Está en la página 1de 13

Gil Cañón, E.

37

Anclas materiales y semiótica agentiva como


herramientas para la navegación y generación
de sentido en el espacio geográfico
Material Anchors and Semiotics Agentive as tools for
Navigation and Sense Generation in Geographic Space
Eduardo Gil Cañón*

Resumen
El presente artículo intenta hacer un aporte reflexivo desde la semiótica cognitiva a
la geograf ía humana, más específicamente a los procesos de navegación y generación
de sentido de los sujetos al interior de la ciudad. La navegación por el espacio geo-
gráfico de la ciudad supone que los sujetos realicen complejos procesos de redes de
integración conceptual anclados de forma material y cognitivamente con el medio

Citar este artículo como: Gil Cañón, E. (2016). Anclas materiales y semiótica agentiva como herramientas
para la navegación y generación de sentido en el espacio geográfico. Revista Papeles, 8(15), pp. 37-49.

Fecha de recibido: noviembre 30 de 2015


Fecha de aceptación: marzo 1 de 2016.
* Licenciado en Educación Básica con Énfasis en Ciencias Sociales, Universidad Pedagógica Nacional. Candidato
a Magister en Semiótica, Universidad Jorge Tadeo Lozano. Coordinador de Acreditación de la Licenciatura en
Ciencias Sociales de la Universidad Antonio Nariño. edwardgilc@gmail.com y edwardgilc@uan.edu.co

Revista PAPELES • ISSN 0123-0670 • Vol. 8(15) • pp. 37-49 • Enero-junio de 2016
38 Anclas materiales y semiótica agentiva como herramientas para la navegación y generación de sentido

geográfico, donde la generación de sentido y acción local se producen de manera


enactiva, esto con el fin de establecer una serie de desplazamientos con unos pro-
pósitos específicos y con la intermediación de algunos artefactos que permiten una
economía cognitiva a la dación de sentido. Se hará un aporte desde los procesos de
Anclas materiales-Distribución de la cognición planteados por Hutchins (1995, 2005)
y la semiótica agentiva de Niño (2015); los cuales plantean retos para la comprensión
del espacio geográfico y su generación de sentido.
Palabras clave: anclas materiales, áncoras, agente, agenda.

Abstract
This article attempts to make a thoughtful contribution from cognitive semiotics
to human geography, more specifically to the processes of generation and naviga-
tion sense of subjects within the city. Navigating the geographical area of the
​​ city,
means that subjects perform complex processes of conceptual integration networks
anchored materially and cognitively with the geographical environment where the
generation of sense and local action occur in an enactive way, this in order to estab-
lish a series of displacements with specific purposes and with the mediation of some
artifacts that enable knowledge-based economy to the giving of sense. A contribu-
tion will be made from anchor materials-distribution processes of cognition raised
by Hutchins (1995, 2005) and the agentive semiotics of Niño (2015); which pose
challenges to understand the geographic space and its generation of sense.
Keywords: anchors materials, anchors, agent, agenda.

Introducción
La geograf ía ha tenido un giro significa- humana, para lo cual se busca establecer las
tivo hacia el componente humano desde la relaciones entre los objetos estáticos/móviles
segunda mitad del siglo XX, dejando atrás del espacio con las acciones que realiza el
ese espacio absoluto e inamovible de la hombre en el medio geográfico; asimismo
geograf ía f ísica que habían institucionali- estas acciones están orientadas al cumpli-
zado Humboldt, Ritter, Ratzel y Richthofen, miento de un propósito, con el cual un actor
para convertirse en un espacio modificado y social puede interpretar el espacio. También
diverso por la acción del hombre, el cual lo la geograf ía humana debe dar cuenta de
transforma y lo habita. Es así como el objeto cómo el hombre interactúa con los objetos
de estudio de la geograf ía desemboca en el en el espacio y sus propósitos de acción; pero
espacio geográfico, siendo este “la suma indi- esto es algo que no se ha abordado muy a
soluble de sistemas de objetos y sistemas de fondo dentro de ella. Este artículo relaciona
acciones” (Santos, 2000, p. 88); esto implica algunos aportes, por un lado, de la semiótica
que el hombre transfigura sus acciones y los agentiva de Douglas Niño (2015) en relación
objetos en su devenir cotidiano, estableciendo a la generación de agendas, agentes y hábitos
relaciones interdependientes con cada uno agentivos y, por el otro lado, de la distribu-
de los objetos que se cruza en su diario vivir. ción de la cognición y anclas materiales de
Esta perspectiva planteada por Santos (2000) Edwin Hutchins (1995), para desarrollar este
permite comprender el espacio geográfico tema del espacio geográfico en la geograf ía
como el objeto de estudio de la geograf ía humana.

Universidad Antonio Nariño • Facultad de Ciencias de la Educación


Gil Cañón, E. 39

1. Algunos inconvenientes con la geograf ía de la percepción

Al interior de la geograf ía humana existe una ciudad, en cierta medida porque esta es la
rama de explicación desde la percepción o del raíz de los procesos de crecimiento urbano,
comportamiento (Lowenthal, 1961; Lynch, convirtiéndola en un lugar y enfoque de estu-
1960; Tuan; 1974; Estébanez, 1979; Millán, dio. En ella se dan múltiples relaciones entre
2004; Recques, 2006), donde la percepción los sujetos y el espacio, también se califica la
del medio se realiza a través de una serie de calidad de vida de las personas y los proce-
imágenes mentales, que van acompañadas de sos de ubicación (Bosque et al, 1992). Es así
una serie de actos que permiten la apropiación como muchos de los estudios en geograf ía de
del espacio en relación con los sujetos que se la percepción desde las líneas planteadas por
desplazan por el medio. Desde esta perspec- Recques han trabajado y abordado la ciudad
tiva, Recques (2006) menciona que existen desde sus representaciones mentales y los
dos líneas de acción: una que habla sobre la valores que se imbrican en ella.
geograf ía desde la perspectiva del compor-
tamiento, en la cual se encuentran estudios Uno de los precursores en trabajar la ciudad
sobre modelos de desplazamiento en relación desde las representaciones mentales de la
a localización, trayectos y distancias de los ciudad es Kevin Lynch (1960). Su discurso
sujetos, representados en mapas mentales; gira entorno de las imágenes ambientales y el
otra línea con una perspectiva humanista, desplazamiento de los seres humanos por la
que hace referencia a las subjetividades e ciudad, estableciendo unos hitos o puntos de
intersubjetividades que se encuentran en el referencia. Esta perspectiva estaría ubicada
espacio vivido, en donde los valores culturales desde la línea de la geograf ía del compor-
y sociales permiten reconocer la importancia tamiento. Otro de los primeros en trabajar
del papel de los símbolos y significados que la geograf ía de la percepción, pero desde
imprimen los sujetos al espacio. una aproximación humanista, es Yi-Fu Tuan
(1974). Para él, la noción de lugar es muy
Estas líneas de acción permiten comprender
importante. Tuan hace un estudio sobre los
la geograf ía de la percepción como las repre-
valores y las subjetividades con las cuales los
sentaciones mentales que hacen los sujetos
seres humanos cargan el espacio geográfico,
de su espacio vivido, y a partir de estas poder
es allí donde las relaciones afectivas de los
establecer sus trayectos o resolver problemas
sujetos con el espacio construyen sus repre-
de espacialización cotidiana. Asimismo, el
sentaciones mentales.
espacio se carga con unos valores y subjeti-
vidades propias de los individuos, las cuales En el presente artículo se abordarán estas
les permiten apropiar y desenvolverse en el dos perspectivas, pues Kevin Lynch hace un
espacio. De esta manera, el espacio geográfico aporte importante sobre los hitos que utilizan
al interior de la geograf ía de la percepción los sujetos para crear sus mapas mentales, lo
“no solamente está fuera de nosotros con cual permite hacer una contribución desde
una existencia f ísica que le pertenece, sino la distribución de la cognición para explicar
que también está dentro de nuestras mentes” cómo se dan esos procesos cognitivos, pero
(Bosque et al, 1992, 8); en donde interactúan asimismo, cómo estos son anclas materiales
los sujetos con el espacio exterior a través de que permiten la ubicación y desplazamiento
las representaciones mentales que han sido de los sujetos. Por su parte, la contribución
elaboradas por la cotidianidad de sus vidas. de Yi-Fu Tuan sobre los valores en el espacio
Ahora bien, un espacio geográfico por exce- permite profundizar desde la semiótica agen-
lencia de la geograf ía de la percepción es la tiva cómo los sujetos establecen unas agendas

Revista PAPELES • ISSN 0123-0670 • Vol. 8(15) • pp. 37-49 • Enero-junio de 2016
40 Anclas materiales y semiótica agentiva como herramientas para la navegación y generación de sentido

para determinar sus recorridos y cómo actuar distinciones y relaciones, y el observador […]
ante ciertas situaciones en el espacio. Esto con escoge, organiza y dota de significado lo que
el fin de comprender cómo le damos sentido al ve” (p. 15). Esto conlleva a que los sujetos van
espacio geográfico. creando imágenes de los elementos consti-
tutivos de la ciudad, pero al mismo tiempo
A continuación se presentarán algunos de
las organizan para desplazarse dentro de ella
los postulados de cada uno de los autores
y les imprimen un significado. El problema
anteriormente mencionados, explicando
de estas imágenes ambientales radica en que
que al interior de los aportes teóricos de la
no se explican las razones por las cuales un
geograf ía de la percepción se encuentra una
habitante de la ciudad escoge y organiza esa
serie de fallos en relación a la comprensión de
serie de elementos del espacio para despla-
las acciones y propósitos de los sujetos en el
zarse. Así mismo, tampoco se explica cómo
espacio, además cómo estos interactúan con el
lo dota de significado, o mejor aún, cuáles
espacio f ísico por medio de ciertos elementos
son las condiciones que permiten dotar de
cognitivos. Posteriormente, se explicarán algu-
significado un espacio de la ciudad. Tampoco
nos aportes de la semiótica agentiva (Niño,
logra explicar cómo se crean esas imágenes
2015), la distribución de la cognición y anclas
dentro del proceso cognitivo del observador,
materiales (Hutchins, 1995) a la geograf ía de
ni cómo se activan esas imágenes para que el
la percepción.
observador se pueda mover por la ciudad.

1.1 Imágenes de la ciudad Ahora bien, para Lynch (1960) esas imágenes
ambientales de la ciudad son plasmadas en
Hablar del espacio geográfico implica también unos mapas cognitivos que el observador
reconocer la importancia de las ciudades, elabora de la ciudad, estos mapas tienen
puesto que al ir creciendo las ciudades como tres partes analíticas: identidad, estructura y
medio f ísico y el aumento de la población significado. La identidad hace referencia a la
en ellas, se establece otra perspectiva de la identificación de los objetos como entidades
geograf ía, donde los habitantes de la ciudad únicas y separadas, la estructura implica
crean espacios propios e imágenes para relaciones entre los objetos ubicados en el
movilizarse, convirtiéndose en una geograf ía espacio de forma estática y el significado es
de las ciudades. De esta manera, Kevin Lynch el que los observadores le atribuyen a los
(1960), en su trabajo “La imagen de la ciudad”, objetos y relaciones entre ellos de manera
explica que “la ciudad no es solo un objeto práctica. Pero aún quedan vacíos dentro de su
que perciben millones de personas de clases explicación, como por ejemplo, ¿la identidad,
caracteres sumamente diferentes, sino que es estructura y significación son procesos cogni-
también el producto de muchos constructo- tivos para la creación de los mapas mentales
res que constantemente modifican porque de la ciudad? Si es así, cómo se activan en el
tienen sus motivos para ello” (p. 10). Con esto, proceso de caminar por la ciudad. Además,
la ciudad sufre modificaciones constantes hablar de significado unido a la identidad de
por los que la habitan y transcurren, siendo los elementos conlleva entender que los ele-
la ciudad un constructo de los habitantes, los mentos contienen un significado en relación
cuales por medio de propósitos la modifican a una forma y un contenido de la semiótica
y perciben constantemente. tradicional, pero no se explica cómo los
Lynch (1960) habla de las imágenes ambienta- sujetos dotan de sentido a lo que hacen en la
les de la ciudad, las cuales “son el resultado de ciudad por medio de esos elementos, puesto
un proceso bilateral entre el observador y su que la significación de la ciudad puede variar
medio ambiente. El medio ambiente sugiere dependiendo de cada sujeto.

Universidad Antonio Nariño • Facultad de Ciencias de la Educación


Gil Cañón, E. 41

Por otra parte, Lynch (1960) establece algunas Esto conlleva a generar un sentimiento de
herramientas para el trabajo de la percepción apropiación del espacio, pero al mismo tiempo
de la ciudad, como lo son sendas, bordes, un distanciamiento de ciertos espacios que le
barrios, nodos, mojones e hitos. Por ejemplo, son ajenos a los sujetos, pues las experiencias
las sendas son “los conductos que sigue el perceptivas enseñan algo sobre los valores y
observador normalmente, ocasionalmente o actitudes que se deben tomar frente al espacio.
potencialmente. Pueden estar representadas Ligado a esto está el carácter evocativo de
por calles, senderos, líneas de tránsito, canales los espacios, ya sea por los olores, imágenes
o vías férreas” (p. 62). Esto implica que el sujeto u objetos que están en él, donde la memoria
solo se desplaza por medio de calles configu- cumple un papel importante en la creación de
radas, pero qué sucede cuando se cruza por espacios que son agradables o desagradables.
un parque o un centro comercial, donde las Lo anterior es interesante para comprender los
líneas de tránsito no son definidas o que son valores que plasman los sujetos en su espacio
definidas por el propio sujeto en su proceso vivido, pero surgen algunas preguntas sobre
de desplazamiento. Es así que la navegación cómo la percepción puede guiar el compor-
al interior de la ciudad por dichas sendas no tamiento humano en el espacio de la ciudad.
es explicada ni cómo se da la configuración de Es necesario comprender cómo funciona la
sentido en esas sendas, puesto que, esas sendas generación de sentido local, para que el ser
pueden no ser transitadas por ser reconocidas humano pueda localizar los espacios y saber
por el sujeto como inseguras. cómo actuar en determinado momento. Por
otra parte, Tuan desarrolla la idea de las topo-
1.2 Lugares afectivos filias, que son los lugares que representan el
agrado que sienten las personas en un lugar,
Ahora bien, dentro de la geograf ía de la
aplicándole ciertos valores y actitudes positi-
percepción, Yi-Fu Tuan (1974) con su obra
vas dentro del espacio, como él menciona:
“Topofilia. Un estudio de las percepciones,
actitudes y valores sobre el entorno”, explica La topofilia no es la más fuerte de las
cómo funcionan los aparatos preceptivos del emociones humanas. Cuando llega a
ser humano, dando prioridad a la visión en la serlo, podemos estar seguros de que el
construcción de significados de un espacio, lugar o el entorno se han transformado
ligando esto a la capacidad olfativa de algunos en portadores de acontecimientos de
gran carga emocional, o que se perciben
lugares. Para él la percepción es:
como un símbolo (Tuan, 1974, p. 130).
La respuesta de los sentidos a los estímu- El espacio geográfico se convierte en un sím-
los externos como el proceso específico bolo de las experiencias vividas por los sujetos,
por el cual ciertos fenómenos se registran
el cual está cargado emocionalmente; ahora las
claramente mientras otros se pierden en
experiencias pueden ser positivas entendidas
las sombras o se eliminan. Mucho de lo
como topofilias, pero también abre la puerta
que percibimos tiene valor para noso-
a las experiencias negativas que convierten
tros, tanto para nuestra supervivencia
el espacio en un lugar de desagrado, algo que
biológica como para brindarnos ciertas
satisfacciones que están enraizadas en la podría ser llamado topofobias. Pero otra vez
cultura (Tuan, 1974, p. 13). vuelven a surgir dudas, como qué sentimien-
tos y lugares se integran dentro las topofilias,
Esta descripción pretende unir la percepción o qué acontecimientos, percepciones y moti-
a un valor y una actitud corporal frente a lo vaciones se integran para que un sujeto se
que estamos percibiendo del mundo exterior. desplace a un lugar o no.

Revista PAPELES • ISSN 0123-0670 • Vol. 8(15) • pp. 37-49 • Enero-junio de 2016
42 Anclas materiales y semiótica agentiva como herramientas para la navegación y generación de sentido

2. Posibles aportes de semiótica agentiva y distribución de la cognición

Para ir dando solución a los anteriores fallos 2.1 Distribución de la cognición en el


dentro de la geograf ía de la percepción, se espacio
encuentra un gran aporte desde la semiótica
En primera medida se trabajará la distribu-
agentiva, la distribución de la cognición y
ción de la cognición. Este aporte teórico de
en el anclaje material para el pensamiento
Hutchins (1995) ayuda a comprender cómo
del espacio geográfico. De esta manera, se
la navegación interrelaciona objetos externos
retomará por un lado lo propuesto por Hut-
del espacio con procesos cognitivos que per-
chins (1995, 2005) frente a la distribución de
miten la localización y desplazamiento de los
la cognición en el espacio y por otro lado a
sujetos. Es así que para Hutchins los cálculos
Niño (2015) sobre la estipulación de agendas,
básicos de navegación se caracterizan por la
para comprender los procesos de navegación
representación algorítmica y la representación
y generación de sentido en la ciudad. Como
observable del espacio, donde los sistemas
punto de encuentro de ambas posturas se
cognitivos se comunican entre los actores
hablará sobre anclas materiales y áncoras
como procesos internos. Los medios de cál-
que permiten comprender los procesos cog-
nitivos en el espacio para su desplazamiento. culos pueden ser representados en diagramas
Esto con el fin de mostrar que para analizar o gráficos, con los cuales se representa el
el espacio geográfico es importante trabajar sistema cognitivo interno (Representación
la cognición y la creación de agendas dentro algorítmica); y la actividad cognitiva está
de la navegación que realizan los sujetos, ya distribuida entre la red social con los procesos
sea on-line/on-going o desde la planeación internos y las comunicaciones internas que
de rutas imaginarias de su cotidianidad, en el son directamente observables (representación
cual el anclaje material permite afianzar una observable). La navegación –para este caso
ruta en el espacio. De esta manera, dotar de en particular de la “ciudad”–, comprende dos
significado potencial, es significar la ciudad en procesos de representación que no están sepa-
el proceso de dación de sentido, significación rados ni desligados el uno del otro. Un primer
implica actualizar el espacio en relación a unas aporte está en que la creación de una imagen
agendas propias. ambiental contiene la representación algo-
rítmica de un espacio geográfico en mapas o
gráficos de la ciudad que representa el sistema
cognitivo interno, al igual que la representa-
ción observable constituye las relaciones e
interacciones de los sujetos con cada uno de
los elementos del espacio como una actividad
cognitiva.
En esa línea, la fijación de una posición
implica la manipulación e interrelación entre
representaciones y herramientas externas con
las cuales los sujetos constantemente realizan
tareas, ya sea de forma individual o en grupo,
conllevando a la transformación de los insumos
de los cálculos de navegación. Con lo anterior,
la navegación es una actividad f ísica real
llevada por individuos en la manipulación de

Universidad Antonio Nariño • Facultad de Ciencias de la Educación


Gil Cañón, E. 43

objetos f ísicos reales; estos son símbolos que Lo anterior plantea que las imágenes ambien-
representan la proyección de una posición en tales pueden establecer tres variables de
relación a un gráfico, para lo cual es necesario comportamiento en el espacio de la ciudad;
tener una estructura interna mínima para la por un lado, las interpretaciones ya estable-
realización de una serie de tareas (Hutchins, cidas por un sujeto del espacio de la ciudad,
1995). Nótese aquí otro aporte a las imágenes que le permite desplazarse por una ruta de
ambientales, puesto que no solo contienen un navegación; por otro lado, establecer rutas de
significado para los habitantes de una ciudad, navegación por una preconcepción del espa-
sino que permiten la navegación a través cio; por último, la interpretación de objetos
de la manipulación de las representaciones externos. Este concepto de redes se refiere a
–algorítmica y observable– con herramientas la creación de mapas mentales de una gran
del espacio, en el establecimiento de tareas a variedad de interpretaciones del mundo, que
cumplir dentro del espacio, como llegar a la permite la interconexión entre otras redes,
escuela, ir al trabajo, o localizar un punto de ya sean internas o externas, para una mayor
referencia para ubicarse en la ciudad. configuración de información sobre el espacio
y las actividades a realizar en él (Hutchins,
Ahora bien, esas herramientas del espacio son 1995).
objetos f ísicos externos del mundo, pero que
al mismo tiempo son juicios conceptuales e En ese proceso de navegación, una experien-
inferencias perceptuales internas del medio. cia secuencial de estas redes permite que se
aprendan las secuencias almacenadas en la
Esto quiere decir que los procesos cognitivos
memoria para convertirlas en una habilidad/
para la navegación implican la interrelación
hábito, las cuales vuelven sin la necesidad
entre la manipulación de un sistema de
de una estructura de mediación, sino que se
artefactos tanto internos como externos, en
hacen presentes en el mundo. Esto lleva a com-
relación con unas representaciones tanto
prender la memoria en tres sentidos; 1) léxica,
internas como externas, que se convertirán
en donde se guardan los pasos; 2) semántica,
en “artefactos cognitivos” de la navegación
donde se guardan los significados de los pasos,
(Hutchins, 1995).
y 3) motora, donde se realizan procesos de
Por otra parte, el proceso de formar una hábitos (Hutchins, 1995). De esta manera,
interpretación del espacio geográfico se los sujetos en el espacio usan su memoria
puede entender como la elaboración de una como medio de navegación por el espacio de
hipótesis de navegación y la evidencia en el la ciudad, donde almacenan los recorridos a
mundo real. Estas hipótesis permiten la gene- seguir, los cuales tienen un significado poten-
ración de redes de conexión en un modelo cial para ellos y por medio de las habituaciones
de interpretación individual, en donde se que realizan de estos.
establecen tres variables de comportamiento: Esto conlleva que la mente humana encuentra
1) Redes de esquema del fenómeno sobre y proyecta regularidades para el desarrollo
el cual la interpretación está formada; 2) de una serie de tareas en el ambiente, donde
Redes de preconcepciones sobre el estado la anidación de lecturas de dichas represen-
en el mundo, siendo las interpretaciones taciones como un dispositivo de observación
sobre el espacio donde las redes empiezan; permite determinar las direcciones, medidas y
y, 3) Redes de espacios de entrada externos ángulos sobre las cuales se va fijar un desplaza-
(Hutchins, 1995). Con esto, las imágenes miento en resolución de una tarea, generando
ambientales creadas por los sujetos son redes una serie de habilidades aprendidas sobre el
de interpretación que le facilitan su proceso de espacio, que en cierta medida han sido habi-
desplazamiento al interior de la ciudad. tuadas (Hutchins, 1995).

Revista PAPELES • ISSN 0123-0670 • Vol. 8(15) • pp. 37-49 • Enero-junio de 2016
44 Anclas materiales y semiótica agentiva como herramientas para la navegación y generación de sentido

Bajo esta perspectiva de hábitos aprendidos resaltan algunos elementos del espacio y otros
del espacio, es necesario hacer un salto (por son dejados atrás sin percatarse de su existen-
ahora) a la semiótica agentiva, puesto que cia. De igual manera, ayuda a comprender las
presta atención a los procesos atrincherados categorías de sendas, bordes, mojones, etc., las
que se van convirtiendo en hábitos, permi- cuales dependen del nivel de atrincheramiento
tiendo comprender cómo se generan esos del sujeto para resaltarlas o pasarlas por alto,
hábitos y tener una visión más amplia de ellos. siendo para cada individuo una forma dife-
En esa línea, Niño (2015) explica que existe un rente dentro de su proceso de navegación.
hábito agentivo, el cual:

emerge a partir del intento repetido (sea 2.2 Establecimiento de agendas


o no exitoso) de lograr un objetivo. En
Al interior de la anterior explicación subyace
este sentido, con un acto agentivo, un
la idea de agendas de Niño (2015) como parte
agente además de estar intentando dar
fundamental dentro de la navegación de los
cumplimiento a su meta, normalmente
estará aprendiendo, modificando, sujetos. De forma exploratoria se explicará la
extendiendo, puliendo, etc., un hábito noción de agendas planteada desde la semió-
agentivo (o varios), y de este modo estará tica agentiva.
reforzando, por así decirlo, formas ‘pre-
empaquetadas’ de dar sentido (Niño, 2.2.1 Agendas
2015, p. 74).
La semiótica agentiva permite ampliar las
Esto hace que el proceso de navegación pueda nociones de roles, en relación al estableci-
ser habitualizado agentivamente por los suje- miento de agentes, agencias y agendas para el
tos, donde el recorrer la ciudad por una ruta proceso de navegación de la ciudad como un
constante, ya sea para ir a la casa o al trabajo espacio geográfico de los sujetos que la habi-
o a la escuela, en fin, cualquier meta dentro de tan. Esto conlleva a especificar cada una de
la ciudad, puede estar habitualizada por ser las terminologías al interior de la teoría e irlas
repetitivo en la consecución de estas metas. relacionando con lo planteado por Hutchins y
De esta manera, otro aporte a la geograf ía de su valor como aporte a la geograf ía de la per-
la percepción es que desplazarse por la ciudad cepción. Para lo cual, lo primero que se debe
tiene una forma pre-empaquetada de darle tener claro es la noción de agente y agenda:
sentido a su recorrido, los sujetos activan esos Agente es, literalmente, un ‘ente activo’,
pre-empaquetados para navegar por la ciudad con lo que queremos decir, un ente que
que les es cotidiana y propia. hace o que puede hacer. Ahora bien, se
Otro apunte dentro de la semiótica agentiva puede decir que tanto el agente como
frente a esta habituación del espacio geo- lo que hace, esto es, sus actos, ‘tienen
gráfico es frente a la “perspectivización de la objetivos’, o de un modo más preciso, se
orientan hacia un cierto tipo de resultado
dación de sentido, es decir, debido al progre-
que llamaremos agenda (Niño, 2015, p.
sivo ‘atrincheramiento’, se resulta resaltando
38).
algunas cosas y se dejan de lado otras. Esto
también significa que los hábitos agentivos Agregando a lo anterior, un agente es cualquier
también prescriben y proscriben” (Niño, 2015, entidad con animación, situacionalidad y aten-
p. 75). Esto ayuda a comprender la razón ción, que tiene una capacidad para desarrollar
del porqué las imágenes ambientales de los una serie de actos/acciones, es decir, una agen-
agentes tienen mayor prelación por resaltar cia propia o conjunta para el cumplimiento de
unos hitos de referencia sobre otros, donde se una meta. A raíz de esto, Niño (2015) habla

Universidad Antonio Nariño • Facultad de Ciencias de la Educación


Gil Cañón, E. 45

la tarea es “llegar temprano al colegio”, para


el cumplimiento de esta, el estudiante debe
establecer una serie de condiciones tanto
operativas como de planeación para cum-
plirla. Entonces, ambas nociones no son tan
incompatibles, pero tiene mayor desarrollo
y valor teórico para este caso el reconoci-
miento de agendas y agentes que se pueden
identificar en el espacio.
Volviendo al tema de las agencias, la agencia
derivada es “aquella que por convención o
hábito hemos aprendido a interpretar como
de una agencia primaria, una operativa y una
si tuviera sentido […] este es asignado por
derivada. La primera es “entendida como la
la agencia de un agente o un conjunto de
capacidad para actuar de un agente” (p. 40) y
agentes, pero en sí misma y por sí misma no
la segunda es “la puesta en marcha de dicha
hace sentido” (Niño, 2015, p. 40). Esta agen-
agencia por esos seres en sus acciones y actos
cia nos explica cómo al ir interiorizando una
concretos, que llamamos agencia operativa”
serie de acciones constantemente se vuelven
(p. 40). Aquí el aporte reside en que una agen-
hábitos que el mismo agente o los agentes han
cia es la capacidad que tiene un habitante de la
reconocido/aceptado, la cual tiene un plan
ciudad para actuar en ella, y agencia operativa
estipulado para el comportamiento de las
es la que el sujeto desarrolla constantemente,
personas; pero solo se establece en la medida
puesto que implica la enacción de un sujeto
en que la agencia operativa la requiere para
on-line, por ejemplo, mientras se desplaza
darle sentido. Por ejemplo, en la ciudad a un
hacia un lugar, nuestro cuerpo va realizando
semáforo le asignamos una agencia en relación
una serie de acciones para poder cumplir con
a los actos que se deben realizar frente a cada
la meta de llegar a un punto determinado, es
uno de los colores, pero solamente cuando el
decir, caminar, observar el medio, interactuar
agente presta atención al semáforo es que le
con otra persona mientras se llega al punto
da sentido en relación a las acciones que debe
determinado.
realizar si está en rojo, amarillo o verde, lo cual
Con lo anteriormente mencionado, se puede integra a su agencia operativa para cumplir
hacer un proceso de analogía con la categoría con su agenda de llegar al colegio.
de tareas de Hutchins (1995) que se men-
De acuerdo con las agendas y los actos/accio-
cionó someramente, puesto que algunas de
nes de un agente, surgen ciertos efectos que
las agendas implican un plan de acción1 por
pueden modificar o esperar a que una agenda
parte de un agente para el cumplimiento de
se cumpla, para lo cual Niño (2015) introduce
una tarea/meta. Pero para el desarrollo de esa
los conceptos de per-agendas, dil-agendas, per-
tarea existen unas pautas a seguir frecuente- efectos, dia-acciones y dia-actos. Esto ayuda a
mente; esas pautas a seguir se complementan explicar los casos en los que una agenda puede
con una agencia operativa. Por ejemplo, si ser modificada por la agenda de otro agente
o se espera que se cumpla el efecto de una
1 Douglas Niño (2015) menciona al respecto
agenda. Esto busca reconocer la importancia
que: “hay agendas que incluyen como parte de
de los efectos que pueden causar en la nave-
su cumplimiento una cierta planeación previa
(recuérdese lo mencionado anteriormente sobre gación de los sujetos, las acciones/actos de los
el control), mientras que hay otras que no lo demás agentes; puesto que pueden modificar
incluyen” (p. 98). las condiciones de navegabilidad y generación

Revista PAPELES • ISSN 0123-0670 • Vol. 8(15) • pp. 37-49 • Enero-junio de 2016
46 Anclas materiales y semiótica agentiva como herramientas para la navegación y generación de sentido

de sentido a las rutas que establecen los agen- a establecer los agentes y agendas dentro de la
tes para llegar a un punto determinado. Este ciudad, para de este modo conocer la forma de
tema dentro de la geograf ía comportamental navegar por la ciudad. De esta manera, el espa-
no se tiene en cuenta en la creación de las cio geográfico adquiera significado para los
imágenes ambientales del medio, puesto que agentes en su proceso de actuar en el mundo,
el esperar que una agenda se cumpla –paso a dejando de ser absoluto y cargado de signifi-
paso– o que otro agente intervenga, conlleva a cación igual para todos los agentes. Donde las
que mi ruta sea modificada o validada. razones de su desplazamiento se encarnan en
las agendas que llevamos constantemente en
Esto nos lleva a realizar una diferenciación
nuestras vidas, y permite significar de maneras
muy importante entre asignar y atribuir agen-
diferentes el espacio.
cia, como parte de los procesos que realiza un
agente en su navegación:
2.3 Anclajes materiales en el espacio
Habrá que distinguir la asignación de
agencia, que tiene como efecto el generar Por otra parte, la noción de anclas materiales
una agencia derivada, de la atribución desarrollada por Edwin Hutchins (2005) es
de agencia, que quiere decir que se trata una forma de estabilizar las integraciones
a algo como si ‘tuviera agencia’. En el conceptuales que realizan los sujetos en rela-
primer caso, un agente o un conjunto ción a las estructuras materiales que existen el
de agentes asignan funciones a objetos o medio ambiente; al igual, Douglas Niño (2015)
signos, como en el caso de un diseñador; retoma esta noción para establecer la noción de
mientras que en el segundo se atribuye anclaje material y áncoras dentro de su teoría
alguna clase de agencia a algo: intrínseca, de semiótica agentiva, con las cuales se puede
si lo que hacemos es atribuir a lo que establecer algunos aportes a los hitos, sendas
nos sale al encuentro agencia intrínseca, y mojones en relación a su forma cognitiva de
como cuando atribuimos la capacidad de ser utilizadas y darle sentido, pero también a
actuar a alguien o a algo; operativa, como la comprensión de la activación de topofilias;
cuando atribuimos a alguien la intención estos serán expuestas a continuación.
de realizar o haber realizado una acción;
y derivada, como en el caso mencionado
2.3.1 Anclas materiales
del reconocimiento de la función de un
objeto de diseño (Niño, 2015, p. 41). Para Hutchins (2005), las anclas materiales
son elementos materiales perceptibles con
Aquí observamos una relación con lo mencio- los cuales se pueden construir espacios men-
nado por Hutchins (1995) con respecto a la tales, es así como “the selective attention to,
manipulación de objetos y representaciones and projection of structure from the material
del medio. Por un lado, asignar una agencia world to the blended space is the perceptual
implica a los objetos de manipulación para process. That is, that selective perception is a
la navegación, y al igual que a las representa- conceptual process”2 (p. 1561); al establecer
ciones del medio que se tienen; por otro lado una estructura material con el medio también
atribuimos agenda al proceso de interactuar se establecen estructuras conceptuales del
para el cumplimiento de detectar un punto
de referencia, es así como confiamos en las
capacidades de otro agente el cual nos permite 2 “la atención selectiva, y la proyección de la
cumplir nuestra propia agenda. estructura del mundo material a un espacio inte-
grado es el proceso de percepción. Es decir, que
Todo esto nos lleva a comprender que la geo- la percepción selectiva es un proceso conceptual”
graf ía de la percepción debe estar encaminada (traducción del autor).

Universidad Antonio Nariño • Facultad de Ciencias de la Educación


Gil Cañón, E. 47

medio, que serán proyectados en el espacio que pueda reconocer no solo el espacio sino
mental de los individuos. la relación espacio-temporal de los objetos de
la ciudad.
Bajo esta perspectiva los espacios de entrada
reclutan información conceptual, pero esta Las anclas materiales pueden ser reconocidas
información de elementos conceptuales, como un hito dentro del espacio geográfico
también recluta una estructura material que en la medida que un hito se entiende como
permite anclar y estabilizar los espacios men- un nodo, es decir, son “puntos estratégicos
tales. Hutchins (2005) menciona que “a mental de una ciudad a los que puede ingresar un
space is blended with a material structure that observador y constituyen los focos intensivos
is sufficiently immutable to hold the concep- de los que parte o a los que se encamina”
tual relationships fixed while other operations (Lynch, 1960, 63). Al igual, Niño (2015)
are performed”3 (p. 1562). El aporte a la crea- resalta que las “anclas materiales en los que
ción de imágenes ambientales reside en que sus características presentan saliencias para
ellas son espacios mentales integrados, en los la atención —como el rasgo ‘esferoide’ para el
cuales existe una estructura material y con- papel arrugado del juego de los estudiantes—
ceptual para su elaboración y navegación en el que facilitan la interpretación, exploración y
espacio geográfico. Esto puede verse reflejado, manipulación de esas mismas anclas mate-
por ejemplo, cuando hablamos del Congreso riales” (p. 288). De esta manera, localizar
de la República de Colombia, ya que nos per- la señal correcta en el mundo de un “hito”
mite anclar un espacio f ísico real en relación implica que la descripción del mismo debe
a unos edificios, personas, objetos reales, etc.; contener el conocimiento de la apariencia y la
pero también permite reconocer conceptual- coordinación con un campo visual, es decir,
mente como un lugar en donde se discuten y debe haber una conexión entre la descripción
crean las leyes del país. Es así como configurar de destino con un tipo de información en el
los elementos como propiedades f ísicas en un medio.
espacio determinado, en relación a una serie
Asimismo, los elementos de descripción, ya
de ancla materiales, permite estabilizar los
sean imágenes o estructuras simbólicas, se
elementos desde las estructuras conceptuales
constituyen un proceso de aprendizaje en el
que poseemos de los mismos.
desarrollo de un proceso altamente interac-
Frente a esto, Niño (2015) explica que “el ancla tivo; la representación es una escena visual en
material, por su misma naturaleza perceptible, el reconocimiento del nombre, las expectati-
permite anclar puntos de referencia espacia- vas que se “constraint” en el hito. Esta escena
les o espacio-temporales que sirvan como visual de la imagen mental y la representación
ingredientes en la construcción de espacios del hito se superponen interna y externa-
mentales” (p. 288); esto sería otro aporte para mente, como medio de representación de
comprender el concepto de “palimpsesto” que la propia señal como una mejora del mapa
subyace en la geograf ía de la percepción, el mental en relación a los procesos de memoria
cual hace referencia a que para ciertos sujetos y asociación descriptiva (Hutchins, 1995).
un espacio modificado puede traer a su memo-
ria el espacio antiguo e integrarlo de forma tal 2.4 Afectividad en el espacio
Por último se explicará cómo la semiótica
3 “un espacio mental se integra con una estructura
agentiva aporta a la comprensión del espacio
de material que es suficientemente inmutable
para mantener las relaciones conceptuales fijas
geográfico como lugar de afecto o desagrado.
mientras que otras operaciones se realizan” (tra- De esta manera se examinará brevemente la
ducción del autor). noción de áncoras de Niño (2015), las cuáles

Revista PAPELES • ISSN 0123-0670 • Vol. 8(15) • pp. 37-49 • Enero-junio de 2016
48 Anclas materiales y semiótica agentiva como herramientas para la navegación y generación de sentido

son anclas materiales que han sido institucio- Con lo anterior, la topofilia o topofobia
nalizadas para comprender las relaciones en el depende del nivel de activación de una per-
espacio; de esta manera van a existir lugares sona frente a un estímulo, generando una serie
y contextos que se anclan para comprender de respuestas conductuales en el espacio. El
los roles y agendas que se van a determinar arousal puede ser alto o bajo dependiendo del
en un espacio. Esta noción de áncora se une estímulo que se pueda generar en un agente.
a las relaciones de afectividad en el espacio, Es así como el espacio geográfico puede gene-
aportando a comprender cómo se activa una rar una exaltación o excitación (Arousal Alto),
topofobia o topofilia. frente a una quietud o calma (Arousal Bajo) en
Las topofilias se definirían como el agrado por los sujetos. Por ejemplo, la topofilia contiene
un espacio, ya sea a nivel kineto-perceptivo o un arousal alto frente a un estímulo en el espa-
del recuerdo de imágenes frente a ese lugar. cio, puesto que un lugar en el cual se genera
De igual manera, la topofobia implica el des- un afecto activará de forma rápida recuerdos y
agrado que se puede generar frente a un lugar, emociones afectivas positivas; lo mismo suce-
también desde lo kineto-perceptual o de la derá con la topofobia, en donde un espacio
memoria de un espacio (Tuan, 1974). Estas de miedo activará una actividad motora con
definiciones carecen de sentido al entrar en una agenda para tratar de evitarlo, cambia su
el mundo de las percepciones/recuerdos sin disposición frente al espacio y sus agendas en
explicar su proceso de activación por parte de curso. De igual manera, un arousal bajo puede
un agente, puesto que al ser categorías sub- ayudar a comprender por qué las personas
jetivas, la dación de sentido puede variar de pasan por un lugar de forma indiferente frente
agente en agente. Por esta razón las nociones a lo que se ve en el ambiente; por un lado, el
de arousal y valencia tomadas de la semiótica espacio está atrincherado, pero por el otro no
agentiva abren a otro tipo de formas de com- genera ninguna activación o exaltación en el
prender el espacio geográfico como medio de espacio; aunque un efecto de sorpresa en ese
dación de sentido, por el cual actúa un agente, espacio interiorizado y atrincherado puede
puesto que un parque para un agente puede activar un arousal alto, ya sea por una topofilia
ser un espacio de miedo o desagrado como o topofobia.
también lo puede ser de agrado y gusto. Por último, es necesario hablar sobre la cate-
De esta manera, “El arousal se refiere al grado goría de valencia, esto quiere decir que las
de vivacidad que un agente presenta en un “emociones primarias tienen valencia positiva
momento dado” (Niño, 2015, p. 55); este grado
de activación que un agente puede establecer
frente alguna actividad externa/interna desen-
cadena una serie de emociones con respuesta “los patrones de activación,
hacia los “sistemas motores eferentes: locomo-
tor, facial, vocal, autonómico y hormonal que apoyan acciones específicas
garantizan una respuesta apropiada” (Chayo- en respuesta a amenazas
Dichy, 2003, 214). Es así como la activación del ambientales o bien en
arousal conlleva a una respuesta apropiada en
un espacio determinado, donde “los patrones el caso de emociones
de activación, apoyan acciones específicas en positivas, apoyan acciones
respuesta a amenazas ambientales o bien en el
que permiten enfrentar
caso de emociones positivas, apoyan acciones
que permiten enfrentar oportunidades” (León, oportunidades”
2014, 58).

Universidad Antonio Nariño • Facultad de Ciencias de la Educación


Gil Cañón, E. 49

(por ejemplo: alegría, interés) o negativa (por la cual marcamos con valores de felicidad,
ejemplo: ira, miedo, pánico, tristeza, disgusto)” tristeza, amor, miedo, entre otros; puesto que
(Chayo-Dichy, 2003, 215), llevando a entender el espacio en donde un agente tenga una expe-
la topofilia como una valencia positiva y la riencia agradable se convertirá en una valencia
topofobia como una valencia negativa. Asi- positiva, es decir, un topofilia; mientras que
mismo, las emociones marcadas en el espacio si la experiencia fue desagradable tendrá una
contienen una valencia afectiva, que tiende valencia negativa, en esa medida será una
a estar en relación con la experiencia vivida, topofobia.

Referencias
Bosque, J; et al (1992). Prácticas de geograf ía de Departamento de Psicología Biológica y de la
la percepción y de la actividad cotidiana. Barce- Salud, Facultad de Psicología Universidad Autó-
lona, Editorial Oikos. noma de Madrid, Madrid.
Capel, H. (1973). Percepción del medio y com- Lowenthal, D. (1961). Geography, experience
portamiento geográfico. Revista de geograf ía, 6, and imagination: towards a geographical epis-
50-150 temology. Annals of the Association of American
Geographers, 51, 241-260.
Chayo-Dichy, R, et al. (2003). Valencia, acti-
vación, dominancia y contenido moral, ante Lynch, K. (1960). The image of the city. Cam-
estímulos visuales con contenido emocional bridge (Massachusetts): The Massachusetts
y moral: un estudio en población mexicana. Institute of Technology Press. Traducción (2008)
Revista española de neuropsicología, 5(3-4), por Enrique Luis Revol.
213-225.
Millán, M. (2004). La geograf ía de la percepción:
Estébanez, J. (1979): “Consideraciones sobre la una metodología de análisis para el desarrollo
geograf ía de la percepción”, Paralelo 37, Nº 3, rural. Papeles de Geograf ía, 40, 133-150.
págs. 5-22.
Niño, D. (2015). Elementos de semiótica agentiva.
Hutchins, E. (1995). Cognition in the Wild. Cam- Bogotá, Universidad Jorge Tadeo lozano.
bridge, MA: MIT Press.
Reques, P. (2006). La geograf ía de la percepción
Hutchins, E. (in press). Cognitive ecology. Topics y del comportamiento. Actas V Jornadas Nacio-
in cognitive science. Recuperado de: http://hci. nales de Investigación en Psicología, Santander.
ucsd.edu/234/234ExtraReading/A63Cogniti-
Santos, Milton. (2000). La naturaleza del espacio.
veEcologyFinal.pdf el 5 de febrero de 2015
Técnica y Tiempo. Razón y emoción. Barcelona,
Hutchins, E. (in press). Distributed cognition. Ariel Geograf ía.
Recuperado de: http://gnowledge.org/~sanjay/
Tuan, Y. (1974). Topophilia. A study of envi-
Adv ance d_Cog sci_Course_2015/We ek3/
ronmental perception, attitudes and values.
Week3_DistributedCognition_1.pdf el 5 de
Englewood Cliffs, New Jersey. Prentice-Hall Inc.,
febrero de 2015
Traducción (2007) por Flor Durán de Zapata.
Hutchins, E. (in press). Enaction, imagination,
Vara, J. (2008). Cinco décadas de Geograf ía de
and insight. In enaction: towards a new paradigm
la percepción. Ería: Revista cuatrimestral de
in cognitive science. Cambridge, MA: MIT Press.
geograf ía, 77, 371-384
Hutchins, E. (2005). Material anchors for
Zotadagui, E, et al. (2012). Dimensiones de la
conceptual blends. Journal of Pragmatics, 37,
emoción en personas con rasgos agresivos y no-
1555–1577.
agresivos (tesis de especialización). Facultad de
León, D. (2014). Emociones en la vejez: Dife- Psicología. Universidad de San Buenaventura,
rencias asociadas a la edad (tesis doctoral). Bogotá.

Revista PAPELES • ISSN 0123-0670 • Vol. 8(15) • pp. 37-49 • Enero-junio de 2016