a la tropa. Novda*: RI diario da Ufl iniuilioa da altn cuitara. 4a(a« qu« aon rriAa
oficial da artillarla; Bajo la bandara; Ml ra- bion da l«<ítura agradama y íorraativiti Lm
gtmlanto ruao; Papá Félix» mi pui«l«ti loor. vid* y obraa 4a ManéndM Pal ayo; La
ARTEAGA Y KALGUKRA, CRISTINA ffapafta 4a Man^ndas Palayo, antoU>KÍa da
DK. Híu*4*. íihon puMir/i fiambrad, rultwidAu aua obraa, a#l«ooió() y notMt Un «pUodlo
ile, lirrinuwn viraon, <jihí tuvo jjran aro^Ma, daaaonoaldo da to Juvantud da MtoAndM
Lu ^o lia publicado: La Caaa dal Infantado Palay o; EpUtolarlo da Valara y Manéndax
cabata da lo« Mandola, obra Janrmtda m u Palayo, (MiUdón, prólogo y notaa (an «o
«J’fuitiío <V i v a n t e » <ln la U ia n d t ^ a <lo laboriwiló«)( Oóngora, roaiunan blomAfioo;
Kfciiana. fiambrar»#, in<aml<*4<mt«i b io g ra fía Sambla&xa da Oóngora (Prarnio Nauional
«b l jovi h don r jjir ia n o M artirio* d< Mtwatura on 1047); Viaja fallaUlmo dal
<iil, «^pírítii gndíal y m á rtir <1<i (V ía lo ; La prtnalpa don FaUpa, «to. Hua trabajo# parlo*
vida plural y dinámica dal Marqué* da ¿an­ diMÜftON fuoron inunhoa,
tillana, Duqua dal Infantado; Como aguoana ART1LEI, PABLO. - MplCM. iBJayoi
antra alpina*, «jui* narra < l paao por la tlm ra ■obra motivo* da Oran Canaria ( La* J ama»,
<b < omMirliio A mío* y ro n Ja firm a (l JíHfí). llaaitdíM» «n uno» varaoa da Moratóa
i#ubh<-v> (tarja, <pn* un la bi*¿oria brovo y a«)br« Ja. tnaravilJoMa alogría. dal otofto. « o
iKíroint <i<í na herm ano, m m irto ou «I fruiitn twt4 dal todo «notado « w an«*nto da JO
«!«•< V i y a. otoñal tomiMlo d»I vjxitm m cambio U) ««»•
ARTE y vida ( ¡friburgo, íl*Ttl*r). Horl* tuMibriata y cuanto «a roflwjo dal alma da
ita lomiio* .<i Imm tij/rupa bajo un opí* hombrw» y pueblo* «atá plonawiaota logrado,
Prut*' ^ralMuloM, |iifitiiraa y obra* IndífítrwiMi. Pura t<*d<>M. Jil 3°0.
arfUMnift, <oinriíl<(||í^ i ii J& wimboüzacMn A R T O », ROMÁN » ’• Jfc?£
y < ntioH inÍH(ii<m tumiM, v. tfr.i «la» matrimonio ( llariwUrwh n
Imáganaa Crluto; Nochabuanat Conaualo U»í\ y entratsnldo dadUítt al J¡
an la muartat Alafcrlm an la vida; Muahaahl* primara parto a laa aolU*raa y ® ‘* * ^ ' .7^
Ua; Ia>% novlo«; Hi*„ /(/ a laa <MMadaa, una a«rla da <kwm«Job y jolu^
AHTKCHK. JO»É DE. Urdanaia (M u «dorna d » dltlftttHadaa, tanto para
áfUi, ÍH i'i), llíowrafia, l>a Imtjíii tutu gDKtó novio «orno para tonar ^^rtunatan*
afii iomi/loM a la nÍK^MÍa, ^ütuHiauUm y inii- rldo, a««f>alando una portí óti ' |llUr
riiiu ho* ijijí’ t|/i líl/ro <jt> avun turaa cIm qua a« praatan a /a«lllfcaf o a
• vívííla«# H*n Ignacio da Uyola, Hí<>í(rafia nata «iriprnaa. Domina an la *j^ * rtuui
( liilhao, jíti'/). J*ava líAfUínw r,i>n nMUia aantldo y la moral natural, |W ^«to,
tonnHJ'ifiH rditfioaa. IClcano ( MmMd, ¡U4Ü). nlnutluUf «la toda Idaa ralÍBl*>*a . j «lorta
Kmjirutta, Para i^iudí**.ol>4Mi y lixiorita fo r da aolldais fuwdaiuMiital y an
m ado», lo míttmo iju^. Laga%pi. da|i<MMl««» da forma, Un » * * Z £ * g
A fríH KZ, DA HIELA D' (Madama H. Gay- malaria. M L /, SI.
llar). N o par<H’4'v la «^Uí'tM'ión <».ria Inútil Invanto dal dootor MS UM
Uaná. No vi'lan r Arlatta; La muJar da ml hl}o; I M ) . pallgroaai El « < • < * J J \ * r * » n a « ^
Luchar por vivir; ialVorlta Hifh*Ufa# atilll|U49 mujara* ( Hwru*U>na, 11)44), para 1**^
**aii <U rú?r1/A UnnimUtiMÍ, aun pono r«»líftflo mundo, El arta da oonieful» <J’m
relima, 1044), par* ¡ó v m m non buan flrit«io¡ Barnard Hfmw y ChMUrton, deafUan « o t »
EJ a r U da itr Man educado f Uwrntl/ma, ¡9 4 4 ), «/tro» mtMthim por Im pAgínaa d « m U viAu-
liani lo» no habituado* *1 trato social. num. TtkUm d io » » * bao 4mti*!iUin por au mr.ti*
W * //. vidad, dlnaiuUnio, mpfritu om|>r<iod«iü>r y
ARTO LA TO M A*, B E H N A T .—Poeta c u - arnor a «I) patria, a u <jo« han «urrid/i 4 *
fijloiM-u»". «- qulo/i *• lo babl* ooneadido rnuy dlfer^ntMi rnaneraa dentro d« ana día-
„,i premio <*n u « cerfcarnon literario. /)abe- tinta* vocai-Jonm h Oi»ra moy propia
,iioh mondonar un libro aiiyo de poesía*, d « un p*riodí»ta, d«flrui, ron búto mmi<
anabá do publicarse <m Oaateltánj gídiui an^cdotiM, laa cara^l^ríaticjui del p * r
¿janlla viva (Plany* I Cancona). I,a poeeia aonoiequitinUtnta retratar a g rand<M raacoa,
de. Artola y ln de otro» coterráncoa-hace Katirita «orí amenidad y aoltura **trá «obre
ilícito «!<• la mayor atención este segundo todo di-l uu»U> de Lhf.Uirn» rnaactiiinoa. M L
, iito de la lírica valenciana. 2, MH.
I AHZUBJDE, GERMAN L10T>— PráattAa Ai»OLANT, ALFREDO (1K27 J8H4).-
d« educación Irreligiosa. Ku «1 Jndim da Volteriano. .Novela# o Mina «^mojante: Una
libro» prohibido*, villa de garniaon (JH92). Ku «ata novela
i ASCANIO, JULIO. Redactor de til üoo pinta la» «oatuiiibrea de loa militare», dea.
¡ dr, lu <¡ruz, do Zarauoz*. La bruja blanca, autorixindolfl* mucho. EaoanM de loa Ella*
! novIU,a premiada. lis uu ejemplar para laa do* Unido# (IHÍiH). Hou trna novelaa. Aquí
f j/ívcno* obrera*. uaa da cierta aátira qaa r*cu<ml* a Vottaira.
• A8EN8I, JULIA DE. Layandac y tradl- Halo» priiu ijrto». Mareomtr, Matoria de un
clone». Ho pueden leer. La sombra da don e»tudiant«. Pantaaia amwroaa y aeudofiioaó'
IíuI» da Aro». Amores, fratricidio, piedad y lina, que fuá rw^hazada por la oanaura. El
Hiiii idio. K»l,4 bastante mol. •apltán Temerario (Coreorán). Kevlaióa lite-
askeld, H. D\ La raqueta embrujada, raria do Montenegro ( HateeUrna, 1046). Un
Inicua. libro Indiferente, cuya» aventura* íaotAatiaM
A S H IK -K E R IB . Cuanto turno, aceptable a ínv 0ro»imU«a g untarán mifxtnnmaUt a loa
[lina nihort d « nuevo a dooe aflo*.. mui;hiwíbí>» de do<!« aftoa en adelante, ai bien
ahhbrook, H. La oabolla púrpura la ironía de aigunaa de aua página» la enten­
( Htmrlonu, H )4 7 ). Novela qua no pue^len derán mejor laa peraonaa mayorea. B D V
leer lo* demasiado jóvenes. H 224. JOS.
ASI quiero aor («1 niflo dol nuevo Estado). ASIUMP^AO, LINO X>'.— CHUeo y nove-
Kccomondublo a jóvenes do quinao afio». liata del aiglo xix. E » aectario y «mamlgo
ASIN PALACIOS, M IO U E L (presbítero), da la Igleaia.
ihvi mh<$. Sabio investigador y maestro AtTER, ERNE0T V O M ^-H W rta da to
do ^riiii <-,H(-ui‘la. Huellos del Ulam (Madrid, Filosofía. Feligroaa y para aJguuw* daAoaa.
I’ara gente formada en hwtorla y H 84,
iiioHofi.-t, como La escatologla musulmana AiTIZ, MIOUEL ANOEL. -Bomartaa na­
«>n la Divina Comedla y Kl Islam erUtlanl- varra* (Pamplona, 1044). Puede aor leída
/.«do, IicIIIhImio libro de amplio* y arrebola* por todo*. M 1134.
•I'IH lllin/.OIltCM. ASTRANA MARÍN, LUIS (naeió en IftSO).
AHNo oon piel de león, El. Aceptable para liumanuta notable, trabajador ineaiatable
unión do nuevo a doce aflo». no tan equilibrado, criterio pono «eguro, in*
ASNO y la perrlta. El. Aceptable para de|M»ndi*nta baata la oxai^rai’irtii. Cervan­
'‘"i'm dn nixtvü it doce año». tina* y otro» enuyoa (Madrid, ¡944), in-
AKQUERINO. Autor malo y prohibido. dileronte. Para par*oua* culta*, ti 224. Que>
' Hampor. vado, al gran aatlrteo ( Madrid, ¡046). Bio­
A * k k lin e , ALFREDO . Madama Móna- grafía. I'ara p «»on a* ron cierta oultura y qua
***»• Novilla doMlnmo»ta. guata» de saborear el buen castellano. B D V
ahh kn ov, a . L'heure du bonhauri Loa JOÍI. La vida turbulenta da Quavedo ( Madrid,
ueui*» du la reina Ana. Buenas. ¡94S). Biografía. Tauto por el nivel de la
an sia, AUOUUTO (xouilónlmo). -Lo» ln- obra como por alguna fraae libre, propia de
la Apoca, e* solamente para eatudiantea y
¡ i ,,n » « l*la ( Hanwlinta, ¡ M U ) . Visión
1 ‘lilaila dn la vida dol pueblo inglé*, ax- lectora* formado». ML í, 639. Lona da Vegai
“"''■•'•■a i*n forma do artículos ameno» y bieu El monstruo de la naturaleaa ( Madrid, 1944).
ji”' 11 on: mo i'nlmlian la» instituciones tunda' litografía del gran poeta y dramaturgo, dia-
oretamente tratada. Carece de inttu^* deade
'""•ale*, HI1H i,„ivi,r*lilad«* y aua tradición*»,
" " i I - toro» ,lo rultura ukmIU. H » V 40.
al wunto de vista literario, por no hace*
referencia al e*tilí* üel ilustre autor y habar
• i. n " ' * rt,llo, martillo ( Uarcdon», IM47). omitido nitwUa* de *u* tnoiorai obraa. I a
illl'1".lll'iW do pilon a roi io*i>oiiilU'iito» a la rtlti- oresentaaWn. magnifioa. l>tbuio* an negro
|. do lu coiifiiiKrtU'loii mundial d« IBS#. apartados. El colorido de las l&minaa, exoa-
. 11 tinion, con oíorta oultura. Vida* lngloiaa sivamente recargado de tono*. Aoaptabla
< 1. >"T !!"*’ l»lo«raflaa. 1‘olttíoo» como »a«a mayores «le caton^e aftoa. Or 4. Ln vldn
Moni v *'hityil (htortfn, militar** oowio da Lope da Vaga (H »r#tU m *. 1941).
Koiuoiy y Aloiuuiior, litara!*»* «'orno
Para leotores formados, M L 1 , 685. Vida
inmortal de W illiam Shakespeare ( M a d rid ,
CTuda/ pueden ? w r l o ° ^ n«ftralguna í™ «
1941). Biografía. Para los muy jóvenes ofrece
algún poligro cierto escabroso tema relacio­
nado culi los sonetos del biografiado, aunque
esta expuesto y comentado con corrección
por Astrana. Para estudiantes y aficionados Biocraffa PI ««n. • ^ ° ( Barcel° ™ , 1943).
a obras de historia y crítica literaria. B D V íiiiT Ít x °.n te r i0 demasiado tolerante
del autor ante ciertas flaquezas hace la obra
115. Vida genial y trágica de Séneca ( M a ­
peliposa para lectores jóvenes y pOCo for­
drid, 19á7). Interesante biografía en que el mados. El segundo Imperio, debe leerse con
autor da a conocer la vida y obras de Séneca precaución. Gaspar Hauser, el huérfano de
juntamente con la historia política de Roma, Europa ( Barcelona, 1943). Novela historio»
detallando sus costumbres que censura, alu­ moral. 8 189.
diendo también a la aparición del cristia­ A U B R Y E T , JAVIER (1827-1880).— Lite-
nismo. Obra muy documentada y escrita rato, autor de L a mujer de veinticinco afios,
con elegancia, interesará a personas mayores, de novelitas y de otras obras. Con todas sus
de sólida cultura o que deseen hacer un estu­ tendencias al esplritualismo y a mirar las
dio de especialización. B D V 117. También cosas por cierto lado, en algún modo poético,
ha publicado una Vida de Cervantes (1 9 4 7 ). escribía en un periódico de malas ideas.
El aficionado a leer obras de Astrana Marín A U D A R D , JORGE.— El hombre casado,
se verá desconcertado al hallar perlas valio­ indecente y detestable; Una elección, sobre
sas entre marañas de hojarasca. el asunto Dreyfus, interesante para adultos;
ASTUTO Pistolongue, E l ( Barcelona , sin L a curiosa vida de Juan Law , episodios de­
fecha). La vida de un mono que se escapa testables; Los caballeros mendigos, un buen
de su casa y después de mil diabluras da con libro; Deseos del amor, malísimo.
sus huesos en la cárcel. El autor pone de A U D E B R A N D , F ILIB ER T O (nació en
relieve que, por mucho descaro y jactancia 1815).— Periodista, poeta satírico, folletinis-
que se empleen para triunfar, al fin se en­ ta en periódicos malos. Novelas. Entre las
cuentra el debido castigo. Para niños. que escribió para los niños se pueden leer:
ATICCO, M A R lA .— Él Ideal vale más que Un hijito de Robinsón* Viajes y aventuras
ia vida (Barcelona, 1945). Biografía ejem­ alrededor del mundo de Roberto Kergorieu;
plar de Delia Agostini. Para todos. Les bandits du Rhin, novela peligrosa.
AUBERT, C.— La casamentera. Novela A U D E V A L , H IPÓ LITO (1824-1878).— N o ­
notablemente peligrosa. velas buenas: Los corazones sencillos; La
A U B IG N É,T. A G R IP P A D ’ (1650-1630).— Virgen de Mayo, y otras.
Historiador, poeta; capitán calvinista, sec­ A U D ÍN . — Historia de Lutero. Su vida,
tario empedernido de muchas y fuertes pa­ obras y doctrinas. Para personas mayores.
siones, ser contradictorio, autor de las A U D O U IN , M Á X IM O (Eugenio Delacrolx
Aventuras del barón de Foeneste. Satírica y también J. Pouligen).— Autor de cuento»
novela de virulentas salidas contra la Iglesia y novelas que no merecen ser recomen­
Romana y contra ios monjes. El hugonote dados. „
que ataca, aparece de talento e instruido, A U D O U X , M A R G A R IT A .— L a ílancée
y el barón, que defiende a los católicos, es (1 9 3 2 ). Son 16 novelitas quo necesitan co­
inhábil, vi¿n¿ose en todo esto la mala fe rrección. Para mayores. Hay poca elevaoi
del sectario Aubigné. contra lo que pedía la materia. _
A U B R A Y , GABRIEL (G« Audiat).— Cartas A U E R B A C H , BERTO LD O (1812-1872).
a mi prima; La avenida de las señoritas, tie­ Literato, discípulo de Strauss y be
nen algo deletéreo. >e malas ideas. Propagó lasobrasd J>
A U B R A Y , M IGUEL.— Rosa de antaño y Spinoza. Novelas: Splnoza. Trata h cerj08
Las vacaciones de Magdalena, exentas de ¡social y religiosa de los judíos, P?* . la
peligro. interesantes. Narraciones p ^ td .
A U B R Y , OCTAVIO (murió en 1946).— Selva Negra. E n a l g u n a s hay tendenc
Sor Ana, idilio que termina en suicidio; El berales y espirita seudofilosófico; _ ^ e|
hombre sobre la cima, muy poco edificante; mera parte, narraciones reíalis • Qu aa
El lecho del rey; Casanova; Luis XV y la se­ cura. E s un seminarista ca™PeBí“ ^bando-
ñorita De Romans, peligrosas para la mayoría dadas, desencantos y resolución d() u
de los lectores. La novela de Napoleón, para nai la vida eclesiástica refiere. L P
lectores preparados. El camino del patíbulo, guerra, pasadera, de » «aní­
puede ser leído por todos. El rey perdido manos enemigos, pasadera. # des-
(Luis XVII), Barcelona , 1944; novela. Para postre, pasadera. L a íove“ , jorge Saud*
todos. Napoleón en Santa Elena ( Barcelona , nudos, parecida a alguna* d bailo»
í 9*4;, para personas eruditas. E 270. El rey a quien trató de imitar. Mucha patton,
<le Roma ( Barcelona , 1943). Biografía del des­ vals, andando ellos locos de N<>-
graciado hijo de Napoleón I y de María Luisa a Timrt'r
AU G U BT, K A R L .— Gases
do Austria. Interesante. No parece propia vela inmoral, peligrosa,
AUGUSTO, JULIO .— El nido de Churrin- principal mérito de Ja obra consiste en ser
ches (Buenos A ires, 1944). Novelita de in­ un fiel y acabado retrato de la nobleza rural
terés, de ambiente gaucho y costumbres inglesa del siglo pasado. Refleja ambientes
e x tra ñ a s , qüe pueden ser mal interpretadas y personajes de costumbres intachables den­
por n iñ o s españoles. Sus numerosos argenti­ tro de la religión protestante. Puede ponerse
nism os y léxico, a veces grosero, hace esta en todas las manos. M L 2, 248. Persuasión
lectura pesada y perjudicial por deformar el (Barcelona, 1945). Novela que pueden leer
c a s te lla n o . Inconveniente para niños. Gr 7. todos, pero es posible no sea del agrado de
AULNOY, CONDESA DE (Maria C. Le los amantes de la literatura ultramoderna.
jumel de Barnevllle).— Novelista. No es re­ La abadía de Northanger (B a r c e lo n a ). Una
c o m e n d a b le . Cuentos y novelas: De hadas novela de costumbres, de apacible y sencilla
tiene cuatro volúmenes, en loscuales mues­ trama. Para jóvenos con alguna formación.
tra su gusto por frivolidades.Novela: His­ B D V 88. Puede ser considerada como la pre­
toria de Hipólito. Deletérea e inmoral en cursora de la novela «rosa» aunque sus obras
amores ilegítimos y ajena de la verdadera no tengan todas las características del género
piedad. Un viaje por España en 1679 (M a ­ tal como lo conocemos hoy día. DatoB bio-
drid, 1943). Pueden leerlo personas ya for­ bibliográficos. 8 243.
madas y con conocimientos históricos. AUSTIN FREEMAN, R.— El misterio de
AUNÓS, E D U A R D O .— Viaje a la Argen­ la posada: The mystery of 31 new inn ( B ar­
tina ( M adrid, 1943). Interesante e instruc­ celona, 1945). Novela que puode ponerse en
tivo, m u y propio para quienes deseen ad­ todas las manos, lo mismo que La huella
quirir cultura general. B D V 33. Biografía roja ( Barcelona, 1946); ¿Suicidio? (B arcelo­
de París ( M adrid, 1944). Historia de Fran­ na, 1945), y El enigma de Penrose (B a rce­
cia. No conviene a lectores muy jóvenes. lona, 1945).
M L 2, 574. Historia de las ciudades ( Madrid, AUSTREGESELO, PROF. DR. 'A.—
1942). Historia universal, para lectores for­ racteres humanos (M adrid, 1935). Describe
mados. B D V 20. Damas y poetas ( Barcelona, los caracteres con rasgos determinativos.
1946). Biografías, para personas formadas. Indiferente.
Viaje al París de hace cien años ( Madrid, A U T E U R D ’AMITDE AM O UR EUSE, L*
1946). Ensayos para lectores mayores. Si­ (Madame Lecomte du Nouy). —Autora de
luetas y paisajes ( M adrid , 1945). Ensayos, novelas inmorales.
para lectores con alguna cultura. M L 2, 536. AU T E Y GARDNER, ER LE.— El caso del
Hombres y ciudades (M a d rid , 1944). En bellas canario rojo, novela policíaca con algunos
páginas exalta el autor la vida de los hombres reparos que no la recomiendan.
y sus glorias, al par que describe las grande­ AUTO de Navidad, El. Compuesto por
zas de las ciudades que le sirven de refugio. Jimena Menéndez-Pidal (1944). Recomen­
Es obra para personas de cultura. E del M dable para niños de nueve a doce años.
630. Reflexiones en voz alta (M ad rid, 1944), AUTOR a la moda, Un.— Un estío en el
para personas cultas. La gran aventura de la campo (1911). Novela deshonesta.
Pompadour (Zaragoza, sin fecha). Biografía AUTORES británicos. Colección editada
para lectores mayores y conocedores de la por Gliper, en Barcelona. Tiene obras de
Historia. B D V 137. C. Hedley Barker, Ed. Wallace, R. Fleming,
AU R EL.— L ’Amour par lettres. Novela etcétera, que se pueden clasificar en toda la w
inmoral. gama moral.
AU R lA , EUSEBIO (presbítero).— Perpetua AUTRAN, ED U A R D O D E .--O
y Felicitas o Las mártires de Cartago (1932). O mores! Memorias de un estudiante Español
;kstá
conforme a las Actas de los Mártires. en la Suiza alemana. No es recctínaal&able.
Es m uy buena. AUVRAY, MICHEL (seudóéimb de
AURIOL, JORGE.— Cuentista absurdo, novelista),—Novelas: El secrete.^ael cuarto
grosero unas veces, indecente otras, peligro- verde; Elsa; La ambiciosa, y^otras ho­
nestas. V
ley611 8U conJun^° y en sus chistes de mala AVANCINI, DAMIANO.— Modetpjsifco; ro- .
A u r o r a .— M i Jesús. Vida de Jesucristo manzo* En el índice de libros prohfb¿$6$. '
Para los niños. AVARIENTO, El. Aceptable para rílttw~
dft^ USTEN, JANE (1775-1817).—Les 5 filies de nueve a doce años.
AVECILLA, P.— Pizarro y el siglo XVI.
ral S* ^ enne* (1932). La novela no es inmo­ Novela que política y religiosamente es vitu­
to, Cí)rdlíra y sensibilidad (Barcelona, 1946). perable e indigna de leerse.
vela. Ks obra que no ofrece inconvenientes
AVELINE, ALFREDO D*— Novelas: La
aiubionto protestante. Para jóvo-
hoja de trébol; El aposento de la puerta de
eííTi u,'0na(l<>8 a la novela de costumbres del hierro, y Los palillos del tamboril. Se pueden
f kU) pasado. M L 2 , 247. Orgullo y prejuicio
j^ccton a, 1943). Novela. Para aficionados leer
AVELINE, GUY D’ (Juana Kletter)—
ProT V10na literatura. Aunque el fondo es Autora d© Hada la luz, que bou cuadro*
no ofrece la obra inconvenien- evangélico*.
J 1>V 42. Emilia (Barcelona, 1945)* El
A V E L L A , TEMISTOCLES (uació en 1841).
Colombiano. Autor d© Los tres Pedros
(1 8 8 4 ); Daniel Slkles; Anakoana (1 8 6 5 ), que lica Nacional de Propaíaídiit^H 10? Cató*
son históricas. Fué redactor de varios perió­ diversos centros d o c e X v f c - S * ^ « ido
nario Menor de San Im a L * ™ ndÓA
dicos. Escribía en su almanaque Biogriiieo Trabajador incansabfe aL
americano (1 8 9 4 ). de la vida del ¿oírit,?’ conocedor
A V E L L A N E D A .— Gómez de A v e ­ de gran sentido común y p r á S o f t n S r ’
llaneda. cado muchas obras q j fan Sido S / S S *
A V EN E L, PABLO (1823-1892).— Inm oral
hasta el extremo de que se le prohibiera lÍ 15•
b a 1? A ™ # 8r mac‘6n de
judicialmente una colección de poemas cuyo V* ha publicado en dos densos volú­
menes todas sus OBRAS COMPLETAS. Lue-
sólo título trasciende. También escribió d ra ­
mas, sátiras políticas y novelas. f o edlt* d° Un a1*» ei camino (Madrid,
19*8), dedicado a suscitar la reflexión de los
AVENTROTE, JU A N .— Carta al poderosí­ nombres ya hechos, sobre sus amores y prefe-
simo rey de Spaña. En el In d ic e de libros rencias, y el Arte de gobernar ( Madrid, 1948).
prohibidos, lo mismo que Epístola ad poten-^ A Y A L A D U A R T E , C.— Resumen histórieo
tlssimum regem Hispaniae, in qua brevlter critico de la Literatura Hispano-Americana
declaratuf mysterlum belli X V II provincia- ( Madrid, 1945). U n libro útil a los estudio*
rum belgícarum. sos y que interesará a los aficionados a la
AVENTURAS del barón Munchhausen, literatura.
relatadas a los niños con ilustraciones de A Y A L A , M A N U E L (presbítero).— El Pa­
Albert ( Barcelona , 19 4 3 ); otra adaptación dre Manjón (M a d rid .Colección «Héroes de
de José María Huertas ( Barcelona, 1943). Caridad»). Biografía del gran pedagogo y
El famoso libro alemán del mismo título catedrático.
relata una serie de aventuras fantásticas e A Y A L A V IG U E R A , F É L IX .— Gentes nue­
inverosímiles sin más propósito que el de vas en el Tell ( Zaragoza, 1945). No conviene
distraer. El fondo es una crítica irónica de a gente joven. Rusia al descubierto (Zara­
los grandes viajeros y descubridores. goza, 1947). Más que novela es reportaje
AVENTURAS del baroncito de Faublas. con fines apologéticos contra el comunismo.
Novela obscena. Interesante. Para todos.
AVERCHENKO, A R C A D IO . — Memorias A Y A P E , E. (agustino recoleto).— Sangre
de un hombre ingenuo (1 9 4 5 ). Peligrosa, de España (Mcmizalss, Colombia, 1939).
para personas de mundo. El problema, cuento Patriótico y formativo.
inofensivo de tema pedagógico interesante, A Y C A R D , JOSÉ.— Les gents des grands
de mucha psicología: Semen Pantallkin, es­ chemins. Novela no recomendable.
colar fantaseador, en vez de solucionar el A Y E R B E , S A LV A D O R M A R lA DE.— En
problema de matemáticas lo desarrolla lite­ pos de la ilusión. Novela provinciana de
rariamente. El aspirador para los imbéciles costumbres aristocráticas bajo la dictadura.
( Barcelona, 1944). Para jóvenes. S 158 . A través del somontano aragonés. Cartas
AVES y animales de caza ( Barcelona 9 intrascendentes a un amigo del alma (Hues-
1944), Aceptable para niños de tres a seis
años. Descripción poco amena para niños. °a A U A L S D E IZCO, W ENCESLAO.—
Dibujos muy finos. D e ideas socialistas, más o menos
AVESNKS, LUIS DE BLOIS.— Diario de y peligroso. De mal gusto literario. Liene en
a bordo de un aspirante, páginas escépticas el índice de libros prohibidos: M *rí» ' l# ^
y ligeras; Cuentos para leer a la hora del de un Jornalero. Escribió otra* novela»
crepúsculo, páginas inmorales; Frente al sol
de Levante, buen libro; La vocación (de los m ATTLICSON, A L I X (Madama A. Edouard
marinos), buen libro, útil y educador, pero Pstlt).— Todos pueden leer las s i ^ 6Ií “ ^
con algunas páginas atrevidas; L a isla feliz, velas: L a cuaresma de Sylvla; O U
peligrosa por sus escabrosidades; A l sol de de una huérfana; El a to a ?0.
oro en verde primavera, muy realista, con­ líente; A lo lejos; L a WJa ael caciq
junto de varias novelitas, diferentes en gu vencltas, y Olga Nylander. ecursore»,
valor moral. A Y M A R D , CAMILO.-—LO® J M J J » ^
AX IN G E R , JUAN B. DE (1755-1796).— novela para todos; L a voz
Poeta alemán y uno de los corifeos de la para adultos de buen c n to n • n ovela
novela histórica y de los discípulos más uni­ 1 A Y M E , M . - E l camino que »ube, no
dos a Wieland, que fué muy malo por varios para adultos. ti.rra traidora,
lados. Con tales novelas introdujo además A Y M E , M A B C E L O .--L a V g „ ,
el mal gusto y muchas soseces. novela para todos; Les p
A Y A L A ALARGÓ, ÁN G EL (S. J.).— N a­ inmoral. ^ ^ M ítk noohe, nove-
cido eri Ciudad Real. Forjador de juventudes, A Y M E R Y , CH.— Pa»o> en la noon.,
iniciador de obras de gran trascendencia. A la para adultos. (BaretlO"
él se le debe el esplendor de las Congrega­ A Y N , R A N D .-L O » qae Wvttno»¿ de w t*
ciones Marianas, la fundación de la Acción na, 1943). Si, como dicen, la auto
novela es un» rusa que abandonó su país, nesco, en su estilo centelleante, estudia esta
luego do vivir algunos años bajo la dictadura faceta del conocido escritor. Fuera de com­
r0ja, es evidente que lo hizo por huir de la bate (Valencia, 1948). Parece que el autor
miseria material en que yacen lo» países no sólo pretendió escribir una novela psico­
víctim as del comunismo, pues eu ideología lógica, sino que ésta reflejase, además, la
apenas se diferencia de la de los secuaces fisonomía de Valencia. Se desprende de la
do Lenín: el mismo ateismo o idéntico con­ obra, como lección importante, la de que
cepto materialista de la vida con todas sus hay que aprovechar los momentos de goce
consecuencias: amor libre, naturalismo, etc. que la vida ofrece, aunque, como ocurre aqui,
Y lo peor es que algunas do sus teorías in­ no sean lícitos. Peligrosa. B D V 151.
morales, por la forma sentimental con que AZCARRAGA, JOSÉ LUIS.— Botón de
ae presentan, ganarán a más de un lector ancla ( Madrid , 1947). Novela dedicada a
que, habituado por otra parte a las emocio- reflejar la vida de los alumnos de la Escuela
11os de obras de este género, encontrará ya Naval Española. Jovialidad, ingenuidad y
sin interés las novelas que se desarrollan en frescura. Para todos.
un cauce de vida normal y decente. Total AZCONA, JOSÉ M A R IA .— Zumalaeárre-
y com pletam ente rechazable. B D V 67. gul. Síntesis, especialmente bibliográfica,
AYRES, R U B Y M.— El amor es tan ciego. sobre el gran jefe carlista.
Publicada en colección de novela «rosa» no se AZEGLIO, M AXIM O TAPPAR ELLI,
parece en nada al concepto vulgar de tal MARQUÉS DE (nació en 1801).— Su nada
novela, pues toda ella son los devaneos más envidiable popularidad es como la de loa
0 menos insensatos de una mujer casada; malvados Cavour y Garibaldi. A los princi­
muerto el marido se casa en seguida con el pios de su juventud fué excomulgado, y él
que, según el autor, es su verdadero y único a continuación escribió burlándose de la
amor. Peligrosa. Para personas mayores. Los excomunión y del Rosario. Niccolo del Lappl
le,clores adultos pueden leer las siguientes (1841). Histórica, del tiempo de Savonaroia.
novelas suyas: La felicidad a su alcance; Niccolo quiere pasar por el tipo del patrio­
Extraño encuentro; Diez y siete años; El hom­ ta, tiene ideas liberales, como las de Azeglio,
bre es el amo; Separada. y reprocha a su hija por un pecado desho­
AYSCOUGH, J.— Faustula, novela para nesto; mas no porque es deshonesto, ni por­
todos, incluso niños. que es pecado, sino por una razón propia dol
A Y USO M A R A Z U E L A , T.— Tolle, lege. falso patriotismo del autor de la novela:
Toma y lee, ¿qué sabes tú de la Biblia? porque el otro era enemigo. Escribió tam­
( Zaragoza , 1940). Para lectores de cierta cul­ bién alguna otra inspirada en semejante
tura general. Limpios de corazón: La castidad patriotismo, y dando cuenta, a la luz de su
a la luz de la revelación divina ( Zaragoza, espíritu, de las costumbres de la Edad Media
1942). Discurso. en los campos. Héctor Fleramosoa. Dañosa
AZAEL.-E1 hijo del divorcio. Casi historia, y de gran escándalo por las narraciones de
cíasi novela ( Jerez de la Frontera , 1918). Moral. Alejandro VI y César Borgia, etc. Ense­
A ZA M B U JA , G ABR IEL D \— Novelista ñanza inmoral.
benemérito de la causa católica, redactor de AZEVEDO ARAUJO E GAMA, M ANUEL
varios periódicos, como L'U n ivers, muy ca­ DE.— Analyse critica do Ubello accusatorio
tólicos. Novelas: Entre primos; Tres dotes, que o sr. bispo Conde redigiu contra a íacul-
y otras en que trabaja por difundir el bien. dade de theologia da universidade de Coimbra.
¿Por qué la novela que está a la moda es En el Indice de libros prohibidos. Lo mismo
Inmoral? ¿Por qué la novela moral no está que ExpUcacóes ao publico a proposito do
a la moda? Estudio social y literario ( Bar- incidente occorrido entre o senhor bispo
cetona, 1903). Conde e a faculdade de theologia da unlver-
a z a r , j a s p e P. D E — Nerón. Novela sldade de Coimbra.
potablemente peligrosa, deshonesta. Maria AZNAR, M ANUEL.— Historia militar de
Antonieta, una intriga, un gran escándalo. la guerra española ( Madrid, 1940). Magnífico
1 eügrosa. El Conde de Luxemburgo, desho­ monumento de aquella gesta inmortal. En
nesta, provocativa. La princesa del dóllar.
otra obra monumental estudia la Begunda
Alguna descripción lúbrica, un duelo del guerra mundial en todos sus aspectos: mili­
(,ual se desprende mala doctrina.
tar, político, social, económico, etc., y está
escrita por las más prestigiosas firmas espa­
AZC AR R AG A, AD OLFO. —Novelista, en-
‘Kvista, psicólogo. Sangre de la herida (1947). ñolas de cada especialidad. L a primera parte
comprende cuatro volúmenes que abarcan
1 Va 611 ^a (lue quedan heridos el decoro del desde los años que preceden a la guerra
(1 0r y la sensibilidad y el sano equilibrio hasta el armisticio franco-alemán. Tomo 1 :
" laa facultades humanas. Causa indigna- Antecedentes politleos y declaración de gue­
i 011 *a lectura de sus cuadros inmorales, rra. Tomo 11: Los ejércitos en presencia y
li lH" ' 8 y macabros; todo ello deja un sedi- la batalla de Polonia, por el teniente coronei
° *U8ano- ka obra es francamente re- de Estado Mayor don José Díaz de Villegas.
En la timidez sentimental de Ho Tomo III: La batalla nórdica (Finlandia y
° la (1947), Un si es no es tJtntico azori-
\nmwral t>or el general don Eduardo de restantes obraa del autor en cuanto a au
S W U T, „ o IV , U W * * estilo, que lleva sello inconfundible. Se
Francia y el armisticio franco-alemán. P a ra abordan temas literarios; es correcta de forma
tener idea exacta de la guerra mundial, con y limpia de fondo, y tan sólo puede repro­
eu complicado mecanismo, y de las moder­ chársele el rezumar alguna gotita de fata­
nísimas armas empleadas, es preciso suscri­ lismo y desilusión. Para aficionados a este
birse a esta magnífica obra. género de literatura. B D V 134. Veraneo
A ZN A R , SEVERINO.— Las grandes insti­ sentimental. Se recogen en este tomo diver­
tuciones del catolicismo, excelente. sos escritos de Azorín aparecidos en la
AZORtÑ (seudónimo de José Martínez Prensa nacional y extranjera. Todos de be­
Ruiz); nació en 1S74.— Una de las cosas llísimo estilo y lenguaje exquisito. Tiene los
más interesantes y más constantes que ha defectos a que están sometidos estas reco­
hecho este autor ha sido mirar durante toda pilaciones de artículos, como son—aunque
la vida con amor al paisaje de España y casi imperceptibles—algunas contradiccio­
tratar de encontrar el punto en que el alma nes. Moralmente, la obra es intachable en
de los clásicos concuerda con él. La reacción su fondo y forma. El escritor ( M adrid ,
de Azorín consiste en obstinarse en decir la6 1943). N ik il... Es ésta la palabra con que
cosas con sencillez. Nada de largos párrafos empieza la obra: Nada, nada que se saiga
hinchados y arrebatados. Nada de envolver de lo corriente. Es un ensayo y autobiografía
en esos párrafos las ideas más vastas, la de un escritor. Obra limpia y con la prosa
evolución de las edades y la profecía de los flúida y deleitosa que caracterizan a este
siglos venideros. Nada. Vamos a escribir notable autor. El enfermo ( Madrid , 1943).
pequeños párrafos sobre pequeñas cosas. Es éste un trozo de literatura azoriniana,
Algunos de sus mejores libros pertenecen a tersa, perfecta, sencillamente clara, como la
esa línea de producción que apellidamos contemplación de un paisaje de verano.
«paisaje y alma de España», así: Antonio Adolece de lentitud, falta de nervio y sobrado
Azorin, paisaje y alma; La voluntad (1902); análisis psicológico. Es una obra perfecta
Los pueblos (1905); L a ruta de Don Quijote en el fondo y en su forma, esa irreprochable
(1905); Castilla (1912); Clásicos modernos contextura del idioma que tan bien maneja
(1913); Al margen de los clásicos (1916). Azorín. María Fontán ( Madrid , 1944). Es
También es crítico. Pero lo más interesante una novela que por su forma la podríamos
es el literato puro. Azorín es novelista: L a clasificar entre el grupo de las «rosas». Que
voluntad; Don Juan (1922); Doña Inés el dinero abre todas las puertas es lo único
(1925). Novelista extraordinariamente bre­ que se deduce de su lectura y el ansia de la
ve, a causa de que 6Ólo le interesan los Humanidad por brillar y satisfacer sus
detalles menudos, que son los que transcribe, deseos es el único motivo de la obra. Es
y la novela se queda entre lineas. Método indiferente, pero no se debe dejar en todas
arriesgado de novelista, que en Don Juan las manos. Un pueblecito: Riofrío de Ávila
dió un resultado excelente. A los cincuenta (1946), vacío de espiritualidad. Para perso­
y dos años de edad, iniciando la decadencia, nas de cierta cultura. El paisaje de España
Azorín aborda el teatro con su comedia Oíd visto por los españoles ( Madrid , 1942). A
Spain que obtuvo una acogida respetuosa, pesar de tratarse de una antología, no tiene
sin entusiasmo. Pero su autor no es para nada de la sequedad que caracteriza a estos
escribir comedias. Los últimos libros: Cavilar volúmenes. Vamos recorriendo todas las re­
^ encla5 Madrid; Sintiendo a giones españolas, sacando de todas ellas una
J^pana, E* escritor, publicados después de breve visión parcial y personalista. Se nota
i 6 VlbCTa*ión, valen por lo que un vacío, quizá porque se queda corto en su
Mi* ohJL 0Tm Se han publicado promesa de ofrecernos una cinta de impre­
sos Obras completas (19Í7). A fines de sor es y paisajes de aquellas tierras. Es obra
leño^elebróVr^t7 el A7UIvtamiento madri- /utraseendente y se lee con agrado. Visión
df sug liVrr ^ homenaje y una exposición üe España, para todos; Salvadora de Olbena,
m iS d iin » Hemeroteca novela inofensiva, para estudiantes de lite­
las candilejas z'? 0001 **** escritor. Ante ratura; Leyendo a los poetas, para aficiona­
“ S K I R e c o p i l a c i ó n dos a la literatura; Tomás Rueda, para perso­
,^ S ^ T 1S d“,.e?tai1912 a nas con buen criterio; Castilla, para lectores
itinti dei teatro- TmV clasico; Proble* nstruídos; Los dos Luises y otros ensayos,
resante y ^ J a M e Eb inte' para lectores aficionados a la literatura; Los
«¡uriéns a todas las ónW p m0B clocir clásicos redivivos; Los clásicos futuros, para
Xo ofrece mconvenien^l° ne<! awnnegca«- lectores formados; Los pueblos, para lectores
«Mnto« aficionado!. a ta ,leerla cultos; Blanco en azul, para lectores for­
P » w nn rato mados; Valencia y Madrid, pueden ser leídos
^ W a ( Barcelona 1Q4d i \r * » ^la stn por todos. Con permiso de los cervantistas
Wlica, hnmorígtica y fant¿til* Cntre 8im‘ ( Madrid, 1948). Basándose en episodios de
la vida de Cervantes o de los argumentos
de bus obras, lia escrito Azorin, como home-
■ al autor del Quijote, más de un centenar
'! irtíeulos breves, en los que ee encuentran abtufws^MU í a ^ U^ J,)— Lo* P1-®0108
i 4 ’antes noticias curiosas y notas eruditas, das en ai raor*í» Direcciones pontlíi-
«ipinpre directamente relacionadas con loa
~\T
fornas cervanunuo. xw vü üw muuuveniente
, consideración a Actores con aficiones li-
_1__i
fá M s ia s ? s f e
¡orarías, acostumbrados ya a los elogios que
Azorín prodiga a Flaubert o a algún otro i e , £ i0a y de España; Manual* de
e s c r it o r nocivo. BJJV 149 . La ideología mo-
d oT ob rí ^ TÚ y f \ Tú y eUa* « í m
ral y religiosa dé Azorín no es católica ÜH?«? í « son Para adolescentes nubiles.
v generalmente, Dios está ausente en su af radabIe lectura' Pueden
obra. profundos CC Para ° trOS Iibr08 más
AZORÍN,
AZiUnmj Q U IN T O — Nuestro pueblo. Mo-
puouio. mo­
___—.1 / /1/T si s i J*M\ sJ
j
mento rural ( M a d rid , 2040J. La obfa es una 71 ensangrentada fPatowi de .¥a-
réplica a Nuestra ciudad, de Thorton Wilder, SKkn ®reve> Pática y edificante
siguiendo su misma técnica teatral, aunque lación del inartino de la heroica jovencita
cl°espíritu es distinto, con reacciones ajus­ navarra Corpus Sola Valencia, nueva Santa
tadas a nuestra manera de ser, y el lenguaje , 7 9.™ ofreció au vida por conservar in­
tacto el lirio de su virginidad.
on el que se habla en un pueblo castellano.
A Z U E L A , MARIANO. —Novelas que pue­
La lectura de estas escenas resulta agradable
por tocar temas tan españoles y bien orien­
den leer los adultos bien preparados, pues
tienen algunas ideas y páginas más o menos
tados de que está necesitado nuestro teatro
S 220. escabrosas: Los de abajo; Las tribulaciones de
una lamilla decente; Las moscas; Los caciques.
B

BABU, HIPÓLITO (nació en 1824).— In ­ BADOSA FAÑOSA, NARCISO (P. Ricar­


moral. do de Olot).— Auras de la selva (Aaecdo-
BACARISSE, M A U R IC IO .— Falleció en tario misional); Barcelona, 1945. Penalida­
1931, el mismo día en que un jurado otor­ des y trabajos que sufren los misioneros.
gaba el Premio Nacional de Literatura a su Se describen también costumbres de los
obra Los terribles amores de Agliberto y indios salvajes y se intercalan algunas
Celedonia, novela un poco confusa, inferior anécdotas. Es obra instructiva y ejemplar,
a gus aspiraciones, en la que se advierte escrita con amenidad. Cr 4.
una influencia de Ramón Pérez de Ayala. BAEZA, JOSÉ. — Benjamín Franklín,
Como poeta Bacarisse había seguido las obrero, político, escritor, inventor. Su vida...
huellas del hispanoamericano Herrera Rei- relatada a los niños ( Barcelona, 1946). Bio­
^ig, sin hablar por eso del plagio que injus­ grafía de Franklín, amenamente expuesta,
tamente ee le atribuyó. con el único fallo de no explicar claramente
BACKER, SIR.— El niño del naufragio, la diferencia entre las verdades católicas y
se puede leer.
las supersticiones de los indios. Aceptable
BACO, FRANC1SCUS.— De dlgnltate et para niños de doce a quince afios. Or 7.
augmenta sclentlarum librf IX . En el índice El dos de Mayo ( Barcelona, 1943); Pedro
R » r m P. m lb!dos mientras no se corrija. de Alvarado ( Barcelona, 1943), recomenda­
d ’a r n a u d , f r a n c i s c o bles para niños de nueve a doce afios;
«c rib ió dramas lúgubres y Fray Luis de León ( Barcelona, 1941); Vasco
alaba,io *<>™ Núñez de Balboa ( Barcelona, 1940), reco­
«« burló taire> aunque éste mendables para jóvenes de doce a quince
mentaciones í F *™ eobre la« afiOK. Juana de Arco. La doncella de Or­
•ribió. Federico d / T ’ q i,e también e8‘ le ina. áu vida gloriosa y su muerte, acep­
<licó de Prusia- ^ impío, le dé­ table para jóvenes de doce a quince afios.
Los héroes de Trafalgar. El famoso combate
los trépi^s Er í^ (^ T j I° mbres Mancos en naval relatado a la juventud ( Barcelona,
cienes no pueden 1w=r 6 f lIyas descrip- 1946). Describe la batalla, en torno de la
cual, y sin falsear para nada los aconteci­
bio cuentos en verso n|,a 30‘ 1864)-— Escri- mientos históricos, se ha urdido una pe­
Mnssct, pero no llevan ? r^ uer(lai> lo» de queña fábula, que da más amenidad al
los de /^te. inmoralidad de libro. Recomendable para nifios de nueve
BADON, EDMUNDO Ü80R 18¿a\ r. a doce años. Cr 8. El Imperio de los Incas.
■n-tuco y autor de p a r ¡ i « ! Ciclo histórico explicado a los nifios (É a r-
« t un periódico de malas idÜH i E scribía cdona, 1940). Narración novelesca de la
5T titula Una ^ y la nov< ^ fundación del Imperio de los Incas hasta
Cario* i x , ia trabaiA* en UemPO de
Fedfcrico ríjiilií'- * con e' malísimo ku conquista por los españoles. De estilo
ameno y apropiado, es recreativo. Instruye
0 jre aquella arcaica civilización. Beco-
BAfl-BAL
^«ra niños de doce a quince años.
in0lUJ nofia Berenguela la grande. L n a i>
n m ríftIdaE
inmoral; Elr rgrito
t J r aMV,?t*
de i* 1carne,
’ P a n dindecente-
a m e n te
Cr Vv.o/ia al
( s\dedicada ai cumplimiento
y del deber Estela y Milkou, malas costumbres; Tarde’
vida 2945). Miguel Angel (El artista atroz; La bolsa de la Medusa, para personas
11"" i ay vida prodigiosa relatada a los mayores y formada»; La bailarina de la rosa
terrible)- ‘ table para jóvenes de doce a y L a higuera maldita, inmorales. Sus obras
j,-,venos; i Teresa de Jesús, para jóvenes de crítica: Julio César y Maeterllnck, care-
(|UÍDC0 cen de todo valor.
mj f ™ EN R IQ U E .— Edad Media, diez Julio César. Es de vulgarización histórica
? de civilización (B arcelon a, 1942). En carente de importancia espiritual o ideológica.
slg L ntónas condensa el autor los prin- Recomendable sólo para personas de criterio
brer 9 aco n tecim ien to s de la Edad Media formado, en vista del moido materialista con
a m arcaron nuevos rumbos y dejaron que enfoca la personalidad de César, y no
i da huella en nuestra civilización. Como apta para jóvenes por los detalles que da de
X a de vulgarización, es de las más logra- su vida privada. Nerón. Una historia novela­
, ‘ or su forma amenísima, con abundan* da, que, como la mayoría de este género, es
tés citas anecdóticas cuidadosamente esco­ inútü desde el punto de vista histórico y
ndas, que mantienen el interés a la par moral. Rlehelleu. Uno de los mejores estu­
que refuerzan las ideas expuestas. Conviene dios sobre este complejo personaje que re­
a todos. Recomendable para estudiantes y vela su prodigiosa actividad y su amor a
colegios. M L 2, 569. L a torre de las siete Francia. Algunas páginas inconvenientes
damas, recomendable para jóvenes de quin- para jovencitas.
cg años. BAINVELLE, JACQUES.— Fué incrédulo
BAG-O-BAHAR.— Cuentos ©n un cuento. toda su vida. Gran historiador. Historia de
Arenturas del género maravilloso, de más Francia, para estudiantes y aficionados a la
o menoa sensualidad y peligro. Lo que Historia; Napoleón, se puede leer eos pro­
pretende cierto genio es una gran barba­ vecho. Sus novelas: La tasse de Saxa y
ridad. Tienen un sello musulmán muy acen­ Jaco y Lorl, no se pueden leer. La tercera
tuado. república ( Madrid , 1940), para peraonas
BAGUER, M.— Los amigos de Totó ( B a r - mayores.
celorn, 1947). Novela escolar con ribetes BAJANOV, BORIS.— Yo, secretario de
folletinescos que le prestan interés. Ejem­ Stalln (M adrid, 1946), para personas ma­
plar desde el punto de vista religioso. Acep­ yores.
table para niños de nueve a doce años. BAK ER , G. P.— Aníbal ( Barcelona, 194$).
BAILEi, CYRIL.— Editor de El legado Más que biografía del general es descrip­
de Roma ( M adrid , 1944). No se le pueden ción de la guerra púnica. Más que dar una
poner reparos de orden moral a esta obra visión de conjunto cuenta anécdotas, mu­
dattV? Por Universidad de Oxford, chas probablemente inexactas o inventadas.
va n t é x í ' DOUGLAS.— Guerra en Mala- E 314. Carlomagn© y los Estados Unidos
de Europa (Barcelona, 1944). Obra de vul­
ruación $ Personas 00X1 a*lgurLa f° r* garización, para personas de criterio.
BA K ER , LOÜISE. — L a telefonista de
AventéY j a ¿ °R ID H , TOMÁS.— Novela:
Mayfeld. L a telefonista oye muchos clus-
leer, t Aas un “ 1®° calavera. Se puede
morreos a través del alambre. El cotilleo
^uttw ^Ue Cuen^a del domingo de la casa
insustancial lleva y trae la* cosas de la
¡■acia L cuán triste y aborrecible se le £ d a ordinaria. Moralmente es mconve-
Vor con i®r?e de Ia novela, nada tiene que nmnta Sólo para personas mayores.
pues amiAii Ia8 casas católicas,
S r t T w T o ^ l , » » ™ i. eort*. **8°
Cintran,) era. Protestante. Está, por el
antob¡ó,rr’ ?uiy ^ien 1° que dice el narrador
(‘(iucar a nn°’ •-Ue cuando tenga que
BAILLEuimnr0’ *e aruar el domingo.
Pieles- m ’ — Novelas: Los cazadores
Pueden l«orCan(Íal1’ el Joven Jefe Indio,
S ALBER TO .— El avión invisible.
> d ain“ ;t " ‘talm ente limpia. Todo ex- grosa y de De sacerdotes y frai*
,llr> . uto fantástico más que aven- partido en que muit ' nmner»r, habla con
les, en lo que ^ j0 qUe en la Dami-
respetc, si se exceptúa lo los „ gu.
n , * , f U G ySTO.— Sus novelas son,
seia anotarein • ^ 00ndkiión católica y
? > ° impía8' Las oad6’ montos neceaitaba haber sido el es-
C|' uerce cuán na Jarry; La Carcasse, tradicional,j e n ^ omo un D .Annuníio para
be, *Jor mat» * 0XCfts>vamente realista;
critor tan ínia . de buono en tales na*
"ial, {<Je£n salva, crudo; Nápoles al
^ l ()'sluiiiV, moral; El deseo y el amor, quen° j í o sólo qnoda algo de bueno,
Espíritu Santo, delesta- rraciones* *
sino q’íc. no a mucha coeta, podrían 6er BALEZTENA, DOLORES y ASTIZ, MI­
™ 4 adas bastantes de ellas, y quedar GUEL ÁNGEL.— Romerías navarras (P a m ­
simplemente buenas. La damisela del cas- plona, 1944). Véase Astiz, Miguel Angel.
tillo. Podría pasar por los amores, que no BALEZTENA, SYLVIA.— Jerusalón (Pctm-
son deshonestos; pero no se puede tolerar plona, 1925). Para todos.
una nota, que no sirve de otra cosa que de BALMES, JAIME (presbítero). — Reco­
causar escándalo en el lector, aunque fuese, mendamos efusivamente todas las obras de
que uo lo es, verdaderamente histórica. La este gran español. Tiene para niños: La
guzla del cedro o los catalanes en Oriente. religión demostrada al alcance de loa itfños
Amores otra vez, punto más o menos de y El criterio, para formación de los jóvenes.
la naturaleza de los anteriores, fuera de BALZAC, HONORATO DE (1799-1860).
una página de indicación pecaminosa. Un Novelista muy deshonesto y en alto grado
sudario con sus trenzas, pasadero; La es­ pernicioso por sus máximas y principios y
pada del muerto, de historia falsa y calum­ por los sentimientos que despierta. Bajo ol
niosa contra Felipe II. Ideas semejantes título de La comedla humana, que es como
muestra en otra obra, en que juzga, apro­ un monumento de todos los vicios, com­
bándolo todo, una mala y falsa historia de pendió una multitud de novelas, clasifica­
este gran rey. El capuz colorado. No ten­ das en los grupos de Escenas de la vida
dríamos inconveniente en darle el pase si privada, de la vida de provincia, de la vida
suprimiese una frase algo peligrosa que parisiense, de la vida política, de la vida
atañe a un hecho histórico. La cabeza del militar, de la vida de los campos. Estudios
conde de Urgen, se puede leer; Historia de filosóficos, estudios analíticos*
un pañuelo blanco. Inconveniente y dañosa Estuvieron primeramente incluidos en el
para los menores. La Covadonga catalana. Indice , por decretos de 1841, 1842 y 1864,
Amores y cosas piadosas con algún pasaje los siguientes títulos: El lirio en el valle;
algo peligroso. La casa de Cardona. Amores, Fisiología del matrimonio; El libro místico;
aventuras, cosas piadosas. Hay una frase in­ Los cien cuentos divertidos, recogidos de la
conveniente, y además, en dos líneas, peligro Abadía de Turaine y dados a luz; Nuevos
para los jóvenes, aunque se trate en ellas cuentos filosóficos; Cuentos morenos; El
do lo que es lícito, pues ello es de tal natu­ israelita; El excomulgado; Un gran hombre
raleza. que no consiente sea indicado; cuánto de provincia en París; Berta la arrepentida,
más, que el autor no se contenta con la cuento divertido; Jane la Pále (con el seudó­
mera indicación. Una expedición a San Mi­ nimo de Horace de Saint-Aubin); Le vlcalre
guel del Fay. Error en punto a duelo y des Ardennes (bajo e l mismo seudónimo),
suicidio. Uno y otro vienen a quedar ensal­ cleorófoba; La femme supéríeure; La maison
zados por aparecer revestidos de circuns­ Nucingen; La Torfílle; Le pére Goriot; His-
tancian de noble apariencia. La peña de toire des treize, trilogía en tres episodios:
Uruel. Proclamación de García Jiménez. 1.° Ferragus. 2.° La duchesse de Langeals.
puede leer. Las leyendas de Montserrat, 3.° La filie aux yeus d’or; Splendeurs et misé-
en unas seis hojas, va un pasaje peligroso; res des courtisanes; Esther heureuse.
-1 último trovador, tiene un pasaje incon­ El Irulice último incluye categóricamente:
veniente; Ll penitente de Manresa, buena; Todas sus novelas amatorias, de Balzac. En
^nünas de Poblet, muy buena. virtud de esta prohibición quedan también
E‘ s-—Winston Churchill: condenadas otras muchas obras además de
Í oL í UI\ hombre de acción ( Madrid, l>,s citadas, que ya lo estaban en la fra&e
11ent¿ M 0? * T)ueila» aunque literaria- general de 1864 que decía: Y todos los escritos
R A T * í ^ ada y 8in madurez. 8 162. dei mismo autor.
1 l UCAS, RAFAEL DE.—Ro- Otras obras de Balzac son: Les parents
(Valladólid, 1949). Can- pauvres, que comprende: La prima Bette y El
Bit n r S ' la MdonaL primo Pons. En ésta y en aquélla hay asun­
muerte del P rlñ cln ^0 ^ 10' ~ ÍSoveIa: L a tos deshonestos. En la primera empieza el es­
BALCAÑÓN_tf6 ’ mala* ideas. tudio de una monomanía muy deshonesta;
BALCAZAR, ALFONSO <laño8a- en la segunda la monomanía es más de cosas
o allá en las » u f . I A m o r inmortal indiferentes, aunque no falta tampoco algo
Novela Xo t.¡. Clf r®s (Barcelona, deshonesto. Honorine, deshonesta, provoca­
pero sí romántico v A*™ fondo malo, tiva; La íemmo vertueuse, deshonesta; La
No con- mujer de treinta años. Aquí se hace como
•i ios mayores m)fe i’a TKlfí rí!?ro})at>l0 lnter<^e confesor de ellas, del modo infame que él
v<-nienú,: M L 2 2 ? 2 " * T 8Íf) y otros lo entienden. También hace de
médico de mala ley. Deshonesta, muy apa­
U«m, Dov\tUEt!Ípna<Jeanne*A U em an )- -Les sionada, provocativa, peligrosa. Memorias
de dos Jóvenes casadas. Epistolar. Muy des­
cho*. ’ ^P^ulmenteP,°Ue‘a < V^ .
mucha- honesta y guarda semejanza, en lo mala,
con la Fisiología del matrimonio* Reflexio­
nes cínicas, interpretaciones malas, sistemas
lAvantados sobro cada hecho. La
fal?°s -nttresse. Amor ilegítimo vencido 3U^,I>r?70ch0; ^ P11? * »* - Teorías política*
y filosóficas de Balzac, no todas son malas.
ía U S S ° m o d o propio de Balzac, que trata
rlornos un heroísmo falso. Es desho- a i™ c* mP«»noB ladrones, picaros,
etcétera, diciendo que no hay en ellos la
rosa. Beatriz. Amores y peca-
nesta y peligre virtud que se les supone. Los soldados del
imperio (Los solterones). Novela inmoral y
.cQníla la persona. Deshonesta, peligrosa ae mal espíritu, aun en el prologuista. El
ya nuy provocativa. L a grande Bretéche. verdugo. Dedícala a Martínez de la Bosa.
Lía historias de enredos deshonestos y a ,UI1kijo de un noble español en la guerra
nrranzas. El Coronel Chabert, amores im- de la Independencia, que salva su vida con
tfos Una pasión en el desierto. Semejante la condición de ser el verdugo que corte
^1sarrazine. Deshonesta. Sentimientos y la cabeza a sujs padres y hermanos. Su ma­
nasioues antihumanas tan feas, que no se dre se precipita de una altura. Es muy
Pueden describir; desvergüenzas que sólo chocante y deshonrosa para un español y
a B alzac se le ocurre el escribir. Inmoral. tal vez más para los franceses, prescin­
\caba con una sentencia digna de un impío diendo de la historia. Elogia el suicidio de
inorante. Se trata de una pantera y -*íji la madre. Tiene además otras falsedades;
soldado. Cierto crítico impío ha pensado ni faltan amores, aunque no es deshonesta.
ver en esta novela mucha fealdad. Las ilu­ El diputado de Arcis. Aunque trata de polí­
siones perdidas. De fango. De caída en tica, va muy mezclada de amores y de
caída pasa uno por todas las capitulaciones especies bastante libres, y algunas notable­
de la conciencia. Hay una figura invero­ mente deshonestas, además de una que
símil y chocante. Muy provocativa. Desho­ otra contra el clero, e irreligiosa. No es,
nesta, con enseñanzas semejantes. Sarrazine» sin embargo, de las peores. Joan Luis*
Muy deshonesta, semejante a L a filie aux Amores, algunos impuros. Un pasaje, prin­
yeux d’or. Un crítico, con ser impío, dice cipalmente peligroso. Intentos deshonestos.
al hablar de Sarrazine que, para poner en El Castillo de Provenza, inmoral, peligrosa,
escena semejantes fealdades y presentar al clerófoba, de malas ideas, espíritu diabólico;
desnudo llagas tan repugnantes, era nece­ Pequeñas miserias..., peligrosa, nociva; El
sario nada menos que el genio de Balzac, contrato del matrimonio, dañosa, deshonesta,
no siendo lo peor el que haya desplegado peligrosa; La Interdicción, deshonesta; Seerets
el cinism o desvergonzado, sino el no haber de la Princesse de Cadignan, deshonesta, pro­
retrocedido ante la brutalidad del sabio, vocativa; Pierre Grassou, parece pasadera;
lodas éstas y otras más son de amores Esquisse d’homme d’aífaires, deshonesta; La
impuros. Eugenia Grandet. Aunque cierto recherche de l’absolu, nociva. Varias pun­
autor bueno la da por tolerable, y la madre tadas de mala idea. Al catolicismo de los
Eugenia le dice al novio que no hay españoles llama fanatismo. Un Eplsode sous
na sino en el cielo, necesita de supre- le Terreur. De un sacerdote y doe reli­
roufif ín lugar oportuno. Úrsula de Mi- giosos. Pasadera. Une ténébreuse affaire.
rma/í misnio crítico anterior la juzga Escenas de la Revolución, de Talleyrand,
ilion Para Pe r s o n a 8 maduras y sólida- de la muerte del Duque de Enghien. No es
de las lujuriosas. La Messe de l’athée. Ex­
última encarnación de
Para i 1 sunto de lo más deshonesto. Entra, presiones malsonantes, aunque las diga un
iiomhrír' *ers? desP acio, en sitios cuyo solo ateo contra Dios, irreverentes, blasfemias.
así do 0íen^6» y hace estudio, llamémosle Jésus-Christ en Flandre. Cosas raras, algo
ñas de ?osa? decentes. Es una de las Esce- así como contra las imágenes. Un grande
r°]HKrn a vi(la Parisiense. Estos son cuadros escándalo. Algunas cosas buenas. Le cabinet
des antiques, deshonesta; Une filie d’Eve, des­
(1° alo^ • ^ vergonzosos, en que ha pinta- honesta, peligrosa; Madame M. Firmiwii, no
d ie r o n 5rinVnaks de todas clases. I^e ine­
rme do ^^rtes ataques de los críticos. Ma- es recomendable, aunque n o aparece desho­
a,]1°r ij0f Chanterie. No falta algo de nesta; Les Employés, deshonesta, P ^ ^ 8£
^unque ^ltlmo- Le dernier des chouans. Gobseck, varios pasajes deshon^toe; La V M b
le deshonesta, contra la Religión, Mareas,
^('to¡s l) ‘Vf]0 8ea *° Principal, hay amores. nociva, aunque trata de la abnegación. Cierta
í 0(^ua n >aroís» como el de quemar en su o S ó n entre la abnegación cristiana y la
í),°r mAnJ1 avaro. Una Misa de campaña racional César Birotteau, no es recomenda­
(;l(Wfobo n i 0 eu andrajos. Se muestra ble Acaba con una muerte repentina, y poco
| *U)ncstas y muy provocativas
n for i, ii del campo. Se dedica
' ‘iios
' » V|tV M\J.^líl'íca.?
|1,1 | y social
V v AiVA \deIV sus parro-
J/W* 4 v
ÍV%JV.-
S—-------
J * d e l ambición. Menudencias co-
,llal.is ii.i .xa ideas religiosas buenas
— n----- --------- maníaco
---- . , iunnfts la dan por pasadera.
^ ^ íÍ l iliir l a a rr ir o m lo _ n iA f P . I f t l'O j
dudas 7 ™ oüa' t i deshonesta, de picardía; Les
2 ¡ ' ; - i> - . ouré de VlUage. Es con- Gaudlssart II, le savolr deshonesta, pro-
GaU2.7«ñs sans savoir, deshonesta,
y * » m^dlco. Este cura no sólo t t o S de deshonesta; U n
Jr,ll(MU)r^ í j Vra[ finias, sino a todos los SSÍÍÍe de »• Boheme, deshonesta, muy
a° la parroquia. De más daño
provocativa: L ’anvers de l’HMolre contem- so, sino a la larga; Les deux Réves, ma­
pondne: Premier episode. Es hasta piadosa, las ideas; Melmoth reconcilié, deshones­
iiecha alguna corrección. Le Chef d ceuvre ta, provocativa, peligrosa, inmoral; nié­
Inconnu, notablemente peligrosa; Les ©éllba- gase el infierno, sin que Balzac lo refute.
uüres; Plerrette, inmoral, peligrosa. Atribuye Seraphita. Aun «los remordimientos son
una falsa doctrina a la Iglesia. Hay un lance virtud de los débiles». Profesa un misti­
malo por más de un lado. Alguna injuria cismo falso, materialista. Alucinaciones, ilu-
a los Obispos. Le Curé de Tours. Contra el ininismo. Confunde a los Profetas con los
celibato, contra la Iglesia y los eclesiásticos sonámbulos. Filosofía metafísica, absurda.
varias expresiones: «iSerá— dice— un subli­ Deshonesta, provocativa, inmoral. Le Bal
me error el cosmopolitismo moral, espe­ de Sceaux, inmoral, peligrosa; Adieu, nociva,
ranza de la doctrina cristianad; Les Parl- amor, locura, suicidio; La Bourse, no es
slens en Provlnces. L ’illustre Gaudissart, recomendable; Un drame au bord de la mer,
deshonesta; varias frases indecentes. La no es recomendable; La Maison du Chat-
Muse de Département, muy deshonesta, qul-pelott, para jóvenes, al menos, es no­
muy peligrosa y clerófoba. La Paix du Mé- civa, peligrosa, deshonesta; Un début dans
nage, deshonesta; notablemente peligrosa. la vle, peligrosa, ideas malas, anticatólicas;
Les Chouans, inmoral, deshonesta, calum­ Maítre Comelius, deshonesta, peligrosa. Dice
niadora de los Chouans. Autre étude de que en 1479 la Religión se hizo cómplice
Femme, deshonesta, peligrosa. Algo contra igualmente de las virtudes y vicios; y suelta
los jesuítas, y una expresión escandalosa otras expresiones malsonantes. Modeste Ml-
contra los carlistas. La Peau de Chagrín, gnon, elogio de muy malos autores, y nada
muy deshonesta, provocativa, peligrosa. recomendable en moral; L*Auberge rouge,
Luis Lambert. Exposición de las malas doc­ de un crimen, y el asesino queda libre y
trinas de los Iluminados, de Swendenborg, el inocente es fusilado. Sin embargo, no
Mesmer, etc. Es deshonesta, provocativa, era tan inocente que no lo hubiera deseado
]>eiigrosa y de malas ideas. Maxlmilla Doni, cometer. Hay algunos sentimientos cristia­
muy deshonesta y peligrosa, provocativa; nos; se pregunta si hay vida futura. Pasa­
L’eníant maudlt, deshonesta en alto grado, dera. Les Maraña, deshonesta, provocativa;
y se pinta al vicio simpático; provocativa, L ’Employé, alguna frase maliciosa; L ’Epl-
peligrosa. Muy escandalosa contra un Carde­ cler, algunas puntadas deshonestas; París
nal y contra los católicos, y contra la intole­ Marié, bastante deshonesta y peligrosa;
rancia religiosa, y contra la Iglesia, calum­ Argow le pírate, es continuación de la an­
niándola dé que persigue a las ciencias natu­ terior; L ’Hérltlére de Biragne, inmoral. Véa­
rales. Les Proscrits, malas ideas acerca del se sobre este autor E 221.
infierno, de los mártires, de la virtud, etc. BALZE, NICOLÁS (1733-1792).—Autor
Desprecio de la Sagrada Teología y de la Mís­ de una Colección de cuentos de un género
tica; pasaje deshonesto, peligroso. La Grena- libre y peligroso.
diére, muere con los Santos Sacramentos y es BALLANTINE, R. M.— Los cazadores de
inofensiva, fiera de la alusión que en aquella gorilas (Buenos A ires , 1945). Novela sen­
hora se hace a la vida deshonesta anterior, cilla, que gustará por la simpatía y opti­
y un epifonema escandaloso; La Vendetta, mismo de sus jóvenes protagonistas. Moral­
escenas provocativas, peligrosas; Une double mente no tiene reparo, por lo que puede
famlile, deshonesta, peligrosa; La femme ponerse en todas las manos. B D V 110.
abandonée, muy provocativa, deshonesta; BALLESTER, JOSÉ.— Sueños y patología
suicidio. Eve et David. Estos son dos es­ del deber (M ad rid, 1943). Para todos, ex­
posos, pero hay otros personajes desho­ cepto niños. E 219.
nestos, aunque en general trata de otros BALLESTEROS BERETTA, ANTONIO.—
asuntos. \ arios errores. Facino Cañe, muy Cristóbal Colón y el descubrimiento de Amé­
deshonesta y provocativa; Albert Savarus, rica ( Barcelona, 1945). El docto catedrá­
imPu[.08 e ilegítimos, escenas apa- tico se ha propuesto recoger cuanto hasta
P^grosas manifestaciones pro- la hora actual se conoce del descubridor
«ferffoba; ^ Requisi- y de su vida y obra. Y lo consigue; no
fia« gp, r f f ¡
varias inconvenien- mero compilador: quizá más qué en 0™*°®
M ’ fiere a un ca*o de telepatía; Le escritos suyos aparece el asunto asimilado,
morlwñ °*cabl'08a Y.enseñanza in- esto es, personal. R y F 134. Historia de
i lf g i t i i r oo España, supone un colosal y fecundo es­
ilegítimos. iLe
.r v * - / a c ft*</>n> ‘i ® a m o r e s
Kartyr Calviniste, de malan fuerzo, y cuya labor de maestro do histo­
•;z¿ í s r * - avo¿£?“
lascarte*, vrtllv00’ ? abe¿ais- Lotero, Vico,
ria lo es no puede echarse en olvido. Figu­
ra? Imperiales, personajes de nuestro im ­
r al branchc- Espinoza, L o y o U pera. Para personas cultas.
£ i ’ M ih ír«uv a lw C” ale" Uarnft "rtien: BALLESTEROS GAIBROIS, M AN U EL.—
La conlidence des Aventuras de un español en el ttt
i ** lnJnora|. deshonesta, provoeati- lato histórico de tiempos de Felipe
>J’ " ,l enwma.iza y acción, y no do na­
relativo a la vida de un gobernador ae
Filipinas, don Rodrigo de Vivero, que rización interesante e instructiva que pueden
naufraga y arriba a laa costas del Japón. leer todos. M L 2 , 610.
r.;3 instructivo, educador y patriótico. Acep­ BANVILLE, TEODORO DE.— Muñecas,
table para jóvenes de doce a quince años. rechazable. E 150.
Francisco Plzarro (1 9 4 0 ). Juicio sobre el BAÑADOS ESPINOSA, JULIO.— De Chüe.
Kian descubridor. Obra amena e histórica; En su** Ensayos y bosquejos tiene Narracio­
más literaria que documentada. Moralmente nes y leyendas. Lleva la mala nota de haber
limpia. Para jóvenes. E 202. El Padre perorado contra el clero político. Sabido es
jaan de Mariana ( Barcelona , 1944). Bio­ que suele ser en los tales el objeto de saña
grafía escrita con especial cuidado, del que el clero; pero, como es cosa más quo fea
es una prueba la aprobación eclesiástica acometer al clero sin más ni más, se le reviste
que figura al frente de él. Panegírico entu­ y llama clero político , clero conspirador.
siasta de la persona del sabio jesuíta, que BARACCO, AD R IAN O .— La segunda no­
¿Verán con interés estudiantes y personas che, moralmente limpia. S 110.
cultas. M L i , 216. Historia de la cultura BARAGLI, ENRIQUE. — ¡Bifurcación!
( Madrid , 1946) , para personas cultas. His­ ( Bilbao , 1944). El problema de la vocación
toria de América, recomendable a personas se plantea en forma breve, amena, clara,
mayores. Don Rodrigo Jiménez de Rada, sencilla y entusiasta. Aunque el autor se
para todos. dirige a los jóvenes, puede igualmente con­
B A LLE Y D IE R , ALFONSO (1820-1880).— venir a muchachas desde catorce o dieciséis
Literato e historiador. Colaboró en varios años. Será útil igualmente a quienes se ocu­
periódicos de Lyón. Autor de la Historia pen de ellos. M L 2, 157.
política y militar del pueblo de Lyón (1845- BARANCY, JEAN DE (Madame V. Na­
1840), que comprende los sucesos de 1789 dal).—Disgustó ver publicados en un mal
n 1795. Su espíritu es anturevolucionario. periódico trabajos de esta señora, aunque no
Después publicó otros muchos libros que malos. Se pueden leer sus novelas: Claudio
le valieron el dictado de historiógrafo del Maurienne; El travieso, y otras.
emperador de Austria, por ser ellos prin­ BÁRBARA, CARLOS.— Novela: Luisita.
cipalmente historia de Austria y Hungría Tiene algún mal intento, rápidamente con­
nn aquellos tiempos. Siempre, como la ver­ tado, y una descripción sensual inconvenien­
dad histórica pedía, contrario a la revolu­ te. La Justiciera de sí misma, novela inmoral.
ción. De los varios tomos de estas historias, BÁRBARA, LUIS CARLOS (1822-1866).—
dos son de la Historia de la revolución de Literato, novelista, redactor de un mal pe­
Roma. Novelas y escritos análogos, publicó: riódico, autor de la novela El asesinato de
Novelitas; Veladas militares; Veladas de fa­ Pont-Rouge, estudio psicológico de las tor­
milia; Veladas marítimas; Veladas de vaca­ turas de un asesino escapado a la justicia.
ciones; Veladas del presbiterio; Veladas del Seria de desear que hubiera dado más cabida
pueblo. Todas ae pueden leer. al estudio moral.
BALLEYG NIER, NOEM I (Madame Zier). BARBEITO HERRERA, M ANUEL.— El
^ovólas buenas: Tía Elena; Aventuras de retorno (L a Coruña, 1944). Inmoral. No debe
^uan María; Potaehou; Futuros caballeros, leerse. E 198.
y otras. BARBER W . A. y R. F. SCHEBELITZ.—
BALLIEU, SANTIAGO.— Inmoral. La muerte traza un boceto ( Barcelona, 1945).
BAM BILLE, TEODORO (1823-1891).— Nada que ataque a la moral. Novela intere­
1 oeta, uno de los últimos de la escuela lite­ sante. Los dibujos son tan importantes como
raria de 1830, imitador y discípulo de Hugo, el texto mismo. 5 165.
HUBset y Gautier. Autor de Cuentos malsa- BARBERA, MARIO (S. J.).— Narraciones
iios; de la novela La vida de una comedianta; interesantes y formativas: Foiri di Rovlna,
^Esbozos parisienses; de Escenas de la vida, soene siciliano, e II tango, storia de oggi.
( n-úsmo género. Sus odas funambuleseas v BARBERA, RAMÓN (presbítero).— El Co­
S()u de un género cómico muy atrevido, bajo razón de María, novela muy buena.
SOudónimo de Bracquemond . Tiene, dice BARBERÁN, CECILIO.— Julio Romero de
( nial o de Sainte-Beuve, los tonos de Pro- Torres. Biografía de este gran pintor cor­
^ c!° en ftus ardientes pinturas, y también dobés. Historia de sus lienzos, cada uno de
M1« licencias. los cuales es un objeto de un detenido aná­
j “ ANIM, JOHN ( 1800- 1842 ).— Novelistair- lisis, en el que el estilo del buen escritor y
crítico salva los escollos de la erudición
, El denunciado. Cuadro de laa perse- pedantesca. El libro, por otra parte, es un
fíax! s COTlí ra los católicos. verdadero museo de la obra de Romero de
i ELLO, MATEO (1480-1561).—En- Torres, ya que va ilustrado con numerosas
v . bellas letras a Lucreoia de Gonzaga. magníficas reproducciones. Libro para los
]U)Í r^ a(l°r atrevido do las costumbres des- aficionados v gente mayor. Museo Nacional
i'imk,** (^e entonces. Publicó novelitas li- de Valladólid ( Madrid , 1948). Recorrido de
al Kusto de las de Boccaccio. las salas de escultura policromada. Para per­
1H u* NSE’ EWALD.—Los descubridores de sonas de cultura.
rra ( Barcelona, 1945). Obra de vulga­
BARBERINO, ANDRÉS DE (<1«1 *itflo BARBIER1, U L I8E8. —Lírico, dramático,
k iv y xv). I reall di Francia. Hay alguna novelista. Revolucionario. Entre *u* novelan
n o v n W * namuión pelitfrtMa para la can- y drama* la* hay cuyo *olo titulo la* de-
tillad nuncia, como aquella de lo* Treinta homi­
BARBE Y DAUR5V1LLY, JULIO (1808- cidios, oor..., etc. Kn autor da aquella otra
1SW>.~ Crítico, hintóriador, novelista, re­ que se llama Los misterios de un oonvento.
dactar, cou ( do Jai íitvextt (‘/Onirft huiro nun drama* están: Fraile de Segovla;
lo* liberal**, <Wdico, pero hu catolicismo Monja ds Craoovla, y Ateo, al cual pensaba
aparece afeado por la exaltación, violencia, titular La muerte de Dios.
contradicción, €Í«noqui!il>rio y muchas vece* BARBUSE, ENRIQ UE (nació en 1875).—
por el Hennualinino. lí/Mextremado on hw>(ir Bu» obra* deben proscribirse totalmente
intervenir al dialdo. Espíritu contradictorio j>or atentatoria* a fa moral cristiana. Por­
que. por un lado, defiende a la Iglesia y nográfico. Le feu, inmoral, sacrilego; El
ataca a Iok libera!**; y por otro, h o entu- Infierno, inmoral, impía; gtalln, panegírico
wianma con Iom fuertes y soberbios, aunque del hombre y h u rógimen. Desagradable de
Mean enemigo# de Dio* y corito mala, Parece leer. Clarete, brutal y odioso; Cuentos, in­
compláceme en contar a< Ioh de impiedad o mundicia* redobladas. Hu* obra* de exógesis
canon sorprendente* de perversión moral, non tan necia* como blasfematorias.
romo dice un crítico. Viene, puní», a ner su BARCA, ROBERTO DE LA. -L a barrera
catolicismo faino y contrahecho. Novelan: franqueada íM a d rid , 1946). Primera novela
Une vlellle maltresse. Vida denhonenta, casa­ de un muchacho de diecinueve afios. Ha
miento y vuelta a la antigua querida. sabido captar «1 ambiente social reflejado
Tenga o no el autor intencionen inórale*, ho en la misma, conteniendo una moral alee*
ha detenido, rná* que en moralizar, en laa donadora, exaltando la obediencia y respeto
nituarionen peligrosa* que abundan, picando a lo* padre*, aunque aboga también por una
la curiosidad de loa lectores de novela». En rnayor comprensión y tolerancia por parte
medio de Ja* pinturas sennuale* plantea nu* de ó*tos. El libro e* propio para muchacho*
opiniones católica* y hace guerra a lo* libre­ de la edad del protagonista. Es una pro­
pensadores. La virgen viuda (El caballero ducción digna de elogio y su autor cons-
Dettouches). No bay j>eJigro para la canti­ tituye una promesa para las letras. E del
dad, fuera de una desnudez del final que, M í>4H. Nubes en e! horizonte ( M adrid ,
ademán, envuelve cierta mala enseñanza, 1947). Novela. El asunto de suyo es fuerte
nuen non vende por arlo heroico lo que más y hay escenan de crudo realismo; además,
bien de nuyo en una falta en la persona de do* suicidios un tanto románticos, envuel­
la novela, y doble falta y mal gunto en el tos en demasiada simpatía. No e* recomen­
novel juta. Varían expresiones dendicen de dable. B D V 120 .
un católico y de un amante fino de la moral. BARCLAY, FLORENCIA (1862-1921).—
Tampoco ])odemon aprobar la venganza dol La aureola rota. Matrimonio de convenien­
caballero, ni otro* ación qne ne refieren o cia, en el que gracia* a la abnegación de la
indican. Un sacerdote casado (IHOñ). Le e*po*a encuentra el marido el amor y reco­
pinta como un monstruo, y traía de pemua- bra la fe. Muy crintiana, dentro de ambiente
dír que nu deicidio tm más culpable que el protenían te. Para todon. Las damas blancas
de Judas. Kn p#*>r que id concu binario, por- de Worcestes ( Buenos Aires, 1942). Román-
qur establece #*.1 pw.ado corno Jf«y. Queda tico episodio del tiempo de las Cruzadas,
viudo con una bija. Kl pueblo Je trata como peligrosas idean acerca de la vida en los con­
a un excomulgado. 8e vuelve ateo, mala al ventos. Para personas de sólida formación
que ha insultado a nu bija, muero ónta y ól religiosa. El rosarlo ( Barcelona, 1923). He
ne nnicida. Para mucho* no en mala. Amor ensalza y dignifica el amor conyugal presen­
a la española. Novela deshonesta, muy peli tándolo baio el aspecto más puro y noble.
grona. loda ella de materia* lúbrica*, refe. Algunas efu*ione* amorosas. Para todos,
nda* modo muy provocativo y libre. Lo excepto adoleneente*. La castellana de flhens-
?!„.
| ™
- T?.*/®’
a* . Un* Mfwm/n»
historia isiii nombre;
l l l llv lil Ul v j tone. Accidentados amores entre dos jó­
, at* ° ‘ /ru' tf,tl «1» im p ie d a d venes. Huen fondo moral. Muchas citas
' ,u^ m <1‘*' in m o ra lid a d ); L a bíblica*. Alguna escena anaaionada. Para
ST- í í ; j r ,10ral V#nKanz» d« una mu- Jóvenes con cierta formación. B D V -B 20♦
carmel-, La dleha «n el Las ruedas del tiempo; La estrella de David;
cnnwn, u>nirtm hmtoria* d» una crudo:» El veneno de ia selva; El árbol upas, pue­
reprobada* por la den leerse; Pared por medio, no tiene in­
*-*orai. >0 f ¿ W/rne. ÍC ]fw
convenientes; Ml coraz6n está aquí; Al iép-
f 5 A R B .I E ? ’ EM M ANUEL. -'i'ic.nf! «„ ,.| tlmo dia, pueden leerse, tí 202 , donde hay
/n4i*> <|0 libro* prohibido* Im *‘lifui»Tit^ daten biobi bliográficos.
•W . Ne m é l« pM U on XIII au mÍ S S Í S
BARCLAY, JU AN (1582-1621).— Era ea-
r J^® proíT** <*« Ubérallsm* cathollque *n tólico, pero fuA acusado de herejia. Novela*
Euphormlum. Hábira latina oontra los je­
suítas. Pasan en Francia los sucesos ett
hVrnpo rio Enrique* IV. Doia mal parado* una mujer que creyendo a su marido mnerto
los sacerdote* y os abundante en dosho- lo encuentra cuando ya está unida a otro.
¡.entidades. Argenfs. Do Ion vicio* y revolu- Lectores formados. Darfey y Joan (1942).
f iortoH do la* Corto*. Le* protagonista se casa tres veces y los
B A R C O , ANGELA. Novola: Fémina, do consiguientes incidentes complican demasia­
¡>'1 (juanto Semanal, sensual, peligrosa. do la acción, qoe resulta algo embrollada.
B A R C O , GUSTAVO DEL.— Yamina (lia r - Excesiva libertad de costumbres, problemas
rrlmui, 7040;. Aunquo no tiene defecto* religiosos que quedan sio solución. Ivectores
„,onil«K no ho puede recomendar a jóvenes formados. Diario intimo ds la máscara de
,1,, escasa formación. 8 216. Por rutas de hierro ( Barcelona, 1944). ÍJna colección de
palestina. Inconveniente. Para personas ma- supuestos escritos de personaje* célebres en
yuro*. K 3/3. En poi da las santas huellas los auo aparecen éstos con rasgos insospe­
(dádiz, 1042). Para todoh. La Virgen Ma­ chados. Humorismo, ingenio. Lectores Ins­
carena no tiene casa ((Jáddz, 1939). Historia truidos. Medio minuto de siianclo (1942).
,1c cómo Ioh sevillano* quemaron el templo Colección de historias breves, con argumen­
de la Virgen. La ría maga. Joaquín Here- tos, en general, no muy agradables, pues los
dia, joven alocado, llega a un pueblo ga­ hay libres, absurdos y macabros. En su ma­
lleo corno administrador do Correo*, ca- yoría tienen por escenario a Rusia. Jóvenes
iYuidose con la bija do lo* «señores del Pazo*. oon alguna formación. La tánica dn costura
Vulgar on el fondo y en la forma. No con­ ( Madrid, 1940). Aunque la impresión final
v ie n e , a Ioh jó venen, por *er balitante sensual que deja esta obra es buena, durante su
ilcnf.ro del genero «rosa». Con el sudor de tu lectura se recibe alguna desconcertante,
frente. Novela que, quiere ser moralizadora, nacida principalmente del ambiente munda­
pero que no Jo resulta por tratarse tema* tan no y cosmopolita en que se desenvuelve y
Herios corno ^1 trabajo y el amor de un modo en el que la religiosidad y la moral son
frívolo, desprendiéndose do toda la obra una bastante laxas, fiólo para lectores formados.
impresión HñnHual. Inconveniente para jóve­ M L 7, 392. Triángulo (Barcelona, 1943).
nes. Amapola. Amapola, gitana, se ve aban­ Novela. La limpieza y elegancia del len­
donada por hu novio, gitano también, casán- guaje y su fondo moral harán qne la lean
doHc más tarde con un pintor. Hay libertad con gusto personas con suficiente cultura.
de costumbres y abundan las expresione* La princesa Blanca ( Madrid f 1943). Aunoue
sensuales. Forma vulgar. Inconveniente para el antor es un convertido, la novela resulta
jóvenes. El caballero de Torrealba. Novela desconcertante por estar escrita tal ves antes
de fondo histórico que el autor no cousigue del cambio religioso. L a forma atrayente
¿«mbieritar. (Jomo en la* anteriores, destaca contribuye a hacerla peligrosa para la mayor
l i vulgaridad de hu estilo y la forma sensual, parte de los lectores. M u i , 390. C ( Barce­
'o conviene a lectores jóvenes. BDV-& -2. lona, 1942). Parece esta obra, más que no­
BARCON F U R U N D A R E N A , J A V IE R vela, autobiografía, que comienza cuando el
ís- J.)* Arte de encantamiento ( Bilbao , protagonista Caryl Bransley cumple ocho
IM 6). A lo* maestros, oducadores, catequis- aftos. Muere éste en plena juventud, amar­
,:i* Y en general a todos los aficionados a gado por el desengafio, después de haber
¡"ego* y entretenimientos, proporcionará este perdido su porvenir y su felicidad por entre­
ld»ro valioso* recursos con los que podrán garse a una pasión incita. Lástima que esta
,,f'iíiinizar divertidas e interesantes veladas. enseñanza quede desvanecida entre el bulli­
2, 234. Pequeños encantos. Juegos decio mundano en que se desenvuelve la vida
l(‘‘* prestidigitación, entresacados del libro de Caryl y que resulte tan apagada y fría
'"d-erionnente reseñado ( Bilbao , 1948; nú- la conversión de éste al catolicismo. La forma
,nhro 422 de De Broma y de Veras). es deliciada y correc ta, pero aun así no es
BAREILLE, J. Emilia Paula o Roma en novela para todos. Requiere cierta madures
1 «poca del emperador Nerón, es del género de juicio y cultura literaria. M L 1, 388.
‘ ' hablóla, muy buena. El principio ea el fin (Barcelona, 1942).
b a r g e l l i n i , PEDRO.— Nuestro mundo Biografía. Relatos de cuatro damas de la
y pristo ( Madrid , 1946). »Serie de conferen* desgraciada reina de Escocia, testigos pre­
pronunciadas por eminentes profesores nuncíales de su vida; leerán con gusto esta
• ,,Kpecialístas en'el VI Congreso Crlstoló- biografía lo* interesados en conocer la trá­
Comprende: Escándalo literario, Bdi- gica historia de Maria Estuardo. Lectores
instruidos. El señorito Nerón (Barcelona,
rrkn y ,lbrer°*. H» cine frente a la moral 1944 1 Ensayos. Carta» imaginarias, en las
, , , na* El educador frente a Cristo, oto. oue personajes famosos de la historia, mito-
' ,||,íl una verdadera deontologia profe- loída y literatura clásica y modwna nos
v ? " 1- 11 y >> J M - *»n Franclteo d* A.U. relatan hechos célebres desde su punto de
( ,,M< n perfectamente la historia, la ber- vista Repletos de humorismo e ironía.
,i( l del cotilo y la exacta comprensión Interes instruidos y que gusten de estas
nJ^'^ÍKeanismo. X a s humorísticas. JfX 2. 637* La vida
< * M AURICIO. -D afn e Adeaae privada de Enrique VIII ( Barcelona, 1944).
'• *d asunto de (\sta novela es difícil;
Namtrion**- Con maliciosa intención, atn Obras completa* de este autor antiespafto),
.luda, se ha cambiado oí título original de anticatólico, antihumano. La Pronta espa­
D nm ii en miniatura, por ol que figura en ñola se hizo eco de esta voz. E l Pen$amimUú
la portada de <*ta edición y que tan rual Navarro (23 de julio de 1947) comentó el
indica el contenido del libro. 8 e trata de hecho y dijo: *EjecUvamenU!, ya higo haskmtc
veinticinco escena#, tomadas laa ináa do daño. Be van a editar las Obras oompleta*
ella* de la literatura griega y latina, y modi- de don Fío Baroia, como antes se editaron
'¡cadas por el autor en sentido humorístico. las de Anatole Franco: el primero como
1,a que da titulo al libro tiene por personajes «gloria española» y el segundo como «gloria
a Enrique VIII y a su sexta esposa Catalina francesa», aunque sean unas glorias que no
Pan\ Eh obra inofensiva que requiere en el las envidiamos y las detestamos, porque, en
lector conocimiento de la literatura clásica el orden moral y católico, nada se hubiera
y cierta oomprensión del humorismo inglés. perdido con que ambos, en vez de dedicarse
M L 2, 519. Retablo de mis recuerdos ( Bar­ a la Literatura, a publicar libros condenables,
celona, 1943). Biografía. Ocupan el primer se hubiesen dedicado a otras profesiones li­
lugar en oJ retablo Ioh recuerdos» de la infancia berales: a la albañilería o a la forja, por
do Baring, encuadrados en el marco de una ejemplo. Acaso hubiesen sido unos excelen­
cata de la aristocracia inglesa. Vienen luego tes maestros y perfectos artistas. Por lo
los del colegio de Eton y de los viajes a menos, no hubiesen hecho el daño que con
diversos países para el estudio de los idio­ su pluma han hecho. Aunque se escandalicen
mas y, finalmente, el ingreso en la carrera los aduladores de esos genios para el mal,
diplomática y su vida, como agregado, en que creen que esos hombres son los que dan
varias capitales europeas. Terminan las prestigio y gloria al país. Pero, cuando éste
memoria» cuando, en plena juventud, el tiene que salvarse ae las consecuencias de
autor decide abandonar la carrera para dedi­ todas Las propagandas literarias y oratorias,
carse a la literatura. Es libro moralmente no es por medio de los libros demoledoras
limpio y en el que Baring, protestante aún, como se salva sino por la acción y el saori-
Manifiesta sos simpatías por el catolicismo. ficio de quienes poseen un espíritu 7 unos
Su lectura equivale a la conversación con ideales opuestos a esa literatura, corrompida
una persona cultísima que, en forma amena, y para corromper...
expresa sus ideas e impresiones Bobre lite­ Cuando se publicaron las obras de Ana*
ratura y arte. Lectores instruidos. M L 1 , tole Franco, la voz de la Iglesia, por medio
673. Robert Peckh&m (Barcelona, 1942). de uno de sus Prelados, puso los puntos
Para lectores ya formados que se percaten sobre las íes, advirtiendo que no se podían
de la finalidad del libro, que es la de explicar leer, que los católicos no las podían leer.
cómo pudo triunfar la reforma protestante Ahora, al divulgarse que van a ser publica­
en Inglaterra. Unas vacaciones, completa­ das las de Baroja, Signo , el gran semanario
mente limpia. Maliana es hoy ( Barcelona, católico, se pone en guardia y, como adver ­
1942). Aunque Ja forma es correcta, la socie­ tencia seria para los despreocupados, y para
dad que se describe es tan libre y corrompida los que sólo ven gloria donde también apesta
que la obra entra en la categoría de las el cieno, con el título: «¡Ya hizo harto daño!*,
rechazable*. Datos bi obibliográficos. S 160, publica lo siguiente:
BARRER, C. HE DLE Y.—La casa del es­ Se anuncia la edición de las obras com­
panto ( Barcebna, 1946). Para jóvenes con pletas de Pío Baroja. Con este motivo, lim­
criterio. pias resmas de papel van a ser embadurna­
. ? ^ RL5 rTA- LEONIDAS.—El barco en U das con frases como éstas:
botella (Bueno» Air»,», J94r>). Narración*#. «No debe rebajarse al gran Nietzsche
K-tampa* del mar. Un suicidio que no ae comparándolo con Buda o con Cristo, por-
censura, algún detalle picaresco y relato#
™ 'Peticiono* y romántico#, requieren J ue estos miserables produjeron la calda
el mundo.»
ií»£ í£ l0 d 'ector- fíD V 12S- «Indudablemente, Espafia» es el país más
BARMIKE, ALEXANDER.--Soy un SU- imbécil del orbe.» (Camino de perfección,
> / J rtjgiinen mv\í - pág. 222.)
¡Z L 'íífl' '$;■ p“ ‘ «• n — «El Hagrado Corazón de Jesús es un sím*
bolo de brutalidad nacional.» (Camino
BOTdM^En^00^ 'E n c r ib e cuento# y perfección, pág. 70.) _ ,
“ oral fiíionaH00 * n0Ve,a ‘ «fresante y «Cristo es un miserable que produjo *a
Ha- u 2 Z % f ! 5 ? ’ ?UW,to“ Partt >* decadencia de la Humanidad.» (Camino
BAROJA (Ia b »*¿ u* *montana- bu*na*. perfección, pág. 77.) ,
«En general, los personajes bíblicos w *
parecen unos perfectos miserables,» (Hora*
“ m rÓ m ' * ° S **“ • u , ‘ ’ ■ 2 *<- solitarias.) „
«El libro de los Ejerotatof» do 8 an IgWk
» !• « , „ „ l n u d T iS <*>, es Ja producción de un pobré fanawof
ignorante y supersticioso. Así no se podJ»n
, , nfir «ino ideas mezquina», baja», ideas obtuso © ignorante, y que dejarse llevar por
,enc¡ilamente católica*.* (Camino d« p«r>
tm instinto es más moral que contrariarlo,,,
,fecclón.) ^ los requetés
i Juliano, el apóstata, fué admirable,
del Tercio Lácar, que le detuvieron— porque
bueno— mató a su m adre— , generoso, v a ­
u íí * encuentro a reírse de ellos, como
liente, lleno de virtudes; pero los cristianos había calumniado a sus padres y abuelos— ,
necesitaban calumniarle, y 1© calumniaron.»
le hubiesen atendido y se hubieran dejado
(César, o nada.) llevar por ©1 instinto... Pero sus instintos,
«¡Fuera escrúpulos! La moral es una estu­ que él los había ofendido, fueron otros y le
pidez. Satisfacer un ansia, dejarse llevar por perdonaron para que se arrepintiese. A los
un instinto es más moral que contrariarlo.! pocos días se fué a Francia. Desde alU ios
(C am in o de perfección, págs. 138 y 158.) volvió a insultar ©n un artículo qu© lo re­
Después, el periódico agrega por su cuenta: produjo la Prensa roja, mientra* aquellos
*A estas blasfemias b© sumarán otras mu* requetés luchaban y morían para prepararle
chas, concebidas ©n el fondo oscuro de un una España en paz, a la que pudiese volver
corazón viejo, insatisfecho y cargado, que cuando quisiera para publicar sus obras y
va hizo harto daño a pasadas generaciones, recopilar sus blasfemias, sus ofensas y sus
/ no tiene derecho a manchar el alma de insultos. 8 AB.>
una generación heroica que se esfuerza por Novelas: £1 Mayorazgo de Labras. En ella
seguir en el camino de la virtud. En servir encontramos razón de sobra para los lindo*
Dios y a la Patria, que tan malparados apelativos con que hemos sustituido el suyo,
«juedan en la despreciable prosa del barbudo impropio, de Pío. Aquí, él, lo mira todo con
impío». los anteojos d© su impiedad y clerofobia.
Todo este florilegio, qu© podía ser aumen­ Camino ée perfección (pasión mística), muy
tado considerablemente con frases barojianas mala. Prohibida por el canon 1.399. Véase
( orno éstas: «Los escolapios tienen allí un H y D 117. Desde la última vuelta del ca­
colegio y contribuyen con su educación a mino (M adrid, 1944). Interesante por bu
embrutecer lentamente ©1 pueblo*. «El Car­ ambiente literario, pero desagradable por la
denal Arzobispo de Toledo era un majadero». aspereza de su forma. Requiere sólida for­
«•Este Arzobispo sería capaz de hacer inde­ mación. La tacha por la vida. Novela folleti­
pendiente de Roma la Iglesia española y nesca completamente rechazable. El man
erigirse en Papa». «Si el cura ha faltado, lo Los pilotos de altura. Peligrosa por las esce­
procesan y lo llevan a presidio». «Los curas nas sensuales y los ataques a la Religión que
•íe Toledo, la mayoría de ellos, con sus en ella s© encuentran. La casa de Alzgerrl
iarralarías, pasan la vida desde la iglesia (M adrid, 1943). Quizá la más inofensiva de
;d café... y, para apaciguar a Dios, unos las novelas de este autor; no obstante, tiene
cuantos canónigos cantando a voz en grito escenas sensuales y algún detalle irrespetuoso
( ¡i el coro, mientras hacía la digestión de la para eon la Religión. Lectores formados.
fornida abundante, servida por alguna buena B D V -S 27. El escritor según él y según sus
glabra». «— Me tiene usted que confesar, escritos ( Madrid , 1944). Sólo para personas
(^>n Manuel— dijo la patrona. — No— contes- formadas. 8 125. El caballero de Ertalz (M a
<*J cura—. No tengo ganas de mancharme drid , 1943). Indiferente y fría. 8 88. La tierra
alma». «El otro cura era distinto, era vasoa. Indiferente; para personas mayo­
,ifi volteriano. La idea del arte había susti- res. E 163. El árbol de la deuda. Inmoral,
J'ido en ól toda idea religiosa». Y así mil d© malas ideas» desesperante, y ei remedio
‘Unen más. Todo este florilegio lo puede es el suicidio. El gran torbellino del mundo.
1('Jocar el editor en la entrada de las obras En esta novela parece como aue se amista
con el catolicismo y recoge vela, pero en e)
fondo es el mismo. César, o nada. Muy mala,
impía. Memorias de un hombre de aceite:
( i urque Baroja, al amparo de una liber- Los recursos de la audacia. Impía, anticató­
<ii\i^,le *(.5 P<irfuitía decir «todo ©so» que lica. La dudad de la niebla. Insustancial,
malas ideas. El laberinto de las sirenas
Por .. ^J^do, y lo que no puede copiarse
(B u * m * A ire s, 1946). Novela repleta de
t.íKl í0^u^,,an^° y asqueroso, se ha desaho- personajes de varias nacionalidades, que por
( ^ J» <;Oimtunteniente en sus libros, como ©xtraño azar vienen a coincidir en una
(j (|uiera otro ejemplar se puede desahogar
población de Calabria, y;<ie episodio» com­
(l,í ínañora. La cosa era soltar basura binados con poca naturalidad, sin que, por
,s,||*. * * «e calificaba de obra admirable* el relato pueda c a c a r s e de
i !lHura 0 insultar a los que no le fantástico. Se encuentra en la novela alguna
1(, roujP°r la Porque Baroja aue otra frase desenfadóla, juicios imape-
MniunM ,,r ^U(3 *ttH ^eas católicas son mea- la narración del argumento de un
Uu vali^ >ajuK; (l uc Juliano, el apóstata, fuá 3 o indecente y la de amoríos ilícitos.
i,,H l>ür4ue rni*k& a su madre; que p«£roeat p a » llo r e s mayorm j formados.
‘*tíraWüu?,U^bl4 MWicos le parecen unos mi- B V V 134.
» (ll>s San Ignacio fué un vasco
8APOJA «»*1 ten'utlio. Kt> han reunido Pon1,lfl4HM* fto mofftlmwiio nimMUlrt* p»TM «)
„„ tm t» t iU ih iim ii «|no *'»* « n » j » i » i " W iiJ I,» tmnn a«t (1<* 1* Iglwdlu,
m ., * r t H . i . o J illH W » « w » «*** * * «»• BANQUKT, N iC O U ». Oln«u«n(s t m .
HMfMtA «M nnvHUI» *m«>. Ahr« I» Hnrt« tnanina 4« 6p«rM famoM* f fltm»Utntt, W U).
.MI rnit*'»!»*' HiMY» «lo Orbita y UahhHu fl r«ino « p i l t r o »ln Ia filifü m> iuAÍbymi ion nr*
lu tiM llf W # « W » t W « « * « * » « * 1l»l tfiittiwiíi»* »•«> L « vid* bwv* y El «mor brujo,
» . ! * * * < n »lim ilH f| 0 ' I ” "W W Ít, AJIA M » «l« fM-Ilf». <Ju«UrA y (trlfliiUfA » un
K lilo *>• IW »I « iih * M v o <1o (a p u l i l l i '» - JiilW'otin do algún moflo ittif t)l gAtmo.
.- ló ii ili> IM .» im r «* lrt f i o y. I * '» 1 N JOU.
♦‘mmmiImjííí <>, W1 í n « 'r lm » a o o n t l h i i M ó n h a * B A m i, n o s s n T O . Kl r«ioj d« «r t M ,
ta i 5? w H l « p o t l o < l l « í i o o n mi #11 m a y o r IiuvkIh. ItiiKim n l(if^ro«ftiil.«.
p a r K ♦’! ú ltim o \U' lo * m a l o * , <1* 1 <oilomna O AnHACANO , LKÓN. Dfl Id**# y mttil-
M itam la, on Arrihti m M U 4 . (¿oa inlf'iitim tnmn A vwp» y «mmimlnR,
jtiiH o * im» « « «aló n ilH io t r o n o I H o ia r lo y , n lo» <|u*' piuin iimln cumt «I ttftt'o,
nn gw H v?*l> non la u d a t o r i o * . Hi un ofUM llor NovpI<im; Tr»lolon#i y Ls toril» mMíame
m» otjim un on o tro íio t n p o roí? fr a n iju o r ,a , L«n»ln Rim tli» «JomploA rnnltw * d«iMh(rn(wti<w,
MM-nfint a lio ra m iM lianU* un mva tu lp a ijim» E«p«flA rola, im Imntift, dlgnn (!« Im tti*yom«
fig u ra al pi«> <l«'l a r t lr u lo . C o n o o n t a u a * o t nli»liAfir.ni), ponnio prolonf n non todA Mi Altiin.
lo » r r lH i'o * p o r to n o o *n al r a t n n o co/ilm In f>» piilnliiii dn Ioh oAHiijnN, La wy
mIw»|ó^íi*4» <M o o v o li * t a y , t|uifc& p o r f*llo# <1* lot oorAMnM, l.HJnlilrin m rwoinftiiflAhlf'.
«ti toilo H lih to im» *f> o n r u o n t r a u n a * o l a 0ARHANTSS< VICKNTE. A in i(( i/« Im
l»aJ*tua <U' ^o?i*ura p ara. hm ío r o r o * a ta < ju o * IdnHA fttl/)ll<?A« lo ln «ti i m r o n m u y htmuoH
i|fv H u m ja a )a * «M w m 'ía * roltj¿io*a* <1* lo » vnrMm, (w r l h l í 'i f.Ainli¡oti n lu t i n M u o v o l M #n
M p a ñ o lt*. I w t o r o * fo r m a d o * y p o r n i o i l v o * un» ('«iwk'a mi <ju* tu» unii**b* a l u dar^ha*.
<1* ««indio l i l i V 12H. Véan** Lita *MaiTM>- BA R R ED A, OABÍNO. K*Mltor tnrfte*-
rlaa* amargadaa da &»ro)ft« » IOñ, y Kn »IO, Attf'lllllMlo («I pAtriAfOA <1a1 povítiriiimo
torno <i Baroja. Iti (II, 7/» 100i H 14, 1M>, ftii Mftllw».
IM*. BAHREIRO, ALEJANDR O , L » PUtS <1
BAROJA. RICARDO , La nao oapHana Ia Om» d» I» TrojrA ( Mmtrtd, 1947). AJfftflfl-
( Hnrrfiltmtt, J1t47) Novela. T rágica hUtoria •lor dn lim l,flinAH <ni<> IitIik Ia Ia K io to d « la
»ju* m tloMrrolla a J»oHo <fo un barro o*pa fdiwir'lillniíiia iKrvf'lli Iia trttKfldo Al AUtOf
fiol. #»n viwju a Filipina*, allá por r»l « M o iiiia *nrU< «ln ( «pH iil»;* <(iia PAÜflOA Aa tmitfa»
xvu, m ayor»* y form ado*. lif>H fiHM, «ugwi|.]ofi«i y fwimrdo**, f*nod« ponénw
■l%$. PMan jf u» van ( liarwh>M. IU41). No* «to ío(1m Iam triflinm. HUV ÍÜ9,
vf»la. I>a mayor parlo í|h muh p^rwona]r^ non B A R R E in o ORTIZ, J. VAd«m *í«m hl**
M ^ n iri^ m y «* « irava^anUvn o in in o r a ]^ M r lo o d «l P o n t lflo A d o flo m M o (M a tiH d ,
por lo #jiio U liw'íiim m nn *filn poll^rrma, lf/ 44). O ltrA dn n u io r Arff«itilrt(>, q u « *np©‘
fatnlñ^n pix'O a ^ r a ^ la M is M h /, itlM. nn un», tarnn dn pAfA offWWf
IM dnra4o, inooiiv^iiiuito; para prrftorio* m a ­ «II II» tufltl ll/ll o <'om il(«M ll« «1 dflUAffOll» hl**
yor^ Ii %7kt i/trlvo (1« moa iiiMl>mi«vtári «oto o « I J’ ApA^lO,
»AM >M OC C A S A P O n T IK R n A . Tlnlft* tiAf» iTHioliim oaf/illdon ilAnwinooWA y ton
blM . Iftii^na, ln<^>rMMtit,A paca Ia «ttiliu m onlveW A l.
BARON CASTRO. R O D O L rO , BARRES, MAURICIO, MAl» ft» Im i d * *
Himo | anit«ftpaftolMmo tu la Amérioa lila* , <*n Ia moni I. Km m m iiln iA y I# hAn llAinftflo
pana, j.Mfii i«mIo*¡ p ^ r o da A l varado ( Mn
•mH liti'i). |,ttra i^hIihí. H t4t. ftataoa(oi) da
iBaihiiiNv
fonorlla I(mi4n. H» partí l«lo»o Influjo t*
Huh idniM n« (lAn d* hofoto/inn, pIM*
"tb to n m bl*pam¿am#r1*af)o» ( Ma t*/fn fttrr uua pArt# A íaiimtIm t»n jmrf,l»tá*r
tiul. Uir,)' I.#v tur««. para poraonaa a pariir y n/iri('rHniiM)nl.« r«ll|(l(W<M, qll» w» h»»t*
«1 í r r u t^blMlAn 4• Kl iftlv*» tlnrolti dn Lonrdnti, mlnriitM qtt» por otto
«or. jr in(M£nt Im ((Imía •‘lMrainnii(/n hnpliM, ulnnilo volM*-
1 k * i,,K „ U ' y ( í1«,l rUfio. pAgniio, mo(I|aIIk(>a y awii aiiai'<|
nti ( tiwitfi ihi ñor liwlu» í|h« wl ho/titirn, «n
«K hnilHv ,m ''l"* u " il,n •"* <In i»l ilnunrrollo <|n huh MHurtfitM, |Miwl« IJ*<W
« un ««I aiIo 1,ii,| <)«> pnffiwui)onftnil*til.o. q®*
Z S S Z í 4......... '» • * « « * -
nl «4 minino IMoh ln pundM lf«pwn«f h«h
Im tá fíT n B .A , ' D ( > M R n o lm flM * TrA»A « unilroN pnlli/roHO* * I » «ahMíiaí!, R»*
vnlm mihIhh: Kl jArsin di 0 «rM l««l *• h0Üf!E I
«A M O J fc .2 i T ’j r 42 - V*** llbr«i Un voluptuon, y otfM. La w w »
■ »" i. ? * “ * “ “ 0" AH' A - u «**w . ImplriUlA, o lira n«l/fAflA. Miuvflt* 9 tufo*®®'
rAj Un j » r d l i * lobra » l Ortot*, v o lilp l u^w* /
» ¡ Í 2 ' Í Í Í Í ' . ? ™ U,*L »* »• « IahítivA¡ Kl m)it«rto m puna I»*#
'•*‘1 *|'i«ipor(vl HooMH n
mmiM culf'M
n mH;; I ah m éuunifow itr ipaf*
- - r r ^ ,.
K.<-Í,w i VT Mu» pMiriAMnMi IM Vl»f» * k*j>*rtij AI « 2
viflío d« Al«m*nl»i Lo> iMMrtUHiw
La» AmlmiAdM fran«MMi L «» d # # » r f « f ^ "
M h iH ir n u A N T ifitifi a h y h a la * h A n n tiA *
r , uftmiiml«nto «I MkUdfrj SI m m lg o de lA W X W r , t A l l l , Lm frrirjriflMW M -
, ' |AV««| finjo el ol* d* lo» M rtw rM , **««*<- tm á n fiM> «Mo fnformMtoa* W/»roI» M M e
VMfiK MM' «W>l«l»«¡ Kl OfMO O «I MffttO de fwrt* itiutn\nmtU\. UtmituiUf t*r*mttní¡ j
•r«iiedo. ',,,n L* n«t) lw«l ñ \nt*trm*t, V*r* i&ttmm mlt**.
olAdnd «• IM (KlMlM 6* IftVMtJf». U A W T O L i, DOMEN ¡ 0 0 . Vtetof M*>
nn Ion pM«M <>• LevenU»j LM 0»*gr*- Mm III f Har«ébma, Í(f49), pwtti
irnnlonM mlsktneMW, ao» (im *ío#iO tfe Jft p*f*oíia* mar/rr^* <on afifl#itfMi
Kl alm a frftnoM* y I» g u w rtf Lo* •A lltO U > M t V RELIMPIO, i . M ,
rpHKon Ktwrno» de rrunoU j Lm dlv«r«M f»ml* Mtiftflo médf<K^l#|al éi la f^aiMfi
,IM Mplrlliiitlft» de Franela} Gróntafc d t I» •fliW (MtukUl, 1940). Y,$v*\wt1#r obra, fa-
Ki«n gu*rr», w*n <1* I» ¿po«‘* «le |« primer» twfanta t
,(n< rrn mundial y pronU nn.rn, lo* fronoMee. B A B A M , M M É Q U * (». J ), V I4* é# OH-
flAnMKTí FRANK. NofftliM») f u Mfg fltro* ^ W tr , Obra alogiaM* #»r» la
mlind; Kl eeoreto del aantr»b*ndl»U, irurfut,. rjn^ aw r^laia mi *rif íoU ^ <l«rí*»ioia ^irprwi
«iV<H, «Wri la vMa (ln! f /affl^nal. Mfijr int#4.
FiARRIK» tllPt JAME*. Novalai The Hii|« r«**ftta para la jw^^vfif rol dft boy ofi^» Itanio
Mlnhlar. I’iomIo lo*'r*o, almona «I attint a* ow ^H a la* bijaríA* futrirá*. ^
pmf^í.iiNlo, y *o a Ja* wmUitnhtm 0AHCLOA RAMÍREZ, MARIANO*
WON'HfMl, P#t*f P*tt f Wtfldy Cutntot a ra fo m m ( / a r a p w , ¡ti40), K*^h
( Itnn't'lnnn, íth\4)> Libro Original <(iia pf*, «tiwilíia otrmton a)^; ma* 90#? H filfaU*)
urIil.il, 11 lo* pfM|IÍOnO*, í'OfllItJíWlOMpor IVffcw (íbMía baMirro, ya r|ria ^ tta ta (J* la dw ífip
r»m el niño (¡no oo ijulao (vrww, pa*aorio ijpo* y pueblo ara-
iimi ¿pora dn fio vkbt mi la i*la tía tNurwa gótica «mApw?a aa qaif rona^rraba, rnA* aí>#n*
Inm/iM* y viviendo no la raalldarfl, Mirto *tt* ínado rjtt* abora* an trMki^maJ rarAiflaf.
uenfm o imngihaHonn* (|tia lo* WtttvIarteO Kl a ii^ r da aaf.a* natrai^ortiw tinla a un ^ran
mi liéroo* <lo la* OiA* 0*tupmidfM» avantora* ^emo^trniarrt^o y amor da an iiw ra, aÍM m m
*nirn jmimIiir, piolo* roja*, *iraoa* y otro* lin a ria * baaiatft^ cultivada*, por lo qtMi al
nw nint.faMr.tfH, l’nm niño» da dooa uño» praaaflfca tolnuvim pnaiía proffom ion^
«n MilelnnU, Taoibino gimfcarA tt Jo» mayora*. dabja ^atrfftaolroi*f>t.o a io#lo*# pum partkm*
i/// /, Petar Pan y al aapHán Hook larmaot/a a totora* mayora*« afimotiado* a
i Hiunn* A í t v r ) . A daptarían por N. L O* rworflar co*a* rlal tíainpo paaa#)<i, *^<bra todo
Ae»fluido para niñón da *aj* a íitttfVn afto*, *1 tiarmn *abor tan ^paftoi como la* da «ato#
ílARRIKNTO*, L. DE. flfíuoóldón «• immtUm* Ut)V 124.
la iirónlna <1*1 haloonoro» Intirrmiinie pü-r» BAIILIO, «AN. Homilía a toa
<ni inliunl/i'M. ialnrt ai mado da «aaar provaatoo da la ma«
HAnniOtlfijRO Y HEHfiAN, 1... MtlMtr* raUtra p*g*tm> Tanteo irriago, i*m ia iradw
^nom a a la ífctn||d&<l (NQtftHrta. 19X7). i limo- rWti dfil r . Arturo MaHa (>ayflia, «L
'»»! en l.fiiloM Ion «enUdon. No rf«b# WtiO. 0AMANVILLE, 00MDMA DE, La no
marros, JUAN. Don Llndo< tCiploto val» La* do* familia*, *a puada lwn-; La rtfi-
i,,Hf*u»Mim]**,* pM^lortoMdo Ion rruitttflorwi tlfcl gaiMta da uaa muarié. puada parjadtaai* a
1 I * Hifwnrn* o inmoral**. Lftotaf* aUtntio*
iA SIET, «ANA WARE. U n »i»4e«dft
»»Amry# jo íc , Trlplé tmlolón (Humo* (1947), Une b«xle fmeirMtft por I» noeepert'
^ Novola f»olieliM<ft oooipIi^fwlA,! rUm ¡ít> U miVlA, qo« w» murrliA n w mtiti-
' *»fi ivwljlo r/i,pido y periodlwl ieO, glftt ftlrfwlmtot <!♦*, #n«'oittr»Mlo » eu rptft«*o qtte el novio
,,,‘ ^'«Umiuiío y ilf%l rwMitMHslmlunto *U> eún k» «tp^r*. Nov«k lttff*rn y t rtv«4e, reew-
l'íju, P«,ra pf^rnonnA irmyort*. ▼mi» per* Iwtorwi de bnen orit^rlo.
MArrrHA», 6-tt. Franoíioo dt KAtlma B A iT , LUW A. (rtftnió en I7»A). Autor
1046). Hubo figurar wi Mwlü de «Míentele f norela*. une «le lee ouelee. p w
■i»iolisra infanl il. Lo# tr#« ¡mtioroUloi 4# ¡ó tneiwie» «e de »»»!«• y pellgroeo.
l,r‘a. l>e<liefMlr» a |om itlflo» fmpftñoJ^ a iA « T S flH A , MAMÓN (IHHHI9IK)). l ’oe*fc
ji,,»eneMdn n, <*ono<‘^r la vbla loi itm ff**> reeflt», itmerto •ittiw'lrtn «leeirriioledei jr
(l¡n,llou vldonl^ i|^ Ih Virifno, Lm vin«*i«n premeture. t’w f », «ln «lnd». gr*n<K m iwwi
' ■oiHl.rimol I,im|,o non apropiada* «4 nt(r»A(», t»o bien como«'I«Io. pere«ine4ldiMl e*«
, ' ,,f} »»inoM. Un juno inio ban (le naborí tfw vdlntftti Tlww ciIIiIimI «le Miwihw eoli>
uríft y no b* t*»Wo *|m»«m l«flu<»nel* ni
l,T r hh- *,m piMjnufto». •uofíikín, He tUntín*"* pw *« »»"*•* P*»
(| ' y n ^L fC M Y t JUAN JA COBO. VUJ# fee^mAHtlAftto «'onetente, en lo que inueetw
<l( . ^oar^ipi a oroota. Iliwlorla y wmfcunibw*
v ,| J l’r,,'«o« aiiMgiion. «huita la* an^MÍoiM eu v e r d í n » ?*** «
P lin to . Para i»«r*ona* ma* otprw » *»!> *M« l'Hlo «m»«* M«* P«»* w J«T^
ni orfebre uuemwidwn* ** I* ll*8W n» Ia
<tol»w*4e p»rf«^*»**- I rte((ttlt»r y duro
l* vlds Ardiente de m 1» í“ r«.m, llw v de dea telina
,0 |r,n u »I.U hiMiInneo* y f»ldit« Inorelblee, hMt«rrA
,"i l"»i muy atajóla (le l* n»°‘ (w |nwlft »n +titnr<mt y
u IM'Imiiiix,** innvóro».
ritud El libro dul critica» OuilJormo D ía *. BATTANCHON. No volas para adultos i
W aia, L » poM i» y •! p«n»*m l#nto <U R am ón El alma de Rolando; Lejos del nido» y Bl
4* BMMrra. pu«»io dar Itu n u fic w n t e y tío Tlm.
M w t m li a qiiú’n entrar « h (ti nitudío BATTIFOL, PIERRE.— L'EuohariStie, ln
de « d a figura »íii(íi)l«-r. F.ra aran a m ad o r do présenoe réeile et la tranesubstantlatlon. En
FhdhA» a li* qu0 cantó <*oti t'iifcUHMMuni» y & ol índice do libros prohibidos.
I» qu«> dWini.'»mi «u «*"■» L “ ubr®* lu m ln o iM BATY, GASTÓN.-Dulolnea, peligrosa para
majriiilralnienifl wi v<*rmm (li«tio* por ni nulo» toda daso do pernonan.
de un di'twiido «wtudio: .bebiendo «n mi BAU DELA IR E , CARLOS (182L1B67).—
interior, contra mii«iiík<w viento*.- la llam a Poeta muy nocivo, autor doi tan pernieioso
<iti< (>» mi mu lo íi«’ prendida por R o m a ,-- y malvado libro Las flores del mal (186 7),
y t>n olí», dando al « i r « do Ia P atria hu aro- Cuentón: Hun Pequofios poemas, on prosa,
iUa, o v < jt»« d « liolocaunto, quem o mis pen« pueden pasar por cuentón. Pretendo quo *ti
^amiento#!. obra on una reproducción do las costumbres
BAST1DÉ, J U A N F R A N C IS C O (1724- y nupernticiouoH do la Edad Media. Allá van
179 *), Amigo do un cuentista muy donho- suoñon, ponadillaH, alucinaciones, paradojas.
ntHUto, autor do cierta novola* entro otras, Kn tan extremado quo da on el paroxismo.
do asunto deshonesto. Por otra [tarto, oh cié HunpornticionoM lan había ontoncos y las hay
uua superficialidad lamentable. ahora; poro la Kdad Media no era todo
BAST1EN, IS A B E L . Son novelan para Hupomtioión, y no nahomon, ni podemos
(mlo«: Ahijada de duquesa; E l menestral; domontrar, quo no aventaje la nuestra a la
v para adultos: De las minas de carbón a edad aouolla on superstición y atrocidades
ias minas de oro; Los prometidos de Asoona; coinotidan. De Ion tales poemas o cuentón,
¡taque!, hija de Slón, y Sangre lorena. El mal vidriero y La moneda falsa, revelan
BAST1EN, R E N É . ^on n o v e la para to- on al autor una perversidad profunda. Bon
dos: Balouf escucha a la puerta; B lu ff a la cincuenta piozan entre todas. «Hu forma— dice
moda; El pato de los nabos; E l golpe del loco; un critico digno do crédito en este punto— es
Los dos caminos; E l dia de gloria; Los magos aplicable a lan melancolías caprichosas, al
azules; Nuestros diputados en pantuflas; ffl voleen alucinado do Ion neuróticos con feli­
pacto; Los rateros del secretarlo; El primer cidad». También no le menciona en las obra*
milagro, y Zaragoza. do Champíleury (Julio Kleury). Cfr. en 8 47,
BASURTO, F E R N A N DO. A ratonó* dol la contrarréplica a un vergonzoso artículo
**iglo xvi. Don Florlndo (1630). N o v ela do do Ointóhal do Oantro en A B 0 > alabando
caballería, peligrosa para la cantidad. a lUtudelairo «monárcj'iico, religioso y famé­
BATES, H. E. Sólo los ángeles tienen alas lico* (25 do noviembre de 1942)«
(bareelona, 194(1), inconveniente; p ara p er­ BAUM, FRANK. E1 mago de Oz ( Bar-
notiun mayores. E 2 0 H. cfiUyna, 1944). Vornión española deMalíorquí
B A T IL L IA T , M A R C E L O . Malo en ideas Figuorola. Cuento americano de ífran ima­
? ni moral. ginación con interesantes aventuran fantás­
BATLLE, CARLOS D E . Discípulo y am i- tica*. Aceptable para nifios do nueve a doos
de Juan Valera, A u n qu e no mantenga on años.
cierto» limitan, poeo gan a la moral y la BAUM, VICKL ~ Escritora alemana.
piedad non mu modo do escribir. H a escrito Shangal Hotel ( K utnoi A ires, 1946). Obra
de hn‘45H y eolores, de lucos y nombran, do poniminta y doprimento, en cuyos persona-
quereres y podaren, y en novela» evortas de ion no encarnan tipos viciosos y sexualas;
nostalgia*. Novelas: Fray Gabriel. He publicó hay doncripeionoH de mal gusto; toda ella
,,n No VM buena, Oye el protagonista la desagradable, pues sólo se haee resaltar la
«^iifesion de ku antigua amanto, nin conocerle maldad y la dongracia. Peligrosa. 8 t i f»
«'Ua; Micha, ora, venee. Donde ko desacredita Un alto en el baila. Bien eserita y admi­
por eomplHo de moral el señor iJatlle m on rablemente producida, tiene poca impor­
hu tnuiu ^i/)n de Tríptico de novelan do L o- tancia literaria por la nimiedad dol asun­
Fr l,n,y !■"'vocativo y deshonesto. to. Para todon. Sentencia seoreta ( Buen^f
c u tü F Y r? i M ,0 U E L (S. J.). Francisco A ire 9t 1946), Kl protagonista cornete .«»
J U T lt Ju4z>' apologista y e rí' crimen político quo luego expía con su vuta
lta ií*™ !n i * * y •* neoscolastlclsmo ejemplar. Jlay varias escenas sensuales y
italiano ( HarnLrnn, 194.% 1044). Kstudio de oineunjonon peligrosas en materia religiosa
<*eepcionaJ interés para la historia do ion y moral. No on rooomendable* Bl baroo y
playa ( ÜwroeUma, 1942). Be desarrolla •*»
U t a a y, en particular, de la cultura filosó las inlas holandontu» v al margen de too
íJ,a duran!* el siglo x v ;„ . U y „ ¿,7* WÓ'
principio moral y religioso. EJ Mvor° | * tt,
B A T U M » MONTUFAR, JOSft ( I Nfto. conceptúa corno solución bienhechora.
1X44).
m *»U Tradición** <.« chuzanlo. Vidas sin misterio (B u e n o»
¡ r x r , ' r * « « “ « - i »•■ >■“ 194ñ), Ambiente de Hollywood, oon. w
desequilibrios morbosos y au inmotaM^®*
Hecha»able. La aguja foja ( Muenot *
l )0* novelas aortas, En la primera f rvzt y «1 dólar. Propaganda protestante on
H0 narran uno» amores ilegítimos. En Ja mo-
la Amanea KMj>afio)R (Mculrid, 1030). fia
blinda: Hambre, ol pTocoso psicológico de una Dio* y oontra Dio* (Maiirid, 1936); & p » A *
Holtorona #j e nl oque c e (lo hambre. Entilo •n India» ( Madrid, I t i H ); ¿Qué paa» *0
noriHiJitl y morboso. P o lv o sa s para la gene­ Etpafta? A Um ca/óitr-o» <]«! mundo ( Sala-
ralidad do Jos lectores. El eterno cauce. Vida numoa, 1937). Magallanes; Santa Tereea de
,uarosa do una cantante, do «scasa persona­ J**Q*; Vasco Núftez de Balboa; Alon*o do
lidad. Libertados, descritas además con sen- OJeda; Hernando de Soto; Pedro MenAndez
Hualidad; conceptos paganos dol deber y dol de AvíM». p«oo LuU (Madrid, 1042). B io­
matrimonio entro otros muchos. El estilo e* grafía do Paco Luíh I’ároz do Míravote,
Agil .y la ^raiuii movida y presentada con joven estudiante a fin a d o por I oh rojos.
rierta originalidad. Es obra rechazable. Al exhumar el cadáver, se encontró íneo*
jiD V 127. Hotel Berlín 1943, peligrosa; El iTüpto y manando sangre de una herida.
bosque que llora, epopeya do) gaueno, y Lo Para todo*. Don Claudio López Bru. Kl
quo los hombres nunca saben, malas. Tenía segundo Marqués de CumilUui fu4 tin modelo
quo suceder ( ttaredona, 1948). La acción de católicos* De mu vida y de »u actuación
ho desarrolla orí una ciudad universitaria social y religiosa da d autor abundantes
alemana }y Ja protagonista oh una «sí adianto noticias en enta interesante obra. L^ctored
do Química entregada a amores culpables. iuHtruídos. El Padre Tlburclo Arnálz, S. J.
Kh obra inmoral de fondo y forma, contán­ (Jiurqon, J9Z9). í'a«tellano de nac&mierito,
dose ont.ro sus escenas más peligrosas la do ejerció este fervoroso jesuíta sn apostolado
la lonta y minuciosa preparación del suici­ por tierras de Andalucía. Murió en olor de
dio, descrita con morboso realismo y sen­ santidad en Málaga en 1926. I¿octores pia-
sualidad. Completamente rechazable. B I)V do«oii. La expansión misional de Espafta
I3X. Oran Hotel ( liucnon Aíren). Más que (Barcelona, 1036). Reaurne el autor eu do­
hotel ch un cubil dondose busca ansiosamente cumentada historia afirmando «que la mi­
el plaeor. Novela inmoral quo no debe leerse. tad dol mundo en cristiano porque Espa&a
BAUM ANN, E. Sun novelas deben ser le llevó el uombre y la fe efe Cristo». Lec­
leídas con cuidado por alguuas descripcio­ tores instruidos. Un siglo de cristft»&dad m
nes abHoJutamente sensuales e impropias el Japón. Libro misional sumamente docu­
de un católico. La Inmolada; La fosa de los mentado. Santa Maria en Indias. \a devo­
leones; Tros ciudades santas; El bautismo ds ción a Nuestra Señora de lo* descubridores,
Paulina; Ardel; La paz del séptimo dia; El conqaisladores y pobladores de Amérioa.
hierro sobre el yunque; Job el predestinado; JE1 dorado fantasma (M adrid, 1943). Libro
Lu unción en las manos; El anillo de oro delícioHo por el que corre un aliento pode*
en los grandes místicos; San Pablo; Ml her­ roso de epopeya,
mano oí dominico. Abel y Caín, buena; BAYLE, H. C. La reina de espadas
María Antonleta y Fersen, puede leerse con (Barcelona, 1946). Novela no apropiada
«■•miado; El Monte San Miguel, magnífica para jóveues. 8 206.
<*voeaeión. BAYLE, MARCO A. — (1877). Bneno.
BAUM GARDT, R U D O L F .C a r lo s XII BAYLE, PIERRE. —Todas sus obras es*
do Suocla. Para lectores con formación reli- tán en el lrulict de libros prohibidos.
K,(,Ka. Las alusiones al clero en general BAYLtN SOLANAS, CARLOS E.— Tra­
d'-MpectivoH y mayormente incisivas Jas que gedia sin nombre ( Madrid . 1940). Novela
K() n lioren a la iglesia Católica. policiaca para todos.
&AUNARD, MGR. — Escritor fraucés. BAYO. CIRO.—Los Césares de Patagonla.
^ general de Sonls» útil e interesante; La Leyenda acerca del Nuevo Mundo, liatón
r« V sus victorias, b io g ra fía de seis conversos y Se alaba esta obra* y la Colomblada, del
/VvV e^; El evangelio del pobre ( IJarwhm, mismo Bayo, como obraa de gran mérito
Literario v decante literatura, en las cualee
A// la* personas piadosas. celebra el jn>eta eu riauísimo castellano Ua
n ‘1
tf 'v ,KnÁ, P IL A R DE (Princesa), y haroiea* hazañas de la Colonia. Lazarillo
espaAol (H u m o * Air**, 1945). Novola par»
d>.n.^OND CHAPM AN HUSTOS (Com*n- lwtow* mayore» y íonnado*. H D V l l i .
lti„ A1ton»o X III ( Jiarcelona, I M S )- BAZANCOURT, CÉSAR, BARON DE
alía diHeretameute escrita, en que se (1810-1800).- Literato, autor de vari*» no-
turi' 1,1 *llH '’0l'0,ii<>tilun palatina», lo* ucon- vulaA oomo Nobleza obliga, «n ou» »o ooni-
ton ,w Político», y otro* rwuordo» » « «latí© on reproducir la* owtumbrw anato-
fin 'V a *a *|K,,,a 'I*'' r°y intpañol liaata <>1 orÁtican. variar comisión»» iui-
. mu mina,!,,. Puodo poiiorno m toda* íwrtaotc o» Crimea y otra* partea y 1«
*w v ?*• Uiwron ro»t«ri» para oaonbir dívereaa obraa,
Mmin» S 0 F lA (Coury de Oh»mpfrand. oomo la do la campaña de Italu*
M„V ! ' “*?• 1773-1800. Kl novicio (1829). BAZAR....Hormona revwta dadtcad» »
Ha v. ,KUI,a* «Uvomlil ilirada, ignorante. liti nouuoAM lectora» ««pañolae, pwfecta-
U »Ua „ C0NSTANT1N0 (8. MM* ¿enío orientad» an *u noble y digu» «api-
y &>>pafta (S a n Sebaitidn,
ración de educar divirtiendo. Sus cuentos cualquiera puede despertar y educar hábil-
están matizados de la más exquisita, y bella mente su pobre y débil memoria hasta
voesáa, ingenuidad y delicadeza; también hacerle apoderarse y evocar narraciones
comprende historietas, aventuras, paginas largas y discursos enteros.
encantadoras, de teatro, asuntos históricos, BA ZZO N I, JU AN B.— Autor del Castillo
bio<n-afías hispánicas, muy del momento y de Trezo, de Los Gü elfos de Alemania, de
del° espíritu del Imperio. Lo publica la la Bella celeste de los Spadarl y de otras
Sección Femenina de Falange Española. novelas históricas, en alguna de las cuales
BAZIN, RENÉ. — Profesor católico de juzga de los hombres de la Edad Media
Derecho. Ha escrito de Italia, España, al sabor de cierto escritor impío y aborre-
Oriente, por donde ha viajado, y novelas cedor de lo mejor de aquellas edades. Es
notables por 6U catolicismo y literatura. Bazzoni un ardiente romántico.
Su realismo es bueno, ideal, que da aliento BEACH R E X .— La barrera ( Barcelona,
y mueve a la virtud. Siente mucho pero no 1944), moralmente no ofrece reparo. El
es sentimental, y de su pluma brota la más camino de hierro (Barcelona, 1945), ciertos
sana y oxigenante poesía. Novelas: La rasgos inexcusables moralmente.
vuelta. En pocas páginas nos refiere la BE AL, G ABRIEL. —Autor de las sin pe­
vuelta de un hijo a la casa de su padre. ligro y tiernas novelas: La Abadía e Historia
Es positivamente cristiana. ¡Una mancha intima.
de tintal; El ánade azul ( Barcelona , 191S ); BEARBOHM, M A X . — Zubika Dobron.
La alquería de Cham-Dolent, buenas e inte­ Inconveniente; para personas mayores.
resantes. Memorias de una solterona. Con­ BEAU C LEK , ILD E N .— El pabellón de laca
movedora. Deducida de la miseria real de verde (Barcelona, 1945). Novela peligrosa
los obreros. Curiosos apuntes. Buena. La para los muy jóvenes, que son los únicos
barrera, buena. La aislada. Persecución reli­ que soportarían su lectura.
giosa. Buena. Mi tía Girón, buena. Amores BEAUFRETON, M.— La mujer en el ho­
honestos, cristiandad. Les Ndellet; La Terre gar. Su educación social. Buena.
qui meurt; Les Oberlé, muy buenas e inte­ BEAU H ARN AIS, HORTENSIA.— Memo­
resantes. Tierra y Patria. Escrito para servir rias de la reina Hortensia ( Barcelo'iia, 1943).
de lectura en las escuelas francesas; con­ No son para jóvenes.
tiene hermosas ideas propias para despertar BEAUM E, JORGE.— No bueno, aunque
en los niños el amor a la Patria y al campo. tiene varias obras pasaderas, entre otras
Para todos. Magníficat ( Buenos A ire s , 1943). muy deshonestas. Novelas: El pecado, peli­
Bien descritas las luchas del protagonista grosa; Los dos rivales, se puede leer; Lirette;
para arrancar de su corazón el amor que Cínicos; Los amorosos; El señor diputado;
siente hacia su prima y 6eguir la vocación Fina; Los amantes torpes; Demasiado ama­
sacerdotal. Podrá hacer bien a todos, espe­ da, no se pueden leer con buena conciencia;
cialmente a jóvenes. Llama que prende. Las vendimias; Los jardines; Una raza, son
Luchas sociales en pueblecito francés. Pro­ cuadros hermosos afeados con escenas in­
fundo sentido religioso, patriótico y moral. morales. Las personas mayores, sin reco­
Para todos. La boda de la mecanógrafa mendarlas, pueden leer: Las dos mujeres
(Barcelona, 1942). Un teniente, dispuesto de Maldinath; La felicidad de Simona; Lá
hasta a abandonar su carrera para casarse cigarra y la hormiga; La tuerta; Canastilla
con uní pven de origen ilegítimo, ve col­ de oro; Cipriano Garisal laureado por el
mada su felicidad cuando el coronel, com­ Conservatorio; En el país dle las cigarras;
padecido, adopta y dota a su novia. Para Los Quisserá. Para todos: Días de gloria;
todos. B D V -¿J 27. Corentina. Novela de El maestro de la escuela; borrasca;
costumbres. Para lectores que gusten a-r Princesa; La señorita Cecilia; Rosalía y yo.
obras serias y bien escritas. Carlos de Fou-* BEAUM ONT, CONDESA A N D R É E DE.
cauld (Madrid, 1926). Interesante y dra La novela Una historia de circo, se puede leer.
manca vida de este personaje, bellamente BEAUM ONT DE L A BONNIERE, GUS­
descrita. M L l, 691. De « t a obra hay otra TAVO (1802-1866).—Publicista y político.
edición que lleva por titulo El Padre Fou- Comisionado con Tocqueville a los Estados
Unidos, escribió con él algunas obras, entre
BAZTÁN, CESAREO (S. J .).__Ensav) ellas la siguiente: Novela: María o la escl**
E S 00! ? 6 Mn,emot®cnia racional. En ua vitud en los Estados Unidos. Es de costuin*
a íS ? r‘t i, ’n<,lenBad0 "R o s a m e n te el bres americanas, en qüe pinta, sobre todo,
Í L 7 I * 4»***» Para con el antagonismo entre bíancos y negros.
í ÍT coger, conservar y emitir d a t o * Hay amores deshonestos. Respira mucha
históricos y geográficos, lo mismo que ideas simpatía por los oprimidos, lo
y cocimientos abstrusos. En adelante v a en otra obra que escribió en Irlanda. Ci©1* _
no h*ra patrimonio de los qufgozan de impío dice quo están las tales obras lien
iutru“ S d - piodT
begundad a y en
y fiJeza ’ el Ue«y" en
M halgunas a de ideas liberales y de conmiseración.
mucha# «encm. Con « U mnemotLYa BEAUMONT, M AU R IC IO L E — Bajo
nombre se oculta una novelista buena,
pone mucho empeño en no escandalizar y grafía de la autora que fué detenida en la
en fomentar la vida cristiana de familia.
Rusia bolchevique por supuestos delitos
N o v e la s buenas: José María; Sola; Sin ho-
políticos y encarcelada, más tarde, en un
<rar; Sin corazón, y otras.
cajnpo de concentración. Describe sus tor­
BEAUM ONT, MME. LE PRINCE DE
turas, sus dolores y penalidades. En medio
ROUAN (1711-1780).— Célebre en Inglate­ dd brutal trato, el sentimiento religioso
rra en la educación de señoritas, y, ha­ sostiene, como fuente de vida, a la prota­
biendo venido a Francia, trabajó por el gonista. Por eso la obra, aunque triste, no
bien de muchos, especialmente en Saboya. es demasiado deprimente, resultando inte­
Publicó sus obras en setenta tomos. Alma­ resante y amena. Para personas formadas.
cén de los niños. Edición Garnier, 1896. B D V 133.
Con muchas ilustraciones, de las cuales al­ BEAUVOIR, ROGER DE (Eduardo Ro-
gunas son poco edificantes por los escotes. ger de Bully), 1809-1866.—Malo. Ardiente
Son veintinueve diálogos, y multitud de romántico en poesias, comedias y novelaa
historias, fábulas y estudios geográficos. de folletín. Inmoral. Novelas: La Lescom-
Las historias, por regla general, de la Sa­ bat, peligrosa, de muy malos ejemplos. Del
grada Escritura. Entre los cuentos, después género judicial y más todavía del psicoló­
de la Historia Sagrada, se lee el tan bonito gico, análisis de pasiones. Ella es tipo aca­
sobre el pecado de Adán y Eva, sólo que bado de bajeza y maldad, llegando hasta
éste no es cuento, como todos saben, sino matar a su marido por el amante. Ha es­
divina historia. L a bella y la fiera. De crito otras muchas, también peligrosas y
moral natural. En una palabra, todas sus malas. El estudiante de Cluny. Su fondo es
tendencias son morales, y muchas, además, el de la Torre de Nesle, de Dumas. Muy
expresamente católicas y piadosas. Entre deshonesta y de asesinatos. Orgías fantás­
ellas, fuera de las de>la Sagrada Escritura, ticas. Hay, entre otras maldades, toda clase
merecen citarse las creí rey Camilo y la de de juramentos. La vie, les aventures, le
Mahoma, a quien pone en evidencia. El bonheur et les infortunos du pelntre Ragotln.
principe querido; Los príncipes Fatal y Afor­ De más daño que provecho; más inmoral
tunado. Varios otros de príncipes. Aurora que moral; aunque no haya grave peligro.
y Amada; Los tres deseos, y otros muchos Cosas de burla con poco chiste, de danza­
encaminados a moralizar. No todo en ellos doras y queridas. Les Cheveux du marquis.
alabaremos, aunque no pasa de ser más o Más bien es inmoral; hechos desedificantes;
menos impertinente lo que no nos agrada. mujeres víctimas del marqués. Le Moulin
Lo que dice de un pasaje de la historia de d’Arlequin, deshonesta, peligrosa. Neuí heu-
Jacob, en el prólogo* se le p u e d e disimular, res, no recomendable. Le tueur de rats.
aunque es contrario al pareoer de San Al asesinado echa a las ratas. Hay narra­
Agustín. ciones de iniquidades deshonestas, aunque
BE AU N ER , A . — Hay que leer a este sin peligro mayor. Nociva y de algún peligro.
autor con cuidado y algunas de sus obras David Diek, no es recomendable. Made-
rechazarlas de plano. He aquí algunas: Las moisselle de Choisy. Toda de enredos, de
locuras amorosas, peligrosa; Un alma de amores, varios ilegítimos, impuros, desho­
*nujer, poco casta; El cruel amor, detesta­ nestidades entre ¿jente alta, y de otros
ble; Susana y el placer, libertina; La Joven- escándalos en el siglo xvn. Inmoral, sen­
cita loca, cinismo atroz; El amor y el se­ sual, peligrosa. Le Chevalier de Charny.
creto, escabrosa; La asesinada, libertina; Amores impuros, gente deshonesta. Inmo­
Cuentos a Psyche, para adultos; La hija de ral, peligrosa; Le signe, inmoral, de amores
Polichinela, escabrosa; El hombre que perdió culpables e ilegítimos. Especies contra la
su Yo, para adultos; Los recuerdos de un Inquisición. Le cabaret des morts. Inmoral,
Pintor, regular; Los Dupont Le-terrier, pasa­ aunque los peligros no sean tan graves
dera; Picrates y Simón, un asesinato por Contra la Inquisición, a la cual no conoce
an^or; El rey Tobol, se puede leer. y contra el Duque de Alba, a quien pinta
muy falsamente, feroz. La verdadera his
.BE A U R E G A R D , JU AN DE.— Es el canó-
toria dice otra cosa, y los documentos iné
p ondamin 9 profesor do la Universidad
ditos demuestran sus grandes virtudes. La
^ olica ¿yon; viajó mucho y publicó laitiére de Trlanon, se puede leer. Llama
puchos libros, que son más bonitos e ins- inocente y generosa a la monarquía de
SflUt^*vos (l ue *as novelas; por ejemplo: El Luis XVI, y tra ta por toda la novelita de
a SePulcro; De París a Viena; Del Norte imitar amable a María Antonieta. Aunque
81 Mediodía de España. dice cosas fuertes y bien dichas contra la
B E AU R EPA IR E , L. D E.— Novela: Man- R evolución, le d e ja a uno dudoso de si era
guerrillero, se puede leer. «om uletam en te enemigo de ella, como tenía
D p o a A U R E P A I R E d e LOUVAGNY* CON- obligación de serlo. Un Pamphlet. Pasaje
— Novelas: El secreto de ¡a Loca; p ertu rb a d o r, y ella no es recomendable
a maldita, y otras. Se pueden leer, au n q u e tenga algún buen sentimiento. La
qu^ S0BR E> J U L IA DE.— La mujer M a lí aria. Inmoral, peligrosa. De gente dea-
n° Podía morir (Barcelona, 1947). Bio­
honesta, alguna mala doctrina en acción. riódico muy malo. Autor de las novelas:
Le peloton de FU. Pasaje perturbador, y la Historia de la M. Mlchel y de su gato (1843),
novela de inte daño que provecho. Henrl y de Genoveva de Brabante, partidario de
Lérac. De bueno y de malo. Bastante tole­ las malas doctrinas de Saint-Simon.
rable,* fuera de los amores ilegítimos, sui­ BEDOYA.—Historia del toreo y de las
cidio * y desafío. Al convertirse Lérac del principales ganaderías de Espafia ( M adrid ,
calvinismo, ol autor habla como católico y 1850). ParU aficionados.
contra los escépticos y en alabanza de la BEDOYA, JAVIER.—Siete años de lucha.
oración. Renato, el envenenador, está bien Una trayectoria política (Valladolid, 1939).
ajusticiado. Llama brutal a la mano de la BEE CHER-STOWE, HARRIETT (1812-
Revolución, destructora de obras antiguas. 1891).— Novelas: La cabaña del tío Tomás
Los personajes son históricos. (1852). Lo mejor que tiene está tomado
BECKER, W. A.—Novela: Gallus o esce­ de la doctrina cristiana. Va contra la escla­
nas de la vida romana. Trata en forma de vitud. En un mes se vendieron ciento cin­
novela* en parte, y con muchas notas, de cuenta mil ejemplares de esta novela; antea
la vida privada de los romanos en el siglo del 1855, más de trescientos mil, y al cabo
de Augusto, de las perpetuas saturnales a de un año, un millón. No es que literaria­
que, hasta las llamadas gentes serias de mente sea obra tan extraordinaria, sino
entre ello6, se entregaban; locuras no permi­ por el asunto que trata y por las circuns­
tidas en la capital, muchas deshonestidades. tancias en que la escribió. Es un ataque
BÉCQUER, GUSTAVO ADOLFO (1836- atrevido contra la ley sobre los esclavoeí
1870).—Si nos tocara hablar de sus Rimas, fugitivos en los Estados Unidos, que era
diríamos que las tiene poco cristianas; si bárbara. La perla de la Isla de Orr (1862).
de sus Cartas, no le perdonaríamos a una No es deshonesta. La desposada del minis­
alma tan poética el prosaísmo de un pá­ tro (1859). Amores. Su desenlace, seeun
rrafo en un coche al ver a un sacerdote. cierto crítico, es atrevido para un público
Leyendas ( Barcelona, 1945). En número de puritanos. Despoja la autora al ministro
de 20 han logrado muy justamente en esta de su aureola con crueldad femenina, en
edición los honores do una buena presen­ dos capítulos de mal gusto. La cabaña del
tación tipográfica. Estas narraciones, hijas tío Tom ( Barcelona: Ediciones Araluce, 1924;
de pretéritas generaciones, tratan asuntos Sopeña, 1940). Distintas versiones de esta
genuinamente españoles. Moralmente no obra, más reducidas y de inferior presen­
ofrecen reparos de consideración para la tación. Recomendables a los niños de nueve
generalidad de los lectores, si bien no pare­ a doce años.
cen convenientes para los muy jóvenes o BEERBOHM, MAX.—El hipócrita Santi­
impresionables. B D V 129. Leyendas: El ficado ( Madrid, 1942), indiferente. S 103.
Miserere, buena; Maese Pérez el organista, BEGUIRISTA IN, SANTOS.—Pasó haden-
buena; La Cruz del diablo; El Cristo de la do el bien (Pamplona, 1946). Biografía dé
calavera, se pueden leer, y también, aun­ Antonio Rivera ( Burgos, 1937). Para todos.
que de manera indiferente, La venta de los BEHN, APHARA (1648-1689).— Escribió
gatos; El rayo de luna; La ajorca de oro. dramas, poesías y novelas, .en las cuales
Las rimas y otras poesías ( Barcelona, 1941). está lejos de respetar siempre la decencia.
Las poesías de e.ste volumen son peligrosas BEHRLE.— Rey y reina, noyel a buena,
para las jovencitas. Consúltese Bécquer, BEJARANO, L.—Episodios de la guerra
1945. E del M 539. En general, pueden leer de África. Dañosa, no recomendable.
todas las obras de este autor los jóvenes, BELALCÁZAR ( Madrid, 1945). Biogra­
¿e acaban de publicar sus Obras completas. fía anónima. Uno de los grandes con­
BECHDOLT, JACK.-Dulcie y su bu- quistadores de Indias. Puede ponerse en
mto (Bueno* Aires, 1946). En estilo claro todas las manos.
y ameno, se cuentan episodios de la vida BELANGER, P. (S. J.).—Los Jesuítas y
de una niña Dibujo, muy lindos, en el los pobres, obra que ha sido puesta al día
^ * * * * * « llard»s, ton indumentaria con el libro Jesuítas y obreros, por A. Gar-
romántica. Recomendaba para niños de mendia de Otaola, S. J. ( B ilbao , 1948).
tres a s^s anos. Cr 7. BELDA, JOAQUIN.— Novelas: La farán­
pJ ^ ELi’ M' ~ De su estancia en Noruega, dula; La suegra de Tarqulno, y La Coquito*
Itortí ímí"0 Muy deshonestas, y la segunda anticlerical»
Norte, que caí1
u"* a 108«*ándalo
so gran 60 grad0*en
de Noru«-
‘atftud con prólogo de Juan Pérez Zúñiga, el chis-
ga. Rechazable. La Noruega amcrcsa neli tófilo sin gracia. Está este Belda on la
S T TFascismo
de trítono; V * "°n ei
*-3año
". VII S kUídíi-
v fí
erótica, del que es gerifalte eJ p o r n o g rá fic o
Felipe Trigo, con Alberto Insua, Pedro
na, «auras graciosas <ic Italia; Una Investlea- Mata, López de Haro, etQ. ,
BEDorLieliFaRR01’ i " dec0,0s:a 5- ^cliazable. BELIN DE LA LIBORLIERE.— Novela:
EMILIO GIGAULT DE La noche inglesa. Pone on ridículo a L ew »
buñ i i\ , fa y e t te fué acogida y a Radcliíe y a todas las novelas de
P°r loB hberales. Redactor de un pe­ tro», bandidos, monjas, nOgrps»
BELMONTE D ÍA Z , JOSÉ.— Leyendas de
safíos. Las fugitivas de Vlena; el prólogo
Avila, con prólogo de fray Justo Pérez de bastante malo y algo lúbrico. Las dos mo­
Urbel. Con pluma juvenil bañada en un
renas, especie de breve cuento, deshonesto.
intenso amor a España y a la fe, el autor
Ernesto Baroche, narración tolerable, pero
]ia realizado una obra que aunque no fuera
en ella se viene a aprobar el duelo. Adelina
inás que por au valor proselitista y divul­ Patti, no es grave, sino tolerable, pero mun­
gador tendría razones poderosas para jus­ dana. Anécdotas sobre la Academia fran­
tificar el laudo. Leyendas recogidas y ex­ cesa, bastante tolerable, o menos deletérea
plicadas con fervor, historia fabulosa unas con alabanzas de hombros malos. Incendio
veces, fábulas narradas otras, y siempre de_ Vlena, no grave, tolerable. El dia de
una encantadora sencillez. Fantasía, juego Año Nuevo, ni grave ni buena, tolerable.
de voces y una sutil atmósfera poética que, La boda ficticia, cuento no grave, pero
buena en sí, significa mucho más por lo tiene un parrafito peligroso. Duelos para
que de esperanza tiene este libro del gran reír, tolerable, no grave. Un manojo de
amador de España y de Avila. azucenas. Cuento de un desafío que no
BELOT, ADOLFO (1829-1892);— Dramá­ reprueba y en el que hay nna escena algo
tico, novelista. De malas ideas, inmoral. maliciosa, o más que algo. Sin esto es tole­
Calumnia de modo hipócrita y artero la rable. Las dos duquesas, narración no grave,
educación de los colegios de religiosas. No­ algo peligrosa. Después de ia carta, cuento
vela: La pecadora. Muy deshonesta, con inmoral, en el qne se enseña directa o indi­
algún otro crimen de enseñanza inmoral. rectamente el amor libre. La bodega, peli­
La cárcel de Clermont. Para los mayores groso, lúbrico, a lo menos en los versos.
podría pasar; para los no tales, aunque no La ruleta, cosas de Monte-Cario; malsano
describa deshonestidades, sale, sin embargo, y más o meaos peligroso. Los círculos
una con varias consecuencias de graves pe­ de París, ni bueno ni grave. Lelit, inmoral,
cados, además de la cuenta que se da de aunque no tanto como podría pensarse*
otros dos ejemplos semejantes y de alguna Además de éstas tiene otras novelas muy
escena algo voluptuosa. Flor de crimen. Es deshonestas. Un hombre en blanco, moral-
deshonesta en grado superlativo. La seño­ mente limpia. No es para chicos. S 106.
rita Giraud, mi mujer. El asunto es de lo Quinientas mujeres para un hombre (1943)y
más escabroso, aunque se propuso tratarlo dañosa. No debe leerse. E 193. .
de un modo que no era de esperar del BELTRAN, ANTONIO.— Valencia ( Bar­
indecente Belot. Mas, sin desaparecer el celona, 1946). Describe los edificios artís­
peligro por este lado, lo que hace a esta ticos más salientes de Valencia, Liria, Sa-
novela grandemente infame es el trabajo gunto, Gandía, Játiva, Algemesí, Torrente
y arte qne pone en desacreditar a los cole­ y Andilla. Completan la obra abundante
gios de enseñanza do religiosas ante los bibliografía, índices general y alfabético,
que no los conocen. El parricida}, Lubin y itinerarios y plano de la ciudad. Sin ningún
Dacalard. Forman una serie de aventuras reparo de orden moral, puede interesar &
criminales, de pasión, amores vivos con todos. M L 2 , 170.
manifestaciones exteriores, de las cuales BELZA, JUAN.— La soberanía nacional
alguna envuelve especial peligro. Dos sui­ o el último suspiro de un tronco, novela
cidios al mismo tiempo con influjo inmo­ muy mala, provocativa.
ral y circunstancias de pasión agravantes. BELL, AUBREY F. G.— Literatura cas­
I o Loca de amor. 2.° La culebra. Forman tellana ( Barcelona, 1947). El autor ha
una sola novela deshonesta. Una mujer de prescindido en su estudio de orden crono­
fuego y La boca de la señora X. Según el lógico y lo ha enfocado alrededor de las
^usmo Belot son de tal manera sensuales, cualidades más destacadas de la literatura
etcétera, que estremecen al lector.
castellaua: universalismo, carácter democrá­
Artículo 47; El testamento de César Glrodot tico, equilibrio y otras. Para estudiantes y
(drama); La sultana parisiense; El drama lectores instruidos. B D V 194. El Renaci­
miento en España ( Zaragoza, 1944). Para lec­
® la calle de la Paz; El rey de los griegos.
tores cultos y estudiantes que quieran ahon­
} 1C(i también Belot, juzgándose a sí mis- dar en el conocimiento de la Literatura e
ru0’ (luo eoa únicamente de pasión. No to­ Historia de la cultura española. M L 2, 577.
as bou novelas.
BELL, NEIL.— Una vida fulgurante. Si­
lu Secret° terrible. N o es gravemente des- tuaciones completamente falsas desde el
l)ero tiono tres pasajes en que pre- punto de vista moral. Inconveniente. Para
Kui ’a/lUa persona deshonesta con la consi- personas mayores. E 320.
otr materia de malos pensamientos, y BELL VEREEN.—El pantano de la muerte
V0iíáonaj° por el estilo, con la conso- (Barcetona, 1948). Novela tolerable para
Ua l(:,a del pecado o pecados que cometió,
lJuni 1°J:raR var^aa escorias, y una con esca­ m BEIJ^AIRSí GEORGE.— La muerte de
la / 0 balcón, que no enseñan castidad. una entrometida (Barcelona, 1945), Nada
(1u(an 1U)tar, sobre todo, la mala ensenanza Imj que señalar en el terreno moral. Novela
0 desprende en punto a suicidios y de­
superficial. Antes de morir. Novela pesada, de acaudalada familia, de ligereza en lige­
láncuida. que podrán leer las personas ma- reza llega hasta el empleo del veneno para
yores. M oralm ente es indiferente, h ó j ó . eliminar a un pretendiente obstinado. Des­
BELLENGER, ALFREDO,—A través de arrollo morboso. Peligrosa para la genera­
la Italia (1SS2). se puede leer. Ensalza mu­ lidad de los lectores. B D V -S 54 . Abismos
cho a Savon arola y tiene algún dejo liberal. (1948). La protagonista, mujer sin freno
BELLER, El abate.— Publicista, literato inoral, oculta su hipocresía y afán de di­
notable, de gusto, hábil y bueno, Novela: nero bajo su frágil belleza y aparente ter­
La Meuse. interesante y moral. nura. Obra peligrosa para la generalidad
BELLESSORT, ANDRÉS.— La sociedad de los lectores. Ün huésped excéntrico. Por
Japonesa (Barcelona, 1905). Usos, costum­ la índole macabra del tema, esta novela
bres, religión, etc. Para gente culta. es sólo para personas de alguna formación.
BELLESTAR HUGUET, ALOÍSA. — La BELLOT (S. J.).—Nouveaux contes es-
cocina de la experiencia ( Madrid , 1942). pagnoles. Narraciones interesantes, bien
Es obra práctica, sin pretensiones y que hilvanadas.
seguramente será de gran utilidad para la BELLOUARD, M. A. (O. P.).— Respues­
clase media. M L 2, 165. tas de Jesucristo a las preguntas de los
BELLIDO, JOSÉ.—La patria de Nebrija hombres (Barcelona, 1943). De interés,
( Madrid, 1945). Para gente culta. avalado por la exposición clara, sencilla
BELLO Y OTROS.—Viajes en Asia: en y amena del autor, no siempre comentes
Circasia, el Cáueaso, Libia, Persia, Neil- en obras de este tipo. La niña de hoy ( Bue­
gherxes, Ceylán, Afganistán, Japón, China, nos Aires , 1945). Como en la Argentina se
Arabia, Palestina, Siria, Asia Menor. Se conserva el uso de la palabra niña para
pueden leer. designar a las jóvenes, tal como antaño se
BELLO, LUIS.— Novela: El corazón de hacía en España, es a las muchachas mo­
Jesús. El Jesús no es Nuestro Señor, sino dernas a quien se dirige el autor de esta
un Jesús Martín. Lo cual ya está muy mal, obra, y no a las niñas, como se podría fácil­
y es un chiste de mal gusto. El espíritu de mente suponer. A todas puede hacer bien
eeta novela es desesperante, fatalista, anar­ su lectura, excepto a las piadosas, que no
quista. Jesús no tenía corazón, a lo que lo necesitan, pero conviene especialmente
parece, para anarquista; y por eso se le a jóvenes de mundo y empleadas. M L 2f
presenta como hombre de menos valer. El 146.
espíritu anarquista va envuelto en cierto BELLOUMINI.— Novela histórica: La in­
estilo literario moderno. Dos anarquistas vención del órgano. Se puede leer. *
rusos, hombre y mujer, eon presentados BENAVENTE, JACiNTO (nació en 1866).
como nobles y generosos. Se llama ridículo al Premio Nobel de Literatura en 1921. En
texto evangélico: «Bástale al día su malicia.*. 1892 veía la luz un librito pequeño, im­
BELLOC, HILAIRE. — María Antonieta preso limpiamente y bien nutrido de lec­
(Argentina, 1946). Lectores mayores y for­ tura, que se titulaba Teatro fantástico; su
mados. El camino de Roma ( B arcelona , autor tenía veintiséis años. Aquel volumen
1946). Viajes. Para todos. Carlos I, rey de contenía los primeros ensayos teatrales de
Inglaterra ( Barcelona , 1932). Biografía. Es­ un autor que aparecía ya, desde el primer
tudiantes y aficionados a la Historia. Cómo momento, en actitud de divorcio con el
aconteció la reforma (B u e n o s A ires , 1945). mundo teatral circundante. El libro con­
Historia eclesiástica. Lectores formados e tenía la loa Amor de artista; la comedia
01iverl0 Cromwell ( Barcelona , en un acto Los favoritos, basada en un
í u - B.10qra^a* Estudiantes y aficionados episodio de Much ado about nothing, de
a la Historia, Richelieu ( Barcelona , 1937 Shakespeare, y la comedia fantástica en
íograna. Gustará a todos los que se into dos actos, un prólogo y un epílogo, Cuento
historia. Napoleón (Bueno* de primavera. Todo esto pasó entonces casi
¡ A j- biografía. Estudiantes y afi- inadvertido. Al amparo de sucesos poste­
h í , ^ s * la Historia. Isabel de Inglaterra, riores han vuelto esos primitivos juguetes,
S ííi fíaUnSíanClaS Ai™, y alguno de ellos, como El encanto de un*
w J Biografía. Lectores formados EJ hora, ha traspasado las fronteras. Era di­
sobretodo verde (Bueno* Aires 194 > T No fícil que se apreciase debidamente, en aquel
entonces, el nuevo fenómeno teatral qu®
de rier^a nihnra Pr'J.Pia para persogas comenzaba a producirse. En 1894 el hecho
cboñ i t tr^ vI,nn'Íipalmente muena- resultó perceptible a primera v is t a con
(Buenol B iÜ S r TDant° n mucha claridad y no supuso, como
ín-tnldo. y V Í A creerse a primera vista, la iniciación
una dura contienda con armas desigualo*'
Hubo contienda pero se encontró m ibw
por el público, lleno, casi siempre, de
tinto certero y ahito de falsedad, h n *
tejido de tinieblas, gritos, carcajadas
jónicas y convulsiones mortales que for-
maban ol teatro español de aquel momento, comedia en nn acto. Sacrificios (15-2-1902).
B onavcnte se presentó con una comedia en
Drama en tres actos, amargo, profundo,
inmoral. La gobernadora (8-10-1902). Gran
la que no pasaba nada con arreglo al gusto
pintura del caciquismo y ambiente provin­
teatral del día. En El nido ajeno no había ciano». Entretenida y bien dialogada. El
ningún conde vengativo, ningún trovador primo Román (12-11-1901). Comedia ama­
torturado, ningún escudero traidor. Ni sub­ ble, pero vulgar y sin trascendencia algu­
terráneos ni fantasmas. El comedor de una na. Amor de amar (24-2-1902). Comedia
casa de la clase media durante los tres en dos actos, de ambiente romántico. Li­
actos. Un oscuro incidente de la vida fami­ bertad (17-3-1902). Traducción del catalán
liar, desarrollado entre muy pocos perso­ de la obra del mismo nombre, original de
najes, alguna declamación literaria y bri­ don Santiago Kusiñol. El tren de los maridos
llante y un final un poco amargo, inspirado (18-4-1902). Juguete cómico, gracioso, de
por cierta filosofía pesimista dé la vida. los llamados de enredo. Sirve muy bien
Se estrenó el 6 de octubre de 1894. Celos para pasar el rato, pero nada más." Alma
injustificados de los hermanos por una mis­ triunfante (2-12-1902). Drama en tres ac­
ma mujer, esposa de uno de ellos. Sencillez, tos, que no llega a convencer ni por su
buen gusto, delicadeza. Los aplausos repe­ forma ni por su fondo. El automóvil (19-
tidos del público acusan la promesa de un 12-1902). Comedia cómica, también de las
buen escritor. Gente conocida (21-10-1895). de enredo. Celos no justificados, tipos nada
Escenas de vida moderna de aquella época, ejemplares, pero correcta, y en la que la
desarrolladas en cuatro actos. Crítica de la moral no sale muy malparada. La noche
alta sociedad. Triunfa el sentido común y del sábado (17-3-1903). Novela escénica en
todo acaba felizmente. Tipos acertados y cinco cuadros, magnífica, interesante, pero
ambiente muy finales del siglo. El marido de fondo nada moral y hasta desagradable
de la Téllez (13-2-1897). Breve boceto de en muchas ocasiones. No podemos defender
comedia en un acto. Agradable, simpático su forma desenvuelta y nada recatada. Los
y moral. El amor triunfa sobre la vanidad. favoritos. Obra basada en un episodio de
De alivio (27-2-189 7). Monólogo lleno de una obra de Shakespeare. El hombrecito
gracia e ironía sana. Don Juan (27-11- (23-3-1903). Comedia amena, distraída, que
1897). Traducción y adaptación de la obra no descubre nada nuevo ni originaL Made-
de Moliere. La farándula (30-11-1897). molselle de Belle Isle (29-10-1903). Tra­
Comedia en dos actos. Cae en lo vulgar ducción y adaptación a la escena de una
y se muestra inferior a sus primeras pro­ „novela de Alejandro Dumas (padre). Por
ducciones. La comida de las fieras (7-11 - qué se ama (26-10-1903). Comedia en un
1898). Obra dramática, amarga, lenta, algo acto, simpática y limpia. Al natural (20-
cruda en el estudio de algunos de sus per­ 11-1903). Dos actos limpios, desbordantes
sonajes. Cuento de amor (11-3-1898). Apro- de ironía, buen gusto y naturalidad. Mora­
pósito en un acto. Una simpleza con rela­ leja sana y ambiente simpático. Por su
tiva gracia y estilo cómico. Operación qui­ misma sencillez, constituye otro de sus me­
rúrgica (4-5 -1 898 ). Un acto entretenido y jores aciertos. La casa de la dicha (9-12-
sentimental. La gata de Angora (31-3- 1903). Dtama en un acto. El Dragón de
1900). Comedia en cuatro actos que, algo fuego (16-3-1903). Drama en tres actos
confusa en el tipo de sus principales perso­ lentos, poco interesantes. Pero gran obra
najes, no alcanzó éxito, sin que el autor en su aspecto literario. Richelleu (15-3 -
desmaye y se desaliente en qu carrera tea­ 1904). Drama en cinco actos, adaptación
tral. Viaje de instrucción (6-4-1900). Zar­ del de Sir Bulwer Lytton. La princesa
zuela. Insustancial, graciosa, entretenida. Bebé. Escenas de la vida moderna que no
pena ni gloria. Por la herida (15-7- pueden ser representadas sin permiso espe­
cial del autor. Gran obra, profunda, de
lQni\ ^ rama en un acto. Modas (18-1- pensamientos sublimes, pero inmoral en su
' 01). Buen sainete en un acto, con tipos totalidad, de ambiente libertino y poco
cortados y diálogo alegre y movido. Des- grato - No fumadores (3-3-1904). Chasca­
m i a en 8a,l^n de una gran casa de rrillo en un acto brevísimo. Chispeante y
Un! i desfilan por ól personajes varios, gracioso. Las clgarrfts hormigas (24-12-
l9n°i ) kumor y picardía. Lo cursi (19-1- 1905) Juguete cómico inspirado, alegre,
aj Primera comedia de Benavente que aleo despreocupado do fondo y oon escenas
(li)]UZa óxito desbordante. Limpieza de no del todo logradas, pero siempre corree-.
asunto moralizador, crítica acer- y entretenidas. Más fuerte que el orgullo
Gstúr i as C0Rtumbres, juicio sano y buen /99 2 1906) Drama en cuatro actos per-
«CUl V o do osas personas que por no parecer Sitamente' logrados, con tipos y reacciones
por T * 80 Preven a todo y precisamente ¡to to más humanas. Algo forzadas en oca-
^ i vnVrar
°.l)rar de n fnrnm
n a f°
una fin crida y
rma fingida v contra
contra . „ desagradable a ratos. Buena obra
•J.nc, u1u^ac^* caen on ol «ridículo*. Sus tres AnkTauo la moral se salva al final. El susto
an lugar a la joya inicial de su de la condesa. Diálogo sin importancia. La
Sin querer (3-3-1901). Boceto de
•obretallenta (23-12 1905). Sainete oon mu* ol triunfo del amor que deja atrás rajjones
sica de Ruperto Chapí, distraído, poro algo v conveniencias sociales. Magníficamente
chabacano, debido al ambiente poco sim­ lograda y de gran fondo moral. La seflo-
pático en quo se desenvuelve. Los malhe- rita se aburre ( i -12-1909). Breve comedia
cliore* del bien (1.12*1905). Por su fondo on un acto basada on una poesía de Tenny-
uo podemos recomendarla. Es obra que son. En pocas escenas se logra una mora­
encierra gran belleza literaria. Buena boda. leja digna do aplauso, que bien debieran
Comedia en tres actos, 110 falta do lógica conocer las muchachas modernas. Merece
V sentido común, basada en la obra do un aplauso esta obrita limpia, sencilla y
Emilio Augier, titulada Un beau mariage. grande por su contenido. El principe que
Rosas de otoño (13-4-1905). Comedia fina, todo lo aprendió en los libros ( $0-12-1909 ).
delicada, moral, cou tipos y caracteres alta- Cuento on dos actos, no exento de moraleja
mente interesantes. Moraleja para muchas y simpatía. Ganarse la vida (20-12-1909).
esporas modernas a quienes puede muy bien Un dramita infantil, moral y enternecedor.
servir de ejemplo. Es, quizá, una do sus El nietecito (27-1-1910). Cuento corto ba­
mejores comedias. La prlnceslta sin corazón. sado en uuo de los hermanos Grim. La losa
Cuesto de hadas. El amor asusta (10-1- de los sueños (9-11-1911). Dos actos laTgos,
1907). Comedia en un acto, muy original, lentos, aunque bien trazado el primero y
bien llevada, moral y de fondo «aleccionador. amargo el último. Inmoral y nada edifi­
La copa encantada (10-3-1907). Zarzuela cante en su desarrollo. La malquerida (12-
on un acto, con el asunto de un cuento do 12-19J3). Drama rural en tres actos. Fuer­
Ariosto y música del maostro Lleó. Los ojos tísimo, poco recomendable y de fondo poco
de los muertos (7-11-1907). Buen drama, grato. Encierra un gran estilo y bu fuerza
pero amargo, inmoral. La sonrisa de Gio­ dramática es enorme. Las pasiones huma*
conda. Boceto de coinedia en un acto. £1 ñas están expuestas con todo realismo. E l
último minuó. Boceto de comedia en un destino manda (25-3-1914). Adaptación de
acto, basado en un episodio de la Revolu­ uua obra de M. Paul Hervíenn. El oollar
ción francesa. Todos somos uno (21-9- de estrellas (4-3-1915). Buen asunto, no
1907). Sainete lírico que no ofrece nove­ del todo bien expuesto, decayendo bastante
dad. Los intereses creados (9 -1 2 -1 9 0 7 ). en su último acto. Algo deprimente y con
Comedia de polichinelas, en dos actos. fondo limpio y forma correcta. La verdad»
Obra cumbre del teatro benaventiano, fina, Diálogo simpático. La propia esümaclAA
observadora, limpia, de fondo moral in­ (22-12-1915). Bonita y buena oomedia;
tachable, humana y de gran fuerza emoti­ altamente ejemphu. Se pone de manifiesto
va. Puede afirmarse que ha sido la co­ la tranquilidad do conciencia cuando renun­
media que más fama ha dado al autor ciamos a un acto poco honesto, aunque la
de tantas y tantas obran do renombre. renuncia llevo consigo los mayores sacrifi­
Señora ama (22-2-1908). Comedia en tres cios. Admirable de tema y de diálogo.
actos, digna hermana de la anterior. Fuerte, Campo de armiño ( 14-2-1916 ). Obra fuerte*
con escenas algo inconvenientes, en laa que pero dignamente expuesta. Su fondo mora!
termina venciendo el bien y la verdad. Do sobresale de la crudeza del asunto, qu*
ambiente campesino, et* quizá entre Jas de queda suavizado por su desenlace humano
este género la que encierra mejor descrip­ y sentimental. La túnloa amarilla (22*4-
ción de tipoH. caracteres y ambiente luga­ 1916). Leyenda china on tres actos, tra­
reño. El marido de su viuda (19-10-1908). ducción y adaptación de la misma obraf
Comedí.», on un acto, entretenida y bien original de Georges C. Hazelton Jr. y
llevada, La Iuerza bruta (10-11-1908). Co­ J. Harry Benrimo. La ciudad alegre y con­
media en un acto y don cuadros que, aun­ fiada (18-5-1916). Segunda parte de Loi
que'Salida de la mano del gran dramaturgo intereses creados; adolece de cierta lentitud
y sin negarle belleza y fuerza dramática en el diálogo y exposición de ios hechos*
no altaba «le fonv« ,„-.,.r. ,su amanto d eja a L No puede compararse con aquélla, aunque
» m T f i n T £ * * * '• De tau* se trata desde luego dó una gran obra. W
tr w. , Boceto de comedia en un mal que nos haoen (2 3 -3 4 9 1 7 ).
d ^ U ^ fn i* ? ría<1 W - M - M O H ) . Encmiiui poco edificante. Los cachorros
f ' ! 1 ? ' ’' ' * 1111 W x r w cuadro» b re v e . Interesante, pero totalmente ínadmisiDiG
(20 n u o o i ?v * xP.0Hl<:' <>n- Por las nube: por su asunto y por sus esoenas de un totio
libertino y algunas veces hasta soe». Can*
h í ^ t T ú t h i ^ y ^ n 1,'fl'iia «' n,wli0 a" - dad* Monólogo con su poquito de moraleja*
^ e cerca (10.4-1009). Mefistóíela (29-4-1918). Opereta oon mú­
»<* (.o n / flf « r KU<‘)!au<',)l r>Hiieño,
•i. pon») «Jr, re] i«i ve. e | c o r a s í ,
<]<; l a
donde sica del maestro Prudencio Muñoz. LflW »
sensual, poco interesante. La Inroaoiuaa»
^*mpemn*. , a ver qué hace un hombre
de lo» Dolores (30-4-1918). BeUÍ«lm»
Otro r W a r r i l l o original y ameno. 5 2¡
cuela de las princesas ( 11- 10- 1909) vela oHeóniea en cinco cuadros. La ■
provinciana so pone de manififc#to oon _
las envidias de las gente# qu® viven ou
nequefio círculo y no tienen asuntos ma­ además, por boca de los personajes dejemoe
rón** que llíiCor ri* *Ilie tratar qu© no sea u6 escuchar alguna que otra blasfemia. ¡No
el de ocuparse de lo» demás. Magnifica de quiero, no quierol (10-3-1928). Comedía en
exposición, detalle y diálogo, con asunto y tres actos de apunto movido y delicada*
fondo ojernpiaren, bien puede colocarHe en­ mente escrita. Pepa Doncel (2 1 -1 1-192R).
tre Jas jnejo res de b u teatro. Y va de cuen­ Otra gran obra de Ben aven te, pero exce­
to... (22-12-1919). Fantasía on cuatro ac- sivamente fuerte y hasta poco moraliza*
no exenta de una gran moraleja y dora. Tiene alguna* alusiones desagrada­
muy propia para represen tarae en funcio- bles en contra de la Iglesia. Para el cielo
m« ‘ infantiloH. La ley de los hijos (23-12- y los altares. Drama en tres actos, catorce
1919). Drama en tres actos, fuerte y crudo. cuadros y un epílogo, que no so le 11egó a
Por ser con todos leal ser para todos traidor representar. Loe andrajos de la púrpura
('5-3-1919). Drama en tres actos. La honra (1929). Amoríos nada edificantes entre un
de los hombres (2-5-1919). Comedía en dos autor genial y la actriz intérprete de sus
actos. La verdad de Occidente (29-3-1919). obras. Abundan las frases de sentido mate­
Ambiento histórico. Buen drama, pero fuer­ rialista y una carencia total de fe cristiana
te y desagradable en algunas de sus esce­ en la protagonista. Vidas cruzadas (30-3-
nas. Algo lento de exposición. Una señora 1929). Gran cinegrama en doB partes. Mag­
(2-1-1920). Novela escénica amarga, y en nífica obra enturbiada por su fondo moral
realidad nada grata. Una pobre mujer (3-4- y el desenlace irreal y nada edificante. Fino
1920). Drama en tren actos. Lecciones de diálogo, correcto, aunque pequeflas lagunas
buen amor (2-4-1924). Comedia en trea enturbian de vez en cuando ei mismo. De
actos breves. Obra delicada, limpia, de am­ muy buena familia (11-3-1931). Comedia
biente simpático y de fondo moral. Un par en tres actos, dramática y algo desagra­
de botas (25-5-1924). Comedia en un acto dable. Literatura (4-4-1931). Comedia en
que no ofrece novedad. La otra honra (19- tres actos. Asunto sencillo que encierra un
9-1924). Comedia dramática en tres actos, buen fondo. Obra llena de naturalidad,
que aunque de «ana intención, con asunto buen diálogo y no menos sentido humano.
interesante y bien dialogada, resulta des­ La melodía del Jazz-band (30-10-1931 ).
agradable y no muy aceptable. La virtud Tres actos y un prólogo. La protagonista
sospechosa (20-10-1924). Comedia en tres vive en un ambiente nada recomendable,
actos. Nadie sabe lo que quiere, o el baila­
rín y el trabajador (14-3-1925). Una de las Í )ero al final se salva algo la moral. El diá-
ogo es ingenioso y a veces profundo. Los
mejores comedias de Ben aven te estrenada amigos del hombre (1931). Interesante, en
por aquella época. Gran' ejemplo, argu­ tres actos, con consideraciones ejemplares
mento interesante, diálogo sencillo, pero de sobre ed matrimonio. Santa Rusia (6-10-
gran belleza. El trabajo dignifica al hombre. 1932). Drama en cuatro actos, desagra­
Estrenada con gran éxito. ¡SI creerás tú dable y lento. La duquesa gitana (28-10 -
que es por ml gustol Humorada sin impor­ 1932)+ Comedia de magia, que no puede
tancia. Alfilerazos (5-10-1925). Tres actos catalogarse entre laa más acertadas de Be-
magníficos contiene esta comedia dramá­ navente. La moral del divorcio (4-11-1932).
tica, quo sin ser una de las mejores del Muy original, agradable y acertada confe­
autor, aaí ho [a pUede calificar por su asunto rencia en tres actos, defensiva de las ideas
7 belleza do exposición. Los nuevos yernos católicas y en contra del divorcio. El rival
(*-10-1925). Comedia en tres actos. El de su mujer. Comedia en tres actos, lenta,
suicidio de Lucerlto (17*7-1925). Breve co- sin interés. La verdad inventada (27-10 -
juedia, nada aceptable y sin importancia 1933). Tres actos sencillos, poco intere­
/íjiu,ui* ^a mariposa que voló sobre el mar santes, que en realidad no descubre ningún
j 1920). Ni es de las mejores del autor nuevo tópico en este género de comedias.
11 el asmito nos descubre nada nuevo. Mo- El pan eomido en la mano (12-1-1934).
^uinerite doja mucho que desear. El hijo Obra acertada, de diálogo profundo y qne
encierra pensamientos limpios y ejemplares.
el Polichinela (16-4-1927). Obra de asunto
Ni al amor, ni al mar... (19-1-1934). Drama
yj 0 ^ despreocupado. No exento de fuer- en cuatro actos, fuerte, no del todo huma­
I a* La noche iluminada (22-12- no de fondo no recomendable. Memorias
/ :v ). ( ’omedia de magia estrenada oon S í’ u í madrileño (8-11-1934) Memoria
¡ 9^1 ] E1 demonio fué antes ángel (18-2- nnsatas en acción, ea cinco cuadros simpA-
(,<h .i* idísima comedia en tres actos, L o « , interesante*. Lo que podía haber re-
fin,¡ ,1,1 de tema interesante, agradable, 3 t»do una de «us comedia* mejores, va
p u \ de grandes pensamientos profundos,
decayendo a lo largo de m desarrollo, que-
iiim'n? nm^ ^*en catalogársela entre sus «n un ambiento falto de humanidad,
s0J iI( ,H°*>ras. Cuando ios hijos de Eva no L . M , l , d. a l ... /M.1J.
*a«h h,J° 3 AdAn (1 9 2 8 ). Obra rocha- I«uf Comedia de mima. No juguéis oon
IuinÍ» ,3<Jr íodos conceptos. Se defiende y « « eo**» ( 18 - 1- 1936). Libera comedia que.
du ■ * ' «Idaude el incesto, Va acompañada ’io «noerrar una gran tea», burla war&ri-
un* y frases de mal gusto, sin que.
liosamente ol amor libre y ©1 divorcio, tor famoso se caaa con un almacenista de
tCualquiera lo sabe! f 13-2-19 oo) • T m actos paños. Esto es lo suficiente para que la
cómicos, amables, graciosos y ágilmente llamen Titania, por alusión a la reina de
llevados. En realidad no descubre nada las hadas que, según Shakespeare, so ena­
nvevo, pero la misma sencillez del diálogo moró de un burro por arte de encanta­
v las Calidas de la más fina ironía, la hacen miento* Interesa al autor la situación del
simpática y distraída. Aves y pájaros (1940). hombre iletrado ante el ambiente de cul­
A manera de fábula do 6$ otra cosa que tura que rodea a su mujer, y esto da m o­
una visión de nuestra guerra de Libera­ tivo a una graciosa pintura de tipos y a
ción de 1936. Lucha entre las aves y los una justa diatriba contra la farsa de los
pájaros, y cuando éstos ostan a punto de falsos literatos, de las extravagancias y
ser devorados por aquéllos, la reacción y pedanterías con que intentan llamar la
valentía de los pequeños los hace vencer atención. Comedia sólo para mayores. ( F i l -
y salir airosos. Obra política, que en reali­ mor 294.) L a Infanzona (10-1-1947). Dra­
dad cae en la repetición de escenas y en­ ma intenso y sombrío que nace de un
cierra sólo algún que otro pensamiento pecado nefando y terrible. Casi toda la
grande. Lo increíble (26-10-1940). Magní­ obra, escasa de acción, se reduce a ir dan­
fica comedia en tres actos. Limpieza de do detalles del delito y del crimen que
diálogo, de fondo. Asunto interesante. L o ocasionó, con una insistencia morbosa. El
increíble es todo aquello que se hace tal pecado que origina el drama se trata con
y como debe haberse y que, para los demás, discreción, pero pesa sobre los tres actos
no «puede ser» por pensar siempre mal de como una obsesión inquietante. Luego el
las personas y creer que no existe nadie en drama se precipita, y una hermana da
el mundo que conserve una conducta recta muerte al hermano que la sedujo* El con­
y moral. Una gran comedia... Y amargaba junto, no exento de aciertos, es agrio y
(19-11-1941). Otra gran comedia en tres duro. Moralmente peligrosa. (F ilm o r 303.)
actos. Muchas veces se tiene que renunciar Abdicación (27-3-1948). Llega aquí el arte
a lo que uno quiere y estima en la vida y la manera de Benavente a la serena sen­
noblemente, sólo por evitar las murmura­ cillez de lo genial; no hay nada de forzado,
ciones de las gentes. N o basta con ser bue­ de efectista ni de afectación, y con un senr
no, sino parecerlo. Es una de las mejores tido humano y limpio nos presenta el dra­
producciones de las estrenadas por el autor ma intenso de una gran dama fiel a sua
después de la terminación de la guerra principios, a su prestigio de raza y a sus
civü española. ¡Mujer al íinl (1-11-1942). recuerdos, que se va encontrando sola y
Totalmente rechazable. Inmoral y con doc­ aislada porque todos los que la rodean son
trinas nada católicas ni ejemplares. La captados por las ideas modernas. Este dra­
culpa es tuya (8-8-1942). Comedia en tres ma íntimo está pintado tan hondamente,
actos, muy original, simpática, limpia de con una verdad tan certera en los tipos y
argumento, que encierra una gran filosofía. en el diálogo, prodigios de naturalidad que
Lástima que esté salpicada de alguna que prende y obsesiona. Algunos pensamiento®
otra frase de doble sentido. La enlutada son un tanto amplios y audaces, pero se
(4-11-1942). Sin ser un alarde de perfec­ hace constar que se trata de una opinión
ción, su asunto altamente ejemplar y la particular. Moralmente esta comedia es
belleza de su diálogo, la liaren ser una sólo para mayores. ( F ilm o r 404.) Divorcio
buena comedia. El demonio en el teatro de almas (1-10-48). Comedia. Se enfrenta
( 28- 10- 104,2). Obra vulgar, entretenida, el autor con el problema un tanto anticuado
pero incohveniente. No es obra que parece de la razón y de la fe, en un matrimonio en
salida de la pluma de Benavente. Los niños el que el marido es ferviente católico y 1»
perdidos en la selva (14-4-1944). N o v e la mujer, por el contrario, es superficial en
escenificada que, aunque buenísima en al­ .nateria religiosa. Él, serio, adusto y seco,
gunas de sus partes, no es de las más logra- no es precisamente un apóstol y viene con
H 9 ?^oüríorñ Don Magm el de las magias su rectitud de principio a ser un elemento de
nnró c J-n‘ !í,je,^a graciosa llena de ter- choque y contradicción. Todos empeoran
Hpní»i’iiotnC Precisamente en esta misma con la muerte impenitente de un deudo y
J en su. arguniento simpático y con la rivalidad entre la hija y la madre;
u ternecedor, eRtnba bu mayor mérito. Nle- hay por medio un amor morboso pero ia*
d!a de t T J 19' 1' 194* )- Buenísima come- consciente que hacia el padre la hija profesa#
Jla^nVe
m de teais.
t pero con escenas fuertes ¿e
La cludad todo parece indicar que el padre es el ele­
mento perturbador de la familia. De pronto
t\ ' IsoveIa escenificada que phmtea nn la mujer al sentimiento de una poesía si&
Final en* fiPkilC?1ÓR!C0 mQy humano. Des- hondura y sin gran eficacia, parece co n ver­
k íí teorías e igualmente en su tida. Moralmente peligrosa. ( F ilm o r 431*/
CW,7r Espe3° de grandes (U -6 -1 9 4 6 ) Alguien ha dicho de Benavente que es
r e amblente histórico. frívolo, creyente, soñador, escéptico.
Titania (S.11.J946). La viuda de un escri­
soné le dota de un profundo sentido cflJ*
tiano. «Entr© las derechas— dijo él en dicar a los que posean una formación defi­
,g 24__soy considerado como un revolucio­ ciente. B D V 119.
nario y entre las izquiérdas como una
BENI, G.— La maestrita de Pletrarsa ( B il­
a m a n t e de la reacción». La verdad es que
bao, 1947). Novela moral, interesante y
es un autor que fluctúa. Según confesión
amena, casi sin intriga. Para todos.
propia, su teatro presenta ribetes de ibse-
BENÍTEZ DE CASTRO, CECILIO.— Los
nismo. Siendo de tesis casi todas sus obras, días están contados ( Barcelona , 1944), para
las soluciona unas veces con arreglo a la jóvenes suficientemente formados. Una som*
mejor ortodoxia, dictada por la moral na­
bra en la ventana (Madrid, 1940). El inte-
tural otras muchas, y algunas de modo rés de la novela gira alrededor de un equí­
completamente reprobable. Tiene páginas voco: el gran parecido entre una bailarina
donde ex alta el hogar cristiano y la fide­ y una joven de la buena sociedad. El pro­
lidad de la esposa, pero hace en otras lo tagonista, que sostuvo relaciones can la
contrario. Ha escrito obras de oportunismo primera, decide casarse con la otra, atraído
político p a ra contradecirse en la primera por la semejanza. De aquí surgen conflictos
ocasión. A sí, ha hecho un teatro fluctuante, e incidentes, hasta que todo se aclara y
aunque justo es decir que en la mayoría queda identificada la personalidad de am­
de los casos sólo fuerte en la forma. bas. El incendio de Santander, en el que
De todos modos, don Jacinto Benavente, perecen el joven y la bailarina, pone nna
un poco dentro, pero un poco fuera de la nota trágica en esta obra interesante y
generación del 98, es, hoy por hoy, nuestra entretenida, pero rechazable por el am­
gran figura del teatro. S 200. biente libre y malsano en que se desen­
BENÁVIDES, JOSÉ, D.— Ricardo W ag- vuelve. M L 1, 396. Se ha ocupado el kiló­
ner ( Barcelona , 1928). Biografía del céle­ metro 6 , es moralmente correcta. ¿Por qué
bre compositor alemán acertadamente ex­ no? (1944). No es peor ni mejor que mu­
puesta en cuanto se refiere al genio musi­ chas novelas «rosas». Para jóvenes. Paul Du-
cal, pero muy vulgar en los episodios de la four en España. La base del argumento es
vida íntima. Estilo ampuloso. Aceptable policíaca, complicado con la revolución es­
para niños de doce a quince años. Cr 8. pañola. Confusión y manera anodina de
BENDA, JU LIE N . — Escritor pretencioso desarrollar el tema. Moralmente, indife­
y oscuro. Belfegor: Diálogos; Eleutherio rente. Para personas mayores. E 345. Cua­
y la traición de los pasantes. No tiene renta y ocho horas. Absurda desde el prin­
talla de novelista y escribe novelas. La cipio hasta el fin. Unos recién casados re­
ordenación; Los Amorandas; La Cruz de gañan a la puerta de la iglesia; el marido
Rosas: caen bajo las reglas prohibitivas se marcha, ella va a buscarle y está a
del índice. punto, si la casualidad no interviene, de
BENDAL, J.— ¿Otra vez Jack? ( M adrid , marcharse con otro. Literariamente no tiene
1947). Moralmente y dentro del ambiente ningún interés. Dañosa. No debe leerse.
propio del género, no ofrece reparo; pero, E 345. La señora ( Barcelona , 1948). Novela
por sus argumentos, no parece conveniente de ambiente desagradable. Ridicula. Peligro­
para lectores muy jóvenes o fácilmente im­ sa para quienes no tengan un criterio forma­
presionables. B D V 125. do y una sana formación moral.
BENDANT, M. — Autor de Sac et Blasón. BENÍTEZ FRANCO, DR.— ¡Defiéndetel
■Novela honesta. ( M adrid , 1942). U n buen libro, tanto para
BENDISCIOLI, M ARIO.— La política de la alumnos de segunda enseñanza como para
anta Sede. Directrices, órganos, realizacio- maestros, por su espíritu cristiano y patrió­
2^8. 1918-1938 ( Barcelona , 1943). H y D tico, la sencillez y claridad del texto y la
presentación atractiva, con varios grabados.
Es un tratado de Fisiología e Higiene en
biHB^ EYTO pÉR E Z, JU AN .— Lección sa- el que se dedica atención a la práctica de
°ütica de Letras y de Historia (M a -
los deportes y no se olvidan los medios
Para personas cultas, para evitar enfermedades, no sólo del cuer­
tenri A R T » JOSÉPH.— El Vaticano, po- do, sino también del espíritu. M L 1,
de i , n?>undial (Barcelona, 1947). Historia
t¡v>rvükS J>apas presentada en forma atrae- ^ B E N ÍT E Z , TOMAS.— El 3 de Julio desde
Svaeiai
íoioor.'f^ UlS a* ,°^ilo literario y a algunas el «Vizcaya» (E l Ferrol, 1S98). Para todos.
en °&ufías que la acompañan. Considerada BENITO ALFARO, A . - L a ley de Dios,
no satisface a causa del len- aceptable para niños y jóvenes de doce a
lib'/j,/ ..0u ocasiones desenfadado, y de la
quo s .!Ua*! histórica que prudente, con qUR ^ I^ 0° BLAPEÑA, I.— Duquesa de Qui-
para ° ^Jnh'ian personajes y nechos. Quizá trJco* Melltón Sauro; Diez dias en la dudad
( l o l 'j t f ^ 011^ muy prevenidas en contra ¡¡¡Tx’ ; Luchar y vencer es ley de Cristo.
do ohr!)ai*° ^ acostumbradas a la lectura
c.0nvenu ^ uo atacan resulte este libro B BENJAMIN, RBNÉ. — Balzac (Madrid,
r i* i • P °ro no 1° 69 Para *a £enef a’ 1942), rechazable por tratarse de pasiones
los lectores, y aun puede perju­
ilícita- Gaspar, lensruaj© verde; Grandgou- Ferté, aceptable; Los compañeros de UUse4,
Jo£ tó .m ó riti especial; El palacio y las no debe leerse; La dama del Oeste, apta
¿entes de justicia, narraciones Ubres; El para mayores: Betsabé (M a d rid , 1944). N o ­
mavor Pipa v su padre, crítica de las cos­ vela desaprensiva, sensual, al margen de
tumbres inglesas: Bajo el cielo de Francia, toda preocupación moral; describe pasiones
historia de su patria; La farsa de la Sorbona, culpables. Inmoral. No debe leerse. E 16$.
que disgustó a los universitarios franceses; Datos biobibliográficos. S 180.
Va’entina y la locura democrática, carica­ BENOIT, SEÑORA.— Autora de la novela
tura política: Aliborons y demagogos, con­ Margarita, que se puede leer.
tra la enseñanza laica; La última noche, BENSON, ROBERTO HUGO. — Sacerdote
relatos cristianos; María Antonieta. Para inglés convertido del protestantismo. El
personas de criterio formado. $ 155. amo del mundo (1911), novela excelente;
BENNET, EVA.—Fe de Madre. Novela La tragedia de la reina. Vuelve por la fama
corta para todos. María Tudor, de cuyo reinado trata magis-
BENNETT, ARNOLD.— Gran Hotel Ba­ tralmente; Por tal autoridad; L a nueva au­
bilonia ( Barcelona, 1945). Novela entre rora: Triunfo final del bien; Come rack,
melodramática y policíaca sin gran interés; come rope; Alma triunfante; The Dawn oí
ofrece la particularidad de que no figura en All; Sol de otoño, novelas buenas. El Antl-
ella ningún policía. Los ya habituados a cristo. El amo del mundo. Cuando apare­
escenas "de crímenes y venganzas no encon­ ció por vez primera este libro causó honda
trarán peligro en la lectura de esta obra, impresión. Si al lanzarlo se le dió el carác­
que en los demás aspectos de la moralidad ter de profético, podemos ver que el Padre
resulta limpia. Indiferente. Para todos. Benson conoció justamente en las ideas y
BD V 94 y E 258. Consejo de comadres, en los sucesos de su época el germen de
inconveniente; para personas mayores. Los cuanto acabamos de contemplar. Magní­
Clayhanger (Barcelona. 1946), inconvenien­ ficas descripciones de los últimas tiempo»
te; para personas mayores. The spectre, tan realistas que muchas veces olvidamos
buena. Cómo vivir con veinticuatro horas al de que es una novela producto de una bri­
dia, no es aquí inmoral, pero sí en Amor llante fantasía tropical. Las personas de
profundo. El audaz Machín, novela para experiencia, que reflexionan, encontrarán
jóvenes formados, sin graves reparos. en esta novela muchos temas de meditación.
BENOIST, CHARLES.— Las leyes de la BENSON, STELLA.— Tobías y el ángel
política (Madrid, 1941). Libro de indiscuti­ (1932). Novela para lectores bien forma­
ble mérito intrínseco, fruto de un gran talen­ dos. El libro de Tobías es, según el Tri-
to, de mucha observación personal y de sin­ dentino, inspirado, y no apócrifo, come
cero amor a su patria: adornado, por otra aquí se sostiene.
pane, de cualidades estilísticas insupera­ BENTHAM, JÉRÉMDE— Tiene en el I n ­
bles... Entre la monarquía hereditaria o la dice de libros prohibidos las obras siguientes:
electiva, se decide por la primera, por ofre­ Traités' de législation civile et pénale; Three
cer, a su parecer, menos inconvenientes que tracts relativo to spanish and portuguese
la electiva. Doctrinas todas ellas probables affairs; Traité de&preuves Judlciaires; Deon-
y bien defendidas por el autor con bastante tology, or the Science of morallty.
serenidad de juicio y sin la acritud que a BENTLEY, E. C.— El último caso de
veces se encuentra en otros autores al tratar Trent, moralmente, nada que objetar. 8123.
de temas parecidos. Sal Terrae, 33, 253. La BENTLEY, JOHN.— El caso Falrbalrn
monarquía francesa ( Madrid, 1945). En su (M ad rid , 1947). Nuevo ejemplar de nove­
conjunto es obra jíeligrosa por los princi- las policíacas. El asunto absorberá la aten­
pios y *ritenos en que se finca, tornados ción del lector, que hasta el final no vis*
ae Ha. lan. historiador del siglo x vi. Para lumbrará el desenlace. Con el inconveniente
lect^es íorrnado^ y p0r motivos de estudio. de la libertad de costumbres que
ha i La castellana del Lí­ para todos, excepto adolescentes. B D V 12o*
bano, novela inmoral, deshonesta, peligros.--; BENTLEY, O.— El caso del clavel acu­
en Sonsuyrac, muy inmoral; sador, una relación algo oscura e i*1®” **
í v !n g, Drk 1 Atlántl<la- no convienen á BENTZON, TERESA (T. de Solms, Mm*-
nt*n r>'*sa ' d° n vCar,os; ***> salado, tío- Blanc), 1840-1897.—'Ha colaborado en un»
c^ílJ fc a i e6<rabros'ís y turbadores, L a revista de ideas nada r e c o m e n d a b l e s ,
o iS L f glga° t6£- escabrosidades; L a cual han escrito los más malos a u tor •
rlta de i’
a Cuentos de todos los países, se pueden ieer>
nía ae la Ferté; El pozo pasab1^ ¿ fto-
de Jacob. na*ai La cuerda de fuego, in o fe n s iv a e int
inconveniente,; El rey leproso, defa n,al sante, imitada de otra de W . Collins,
Erro man ~ a: Axe,le> « M o , no Pa r Í todos Cháteau de Bois-Vipéie, novela buena.
Erromango, El sol de media BEOBIDE, R ICA R D O D B <S. S.). «
noche, aventuras inmorales; La Isla verde
dlmldos ( Barcelona , 1942) . La
para adultos; Aiberta, tríate historia dé
a Túnez de Carlos V, con la nQ*
m<idre i l uden te; El señor de la liberación de millares de cautivos cn*tia
Para todos, en especial adolescentes. El
BERG-DENT.— ¡A! Africa tras las aves
cuadro misterioso. Una reproducción de la
fle paso! (Barcelona, 1944). El autor noe
Virgen de la Silla», venerada por una tribu cuenta sus correrías y observaciones sobre
de musulmanes, creyondo representa a F á -
escenas de la vida de aves y pájaros, cuyas
tiina, bija de Mahoma. Por el cuadro hay
características describe. Libro para los
lucha con otra tribu y el jefe, moribundo, amantes de la naturaleza, quo puede po­
recibe el bautismo. Para todos, en especial nerse en todas las manos. M L 2, 611.
adolescentes. El hijo del gobernador (B a r ­
BERGER, CYRIL.—La maravillosa aven­
celona, 1943). Novela histórica do los tiem­
tura de Santi Stappleton, peligrosa; para per­
pos de Vespasiano. Tiene una segunda parte sonas de mundo. E 299.
en esta misma colección» titulada Flavto BERGER, LYA .— Novela: Prisionera de
británico, de la que es autor el P. Fie­ su corazón. Su moral no satisface, ni está
rro, S. S. A peso de oro ( Barcelona, 1941). libre de peligro.
U n a noble romana, en vísperas tle recibir BERGER, MARCEL (nació en 1885).—
el bautismo, es comprada «a peso de oro» L ’Appel des ténébres. Novela inmoral.
por un caudillo bárbaro. Con ella, la reli­ BERGERAT, EMILIO (nació en 1843).—
gión empieza a extenderse entre los inva­ Poeta, dramático, novelista inmoral.
lores del Imperio. Para todos. Lirio sil­ BERGMANN, ERNEST.— Tiene en el í n ­
vestre ( Barcelona , 1943). Novela. Otro dice de libros prohibidos las obras siguien­
título de la Colección «Horas Serenas», tan tes: Die deutsche Nationalklrche y Die natür-
bion a c o g id a en bibliotecas populares de liche Gelstlehre.
jóvenes. Buena, La vestal mártir, recomen­ BERGO UNIO U X, ED UARDO.— Aboga­
dable para jóvenes de doce a quince años. do, dramático y novelista. Publicó, entr®
BEORLEGUI, M A R lA LU ISA .— Novelas otras, en que ocultaba el nombre, una obra
buenas: Castillo de amor; Joan, la bella de asunto malo y peligroso.
duquesa. 8 143. BERGSON, ENRIQUE.—Tiene en el í n ­
BERARD, A L B E R T .— Juana, hija de los dice de libros prohibidos: Essal sur les don-
trópicos (1932). Novela inmoral, anticlerical. nées immediates de la conscience; L'évolu-
BERAUD, ANTONIO NICOLÁS (llamado tion creatrice; Matiére et mémoíre; Essal
Ansony); 1792-1860.— Autor de bastantes sur la relation du corps i l’esprit. «Su in­
dramas y de algunas novelas. Sus ideas fluencia en la moderna orientación 4 e la
eran liberales. Para conocer su moral basta Filosofía ha sido decisiva. Sobre todo, a
saber que el drama La Dama de las Came­ partir de 1907, con la aparición de L ’£vo-
lias es, a partefl, de él y de Dumas, aunque lution ereatrfce. Su nombre se impuso como
corra con solo el nombre de este último. el de un ídolo único. Y llovieron sobre él
BERAUD, E N R IQ U E (nació en 1885).— honores y distinciones. En realidad, a él
Les Lurons de Sabolas, no es recomendable más que a nadie se debe la elevación del
•ota novela. E l a u to r se hizo notable por nivel dentro de la Filosofía extracatólica.
esta otra: El vitriolo de luna, historia de Los puntos fundamentales de su Filosofía
ttn regicida jesuíta, falso por supuesto, y son inconscientes: 1) La afirmación exclu­
«on muchos pasajes escabrosos; El martirio siva de la vida; y 2) La supervaioración de
la obesa, escenas apasionadas y líber- la intuición. Por reacción contra el cienti-
unas; Lázaro, inadmisible; El bosque del fismo y el positivismo kantiano, incurre en
•mpUrio ahorcado, crudo. Son conocidos otro extremo y pone el devenir puro y ra­
algunos reportajes suyos. dical* inquieto, siempre fluente. Pone un
B E R D IA L E S , G E R M Á N (r e c o p ila d o r ).—
dinamismo enloquecedor, pura actividad,
uevo ritmo de la poesia infantil ( Buenos sin sujeto que la reciba y como péndola
^ lre8> 1943). Antología de poesías de au­ en el aire. Su intuición, que es conocimiento
rores contemporáneos, americanos en su vital y para él única de las cosas, parece
a.yoria, seleccionadas para los niños. La reducirse a chispazos como a fogonazos de
magnesio; incapaces de ordenar las cosas
Ür¿a di^dida en tres partes: Oruga , en sistemas v do avanzar progresivamente
dccra a ^ que el recopilador hasta d armónico y compleja edificio cons­
a |0^ a a *08 chiquitines, a los medianos y truido con la realidad de todos los seree.
las o adolescentes. Destacan gran parte de Las intuiciones bergsonianas son, como sus
cilio ° ln^os^ oues Por su ^ tiio fácil, sen- frases, luminosas y sugestivas imágene*.
ño(.ege lnKenuo, sin amaneramientos ni ño- sin líneas definidas y netas que nos den la
xriaoKi ^ l)r° 6t&rá la obra servicio a mamas, ahRoluta claridad. Y en esto radica precisa-
Sin y cuantos se ocupen de niños, S S I r S w n » peligro (si no es enorme
dinu-t*! K°» 110 debe darse a estos últimos error) de 1» filosofía !>ergsoniana. Borrosi-
Por contener alguna poesia dadS luminosas imprecisiones, vaguedades
pocn .. aI)ropiada y alusiones picarescas o aaue», acentúan mucho más
& E R p ^ uoaa8- M L 2> 1 9 L en Z » K » » 1» realidad trascendente y
«Uu* *:e n GUER, DÁM ASO.— De la dlcU- S r S S £ o ftbeoluto, D io .. p «
^Pwbüca ( Madrid , 1946). Lee- ¿ c o n tra d ic c ió n »u8tancial lo que
vechosa y estimulante, if
parecen afirmar sus libros y lo que él sos­ BERNABEU, A N T O N IO .— Tiene en el
tiene que afirman, para no hablar nada de índice de libros prohibidos las tres obras
las interpretaciones opuestas que diversos siguientes: Carta al limo. Sr. D. Simón
lectores dan a los mismos textos. Por lo López, Arzobispo de Valencia; España ven­
demás, la filosofía de Bergson con sus turosa por la vida de la constitución y la
afirmaciones sobre nuestras facultades cog­ muerte de la Inquisición, y Juicio histórico-
noscitivas nos coloca en una posición cuan­ canónico-político de la autoridad de las
do menos inestable, insegura y limitada naciones en los bienes eclesiásticos, o diser­
ante el mundo sobrenatural. N i sabemos tación sobre ia pertinencia de su dominio
cómo hemos de entrar firmemente en los según el espíritu invariable de la Iglesia
preámbulos de nuestra fe y cómo sosten­ y los principios inconcusos del derecho
dremos la doctrina de la Iglesia sobre ellos; público.
ni mucho menos cómo se ha de explicar B E R N A G E , B E R T A .— Historia de tres ni­
el mismo asentimiento racional de la fe y ñas y un pierrot. Excelente novelita propia
el esqueleto aristotélico de tantas doctrinas para adolescentes, quienes encontrarán en
teológicas, esqueleto que os fundamental­ ella rasgos sumamente edificantes y llenos de
mente conceptualista. Por eso, al menos interés. Los años críticos de la jovenclta
por eso, han sido incluidas varias obras de (San Sebastián, 1942). La autora trata de
Bergson en el índice de libros prohibidos. orientar a madres y educadoras ante las
Si en su libro Las dos fuentes de la Moral anomalías y contrastes que se observan en
y de la Religión parecen flotar algunas ate­ el carácter de las niñas durante su adoles­
nuantes del intuicionismo, es lo cierto que cencia. M L 1, 230 . Isabel, la mujercita de
el filósofo se mantiene fiel a su Metafísica. hoy (Buenos Aires, 1945). Novelita inte­
Apoyado en ella busca soluciones que no resante y de fondo educador, con el cual
encuentra tan sólo en parte, y ante las contrastan algunas de las costumbres que
cuales cuando menos se escandaliza una se admiten y que pueden escandalizar en
ortodoxia limpia, neta y bien segura. A ambientes piadosos. Isolda. Novela entrete­
lectores no bien fijos en el dogma católico, nida y muy indicada para adolescentes.
las obras de Bergson no harán otra cosa que B E R N A L O., R A IM U N D O .— De Colom­
desorientarlos y llevarlos ad error). S 150. bia. El espíritu con que a veces eséribió
BERGUA, JOSÉ.— Las mil mejores poe­ no era bueno. Viene por mí y carga con
sías de la lengua castellana (1135-1935). usted. Travesura histórica novelesca. Trata
Ocho siglos de poesía castellana e hispano­ duramente a las mujeres que entonces reza­
americana ( Madrid , sin fecha). Para per­ ban y frecuentaban mucho las iglesias,
sonas mavores. achacándolas que no hacían más que mur­
BERKELEY, GEORGE.— Alclphron, or murar, y aun calumniar, con el mal fin y
the minute philosopher. En el índice de propósito de causar daño a las personas
libros prohibidos. que no vivían en las iglesias entregada* al
BERLIOZ, HÉCTOR.— La música y los rezo como ellas. Invoca Berna! contra las
músicos ( Barcelona., 1941). Obra sobre tales a San Mateo, y parecería entonces un
critica musical y sobre músicos; escrita por católico cumplido si los textos vinieran al
un enamorado de la música y músico a su caso. Censura a las que confiesan y comul­
vez. Sucesivamente analiza y critica Berlioz gan todos los días, suponiendo que entre­
las obras de Beethoven (Fidelio, en parti­ tanto dejan sus obligaciones y murmuran
cular), las óx>eras más célebres, la música del prójimo.
de Wagner, y la de varios compositores B E R N A N , D A N .— Juventud perdida ( M a ­
italianos. La crítica depurada y fina, el drid , 1946), regular en todo. S 205.
estila íúteiesante y ameno y el fondo lim­ BER N AN O S, JORGE.— Bajo el sol de Sa­
pio, rtvelan el espíritu selecto del autor y tán; L a impostura, deprimentes para los
despiertan el deseo de penetrar más y más católicos; L a alegría, con personajes anor­
la música, verdaderamente buena. Para afi­ males y sólo la pueden leer las personas bien
cionados a la música. M L 1 275 formadas; E l gran miedo de las persona®
i J.Bf ‘? UOZ D AURIAC> JULIO.— No\ela: que piensan, con enormes exageraciones.
negra* 6e Puede leer. Enemigo de España, se llama católico y
,II; DEF0NS0 ANTO NIO .— escribe libros que no se pueden recom endé
Historia de la interinidad y guerra civil cié a nadie. Diario de un cura de campo, novel
España desde 1858 (Madrid, U 7 .) C o Z Z sobre un sacerdote... para exponer los deI6 -
wC^ "'C astañ a. Curiosidad tos que pueda tener el clero.
BERNARD, CARLOS D E (1805-1850),-
Hombre de mundo, irónico, novelista,
He los manzanos (Madrid, 1 U 7 ) cípulo del deshonesto Balzac, c0 °*Pa* laJí.
con el impuro y clerófobo Scribe. Nov
a «tideanita. ¿on la que se casa. Novela Una aventura de magistrado. Amores ílic '
invola y de encaso iuteíés. Para todo» me
nos adolescentes. ’ escenas lúbricas; gravemente P0!1^ 0®^'
honesta. El nudo gordiano, colección cíe
volitas. Nada recomendable en su conjunto.
E n tre ellas está La mujer de cuarenta años,
A p*DRO (nació en 1810).—
Autor de varia* obras novelescas, redactor
que tiene sucesivamente tres amantes, y es ae un mal periódico.
siempre tan sensible. En éstas y en otras
BEHNARD, TRISTÁN.— Toda# sus nove­
de más abajo se deja sentir demasiado la las son inmorales. Numerosas impúdicas,
influencia del deshonesto Balzac y' de la
inconvenientes o cínicas.
escuela romántica. Aunque fuese verdad que
BERNAT, GASPAR.— Novelista húngaro
Bernard se fija más en lo ridículo que en del siglo xix, de humor cómico. Exagera los
los vicios, los lectores se fijarán en éstos y defectos humanos desmesuradamente, y hace
en aquello, y más que en aquello en éstos. caricaturas absurdas, faltas por eso de mé­
El biombo, cuatro novelitas: 1.a, La rosa rito alguno literario.
amarilla. Trata de un amigo que deshace BERNEDE, ARTURO.— En ideas y moral
el m atrim onio de su amigo, casándose con muy malo. La novela Belphegor tiene al­
ella. Nada recomendable. 2.a, El árbol de la gunos pasajes y escenas inconvenientes, nada
ciencia. Desacredita la devoción calumnián­ más; pero las otras son francamente inmo­
dola de que enfría el amor de los casados. rales o anticlericales y tendenciosas.
Ella, casada, anda en amores ilícitos e ile­ BERNERS, LORD.—Ha entrado un came­
gítimos, disgustada de la devoción del marido. llo (1947). Un camello siente por su dueña
3 .a, El viejo enamorado. Enredos de amores. un gran afecto. Humorismo, mal gusto, a
La liija del viejo se deja robar de su maestro veces con desagradables insinuaciones de
de piano. L a 4.a tiene también enredos de orden moral.
amores. La piel de león. Enredos de amores. BERNET.—Huracán en la isla desconocida
Observa el mundo aristocrático y burgués ( Barcelona, 1946). Relato de las aventuras de
con una especie de escepticismo frío. El un piloto aviador que, en unión de un niño,
gentilhombre de aldea. Amaños electorales cae en una isla habitada por una banda de cri­
y amores. Estudio de costumbres a lo Balzac. minales. De estilo vulgar y poco entretenido,
Está m uy mal al pintar a un cura joven valor moral dudoso y mediana presentación.
recién salido del Seminario, envidioso, men­ Tolerable para niños de seis a nueve añoe.
tiroso, cobarde, malvado, siempre al servicio BERNIA, JUAN.—Viaje a Nueva Castilla
del más poderoso. Gerfaut. Mala. Intentos (Ediciones «Cultura Hispánica»). Por tierras
deshonestos. Un hombre grave. Mundana, que fueron de España—y por mares que las
sin graves peligros. Elevación ninguna, tor­ quillas de nuestros barcos fueron las primeras
cida en punto a duelo. Novelas: La inocencia en peinar—ha realizado un viaje el autor de
de un presidario. Inmoral en enseñanza y este libro. Dotado de un gran sentido de
en acción. Suicidio, cuya narración también observación y de una excelente capacidad
resulta inmoral. No deja de serlo, aunque literaria, ha recogido sus impresiones en este
exclama: «¡Dios mío, que sea tu justicia más volumen. Una sólida cultura— sin pedantería
misericordiosa que la de los hombres!», ni — enriquece con comentarios, cifras y datos
aunque intervenga un sacerdote para con­ el relato de este viaje, que tanto interesa a
fesar al moribundo, que al fin llena de odio. todo el mundo de habla castellana.
En punto a sigilo sacramental, no está del BERNOVILLE, CAYETANO. — Los Je­
todo bien. El perseguidor, inmoral; Un acto suítas. Libro bien redactado. Para todos.
de virtud, inmoral; La peine du Tallón, inino- La cruz sangrienta. Historia del cura Santa
r¿u; L ’Anneau d’Argent, inmoral y también lo Cruz. Muy buena. n
es la enseñanza en un desafío; La Chasse aux BERRUETA, MARIANO D.—El gran Du­
amants, inm oral, peligrosa; Les ailles d’Icare, que de Alba ( Madrid , 1944). Reivindica la
amoral; Un Beau-Pére, inm oral. Asesinato
memoria del gran capitán y guerrero, altivo,
y varios suicidios. Los dramas de Londres: Les pero leal y de religiosidad sincera. Escrita
rJi¡?S de la Résurrection, inm oral, peligrosa, con mucha amenidad, es obra que leerán
con provecho estudiantes y personas aman­
leh N A R D > F E D E R IC O .— Evasiones cé-
tes de la Historia. M L 2> 645.
muy interesante y útil, BERRUEZO, JOSÉ.—La España del rey
ña 7/, A R D > INO. — Mola, mártir de Espa- Amadeo (Bilbao, 1943). Ediciones de «Con­
t*)dos' ranada> 193$- H A ñ o Triunfal) . Para ferencias y Ensayos», 10. San Sebastián. I t i­
nerario pintoresco a través de su lnstona.
l 7 s>f?^AR D » LUIS (Bernard de Rennes); No ee libro de historia. Sumamente agrada-
coiii' i ;— favorable a las ideas liberales,
uluu, 1 u^() a ia revolución de Julio, Publicó
d^Uuas llüvdas ocultando su nombre. El
l>u*¡to’1 011 t;i’cs tomos nos pareeo más a pro-
otra excitar malos pensamientos que i * t Tm bardía con los estudiantes.
r0*'1’ ?T *° omitimos por más que em- rvrsO N . SIMONE.—Juego de espejos
ísEptuaJí1 I)alabra Decencia. /i fn M d 1943). Dañosa. No debe leerse,
rl\xljls k 5 N A B O N N E (nació en 1898).— « ¿ í , LUIS.—PingaJlUo (B a rce lo ­
llov°las son inmorales. Tres de na 1943), para niños de diei a catorce año».
4s costumbres.
BERTHAUT, LEÓN (Juan de i* H e v e ) — duce las costumbres, aficione* y gustos
Escribió algunas novelas inofensivas, fru to modernos. Monótonos, de color triste y
de sus viaios por mar y de su pod ero sa engañador. Tiene un libro inofensivo que,
imaginación. El fantasma de Terranova es mirando a un alto fin, no lo nombramos.
una de ellas, coronada por la A ca d e m ia . No negamos que tuviera, con^o dice un
Le record du tour du monde. Novela buena. impío, intención de escribir novelas morales
BERTHE, A. (C. SS. R.)*— Vida de Gabriel para reemplazar las inmorales, oon tal que
García Moreno, presidente del E cu ad or, se nos conceda admitir con él mismo que
traducida por N avarro V illoslada; Episo­ se ha hecho también culpable de una iaUa
dios bíblicos, cuadros del A n tig u o y N u e v o literatura.
Testamento; Jesucristo: su Vida, su Pasión, BERTNAY, PABLO . — Novelista inmoral.
su Triunfo. El Profeta de Nazaret. N a r r a ­ BERTRAN, JUAN BAUTISTA <S. J.).—
ciones ( M adnd , 1896). Arca de fe ( V alencia , 1940). L a poesía
BERTHEM-BONTEU X, M L L. L ’A U T E L . religiosa española brinda aqui a todos los
Les marches de l’autel, le román de la entendidos un sartal de perlas auténticas
vocatlon. Novela buena. y un pomo frágil de quintaesenciados per­
BERTHEROY, M A D A M E JE A N (R oy fumes. R y F 582-83.
de Clotte).— Novelista y poetisa. N o es re ­ BERTRAN, MARCOS JESÚS.— El tapete
comendable, antes lia menester de más de verde. Cuento de recuerdos de Monte-Cario.
una corrección, y varias de sus novelas son Su fin es moral, en pro del trabajo y en
peligrosas y perniciosas. N ovela: Rachat, contra del juego; pero su espíritu, fuera de
se puede leer. La m ayoría de 6us novelas eso, está manchado de vez en cuando con
anticuas son obra del más extrem oso sen» toques voluptuosos, y tiene esta frase: «Yo
eualismo: El coloso de Rodas; La bailarina debía respetar su derecho de quitarse la vida».
de Pompeya; La belleza de Alcias; Las vír­ Luego, sin embargo, impide el suicidio.
genes de Siracusa; Sybaris; Las delicias de BERTRÁN ORIOLA, M.— Cantata de Na­
Mantua; La ascensión de la felicidad; Las dal (Barcelona, 1947). Poesías de Navidad,
tablillas de Erinna de Agrigento; En la BERTRAND, LU IS.— Kl rival de Don
barca de Isis. Tam bién son inconvenientes: Juan; Los baños de Falero, muy pasionales;
Los dioses familiares; Gilíes el menestral; La invasión, escabrosidades; Mademoisellf
Los cantores florentinos; El camino del de Jesslncourt, casi cristiana. Brutales, tur*
amor; La tormenta de amar; La voz del badoras, sensuales son todas estas obras:
foro; Amor, ¿dónde está su victoria?; Rosa- La Ciña; La sangre de las razas; Pepete*
lina y el amor; La ciudad de las expiaciones; la bien amada; El jardín de la muerte; La
Las ovejas de madame Deshouliéres. P u e ­ concesión de madame Petltgand; La Grecia
den leerse por adultos: El Jardín deleitoso; del sol y de los paisajes; El milagro oriental;
Las piedras que rompemos; El rescate; En El libro del Mediterráneo; El sentido dal
la pendiente; Las tres hijas de Pedro W a l- enemigo; Las ciudades de oro; Gustavo Flau-
dorf; El diario de Margarita Plalín; Geno­ bert. Tienen muchos inconvenientes: Sanguis,
veva de *arís; El hijo del Septentrión. martyrum; Juan Perbal; La nueva educa*
BER:‘HET, ELIAS B E R T R A N D (1815- ción sentimental; Luis X IV; El Infante; La
1891).— Publicaba las novelas en un perió­ novela de la conquista; Hipólito portacoro-
dico malo, del cual era redactor. Tiene m uy nas. Historia de España, es para lectores
pocu de cristiano, y isí apenas se levanta de cierta cultura, lo mismo que El enemlffO
de la tierra, atreviéndose en alguna de de Felipe II (M a d r id , 1943). No podemos
ellas, de paso, contra los monjes. Con rumbo aprobar las dos vidas de santos: San Agus­
a Tontón y Aventuras de Martín Frispulet. tín y Santa Teresa. Hay una edición ex*
>Se pueden leer. Las catacumbas de Paris. purgada de ambas. Los amores de Lamai,“
Venga un hijo la muerte de ku padre; am o­ tine, no apta para todos.
res, rapto de una joven ocultándola en aq u e­ BERTRE, L .— Véase Besneray,
llas catacumbas; asesinato, casamiento. M al BERUM EN, ALFR E D O .— Horas de am<*
in ujo y mala enseñanza moral, a lo men >s y de dolor. Poemas. Versos que no saben
por representarse la venganza de modo que de «modernismos» ni de <niltraíamoíw, OQB
parece engrandecer al vengativo. El valle reminiscencias de fray Luis e intentos <*•
86 pUf,(lL lwr; E1 «stenque de imitar a Bécquer. Inspiración serena.
üfn f f V bur;,ia; Los mineros de Plignles, tiene el curioso fenómeno de un poeta pw*
’ c°nviene a todos, 8 150 temporáneo que uo atropella ni a la
v d f T H 0LD? ’ ™ E R I C O .-D « h o n ¿ « t o ni al ritmo, ni aJ sentido común, ui
¿ ° e muy malas idean en: Enigma fatal" decoro.
a r t W k f u 0!|Vra/ ^.aj ° la c°u<ionaci<Sn de! BERYS, JOSÉ DK.— Inmoral.
BFBTun m c ! ^ e d e 1,bro,s P r o h ib id o s . BESANCENET, ALFRKDO. Escribió l á ­
IB o fíS f Autor
* AM.UEL ENRI<>UE (Sam); velas que todos pueden leer, como i*
804-1891.— de novelas científicas
No es rccomendable desde el punto de SÜ1 D,0«- —
BESNERAY, M A R ÍA D * ( U BertW K
vista moral. Cuentos misantrópicos. Kepro-
Novelas; En el país de Bernardlta, M p a f*"
loer. También ha oscrito otras del género
psicológico. N o Aon buenas: Irán Stsrnoff;
BIBIESCO, PRINCESA M AR TA.— El pe-
neo verde, perniciosa; Catarina París, cui­
El hijo de una aotrlz; Olga la bohemia;
da ñoco de la moral; Nobleza de vestido»
Nadina; La carrera al abismo* Igual cen­
en honor de los vestidos de moda; Isvor
sura merecen: Dolor de amar; Los sacrifi­
on el país de los sauces, escabrosa; Cruzada
cados; Hacia la aurora; Vidas rotas; Ven­
por la anémona, notas falsas. Para personas
ganza de mujer; Honor de familia. Pueden cuitas: El destino de lord Thompson, sn
leerse por todos: Pablo; Recuerdos de Aus­
obra de los dieciocho afios; Los ocho pa­
tralia. raísos, contiene evocaciones turbadoras.
B ESO U C H ET, L ID IA . — Escritora brasi­
BIBLIAS falsificadas, Las. Ou duas res•
leña (Editorial Suramericana). Totalmente postas ao sr. conego Joaquim P in to de Cerní-
in acep tab le. Además de todo ee antirreli­
pos, pelo Christao Velho. En el índice da
giosa y cleróíuba. E l ideal de la mujer libros prohibidos.
ibseniana: derecho al amor y a la vida. BIBLIOTECA Amena.— 15 tomos. Obras
D escrip cio n es dignas do Felipe Trigo. Re­ de Víctor Van Trieht, 8 . J. Véase Van Tricht
chazable. Condición de mujer (Sao Paulo, (Editorial de *El Mensajero del Corazón de
Brasil, 1947). Novela de amor. Vicisitudes Jesús*. Bilbao).
y desilusiones de una joven que se harta BIBLIOTECA «Amena Juventud».— Edi­
pronto de la vida conyugal. Errores doc­ torial lAbrería Sulesiana ( Bareelona). Muy
trinarios. Desaconsejable a todos. En por­ buena e interesante.
tugués. L a r Católico, 1947 . BIBLIOTECA: A tot vent, publicado por
BESSET Y APAR ICIO , FEDERICO. — Ediciones Proa. Encierra libros de toaos
¡Allá va eso...I Colección de charadas mo­ los matices. Se editaron mientras la II Re­
rales ( Santander, 1896). pública, y, naturalmente, examinados bajo
BESSIERES, A. (S. J.).— El desierto flo­ el prisma moral abunda allí más lo malo
recerá. LJn drama a las puertas del desierto que lo bueno.
africano ( « E l ¡Siglo de las M is io n e n , Bilbao). B I B L I O T E C A de Autores Cristianos
Inter Lilla; Llvieta (1 9 2 4 ): ¡Luis Manohal (B. A. C.).— Secciones: Sagradas Escrituras;
( Madrid, 1924); Parvuli (Q uito, Imprenta Teología y cánones; Sanios Padres; Ascética
ttalcsiana). Todos para niños de la Cruzada y Mística; Historia y Hagiografía; Filoso­
Eucarística. El espíritu y la bestia (Buenos fía; Pensamiento soelal y político cristiano;
Airesy 1943). Para todos. Literatura y Arte cristianos. Recomenda­
BESSON, AN D R É S.— Publicista católico. bles en sumo grado (Alfonso X I , 4, M a ­
Novelas: Hacia el alba, y otras buenas. drid).
BESSOT DE LAM OTHE,
PEDRO A. BIBLIOTECA ée Biografías, bajo ia
(1825-1897).— Novelas buenas: Los oficios dirección de Joaquín Arrarás.— Tamos pu­
infames, contra los librepensadores; Ga­ blicados: I. Mozart, por Héctor del Valle.
briela; El cabo de los osos, de aventuras II. Zuraalacáfregui, por José del Rio Sainz.
interesantes. III. Fernán González, por fray Justo Péres
BETAL-PATCHISL— Colección de cuen­ de Urbel. IV. Don Juan de Austria, por
tos escritos en sánscrito, compuestos, según Tomás Orame. V. San Juan Crisóstomo.
parece, para 'ensalzar la sabiduría y valor VI. Cervantes, por Antonio Espina. VII.
de un roy que reinaba cincuenta y siete Nelson, por José del Río Sainz. V III. Tal-
ftftos antes de Nuestro Señor Jesucristo; leyrand, por Héctor del "Valie. IX . Podro
costumbres de la ludia. En la forma son de Alvarado, por Rodolfo Barón Cuatro.
semejantes a las Mil y una noches. X. Miguel MaAara, por José Andrés Váz­
BETTAZZI.— ¡Pureza! (1943). Los edu­ quez. XI. Catalina de Aragón, por Tomáa
cadoras y lo» muchachos que pasan de la Orame. X I 1. Quevedo. por Antonio Espina.
Otros volúmenes en preparación o ya pu­
^dolesccncia a la juventud, incluso los de
clase popular, leerán con provecho esta blicados: El CM, por Ramón Menende*
Pktal. Alejandre, por Santiago Montero
f í e n t e obra. M L 2, 7.
Día». Sor Marta de Agreda, por T o^ás
BETZ, M AU R IC E . -T od as sus novelas Orame. Silvela, por Melchor Fernández Al-
inmorales. magro. Robespierre, por José Mana Balde-
Un. GNY D ’H A G E R U E ,
G A B R IE L .— rraín. Mutamld. por Lmüio Oarcía Gómes.
eiio y |mon literato. Novelas: La novela
Bl Duque «• Rivas, por Antonio M anchal».
buena* le8ulta; Claudi0 Bourget, y otras villena, por Tomás Crame; etc.
w h S > t « T e T ae diverso ralor histó-
lanJEYN0N R A Y » MAR1E. Cómo vencer la
“ » » > / * * * • " “ *• 29>-
A i r * y ^o w ,a vida da nuevo ( fíueno9 a ia ílO T íC Á dentlflo© Popular de Cue^
fu»,.*.?’ 194 7). Carece de espiritualidad y de-
das ° darwinistuo. Para personas forma- Muy aceptable, en general.
^ L I O T E C A Científico Recreativa.—
L u c i a n o (i828-i897).— Nove- (M a d r id , Editorial Hernando). AoeptabU,
br|es § (lo# °céanos; El vaUe de los ooli- ■ en general*
* y otras honestas.
BIBLIOTECA Claris» y BIBLIOTECA Nilo, por Jumy. Novela de argumento edifi-
Franciscana.— (Valencia, José J illamala). cante. 6 . L a llave del oro, por R. P i.
Para todos. _ ñol, S. D. B. Conversaciones familiares sobre
BIBLIOTECA de Clásicos amenos. L a la devoción de los Primeros Viernes. 7 . N a­
mayoría son trozos de clásicos de la li­ rraciones misioneras, por Jumy. 8 . El san­
teratura clásica del siglo x v i (Madrtd, tísimo Rosario, por Juan Marín del Campo
Ediciones FAX). Para todos («Chafarote»). 9. L a estrella de Manolín, por
BIBLIOTECA Corazón.— (L ib r e r ía Sate- P, Arestegui, S. D. B. Edificante historia
siana). Para todos. de un niño español por tierras americanas.
BIBLIOTECA Corazón, de la E d ito ria l 10 . Namuncura, por R. Piño], S. D. B. R as­
Glem (Buenos A ires), está dedicada a las gos biográficos del hijo del último rey de la
muchachas y en general sus novelitas p u e­ Pampa. 11. Don Bosco en Barcelona, por
den servir a este fin. Pero no h ay que fiarse, R. Piñol, S. D. B. Relato histórico (abril-
hay varias malísimas p a ra muchachas y mayo de 1886). 12. Caminos de Dios, por
malas para cualquiera. P o r ejemplo, L a R. Pinol, S. D. B. Perfiles biográficos de
capilla del perdón, de Alfonso D audet, y San Juan Bosco. 13. E l vuelo de un ángel,
La corriente impetuosa, de L . Brom field, que por S. Antolín. Preciosa novela. 14. Cáliz
son malos. Tiene tam bién algunas de au to­ de sangre. Martirio de monseñor Versiglia
res malos aunque en sí sean buenas. en China. 15. E l quinto, no matar. Novela
BIBLIOTECA educativa, a cargo del P a ­ moral. 16. E ra un santo. Novelita por el
dre Rodolfo Fierro Torres, salesiano, y p u ­ P. Coloma, S. J. 17. L a roca inconmovible,
blicada por la Sociedad E ditora Ib é rica por Bolanden-Arestegui. Narración histó­
( Alcalá , 164, M adrid) . Tiene publicados los rica. 18. Entre dos fuegos, por V. Font.
volúmenes siguientes: Sigue tu estrella; ¿Tú Novela de fondo histórico. 19. Cosas de la
qué quieres ser?; De niño a hombre; Sois de India. Páginas misioneras de Oliverio. 20. E l
Cristo; Manos a la obra; Aprovecha tu vida; santo Escapulario, por Juan Marín del Cam­
Cara al porvenir. E n la sección femenina: La po. Narraciones.
niña en ei colegio; La jovencita en el colegio; B IB L IO T E C A Horas Selectas.— (L ib re ría
La joven ante la vida; El drama de la vida. Salesiana, Barcelona) . Muy buena e intere*
BIBLIOTECA escénica catequística.— P u ­ sante.
blicada por la Sociedad Editora Ib érica B IB L IO T E C A de la Juventud.— (E d itoriai
( Alcalá , 164, M a d rid ). Volúmenes de más lÁbrería Religiosa, Barcelona). Contiene:
de cien páginas con diálogos, dram itas, reci­ Colección Finn y Colección Spaldlng. Ambad
taciones, etc., representables por jóvenes de son buenas e interesantes.
uno y otro sexo (6 volúmenes); tiene adem ás B IB L IO T E C A de Lecturas ejemplares.—
una Sección masculina (12 volúmenes) y otra Escelicer, S . L .;
(E d itorial Cádiz). Muy
femenina (9 volúmenes). buenos libros para jóvenes.
BIBLIOTECA Escolar Calasancia.— L e c ­ B IB L IO T E C A de «El Mensajero del Co­
turas educativas. Colección de trozos de razón de Jesús».— (B ilb a o ). E n sus diversas
buenos autores, ejercicios variados, cartas, revistas y en la Editorial publica libros de
novelitas, que van intercalándose. Todo m uy gran circulación y provecho.
bueno y diestramente ordenado. B IB L IO T E C A Moderna Mateü.— (E d itorial
BIBLIOTECA (Fomento Social».— D irigida Mateu, Barcelona). Ha publicado novelas
por Padree jesuítas (H erm osilla, 14, M adrid) . rechazables y otras de tono subido propias
Para cuestiones sociales. de lectores oon criterio cierto.
BIBLIOTECA Freya.— (E d ito ria l A p o lo t B IB L IO T E C A Moral Instructiva.— f M a ­
Barcelona). Ha publicado algunas novelas drid, Saturnino Calleja). Buena en general.
¿fccna.’ables como Quinientas mujeres para B IB L IO T E C A Noche. — En general, sua
un i.ombre, de A. Belot, y peligrosas como lecturas son para gente con algún criterio.
los ojos del hermano eterno, de S. Zw eig, B IB L IO T E C A de Novelas populares.—
7 de un í uez> de A. Ilem izo- Contiene de todo, y mucho malo.
r ? H 0TE?A d"1 Hogar.— ( Barcefona, B IB L IO T E C A Nueva. — Episodios c a ­
bres de España. Son folletos que tratan. a
bandidos célebres, de L a guerra carlista J
AiW IpV /°TEt ^ del Hogar cristiano.— fiocit- de la de Cuba. Ni recom endables ni muy
J (A U jM ' 1(¡4’ M adrid). malos; tolerables en general. Diego Corrien-
ñol S 0n ,Bosco> V«r R. Pi- tes. Es uno de los bandidos célebres, s*
de es nada recomendable. , ir
« e la
la viria^l*
vida de t ?* 10
Don hechos
Bobco. e d «icen
2. Luz »n t«g
ln* B IB L IO T E C A Oro. — (E d ito ria l M o to **
suburbios, por It. P. u „ s . D B ^
Barcelona). Algo de todo. ^
glotona de un niño pobre. 3. La religión La canción de la flecha, de E dison M ar t
por Balines. Precioso tratado apologético’ muchas son sólo para gente mayor. .^
nol S VDC<B0rV ! U » * aU)’ P°r R- Pi- B IB L IO T E C A de
-w Hl8tom anecdótica de la Narraciones interesantes (Q ijó n . Ool 9
evoción a Mana Auxiliadora. 5 . El hijo del
los Padres jesuítas)•
Patria.— Muy alabada por
B IB L IO T E C A
eminentes jerarquías de la Iglesia. Laa ^ R °bln sÓ n. — ( Barcelona ,
Aauonal Duran). Ha editado do* novelas,
obras que publica están sometidas al fa­
aceptables para niños de doce a quince
llo de la censura eclesiástica. Publiea no- años. Vaya equipo, de J. Ministral María,
v elas • y Detectives Improvisados, de K. Zack.
B IB L IO T E C A Popular circulante, creada
BIBLIOTECA Rosa.— Biblioteca «Juven­
por el Patronato Social de Buenas Lectu­ tud* (Editorial Librería Religiosa: A v i •
ras en honor de la señora doña Carmen
20, Barcelona ( 2 ). Cuenta actualmente
Gómez de Andino. Buena. con 38 ejemplares.
B IB L IO T E C A P o p u l a r . — Colección de BIBLIOTECA Rosaleda. —Doce novelas
grandes escritores nacionales y extranjeros selectas para la juventud. Véase Folch y
°( Bogotá, C olom b ia . Editado por Roa, Jorge). Torres, José M.a (Barcelona, L . G ili).
Obras de todas las tendencias y matices. BIBLIOTECA Las Sectas.— Muy buena.
Cuentos y novelas: No es esta colección de Entre otros libros: Los poderes ocultos de
sólo cuentos y novelas, pero abundan en España; Los estragos del comunismo en
ella esta clase de obras. Aunque se han Hungría; Freud, crítica de su sistema; La
contenido en ciertos límites, no falta lo Iglesia y la masonería; El judaismo; Los
malo, v. gr.: Estela; escasea lo bueno sin sin Dios en Rusia. Ataca metódicamente
mezcla, v. gr.: Pachin González, y no es esta lacra de la sociedad (Vilam ala, Barce­
poco lo deletéreo. lona).
B IB L IO T E C A Revista Popular.— ( Barce- BIBLIOTECA «El Siglo de las Misiones»»
lona. M iguel Casado). Comprende novelas ( Bilbao).
y obras am enas.
BIBLIOTECAS de Novelas. — Entre in­
B IB L IO T E C A Religión y Ciencia.—Estu­ numerables, citamos: Biblioteca de la fa­
dios para los tiempos presentes. Lectura in­ milia cristiana, es buena; Biblioteca de
teresante, popular, instructiva (60 tomos). novelistas del siglo XX, mala en ideas y
BIB LIO T E C A Religión y Cultura.— Ocho en moral. Biblioteca Mignon. En ella hay
volúmenes sobre Apologética, Filosofía, Eco­ novelas o cuentos de autores tan malos
nomía política y Religión. 1 ) Gibbons: como J. O. Picón, Alas, Bonafoux y Blasco
El embajador de Cristo; 2 y 3) Desur - Ibáñez. Bibliateca selecta, es mala. Blbüo-
mont: La caridad sacerdotal; 4) Paquerie: teca unlversaL Entre sus innumerables to­
Apología popular de la fe cristiana; 5 y 6 ) mos los hay de novelas muy malas.
Mereier y Nys: Tratado elemental de Filo­ BICKEL, BENOIT JOSEPH.— Religión y
sofía, en colaboración de Arendt; 7) Schrij- deporte ( Madrid , 1947). El fin de este
vors: M anual de Economía política; 8 ) Ba- doble ensayo es dar la vos de alarma con­
lltrino: E l principio y la causalidad de la tra la seducción progresiva que el deporte
existencia de Dios. ejerce sobre la juventud, con detrimento
B IB L IO T E C A Renacimiento. — Mala en de los valores espirituales y, colocándolo en
ideas y en moral. Entre sus colaborado­ su lugar de medio, demostrar la feliz in­
res figuran los siguientes: Joaquín Belda: fluencia recíproca que existe entre la reli­
Memorias de un suicida, novela cómica; gión y el deporte. Para todos con alguna
Jacinto Benavente: Obras escogidas, un cultura, especialmente jóvenes y educado­
tomo; Manuel Bueno: Teatro español con­ res. BDV 122.
temporáneo; Concha Espina: Despertar para BIELSA.—Traducción de la novelita anó­
fl}°rir, novela; Alberto Insúa: L a mujer nima Manuel o el niño robado, que tiene
jacil, y Las neuróticas, novela; Ricardo León: alguna piedad a lo menos natural, y se'
La escuela de los sofistas y Casta de hidalgos; puede leer.
López de Haro: Sirena, novela; José BIELSCHOWSKI, ALBERTO. — Goethe
^opoz Pinilios (Parmeno): Doña Mesalina, /Barcelona, 1944). Biografía. Refleja la
jovela; Eduardo Marquina: Doña María complejidad Ael alma del poeta alemán,
Brava; G. Martínez Sierra: Todo es uno , con sus grandezas y sus debilidades. Para
p , mismo, novelas cortas; Condesa de lectores con buen criterio. M L ¿, o4b.
rom ®azan: L a literatura francesa y El BIEBNATZKI. JUAN CRISTÓBAL (1795-
nes an**cismoí Alejandro Sawa: Iluminacio- 1840)__Escritor, novelista, protestante.
di' \?n Scmbra, libro póstumo; Enrique BIESTLEY, j. B.— L os buenos compa­
La nil‘l a: Andanzas serranas; Felipe Trigo: ñeros (1932), novela buena
BIEZMA, PATROCINIO D E .-E 1 secreto
a* un crimen, novela buena.
B 1GAZZI, G. (S. J.).-Estreimas: Vida del
fiiui ar^ ° 2amaeoÍ8: E l otro. Etc. niño Jorge Campero. Biografía de este pe-
eic(hi i0 T ? CA de la Risa.— Por una so- de extraordinaria piedad, que
qU eñuelo d ^ Ae e d a d Una mi
V unr,,.) literatos de buen humor (Parts,
^ £eneral» cuentos, chistes, agu- Satura artístioa diseñada por el artífioe
in°teiwivo 8. De vez en cuando divino.
de mal gusto y aun irrespetuosos.
B1GGERS, E A R L DERRS.— El papagayo Novela limpia, bella y moral. Para todos,
oblno, ee puede leer. Las siete llaves (19 4 2 ). excopto niños y adolescentes. Premio Nobel.
Ambiente de baja política 011 un Ayunta­ E 160. .
miento de Yanquilandia. Novela frívola. BLACK, D O R O T H Y . — Viaje fantástico
E 149. El criado chino ( Barcelona, 1946). ( Barcelona , 1946). Novela basada en la
guerra; la acción en Rangún cuando llegan
Ambiente do divorcios. Para lectores forma-
dos.
Íos japoneses. Al iniciarse la huida, una
BIKELAS, D.— La hermana fea, buena. muchacha docide atravesar montañas y
BILBAO E G U lA , E S T E B A N .— Aparlsl y ríos para enlazar con las fuerzas de la India.
Guijarro. Galería de los Precursores (Sa n El toma amoroso tiene un desarrollo de
Sebastián, 1942). Para todos. novela «rosa* moderno. Sin graves reparos
b i l l a r d ó n d e S A U V IG N Y , E. L U IS no es, desde luego, recomendable para mu­
(173G-JS11).— Novelista, poeta, dramaturgo. chachas. Indiferente. Para porsonas mayo­
No es seguro. res. E 328.
BION, P.— El anillo Imperial, es buena y B L A C K , W I L L I A M (D e l 1841).— N ove­
del tiempo do los mártires. las: Sabina Zem bra, y alguna otra, que se
BiR K ENFELD, G Ü N T H E R . — Augusto pueden leer.
Cayo Julio César Octavlano: La novela de B L A C K E , S E X T O N .— E l íantasma del
su vida (1912). Para persouas de mundo. océano (Santiauo de Chile , 1946). Los mu­
BIROLEY, É M IL E .— La educadora cris­ chachos loorán con gusto esta novela donde
tiana. Libro de excelente pedagogía. se pone el castigo ae una mala acción.
B1TZ1US, A L B E R T O (1797-1854).— N o ­ B L A C K M O N T , R O B E R T .— El pueblo da
velista suizo, predicador luterano, conocido los huesos. Novela pasable.
con el nombre de Jeremías Gotthclf. Pintor B L A C K S M IT H , A . V.— L a Isla de los
en Literatura, atrevido, brutal y crudo do muertos, inconveniente. Para mayores. E 241.
la vida de los campesinos berneses. Novela: B L A IR , IVON.— L a muchacha del batln
El espejo de los campesinos. Describe los dorado. Perfecta novela «rosa» del tipo im
trabajos de los desheredados de la fortuna, glóa. Indiferente. Para todos, menos niños
como 8e dice, pintando con uua viveza } jóvenes.
excesiva los abusos de los ricos, la maldad BLAJOT, JORGE (S. J.).— Veruela. Ju­
humana. Por un lado desgracias y más ventud en el claustro. Prólogo de José
desgracias do un aldeano bohemio, vaga­ M.a Pcmán ( Barcelona , 1947). Volumen
bundo* y, por otro, inhumanidades en otros. conmemorativo del octavo centenario
Amores, pecado, consecuencias de él, vida la fundación del Real Monasterio Cister*
deshonesta. cíense de Veruola, hoy Noviciado de la
B1URRUN S0T1L, TOMÁS.— La escul­ Compañía de Jesús. Todo lo nuevo e¿tá
tura religiosa y bellas artes en Navarra en el, con sabia moderación y sin detri­
durante la época del renacimiento (P a m - mento de lo eterno... Todos los tonos y
pl/jna, 19S5); El arte románico en Navarra matices de la nueva técnica están gozosa­
( Parn ¡) lo n a, 1U.’j G j . mente asimilados.
B1ZET, RENE.— La sirena que aúlla, BLA N C O . — Salve, Regina, y Padrenuestro
cuentos violentos de aventuras equívocas (Barcelona, 1943). Dos tomitos lindos con
y amorales; Penas de nada, sentimiento de agradables e infantiles ilustraciones en color,
un adolescente; La ventura de las guitarras, propios para acompañar ,1a enseñanza d©
honesta y buena; Jlmmy el misterioso, mala; estas oraciones. Gustará a los pequeñines
Ramona, aventuras, para adultos; ¿Ha visto de seis a ocho años.
usted Barcelona?, reprobable; L a botella de B LANC O , A D O L F O .— Guerra de la Inde­
whisky, aventuras. pendencia en ei antiguo Principado de Cata*
BJORNSON, BJORNSTJERNE.- Dramá­ luña, muy interesante. Novola; Las pobres*
tico y novelista malo. Enemigo del cristia- Vacila en sus ideas: ya parece católico, y *
mnino, h.' cual declara insuficiente r>ara las liberal; llama crimen al duelo, y acaba p OS
condiciones actuales de la sociedad civil. defenderlo, discurriendo alrededor de una
Ln su drama Leo narda defiende el amor razón falsa, sosteniendo que las virtudes
ibre; en el de Sobre las tuerzas, pone en sociales lo exigen. Y no son éstos los únicos
e r de juicio las crancias religiosas. F./i despropósitos que profiere.
la novela a comenzar de 1873, lo rnisir o B LANC O G A R C IA , FR ANCISCO (O . S. A.)*
que en el drama, ha seguido ol rumbo tra­ L a literatura española en el siglo X I X (M a ­
zado por el realismo. Un muchacho de drid, 1912), muy buena <m todo sentido.
buen templ.* UU4‘¿ ), g.mtará mucho a los B L A N C O N A J E R A , FR ANC ISC O (Obispo
¡ ,7 iT \ . h 400■ A rne> dol de Orons»;).— Coeducación y educación SMVW*
»taí«í° J'?Í<K h,Ja M Pecador; Los re­ Libro necesario a los sacerdotes, educador©*»
nejos del espejo, un lauto libertino; El padnw y todos los que están en contaot»
Kuante; Almas en pena, regulares; La colina
con la juventud. .
dorada (Valentía, 1U44). Encantador idilio BLANCO , G E R A R D O .— Autor lunático*
c<iinpe»iuo en uua pequeña aldea noruega.
melifluo, de uo velas y cuentos, de jjSUM»*
dftüt T ofcran quo mejor es no nombrarla*.
buena enseñanza, apología de las buenas
Ph 'licencioso, provocativo y peligroso en
erado extraordinario. ¿orinas. Un marques eon buenas formas
doja contento a un sablista sin darle nada;
BLANCO, RAM IRO .— Cuentista español,
y un banquero con malas formas deja de»*
moral y do rnucha chispa. Cuentos plácidos.
contento a otro sablista, aunque le aa cien
.Koina 011 gonoral on olios la discreción y ol
peseta*. El caao parecerá imposible. Ahí se
j-lusto con la moralidad natural, on muchos verá la habilidad del cuentista, y la ense­
Hura, on oíros recóndita; poro no falta
ñanza salta a los oíos. Convidado a la boda.
algun a ineonvonionoia. La traición, bastante
La desesperación del convidado, qne es el
bion: El robo y la pereza, muy bien; El
que se casa, nada tiene do edificante. Eleva­
náufrago de Monte-Cario, no satisface; La ción no se ve. El Código penal. A propósito
lamparilla, «in elovación; Los morrongos y de las puñalada*», no previstas por el Có­
el alcachofa. E s do moral natural, pero se digo, eon nue el cuentista hubiera puesto
prestaba a la manifestación más expresa en boca del conde: «Pero hay otro Código
do la doctrina católica. Ego te absolvo, no que las castiga, el de Dios», sería el cuento
pasa de pasadero, con alguna inconvepien- completo. Los más negros y gordos. De más
eia quo no' debo pasar; Pacto de Sjpfigre, chisto que éste tiene otros. Crueldad e In­
tiene m ás do inconveniente; El triunfo de la gratitud. Ya están comprendidos en los
hormiga, parooo lle v a un buen sentido, pero siete pecados capitales, en lo demás no
para Ja mayor parto do la gente estará están mal. El final* contra crueldad com­
más claro el malo; David y el Goliat, de pasión, y contra ingratitud agradecimiento,
ingenio, poro salo triunfante un calumnia­ está bien. Rubf, inofensivo y de enseñanza.
dor; Una apuesta, ingenioso, pero poco fino; Lo que está de Dios. Buena enseñanza. Lo
La docena del fraile, un poco basto; El del desafío podía reprenderse más explí­
pobre millonario, muy bueno. citamente. uPancunáil Alguna enseñanza.
Los otros son Remojantes: Tanda de cuen­ Tal vez fuera mayor v mejor, si el caso
tos (M adrid, 1909). Por los asuntos y fuera al revés: de un nombre que resistió
el género do los chlstos, son más para a la tentación. La hija del Barba. Buena
personas mayores; pero son más morales intención, pero do poco provecho y algo
y mejores quo los Cuentos plácidos. El que no nos gusta. El premio de la vida.
sobrino de San Pedro, moral, que la re­ Pasadero. Queda sin castigo y triunfante
forma ha, de empozar por uno mismo; el perverso. Todo estaría bien, si con alguna
Fracaso nupcial, moral; Las alas de Icaro, expresión se elevase el asunto a las esferas
moral. Hay dos expresiones que no nos católicas. El ascua en la mano. No vemos
gradan. El tambor mayor, moral; La post­ que pruebe lo que pretende. Hay algo de
data, moral; El guiño de la muerte, moral. inconveniente. Autor e Intérprete. Además
Nemsita do alguna corrección. El caballo de ser el asunto bastante inconveniente, la
bjpedo, oportuno; El amigo del diablo. En parte doctrinal no es exacta. La torta de
apéndice quo lleva esto cuento se alaba Reyes, bonito y gracioso; El cartel, bonito
ti Sardón sin restricción do sus ideas inmo- chasco; Invasión y sublevación. Simpáticos
lulos. noa paroco bien siendo ellas malas, son los cuatro viejos, pero al final falta la
informe comercial, moral} Nuestras vidas delicadeza en el asunto, que no lo pueden
disimular dol todo las palabras del cuen­
5i>n n S r*os—* moral. Aquella proposición:
k Ee, (in religión y en amor, es ciega*, tista. Los peces de colores. Asunto incon­
veniente, bastante mediano. Hay en él sa­
a,ni(|ne el autor la ciiga en buen sentido,
presta allá a mala interpretación. La lida, pero no verdadera moralidad. Los
bípedos aterrados. De los empicados altos
ProcUcacl6 n del abanico, moral; El sino de y bajos que roban. A propósito del gallo
ti°ni ^>aco* moral so podía haber acon- llamaríamos nosotros a este relato: Cuento
J. ? que ostá muy bion oi re-
(V<‘° do la muerto on la carrera de los con espolón. _ _
BLANCO SOLER. — El hijo de don Juan.
in! J0*’ 7 ^ fúnebre a don Paco, en Novela de fantasía, completamente imagi­
hon * ar>ra» ladróu. Las brujas de Bara- naria; liona de originalidad, (un «upueeio
pu n»oral. Alguna correocioneita. El hijo del Don Juan, de /om fc), de filoeof a
nuó °* *a ,n6sa> inofensivo; moral. En un poco zumbona y enmarcada en un estilo
de yiwno a parar el patriotismo. Después romántico y poético. La obra no resulta
latai (l° 8’ .E 1 b,llete de Banco. El algo ™ E s a para personas formadas, a pesar
bi<Mi ’ i no 0 X*Hk° y no ostá bion. Acaba píanos conceptos un tanto atrevidos
C(^ • alabando a la divina Providencia, y 5 m * Í? X ,2 , « ^ o . ™ i * Ubro. S M
o h H i'T 01 ,l0rm°#O: «iI>ios es justo!» No
’ *l,uHlan objoeiones perfectamente b^ a ÑCO-BELMONTK, m . r .— L a ou*
(los V( H,ron las doctrinas católicas. Otros rf. ü 2 2 * M *«M » de otrM vldM ( }9 0 ?>-
°í Prlnclpe feliz. Ésto moral, y muy JbrS c íS lic ». Bl M im o euwito arol. L o,
Iln; tr*bu de los Momls. Gracioso y
>avorly hu<Mia intención. Siguen tres, y f una serie de ellos de varios colores, puro»
s y disfavores, Bonito y de muy
y apacibles. Pues, señor...; Son Bdolftntos además, deshonesto, algo irreligioso (en otras
del ideal, buenas. obras lo es mucho), y ae mala enseñanza ett
BLANC H AR D , R A O U L .— Estados U n i­ punto a matrimonio. ¡Cosas de hombres!...
dos, Canadá y Alaska ( Barcelona, 1944). Tampoco tiene nada de fino y sí bastante de
Obra muy propia para consulta y que grueso; y, aunque no se meta a contar cosas
prestará buen servicio a estudiantes y estu­ deshonestas, hay, fuera de los amores, alu­
diosos. M L 2y 608. siones nada buenas. La cencerrada, muy
BLANCHERE, H. DE L A .— Aunque no deshonesto y peligroso por ese camino;
merece positiva recomendación, lia escrito además se pone en ridículo a un sacer­
algunas novelas indiferentes, como la de dote. La apuesta del esparrelló, ni bueno
Alrededor del lago. ni malo. Se puede leer. La caperuza. Del
BLANCHET, EUGENE-LOUIS.— La hai- género basto y con odios socialistas. La
ne qui meurt. Novela que no merece reco­ corrección. Trata de un infeliz en presi­
mendación, aunque ha sido premiada. dio. Cuento desesperante y nada cristiano.
BLANCHET, FRANCISCO (1707-1784).— Guapeza valenciana. Matones y navajadas.
Canónigo y censor real. Escribió variedades Es malsano. El Femater, cosa burda, descrip­
morales y* divertidas y cuentos. ciones realistas, especies deshonestas; En la
BLANDY, STELLÁ."—N ovelas: Benedicte, puerta del cielo, indecente, grbsero, contra
muy buena. Casi todas las demás son in- monjas, frailes y capellanes; El estado de
ofensivas. Eva, socialista, irreligioso; La tumba de AU
BLANQUET, ALBERTO (nació en 1826).— Bellús. Aire también irreligioso y pintura
Se dió al periodismo y a escribir novelas. de un sacerdote indigno. El dragón del Pa­
Una de ellas lleva un título por demás escan­ triarca, algo irreligioso, con burla de la gen*
daloso, que por eso lo omitimos. Novela: te de iglesia y de los exorcismos. Sónnica,
El parque de los ciervos. Publicada el 1860 la cortesana. Novela sumamente sensual,
en la Colección de novelas ilustradas del Co­ voluptuosa, provocativa y deshonesta, dé
rreo de Ultramar. Muy peligrosa para la los tiempos de Aníbal y Saguntó, cuya
castidad, y, aunque no carece de algún destrucción describe. Flor de Mayo. Novela
ejemplo de virtud, ésta no se apoya en los mala en ideas y en moral.
verdaderos fundamentos, y lleva a su lado Cuentos grises. Son muy diferentes de los
ejemplo de vicio de persona de alta cate­ anteriores: Golpe doble; La barca abando­
goría. nada; La paella del Roder; ¡Hombre al agua!;
BLANQUEZ FRAILE, AGUSTIN.— Geo­ El parásito del tren; En el mar; El silbidp
grafía de España ( Barcelona, 1943). Útil y el ogro; En la boca del horno, se pueden
para estudiantes y también para leotores leer. El milagro de San Antonio, no deja de
que quieran adquirir cultura general. M L 1, tener algo de peligroso para la gente jovén;
641. El maniquí, necesita alguna corrección; El
BLAS Y URIBE, JUAN.— Novela: Sárica, despertar de Budha, bastante deshonesto y
la Borda. De costumbres aragonesas. De ana peligroso.
honestidad puramente natural, de un argu­ Novelas: Arroz y tartana. Mala. Descrip­
mento que, por lo realista, aflige más que ciones indiferentes con otras de picardía»,
deleita al lector. realistas de mal género. Expresiones anti­
BLASCO DEL CACHO, ANTONIO.— Cua^ clericales aquí y allá. La narración de la
tro fracasos. Novela de estudiantinas, de procesión del Corpus es volteriana. En
amores y de guerra. Para iodos. país del arte (Tres meses en Italia). Obra de
BLASCO, EUSEBIO.— De malas ideas. N o­ viaje, muy mala por las ideas socialistas
vela: Una señora comprometida, es atrevida anticatólicas, impías, de falsa y en alto
y escabrosa, por más que tenga al fin cierto grado calumniadora historia, de irreverente,
amago desmoralización. Cuentos y sucedidos; a veces, y sacrilego lenguaje.
Escena* £* la vida privada; Malas costum- Mare nostrum, muy inmoral y muy desho­
ores; Apuntes de mi tiempo; seguido de nesta, provocativa y brutal, desde la porta­
algunos bocetos biográficos v poesías. ¡Fla­ da; La Maja; La Maja desnuda. Muy desho­
quezas humanas! ( Madrid , ‘1881). nesta. Sangre y arena. De un realismo repug­
MASCO IBAÑEZ, VICENTE.— Alborota • nante en escenas de varias clases: sensualos,
i ’• irre líposo, anticatólico, clerófobo, revn- voluptuosas, provocativas, deshonestas «b
lucjonano. No negarnos que Blasco Ibiiñez gran manera. Entre las muestras de su *
telina dotes para baber sido un buen lite dad, exhibe Blasco una procesión en SeviU*,
^ L a ° ía° rperder
a, '¡mam0Sl.
que’deP°r 1111 1^ 0 , ha pintada según su espíritu volteriano. La
echa/io muchas estas nrenrliH dral (1903). Es la de Toledo. Oüa ye*' «
y por otro, las lleva muchas veces por cami- repugnante realista de su espíritu iinp '
"ÍTraa PfirdK:lÓD- Veam0B algURa* anticatólico, volteriano, clerófobo. La
ca. Es mala por su estilo desesperante, <*9.
Cuentos valencianos: Dimoní. La poca fi- fatalista. Deja al perseguido Batiste siU•
nura de eete cucnto no dice bien con el rctra- consuelos de la religión. Es de mal wMVv
>del autor, que va en la portada general. Es Pone empeño en acumular trabajos soW®
hombre honrado para dejarle después en el Novelíw de Costa azul: Puesta del sol:
C o n s u e lo y en el abandono con que ter­ El sol de los muertos; El viejo del paseo dé
mina la novela. El Caballero de la Virgen. los Ingleses, etc., de varia categoría; El Papa
Sobre las gestas gloriosas de América. Glosa del mar, lectura peligrosa; A los pies da
apao-ada de hechos grandes, que merecían Venus, de lectura peligrosa; En busca del
mayor intensidad literaria y grandeza y gran Khan; El oro y la muerte; La casa del
elevación de estilo. océano, inconvenientes; El fantasma de las
El adiós de Schubert, novela corta, des­ alas de oro, peligrosa. Datos biobiblioirrá-
truida por el autor; La señorita Norma, ídem; ficos. S 212; E 284 .
H istoria de la Revolución española (1 8 9 0 ), BLASCO, JESÚS.— El pájaro azul (1943)*
escrita desde su punto de vista ideológico; aceptable para niños de seis a nueve años;
Oriente, crónicas de su viaje a Oriente, de La Primera Comunión de Anlta Diminuta
poco interés y con defectos de apreciación; ( San Sebastián, 1945). Hará las delicias de
La araña negra, en inspiración y en cate­ todas las niñas de seis a nueve años. Una
goría moral tiene muchos puntos de con­ aventura de Anita Diminuta, para los niños
tacto con El Judío errante, que se halla en desde'los diez años. B D Y 115,
el índice; Entre naranjos, peligrosa para to­ BLASCO, JOSÉ M.ft (presbítero).— La peste
da clase de gente; Cañas y barro, tolerada del ateísmo ( Zaragoza, 1934). Respuesta al
para personas de sólido criterio y firme for­ folleto de Sebastián Faure, titulado Las
mación moral; El intruso, no conviene a doce pruebas de la inexistencia de Dios.
nadie; La bodega, peligrosa para la genera­ BLAVET, EMILIO.— Inmoral.
lidad de los lectores; La horda, desagradable BLEES, H.— Psiquiatría Pastoral. Psico-
e inconveniente para quienes carezcan de patología. Moral. Dirección por H. Blees,
sólida formación religiosa; La voluntad de capellán del Instituto Psiquiátrico «Voorburg*
vivir, novela que no se puso a la venta; en Vught (Holanda). Para confesores, módi­
Los muertos mandan, sólo para personas cos y educadores.
mayores; Luna Benamor, no tiene graves BLESSEBOIS, PEDRO C.— Autor de obras
reparos morales; Los argonautas, pueden difamatorias, sátiras innobles y novelas obs­
leerla personas de criterio; Historia de la cenas, sin mérito alguno literario. Novelas
guerra europea, de lectura inconveniente; La malas, deshonestas: El libro de Angeüa, his­
Argentina y sus grandezas, no tiene graves toria amorosa y trágica. También se atri­
defectos morales; Los cuatro jinetes deí Apo­ buye a este cínico Lupunie y Zombí del
calipsis, para personas medianamente for­ gran Perú.
madas; Los enemigos de la mujer, para per­ BLESSINGTON, MIS POW ELL GARDE-
sonas de algún criterio; El paraíso de las NER, CONDESA DE (1789-1849).—Mun­
mujeres, inconveniente; La vuelta al mundo dana, novelista. De 6us salones concurridos
de un novelista, indiferente; El militarismo se alejaban las señoritas inglesas porque ella
mejicano, fracaso editorial; El águila y la en sus novelas trataba de afectada e hipó­
serpiente, sin publicar; La tierra de todos crita la modestia de ellas,
í » alencia, 1922). Novela breve de ambiente BLEST GANA, ALBERTO.— Martín Rivas.
argentino que encabeza una serie de títulos Novela hermosa y llena de interés; magnifico
do mérito vario, entre las que destacan: No- cuadro de la sociedad y costumbres popula­
cne seria; Las plumas del caburé; La vieja res chilenas, alrededor de 1850. Recomen­
el cinema y La süblevación de Martínez. dable para todo lector, salvo para señoritas.
‘ u general, son indiferentes en cuanto a Ardiente defensor de las ideas modernas.
j'u aptitud moral, pero algunas adolecen de Novela: El pago de deudas. No es buena,
aunque tampoco se vean en ella pinturas
<]°S \le/ect,os tendenciosos y libres de la obra deshonestas. Con todo, se trata de dos casa­
(*ii sco* La condenada y otros cuentos dos que, separándose de sus respectivos con­
í ueuos A ires , 1946). Entresacados, en su
sortes, huyeron para vivir juntos. Al nn, de
len^01^ ’ ^ v ° l um ei1 titulado: Cuentos va- ellos, el hombre se suicida. Se le descubren
cíanos. Abundan las escenas sangrientas
a Blest en esta novela sus ribetes y puntos
in J ^ intención tendenciosa al describir in-
de fatalista, y viene a hacer suyo
Í;l(lnu'ias y desigualdades sociales. El titu- de que la virtud es el temperamento, si bien
torn0 f mani(lu^ es inconveniente. Para lec- en esto mismo acaba por contradecirse. Es-
xr k l°nnados. B D V -S 41. La reina Calafia*
*ovela en ]a que las legendarias aventuras
do ° r*B IjÉ S ^^A N ^ GUILLERMO- Poeta de-
aPÍio*ul‘x<^e ^ ros caballerese°s aparecen sentimental, autor de noclas y
en las tierras do América a la épo- Ofensor acalorado de los principios hbenües.
iruKiur
((.i. fna. ^Algunos
i^ u u u a inconvenientes.
iiitunvonK'uiivo. iPara
( lralp^- nnad ° 8. El préstamo de la difunta
kSn Catorco narraciones que
!a.n on América española. Ten- G BL¿ND^ZOLA!e(DENISE L E . - Hija del
011 algunas que tratan de
7)/>| Méjico. Para lectores formados. su padre, E m U lo'zoíT se defienden teoría*
t doctrinan inmorales y heterodoxas; amén de Boccaccio. Es el mismo Deeámeron coa
de contener varios ataques a Ja Iglesia. sus diez jornadas, que bajo este título pu­
BLOND EL, P. Z A C A R IA S M .— Elois y blicó la Biblioteca de la ílisa. Cada jorna­
Mortocks, novela de lo por venir. Narración da consta de diez historietas del género
del P. Zacarías M. Blondei, publicada en ya dicho.
español por el Dr. Lázaro Clendabims (1 9 0 9 ). B O C CAR A, E L S A .— Diario de Laura ( B a r -
Está escrita con buenas intenciones, y el celona, 1943). Diario con las travesuras de
escritor es católico. Con todo juzgamos que una niña revoltosa de diez años. Tolerable
ued*': hacer mas pecadores quo justos; pues para niños de nueve a doce años.
Sav eu varios capítulos mucha deshonosti- BOCH Y B A R R E T , M A N U E L .— Cómo na­
dad, y expuesta de modo notablemente pro­ ció la Cruz Roja, indiferente. P ira persona*
vocativo. mayores. E 185.
B LO Y^LEÓ N (nacido en 1846, en Peri- B O C K , T H E O P H IL E .— Noche sobre *1
gueux, de padre francés y madre española). agua (Barcelona, 1945). Limpia morajlment#,
Católico a su modo, de más daño que pro­ dentro de lo que cabe en un ambiente da
vecho, autor de Propósitos de un empresario crímenes y contrabando, tiene escenas llenas
de demoliciones; El desesperado; La mujer de interés y se sale del estilo vulgar que
pobre, sirven de cuadro a sus investigacio­ predomina en estas novelas. Para todos,
nes groseras. Es un hombre falto de huma­ excepto adolescentes. M L 2, 256.
nidad y caridad. Eí alma de Napoleón ( Bue­ B O D IN , C A M IL A (Jenny Bastlde). — N o­
nos Aires, 1946). Obra apasionada, chauvi­ velas: Un drama de familia. Uno se casa
nista, rechazable por su tono exaltado e con cierta aventurera que le trae a casa el
injusto. Otras obras: Diario: 1.a parte. El desorden, el deshonor y la desesperación.
mendigo ingrato; 2.a, Ml diario; 3.a, Cuatro Guarda analogía con la heroína de la Vanity
años de cautiverio; 4.a, El invendible; 5.a, Fair. Tres hermanas. Un joven ama a una
El viejo de la montaña. de sus hermanas, y cuando por ello se va
La que llora, Nuestra Señora de la Salette; a pegar un tiro, le descubren que no es su
La sangre del pobre, donde ha procurado hermana.
gritar por loe desheredados y recoger, en una BO D IN , CARLOS. — Novela: E l monstruo.
especie de Miserere, los quejidos de todos Éste es un conde que comete las mayores
los pobres y abandonados. bestialidades, acompañadas de crueldades.
BOACA.— A utor de Calby o las matanzas Aunque se hable bien de un cartujo y se
de septiembre. D ign a de leerse. mencionen los últimos Sacramentos, e? peli*
BOBADILLA, E M ILIO (Fray Candil).— grosa.
Casi neurótico. Cuento: La vejez de un Joven. BO D IN , F É L IX (1745-1837).— Publicista,
Es muy deshonesto, realista, deshonestamen­ autor de La novela de lo por venir. Colaboró
te contado y con cierto fatalismo a lo Zola. de algún modo con Thiers, y apareció ál
BOCAGE, P A U L .— Los Puritanos de P a­ principio como escrita por los dos L a His­
rís, novela inmoral, peligrosa, errónea dog­ toria de la Revolución, que es de malas
máticamente. ideas.
BOCCACCIO, GIOVANNI (1313-1375).-Ita- B O E X . — Véase Rosni, J. H.
liano, se convirtió a los cincuenta años, pero B O F A R U L L Y BR O CA , A N T O N IO D E .—
hoy, después de más de seis siglos, corren Célebre por sus muchos escritos, distinguido
sus cuentos escandalosos llevando almas al por el amor a la historia y tradiciones. L e­
pecado y al infierno. É l mismo pedía a yendas: Hazañas y recuerdos de los cata­
sus amigos que por su honra no permitiesen lanes. Son históricas, de sucesos nobles,
que las mujeres de sus casas los leyesen, pues guerreros y piadosos, menos alguna. Los
le tendrían por un viejo asqueroso y am igo, Barones de la Fama, en el siglo vm . ¡F e y
de porquerías y de escándalos. El Decáme- Libertad! Guerra al in fiel, apellidaban al
ron. Cuentos muy licenciosos en gran parte, sonido de la trompa aquellos Barones; paro
be supone en ellos que damas y caballejos, aquella libertad era muy otra do la que eo
huyendo de la peste de Florencia en 1348. nuestros dias se invoca, porque antes, dobla­
retirados, ahuyentan en una casa de cam po da la rodilla frente a la tienda guerrera, ha­
í* i ^\ trifst4'za contándose tales bían entonado en coro: ¡L a voluntad de
f y - ai! nclUfi BÓ1° Rea por vía de Dios sea cumjylidal L a cabeza de Borrell II#
Í acV ulJir 06 el escándalo. El en el siglo x. Aquí se dice muy al oaso:
castigo esquivado es cuento deshonesto, de <t\Un pueblo sin su rey es como un hombre
asunto sacrilego y en descrédito de Jos re­ sin ojos ni razón...U El Conde de Barcelona*.**
ligiosos. FLammetta. Novela desenfrena i a en el siglo xn. Una calumnia primero, Y
voluptuosa en extremo. Mezcla de n triunfo de la inocencia después, sin peligro
y cristianismo. Fllocopo. Novela. Es una alguno, concluyendo: ¡Gloria al cieto y a
iíife la u ^ W,n íiri»tiana por la Dios! No por eso aprobamos una costumpr®
mezcla de ella con e! paganismo, *
t a r lo * de entonces, que sale en esta leyenda, coo
aventuras d^ Flora y Blancofilor. Cuentos
la que pensaban todos agradar a Dios,
hijo por milagro, en el siglo x ill. B*
liijo de Podro I I el Católico. Gravemen­
entretiene en analizar—han de elegir ana
te peliKro,sa Por su ar£ul™nto y escena profesión. A ellas, pues, ofrece esta Guía,
inny realiza, contada crudamente. Aquí le
en la que hace desfilar ante sus ojos ansiosos
cegó a Bofo ™ 11 el aiT,or Patrio, muy mal ae éxito y de bienestar femenino, las máa
entendido por cierto. Juzgamos que, si no
vanadas profewionee (desde la vendedora de
bo pudiera prescindir de tal leyenda, sería
helados hasta la doctora en cualquier Facul­
incom parablem ente proferible condenar al
tad), destacando brevemente en cada una
olvido todo el libro. Los Templarios, año 1308. el elemento objetivo, es decir, los estudios,
Aun admitiendo la inocencia de los Templa­ formalidades legales y centros donde pueden
rios de aquellas tierras, no pasamos por capacitarse, y el subjetivo, esto es, las apti­
todo lo que en la leyenda y notas a ella tudes que más ayudarán o los defectos incom­
se dice o se quiere dar a entender. L a cu­ patibles con el ejercicio airoso de cualquiera
chillada al señor Rey, trata de Fernando de las profesiones. Y no en un tono frío ni
el Católico. E n resumen, todas las veinti­ autoritario, sino amistoso y sobre todo reve­
séis se pueden leer con las advertencias que lador de una honda preocupación por pro­
hemos hecho, menos la X IV , por ser nota­ blema de tanto alcance moral y social y en
blemente peligrosa. Novela histórica, o his­ su afán de ayudar eficazmente, ilumina no
toria novelesca: L ’orfaneta de Menarques o sólo las realidades inmediatas de un pro­
Catalunya agonissant. No nos acaba de sa­ grama determinado, sino las nociones bási­
tisfacer. cas como son, entre otras, la de la actividad
BO FARULL, M ANUEL D E .— La repre­ humana. Censura eclesiástica. B D V 121.
sentación pública en España, jLas antiguas Hogar ( Madrid , 1941), por su excelente
Cortes. E l moderno Parlam ento . E l régimen fondo muy recomendable para las actuales
representativo orgánico . Libro útil y de ac­ y las futuras amas de casa.
tualidad. E 236 . BOHIGAS DE A R G U L LO T , JO A Q UÍN.—
BOFILL, S A R A .— Cuentos de fantasía y Abogado y literato español. Los amantes de
ternura. Doce cuentos, quizá excesivamente Teruel. Historia novelesca. No hay en ella
románticos, escritos para deleitar, aunque cosa deshonesta ni mucha pasión, aunque
parecen más bien para hacer meditar a los en las exteriores manifestaciones y descrip­
lectores. Aceptable para niños de nueve a ción de las personas el narrador es honesto.
doce años. Los personajes y el autor aparecen cristianos
BOGGS, W IN IF R E D . — Las solteronas a vueltas de la pasión ciega que a Diego de
(M éjico). No conviene a la clase popular ni Marciila le excita al odio, haciéndole hablar
a las joveneitas. y obrar de un modo que la religión reprueba.
BO H ATA, I D A .— La Sagrada Familia No está bien el atribuir ciertos sucesos al
( Barcelona, 1943), para lectorcitos desde tres hado, como lo hace Isabel de Segura, por
añí>8 hasta los ocho o nueve. Prepara ml otra parte tan católica. Historia de los amores
corazón ( Barcelona, 1913). Con la misma de Lola y Diego. Asuntos ilegítimos, aunque
esmerada presentación e idéntico precio hay reprendidos. Hay alguna condescendencia
otras dos obritas: una, titulada Sé miseri­ moral.
cordioso, contiene una explicación de las BOHL DE FABER, CECILIA. — Véase
obras de misericordia, y Ja otra, que lleva Fernán Caballero.
P°r título Padrenuestro..., sirve para que los BOIS, JULIO, —En 1896 1c fue condenada
pequeños aprendan el significado de la ora- v luego puesta en el Indice , Le Satanismo
et la Magie. Se sometió en 1902. Se dió no
(.í í 1 ^0 ln' nical. Los tros libritos están indi-
jados para niños quo comienzan a leer. poco al ocultismo, y escribió varias obras de
° s Reyes Magos (Barcelona, 1943), para
este asunto. Sin contar sus poesías, dramas,
etcétera, dió al público varias novelas, oomo
J!1.108 desde los tres años a los ocho o nueve.
La nueva Eva, que no se recomienda por
(u i* ^ uadros infantiles: El Ave Maria
l*J43); La cocinita celestial (194 3); Jesús 8UBOISOOBEY, FORTUNE.— El caballero de
?/oa,nte de los n,ños (1 9 4 3 ); Salve, Regina Rompe y Rasga, no merece recomendación;
L, t misericordioso (194 3): El ángel La ¿ande rouge, puede leerse, aunque hay
añ » recomendables para niños de ocho intentos contra el 5.° J 6-° mandamientos;
lo 'n Padrenuestro (cuadros infantiles), Él toreado coronel; Los hermanos del alfiler
br. ’ 2,a edición. Ingenuos dibujos con rosado; Lo» cuellos negros, algunas escenas
de 1 ° rimado explicativo do cada una ^-Avidae- La mano cortada, buena; Fon-
íls frases del Padrenuestro, muy propio r ™ £ u p d ' É p é e , honesta; Un cadete de
dri l 1 J)or,er la oración dominical aí alcance Norman«ti»» Para todos; El as de corazón,
f niño». ^ ^ « a n t e ; La trenza rubia, interesante;
eietuí1IGAS* F R A N C IS C A .— ¿Qué profesión 2?,Uy todos; Les misterios
driJi /nGuia de Profesiones femeninas ( M a - 5,S Ü . - i* * « “ ‘ o'
Watt A 11'* reconociendo Francisca Bo­ p|ei de otro, cuadro* incoa venien-
no i (} ue ‘a mujor está hecha para el hogar, couar de aeero, mala; Merindot, regu-
de f .6 ver qne mucha* ae las jóvenes Ur DoW* Manco, asesinatos; E l hijo del
j día— por circunstancias que no se
M tefto r, intrÍK» atiionna; !*• h « w » « l» d# a nuovw aflo*. Bl pollohlnola rolo <( Meulrid,
Juui Tournlol. muy !*»•«»»»: » • ! *»Wn » I *ln fooha). Cinho nuontoa *en<*llJqá y apro*
Wto, p u ra lodo*; ¿Dóndo o»t* ConoblA?, in- piado* oon «ra^lcmo* grabador. Bocotnoti«
Kl orlmon dol dmnlbui. < *p«h u - daldo* pufn rnuotuM liito* do *or4 a nuovo
nauto, El cochino do oro, buona. En «onoral afio*. Mora)l«a<lo.rcw. ■
ó* ínA* amoral quo inmoral. DOLINAOA, MARCELINO ítí.
BOISROBKRT, FRANCISCO LE METEL monajo a Foílpo ll on ot IV conionatlo do ou
DC (I Mil! HWC). Poota v <ucnti*la pala- naolmlonio (ir»27-H>27): (íra^Mlad da Fe-
oí«*#o. AYhJm«'h «ii Imuua. Autor «lo JNOVOliJa» lí|>o II. ltolltfií»*ida«l do Pollpo l l . Kl r&y,
horolca» y amorosa*. Tambmu *o lo atribuyan BOLOONE, P E D R O D E (|700*17H0). -
lo* Cuanto» da D'OuvIllO. Uírrn quo m i do l'oota, ol iru^j«n, *«^ún alguno*» ou la oda
vida mioH-a. dooidor. libro on «tm omrronola* narra, do*puo* dn l'om plgnan . T a m b a n oa-
y nu lontnr ouonto* «lo 0*0 * qu«i *o llaman rribió ouonto*.
picttnfrt. Hit» ombarjjo, adorné* do Ja* Ira- DOLTON, HEHBERT EUOENlO. Euio-
y winodia* y lo* ouonto*, o*orib|/> blo FrancUoo Kino, 8 . J#l apóitol do loo
paráfraai* *obro 1*»* *almo* pon iton«dalo*, Plmao« líl inoaimablo Jiuoto (M éjico, 1040L
BOI8S1ERE, ALBERTO. HumorlMioo ,V B O N A F O U X , LUI^. En oontraitoo, quo
autor dr treinta novola* «lo follotín. Puodon o* ouonto al prlnriido y al fin nialqulom
jitrnu' por por*ona* mh v<»r«*«: La quo yo Amo; co*a, no* parotm tolcrablo, aun«|iio *altan
Una mujor como convlono; El Juago do fio- on <'iJ ohl*)ni* do ln<liforonti*ino ort lo* on*
cha»; Un erlmon *o ha cometido. Morro* do do* niña*, o] uno civil y ol otro
BOISSY, LUIS DE (1004 I7M). -Literato, oolomri'Mtioo. Kn Bill», quo o# conjunto <1*
ilram/itico. Nov* l.*»: La* soltara» mujoros y miiolnt* coauh, *o r/ianlfío*ta bíon implo.
Im mujoros soltaras, No la publicó míno ocul­ Ijoh artículo* dol libro *<m: Ml orodo, Nc
tando *11 nombra ron «lo Himim. croo on ol Dio* vordadoro, y do«r«ra<la*
BOISTEL D’K X AUVILLEZ. FELIPE J. uiont.o lo <lioo. ¡Quo vonga la pooto bubónloal
K*rríhii> varío* libro* do propaganda cat«V JJouo do ojorofobia y oontra lo* Oliíwpooi
lica, do educación moral y do ejemplo* do doctrina anticatólica acerca do lo* dorochoo
rminrl*'* edificante*, do ln* funo*ta* do to* do olio*. ¡SI yo fuera Cánova»! Jrnpío, lea-,
iintiio*, v d* pro*<vrvat)vo* contra la inoro- guaje a*quoro*aruonf o doaliotu^ito, bla*fomDi
«lulidad. También onoribió Mmditacjono* rolí- fíontra ol «onoral l’olavloja muy Ínju»t0#
^Í(wíw, N«*v«lita* monden, *in oontar la* *ofl*ti<o. El pata pintado por ai miomOi
AflfWV.ota*. Jon^uajc ^roaoro. El pobro Norto. RoaliomO
BOITKAU, PABLO (Boltoau D ’Ambly). do*Tiono^to# a«(|iicroM;f rabioao. El buoil
Liberal. autor de alguna* novóla* do aauuto D )o«..tf muy irnplf», blanforno. Y, adntnAo»
iná* dafto*o que otra oo*a. Tomó a hu cargo para Honafoiix, ínojor o* un aaoalno <IU0
ja defoiiMu d«*l poeta Horangor, quo a voeo* un Obiapo, PorlíIItU, Piirlo*o# oon *u* pá­
era báquico y libro. rrafo* zafío*. Tanguitos* ilahioao, *^^10^0
BQJKH, JUAN. La* ovos blancas. Doco ii * o «lo laM p a la b r a do la ConaaurooiOtt
rúenlo* para glorificar ol amor, la mayor oiioarí*lí< a. L a aombra do un roy* Un loa-
parte reprensible*; uno* por i ii mora lo* y Hiiajo «lo lo iti/U uJMiuoroao» in<l^o^ntor ro-
otro* por gravotnortío irro*pol,uo*o* con lo* pUKMarjto y dcnhoiurnto. Todol Joaultai* L/ótt»
rnligiomi* y aun con lo* Hanto*. La» nooho* Kuajo Kro*oro« doahonoato, implo. Dlco QV0
olara», inmoral. El podar do la montlra, *in ol olor «lo cantidad 4»* do lurt n»A* fótUÍOO«
reparo* d<> importancia. llnnonsatol l'or ol o*tllo aon lo* otro* af*
BOLANDKN, CONRADO. N ovillan buo* tÍ4Milo*. Rltao y lágrima#, roparo*.
NíWMniniwi.,1^ : ftafaol; La cruz y la pa- BO NAFULLA, LEOPOLDO. La rovoto*
loia; Angola; La rMna Borla; Bar barro Ja; El dón do Julio ( lhirmlona§ UJ09). Kaplnlju
Dio» do otro ttompo, «|nr lia publicado baí«> ro v o ]u o io n a rio # a n iio lo ric iil y o n tu *ia *ta ito
. ^ ‘ K'-'íMímlí La roca InconmovIbU, in- Forror.
r.luy^do oirá tmrnu^u ^ |\ Ar^loKulí BONATTO# JULIO (oanónko). H iotor»
Lootlono* do la Hlitorla. do la lglonla ( Jiaroéltmn, 1944), *<írA
m^ ! n , NAfÍ A: F,DBU Ípni-Wtoro). h*% útil para alumno* A# aogunda on*onaiilttl#
o|rmli*ta* .y para qulon«a (io*«on po*oor
¿ C T i ', propio para 1,11,II., idoa fionoral y «lo conjunto dn la IIiM)OfJO'
«<«»* |K,fMiliu.«, m i, <¿, ir,¡t wlo*iMtioa. ’Vambírtn ha pubHo,adp un CUfi®
BOM NAOA. JOUltriNA. Nuava rtu do Rollglón y Moral, q m puodo oofvlr «W W
pn.ni. níTiim y <|„
hl antív'íor,
U B í T nr,,m Yo un hogar ( Madrid, BOND# HENR1. Compoildlo do m *d lM »
i’r " 1 #,b <dlorc« a di«- oaUilloa, tiara l<m tnAdi<MM« mí ^
11/, ' hf‘Knf<'X inodiwiim, y t.ii ri BONÍlT, ALBER TO (tir^Wtoro). ml
/’ m 0u4» » no <U ontoñanxa*
anMAtnxft wlleUmo y la cultura ironto a loa ftuiv
tolleUmo
• » * * ) ' propio lít.ii, tiompoi ( IturcchM , 1044), para ltwiptj®
™ ¿7
wcor ¡ l * Í rtun iUi\'U>
(UHUyk ^ ,l
para Ama-
<Up7niño* A* »„U
lu*tniJilo*. 1«> iníatno qtto t i OonoUJW
moral dol nlfto y La Uloiotta da to U M W 1
BONET, JO AQ U IN A. Orandwa y <J*#-
ventura» <1* don Ga>p*r Mtlohor d i Jovt* iítlOff* !i0 Uhron Tfam marhat
Hitttra^onw, y v*r»a« «on liviauan.
Hn n oN (Madrid, M U ) . l ' r e t o n d n reiv in d icar
la fiiimi. d o oat.o Kmu « « t u r i a n o ,
» p l l » E U , W ALDEM Af). Maya la ato-
BONKT y LLAOH, fl, (priabitoro),...La ja f Bütctuma, 194}), para ni Aon de 4oc*
oltnrar.lón da la libertad ( liaronlona, 1040). Vlaji a la India / Madrid r
fn.tif.fi (¡cn iT iil (lo m o tiv o * íjun atm iiian la
****)• i'ara wiyattm. E 236.
,i,KP<tiiwi.l>¡ll'l)wl dol n u J «t , o , (!o n liro n d a
/ iS r J r 1 Woci w d« afott*
(iftid j, no en r^>/ii«mdalile para nad^f
,.|.|o h í /w M o /i .
BOwTCMFEULI, M AM IM O r La vida f
IJ O N K V IL L E , N IC O LA S D E ( 1 7 f l O J<J2»).
la muerte di Adrla jr de im hljoi. novela
A u lior «lo n l«u iu m novol«J <i« im itad a * d«l
wwiral e in drenan tf», Kntratfon de la inore*
alemán. 'I’u v o rn lw sio rtm coa el Impío diilídad,
I »’ A liwii t>c.rl,, or». do ¡d o n » ravolu cion & riim
BONYr La prlneeelia Paprika y tu pm§-
y p .u l.idiu 'ío d o l li n m i n i M m o d o H a ln t -M R rt iri,
toro!lio ( Jhircmma, 1943), aceptable para
HONHOM M E, P A U L . Doi matrimonio», ntfion de nf^in a nueve afton.
iinvclii. <|uo puodon loor Jo» m ayor*».
D009, W IN IFRED O r L * ruina dé la lly,
HONILLA, F. Laureado*! 18 d« Julio novela inmoral, poligrona,
dn 19 3 6 , rooom ondu foJo para y'ivehit» (jo
BOOTH, C H A R LÉ ! G. EI capitán A n ««i
qUÍllOO MÍÍOH, ( lluenon Airé»). Novela de averiturae. Ligo-
BONM ATI D E CODECJDO, fV ~ U l ln - ro nenmtaliwno en algunan rrla/ ionen amo-
im parable» ( Madrid, 1940). N o v e la. línea- fona», lodiferente. Tara i^renen formado*.
HHM nt.m vidnfi y n obrad airían te detallad a» DOOTH, TARKiNOTON. EI cuarto man-
<1im*/ no p erm ito pronentar ol fautor, aunque damltoto (Madrid, 1944), re^rjiar,
míi. p a r a on iin u rarla», nin tener e n t o n e n » mt BORDÓN, INFANTA E U L A L IA DE. -
m onta <j i m Ion l o o l o r o » m m la re alid a d do Para la mujer ( Itorññhntt. J94ñ). Hay ma­
a qu o llo n h íih IhíH co h x m >tago n ieta», y ¡fo r cho tdealinmo en lo referente a la Inter*
Unto corroo p elig ro ro b aja w e m oral* vención de la mujer en fKdítíca, y la pro­
m entó auto la co n tem p la ció n de a q u e lla » paganda qne hace de Ion clubn femeiunoa
omí ciijik p o r m iro rorreo, y a que n o no t r a t a no encaja en lan conttimbren de la mayoría
de. un f i l m » d o o n t u d i o . fíDV / / / . E l lad ró n de lan enpafiolan. Con enta* nalvedaden pue­
de C lara V a l verde ( Madrid, 1944). No en den leerlo todan.
n o v o l a ¡M ir a t o d o » p o r mu a r g u m e n t o f u e r t e , BORM>N, INFANTA P A Z DE. —Cuatro
Iji ileMi'ripríón do ¿enten do baja condición revolucione! e Intermedie» ( Baratío na, 1936),
moral y do Ion Jugaron quo frecuentan, con muy reí’otuendalde para Iw^toron con cierta
la eoMMi^uioiito trauneripción dol lenguaje cultura. Ml peregrlnaetón a Roma ( Friburgo
«enHMíil y on oranionen malsonante. A per­ dé (Mwf&viu, J904)> po^nían.
donan h ab itu ada» a e»to ambie-nte, aun BORDA, J* J. (IM3A.lH7ft). CobnnWano.
«muido Hoan jóv<jno», puodo bu enrío» bien Criftliano adalid, que p«le^ por nu t>ion,
Im. lección moral quo la n ovela encierra, «u patria y nu dorerím. Ení'-ríbb^ y Weo,
Mh 2, i¿í)7. A lfo n so X I I I y su ¿ p ooa (J943), ttua hintoria partlctilar <l« la Compañía de
lniona. Je»ú*. Novela: Koralia, do amoren, panade­
H O N N A I V l O U R , J O R G E . -S u n n o v e la » eon ra, aunque no bien e<(Uílibrada.
< e m alan ¡ d e a » y d o m u c h a » d e » h o n e » t i d a -
B O R D E A U X . E N R IQ U E . < rHir<», nove-
den, quo a n a l l / a . Hita. Novelan: Amo? en huida» de man daflo
BO NNAR D , A B E L. Inquieto, nervioso, que provecho |H?r ol exceno de ponión. Ee*
M,(,uudo, nacido ou P o itio r» on 18ÍÍ8. Este eribio otran como óeta, y algunne mejores.
J'Tjui oKrril.or f raneó» ganó, on nu patria, el No le faltan huenon nenituiíentoe. La eaaa
premio nocional do Pocnia, y en 1924 el de muerta ( Buro^lona, 194$). Novela de ain»
'•"'¡■aturo. l)o «d o 11*32 pertenece a la Aea- bien te eampeaino huc* apasiona o intoreea
' ‘’Mim. (fYanco»a, y publicó, entre otron: L « l al lector dende Ion primero» capitulo». Aun*
«ue en muy fuerte el argumento, enciorra
íl,nlUor«; L 'A m ltÍA ; La Franoe et m i ntorU,
*V que mo o j o t a r o n miVn de v einte edi-
uotM na towkVft. y «* t»uy inord •>! fondo da
’‘ (»fIf , cuta novoia. I'ara fcctonw formado», ü g \ 94.
Hacia • ) aMtmo ( fíurceUnta, t94fil. NoTt»la
»O N NETAIN , PABLO »»»).■ --No- d» aml>i«nta militar, c » la quo dormua la
"im; (;h»rlot •« divierta, v otra* rauv in*
lii.tir«*tó» •!«< faWiamo, «wmo tawbito abui».
/vv 7 t°M v do»hono»ta». L ’Oplum ( Patio, ¡lí ou «ItuaotonM rmib»ladlaaa¡ hay fra«M
' ' ';S/A
'I I ■i. i.. I
novóla . 1 l i . « uoitfM
, m uy il('«h o »w t a , y, w>bw
demasiado ol*ra« y '»"» «•«•'»* •«•«•ua-
«lo "on. in fliio n ci» m uy in m o ra l, po- idad parUcúlarmónt.ti atrevida. Todo «Uo
fiiJlirrona la lei'lura de eele libro.
I- S n ? ,KH8* ' R 0B E n T0 D* <M im )‘ <****>• n0V#U ,UU^
III>HU . x I J í L * KI n N t y la* caña» (S m í Bo . 1944).
.... l ! í i , R ? M A N » . L E Í . Journal «luttré, obrA ,i„ f„Bdo as«alwto y muy
M"u I **" ft,u, pti'. La» nov»lw> f ; ' (ljin‘0 n,ny l»ion wcrita, pero qua a
tu iw ou H1| ft|1 t y mtly nialwt. cri1 ^ - dUllcw «lo lo» Uijoa, aipueato*
* Uua bíulnnt.o» <1« Hla» w tín *n ** °*
eon alguna crudesa y la sensualidad do na* mayores. E 328. Pollchlnelita (M a d rid,
cierta* ilívwri|>ntm*i<, c* apta solam ente 1946), novóla para rufián. Relato fantástioo
pnra personan formadas. BD V 65. L a casa do las aventuras do siete colegialas internas y
solariega ( Ranvhna. 1941). novela social de la muñeca Polichind ila. El estilo ameno y
que pueden loor todo*, exceptuando los fácil no llega a compensar la monótona com­
muv jóvenes. Tierra sin muertos ( Hártelo- plicación del argumento. El texto con dibujo*
na,' 194o), novela para persona* form adas. intercalados que dificultan la lectura. Or 4 .
1 » intrusa (Sevilla. 1944), novola peligrosa L a pared de tela de araña, novela inmoral,
p¿ra la generalidad do Ioh lectoras. Una deshonesta. L a esclava del Sacramento.
nube sobre la casa (B arcelona, 1944), no- Biografía dramática do Santa Micaela, fun*
vola sólo para la gente form ada. El miedo dadora de las Religiosas Adoratricea ( M a ­
de vivir (Barcelona, 1931), novela do cok- drid, 1944). En los cuentos ha mostrado
lumbre*. La traducción castellana puedo poseer gusto y acierto. lie aquí ol título de
ponerse en todas las manos, no así ol ori­ algunos: Casi Verdad, casi mentira; Diez risas
ginal francés qne tiene algun a encona p eli­ y mil sonrisas; Cuentos con cíela; Cuenta-
grosa para jóvenes. La cartuja del Reposolr cuentos.
( Barcelona, 1942), novola de costum bres, B O R R E G U E R O , JACOBO B E N IG N O . —
peligrosa para quienes vivan en ambienten Los indios caribes, para personas mayores.
sanos. Q>:izá a personas pervertidas pueda BO R R ER O Y D E R O L D A N , F. L .—
hacer bien. Venganza de mujer, peligrosa; Política y guerra, interesante para mili*
Dos pesos y dos medidas, narración m orali- tares.
zadora que habla do la honradez profesional BOSC, J U A N .— Inmoral.
de un médico. Los últimos dias del füerte de BOSCAR, P R O F .— Juegos de manos? M a­
Vaus, sin reparos. nual de aficionados ( Barcelona , 1931).
BOREL D ’H A U T E R IV E , P E T R U S (1809- BOSCO, SAN J U A N .— Pedro, o la fuerza
1869).- -Literato excéntrico y libre. C uen­ de la buena educación ( Barcelona , 1943).
tos: Champavert (1 8 3 2 ). Llám alos él mismo Historia de un niño, modelo de obreros,
inmorales, y lo non en alto grado. Monsleur Su fervor ol día de la Primera Comunión
de l'Argentlére, muy deshonesto. Doña An­ y su siempre ejemplar conducta, logran la
drea Vesallus, deshonestidad y otros crí­ conversión de su padre.
menes. BOSCH.— Agenda escolar Bosch (B a rce­
BORFLER, P. Cuando aún vlvia mamá lona, 1947 y 1948). De interés para los
(1944), novela moral. P a ra todos. estudiantes españoles, a quienes va dedi­
BORO 1AS, Los. N o v e la mala, anónima. cada. Contiene datos útiles e indicaciones
De crímenes contra vario» mandamientos. muy precisas sobre distintos conocimientos,
BORNE, E., y H E N R Y , F. El trabajo hechos sintéticamente. Muy recomendable
>ara alumnos de Bachillerato. La obra está
y el hombre ( Buenos Aires, 1915). Se p ro ­
pone la obra hallar los principios filosó­
Ííecha cotí excelente presentación e ilus­
ficos <le la* cuestiones sociales obreras para trada bellamente.
encontrar la solución de tan arduos p ro ­ BOSCH B A R R E T , M A N U E L .— Doña Isa­
blema*», al mismo tiempo que arm onizar bel Barreto, Adelantada de las Islas Salomón
los intereses económicos entre las distintas (Barcelona, 1943). Belato interesante de
cla*0K nocíalos. Todo ello expuesto de m a ­ tres expediciones al Pacífico para descu­
nera fMüinlla y amenísima, puede no sólo brir, poblar, civilizar y cristianizar las islas
interesar, *ino ser muy útil a cuantos se Salomón. Destacan como personajes prin­
preocupen por cutos problem as de vital cipales don Alvaro de Mendafta, su mujer
interés. IlU V 142. doña Isabel Barreto y don Pedro F. Qul-
B O R N IE S, E N H iQ U E D E (1825190J). - rós, piloto de la segunda expedición y lew
Lineo, dramático, novelista, académico. de la tercera. Se retrata el caráctor alta­
a *t n moUiaili, de «itrnamado moral, nero, duro y egoísta de doña Isabel y oo$#
í-n.re «uh novelan m.Twt, «ap«t-.ial recomen­ trasta oon el do Quirós, religioso y ávido
dación La Lezardtére. de evangelizar, que realzar la tercera expe­
• T°M A s. Hizo mi primera cr >■ dición oon su constancia y espíritu da sa­
»i l /M IHl)ra ''n '¡«nipo Ho^iHrmini'o crificio. De fondo cristiano y forma amena*
¡ÍC l, I r u ' T ' " ,,,wte * » 1* tortHlia gusta/á a todo lector de alguna cultura J
n 1 *?“ olan,1> « ‘<'«*«6 coino- afición a la Historia, especialm ente a 10#
jóvenes de dieciséis a dieciocho afios e
adelante. M L 1, 047. TT
¡í S S f *• BOSCUERAHD, M A J tlA *»•
crilo varias novelas para los niños, o o »
Buenhumorltmo. Colección cuentos Corazones bravos. So puede leer. ,
¿II™ ,,ft rnuy m i n t 0 in torta. Hu BO SQ UET, A M E L I A .— Iam oral, autor*
! ° y varta mucho; rara v«a de U Novel* de las obreras# ^
íiln t i •* *f'T ' a<i«quo hay alguna» BOTELHO, A B E L ,.-E l b»rél» M ""
xhibunorii» un [,(»<*, chorante*. P a ra perso­
novela muy deshonesta y provocativa*
l e o t v r a b b u e n AH y m a l a s
f
BOTELHO, JOSÉ D E 8. B E R N A * DIÑO.
s»lva?ao do todo* oí Innoctntcs pela re*
y a Barnave, viniendo a participar má# o
rtcmpcao de Je*us Chrlito. En el Indice de
menos de sus idea*. Cuentos: Escribió varías
colecciones para niftos: no son deshonesto*,
S í,n i? prohibido*.
pero tampoco a propósito para formarlos
BOTELLA, CRISTÓBAL.— Slü pretensio­ bien. Lejos de eso, tienen cierto ambiente
nes. Artículos sueltos al estilo de Hojas malsano. En los Cuentos ofrecidos a los
s u e lta s , do Salgan, con prólogo; Vid» estu­
niftos de Francia se muestra monárquico.
d ia n t il; Novelas ejemplares, muy católicas en
1 or otro lado, es tal su afectación de sen-
doctrina .y orí moral. Relavante* cualidades timentalismp, que se le llama el poeta
literarias. El nuevo coloquio, entre los perros lacrimoso. Én las madres de familia, aun­
Sclplón y Berganza, causa honda impresión, que no todo nos gusta, hay piedad. Cuentos
BOTOME, PH YLLIS.- -Señal de peligro a mi hija, sin reparos especiales.
( ftiircdona, 1947). Novela del tipo de las BOULANGE, EL ABATE.— Episodio: gté-
llam adas ¡mitológicas. Es obra bastante íano. Pasó en Roma en tiempo de Pío IX ,
interesante, r>ero que ofrece como incon- y es bueno e interesante.
T e n i e n t e s el bordear situaciones escabrosas BOULANGER, A.— Historia de la Iglesia
y el p re s c in d ir de la ley divina en asuntos ( Bareelona, 1946). Completada con la His­
do m o ral, pretendiendo resolverlos con nor­ toria de España y América. Excelente texto
mas p sico ló gicas. También pueden producir para universitarios, personas cuitas y semi­
comí unión las ideas que atribuye a los anglo- naristas.
eatólicos, con peligro de que, lectores no BOULE, LUIS (nació en 1858).—Nove­
enterados, los tomen por católicos romanos. lista y poeta. Novelas: Lomo de asno, se
P a ra lecto res formados. B D V 128. puede leer. Tortolilla, amores honestos, final
BOUARD, L A BARONESA SEBASTIEN cristiano. Tiene otras buenas.
DE (nació en 1858).— Novelas buenas: An­ BOULENGER, JACQUES. Lo» dandyi
drea. l)e los primeros tiempos del cristia­ ( Madrid , 1944). Biografía. Se cierra el
nismo. L a s tiene t a m b ié n conmovedoras de libro con gusto después de tan desagradable
la época de la Revolución, de la Liga, y y farragoso desfile presentado con pésima
otras m u c h as; todas muy católicas, de mi- traducción. B D V 64.
ras y te n d e n cia s muy elevadas. BOULENGER, MARCELO (D e l 1873).
BÓUBÉE, SIMÓN.— N o velas: El vlolin Inmoral.
fantasma, peligrosa; El Plerrot de cera, se BOUNIOL, MATILDE.— De la primera
puede leer. mitad del siglo xix. Novelas: A la sombra
BOUCHET, G UILLER M O (1520-1600).— de la bandera, y otras, se pueden leer.
Muy m alo era este librero y magistrado BOURCIER, M. (nació on 1880).— Juana,
«•onsular. Con temporáneo de Rabelais y de novela inmoral.
líuoraldo de Verville, no sólo les sigue en BOURDON* MADAME MATILDE LIP-
<‘l género, sino ciue les roba los asuntos. PENS (Madame Froment); 1817 1888. —
Cuento*. Supone Bouchet que escucha tales Muy virtuosa, dedicada a las obras de ca­
libres conversaciones. Son mezcla de cien- ridad. Escribió muchas y muy buenas no­
<‘ia, d ig á m o s lo así, de asechanzas, de no sé velas: La huérfana; Lea o la Cruz triun­
(llíe m oral, y de obscenidades. fante; La perla preciosa, conversión de una
BOUGAUD, M O N S.- El cristianismo y familia protestante; Las tres hermanas,
tiempos presentes ( Barcelona, 1907); Ana María, conmovedora, de la Revolu­
El dolor ( Barcelona , 1913); Juana Francisca
ción fraucesa; La vida real; Agata o la
primera Comunión; Las bienaventuranzas;
rromlot, baronesa de Chantal (Buenos A i-
El pan del pe