Está en la página 1de 21
“= \ : Ts min” lO Siew LA PRENSA INGLESA EN EL SIGLO XVIII 55 estaba todavia pobre, los suscriptores eran raros, las hojas estaban des- provistas de interés, He aqui por qué varios periodistas emprendedores abandonaron el Norte y fueron a buscar fortuna a Londres. III.—La PRENSA EN LAS COLONIAS DE AMERICA Muy lejos de Londres, las colonias inglesas de América habian comenzado a crear periddicos que fueron mucho tiempo copias mediocres de las hojas de la metrépoli. Entre los pasajeros del Flor de Mayo habia un impresor; pero no hubo periédicos hasta que Benjamin Harris, un impresor de Londres perseguido en Europa como publicista liberal, pasé a América en 1686 e hizo aparecer en 1690 el primer periddico de Boston, las Publick Occurrences, En este_érgano_mensual, Harris pro- metié hacer todo lo posible para no dar mas que noticias exactas; poco después venia a ser el impresor oficial del gobierno de Massachusetts. La supresién de la censura lo decidié a retornar a Ing'aterra, donde hizo todavia una carrera activa de publicista. El. maestro de posta de Boston intenté algunos afios después, como muchos de sus colegas euro- peos, aumentar sus ingresos creando un periédico (1704). Era una hoja muy modesta; el éxito también lo fue, como lo muestran los reque- rimientos lastimeros en que el redactor expone a los lectores que una tirada de 300 ejemplares no le permite cubrir sus gastos. La idea fue recogida por un impresor de Boston, James Franklin, que habia aprendido su profesién en Londres, Su espiritu independiente irrité a los Mather, los todopoderosos reverendos que dominaban la colonia puritana; acabé por prohibirsele la continuacién de su periédico y, para salvarlo, entregé la direccién a su hermano Benjamin, un adolescente de diecis¢is afios. Este, que legaria a ser el gran Franklin, ensay6 con articulos imitados del Spectator, pero en seguida la necesidad de ganarse la vida como tipdgrafo lo alejé del periédico. Hasta 1728 no reanudé de una manera regular la carrera de publicista, editando la Pennsylvania Gazette en Filadelfia, En Nueva York aparecié otra hoja, fundada por un impresor de origen aleman, Zenger, que llevé a cabo una viva campafia contra el gobernador Cosby. Este lo hizo detener en 1734 y se esforz6 por ahogar su defensa; pero el principal abogado de Filadelfia, de cerca de ochenta afios de edad, lo defendié y consiguid que el jurado lo absolviera. Esta fue la primera victoria de la libertad de la prensa en América. Esta prensa permanecié largo tiempo en la miseria. Los ingresos cubrian dificilmente los gastos: la tinta, el papel, costaban caros, asi como los caracteres que venian de Europa. Los suscriptores eran poco 56 EL PERIODICO BAJO EL ANTIGUO. REGIMEN numerosos, pues los periédicos daban escasag travesia del Atlantico duraba de cinco a ocho tancias mds favorables; entre las trece colonias, los Correos i; con lentitud, frecuentemente suspendidos durante el invierno, Sin embar. go, en 1775 se contaba con treinta y cuatro hojas casi regulares, No pueden sefialarse periodistas notables antes de este momento, Solamente Franklin habia revelado una inteligencia refinada, un sentido Profundo noticias y Tetrasa das; Ia Semanas, en las Circuns, rCulaban En 1755, su periédico dio el dibujo de una trozos (con las nombres de ocho colonias), con este epigrafe: Join or Die (Unirse o morir). Al lado de los periédicos aparecieron desde 1741 magazines copiados de los de la metrépoli. Todos murieron en seguida, Los suscriptores, que no estaban obligados a Pagar por adelantado, fa. laban con frecuencia el dia del vencimiento de la suscripci6n, La prensa periédica no tuvo el papel preponderante en el gran conflicto que iba a llevar a América a la independencia; fueron mis diario; sin embargo, las gacetas semanales tomaron parte en las discu- siones abiertas desde 1773. Esto es cierto especialmente Por lo que se refiere a la Boston Gazette, donde escribia Sam Adams, el “Padre de la Revolucién”, En este periédico, fundado por él en 1755, publicé durante veinte afios articulos firmados con miltiples seudénimos, “un tory, un hijo de la libertad”, sobre todo con seudénimos latinos, “Candidus, Determinatus, Populus, Cedant arma togae, Principiis obsta.” Alrededor de este periédico se agruparon colaboradores no menos convencidos: James Otis, Joseph Warren y John Adams, el futuro presidente de los Estados Unidos. Sam Adams organiz6 comités de correspondencia en més de ochenta comunas, esparciendo asi las ideas de resistencia, Comenzada la guerra, cuando las tropas inglesas ocuparon las ciudades de la costa, los periddicos de los patriotas se trasladaron a las del interior, a todas partes en que encontraban impresores. La Boston Gazette aparecié durante ms de un afio en Watertown, volviendo a Boston después de marcharse los ingleses; hubo un momento en que alcanz6 una tirada de 2000, enorme para esta débil poblacién. Otro periddico de Massachusetts, redactado Por el enérgico Isaiah Thomas, que se esforzaba por ganarse a los obreros para la causa nacional, tras- lad6 sus prensas a Worcester. El periédico patriota de Nueva York tuvo que huir también del enemigo; su impresor, Holt, provisto de una Prensa portatil, siguié al gobierno de la colonia a las diversas residencias que Je imponfan los avances de los ingleses, Estos juzgaron indispensable oponer a esta prensa patriota algunos periddicos torys que predicaban la sumisién y la reconciliacién. En Boston