Está en la página 1de 20

Sabor y Tradición: Papa y boniato frito al horno con manteca de coco

Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas


Repito cómo hacer la leche de coco, pues esta es la base para hacer la manteca. Se puede hacer sacando la
masa del coco y rallándola o comprar el coco ya rallado. Se pone el coco rallado en una fuente y se cubre con
agua bien caliente, después se toma un paño limpio, se cuela y se exprime bien para obtener la leche, se deja
reposar para que se separe la grasa del agua. Retire con cuidado el agua, le quedará la manteca del coco. Si
desea el aceite, solo tiene que poner la manteca que extrajo en una caldera de nuevo a la candela y dejar que se
fría. Cuando se dore el requesón que se forma, bájela, cuele el aceite y listo.
Es un poco trabajosa esa manteca de coco, pero no dejan de ser bien recibidos y agradables los platos que con
ella se confeccionan.
Hoy les traigo unas papas fritas al horno con manteca de coco, pero de la misma forma podemos hacer el
boniato frito al horno con manteca de coco. Que no lo he visto en Baracoa, pero es otra de las formas de
deleitar a la familia o para compartir entre amigos.
Espero lo disfruten
Papas fritas al horno con manteca de coco
Ingredientes (4 servicios):
Cuatro papas, 1 ½ cucharada de manteca de coco, 1 cucharadita de ajo en polvo (puede utilizar en su lugar pasta
de ajo) ¼ cucharadita de nuez moscada, sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Limpie, lave y pique las papas como para freír.
Ponga las papas en una fuente agregue una cucharada de manteca, el ajo, la nuez moscada y la sal. Mézclelo
todo bien y deje reposar la composición de 10 a 15 minutos antes de ponerla en el horno.
Encienda el horno, ponga las papas en una bandeja de hornear previamente embarrada de manteca de coco.
Hornee hasta que las papas estén doraditas dándoles vueltas para que no se quemen. Las saca del horno y si
gusta las pude polvorear con pimienta.
Si no tiene horno puede hacerlas con carbón.
Boniatos fritos al horno con manteca de coco
Ingredientes (4 servicios):
Dos boniatos grandes, 1 ½ cucharada de manteca de coco, 1 cucharadita de ajo en polvo (puede utilizar en su
lugar pasta de ajo, ¼ cucharadita de canela, sal y pimienta a gusto;
Preparación:
Limpie, lave y pique los bonitos en bastones para freír.
Ponga las boniatos en una fuente, agregue una cucharada de manteca, el ajo, la canela, la sal y mézclelo todo
bien. Deje reposar la composición de 10 a 15 minutos antes de ponerla en el horno.
Encienda el horno, ponga los boniatos en una bandeja de hornear previamente embarrada de manteca de coco
y hornéelos hasta que estén doraditos, dándoles vuelta para que no se les quemen. Los saca del horno y, si
gusta, polvoree con pimienta.
Si no tiene horno puede hacerlos con carbón.
Sabor y Tradición: Carne con fruta bomba y leche de coco
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Ya hablábamos que tanto el coco como sus derivados son muy empleados en la repostería y platos con
resultados deliciosos.
La leche de coco tiene gran demanda en la repostería y la forma de obtenerla es por métodos muy sencillos y
una vez que se tenga se puede guardar unos días o congelarla hasta que necesites utilizarla de nuevo. Se puede
hacer sacando la masa del coco y rallando o comprar el coco ya rallado. Se pone el coco rallado en una fuente y
se cubre con agua y después se toma un paño limpio se cuela y se exprime bien, debe de agitarse a la hora de
utilizar para que se mezclen bien todos los componentes.
También se puede poner el coco rallado en el vaso de un procesador de alimentos cubriéndolo con agua, batirlo
y luego colarlo. Y tenemos la leche de coco lista para preparar los platos deseados.
Hoy les propongo un plato que quizás muchos duden en hacerlo, pero recomiendo intentarlo. Y como ven en
estos días he hablado de la comida regional y su importancia en la identidad de cada región gracias a un libro
que considero muy valioso por el aporte que hace a la cocina regional, se llama Sabores de Baracoa, su cocina
tradicional. Refleja la diversidad de su cocina de la zona.
Ya no me es extraño emplear la fruta bomba con carne, pues desde que comí carne con estropajo chino y carne
con pepino, no dudé en hacer este plato. En verdad es una forma de variar, aumentar y crecer un plato. Señalo
que también se pueden hacer con pescado fresco y en conserva.
Carne ahumada con fruta bomba y leche de coco
Ingredientes (4 servicios):
Una fruta bomba verde mediana, 2 tazas de carne ahumada, 1 cebolla, ½ taza de puré de tomate, 1 ají pimiento,
3 hojas de culantro, 1 taza de leche de coco, 2 cucharaditas de aceite, 1 pizca de bija o bijol, sal y pimienta a
gusto.
Preparación:
Limpie, lave y pique la fruta bomba en dados medianos. Limpie y pique la cebolla en ruedas. Limpie y pique el ají
bien fino. Lave y pique bien fino el culantro.
Ponga a la candela una cacerola con la fruta bomba, sal y cúbrala con agua y déjela cocinar hasta que hierva,
bájela y escúrrala.
Aparte ponga una cacerola a la candela con el aceite, el ají, la cebolla, el culantro, la sal y la pimienta. Cuando
empiece a sofreír agregue los dados de carne y la fruta bomba y sofríalo todo, luego agregue el puré de tomate,
la bija, la leche de coco y déjelo cocinar hasta que se reduzca el caldo y quede seco, sin quemarse.
Acompáñelo con arroz blanco y ensalada fresca.
Sabor y Tradición: Los arroces
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
La cocina cubana tiene acento propio: es rica y variada.
La cocina regional de la Isla es también digna de tomarse en cuenta. Más que los platos en sí, lo cubano en la
cocina es la sazón y la forma de elaborar y presentar los alimentos.
El cubano prefiere el zumo de naranja agria para marinar las carnes rojas, y el limón para el pollo, los pescados y
los mariscos. Elemento indispensable para el adobo son las especies, el ajo, el tomate, el ají, la cebolla…la
pimienta, yerbas aromáticas. Es una cocina que abusa poco del picante y en la que la salsa no mata nunca el
sabor auténtico del plato.
Es una comida que la población, por lo general, degusta muy hecha –incluso los pescados- y que muestra poco
aprecio por las verduras y los frutos del mar. Es rica en féculas y evidencia una idolatría casi fetichista por las
carnes rojas.
El patrón alimentario del cubano incluye el arroz, como cereal básico, un guiso de frijoles, algún alimento frito y
un dulce.
En la mesa cubana puede faltar cualquier cosa, menos el arroz. Hay personas que afirman no haber comido si no
tuvieron arroz en la mesa.
La predilección por el arroz blanco como acompañante es el fundamental, también moros con cristiano, el
congrí, los arroces amarrillos. Pero no son tan frecuentes otros tipos como el arroz con lentejas, con garbanzos,
con fideos, con chicharos, con frijoles gandul, arroz con vegetales, arroz con perejil, arroz con frutos secos, etc…,
que son frecuentes en muchos países del área. Estando de visita en Colombia los pude degustar y son en verdad
otra forma de poner a la mesa ese arroz tan necesario para nosotros los cubanos. Dándole un toque diferente.
Hoy les propongo estos arroces para que los degusten.
Arroz con perejil
Ingredientes (4 servicios):
Dos medidas de arroz, 1 macito de perejil, 1 cucharada de alcaparras, 4 dientes de ajo, 1 cucharada de manteca
de cerdo, sal a gusto.
Preparación:
Limpie, lave y pique bien fino el perejil. Limpie, lave y macere los ajos.
Prepare el arroz normal como lo hace en la olla arrocera, añádale los ajos, el perejil, las alcaparras, la cucharada
de manteca y puntéelo de sal y póngalo a cocinar normalmente. Cuando esté, destápelo y revuelva y déjelo
tapado hasta el momento de servir.
Arroz con lentejas
Ingredientes (4 servicios):
Dos medidas de arroz, 1 taza de lentejas verdes, 4 dientes de ajo, 1 cebolla, 1 ají pimiento, 1 cucharada de
manteca y sal a gusto.
Preparación:
Lave y ponga a ablandar con anterioridad las lentejas y reserve el agua.
Lave, limpie y pique bien fina la cebolla y el ají. Limpie y macere los ajos.
Ponga a la candela un sartén con el aceite, añádale primero el ají, los ajos, luego la cebolla, comino y sal y deje
sofreír.
Prepare el arroz y póngalo en la olla arrocera, agréguele las lentejas, el sofrito y el agua necesaria de la que
reservo, puntéelo de sal y listo para cocinar. Cuando este destápelo y revuelva y déjelo tapado hasta servir.
Arroz con coco
Ingredientes (4 servicios):
Dos medidas de arroz, 1 medida de coco rallado, 4 medidas de leche de coco, 1 hoja de limón, 1 cucharada de
mantequilla, sal a gusto.
Preparación:
Ponga un sartén a la candela con la mantequilla y el coco hasta que comience a dorar, bájelo.
Ponga el arroz en la olla normal, agregue el contenido del sartén, la leche de coco, la sal, y póngalo a cocinar.
Cuando esté, destápelo y revuelva y déjelo tapado hasta servir.
Sabor y Tradición: El boniatillo
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Entre tradiciones y recuerdos siempre gratos tenemos -y de esto se acordaran los que peinan canas- el llamado
comadreo. Las vecinas, por las cercas de los patios, conversaban y compartían platicos hechos en la casa, ya
fueran dulces o algo especial. A su vez, la otra vecina devolvía el platico pero nunca vacío, regresaba con otra
golosina. En estos intercambios lo más frecuente eran los dulces.
¡Los dulces! ¡Los postres! Esas delicias que se están perdiendo y que es tan necesario rescatar. Bueno, no para
todos los días porque tenemos que cuidarnos un poco la boca, pero sí hacerlos un sábado que está la familia
reunida. No podemos perder la rica gama de nuestra repostería.
Es muy difícil para un cubano resistirse a ellos. Para muchas personas no comer algo dulce después de las
comidas es como no hacerlo. Aunque sea un puñado de azúcar prieta.
Los dulces han deslumbrado a los viajeros que nos han visitado y lo han reflejado en sus crónicas. Fanny Erskine
Inglis, Marquesa de Calderón de la Barca, visitó Cuba en 1839 y refirió que los dulces cubanos la deslumbraban.
Narró una cena a la que fue invitada:
“Colocaron sobre la mesa… inmensos floreros y candelabros de alabastro, así como centenares de platos de
dulces y de frutas; los dulces eran de todas las descripciones inimaginables…”. Concluyó la Marquesa que aquí
“el postre resulta una curiosidad por lo variado y numeroso”.
Eliza McHatton, una norteamericana avecindada en La Habana, aludió a los dulceros, con triángulos de retintín
o gritos chillones, que siempre atraían a los niños y criados, pasaban con grandes bandejas diestramente
equilibradas sobre sus cabezas, en la que traían pequeños cuencos y tazas de confituras recién hechas,
conservas de guayaba y mamey, coco rallado cocido en azúcar y un delicioso flan de leche de coco, además de
variadas preparaciones de frutas.
Al igual que las frutas, algunas viandas son muy utilizadas en la repostería cubana. Con boniato y yuca se
prepara esa delicia de delicias que son los buñuelos.
La preferencia por los dulces es otra de las constantes del paladar cubano; gusto este que impuso, y de qué
forma, la industria azucarera. ¿Por qué perderlos?
Hoy les propongo el boniatillo que tanto solo como mezclado con coco, hace una de las delicias de la cocina.
Boniatillo
Ingredientes (4 servicios):
Dos boniatos grandes, 2 rajitas de canela, 2 tazas de azúcar, 1 cucharadita de canela en polvo, 1 pizca de sal, 4
tazas de agua.
Preparación:
Limpie, lave y pique los boniatos en trozos.
Ponga una cacerola a la candela con los boniatos, la rajitas de canela, la sal y cúbralos con agua suficiente.
Déjelos cocinar. Aparte, ponga un jarro a la candela con el agua y el azúcar para hacer un almíbar bien espesa.
Cuando los boniatos estén cocinados, bájelos, póngalos en una fuente y con un tenedor aplástelos hasta
obtener un puré fino. O páselo por un procesador. Añádale poco a poco el almíbar espesa hasta que se mezcle
bien sin que quede ningún grumo. Coloque el boniatillo en una dulcera grande o platicos individuales. Polvoree
el boniatillo con la canela.
Boniatillo con coco
Ingredientes (4 servicios):
Dos boniatos grande, 2 tazas de coco rallado, 2 rajitas de canela, 2 tazas de azúcar, 1 cucharadita de canela en
polvo, 1 pizca de sal, 4 tazas de agua.
Preparación:
Limpie, lave y pique los boniatos en trozos.
Ponga una cacerola a la candela con los boniatos, las rajitas de canela, la sal y cúbralos con agua suficiente.
Déjelos cocinar. Aparte, ponga un jarro a la candela con el agua y el azúcar para hacer un almíbar, cuando
comience a espesar agréguele el coco hasta que esté bien espesa.
Cuando los boniatos estén cocinados, bájelos, póngalos en una fuente y con un tenedor aplástelos hasta
obtener un puré fino. O páselo por un procesador. Añádale poco a poco el almíbar espesa hasta que se mezcle
bien sin que quede ningún grumo. Coloque el boniatillo en una dulcera grande o platicos individuales. Polvoree
el boniatillo con la canela.
También se pueden hacer seco, eso depende del espesor del almíbar y ponerlo sobre una superficie untada de
polvo de azúcar y darle forma a gusto, cuadrado, en forma de estrella y polvorearlos con azúcar y canela. Hay
diversas forma de hacer esté dulce.
Sabor y Tradición: Rabo encendido
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Mucho se repite la expresión: “la cocina cubana como Patrimonio Intangible”. Pero, ¿cuál cocina? La que hacían
nuestras abuelas y madres que se comía en la casa, en los timbiriches, las fondas y los restaurantes o ¡las pizzas!
Mucho me llama la atención como la pizza se ha apoderado de la comida rápida en muchos países, ha
desplazado la comida tradicional y es de la preferencia de todos, y sobre todo, de los niños y jóvenes.
En Cuba entró con fuerza en la década de los ‘60. Como una forma más de alimentar a la población, se
desarrollaron en todo el país establecimientos donde se ofertaba la comida italiana: pizzas, espaguetis, críspela,
milanesa, etc. Pero de todas estas opciones, la pizza fue la que tomó carta de ciudadanía, hasta tal punto que la
pizza cubana se reconoce en muchos lugares como tal.
La pizza cubana es de una masa esponjosa, característica principal en la que difiere de la italiana que es de masa
fina y crujiente.
Nuestra pizza es deliciosa y los que andan de prisa para regresar a sus clases o empleos, pueden deleitarla
mientras caminan.
Pero la preferencia por la comida rápida no es solo en Cuba, cada vez más este hábito se ve reflejado en
telenovelas y filmes extranjeros, y así se pone de relieve la fuerza que tiene y la aceptación popular.
¿Por qué digo esto? Porque estamos dejando de llevarle a las nuevas generaciones nuestra cocina, nuestro
paladar histórico, y la posibilidad de que un plato les traiga, por su sabor, el recuerdo de otro preparado en la
casa, disfrutado durante su infancia.
Tras exponerle esta preocupación, les propongo un plato muy degustado de nuestra cocina tradicional cubana.
Rabo encendido
Ingredientes (4 servicios):
Un rabo de res, 2 ajíes, 1 cebolla, 10 dientes de ajos, 1 taza de puré de tomate, ½ taza de aceitunas, ¼ taza de
pasas, ¼ taza de alcaparras, 2 chorizos, ¼ taza de vinagre, ½ taza de vino blanco o vino seco, 1 hoja de laurel, 1
hoja de orégano, 1 cucharadita de comino, aceite, el necesario, pimienta y sal a gusto.
Preparación:
Lave, limpie y pique en trozos el rabo. Limpie y macere los ajos. Lave, limpie y pique la cebolla en ruedas y los
ajíes en tiras. Lave y pique bien fina la hoja de orégano.
Ponga una cacerola a la candela con aceite, los ajos, el ají, la cebolla, el orégano, el comino, sal y pimienta.
Cuando empiece a sofreír ponga los trozos de rabo, chorizo troceado y sofríalo todo, luego agregue el vino, el
vinagre, la hoja de laurel, el puré de tomate, las aceitunas, las alcaparras y cúbralo con agua, puntéelo de sal y
pimienta y déjelo cocinar a fuego mediano hasta que la salsa espese a gusto.
Acompáñelo con arroz banco y ensalada.
Sabor y tradición: Paticas de cerdo
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
El valor de la cocina es importante en la cultura de los pueblos. Lo primero que hace un niño al nacer es
alimentarse y para su desarrollo y crecimiento una buena alimentación es vital. Por la cultura alimentaria de los
ciudadanos podemos saber qué comen y como viven los pueblos.
El acto de comer es importante en la vida de todo ser humano. Pero cómo lo hace también es importante.
No hay reglas que definan, pero sí hay costumbres que se trasmiten de generación en generación. Me preocupa
mucho advertir que el acto de comer se dispersa cada vez más en la familia.
Es muy importante reunirse en familia a la hora de comer. Aunque sea una vez a la semana, pero que prime la
reunión familiar, aunque sea para comerse un boniato, pero todos juntos.
En muchos casos, los niños no van ya a la mesa, se sientan delante el televisor o con alguno de los aparatos
modernos en sus manos van comiendo sin molestar a los mayores Lo triste es que muchas veces esto ocurre por
comodidad de los padres. Así se pierde el hábito y el contacto con la familia. Ni hablar de las personas mayores
de la casa que se sirven el plato y también van delante del televisor con la completa, como se dice. La ingieren
aislados delante del correo electrónico que les entró o hablando por el móvil con un amigo. Así va creciendo la
dispersión en la familia.
Hoy en día guardo gratos recuerdos de infancia y primera juventud, y anhelo los momentos en familia, aunque
quizás en aquellos tiempos no me agradara mucho. Tener que esperar por que la abuela se sirviera, que era la
persona de mayor edad, o que no me permitieran comer con los ojos. Solo me debía servir lo que iba a comer,
pues no podía quedar nada en el plato, la comida era sagrada y costaba mucho trabajo conseguir el dinero para
comprarla; no era para botarse, podías repetir todo lo que quisieras pero sin que quedara nada en el plato.
La hora de comer era para comer, no para hacer nada que no fuera comer. Tampoco te podías retirar de la mesa
así como así. En la sobremesa se ventilaban los problemas en la familia, se hacían cuentos o se refería lo
sucedido en el día. Y esto hacía más agradable la vida en la familia. Bueno, había cosas invariables, los domingo
ir almorzar a casa de la otra abuela donde nos reuníamos todos los primos y tíos. Una gran locura. ¡Pero es un
gran recuerdo!
Una vez más, los convido a reunir a toda la familia alrededor de la mesa, aunque sea una vez a la semana, para
que compartan todos juntos.
¿Qué receta traigo hoy? Pues, las paticas de cerdo, otro de nuestros platos tradicionales.
Paticas de cerdo
Ingredientes (4 servicios):
Cuatro patas de cerdo, 2 papas, 1 cebolla, 1 ají, 4 tomates maduros, 6 dientes de ajo, ½ taza de puré de tomate,
½ taza de vino seco, 2 cucharadas de vinagre, 2 cucharadas de aceite, 1 cucharadita de pimentón, 1 taza de
aceitunas, 1 hojita de laurel, ½ cucharadita de comino, pimienta y sal a gusto.
Preparación:
Limpie, lave y pique en dos las patas. Lave y pique las papas en cuartos. Limpie y pique en ruedas las cebollas.
Limpie, lave y pique en tiras el ají. Limpie, lave y pique en cuatro los tomates. Limpie y macere los ajos.
Ponga una olla de presión a la candela con el aceite, la cebolla, el ají, los ajos, el comino, la sal y cuando empiece
a sofreír añada las patas y déjelas sofreír, luego agregue las papas, los tomates, el puré de tomate, el vino seco,
el vinagre, el pimentón, las aceitunas, la hoja de laurel.
Cubra todo con agua y puntéelo de sal. Tape la olla y déjela a la candela a fuego mediano por espacio de 30
minutos. Pasado en tiempo bájela, deje que pierda la presión y póngala de nuevo a cocinar sin presión hasta que
espese el caldo.
Sírvalo acompañada de arroz blanco y ensalada de vegetales.
Sabor y tradición: Embutido espirituano
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
La cocina regional cubana es muy rica y aporta a nuestra cocina tradicional.
Buscando, encontré esta receta. Desconozco si se elaboraba con frecuencia en la región espirituana, pero Ana
Dolores Gómez, la sugiere en un libro Exposición de mesas por provincias, que compartió con a Nitza Villapol,
cada una con sus propias recetas.
Ana Dolores es otra de las grandes de la cocina. Dirigió el programa de televisión La cocina CMQ. Quizás no
fuera tan buena comunicadora como lo fue Nitza, que para mí fue el gran mérito de la autora de Cocina al
minuto. Pero tiene una obra dentro la cocina tradicional cubana.
Es una receta sencilla y muy agradable a la hora de enfrentarnos a un fogón para alimentar a nuestra familia.
Siempre les recuerdo a los lectores que las recetas no son más que guías o ideas para saber cómo y qué hacer
cuando tenemos un producto entre nuestras manos. Y en muchos casos tenemos las cosas y ni idea de cómo
hacerlo. Pues para eso están las recetas.
Las amas de casa anteriormente, cuando oían la radio que era con mucha frecuencia, pues el televisor se veía a
determinadas horas del día y en la casa que lo tenían, pues no todo el mundo tenía televisor, pero en casi todas
las casas había un radio. Como había programas de cocina, sobre todo a la hora de preparar el almuerzo, ellas
tenían un lápiz y papel o una libreta y anotaban la receta. No quería decir que tuvieran el producto en sus
manos.
Esto le servía para tener la receta cuando conseguían el producto. Otra cosa que hacían las amas de casa era
que cuanta revista o periódico, porque también había periódicos que traían receta, las recortaban y las pegaban
en la libreta. A mí me regalaron una libreta que es más vieja que yo. Y la guardo con mucho cariño.
Son muchos los factores causales para no tener un producto determinado disponible en el mercado. Pero más
duro es que esté el producto y no tener el dinero con qué comprarlo.
Lo que sugiero es que si no tiene el producto al alcance, guarde la receta.
Esta receta la hacían en mi casa y en cualquiera de las variantes es deliciosa.
Embutido espirituano
Ingredientes (para varios servicios)
Tres tazas de picadillo de pollo, 1 taza de recortería de ahumado, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 4 huevos, 2 hojas
de orégano fresco, 3 cucharadas de vino seco, 3 tazas de pan rallado o galleta molida, sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Lave las hojas de orégano. Limpie la cebolla y los ajos, muela la cebolla, los ajos y el orégano junto con la
recortería de ahumado y póngalo en una fuente con el picadillo de pollo mezclándolo todo bien. Luego el vino
seco, sal y pimienta y mezcle de nuevo. Agregue dos huevos, uno a uno mezclándolo con la masa. Luego añada
dos tazas pan rallado o la galleta sin dejar de mezclar y amasar bien todo hasta que se desprenda de la fuente.
Forme dos rollos con la masa.
Ponga en un plato los dos huevos restantes y bátalos; en otro recipiente ponga el pan o la galleta. Tome cada
rollo, páselo primero por el pan, luego por el huevo y de nuevo por el pan rallado. Coloque el rollo en un paño
limpio y envuélvalo bien atándolo por los extremos y déjelo 15 minutos en el molde.
Se puede hacer de dos formas:
Una es preparar una salsa tradicional con puré de tomate, tomate, cebolla, ají, 1 hoja de laurel, aceite, sal y
pimienta Sacar del molde el rollo de carne y cocinarlo en la salsa.
La otra forma es poner a la candela una cacerola con 2 tazas de caldo que disponga, agregar un ají, unas ruedas
de zanahoria, sal, unos granos de pimienta y ponerlos a cocinar envueltos en el paño. Durante 1 hora. Sacarlo,
dejar refrescar, sacar el paño y ponerlo en el frío y picarlo en ruedas como una carne fría.
Sabor y tradición: Enchilado de cangrejo
Retomamos este miércoles la música, donde la cocina es fuente de inspiración. El pregón no es el único género
musical que tiene entre sus letras la culinaria cubana, también es recurrente en otros, como la guaracha, el son,
el chachachá. etc.
Hoy traemos como protagonista al cangrejo. Son varios los compositores que le han dedicado una melodía, por
ejemplo, El cangrejito, danzón de Alejandro García Caturla.
El tema del cangrejo en Caturla tenía motivos marcados. Nació el 7 de marzo de 1906 y tuvo una corta vida,
murió el 12 de noviembre 1940 en su Remedios natal, ciudad cerca de Caibarién, puerto de mar, donde fundó la
Sociedad de Conciertos, siendo director de su orquesta. El cangrejo en esta zona tiene gran aceptación en la
gastronomía popular.
También tenemos Cangrejo moro, de Obdulio Suterán y Pío Leyva con su Cangrejo moro no tiene na’.
Pero indudablemente Con harina y picante un rico enchilado de cangrejo es el que hace las delicias en un buen
paladar.
Enchilado de cangrejo
Ingredientes (4 servicios):
Ocho cangrejos, 2 cucharadas de aceite, 1 cebolla, 6 dientes de ajo, 1 ají pimiento, ½ taza de perejil picado, 1
taza de salsa de tomate, 2 pimientos, ½ taza de catsup, ½ taza de vino seco, 1 cucharada de vinagre, 1 hoja de
laurel, sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Limpie, lave y pique las muelas de cangrejo. Limpie, lave y muela el ají. Limpie la cebolla y córtela en ruedas
finas. Limpie y macere los ajos.
Eche en aceite caliente la masa de cangrejo y dórela. Añada la cebolla, los ajos y el ají, y sofría. Agregue el
perejil, los pimientos molidos y su agua, la salsa de tomate, el catsup, el laurel, el vino seco, la sal y la pimienta y
déjelo a fuego lento hasta que se consuma el líquido y quede una salsa espesa.
Acompáñelo con arroz blanco y vegetales.
Sabor y Tradición: La Cocina diaria
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
En verdad, el objetivo de los recetarios y los libros de cocina es que usted tenga una guía para poder hacer —
con determinados productos— platos no usuales en días señalados, para agradar a la familia, para celebrar un
acontecimiento.
Por lo general, no se emplean en el hacer diario de la alimentación familiar, pues siempre se ha cocinado con lo
que se tiene o se dispone y lo que normalmente se conoce.
Aquí me he referido a platos emblemáticos de nuestra cocina que salieron precisamente de esa necesidad que
se tiene de alimentar a la prole familiar. Por ejemplo, el ajiaco, que se elabora con las viandas y las carnes de
que se disponga. El arroz con todo, ¿quién no lo ha probado? Es como dice su nombre, el que se elabora con
todo lo que hay en el refrigerador, lo ponemos en una cacerola, agregamos algo de condimento y lo calentamos,
todo mezclado. ¡Qué delicia!
Me recuerda el cuento que me hizo la amiga de un chef internacional al cual se le podía adivinar el almuerzo
que llevaba diariamente a la oficina porque el señor tenía un menú para cada día de la semana y era invariable.
No sé con qué frecuencia lo cambiaba, pero me contaba que el lunes era pasta, el martes arroz amarillo y así
sucesivamente.
Es difícil mantener un régimen así, en realidad yo sé lo que cocinaré en el momento en que entro a la cocina.
Claro, trato de acondicionar las cosas y pensar en el después, por ejemplo, cuando hay ajíes los lavo y los pongo
a congelar en paquetes, así hago con el tomate, el limón, la naranja, la papas, las frutas. En fin, no me congelo
yo porque tengo miedo a que se olviden de descongelarme.
El pan lo congelo y así está fresco y más sabroso. Eso mismo hago con la carne, la preparo y la guardo lista, cosa
que sea descongelar y ya. En el caso de las viandas, las lavo y las guardo limpias. Esto lleva un poquito de
tiempo, pero se adelanta a la hora de cocinar cuando llegamos tarde y tenemos que hacer comida. Aquí es
dónde toma valor la creatividad, ¿qué tengo?, ¿qué puedo hacer?
Hoy les propongo un arroz con todo, por cierto, cuenta el chef Gilberto Smith, quien cocinó para Fidel, que el
Comandante era un maestro en la cocina y este era uno de sus platos favoritos. Espero le agrade.
Arroz con todo lo que quedó
Ingredientes (4 servicios):
Dos tazas de arroz blanco (ya cocinado), carne (el poquito que le quedó del día anterior, puede ser pollo, cerdo,
picadillo), 4 huevos (salcochados y rebanados o sin cocinar, a gusto), 2 chorizos o 2 perros calientes (cortados en
rodajas), 1 ají picado en tiras, ½ cebolla, 2 dientes de ajo, sal a gusto, aceite (preferiblemente el que queda
después de hacer un bistec).
Preparación:
Lave, limpie y pique en tiras fina el ají. Limpie y pique la cebolla en ruedas. Limpie y macere el ajo.
Ponga a la candela la cacerola que utilizó con anterioridad para preparar carne y en ese aceite que le quedó
agréguele el ají, la cebolla, el ajo, los huevos si son sin cocinar, los perros o los chorizos mézclelo todo y déjelo
unos minutos, luego agregue el arroz y los huevos cocidos, si es que lo prefiere de esta forma, y la carne de que
disponga. Todo sin dejar de revolver durante 5 minutos. ¿Qué cubano no la ha hecho?
Arroz con todo
Ingredientes (4 servicios):
Dos tazas de arroz blanco (ya cocinado),1 taza de dados de jamón, 4 huevos cocidos, 2 chorizos, 4 lascas de
tocineta , 1 ají pimiento, 1 cebolla, 4 dientes de ajo, 1 cucharadita de comino, ½ taza de puré de tomate, 1
cucharadita de aceite, sal a gusto.
Preparación:
Lave, limpie y pique en tiras fina el ají. Limpie y pique la cebolla en ruedas. Limpie y macere el ajo.
Ponga a la candela la cacerola con el aceite agréguele la tocineta, el ají, la cebolla y el ajo déjelos sofreír unos
minutos, luego eche el jamón y el chorizo revuelva y añada el arroz el puré de tomate sin dejar de revolver y por
último el puré, puntéelo de sal déjelo unos minutos más a la candela.
Sírvalo en una fuente y adórnelo con los huevos picados en ruedas. Acompáñelo con ensalada fresca.
Sabor y Tradición: La Berenjena
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Complaciendo a aquellas personas que me han pedido trucos de la cocina, hoy les traigo unos muy
relacionados con los vegetales que espero sean de gran utilidad. Con vista a elevar su sabor, los especialistas
aconsejan:
 Los vegetales se deben cocinar en poca agua y con poco tiempo de exposición en la candela. Luego, cuando se sacan,
deben pasarse por agua fría para que recuperen sus propiedades.
 Echar una cucharadita de azúcar al agua donde se van cocinar las verduras aumenta su sabor y buen gusto.
 Para pelar tomates, se pasaran por agua caliente unos minutos y luego por agua fría para limpiarlos y que sea más fácil
retirarle el pellejo.
 Utilizar una cucharada de vinagre en el agua donde se hierven las verduras elimina el olor desagradable que despiden.
Esta semana les propongo trabajar la berenjena. La que puede ser cocinada con carne, se puede hacer en
ruedas empanizadas, en escabeche o prepararla para comer con tostadas.
En estos días, una amiga me prestó una novela Lunas de Estambul donde su pueden apreciar infinitas recetas
confeccionadas con berenjena. Ahora las pongo a su disposición.
Bastoncitos de berenjena fritos
Ingredientes (4 servicios):
Una berenjena, ½ taza de harina de trigo, aceite, el necesario para freír, sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Lave, pique en ruedas y luego en bastoncitos, como la papa, la berenjena.
En un fuente honda ponga la harina cernida y mézclela con la sal y pimienta.
Ponga a la candela un sartén con el aceite hasta que esté caliente. Pase los bastoncitos por la harina y fría hasta
que queden doraditos. Sáquelos y sírvalos calientes.
Bastones de berenjena gratinada
Ingredientes (4 servicios):
Una berenjena, ½ taza de harina de trigo, aceite el necesario para freír, 1taza de queso rallado, sal y pimienta a
gusto.
Preparación:
Lave, pique en ruedas y luego en bastoncitos, como la papa, la berenjena.
En un fuente honda ponga la harina cernida, mézclela con la sal y pimienta.
Ponga a la candela un sartén con el aceite hasta que esté caliente. Pase los bastoncitos por la harina y fríalos
hasta que estén doraditos. Sáquelos, colóquelos en una bandeja de hornear, agregue el queso y póngalos en el
horno unos minutos hasta que el queso de derrita y gratine los bastoncitos de berenjena.
Escabeche de berenjena
Ingredientes (4 servicios):
Una berenjena grande, 3 cucharadas de sal, ½ cabeza de ajo, ½ mazo de perejil, ½ taza de aceite.
Preparación:
Limpie, lave y pique en tiras finas la berenjena. Limpie y macere los ajos. Limpie, lave y pique bien fino el perejil.
Ponga sobre un colador la berenjena, agréguele la sal mezclándola bien. Tápela y déjela que destile el agua para
sacar el amargor. Luego exprímala con cuidado y póngala en una tártara al sol para que seque y termine el
proceso de deshidratación.
Cuando esté lista ponga la berenjena en un frasco de cristal agregándole el ajo, el perejil y el aceite. Mézclelo
bien todo y ponga en el frío durante 24 horas.
Acompáñelo con pan suave o tostadas de pan a gusto.
Sabor y Tradición: Salsa mayonesa
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Muchos me han pedido consejos útiles para la cocina, confieso no ser muy ducha en la materia, pero si hay
consejos que oímos de nuestros mayores o amigas, pero en realidad no los recordamos hasta que uno no choca
con la dificultad.
Hace un tiempo, la editora de uno de mis libros me llamó, apurada. Estaba haciendo una mayonesa y se le había
cortado. ¿Qué hacía? Recordé que cuando a mi mamá le pasaba, ella le echaba a la mayonesa cortada un
chorrito de agua fría, la volvía a pasar por la batidora y solucionaba el problema; no perdía los ingredientes.
Otro consejo para elaborar mayonesa en nuestra cocina: nunca utilizar el huevo recién sacado del frío; debe
estar a temperatura ambiente y así evitamos que se corte nuestro producto.
Entre las salsas, la más demandada en mi cocina es la mayonesa, que nos sirve para acompañar fritos, aderezar
algunas ensaladas de vegetales, hacer ensalada fría, arroz imperial, arroz apastelado o simplemente para comer
con galletas. Pero me gusta hacerla yo, es decir, me gusta la casera.
Muchos son los sabores que se le pueden dar a mayonesa, la podemos hacer normal, de aguacate, puede ser de
perejil, de ajonjolí. En fin, hay mil ideas… Todo depende de la creatividad, la astucia y la necesidad a la hora de
hacerla.
Hoy les propongo hacer mayonesa, espero la disfruten.
Salsa mayonesa
Ingredientes (4 servicios):
Una taza de aceite, 1 huevo, 3 dientes de ajo, 1 cucharada de vinagre o limón, ½ cucharadita de azúcar blanca, 2
gotas de salsa de soya y sal a gusto.
Preparación:
Ponga en el vaso de batidora la clara y la yema del huevo, los dientes de ajo, el azúcar, sal. Bátalo durante unos
minutos y después poco a poco adiciónele el aceite hasta que se haga la mayonesa, échele el vinagre, y la salsa
de soya, sin dejar de batir. Cuando este echa una pasta puntéela de sal y acido.
Nota: Si la desea con sabor a ajonjolí, tenga lista 2 o 3 cucharadas de ajonjolí tostado. Cuando la puntee de sal y
acido agregue el ajonjolí, revuélvala y déjela media hora en frío.
Mayonesa de aguacate
Ingredientes (4 servicios):
Dos cucharadas de leche, 2/3 taza de pulpa de aguacate, 4 dientes de ajo, 1 cucharadita de jugo de limón, sal a
gusto.
Preparación:
Limpie y macere los ajos. Ponga en el vaso de la batidora la leche, el aguacate, los ajos, el jugo de limón y sal.
Bátalo. Puede utilizarlo para aderezo de ensaladas a acompañante de pescado o croquetas.
Sabor y Tradición: El Mousse (+ Video)
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
En estos días, cuando las temperaturas juegan a romper récord, puede que la incomodidad que provoca el calor
te haga perder el apetito. Por eso, hoy les propongo algunas bebidas sanas, refrescantes y por qué no,
elaboradas con frutas frescas.
Por ejemplo, tome un mango sin pelar, se lava bien y se pican dos tajadas. Una, la podemos utilizar para hacer
refrescos, jugos o mousse. La otra, le polvoreamos azúcar a gusto, canela y la ponemos en el frío durante 30
minutos. La sacamos, y con una cucharita de postre la comemos, es deliciosa y muy refrescante. Sobre todo si se
trata de un mango bizcochuelo, como de los que aludía Félix B. Caignet en sus Frutas del Caney, melodía
inmortalizada por el Trío Matamoros y de la que Pablo Milanés hizo una interpretación memorable.
Otra bebida refrescante la tenemos en la literatura. En la famosa cena de Paradiso, de Lezama Lima, doña
Augusta, la abuela del protagonista de la novela, deleita a la familia con una crema helada.
“Al final de la comida, doña Augusta quiso mostrar una travesura en el postre. Presentó en las copas de
champagne la más deliciosa crema helada.
Después que la familia mostró su más rendido acatamiento al postre sorpresivo, doña Augusta regaló la receta:
Son las cosas sencillas -dijo- que podemos hacer en la cocina cubana, la repostería más fácil, y que enseguida el
paladar declara incomparables”. (Paradiso. Pág. 243-244)
Es deliciosa, no apta para diabéticos. Se la propongo hoy, al igual que el mouse de fruta, que lo pueden hacer
con la fruta que dispongan y así mitigar un poquito el calor.
Crema helada
Ingredientes (4 servicios):
Una lata de dulce de coco blanco rallado, 1 lata de dulce piña rallada, ½ lata de leche condesada, crema de anís
a gusto.
Preparación:
En un recipiente se mezclan bien el coco, la piña rallada y la leche condesada. Se rocía con crema de anís. Se
pone en el refrigerador y se sirve en copas, bien frío.
Mousse de mamey
Ingredientes (4 servicios):
Cuatro tazas de pulpa de mamey, 4 cucharaditas de crema de leche, 4 cucharaditas de azúcar y 2 cucharaditas
de vainilla.
Preparación:
Ponga todos los ingredientes en la batidora y bata durante 5 minutos. Pase el batido por un colador. Sírvalo bien
frío en copas.
Mousse de guayaba
Ingredientes (4 servicios):
Cuatro tazas de pulpa de guayaba, 4 cucharaditas de crema de leche, 4 cucharaditas de azúcar y 2 cucharaditas
de vainilla. Reserve 4 ruedas de guayaba.
Preparación:
Ponga todos los ingredientes en la batidora y bata durante 5 minutos. Pase el batido por un colador. Sírvalo bien
frío en copas. Adórnelo con una rueda de guayaba.
Sabor y Tradición: Costillas de cerdo asadas en cazuela con miel
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Entre los platos que podemos confeccionar con el cerdo están las costillas, asadas en cazuela con miel y
perfumadas con ron añejo, que le da un toque perfecto. Disfruto hacer este plato, porque me gusta mucho
emplear la miel, al igual que las frutas, por ese sabor agridulce que le aporta a las comidas.
Me invitaron al Festival Sabor Barranquilla, evento que es coordinado por la Cruz Roja del Atlántico colombiano
para rescatar fondos para la misma y donde participan el Gobierno, organizaciones no gubernamentales y
empresarios del lugar, entre otros, y fue realizado en el espectacular recinto ferial Puerta de Oro donde se
celebrarían los Juegos Centroamericanos de 2018.
En el evento participaron diferentes chef y cocineros profesionales de América del Norte, Sudamérica,
Centroamérica y el Caribe, yo fui invitada, era la única cubana a participar. Mi presentación fue muy simple, no
era dueña de un restaurante, ni chef. Me presenté como una simple ama de casa que cocina por amor y
comparte sus recetas con esas amas de casa que tienen la tarea de alimentar a la familia.
Me fue un poco difícil al principio por el miedo escénico y me dio por conversar y compartir criterios sobre los
valores de la familia a la hora de sentarse a la mesa. Cosa ya muy rara en estos días que corren, donde cada vez
uno se siente más solo en la mesa a pesar que estemos sentados cuatro o cinco personas, pues las nuevas
tecnologías así lo propician, y no es que esté en desacuerdo con el uso del teléfono celular, valoro y reconozco
su utilidad, pero una señora contaba, mientras yo cocinaba y hablaba con el púbico, que se sentaba a la mesa y
tanto la hija, como el yerno y sus nietos no dejaban el celular. Esto es algo que veo y escucho decir muy
frecuente y nos debe poner alertas, pues hace falta la interrelación de la familia y más en estos momentos que
corren.
Bueno, me gane el show, según amigos que presenciaban el encuentro. Todo estaba lleno y en el área de
presentación podía haber unas trecientas personas, más la prensa y las cámaras de televisión. Fue muy bonita
experiencia, pude compartir con los presentes y hasta hacer una pequeña degustación con ese maravilloso ron
cubano que es el Santiago. ¿Qué plato presenté en Barranquilla? Este que ahora pongo a su consideración.
Espero sea de su agrado.
Costillas de cerdo asadas en cazuela con miel
Ingredientes (4 servicios):
Doce costillas de cerdo, 1 cucharada de salsa de soya, 2 cucharadas de miel, 2 ruedas de piña, 6 dientes de ajo, 1
naranja agria o 4 cucharadas de vinagre, ½ taza de vino blanco o vino seco, 1 cucharadita de comino, tomillo, 1
línea ron añejo, sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Limpie y macere los ajos. Limpie, lave y pique las costillas de tres en tres. Lave y pique las ruedas de piña en
bastones. Lave y extráigale el zumo a la naranja agria.
Ponga a la candela una cacerola con las costillas, añádale la salsa de soya, la miel, la piña, los ajos, el zumo de
naranja, el vino, el tomillo, el comino, la sal y cubra con agua hasta taparlo todo. Cocine a fuego mediano y dele
vuelta a las costillas a cada rato hasta que se consuma el líquido y quede una salsa espesa. Bájelas, aromatícelas
con el ron y déjela unos minutos en reposo antes de servirlas.
Sirva las costillas, viértale la salsa por encima. Acompáñelas con arroz blanco y ensalada.
Sabor y Tradición: Tamalitos dulces, tamalitos verdes
En efecto, muchos son los platos que se pueden confeccionar con el maíz, no tan solo con el maíz tierno, sino
con el maíz seco. ¡Pero Cuba no es la capital del maíz! por derecho propio la tiene México pero si en América
está muy difundido su uso y por lo general se hacen los mismos platos y más, lo que va ha variar son los
nombres, el tamaño en algunos casos, los ingredientes y las forma de hacer. Cada pueblo lo hace de acuerdo a
su idiosincrasia y gusto.
Podemos encontrar Tamal, Tayuyo, Nacatamal, Humitas, Pamonha, Envueltos… etc.
En México el maíz tiene su capital y una linda leyenda que la conté en un libro que escribí para mis nietos. La
carroza de maíz donde un granito de maíz mexicano contó a un granito de maíz cubano:
“México fue la cuna del maíz, al igual que otros pueblos de la región, y cuenta la leyenda que el mundo fue
creado por los dioses del maíz y que al mismo tiempo crearon a los seres humanos y le dieron el alimento para
sustentarlo, por lo que lo relacionan con el nacimiento de la vida.
Su descubrimiento lo relaciona con la figura Quetzalcóatl, que es un personaje histórico, un héroe y guía de los
pueblos, quien pone en los labios del primer hombre y mujer un grano de maíz en la boca para que al comerlo
darle el don de trabajar y pensar. El maíz ejerció tanta influencia en las vida de los hombre que está presente
desde su nacimiento hasta su muerte. Se le atribuyen propiedades mágicas, religiosas y se usaba en los ritos y
ceremonias y en su calendario de 18 meses y 20 días le dedicaban el octavo mes a XILONEM, La diosa del maíz
tierno.
XILONEM, era una hermosa princesa que durante una terrible sequia donde su pueblo no podía sembrar, ni
cosechar el maíz, dio su vida para que su pueblo no pereciera de hambre. Que por muchos siglos los campesinos
hacían un rito cada año en honor a la princesa, para tener buenas cosechas, desprendía la primera mazorca
tierna llamada Chilote y la ofrendaban y así aseguraban una rica y abundante cosecha.”
En Cuba no tenemos las variedades de maíz que se pueden encontrar en otros países como el maíz blanco, con
el que en Colombia hacen unas deliciosas arepas con queso blanco. También está el maíz morado, el maíz
amarillo donde el grano es muy dulce, etc.
Nuestro maíz, su grano tiene otras características, pero sí me gusta aclarar que en Cuba el tamal se hace con el
punto de sal necesario, así que cuando se cocinan los tamales en el caldero se le añade sal al agua en que se
cocina para que no pierda el tamal el punto de sal y mantenga un equilibrio. En el caso del tamal en cazuela
igual, se puntea de sal. En el caso del limón, decía mi abuela que se le echaba para que no se amargara el maíz.
Más saben los viejos por viejos que por sabios.
Son muchos los platos que podemos hacer desde la simple y deliciosa harina de maíz tierno, atol, majarete,
harina con coco rallado y queso, tamal, tamal en cazuela, tamalitos dulces, tamalitos verdes, frituras saladas y
dulces, tortilla de maíz, harina de maíz seco, harina con almejas, harina con cangrejos, arepas, también
formando parte de otros platos como los guisos, ajiaco, con carne, etc. Un sin números de platos.
Hoy les propongo Tamalitos dulces y Tamalitos verdes.
Tamalitos dulces
Ingredientes (4 Servicios):
Dos tazas de harina de maíz tierno, 1taza de cascos de guayaba, ½ taza de maní tostado y triturado, miel a
gusto.
Preparación:
Ponga la harina en un tazón. Saque los cascos de guayaba y píquelos en trozos no muy pequeños y añádalos
junto a la almíbar al tazón. Además ponga el maní y puntéelo de dulzor agregando la miel.
Aparte, haga con una hoja un vasito, doblándole las punta, eche la harina hasta que cubra y colóquele otra hoja
de forma contraria y envuélvalo, cuando esté, átelo con una hilo fuerte y cuando estén todos ponga un caldero
con agua endulzada a la candela y cuando rompa a hervir coloque los tamales a cocinar hasta que estén,
sáquelos y déjelos refrescar y a degustar.
Por lo general este tamalito se hacía para cumpleaños. En México, me dicen, se hacen para los cumpleaños de
los niños y se pintan las hojas con colorantes vegetales amarillos, verdse o morados para darle mayor atractivo e
identidad.
Tamalitos verdes
Ingredientes:
Dos tazas de harina de maíz tierno, 1 macito de cilantro, ½ macito de perejil, 2 ajos, 1 limón, sal y pimienta a
gusto.
Preparación:
Ponga la harina en un tazón. Lave y pique bien fino el cilantro y el perejil. Lave y extraiga el zumo de limón.
Agregue el cilantro, el perejil, el zumo de limón, la sal y la pimienta al tazón mezclándolo todo bien.
Aparte haga con una hoja un recipiente, doblándole las punta, eche la harina hasta que cubra y colóquele otra
hoja de forma contraria y envuélvalo, cuando esté, átelos con una hilo fuerte y cuando estén todos ponga un
caldero con agua y sal a la candela. Cuando rompa a hervir coloque los tamales a cocinar hasta que estén,
sáquelos y déjelos refrescar. Uutilícelos como acompañantes para la carne.
Sabor y Tradición: Arroz imperial
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Entre los sinónimos de macerar tenemos ablandar, machacar, presar, etc. Según el Pequeño Larousse, la
definición de machacar es quebrantar una cosa a golpes: machacar almendras.
Yo empleo en mis recetas la palabra macerar, me parece que es la más adecuada.
Siempre recuerdo que cuando era pequeña —algo intranquila— para entretenerme me mandaban a macerar
los ajos. Muchos recordarán aquellos morteros de piedra, con mazo también de piedra, que se utilizaban en la
cocina y en los laboratorios de las farmacias. Morteros sustituidos luego por los de madera y hasta de hierro
fundido, en fin. Todavía conservo uno de aquellos.
En ellos se ponían los ajos sin la cáscara, en mi caso con cáscara, y se le agregaba sal para triturarlo bien. Mi
abuela decía que era en la cáscara donde se encontraba el calcio que se debía aportar a la comida. Bien, cosas
de viejo, diríamos hoy, pero de sabios.
Con esto quiero dejar claro por qué utilizo macerar y no machacar. Yo no estoy quebrando el ajo, yo estoy
macerando en sal para obtener una pasta fina.
Hoy les propongo esta receta de Arroz imperial que tanto gusta a la población y que se puede rellenar con lo
que usted tenga a mano a la hora de hacerlo y lo que su imaginación le permita crear. Desde utilizar carne,
viandas, vegetales, frutos secos y hasta frutas.
El arroz imperial es uno de los arroces más degustado después del Arroz con pollo, por la mezcla de sabores que
aporta al paladar. Lo que lo hace especial.
Arroz imperial
Ingredientes (4 servicios):
Dos tazas de arroz, 1 taza de mayonesa, 4 cucharadas de aceite, 1 pollo mediano, 1 taza de jamón molido, 1 taza
de queso rallado, 2 plátanos maduros, 1 lata de pimientos, ¼ taza de puré de tomate, 1 cebolla grande, 2 ajíes
pimiento (rojo y verde), 10 dientes de ajos, l cucharadita de bijol, 2 cucharaditas de comino, 1 hoja de culantro,
2 hojas de orégano, 1 ramita de albahaca, sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Lave, limpie y corte el pollo en cuartos. Limpie y lave el arroz. Limpie, lave y lasquee el plátano. Limpie y pique
bien fina la cebolla. Lave, limpie y pique en tiras finas los ajíes. Limpie y macere los ajos. Lave el culantro, el
orégano, la albahaca y píquelo todo bien fino.
Ponga una cacerola a la candela con el pollo, agua y sal a gusto y déjelo cocinar o ablándelo en una olla de
presión. Ya cocidos, retírelos de la cacerola, saque el pollo y reserve el líquido.
Ponga a la candela un sartén con aceite, la mitad de la cebolla, de los ajíes, de los ajos, 1 cucharadita de comino
para hacer un sofrito, cuando esté agréguele el puré de tomate y resérvelo.
Aparte ponga a la candela una cazuela con el arroz, agréguele el caldo de pollo necesario para el arroz y el
sofrito, el orégano, la albahaca, culantro, el bijol. Puntee de sal y deje que el arroz cocine, no debe quedar
ensopado, cuando esté, bájelo y déjelo reposar.
Mientras desmenuce el pollo o páselo por la máquina de moler, a gusto.
Ponga un sartén a la candela para sofreír el pollo con las especias restantes, la otra cucharadita de comino, sal y
pimienta, cuando empiece a sofreír agréguele el pollo y déjelo 5 minutos a la candela. Añádale una taza de
caldo, deje que se consuma el líquido. Debe quedar seco.
Ponga una cacerola con aceite a la candela y cuando esté caliente fría los plátanos, sáquelos, escúrralos bien.
Cuando todo esté, tome un recipiente hondo de cristal y haga camadas:
Una de arroz y añada por encima mayonesa. Otra, de pollo. Ponga otra de arroz y añádale mayonesa. Una
camada de jamón, otra de arroz, siempre con mayonesa, una de plátanos fritos, otra de arroz y mayonesa, una
de queso, otra de arroz. Puede hacer las camadas que desee. Compacte o aplaste las camadas a medida que las
coloque.
Cuando ya estén todas las camadas que sean de su agrado, vuelque el recipiente sobre una fuente llana. Adorne
con pimientos cortados en tiras. Acompáñelo con una ensalada de vegetales frescos y unos tostones de
plátanos.
Sabor y Tradición: Manchamanteles
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
El diccionario gastronómico Hablando con la boca llena, de Jorge L. Méndez, refiere que una receta es la
descripción de ingredientes y procedimientos para la preparación o elaboración de un plato o bebida, etc.
El Pequeño Larousse, entre otras acepciones, dice que es “nota que indica cómo hacer una cosa”. Para mí es una
guía, que nos dice qué ingredientes podemos utilizar para elaborar un plato, esto no quiere decir que sea así,
pues de hecho desaparecerían eso que tanto se ha puesto de moda, las “Recetas de autor”.
De pequeña veía llegar a mi casa a un señor al que llamaban Valencia —no sé si por su apellido o por su lugar de
origen, porque era español— que tenía un puesto de revistas y llevaba a mi mamá, que era costurera del
pueblo, las ediciones más recientes de las revistas Vanidades, Ellas, La Familia y Romances. Tanto Vanidades
como Romances, no sé con qué frecuencia hacían unos recetarios de cocina. Eran unos suplementos que
repartían gratis a los suscritores.
Escucha a mi madre decir a veces: ¡Qué rica sería esta receta!, pero no tengo tal o más cual ingrediente. Pero al
fin la hacía y sustituía el ingrediente faltante por el que a mano tenía. Y quedaba muy rico. Porque la receta no
es más que una guía para elaborar y usted puede hacer su propia receta con lo que tiene y puede hacer un
nuevo plato para deleitar a su familia, sin tener que estar quejándose de lo que no tengo, pues no siempre ni en
todos los lugares se tiene todo lo que requiere un plato, y aun así puede hacerse.
La cocina cubana para mí es la cocina más sana, pues los ingredientes que se utilizaban lo tenían nuestras
madres y abuelas por lo general sembrados en los cacharos en sus propios patios. Cacharros, sí, aquellos
recipientes que ya no eran útiles o porque estaban rotos, como palanganas, calderos, en fin. Me fui muchos
años atrás. Pero allí ellas tenían sembrado romero, orégano, culantro, cilantro, perejil, ají, etc. Como también
tenían tila, yerbabuena, mejorana… Esos eran sus sazones junto con el ajo, la cebolla y el tomate placero, que
después se sustituyó por el puré de tomate o la pasta de tomate.
En Cuba, como en muchos países, tenemos dificultades y quizás no se encuentre algo en un momento dado o no
lo podamos comprar porque es caro. Pero eso no quiere decir que se dejen de hacer platos que agraden a la
familia
Hoy presentaré dos recetas; una como viene originalmente en el recetario y otra sustituyendo algunos
ingredientes y espero que las disfruten. Lo que hago es proponerle una forma para que usted tenga una guía
para hacer su propia receta.
La receta de hoy: Manchamanteles
Esta receta sacada de la obra de Laura Esquivel, la autora de Como agua para chocolate. “Manchamanteles” es
un artículo que aparece en su libro Íntimas suculencias, tratado filosófico de cocina. Donde da vida a una pobre
cucaracha que vive en una casa pobre y sale en busca de fortuna y encuentra otra casa, donde Juanita, la
cocinera, prepara esta deliciosa receta de un plato tradicional de la cocina mexicana.
Manchamanteles (I)
Ingredientes de la receta original:
¾ de Kilo de lomo de cerdo en rebanadas, 2 plátanos macho, 3 rebanadas de piña, ½ cebolla, ½ cabeza de ajo, ¼
de raja de canela, 6 pimientas negras, 4 clavos de especias, ¼ taza de azúcar, tomates, comino, orégano, chile
ancho al gusto, manteca, sal.
Nota: Como al leer el artículo la receta me gustó tanto que se me hizo agua la boca, intenté hacerla y se las
propongo hoy.
Manchamanteles (II)
Ingredientes (4 servicios):
Dos plátanos macho grandes y maduros, 4 lomos de puerco, 4 ajíes pimiento, 2 tomates maduros, 1 cebolla, 4
dientes de ajo, 4 ruedas de piña, ½ taza de vino blanco o vino seco, 1 cucharada de vinagre, 4 clavos de olor, 1
cucharadita de canela, 1 cucharadita de comino, 2 hojas de orégano, ½ taza de azúcar, 2 cucharadas de
manteca, sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Lave, limpie y laquee los plátanos. Lave, limpie la carne. Lave, limpie y pique en ruedas finas la cebolla. Lave,
limpie los ajíes y píquelos en tiras finas, sin que se les quemen. Lave y limpie y pique los tomates bien finos.
Limpie los ajos y macérelos. Lave y pique la piña en cuñas. Lave y pique bien fino las hojas de orégano.
Ponga un sartén a la candela con manteca y agréguele la cebolla, los ajos, los ajíes, comino, sal y cuando
comience a sofreír ponga los lomos y deje que se doren por ambos lados. Cuando estén añada los tomates, el
vino, el vinagre, los clavos de olor, el orégano, la canela, el azúcar. Mézclelo bien todo y cubra con agua, e
incorpore la piña, los plátanos fritos y puntéelo de sal y pimienta y déjelo cocinar hasta que el líquido se reduzca
y quede una salsa espesa.
Acompáñelo con arroz blanco y ensalada de la estación.
Sabor y Tradición: Papas rellenas
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Este miércoles traigo a Sabor y Tradición un plato que no por sencillo deja de ser agradable al paladar, una
forma más de variar en la cocina: las papas rellenas.
La receta que yo conozco es la que les propongo hoy, pero sé que se pueden hacer de otra manera: cuando se
hace con el puré de papa, el picadillo, se empanizan y se fríen. Estas últimas también son deliciosas y forman
parte de la cocina tradicional cubana. Manos a la cocina y… ¡disfruten!
Papas rellenas
Ingredientes (4 servicios):
Ocho papas grande, 1 taza de picadillo (res, carnero, cerdo), 2 ajíes pimiento, ½ taza de puré de tomate, ½ taza
de aceitunas, 10 dientes de ajo, 1 cebolla grande, 1 hoja de laurel, 1 hoja orégano, 1 ramita de romero, 1
cucharadita de comino, 1 cucharada de vino seco o vino blanco, 1 cucharadita de vinagre, 5 cucharadas de
aceite, sal y pimienta a gusto.
Preparación:
Lave, pele las papas, corte por una de los lado una rebanada para que sirva de tapa y con un cuchillo o cuchara
trate de extraer parte de la papa de forma que quede un hueco para rellenar, sin dañar los borde de la papa.
Reserve lo que extraiga de la papa. Y ponga las papas en una fuente.
Lave, limpie y pique los ajíes en tiras. Limpie y macere los ajos. Limpie y pique la cebolla en ruedas. Lave la hoja
de orégano y la ramita de romero.
Ponga un sartén a la candela con dos cucharadas de aceite, la cuarta parte de los ajos y los ajíes, 4 ruedas de
cebolla, sal a gusto. Déjelo que comience a sofreír, agregue el picadillo y déjelo sofreír dándole vuelta con una
cuchara de madera. Cuando este bájelo y rellene las papas, colocándole las tapas a cada una y con un palillo
asegure la tapa.
Aparte ponga una cazuela a la candela con 3 cucharadas de aceite, los ajos, la cebolla, los ajíes, el comino.
Cuando empiece a sofreír bájelo colóquele las papas dentro y agréguele el puré de tomate, las aceitunas, el
vinagre, el vino, la hoja de laurel, la hija de orégano, la ramita de romero, sal y pimienta.
Puntéelo bien de sal, pues las papas absorben mucha sal. Añada lo que reservó de la papa y cubra con
agua. Póngalo de nuevo a la candela hasta que se reduzca el líquido y quede una salsa espesa.
Acompáñelo con arroz blanco y ensalada fresca.
Sabor y Tradición: Dulce de pan
Hablando de la natilla, esta no solo se puede comer sola, sino que puede estar como relleno o acompañante en
otros postres, como es las Señoritas, los Pasteles… Infinito sería en nombrarlos.
Hoy les propongo un dulce donde empleamos la natilla, pero que también nos sirve para para darle una utilidad
a ese pan que ya no es tan fresco y que podemos aprovechar.
De niña degustaba este postre hecho por mi tía, una gran repostera, que como ama de casa al fin tenía que
tener muy presente la economía y no se podía dar el lujo de botar nada que pudiera ser utilizado en la cocina.
Hablo del Dulce de pan y el Pan perdido o Pan de María. Espero lo disfruten.
Dulce de pan
Ingredientes (4 servicios):
Media barra de pan, 2 cucharadas de maicena, 2 huevos, 2 ½ tazas de azúcar, 3 tiras de corteza de limón, 1litro
de leche, 2 gotas de vinagre.
Preparación:
Ponga el pan en una fuente honda, córtelo en rodajas de 1 cm, manteniendo el pan unido por la parte de abajo.
Prepare en un jarro una almíbar con ½ taza de azúcar, 2 tiras de corteza de limón y ¾ litro de agua. El almíbar
quedará ligeramente espesa. Déjela refrescar. Échele el almíbar al pan con cuidado para que lo abarque parejo.
Aparte prepare una natilla.
Tome dos recipientes, parta los huevos, en uno ponga las yemas y en el otro las clara, reserve estas para el final.
Ponga en un jarro ¾ litro de leche, las yemas batidas, el azúcar a gusto, 2 tiras de corteza de limón. Mezcle bien
todo y páselo por un colador y póngalo a la candela hasta que la leche este caliente.
En un tazón ponga la maicena, añádale la leche restante y mézclelo todo.
Cuando la leche este caliente vierta la maicena disuelta y mueva con una cuchara de madera hasta que esté la
natilla. Vierta la natilla sobre el pan. Déjela caer por dentro de cada rodaja y cúbralo por encima también.
Haga un caramelo con 1 taza de azúcar y déjelo caer por encima de la natilla cubriéndolo todo.
Con las claras haga un merengue a punto de nieve, añádale el azúcar a gusto y las gotas de vinagre para
endurecerlo. Con un tenedor saque porciones de merengue y quémelos al fuego. Adorne la fuente con el
merengue quemado.
Pan Perdido o Pan de María
Ingredientes (4 servicios):
Cuatro tazas de dados medianos de pan. Esta es solo una sugerencia pues podrá moldearlo a gusto, teniendo
presente que se hace con pan no fresco. Aceite suficiente para freír, ½ taza de leche, 2 cucharada de azúcar, 1
cucharadita de ralladura de limón o naranja, 1 huevo, ½ cucharada de agua y una pizca de sal.
Preparación:
Vierta en un jarro la leche, la sal, el agua, la ralladura de limón o naranja, y póngalo al fuego hasta que se
consuma el líquido hasta la mitad. Apártelo. Bata el huevo en un plato. Pase los trozos de pan por la leche para
que se empapen bien y déjelos escurrir. Páselos después por el huevo batido. Fríalos de inmediato en aceite
caliente, hasta que estén doraditos.
Macere el azúcar hasta hacerla polvo. Cuando saque los dados de pan polvoréelos con el polvo de azúcar.
También puede utilizarlo sin el azúcar como acompañamiento ideal para cremas, sopas y ensaladas frías.
Sabor y Tradición: Manjar blanco
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Continuamos con las natillas y me preguntaban por el manjar blanco. Pues le diré que podemos hacer natillas
infinitas, de chocolate, de naranja, de guanábana, todo está en la pericia del repostero. Hoy les traigo una muy
deliciosa la Natilla de calabaza.
Pero hablando de Natilla y su diferencia con el Manjar blanco, diremos que está dada en que el último no lleva
huevo y es muy empleado por lo menos en mis tiempos como alimento de los bebés o en enfermos. Con
diferentes recetas.
También pasó a la literatura y a la historia con el asesinato del Gobernador General de la Isla, como narra el
periodista Ciro Bianchi, en una sus crónicas referidas al siglo XVI.
“…El dulce es adicción remota del cubano. Algunas crónicas dan cuenta que ya en el siglo XVI el manjar blanco
se hacía presente en la mesa criolla. Fue precisamente un plato como ese que enmascaró la dosis pertinente de
arsénico que causó la muerte, en 1579, de Francisco de Carreño, gobernador general de la Isla; un comedor de
plomo que, como dice Álvaro de la Iglesia en una de sus Tradiciones cubanas, no pudo digerir un dulce…”.
Años atrás se utilizó la plancha de hierro calentada al fuego para quemar la natilla. Como el trabalenguas de
Pancha. En la niñez de la autora, todavía se usaba una plancha de hierro pequeña para los puños y los cuellos de
las camisas. Era esa plancha la que se utilizaba asimismo para lanchar las Natillas y el Manjar blanco.
Eso se refleja en la obra de Lezama, cuando Doña Augusta dice al Coronel:
“Prepara las planchas para quemar el merengue, que ya falta poco para pintarle los bigotes al Mont Blanc”.
Propongo hoy además algunas recetas de Manjar Blanco.
Espero las disfruten.
Natilla de calabaza con maní
Ingredientes (4 servicios):
Tres tazas de puré de calabaza, ½ litro de leche, 4 huevos, 2 rajitas de canela, 2 cucharadas de maicena, 1½ taza
de azúcar blanca y 1 taza de azúcar prieta, 2 tazas de maní, 1 cucharadita de vinagre, 1 pizca de sal.
Preparación:
Tueste el maní, límpielo y reserve media taza sin triturar. Triture no muy fino el resto.
Ponga en una batidora la calabaza, la leche, una taza de azúcar blanca, 4 yemas y dos claras de huevo, la
maicena y la pizca de sal y bata hasta que quede todo unido. Ponga ese batido en una cacerola a fuego lento,
añádale el maní triturado y deje que la composición espese. Viértala en una fuente y agregue el resto del maní
por encima.
Ponga en un jarro la azúcar prieta y haga un caramelo. Cuando esté listo, échelo por encima a la natilla.
Con las dos claras que le quedan haga un merengue. Cuando tenga consistencia, añádale el vinagre, el azúcar a
gusto y vuelva a batir hasta que se mezcle todo.
Con un tenedor tome porciones y páselo por la candela para quemarlos, colóquelos por encima del caramelo.
Manjar Blanco
Ingredientes (4 servicios):
Dos tazas y media de leche, 1 rajita de canela, 1tira de corteza de limón, 3 cucharadas de maicena, 1 taza de
azúcar, 1 cucharadita de vainilla, una pizca de sal.
Preparación:
Ponga a la candela un jarro con dos tazas de leche, la canela, la corteza de limón, la sal y déjelo hervir.
Aparte en la media taza de leche diluya la maicena; añádasela a la leche caliente junto con el azúcar a su gusto.
Mézclelo todo bien y déjelo a la candela hasta que tenga el espesor deseado a su gusto revolviéndolo
constantemente. Añada la vainilla y revuelva por última vez. Sírvala en tazas individuales y polvoréelas con
canela.
Otras variantes:
Espumoso: Bata dos claras de huevo, agréguele azúcar a gusto y viértalo en el manjar base. Bátalo y sírvalo en
copas.
Con frutas: Cuando ya tenga hecho el manjar blanco base, tome una taza de frutas en conserva (mango, piña,
fruta bomba) y agrégueselas por encima una vez servido.
Planchado: Hecho ya el manjar base, déjelo enfriar. Polvoréelo con azúcar blanca y quémelo con una plancha de
hierro o flaméelo.
Sabor y Tradición: Yemitas con cubierta de maní y de coco
Para no perder estas deliciosas recetas de nuestra cocina tradicional, continuaré con las yemas. Son rápidas de
elaborar, con ellas sorprenderemos a familiares y amigos.
Yemitas con cubierta de maní
4 Servicios
Ingredientes:
Una taza de yemas de huevo, 2 tazas de azúcar, 1 taza de agua, 5 gotas de zumo de limón, 1 rajita de canela, 1
tirita de limón, ½ cucharadita de vainilla.
Preparación:
Ponga una cacerola a la candela con el agua, el azúcar, el zumo y la tira de limón y la rajita de canela. Mézclelo
todo bien para hacer un almíbar sobre lo espesa. Bájela y déjela refrescar.
Ponga en otra cacerola las yemas batidas ligeramente, añádale una taza de almíbar y mezcle bien. Ponga la
cacerola a baño de María hasta que espese su contenido. Mientras se espesa, para que no se pegue, mueva
constantemente la composición con una cuchara de madera hasta que se vea el fondo de la cacerola. Añada la
vainilla, mézclela bien y retire la cacerola del fuego.
Tenga lista una bandeja ligeramente engrasada. Tome porciones de la composición con una cuchara y
deposítelas en la bandeja. Déjelas refrescar. Cuando pueda trabajarlas, haga bolitas con las manos y deles la
forma que desea.
Para la cubierta
Ingredientes:
Una taza de almíbar a punto de caramelo y una taza de maní tostado y molido grueso.
Preparación:
Tome las yemas ya hechas y páselas por el almíbar y luego por el maní y póngalas en una fuente previamente
engrasada con mantequilla. Añádales el maní restante por encima.
Yemas de coco
4 Servicios
Ingredientes:
Dos cocos, 6 huevos, 3 ½ tazas de azúcar, 3 rajitas de canela, ½ paquete de mantequilla.
Preparación:
Extraiga el agua y la masa de los cocos, reserve el agua y ralle la masa. Dará aproximadamente 1 taza.
Ponga a la candela una cacerola con ½ taza de azúcar, quémela ligeramente para envolver las bolitas.
Ponga una cacerola a la candela con el agua de coco, el azúcar y haga un almíbar, cuando esté a medio punto
agregue el coco rallado, las rajitas de canela y déjelo cocinar a fuego mediano moviéndolo constantemente para
que no se queme.
Mientras, mezcle las 4 yemas de huevo. Añádalas. Mezcle todo de nuevo, y cocine hasta que se espese la masa y
se puedan hacer bolitas.
Pase las bolitas por azúcar ligeramente quemada y se colóquelas en una fuente engrasada de mantequilla.
Sabor y tradición: Dulce de leche
Fue uno de los dulces caseros muy recurrente en nuestra niñez. Les propongo hoy el dulce de leche. Muchas son
las formas de hacerlo. En el campo muchos esperábamos a que pariera un vaca, pues esa leche que alimenta al
ternero denominada calostro, era, por su alto contenido de grasa, la más deseada para hacer este rico dulce.
También velábamos a que se cortara la leche de forma natural. Para elaborar aquel dulce que muchos
llamábamos dulce de boruguita, por la forma que tomaba el dulce una vez elaborado. Pero no quiere decir que
solo con ellas se podía hace el dulce. En ocasiones se cortaba a intención la leche con zumo de limón o vinagre
para hacerlo. Una amiga lo hace con leche en polvo; no tengo la receta pero si la consigo, la mostraré.
Espero que disfruten estos dulces de hoy.
La receta
Dulce de leche (4 servicios)
Ingredientes: Un litro de leche, 1 limón, 1 taza de azúcar, 1 rajita de canela, 3 tiras de corteza de limón, 1 pizca
de sal.
Preparación: Eche la leche en una cacerola, añádale la sal. Póngala al fuego. Cuando esté caliente bájela de la
candela, añádale el zumo de limón y tápela. Déjela reposar unos 30 minutos.
Cuando la leche esté cortada, agregue el azúcar, la canela y rajitas de limón. Ponga de nuevo la cacerola a fuego
mediano y deje que se haga el dulce. Quedará en borugas.
Para elaborar este dulce puede utilizarse también leche cortada.
Dulce de leche a la nieve (4 servicios)
Ingredientes: Un litro de leche, 1 limón, 1 taza de azúcar, 2 huevos, 1 rajita de canela, 3 tiras de corteza de
limón, 1 pizca de sal.
Preparación:
Vierta la leche en una cacerola y añádale la sal. Póngala al fuego. Cuando esté caliente bájela de la candela,
adicione zumo de limón y tápela. Déjela reposar durante 30 minutos.
Bata las claras de huevo a punto de merengue.
Cuando la leche esté cortada, adicione las dos yemas de huevos batidas, el merengue, el azúcar, la canela y
rajitas de limón. Mezcle, ponga la cacerola a fuego mediano y deje que se haga el dulce.
Para elaborar este dulce puede utilizarse también leche cortada.
Sabor y Tradición: Bistec de cerdo con crema de maní
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Continuamos con la música y la cocina y los grandes éxitos. Con el desarrollo del disco, la música cubana va
tener auge internacional, es precisamente un pregón, El manisero, de Moisés Simons, —interpretada por Rita
Montaner— la pieza que se tiene como su primer gran éxito mundial.
El manisero
La receta
Bistec de cerdo con crema de maní
4 Servicios
Ingredientes:
Cuatro bistecs de cerdo, 2 cucharadas de aceite,1 cucharada de maicena, 1 taza de maní tostado y pelado, 2
naranjas agria,
 6 dientes de ajo,1 cucharadita de comino, pimienta y sal a gusto.
Preparación:
Limpie, lave y machaque los bistec. Limpie y macere los ajos. Triture el maní sin que se haga polvo. Lave y
extraiga el zumo de las naranja.
Ponga en una fuente honda los bistec, añádale el zumo de las naranjas, los ajos, el comino y sal. Déjelo durante
una hora en el adobo. Aparte disuelva en una taza de agua la maicena. Ponga a la candela una cazuela con el
aceite, coloque los bistecs, dele vueltas y cuando estén dorados agregue el adobo, el maní, la maicena diluida y
complete con agua hasta tapar los bistecs. Puntéelo de sal y pimienta. Déjelo a fuego mediano hasta que
reduzca el liquido y quede una crema a gusto.
Adorne la fuente con hojas de lechuga y sierva los bistecs. Añádales la crema por encima. Acompáñelos con
arroz blanco y ensalada de vegetales frescos.
Sabor y Tradición: Casquito de limón y dulce de tomate
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Continuamos con la cocina y los postres confeccionados con frutas en almíbar. Presentaremos hoy dos dulces
tradicionales, pero muy pocos frecuentes en la mesa.
No por ello dejan de ser deliciosos. Uno es el casquito de limón y el otro es el dulce de tomate.
Cascos de limón
4 servicios
Ingredientes:
Ocho limones grandes,2 tazas de azúcar, 1 rajita de canela, una pizca de sal.
Preparación:
Lave, pele los limones con cuidado sin dejar restos de corteza y píquelos a la mitad, extraiga los hollejos,
dejando los cascos bien limpios. Lave varias veces y dele los hervores necesario para des amargarlos sin perder
su esencia.
Enjuáguelos en agua fresca y póngalos en una cacerola a cocinar con el azúcar, la canela, la sal y cúbralos con
agua y déjelo cocinar hasta que se haga una almíbar ligera y el casco se vea cristalino.
Acompáñelo con queso o queso crema.
Dulce de tomate
4 Servicios
Nota: Puede hacerlo de dos formas.
Ingredientes:
Doce tomates maduros, 2 taza de azúcar blanca, 2 corteza de limón, una pizca de sal.
Preparación:
Lave los tomates bien. Pase los tomates por agua caliente para sacarles la piel. Si lo desea puede hacer dulce
sin sacarle esta. Dele un corte al tomate para extraer las semillas. Lávelos bien y colóquelos en una cacerola.
Añada el azúcar, la corteza de limón, la sal y cúbralo con agua.
Cocine a fuego mediano hasta que se consuma el agua, el almíbar espese y el dulce se abrillante.
Acompáñelo con queso o queso crema.
Sabor y tradición: Cascos y tajadas de mango
Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas
Continuando con la música, la cocina y los postres confeccionados con frutas en almíbar, les propongo los cascos
de mango.
Fruta tan deliciosa y tropical. Son diversas las variedades, donde con su masa podemos hacer diferentes tipos de
dulces, ya sea enteros, en cascos, tajadas, mermeladas, membrillos, jaleas.
Podemos hacerlos con el mango pintón o maduro.
Les propongo hoy dos deliciosos dulces, casco de mango y tajadas de mango.
Y hasta la próxima semana, difruten.
La receta
Cascos de mango
4 Servicios
Ingredientes:
Cuatro mangos pintones a maduros,4 tazas de azúcar blanca, 1 cucharadita de vainilla, una pizca de sal
Preparación:
Lave, pele los mangos, píquelos al medio y extraiga las semillas. Coloque las mitades de los mangos en una
cazuela, añádale el azúcar, la vainilla, la sal y cúbralas con agua.
Ponga la cazuela a la candela a fuego medio hasta que estén blanditos los cascos, sin que pierdan la consistencia
y se tornen brillante los cascos y el almíbar empiece a espesar.
Acompáñelo con queso o queso crema.
Tajadas de mango
4 Servicios
Ingredientes:
Cuatro mangos maduros, 4 tazas de azúcar blanca, 1 corteza de limón, 1 rajita de canela y una pizca de sal.
Preparación:
Limpie, lave y pique los mangos en tajadas.
Colóquelas las tajadas en una cazuela. Añada el azúcar, la corteza de limón, la canela y la sal. Cúbralo con agua y
ponga la cazuela a la candela a fuego medio. déjelas cocinar hasta que la almíbar comience a espesar y se
tornen brillantes las tajadas.
Acompáñelo con queso o queso crema.