Está en la página 1de 5

TIPOS DE CONFORT

Confort es un término francés aceptado por el diccionario de la Real Academia


Española que procede del inglés comfort. Se trata de aquello que brinda
comodidades y genera bienestar al usuario.
Podemos definir el confort como la sensación de bienestar, de estar a gusto en un
espacio. Básicamente poder llevar a cabo nuestras actividades sin percibir nuestro
entorno como un obstáculo.
El bienestar integral de un espacio es algo complejo que se podría definir, según
Javier Neila en su “Arquitectura Bioclimática en un entorno sostenible”, en función
de cuatro componentes fundamentales:
 Bienestar Higrotérmico
 Bienestar Lumínico
 Bienestar Acústico
 Bienestar Olfativo
En pocas palabras es poder disfrutar de un ambiente agradable, ya sea en un
espacio cerrado o no, pero depende de que las distintas variables que definen un
tipo de confort y otro se encuentren en valores que se han definido adecuados para
la actividad del ser humano.
Bienestar Higrotérmico, depende fundamentalmente de la temperatura y la
humedad relativa. Aquí podemos considerar también la velocidad del aire, que,
aunque en la mayor parte de los espacios interiores se puede considerar casi nula
puede, en algunos casos, influir en el confort interior.
El confort térmico se refiere a la percepción del medio ambiente circundante que se
da principalmente a través de la piel, aunque en el intercambio térmico entre el
cuerpo y el ambiente los pulmones intervienen de manera importante. Cuando se
habla de confort térmico es necesario considerar las relaciones que existen entre el
medio ambiente térmico y las sensaciones psicológicas y psicológicas que
experimentan las personas frente las condiciones impuestas por ese ambiente
Si entramos más en detalle, encontramos otro tipo de condicionantes más
subjetivos: tipo de vestimenta, si es de verano o invierno, y nivel de actividad de los
ocupantes. No es lo mismo vestir en verano camisa y chaqueta que camiseta de
manga corta, obviamente, y las necesidades en cada caso pueden variar.
Bienestar Lumínico, de poco sirve tener una temperatura y una humedad ideal, si
no puedes ver bien por falta de luz, ya sea bien por exceso u deslumbramiento. Si
bien es importante tener en cuenta la iluminancia para confirmar que la cantidad de
luz que incide sobre una superficie es suficiente para lo que necesitamos hacer.
El confort lumínico se refiere a la percepción a través de la vista. Se hace notar que
el confort lumínico difiere del confort visual, ya que el primero se refiere de manera
preponderante a los aspectos sacos, sinológicos y psicológicos relacionados con la
luz, mientras que el segundo principalmente a los aspectos psicológicos
relacionados con la percepción espacial y de los objetos que rodean al individuo.
Bienestar acústico
Creo que el problema de la contaminación acústica lo entendemos a la perfección.
Actualmente, ya es costumbre, que en el lugar donde trabajas hay ruido, ya sea de
la actividad que realiza la empresa, o los carros que transitan por el lugar. Un gran
ejemplo de contaminación acústica es Lima, la hora punta en la capital, se ha
extendido como una nube gris que ensombrece todo a su paso. Antes se podía
predecir en qué momentos marcados del día los automóviles particulares y públicos
coincidían en algunas zonas de la capital, pero ahora, con el paso de los años
unidos al aumento desmesurado del parque automotor, el caos vehicular se
evidencia más y a toda hora en las diferentes calles y avenidas de la ciudad. A esta
incomodidad se suma un mal que tiene su origen precisamente en este entorno: la
contaminación sonora, teniendo, así como mayor presión sonora el Agustino,
seguido por Santiago de Surco. El Organismo de Evaluación y Fiscalización
Ambiental (OEFA) del Ministerio del Ambiente define a este tipo de contaminación
como la presencia en la atmósfera de niveles de ruidos que genere molestias o
afecte la salud y el bienestar humano o de cualquier naturaleza.
Se llama contaminación acústica, contaminación sónica o contaminación sonora al
exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una
determinada zona. Si bien el ruido no se acumula, traslada o mantiene en el tiempo
como las otras contaminaciones, también puede causar grandes daños en la calidad
de vida de las personas si no se controla bien o adecuadamente.
El sonido desagradable o no deseado para quien lo escucha, aunque esto siempre
dependerá de la sensibilidad de cada persona, sin embargo, a partir de un cierto
volumen todas las personas sienten molestias, es por ello que, en una entidad o
empresa, conlleva a que el trabajador se estrese.
Algunas reacciones fisiológicas y psicológicas que surgen como consecuencia de
sonidos excesivamente altos tienen su origen en el deseo natural de autoprotección.
Los animales silvestres reaccionan a sonidos con un estado de alarma, por lo que
están más atentos a posibles riesgos. Se despiertan, se esconden o se enfrentan a
la causa del ruido y el cuerpo reacciona inmediatamente con la secreción de
adrenalina. Los humanos no es una excepción, por tanto, el ruido provoca en él de
forma instintiva las mismas reacciones, aunque con frecuencias moduladas o
inhibidas por la voluntad, lo que incrementa el nivel de estrés. Como por ejemplo
puede tener como consecuencia: malestar y estrés, trastornos del sueño, pérdida
de atención, dificultad de comunicación, pérdida de oído, afecciones
cardiovasculares, retraso escolar, conductas agresivas, dificultad de convivencia,
baja productividad, accidentes laborales, y retraso económico y social.
El ruido, a comparación de otros agentes contaminantes, es muy fácil de generar,
por lo que su disminución o eficaz control dependerá exclusivamente de nosotros
mismo.
Bienestar olfativo, se refiere a la percepción a través del sentido del olfato. Aunque
este tipo de confort pocas veces es considerado, es un factor importante que debe
ser considerado sobre todo en lugares con índices de contaminación. Según
estudios dicen que respiramos unas 20 veces por minuto, inhalamos y exhalamos
un gran volumen de aire al día, pero es importante saber que debemos intentar
mantener el aire lo más limpio posible. Los posibles elementos problemáticos son,
fundamentalmente, los compuestos orgánicos volátiles (conocidos como VOCs), el
exceso de CO2 y los malos olores. Los dos últimos, posiblemente producidos por la
actividad humana, se eliminan con una buena ventilación. En el caso de los VOCs
es conveniente tener cuidado en la elección de los materiales de construcción y, en
caso de identificar un material emisor de esos componentes, sustituirlos lo antes
posible. Los COV son liberados por la quema de combustibles, como gasolina,
madera, carbón o gas natural. También son liberados por disolventes, pinturas y
otros productos empleados y almacenados en la casa y el lugar de trabajo.
El término compuestos orgánicos volátiles (COVs) incluye un conjunto de
hidrocarburos que, en circunstancias normales se encuentran en forma gaseosa a
temperatura ambiente, o bien, tienen una alta volatilidad en esas condiciones.
Aunque es sencillo analizar todos los elementos del confort por separado, responder
a todos ellos puede ser muy complicado. Mantener el bienestar lumínico en verano
puede implicar tirar por tierra el bienestar higrométrico. Un exceso de calor puede
llevar a encender necesariamente el aire acondicionado, lo que puede por una parte
desequilibrar la humedad ambiente y por otra generar ruido. A veces tenemos que
comprometer un aspecto del bienestar para obtener otro.
FORMAS DE OBTENER EL CONFORT, para poder lograr el confort dentro de un
espacio, ya sea en el interior de una casa, un centro comercial o incluso dentro de
una instalación deportiva, debemos tomar en cuenta varios aspectos, entre ellos los
siguientes:
 Temperatura del aire, depende en gran parte a la estación del año en la se
encuentre. Se puede lograr un confort regulando esta temperatura de 21ª a
24ª
 Temperatura de radiación, aquella en que irradiamos nosotros o incluso la
que irradian los aparatos tales como televisiones, celulares, lámparas,
radiadores, etc.
 Humedad del aire, la humedad es prácticamente escasa en tiempos de
verano, por lo que es un lugar muy seco. Se puede lograr un confort por
medio de aires lavados.
 Corrientes de aire, sirven para refrescar el aire, es una de las maneras de
lograr confort más antiguas y utilizadas, ya que lo único que se tiene que
hacer es dejar aberturas en puntos específicos para la entrada de aire al
lugar.
 Renovación del aire, es muy importante que el aire se renueve
constantemente, para que no hagan hongos ni malos olores. Se puede lograr
con una buena ventilación o con extractores.
 Tipos de vestimenta, Cuando no se puede lograr el confort con algunas de
las opciones ya vistas, una opción más sencilla es el uso de vestimentas que
contrarresten las condiciones, abrigado en el frio, poca ropa en tiempo de
verano.
ANEXOS:
Anexo 01: Ránking de los diez puntos con mayor nivel de presión sonora
(DBA) en la provincia de Lima, según un estudio realizado en el 2015 por la
OEFA.
Anexo 02: Contaminación sonora

REFERENCIAS:
Wikipedia.com/ Contaminación acústica
Ecologistasenaccion.org/ Contaminacion-Acustica
Diariocorreo.pe / Contaminación sonora
Wikipedia.com / Compuestos Orgánicos Volátiles
Academia.edu / Confort