Está en la página 1de 7

xisten varias herramientas para evaluar la rentabilidad de un proyecto.

El
método del VAN (Valor Actual Neto) es la herramienta más segura (ver
artículo aquí), pero existen otras alternativas, entre las que destaca la regla de
la TIR.
Tasa Interna de Retorno (TIR)

La TIR es la rentabilidad promedio que retorna un determinado proyecto


durante su vida. Matemáticamente, para obtener la TIR de un proyecto que
dura n períodos (usualmente años), se resuelve la siguiente ecuación:

Como en general C0 es negativo (por ser una inversión) y, C1,C2…,Cn son


positivos, la TIR resulta ser la tasa que hace a la suma de los flujos de caja
positivos (descontados con la TIR) igual a la inversión hoy. Equivalentemente,
la TIR es la tasa que hace que el VAN sea igual a cero.
Encontrar la TIR muchas veces no es algo sencillo algebraicamente ya que
requiere resolver una ecuación polinómica de grado alto.

Regla de la TIR

En general, si la TIR es mayor que la tasa de descuento del proyecto, el


proyecto tendrá VAN positivo. Es por esto que la regla de la TIR recomienda
hacer un proyecto si su TIR es mayor a su tasa de descuento r.
Consideremos el proyecto de comprar una casa por $60 millones (MM) hoy.
Usted estima que deberá invertir en ella otros $5MM al cabo del primer año
para remodelarla y lograr arrendarla al segundo y tercer año en $4,8MM
anuales, y por último venderla al cuarto año en $90MM.

Además suponga que la tasa de descuento apropiada para este ejemplo es


10% anual, invariante durante los próximos 4 años. ¿Es este un proyecto
atractivo según la regla de la TIR?
La ecuación a resolver para calcular su TIR sería:

La TIR que resulta de resolver la ecuación es 12%. Al ser la TIR mayor a la


tasa de descuento de 10%, la regla de la TIR coincide con el VAN (el VAN de
este proyecto es 61,47MM, ver cálculo) y recomienda hacer el proyecto.
Lamentablemente, hay algunos casos en que la regla de la TIR puede llevar a
una decisión de inversión equivocada o simplemente es difícil de aplicar. Por
ejemplo:
• Dependiendo del orden y los signos de los flujos, existen casos donde aun
cuando la TIR es mayor que la tasa de descuento, el proyecto no es rentable.

• En algunos casos la TIR no existe, esto es raro pero posible. El ejemplo más
simple es un proyecto con flujos netos siempre positivos.

• Podrían existir varias TIR para un mismo proyecto. Esto suele suceder en
proyectos donde hay reinversiones importantes después de haber recibido
flujos positivos por algunos períodos.

En la práctica, se suele utilizar conjuntamente el VAN y la TIR para tomar


decisiones de inversión. El VAN da una medida del beneficio neto que se
obtendrá al realizar el proyecto, mientras que la TIR es un indicador de la
rentabilidad del proyecto.

Les dejo una pregunta para comentar, ¿qué indicadores de rentabilidad se


utilizan en su empresa u organización?

Este es uno de los artículos más leídos en claseejecutiva.emol.com durante


2018.

¿Para qué sirve el cálculo VAN y TIR?


El VAN, o Valor Actual Neto, calcula los flujos de los ingresos que
entran a la empresa, egresos y la inversión que se hace para generar
de nuevo el producto. Si al comparar la cantidad obtenida esta es igual o
mayor que la inversión inicial, el proyecto es viable.

Mientras que el TIR representa el porcentaje de ganancia o pérdida


que se tendrá al realizar una inversión en un proyecto naciente.

Dependiendo de estos resultados se pondrán en balanza los beneficios o


pérdidas del negocio.
Diferencias entre VAN y TIR

1. El cálculo TIR determina la rentabilidad del proyecto.


2. El cálculo VAN estima las ganancias brutas de la empresa.
3. El cálculo TIR es recomendado para proyectos de menos duración o
que tienen un flujo de caja alto.
4. El cálculo VAN solo mide la ganancia de quien invierte.

Fórmulas para calcular el VAN y TIR en Excel


En principio, el cálculo VAN y TIR pueden parecer complicados, pero esto
mejora con la práctica.

Para lograr el cálculo VAN y TIR a través en Excel se necesita el Flujo


Interno Neto, este se calcula restándole a los ingresos de la empresa de
cada periodo los egresos de cada periodo, para así obtener el flujo de
efectivo.

Es importante que para realizar este cálculo se conozca el


significado de cada letra, por eso dejamos una tabla que hará la tarea
más sencilla.

Donde los valores significan:

 F: Flujo de efectivo neto


 N: Cantidad de años o períodos
 I: Tasa de interés
 IO: Inversión Inicial

Por ejemplo:

Tenemos las ganancias del año 2017, este sería el Flujo de Ingresos, y le
restamos la cantidad de dinero que se gastó en ese mismo año, eso sería
el Flujo de Egresos. Después de restar estas dos cantidades el resultado
es el Flujo de Efectivo Neto.

Después de contar con esa información se deben formular una serie de


datos, estos estarán enumerados por flujos, es decir, Flujo 1 (f1), Flujo 2
(f2), y así consecutivamente dependiendo de los años que se estén
calculando.

Para obtener el VAN rápidamente solo se debes seleccionar los números


de cada periodo y colocar el negativo (-) en el valor de inversión inicial.
La fórmula en Excel sería:

=VAN (I; f1; f2)-IO

Te estarás preguntando qué significa esto, aquí la explicación:

=Función Valor Actual Neto (tasa de interés; flujo del primer año; flujo del
último año) menos inversión inicial.

El resultado de esta operación será el VAN. Es importante destacar que si


el VAN es < 0, el proyecto no es rentable. Porque la inversión es mayor
y significa que el proyecto no es viable.

Cuando este es = 0, el proyecto es rentable, porque establece una


ganancia para la empresa. Y si es > 0, el proyecto es rentable, ya que el
valor actual neto es mayor que la inversión.

Al calcular la TIR, o Tasa Interna de Retorno, esta obliga al VAN a


convertirse en cero (0) y se pretende identificar la tasa de interés que
convierte el valor actual neto en cero, es decir, la tasa de interés (I).

La fórmula para realizar esto desde Excel sería la siguiente:

=TIR (IO; F2)

Esto significa:
=Tasa Interna de Retorno (Inversión inicial; último periodo)

El resultado de esta fórmula es el porcentaje de TIR.

Cuando TIR es > k, el proyecto de inversión es viable pues la tasa


interna de retorno que obtienen es mayor a la inversión inicial.

Pero si es = k, la inversión solo podrá realizarse si mejora la posición de la


empresa dentro del mercado y se multiplican las ventas del producto que
se ofrece.

Y cuando el resultado es < k, el proyecto no es viable pues no tiene la


rentabilidad necesaria.

El VAN y la TIR son el punto de partida para

conocer la rentabilidad de tu negocio.CLIC PARA


TUITEAR

Fórmula para calcular VAN manualmente


Primero debes conocer la siguiente fórmula:

Con esta realizarás la misma operación que en Excel, pero esta vez
utilizando una calculadora.

¿Qué representa esta fórmula?

Muestra que el Valor Actual Neto (VAN) es igual al número de flujos (f1,
f2…) entre uno (1) más la tasa de interés, elevado a la cantidad de
períodos (n1, n2), menos la inversión inicial.
El cálculo de la TIR de forma manual es muy poco utilizado por su
alta complejidad. Se recomienda utilizar una lista de tasas de descuento
donde se realice una prueba de ensayo y error hasta que el van de cero, lo
que representará que es el porcentaje correcto.

Pero, ¿cuándo es positiva o favorable la TIR?

Normalmente, la Tasa Interna de Retorno es favorable a la rentabilidad


de una empresa cuando es superior a la inflación del periodo que se
calcula, al costo de la oportunidad de la inversión y a la tasa de interés
pasiva que paguen las instituciones financieras.

El VAN y TIR son los cálculos más utilizados

por emprendedores para determinar el riesgo

de la inversión.CLIC PARA TUITEAR

Conclusión
El cálculo VAN y TIR te permitirá tener una visión más clara del costo de
tu producto y tus ganancias. Te ayudará a tomar decisiones importantes y
te permitirá tener control sobre la inversión que se lleva a cabo en cada
periodo.

Cualquier emprendedor debería utilizarlas y considerarlas


fundamentales para la rentabilidad de sus proyectos.

Claro que hay muchos otros factores que evaluar dentro de un proyecto
empresarial, como el tiempo en que se recupera la inversión inicial, los
costos y beneficios que son primordiales, también el riesgo del proyecto y
las bajas o alzas dentro del flujo de caja.

Pero, en definitiva el VAN y la TIR son el punto de arranque para


comenzar a estimar qué tan factibles son algunos proyectos dentro del
mercado.

Te puede interesar: