Está en la página 1de 5

Vicente de Beauvais

“Tratado sobre la formación de los hijos de los nobles”

Cristian Martín Aguado


Centro asociado: Burgos
Comentario de texto: Fragmento número 3
Fragmento III
Tratado sobre la formación de los hijos de los nobles

La infancia es la edad más útil. Cuatro utilidades.

Porque echa raíces más hondas en el bien. Que la infancia sea la edad más útil para iniciarse en
el bien, es patente por las muchas utilidades que se derivan de ello. La primera es que el hombre
echa raíces firmemente en el bien; pues como dice Pseudo-Varrón en sus Sentencias morales
para un estudiante en Atenas: “los vasos de arcilla saben el sabor de su primer contenido”; lo
mismo pasa -concluye- con los niños”, También dice Horacio en su libro primero de las Epístolas:
“ la vasija de arcilla guardará largo tiempo el olor con el que, de recién hecha, fue impregnada
por primera vez”. Por eso, de los malos inicios dice Ovidio en las Cartas de la heroinas: “Cuando
el crimen se aprende en compañía de otros, desde los tiernos años, se convierte después en un
arte”.

Porque permanece más tiempo en el bien. La segunda es que así se mantiene más tiempo en el
bien. Porque cuando más pronto comienza, tanto más vive bien. Si una vida buen, sin más, es
laudable ante Dios y ante los hombres, pues cuanto más larga, más. En verdad, como dice san
Agustín (en un sermón), “no habiendo cosa mejor que una vida buena, es de admirar la necedad
de los hombres, los cuales quieren tener incluso los bienes más pequeños, como un buen
caballo, una buena comida, un buen vestido, unas sandalias o un ceñidor, y, sin embargo, apenas
hay quien se cuide de tener una vida buena , que es más necesaria que todo lo demás”.

Porque asegura mejor la vida eterna. La tercera es que así el hombre procede con mayor
seguridad para ser admitido en la vida eterna. Pues, como de la sagrada escritura puede
colegirse, “los días del hombre están contados (Job, 14,5) y nos aguardan grandes destinos y
estamos llamados a grandes esperanzas y vivimos inmersos en medio de peligros sin fin, y
estamos muy lejos y caminamos muy despacio. Por eso, en la mañana de la niñez, que es el
principio del día de esta vida, es necesario que emprendamos nuestro camino hacia el paraíso,
para no ser quizá excluidos con las vírgenes necias, pues, por haberse preparado tarde, llegaron
tarde a las bodas y fueron excluidas, como se lee en el Evangelio de san Mateo. Ciertamente,
sería necio el correo o el peregrino que empleara todo el día en jugar con los niños en la plaza y
al atardecer empezara su jornada. Así hacen muchos envejecidos en la maldad.

Porque recibe como fruto el ciento por uno. Muchos, sirviendo a Dios ya desde la niñez, recibirán
como fruto el ciento por uno, que se debe a las vírgenes del cual habla el evangelio de san Mateo
en el capítulo 13,8 y 23, Esta es la cuarta utilidad. También todos cuanto más tiempo sirven a
Dios, tanto mayor premio alcanzan.

Fuente: Beauvais, Vicente de (2011): Tratado sobre la formación de los hijos de los nobles.
Capítulo XXIV: De cómo todas las cosas se armonizan para la educación de esta edad. págs.
313-315. Madrid: UNED

1. Introducción.
1.1. Naturaleza del texto.
- Nos encontramos ante un fragmento de la obra “Tratado sobre la formación de los
hijos de los nobles” escrita en el año 1247 por Vicente de Beauvais.
Es un texto narrativo, escrito en prosa y con ciertos matices argumentativos y de
carácter pedagógico que resume perfectamente la pedagogía escolástica de la
época.
1.2. Datos del autor
- Vicente de Beauvais fue un reconocido fraile de la orden de los Dominicos por su
famosa enciclopedia “Speculum Majus”. Se desconocen las fechas exactas de su
nacimiento y muerte, así como de anécdotas o datos de importancia sobre su vida.
Podemos afirmar que tenía fama de predicador y de hombre de letras, lo que le
permitió introducirse en la corte de Luis IX. Buscó la verdad en la experiencia del
conocimiento, y se convirtió en el precursor del humanismo pedagógico cristiano.
Sobre sus estudios, se sabe que estudió en la universidad de Paris y que fue abad
en el convento de Beauvais. Sus obras son de carácter sintético y pedagógico, la
más importante fue la anteriormente citada “Speculum Majus” (Espejo Mayor)
que trató de reunir todos los conocimientos de la Edad Media para la posteridad.
1.3. Contexto histórico
- Podemos contextualizar la obra en la educación cortesana de la Baja Edad Media.
La Baja Edad media se caracteriza por los cambios políticos (Aparecen los primeros
parlamentos), la expansión de la cristiandad (Tienen lugar las primeras Cruzadas
con el objetivo de liberar lugares santos), y por el desarrollo de las ciudades.
También podemos diferenciar dos etapas dentro de la Baja Edad Media, en primer
lugar una etapa crecimiento económico y demográfico que se extiende desde el
siglo XII hasta el siglo XIII, y en segundo lugar un periodo de crisis, desde el siglo
XIII hasta el XIV, cuándo aparece la peste procedente de Oriente.
Podemos destacar dentro de la Baja Edad Media el surgimiento de la escolástica y
el enciclopedismo escatológico, así como la aparición de los absolutismos y de los
gremios que permitieron el auge del comercio. En cuanto a la educación, se
trataba de una educación estamental, cada persona recibía la educación acorde a
su estamento.
2. Análisis del texto
- Analizando el texto podemos encontrar 4 ideas principales, una por párrafo, así
como una idea general que las engloba.
Podríamos afirmar que la idea general del texto es que la infancia es la edad
idónea para iniciarse en el bien, y las 4 ideas principales son:
a) El hombre se asienta mejor en el bien durante la infancia.
b) Cuanto antes se asiente uno en el bien, más durará en dicho estado.
c) Cuando alguien echa raíces en el bien desde la infancia, más asegurada tiene
la entrada a la vida eterna.
d) Cuanto antes eche raíces en el bien un hombre, mayor será su recompensa.

3. Comentario del texto.


- Vicente de Beauvais quería demostrar con este texto que la infancia era la mejor
edad para iniciarse en el camino del bien, para ello, nos ofrece cuatro sólidas
razones influidas por su pensamiento escolástico.
En primer lugar, que el hombre se asienta mejor en el bien durante la infancia, es
decir, que un niño que se ha iniciado en el camino del bien desde la infancia, es
casi a ciencia cierta más bueno que alguien que se ha iniciado posteriormente,
pues en la infancia el bien logra ahondar más en las profundidades del espíritu.
Para sostener éste argumento, Beauvais recurre a metáforas de célebres
personajes como Ovidio, Horacio a Pseudo-Varrón.
En segundo lugar, el autor sostiene que cuanto antes se inicie uno en el camino del
bien, más durará en él. Éste argumento es lógico, pues cuanto antes comiences un
camino ilimitado, es probable que más dures en él. Refuerza su argumento con
que si una etapa buena es digna de admiración, cuanto más larga sea, más
admirable es. Beauvais cita a San Agustín, para señalizar que las personas se
preocupan más de poseer bienes, que de tener una vida buena, siendo lo último
más admirable y más necesario (Sobre todo para el acceso a la vida eterna) que lo
anterior.
Posteriormente argumenta que la infancia es la etapa idónea para iniciarse en los
caminos del bien pues así se tiene mayor certeza de que uno va a ser admitido en
la vida eterna ya que el camino hacia ésta es muy largo, y nosotros caminamos
muy despacio, es decir, que una persona que se deje guiar por los senderos del
bien desde la infancia, tiene mayor probabilidad de entrar en el reino celestial que
una que se haya iniciado posteriormente pues ésta puede no llegar a su meta. El
autor hace mención a la Biblia para solidificar su argumento con el ejemplo de las
vírgenes necias, las cuales se prepararon tardíamente, llegaron tarde a sus bodas y
quedaron excluidas.
Por último, sostiene que cuanto antes una persona eche raíces en el bien, mayor
será su recompensa en la vida posterior, ya que cuanto mayor sea la implicación
con Dios de una persona, mayor será respectivamente su premio.
En todo el texto podemos encontrar una clara influencia de su pensamiento
escolástico, pues al fin y al cabo todo se dirige al bien cómo puerta hacia la ciudad
celestial. Visto está que Beauvais coincide con el pensamiento de otros escritores
escolásticos como San Agustín de Hipona (También considerado filósofo
medieval).
4. Conclusiones
- Vicente de Beauvais trata de hacernos ver con este texto que el bien es el factor
fundamental para entrar al reino divino y que uno ha de comenzar a ser bueno
desde la infancia, pues esto le permite una mayor seguridad para entrar así como
un mayor reconocimiento por parte del Señor y una mayor profundidad de las
raíces del bien en su espíritu.
Quitando el punto de vista escolástico, la infancia es la etapa que determina el
desarrollo de una persona, pues es lógico que Beauvais determine la infancia como
periodo ideal para desenvolverse en los amplios territorios de la bondad, lo cual
fusiona con su carácter religioso y pone de manifiesto su teoría sobre la infancia y
los caminos del bien.