Está en la página 1de 10

CONTRIBUCION A LA HIDROGEOLOGIA DE LA SABANA DE BOGOTA - COLOMBIA

O. De Bermoudes, M.Quiroz L.
INGEOMINAS, COLOMBIA.
Diagonal. 53 No. 34-53, Bogotá.
obermud@ingeomin.gov.co; mquiroz@ingeomin.gov.co

RESUMEN

El área estudiada, la Sabana de Bogotá, esta situada en la parte central de la Cordillera


Oriental de Colombia con una extensión aproximada de 4.300 km 2 y alturas que varían entre
2400 y 3800 m.s.n.m. aproximadamente. La densidad de población y el desarrollo industrial
y agropecuario, la definen como el área más importante del país.

INGEOMINAS en cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA,


está desarrollando un proyecto de investigación denominado ¨APLICACIÓN DE TECNICAS
ISOTOPICAS EN ESTUDIOS DE AGUAS SUBTERRANEAS¨ con el fin de precisar el
modelo hidrogeológico conceptual de la Sabana de Bogotá, incluyendo la identificación de
las áreas de recarga, tránsito, almacenamiento y descarga de los acuíferos.

Con base en el análisis de la información geológica e hidrogeológica existente se definieron


la geometría de la cuenca sedimentaria en estudio, la discontinuidad lateral y vertical de las
unidades hidroestratigráficas, su estructura de bloques y la relación hidráulica entre los
diferentes horizontes acuíferos, contribuyendo con el modelo hidrogeológico conceptual de
la región de la Sabana de Bogotá. Se discute la importancia de la alimentación de las aguas
subterráneas de la cuenca artesiana desde las cadenas montañosas y el aporte a través de
las " ventanas hidrogeológicas" originado en los horizontes acuíferos inferiores. Este
modelo pretende ser corroborado con la aplicación y análisis de isótopos estables y datos
hidrogeoquímicos.

A partir de los resultados obtenidos se determinó que las condiciones hidrogeológicas


naturales del área han variado debido a diversas actividades antrópicas. El modelo
hidrogeológico propuesto da bases para reevaluar los recursos de aguas subterráneas y
proporciona un soporte para el manejo adecuado y sostenible del recurso hídrico
subterráneo en la región.
INTRODUCCION

La Sabana de Bogotá que geográficamente comprende la cuenca alta del río Bogotá, esta
situada en la parte central de la Cordillera Oriental de Colombia y presenta una extensión
aproximada de 4300 km 2. Morfológicamente se puede diferenciar dos tipos de relieve: el
primero, básicamente plano, con alturas que no superan los 2600 m.s.n.m, y el segundo,
montañoso que alcanza las cotas de 4000 m.s.n.m [3]. La Sabana de Bogotá es el centro
agroindustrial más importante y el área más poblada del país. Además de la capital de la
república, en ella se encuentran ubicadas alrededor de 20 localidades, con una población
total que se acerca a los 10 millones de habitantes.

A pesar de que el desarrollo agroindustrial de la región ha estado ligado al uso del agua
subterránea, su explotación se ha intensificado progresivamente en los últimos 15 años
ampliando su aprovechamiento para consumo humano ya que los recursos hídricos
superficiales del área son insuficientes para satisfacer la creciente demanda, especialmente
en épocas de verano prolongado.

La explotación de las aguas subterráneas se ha venido realizando sin el conocimiento


adecuado del sistema hídrico subterráneo del área, lo cual ha producido descensos
importantes de los niveles freáticos y/o piezométricos aumentando la profundidad y costos
del bombeo, desaparición de algunos manantiales, la disminución de los niveles en los ríos,
embalses, humedales y problemas de subsidencia [6].

Teniendo en cuenta lo anterior, INGEOMINAS con el apoyo del Organismo Internacional de


Energía Atómica, OIEA, está desarrollando un proyecto denominado ¨APLICACIÓN DE
TECNICAS ISOTOPICAS EN ESTUDIOS DE AGUAS SUBTERRANEAS¨ con el objetivo
principal de actualizar el modelo hidrogeológico conceptual de la Sabana de Bogotá
contribuyendo a dar soluciones adecuadas de agua potable y aprovechamiento sostenible
del recurso hídrico subterráneo. Con el desarrollo del proyecto se pretende además conocer
el manejo de las técnicas isotópicas para su aplicación en la solución de problemas
específicos en los estudios de aguas subterráneas.

GENERALIDADES

La cuenca artesiana de la Sabana de Bogotá coincide con la depresión intramontana que


fue rellenada por depósitos continentales durante el Paleógeno y Neógeno-Cuaternario;
estos depósitos conforman la cobertura de esta estructura hidrogeológica. En el modelo
hidrogeológico propuesto para la zona, las rocas del Cretáceo Superior que constituyen las
cadenas montañosas y afloran generalmente a alturas superiores a los 3000 m, representan
el piso de la cuenca artesiana (Fig.1).

La cuenca artesiana presenta un basculamiento en dirección noreste a suroeste acorde con


la orientación de los principales rasgos estructurales de la región: estrechos anticlinales y
amplios sinclinales.

La complejidad tectónica del área define su estructura de bloques los cuales se encuentran
limitados por una serie de fallas que dividen la cuenca transversal y longitudinalmente,
ocasionando el desplazamiento, levantamiento y/o descenso entre ellos, provocando la
discontinuidad de las diferentes unidades hidroestratigráficas presentes en la cuenca (Fig.
2).
Figura 2. Mapa Geológico de la Sabana de Bogotá.
Pgb

Kpgg
Kpgg

Pgc Pgr
Kg KPgg? Kg?

Pgb

KPgg? Kg? Kpgg

FIGURA 2. CORTES HIDROGEOLOGICOS DE LA SABANA DE BOGOTA


HIDROESTRATIGRAFIA

Partiendo de las características geológicas, litológicas y estructurales de las rocas que


conforman el área de estudio, se han identificado tres diferentes complejos hidrogeológicos.

El Complejo Acuífero Guadalupe está representado por rocas sedimentarias marinas de


unos 950 m de espesor. Este grupo se encuentra constituido principalmente por areniscas
cuarzosas que alternan con liditas, limolitas y arcillolitas [3].

La parte inferior de este complejo está constituido por areniscas muy compactas, de
granulometría fina a media con cementación silícea, cuyos estratos están altamente
fisurados. En la parte superior la granulometría de las areniscas varía desde arenas hasta
gravas finas, friables y con alta porosidad primaria. Las litologías localizadas en la parte
superior e inferior de esta unidad están separadas por niveles predominantemente arcillosos
[5].

Las rocas del Grupo Guadalupe se encuentran afectadas en un alto grado por fracturas de
diferente orden, que aumentan su permeabilidad y facilitan la relación hidráulica entre las
areniscas de la parte superior e inferior a lo largo de las zonas de falla.

Según los resultados de las pruebas de bombeo el complejo acuífero Guadalupe presenta
transmisividades variables entre 10 y 600 m2 /día, con un promedio de 100 m2/día. La
producción de los pozos que captan esta unidad acuífera entre los 60 y 600 m de
profundidad, oscila entre 2 y 40 l/seg con capacidades especificas entre 0.1 y 6 l/seg/m
(Tabla 1) [3].

Suprayaciendo el complejo acuífero Guadalupe, se encuentra una secuencia de rocas que


constituyen el Complejo Relativamente Impermeable del Paleógeno, dentro del cual se
distinguen formaciones acuíferas y unidades poco permeables (Tabla 1).

Los depósitos de este complejo se caracterizan por la composición predominantemente


arcillosa, compactos y afectadas por fallas lo cual favorece el movimiento de las aguas
subterráneas [3].

Debido al cambio en las condiciones de depositación, heterogeneidad de las facies y


accidentes tectónicos, las capas que componen este complejo no tienen continuidad lateral
ni vertical. Basados en estudios geofísicos (con profundidades hasta 500 – 600 m) y en
perforaciones de pozos para la extracción de agua, se comprobó que el complejo de las
rocas Paleógenas está limitado por fallas que restringen su extensión areal básicamente a lo
largo de los bordes oriental y noroccidental de la cuenca artesiana, estando ausente en la
parte central y occidental de la misma [4].

Por último, se encuentra el Complejo Acuífero de los Depósitos Inconsolidados


Neógeno – Cuaternario que ocupa la topografía más plana de la cuenca de la Sabana. El
espesor de estos depósitos en la parte central y más profunda, supera los 500 m [4]. Este
complejo está constituido por sedimentos lacustres, aluviales, coluviales y fluvio-glaciares
los cuales se caracterizan por presentar cambios fuertes en la composición litológica y facial
en cortas distancias [3].

En la parte inferior de este complejo se encuentra el horizonte acuífero Tilatá, constituido por
depósitos fluviolacustres representados por intercalaciones de gravas, arenas de diferente
tamaño, arcillas, limos y materia orgánica. Estos depósitos afloran, en alturas hasta de 2800
m.s.n.m, en los bordes nororiental y noroccidental de la cuenca artesiana, profundizándose
hacia su parte central donde fueron registrados a partir de los 468 m de profundidad con un
espesor de 200 m (pozo Funza 2) [6].
Debido a su génesis y anisotropía, las características hidráulicas de estos depósitos son
muy variables, encontrando transmisividades entre 5 y 900 m2/dia, caudales de extracción
en pozos que van desde 10 hasta 50 l/seg con capacidades especificas de 0.5 –7.0 l/seg/m
[3].

Sobre el horizonte Tilatá, se encuentra la formación Terraza Alta que constituye el relleno
principal de la cuenca artesiana de la Sabana de Bogotá, ocupando la mayor extensión areal
de su parte plana, con pequeñas elevaciones sobre los sedimentos aluviales. En el sector
más profundo de la cuenca su espesor supera los 400 m. La litología es
predominantemente arcillosa de origen lacustre, aumentando la presencia de arenas y
gravas hacia los bordes. Las características litológicas de esta unidad definen su estructura
lenticular conformando un acuífero muy heterogéneo. El rango de transmisividades de estos
sedimentos se encuentra entre 5 y 150 m2/dia, la producción de los pozos en general no
supera los 5 l/seg, con capacidades especificas de 0.1 – 0.5 l/seg/m [3].

Los depósitos cuaternarios aluviales, fluvioglaciares y coluviales presentes en el área


conforman acuíferos locales de extensión muy limitada y por consiguiente de poca
importancia hidrogeológica.

DISCUSIÓN

A continuación se plantean los aspectos hidrodinámicos del modelo hidrogeológico


conceptual de la cuenca artesiana de la Sabana de Bogotá.

Desde el punto de vista hidrogeológico, el área de la Sabana de Bogotá representa una


estructura con un sistema hidrodinámico complejo, donde claramente se identifican zonas
de recarga, almacenamiento y de descarga de aguas subterráneas.

Dentro de los límites de la cobertura de la cuenca artesiana se encuentra la zona de recarga


interior, donde las aguas subterráneas en primer lugar se alimentan por la infiltración de las
precipitaciones. Las condiciones más favorables para este tipo de alimentación se presentan
en los bordes de la cuenca donde afloran los depósitos más permeables del complejo
acuífero Neógeno-Cuaternario y los horizontes acuíferos de edad Paleógena ya que la
mayor parte de la superficie plana de la cuenca (aproximadamente 1000 km 2), está cubierta
los depósitos de Terraza Alta, donde la recarga es insignificativa.

Otra fuente de recarga que se puede considerar, es la infiltración desde las corrientes
superficiales. El aporte del principal drenaje de la cuenca, Río Bogotá, y el de sus tributarios
se restringe a las partes cercanas al piedemonte por encima de la cota 2600 m.s.n.m., ya
que sus cauces son poco profundos (máximo 5 – 8 m) en la parte plana y generalmente se
encuentra colgados y desconectados hidraúlicamente de los principales horizontes acuíferos
del complejo Neógeno-Cuaternario,

En el área estudiada existen varios embalses (con una extensión total de 62 Km 2), que
podrían aportar agua al sistema subterráneo, sin embargo, este aporte debe ser mínimo,
debido a que estos cuerpos de agua se encuentran sobre sedimentos Paleógenos con poca
permeabilidad, lo cual es demostrado por los balances hídricos que se realizan diariamente
para los mismos.
PROFUNDIDAD CONDUCTIVIDAD CAPACIDAD
CAUDAL TRANSMISIVIDA
FORMACION LITOLOGIA PREDOMINANTE DE LOS POZOS HIDRAULICA ESPECIFICA
(l/seg) D (m2/dia)
(m) (m/día) (l/seg/m)
Complejo Acuífero de los Depósitos Inconsolidados Neógeno – Cuaternario
Depósitos Aluviales Arenas, limos y gravas.
(Qal) < 30 0.1 - 2 - - < 0.1

Arcillas. Limos, arenas y gravas.


Terraza Alta (Qta) 30 - 300 1-8 5 -100 0.1 - 5 0.1 - 0.5
Gravas con matriz arenosa, arenas
DE CUENCA ARTESIANA

Tilatá (NgQt) 200 - 600 10 - 50 150 - 900 <9 0.5 – 3


cuarzosas, limos, arcilla y turba.
Complejo Relativamente Impermeable del Paleógeno
COBERTURA

Limolitas y arcillolitas con


Usme (Pgu) intercalaciones de areniscas de < 100 <1 <3 - -
diferente tamaño.
Areniscas cuarzosas de diferente
Regadera (Pgr) tamaño, con matriz arcillosa intercaladas < 100 <1 <3 - -
con arcillolitas y limolitas .
Arcillolitas con intercalaciones de
Bogotá (Pgb) 30 – 150 0.3 – 1.5 <3 - < 0.03
areniscas en la parte inferior.
Areniscas cuarzosas de grano medio a
Cacho (Pgc) conglomerático con capas delgadas de 45 – 160 0.2 – 6 9 – 500 0.3 - 2 0.1 - 0.6
arcillolitas.
Arcillolitas con estratos de areniscas y
Guaduas (KPgg) 50 – 150 0.3 – 2 <5 - < 0.03
mantos de carbón.
Complejo Acuífero Guadalupe
Areniscas de grano fino a grueso
DE CUENCA
ARTESIANA

Labor y Tierna (Klt) interestratificadas con arcillolitas y 60 - 600 2 - 60 15 - 600 0.3 - 2 0.1 - 6
PISO

limolitas.
Plaeners (Kp) Arcillolitas, limolitas y liditas. 100 - 600 1 -4 5 - 10 0.1 – 0.3 ? 0.1
Areniscas cuarzosas finas con
Arenisca Dura (Kad) cementación silícea, interestratificadas 100 - 600 4 - 30 5 - 350 0.5 - 2 0.1 - 2
con limolitas y arcillolitas.

Tabla 1. Parámetros hidráulicos generalizados de las unidades hidroestratigráficas.


Las cadenas montañosas que rodean la cobertura de la cuenca artesiana, donde afloran las
rocas del complejo acuífero Guadalupe, se consideran como la zona de recarga exterior.
Aquí la recarga ocurre por la infiltración directa de las precipitaciones, corrientes
superficiales y la condensación del vapor de agua contenido en los poros y fisuras de las
rocas. Adicionalmente, en las vertientes se generan flujos subsuperficiales temporales los
cuales al llegar a las partes más bajas pueden ser absorbidos por los depósitos de mayor
permeabilidad, o pueden penetrar a través de las fisuras y fracturas hacia los horizontes
acuíferos más profundos.

Las grandes diferencias topográficas entre la parte plana de la cuenca y las zonas de
recarga exterior, ubicadas en los cerros, que en algunos casos superan los 1000 m, generan
dentro del complejo acuífero Guadalupe sistemas de agua subterránea de alta presión, los
cuales permiten la alimentación adicional de los horizontes acuíferos del Paleógeno y
niveles bajos del complejo acuífero Neógeno Cuaternario a través de “ventanas
hidrogeológicas”. La complejidad tectónica del área y su estructura de bloques facilita esta
alimentación, así mismo, la importancia del fallamiento se evidencia a través de la presencia
de fuentes de aguas termominerales.

La descarga natural de las aguas subterráneas de los horizontes acuíferos de la cobertura


de la cuenca artesiana ocurre a través de manantiales y en forma limitada (temporal y
arealmente) hacia las corrientes superficiales en las zonas de piedemonte.

La modelación numérica preliminar realizada para la cuenca artesiana de la Sabana de


Bogotá, demostró que la recarga desde las cadenas montañosas (zona de recarga exterior)
hacia los acuíferos que se encuentran en la cobertura de la cuenca, representa alrededor de
30% de las entradas de su balance y que la alimentación en forma dispersa desde las capas
del complejo acuífero Guadalupe es aproximadamente del 10 % [1]. Estos resultados deben
ser tenidos en cuenta para la reevaluación de los recursos de aguas subterráneas del área.

Particularidades del área como la estructura de bloques, la discontinuidad lateral y vertical


de las capas impermeables, la presencia de fisuras de tipo litogénicas y tectónicas,
determinan la relación hidráulica entre los diferentes complejos acuíferos.

En el área de la cobertura de la cuenca artesiana de la Sabana de Bogotá se forman dos


flujos de aguas subterráneas: el primero, de carácter descendente, ocurre en las capas
superficiales, especialmente en los bordes de la cuenca, causado por la infiltración de aguas
superficiales y atmosféricas; el segundo, es un flujo vertical ascendente, que se inicia en el
Complejo Guadalupe a través de las “ventanas hidrogeológicas”. Los resultados de la
modelación confirmaron la existencia de los dos tipos de flujo [1].

Durante la etapa inicial de la explotación de aguas subterráneas en la Sabana (principio de


los años 40), el sistema de flujo ascendente garantizaba el régimen saltante en los pozos de
la cobertura, localizados en la parte central de la cuenca [2].

El aumento progresivo e incontrolado de la extracción del agua subterránea en la cuenca


durante los últimos 50 - 60 años produjo un gran cono de depresión con una compleja
superficie piezométrica. Los descensos máximos de los niveles, hasta de 70 m respecto al
nivel piezométrico 2550 m.s.n.m, se observan en los campos de pozos construidos en el
complejo Neógeno Cuaternario en la parte occidental de la cuenca. En el resto del área los
descensos no superan los 15-20 m [4]. En muchos casos estos descensos han ocasionado
aumentos en las profundidades de bombeo, disminución en los caudales, un incremento
notable en el costo de la energía para extracción del agua subterránea y en algunos casos,
la subsidencia del terreno.
Bajo las condiciones actuales de explotación de los acuíferos de la cuenca artesiana de la
Sabana de Bogotá, las relaciones de presión entre los diferentes horizontes y complejos
acuíferos han cambiado. Debido a los descensos de los niveles, sobre todo en las zonas de
intensa extracción, podrían intensificarse o disminuirse (hasta la desaparición) los aportes
desde el complejo acuífero Guadalupe; a demás puede llegar a producirse un goteo desde
los acuíferos de la cobertura de la cuenca artesiana.

Estos cambios en el modelo de flujo propuesto deben ser analizados y tenidos en cuenta
para revaluación de los recursos hídricos subterráneos disponibles, su posible efecto sobre
la calidad del agua y el posible avance de contaminantes hacia horizontes más profundos.

Además de la modelación numérica se están aplicando técnicas isotópicas para analizar las
condiciones hidrodinámicas y su evolución en la cuenca artesiana de la Sabana de Bogotá.
BIBLIOGRAFIA

1. DE BERMUDES O. Generalización hidrogeológica de Colombia y la Formación de las


Aguas Subterráneas en la Parte Alta de la Cuenca del Río Bogotá. Tesis de Doctorado,
San Peterburgo, 2000.

2. DIEZEMAN W. Aguas Subterráneas en Bogotá y sus Alrededores. Instituto Geológico


Nacional. Informe No. 707. Bogotá 1949.

3. INGEOMINAS. Estudio Hidrogeológico Cuantitativo de la Sabana de Bogotá. Informe


Ejecutivo. Bogotá 1995.

4. INGEOMINAS. Modelo Hidrogeológico Conceptual de la Sabana de Bogotá. En proceso.


Bogotá, 2000.

5. PEREZ G., SALAZAR A. Estratigrafía y Facies del Grupo Guadalupe. Geología


Colombiana No. 10, Bogotá. 1978.

6. VAN der HAMMER, T. Plan Ambiental de la Cuenca Alta del Río Bogotá. Santafé de
Bogotá. 1998.