Está en la página 1de 71

ISSN 1667-6750

Memorias
VII Congreso Internacional de Investigación
y Práctica Profesional en Psicología

XXII Jornadas de Investigación

XI Encuentro de Investigadores
en Psicología del MERCOSUR

Buenos Aires, 25 a 28 de noviembre de 2015

HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA

TOMO 3

Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

ANIVERSARIO

1
Autoridades de la Facultad de Psicología

Decana
Prof. Lic. Nélida C. Cervone

Vicedecana
Prof. Dra. Lucía A. Rossi

Secretaria Académica
Prof. Lic. Nora Graciela Rosenfeld

Secretario de Investigaciones
Prof. Mg. Martín J. Etchevers

Secretaria de Posgrado
Prof. Dra. Isabel M. Mikulic

Secretario de Coordinación Administrativa


Cdor. Gastón Mariano Valle

Secretaria de Extensión, Cultura y Bienestar Universitario


Prof. Lic. Nora Beatriz Vitale

Secretario de Consejo Directivo


Prof. Dr. Osvaldo H. Varela

Consejo Directivo

Claustro de Profesores:

Titulares
Rossi, Lucía Arminda | Fariña, Juan Jorge | Laznik, David Alberto | Sarmiento, Alfredo José | Neri, Carlos Mario ✝ |
Grassi, Adrián Claudio | Peker, Graciela Mónica | Donghi, Alicia

Suplentes
Lombardi, Gabriel Herberto | Vitale, Nora | Kufa, María Del Pilar | Stasiejko, Halina Alicia | Metz, Miriam | Azaretto, Clara |
Cardenas Rivarola, Horacio | Nuñez, Ana María

Claustro de Graduados

Titulares
Quattrocchi, Paula Raquel | Rojas, María Alejandra | Llull Casado, Verónica Gabriela | Mariño, María Irupé

Suplentes
Gartland, Cristina | Korman, Guido Pablo | Alomo, Martín | Corvaglia Aguilar, Ana Morena

Claustro de Estudiantes

Titulares
Duek, Dalila Mara | Baldoma, Débora | Ianni, Facundo | Montenegro, Luisina

Suplentes
Cravero, Jimena | Perez Mereles, Martín | Martinez de Murgia, Manuela | Speranza, Aluminé

Representante de APUBA
Cabral, Sergio

Ediciones de la Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires


Av. Independencia 3065 - Código Postal C1225AAM 2
Ciudad de Buenos Aires, República Argentina
Tel / Fax: (54 11) 4952-5490 / Email: congreso@psi.uba.ar
Autoridades
VII Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología
XXII Jornadas de Investigación y XI Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR

Presidente Honoraria:
Decana Prof. Nélida Cervone

Presidente:
Prof. Martín Etchevers

Coordinador:
Prof. Graciela Peker

Integrantes de la Comisión Organizadora

Claustro de Profesores
Dra. Estela Eisenberg - Dr. Pablo Muñoz - Dr. Rubén Muzio

Claustro de Graduados
Lic. Bruno Bonoris - Lic. Fernanda Fioranelli - Lic. Mercedes Sarudiansky

Subsecretario de Investigaciones
Dr. Cristian J. Garay

Comité Científico

Aguerri, María Esther Grassi, Adrián Perrota, Gabriela


Aisenson, Gabriela Greco, María Beatriz Politis, Daniel
Aksman, Gloria Ibarra, Florencia Puhl, Stella
Allegro, Fabián Jardon, Magalí Quattrocchi, Paula
Alomo, Martin Jaume, Luis Ragau María Rita
Azaretto, Clara Keegan, Eduardo Raznoszczyk, Clara
Barreiro , Alicia Korman, Guido Rojas, Alejandra
Bermúdez, Silvia Kufa, Pilar Rojas Breu, Gabriela
Berger, Andrea Leibson, Leonardo Rosales, Ma. Guadalupe
Biglieri, Jorge Lombardi, Gabriel Rueti, Eliana
Bottinelli, Marcela Lowenstein, Alicia Saavedra, M. Eugenia
Brizzio, Analía Lubian, Elena San Miguel, Tomasa
Burin, Débora Llull Casado, Verónica Sarmiento, Alfredo
Calzetta, Juan José Macchioli, Florencia Schejtman, Fabián
Cassullo, Gabriela Mazzuca, Roberto Siderakis, Melina
Crespi, Melina Mazzuca, Santiago Sotelo, Inés
Cryan, Glenda Miceli, Claudio Stasiejko Halina
Dagfal, Alejandro Mildiner, Bertha Stefani, Dorina
De Olaso, Juan Nakache, Déborah Varela, Osvaldo
Delgado, Osvaldo Naparstek, Fabián Vázquez, Liliana
Etchezhar, Edgardo Nuñez, Ana Wainstein, Martín
Fernández Liporace, Mercedes Oiberman. Alicia Wald, Analía
Fernández Zalazar, Diana Ormart, Elizabeth Wittner, Valeria
Galibert, Maria Paolicchi, Graciela Ynoub, Roxana
García Labandal, Livia Pawlowickz, María Pía
Ghiso, Claudio Pelorosso, Alicia

El contenido, opiniones y el estilo de los trabajos publicados, previamente aprobados por el Comité Científico son exclusiva responsabilidad 3
de los autores, y no debe considerarse que refleja la opinión de la Facultad de Psicología de UBA.
INDICE

HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA

TRABAJOS LIBRES
LAS ORIENTACIONES DEL PLAN DE ESTUDIOS DE 1962 DE LA CARRERA DE PSICOLOGíA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Bruno, Darío; Ibarra, Maria Florencia; Miceli, Claudio Marcelo ............................................................................................................ 7

ESTUDIOS DEL GéNERO Y CONSTRUCCIóN DE LA SUBJETIVIDAD. APORTES DESDE LA HISTORIA DE LA PSICOLOGíA


EN ARGENTINA
Falcone, Rosa .................................................................................................................................................................................. 12

HISTORIA DE LA PSICOLOGíA EN ARGENTINA. COMPARACIóN DE LOS PRIMEROS CURSOS EN LA UNIVERSIDAD DE LA PLATA


Y EN LA DE BUENOS AIRES
Falcone, Rosa .................................................................................................................................................................................. 18

INFANCIA Y PSICOSIS: UN ESTUDIO HISTóRICO A PARTIR DEL TRABAJO DE TELMA RECA


Juárez, Ana Rocío ............................................................................................................................................................................ 23

ANALISIS BIBLIOMéTRICO Y ESTUDIO DE UN CASO EN LA OBRA DEL DOCTOR JUAN RAMóN BELTRáN
Lopez, Guillermo; Ferro, Claudia Mabel; Rodriguez Sturla, Pablo ....................................................................................................... 27

UNA GENEALOGíA DE LA PSICOLOGíA INSTITUCIONAL. ENTRE LA POTENCIA Y LA FOSILIZACIóN


Melera, Gustavo; Larrea, Nicolas; Ciabattoni, Mariela; Cermelo, Renata ............................................................................................ 31

LOS PROGRAMAS, LOS PROFESORES Y LA ORIENTACIóN DE LA PSICOLOGíA EN LA UNIVERSIDAD DE LA PLATA Y LA UNIVERSIDAD


DE BUENOS AIRES. (1896- 1943)
Navarlaz, Vanesa Eva ....................................................................................................................................................................... 35

APORTES METODOLóGICOS DE LA HISTORIA CONCEPTUAL A LA HISTORIA DE LA PSICOLOGíA


Parellada, Cristian; Lescano, Aimé; Benítez, Sebastián Matías .......................................................................................................... 38

LA PSICOPEDAGOGíA COMO PRáCTICA. ORíGENES EN AZUL, PROVINCIA DE BUENOS AIRES


Piazza, Laura ................................................................................................................................................................................... 42

LA ACTUACIóN DEL DR. JUAN RAMóN BELTRáN EN LA FACULTAD DE FILOSOFíA Y LETRAS, UBA. (1921-1947)
Rodriguez Sturla, Pablo; Ferro, Claudia Mabel; Lopez, Guillermo ....................................................................................................... 45

LOS PROYECTOS EDITORIALES EN GREGORIO BERMANN: EL CASO DEL BOLETíN DE LA ASOCIACIóN DE PSIQUIATRAS DE
AMéRICA LATINA (APAL)
Rodriguez, Mariana Del Milagro; Lallana, Nicolas; Bianchi, Yéssica Daiana ....................................................................................... 48

HUELLAS DEL IDEARIO DE LA REFORMA UNIVERSITARIA EN LOS PROGRAMAS ACADéMICOS DE PSICOLOGíA EN LA UNIVERSIDAD
DE BUENOS AIRES (1918-1957)
Rossi, Lucia; Ibarra, Maria Florencia; Jardón, Magalí ........................................................................................................................ 52

EL DISCURSO PROFANO SOBRE LA HIPNOSIS EN BUENOS AIRES (1886-1891). ANáLISIS DE DOS OBRAS TEóRICAS
Vallejo, Mauro; Conforte, Anna ......................................................................................................................................................... 56

Posters
LOS PSICóLOGOS EN ARGENTINA. RELEVAMIENTO CUANTITATIVO 2014
Alonso, Modesto M.; Klinar, Doménica .............................................................................................................................................. 62

ORIENTACIóN PROFESIONAL EN LAS FUERZAS ARMADAS DE LA PCIA DE CBA EN LA DéCADA DEL 70


Ferrando, Anabela; Luque, Marianela Del Rosario ............................................................................................................................. 63

4
Resúmenes
LA “PEDIATRíA PSICOSOMáTICA” EN LA OBRA DE FLORENCIO ESCARDó: HACIA UN ENFOQUE BIO-PSICO-SOCIAL
DE LAS ENFERMEDADES INFANTILES (1951-1964)
Briolotti, Ana .................................................................................................................................................................................... 65

30 AñOS DE LA FACULTAD DE PSICOLOGíA A TRAVéS DE ALGUNAS DE SUS CáTEDRAS: ...CAMBIOS Y PERMANENCIAS


Bouza, Mariana ................................................................................................................................................................................ 66

EVALUACIóN PSICOLóGICA EN LOS PROGRAMAS ACADéMICOS DE PSICOLOGíA EN LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


(1930-1962)
Elcovich, Hernán Gustavo.................................................................................................................................................................. 67

TERAPIA FAMILIAR ENTRE ESTADOS UNIDOS, EUROPA Y LATINOAMERICA (1978-1981)


Macchioli, Florencia Adriana ............................................................................................................................................................ 68

RECUPERACIóN DE MARCAS EN LA ENSEñANZA DE LA PSICOLOGíA (EN LA UBA), QUE DEJó LA ÚLTIMA DICTADURA MILITAR
(1976-1983)
Osorio, Natalia Verónica; Alonso, María Mercedes; Diamant, Ana ...................................................................................................... 69

ANáLISIS Y GéNESIS DE LA CONCIENCIA EN E.B. DE CONDILLAC Y TH. RIBOT. NOTA SOBRE EL LEGADO DE LAS LUCES EN LA
CONSTITUCIóN DE LA PSICOLOGíA EMPíRICA
Pavesi, Pablo Emilio ......................................................................................................................................................................... 70

5
TRABAJOS LIBRES

6
LAS ORIENTACIONES DEL PLAN DE ESTUDIOS
DE 1962 DE LA CARRERA DE PSICOLOGÍA
DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Bruno, Darío; Ibarra, Maria Florencia; Miceli, Claudio Marcelo
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN timiento fuertemente antiperonista que el movimiento estudiantil


La Carrera de Psicología en la Universidad de Buenos Aires co- manifestó al apoyar el golpe que derrocó a Perón. Desde la caída
menzó a dictarse en 1957. Dos años después se realizaron modi- de Perón y hasta 1966 se impone una mentalidad en la UBA de
ficaciones al plan de estudio que apuntaron al fortalecimiento de modernización, autonomía y refundación de los principios funda-
ciertas áreas profesionales. Sin embargo, en 1962 con la creación mentales de la reforma de 1918. Esta mentalidad definirá el espíritu
del Departamento de Psicología, el concurso de nuevos profesores del movimiento modernizador que primará entre 1955 y 1966 y
y la creación de la Junta Departamental se implementó un nuevo será en este marco de renovación en el que la Facultad de Filosofía
plan - el tercero en cinco años - con orientaciones en campos cla- y Letras tomará un nuevo impulso que se plasmará en la profunda
ves del perfil del graduado. Estas orientaciones por un lado señalan reformulación de los planes de estudio de las carreras existentes y
la frontera de la disciplina en ese momento en particular, pero al en la creación de nuevas carreras.
mismo tiempo explicitan el perfil del graduado que ve ampliado el La Carrera de Psicología de la Universidad de Buenos Aires fue
alcance de su profesionalización. Este trabajo se propone el estudio creada en 1957 junto con la de Sociología y la de Ciencias de la
del contexto de surgimiento del nuevo plan y su análisis. Educación. Las tres carreras nacen en forma conjunta impulsadas
por un grupo de profesores y estudiantes que comparten estos re-
Palabras clave juvenecidos ideales reformistas.
Plan de estudios, Psicología, Orientaciones Particularmente, la Carrera de Psicología se implementó en las uni-
versidades nacionales de nuestro país entre 1956 y 1958 a partir de
ABSTRACT la influencia del Congreso de Psicología realizado en Tucumán en
THE ORIENTATIONS AT THE 1962 CURRICULUM OF THE PSYCHOLOGY 1954. Ya para ese entonces se habían creado Institutos de Psicolo-
CAREER AT THE UNIVERSITY OF BUENOS AIRES gía en las Universidades Nacionales que aún no los tenían: en la Fa-
The Psychology career at the University of Buenos Aires began to cultad de Humanidades de la Universidad Nacional de La Plata, en
dictate in 1957. Two years later the curriculum changes that aimed la Universidad Nacional del Litoral (Ciudad de Rosario) y se propuso
at strengthening certain professional areas were carried out. Howe- sin éxito en la Universidad Nacional de Córdoba que igualmente
ver, in 1962 with the creation of the Department of Psychology, the logró la Escuela de Psicología y Pedagogía. En aquellos casos don-
competition for new teachers and the creation of the Departmental de no fueron creados en 1954 fue porque existían previamente: el
Board a new plan was implemented - the third in five years - with Instituto de Psicotecnia y Orientación Profesional de la Universidad
orientations in key areas of the graduate profile.These orientations de Tucumán; el Instituto de Investigaciones Psicopedagógicas en la
on the one hand mark the border of discipline at that particular time sede de San Luis de la Universidad Nacional de Cuyo y el Instituto
but at the same time explicit the profile of the graduate that sees de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. Y sobre la base
expanded the scope of its professionalization. This paper propose de dichos Institutos, Direcciones o Carreras entre 1956 y 1959 se
the study of the emergence of the new plan context and its analysis. crearon todas las Carreras de Psicología.
En la Carrera de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, al
Key words año siguiente de su surgimiento, y antes de completar el segundo
Curriculum, Psychology, Orientations año de su funcionamiento, se realizó la primera modificación al plan
de estudios original. Esta modificación se implementó en 1959 para
los estudiantes de la primer y segunda cohorte que habían iniciado
1. Introducción. la carrera en el año de su creación. En otros trabajos, se han rea-
Durante el gobierno de Perón, e inclusive antes, la Universidad de lizado análisis comparativos de estos primeros planes de estudio
Buenos Aires había sido avasallada en su autonomía, siendo inter- (Bruno, Miceli & González, 2014) pudiéndose observar que el nue-
venida de manera intermitente. La Federación Universitaria Argen- vo plan suponía, no sólo una mayor maduración, sino que también
tina tildada de comunista (Piz Díaz, 2012) y la Ley 13.031 de 1947 establecía un fortalecimiento del perfil profesional contribuyendo a
decretaba la eliminación de la política en las Universidades. Como delinear claros campos de aplicación de la disciplina.
dice Piz Diaz (2012) “la Ley suprimió gran parte de los que eran Definitivamente, la nueva carrera de la Facultad de Filosofía y Le-
considerados pilares de la Reforma, el co-gobierno y la autonomía: tras necesitaba madurar: no había psicólogos en Argentina y se
los rectores de las Universidades serían elegidos desde el Ejecutivo, comprende que sus comienzos hubieran requerido ajustes. A su
lo mismo que los profesores titulares”. vez, la misma política Universitaria y en particular la de la Facultad
En 1954 entraba en vigencia la Ley Orgánica de la Universidad expresaba el espíritu reformista que se respiraba luego del derro-
criticada por el movimiento estudiantil como el intento de “pero- camiento de Perón (Bruno, Miceli & González, 2014). Las tensiones
nización” de las universidades. En este contexto se entiende el sen- internas entre el clasicismo y el reformismo impactaron fuertemen-

7
te en las nuevas carreras mientras que el movimiento estudiantil Universitaria (DEU). Según Diamant (2008) aquí se construyeron
tomaba impulso al establecerse como un actor fundamental en los espacios de trabajo que pretendían construir propuestas a la luz de
cambios al interior de Filosofía y Letras. las nuevas ciencias sociales.
Sin embargo, a pesar de que el plan implementado en el primer Dependiente del Departamento de Extensión Universitaria surge el
cuatrimestre de 1959 propuso un abanico de asignaturas y semi- Departamento de Orientación Vocacional (DOV) con el apoyo de la
narios electivos que propendían al fortalecimiento de ciertas áreas UNESCO para, según Risieri Frondizi “orientar a la juventud hacia
profesionales, encontramos que en octubre de 1962 el reciente- las carreras con sentido social, sin interponerse en la libre elección
mente creado Departamento de Psicología eleva un nuevo plan de de los estudiantes y formarlos en esa dirección” (citado por Dia-
estudios con sustanciales modificaciones. mant, 2008, p.143). Para 1959 la DOV atendía consultas, informaba
Para poder entender este cambio de currícula es necesario contex- y orientaba sobre las carreras universitarias, se presentaba en las
tuar la situación al interior de la Facultad. escuelas medias que lo requerían para orientar a los estudiantes de
los últimos años y junto con la publicación de la Guía del Estudiante
2. Desarrollo. -que continúa en la actualidad- difundía sus actividades por radio y
2.1. El movimiento reformista. Estudiantes y Profesores prensa escrita (Diamant, 2008).
Una de las consecuencias de la creación de la carrera de Psicología La DOV se había convertido en un centro de orientación y asesora-
en la Facultad de Filosofía y Letras fue que en el lapso de 5 años, miento único en Sudamérica con un abordaje integral y centralizado
entre 1956 y 1962, se duplicó la cantidad de estudiantes (Buchbin- para atender a estudiantes, padres y docentes de escuelas medias.
der, 1997). Este dato no es menor ya que la fuerza del movimiento El 24 de junio de 1958 concursa y obtiene el cargo de Jefe del De-
estudiantil, junto con el apoyo de los profesores y autoridades fue- partamento de Orientación Vocacional el profesor Jaime Bernstein
ron los responsables de impulsar una serie de cambios que tendían quien, junto con Enrique Butelman habían fundado en 1948 la edi-
a modernizar la Facultad, actualizar sus contenidos y en última ins- torial Paidós, especializada en Psicología, Psiquiatría Psicoanálisis
tancia a reinstalar los aggiornados fundamentos reformistas. y Educación. A Bernstein lo siguió Nicolás Tavella y luego la Prof.
Como indica Buchbinder (1997) “Desde 1955 había comenzado a Nuria Cortada de Kohan.
imponerse la ruptura con una concepción que entendía que, en la La influencia de la DOV al interior de la Facultad de Psicología se
estructura curricular de la Facultad, debía primar una base común hizo fundamental, sus primeros directores adecuaron baremos para
constituida, fundamentalmente, por la cultura clásica” (p.222). Esta test psicométricos elaborados en el extranjero, realizaron estudios
ruptura se podía observar en los ajustes constantes que exigían los sobre psicoestadística y mientras tanto formaban estudiantes y do-
planes de estudio, principalmente los de las nuevas carreras. centes en Orientación Vocacional e investigación.
Ya desde el inicio, el movimiento estudiantil se manifestaba como
un actor de suma importancia. La salida de Marcos Victoria como 2.3. La Junta Departamental. Nuevos profesores.
Director de la carrera de Psicología fue impulsada por los estu- A pesar del apoyo dado a la gestión de Butelman, éste renuncia
diantes que lo veían como un representante de las tendencias más a su cargo en 1960 y en su lugar es nombrado director ad-hoc
acordes al discurso médico y en franca oposición a la búsqueda de del Departamento de Psicología a Manuel Horacio Solari. Solari era
una identidad propia. Será Enrique Butelman quien se hará cargo en ese entonces Profesor de Pedagogía y Titular de Historia de la
de la Dirección de la carrera llevando a cabo una serie de modifi- Educación Argentina y en su nuevo cargo se dedica a regularizar
caciones. Los principales cambios que Butelman impulsó fueron los concursos docentes a fin de integrar la Junta Departamental.
la modificación del plan de estudios original por uno que apunta- No solo la Junta componía uno de los factores fundamentales para
ra a definir un perfil del graduado más profesional, la integración la institucionalización académico administrativa de la Facultad, era
de nuevos profesores con perfiles clínicos y psicoanalíticos, como también necesario que se arbitraran los medios para la regulari-
José Bleger y, en 1960, la incorporación de profesores de la talla de zación de los concursos docentes de Auxiliares. La cantidad de
Mauricio Goldenberg, Telma Reca y Guillermo Vidal (Miceli. 2007). alumnos de las nuevas carreras requerían Jefes y Ayudantes de
Mientras que este escenario se nutría de nuevas propuestas mo- Trabajos Prácticos. Como indica Buchbinder (1997) la contratación
dernizadoras, las tendencias más clásicas resistían el cambio. Al de nuevos profesores fue estimulada por el movimiento estudiantil
interior de la Facultad existía una clara puja de poder “ya que la cul- que, en la búsqueda de una identidad profesional, priorizaban la
tura instituida y sostenida por los claustros conservadores no deja- clínica - de tendencia psicoanalítica - y la psicología educacional y
ban de dar batalla frente a la postura reformista de las innovaciones de orientación vocacional.
implementadas” (Urrutia & Tejera, 2012, p. 288). A su vez en 1958 Es así que, mientras se implementó el nuevo plan de estudios pro-
se departamentalizaba la Facultad como parte del movimiento mo- puesto en 1958, se creaba el Departamento de Psicología y el De-
dernizador y “Junto a la departamentalización, se produjeron otras partamento de Orientación Vocacional junto con los Departamentos
modificaciones significativas en la estructura y organización de los de las nuevas carreras, se impulsaban los concursos de profesores,
estudios. Una de ellas fue el cambio en el sistema de inscripción, se crearon y concursaron cargos de auxiliares docentes, se forma-
que dejó de hacerse por años para pasar a realizarse por materias” ba la Junta Departamental y se contrataban profesores con perfiles
(Buchbinder,1997, p.197). Estos dos ejemplos serían suficientes claramente profesionalistas.
para esbozar el impacto que las tendencias modernizadoras van Es en este contexto que el Departamento de Psicología elevará en
a tener en la Facultad, sin embargo se debería añadir que, para octubre de 1962 un nuevo plan de estudios que, entendemos, in-
poder explicar ciertos aspectos del plan de 1962, es fundamental tentó equilibrar las tendencias profesionalistas y las científicas con
describir brevemente otros cambios institucionales. la inclusión de las orientaciones.
El nuevo plan plasma los profundos cambios que se producían en
2.2. El Departamento de Orientación Vocacional la Facultad e intentaba equilibrar las tendencias de las fuerzas en
Durante la gestión de José Luis Romero a cargo del rectorado de pugna al interior de la misma. El plan de 1962, implementado el
la Universidad se puso en marcha el Departamento de Extensión primer cuatrimestre de 1963, es una muestra clara del intento de

8
organizar un campo disciplinar específico. Sin embargo como se- estudios.” (Res. C.D. N.º 1.274/62)
ñala Dagfal (2014) Las Especializaciones del plan de 1962 eran las siguientes: Psico-
en ausencia de docentes capacitados para todas las áreas, acor- logía Clínica; Orientación Vocacional y Profesional; Teoría e Investi-
daron - los profesores - que, después de una licenciatura común, gación Psicológica y Psicología Educacional.
cada carrera se especializará en la orientación más adaptada a su Las posibilidades de ampliar las especializaciones estarían sujetas
propia tradición, a las demandas del ambiente, y a los docentes de a que lo permita el desarrollo de la carrera y podrían agregarse a
los que disponía (p.104). futuro las de Psicología Jurídica y la Industrial entre otras.
Estos profesores provenían principalmente del ámbito clínico (Gol- La Licenciatura en Psicología se obtenía con la aprobación de 29
demberg, Reca) el psicoestadístico (Bernstein, Cortada de Kohan) y asignaturas de las cuales 21 eran obligatorias y 8 electivas de
educacional (Solari) lo que explica en gran parte las orientaciones acuerdo a la Orientación elegida. Se deberían realizar también -
presentes en el nuevo plan. aunque la Resolución no explicita el cómo - trabajos de investiga-
ción cuya carga horaria sería dispuesta por la Junta Departamental
2.4. Análisis descriptivo del plan de estudios de 1962. Resolución y, a su vez, aprobar pruebas de eficiencia en dos idiomas, de los
(CD) Nº 1274/62 del 30 de octubre de 1962 cuales uno era Inglés y el otro a elegir entre los que se dictaban,
El plan de estudios de 1962 surgió a partir de “la experiencia de en aquel momento, en el Departamento de Lenguas y Literatura
cinco años” (Res. C.D. N.º 1.274/62) que la Carrera de Psicología Modernas.
en la UBA tenía hasta ese momento. La Departamentalización de la Materias Obligatorias
Facultad de Filosofía y Letras tuvo como efecto, entre otros, la ele- Las 21 materias obligatorias se dividían en 4 asignaturas introduc-
vación de un nuevo plan que se nutrió de “el estudio comparativo, torias (a la Psicología, a la Filosofía, a la Sociología y la Historia) y
meditado, de los planes y orientaciones de los estudios de Psicolo- 17 asignaturas básicas.
gía en todas partes del mundo” (Res. C.D. N.º 1.274/62). Análisis de las Asignaturas Obligatorias Básicas
Efectivamente, este nuevo plan tuvo la pretensión de ser un proyec- Podemos agrupar las 17 materias de la siguiente forma:
to estudiado minuciosamente por una comisión creada ad-hoc al · 2 Asignaturas de Psicologías Generales
interior del nuevo Departamento de Psicología de la Facultad. A su · 3 Asignaturas con un importante contenido organicista: Neurobio-
vez, la resolución destaca no solo la “ponderación de los recursos y logía, Psicofisiología y Maduración Cerebral y Fisiopatología aplica-
necesidades del país” sino también la “amplia discusión en asam- da a la Psicología.
blea departamental” (Res. C.D. N.º 1.274/62) . · 2 Asignaturas Evolutivas
El resultado fue un plan consensuado, comparado con otros planes · 3 Asignaturas de Técnicas de evaluación diagnóstica: Introducción
a nivel internacional, efecto de las investigaciones y del estudio de a las Estadísticas y Teoría de los Test, Técnicas Proyectivas Y Técni-
las necesidades del país y, a diferencia de los anteriores (1957 y cas Psicométricas.
1958) efecto de 5 años de experiencia de docentes, autoridades y - Metodología de la Investigación Psicológica
alumnos. - Introducción a la Psicología Social
La resolución destaca cuatro puntos fundamentales de distinción - Psicopatología
respecto del plan de 1958. Por una parte se mantienen las titu- - Psicología Profunda (Psicoanálisis)
laciones de licenciado y profesor en Psicología sin la titulación de - Escuelas Psicológicas Contemporáneas
Doctorado, ya omitido en el plan de 1958. En segundo lugar surgen - Historia de la Psicología
las orientaciones haciendo que la titulación indique la especiali- - Psicología de la Personalidad
zación seguida por el estudiante en su último cuatrimestre. Estas Orientaciones
orientaciones hacia la especialización no solo son efecto de la ya Una vez aprobadas las 21 asignaturas - las 4 Introductorias y las
indicada comparación con otros planes de estudio a nivel mundial, 17 obligatorias básicas- y las pruebas de eficiencia en dos idiomas,
sino que se “justifica por la gran diversidad de campos de estudio y se debía optar por una especialización y cursar las 8 materias de la
aplicación y de métodos de trabajo existentes hoy en las disciplinas orientación elegida.
psicológicas” (Res. C.D. N.º 1.274/62) . Cada una de las 4 Orientaciones incluía 3 materias básicas e intro-
A su vez, estas especializaciones implican la organización de cur- ductorias a la orientación de cursada obligatoria. Estas eran:
sos para graduados y la posibilidad de ampliar el número de es- Orientación en Psicología Clínica:
pecializaciones, que, comenzando por cuatro, podrían ampliarse a Psicología clínica de niños y adolescentes
futuro en concordancia con la diversidad de la disciplina. Por último Psicología clínica de adultos
aparece la “colaboración interdepartamental” con el nuevo Depar- Rorschach
tamento de Ciencias de la Educación para la especialización en Psi- Orientación en Orientación Vocacional y Profesional
cología Educacional abriendo su acceso no solo para los estudian- Orientación vocacional
tes y graduados de Psicología sino también para los de Ciencias Psicología clínica (de niños, adolescentes o de adultos)
de la Educación. Este punto se destaca doblemente, no solo por la Psicología experimental aplicada a la Orientación Vocacional y Pro-
colaboración de ambos Departamentos sino también por ser esta fesional
especialización en particular “una de las necesidades más urgentes Orientación en Teoría e Investigación Psicológicas
del país en este terreno” que aparece, en la resolución, como ám- Psicología clínica (de niños y adolescentes)
bito común a ambas disciplinas. Estadística II
Se destaca que tanto la titulación para la licenciatura como para el Metodología de la investigación psicológica (II)
profesorado implicaban la misma cantidad de materias, aduciendo Orientación en Psicología Educacional
que “hace posible que el alumno con vocación docente, dueño de Psicología clínica de niños y adolescentes
una sólida preparación común con el que opta por la licenciatura Psicología educacional
… obtenga el título de profesor sin prolongar innecesariamente sus Servicios Psicológicos educacionales

9
Recordemos que la Orientación en Psicología Educacional era tam- sados con experiencia brinda una nota distintiva al nuevo plan de
bién una especialización posible para los estudiantes de Ciencias estudios. Esta Junta cuenta en su aval con 5 años de experiencia
de la Educación para lo cual debían cursar las materias introducto- en el decurso de la Carrera de Psicología. A su vez realizó un tra-
rias y básicas que dictara el Departamento de Ciencias de la Educa- bajo de investigación que incluyó la comparación y ponderación
ción sumadas a 6 asignaturas de la carrera de Psicología. A su vez, de otras carreras de la disciplina a nivel mundial, lo que enmarca
dado el acuerdo interdepartamental indicado arriba, los estudiantes este plan en una situación novedosa ya que, sin perder identidad
de Psicología debían aprobar Sociología de la Educación, Pedagogía nacional, tiene la pretensión de mantenerse al día en el estado del
y Didáctica General como también realizar prácticas en escuelas arte de la psicología. Y por último se destaca la intención de apli-
primarias y secundarias. cabilidad que el nuevo plan explicita. Es en este anhelo en el que,
Materias Electivas entendemos, las especialidades toman su forma final. Las distintas
Una vez cursadas las 3 materias obligatorias de cada especializa- orientaciones dan cuenta de no solo lo indicado arriba sino también
ción el estudiante debía optar por dos asignaturas electivas de la explicitan la frontera - según pretenden, ampliable - del perfil del
carrera que podían ser: graduado. Por una parte hemos destacado, junto con Dagfal (2004),
a) Asignaturas de otras orientaciones la limitante que la formación de profesores idóneos le otorgó a la
b) Seminarios de Profundización cantidad de orientaciones posibles, por otra parte el movimiento
c) Estudio de métodos, reflexológico, experimental, fenomenológi- de modernización de la Universidad y de la Facultad de Filosofía
co, psicología grupal, psicopatología social. y Letras en particular influyó sensiblemente en la presencia de la
d) Otros cursos organizados por el Departamento. especialización en Orientación Vocacional y Profesional. A su vez
se destaca la presencia de la psicología clínica en las asignaturas
Por último, el estudiante debía elegir 3 asignaturas electivas de una obligatorias de las cuatro orientaciones, lo que lleva a denotar una
lista recomendada por el Departamento para cada Orientación que suerte de intrusión de la misma en las orientaciones educacional y
se encontraban explicitadas en la resolución. Para cada orientación de orientación vocacional y profesional.
la oferta era: Es de suma importancia subrayar que la Orientación Clínica de cla-
Orientación en Psicología clínica ro corte psicoanalítico sigue siendo una situación, por lo menos
Historia de la Filosofía Contemporánea extraña, ya que la legislación aún vigente - y así será hasta mitad
Lógica de la década del 80 - limitaba la función del psicólogo en esta área
Filosofía de la ciencia como un auxiliar del médico. Por último, la orientación en Psicolo-
Sociología sistemática gía educacional se presenta como otro punto fuerte en este plan,
Sociología de la educación realizando una particular imbricación con la carrera de Ciencias de
Antropología social la Educación.
Orientación en Orientación Vocacional y Profesional Para finalizar se distingue claramente el intento de equilibrar las
Lógica nuevas tendencias, efecto de los nuevos profesores y de la fuerza
Filosofía de la ciencia del movimiento estudiantil con las corrientes más clásicas de la
Ciencia y Filosofía de la educación Facultad que, a nuestro entender, se manifiestan en la orientación
Sociología de la educación en Teoría e Investigación Psicológicas.
Metodología de la investigación social
Introducción a la economía
Orientación en Teoría e Investigación Psicológica
Lógica
Filosofía de la ciencia
Metodología de la investigación social
Historia de la filosofía contemporánea
Gnoseología y Metafísica
Sociología sistemática
Orientación en Psicología Educacional
Asignaturas electivas dictadas por el Departamento de ciencias de la
educación con el acuerdo interdepartamental y prácticas escolares.

Para finalizar la resolución de marras indicaba las equivalencias váli-


das para los estudiantes que debían pasarse al nuevo plan como así
también su vigencia se establecía a partir del 1º de marzo de 1963.
Por último es importante destacar que esta resolución organizó los
cursos de especialización para graduados. Aquí podemos obser-
var lo completo de la propuesta curricular. La especialización, en el
caso de los graduados, duraría dos años, implicaría la aprobación
de varias asignaturas y seminarios orientados según la especialidad
y trabajos de campos con una carga horaria de 12 hs. semanales.

3. Conclusiones.
Los logros del plan de 1962 son varios y fundamentales. La existen-
cia de una Junta departamental constituida por profesores concur-

10
BIBLIOGRAFÍA
Buchbinder, P. (1997). Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universi-
dad de Buenos Aires. Buenos Aires: Eudeba.
Bruno, D., Miceli, C., & González, M.M. (2014). Los primeros planes de estu-
dio de la carrera de psicología en la UBA: 1957 y 1958. Observaciones
sobre el perfil del graduado. En Memorias del VI Congreso Internacio-
nal de Investigación y Práctica Profesional en Psicología, XXI Jornadas
de Investigación y Décimo Encuentro de Investigadores en Psicología
del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires,
Buenos Aires, Argentina,18, 22.
Dagfal, A. (2004). La Identidad Profesional como Problema: El Caso del
“Psicólogo-Psicoanalista” en la Argentina (1959-1966). doi 10.5327/
Z1982-1247201400010010
Diamant, A. (2008). La reposición de una experiencia fundante: Orientación
vocacional en la UBA en los años ´50-´60. Un espacio para la carrera
de psicología. Anuario de Investigaciones Facultad de Psicología, UBA,
15, 139-150.
Miceli, C. (2007). La carrera de Psicología en la UBA. Escuelas Psicoló-
gicas Contemporáneas. Recuperado el día 16 de mayo de 2015 de:
http://23118.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/musicoterapia/
informacion_adicional/311_escuelas_psicologicas/docs/Carrera.pdf
Piz Diez, N. (2012) La política universitaria y el movimiento estudiantil
reformista: actores, conflictos y visiones opuestas (1943-1955), Los
trabajos y Los Días; año 4; no. 3. , 41-63, ISSN: 1852-7280, La Plata.
Urrutia, J. P. y Tejera, M. R. (2012). El profesorado de psicología en la U.B.A.
un análisis de sus planes de estudios entre 1957 y 1976.En Memorias
del IV Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en
Psicología XIX Jornadas de Investigación VIII Encuentro de Investigado-
res en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad
de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina. 287- 291

RESOLUCIONES CITADAS
Resolución (CD) Nº 1274/62 del 30 de octubre de 1962

11
ESTUDIOS DEL GÉNERO Y CONSTRUCCIÓN
DE LA SUBJETIVIDAD. APORTES DESDE LA
HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA EN ARGENTINA
Falcone, Rosa
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Introducción
El presente artículo presenta parte de las conclusiones de la in- Los estudios del género son motivo de investigación desde distintos
vestigación realizada en el marco del Programa Post Doctoral de campos del conocimiento, tanto desde la perspectiva local, como
Estudios de Género, en la Universidad de Ciencias Empresariales y en el ámbito de sociedades diferentes a la nuestra. La presente
Sociales (UCES) y el proyecto de investigación sobre Historia, géne- investigación se propuso ampliar la información existente sobre el
ro y subjetividad (UCES). Dicha investigación se propuso la indaga- tema desde la intersección de dos campos disciplinares: la psico-
ción de las relaciones de género en el período comprendido entre logía y la historia. Dicha intersección interdisciplinaria permite, por
1900 y 1960 en Argentina. Se incluyen en el presente trabajo un un lado, partir de una descripción, desde el punto de vista histórico,
resumen de las principales temáticas exploradas: las vicisitudes de y por otro, encaminar la indagación hacia una explicación e inter-
las relaciones de género y el rol de la mujer en la esfera pública en pretación de los hechos de la psicología, desde la mirada de la
el período investigado; las relaciones subalternas de las mujeres relaciones del género, generando un aporte novedoso al modo de
profesionales no médicas en el campo de la salud y su inserción comprensión de la historia disciplinar de la psicología argentina.
en las instituciones fuertemente masculinizadas; y por último se El período abordado se circunscribe entre 1900 y 1960, ya que sos-
ofrece una discusión sobre las profesiones médicas, a partir de las tenemos que en el correr de esas décadas se fueron dando las
reflexiones sobre poder y saber de M. Foucault. El tratamiento de grandes transformaciones sociales que, como corolario, produjeron
la temática es de género y enmarcado en la perspectiva histórica. las distintas vicisitudes en las relaciones de género. El abandono
paulatino de las mujeres del rol hogareño tradicional, mutando ha-
Palabras clave cia actividades centradas en el ámbito público, es una de las ideas
Género, Historia, Psicologia centrales, en la que con mayor interés nos detuvimos. Correlativa-
mente con esta idea es posible rastrear la emergencia de profesio-
ABSTRACT nes femeninas (asistentes sociales, maestras, visitadoras sociales,
STUDIES ON GENDER AND THE CONSTRUCTION OF SUBJECTIVITY. enfermeras, etc.), que en su mayoría surgidas en el ámbito médico
CONTRIBUTIONS FROM THE HISTORY OF PSYCHOLOGY IN psiquiátrico, fueron consideradas y analizadas como antecedentes
ARGENTINA de la carrera de Psicología, creada en la Facultad de Filosofía y
This paper presents the findings of the research project conducted Letras de la Universidad de Buenos Aires, en 1957.
within the frame of the Post Doctoral Programme of Gender Studies Se ha considerado como hipótesis primera, que las variaciones dis-
at Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) and the cursivas, producto de las transformaciones económicas, sociales y
research project on History, Gender and Subjectivity. The research políticas, a lo largo de la primera mitad del siglo XX, en Argentina,
project reviews gender relations in Argentina in the period 1900- han ejercido no poca influencia en la diversidad de inserción social
1960. This paper includes a summary of the main topics explored de las mujeres, y que dichas transformaciones han contribuido a
such as gender relations, the role of women in the public realm, the los distintos procesos de construcción de la subjetividad de género.
subordinate relations of non medical female professionals the field Los diversos procesos de representación social y construcción de la
of health care, and their work in predominantly male institutions. subjetividad han proporcionado una valiosa información para com-
The relationship between power and knowledge is discussed in the prender, no sólo la evolución en el tiempo sino la significación de las
light of M. Foucault’s ideas. These topics are addressed from a gen- modalidades actuales de participación profesional, política y social
der and historical perspective. de la mujer, en coexistencia con los roles tradicionales destinados
al hogar y la crianza de los hijos.
Key words La metodología utilizada es preponderantemente el análisis de dis-
Gender, History, Psychoanalysis curso y las representaciones sociales. La mirada sobre las relacio-
nes del género es incorporada a la investigación como categoría de
análisis, en tanto aplicable a todo tipo de problemática (psicológica,
sociocultural, histórica, etc.), brindando un enfoque globalizador de
mucho provecho, y facultando a reconstruir el imaginario que exa-
mina la relación masculino - femenino desde el sistema de organi-
zación conocido como patriarcado.
De las conclusiones de la primera etapa de la investigación se
dio continuidad a una segunda que, con el propósito de articular
la pregunta acerca de las relaciones de género, se concentra en
las prácticas profesionales, en general, y en la práctica profesional

12
de la psicología (disciplina nueva por esta época), en particular. Se Sin embargo, el recorrido de la primera mitad del siglo XX en Argen-
aplica la mirada sexuada a dichas prácticas, a fin de identificar la tina, encuentra a las mujeres envueltas en las discusiones sobre el
existencia o no de asimetrías entre hombres y mujeres, y el peso sufragio femenino y las primeras luchas por los derechos de las
de la profesión en la construcción de la identidad de género, que si trabajadoras[i]. Los cambios económicos del país obligan a las mu-
bien hoy dichas diferencias se han hecho cada vez menos visibles, jeres a salir del ámbito hogareño para ser parte de la esfera pública,
resulta inevitable su indagación en el período investigado. en su roles de obrera y en la lucha en organizaciones gremiales,
Para comprender este fenómeno nos proponemos examinar las re- huelgas y manifestaciones denunciando la precaria situación labo-
laciones de poder/saber- médico que, en el ámbito de la psicología, ral y de desigualdad respecto de los hombres. Se destacan aquellas
establecieron las distintas jerarquías profesionales. La idea central mujeres que se opusieron a los mandatos patriarcales de su época
que guía la nueva indagación intenta demostrar que la relación de y a aquellas que ocuparon puestos masculinos, así como las prime-
desigualdad entre los géneros no es un tema más, sino que tienen ras mujeres que ingresan a la Universidad (Cecilia Grierson, Elida
sus efectos en todos los ámbitos de la cultura: el trabajo, la fami- Passo, Julieta Lanteri, y Fanny Bonchard).
lia, la política, las instituciones, el arte, las empresas, la salud, la En lo que respecta a los resultados de nuestra investigación tra-
ciencia, la historia, etc. De este modo, la perspectiva de género, bajamos con una periodización que involucra la primera mitad del
como unidad metodológica de análisis, se integra a una concepción siglo en Argentina, manteniendo la traza de Gino Germani (1962), y
epistemológica que facilita la aproximación a la realidad histórica atendiendo a los cambios significativos, que ilustran la dinámica de
desde el examen de las relaciones de poder y sus correspondencias la inclusión de las mujeres en el trabajo como una parte importante
con el género. de la esfera pública de la sociedad[ii]. La periodización de la primera
La revisión bibliográfica sobre el tema género relacionado con el mitad del s XX, incluye los siguientes momentos: 1) Modelo agroex-
trabajo y las profesiones, nos lleva a proponer un modelo novedoso portador. Período conservador (1900-1916); se incorporan las pri-
de aplicación de la categoría del género al estudio de las profesio- meras mujeres al movimiento anarquista y socialista; y la ofensiva
nes de la salud. El propósito es abordar la pregunta central sobre vanguardista de los sectores obreros luchando por reivindicaciones
la incidencia de las relaciones de género en la conformación de las domésticas. Primeras mujeres universitarias. 2) Democracia de
sociedades médicas. En particular, se propone analizar el caso de la participación ampliada (1916-1930). Liberalización con participa-
Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), creada en Buenos Aires, ción de la mujer. Período pródigo en asociacionismo femenino.J.
en diciembre de 1942, como la primera comunidad psicoanalítica Lanteri creando el Partido Feminista Nacional. 3) Crisis mundial y
institucionalizada en el país, y su derrotero hasta 1960. Distintos del modelo agroexportador (1930-1946). La industria como eje del
objetivos están planteados: un aporte a la construcción histórica de desarrollo. Criterios naturalistas, biotipológicos y eugénicos. La mu-
las identidades profesionales desde el punto de vista de los sexos; jer y la familia. 4) Modelo Peronista (1946-1955). Proceso de indus-
la pregunta acerca de la “feminización” de las profesiones; y la trialización. Desarrollo de capitales nacionales. Sufragio femenino y
indagación sobre algunas formas de desigualdades de género en participación (para una ampliación ver Falcone, 2011).
comunidades profesionales médicas y al interior de determinadas Por razones de espacio solo nos permitimos volcar, a continuación,
profesiones; y un abordaje cualitativo como complemento. un resumen de las conclusiones más relevantes, a los efectos del
presente artículo.
El rol de la mujer en la esfera pública en el período 1900-1960.
Vicisitudes y grandes movimientos. Resumen de resultados de
la investigación
Las nuevas formas de organización económica del siglo XIX, y los
procesos de industrialización y modernización del siglo XX, comien-
zan a diferenciar dos esferas: la familia y el empleo. A partir de
estos cambios se redefinen las relaciones familiares y la división
sexual del trabajo. Desde el momento que la familia deja de ser
una unidad de producción para transformarse en una de tipo emo-
cional, la producción material de bienes pasa a realizarse fuera del
hogar. La separación entre la familia y el trabajo, entre la produc-
ción doméstica y las formas socializadas de producción, reformula
las anteriores divisiones del trabajo entre hombres y mujeres. Los
componentes básicos de esta ideología son analizados por varios
autores en términos de disociación entre el mundo de lo público y
de lo privado (Barrancos, 2007; Lobato, 2012).
En el campo de los estudios historiográficos, son varios los estudios
que abordan la problemática de las relaciones de género desde
las vicisitudes de la inserción social de las mujeres, como conse-
cuencia de una tendencia creciente que va desde el ámbito privado
(roles hogareños y subsidiarios: maestras, enfermeras, etc.) al ám-
bito público. A la mujer se la vincula con el ámbito doméstico, con
la ausencia de poder de decisión fuera de la familia y los hijos; y
al hombre con el campo de lo público, con la toma de decisiones,
con el poder económico y político (Gil Lozano, F., Pita, S., Ini, M.G.,
2000; Barrancos, D., 1997, 1990, 2002, 2007; Nari, M.,1995, 1998;
Torrado, S. 2003; Novick, S. 2000; Lobato, M.Z. ,2007).

13
1. Se han observado los cambios de tendencias asociados a la incidencia de 2. Se ha arribado a la comprensión de la evolución del rol femenino a lo largo
factores económicos, políticos y sociales en el transcurso de la primera mitad del tiempo comparando el lugar tradicional de la “mujer destinada al hogar” y
del S. XX. el impacto de los cambios (“mujer sostén del hogar”).

3. Se han analizado las relaciones entre el rol social de la mujer, el rol familiar 4. Los manuales de higiene, pedagogía doméstica, puericultura y urbanidad
y las concepciones sobre la moral y se han determinado las influencias del dirigidos a las mujeres, encarnaban el discurso médico y pensaban a la mujer
discurso médico, psiquiátrico y criminológico en el ideal de moral y la familia como enfermera del hogar, responsable de la salud y productividad de todos
(Falcone, 2011). sus miembros.

5. Las madres en representación de las familias y los médicos, representantes 6. El mundo laboral de la mujer repetía los roles establecidos en su destino de
sanitarios del Estado, controlaban las problemáticas sociales bajo un sistema género: lavanderas, cocineras, trabajadoras domésticas, nodrizas, costureras
de alianzas que fortalecía el ideal de la familia. La iglesia asignaba a la mujer y maestras. Si bien se aceptaba la presencia de la mujer en el mundo del
-futura madre la función de transmitir los valores católicos que eran al mismo trabajo, su inserción en este universo queda asociada a los peligros y dificul-
tiempo funcionales al modelo capitalista. Virtudes burguesas, trabajo, honra- tades que trazan un movimiento ambiguo y zigzagueante. El trabajo no era
dez, responsabilidad, limpieza debían ser transferidos por las mujeres en el considerado una realización personal de la mujer en su profesión u ocupación,
hogar (especialmente en las primeras tres décadas del siglo XX). sino una respuesta a una necesidad económica apremiante planteada por las
demandas de una estructura económica en cambio (Barrancos, 1997, 2007;
Gil Lozano, 2000).

7. Torrado señala que a partir de 1945 se inicia una tendencia -entonces to- 8. Que hacia 1947, el trabajo pasa a ser un factor de independencia econó-
davía incipiente- de acuerdo a la cual las mujeres volvían a insertarse en el mica para la mujer y no simplemente una necesidad económica. Las mujeres
mercado de trabajo después de los 35 años y a permanecer activas hasta los empleadas o profesionales, fueron quienes vieron en el trabajo la independen-
55. Por otra parte, a partir de los sesenta y setenta se facilitó la incorporación cia económica y además un ámbito de relaciones sociales alternativo al hogar
de mujeres de clase media con mayores niveles de educación a actividades (Lobato, 1990:190).
como la administración, los servicios sociales, las finanzas, los seguros (To-
rrado, 2003, pp. 213-215).

9. Con respecto al trabajo femenino en el sector terciario se destaca que las 10. Que aproximadamente desde 1950 y con mayor énfasis desde 1960, se
mujeres que accedieron a una mayor escolaridad pudieron incorporarse a la abre una época de importantes cambios que marcan un hito indiscutible en
docencia, mientras que aquéllas que poseían una menor escolaridad encon- relación a la independencia femenina. Las mujeres de un origen diferente a
traron inserción en el sector comercial, administrativo y de servicios como las primeras feministas, lograran en 1947, el reconocimiento de la ciudadanía
alternativa al servicio doméstico y el trabajo industrial (Wainerman, 1979; La- promocionada por Eva Perón y votada por el Congreso Nacional (Ley 13010).
vrin, 1995; Nari, 1995, 1998; Lobato, 1990, Barrancos, 1998). En 1946, Eva Perón había presidido la Comisión Pro-Sufragio femenino y em-
pieza a presionar para que la Ley se sancione. El 11 de septiembre de 1951,
la mujer argentina emite su voto por primera vez significando un hito cívico en
la ciudadanía argentina (Falcone, 2011, 2014).

11. Hacia 1950, las mujeres abogan contra la contracepcionalidad y se cons- 12. A partir de los años sesenta y setenta se facilitó la incorporación de muje-
tituyen en precursoras del Estado Benefactor. Comprometidas con las leyes res de clase media con mayores niveles de educación a actividades como la
de protección a la mujer y a los niños aportan modelos de educación, salud y administración, los servicios sociales, las finanzas, etc.Las estadísticas mues-
previsión. En los años ´60, la participación plena de la mujer en el mercado de tran también el peso tuvieron las mujeres en la educación y en el cuidado de
trabajo junto a los derechos políticos adquiridos se asocia directamente a la la salud de la población (Wainerman, C., 1993; Morgade, G., 1997). Maestras y
posibilidad de desarrollar su sexualidad libremente y a su realización profesio- enfermeras hicieron realidad la idea de que la mujer tenía la misión de cuidar
nal (Wainerman, 1979; Nari, 1995; Lobato, 1990). y consolar a los que la rodean (Zurita, 1981 y 1996; Zurutuza, y Bercovich,
1987; Kritz, 1984).

El género y las profesiones médicas. Poder médico/saber. globalizante que no remite solamente a las relaciones entre los se-
Discusión. xos, sino que permite el análisis de otros procesos que se dan en
Diferentes modelos han sido empleados para analizar la profesio- una sociedad: instituciones, símbolos, identidades, sistemas eco-
nalización en el campo de la medicina y profesiones subsidiarias, nómicos y políticos. Bordieu (1983) sostiene que los sujetos mas-
en su mayor parte de tinte cualitativo. El modelo más difundido culinos o femeninos son determinados mental y corporalmente, por
lo acuña Freidson (1970), un sociólogo norteamericano que ve en medio de un orden simbólico relacionado con la diferencia sexual
la práctica médica el prototipo de profesión basada en la pose- y que este se manifiesta en todas las esferas de la vida cotidiana
sión de saber y de práctica. La idea central del autor parte de la (noción Habitus, Bordieu, 1983).
homogeneidad al interior de las profesiones, sin diferenciación de Considerando el presupuesto que los patrones establecidos de
especialidades, perspectiva ventajosa, en tanto nos permite tratar poder/saber médico circunscriben la práctica de la psicología y el
a psicólogos y psicoanalistas dentro del mismo grupo profesional psicoanálisis como profesiones subsidiarias del campo de la salud,
del área salud. La perspectiva de análisis cualitativo de los grupos es posible examinar el planteo de Michel Foucault (1991) sobre las
profesionales nos posibilita acentuar el hecho de que las profesio- relaciones entre poder y saber en la ciencia para analizar la profe-
nes, como cualquier otro colectivo humano, son construidas por sión médica como colectivo social. Foucault parte de la base que
hombres y mujeres, y que el sexo es casi el factor determinante de existen dos esferas donde se consolidan las prácticas que actúan
su conformación (Burin, 1998a; Burín, Meler, 1998b). como centros de poder y elaboran sus propios discursos: una está
En un análisis centrado en las profesiones intervienen infinidad de constituida por la ciencia, la otra por los demás integrantes de la
factores no cuantitativos como las relaciones de poder, de jerarquía cultura. El pensador francés arriba a la conclusión que la instaura-
y de autoridad. Existe en la profesión médica una tradición práctica ción de la sociedad moderna supuso una transformación sustantiva
masculina o femenina, y representaciones simbólicas de género en la consagración de nuevos instrumentos a través de los cuales
que son irrefutables, y que se han ido construyendo en el transcur- canalizar el poder. De modo que paralelamente se construyen con-
so de la profesionalización. La noción de género es una categoría juntos extensos de discursos que confirieron fuerza y capacidad de

14
expandirse a esas nuevas formas de poder. Producto de estas prerrogativas surge la necesidad de fundar en
En la perspectiva que describe Foucault se entiende por prácticas 1934, la Escuela de Visitadoras Sociales de Higiene Mental, la cual
de poder un modo de acción que no influye directa e inmediata- funcionó regularmente hasta 1942. El propósito fue preparar a las
mente sobre los otros, sino que son operaciones (procedimientos), visitadoras para cuidar la niñez y la adolescencia y divulgar méto-
aún cuando incluyan al mismo tiempo los dos registros implicados dos higiénicos de vida, alimentación y educación sexual. Además
en todo poder, por un lado, la autoridad y por otro la fuerza. Es cierto de asistir a enfermos y sus familias de condición económica preca-
que generalmente cuanto más poder tiene la autoridad, menos ne- ria y enfermos en convalecencia (Falcone, 2005:96 y ss.).
cesita de la fuerza. Esta distinción es fundamental cuando se trata Un caso particular es la Escuela de Asistentes Sociales depen-
de prácticas que se hallan constituidas por la producción y circula- diente del Museo Social Argentino (1930), proyecto que junto con
ción del saber (Foucault, 1991:47). De este modo algunas prácticas la Escuela de Visitadoras de Higiene Social de 1923, con sede en
intelectuales se transforman en prácticas de poder especialmente la cátedra de Higiene de la Facultad de Medicina de la U.B.A., se
cuando hay en juego al menos tres elementos, tal como lo enuncia dirigen a mujeres que debían cumplir con el rol de “cuidadoras”
M. De Certeau: el sitio, la masa y la verdad. “El sitio es el cargo, la y “verdaderas enfermeras sociales” estableciendo una suerte de
situación institucional, la identidad social, la garantía dada por una nexo entre el problemática médica y la social. Es de destacar que la
disciplina científica y por un reconocimiento jerárquico” (Certeau, respuesta a este proyecto fue importante en tanto existió una can-
1995:48). tidad significativa de mujeres cursantes y egresadas, lo cual logró
Indudablemente tanto por su identidad social histórica como por su darle estabilidad al curso y transformarlo, décadas después (1975),
situación institucional el grupo de los médicos, identificados con en la Licenciatura en Servicio Social de Salud (Falcone, 2003).
el ejercicio de prácticas científicas, ha ido adquiriendo el prestigio En el último período descrito precedentemente que se ubica en el
necesario para ser un grupo de poder con su consiguiente recono- origen de la creación de la carrera de Psicología en la Universidad
cimiento jerárquico. Sobre todo porque las prácticas médicas histó- de Buenos Aires (1957) y en la Universidad de La Plata (1956), las
ricamente se han desarrollado en un campo atravesado por la pro- mujeres continúan forjando la matriz pre-profesional en psicología
ducción y circulación del saber y han sometido a prueba en el poder y disciplinas afines, tanto en el ámbito educativo como en el asis-
su aspecto de autoridad. En síntesis, se considera que los patrones tencial. Desde el Plan Quinquenal de 1948, aparecen instituciones
establecidos de poder/saber circunscriben la práctica médica y oficiales en orientación educativa, en la línea de desarrollos de la
propician la generación de infinitos espacios indiferenciados y no Dirección del Cuerpo Médico Escolar y del Trabajo de Carolina To-
autónomos de profesionales subsidiarios y auxiliares cuyo objeto es bar García. En 1951, en el plano asistencial se sigue convocando a
el ejercicio dependiente al campo médico que detenta la autoridad. mujeres a una nueva especialidad en una carrera terciaria llamada
Por fuera de las primeras médicas, que ingresaron a la Universi- Auxiliares en Psiquiatría cursada en el Instituto de Salud Pública y
dad argentina, y que han sido una excepción como es el caso de en el Hospital Borda y que contaba con dos años de duración (Fal-
las conocidas Cecilia Grierson, quién ingresa a Medicina en 1883 cone, 2003; Rossi, 2005).
(a través de un recurso judicial interpuesto por Elida Passo), o de En todos estos casos se trata de la inclusión de las mujeres en el
Julieta Lanteri (recibida en 1897), o Fanny Bonchar (1898), o Alicia ámbito público de la salud en carreras terciarias con roles auxilia-
Moreau de Justo, en 1915, históricamente el ámbito de la Medicina res o relativos a la asistencia social, contrastando con la profesión
ha sido fundamentalmente masculino. Las mujeres, que se gradua- netamente masculina de médicos quiénes a su vez oficiaban como
ron a partir de 1900, en una baja proporción ya que solo el 30% del patrocinadores.
total de graduados eran mujeres, lo hicieron mayoritariamente en
carreras menores: obstetricia, farmacia, odontología, etc. Así como Conclusiones
las enfermeras habrían sido las primeras auxiliares de la medicina, En síntesis, el grupo médico enmarca tradicionalmente e histórica-
la inclusión de las mujeres en el campo de la psiquiatría ha sido en mente la tarea de mujeres que integraron el cuerpo de Visitadoras
carreras terciarias o profesiones menores dependientes de aquella de Higiene Escolar y de mujeres graduadas como Asistentes Socia-
y como “colaboradoras” o “auxiliares”. les o Visitadoras de Higiene, que ejercieron en total dependencia y
Las mujeres argentinas tienen una primera sede en el ámbito es- control directo de la autoridad de los médicos. El presente desarro-
colar apadrinadas por los médicos y apuntando al diagnóstico y el llo nos permitió arribar a una primera argumentación sobre los fac-
tratamiento correctivo de los “niños débiles o anormales”, enrola- tores explicativos al momento de examinar la orientación femenina
das en la “pedagogía asistencial”. Estas mujeres egresaban de las de algunas carreras.
carreras terciarias de la Facultad de Medicina de la Universidad de Por lo desarrollado hasta aquí es posible resumir los resultados ob-
Buenos Aires como Visitadoras de higiene escolar. Hacia 1930, se tenidos diferenciando en el área médica diversas funciones como
forman mujeres como Visitadoras de Higiene Social para cumplir procesos complementarios: “cuidar” y “curar”. Tradicionalmente
funciones de “auxiliares”, que debían encargarse de brindar al mé- las mujeres han sido asignadas a las labores hogareñas del cuida-
dico el relevamiento de antecedentes económicos y sociales de los do de los niños, la limpieza del hogar, la preparación de alimentos
pacientes siendo, además, responsables de seguir el cumplimiento y la propagación de las normas de higiene en su familia. El fuerte
de las indicaciones médicas (Rossi, 2005). predominio del sistema patriarcal en nuestras sociedades que rige,
De esta manera, comienzan a sustituirse criterios psiquiátricos or- de alguna manera, en la relación entre los sexos, podría explicar
ganicistas y hereditarios por otros que privilegian el estudio de la al menos parcialmente, que las primeras inserciones laborales de
influencia de las fuerzas del ambiente social. Con este criterio se las mujeres hayan consistido en desempeños que comportan una
promueve, en 1929, la creación de la Liga Argentina de Higiene especie de práctica extensiva de las tareas domésticas, o “roles
Mental donde cobra decisiva relevancia la participación del médico esperables” para las mujeres/madres en la esfera pública.
Gonzalo Bosch como Director de la misma. Los propósitos de la A partir de esta presunción se podría comprender que las acti-
Liga se sustentaron en la necesidad de cuidar la constitución, el vidades profesionales “esperables” que han nucleado y atraído
ejercicio de la higiene mental, la atención y el cuidado de los niños. históricamente a la mayor cantidad de mujeres hayan sido las de

15
maestras, enfermeras, asistentes sociales, visitadoras de higiene, NOTAS
etc. cumpliendo con aquellos roles tradicionales de amparar, cui- [i] Hacia principios del siglo XX, las mujeres argentinas no tenían presencia
dar, enseñar. En síntesis, el rol maternal que el imaginario social cívica. El derecho al voto era masculino y de una minoría ilustrada hasta
ha asignado a la mujer como una construcción sociocultural de la 1912 (Ley Saenz Peña). Se suceden a lo largo del período investigado las
identidad de género interviene directamente en la función asisten- prédicas que reúnen a las mujeres socialistas y anarquistas en defensa
cial de sostener el entramado social siendo el nexo entre la palabra del sufragio femenino (Agrupaciones como Unión y labor para el progreso
autorizada del médico, la familia y la sociedad. femenino (1900), Asociación de Universitarias argentinas (1902), Centro
Los resultados de esta etapa han sido muy fructíferos, sobre todo feminista de Buenos Aires y Liga de Mujeres librepensadoras (1905), se
porque se pudo observar, a partir, del análisis de las décadas del suman a agrupaciones femeninas sufragistas: Centro Socialista Femeni-
cincuenta y sesenta que estos años serán los que conformen una no (1902), Comité Pro-sufragio femenino (A. Moreau de Justo), el Centro
época de importantes cambios en cuanto a la participación de la Femenino Anarquista (1907), y el Partido Feminista Nacional (1919). Varias
mujer en los ámbitos públicos, en general, y en los ámbitos profe- iniciativas como el primer proyecto presentado al Parlamento Nacional
sionales en particular. Con estos resultados proyectamos indagar (1919), o el simulacro de voto femenino realizado en Santa Fé (1921), o el
desde la mirada de género, la constitución de asociaciones pro- grupo de mujeres que funda el Centro de Estudios Sociales Argentino en-
fesionales relacionadas con nuestro proyecto, en nuestro caso la cabezadas por Juana Rouco Buela, o el reconocimiento de derechos cívicos
Asociación Psicoanalítica Argentina, como primera comunidad iguales al hombre en la Provincia de San Juan (1928) quedan anulados
psicoanalítica, institucionalizada en el país, y cuya conformación a partir del inicio del conservadurismo de Uriburu (Barrancos, (2006) Las
pertenece al campo de los médicos y es esencialmente masculina mujeres y sus luchas, Bs.As. Ministerio de Defensa.
[ii] Fuente: Gino Germani, Rossi, L., y elaboración propia. Véase investiga-
ciones anteriores publicadas en: Rossi, L.A. 2005. ROSSI, Lucía A. 2001.
Psicología: su inscripción universitaria como profesión. Una historia de dis-
cursos y de prácticas, Buenos Aires, Eudeba. En Falcone, R. 2008. “Género,
subjetividad e historia. El rol de la mujer argentina en la primera mitad
del siglo XX”, Revista Temas de Historia de la psiquiatría argentina, n’ 25,
agosto setiembre, Vol. 25, pp.17-23; Rossi, L.; Falcone, R.; Kirsch; U.; Ro-
driguez Sturla, P. y otros (2005) Psicología en Argentina. Vestigios de profe-
sionalización temprana Buenos Aires, JVE Ediciones.

BIBLIOGRAFÍA CITADA
Barrancos, D. (2006). Las mujeres y sus luchas. Buenos Aires. Ministerio
de Defensa.
Barrancos, D. (2007). Mujeres en la sociedad argentina. Una historia de
cinco siglos.Buenos Aires: Ed. Sudamericana.
Barrancos, D. (2002). Inclusión/ exclusión: Historia con mujeres. Buenos
Aires: Fondo de Cultura Económica.
Barrancos, D. (1997). Presencia de la mujer en las luchas sociales argen-
tinas de principios de siglo. Aportes para una Argentina plural. Archivo
General de la Nación.
Barrancos, D. (1998) ¿Mujeres comunicadas? Las trabajadoras telefónicas
en las décadas de 1930-1940, en Garrido, Beatriz y Bravo, María Ce-
lia (coord.). Temasde Mujeres. Perspectivas de Género, IV Jornadas de
Historia de las Mujeres y Estudios de Género. Tucumán, CEHIM, Facul-
tad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Tucumán.
Barrancos, D. (1990). Anarquismo, educación y costumbres en la Argentina
a principios de siglo. Buenos Aires: Contrapunto.
Bellucci, M. (1997) “Mujeres en la educación (1870-1930), Miño y Dávila edit.
Bordieu, P. (1983). Campo de poder, campo intelectual. Buenos Aires: Edit.
Folios.
Burin, M. (1998) Género y familia. Poder, amor y sexualidad en la construc-
ción de la subjetividad, Buenos Aires: Paidós.
Burin, M. y colab. (1987). Estudios sobre la subjetividad femenina. Mujeres
y salud mental. Buenos Aires: Gel.
Burin, Mabel y Meler, Irene (1998). Género y Familia: Poder, amor y sexuali-
dad en la construcción de la subjetividad. Buenos Aires: Paidós.
Butler, J. (2006). Deshacer el género. Madrid: Paidos.
De Certeau, M. (1995) Historia y Psicoanálisis. El oficio de la historia, Uni-
versidad Iberoamericana, A.C., 1ra. Edic. Español, Méjico, D.F.
Falcone, R. (2014). Las relaciones sociales de género en la comunidad psi-
coanalítica argentina (1942-1960). Revista Científica Universidad de
Ciencias Empresarialesy Sociales. Volumen 3, Buenos Aires, ISSN n°
1514-9358.

16
Falcone, R. (2011). Género, subjetividad e historia. El rol de la mujer argen- Rossi, L.; Falcone, R.; Kirsch; U.; Rodriguez Sturla, P. y otros (2005) Psico-
tina en la primera mitad del siglo XX, Revista Temas de Historia de la logía en Argentina. Vestigios de profesionalización temprana Buenos
psiquiatría argentina, n’ 25, agosto setiembre, Vol. 25, pp.17-23. Aires: JVE Ediciones.
Falcone, R. (2012). Genealogía de la locura. Discursos y prácticas de la alie- Sautu, R. (1980). El mercado de trabajo: mano de obra femenina. Buenos
nación mental en el positivismo argentino (1880-1930). Buenos Aires: Aires: CEAL
Editorial Letra Viva. Torrado, S. (2003). Historia de la familia argentina moderna (1870-2000).
Falcone, R. (2003). La carrera de asistentes sociales e historia de las prac- Buenos Aires: Ediciones de la Flor, 1ra. edic.
ticas asistenciales en Argentina (1890-1957), en Investigaciones en Torrado, S. (1992). Estructura Social de la Argentina 1945-1983. Buenos
Psicología, Revista del Instituto de Investigaciones, Facultad de Psi- Aires: Ediciones de La Flor.
cología, Universidad de Buenos Aires, Año 8, nº3, 2003, pp. 49 a 66, Wainerman, C. y Recchini de Lattes, Z. (1981). El trabajo femenino en el
ISSN 0329-5893. banquillo de los acusados. La medición censal en América latina. Te-
Foucault, M. (1997). La arqueología del saber. Méjico: Siglo XXI. rranova México.
Foucault, M. (1991). Microfísica del poder. Madrid: Ediciones de La Piqueta. Wainerman, C. (1980). Educación, familia y participación económica feme-
Freidson E. La profesión médica. Un estudio sobre sociología del conoci- nina en la Argentina. Buenos Aires: CENEP.
miento aplicado. Barcelona: Península, 1970. Wainerman, C. y Navarro, M. (1979). El trabajo de la mujer en la Argentina:
Gil Lozano, F.; Pita, V.; Ini, G. (2000). Historia de las mujeres. Buenos Aires: un análisis preliminar de las ideas dominantes en las primeras déca-
Taurus. das del siglo XX. Cuadernos del CENEP n° 7, Centro de Estudios de
Gil, E. (1970). La mujer en el mundo del trabajo. Buenos Aires: Ediciones Población, Buenos Aires.
Libera. Zurita, C. (1981). Servicio doméstico en Argentina entre 1947 y 1979: una
Jelin, E. (1984). Familia y unidad doméstica: mundo público y vida privada. estimación a partir de los datos censales. Montevideo: Seminario De-
Buenos Aires:Estudios Cedes. sarrollo rural y trabajo femenino rural.
Kritz, E. (1984). El trabajo femenino: actividad doméstica y crisis económi-
ca. El caso de Argentina. Perú: OIT.
Lagarde, M. (1997). Género y Feminismo. España: Editorial Horas y horas.
Lavrin, A. (1995). Women, Feminism, and Social Change in Argentina, Chile and
Uruguay 1890-1940, Lincoln and London University of Nebraska Press.
Lobato, M. Z (2008). Trabajo, cultura y poder: dilemas historiográficos y estu-
dios de género en Argentina, Dossier en Estudios de filosofía práctica e
historia de las ideas, Vol. 10, n° 2, Mendoza jul/dic, 2008, versión on-line.
Lobato, M. (2007). Historia de las trabajadoras en la Argentina (1869-1960).
Buenos Aires: Edhasa.
Lobato, M. (2005) Cuando las mujeres reinaban. Belleza y Poder. Bs. As. Biblos.
Lobato, M. (2001). La vida en las fábricas. Trabajo, protesta y política en una
comunidad obrera. Beriso (1904-1970). Buenos Aires: Prometeo Libros.
Lobato, M. (1990). Mujeres en la fábrica. El caso de las obreras del fri-
gorífico Armour,1915-1969. Anuario del Instituto de Estudios histórico
Sociales, V, 171-205.
Morgade, G. (1992). Mujeres en la educación. Género y docencia en Argen-
tina, 1870-1930. Buenos Aires: Miño y Dávila.
Nari, M. (1995). Feminismo y diferencia sexual. Análisis de la encuesta fe-
minista argentina de 1919, en Boletín del Instituto de Historia Argentina
y Americana Dr.Emilio Ravignani, 3ª. Serie, nº 12, U.B.A. Facultad de
Filosofía y Letras: Fondo de Cultura Económica.
Nari, M. (1998). De la maldición al derecho. Nota sobre las mujeres en el
mercado de trabajo. Buenos Aires, 1890-1940. En Temas de mujeres.
Perspectivas de género. Facultad de Filosofía de Tucumán. Universidad
Nacional de Tucumán.
Nash, Mary (comp.): Presencia y protagonismo. Aspectos de la Historia de
la Mujer. Editorial del Serbal, Barcelona, 1984.
Novick, S. (1993). Mujer, Estado y políticas sociales. Buenos Aires: CEAL.
Novick, S. (2000). La población económicamente activa en los Censos de
Población 1947, 1960, 1970 1980, 1991. Instituto Gino Germani. Fa-
cultad de Ciencias Sociales. U.B.A.
Ortiz Gomez, T., Birriel Salcedo, Ortega del Olmo. Género, Profesiones sani-
tarias y salud pública Gac Sanit 2004;18(Supl 1):189-94. Universidad
de Granada. Instituto de la Mujer. En línea.
Recchini de Lattes, Z., y Wainerman, C. (1977). Empleo femenino y desarrollo
económico: algunas evidencias. Desarrollo Económico, (Buenos Aires:
Instituto de Desarrollo Económico y Social) 17 (66, julio-septiembre).

17
HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA EN ARGENTINA.
COMPARACIÓN DE LOS PRIMEROS CURSOS EN LA
UNIVERSIDAD DE LA PLATA Y EN LA DE BUENOS AIRES
Falcone, Rosa
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Introducción:
En el marco de la investigación en curso, que se propone relevar los En el marco de la investigación en curso, que se propone el rele-
programas académicos de psicología de la Universidad de Buenos vamiento de los programas académicos de psicología de la Uni-
Aires entre 1896 y 1957, se presenta este primer trabajo donde se versidad de Buenos Aires, se presenta en este artículo algunas
analiza la actuación académica de los profesores titulares de las reflexiones que surgen de la comparación de los primeros cursos
cátedras de psicología, que se desempeñaron entre la Universidad de Psicología en la Universidad Nacional de La Plata y la Univer-
de Buenos Aires y la Universidad Nacional de La Plata, en ese pe- sidad de Buenos Aires. Se analiza la actuación académica de los
ríodo. Los profesores y las cátedras examinadas son abordados, profesores titulares de las cátedras haciendo hincapié en los pro-
a partir de su contextualización académica e institucional, con el fesores compartidos en ambas casas de estudio. El análisis de los
propósito de reconstruir históricamente los diversos momentos programas muestra con relativa claridad las aristas conceptuales
institucionales de la constitución disciplinar de la psicología, y las que comienza a tener la psicología en sus inicios dejando entrever,
distintas variables de la profesionalización de la disciplina. asimismo, el cambio de perspectiva, que se produce con posterio-
ridad a la Reforma Universitaria de 1918, del que son parte tanto la
Palabras clave Universidad de Buenos Aires como la de La Plata, con ligeras dife-
Historia, Psicología, Argentina rencias. Se analiza el período que va desde 1896 hasta 1943, por
considerar que esta demarcación permite trabajar las complejas
ABSTRACT variaciones académicas que surgen. Tal como se afirma en las hi-
THE HISTORY OF PSYCHOLOGY IN ARGENTINA. COMPARATIVE pótesis de la investigación cátedras, profesores, contenidos y con-
STUDY OF THE FIRST COURSES AT THE UNIVERSITY OF LA PLATA texto académico muestran las distintas perspectivas del universo
AND THE UNIVERSITY OF BUENOS AIRES discursivo de la psicología, que exponen sus múltiples anclajes: por
An ongoing research project reviews the academic syllabi of the un lado, su perspectiva fisiológica o funcional-neurológica, que la
Psychology courses at the University of Buenos Aires between 1896 ubica en el ámbito médico; por otro, los enfoques de una psicología
and 1957. Within this framework, this paper presents the initial fin- pura o superior, que la vinculan al ámbito filosófico; y por último,
dings addressing the academic background of the chair professors at la orientación pedagógica y su práctica, en los albores de la profe-
the University of Buenos Aires and the University of La Plata over that sionalización de la psicología como carrera independiente (1957).
period. The professors and the chairs under study are approached
from the standpoint of their academic and institutional context in or- CÁTEDRAS Y PROFESORES DE LA UNIVERSIDAD DE LA PLATA
der to reconstruct the various instances that led to establishment of En la Universidad de La Plata el dictado de las primeras materias
Psychology as a professional discipline with multiple variables. psicológicas se desarrolló dentro de dos facultades: por un lado en
la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, y por otro lado en la
Key words Facultad de Ciencias de la Educación, creada en el año 1914 (Pa-
History, Psychology, Argentina pini, 1976). La Universidad de La Plata (creada en 1899) comienza
con los primeros estudios humanísticos, en 1906, con la fundación
de la Sección Pedagogía, y en 1909, con la de Filosofía, Historia y
Letras. El entonces Ministro de Justicia e Instrucción Pública de la
Nación Joaquín V. González, piensa la Universidad de La Plata, con
diferencias respecto del tradicionalismo clerical de la Universidad
de Córdoba, y con la orientación de la Universidad de Buenos Aires.
Según el plan de González, la universidad formaría “docentes para
escuelas y colegios, científicos para el desarrollo de las ciencias y
las industrias”, mientras que los filósofos responderían a “la con-
ducción de la República” (Buchbinder 2005:84).
De este modo la Sección Humanidades en La Plata se orientó a la
formación técnica de profesores para la enseñanza secundaria, a la
creación de doctorados y a desarrollar una función de “correlación”
con otras facultades. Según estas ideas. “La enseñanza de la Sec-
ción debía desarrollarse según un método rigurosamente científico,
acorde con los fines de la alta cultura literaria y filosófica que se
tuvieron en cuenta al crearla” (Nazar Anchorena 1927:296).

18
Al poco tiempo, la Sección Pedagogía se funde con la de Filoso- de Darwin, Spencer y Le Dantec al estudio del hombre como un
fía, Historia y Letras para constituir la Facultad de Ciencias de la organismo. A través del estudio de la sociogenia, filogenia y ontoge-
Educación, en 1914. A partir de allí, y bajo el decanato de Víctor nia aplica el método genético a la psicología. Define a la psicología
Mercante, se comienza con el dictado de las materias de psicología: como una ciencia natural que estudia las funciones psíquicas de los
Psicología General, Psicología anormal y Psicopedagogía, Antropo- organismos vivos (Ingenieros, 1911).
logía y Anatomía del Sistema Nervioso. Los profesores más desta- A partir de 1918, con el período post reformista, la Universidad es
cados fueron: Rodolfo Senet, Cristofredo Jakob y Carlos Rodriguez permeable al ingreso de las corrientes humanistas y filosóficas en
Etchart (Papini, 1976). Papini dice: “Sin duda, el período más pro- los dos cursos de Psicología, que seguían dictándose en el ám-
ductivo de la Escuela de La Plata fue aquel en que Mercante ocupó bito de la Facultad de Filosofía y Letras. La reforma universitaria
el Decanato. Las investigaciones fueron verdaderamente originales de 1918, da lugar a nuevas posturas en el ámbito académico que
y brindaron, la posibilidad de una práctica pedagógica científica, incluían la psicología axiológica de Coriolano Alberini y de Alejandro
dado que estaban orientadas hacia una rápida aplicación al área de Korn, y la psicología vitalista de Enrique Mouchet. El auge de los es-
enseñanza” (Papini, 1976: 323). tudios filosóficos de corte antipositivista, que con posterioridad a la
En el transcurso del decanato de Mercante, que se extiende entre primera guerra mundial, se habían extendido por Europa, encuentra
1914 y 1920, la orientación general de la Universidad, según nues- un ambiente propicio en la Universidad Argentina (Falcone, 2012).
tras fuentes, se especializó en los estudios pedagógicos, al mismo Coriolano Alberini, bajo la primacía intelectual de su maestro Ale-
tiempo que mantenía un carácter científico y orientación positivista; jandro Korn (primer decano de la Reforma Universitaria en Buenos
mientras que las disciplinas como Historia, Filosofía y Letras tu- Aires), toma a su cargo el segundo curso de psicología. Tanto Korn
vieron menor desarrollo. La profundización y consolidación de las como Alberini “sostienen una posición crítica al positivismo en psi-
llamadas humanidades, tuvo lugar en 1920 cuando, junto con la cología que con su propuesta determinista y naturalista provoca
reforma de los estatutos la Facultad de Ciencias de la Educación, el efecto involuntario de eximir al sujeto de la responsabilidad de
pasó a llamarse Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educa- sus actos” (Rossi, 2005: 21). Alberini mantuvo correspondencia con
ción (FHyCE). Se modificaron los planes de estudio, “concediendo filósofos y pensadores europeos como Ortega y Gasset, Edmundo
igual importancia a los estudios pedagógicos que a las disciplinas Husserl, Ernest Cassirer, Jacques Maritain, Felix Krueguer, Andre
humanistas y desarrollando paralelamente ambas ramas del saber” Lalande, Manuel García Morente, José Gaos, Rodolfo Mondolfo,
(Nazar Anchorena 1927:299)[i]. Fernande De los Rios, y mantiene correspondencia también con
En 1923, asume Enrique Mouchet, conocido Profesor de Psicolo- científicos y epistemólogos como: Albert Einstein, Emile Meyerson,
gía en la Universidad de Buenos Aires, como Decano de la nueva Paul Langevin, Julio Rey Pastor, entre otros (Epistolario I y II de re-
Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHyCE). La ciente publicación). De ello se nutre para dar consistencia a su pen-
creación de la FHyCE dio origen a la apertura de profesorados y samiento antipositivista, fundado en la axiología y el libre albedrío
doctorados con vistas a desarrollar los planes fundacionales: pre- (Alberini, 1953; Falcone, 2012).
parar profesores especializados. Los tres doctorados que comenza- La axiología se convierte en uno de los temas más importantes
ron a funcionar fueron los de: Filosofía y Ciencias de la Educación, pues facilita la distinción entre el mundo físico y el mundo de las
Letras e Historia y Geografía. A pesar del avance de las corrientes acciones humanas, en los hechos físicos la oposición es contingen-
idealistas, la tradición de la psicología experimental trazada por Víc- cia o necesidad, en los actos humanos es libertad o coerción. Los
tor Mercante, se continúa en las áreas de las ciencias de la educa- principios teóricos inherentes al pensamiento de Alberini impacta-
ción y psicopedagogía. Alfredo Calcagno, discípulo de Mercante, es ron en los contenidos del curso de Psicología a su cargo, entre 1922
quien lo reemplaza como titular de la materia Psicopedagogía, y es y 1943, año este último que marca su alejamiento de la Facultad
quién continúa la obra de su maestro en el laboratorio. de Filosofía y Letras. El pensador argentino, expresa en sus cursos
la importante ascendencia de su maestro A. Korn. En el curso a
LOS PRIMEROS CURSOS DE PSICOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD su cargo se estudia el origen del valor y se dirá que su génesis se
DE BUENOS AIRES. aplica a la vida psíquica, la psiquis es la forma subjetiva de la vida
Por su parte en la Universidad de Buenos Aires, las primeras mate- y los procesos psicológicos se forman a través de la actividad de
rias de Psicología, se dictaron en la Facultad de Filosofía y Letras, otras psiques, que no es más que la actividad individual o colectiva
desde 1896, los primeros profesores fueron Rodolfo Rivarola, José regulada por valores (Alberini, Programas académicos).
Matienzo y Antonio Dellepiane. Enrique Mouchet, quién había sido decano en La Plata entre 1923
En 1901, Horacio Piñero, especializado en el conocimiento de la y 1930, se hace cargo, simultáneamente, del dictado del segundo
fisiología y la psicología experimental, inaugura el primer curso de curso de Psicología en la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos
Psicología en el ámbito de la Facultad de Filosofía y Letras de la Aires, desde 1919, en reemplazo por el fallecimiento de H. Piñero.
Universidad de Buenos Aires. Crea en el mismo año el primer Labo- Mouchet da continuidad a las investigaciones experimentales de su
ratorio de Psicología Experimental (anexo a la Cátedra) especializa- antecesor, en compañía de su colaborador a cargo del Laboratorio
do en la investigación y la enseñanza de la psicología experimental de Psicología Experimental José Alberti. Formó numerosos discípu-
siguiendo a Wundt. Dice Foradori “Además de la clase semanal de los, entre ellos Juan R. Beltrán, quién luego de su alejamiento en
psicometría en el laboratorio, H. Piñero hacía clínica los miércoles, 1943, lo sucede en el curso. La orientación que comienza a tomar
siguiendo a Pierre Janet, llevaba enfermos que eran observados la enseñanza de Mouchet lo distancia de sus contemporáneos. Fue
con criterio clínico, aportando así el concurso irremplazable de la fundador, a expensas de C. Alberini, del Instituto Psicología, en el
patología nerviosa y mental […]” (Foradori, 1944). ámbito de la Facultad de Filosofía y Letras (1931), invita a Wol-
En 1908, se crea en el ámbito de la Facultad de Filosofía de la UBA, fgang Köhler a la Argentina, a dictar una conferencia con un título
un segundo curso de Psicología, cuya titularidad queda a cargo de altamente sugestivo: “La idea de sentido y su valor en la conducta
José Ingenieros, quién desarrolla una psicología, alejada del labora- humana” (1931), integra en su teoría psicológica la idea de senti-
torio y cercana a postulados teóricos que asocian el evolucionismo do, la noción de vida y el desarrollo de las emociones. Estudia las

19
emociones y las pasiones y escribe su obra, homónima a la de Des- ta su renuncia en 1929. Los motivos del alejamiento de Mouchet
cartes, Tratado de las pasiones. Formula un método subjetivo para respondieron a una disputa en torno a la orientación positivista de
la psicología enunciando la “Psicología vital”, en contraposición a la cátedra (Graciano, 2008). Al mismo tiempo estuvo a cargo del
los planteos de la psicología objetiva. La psicología vital se centra segundo curso de Psicología en la UBA, entre 1919 y 1943. Siendo
en la intuición vital, aún cuando resulte contradictoria su afirmación decano en la plata entre 1923 y 1930.
de que el psicólogo actúa como un “biólogo de la introspección” - Alfredo Franceschi (1891-1942), egresado de filosofía de la UBA,
(Mouchet, 1941). [ii] tenía la titularidad de Lógica (1921-1942), mientras que también
Para Mouchet la psicología vital debe aprovecharse de los conoci- se desempeñó en Epistemología e Historia de las Ciencias en
mientos de la biología en su estudio de la vida, pero no colocándose Buenos Aires.
fuera de ella sino en el centro mismo de la existencia del hombre. - Luis Juan Guerrero (1896-1957) doctorado en filosofía de la Uni-
La psicología no debe desdeñar el examen interior y debe poner el versidad de Zúrich, comenzó a ocupar suplencias de Lógica y Gno-
sentimiento vital en el centro de gravedad de sus concepciones fun- seología y Metafísica en 1926, fue profesor suplente y titular de
damentales. Dice Mouchet: “Nuestra psicología vital no es igual a lo Estética en La Plata (desde 1929) y Titular de Ética y Estética en
que se suele entender por psicología biológica. Esta convierte la vida Buenos Aires, desde 1935, hasta su renuncia en 1946.
psíquica en una cosa que pareciera tener existencia concreta y en - Francisco Romero (1891-1962), quien estudió filosofía en la UBA,
consecuencia medible (…) La psicología vital, en cambio, considera enseñó Filosofía Contemporánea en La Plata, desde 1931 hasta
el alma como algo viviente, nada objetivo sino puramente subjetivo, 1946, y Gnoseología y Metafísica en la UBA.
si bien se traduce en fenómenos somáticos y por tanto objetivos (…) - Tomás Casares (1895-1976), abogado egresado de la UBA, ocu-
el alma es un perpetuo fluir de la vida” (Mouchet, 1941). pó desde 1926, suplencias en varias asignaturas de filosofía, y en
1935, fue nombrado titular de Ética en La Plata y de Filosofía Anti-
COMPARACIÓN DE CÁTEDRAS Y PROFESORES EN FHCyE Y UBA. gua y Medieval e Introducción a la Filosofía en Buenos Aires, año en
El mayor intercambio de profesores que se observa entre la Univer- el que presentó su renuncia (Graciano, 2008).
sidad de Buenos Aires y la Universidad de La Plata, lo encontramos, - Carlos Astrada (1894-1970), quien había obtenido una formación
en el contexto del movimiento reformista, con posterioridad a 1918. filosófica en universidades alemanas entre 1927 y 1932, dictó Ética
En la Universidad Nacional de La Plata, asume Rodolfo Rivarola al desde 1937 hasta 1948, en La Plata, y Filosofía Contemporánea en
frente de la Universidad, en marzo de 1918. Los sucesos de Córdoba Buenos Aires[iv].
(movimiento reformista que culmina en la Reforma Universitaria de
1918), según nuestras lecturas, no se manifiestan en La Plata con Aún cuando la lista aún no sea completa se puede afirmar que el
intensidad, durante ese año, como si puede registrarse en la Uni- golpe de 1943 marca el alejamiento de Alberini y de Mouchet de
versidad de Córdoba y Buenos Aires. Sin embargo existía un intenso los dos cursos en la Universidad de Buenos Aires respectivamen-
movimiento que se reflejaba en las páginas de Atenea, la revista de te, y que, aún después de este alejamiento, la línea conceptual de
los estudiantes del Colegio Nacional, y Renovación, el periódico de raigambre humanista continúa con sus discípulos León Dujovne,
la Federación Universitaria. En junio el profesor Rivarola presenta entre 1945 y 1948, en el curso que deja vacante Alberini; y Ramón
su renuncia y es sucedido por Carlos Melo. En tanto Alejandro Korn, Beltrán, que reemplaza a Mouchet (1943-1948), para luego asumir
miembro del Consejo Superior, se convierte en el más cabal repre- el cargo Eugenio Pucciarelli, entre 1948 y 1950.
sentante del movimiento reformista (Finocchio, 2001).[iii] En algunas cátedras de la FHyCE, de la Universidad de La Plata, ta-
Entre 1921 y 1927, la presidencia es ejercida por Nazar Anchorena, les como Introducción a la Filosofía y Filosofía Contemporánea, las
y si bien se produce un retroceso de la movilización estudiantil, se renuncias de profesores producidas en 1946, motivaron la entrada
mantienen los ideales de la Reforma, a través del grupo Renovación de los Profesores, Eugenio Pucciarelli (quién también se desem-
de la Federación Universitaria de La Plata, que realizaría una inten- peño en el segundo curso de Psicología en Buenos Aires, a partir
sa actividad cultural, que se expresa en la Revista Valoraciones, a de 1948) y Emilio Estiú, quienes se habían formado en la FHyCE y
través de la intensa actividad de Alejandro Korn, y Pedro Henríquez que, hasta entonces, sólo habían ejercido cargos docentes de me-
Ureña, entre otros (Gotthelf, 1969; Finocchio, 2001). nor jerarquía académica (Finocchio, 2001). Ambos también dictaron
Es en el período que se extiende entre 1920 y 1946, la mayoría cursos en la Universidad de Tucumán. También cabe mencionar que
de los profesores que se desempeñaron en las cátedras filosófi- la cátedra de Psicología de la casa de estudios platense, a cargo
cas platenses tuvieron también una activa labor en la Facultad de de Mouchet, es reemplazado, en 1930, por Ernesto Figueroa, de
Filosofía y Letras de la UBA. La fundación de la FHyCE favoreció formación anti positivista, quién fue Titular hasta su renuncia en
la carrera docente de muchos profesores y la consolidación de la 1946 (Papini, 1976). Figueroa es reemplazado interinamente por
orientación filosófica. Entre los que se desempeñaron en ambas el presbítero Leonardo Castellani, y en 1947, el nuevo titular con-
casas de estudio, según nuestras fuentes, son: cursado fue el Dr. Luis Felipe García de Onrubia, quien tuvo una
- Alejandro Korn (1860-1936), quien fuera Profesor suplente y luego actuación destacada por la misma época en el segundo curso de
Titular de Historia de la Filosofía en La Plata (1908-1930), fue al Psicología, de la UBA.
mismo tiempo Titular de Gnoseología y Metafísica, en UBA.
- Coriolano Alberini (1886-1960), quién se desempeñó como Titu- REFLEXIONES FINALES
lar en Introducción a la Filosofía (1921-1946); y en Gnoseología y Se ha tomado como período de análisis las primeras décadas del
Metafísica (1922-1943) en La Plata; estuvo a cargo de la segunda siglo XX, por ser años en los que se encuentran fuertes intercam-
cátedra de Psicología de la Facultad de Filosofía y Letras (1919- bios y coincidencias entre ambas Universidades (La Plata y Buenos
1943), de Buenos Aires. Aires). En principio los estudios de Psicología se inauguran, aunque
- Enrique Mouchet (1886-1977), médico y doctor en filosofía de la con algunos años de diferencia, en el ámbito de las Ciencias Jurí-
UBA, se desempeñó como titular en Psicología de La Plata, desde dicas, es decir que son cursos de psicología dictados en Derecho.
1922 hasta 1929, y en Filosofía Contemporánea, desde 1926 has- A comienzos del siglo XX, la enseñanza académica de la psicología

20
en Buenos Aires, pasa a ser dictada en la Facultad de Filosofía y NOTAS
Letras (1896 y 1897), para afianzarse, hacia1901, a cargo de H. Pi- [i] Juan Carlos Torchia Estrada en La filosofía argentina analiza los aportes
ñero como Psicología Experimental y Fisiológica, tomando un sesgo de muchos profesores de de filosofía que se desempeñaron en la Facul-
psicofisiológico y positivista, al menos hasta 1918. tad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHyCE): Alejandro Korn,
En la Universidad de La Plata, si bien la enseñanza de la Psicología Coroliano Alberini y Alfredo Franceschi con el nombre de “fundadores” y
aparece ligada, en sus comienzos, a la Facultad de Ciencias Jurídi- Francisco Romero, Luis Juan Guerrero, Eugenio Pucciarelli.
cas, rápidamente con Mercante cobra un sesgo pedagógico, al in- [ii] Para una ampliación ver Falcone, R. (2012). Genealogía de la locura.
terior de lo que primero fue la Facultad de Ciencias de la Educación, Discursos y prácticas de la alienación mental en el positivismo argentino
y que luego se constituyó en Facultad de Humanidades y Ciencias (1880-1930). Buenos Aires: Editorial Letra Viva.
de la Educación. Si bien es conocida la orientación pedagógica de [iii] Para una ampliación ver Falcone, R. (2012), op.cit.
la Universidad de La Plata en sus inicios, aún con ello conserva [iv] Algunos datos sobre Universidad Nacional de La Plata, extraídos de
casi hasta 1920, e incluso un poco más la orientación positivista tesis de grado, Ruvituso, C.I. Política universitaria y campo académico. Un
en la enseñanza, ya que se continúa la tradición de la psicología estudio centrado en la trayectoria del área de filosofía de la Facultad de
experimental, trazada por Mercante, con las experiencias de su dis- Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de
cípulo el Dr. Alfredo Calcagno, quien lo reemplazara como titular de La Plata (1920-1946), trabajo de tesis de grado de sociología, Director: Dr.
la cátedra de Psicopedagogía. Germán Soprano, La Plata, 2009.
En paralelo, en Buenos Aires, entre 1901 y 1918, Piñero, a cargo [v] Al respecto, cabe destacar la importancia que tuvo Ortega y Gasset en
del curso de Psicología Experimental, se mantiene en el campo de la difusión de la filosofía contemporánea proveniente de Europa en nuestro
las investigaciones científicas volcando la psicología hacia las ex- país. Su presencia significó un acontecimiento para la cultura filosófica ar-
periencias de laboratorio, y desarrollando extensos estudios sobre gentina, autodidactos y diletantes tuvieron ocasión de escuchar la palabra
la psicofisiología de la atención, memoria y tiempos de reacción. de un maestro; “algunos despertaron de su letargo dogmático y muchos
El período reformista iniciado en la Universidad de Buenos Aires, a advirtieron por primera vez la existencia de una filosofía menos pedestre.
partir de 1918, infunde un giro nuevo a las manifestaciones discur- De entonces acá creció el amor al estudio y aflojó el imperio de las doctri-
sivas del positivismo. Con el advenimiento del reformismo las pos- nas positivistas” (Alberini, C., 1953, p.238).
turas cientificistas de la Facultad de Filosofía y Letras pronto sus-
citaron una reacción de signo contrario. El antipositivismo europeo BIBLIOGRAFÍA CITADA Y CONSULTADA
había encontrado un ambiente propicio para el auge de los estudios Ardila, R (1978). La profesión del psicólogo. Mexico: Ed. Trillas.
filosóficos después de la primera guerra mundial. La Universidad Alberini, C. (1953). Génesis y evolución del pensamiento filosófico argenti-
argentina se hace eco de estas ideas, y se inicia un cambio pro- no, en Cuadernos de Filosofía, fasc. VII, Buenos Aires, Ediciones de la
fundo hacia nuevas estructuras que incluyen la recuperación de los Facultad de Filosofía y Letras.
valores, la libertad y los enunciados generales de una filosofía que Alberini, C. (1958). Prólogo a Farré, L., Cincuenta años del pensamiento
defiende los derechos y goces sociales. Se desnudan las insuficien- filosófico en la Argentina, Buenos Aires: Peuser.
cias de las propuestas cientificistas y del cerrado materialismo y se Buchbinder, P. (1997) Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universi-
asiste a una época que se expresa fundamentalmente en discusio- dad Nacional de Buenos Aires, Buenos Aires: Editorial Eudeba.
nes filosóficas (Alberini, 1953)[v] . Buchbinder, P. (2005) Historia de las Universidades Argentinas. Buenos Ai-
La búsqueda de una ética de fundamento metafísico comienza por res: Editorial Sudamericana.
introducir los valores afectivos del individuo y su autodetermina- Courel, R.; Talak, A.M. La formación académica y profesional del psicólogo
ción. La producción de Alberini y de Korn permite desentrañar la en Argentina (fragmento), s edic., on line.
argumentación filosófica y reflexionar sobre las relaciones entre la Dagfal, A. (1996). Alfredo Calcagno: pedagogía científica y psicología ex-
psicología y la subjetividad. De acuerdo con estas argumentacio- perimental. Cuadernos Argentinos de Historia de la Psicología, 2 (1/2),
nes se cuestiona la unidad del saber del positivismo cientificista págs. 109-123. Buenos Aires.
deslindando el orden subjetivo del objetivo. Mientras el primero se Falcone, R. (2012). Genealogía de la locura. Discursos y prácticas de la alie-
caracteriza por un determinismo mecánico, el segundo se funda en nación mental en el positivismo argentino (1880-1930). Buenos Aires:
un registro ético axiológico caracterizado por el despliegue de la Editorial Letra Viva.
subjetividad en el ejercicio de la libertad. La personalidad se consti- Foradori, A. (1944). Perfiles de psicólogos argentinos. S/E. Buenos Aires,
tuye entonces en un instrumento axiológico específicamente huma- Argentina.
no que comporta la manifestación más elevada de la vida misma. Finocchio, S. (2001) Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.
Documentos y notas para su historia. La Plata: Ediciones Al Margen.
Gotthelf, R. (1969). Historia de la Psicología en Argentina. Anuario de histo-
ria del pensamiento argentino. Universidad Nacional de Cuyo. Instituto
de Filosofía, Mendoza, (V) 63-132.
Gotthelf, R. (1965). Guía bibliográfica de la Psicología en la Argentina. Archi-
vos de Pedagogía y Ciencias Afines, I parte, Mendoza.
Graciano, O. (2008) Entre la torre de marfil y el compromiso político. Inte-
lectuales de izquierda en la Argentina (1918-1955). Editorial Universi-
dad Nacional de Quilmes, Bernal.
Halperin Donghi, T. (1962): Historia de la Universidad de Buenos Aires. Bue-
nos Aires: Eudeba.
Ingenieros, J. (1911). Principios de psicología biológica, Madrid. Ingenieros,
J. (1946), Principios de psicología, Buenos Aires: Losada [reproduce la
sexta edición definitiva de 1919].

21
Klappenbach, H. (1995). Antecedentes de la carrera de psicología en las
universidades argentinas, Acta psiquiátrica y psicológica de América
Latina, n 41, Año 3, 237-243, BsAs
Klappenbach, H. (1987). Primeros cursos de psicología en la Universidad
de Buenos Aires (1895 y 1896). Actualidad psicológica, 137, 11-13.
Mouchet, E. (1953). Tratado de las Pasiones. Buenos Aires: Editorial Nova.
Mouchet, E. (1941). Percepción, Instinto y Razón. (Un nuevo aspecto de la
ciencia del alma: La Psicología Vital). Buenos Aires: Edit. Joaquín Gil
Nazar Anchorena, B. (1927) La Universidad Nacional de La Plata. Editorial
de la UNLP, La Plata (citado en Política universitaria y campo acadé-
mico. Un estudio centrado en la trayectoria del área de filosofía de la
Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad
Nacional de La Plata (1920-1946)”, Ruvituso, Clara Inés. Director: Dr.
Germán Soprano, La Plata, 2009.
Papini, M. R. (1976). Datos para una historia de la Psicología Experimental
en Argentina (hasta 1930). Revista Latinoamericana de Psicología, Vol.
8, NP2, 319-335.
Piñero, H. y otros. (1916). Trabajos de Psicología Normal y Patológica. 2
vols. Buenos Aires.
Rossi, L. (2005). La subjetividad en los argentinos contemporáneos 1920-
1960. Buenos Aires. Editorial JVE.
Rossi, L. (1995). Psicología secuencias instituyentes de una profesión: en-
torno de transmisión. Serie Materiales de cátedra. Sec. de Cultura y
comunicación. UBA
Ruvituso, C. I. (2009) Política universitaria y campo académico: Un estudio
centrado en la trayectoria del área de filosofía de la Facultad de Hu-
manidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de
La Plata (1920-1946) [en línea]. Trabajo final de grado. Universidad
Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Edu-
cación. Disponible en:http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/tesis/
te.610/te.610.pdf.
Vilanova, A. (1996). Enseñanza de la psicología: historia y problemas funda-
mentales. Cuadernos Argentinos de Historia de la Psicología. Volumen
2. Págs. 199-210. Buenos Aires, Argentina.

DOCUMENTOS
Programas académicos de Psicología. Facultad de Filosofía y Letras. Uni-
versidad de Buenos Aires.

22
INFANCIA Y PSICOSIS: UN ESTUDIO HISTÓRICO
A PARTIR DEL TRABAJO DE TELMA RECA
Juárez, Ana Rocío
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina
RESUMEN 1. Introducción
El presente trabajo aborda las conceptualizaciones en torno a la El objetivo general de este trabajo es presentar las principales con-
psicosis en la infancia en la obra de Telma Reca a partir de su tra- ceptualizaciones de la obra de Telma Reca en torno a la psicosis en
bajo en el Centro de Psicología y Psiquiatría del Hospital de Clíni- la infancia a partir de su labor en el Hospital de Clínicas: Centro de
cas (1942-1960) y en el Centro de Psicología y Psicopatología de Psicología y Psiquiatría y Centro de Psicología y Psicopatología de
la Edad Evolutiva de la Universidad de Buenos Aires durante los la Edad Evolutiva de la Universidad de Buenos Aires.
años 1958 y 1961. Se destaca el lugar privilegiado que adquiere Se sostiene que esta labor constituye un importante antecedente de
la relación entre la extensión, la investigación y la enseñanza uni- los Programas Académicos de Psicología que dicta Reca en dicha
versitaria. Por ello, se ubica la transferencia de estos conocimien- universidad. Esto muestra la articulación entre la clínica, la investi-
tos a los Programas Académicos de Psicología, durante el período gación y la formación en grado.
1957-1966. Metodológicamente, se procede al relevamiento de las
principales influencias teóricas que adopta Reca en su práctica a 2. Telma Reca: Pionera en el campo de la Psiquiatría Infantoju-
fin de determinar de qué modo concibe al niño en general, y al venil de Argentina
que padece psicosis en particular. Los programas académicos son Estudios precedentes (Bloj, 2013; Rossi, 2008; Rodríguez Sturla,
abordados desde técnicas cualitativas de análisis de discurso, se- 2009, 2001; Talak, 2005; Borinsky, 2005), coinciden en ubicar a
gún las propuestas de Narvaja de Arnoux (Narvaja de Arnoux, 2006) Telma Reca como una de las pioneras a nivel nacional en el campo
y Van Dijk (Van Dijk, 2001). de la Psiquiatría de Niños y Adolescentes.
En 1928 se gradúa como médica de la Facultad de Ciencias Médi-
Palabras clave cas de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Recibe la mención del
Telma Reca, Niño, Psicosis, Programas académicos Diploma de Honor y ello le permite iniciar su práctica en el Hospital
de Clínicas.
ABSTRACT Dos años después, en 1930, viaja becada a Estados Unidos a co-
CHILDHOOD AND PSYCHOSIS: A HISTORICAL RESEARCH WORK nocer el trabajo de las Child Guidance Clinics (nombre con el que
FROM TELMA RECA eran conocidas las Clínicas psiquiátricas infantiles norteamericanas
This paper studies the conceptualizations about psychosis in chil- de esa época). Este viaje marca en su trayectoria profesional un
dhood in the work of Telma Reca from his work at the Center for modelo de trabajo que, con matices, intentará replicar en nuestro
Psychology and Psychiatry Clinical Hospital (1942-1960) and at the país. Dos años más tarde, presenta su tesis doctoral titulada: “La
Center for Psychology and Psychopathology Evolutionary Age of the delincuencia juvenil”.
University of Buenos Aires during the period 1958 and 1961. The En 1934 funda por iniciativa del Profesor Mamerto Acuña - a cargo
privileged place that takes the relation between extension, research de la cátedra de Pediatría de la Facultad de Ciencias Médicas de la
and university education is emphasized. Therefore, the transfer of UBA- el Consultorio de Higiene Mental en el Hospital de Clínicas. Allí
this knowledge is located Academic Programs in Psychology, during pueden apreciarse las trazas de las observaciones realizadas en las
the period 1957-1966 . About the methodologically, it proceed to clínicas norteamericanas y las conceptualizaciones del higienismo
the survey of the main theoretical influences that adopts Reca in mental que guían su trabajo en los años siguientes.
practice to determine how the child conceived in general and in
particular suffering from psychosis. Academic programs are analy- 3. Principales influencias teóricas para pensar la psicosis en
zed through qualitative techniques of analisys speech, according to la infancia
the concepts of Narvaja de Arnoux (Narvaja de Arnoux, 2006) and En 1942, Telma Reca viaja nuevamente a Estados Unidos y trabaja
Van Dijk (Van Dijk, 2001). con Leo Kanner, en el Servicio de Psiquiatría Infantil del John Ho-
pkins Hospital. De él tomará en consideración para su trabajo el
Key words modo de elaborar las historias clínicas (Kanner, 1935), donde se
Telma Reca, Child, Psychosis, Academic programs enfatiza la función orientadora de este instrumento de trabajo para
el terapeuta, así como también sus ideas en relación con la etiolo-
gía de los cuadros de personalidades pre-psicóticas.
De regreso en Argentina el Profesor Pedro Garrahan -a cargo de
la cátedra de Pediatría de la Facultad de Ciencias Médicas de la
UBA- le propone a Reca que continúe con su trabajo en el hospital,
pero el servicio cambia su denominación a “Centro de Psicología y
Psiquiatría” y ella será su directora hasta el año 1960.
La publicación de numerosísimos casos clínicos atendidos por Reca
y su equipo durante ese lapso testimonian su modo de entender la

23
psicoterapia y a partir de ello se aprecia la influencia de distintas que manejarse con cautela y no fijar para su paciente un plan de
corrientes de pensamiento que guían la labor con los niños. tratamiento que se corresponda con algún ideal propio. De otro modo,
El proceso psicoterápico, según Telma Reca, abre la posibilidad de se trataría de un plan que no toma en consideración la personalidad y
efectuar modificaciones constructivas de la personalidad con el ob- las posibilidades de adaptación del niño a su medio. Esto es particu-
jetivo de normalizarla y que el niño psíquicamente enfermo pueda larmente importante en el caso de niños psicóticos, ya que la falla del
desarrollarse. Su correlato clínico lo constituye el levantamiento de los ambiente -en numerosos casos- se revela fundamental.
síntomas y su mejoría en las relaciones personales con el ambiente.
El énfasis de la expresión personalidad revela la influencia de Sig- 4. Telma Reca: su trabajo en el Centro de Psicología y Psicopa-
mund Freud y su concepción acerca de la estructura y dinámica de tología de la Edad Evolutiva
la personalidad; los estudios de Kurt Lewin en torno al ambiente Este Centro se crea sobre la base de la experiencia obtenida en
que rodea al niño y la interacción con él son nítidamente contem- Centro de Psicología y Psiquiatría Infantil. Allí se pretendía brindar
plados, en tanto éste tiene la potencialidad de ser un facilitador de atención a la población bajo una modalidad que aplicara los proce-
conflictos para el niño; Adler y sus investigaciones acerca de la si- dimientos de la clínica infanto-juvenil utilizando criterios psicopato-
tuación general del niño y su medio social (aptitudes y deficiencias) lógicos (sostenidos en una versión norteamericana del psicoanáli-
también son consideradas. sis) que hasta ese momento se hallaban poco difundidos (Rodríguez
En el libro “Psicoterapia en la infancia” publicado originalmente en Sturla, 2009).
1951, la autora reúne 179 casos clínicos de pacientes que han re- El nuevo Centro está compuesto por dos internados: uno para
cibido psicoterapia durante el trabajo en el Centro. Años más tarde, lapsos breves con propósito diagnóstico; otro para tratamiento e
en 1963, decide incluir 31 casos adicionales correspondientes a su investigación en psicoterapia. Los correspondientes consultorios
práctica privada, como parte de la segunda edición del mismo libro, externos se destinan a una clínica de la conducta.
ahora bajo una versión ampliada. Como parte del trabajo de investigación de los primeros tres años
El relevamiento de los diversos casos que Reca agrupa, en su siste- lleva a cabo un estudio sistemático con niños menores de diez
matización de la psicoterapia, de acuerdo a la edad evolutiva (niños años. Los resultados preliminares de esta labor son publicados en
preescolares, niños escolares, púberes y adolescentes) y al diag- la Revista Acta Neuropsiquiátrica Argentina en 1961 a través del
nóstico diferencial (psicosis) destaca la influencia de otros actores artículo “Relatos y correlatos al II Congreso de Psiquiatría: Psicosis
de la psiquiatría infantil. infantiles”. Allí presenta las conclusiones a las que, junto a su equi-
Con respecto a la aplicación de la psicoterapia comparte la posición po, ha llegado en relación con el cuadro de las psicosis infantiles
de Anna Freud y Melanie Klein cuando afirma que ésta debe restrin- que hasta el momento, según la autora, ha sido un capítulo en plena
girse a los casos más serios de neurosis y problemas de conducta elaboración en el campo de psiquiatría infantil (Reca, 1961).
(Reca, 1963). De este modo, Reca entiende que para los casos de Se destaca que el recurso a la estadística resulta lábil debido a
neurosis que no reviertan seriedad alcanza con la orientación peda- que es dificultoso ofrecer un porcentaje preciso de casos atendidos
gógica, prescindiendo de la psicoterapia. cuyo diagnóstico coincida con el de psicosis, porque desde princi-
Sin embargo, al tratarse de casos de psicosis, se acerca a las pro- pios del siglo XX los investigadores de esta enfermedad no pueden
puestas de Rosen (1953) sobre el uso de la interpretación directa y acordar criterios en común respecto a cómo definir el cuadro. Sin
la de Sechehaye (1956) acerca de la realización simbólica. Es decir, embargo, Reca afirma que sobre 2500 enfermos que acudieron a
que no se espera que el niño psicótico asocie libremente, porque consulta, sólo 11 de ellos podrían calificarse como psicóticos y 15
no cuenta con la madurez necesaria para hacerlo. Se trabaja en con rasgos psicóticos.
cambio interpretando directamente el material simbólico aportado La etiología de estos casos es difícil de precisar. Para los casos de
por él (gestos, actitudes o palabras). Por otro lado, se le propone psicosis, sólo dos de ellos (depresión y psicosis esquizofrenifor-
símbolos que compensen sus necesidades infantiles frustradas a me) revelan factores psicogenéticos puros: separación o pérdida
fin de lograr un primer acercamiento a la realidad del niño, para que del objeto amado y circunstancias generadoras de grave ansiedad
gradualmente éste pueda ir construyendo una realidad simbólica. actuando repetidamente a lo largo del tiempo desde los dos a los
Se aprecia que Reca concibe la psicoterapia como un recurso muy cinco años. Ambos han sido curados con tratamiento psicológico. El
importante para trabajar con niños psicóticos, pero advierte que no resto muestra la participación de traumas físicos o psíquicos, como
adopta las mismas características que en el caso de neurosis o de así también de factores orgánicos. Sin embargo, Reca plantea que
problemas de conducta. Son niños diferentes, que ofrecen cuadros ningún factor psicógeno tal como el trauma psíquico, las relacio-
diferentes. El enfoque y las técnicas a utilizar también deben serlo. nes personales defectuosas del niño con la madre o la educación
Por otro lado, rescata la conceptualización de Carl Jung acerca conducida en forma desacertada cumpla una acción patógena de-
del establecimiento del verdadero tipo del niño, en el sentido de cisiva. Hay en el niño psicótico un terreno lábil y predispuesto a la
que puede ayudársele a recuperar el ser auténtico debilitado en producción de la enfermedad.
su personalidad, a causa de identificaciones inconscientes con sus En los casos de niños con rasgos psicóticos no se ha podido esta-
padres que lo han llevado a comportarse como ellos. blecer la justa proporción respecto de la participación de los fac-
Es dable destacar el papel relevante que le otorga a la relación tera- tores genéticos y los ambientales. Es decir, los primeros requieren
péutica, la cual se inicia en el momento mismo en que el niño entra para manifestarse de los segundos. En este sentido adhiere al plan-
en contacto con el psiquiatra. Sin embargo, está advertida de que teo de Leo Kanner, quien afirma que es poco probable que un solo
debe existir un Principio de Diferenciación (Allen, 1937) mediante agente etiológico sea responsable de la patología de la conducta y
el cual el terapeuta pueda resguardar su integridad aún cuando la que los factores genéticos requieren de los ambientales para poder
actitud hacia el paciente sea cálida y acogedora. manifestarse (Kanner, 1935).
Resulta interesante que para todos los casos Telma Reca sigue la Es necesario pensar la constelación causal de estos cuadros para
indicación técnica de Freud en relación con el sostenimiento del Prin- definir el enfoque terapéutico que se debe adoptar. Así acuerda
cipio de Neutralidad (Freud, 1915) al indicar que el terapeuta tiene con Lauretta Bender en el uso de procedimientos pedagógicos

24
especiales cuando existe lesión orgánica, particularmente en los Así, entre 1960 y 1966 Reca está cargo de “Psicología Clínica de
casos de esquizofrenia infantil, en los que la reeducación oficia Niños I” - en donde propone el estudio del abordaje de los proble-
como rehabilitación. mas de adaptación de la infancia y adolescencia, problemas edu-
La psicoterapia, por su parte, asume la función de tratamiento úni- cativos y orientación a padres - y “Psicología Clínica de Niños II”.
co y fundamental en las psicosis exógenas, y uno coadyuvante en En la segunda es donde se localizan las principales conceptuali-
aquellas cuya etiología obliga a pensar en un origen orgánico. Sin zaciones en torno a la psicosis en la infancia con que ha venido
embargo, aún para estas últimas el tratamiento psicoterápico pue- trabajando a lo largo de su carrera. Así, se observa en el programa
de revelarse esencial durante los episodios de brote. Se destaca del primer cuatrimestre de 1961 que se organiza en función de
que la psicoterapia en ambos casos es concebida desde una doble bloques temáticos.
dimensión: es tratamiento para el niño y orientación individual o En el primer bloque se estudian las Neurosis y los rasgos neuróti-
grupal para la madre, de acuerdo a su participación en el proceso cos, ubicando su diferencia con los cuadros psicóticos atendiendo
patológico del hijo. Esto revela la importancia que Telma Reca le a sus principales síntomas para poder especificar el Carácter de las
otorga al concepto de ambiente. Este es el que le aporta al niño indicaciones psicoterapéuticas.
una acción igualadora porque le permite incorporar hábitos que se De este modo, se constata la vigencia del planteo que invita a diferen-
vuelven convenciones y le permite luego, interactuar y compartir ciar los cuadros neuróticos de los psicóticos con el fin de establecer el
conceptos similares sobre el mundo con otras personas, a la vez tipo de psicoterapia más adecuada para el niño según el caso.
que le imprime una acción diversificadora, porque es única para El segundo bloque, que se divide en dos capítulos estudia en el
cada individuo y éste reacciona de manera diferente de acuerdo a primero de ellos, los Cuadros psicóticos en la primera infancia arti-
su personalidad (Reca, 1945). La falla en la relación del niño con el culados a las reacciones ante la separación materna. Busca espe-
ambiente no es privativa de estos cuadros, pero es un concepto que cificar cuál es el diagnóstico psicológico, la orientación y el Carácter
la autora trabaja particularmente con ellos. de las indicaciones psicoterapéuticas.
Otro tipo de tratamiento lo constituye la terapia física, la cual cum- Nuevamente, la relación entre el niño y su ambiente resulta es-
ple un papel secundario en la mayoría de los casos. La quimiotera- clarecedor para pensar este tipo de cuadros, en tanto es el niño
pia, también es utilizada de modo continuo u ocasional de acuerdo quien interacciona con el ambiente, a la vez que éste lo hace con el
al cuadro. niño. Esto es particularmente importante en el caso de las psicosis
Se destaca a su vez que el valor terapéutico de la internación en exógenas, en donde la relación fallida con el ambiente a partir por
estos niños no puede precisarse debido a que ninguno de ellos ha ejemplo, de la separación de la madre, puede desempeñar un papel
sido internado. fundamental en la causación de la enfermedad.
Se aprecia la influencia de las conceptualizaciones de Lauretta En el segundo capítulo del mismo programa, se ubica la diferen-
Bender en la labor de Telma Reca, particularmente para el trabajo ciación entre Rasgos psicóticos y Psicosis, especificando para su
con niños psicóticos cuya etiología es predominantemente orgá- estudio nuevamente al Diagnóstico psicológico, la Orientación y el
nica. Sólo se distancia de sus concepciones en lo que respecta al Carácter de las indicaciones psicoterapéuticas, evidenciando, a su
tratamiento con choques eléctricos, para lo cual afirma que Bender vez, que la separación entre niños psicóticos y niños con rasgos
lo ha utilizado como estimulante de la maduración con extrema psicóticos resulta necesaria para pensar estas enfermedades.
generosidad (Reca, 1961, p.177). Los autores que forman parte de la bibliografía de este programa
destacan la presencia de algunas de las principales influencias teó-
5. Programas académicos de Psicología en la Universidad de ricas que Reca ha adoptado para pensar y abordar la psicosis en la
Buenos Aires: la transmisión al grado infancia durante su trabajo en el Hospital de Clínicas.
El relevamiento de diversos casos de psicosis publicados por la Así, son incluidos Lauretta Bender, varios libros de Anna Freud.
autora permite reconstruir un horizonte referencial en el que se También se incluye una versión preliminar del texto que será pu-
aprecia su interés por la articulación entre la extensión y la inves- blicado en julio de ese año en la Revista Acta Neuropsiquiátrica
tigación. Le interesa ofrecer un aporte al oscuro capítulo aún en Argentina (mencionado con anterioridad en el acápite 4).
construcción, de la psicosis en la infancia. Su propia práctica clínica Los contenidos mínimos de “Psicología Clínica de Niños II” se man-
no puede separarse del proceso de investigación que involucra el tienen estables hasta 1966. Sólo se destaca, a partir de 1964, la
estudio de estos cuadros. Ambos se desarrollan a partir de servicios inclusión de un nuevo bloque temático denominado Algunas formas
de extensión de la Universidad de Buenos Aires, con sede en el particulares de conductas patológicas, en donde se busca indagar
Hospital de Clínicas. acerca de la relación entre las conductas agresivas, autodestructi-
En efecto, dos años antes a la creación del Centro de Psicología y vas o desorganizadas de la personalidad y los cuadros orgánicos,
Psicopatología de la Edad Evolutiva afirma: neuróticos y psicóticos.
La preparación de psiquiatras y psicólogos de niños no debe de- Respecto de la bibliografía, en lo que a la temática de la psicosis en la
jarse librada al azar de la inspiración personal, ni puede suponerse infancia se refiere, se incorpora el libro Tratado de Psiquiatría de Leo
cumplida con un marginal estudio académico, dentro de más am- Kanner. Esto evidencia el impacto de su influencia teórica en Reca, y
plios programas de Psiquiatría General. Para efectuarse en forma que aún conserva desde su contacto con él en Estados Unidos.
correcta debe realizarse en instituciones de asistencia especiali- Es dable destacar que el programa de “Psicología Clínica de Niños
zada, donde cabe impartir la enseñanza y levar a cabo la práctica I” de los años 1964 y 1965 incluye también los capítulos que estu-
adecuada (Reca, 1956, p. 402) dian los Cuadros psicóticos en la primera infancia y el que aborda
No resulta entonces sorprendente que luego de creada la Carrera los Rasgos psicóticos y Psicosis.
de Psicología en 1957, Reca asuma la titularidad de diversas cáte-
dras (Psicología Evolutiva I y II y Psicología Clínica de Niños I y II). 6. Conclusiones
Sus programas académicos testimonian el resultado de sus inves- En este trabajo se han abordado las principales conceptualizacio-
tigaciones y práctica a partir del trabajo con niños y adolescentes. nes de la obra de Telma Reca en torno a la psicosis en la infancia a

25
partir de su labor en el Hospital de Clínicas y el modo en que esto ha REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
sido incluido en algunos Programas Académicos de Psicología de la Allen, F. (1937). Psychotherapy with children. s/d.
Universidad de Buenos Aires. Bloj, A. (2013) Misterio que suspende. En Bloj, A. (Ed), Los pioneros: Psicoaná-
Del análisis de los resultados se desprenden las siguientes con- lisis y niñez en Argentina 1922-1969. (33-53). Buenos Aires: Letra Viva.
clusiones: Borinsky, M. (2005). De la delincuencia infantil a los problemas de conducta
En primer lugar, su trabajo en el Centro de Psicología y Psiquiatría en el niño. Memorias de la XII Jornadas de Investigación y Primer En-
y en el Centro de Psicología y Psicopatología de la Edad Evolutiva cuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur, 191-193.
de la Universidad de Buenos Aires constituye un importante antece- Freud, S. (1915). Puntualizaciones sobre el amor de transferencia. En Obras
dente de los Programas Académicos de Psicología que dicta Reca Completas. Tomo XII. Buenos Aires: Amorrortu.160-174.
en dicha universidad. Esto muestra, a la vez que confirma, la hipó- Kanner, L. (1935). Psiquiatría infantil. Buenos Aires: Siglo Veinte.
tesis inicial acerca de la articulación entre la clínica, la investigación Narvaja de Arnoux, E. (2006). Análisis del discurso. Modos de abordar ma-
y la formación en grado que evidencian los documentos. teriales de archivo. Buenos Aires: Santiago Arcos Editor.
En segundo lugar, el estudio de las principales concepciones en tor- Reca de Acosta, T. (1945). La Higiene Mental Infantil y la Escuela. Revista
no a la psicosis en los niños permite apreciar las trazas de las im- Argentina de Higiene Mental, 4(12), 43-48
portantes influencias teóricas que ha recibido en su formación. Así, Reca, R. (1961). Relatos y correlatos al II Congreso de Psiquiatría: Psicosis
acuerda con Lauretta Bender acerca de la existencia de un terreno infantiles. Acta Neuropsiquiátrica Argentina, 7(3), 170-178.
lábil y predispuesto a la producción de la enfermedad en muchos Reca, R. (1963). Psicoterapia de la Infancia. Buenos Aires: Paidós.
niños psicóticos, lo que le permite pensar que la influencia de los Rodríguez Sturla, P. (2001). Tema Reca: enseñanza, investigación y exten-
factores endógenos cumple un papel muy importante. Sin embargo, sión. En Rossi, L. (Ed), Psicología: su inscripción universitaria como
pensar la etiología de los cuadros psicóticos obliga a pensar tam- profesión (341-346). Buenos Aires: Eudeba.
bién en la confluencia de factores genéticos y ambientales, como Rodríguez Sturla, P. (2009). El Centro de Psicología y Psiquiatría Infantil
señala Kanner. Por lo tanto, se hace necesario postular que existen dirigido por Telma Reca. Actas del X Encuentro Argentino de Historia de
niños psicóticos y niños con rasgos psicóticos, cuyo tratamiento la Psiquiatría, la Psicología, y el Psicoanálisis, 10, 297- 30-4.
difiere del de otros cuadros. Rosen, J. (1953). Direct analysis. Nueva York: Grune and Stratton Inc.
En tercer y último lugar, se constata la inclusión de estas concep- Rossi, L. (2008).Telma Reca. En Leibovich de Duarte, A. (Ed), Ayer y Hoy 50
tualizaciones en algunos Programas Académicos de Psicología de la años de enseñanza de la Psicología (139-146). Buenos Aires: Eudeba.
Universidad de Buenos Aires, principalmente en “Psicología Clínica Sechehaye, M. (1956). A new psychotherapy in schizophrenia. New York:
de Niños II” y, en menor medida, en “Psicología Clínica de Niños I”. Grune and Stratton Inc.
De este modo, se ubica el esfuerzo por diferenciar los cuadros neuró- Talak, A. (2005). Eugenesia e higiene mental: usos de la psicología en la Ar-
ticos de los psicóticos con el fin de establecer el tipo de psicoterapia gentina, 1900-1940. En Miranda, M. & Vallejo, G. (Eds), Darwinismo so-
más adecuada para el niño según el caso. A su vez, los programas cial y eugenesia en el mundo latino (563-599). Buenos Aires: Siglo XXI.
muestran que la separación entre niños psicóticos y niños con rasgos Van Dijk, T. (2001). Algunos principios de una teoría del contexto. Revista
psicóticos resulta necesaria para pensar estas enfermedades. latinoamericana de estudios del discurso, 1(1), 69-81.

26
ANALISIS BIBLIOMÉTRICO Y ESTUDIO DE UN CASO
EN LA OBRA DEL DOCTOR JUAN RAMÓN BELTRÁN
Lopez, Guillermo; Ferro, Claudia Mabel; Rodriguez Sturla, Pablo
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina
RESUMEN Tuvo un largo desempeño docente en el Colegio Militar y en el Na-
El presente trabajo es una investigación inicial y exploratoria acerca cional Buenos Aires y en la Facultad de Medicina y de Filosofía y
de la actuación profesional y docente del Doctor Juan Ramón Bel- Letras, de la Universidad de Buenos Aires.
trán, psiquiatra, pionero en la docencia de psicología en la Facultad En la Facultad de Medicina fue docente de la Cátedra de Medici-
de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Realizare- na Legal, desde el año 1920, en forma adscripta y ascendiendo
mos en primer lugar un relevamiento de sus actividades profesio- paulatinamente hasta ser Director Interino del Instituto de Medicina
nales y docentes en diferentes campos: medicina legal, historia de Legal, en 1931.
la medicina, psicología fisiológica y experimental, psicoanálisis y Fue titular de la Cátedra de Historia de la Medicina, desde 1937 a
otras. A continuación confeccionaremos un análisis bibliométrico 1947, fundando el Ateneo de Historia de la Medicina y ocupando al
de sus publicaciones científicas y un estudio de un caso criminoló- cargo de director de la Revista Argentina de Historia de la Medicina.
gico con el fin de analizar y localizar continuidades y discontinuida- En el año 1947 deja la cátedra de Historia de la Medicina, para
des en el uso de métodos y conceptos de la psicología. abocarse al cargo de titular de Medicina Legal, lugar que obtiene
por concurso de antecedentes.
Palabras clave En la Facultad de Filosofía y Letras se desempeñó como Jefe de
Beltrán, Análisis bibliometrico, Caso criminológico, Psicoanalisis, Trabajos Prácticos en la Cátedra de Psicología entre el año 1922 y
Argentina 1926. Ingresando a su vez como docente a la Cátedra de Psicología
Fisiológica y Experimental, en 1921, obteniendo el cargo de pro-
ABSTRACT fesor adjunto extraordinario en el año 1933, siendo titular en ese
BIBLIOMETRIC ANALYSIS AND THE STUDY OF A CASE ON THE WORK momento Enrique Mouchet. Con la renuncia de este último a partir
OF DR. JUAN RAMÓN BELTRAN del 43, pasa a la titularidad interina y luego a la titularidad formal
This is an initial and exploratory investigation on Dr. Juan Ramón de la cátedra en el año 1946, siendo a su vez Director del Instituto
Beltrán´s professional activities. He was also emeritus professor, de Psicología Experimental y Fisiológica de la Facultad de Filosofía y
psychiatrist, pioneer at University of Philosophy and Letters in B.A. Letras. En otro trabajo analizaremos su actuación en dicha cátedra.
Argentina. We shall make survey about his professional and tea- Participó y fue miembro de diversas instituciones científicas. Fun-
ching activities in different subjects: forensic medicine, history of dador de la Sociedad de Psicología (presidente entre 1934-1936),
medicine, physiological and experimental psychology, psychoanaly- Sociedad Argentina de Criminología, Sociedad de Neurología y Psi-
sis and others. Then we shall make a bibliometric analysis of his quiatría, Sociedad de Medicina Legal y Toxicología y miembro adhe-
scientific publications and the study of a criminological case. The rente de la Sociedad Psicoanalítica de París (18/3/1931). También
aim of this survey is to analyse and to determine continuities and Miembro de la Sociedad Francesa de Historia (1938) , Fundador y
discontinuities in the use of methods and concepts of psychology. Presidente de la Sociedad Argentina de Psicología Médica y Psicoa-
nálisis (1939-1947).
Key words En el año 1945 fue Decano Inteventor de la Facultad de Medicina y
Beltran, Bibliometric analysis, Criminological case, Psychoanalysis, fue designado Director General de Administración Sanitaria y Asis-
Argentina tencia Pública de la Ciudad de Buenos Aires.
Beltrán se desempeñó al parecer en forma privada, lo atestiguan
publicidades en el diario La Nación de la época, que lo presentan
INTRODUCCIÓN como Director del Sanatorio Psiquiátrico Beltrán, clínica especiali-
El trabajo se encuadra en una investigación que lleva adelante la zada en enfermedades nerviosas, mentales y toxicómanas. Por otro
Cátedra Historia de la Psicología II, acerca de los programas acadé- lado trabajó en su consultorio particular tal como lo atestiguan loa
micos de psicología de la Universidad de Buenos Aires entre 1896 avisos en ese mismo diario a partir de 1938, en la sección pro-
y 1957. fesionales en los que se presenta, como especialista no solo en
En esta investigación nos proponemos analizar y revisar la actua- enfermedades nerviosas y mentales sino también en psicoanálisis.
ción universitaria y profesional de Juan Ramón Beltrán, titular de la (Balán, 1991, p. 62)
Cátedra Psicología Fisiológica y Experimental, quien accedió a ese
cargo en la Facultad de Filosofía y Letras en forma interina en el año 2 - ANALISIS BIBLIOMÉTRICO DE SU OBRA
1944 (con el golpe nacionalista) y concursalmente a partir del año Beltrán publicó según su presentación de Antecedentes al concurso
1946. Desempeñándose en esa esta materia desde el año 1921 de titular en Medicina Legal en enero de 1947, 285 textos, de las
cuales 6 son libros y 279 publicaciones científicas dentro de las
1- JUAN RAMÓN BELTRAN. SU TRAYECTORIA PROFESIONAL. cuales se encuentran ensayos, monografías, conferencias, trabajos
Nace y muere en Buenos Aires (1894 - 1947). Se graduó como y discursos publicados. (ver cuadro 1)
Doctor en Ciencias Médicas en 1917, en su Tesis doctoral se ocupó Entre sus seis libros tenemos tres libros orientados a la Medicina
del Tratamiento de la enfermedad de Basedow. Legal: “Nulidad de matrimonio por impotencia” Tesis del Profe-

27
sorado de Ciencias Médicas 1930, “Medicina Legal para la ense- A pesar de haber dedicado mucho tiempo a la Historia de la Medici-
ñanza de la odontología legal y social” 1932, la reedición de este na, llama la atención que haya dejado la titularidad de esa Cátedra,
último en 1934; dos libros orientados a la Historia de la Medicina: para dedicarse de lleno al máximo cargo docente de Medicina Le-
“Historia del protomedicato de Buenos Aires”, 1937 y “Epistola- gal, poco tiempo antes de su muerte ocurrida en forma temprana,
rio de Miguel Gorman”, 1939. por último un libro orientado a la a sus 53 años.
temática del psicoanálisis: “La psicoanálisis, sus fundamentos y Solo podría justificarse ese viraje en su carrera por un interés ma-
aplicaciones”, 1932. yor, por el ámbito forense, en el cual se desempeñó como perito en
Realizamos dos cuadros comparativos del total de publicaciones, el los Tribunales de la Ciudad de Buenos Aries. En su carta dirigida al
primero discriminado por temas (ver cuadro 1), el segundo discri- Decano de Medicina, con motivo de la presentación de anteceden-
minado por períodos que consideramos importantes en su actividad tes para el concurso en Medicina Legal dice: “He realizado toda mi
universitaria (ver cuadro 2). carrera de médico y de docente…orientando preferentemente mi
El mayor número de publicaciones científicas y escritos, 162 en to- actividad, al impulso de una honda vocación hacia la medicina legal
tal, corresponde a trabajos sobre Historia de la Medicina, que reali- y la psiquiatría”. (Beltrán, 1747, p. 5)
za en el período que va de 1937 a 1947, coincidiendo con el tiempo Sus trabajos publicados en criminología y medicina legal antes de
que asume la titularidad de la Cátedra. la asunción de su cargo en Historia Legal, parecen probar ese in-
42 publicaciones, corresponden a Medicina Legal, 19 a Medicina terés mayor.
Legal propiamente dicha (su mayoría entre 1920 y 1936) 23 publi-
caciones a Criminología, (publicadas entre 1922 y 1932). UN CASO CRIMINOLÓGICO
20 publicaciones de psicología con los siguientes temas: psico- Beltrán aborda este caso en dos contextos y tiempos diferentes, por
logía colectiva, sicopatología, psicología del escritor, psicología un lado en 1923 en una publicación vinculada a la Penitenciaria Na-
médica, y otros. cional, “La psicoanálisis al servicio de la criminología”, el autor en
16 textos sobre Psicoanálisis, publicados entre 1923 y 1940, sobre ese tiempo era Director del Instituto de Criminología y se encontraba
los temas: Fundamentos y aplicaciones del psicoanálisis, psicoa- en la Penitenciaria dando un Seminario de Psicología Criminológica
nálisis y criminología, psicoanálisis y pedagogía, psicología de los en el marco del Instituto. Allí conoce al presidiario, llamado Max Born
sueños, y otros. realizando estudios de las reacciones psicofisiológicas en algunos
15 publicaciones de psicología y fisiología experimental. Los temas delincuentes.(Beltrán, 1923, p. 12). Por otro lado casi diez años des-
que desarrolla son psicofisiológicos entre ellos: tiempos de reac- pués, en 1932, “La psicoanálisis, sus fundamentos y aplicaciones”,
ción, exploración de los órganos sensoriales, psicofisiología animal. una publicación en forma de libro con intenciones de introducción y
Su número es mayor entre 1921 y 1933. divulgación de psicoanálisis. (Beltrán, 1932). En este libro en el que
Del estudio bibliométrico se podría deducir que la gran variedad de introduce a los fundamentos del psicoanálisis, si bien sigue a Freud,
temas de sus publicaciones, hablaría de una formación amplia y y parece haber leído algunas de sus obras, también recurre a otras
ecléctica del autor, sin embargo si tomamos este dato considerán- fuentes como Oskar Pfister, René Allendy y otros En ese libro expresa
dolo comparativamente con la gran variedad de actividades profe- su oposición a la idea de Freud respecto de que el psicoanálisis pue-
sionales que también desempeñó, podríamos pensar que Beltrán da ser practicado por legos, se opone fervientemente a ello como lu-
tanto por sus actuaciones profesionales como docentes, fue uno de cha contra el curanderismo. Su posición de adscribir al psicoanálisis
los exponentes de la crisis que la formación psiquiátrica positivista a la terapia solo practicada por médicos, se confirma con la creación
de comienzos de siglo comenzó a sufrir en la década del 20. que realiza en la Asociación Medica Argentina, debla Sociedad de Psi-
Recordemos que si bien existía en la Facultad de Medicina una cá- cología Medica y Psicoanálisis en 1939.
tedra de Psiquiatría, desde finales del siglo XIX, recién se ofreció una En 1923 antes de abordar el caso, desarrolla acotadamente las teo-
especialidad para graduados de medicina en la década del 40´. Des- rías criminológicas nuevas que le sirven de marco pero que critica,
de principios de siglo la formación psiquiátrica era de estilo somá- señalando la pluralidad de métodos y objetivos, que aplican algunos
tico, de raigambre positivista, con marcada influencia de la clínica criminólogos soslayando rasgos trascendentes, algunos criminólo-
psiquiátrica francesa. En el pensamiento psiquiátrico argentino la gos se detienen en las anomalías del delicuente, otros en elemen-
corriente dominante era la teoría de la degeneración introducida por tos de psicopatología mental, algunos realizan encuestas obviando
Morel y modificada por Magnan en Francia. El examen clínico de los las observaciones psicológicas, otros utilizan nociones sociológicas
psiquiatras, en especial de los forenses, se concentra en la búsqueda y descuidan los aspectos psicológicos.
de marcas físicas de la degeneración esta teoría se combinaba con Se propone en el trabajo sin dejar de tener en cuenta el factor cons-
las teorías de la antropología criminal de Cesar Lombroso. titucional que considera esencial para la psicología patológica y la
Estas corrientes que dominaron la escena psiquiátrica de principios psicología aplicada a la delincuencia, utilizar nuevos elementos
de siglo XX, paulatinamente entrarán en crisis, abriendo la puerta a para explicar, los delitos utilizando métodos psicopatológicos, para
corrientes terapéuticas alternativas. Los psiquiatras jóvenes comen- ello entre esos nuevos métodos introduce el psicoanálisis..
zaron a tener en cuenta en sus exámenes no solamente la cuestión Sabemos que Beltrán se enorgullece de ser el primer divulgador
física, nerviosa o cerebral sino también la cuestión psíquica. del psicoanálisis en Buenos Aires., pareciera que el interés con esta
El derrotero de la formación de Beltrán muestra una búsqueda in- disciplina fue a partir de asistir ese mismo año a unas Conferencias
cesante por diferentes ramas, pero todas acordes con la formación de divulgación que Gonzalo Láfora brindó en la Facultad de Medi-
del psiquiatra de la época: medicina legal, criminología, y diferentes cina. Láfora era un divulgador no ortodoxo del psicoanálisis, ese
abordajes terapéuticos, que van desde la psicología social, la psi- mismo año llegó a dar conferencias sobre diversas temáticas entre
cología genética, la neurología y la fisiología, el paralelismo psico- ellas una acerca de fisiología. Beltrán parece haberse contactado
físico, el método psicopatológico, y también y de forma especial el con el psicoanálisis años antes y sus conocimientos parecen ha-
psicoanálisis, corriente de la que se enorgullecerá de ser uno de los berle llegado de segunda mano, es decir a través de divulgadores
pioneros en su difusión del psicoanálisis, con posiciones eclécticas, combinando conceptos

28
de Freud, Jung, Adler incluso contradictorios. Su principal influen- Freud considera que la precocidad sexual espontánea, constituye
cia y con quien parece haber estado en contacto es Oskar Psister, por sí sola, un índice etiológico de neurosis” (Beltrán, 1923, p. 68) y
pastor protestante y psicoanalista suizo, que fue un seguidor de agregando inmediatamente a continuación: “Lombroso estudiando la
Freud con quien tuvo un intercambio intelectual. Este pastor intentó locura moral y el crimen entre los niños hace notar que los gérmenes
realizar una aplicación del psicoanálisis a la educación con inten- del crimen se encuentran no por excepción en los primeros años del
ciones morales. Beltrán tomaría esa vertiente un uso de la técnica hombre, como el embrión se encuentran constantemente algunas
psicoanalítica con usos morales tanto respecto a la delincuencia formas que en un adulto son monstruosidades” (Beltrán, 1923, p.
como a la pedagogía. 69). Esta referencia a Lombroso es de su libro “El hombre criminal”,
en donde desarrolla su teoría, en la que destaca que los criminales
EL CASO MAX BORN son un subtipo del género humano que arrastra vestigios atávicos de
Se trata de un sujeto sentenciado a doce años de prisión por ase- etapas anteriores del desarrollo de la especie. Estos individuos con
sinato. Era pastelero del Plaza Hotel de Buenos Aires, y dos meses tendencias innatas al crimen podían ser reconocidos por marcas de
antes del suceso había quedado cesante. Con grandes dificulta- degeneración mental y física: tamaño pequeño del cerebro, frente
des económicas había pedido reiteradas veces ser reincorporado baja y estrecha, gran tamaño de las orejas, etc. (descripción física
al hotel. Ante la negativa del jefe de cocina, Born decide asesinarlo, que ocupa un lugar importante en este trabajo del 23).
disparándole a quemarropa. En el texto de 1932, Beltrán oculta la marcada influencia que tu-
Desde hace años Born padecía alucinaciones visuales y auditivas vieron en él las teorías criminológicas, vinculadas a la importan-
que lo atormentaban y que lo conminaban a asesinar a alguien, esto cia de los factores constitucionales: Morel, Magnan, y Lombroso.
continuó agravándose hasta el momento del crimen. La síntesis final conserva el texto original pero elimina todos los
En el Estudio psicoanalítico que realiza Beltrán que es coincidente fragmentos que aluden a las causas constitucionales del delito y
tanto en el texto de 1923 como en el de 1932, plantea que este su- elude hablar de los métodos psicológicos ajenos al psicoanálisis a
jeto toma contacto con la castración siendo un niño al ver a su her- los que alude en 1923 (método patológico, paralelismo psicofísico,
mana menor bañándose. Esa imagen a la que llamará “herida sana” método introspectivo experimental, etc.) Nos preguntamos si este
se le impondrá una y otra vez, convirtiéndose en una obsesión que recorte de los factores constitucionales ¿tendrá que ver solo con
lo lleva al onanismo que continúa hasta su pubertad. En ese mo- una estrategia de Beltrán para introducir en la cultura la novedad
mento sufre un desengaño amoroso, la mujer de la cual se enamora del discurso del psicoanálisis? ¿O bien habla de un cambio real en
lo desprecia rotundamente. A partir de ese momento impresiona- su concepción acerca de la criminalidad dándole un lugar determi-
do al ver una sesión de hipnotismo, siente que debe dominar los nante a las causas psíquicas?
impulsos sexuales para poder realizar su anhelo, transformarse el De todos modos es cierto que su concepción del psicoanálisis en
mismo en un hipnotizador. Si bien consigue dominar sus impulsos 1932, es confusa y particular, en el prólogo de esa obra habla de
sexuales, se agravan las alucinaciones que lo empujan a matar. esta disciplina como ciencia, la califica de ciencia nueva. E intenta
Beltrán interpreta la patología criminal de este sujeto a partir de incluirla dentro de la psicología contemporánea como un método de
tres complejos. a) complejo sexual toma para ello los “Tres ensa- investigación, de lo inconsciente.
yos de una teoría sexual”, interpretando en el sujeto una regresión
sexual a las épocas onanistas de la sexualidad infantil. b) complejo CONCLUSIONES
de sugestión. Lo vincula al Edipo planteando que el hipnotismo esta Beltrán no siguió el camino más común y respetado que un médico
vinculado a una escena infantil en que al tocarle la cabeza a su ma- interesado en la psiquiatría podía seguir en la época, formarse en
dre, la cura de una migraña. Es ahí que se genera su obsesión con un hospital público tal como lo señalábamos se dedicó principal-
el hipnotismo y para poder lograrlo debe renunciar a toda actividad mente a la consulta privada y a la docencia. Su itinerario y recorrido
sexual c) complejo homicida. También lo interpreta como una mani- profesional es aleatorio y parece reflejar una búsqueda de inserción
festación del de Edipo y vinculándolo a la proyección de la agresión por la vía de la docencia y de prácticas y métodos terapéuticos
que se le imponía al exterior. nuevos sin conseguirlo del todo con éxito.
Entre las diferencias del texto del 23 y el del 32 se destaca que Del estudio bibliométrico, el estudio del caso criminológico y su
varios apartados no aparecen en el texto más actual, apartados re- interés de difundir al psicoanálisis como método de investigación,
lacionados con los aspectos hereditarios, constitucionales y físicos son la evidencia de que Beltrán intentaba complementar la expli-
del asesino. cación naturalista y constitucional de las enfermedades mentales,
En el texto de 1923, habla entre los factores hereditarios de las con explicaciones renovadas donde el acento se pone cada vez más
enfermedades que padeció en su vida. En el examen somático se en la causalidad psíquica. Sin embargo a pesar de esa renovación
incluye el examen del cráneo detallado, con fotografías de fren- combina los métodos de la antropología criminal, con los métodos
te y de perfil. Afirma “el cráneo presenta una ligera depresión, en patológicos-clínicos y el psicoanálisis, intentando amalgamar, co-
ambos parietales, mas pronunciada del lado izquierdo y asimetría rrientes incompatibles e incluso disímiles.
cráneo facial…la implantación de ambos lóbulos auditivos es baja
…” (Beltrán, 1923, p. )
Detalla además la forma del paladar y de los dientes, las medidas,
y el peso. En el Examen psíquico detalla, la atención, los tiempos
de reacción y estudios de la memoria, la emotividad, la voluntad, la
percepción y las ideas.
Por otro lado en la síntesis final, conclusión del trabajo, incluye entre
las causas de la delincuencia en este caso, al factor constitucional
señalando que existen en Born, estigmas de carácter degenerativo.
Beltrán articula a Freud con Lombroso señalando “que el mismo

29
Cuadro 1 BIBLIOGRAFÍA
Total de publicaciones científicas discriminadas por temas Balán, J. (1991) Cuéntame tu vida. Editorial Planeta. Buenos Aires.
Beltrán Juan Ramón Beltrán, J.R. (1922) Reacciones psicofisiológicas de los delincuentes. Re-
vista de Criminología, Psiquiatría y Medicina Legal Nº 54, año IX. Bue-
Cantidad de Índice de nos Aires.
Tema Beltrán, J. R. (1923) La psicoanálisis al servicio de la criminología. Talleres
publicaciones productividad
Gráficos de la Penitenciaria Nacional. Buenos Aires.
Historia de la Medicina 162 56.05
Beltrán, J. R. (1932) La psicoanálisis, sus fundamentos y aplicaciones. Ani-
Medicina legal 42 14.53 ceto López Imprenta. Buenos Aires.
Psicología 20 6.42 Beltrán, J. R. (1937) Antecedentes presentados al Concurso de Profesor
Psicoanálisis 16 5.53 Titular de Historia de la Medicina. La semana médica. Buenos Aires.
Beltrán, J. R. (1947) Antecedentes, títulos, trabajos, actuación universitaria,
Psicología Fisiológica y
15 5.19 científica, técnica y labor docente. Concurso para Profesor Titular de
Experimental
Medicina Legal. Imprenta de la Universidad. Buenos Aires.
Medicina en general 10 3.46
Ben Plotkin, M. (2001) Freud en las pampas. Orígenes y desarrollo de una
Neurología 4 1.38 cultura psicoanalítica en la Argentina. Editorial Sudamericana. Buenos
Psicopatología 2 0.69 Aires.
Rossi. L. (1994) Psicología en Argentina. Capítulos olvidados de una historia
Otros 14 4.84
reciente. Editorial Tekné. Buenos Aires.
Total 289
Rossi, L. y colaboradores (1995) Psicología: secuencias instituyentes de
una profesión - Entorno de Transmisión, Serie Materiales de Cátedra,
Secretaría de Cultura, Facultad de Psicología, Buenos Aires.
Cuadro 2 Rossi L. y colaboradores (2001) Psicología: Su Inscripción Universitaria
Total de publicaciones discriminadas por períodos de años de como Profesión. Eudeba, Buenos Aires.
publicación Rossi, L. (2005) La subjetividad en loa argentinos 1920-1960. JVE Ediciones.
Rossi, L. (2005) Historia de la Educación. La psicología en las publicaciones
Tema 1913-1929 1930-1936 1937-1947 periódicas en Argentina en la década del 30. Anuario de Investigacio-
Historia de la medicina 2 4 158 nes. V.12.

Medicina legal 19 20 3
Psicología 2 4 14
Psicoanálisis 3 7 6
Psicología Fisiológica y
11 1 3
Experimental
Medicina en general 9 - 1
Neurología - 4 -
Psicopatología - 1 1
Otros - 2 12

30
UNA GENEALOGÍA DE LA PSICOLOGÍA INSTITUCIONAL.
ENTRE LA POTENCIA Y LA FOSILIZACIÓN
Melera, Gustavo; Larrea, Nicolas; Ciabattoni, Mariela; Cermelo, Renata
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina
RESUMEN Key words
El trabajo presentado constituye una de las hipótesis a las que Institutional, Psychology, Genealogy, Politics, Institutionalization
se han arribado en el desarrollo del proyecto de investigación del
PROINPsi aprobado para la programación científica 2013-2015,
“Instituciones y Procesos de Subjetivación Contemporáneos. Los Introducción
desafíos del Poshumanismo”. En el marco de dicho proyecto es El texto que a continuación se presenta resulta una de las deriva-
posible consignar un campo inédito de problematizaciones para la ciones de los desarrollos del proyecto de investigación aprobado
Psicología Institucional, en tanto una multiplicidad de mutaciones por el PROINPsi para la programación 2013.2015, “Instituciones y
histórico-sociales, económico-políticas y estético-culturales, deter- Procesos de Subjetivación Contemporáneos. Los desafíos del Pos-
minan de modo variable la composición de su objeto de estudio. humanismo”. El mismo está compuesto en función de dos campos
Si bien esta necesidad de revisión epistémica y metodológica es de problematización vinculados mutuamente: por una parte, una
verificable en otras disciplinas, el caso de la Psicología Institucional multiplicidad de cambios sociales, económicos y culturales que
responde no sólo a una problemática contemporánea, sino que re- permiten referirse a una mutación histórica que inaugura la puesta
actualiza las condiciones que posibilitaron su aparición a fines de la en entredicho de los valores y relatos universalistas de la Moder-
década del sesenta. A diferencia de otros discursos y prácticas de nidad. Por otro lado, los objetos de análisis de la Psicología Institu-
las ciencias sociales, la Psicología Institucional surge menos como cional, entendidos como formaciones sociohistóricoculturales, es-
una especialización académica que como un campo de análisis tarían atravesando un proceso de reconfiguración inmanente a las
e intervención críticos que interpelan el orden institucional de la diversas mutaciones arriba citadas, las cuales afectan no sólo a los
época. Esta dimensión política resulta una coordenada insoslayable objetos conformados por esta especialidad disciplinaria, sino a la
para este texto, que presenta una genealogía de la Psicología Ins- propia composición de los discursos, prácticas y procedimientos de
titucional, como una vía que permita, a través del método genea- la Psicología Institucional, surgida bajo la sombra de un conjunto de
lógico, rescatar sus potencias históricas como antídoto contra sus relatos y ficciones modernos, actualmente en el ocaso de su poder
movimientos actuales hacia la institucionalización. monopólico sobre las producciones de verdad y de saber.
Por cierto que la posibilidad de una tendencia a la institucionaliza-
Palabras clave ción de la Psicología Institucional requiere de la activación crítica
Psicología, Institucional, Genealogía, Política, Institucionalización de una segmentaridad de grupo que nos compone subjetivamente
como institucionalistas. En este sentido, cabe prevenirse de lo que
ABSTRACT en otro trabajo hemos definido como una polaridad que genera os-
A GENEALOGY OF INSTITUTIONAL PSICHOLOGY. BETWEEN POTENCE cilaciones centrífugas o centrípetas de la Psicología Institucional
AND FOSILIZATION (Melera et al, 2010). La primera produce un efecto de omnipotencia
This work presents one of the hypotheses that have arrived in the explicativa y analítica de todo acontecimiento, que refracta cual-
development of the research project PROINPsi approved the scienti- quier perspectiva exterior a sus dispositivos; la segunda, consiste
fic program for 2013-2015, “Institutions and Contemporary Subjec- en la incorporación y anexión de todo componente que resulte fun-
tivation Processes. Challenges of Poshumanism”. In the framework cional para sostener una ficción multidisciplinaria, previa inmuniza-
of this project it is possible to record an unprecedented field of ción de sus aspectos revulsivos o desestabilizantes.
problematizations for Institutional Psychology, while a multiplicity Es en este campo de problematizaciones que surge el interrogante
of historical and social, economic, political and aesthetic-cultural acerca de los devenires posibles de la Psicología Institucional. ¿Se
mutations variably determine the composition of its object of study. reducirá a un conjunto de técnicas cuyo fin estará limitado a so-
While this need for epistemic and methodological review is verifia- portar las instituciones, desatendiendo que la inoperancia de sus
ble in other disciplines, the case of the Institutional Psychology res- funciones de apuntalamiento psíquico no se deben ya centralmen-
ponds not only to a contemporary problem, but reenacts the con- te a una falla reversible ni a determinaciones estructurales, sino
ditions that enabled its emergence in the late sixties. Unlike other a un proceso de desfondamiento institucional epocal? ¿Navegará
discourses and practices of social sciences, psychology Institutio- hacia las plácidas aguas de la institucionalización académica? Fi-
nal emerges less as an academic specialization than as a field of nalmente, qué posición adoptarían los fundadores de la Psicología
analysis and critical intervention that challenges the contemporary Institucional ante la actualidad, teniendo en cuenta sus proyectos
institutional order. This political dimension is an unavoidable coor- y expectativas para esta creación colectiva, que en poco tiempo
dinate for this text, which presents a genealogy of the Institutional cumplirá medio siglo?
Psychology as a way to allow, through the genealogical method, Las preguntas actuales apuntan a las inquietudes respecto del por-
the redemption of its historical powers as an antidote to his current venir. Cuando un futuro está en juego, los problemas del presente
moves towards institutionalization. pueden desanudarse nutriéndose de un pasado. Pero dicha ope-
ración debe prevenirse de la tentación historicista del reencuentro

31
con una unidad perdida, con los grandes relatos de los héroes origi- ción de tres movimientos, de los cuales se despliegan sus hipóte-
narios. Si es posible contemplar la posibilidad de una potencia insti- sis correspondientes.
tuyente de la Psicología Institucional, no será a través de su Historia
oficializada ni de sus padres totemizados, sino con la paciencia y Fulguraciones
rigurosidad del genealogista, el artesano de la contrahistoria. Existe un origen instituido de la Psicología Institucional, situado en
la publicación de un texto considerado fundacional. En 1966 José
Genealogía Bleger publica Psicohigiene y Psicología Institucional, un trabajo
Será Friedrich Nietzsche quien desarrolle la noción de genealogía insoslayable hasta la actualidad, donde aparecen los primeros in-
en el siglo XIX, y Michel Foucault quien la retoma en el siglo XX. tentos de sistematizar una práctica desde los desarrollos kleinia-
Nietzsche apela a la genealogía para componer, antes que una his- nos de la época. Posteriormente, Fernando Ulloa profundizará en
toria de la moral, el estudio de las condiciones que posibilitaron la las exploraciones de Bleger con su Psicología de las instituciones;
emergencia de la moral como sustrato de la subjetividad moder- una aproximación psicoanalítica (1969) y Ricardo Malfé concluirá el
na. Bajo los mismos principios se ocupará de una genealogía de la proceso de sedimentación epistemológica de la Psicología Institu-
ciencia, la razón y la religiosidad. Foucault abrevará en la genea- cional, enmarcada en el discurso psicoanalítico, con su Psicología
logía nietzscheana, sobre todo en la llamada segunda fase de su Institucional Psicoanalítica (1981).
obra, donde se distancia de un primer período arqueológico para el Estos orígenes míticos, idealizados, han silenciado a nuestro enten-
estudio de los saberes y las prácticas disciplinarias. der dos acontecimientos instituyentes. Nos referimos a la llamada
A través del método genealógico, Foucault dará cuenta de una par- Experiencia Rosario y a la ruptura de un grupo de médicos psiquia-
ticular historia de la prisión y el manicomio, como parte de una serie tras y psicoanalistas con la Asociación Psicoanalítica Argentina. No
de engranajes institucionales inmanentes al apogeo de la Moderni- se trata de una “prehistoria” de la Psicología Institucional, sino de
dad Clásica, que posibilitarán la composición de los dispositivos de condiciones sociales y políticas que impugnan no estrictamente la
poder de las sociedades disciplinarias. En estas investigaciones se impronta individualista de la clínica, sino una concepción del sujeto
materializa la genealogía como método crítico, que desnaturaliza reducido a coordenadas familiaristas, desentendida de las trans-
las concepciones historiográficas instituidas. versalidades múltiples que lo componen subjetivamente.
La genealogía se compone de ciertos principios que resultan perti- La experiencia Rosario, coordinada por Enrique Pichón Riviére y
nentes para una historización crítica de la Psicología Institucional. acompañada por los jóvenes Fernando Ulloa, José Bleger y David
Elude en primer lugar la búsqueda de un origen mítico que adjudica Liberman, acontece a fines de la década del cincuenta, coincidien-
una esencia inmutable, una unidad pura y trascendente, en definiti- do con la fundación de la carrera de Psicología en la Universidad de
va, una identidad fundante que sobredetermina cualquier devenir o Buenos Aires. Tuvo como objetivo realizar una experiencia de labo-
potencia. Para la genealogía no hay origen, y por derivación, no hay ratorio social a través del trabajo en comunidad, y de puesta a pun-
una predestinación. to de los luego célebres grupos operativos pichonianos. Se realizó
De lo dicho se desprende que la genealogía consiste en el estudio de manera horizontal entre psicoanalistas, psicólogos y trabajado-
de la multiplicidad de condiciones que posibilitan la emergencia de res sociales, con diferentes personas que se prestaron a transitar la
las anomalías, las desviaciones, los desacoples y los “errores” que experiencia con el empleo de ciertas técnicas y la aplicación de una
hacen la historia. Por ello la vocación del genealogista por los ar- didáctica interdisciplinaria, mediante una estrategia y una práctica
chivos polvorientos y olvidados de las bibliotecas, los documentos operativa de carácter instrumental. La experiencia fue planificada
perdidos que relatan las historias menores de los anormales, los por el Instituto Argentino de Estudios Sociales (IADES) creado por
infames, los locos y los condenados. Pichón Riviére y Gino Germani con la colaboración de la Facultad de
La genealogía descodifica la unidad que la historia compone de los Ciencias Económicas, el Instituto de Estadística de la Facultad de
hechos, los vuelve a su condición fragmentaria, para enfocar su es- Filosofía y su reciente Departamento de Psicología y la Facultad de
tudio en lo que Foucault denominó como una historia de las proble- Medicina en Rosario.
matizaciones del pensamiento occidental para referirse a su trabajo. Dicha experiencia ha sido documentada desde distintas perspecti-
Finalmente, en concordancia con lo antedicho, la genealogía se vin- vas con el transcurso de los años, sólo por señalar algunas podemos
culará con la historia en términos de los dispositivos de poder y saber señalar la llevada a cabo por el propio Pichón Riviére, originalmente
que producirán, bajo diferentes condiciones, sus propios procesos publicada en el Acta Neuropsiquiátrica Argentina, número 6, del año
de subjetivación. Cabe recordar la concepción foucaultiana del po- 1960, pero que se encuentra hoy fácilmente accesible en el libro El
der como eminentemente productivo e inescindible de un entramado proceso grupal, donde se puede encontrar en profundidad en que
relacional de fuerzas en pugna. Se entiende desde esta mirada que consistió dicha experiencia, a la cual hemos someramente referen-
en el curso titulado “Defender la Sociedad”, Foucault pensara la ge- ciado. Otro material de referencia, desde una perspectiva política e
nealogía como una contrahistoria que diera cuenta de las luchas, las histórica militante, se encuentra en el libro Las Huellas de la Memo-
guerras y las confrontaciones, particularmente de aquellas formas de ria I. En el capítulo seis, El trabajo en grupo; una marca de época,
resistencia que posibilitaron la actual noción de contrapoder. se expone una contextualización más amplia de la situación socio-
Estas coordenadas básicas que demarcan la genealogía como mé- histórica en la que se ubica dicha experiencia. Por otro lado, existen
todo crítico de historización servirán de sustrato epistémico para relatos de la experiencia del orden de lo “vivencial”, como los de
sostener los lineamientos preliminares para una genealogía de la Fernando Ulloa (71:1993). Aunque no pretendemos una enumeración
Psicología Institucional. No sólo para desmitificar su origen mítico exhaustiva de la accesibilidad sobre documentación de la Experiencia
idealizado, sino para visibilizar el profundo atravesamiento políti- Rosario, consideramos que es lo suficientemente amplia y variada
co que determina su emergencia como una práctica experimental como para poder preguntarnos por qué desaparece de los planes
instituyente. Asimismo, dicha genealogía permitirá establecer una de estudio de la materia de Psicología Institucional en la carrera de
perspectiva crítica sobre la actualidad de la Psicología Institucional. Psicología en la Universidad de Buenos Aires. ¿A qué se debe dicha
Con fines operativos, se ha diagramado esta genealogía en fun- omisión en las discusiones de la psicología institucional si no es por

32
falta de documentación o de materiales acerca de la experiencia? aprendices de una profesión que no estaba legalmente autoriza-
Consideramos entonces al menos erróneas las posturas que plantean da a ejercer el psicoanálisis (…) Si el psicólogo debía hacer de la
el borramiento de dicha experiencia por su inaccesibilidad, que con el psicología un oficio, según Bleger había afirmado en varias opor-
correr del tiempo se haría cada vez más profunda. tunidades, a priori, el psicoanálisis debía quedar al margen de esa
Se desprende de aquí una primera hipótesis: La Psicología Institu- profesión. No obstante recordaba la existencia de un psicoanálisis
cional no se funda estrictamente desde un origen que la plasmaría llamado aplicado, que permitía la utilización de ideas freudianas
como una unidad sustancial e indivisible. Su singularidad consis- en otros dominios, como la antropología y la psicología social. Los
te en que no surge desde una urgencia o emergencia social que estudiantes de psicología no podían entonces aspirar más que a
la legitimaría como un dispositivo de poder, como ha demostrado formarse en esa segunda vertiente de las doctrinas freudianas. (…)
Foucault respecto de las disciplinas clásicas de la Modernidad. Por Según sus ideales políticos y sociales, Bleger creía que no había
el contrario, la Psicología Institucional resulta más bien el efecto de que formar más psicoanalistas, ya que había una gran necesidad
una serie de anomalías - la experiencia Rosario, la ruptura con APA, de un nuevo tipo de profesionales, preparados para trabajar en
la fundación de los grupos Plataforma y Documento - enmarcadas a diversos dominios ligados a la salud mental. En consecuencia, él
su vez en un espíritu de época que apostaba a la transformación de esperaba que los psicólogos integraran un “pensamiento dinámico
la sociedad instituida. El borramiento de la Experiencia Rosario y de o psicoanalítico”, pero para dedicarse a áreas de intervención no
los grupos disidentes de la entonces hegemónica APA, entendidas tradicionales. (2009: 374, 375)
como fuentes ineludibles del repertorio histórico de la Psicología Estos argumentos no satisfarán a sus compañeros disidentes, mu-
Institucional, constituyen un analizador que permite dar cuenta cho menos aquellos que explican la permanencia de Bleger ape-
de su proceso de institucionalización, entendido como un devenir lando a razones ya no personales sino llanamente íntimas: Bleger
de instrumentos y técnicas asépticas en lo político y acríticas en había sufrido ya varias expulsiones de distintas organizaciones,
su historicidad propia. Este borramiento no puede sino analizarse como el Partido Comunista, y no se habría encontrado dispuesto a
como una operación de un dispositivo de poder que efectúa la ab- sufrir otras, sumado esto a una enfermedad que lo habría sumido
sorción de la potencia instituyente que portaba dicha práctica. en una potencial depresión.
Por cierto que dicha operación es coextensiva a una profesiona- Con todo, no deja de resultar llamativo que las citadas conmocio-
lización efectuada por los mismos desviantes institucionales que nes institucionales permanezcan forcluidas del gran entramado del
protagonizan las rupturas anteriores. Una genealogía se nutre de régimen significante de la Psicología Institucional. ¿No implica un
fuentes, lo cual no significa enaltecer a los protagonistas desde una dato relevante que uno de los fundadores de esta especialidad, his-
personalización idealizante. Dicha operación conllevaría el riesgo tóricamente considerada como una práctica instituyente, resulte en
de recomponer un nuevo dispositivo de poder, a través de una so- función de sus acciones uno de los “menos instituyentes”? ¿Alcan-
brecodificación de los “héroes/padres fundadores de la disidencia” zan los argumentos burocrático - estratégicos de Dagfal? ¿Por qué
como una nueva figura de autoridad. Es en este sentido que abre- resultan preponderantes sus escritos más “organizantes” por sobre
vamos en las tesis foucaultianas respecto de la noción de función- sus intervenciones orales, especialmente las efectuadas en las V
autor (1999c). Las fuentes relevadas, al contener en muchos casos Jornadas Sul-Riograndenses de Psiquiatría Dinámica en 1970?
un aspecto autobiográfico, nos derivarán a tomar esos relatos como ¿Por qué permanecen invisibles las producciones de los compa-
parte de un discurso que no será tomado como producción indivi- ñeros disidentes, que han dejado testimonio de una profunda auto-
dual sino como resultado de un complejo sistema de operaciones crítica respecto de la replicación de los formatos instituidos en las
ideológicas legitimadoras y preponderantes propias de una situa- recientemente conformadas Plataforma y Documento, así como en
ción histórico política en la región. Por ello, sin dejar de reconocer sus experiencias de intervenciones institucionales diversas?
que las credenciales de los protagonistas dan a la función-autor un
peso considerable, el foco estará puesto sobre el discurso avalado Sedimentaciones
y no sobre la función que lo avala: Es necesario concebir el dis- De dichas interrogaciones se nutre la segunda hipótesis de nuestro
curso como una violencia que se ejerce sobre las cosas, en todo trabajo, la cual, como ha sido señalado, inaugura un campo de pro-
caso como una práctica que les imponemos; es en esta práctica blematizaciones que resulta determinante para repensar nuestras
donde los acontecimientos del discurso encuentran el principio de prácticas actuales.
su regularidad. (…) no ir del discurso hacia su núcleo interior y La misma puede formularse del siguiente modo: la Psicología Insti-
oculto, hacia el corazón de un pensamiento o de una significación tucional constituye menos un producto que un resto institucionaliza-
que se manifestarían en él; sino, a partir del discurso mismo, de do, una síntesis entre un devenir revolucionario y el devenir de una
su aparición y de su regularidad, ir hacia sus condiciones externas práctica psicoanalítica dogmatizada y replegada en el consultorio.
de posibilidad, hacia lo que da motivo a la serie aleatoria de esos Este proceso dará lugar a la conformación de un territorio híbrido,
acontecimientos y que fija los límites. (Foucault, 1999:53) revolucionaria en lo interno de una práctica profesional replegada
Esta digresión cobra sentido al abrevar en el trabajo de Dagfal en la individualidad de los consultorios - solidaria con una concep-
acerca de los “orígenes” de la Psicología como disciplina moderna, ción del sujeto sujetado por el lenguaje, la sexualidad y lo edípico,
pues tanto en esta fuente como en los escritos de Cuestionamos se pero descentrado de las determinaciones histórico-sociales - pero
comprueba la desilusión con José Bleger ante su decisión de per- restaurada en un campo disciplinario que, a pesar de promover un
manecer en la Asociación Psicoanalítica Argentina. Dagfal dará una análisis crítico continuo de su especificidad, ya no abandonará su
explicación “personal”: Bleger no ignoraba entonces que el lugar núcleo duro, compuesto desde una especialidad disciplinaria. Este
del psicoanálisis en la universidad era problemático. Pero lo mismo movimiento resulta solidario con el proceso de desradicalización
podía decirse de su posición dentro de la universidad. En efecto, política de la Psicología Institucional a partir de su misma confor-
un psicoanalista de la APA - institución que reclamaba para sí el mación como práctica profesional desempañada por especialistas.
monopolio de la formación analítica “legítima” - estaba obligado Por cierto que debe incluirse las condiciones histórico políticas
a explicar cuál era la lógica de su actividad docente frente a los como un atravesamiento ineludible de esta calcificación de las po-

33
tencias iniciáticas. El golpe cívico militar del año ’76 producirá una BIBLIOGRAFÍA
diáspora de aquellos colectivos que apostaran a la transformación Bauleo, A. et al (1983) Lo Grupal 1. Ediciones Búsqueda. Buenos Aires.
social revolucionaria. En el mismo sentido, la primavera democrá- Bleger, J. (1966) Psicohigiene y psicología institucional. Paidós. Buenos
tica instaura a la vez un movimiento de despliegue hacia el exte- Aires.
rior, junto a un repliegue en formas y prácticas grupalistas, donde Bleger, J. (1985) Temas de psicología. (Entrevista y grupos). Ed. Nueva Vi-
lo institucional ya no es impugnable pero tampoco transformable sión. Argentina. Carpintero, E., Vainer, A. (2004) Las huellas de la me-
radicalmente. Se trata de recomponer las instituciones de la de- moria. Psicoanálisis y Salud Mental en la Argentina de los ‘60 y ‘70.
mocracia antes que desmontar sus núcleos duros instituidos. La Tomo I (1957-1969). Topía Editorial. Buenos Aires.
transversalidad institucional será un medio para reactivar las con- Dafgal, A. (2009) Entre París y Buenos Aires. La invención del psicólogo.
formaciones grupales luego de la negrura del terrorismo de estado, Paidós. Buenos Aires.
una variable como vía de acceso a la promoción de la salud mental Foucault, M. (1985) El discurso del poder. Folios Ediciones. Argentina.
en las organizaciones. La estructura institucional ya no es parte del Foucault, M. (1993) Genealogía del racismo. Caronte Ensayos. Argentina.
problema sino de la solución. Foucault, M. (1999) El orden del discurso. Barcelona, Tusquets.
La institucionalización de la Psicología Institucional puede “genealo- Langer, M. et al (1971) Cuestionamos I.
gizarse” también en la academia. Un rastreo preliminar de la docu- Langer, M. et al (1972) Cuestionamos II.
mentación disponible muestra que la psicología institucional aparece Malfé, R. (1981) Psicología Institucional Psicoanalítica. Revista Argentina de
en los programas de psicología en el año 67, en el ciclo especializado Psicología Número 30. Buenos Aires. APBA.
en orientación industrial y laboral. Allí compartió cartel con relaciones Calderon, P. (2003) Michel Foucault par lui-même [DVD]. BFC Productions.
humanas, psicología del trabajo y técnica de propaganda y mercado. Ulloa, F. (1969) Psicología de las instituciones; una aproximación psicoa-
En el programa obligatorio llamado ciclo básico figuraba una asigna- nalítica. Revista de Psicoanálisis, Vol. XXVI, Nº 1. Buenos Aires: APA.
tura aledaña, psicohigiene y salud mental. En esta revisión documen- Ulloa, F. (1993) Novela clínica psicoanalítica. Historial de una práctica. Paidós.
tal cabe consignar la ausencia de algunos programas en las fuentes Argentina.
consultadas; hasta ahora se han accedido a “fuentes oficiales”. Sin Volnovich, J. (2000) Cuando la campana de cristal empezó a asfixiarnos.
embargo, los devenires y modelizaciones de los contenidos permiten A treinta años de la primera ruptura de la Asociación Psicoanalítica
formular una tercera hipótesis de trabajo: Argentina. Disponible en http://www.pagina12.com.ar/2000/suple/
La caída del Estado de Bienestar keynesiano da lugar a la confor- psico/00-03/00-03-23/psico02.htm
mación del capitalismo neoliberal, luego intensificado a través de la
financiarización de la economía. Dichas mutaciones impactarán so-
bre la Psicología Institucional, verificables en las sucesivas recom-
posiciones de los programas de la asignatura. Cabe agregar que,
más allá de estar ya compuesta como práctica institucionalizada,
lo político no resultó un campo de interés o inquietudes más allá de
lo declamatorio. Los noventas condicionarán a la Psicología Insti-
tucional como una alternativa a las incipientes prácticas del coun-
seling, el management y la corriente de los Recursos Humanos. Lo
político se reducirá en el mejor de los casos a un componente de la
transversalidad institucional entre otros, el campo de intervención
se delimitará en los márgenes de la organización, sin interrogar
críticamente su razón de existencia.
Este breve desarrollo de una investigación en curso pretende dar
cuenta de las conclusiones preliminares que inauguran a su vez nue-
vos desafíos para la Psicología Institucional en la actualidad. Las mis-
mas pueden resumirse, como final abierto, en el siguiente enunciado:
La Psicología Institucional está sufriendo desde sus mismos orí-
genes mitificados un proceso de institucionalización, ubicable al
menos en dos vertientes: por un lado, la falta de producción teórica
y crítica que haga aportes significativos a las problemáticas actua-
les, como las instituciones virtuales, las temáticas de género, la
globalización y el poshumanismo, entre otras. De esta falta de inno-
vación y creación se desprende una lectura banal, ascéptica y des-
politizada de las producciones y formas de pensamiento de autores
como Pichón Rievere, Ulloa o Bleger, que han marcado hitos en la
Psicología Institucional. En la otra vertiente se ubican las prácticas
de los institucionalistas, mayormente reducidas a la enseñanza uni-
versitaria o a mesas de trabajo, con “consultas” o “intervenciones”
testigo, que prescinden de preguntarse cuál es hoy el campo de in-
tervención posible de la Psicología Institucional, con el riesgo cierto
de derivar en acciones más cercanas al counseling o al managment
que a intervenciones que tiendan a la salud como apuesta política,
con la potencia instituyente de conmover las relaciones de poder,
como las que inaugurara la experiencia Rosario.

34
LOS PROGRAMAS, LOS PROFESORES Y LA ORIENTACIÓN
DE LA PSICOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD DE LA PLATA Y
LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES. (1896-1943)
Navarlaz, Vanesa Eva
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN carrera de Filosofía y Letras desde su creación en 1896. Los pri-


Este trabajo es una primera aproximación a la comparación de los meros profesores fueron Rodolfo Rivarola, José Matienzo y Anto-
momentos fundacionales del estudio de la Psicología en las Uni- nio Dellepiane. En la Facultad de Medicina las primeras cátedras
versidades de La Plata y Buenos Aires. Se comparan la orientación de patología nerviosa y patología mental tuvieron como titulares
del estudio de la psicología en ambas universidades, la presencia a José María Ramos Mejía y Domingo Cabred. Y en la Facultad de
compartida de docentes entre ambas casas de estudio y se realiza Derecho la primera cátedra de Psicología fue la del Doctor Amadeo
una periodización que permite delimitar cambios en las orienta- Gras. (Ingenieros, 1910).
ciones realizadas desde la creación de las Facultades de Filosofía En esta primera etapa los profesores de filosofía de la Universidad
(Universidad de Buenos Aires) y Humanidades (Universidad de La de Buenos Aires fueron los abogados-docentes que ya daban cla-
Plata) hasta el año 1943. Se contextualizan al mismo tiempo los ses en la Facultad de Derecho, (como Rodolfo Rivarola). Ellos son
cambios en el discurso académico con los cambios políticos ocurri- también los encargados de introducir en los programas de filosofía
dos dentro y fuera de la Universidad. la metafísica y por tanto son reconocidos por sus contemporáneos
como los primeros profesores que dictan contenidos de psicología
Palabras clave en la Universidad.
Historia, Psicología, Universidad, Argentina Por su parte, la Universidad de La Plata, fue creada en el año1905
por Joaquín V. González. El dictado de las primeras materias psi-
ABSTRACT cológicas se desarrolló dentro de la Facultad de Ciencias Jurídicas
PROGRAMS, TEACHERS AND GUIDANCE OF PSYCHOLOGY AT THE en donde se inauguró una Sección Pedagógica para la formación
UNIVERSIDAD DE LA PLATA AND THE UNIVERSIDAD DE BUENOS universitaria de los docentes, esta tarea fue encomendada a Víctor
AIRES. (1896-1943) Mercante en el año 1906. (Dagfal, 2009.)
Synopsis: This work is a first approach to the comparison of the Para destacar la relación que sostenían los profesores de las dos
founding moments of the study of psychology at the Universi- universidades, debemos recordar que compartieron encuentros
dad de La Plata and Buenos Aires. The orientation of the study of mensuales de trabajo en la Sociedad de Psicología que se creó en
psychology at both universities, the presence of teachers shared Buenos Aires en 1908. Esta Sociedad que fue la primera de toda
between the two houses of study are compared and a periodization Latinoamérica en dedicarse al estudio de la Psicología, tuvo como
that allows changes in the guidelines delineate since the establis- presidente a Horacio Piñero y Víctor Mercante fue su Secretario de
hment of the Faculty of Philosophy (Universidad de Buenos Aires) Sesiones, (formando parte ambos de la primer Comisión Adminis-
and Humanities (Universidad de La Plata) until 1943 is performed. trativa) en tanto que Rivarola, Dellepiane, Matienzo, Cabred y Ra-
Are contextualized the changes in academic discourse with political mos Mejía fueron sus miembros fundadores.
changes inside and outside the university. Con el objetivo de clarificar quienes fueron los profesores que
compartieron actividad entre ambas universidades en este primer
Key words periodo podemos destacar la presencia de Joaquín V. González y
History, Psychology, University, Argentina Rodolfo Rivarola; quienes comparten actividad docente en las ma-
terias de filosofía entre la Universidad de La Plata y la Universidad
de Buenos Aires, desarrollándose a la vez como presidente en La
Introducción: Plata Joaquín V. González desde1905 hasta 1918 y Rivarola entre
El presente trabajo realiza un recorrido por los diferentes periodos 1918 y 1920. (Buchbinder, 1997).
fundacionales que atraviesa la psicología en las Universidades Na- En cuanto a los primeros programas específicos de la materia ubi-
cionales de La Plata y Buenos Aires. Pretende delimitar la orienta- camos en el año 1901, el Primer Curso de Psicología de Horacio
ción de los programas que incluían contenidos de psicología, los Piñero; llamado Psicología Clínica y Experimental; y dictado en la
primeros docentes que se dedicaron al dictado de la materia y la Facultad de Filosofía y Letras de La Universidad de Buenos Aires.
actividad compartida de los profesores entre ambas universidades. Piñero que se había formado en Europa con los modernos métodos
Se destaca la actuación de los docentes más importantes así como de Wundt, crea un Laboratorio de Psicología Experimental con los
la orientación general que se lleva a cabo en cada periodo. aparatos de mediciones fisiológicas adquiridos en su viaje.
También en La Plata la orientación con la que se trabajó en este pri-
Orientación de la Psicología en las Universidades de La Plata y mer período fue la de una psicología psicofisiológica. Mercante ha-
Buenos Aires hasta 1918: bía creado previo a su llegada a ésta Universidad un laboratorio de
En la Universidad de Buenos Aires las primeras materias que in- psicofisiología en San Juan en el año 1891 en donde se destacaron
cluían en sus programas trabajos de psicología se dictaron en la sus estudios de Psicología Experimental aplicados a la Pedagogía.

35
Esta obra le valió la felicitación de César Lombroso por el carácter segundo curso debía tener un programa más filosófico y no fisio-
novedoso de la aplicación de los estudios de laboratorio fisiológico lógico. Al ganar el concurso de Psicología en 1923 Alberini dictaba
a la pedagogía. (Ingenieros, 1910). En sus comienzos en la Univer- ya una materia de Introducción a la Filosofía en la Plata; cargo que
sidad de La Plata siguiendo el mismo criterio Mercante creó una sostuvo desde 1921 hasta 1946. (Buchbinder, 1997).
escuela experimental de pedagogía y un Laboratorio de Psicología De acuerdo con la tesis de Lucía Rossi tanto Korn como Alberini
Experimental. (Guerrino, 1982). “sostienen una posición crítica al positivismo en psicología que con
En un artículo publicado en Archivos de Psiquiatría Mercante ex- su propuesta determinista y naturalista provoca el efecto involun-
pone algunos resultados de las investigaciones de la Sección Pe- tario de eximir al sujeto de la responsabilidad de sus actos “(Rossi,
dagógica de La Plata. La observación nos permite conocer el tipo 2005, pág. 21).
de experiencias y el objetivo con el que se las realizaba. Se com- A pesar de compartir una misma posición filosófica -contraria a
paran la capacidad del hombre y la mujer para el trabajo; “menor los trabajos positivistas de principios de siglo- la orientación de los
talla en la mujer que en el varón, menos peso menor fuerza, menor trabajos de Korn y Alberini fue diferente. Para Korn cada sujeto pue-
solidez y menor resistencia pero las diferencias no son tales para de tener acceso a través de su experiencia a los contenidos de su
declararla inepta.” Luego refiere que estas diferencias varían de propia consciencia, estos son singulares y relativos; determinando
acuerdo con la miseria o el bienestar y compara resultados con que, para cada sujeto el conocimiento y los valores parten de un
mujeres censadas en Europa “Nuestras niñas de 18 años dan una relativismo subjetivo (en un sentido psicológico e histórico) y por
presión al dinamómetro de 24 kilogramos, las de Europa censadas tanto el sujeto es al mismo tiempo libre y responsable en sus elec-
por Quetelet 20.7”. Los resultados generales le permiten sostener ciones. (Korn, 1930).
la necesidad de instrucción de la mujer y le reconocen la capacidad En cambio, la propuesta de Alberini, es ajena al concepto de una
de realizar las mismas tareas intelectuales. “Se ha notado en la subjetividad relativa. Para Alberini “la dimensión subjetiva se redu-
experiencia escolar, y en los estados más intensos de la psicología ce a apreciar valores”; éstos valores se encuentran determinados
y fisiología que es adaptable a la mayor parte de las ocupaciones previamente por un objetivo moral-espiritual ajeno a la voluntad del
que requieren concentración en la mente o asiduidad y disciplina en sujeto. Estas diferencias teóricas entre profesores cobran cada vez
la labor”. (Mercante, 1909). mayor significación convirtiéndose finalmente en diferencias políti-
En el año 1907 se inaugura en la UBA un segundo curso de Psico- cas que los llevaran a una ruptura irreconciliable después del golpe
logía y su titular es Félix Krueger, éste segundo curso debía estar de Estado de 1930. (Rossi, 2005).
dedicado a los procesos mentales superiores y a las relaciones en- Otro de los docentes que comparten actividad entre las dos univer-
tre psicología y filosofía, en tanto que la primer cátedra debía de- sidades es Enrique Mouchet, quien fue al mismo tiempo director de
sarrollar un programa orientado hacia los procesos fisiológicos y a la primera cátedra de Psicología de la UBA y decano (desde 1923 y
la psicología experimental. En 1908, Krueger renunció a su cargo y hasta 1930) en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Edu-
la cátedra quedó en manos de José Ingenieros. (Buchbinder, 2005) cación de la Plata.
Mouchet conservará en su cátedra la orientación hacia la Psicología
La orientación de la Psicología después de la reforma univer- Experimental -que había tenido preponderancia en el primer perio-
sitaria de 1918: do- estudiándose como tema central la anatomía y fisiología del
En la Universidad de Buenos Aires la reforma universitaria provoca sistema nervioso. Sin embargo, será el primero en incorporar a su
un movimiento de carácter humanista y anti positivista. Esto se re- programa el estudio de la obra de Freud (en el año 1922).
fleja en el cambio que se produce en la segunda cátedra de Psico- Para subrayar la relación existente entre el trabajo docente sos-
logía que pasa de tener en su programa una orientación fisiológica tenido en ambas facultades mencionaremos que las clases que
a una más humanística donde se estudia la personalidad. Mouchet dictó sobre psicoanálisis en la universidad en 1925 fueron
En tanto que, en La Plata luego de 1920 la Facultad cambió de publicadas al mismo tiempo en la Universidad de La Plata y en la de
nombre y pasó a llamarse Facultad de Humanidades y Ciencias de Buenos Aires (Vezzetti, 1996).
la Educación. La Sección Pedagógica en la que Mercante había rea-
lizado sus estudios de psicofisiología pierde preponderancia (aun- La orientación de la Psicología después de 1930 hasta 1943:
que no desaparece) y pasan a tener más importancia las secciones Después del golpe de estado de 1930 Benito Nazar Anchorena
humanísticas (historia, literatura, filosofía). es puesto por el gobierno como interventor de la Universidad de
En esta segunda etapa encontramos en las dos universidades una Buenos Aires. Durante la década anterior Nazar Anchorena había
orientación humanística en las cátedras de Psicología y una mayor mantenido actividad entre la Universidad de La Plata y la Facul-
cantidad de docentes que comparten cargos entre las dos Universi- tad de Derecho de Buenos Aires intentando frenar las innovaciones
dades. Los profesores que se destacan por su actividad son Alejan- propuestas a partir de la Reforma Universitaria por estudiantes y
dro Korn, Coriolano Alberini y Enrique Mouchet. docentes. (Halperin Donghi, 2002).
Alejandro Korn fue decano de la reforma en la UBA entre 1918 y Como meta destacada dentro de su actividad el interventor llevó a
1921, había dictado Historia de la Filosofía en ésta universidad des- cabo una persecución ideológica de docentes y alumnos. Los de-
de 1906 y en la Universidad de La Plata la misma materia entre los canos de todas las facultades fueron reemplazados en 1931 por
años 1908 y 1930. En sus primeros años como docente Korn rein- delegados interventores. Docentes de la Facultad de Derecho fue-
troduce el estudio filosófico de la ética Kantiana, continuando con ron expulsados de su cargo, entre ellos Ricardo Levene que en ese
una línea de trabajo anti positivista que había sido la orientación momento era también presidente de la Universidad de La Plata.
tomada por la cátedra de Rivarola en 1896. Ésta misma orientación Nazar Anchorena decidió la separación de Levene de ambos cargos
se volvió también central en la década del veinte en otras materias por no aplicar sanciones disciplinarias a los estudiantes. (Buchbin-
de la facultad. (Buchbinder, 1997). der, 1997).
Korn fue quien impulsó la candidatura de Coriolano Alberini para A partir de la crisis que se produce en la Universidad de Buenos
el segundo curso de Psicología en la UBA, considerando que éste Aires después del golpe de estado Alejandro Korn se retira de su

36
cátedra y se repliega en la Universidad de La Plata durante sus BIBLIOGRAFÍA
últimos años de docencia. En tanto que Alberini afianza en la UBA Buchbinder, P. (1997) Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universi-
su posición académica, consiguiendo ser funcional al proyecto po- dad Nacional de Buenos Aires, Editorial Eudeba, Buenos Aires.
lítico. (Rossi, 2005, pág. 24) Buchbinder, P. (2005) Historia de las Universidades Argentinas. Editorial
Alberini es nombrado decano de la Facultad de Filosofía Y Letras en Sudamericana, Buenos
1931 y continúa teniendo actividad en la Universidad hasta 1946. Dagfal, A. (2009). Entre París y Buenos Aires, la invención del psicólogo
En este periodo los programas de las dos cátedras de Psicología de (1942-1966). Buenos Aires. Editorial Paidós.
la Universidad de Buenos Aires estarán a cargo de Enrique Mouchet Guerrino, A. A. (1982) La Psiquiatría Argentina. Buenos Aires: Ediciones
y Coriolano Alberini. Quienes se reúnen también para crear el Insti- Cuatro.
tuto de Psicología en 1931. Halperin Donghi, T. (2002): Historia de la Universidad de Buenos Aires. Bue-
El diseño conceptual de ambas cátedras será controlado por Corio- nos Aires: Eudeba.
lano Alberini quien continua proponiendo la noción de “personali- Ingenieros, J. (1910). La Psicología en la República Argentina. Archivos de
dad como esencia de lo psíquico” para su programa de Psicología Criminología, Psiquiatría y Ciencias Afines. Año IX, 474-484.
de los Valores -aunque intenta acercar su discurso a la racionalidad Korn, A. (1930). La Libertad creadora. Buenos Aires. Editorial Claridad.
de las ciencias-. (Rossi, 2005) El programa estudiará a partir de Mercante, V. (1909) La mujer moderna) Archivos de Psiquiatría y Criminolo-
1938 la esencia de lo psíquico en las distintas doctrinas filosóficas. gía aplicadas a alas ciencias afines. Año VIII, 333-349.
En tanto que la cátedra de Psicología I, conservará un discurso cer- Rossi, L. (2005). La subjetividad en los argentinos contemporáneos 1920-
cano a la Biología, llevando como título Psicología Experimental y 1960. Buenos Aires. Editorial JVE.
fisiológica, estudiando Vezzetti, H. (1996) Aventuras de Freud en el país de los argentinos. Buenos
-además de psicofisiológica- los instintos, la degeneración y la lo- Aires. Editorial Paidós.
cura, hasta 1937 en que dividirá su programa en dos grandes ejes:
psicología normal y psicología patológica.

Conclusión:
En el primer periodo analizado las dos universidades comparten
una orientación psicofisiológica en su concepción de la psicología,
en tanto que los docentes de ambas casas de estudio se reúnen en
la Sociedad de Psicología de Buenos Aires. La orientación novedosa
y específica que tuvieron los trabajos de investigación llevados a
cabo en la Universidad de La Plata fue el intento de aplicación de
los trabajos de Psicología Experimental a la Pedagogía.
Después de la reforma universitaria de 1918, se recorta un segun-
do periodo en donde encontramos en ambas universidades una
orientación hacia los estudios humanísticos desde el terreno de la
filosofía -propia del discurso democrático de la década del veinte-
tomando como concepto central el de personalidad. Los docentes
que se destacan por su labor comparten su trabajo entre las univer-
sidades de La Plata y Buenos Aires: Korn, Alberini y Mouchet.
En el tercer período como producto del golpe de estado ocurrido
en 1930, se produce un cambio de orientación en los estudios de
psicología perdiendo preponderancia las lecturas más subjetivas de
Alejandro Korn, quien se retira de su cátedra en la Universidad de
Buenos Aires y luego muere en 1936. Su sucesor Coriolano Alberini
mantendrá un control discursivo en las dos cátedras de Psicología
de la UBA, en donde se desempeñó como docente y decano.

37
APORTES METODOLÓGICOS DE LA HISTORIA
CONCEPTUAL A LA HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA
Parellada, Cristian; Lescano, Aimé; Benítez, Sebastián Matías
Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN Presentación.
En los últimos años se han desarrollado en el área de la historia de El interés creciente por la historia de la psicología durante los úl-
la psicología numerosas investigaciones que adoptaron una posi- timos años, queda evidenciado en el sostenido aumento de publi-
ción crítica e independiente respecto de los relatos legitimantes. caciones dentro de esta área, ya sean artículos, libros, entre otros,
A partir de asumir el desafío de iniciar una interlocución con un así como en la existencia de numerosos proyectos de investigación
marco teórico proveniente de la historiografía, se argumentará que y la constante oferta de cursos de grado y posgrado en diversas
la historia conceptual, tal como fue propuesta por Koselleck, podría universidades de la región (Klappenbach, 2006). Otro dato de im-
considerarse un marco teórico fructífero para hacer historia de la portancia es la existencia de cursos de historia de la psicología en
psicología. Se considerará, en primer lugar, la distinción propuesta casi todas las universidades (públicas y privadas), como materia
por el autor entre los conceptos espacio de experiencia y horizon- de grado necesaria para la formación de los futuros profesionales.
te de expectativa. Los mencionados conceptos contribuirían a la Del mismo modo puede entenderse la inclusión de la asignatura de
historia de la psicología, favoreciendo el análisis crítico de las con- Historia de la Psicología en el área de Formación Básica de los Con-
diciones de producción de conocimiento y, poniendo en cuestiona- tenidos Curriculares Básicos para la acreditación de las carreras de
miento el aparato conceptual de la disciplina. En segundo lugar, se Psicología ante la CONEAU (Ministerio de Educación de la Nación
señala que la diferencia introducida por Koselleck entre concepto y Argentina, 2009).
palabra podría ser productiva para analizar el entrelazamiento entre Podría pensarse que se trata de un fenómeno local, sin embargo
las explicaciones en psicología y los contextos históricos en que se este auge también se observa en el contexto internacional. Autores
producen. Se concluye que este enfoque se tornaría beneficioso como Samelson (1999) han mostrado cómo durante las últimas dé-
para el análisis del surgimiento de nuevos conceptos y explicacio- cadas del siglo XX proliferaron los trabajos sobre historia de la psi-
nes dentro de la historia de la disciplina. cología. Asimismo, en los primeros años del nuevo siglo, se publicó
una edición del Handbook of Psychology con un volumen dedicado
Palabras clave enteramente a la historia de la psicología. Parecería entonces que
Begriffsgeschichte, Concepto, Espacio de Experiencia, Horizonte de este incremento se refleja en casi todos los países del mundo y en
Expectativa sociedades disímiles (Klappenbach, 2014).
Este panorama se presenta como prometedor para los historiadores
ABSTRACT de la disciplina, ya que revela un gran interés en torno al área de
METHODOLOGICAL CONTRIBUTIONS OF CONCEPTUAL HISTORY TO conocimiento, y permite la discusión vinculada a la constitución de
THE HISTORY OF PSYCHOLOGY un campo de especialización relativo a la historia de la psicolo-
In recent years there have been numerous investigations that took a gía. Sin embargo, se torna sombrío ante la producción de historias
critical and independent position in the area of the history of psycho- militantes[i] (Palti, 2012), que nos acercan al antiguo modelo de
logy, away from the traditional ones. Taking the challenge of starting historia celebratoria o whig; es decir, historias autocomplacientes
a dialogue with theoretical framework from historiography, it will respecto del presente (Danziger, 1996). Teniendo en cuenta la pu-
argue that the conceptual history, as was proposed by Koselleck, blicación de manuales de historia de la psicología en el ámbito nor-
could be considered a fruitful framework for the history of psycho- teamericano, hasta mediados del siglo XX, la tarea del historiador
logy. Firstly, the distinction proposed by the author between the se basaba en la recopilación y acumulación de descubrimientos
space of experience and horizon of expectation concepts are con- experimentales, hechos psicológicos de diverso tipo y la realización
sidered. Such liabilities would contribute to the history of psycho- de biografías de personalidades célebres (Fierro, 2015).
logy, promoting a critical analysis of the conditions of production of En contraposición a esta forma de hacer historia, se desarrolló una
knowledge and questioning the conceptual apparatus of discipline. posición distinta, en la que el profesor y/o investigador se piensa a
Secondly, the difference introduced by Koselleck between concept sí mismo ante todo como historiador. Asumirse de esta manera le
and word might be productive to analyze the crosslinking between permite al investigador tomar distancia de las historias tradiciona-
explanations in psychology and historical contexts in which they les, colocándose en una posición crítica e independiente respecto
occur. This approach would become productive to the analysis of de la confirmación de verdades establecidas que promueven los
the emergence of new concepts and explanations in the history of relatos legitimantes. Esta forma de hacer historia tiene como obje-
psychology. tivos indagar las versiones oficiales, señalar los olvidos, ampliar el
canon; en definitiva, explorar una dimensión latente y no reconoci-
Key words da del pensamiento de la disciplina.
Begriffsgeschichte, Concept, Space of Experience, Horizon of Vezzetti (2007) sostiene que la inclusión de la historia de la psi-
Expectation cología en el marco de la historia de las ciencias humanas, puede
considerarse como un primer signo de la distancia tomada por los
investigadores respecto de las historias celebratorias. Si el objetivo

38
es eludir un mero relato identitario, la historia como disciplina será cambios e innovaciones en el campo de los saberes psi (Dagfal,
la que fundamente, con sus conceptos y herramientas, las investi- 2009). Esto estaría en consonancia con lo que propone Koselleck
gaciones en historia de la psicología. En este contexto, el investiga- (1993) al sostener que el horizonte de expectativas incluye un co-
dor de la disciplina necesariamente debe recurrir a las herramien- eficiente de modificación que progresa con el tiempo y que, por lo
tas conceptuales que provee la historia. Al adoptar esta posición tanto, modifica y trastoca la relación entre pasado, presente y futuro
crítica, el historiador de la psicología se enfrenta a un doble desafío. de una disciplina.
Por un lado, no perder la familiaridad con su objeto (la psicología), Es necesario destacar que la propuesta de la Begriffsgeschichte se
cuyo campo busca explorar e iluminar. Por el otro, reconocer que circunscribe meramente al análisis de los conceptos. Sin embargo,
cuanto más se afirma en el lugar de historiador más se extendería este tipo de investigación sería solidaria con la comprensión de las
su espacio de trabajo y de interlocución, respecto a las disciplinas condiciones socio-históricas que se entraman más allá del concep-
históricas (Vezzetti, 2007). to en sí mismo. En otras palabras, si la historia de la psicología asu-
Este trabajo se focalizará, en el segundo desafío planteado, en re- miera el desafío de realizar la clasificación histórica de conceptos
lación a la interlocución respecto a las disciplinas históricas. Se tales como inteligencia o aptitud, se podría obtener material que
presenta como objetivo recuperar algunos aportes conceptuales permita analizar el entramado social de la experiencia de la época
provenientes del marco teórico de la denominada historia concep- en la que se utilizan esos conceptos.
tual (Begriffsgeschichte). El análisis se centrará en dos conceptos El significado adquirido por los conceptos, y sus usos, podría mos-
centrales en la teoría de Koselleck (1993), espacio de experiencia y trar como los autores piensan el presente, el modelo social con el
horizonte de expectativa. Dichas categorías son esenciales para el que planifican el futuro -es decir, las expectativas que dirigen hacia
análisis histórico propuesto por el autor en dos sentidos: 1) porque éste- y los elementos de organización social que se entraman en el
al favorecer el entrecruzamiento entre el pasado y el futuro permi- pasado, en esa forma de ver el problema - o espacio de experiencia.
ten tematizar el tiempo histórico, y 2) porque ambas categorías per- Los conceptos de espacio de experiencia y horizonte de expecta-
miten realizar un análisis metahistórico, en tanto permiten analizar tiva, serían herramientas pertinentes en el intento de descubrir el
las condiciones de historias posibles. tiempo histórico “en el campo de la investigación empírica, pues
Han sido pocos los intentos de retomar estos aportes de la teoría enriquecidas en su contenido, dirigen las unidades concretas de
de Koselleck para hacer historia de la psicología en Argentina (Del acción en la ejecución del movimiento social o político” (Koselleck,
Cueto, 2010; Macchioli, 2010; Talak, 2002, 2007; Talak & Mac- 1993, p. 337). En este sentido, al favorecer el análisis del entre-
chioli, 2005). Sin embargo, un enfoque de este tipo parecería ser cruzamiento temporal entre el pasado y el futuro, estos aportes
prometedor para la historia de la psicología, en la medida en que conceptuales sientan nuevas condiciones de posibilidad para hacer
permitiría analizar los desarrollos conceptuales de la psicología en historia en el presente.
el entramado relacional con vivencias sociales, percepción de pro- Esta última propuesta permite la realización de una dimensión
blemas, y expectativas de futuro de los actores. Las herramientas meta-histórica como condición de historias posibles. La psicolo-
conceptuales mencionadas, favorecerían la comprensión de cómo gía podría verse beneficiada de dicha reflexión meta-histórica en el
los propios actores históricos, en este caso actores que contribu- punto en el cual, al cuestionarse críticamente sobre las condiciones
yeron al desarrollo de los saberes psi[ii] (Dagfal, 2009; Macchioli, de producción de conocimiento, intervendría poniendo en cuestio-
2010) construyen una historia que permite entender su presente, namiento el aparato conceptual de la disciplina. De esta manera se
retomando un relato sobre el pasado que los proyecta a su vez habilitaría un “método especializado para la crítica de las fuentes,
hacia el futuro (Talak, 2007). que atiende al uso de los términos relevantes social o políticamente
y que analiza especialmente las expresiones centrales que tienen
Historia conceptual: espacio de experiencia y horizonte de ex- un contenido social o político” (Koselleck, 1993, p. 112).
pectativa. Si se acepta esta propuesta, la historia de la psicología se encontra-
Koselleck (1993) plantea la importancia de la práctica para pensar ría ante el desafío de analizar las formas en las cuales el lenguaje
la tensión entre los conceptos de espacio de experiencia y horizonte utilizado en el campo de los saberes psi en diversos períodos, se
de expectativa. Para este autor, un pronóstico “abre expectativas articula con ciertas experiencias en concreto y supone a la vez cier-
que no se pueden deducir solamente de la experiencia” (p. 342). En tas expectativas.
este sentido se podría afirmar que cuando los sujetos, a través de Cabe destacar que Koselleck no pretende hacer una historia de ca-
la praxis, se enfrentan a problemas que el campo de experiencia no tegorías abstractas, sino tener en cuenta los grupos de hablantes y
puede responder se produce una apertura hacia nuevos horizontes. sus intereses, pues la historia de los conceptos implicaría un aporte
En relación a la actividad historiográfica en psicología esto implica- significativo a la historia social.
ría la renuncia, del historiador psi, a explicaciones teleológicas del Es necesario recordar que los desarrollos de este autor retoman la
devenir de la disciplina, desde una visión única y universal. reflexión clásica sobre la relación entre palabra y cosa, conciencia
La perspectiva innovadora de la teoría de Koselleck se presenta en- y ser, lenguaje y mundo, historia conceptual e historia social. Sin
tonces como un desafío a las formas de hacer historia de la psicolo- embargo, el autor pretende ir más allá y superar estas dicotomías.
gía. El historiador debería estar advertido de no sólo considerar las Señala al respecto que las relaciones entre la historia conceptual y
transformaciones que se abren desde el horizonte de expectativas, la historia social son complejas, y no se derivan de la simple dife-
sino también analizar cómo el espacio de experiencia se modifica renciación de los objetos de estudio de estas disciplinas.
progresivamente. De esta manera el cambio se produce en relación Historiar los conceptos que se utilizan en psicología -como los de
al futuro, y, en la relación dialéctica que propone Koselleck, también personalidad o carácter- contribuiría a la historia de la disciplina al
en relación el pasado. permitir la observación de las formas en las cuales se entraman
Analizar las condiciones en las que se han producido rupturas de dialécticamente, con categorías propias, fenómenos culturales, po-
las expectativas en relación a las experiencias, permitiría compren- líticos y sociales. A partir de la exigencia metodológica propia de
der cómo la búsqueda de dar respuesta a esa novedad promovió este marco historiográfico, debe tenerse en cuenta que esta rela-

39
ción implica siempre un análisis a partir de la “autocomprensión del de la psicología no debería conceptualizar como expectativa de un
uso del lenguaje que hicieron las partes interesadas en el pasado” autor el uso de una palabra y no otra. Dicha categoría implica más
(Koselleck, 1993, p. 111). bien una dimensión activa, una propuesta de acción colectiva; ra-
Ratner (2012), retomando los trabajos de Susman, muestra cómo zón que nos introduce en la diferencia establecida por el autor entre
a medida que cambian las culturas, lo hacen los tipos de persona- concepto y palabra.
lidades que son las portadoras de la misma. Susman al trabajar el La palabra alemana begriffsgeschichte no refiere a “historia de las
concepto de carácter en el siglo XVII, pudo plantear que tal noción palabras” o “historia del lenguaje”; por el contrario la historia concep-
contenía una producción histórica al servicio del orden social. Si tual es para Koselleck (1993) la historia de cierta terminología rele-
asumimos que la subjetividad es histórica, es decir, producto de vante para la recolección de experiencias de la historia social. En este
profundos cambios políticos, sociales y económicos (Guitart & Rat- sentido, un concepto se diferencia de una palabra porque la capaci-
ner, 2011) podríamos argumentar que las explicaciones también dad semántica de un concepto, no se identifica con una palabra de
lo son. De esta manera la historia conceptual, al analizar las for- una época. Un concepto tiene siempre pretensión de generalidad, es
mas por las cuales en los conceptos se entrelazan relaciones entre decir de traspasar el contexto situacional que le dio origen. La tras-
las palabras y los contextos históricos, mostraría su productividad cendencia del contexto, es una propiedad del concepto que posibilita
como modo de hacer historia. el análisis diacrónico donde se evidencia la permanencia, el cambio
Una historia de la psicología enmarcada en esta perspectiva no de- o el surgimiento de neologismos. Es una propiedad de los conceptos
bería limitarse al análisis de algunos conceptos que se consideren la larga duración. En este sentido con cada concepto se establecen
relevantes en los desarrollos teóricos. El estudio propuesto es el de nuevos horizontes, pero también límites para la teoría que se con-
la interacción entre concepto y circunstancia, entendiendo que con cibe. Según Koselleck (1993) no todas las palabras son conceptos
los conceptos cambian las circunstancias, pero también que las cir- históricos, si una palabra ya no es capaz por más tiempo de reunir
cunstancias modifican a la vez a los conceptos (Bödeker, 2013). De las experiencias acumuladas en un concepto común pierde su vigor
esta manera, la historia de la psicología podría proponer un análisis como concepto fundamental y poco a poco va cayendo en desuso.
que le permita cierto acceso a las experiencias de épocas pasadas Desde esta perspectiva, se plantea la importancia de sostener la
y a las formas por las cuales éstas se han ido modificando. perspectiva polívoca del concepto, a diferencia de la palabra. El
En consecuencia, las preguntas de investigación no deberían ser concepto implica tener en cuenta la “pluralidad de la experiencia
formulaciones tales como ¿qué ha sido la inteligencia? o ¿a qué histórica y una suma de relaciones téoricas y prácticas de relacio-
se denomina inteligencia y cómo se ha modificado su acepción a nes objetivas en un contexto que, como tal, sólo está dado y se hace
través del tiempo?, sino que las preguntas se formularían en la lí- experimentable por el concepto” (Koselleck, 1993, p.117).
nea de la siguiente: ¿qué ha sido considerado como “inteligencia”, Los conceptos son vistos por la historia conceptual desde su fun-
en un determinado contexto a analizar, por parte de los diferentes ción político-social, y no sólo en su función lingüística. El trabajo
sujetos históricos implicados?. de la historia conceptual, al centrarse en la articulación de los sig-
Preguntas de este tipo concentrarían en sí mismas los espacios de nificados de los conceptos, podría ser una referencia útil para la
experiencia y horizontes de expectativa de cada situación objeto de historia de la psicología. Al recurrir al análisis de conceptos tales
indagación, posibilitando la emergencia de las funciones políticas y como infancia, género, inteligencia o desarrollo, entre otros, debería
sociales de los conceptos (Koselleck, 1993). emprender la tarea de analizar los discursos y los imaginarios psi-
Incorporando el análisis del contexto extralingüístico, el historiador cológicos a través de los cuales se han desarrollado los saberes psi.
de la psicología podría ponerse en diálogo con aquellas teorías que Asimismo, este enfoque sería un aporte significativo para el histo-
promueven un enfoque crítico de la actividad del profesional (Talak, riador de la psicología al momento de analizar cómo surgen en la
2014b). Este enfoque debería ser complementado con la recons- disciplina nuevos conceptos que se sustantivizan en movimientos
trucción de los significados de los conceptos que se han transmiti- más amplios con la adición de la partícula -ismos. De este modo,
do, así como también de los que han sido dejados de lado. puede analizarse el sistema conceptual que se desarrolla, al interior
La operación de reconstrucción del análisis del significado, per- de estos movimientos, relacionándose con ciertas vivencias socia-
mitiría problematizar e historiar los campos de aplicación del les, percepción de problemas y expectativas hacia el futuro.
concepto. Es el mencionado interjuego dialéctico entre concepto
y circunstancia, el aporte que la Begriffsgeschichte podría hacer Consideraciones finales
a la historia de la psicología; siempre y cuando el historiador de La historia de la psicología puede entenderse como un conjunto
la disciplina tenga en su horizonte investigativo la siguiente pre- de saberes y prácticas que utilizan un lenguaje determinado para
gunta: “¿Por qué, cómo y dónde emergen nuevos sistemas de describir, clasificar y explicar las capacidades humanas (Talak,
conocimiento en los cuales lo que antes no era ni siquiera pen- 2007, 2014a, 2014b). Desde esta definición retomar las ideas de
sable, de repente aparece como concebible y viable?” (Fernández Koselleck podría ser provechoso porque permitiría analizar las
Sebastián & Capellan de Miguel, 2013, p. XXVIII). formas en las que el lenguaje utilizado en la psicología, en diver-
sos períodos, se articula con ciertas experiencias pero suponen a
Historia conceptual e historia de la psicología. la vez ciertas expectativas.
Una historia de la psicología que se nutra de los aportes planteados Asimismo, la relación entre presente, pasado y futuro puede ser
por la perspectiva de la Historia conceptual, debería comprender pensada de modo dialéctico, en tanto una historia de la psicología
muchas discusiones teóricas como un intento de situar la emergen- que tome estos aportes, puede deconstruir las categorías con las
cia de un nuevo espacio de experiencias a partir de la ruptura del que la disciplina opera en el presente en función de un espacio
horizonte de expectativas. de experiencias que delimitan un horizonte de expectativas cuya
La expectativa como categoría histórica, tal como es propuesta por transformación forma parte del mismo proceso investigativo.
Koselleck (1993), no debe ser confundida por el investigador con la De este modo, al retomar a la historia conceptual como una herra-
simple “esperanza de conseguir algo”. El investigador en historia mienta metodológica de la historia de la psicología, pueden plan-

40
tearse nuevos caminos que dejen de lado las perspectivas celebra- Macchioli, F. A. (2010). Los inicios de la terapia familiar en la Argentina.
torias o ligadas a la legitimación acrítica del canon de la disciplina. Implementación, configuración y desarrollo de un nuevo campo disci-
Un análisis de particular importancia sería la forma por la cual los plinar. 1960 - 1979. Disertación doctoral no publicada. Buenos Aires:
propios actores históricos construyen una historia que les permite Facultad de Medicina, U.B.A.
entender su presente, a partir de retomar un relato sobre el pasado Ministerio de Educación de la Nación Argentina (2009). Resolución
que los proyecta a su vez hacia el futuro. En ese mismo sentido, 343/2009. Buenos Aires: Autor. Disponible en http://goo.gl/RTj3FR
puede pensarse la importancia del estudio de los conceptos, en Palti, E. (2012). La historiografía militante “ponderada” y su método. Pris-
lugar de las palabras. Conceptos que permiten articular una deter- mas, 16(2), 221-230.
minada producción de conocimiento con factores epistémicos, po- Ratner, C. (2012). Macro Cultural Psycychology. A political philosophy of
líticos, sociales, entre otros; que dan cuenta de su propio carácter mind. Oxford: Oxford University Press.
de construcción histórica; que son polívocos, en tanto permiten dar Samelson, F. (1999). Assesing Research in the History of Psychology: Past,
cuenta de sus condiciones de producción y de su transformación Present, and Future. Journal of the History of the Behavioral Sciences,
acorde a los espacios de experiencias y horizontes de expectativa 35(3), 247-255.
de los actores que los producen. Talak, A. M. (2002). Las primeras historias de la psicología en la Argentina. En
P. Lorenzano & F. Tula Molina (Eds.), Filosofía e Historia de la Ciencia del
NOTAS Cono Sur (pp. 461-470). Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes.
[i] A propósito de este concepto se considera conveniente remitir al lector Talak, A. M. (2007). La invención de una ciencia primera. Los primeros desa-
al debate sostenido entre Elías Palti y Horacio Tarcus. Según el primero en rrollos de la psicología en la Argentina (1896-1919). Disertación doctoral
las “historias militantes” la deshistorización de los sujetos constituye una no publicada. Buenos Aires: Facultad de Filosofía y Letras, U.B.A.
condición imprescindible para la realización de este tipo de historiografía. Talak, A. M. (2014a). El Desarrollo Psicológico entre la Naturaleza, la Cultura
[ii] Se entiende por saberes psi todos aquellos discursos, disciplinas y prác- y la Política (1900-1920). En L. N. García, F. Macchioli & A. M. Talak
ticas en los que se enmarcan la producción de trabajos cientíicos y de (Eds.), Psicología, Niño y Familia en la Argentina 1900-1970. Perspecti-
difusión masiva respecto de lo psíquico. De esta manera, puede pensarse vas históricas y Cruces Disciplinares (pp. 45-96). Buenos Aires: Biblos.
en la articulación entre diversas disciplinas, en el marco de la constitución Talak, A. M. (2014b). Los valores en las explicaciones en psicología. En A. M.
de la autonomía de la psicología. Talak (Ed.), Las explicaciones en psicología. Buenos Aires: Prometeo.
Talak, A. M., & Macchioli, F. (2005). Implicancias del realismo interno para
BIBLIOGRAFÍA una historia de la psicología. En H. Fass, A. Saal & M. Velasco (Eds.),
Bödeker, H. E. (2013). Historia de los Conceptos como Historia de la Teoría. Epistemología e Historia de la Ciencia (pp. 788-795). Córdoba: Univer-
Historia de la Teoría como Historia de los Conceptos. Una Aproximación sidad Nacional de Córdoba.
Tentativa. En J. Fernández Sebastián & G. Capellan de Miguel (Eds.), Vezzetti, H. (2007). Historias de la psicología: problemas, funciones y obje-
Conceptos Políticos, Tiempo e Historia: Nuevos enfoques en Historia tivos. Revista de Historia de la Psicología, 28(1), 147-165.
Conceptual (pp. 3-30). Santander: Editorial de la Universidad de Canta-
bria; Madrid: Mc Graw-Hill Interamericana de España.
Dagfal, A. (2009). Entre París y Buenos Aires. La invención del psicólogo
(1942-1966). Buenos Aires: Paidos.
Danziger, K. (1996). Tres desafíos para la historia de la psicología.Conferen-
cia brindada en la División 26 de la APA en agosto de 1993, Toronto,
Canada. Disponible en: http://www.elseminario.com.ar/
Del Cueto, J. (2010). Las Primeras Tesis sobre Psicoterapia en Argentina.
En Memorias del II Congreso Internacional de Investigación y Práctica
Profesional en Psicología. XVII Jornadas de Investigación. Sexto En-
cuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR, Buenos Aires
(pp. 350-351). Buenos Aires: Facultad de Psicología, U.B.A.. Disponible
en: http://www.aacademica.com/000-031/120.pdf
Fernández Sebastián, J., & Capellan de Miguel, G. (2013). Historia con-
ceptual. Actualidad, relevancia, nuevos enfoques. En J. Fernández Se-
bastián & G. Capellan de Miguel (Eds.), Conceptos Políticos, Tiempo
e Historia: Nuevos enfoques en Historia Conceptual (pp. XVII-XXXIX).
Santander: Editorial de la Universidad de Cantabria; Madrid: Mc Graw-
Hill Interamericana.
Fierro, C. (2015). La historiografía de la psicología: historia clásica, historia
crítica y la recepción de los estudios sociales de la ciencia. Revista de
Historia de la Psicología, 36(2), 67-94.
Guitart, M. E., & Ratner, C. (2011). A Macro Cultural Psychological Theory
of Identity. Journal of Social Distress and the Homeless, 20(1-2), 1-22.
Klappenbach, H. (2006). Construcción de Tradiciones Historiográficas en
Psicología y Psicoanálisis. Psicología em Estudo, 11(1), 3-17.
Klappenbach, H. (2014). Acerca de la Metodología de Investigación en la
Historia de la Psicología. PSYKHE, 23(1), 1-12.
Koselleck, R. (1993). Futuro Pasado. Para una Semántica de los Tiempos
Históricos. Barcelona: Paidos.

41
LA PSICOPEDAGOGÍA COMO PRÁCTICA.
ORÍGENES EN AZUL, PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Piazza, Laura
Universisad Católica de La Plata. Argentina

RESUMEN INTRODUCCIÓN
El presente escrito, se enmarca en lo que formará parte de la intro- Como futura Psicopedagoga, este trabajo forma parte de la intro-
ducción sobre lo que se desarrollará como tesis de grado elaborado ducción sobre lo que más adelante, se desarrollará como tesis de
para, la obtención de la titulación en Licenciatura en Psicopedago- grado, para la obtención del título de Licenciatura en Psicopeda-
gía. Desde una perspectiva histórica, el trabajo de investigación, gogía de la Universidad Católica de La Plata. Estará basado en la
surge como resultado de los interrogantes acerca del origen, con- formación e historia de la misma.
formación y desarrollo de la Psicopedagogía como práctica inde- A principios del siglo XX, el desarrollo y la producción científica ar-
pendiente en la Argentina. A su vez, explora los principales antece- gentina recibió la impronta de corrientes teóricas europeas. Entre
dentes que favorecieron la aparición de la práctica psicopedagógica las principales influencias se destaca la Piscología positiva-expe-
durante la primera mitad del siglo XX, y asimismo, posibilitaron su rimental, entrelazada fuertemente a la Pedagogía y la Psiquiatría
inserción en el ámbito universitario en el año 1956, como también, preocupada por la asistencia infantil desde criterios de normalidad-
cómo se fue configurando e insertando el servicio psicopedagógico anormalidad. Teniendo en cuenta las dificultades que aparecieron
en los hospitales públicos del país. Por último indaga que, en la a la hora de delimitar el área entre la Psicología Educacional, la
actualidad presenta, la carencia de una legislación adecuada en lo Educación Especial y la Psicopedagogía.
que concierne a la ley de Ejercicio Profesional y Colegio Profesional En Argentina resultó ser un asunto problemático la inserción de
en la provincia de Buenos Aires y a nivel nacional. la Psicopedagogía en el ámbito universitario, y aún, sigue vigente
especialmente en lo que implica en el ámbito público. Fines de la
Palabras clave década de 1980, se generaron debates acerca del cuestionamien-
Psicopedagogía, Desarrollo, Conformación to epistemológico (Castorina, 1989), quien plantea la existencia de
dificultades epistémicas que actuaron en la constitución de la Psi-
ABSTRACT copedagogía. En el capítulo “Los obstáculos epistemológicos en la
THE PSYCHOLOGY PRACTICE AS. ORIGINS IN AZUL, PROVINCE OF constitución de la Psicopedagogía”. Este autor afirmó respecto de
BUENOS AIRES la Psicopedagogía: “Su status es el de ser una intervención en el
This writing is part of what will be part of the introduction to what campo del aprendizaje, sea como prevención o como diagnóstico
will develop as thesis prepared for, obtaining Bachelor’s degree in y tratamiento de trastornos, sea como modificación del proceso de
Psychology. From a historical perspective, the research work is the aprendizaje escolar (…) de momento, tal “disciplina” es un conjun-
result of the questions about the origin, formation and development to de prácticas dirigidas al campo del aprendizaje que reclama una
of Psychology as an independent practice in Argentina. In turn, ex- fundamentación teórica más rigurosa” (p.216).
plores the main background that favored the emergence of practice Castorina, considera a la Psicopedagogía como una disciplina que
psychology during the first half of the twentieth century and also necesita apoyarse de otras ciencias para legitimar y sustentar su
enabled its insertion in the university in 1956, as well, how was práctica. Es por ello, que estudia el surgimiento de algunos proble-
setting and inserting the educational psychology service in public mas que considera verdaderos obstáculos epistemológicos.
hospitals. Finally inquires that currently presents, lack of adequate En este sentido, el mismo autor se basa en el trabajo sobre las
legislation in regard to the law of Professional Practice and Profes- siguientes trabas en la constitución de la Psicopedagogía, como lo
sional Association in Buenos Aires province and nationally. son, el lenguaje, la tradición teórica, el sustancialismo, la neutrali-
dad de los instrumentos y las teorías hegemónicas.
Key words Y al respecto plantea que, cuando una disciplina cuenta con con-
Psychology, Development, Conformation ceptos sólidos, con descubrimientos y explicaciones amplias y fac-
tibles que el resto, se transforma en un modelo a seguir
Estos planteos dan lugar a cuestionamientos, tales como, ¿porque solo
surge como carrera de grado en el ámbito académico privado? ¿De qué
manera se inició y desarrolló la carrera de Psicopedagogía en la Argen-
tina? ¿Cómo fue su inserción en el ámbito hospitalario? ¿Por qué aun
los psicopedagogos no han logrado fundar su Colegio a nivel nacional,
como así también, en la provincia de Buenos Aires?
Dicho esto, el objetivo de este proyecto de investigación será estudiar
el origen en cómo se conformó el ámbito psicopedagógico en nuestro
país, qué aspectos habilitaron su aparición, institucionalización aca-
démica y su desarrollo como servicio en el medio hospitalario.

42
DESARROLLO En el año 1969 se realizaron las Jornadas de Psicopedagogía orga-
En este marco, la Psicopedagogía comienza su desarrollo en el país nizadas por el Centro de Graduados de la Universidad del Salvador.
en el año 1956 a partir de la interrelación de diferentes elementos En 1970, en una Mesa Redonda organizada por dicho Centro, se
que serán oportunamente considerados pero que, brevemente, po- destacó la experiencia del trabajo interdisciplinario en el servicio
drían precisarse como: la necesidad de formación de los docentes hospitalario, integrado por psicopedagogas que aportaron diagnós-
sobre las dificultades para aprender de los alumnos; los problemas ticos diferenciales trabajando con sujetos que presentaban dificul-
de aprendizaje que surgían y necesitaban una pronta respuesta; el tades en el habla.
aporte tanto de la Educación Especial como de la Neurología, que
comienzan a buscar las causas de las dificultades para aprender y, A pesar del amplio desarrollo que tiene la Psicopedagogía y del
a elaborar planes de reeducación para los alumnos con problemas reconocimiento que se le ha brindado al Psicopedagogo en los di-
de aprendizaje. ferentes ámbitos, en lo que concierne a la ley de Ejercicio Profe-
En nuestro País, la carrera universitaria de Psicopedagogía, se fun- sional y Colegio Profesional en la provincia de Buenos Aires y a
dó el 2 de Mayo de 1956 en la Universidad del Salvador (CABA), una nivel nacional, carece de una adecuada legislación, que lo proteja
institución privada. Cabe destacar, también, que esta titulación se ante circunstancias, riesgos surgidos en el campo laboral, y que
constituyó como la primera en Sudamérica. proteja el desempeño de la profesión con la debida capacidad y
A nivel privado la carrera se ha ido propagando de manera eficaz. ética profesional.
Mientras que en el ámbito público, universidades como la Univer-
sidad Nacional de Buenos Aires no la ha adoptado como carrera La carencia de una legislación adecuada crea conflictos y con-
de grado, sino que, desde 1986 es una asignatura de la carrera de tradicciones, por ejemplo, en algunas de las dependencias de un
Psicología y una de las cinco orientaciones de la carrera de Ciencias mismo ámbito oficial, el psicopedagogo es nombrado en virtud de
de la Educación. su título y con carácter de tal para ejercer la función pertinente,
Pero si, se han instaurado como oferta de grado en Universidades mientras que en otras carece de un nombramiento específico, a
Nacionales como, Universidad Nacional de Comahue (Neuquén), pesar de poseer un título universitario especializado y ejercer esa
Universidad Nacional de La Rioja, Universidad Nacional de Río Cuar- misma función. Esto también impide la creación de nuevos servi-
to (Córdoba), Universidad Nacional de San Martin (Buenos Aires). cios, a pesar de la necesidad y demanda desde los campos de la
En cuanto a lo que refiere al ámbito hospitalario el ingreso de la Psi- educación y la salud.
copedagogía surgió en 1963, donde se produjo el ingreso de Psicope-
dagogas en los Servicios Hospitalarios de Psicología y Psicopatología. En Argentina, las provincias que cuentan con la ley de Ejercicio Pro-
Realizando concurrencias Ad Honorem y algunas como Asistentes en fesional y Colegio Profesional son las siguientes:
los Servicios de Psiquiatría a través de concursos internos. Estos, fue- ·· Colegio Profesional de Psicopedagogos de San Juan - Ley
ron los pasos iniciales que marcaron el cargo específico. 5440/85.
Hoy en día, los organismos estatales de salud, como, los hospitales, ·· Colegio de Psicopedagogos de Entre Ríos - Ley 7701/85.
los centros de salud mental y centros de salud comunitaria cuentan ·· Colegio de Psicopedagogos de Córdoba - Ley 7619/87.
con dicho cargo. ·· Colegio Profesional de Psicopedagogos de Mendoza - Ley 5044/86.
Uno de los primeros establecimientos que incluyó a las profesio- ·· Colegio Profesional de Psicopedagogos de Santa Fe - Ley 9970/86.
nales, fue el Instituto Nacional de Rehabilitación del Lisiado, ahora ·· Colegio Profesional de Psicopedagogos de La Rioja - Ley 4969/87.
llamado Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica en la Ciu- ·· Asociación de Profesionales de Psicopedagogía de Misiones -
dad Autónoma de Buenos Aires. Luego, se abrieron servicios psico- Disp. 33/83.
pedagógicos en distintos hospitales públicos de CABA, como en el ·· Asociación de Psicopedagogos del Gran Buenos Aires Sur
Hospital Alvear, Hospital de Rehabilitación Manuel Rocca, Hospital (A.P.S.I.B.A.S.) - Matr. 5410/86 - Res. 1393/85.
de Niños Ricardo Gutiérrez, Hospital de Clínicas, Hospital Borda, ·· Asociación de Psicopedagogos de la Capital Federal - Res.
Hospital Moyano, Hospital Tobar García, Hospital Tornú, entre otros. 256/86 y 301/87 IGJ.
Actualmente todos los hospitales públicos de la capital del país ·· Colegio Profesional de Psicopedagogos de Santiago del Estero -
cuentan con servicio psicopedagógico. Dec. A 2175/93.
En sus comienzos, la atención de niños y adolescentes se centra-
ba en quienes padecían secuelas motoras causadas por “patología DISCUSIÓN
orgánica cerebral”, trastornos en la percepción, en la organización Hasta aquí, se ha hecho una breve reseña sobre cómo la Psicope-
espacial, en el esquema corporal, la psicomotricidad, combinados dagogía fue y sigue delimitándose como disciplina independiente en
con trastornos conductuales que impedían el proceso de aprendi- nuestro país, y queda claro que aún, le falta camino por recorrer para
zaje. Los pacientes eran atendidos desde la Especialidad de Psico- esclarecer sus fundamentos y lograr ser admitida como disciplina.
pedagogía realizando evaluaciones y diagnósticos con el objetivo
de mejorar las condiciones en el aprendizaje. Esto fue delimitando Queda abierta la investigación a futuro acerca de las cuestiones
el quehacer en áreas específicas. sobre cómo se gesto, en el año 1997, el servicio de Psicopedagogía
En el año 1967 se realizaron trabajos sistematizados sobre el Mo- en el Hospital de Niños “Argentina Diego” de la ciudad de Azul.
tivo de consulta, en relación al momento de aparición del síntoma,
con niños atendidos en el Hospital R. Gutiérrez a cargo del Equipo
de Psicopedagogía de la Sección Psicología y Psicohigiene de la 2º
cátedra de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad
Nacional de Buenos Aires.

43
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Castorina, J.A. Los Obstáculos epistemológicos en la constitución de la
Psicopedagogía. In: Castorina, J.; Palau, G.; Aisenberg, B.; Dibar Ucre,
C.; Colinvaux, D. (comps). Problemas en Psicología Genética. Buenos
Aires: Miño y Dàvilo, 1989. Pp. 215-232. Recuperado el 13 de Abril
de 2015 de https://attachment.fbsbx.com/file_download.php?id=-
932357640117272&eid=ASvUBXrLOq2GEvstWqi0fdEuITE8YHUYV5aL
p4G-pjZoR_9s621tL-9yET2jNLB4Wl0&inline=1&ext=1434504198&ha
sh=ASsfVEhKuqg6dnd5
Cordeviola, D. En comunicación personal con la Licenciada en Psicope-
dagogía a cargo del servicio Psicopedagógico del Hospital de niños
“Argentina Diego” de la Ciudad de Azul, Provincia de Buenos Aires.
Morante, M.A. Los obstáculos epistemológicos en la conformación de la
Psicopedagogía en Santiago del Estero. (2014). VI Congreso Internacio-
nal de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XXI Jornadas
de Investigación Décimo Encuentro de Investigadores en Psicología
del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires,
Buenos Aires. Recuperado el 5 de Mayo de 2015 de http://www.aaca-
demica.com/000-035/93
Proyecto de Ley de Creación de Colegio. Recuperado el 2 de Mayo de 2015
de http://porelcolegiodepsicopedagogos.blogspot.com.ar/p/proyecto-
de-crea.html
Reseña histórica del primer servicio de Psicopedagogía en el hospital pú-
blico. Recuperado el 6 de Mayo de 2015 de http://www.psicopedago-
gia-app.com.ar/?p=49
Ventura, A. C.; Gagliardi, R.; Moscolini, N. (2012) Contextualización histórica
e institucionalización académica de la psicopedagogía en Argentina.
Revista Estudos em Psicologia. Rio de Janeiro, v.12, n.2, p 648-662.

44
LA ACTUACIÓN DEL DR. JUAN RAMÓN BELTRÁN
EN LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS, UBA.
(1921-1947)
Rodriguez Sturla, Pablo; Ferro, Claudia Mabel; Lopez, Guillermo
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN rimental y Fisiológica. En el concurso se registran los nombres de


El propósito de este trabajo es indagar sobre la actuación acadé- los doctores Carlos Jesinghaus y Francisco Laclau.
mica del doctor Juan Ramón Beltrán en la Facultad de Filosofía y En 1922 el doctor Pastor Anargyros renuncia al cargo de Jefe de
Letras entre 1921 y 1947. Se desempeñó primero como profesor Trabajos Prácticos del Laboratorio de Psicología Experimental, en
suplente y luego como titular de la cátedra “Psicología Experimen- su reemplazo es designado Beltrán. El autor solicita la autoriza-
tal y Fisiológica”. De los programas y producciones científicas ana- ción para dictar dos horas mensuales del horario del profesor titular
lizados, se destacan las temáticas vinculadas al psicoanálisis, las doctor Enrique Mouchet. Pronuncia un curso libre parcial de seis
emociones y la criminología, desde su aspecto psicopatológico. conferencias sobre “Psicología de la emotividad”. El temario incluye
las emociones en relación a: la vida psíquica, la expresión, condi-
Palabras clave ciones fisiológicas, psicología, síntesis y patología.
Juan Ramón Beltrán, Cursos, Programas, Psicología experimental En el concurso para titular de Psicología segundo curso, desarrolla-
y fisiológica do en 1922, ocupa el segundo puesto luego del profesor Coriolano
Alberini. Desde el cargo del Laboratorio dicta cursos de “Anatomía
ABSTRACT y Fisiología del sistema nervioso central y órganos de los sentidos”
LA PERFORMANCE OF DR. JUAN RAMÓN BELTRAN AT THE FACULTY y otro sobre “Técnica de Laboratorio” entre 1922 y 1926, en este
OF PHILOSOPHY AND LETTERS, UNIVERSITY OF BUENOS AIRES. último año renuncia. En dichas clases trabaja el clásico libro de
(1921-1947) Anatomía humana de Testut, Apuntes de psicología de Ingenieros y
The purpose of this work is to inquire about the academic perfor- El cerebro de los mamíferos de la República Argentina y Elementos
mance of the doctor Juan Ramón Beltran at the Faculty of philo- de neurobiología de Jakob.
sophy and letters between 1921 and 1947. He served first as a Para 1923 brinda un seminario de “Psicopatología de la delincuen-
substitute professor and then as a head of the Chair “Experimental cia” en el Instituto de Criminología de la Penitenciaria Nacional. En
and physiological psychology”. The programmes and scientific pro- dichas clases trabaja las nociones de la criminología moderna de
ductions analyzed, highlights the topics related to psychoanalysis, Lombroso, Ferrari y José Ingenieros, entre otros. También ofrece
emotions and Criminology, from its pathological appearance. un curso libre parcial sobre “Psicoanálisis” de seis conferencias.
Incluye objeto y método de la psicoanálisis, los actos frustrados, el
Key words sueño, la educación analítica y la ciencia y práctica de la psicoa-
Juan Ramón Beltrán, Courses, Programs, Experimental and Physio- nálisis educativa. En 1924 otro denominado “Psicología patológica”
logical Psychology de doce clases; se refiere al método patológico, su importancia
y evolución. Psicopatología de las percepciones, de la atención,
memoria, imaginación, conciencia. Sus respectivas patologías del
Introducción razonamiento, afectividad, voluntad, de los actos y del lenguaje. Fi-
En este trabajo se presentará un relevamiento acerca de la labor nalmente perturbaciones de la personalidad. En 1925 “Psicología
del doctor Juan Ramón Beltrán en la Facultad de Filosofía y Letras de las emociones, psicopatología y psicología de los delincuentes”
de la UBA. Se describirá su participación en la cátedra de Psico- de tres encuentros.
logía Experimental y Fisiológica, primero en carácter de profesor En 1928 propone un curso parcial de doce conferencias sobre “La
suplente, teniendo a cargo cursos parciales y luego, como titular mentalidad mórbida desde el punto de vista psicológico”. Para
desarrollando los cursos oficiales. Se mencionarán las posiciones 1929 otro titulado “La evolución psicológica humana” integrado por
institucionales y los viajes realizados en representación de la Fa- diez clases .Entre los temas se destacan: Manifestaciones diversas
cultad. Por último analizaremos algunas de las producciones cien- e influencias sobre la vida psíquica en el hombre y en la mujer.
tíficas elaboradas en el marco de su actividad académica. Para los Perturbaciones que presentan los degenerados en el desarrollo de
fines de este trabajo no abordaremos las conceptualizaciones que las facultades instintivas y morales en la pubertad. Frecuencia y
el autor realiza a cerca del psicoanálisis ya que las mismas serán causas de los trastornos psíquicos en la pubertad. Las causas de la
estudiadas en una ulterior investigación. degeneración: herencia mórbida, causas ocasionales, fatiga men-
tal, alcoholismo, entre otras. La profilaxis de la degeneración, aisla-
Cursos parciales en la Cátedra de Psicología Experimental y miento, familia, escuela, educación sexual. Por último cómo deben
Fisiológica vivir los degenerados, en relación al medio ambiente.
Juan Ramón Beltrán (1894-1947) ingresa a la Facultad de Filoso- Entre 1930 y 1932 dicta “Locura y delincuencia”, estudio de psi-
fía y Letras el 14 de octubre de 1921 como profesor suplente de cología patológica. Comienza el curso con el método patológico en
Psicología primer curso, denominado desde 1927 Psicología Expe- psicología experimental. La alienación mental y sus relaciones con

45
el psiquismo. Sus causas individuales: herencia, edad, sexo, clima, referidas a la Psicología Experimental. En primer lugar tenemos una
faz lunar, estado civil, entre otras. Sus causas psíquicas: emocio- parte introductoria, que relata la metodología de la disciplina y sus
nes, pasiones, surmenage, penas, etc. Clasificación de los alie- relaciones con otras ciencias; es continuada por el ítem generalista
nados. Valor y caracteres que desde el punto de vista psicológico “concepciones de lo psíquico” (espiritualismo, fenomenismo, para-
debe reunir una clasificación de los alienados. En la bibliografía se lelismo y teorías modernas). Una ampliación detallada reseña luego
registran autores como: Borda, Lombroso, Garófalo y abundantes los métodos de la Psicología Experimental (observación, tests, in-
textos de Beltrán. trospección), sus relaciones con la Sociología, Genética, laboratorio
En el programa oficial de 1931 a cargo de Mouchet incluye un texto y las aplicaciones posibles. Seguidamente se tratan las leyes a las
de Beltrán “Sugestión y delincuencia”. En 1933 y 1935 el libro “La que se ha arribado (Fechner, Muller) y el determinismo biológico.
Psicoanálisis”. Las lecciones posteriores son de corte psicobiológico. “Vida y psi-
En 1932 dedica un curso parcial de doce conferencias sobre “Psi- quis” incluye herencia, tropismos y sistema nervioso; “Constitución
cología de la conciencia”. En 1933 y 1934 “El instinto en los ani- orgánica y vida psíquica” trabaja las secreciones; “Temperamen-
males y en el hombre”. Comienza con el problema del instinto en tos” da cuenta de la psicología hereditaria, tipología somática, an-
los animales: la paloma mensajera, el murciélago, insectos, el es- tropometría, antropología y las aplicaciones pedagógicas de estas
corpión. Luego procede con los vegetales: las plantas trepadoras, temáticas; “Percepción y sensaciones” la medición “Intrapercep-
la adormidera, el trébol, las plantas parásitas. Continúa con la psi- ción”, la bioconciencia, cenestesia y sentimiento vital.
cología del instinto: caracteres, origen, relaciones entre el instinto Finalmente, reaparece el lugar destinado a las teorías sobre emo-
y las actividades fisiológicas y psíquicas del hombre. Por último, la ción choque y sentimiento y finaliza con las relaciones entre el Psi-
doctrina filosófica del instinto: Descartes, Darwin, Lamark y Cuvier. coanálisis y la Psicología Experimental.
Se lo designa como adscripto ad-honorem del instituto de Psico- En la bibliografía aparen textos de Binet, Dumas, Kretschmer,
logía, a la sección psicología patológica: psicopatología de la per- James, Ribot, Wundt, Freud. Entre los autores argentinos figuran
sonalidad, la despersonalización, en 1932. El 22 de septiembre de Mouchet (Percepción, instinto y razón) y Beltrán (Importancia so-
1933 se lo promueve a la categoría de Profesor Extraordinario. cial de la exploración psicofisiológica de los órganos sensoriales
Para 1935 dicta diez conferencias sobre “Psicología de las emocio- y La Psicoanálisis).
nes”. Comienza con el concepto y clasificación de las emociones. En los programas de 1945 y 1946 ha retirado de la parte central
La expresión de las emociones en los animales y en el hombre de su programa la sección dedicada al Psicoanálisis. Agrega una
(Darwin), fisiología y psicología de las emociones: alegría y tristeza. “parte especial” sobre conciencia y sensibilidad. El segmento que
Teorías sobre las emociones: William James, Lange y Dumas. Fi- tematiza la conciencia versa sobre sus características, actividades
nalmente menciona las patologías y la relación con el delito. Entre psíquicas superiores, subconciente, significado en la Psicología
la bibliografía se destacan: Dumas, Ribot, James, Pfeifer, y Beltrán. Experimental, método de estudio experimental y psicoanalítico. En
En 1936 desarrolla un curso de doce clases denominado “¿Qué hay cuanto a la sensibilidad, queda dividida en dos partes. La senso-
de cierto en la Psicoanálisis?”. Versan en él: El origen de la psicoa- rial integra los sentidos, clasificación de las sensaciones, espacio
nálisis, su técnica y teoría. Relaciones entre psicología y psicoaná- y tiempo; la afectiva al placer y al dolor, emociones en el hombre y
lisis. Lo inconsciente. La doctrina de Freud. El chiste, el amor y el en el animal y psicofisiología. Estudio experimental de los afectos,
odio. Los sueños: análisis y simbolismo. La técnica psicoanalítica: emoción choque, sentimiento y teorías de la emoción (Descartes,
transferencia y resistencia. Por último, aplicaciones del psicoanáli- James, Dumas, entre otros). La bibliografía es semejante al progra-
sis: educación, criminología, arte, sociología economía y guerra. La ma del año 1944.
bibliografía se centra en Freud, Morselli, Jung, Marañon y Beltrán. En el año 1945 se llama a concurso para profesor titular de Psico-
En 1940 dicta veinte conferencias, a solicitud de los alumnos, so- logía Experimental y fisiológica. Los inscriptos son: Juan Beltrán,
bre “Psicofisiopatología de la vida emotiva” e “Ideas fundamentales Eduardo Krapf, Eugenio Pucciarelli y Horacio Rimoldi. El consejo
de la doctrina del psicoanálisis” pertenecientes al curso oficial del directivo decide evaluar las condiciones intelectuales y morales de
doctor Mouchet. También está a cargo entre abril y junio del dictado los mismos. Se acuerda consultar a un cuerpo de especialistas para
de la asignatura. su evaluación. Miguel A. Virasoro, Jacinto J. Cuccaro, Luis Juan
Para 1941 y 1942 un curso parcial de tres clases sobre “La psi- Guerrero y Francisco Romero. El 30 de julio de 1946 se aprueba la
coanálisis”, el temario está integrado por Freud: vida y obra. La siguiente terna:1) Juan Ramón Beltrán, 2) Eugenio Pucciarelli y 3)
dinámica del inconsciente. Los sueños y análisis de los mismos. La Horacio José Ambrosio Rimoldi.
técnica psicoanalítica, psicoanálisis, pedagogía y experimentación El programa de 1947 es semejante a los anteriores. El estudio del
psicológica. También desarrolla en 1942 un curso llamado “Las Psicoanálisis aparece en el apartado sobre conciencia y sensibilidad.
emociones”, donde se refiere a las clasificaciones de las emocio- El 25 de agosto de 1947 se lo designa profesor titular interino de
nes en los animales. Su psicofisiología y el estudio experimental. “Biología”, por haber quedado vacante la cátedra.
Psicología de la emoción choque. Psicología de la emoción senti- El 19 de noviembre de 1947 Beltrán opta por la cátedra de “Medici-
miento. Finalmente en 1943 repite las clases sobre “La Psicoaná- na Legal” de la Facultad de Ciencias Médicas, en cumplimiento del
lisis” y “Las emociones”. En la bibliografía se incluye el texto “La art. 60 de la ley 13.031. A partir del 1° de enero de 1948 la cátedra
Psicoanálisis” de Beltrán. de “Psicología Experimental y Fisiológica” quedaría vacante.
El 27 de noviembre Beltrán fallece. El decano de la Facultad de Filo-
Los programas de Psicología Experimental y Fisiológica (1944- sofía y Letras dispone una comisión integrada por los doctores Luis
1947) Juan Guerrero, Miguel Ángel Vassallo, Luis Felipe García de Onrubia,
En 1944 es designado profesor titular interino, en reemplazo del Horacio Schindler y Miguel Ángel Virasoro para que representen a la
doctor Enrique Mouchet. Asimismo tiene a su cargo la dirección del Facultad en el velatorio. Luis Felipe García de Onrubia hace uso de
Instituto de Psicología Experimental y Fisiológica. El nuevo profesor la palabra en el acto del sepelio.
formula un complejo programa que recorre distintas ramificaciones

46
Posiciones institucionales en Filosofía y Letras cianidad, b) Diferencial: características individuales de cada per-
En la Facultad de Filosofía y Letras ocupó los siguientes cargos sona, c) Genética: a la evolución psíquica del hombre, d) Social:
institucionales: Consejero en representación de los profesores su- la conciencia social que se manifiesta en las costumbres, religión,
plentes (1929-1936) y Consejero Titular (1940-1944). También fue leyes, entre otras, e) Étnica: diferencias entre países y razas. Asi-
Delegado oficial de la Facultad en la Misión Científica Argentina, mismo existe la denominada psicología anormal, comprendida en:
invitado por el Gobierno de Francia (1930). En ese mismo año le Espíritus excepcionales, hombres geniales; anomalías temporarias:
solicitan la redacción de un informe sobre los estudios psicológicos hipnotismo, sonambulismo; delincuentes: alienación mental; mul-
en la Segunda Conferencia Latino-Americana de Neurología, Psi- titudes criminales: hechos colectivos inherentes a episodios delic-
quiatría y Medicina Legal, en Río de Janeiro, Brasil. tivos. La psicología científica estudia los fenómenos psíquicos, el
análisis y la observación permite introducir las nociones de nor-
Sobre una denuncia de plagio malidad y anormalidad, siendo esta última una inadaptación social.
En las Actas del Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Le-
tras, en la sesión del 17 de noviembre de 1942, la delegada es- Algunas conclusiones
tudiantil Balza sostiene que Beltrán ha plagiado a Oscar Pfister y Dentro de la intensa labor llevada adelante por el Dr. Beltrán, en la
a Camargo y Marín en su obra “La Psicoanálisis”. Esta denuncia Facultad de Filosofía y Letras, podemos distinguir dos momentos
había salido a la luz en el diario estudiantil y la delegada llega a so- en su actividad académica. En primer lugar, como profesor suplente
licitar la expulsión de Beltrán. Este se defiende diciendo se me pre- del Dr. Mouchet, ocupa la función de dictar los cursos parciales
senta como plagiando libros que cito cien veces y cometen errores sustituyéndolo. También, con autorización del mismo y del Consejo
falseando la verdad de los hechos. Luego del debate se acuerda, a Directivo de la Facultad, brinda cursos parciales libres de carácter
pedido de Beltrán, que se nombre una comisión especial para que opcionales para el alumnado, cuyo fin es ampliar alguna temática
estudie el caso. del programa oficial. Podemos observar dentro del desarrollo de
sus cursos, una gran variedad de tópicos pero sobresalen los vin-
Producción científica vinculada con la cátedra culados a la psicología y emociones, psicoanálisis y criminología,
Se registran varios trabajos elaborados en el marco de su desempe- sobresaliendo la patología o anormalidad.
ño académico en la cátedra. El primero denominado “Sexualismo y En segundo lugar, como titular de la cátedra, dicta cursos oficia-
delincuencia”, se trata de un estudio de psicología criminal realiza- les presentando un clásico programa de Psicología Experimental;
do en el Laboratorio de Psicología Experimental, acerca del psiquis- incluyendo una introducción, ejes temáticos referidos a las concep-
mo de un anciano de ochenta años. En él relaciona, siguiendo los ciones de lo psíquico, emociones, conciencia y actividades psíqui-
aportes de Freud, las perturbaciones mentales con la esfera sexual cas superiores. Es interesante destacar, en el apartado denominado
de la persona y la intensa evolución que en los momentos actuales “Vida y Psiquis”, cómo el autor trabaja conceptualizaciones vin-
sufren todos los conocimientos psíquicos, debido a numerosos des- culadas a la eugenesia y biotipología principalmente. Otro aspecto
cubrimientos. El autor piensa que el delito como una manifestación a considerar es la disminución o la ausencia del psicoanálisis en
antisocial, puede en muchos casos originarse por perturbaciones estos programas. Creemos que a partir de la interpelación por el
nacidas en la esfera sexual del delincuente, llegando al crimen, así plagio, el autor prefirió abandonar el tema.
como en otras personas se desencadena en una demencia, por una
perturbación psíquica relacionada con la personalidad. Para com-
plementar su investigación fisiológica el autor realizó estudios en el BIBLIOGRAFÍA
Instituto de Fisiología de la Facultad de Ciencias Médicas. Archivos de la Universidad de Buenos Aires. (1927-1947). Imprenta de la
Otra producción aparecida como una nota extensa al libro Las Universidad.
emociones de Ch. Pfeiffer, es “Psicología de la emotividad”. De la Beltrán, J. R. (1922). Sexualismo y delincuencia. La Semana Médica, 29(37)
reseña del texto, considera útil observar en el ámbito de la clínica pp. 555-561.
psiquiátrica y de la psicología patológica los fenómenos de con- Beltrán, J. R. (1922). Psicología de la emotividad. Buenos Aires: Imp. Obras
ciencia a través de la conducta del enfermo, apenas observables E. Spinelli.
en individuos normales por vía de la introspección. La psicología de Beltrán, J. R. (1935). Contribución a la psicología de la personalidad. La
las emociones permite distinguir entre las emociones choque y las despersonalización. Anales del Instituto de Psicología de la Facultad
emociones sentimiento, realizando de manera simultánea un análi- de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Tomo I pp.
sis minucioso de la vida conciente durante cada estado emocional 129-152
y dependiendo de la edad civil del sujeto. Beltrán, J. R. (1938). Concepto de normal y anormal en psicología. Anales
En “Contribución a la psicopatología de la personalidad” trabaja del Instituto de Psicología de la Facultad de Filosofía y Letras de la
diferentes casos de despersonalización. A través del análisis de as- Universidad de Buenos Aires. Tomo II pp. 253-266.
pectos normales de la personalidad permite ver la complejidad de Beltrán, J. R. (1947). Antecedentes, Títulos, Trabajos, Actuación Universi-
la conciencia “y los distintos aspectos que presenta nuestro Yo” en taria, Científica, Técnica y Labor Docente. Buenos Aires: Imprenta de
las distintas facetas de la actividad social y profesional, entre otras. la Universidad
Luego de presentar cuatro casos clínicos de psicosis, Beltrán sinte- Mouchet, E.; Beltrán, J.R. (1923). Enseñanza de la Psicología experimen-
tiza que el fundamento de la personalidad y de la conciencia de la tal en la Universidad de Buenos Aires. La Semana Médica. 30(4), pp.
misma es de naturaleza biológica y de origen cenestésico. Cuando 176-180.
se pierde la conciencia del Yo físico, de la personalidad física, se Programas de los cursos. (1921-1947). Facultad de Filosofía y Letras, Uni-
produce la despersonalización. versidad de Buenos Aires. Imprenta de la Universidad.
En 1938 publica el artículo “Concepto de normal y anormal en psi- Rossi, L. y cols. (2001). Psicología: su inscripción universitaria como profe-
cología”. Comienza con las funciones de la psicología. a) Especial: sión. Buenos Aires: Eudeba.
se refiere a momentos evolutivos, niñez adolescencia, adultez, an-

47
LOS PROYECTOS EDITORIALES EN GREGORIO
BERMANN: EL CASO DEL BOLETÍN DE LA ASOCIACIÓN
DE PSIQUIATRAS DE AMÉRICA LATINA (APAL)
Rodriguez, Mariana Del Milagro; Lallana, Nicolas; Bianchi, Yéssica Daiana
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Este trabajo parte de un compromiso con la historia crítica, que a


Como parte de un estudio más amplio que se interroga por el papel partir del concepto de Indigenizacion, analiza los procesos de “mi-
de Gregorio Bermann en la gestación y evolución de la Asociación gración transcultural de categorías psicológicas” (Danziger, 1994;
de Psiquiatras de América Latina, el presente trabajo indaga so- Ferrari, 2014.), indagando la compleja dinámica de recepción, con-
bre los objetivos, núcleos temáticos, actores e instituciones que se solidación y legitimización de tales categorías.
visibilizaron en el Boletín de la Asociación de Psiquiatras de Amé- Conocido por sus intervenciones en el ámbito profesional y político
rica Latina (APAL). Conocido por sus intervenciones en el ámbito (Ferrari, 2010; Rossi 2008; Vezzeti, 2006), Bermann fue participe
profesional y político (Ferrari, 2010; Rossi, 2008; Vezzeti, 2006) de acontecimientos claves que van desde la Reforma Universitaria
Bermann fue gestor de diferentes emprendimientos que buscaban del ´18 a su incorporación como comandante medico en las bri-
materializar su ideario de cambio y transformación. A partir de la gadas internacionales de la guerra civil española, su participación
búsqueda de consensos, los proyectos editoriales, revistas, ana- en los movimientos por la paz, contra el nazifascismo y el antise-
les y boletines se constituyeron en un ámbito privilegiado para la mitismo, la Asociación de Intelectuales Artistas y Periodistas de la
construcción a espacios de legitimación. De los múltiples empren- Argentina, etc.
dimientos de Gregorio Bermann, este trabajo indaga en el boletín Gestor de diferentes emprendimientos que buscaban materializar
de la APAL entendiéndolo como un instrumento, un dispositivo que su ideario de cambio, Bermann emprende múltiples proyectos edi-
busco el afianzamiento de una identidad latinoamericana frente al toriales que lo convierten en un referente clave del ámbito político
embate de los polos de producción de conocimiento hegemónicos. y disciplinar de izquierda (Rodriguez, 2010). En 1936, funda en la
En este estudio, se trabajó con fuentes primarias y secundarias en- ciudad de Córdoba una de las primeras revistas que busca poner
contradas en el archivo de Gregorio Bermann y se tensionó con la en valor la Psicoterapia como instrumento de la práctica médica.
bibliografía previa identificando datos valiosos para nuestras hipó- Pensada como tribuna abierta, como plataforma de difusión de
tesis iniciales nuevas ideas (Rossi, 2008), la revista propone una alternativa al
viejo paradigma pineliano (Ferrari 2006) que se interrumpe cuando
Palabras clave Bermann parte a España y se incorpora a los servicios psiquiátricos
Historia crítica, Proyectos editoriales, Gregorio Bermann del ejército republicano.
Entre 1951 y 1954, Berman publica la Revista Latinoamericana de
ABSTRACT Psiquiatría, en la que manifiesta su propuesta de “socio-psiquia-
GREGORIO BERMANN’S EDITORIAL PROYECTS: THE CASE OF “EL tría”, como perspectiva superadora de la higiene mental tradicional.
BOLETIN DE LA ASOCIACION DE PSIQUIATRAS DE AMERICA LATINA” Ampliando los objetivos de la renovación psiquiátrica, expone tra-
(APAL) bajos y esboza respuestas que buscan alinear al grupo de psiquia-
As part of a larger study that questions the role of Gregorio Bermann tras progresistas de izquierda (Delgado, Mira y Lopez, Cabral, etc) y
in the creation and evolution of the Association of Psychiatrists of a sus jóvenes discípulos.
Latin America, this paper investigates the objectives, thematic Si como sostiene Vezzetti (2006) en su proyecto anterior nace un
groups, actors and institutions that became visible in the Bulletin discurso crítico que apunta a una reforma del campo psiquiátrico
APAL Known for his work on the professional and political spheres argentino, capaz de proyectarse al espacio iberoamericano, en el
(Ferrari, 2010; Rossi, 2008; Vezzeti, 2006) Bermann was manager boletín este programa busca continuar su camino.
of different ventures seeking to realize their ideas of change and Al ser la cara visible de una institución, las publicaciones periódicas
transformation. Editorial projects, magazines, records and bullet- implican un cierto nivel de consenso grupal con respecto a los conte-
ins provide a privileged space for building legitimacy. Of Gregorio nidos en la medida en que viabilizan núcleos conceptuales, teóricos
Bermann’s multiple ventures, this work explores the newsletter y prácticos que intervienen en un momento histórico-social determi-
APAL understood as an instrument, a device that seeks the consoli- nado (Rossi, 2008). Estos proyectos editoriales en cada una de sus
dation of a Latin American identity against the onslaught of the ma- modalidades se convierten en un insumo clave para la investigación
jor centers of production of hegemonic knowledge. We worked with histórica en la medida en que permiten visibilizar los diálogos, tensio-
primary and secondary sources found in the archives of Gregorio nes y supuestos implicados. Sin embargo, a diferencia de las revistas
Bermann and cross referenced with previous literature identifying y los anales de investigación, los boletines tienen como fin principal
valuable data for our initial hypothesis. difundir información y actividades a partir de un formato liviano y
conciso que facilite la comunicación institucional.
Key words Sabio conocedor de este potencial de trabajo, con un camino que se
Critital History, Editorial Projects, Gregorio Bermann inicia en 1916 donde fue Director de la Revista “Verbum” del Centro
de Estudiantes de Filosofía de la UBA (Fito1998), a sus 73 años,

48
Bermann retoma su apuesta por los emprendimientos editoriales y clima de movilización y cambio, las tensiones con la asociación de
en 1967 promueve, edita y subsidia la publicación del Boletín de la psiquiatras de américa latina se incrementan. Las diferencias po-
Asociación de Psiquiatras de América Latina (APAL). Este dispositi- líticas en un “Consejo” que los psiquiatras latinos pensaban como
vo, propuesto como el órgano de difusión de la nueva asociación, es un instrumento “imperialismo yanqui”, contribuyen al enfriamiento
pensado por su principal impulsor y único editor, Gregorio Bermann, del espacio (Piccinini, 2010).
como un instrumento de comunicación capaz de catalizar su pro- En 1969, Berman pone al descubierto esta situación y advierte sus
yecto de renovación psiquiátrica consecuencias retomando el pensamiento de uno de sus líderes
La hipótesis que dirige este trabajo es que el Boletín, último proyec- revolucionarios. En el volumen 4-5 del Boletín del APAL (Bermann,
to editorial que lleva a cabo Bermann, se constituye en un espacio 1969. pg. 1), declara:
que busca el afianzamiento de una identidad latinoamericana frente “Hasta ahora la Federación, miembro del consejo Interamericano no
al embate de los grandes polos de producción de conocimiento. se ha costeado con fondos que no tenemos, para las tareas ingen-
tes de los trabajos que está haciendo en Consejo Interamericano.
Desarrollo Algunos de ustedes conocen los trabajos preliminares de la reunión
Como parte de una serie de diálogos y tensiones que se inician en que se celebrara en San Antonio. Es verdaderamente impresionante
el Primer Congreso Mundial de Psiquiatras en Paris (1950), la APAL la montaña de documentos que se ha ido elaborando por parte de
encuentra su momento fundacional en Septiembre de 1960 en la los consejos nacionales. Hasta ahora todos los gastos del viaje, etc.
Ciudad de la Habana. de los miembros del consejos y de los delegados fueron costeados
En el marco de un contexto donde la Revolución Cubana se con- por las instituciones y fundaciones norteamericanas y como de-
vierte en el horizonte representativo del ideario de la cultura de cía José Martí “El que paga es el que manda”. Tenemos que tener
izquierda (Carpintero & Vainer 2004), Bermann participa de aquella mucho cuidado de que no nos manden, de que nos mandemos a
fundación con el Dr. José A. Bustamante (Cuba), el Dr. Carlos A. nosotros mismos y que no nos aparten de las tareas fundamentales
Seguín (Perú), Dr. A Pacheco e Silva (Brasil), Dr. Guillermo Dávila y de la responsabilidad que tenemos de nuestra misión”.
(México), Dr. Jesus Mata de Gregorio (Venezuela). En opinión de Bermann, era imprescindible efectuar un cambio, una
En este primer encuentro se sientan las bases estatuarias de un renovación de la psiquiatría, que debía partir de una modificación
espacio que busca apuntalar sus fines gremiales, científicos y lati- de la concepción epistémica de hombre. En tal sentido, “Don Gre-
noamericanista: gorio” habla de volver la mirada hacia nuestro hombre, al Hombre
“A. Estrechar las relaciones entre todos los psiquiatras de Latino Latinoamericano, dejando atrás la concepción de hombre nortea-
América. mericano y europeo que claramente no se ajusta a los parámetros
B. Impulsar y favorecer la investigación psiquiátrica, con especial existentes en nuestro territorio. Para ello, era necesaria la consoli-
énfasis en los problemas latinoamericanos. dación de una institución capaz de representarlos y un instrumento
C. Tomar la iniciativa y apoyar todo empeño para mejorar la pre- capaz de vencer las fronteras y distancias geográficas.
paración del medio en las disciplinas psicológicas y psiquiátricas,
tanto durante sus estudios como en la especialización. El Boletín
D. Establecer reglas uniformes para la calificación de especia- En septiembre de 1967, Berman presenta oficialmente su propuesta
listas en psiquiatría en todos los países latinoamericanos. para crear un boletín pidiendo colaboración e información a todos los
E. Mantener las más altas normas éticas entre sus miembros. filiales (Bermann, 1967). Enmarcado en su gestión como presidente
F. Establecer relaciones con organismos continentales, regio- de la asociación (entre 1966 a 1968), Bermann propone como obje-
nales o mundiales que persigan idénticos objetivos. tivo explícito el “fomento de la solidaridad y para estrechar vínculos
(extraída del Boletín Año 1, num. 2: 06/1968/ pg. 5”. Las Negritas entre los psiquiatras de nuestros países de América Latina.”
son nuestras) El primero de Diciembre del mismo año, en una reunión de la Co-
Pensado estratégicamente como un espacio que nuclee a los psi- misión Directiva de la A.P.A.L. llevada a cabo en Lima, Bermann
quiatras de América Latina, el derrotero de la institución estuvo solicita apoyo institucional para la creación del Boletín pero es re-
plagado de tensiones, diálogos y disputas que acompañaron un chazado por la asamblea debido a que el vicepresidente, Dr. Dávila
proceso de cambios más amplios que refieren al ámbito político y (de México), encargado de una propuesta de revista anterior “ase-
social disciplinar. guró que el segundo número de APAL estaba editado y que desde
Con el dominio simbólico de la Asociación de Psiquiatría america- ahora la edición seria regular.” (APAL, 1967). Si bien esta revista, no
na (APA), en el transcurso del siglo XX se inician encuentros de tiene una impresión regular y es criticada por la poca colaboración
psiquiatras de diferentes países. En ellos, se resuelve la creación de autores latinoamericanos (Piccinini, 2010), su emergencia bastó
de una institución destinada a fomentar el dialogo entre estos pro- para obstaculizar el apoyo oficial al boletín.
fesionales de América. Con la participación de seis representantes Hombre determinado, seguro de la importancia potencial del pro-
de APAL, tres de la American Psychiatric Association (A.P.A) y tres yecto y con el compromiso suficiente para tomar la decisión, Ber-
Asociación Psiquiátrica de Canadá, se decide la fundación del Con- mann elige autofinanciar el emprendimiento que asegura “tiene
sejo Interamericano de Asociaciones Psiquiátricas. una función diferente: informar y vincular”. En una carta dirigida a
En el plano oficial, el consejo se proponía la unión y el avance de un compañero venezolano manifiesta (Bermann, 1968): “Ahora le
la psiquiatría y la salud mental del continente. No obstante, en la adjunto el boletín de la APAL, que estoy haciendo pese a la opinión
praxis cotidiana las diferencias eran significativas y el encuentro contraria de la junta en su última reunión de lima. Lo he redactado
de entidades muy desiguales en términos de membresía, poder costeado y enviado con mis propios medios.”
económico y posicionamiento político contribuyeron a socavar las En Marzo de 1968, publica su primer ejemplar en donde establece
relaciones oficiales. En 1968, en la ciudad de San Antonio (Texas) la importancia que conlleva crear una distancia cultural las “metró-
y con un fuerte apoyo de la APA, se lleva a cabo la primera Confe- polis del saber” y propone horizontes comunes:
rencia de Salud Mental de las Américas. En ella, y de la mano de un “Los psiquiatras de América Latina han ido comprendiendo cada

49
vez mas que es necesario volver los ojos a las realidades naciona- raíces en sus ensayos sobre La juventud de América de 1946 y se
les. Sin duda tenemos siempre mucho que aprender de las metró- continuó a lo largo de toda su vida. En Marzo de 1969, Bermann deci-
polis del saber y de sus técnicas psiquiátricas pero ya no podemos de distribuir responsabilidad del Boletín en la Federación Argentina de
permanecer enfeudados, colonizados por ellas, como sucedía en Psiquiatras (F.A.P.). Institución que nace con su expreso apoyo, este
el siglo XIX. Estamos en presencia de una realidad americana, de espacio busca aunar a los nuevos médicos de izquierda frente a las
un hombre americano, con características propias e intransferibles, perspectivas más conservadoras del ámbito disciplinar.
con una problemática autóctona, que no es la de Paris, Berlín o En este marco, adquiere una significación particular que en el
Nueva York. “ (pg. 3) desarrollo de los 19 números de vida del Boletín, la presencia y
participación de los jóvenes psiquiatras de FAP se hace cada vez
Cargado de optimismo y fuerza emprendedora, Bermann propone más evidentes.
un modo de zanjar las dificultades que atravesaban el ámbito dis-
ciplinar y piensa la comunicación, específicamente el Boletín, como Discusión
una forma de vencer obstáculos: De las múltiples aristas de una figura tan enigmática como con-
Nuestras fuerzas son aun débiles, faltan aún muchas facilidades trovertida, como Bermann, en este trabajo identificamos algunos
psiquiátricas, carecemos en todas partes de personal calificado, elementos claves de su trayectoria. En ella, generación y el sosteni-
los recursos económicos son demasiado a menudo insuficientes. miento de programas editoriales y su creencia en la juventud como
Y especialmente necesitamos claras orientaciones para afrontar los elemento de cambio, han sido parte de una constante que se inicia
problemas propios con metodología original y responsable. [ …] con el ingreso a su vida social, política y académica en 1916.
Para contribuir a este entendimiento comun, para estrechar lazos, En este estudio propusimos una serie de que va desde la publi-
para conocernos mejor nace este Boletín. cación de la revista Psicoterapia en 1936, a La Revista Latinoa-
somos todavía membra disjecta (en latina significa literalmente mericana de Psiquiatría en 1951, hasta el Boletín de la A.P.A.L en
“miembros dispersos”) de un vasto organismo, que necesita sin 1968. En este camino, hallamos un proceso de transformación en el
embargo poseer órganos comunes, porque somos parte de un te- programa de renovación en el que la innovación promovida por las
jido vivo que se extiende a través de cordilleras y archipiélagos psicoterapias, dan paso a un proyecto de sociopsiquiatria que fue
desde Rio Grande hasta al Antártico.” (pg. 4). ampliado en la búsqueda de una identidad para los psiquiatras de
América Latina capaz de contrarestar el monopolio de la asociación
La construcción de una identidad … norteamericana.
De la mano de la revolución cubana, a mediados del siglo XX, se Sabio estratega, pero fundamentalmente emprendedor incansable,
abre un espacio de interrogación en torno a “lo latinoamericano”. Bermann encontró en el Boletín de la APAL un dispositivo liviano y
El surgimiento y expansión de la literatura, el ensayo, la sociología conciso con el que llevar adelante su proyecto de unión y construc-
y las artes, el impacto de los nuevos modelos explicativos y el im- ción de una identidad para los psiquiatras de América Latina.
pulso del pensamiento anticolonialista Dubois, James, Frank Fanon, En este sentido su trabajo condensó no solo una etapa de la psi-
etc.), empiezan a socavar las categorías explicativas hegemónicas quiatría sino también de la historia de las ideas, en el que la emer-
hasta los años sesenta. gencia de lo latinoamericano, la construcción de una identidad
Con el cuestionamiento al poder económico, político y cultural do- propiamente latinoamericana, se transformó en objeto de discu-
minante, la emergencia del pensamiento latinoamericano empieza sión y construcción de un nuevo actor social. En esta dirección,
a permear los diferentes espacios sociales y centran la atención en su creencia en la juventud como dinamo, movilizador de nuevas
la producción, distribución y consumo de los símbolos y produccio- acciones, calan hondo en sus futuras decisiones. A sus 73 años y
nes locales. siendo un referente social y político de autoridad, Bermann cede
En el ámbito psiquiátrico, la construcción de una identidad latinoa- progresivamente el bastón de mando a las nuevas generaciones de
mericana como nuevo interrogante, adquiere características particu- psiquiatras agrupados en la FAP. Las polémicas, vínculos y debates
lares. Entre ellas, la creación de un discurso que gira alrededor de un de este proceso de fines de la década del sesenta, es parte de un
“Hombre Latinoamericano” significó una diferenciación con respecto pasado que nos interpela y nos dirige hacia futuras investigaciones.
a las antiguas conceptualizaciones. Retomando el pensamiento de
Frantz Fanon, Bermann publica en el boletín 8-9 (1970, pg. 2) de la
APAL el sugestivo texto de “El Colonialismo en Psiquiatría”:
“la sumisión incondicional a las autoridades foráneas confirman la
mentalidad del colonizado, Durante siglos los intelectuales y hom-
bres de ciencia de nuestro continente estuvieron colonizados, prime-
ro por España, después por Inglaterra, Francia, Alemania y finalmen-
te por EU. El colonialismo intelectual o científico es la dominación
intelectual de un país por otro más vigoroso, mejor preparado, más
rico. Es una de las formas de conquista y de dominio, y para el que
ama a su país lo siente tan repudiable y odioso como la conquista
territorial. La mentalidad del colonizado no se caracteriza por el auto
respecto, es subalterna, subordinada. No basta proclamarse política-
mente independiente, agitar la bandera y cantar el himno al espíritu.
La personalidad sigue siendo súbdita. Sirvientes. (...)”

A pesar de los cambios en sus miramientos, la creencia de Bermann


en la juventud como elemento de cambio fue una constante que echó

50
BIBLIOGRAFÍA
APAL (1968) Estatutos. Boletín del APAL, 1(2).
APAL (1967), Actas de Lima. Archivo Bermann, Córdoba, Argentina
Bermann, G. (1969). Editorial, Boletín del APAL. 2, (4-5).
Bermann. G. (septiembre de 1967). [Carta para Miembros del consejo con-
sultativo]. Archivo Bermann, Córdoba, Argentina
Bermann. G, (1968) Editorial, Boletín del APAL 1, (1).
Bermann. G. (Marzo de 1968). [Carta para Abel]. Archivo Bermann, Córdo-
ba, Argentina
Bermann. G. (1970) El Colonialismo en Psiquiatría, Boletín del APAL 3 (8-9).
Carpintero, E. Vainer, A. (2004) Las huellas de la memoria. Psicoanálisis y
Salud Mental en la Argentina de los ’60 y ’70, Edit. Topia, Bs. As.
Celentano A. (2006) El Humanismo de Gregorio Bermann. El pensamiento
latinoamericano del siglo XX ante la condición humana. Versión digi-
tal. Recuperado en: http://www.ensayistas.org/critica/generales/C-H/
argentina/bermann.htm el 20/06/2015.
Celentano (2006) Psiquiatria, Psicología y Política de Izquierdas en Argenti-
na del S. XX: la Historia Intelectual de Gregorio Bermann.
Ferrari, F. (2014). Condiciones culturales y recepción del psicoanálisis en
Córdoba, Argentina (1915-1942). SUMMA psicológica UST, Vol. 11, No
1, 19-38
Ferrari, F. J. (2010). El freudismo de Gregorio Bermann: ejes de una práctica
psiquiátrica en Córdoba (Argentina). Memorandum, 19, 131-158.
Fito, J. L (1998) Gregorio Bermann: Reformista, pensador y Psiquiatra. Re-
vista Temas de Historia de la Psicología Volumen 6
Piccinini W. (2010) Historia Da Associacao Psquiatrica Da America latina.
Psyquiatry on line Brasil, 15 (5). Recuperado de http://www.polbr.med.
br/ano10/wal0510.php. El 20/06/2015
Rodriguez, M., & Altarmirano P. (2010). Psicología Clínica en los Momentos
de Institucionalización de la Carrera. Memorias del II Congreso Interna-
cional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVII Jorna-
das de Investigación Sexto Encuentro de Investigadores en Psicología
del MERCOSUR.
Rodriguez, M. Lallana, N. Bianchi Y. (2014). Psicología: Ideología y Cien-
cia. Antecedentes, Trayectorias y Nuevas Lecturas. Memorias Del XV
Encuentro Argentino de Historia de la Psiquiatría, la Psicología y el
Psicoanálisis.
Rossi, L. (2008) Presencia del discurso psicológico en las publicaciones pe-
riódicas en Argentina (1900-1962). Revista de Historia de la Psicología
en Argentina, 01(01)
Vezzetti H. (2006) Gregorio Bermann y la Revista Latinoamericana de Psi-
quiatría: Psiquiatría de Izquierda y ‘Partidismo’

51
HUELLAS DEL IDEARIO DE LA REFORMA UNIVERSITARIA
EN LOS PROGRAMAS ACADÉMICOS DE PSICOLOGÍA EN
LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES (1918-1957)
Rossi, Lucia; Ibarra, Maria Florencia; Jardón, Magalí
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN de archivo. Esta perspectiva en particular permite el abordaje de


Este trabajo se propone analizar los Programas Académicos per- fuentes y documentos con el fin de precisar los términos en que se
tenecientes de los dos cursos de Psicología contextualizándolos formulan, su estructura, sus objetivos, su procedencia conceptual,
conforme a variables políticas e institucionales a fin de situar el autoría y pertenencia institucional. Se entiende así como discurso
decurso del ideario de la Reforma Universitaria en sus contenidos. la articulación de un texto y un lugar social, es decir, un texto con-
Para ello se utilizarán herramientas metodológicas pertenecientes textualizado. Tal como lo señala Klaus Krippendorff (1990) desde
al análisis del discurso contextualizado aplicadas al análisis de la metodología del análisis de contenido, se trata de indagar a los
fuentes primarias y secundarias. símbolos en su contexto. Así, los historiadores dejan de ser simples
recopiladores de documentos porque han “exigido que los docu-
Palabras clave mentos se sitúen dentro del contexto histórico apropiado” (Krip-
Historia, Psicología, Reforma, Programas pendorff, 1990, p.34).
Al considerar este primer entramado en relación a otro más social,
ABSTRACT emergen herramientas propuestas por la retórica de las transfor-
TRACES OF THE CONCEPT OF REFORM IN ACADEMIC PROGRAMS maciones conceptuales, posición que se sitúa en la intersección
COLLEGE OF PSYCHOLOGY AT THE UNIVERSITY OF BUENOS AIRES entre la historia conceptual y el análisis de discurso (Rossi, 2001).
(1918-1957) Desde esta perspectiva, los conceptos son considerados en su valor
This paper analyzes the Academic Programs belonging to the two argumentativo y en su uso como estrategia de legitimación (Palo-
courses Psychologycontextualizing them according to political and nen, 2003), por eso, cobra singular importancia enmarcarlos en la
institutional in order to place the course of the ideology of the uni- historia política y social de nuestro país, teñida de drásticos cam-
versity reform in their content variables. For this methodological bios políticos que imponen reorientaciones en las concepciones
toolsbelonging use when contextualized discourse analysis applied sociales afectando la producción académica e intelectual.
to the analysis of primary andsecondary sources. Para el abordaje del contexto social, político y económico se valo-
riza fundamentalmente los trabajos de Gino Germani (1961), quien
Key words periodizó históricamente el siglo XX a partir de la interacción de cri-
History, Psychology, Reform, Programs terios políticos y sociales. Se privilegia la periodización de Germani
a través de la construcción conceptual realizada por Rossi (Rossi,
Ibarra & Ferro, 2009, entre otros), quien toma como variable el tipo
1. Introducción de la participación política para correlacionarla con las ideas de
En sus consideraciones sobre la microhistoria, Jacques Revel (2005) subjetividad y de sujeto psicológico en cada período determinado.
sostiene que la noción de contexto ha tenido tres usos en la historia: De este modo es posible describir dos períodos de democracia de
un uso retórico, uno argumentativo y otro interpretativo. Se adoptará participación restringida (1900 a 1916; 1930 a 1945), un período
en este escrito, una posición intermedia entre el uso argumentativo e de democracia de participación ampliada (1916 a 1930), un período
interpretativo. El primero hace referencia a que “el contexto presenta de democracia de participación masiva (1945 a 1955) concluyendo
las condiciones generales dentro de las cuales encuentra su lugar con un momento de democracias inestables (1958 a 1966).
una realidad, aún si no siempre se va más allá de comparar simple- Con estos supuestos, resulta relevante investigar la presencia del
mente dos niveles de observación” (p. 52); y el segundo indica que ideario de la Reforma Universitaria con las distintas nociones de
“del contexto se extraen, a veces, las razones generales que permiti- “psicología” que se desprenden de los programas de Psicología de
rían comprender situaciones particulares” (p. 52). la Universidad de Buenos Aires..
Estos distintos niveles de análisis no suponen una jerarquización
respecto a la complejidad del campo ni una posición ordinal de 2. Desarrollo.
uno respecto al otro al suponerlas ineludiblemente relacionadas. I.
Un nivel de análisis contextual requiere relacionar un texto con un Desde una dimensión de análisis político, se destaca que el clima de
contexto teórico. Articular un texto con otro conforma un entramado inclusión social impulsada por la ley de sufragio universal de 1912
teórico propio de un momento histórico determinado. Este aspec- comenzó a involucrar a la ciudadanía en una forma distinta de parti-
to del análisis contextual es fundamental a la hora de analizar los cipación. La postura “krausista” del yrigoyenismo (Roig, 1969) se fue
Programas Académicos de Psicología de la Universidad de Buenos sumando al concierto de posiciones políticas y de ideas existentes
Aires y para ello se priorizan las herramientas metodológicas apor- hasta el momento (1). El presidente Hipólito Yrigoyen consideraba la
tadas por el análisis del discurso, fundamentalmente desde la pos- necesidad de participación de todos en la “cosa pública” a través del
tura de Narvaja de Arnoux (2006), quien lo aplica a los materiales sufragio, lo cual produjo una ampliación de la participación política

52
inédita hasta ese momento. Se inicia así, con los gobiernos radicales (1932-1938), el interinato de Ramón Castillo (1938-1943) y finaliza
(1916), un período de participación política ampliada. con otro golpe con militar que abarca de 1943 a 1945. Con múlti-
Desde una dimensión de análisis institucional, la participación en ples matices, que incluyen un contexto internacional complejo en el
la cosa pública se tradujo en las Universidades, en el movimiento cual transcurrieron la gran depresión económica, el afianzamiento
que se denominó “Reforma Universitaria” iniciado en 1918 en la del estalinismo en la URSS, el comienzo de la guerra civil española,
Universidad de Córdoba a partir de un reclamo estudiantil. Entre el nazismo en Alemania, el fascismo en Italia y la Segunda Gue-
sus consecuencias se encuentran fundamentalmente la autonomía rra Mundial, el período se caracterizó en Argentina por el fraude
universitaria; la autarquía; el gobierno tripartito en el cual participan electoral a gran escala que sostuvo una sucesión de gobiernos con
profesores, docentes y estudiantes; la investigación; la extensión escasa legitimidad.
universitaria y la sustanciación de concursos académicos con un Desde el punto de vista institucional el golpe de estado de 1930
renovado procedimiento. tuvo como efecto inmediato la intervención de la Universidad de
En el plano de las ideas, el humanismo posterior a la primera pos- Buenos Aires y la modificación del Estatuto Universitario en 1931. Si
guerra se manifestó en la Universidad de Buenos Aires en una bien en algunas Facultades, como Derecho las consecuencias fue-
psicología de tinte humanista, solidaria a las ciencias del espíritu ron más drásticas - como la exoneración y expulsión de profesores
y conforme a la vertiente de la psicología vital y espiritualista de y estudiantes, la mayoría de ellos vinculados con la Unión Cívica
Bergson y Dilthey. En esta reorientación de las ideas, crítica al posi- Radical (Buchbinder, 1997)-, en la Facultad de Filosofía, en cambio
tivismo de principios de siglo, también jugó un papel determinante La década del treinta no conllevó una fractura demasiado signifi-
la presencia de Ortega y Gasset quien visitó nuestro país por pri- cativa en el funcionamiento institucional de Ia Facultad. La carre-
mera vez en 1916. ra académica no sufrió modificaciones y se desenvolvió sobre las
En 1918 Alejandro Korn fue electo Decano de la Facultad de Filosofía mismas pautas que en los años veinte. El cuerpo de autoridades fue
y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Propuso una filosofía de sustancialmente el mismo y el plantel docente tampoco se transfo-
la subjetividad que otorgó el marco para una psicología que conside- rrnó en forma significativa. (Buchbinder, 1997, p.147)
raba al sujeto en su dimensión psicológica, propulsando una filosofía De todos modos, si bien los profesores y los programas de Psicolo-
de la subjetividad (Korn, 1963) que deriva en una psicología de rai- gía de ambos cursos permanecieron estables y ambos continuaron
gambre axiológica. Así, para Korn la valoración manifiesta la perso- desarrollando sus tareas académicas enmarcados en el Instituto de
nalidad de cada Individuo y por ello son subjetivos (Korn, 1935). Si Psicología (1931), se aprecian cambios sutiles en sus contenidos. El
bien entonces los diferentes sujetos sustentan distintos valores, ello retiro forzoso de Alejandro Korn de su posición de Profesor en 1930,
no excluía, para Korn la existencia de valores sociales, articulando así señala el eclipse del discurso reformista, en especial del relativismo
el plano socio-político con el subjetivo (Heller, 1992). subjetivo, de la filosofía de la subjetividad y la psicología axiológi-
El curso de Psicología Fisiológica y Experimental, luego del falle- ca derivada de producción psicológica afectiva y valorativa, crucial
cimiento de Horacio Piñero en 1919, quedó a cargo Enrique Mou- para sostener un sujeto responsable que decide sus actos. En 1931,
chet quién reunió la tradición clínica y médica de su antecesor Korn publicó “La libertad creadora” y se afilió al Partido Socialista.
aunque reorientada hacia una psicología vital. A partir de 1920 Francisco Romero, su amigo personal, heredó su cátedra de Gno-
dio entrada a nuevas corrientes y enfoques: el psicoanálisis, la seología y Metafísica, y así comenzaba un lento viraje conceptual:
reflexología, la gestalt. incluyó en sus programas novedades alemanas de dirección opues-
En 1925 el Programa de Psicología II a cargo de Coriolano Alberi- ta, tales como como la estructura jerárquica de los valores según
ni desde 1923, se titulaba “Las teorías psicológicas de Bergson” y Max Scheler y la crítica que le realiza Nicolai Hartmann.
constaba de dos partes: la primera, introductoria, hacía referencia a Alberini también tomó cierta distancia de los acuerdos concep-
la Psicología y sus formas, la Evolución de la Psicología y los métodos tuales de Korn. En los Programas de Psicología II que hasta 1927
de la Psicología. La segunda parte ya decididamente se dedicaba a giraban en torno al concepto de personalidad, a partir de 1928 y
“La psicología de Bergson” abordando temas tales como hasta 1931 comienzan a virar hacia el concepto de “valor”. Si bien
“4. la filosofía de Bergson”, “5. La psicología en el bergsonismo”, “6. Alberini conservaba como centro de sus programas el concepto de
El método en la psicología de Bergson” “7. Doctrina de Bergson sobre “personalidad”, mostraban sutiles avances de la terminología espi-
la esencia de los psíquico”, “8. Unidad y formas de la vida psíquica”, ritualista identificables con valores absolutos e independientes de
“9. Vida y psiquis en el bergsonismo”, “10. Las formas sensitivas”, la producción subjetiva. Ya en 1933 y hasta 1938 los Programas
“11. Las formas cognoscitivas”, “12. Las formas motrices”, “13. Per- incluyen términos característicos del espiritualismo, como “esen-
sonalidad y automatismo” …. 17. La psicología empírica en el berg- cia”, “metafísica”, “metafísica del alma” y “alma”. A partir de 1939
sonismo”, “18. Espíritu y orígenes del bergsonismo” … “20. Crítica Alberini reorganiza todos los temas de los programas en torno de
de la psicología bergsoniana”. (Alberini, 1925, p.1-2). lecturas y comentarios de las obras de Spencer, Wundt, Bergson,
La psicología abordaba entonces la noción de “personalidad” para Brentano y Spranger, proponiendo un “examen comprensivo y crí-
fundamentar una subjetividad valorativa y responsable. Las nociones tico de estas teorías” (Alberini, Programa de Psicología II, 1939).
de “libertad y voluntad” de Alejandro Korn fueron conceptos solida- En 1937 se crean en el país dos nuevas universidades: la Univer-
rios con la propuesta de “personalidad axiológica” de los programas sidad de Cuyo y la Universidad Nacional de Tucumán. En ellas se
de Psicología II a cargo de Coriolano Alberini (Alberini, 1921, 1925). proyectaba el poder y la influencia del pensamiento de Coriolano
El sujeto, libre de determinaciones de orden natural, adquiría así su Alberini en el área de Filosofía, lo cual se encontraba acentuado por
dimensión psicológica en el fundamento valorativo de sus actos. su gran amistad con Ortega y Gasset.
Las cartas del Epistolario de Alberini, editadas por Diego Pró en
II. la Universidad de Cuyo, testimonian la intensa amistad que unía a
El contexto político del periodo 1930-1945 se inaugura con el golpe Ortega y Gasset con Coriolano Alberini. Sus tres visitas a Argentina:
de Estado a cargo de Uriburu con su posterior gobierno provisional 1916 (recibido por Rougés en Tucumán), en 1928 y en 1940 revelan
(1930-1932). Luego le siguieron la presidencia de Agustín P. Justo que sus recomendaciones orientan y modelan las preferencias filo-

53
sóficas y psicológicas de sus interlocutores en el marco del racio- cología II. En el Congreso Internacional de Filosofía de Mendoza de
vitalismo y son de alto impacto en los programas de psicología. La 1949 Juan Luis Guerrero y Onrubia proclamaban la psicología como
alianza entre Ortega y Gasset y Alberini como Decano de Filosofía campo autónomo; diferenciada e independiente de la filosofía. Este
y Letras de la UBA alcanza máximo efecto instituyente visible en punto de inflexión queda representado en los temas propuestos por
decidida recepción del grupo Ortega en las nuevas unidades aca- Onrubia en su programa, que circundan fundamentalmente por la
démicas que incluye cantidad de profesores españoles y europeos. Gestlatheorie y que constituyen el punto de acceso a la fenome-
nología y el existencialismo. Ese mismo año, 1949, se deroga por
III. decreto la enseñanza oficial de la psicología experimental, vigente
El golpe nacionalista de 1943 afecta profundamente a la Universidad. desde 1905. Un año después se crea la Sección Psicología y como
Las autoridades surgidas del golpe de 1943 se proponían rees- efecto inmediato la asignatura Psicología Fisiológica y Experimental
tructurar profundamente el sistema educativo, hecho que afectaba, cambia de nombre, de contenidos denominándose “Psicología I” y
como es obvio, también al sistema universitario. T. Halperin Donghi quedando a cargo de Luis María Ravagnan.
ha señalado que consideraban intolerable que la orientación de la Ambas cátedras, se “psicologizan vertiginosamente”. En un nue-
enseñanza en el nivel superior quedase librada al principio de la vo mapa la psicología está distante tanto de la filosofía como de
libertad de catedra y que percibían la autonomía como un ideal la medicina. Incorporan las novedades europeas y americanas en
superado-. Se oponían a los principios reformistas y, en consecuen- psicología: resurgen el relativismo subjetivo y humanismo propios
cia, a la estructura universitaria derivada de estos. Se impuso así de la perspectiva crítica de la segunda posguerra, el Existencialis-
una concepción profundamente autoritaria y jerárquica de la vida mo de Sartre, y la Fenomenología de Merleau Ponty, concepciones
universitaria. En noviembre de 1943 el gobierno militar decretó la dinámicas de la personalidad, Gestalt, Psicoanálisis, Culturalismo,
intervención de la Universidad. (Buchbinder, 1957, p.156). Psicología Social derivada de una teoría de campo muy atenta al
Respecto de los Cursos de Psicología de la Universidad de Buenos problema situacional y de la significación. La psicología aplicada,
Aires en 1943 Mouchet separado de la Universidad por motivos políti- la incorporación de la Psicometría, la Psicología Social y Evolutiva,
cos (había sido diputado socialista) y es remplazado por Juan Ramón muestran la tendencia a la incipiente profesionalización legitimada
Beltrán. El Programa que presenta Juan Ramón Beltrán para el curso en el Congreso de Psicología de Tucumán de 1954. Todas estas
de Psicología Experimental y Fisiológica contenía doce unidades: tendencias abonan el terreno ya fertilizado para la emergencia de
I. Definición y caracteres; II. El fenómeno psíquico; III. La psicolo- las Carreras de Psicología.
gía experimental y sus métodos; IV. Las leyes psicológicas; V. Con-
ceptos generales: VI. La constitución orgánica y la vida psíquica; III. Conclusiones.
VII. Los temperamentos; VIII. Las tendencias; IX. La sensibilidad La Reforma Universitaria en la Universidad de Buenos Aires pro-
sensorial y la percepción; X. La percepción interior. XI. La sensi- pone una psicología axiológica humanista como reacción al pro-
bilidad afectiva; XII. La psicoanálisis en psicología experimental. grama positivista hegemónico expresión el régimen conservador.
(Beltrán, Programa de 1944). La vemos florecer en los programas de los cursos de Psicología
Coriolano Alberini, pronto a jubilarse, en 1944 delega el cargo en su propiciada por Alejandro Korn y Coriolano Alberini. Esta psicología
Adjunto, León Dujovne, quien presenta un programa de siete unida- responde a los requerimientos de un sujeto participativo propio de
des que aborda la Psicología y las ciencias naturales y sociales; la la democracia ampliada. La institucionalización de esta tendencia
psicología de Platón, Descartes, Bergson, Dilthey, James y Spencer. culmina con la formalización del Instituto de Psicología en 1930.
Con el ascenso de Juan Domingo Perón a la presidencia se produ- Con el golpe nacionalista de 1930, se asiste al ocaso del refor-
jeron notables transformaciones en las universidades. Ya desde el mismo y a la pérdida de espesor y autonomía de la psicología a
discurso inaugural de su gobierno, Perón cuestionó el papel de las nivel académico en favor de una filosofía axiológica valorativa que
universidades considerándolas separadas del pueblo y por ello en el excluye la subjetividad a favor del espiritualismo. El marco original
“más completo desconocimiento de sus necesidades y aspiraciones” raciovitalista diseñado por Alberini de inspiración orteguiana, co-
(Perón, julio de 1946, p. 67). A partir de 1947 y con la sanción de la mienza a desbalancearse a favor del objetivismo valorativo. Risieri
Ley N° 13.031 se puso en marcha el objetivo de transformarlas en Frondizi y Eugenio Pucciarelli desde el Departamento de Huma-
instituciones dispuestas a la investigación y la formación de recursos nidades de la Universidad de Tucumán, reciben a García Morente
humanos que cubran las necesidades de la Nación. Luego siguió el quien desmonta el anclaje psicológico y afectivo de los valores
Decreto Presidencial N° 29337/49 que garantizaba la gratuidad de la y opera para reducir el raciovitalismo: en espiritualismo (razón) y
enseñanza universitaria y con ello el acceso de las clases populares. existencialismo (vida, existir). El golpe nacionalista de 1943, pro-
Según Buchbinder (1997), este proceso de reestructuración de las picia la renuncia masiva de profesores produciendo el avance del
universidades derivó en la supresión de las formas de gobierno uni- nacionalismo en la universidad.
versitarias generadas en la Reforma del 18, a consecuencia de lo cual El regreso de la democracia en 1946, impone la renovación concur-
muchos profesores fueron exonerados o renunciaron. sal en la Universidad. En 1947 los concursos aseguran el despla-
Su desplazamiento obligó a convocar entre 1947 y 1949 a un ele- zamiento de titulares sin concurso y la renovación de los claustros.
vado número de concursos y a designar profesores interinos para Los nuevos cursos de Psicología absorben las tendencias europeas
reemplazados. En casi dos años la totalidad de los docentes expul- de humanismo y relativismo subjetivo propios de la segunda pos-
sados por su oposición al nuevo estado de cosas en la Universidad guerra. La aclimatación francesa del existencialismo y la fenomeno-
fueron reemplazados mediante designaciones interinas primero y logía de Sartre y Ponty producen una renovación conceptual atenta
posteriormente merced a la efectivización de concursos. (Buchbin- al problema del perspectivismo, la noción de mundo y campo de
der, 1997, p.165). la Gestalt tardía, no trata ni propone el tema de la afectividad y la
Así, en 1947 Eugenio Pucciarelli gana el curso de Psicología Fisio- valoración. La psicología aparece nítidamente como campo propio
lógica y Experimental, por su condición de médico y en 1948 Luis con anclaje institucional aplicativo: psicotecnia, psicoestadística y
Felipe García de Onrubia gana el cargo de Profesor Titular de Psi- psicodiagnóstico propician su profesionalización.

54
Después de la Intervención del golpe militar de 1955 que interviene NOTA
la Universidad y afecta a los claustros, el retorno a la democracia de 1.Entre ellas podemos citar al reformismo liberal que fue una corriente
1958 significa la normalización de la Universidad a cargo del Rector de pensamiento político que convivió con otras corrientes reformistas -por
Risieri Frondizi, hermano del Presidente. Sus escritos revelan tanto ejemplo la católica o la socialista- y consideraban que la cuestión social era
la preocupación por recuperar el reformismo originario -regreso al “un elemento clave en las transformaciones políticas e ideológicas que
estatuto universitario y a la lógica concursal-, como por retomar ocurrieron en la Argentina durante la primera década de este siglo. Ideas
y resolver el debate pendiente -de extrema significación para los establecidas sobre la evolución de las instituciones políticas y sociales
seguidores de la tradición de Alejandro Korn que asistieron al des- argentinas, y sobre las relaciones entre el Estado y la sociedad fueron
moronamiento del proyecto reformista y de su psicología axiológica debatidas por una generación de políticos e intelectuales guiados por un
de una valoración afectiva subjetiva y psicológica; frente a la demo- nuevo espíritu de reforma, que José Luis Romero llamaría “el espíritu del
ledora argumentación del valorismo espiritualista de Manuel García Centenario”” (Zimmermann, 1992, p. 545).
Morente y Francisco Romero. Risieri Frondizi retoma decididamente
el problema axiológico enmarcándolo en la dialéctica de un relati- REFERENCIAS
vismo situacional con base en la teoría de campo vital psicológico Alberini, C. (1921). “Introducción a la Axiogenia”. Revista Humanidades, 1,
de Kurt Lewin. Considera al “yo” como personalidad, como función 107-149.
y estructura, referido a la experiencia y la vivencia. Su perspec- Alberini, C. (1925). Psicología II. Archivos de la Facultad de Filosofía y Letras.
tiva crítica al sustancialismo -de raigambre anglosajona- permite Buchbinder, P. (1997). Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universi-
desenmarcar el yo del confinamiento racional que le adjudicaba el dad de Buenos Aires. Buenos Aires: EUDEBA.
espiritualismo y remitirlo al concepto de personalidad. Germani, G. (1961). De la sociedad tradicional a la participación. Política y
sociedad en una época de transición. Buenos Aires: Paidós.
Heller, M. (1992). La democracia y la teoría de los valores de Alejandro Korn.
Revista de Filosofía y Teoría Política. Nro 28-29, pp. 78-85.
Klappenbach, H. (2002). La Psicología en Argentina en el período de entre-
guerras. Saber y Tiempo. Revista de Historia de la Ciencia, 13, 133-162
Korn, A. (1963). La libertad creadora. Buenos Aires: Claridad (Original
de 1924).
Korn, A. (1935). Axiología. Obras completas, Vol. 3, Ensayos filosóficos. Bue-
nos Aires: Claridad.
Krippendorff, K. (1990). Metodología de análisis de contenido. Teoría y
Práctica. Bueno Aires: Paidos.
Ortega y Gasset, J. (1923). “¿Qué son los valores?” Revista de Occidente.
Madrid
Palonen, K. (2003). La política de la Historia Conceptual. Historia Contem-
poránea, 27, 519-535.
Revel, J. (2005). Un momento historiográfico. Trece ensayos de historia so-
cial. Buenos Aires: Manantial.
Roig, A. (1969). Los krausistas argentinos. Puebla: Cajica.
Rossi, L. (2001a). Genealogía de tradiciones conceptuales en psicología, su
valoración en el marco político, social e institucional y su impacto en
la conformación de la identidad profesional. En L. Rossi y Cols. (Eds.),
Psicología: su inscripción universitaria como profesión. Una historia de
discursos y de prácticas (pp.29-44). Buenos Aires: EUDEBA.
Rossi, L.; Ibarra, M. F.; & Ferro, C. (2009). Historia de la Psicología en la Ar-
gentina. En Historia de la Psicología en Latinoamérica, 17. Recuperado
de http://www.psicolatina.org/17/index.html. ISSN: 1870-350X.
Zimmermannm E. (1992). Los intelectuales, las ciencias sociales y el re-
formismo liberal: Argentina, 1890-1916. En Desarrollo Económico,
31(124), 545-564.

55
EL DISCURSO PROFANO SOBRE LA HIPNOSIS
EN BUENOS AIRES (1886-1891).
ANÁLISIS DE DOS OBRAS TEÓRICAS
Vallejo, Mauro; Conforte, Anna
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN A tono con lo que sucedía en diversos países de Occidente du-


En las últimas dos décadas del siglo XIX la ciudad de Buenos Ai- rante esas décadas, en el último cuarto del siglo XIX irrumpe en
res fue el escenario de múltiples prácticas y discursos referidos al Buenos Aires la temática de la hipnosis. Lo hace siguiendo carriles
hipnotismo curativo y experimental. El objetivo de esta presenta- divergentes. De un lado, es posible constatar la proliferación de
ción es analizar las principales intervenciones teóricas efectuadas hipnotizadores y magnetizadores que ofrecen sus poderes curati-
por los autores que no poseían título médico. En efecto, desde el vos a los porteños que padecen enfermedades de distinto tipo. Al
campo profano se dio forma a saberes y teorías muy complejas y lado de ellos, abundan también quienes realizan demostraciones
desarrolladas acerca de la materia, sobre todo con fines de divul- públicas de los fenómenos hipnóticos e hiperestésicos, general-
gación. Los profanos dieron muestras de un interés teórico y de una mente en teatros y salones particulares (Fernández, 1996). De otro
pericia práctica mucho más fuertes que sus competidores médicos. lado, los médicos y científicos de la ciudad lentamente se interesan
En esta oportunidad nos concentraremos en dos libros sobre hipno- por esas novedades que venían captando la atención de sus cole-
tismo impresos en Buenos Aires, y cuyos autores no provenían de gas europeos. Con cierta demora, los doctores porteños realizan
las aulas de la Facultad de Medicina. Analizaremos un largo tratado unas primeras incursiones teóricas en la materia, y hacia los años
publicado en 1886 por un francés llamado Georges Borda, y luego 1888 y 1889 dan muestras de que ya realizan en sus consultorios
prestaremos atención al libro que en 1891 editó el intelectual y y hospitales experiencias prácticas de hipnotismo (Vallejo, 2014).
periodista español Justo López de Gomara. Hasta la aparición del Esa primera curiosidad respecto de los fenómenos sonambúlicos
tratado de Ingenieros a comienzos del siglo siguiente, aquellas dos alcanzará su pico más alto en una tesis defendida en 1892, pero
obras contienen los desarrollos teóricos sobre hipnosis más ambi- rápidamente se disuelve, a punto tal que hasta los primeros años
ciosos y documentados editados en la capital argentina. del siglo siguiente, y de la mano de José Ingenieros, la problemáti-
ca prácticamente desaparece de los páginas del discurso galénico
Palabras clave argentino (Rebasa, 1892).
Hipnosis, Profano, Curanderismo, Histeria Todo a lo largo de esas dos décadas, lo que llama la atención es,
por así decirlo, la ventaja que los hipnotizadores profanos le llevan
ABSTRACT a sus competidores diplomados en lo que atañe al uso efectivo de
LAY DISCOURSE ABOUT HYPNOSIS IN BUENOS AIRES (1886-1891). la herramienta hipnótica. Esa ventaja es tanto cronológica como de
ANALYSIS OF TWO THEORIC WORKS experticia. En efecto, ya desde 1880 sanadores y curanderos ejer-
During the last two decades of the 19th century Buenos Aires city cen el hipnotismo curativo, mientras que los doctores se tardarán
was the scene of multiple practices and discourses referred to the aún casi 10 años en seguirles los pasos. Por otro lado, incluso cuan-
experimental and healing hypnotism. The aim of this presentation is do los profesionales por fin se adentran en el arte de la aplicación
to analyze the main theoretical interventions made by the authors sanadora del sonambulismo artificial, salta a la vista que ese uso no
who did not have any medical degree. In fact, from the profane es ni sólido ni sistemático.
field, very complex and developed knowledge and theories on the Ahora bien, si dirigimos la mirada al territorio de los profanos, com-
matter were formed, especially for divulgation purposes. Profanes probamos que allí no solamente se llevaban a cabo duraderas y
did show stronger theoretical interest and practical expertise than firmes empresas ligadas al hipnotismo curativo -que han llegado a
their medical competitors. In this opportunity, we will focus in two nosotros sobre todo a través de avisos publicitarios impresos en los
hypnotism books printed in Buenos Aires, whose authors did not diarios de la ciudad-, sino que también cabe hablar del desarrollo
come from the Medicine University. We will analyze a long treatise de una frondosa literatura teórica. Así, no sería justa la divisoria de
published in 1886 by a French called Georges Borda, and then we aguas que quisiera colocar la práctica de la hipnosis mayormente
will focus on the book that, in 1891, edited the Spanish journalist del lado de los sanadores e ilusionistas, y el razonamiento teórico,
and intellectual Justo López de Gomara. Until the appearance of del costado de los médicos y científicos. El panorama fue mucho
Ingenieros’ treatise in the beginning of the next century, those two más complejo, estuvo atravesado de zonas grises y fronteras de
works have the most ambitious and documented theoretical deve- intercambio frecuente. Para empezar, es menester tomar en consi-
lopments about hypnosis edited in the Argentine capital. deración el papel desempeñado por los espiritistas porteños. Ellos
también se volcaron desde bien temprano al ejercicio del magnetis-
Key words mo, y a diferencia de los sanadores populares, construyeron un dis-
Hypnosis, Lay, Quackery, Hysteria curso propio o sofisticado respecto de esos problemas (Quereilhac,
2010). Incluso si en esta ocasión dejamos de lado la participación
de los kardecianos en la historia local de la hipnosis, cabe hablar
de una literatura voluminosa y con francas pretensiones teóricas

56
producida en la ciudad por fuera de la disciplina médica. El objetivo llamativos o “maravillosos” del hipnotismo, sean abordados en la
puntual de esta presentación es brindar el contexto y analizar el obra mucho antes que las teorías médicas esgrimidas para explicar
contenido de dos libros que cumplen con esta última condición. En los fenómenos, o las controversias legales que se desprenden del
el transcurso de los seis o siete años en que el hipnotismo ocupó cuestionamiento que la hipnosis parece significar para los concep-
a los médicos porteños, ellos produjeron, además de algunos artí- tos de individualidad o responsabilidad. El hecho de que aquellos
culos e informes legales, unas pocas y breves tesis de grado sobre aspectos irrumpan en la obra en los tramos iniciales refuerza el
hipnosis. En esos trabajos académicos, o bien el examen teórico era retrato del público al que ella va dirigida: no tanto a buscadores
ciertamente superficial, o bien los ejemplos clínicos constituían el de teorías eruditas, sino a curiosos que, o bien están deseosos de
único y exclusivo contenido. En ese mismo lapso de tiempo vieron saber replicar por sí mismos y sin la autorización de ningún profe-
la luz en Buenos Aires dos gruesos tratados en la materia, concep- sional los hechos hipnóticos, o bien quieren tomar contacto con los
tualmente ambiciosos y ricamente documentados, escritos por dos costados más prodigiosos o fabulosos del hipnotismo.
individuos que no provenían de la Facultad de Medicina. Esos dos De todas maneras, la temprana y reiterada mención de tales pode-
opúsculos son los ejemplos paradigmáticos del discurso profano res del hipnotismo no conduce a dar credibilidad a los relatos más
que quisiéramos exhumar. extraordinarios. En efecto, Borda opta por cierta cautela a la hora
de sopesar la presunta realidad de fenómenos citados por otros au-
Georges Borda y su lección a los médicos porteños tores. Si bien él se declara partidario de la postura según la cual la
En 1886, poco antes de que el joven médico Eliseo Luque presen- hipnosis genera un estado de automatismo absoluto, merced al que
tara la primer tesis médica acerca del hipnotismo, un individuo de los organismos son obligados a ejecutar las acciones más curiosas,
origen francés publicó en Buenos Aires un grueso tratado de 400 no por ello presta asentimiento a las leyendas sobre las capacida-
páginas sobre la temática (Luque, 1886). La obra se titulaba Las des extra-humanas de los hipnotizados. Por caso, en las páginas
Maravillas del Hipnotismo o Estudio Experimental del sueño y del en que tematiza la “hiperestesia de los sentidos” que muchos tra-
Sonambulismo Provocado (Borda, 1886). Por desgracia, sabemos tados atribuyen a los hipnotizados, Borda hace saber su escepti-
poco y nada sobre la persona del autor. Al recorrer las páginas del cismo: “Esta exaltación inaudita de los sentidos, ese automatismo
libro, nos anoticiamos de que no es médico, pero que había fre- completo de los sujetos, locamente interpretado por imaginaciones
cuentado durante algunos años la Escuela de Medicina de Montpe- complacientes, ha dado lugar con frecuencia á observaciones repu-
llier (Borda 1886: 292-293). No estamos en condiciones de estable- tadas como muy estraordinarias y como pertenecientes al dominio
cer con certeza cómo llegó a la ciudad, con qué objetivos, durante de lo misterioso. Importa prevenirse contra semejantes estravíos
cuánto tiempo permaneció en ella, ni las razones de su buen mane- y penetrarse bien de que los fenómenos hiperstésicos, no pasan
jo del castellano. Sería en extremo aventurado suponer que detrás nunca de cierta medida racional” (Borda, 1886: 152). Esa decisión
del nombre del autor no había ningún individuo real, y que estamos de permanecer cerca de lo científico se comprueba asimismo en el
frente a un seudónimo. En efecto, ninguno de los intelectuales que cuidado que pone Borda en distanciarse de otros actores como los
de inmediato se referirían a la obra en la ciudad pusieron en duda magnetizadores de feria, los explotadores de lo oculto o los curan-
la identidad del autor. En efecto, a poco de publicado el libro, tal deros iletrados. Ello se evidencia sobre todo en el modo en que el
y como comentaremos más abajo, fue citado y reseñado por una autor aborda el espinoso asunto de la telepatía o transmisión del
tesis defendida en la Facultad de Medicina de Buenos Aires y por el pensamiento, pues declara que él no cree en la realidad de esos
prestigioso Anuario Bibliográfico dirigido por Navarro Viola (Luque, hechos (Borda, 1886: 216).
1886; Navarro Viola, 1886)i. De esa forma llegamos a un sensible aspecto de la obra, dado por
Este francés residente en Buenos Aires realiza allí un minucioso la posición en que queda colocada en ella el discurso médico. A
recorrido acerca de las concepciones y experiencias relativas a la nivel manifiesto, la ciencia es lo que prima en esas páginas. El he-
hipnosis desarrolladas hasta el momento. El escrito de Borda tiene cho de que Borda se muestre cauteloso y hasta escéptico respecto
como objetivo, según comunica su autor en las primeras páginas, de los fenómenos más prodigiosos del hipnotismo, hace de él un
poder acercar al público argentino el fenómeno del hipnotismo y buen compañero de ruta de los científicos. En la misma dirección
sus beneficios prácticos, no sólo para aquellos que obraban con fi- apuntaría su constante crítica a los ilusionistas y prestidigitadores
nes científicos, sino también para los curiosos con necesidad de in- que explotan los hechos hipnóticos con un afán de lucro. Por últi-
formarse más sobre el asunto. A través de sus capítulos Borda deja mo, es el lenguaje de la medicina lo que más presencia tiene en
en claro este afán “divulgador”, al tiempo que recurre asimismo a Las maravillas del hipnotismo. Son las teorías y los autores de la
experiencias, teorías y conocimientos sobre la hipnosis correspon- medicina los que son convocados para describir y fundamentar la
dientes al campo de la medicina. naturaleza del hipnotismo, y es de esa literatura galénica de donde
Diversos elementos formales de la obra delatan ese afán de popu- provienen los ejemplos que abundan en el libro. Ahora bien, por
larización: la secuencia de los capítulos, los fenómenos que reciben debajo de esa primacía superficial de la ciencia, existe una tensión
mayor visibilidad y la posición problemática en que queda localiza- más profunda. El hecho mismo de que el primer trabajo teórico de
da la medicina o el discurso de la ciencia. Respecto del orden de largo aliento aparecido en Buenos Aires sobre hipnosis no se deba
los capítulos, no podemos pasar por alto que el segundo de ellos a un egresado de la Facultad de Medicina -circunstancia de la cual
contenga exclusivamente largas citas textuales de autores muy po- Borda era plenamente consciente-, parece no dejar bien parada a
pulares y conocidos por su atracción por los fenómenos ocultos: esa disciplina científica. Ello mismo se refuerza cuando dirigimos la
Adrien Marx y Camille Flammarion. Por otro lado, conviene tener mirada al capítulo referido a las aplicaciones terapéuticas del hip-
presente los fines propagandísticos del libro al momento de apre- notismo, pues allí encontramos el recuento de una curación exitosa
hender qué aspectos del hipnotismo son tratados en el inicio. Para efectuada por Borda en la ciudad. En esas páginas el autor ofrece
decirlo en pocas palabras, no habremos de pasar por alto que la los detalles de la terapia hipnótica empleada para sanar a un joven
descripción de los métodos tradicionalmente empleados para in- de 13 años aquejado de una corea de San Vito (Borda, 1886: 297).
ducir la hipnosis, o el inventario muy completo de los efectos más Sin decirlo abiertamente, lo que Borda muestra con ese ejemplo

57
es que la hipnosis curativa puede ser ejercida sin la necesidad de (López de Gomara, 1891: 9-10, 72). Es por ello que al cometido de
poseer título médico. Más aún, lo que resulta ciertamente sintomá- divulgar los arcanos de esa herramienta se superpone el proyecto
tico es que unos meses después, cuando Eliseo Luque presenta su con el que concluye el libro: la creación de una Facultad de Hip-
tesis médica sobre la hipnosis, este ejemplo clínico de Borda es nología, en la cual se impartirían materias de física, magnetismo,
citado de manera entusiasta por el joven profesional (Luque, 1886). electricidad, filosofía, psicología, astronomía, anatomía y un largo
De esa forma, el médico -quien abiertamente confesaba que jamás etcétera. En palabras del autor de ese sueño: “La suma de estos
había ejercido el hipnotismo- se ubicaba claramente en posición de conocimientos metódica y juiciosamente adquiridos, unidos á la ho-
discípulo de un sanador profano. norabilidad y respeto que se exige en el ejercicio de todo magisterio
Podemos decir entonces, a modo de balance, que en las páginas delicado, formarían desde luego el hipnotista competente á cuya
de 1886 se produce, por así decirlo, un choque constante entre perseverancia y laboriosidad quedaba después librado el progreso
dos empujes contradictorios: el primero está dado por un afán di- de su saber y de sus aptitudes” (López de Gomara, 1891: 204).
vulgador que quiere echar mano de los hechos más espectacula- La propuesta de la fundación de una nueva facultad que se hiciera
res o fabulosos del hipnotismo, en tanto que el segundo brega por cargo de enseñar la “ciencia de las ciencias” era la mejor forma
respetar los linderos de lo racional y lo científicamente explicable de enfrentar los designios de los doctores sin por ello elegir la vía
o verosímil. Al tiempo que el título de la obra sería el indicador más de los sanadores populares o iletradosii. Ese desafío a la ciencia
elocuente del primero, el último estaría encarnado por la aparición galénica no era una simple competencia a su accionar cotidiano,
constante de la medicina (sus conceptos, su terminología, sus au- sino que se sustentaba en una animosa crítica al organicismo de los
tores clásicos). Sin embargo, es justamente esa vacilación o inde- profesionales. Mediante un discurso que por momentos se aproxi-
finición lo que más claramente caracteriza el tono enunciativo de maba demasiado a enunciados de tinte religioso, López de Goma-
Las maravillas del hipnotismo, pues esa inclinación constante hacia ra entendía que la moral era el verdadero terreno de la hipnosis.
el ladero de la medicina nunca es, y nunca podría ser, una defensa No obstante tener relaciones con el funcionamiento fisiológico del
directa de esa ciencia. cuerpo, la hipnosis era la herramienta privilegiada para estudiar y
regenerar el costado espiritual de la humanidad. Si bien de toda
Justo López de Gomara y el ataque al monopolio médico hipnosis resulta que el cuerpo se convierte en un instrumento que
Cinco años más tarde, un intelectual que tampoco ostentaba títu- obedece ciegamente a las órdenes, ese campo de fenómenos es el
lo médico imprime en Buenos Aires un segundo tratado sobre el menos interesante. Mucho más valioso es comprobar que la hipno-
hipnotismo. Nos referimos a La ciencia del bien y del mal de Justo sis, produciendo una “emancipación relativa del alma” o una “di-
López de Gomara (1859-1923). A diferencia de lo que sucede con el sociación parcial del espíritu del cuerpo que habita”, nos abre las
autor del tratado de 1886, sobre este intelectual español tenemos puertas para un conocimiento acabado de las potencialidades del
múltiples informaciones. Este periodista e intelectual español había elemento inmaterial, su destino y origen (López de Gomara, 1891:
llegado al país a comienzos de 1880, cuando contaba con 21 años 157, 180). Además de acercar una intelección inmejorable de la
de edad. Poco después de su arribo a Buenos Aires, Gomara utilizó naturaleza del alma, ahora desprendida de su molesto compañero
su experiencia en el periodismo republicano de su país, e ingresó a carnal, el hipnotismo promete la posibilidad de hallar una solución
El Correo Español, del cual sería director hasta 1891 (momento en a problemas milenarios, como el de la criminalidad. De esa forma,
el cual vende el periódico a Rafael Calzada). Desde bien temprano el hipnólogo está llamado a convertirse en el “redentor de las so-
entabló vínculos estrechos con el roquismo, y se insertó con como- ciedades modernas” (p. 207).
didad en los ámbitos de sociabilidad más prestigiosos de la ciudad. A diferencia del libro de Borda, el tratado de López de Gomara no
En 1890 participó activamente del alzamiento revolucionario, y que- contenía muchos ejemplos prácticos de hipnotización. Si bien el
dó en la vereda de enfrente de Roca. En ese momento abandonó la autor aludía de cuando en cuando a los experimentos que había
Capital, y se dirigió hacia Mendoza, en cuya vida política y cultural efectuado “sobre personas dignas de confianza”, lo cierto es que se
actuaría durante muchos años. En 1902 regresó a Buenos Aires, y trataba de una obra esencialmente teórica. Así como hace instantes
tres años más tarde fundó El Diario Español. Además de trabajar en emparejamos el trabajo de Borda y la tesis de Luque, podemos aquí
la prensa de su comunidad, y amén de destacarse como vocero de proseguir ese artificio propedéutico, trazando un paralelismo entre
los intereses de sus compatriotas, fue autor de obras de géneros las páginas de López de Gomara y las de Gregorio Rebasa, autor
múltiples. Escribió numerosas obras teatrales (sobre todo sainetes de una tesis de 1892 en la cual el joven médico daba muestras de
costumbristas), cuentos cortos, ensayos sobre la inmigración es- una férrea maestría en la aplicación curativa de la sugestión (Reba-
pañola, el sistema educativo y un largo etcétera (García Sebastiani, sa, 1892). Si bien la disertación de este doctor indicaba el instante
2005, 2010). Esa producción ensayística de López de Gomara no en que los médicos porteños se habían apropiado finalmente del
ha sido, a nuestro entender, estudiada con detenimiento. Lo mismo manejo práctico de la hipnosis, el avance tenía su costado amar-
vale para el libro que aquí interesa. go. Comparada con las complejas elucubraciones de La ciencia del
La ciencia del bien y del mal tenía un subtítulo que hacía justicia a bien y del mal, la tesis de Rebasa era a nivel teórico una rústica y
las creencias liberales y democratizantes de su autor: El hipnotismo desordenada aglomeración de enunciados y consignas. Si bien los
y la sugestión al alcance de todos. Detrás del sentido más obvio y profesionales podían enorgullecerse de haber aprendido a explotar
evidente de esa consigna (esto eso, todo individuo puede transfor- las virtudes terapéuticas del hipnotismo, eran conscientes de que
marse en un buen hipnotizador), pulsaba una afrenta directa a las las explicaciones conceptuales que podían dar de los hechos pro-
pretensiones de los médicos. Tenemos allí la primer diferencia sen- ducidos estaban muy por detrás de las visiones doctrinales que sus
sible respecto de las opiniones de Borda. En efecto, según López de competidores elaboraban sobre ese problema.
Gomara y su pensamiento espiritualista, sería un lamentable error Esa franca toma de distancia respecto de la medicina académica
dejar en manos de los doctores el estudio y el ejercicio del hipno- guarda coherencia con un segundo aspecto en el cual el tratado de
tismo. La nueva ciencia tenía que quedar a resguardo tanto del ma- López de Gomara da la espalda a los dichos de Borda. El libro del
terialismo de los médicos como de la ignorancia de los charlatanes español prestaba absoluta credibilidad a los hechos de telepatía y

58
clarividencia. Más aún, esta obra puede ser considerada como la hay nada que deplorar. Sin ir más lejos, el autor español recordaba
incursión teórica más nutrida sobre tales tópicos que por esos años que “No hace mucho tiempo que el público bonaerense ha tenido
apareció en territorio argentino. Según el libro de 1891, la hipnosis ocasión de admirar en el [teatro] Pasatiempo la penetración de una
valía sobre todo como antesala de la psicocracia, entendida como mujer hipnotizada que leía, sin ver, cantidades o frases escritas allí
un estado al que sólo algunos individuos acceden, en el cual la mismo por los curiosos que”, maravillas que fueron observadas por
anulación de lo material y orgánico alcanza su punto más alto, y “muchos médicos y personas competentes” que pudieron recono-
al cual pertenecen los fenómenos de la lucidez, la doble vida y la cer ahí un caso de verdadera lucidez (López de Gomara, 1891: 74).
exteriorización (López de Gomara, 1891: 26). A manera de apoyo suplementario para su doctrina, el autor cita el
En ese tratado con fines de divulgación, las experiencias de hipno- ejemplo de una mujer que fue sometida por él a varias sesiones
sis abundan. Y no faltan, por supuesto, pasajes sobre la transmisión de hipnosis, y en las cuales manifestó extraordinarias capacidades
a distancia de la voluntad o la transmisión de ideas por mero con- adivinatorias (predijo el precio del oro del día siguiente y pudo des-
tacto físico, comprendidas ambas entre los efectos más curiosos de cribir a los ladrones que unos días antes habían robado unas per-
la hipnosis. Partiendo del supuesto según el cual “la voluntad, por tenencias del autor). También recupera las experiencias realizadas
ser facultad del alma, [tiene] un poder radiante de acuerdo con sus sobre un individuo de sexo masculino: “Este curioso experimento
cualidades”, López de Gomara da por evidentes y reales los hechos no me pertenece; fué realizado á la imprevista, sobre un sugeto
de telepatía (López de Gomara, 1891: 55). Si bien concede sólo a dormido por mí, y ante un reducido número de amigos que llevan
los psicocráticos la posibilidad de ejercer esa facultad en sentido nombres populares en las letras, por un distinguido diputado san-
pleno, acepta que los hipnotizados la poseen sólo a corta distancia. tafecino que estudia el hipnotismo también por afición (...) De aquí
Se muestra, por otro lado, totalmente convencido de la transmisión tomé la idea de figurar un crimen, en que su autor hubiera dejado
de la voluntad por contacto directo entre el hipnotizado y su hipno- una prenda de su uso al lado de la víctima. Casi sin excepción el
tizador. “Yo pongo una mano de cualquiera de mis sugetos, en es- sujeto, como se le había mandado, se arrojaba sobre el supuesto
tado de sonambulismo, sobre otra de cualquiera de los presentes, criminal apenas lo sentía á su lado, muchas veces aún después de
y basta que éste piense con un poco de atención ó mejor dicho que despierto; demostrando una penetración, casi pudiera decir adivi-
quiera con alguna intensidad y fijeza, para que aquél ejecute en el nación, más que sorprendente” (López de Gomara, 1891: 81)
acto la órden formulada en la misteriosa elaboración del cerebro,
cualquiera sea el idioma en que se concrete la frase mental” (López Palabras finales
de Gomara, 1891: 55) Si a los tratados revisados en las páginas que preceden, suma-
En los sujetos en que la animalidad no se presenta de modo acre- mos los textos que sobre magnetología o hipnotismo publicaron
centado, sino que priman las dotes e inclinaciones espirituales, el algunos intelectuales pertenecientes al espiritismo porteño -sobre
estado psicocrático puede ser alcanzado sin dificultad mediante el todo Ovidio Rebaudi, director asimismo de la Revista Magnetológica
ejercicio metódico de la hipnosis. Una vez lograda esa conquista, lanzada a partir de 1897-, damos con un panorama que aún debe
ciertas facultades que se confunden con la telepatía (como la de ser sometido a una reconstrucción histórica precisa. Si hasta el mo-
ver con los ojos cerrados o adivinar la voluntad de un semejan- mento teníamos evidencias dispersas del accionar que en el campo
te) se mostrarán de modo ostensible como un componente de la del hipnotismo curativo habían efectuado los competidores de la
lucidez. Que esa potestad esté al alcance de individuos elegidos medicina, la literatura a la que hacemos mención tiene el mérito de
no significa que ella sea tan frecuente como algunos oportunistas exhibir que por fuera de los canales de discusión de la ciencia ga-
pretenden. López de Gomara protesta, en efecto, contra los anun- lénica hubo en el Buenos Aires de fines de siglo un abordaje teórico
cios de sonámbulas extra-lúcidas que pregonan sus capacidades bastante sostenido sobre esos problemas. El primado que en esas
adivinatorias desde las marquesinas de los teatros: “Por centena- publicaciones tenía a veces el afán divulgador no debe hacernos
res se anuncian, públicamente, las pretendidas sonámbulas extra- perder de vista que en esas páginas se plasmaban no solamente
lúcidas, que adivinan el porvenir, revelan los secretos, penetran los rastros de las faenas de aquellos competidores, sino también abor-
misterios, hacen curas milagrosas y venden el amor, la gloria y la dajes conceptuales originales sobre las problemáticas concernidas.
fortuna. (...) Siendo, en los más de los casos, todas estas sucesoras Por último, una toma en consideración de esa literatura profana nos
de las antiguas brujas, menos discretas é instruidas que aquellas, y permitiría captar con una mirada más fina la preocupación que los
teniendo por todo capital mucha audacia y pocos escrúpulos, nunca médicos porteños manifestaron de manera reiterada acerca del pe-
se condenará lo bastante, en nombre de la ciencia, tan repugnante ligro de que el hipnotismo quede en manos de contrincantes legos.
explotación. Porque tal charlatanismo y tales abusos son princi- iHemos hallado unas desperdigadas referencias a Borda en publi-
palmente los que estravían el criterio público, ya predisponiéndole caciones posteriores, en particular de 1895. En ese año se habló
contra el estudio sensato y sus verdaderas conquistas, ya formando mucho de hipnosis en la prensa general a raíz de la presencia en
compactas falanjes de necios en favor del empirismo grosero, tan la ciudad de un célebre hipnotizador de origen italiano llamado
opuesto á la prudente labor del estudio inteligente” (López de Go- Onofroff (Fernández, 1996). Esas nuevas pistas sugieren que Bor-
mara, 1891: 72) da (o Bordas) permaneció en Buenos Aires durante unos años, que
En este punto el español se coloca del lado de los médicos. Hacien- trabajaba como ilusionista y que fue desenmascarado. Por ejemplo,
do valer un higienismo profano, él tampoco ve con buenos ojos la en un texto sobre Onofroff escrito en junio de 1895 por el periodista
competencia encarnada por esos otros practicantes del hipnotismo Florencio Madero, se lee lo siguiente: “Dos años habrá, otro Onofroff
y la lucidez. Condena sobre todo el accionar de quienes simulan -un tal Borda- quiso antes de presentarse al teatro, caracterizar sus
capacidades que en verdad no poseen, a resultas de lo cual no sólo experiencias ante una comisión de facultativos, presentándoles su
se quedan con el dinero de los ingenuos, sino que también obturan sugeto -que decía ser su esposa- y á la que ponía en tal estado de
el análisis racional de los fenómenos. De todas maneras, López de catalepsia que se la podía pinchar impunemente, con gruesos alfi-
Gomara no se opone a todos los usos teatrales de esos prodigios. leres, por todo el cuerpo. En condiciones ya la enferma, los colegas
Cuando quien realiza esas demostraciones actúa de buena fe, no del doctor [Gregorio] Chaves, hincaron el alfiler en los brazos que el

59
hipnotizador había desnudado, pero éste [Chaves] lo hizo de impro- BIBLIOGRAFÍA
viso en un muslo, y la cataléptica dió un grito de sorpresa y de dolor Borda, G. (1886) Maravillas del hipnotismo o estudio experimental del sue-
y abandonó su sitio, furiosa ella y más aún ese caballero, quien de- ño y del sonambulismo provocado. Buenos Aires: Stiller & Laas.
cía no ser correcto ese proceder del Doctor Chaves; éste, empero, Fernández, M. A. “Fenix” (1996) Historia de la magia y el ilusionismo en
con su flema de médico, tomó su sombrero y despidiéndose dijo: la Argentina. Desde sus orígenes hasta el siglo XIX inclusive. Buenos
«he sido invitado como profesor á estudiar un enfermo y me en- Aires: s/d.
cuentro con una farsa»: otros colegas lo siguieron” (Madero, 1895: García Sebastiani, M. (2005) “La eficacia de las redes y los resultados de
24-25). En una nota impresa en el diario La Nación el 1 de Junio de los vínculos: las elites de los emigrantes españoles en la Argentina
1895, se colocaba también a Borda del lado del ilusionismo (“Cosas (1862-1923)”, Revista Complutense de Historia de América, 2005, vol.
del día. El caso extraño del Sr. Onofroff. Reportaje a Manuel García 31, pp. 147-176.
en donde todo queda explicado”, La Nación, 1-6-1895). García Sebastiani, M. (2010) “Justo López de Gomara: entre el periodismo,
iiDe todas maneras, el español no se distanciaba completamente la cultura y el negocio de la política de los españoles en la Argentina”.
de los hábitos de los sanadores. Al menos en un punto. Si bien En Marcela García Sebastiani (dir.) Patriotas entre naciones. Elites in-
López de Gomara no abogaba por un uso terapéutico del hipnotis- migrantes españolas en Argentina. Madrid: Editorial Complutense, pp.
mo, no se privaba de ofrecer a la venta su diadema hipnogénica, 83-125.
un aparato diseñado por él para conseguir el estado hipnótico de López de Gomara, J. (1891) La ciencia del bien y del mal. Revelaciones de
los sujetos. Además de trazar una descripción de ese utensillo y de lo sobrehumano. Vulgarización de lo maravilloso. El hipnotismo y la
presentan una ilustración del mismo, informaba a los lectores que sugestión al alcance de todos. Buenos Aires: José Escary.
era posible adquirirlo contactando al editor, el Sr. Escary (López de Luque, E. (1886) Hipnotismo. Sus aplicaciones prácticas. Tesis presentada
Gomara, 1891: 43 n). para optar al grado de Doctor en Medicina y Cirugía. Buenos Aires:
Imprenta y Estereotipia del Courrier de La Plata.
Madero, F. (1895) Madero versus Onofroff. “Modus operandi” del pseudo-
adivinador. Observaciones prácticas. Su estudio y descripción. Buenos
Aires: Jacobo Peuser.
Navarro Viola, A. (1887) Anuario bibliográfico de la República Argentina, Año
VIII - 1886. Buenos Aires: Imprenta de M. Biedma.
Quereilhac, S. (2010) La imaginación científica: ciencias ocultas y literatura
fantástica en el Buenos Aires de entre-siglos (1875-1910), Tesis doc-
toral, Universidad de Buenos Aires.
Rebasa, G. (1892) La sugestión en terapéutica. Buenos Aires: Imprenta Eu-
ropea.
Vallejo, M. (2014) “Buenos Aires mesmérica. Hipnosis y magnetismo en
la cultura y la ciencia de la capital argentina (1870-1900)”. Revista
Iberoamericana - América Latina - España - Portugal, Berlín, Vol. 14,
N° 56, pp. 7-26.

60
POSTERS

61
LOS PSICÓLOGOS EN ARGENTINA.
RELEVAMIENTO CUANTITATIVO 2014
Alonso, Modesto M.; Klinar, Doménica
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Key words


Se expone una aproximación cuantitativa sobre las/os psicólogas/ Psychologists, Argentina, Quantitative Survey
os en Argentina en 2014. Este relevamiento se realiza desde 1993,
a través del contacto directo con las Universidades con la carrera
de Psicología, Asociaciones y Colegios de Psicólogos en las provin- BIBLIOGRAFÍA
cias, y diversos organismos públicos. Algunos datos se encuentran Alonso M.M. (1994) Los Psicólogos en la República Argentina. Datos Cuan-
desactualizados por diversas razones de cada institución consulta- titativos. Acta psiquiát psicol Amer lat, 40 (1):50-55.
da, y se indican en el póster. Por las características de este releva- Alonso M.M., Eagly A. (Eds) (1999) Psicología en las Américas. Caracas,
miento, la información presentada es aquella que se recibió hasta Soc. Interamericana de Psicología.
el 30 de octubre de 2015. Los cuadros que se presentan informan Alonso M.M. (2006) Los Psicólogos en la Argentina. Psicodebate, nº 6
sobre: 1.-Universidades de Gestión Pública y Privada: año de crea- Alonso M. M. , Klinar D. (2014) Los Psicólogos en Argentina. Relevamiento
ción, total de egresados, ingresos de alumnos, egresos en 2014, 2014. VI Congr. Internac. de Invest. y Práctica en Psicología. Buenos
total de alumnos en curso, totales comparativos y porcentajes de Aires, 26-29 nov 2014
participación. 2.-Distribución geográfica de profesionales de la psi- Cortada de Kohan N. (1978) La Psicología en Argentina. En: Ardila R., La
cología realmente activos (no sólo matriculados) y su relación con Profesión del Psicólogo. México, Trillas.
la población local, datos sobre habitantes por profesional y sobre la INDEC - Censo Nacional de Población, Familias y Viviendas-2010
cantidad de profesionales cada 100.000 habitantes. 3.- Evolución PMSIU 2005 (Min. De Educación, Ciencia y Tecnología) Anuario 2005: Esta-
histórica de la cantidad de profesionales, cantidad de carreras, fa- dísticas Universitarias.
cultades y programas de psicología desde 1965 al 2013. 4.-Apro- Pugliese S. (1985) Relevamiento. FEPRA. Comunicación personal.
ximación a la distribución de profesionales activos, por áreas de
actividad, ámbitos y género. 5.-Síntesis de relaciones cuantitativas
entre los valores obtenidos, y entre estos y otra información socio-
demográfica.

Palabras clave
Psicólogos, Argentina, Relevamiento Cuantitativo

ABSTRACT
PSYCHOLOGISTS IN ARGENTINA. QUANTITATIVE SURVEY 2014
We expose a quantitative approximation about the amount of
Pshychologists in Argentina during 2014. This survey has been
done since 1993, by contacting the different Universities that have
a degree in Psychology, Associations, and different public organiza-
tions. Some of the data is outdated for different reasons that some
of the institutions presented and these are indicated in the poster.
Because of the characteristics of this investigation, the information
presented here has been received until October 2015. The tables
presented here inform about: 1.-Public and Private Universities:
creation year, total amount of amount of graduates, number of in-
come and graduated students during 2014, current total students,
comparative amounts of participation. 2.-Geographical distribution
of Psychologists who are active (not the amount of enrolled pro-
fessionals) and their relationship with the local population, data on
population per professional and professional every 100.000 inhabi-
tants. 3.- Historical evolution of the amount of Psychologists, Uni-
versities with degree in Psychology since 1965 until 2014. 4.-Ap-
proximated distribution of active professionals per work area, ambit
and gender. 5.-Summary of the quantitative relationship between
values and between these and other demographic information.

62
ORIENTACIóN PROFESIONAL EN LAS FUERZAS
ARMADAS DE LA PCIA DE CBA EN LA DECADA DEL 70
Ferrando, Anabela; Luque, Marianela Del Rosario
Universidad Nacional de Córdoba. Argentina

RESUMEN BIBLIOGRAFÍA
El presente trabajo pretende reconocer cuáles eran las prácticas Altamirano, P., Ferrero L. (2011) Antecedentes de la psicología en Córdoba:
psicológicas, relativas a la psicotecnia, desarrolladas dentro de demandas de los sectores industrial y educacional que propiciaron la
las fuerzas armadas de la provincia de córdoba durante la década formación de la carrera. Córdoba, Facultad de Psicología. UNC. Revista
de 1970. El análisis de dichas prácticas nos permitió reconstruir Tesis 2011, N° 2. pp 3-20
la concepción de sujeto trabajador que las orientaba. El princi- Courel, R., Talak A. (2001) La formación académica y profesional del psicó-
pal objetivo de este estudio fue indagar sobre la concepción de logo en Argentina. En Problemas Centrales para la formación académi-
sujeto trabajador que fundamentaba estas prácticas psicológicas ca y el entrenamiento profesional el psicólogo en las Américas. Vol. 1.
y la posible relación entre esta concepción y las demandas y ca- Sociedad Interamericana de Psicología, pp. 21-83. Buenos Aires.
racterísticas propias del ámbito en el cual se desarrollaban. La Epelman, M. (1982). Reseña histórica de la salud y seguridad ocupacional.
metodología utilizada consistió en la revisión de fuentes prima- Ecuador. Dirección General de Higiene y Seguridad Ocupacional. Minis-
rias y secundarias. Se realizaron entrevistas a profesionales que terio del Trabajo Nicaragua. Memorias del Primer Curso Internacional
ejercieron sus prácticas dentro de estas instituciones. Los datos de Medicina del Trabajo.
obtenidos fueron analizados con una metodología cualitativa. El Gordillo, M. (1991) Los prolegómenos del Cordobazo: Los sindicatos líderes
estudio nos permitió concluir que las prácticas relativas a la psi- de Córdoba dentro de la estructura de poder sindical. Desarrollo Eco-
cotecnia no eran proscritas en la medida en que respondían a nómico. Vol. 31 No. 122
una demanda puntual de las instituciones en las que se ejercían y Ibarra, M.F., Rossi,L. (2014) La enseñanza Técnica según Enrique Mouchet:
estaban al mismo tiempo fundamentadas en una concepción del Una perspectiva humanista sobre la psicología aplicada al trabajo en
sujeto conveniente a dichas instituciones. Argentina. En VI Congreso Internacional de Investigación y Práctica
Profesional en Psicología XXI Jornadas de Investigación Décimo En-
Palabras clave cuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de
Orientación Profesional, Córdoba 1970, Prácticas Psicológicas, Psicología-Universidad de Buenos Aires.
Fuerzas Armadas Ibarra, M. F. (2009, June). Relevamiento de fichas, protocolos y documentos
con prácticas psicológicas utilizados en el área laboral tendiente a la
ABSTRACT construcción de una genealogía conceptual: Argentina 1920-1955. En
OCCUPATIONAL PSYCHOLOGY AND PROFESSIONAL ORIENTATION Memorias del I Congreso Internacional de Investigación y Práctica Pro-
INSIDE ARMED FORCES OF CÓRDOBA IN 1970S fesional en Psicología. Jornadas de Investigación. Quinto Encuentro de
This paper aims to recognize which psychological practices were Investigadores en Psicología del MERCOSUR (Vol. 16, p. 6).
developed within the armed forces from the province of Cordoba Klappenbach, H. (2005). Historia de la orientación profesional en Argentina. Uni-
during the decade of 1970 concerning psychotechnics. The analysis versidad Nacional de San Luis. Orientación y sociedad, Vol. 5, pp 37-48.
of these practices allowed us to reconstruct the concept of wor- Muñoz, M.A. (2011) Investigación y política en los Anales del Instituto de In-
ker subject that guided them. The main objective of this study was vestigaciones Psico-Pedagógicas de la Universidad Nacional de Cuyo.
to investigate the concept of worker subject which underlay these 1948-1966. Constitución del campo de la orientación vocacional. Uni-
psychological practices and the possible relationship between this versidad Nacional de San Luis. Faculltad de Ciencias Humanas. Revista
concept and the demands and characteristics of the area in which diálogos Vol. 2 No. 1 pp 49-66
they were developed. The methodology consisted in a review of Rossi, L. (2009) Psicología en Argentina: Indicios, Antecedentes y Modali-
primary and secondary sources. Interviews with professionals who dades de
exercised their practices within these institutions were conducted. Formación Sistemática, Presencia en la Profesionalización Universitaria.
The data obtained was analyzed using a qualitative methodolo- Buenos Aires. Facultad de Psicología. UBA. Revista de Historia de la
gy. The study allowed us to conclude that the practices regarding Psicología en Argentina. No. 2
psychotechnics were not banned to the extent that they responded Rossi, L. Col.(1997) La psicología antes de la profesión. El desafío de ayer:
to a specific demand from institutions in which they were exercised instituir las prácticas.Buenos Aires, EUDEBA.
and, at the same time, they were based on a conception of subject Rossi, L., Ibarra, M. F., & Kirsch, U. (2010). Psicología en Argentina: criterios
appropriate to such institutions psicológicos en los diseños de fichas del área laboral (1920-1945).
Anuario de investigaciones, 17, 401-407.
Key words Santos Veiga, F. (1968) Psicología Práctica y Mando Militar. Buenos Aires.
Professional Orientation, Córdoba 1970, Psychological Practices, Biblioteca de actualización militar. Círculo Militar Buenos Aires.
Armed Forces

63
RESÚMENES

64
LA “PEDIATRÍA PSICOSOMÁTICA” EN LA OBRA
DE FLORENCIO ESCARDÓ: HACIA UN ENFOQUE
BIO-PSICO-SOCIAL DE LAS ENFERMEDADES
INFANTILES (1951-1964)
Briolotti, Ana
Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN Key words


El trabajo se inscribe en una investigación histórica que explora las History, Childhood medicine, Psychology, Psychoanalysis
relaciones entre la medicina infantil, la psicología y el psicoanálisis
en el ámbito local a mediados del siglo XX. Analiza libros y artícu-
los de Florencio Escardó (1904-1992), con el fin de situar los rasgos BIBLIOGRAFÍA
distintivos de la “pediatría psicosomática”, enfoque impulsado por el Asúa, M. de. (2012). La pediatría como disciplina cultural y social. Archivos
autor hacia los años cincuenta. La pediatría psicosomática se propu- Argentinos de Pediatría, 110(3), 231-236.
so como una nueva forma de entender la práctica médica, que partía Borinsky, M. (2010). Historia de las prácticas terapéuticas con niños. Psi-
de considerar al niño como un organismo en situación cuyos actos cología y cultura (1940-1970). Tesis de doctorado inédita. Facultad de
vitales eran inextricablemente somato-psíquicos, psico-emocionales Psicología (UBA).
y psico-sociales. De allí que la actitud pediátrica básica consistiera en Cosse, I. (2010). Pareja, sexualidad y familia en los años sesenta. Buenos
estudiar al enfermo desde esas tres vertientes, considerando el con- Aires: Siglo Veintiuno Editores.
tinuo conformado por el niño y su familia. La pediatría psicosomática Darré, S. (2013). Maternidad y tecnologías de género. Buenos Aires: Katz
pretendió ser más que la simple añadidura del aspecto psicológico Editores.
del niño en el examen médico. Por ello incorporó al enfoque de la Escardó, F. (1951). Discurso en representación de la Sociedad Argentina de
medicina psicosomática la variable social, lo cual se tradujo en una Pediatría (XIIIas Jornadas Pediátricas Rioplatenses - Córdoba, 21-24
mirada singular y novedosa, que reunió aportes de la sociología, la de mayo de 1950). Archivos de Pediatría Del Uruguay, XXII(2), 135-139.
antropología cultural, la psicología y el psicoanálisis y situó al pedia- Escardó, F. (1956). Enfoque pediátrico del psicosomatismo. Archivos de Pe-
tra como médico del niño y de su familia. diatría del Uruguay, XXVII(3), 145-160.
Escardó, F. (1956). Enfoque pediátrico del psicosomatismo (Conclusión).
Palabras clave Archivos de Pediatría del Uruguay, XXVII(4), 240-248.
Historia, Medicina infantil, Psicología, Psicoanálisis Escardó, F. (1956). Qué es la pediatría. Buenos Aires: Editorial Columba.
Escardó, F. (1957). La “Pediatría Psicosomática” como disciplina normativa.
ABSTRACT Archivos Argentinos de Pediatría, XLVIII(2), 67-70.
“PSYCHOSOMATIC PEDIATRICS” IN THE WORK OF FLORENCIO Escardó, F. (1964). El ejercicio de la profesión. Boletín Del Instituto Intera-
ESCARDÓ: TOWARDS A BIO-PSYCHO-SOCIAL APPROACH OF mericano Del Niño, XXXVIII(151), 392-402.
CHILDHOOD DISEASES (1951-1964) Macchioli, F. (2010). Los inicios de la terapia familiar en la Argentina. Im-
This paper is part of a historical research that explores the relationship plantación, configuración y desarrollo de un nuevo campo disciplinar
between child medicine, psychology and psychoanalysis in Argentina, (1960-1979). Tesis de doctorado inédita. Facultad de Medicina (UBA).
in the mid-20th century. It analyzes books, articles and conferences Plotkin, M. (2003). Freud en las pampas. Orígenes y desarrollo de una cul-
of Florencio Escardó (1904-1992), in order to give an account of the tura psicoanalítica en la Argentina (1910-1983). Buenos Aires: Editorial
distinctive features of the “Psychosomatic Pediatrics”, approach Sudamericana.
proposed by the author to the 1950s. Psychosomatic Pediatric was Puga, T. F. (2012). Reseña histórica de la pediatría latinoamericana. Re-
proposed as a new way of understanding medical practice, by consi- cuperado de http://www.alape.org/documentos_pediatria_latinoame-
dering the child as an organism in situation whose vital events were ricana.php
inextricably somato-psychic, psycho-emotional and psycho-social. Rose, N. (1990). Governing the Soul: the Shaping of the Private Self. Lon-
Thus, the basic pediatric attitude consisted in studying patients con- don/New York: Routledge.
sidering these three aspects and focusing especially in the continuum Rustoyburu, C. (2012). Infancia y maternidad en los discursos de la pedia-
formed by the child and its family. Psychosomatic Pediatric pretended tría psicosomática (Buenos Aires, a mediados del siglo XX). Tiempos
to be more than the simple addition of the psychological aspect of the Históricos, 16(1), 59-86.
child in the medical examination. Thus, it joined the social variable to
the Psychosomatic Medicine , which resulted in a unique and inno-
vative approach that brought together contributions from sociology,
cultural anthropology, psychology and psychoanalysis, and located
the pediatrician as a child and family physician.

65
30 AÑOS DE LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA
A TRAVÉS DE ALGUNAS DE SUS CÁTEDRAS:
…CAMBIOS Y PERMANENCIAS
Bouza, Mariana
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN BIBLIOGRAFÍA
Este trabajo tiene como objetivo presentar algunos de los cambios Ariés, Ph.: “La historia de las mentalidades” en “La nueva historia” de LE
y permanencias en relación a asignaturas y al alumnado de nuestra GOFF, J. Ed. Mensajero, España, 1978.
Facultad de Psicología a lo largo sus 30 años de creación en la Bruner, J.: “La fábrica de historias: Derecho, literatura, vida”. Fondo de cul-
UBA. Para ello y dado que “evocar el pasado requiere tanto arte tura económica, 2da. Ed., Bs. As, Argentina, 2013.
como información” el modo de registro ha sido efectuado a partir Carlino, P.: “Escribir, aprender y leer en la Universidad” Una introducción
de datos que se obtuvieron mediante entrevistas a profesores de a la alfabetización académica. Fondo de cultura económica; Bs. As.,
algunas de las materias actuales. El estudio realizado tiene básica- Argentina, 2005.
mente entonces el carácter de un trabajo de investigación explora- Cuesta, V.: “Historia, narrativa y enseñanza” UNLP, en “La historia enseñada
torio (que podrá ampliarse en futuras investigaciones) en el que se N° 8” de Clío & Asociados, Santa Fé, República Argentina, 2004.
intentará agrupar narrativamente a ciertas particularidades que han Freire, P.: “Primeras palabras” en “Política y Educación”, Ed. Siglo XXI, Mé-
sido obtenidas a partir de las respuestas recibidas. Luego dichas xico, 1996.
cuestiones se contextualizarán desde un marco teórico que estará Hobsbawm, E.: “Sobre la historia”, Crítica, Ed. Grijalbo, Barcelona, España,
fundamentalmente comprendido por autores relacionados primor- 1998.
dialmente con formas de conocimiento histórico. Le Goff, J.: “Las mentalidades. Una historia ambigua” en “Hacer la historia”
Vol. III. Ed. Laia, Barcelona, España, 1974.
Palabras clave Perrenoud, Ph.: “La evaluación de los alumnos: De la producción de la ex-
Historia, Psicología, Cátedras, Escritura académica celencia a la regulación de los aprendizajes. Entre dos lógicas”, Ed.
Colihue, Bs. As. Argentina, 2008.
ABSTRACT Sirvent, M.T.: “El proceso de investigación”. Estadística Educacional I, UBA,
THE FACULTY OF PSYCHOLOGY OF THE UNIVERSITY OF BUENOS material de cátedra, 2013.
AIRES: ITS 30° ANNIVERSARY THROUGH SOME OF ITS SUBJECTS Steiman, J.: “Didáctica en la Educación Superior”. Ed. Miño y Dávila, Es-
This work has the objective to introduce some changes and stan- paña, 2009.
dings to relation with subjects and students of our Psychology Traverso, E.: “El pasado, instrucciones de uso”, Ed. Prometeo, Bs. As., Ar-
Faculty of the Buenos Aires University in its 30° Anniversary. For gentina, 2011.
that and because “remember the past requires both art and infor- White, H.: “Ficción histórica, historia ficcional y realidad histórica”, en su
mation” the main database has been done through some details libro homónimo, Buenos Aires, Prometeo, 2010.
from interviews done to some present subjects´ s professors. This
study is basically an exploration investigation work (that we can REFERENCIAS VIRTUALES
improve in futures works) in which we try to put together to the http://www.clarin.com/educacion/Psicologia-UBA-prestigioso-ranking-
language some things and thoughts that are present at the success mundial_0_475152602.html ( del 04/05/2011 )
interviews. Later that information will be involved with theoretical http://www.uba.ar/
authors predominantly from the historic knowledge. http://www.psi.uba.ar/institucional.php?var=institucional/agenda/30_ani-
versario_facultad.php
Key words
History, Psychology, Subjects, Academic writing

66
EVALUACIÓN PSICOLÓGICA EN LOS PROGRAMAS
ACADÉMICOS DE PSICOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD
DE BUENOS AIRES (1930-1962)
Elcovich, Hernán Gustavo
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN BIBLIOGRAFÍA
El presente trabajo presenta el estado de avance del proyecto de Bernstein, J. (1960) “Apéndice sobre vocabulario psicométrico fundamen-
investigación La Inserción de Modelos de Psicodiagnóstico y Eva- tal y fuentes de información de los test”, en P. Pichot, Los test menta-
luación Psicológica en los Programas Académicos de Psicología les; Buenos Aires. Editorial Paidós.
(1930-1962): un Análisis sobre las Tensiones Conceptuales de la Falcone, R. “Influencia del Grupo Rosario en la creación de la Carrera de
Vida Académica y su Relación con el Contexto Social y Político. Co- Psicología en la U.B.A.”, en Rossi, Lucía A. (2001), Psicología: su ins-
rrespondiente a una beca de maestría UBACyT, se enmarca dentro cripción universitaria como profesión. Una historia de discursos y de
de la programación UBACyT 2014-2017 Los Programas Académi- prácticas, Bs.As., Eudeba.
cos de Psicología de la Universidad de Buenos Aires entre 1896 y Fingerman; G. (1975): Psicotécnica y orientación vocacional (6ta ed). El Ate-
1957: Paisajes Contextuales, Tensiones Discursivas e Indicios de neo. Buenos Aires. (Primera edición de 1954).
Profesionalización, dirigido por la Dra. Lucía Rossi. De acuerdo a Luque; E.: “Nicolás Tavella: la investigación psicoestadística” en Psicología:
la clasificación propuesta por Montero & León (2007) este proyec- su inscripción universitaria como profesión” Lucía Rossi y colaborado-
to corresponde a una investigación ex post facto retrospectiva, es res, Buenos Aires, Editorial Eudeba, 2001.
decir que se relacionan variables de situaciones ya acontecidas, Narvaja de Arnoux, E. (2006) Análisis del Discurso: Modos de abordar ma-
mediante un estudio historiográfico bibliométrico, dado que las uni- teriales de archivo. Buenos Aires. Santiago Argos Editor.
dades de análisis son documentos, que incluye resultados de orden Rodríguez Sturla, P.: “Jaime Bernstein: El Psicodiagnóstico Clínico” en Psi-
cuantitativo y cualitativo. cología: su inscripción como profesión”. Ed. Lucía A. Rossi; editorial
Eudeba, Buenos Aires, 2001.
Palabras clave Rossi; L. (1997): “La Psicología Laboral: un perfil psicotécnico”. En Rossi y
Historia de la Psicología, Evaluación Psicológica, Programas Aca- Cols.: La Psicología antes de la Profesión: El desafío de Ayer: Instituir
démicos las Prácticas, Bs. As. EUDEBA, pp. 139-173.
Rossi, L. (1997,b): “Nueva fundación del Instituto de Psicotecnia en Tucu-
ABSTRACT mán. Entrevista al Prof. Jorge Bianchi”. En Rossi y Cols.: La Psicología
PSYCHOLOGICAL ASSESSMENT IN PSYCHOLOGY ACADEMIC antes de la Profesión: El desafío de Ayer: Instituir las Prácticas, Bs. As.
PROGRAMS AT UNIVERSITY OF BUENOS AIRES (1930-1962) EUDEBA, pp. 166-173.
This work presents the report of the research project “La Inser- Rossi, L. (2001). Instituciones de psicología aplicada según períodos y
ción de Modelos de Psicodiagnóstico y Evaluación Psicológica en cambios demográficos en Argentina. En Rossi, L y Cols Psicología: su
los Programas Académicos de Psicología (1930-1962): un Análisis inscripción universitaria como profesión. Una historia de discursos y de
sobre las Tensiones Conceptuales de la Vida Académica y su Rela- prácticas. Buenos Aires, EUDEBA.
ción con el Contexto Social y Político” (Insertion of Psychodiagno- Rossi, L. (2005). Los Consejeros de Orientación Profesional. En Psicología en
sis and Psychological Assessment Models at Academic Programs Argentina. Vestigios de Profesionalización Temprana. Buenos Aires, JVE.
of Psychology (1930-1962): Analysis about Conceptual Tensions of
Academic Life and its Relation with Social and Politic Context). It
belongs to an UBACyT Master’s grant. The UBACyT 2014-2017 pro-
gram is named: Los Programas Académicos de Psicología de la Uni-
versidad de Buenos Aires entre 1896 y 1957: Paisajes Contextuales,
Tensiones Discursivas e Indicios de Profesionalización (Academic
Programs of Psychology from University of Buenos Aires between
1896 and 1957: Contextual Landscapes, Discursive Tensions and
Indications of Professionalization), directed by Dra. Lucía Rossi.
According to classification proposed by Montero & León (2007),
this project corresponds to a restrospective ex post facto research.
Variables of past situations are related through histographic biblio-
metric study, since units of analysis are documents which include
qualitative and quantitative results.

Key words
Psychology History, Psychological Assessment, Academic Programs

67
TERAPIA FAMILIAR ENTRE ESTADOS UNIDOS,
EUROPA Y LATINOAMERICA (1978-1981)
Macchioli, Florencia Adriana
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN BIBLIOGRAFÍA
La publicación Terapia familiar. Estructura, patología y terapéutica Bertrando, P. & Toffanetti, D. [2000] (2004). Historia de la terapia familiar.
del grupo familiar, fue editada y dirigida en la Argentina por Alfre- Los personajes y las ideas. Barcelona: Paidós Ibérica.
do Canevaro entre 1978 y 1991, primera revista en castellano que García, L. N. (2012). La recepción de la psicología soviética en la Argentina:
tenía el propósito de ser el puente entre la lengua hispana y sajona lecturas y apropiaciones en la psicología, psiquiatría y psicoanálisis
de la especialidad. Su primer número se publica en ambas lenguas, (1936-1991). Tesis doctoral no publicada. Buenos Aires: Facultad de
pero por dificultades de costos no puede seguir implementándose Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.
esta edición bilingüe. No obstante, este hecho pone de manifiesto García, L.; Macchioli, F. y Talak, A. (2014). Introducción. En García, L.,
la pretensión de esta producción: fomentar la introducción e inter- Macchioli, F. y Talak, A. M. (2014). El niño y la familia en la psicología
cambio de aportes norteamericanos, europeos y latinoamericanos argentina, 1900-1970. Perspectivas históricas y cruces disciplinares.
en sus páginas. El objetivo de este trabajo, partir de un abordaje Buenos Aires: Biblos.
histórico crítico, es a partir de las distintas secciones de la revista Macchioli, F. (2010a). Los inicios de la Terapia Familiar en la Argentina.
(artículos, libros, eventos científicos, ateneos clínicos, diálogos, pro- Implantación, configuración y desarrollo de un nuevo campo disci-
pagandas) trazar estos itinerarios. plinar. 1960-1979. Disertación doctoral no publicada, Facultad de
Medicina, UBA.
Palabras clave Macchioli, F. (2010b). Entre mitos y olvidos. Historia y epistemología de
Historia, Circulación, Saberes, Practicas la terapia familiar argentina. En Actas del XI Encuentro Argentino de
Historia de la Psiquiatría, la Psicología y el Psicoanálisis, Volúmen 11
ABSTRACT (2010) pp. 293-303, ISSN 1851-4812.
TERAPIA FAMILIAR BETWEEN USA, EUROPE AND LATIN AMERICA Macchioli, F. (2012). Terapia Familiar y Teoría de la Comunicación Humana
(1978-1981) en Acta Psiquiátrica y Psicológica de América Latina. Acta Psiquiátrica
The journal Terapia familiar. Estructura, patología y terapéutica del y Psicológica de América Latina, vol. 58(3), pp. 201-209.
grupo familiar, was edited and directed by Alfredo Canevaro in Ar- Macchioli, F. y García, L. (inédito). Circulación, recepción y transformación
gentina between 1978 and 1991. It was the first magazine about de saberes de la psicología, psiquiatría y psicoanálisis en la Argentina
family therapy in Spanish language, and had the purpose to be the (1900-1993). Plan de trabajo, Convocatoria para proyectos UBACyT
bridge between the Hispanic and Anglo-Saxon developments. Its 2014-2017.
first issue was published in both spanish and english, but it couldn’t Revista Terapia familiar. Estructura, Patología y Terapéutica del grupo fami-
be sustained later beacuse of the costs of a bilingual edition. Howe- liar, período 1978-1987.
ver, this shows the aim of this production: encourage the intro- Vezzetti, H. (2007a). Historias de la psicología: problemas, funciones, obje-
duction and exchange of American, European and Latin American tivos. Revista de Historia de la Psicología, 28 (1), 147-166.
knowledges and practices in their pages. From a critical historical
approach, the objective of this paper is to analyze different sections
of the journal (articles, books revisions, scientific events, clinic dis-
cussions, dialogues, advertisements) to map these itineraries.

Key words
History, Circulation, Knwledges, Practices

68
RECUPERACIÓN DE MARCAS EN LA ENSEÑANZA DE
LA PSICOLOGÍA (EN LA UBA), QUE DEJÓ LA ÚLTIMA
DICTADURA MILITAR (1976-1983)
Osorio, Natalia Verónica; Alonso, María Mercedes; Diamant, Ana
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN BIBLIOGRAFÍA
La investigación indaga las particularidades de la enseñanza de la Blaustein, E. & Zubieta, M. (1998) “Subversión en el ámbito educativo. Co-
psicología en la Universidad de Buenos Aires, en el período his- nozcamos a nuestro enemigo.” en Decíamos ayer. La prensa argentina
tórico referido (1976-1983). Se pretende identificar, caracterizar y bajo el proceso.[versión digital] Buenos Aires: Colihue. Recuperado en
analizar las marcas y valoraciones que estas prácticas educativas Biblioteca Escolar de documentos digitales: http://biblioteca.edu.ar
dejaron en aquellos docentes que se formaron en ese período y su Daleo; Casareto; Cabrera; Pico (2013) “Filo (en) rompecabezas. Búsqueda
implicancia en el desarrollo profesional posterior, poniendo especial colectiva de la memoria histórica institucional (1966-1983)”
énfasis en la importancia de la disciplina para la formación docente. Diamant, A. (2010) Testimonios de enseñar y aprender. Ser psicólogo en la
A través de un análisis hermenéutico, se intenta la reconstrucción UBA de los 60. Buenos Aires: Teseo.
simbólica de las acciones y las prácticas, a partir de fuentes docu- Diamant, A. (dir.) (2014) Reposición de trazas e itinerarios didácticos en la
mentales de época (revistas, publicaciones, normativas, planes de formación universitaria (UBA) para la enseñanza de la psicología. In-
estudio) y entrevistas realizadas a profesores que enseñaron con- terpelaciones al desdibujamiento de la Carrera de Profesorado. (1957-
tenidos psicológicos y a estudiantes de entonces. La elección de 1976). Proyecto UBACyT 2014-2017.
utilizar la técnica de la historia oral para el abordaje metodológico Pineau, P., Mariño, M., Arata, N., & Mercado, B. (2006) El principio del fin.
de los testimonios resulta esencial para conocer y comprender las Políticas y memorias de la educación en la última dictadura militar
ideas que sobre los hechos tienen quienes participaron de ellos, (1976-1983). Buenos Aires: Colihue.
como así también para la recuperación de registros de múltiples Puiggrós, A. (1996) Qué pasó en la educación argentina. Desde la conquista
memorias que recorten tramos de una historia reciente sobre la que hasta el menemismo. Colección triángulos pedagógicos. Buenos Aires:
no hay documentación suficiente ni interpretaciones que interpelen Kapelusz.
los documentos. (Diamant, 2010) Southwell, M & Vassiliades, A. (2009) Regulación estatal y formación do-
cente durante la última dictadura militar en la Provincia de Buenos
Palabras clave Aires. Pensamiento Plural, 3:117-135.
Psicología, Enseñanza, Dictadura, Formación Docente

ABSTRACT
RECOLLECTION OF MARKS LEFT ON PSYCHOLOGY TRAINING
(CARRIED OUT IN THE UNIVERSITY OF BUENOS AIRES) BY THE LAST
MILITARY DICTATORSHIP (1976-1983)
The research is aimed at investigating the particular characteris-
tics of the teaching of psychology at the University of Buenos Aires,
in the referred historical period (1976-1983). It intends to identify,
characterize and analyze the marks and valuations left by these
educational practices on those professors formed in that period and
its implication on the subsequent professional development, stres-
sing on the significance of the discipline for the teaching training. It
is intended to carry out a symbolic reconstruction of the events and
practices, through a hermeneutical analysis based on documentary
sources of that time (magazines, publications, regulations, curri-
cula) and interviews conducted with students and professors who
taught psychological contents at that time. It is essential to use the
oral history technique chosen for the methodological approach of
testimonies to be able to know and understand the thoughts on the
fact of those who were part of the events. This technique is also es-
sential to the document retrieval on multiple memories to segment
sections of recent history which there is not enough documentation
nor interpretations to question the documents.

Key words
Psychology, Education, Dictatorship, Teacher Training

69
ANÁLISIS Y GÉNESIS DE LA CONCIENCIA EN E.B. DE
CONDILLAC Y TH. RIBOT. NOTA SOBRE EL LEGADO DE
LAS LUCES EN LA CONSTITUCIÓN DE LA PSICOLOGÍA
EMPÍRICA
Pavesi, Pablo Emilio
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Key words


Estudiamos aquí la filosofía de E.B. de Condillac (1714-1780), recu- Condillac, Ribot, Analysis, Genesis, Sensation, Method
perada como uno de los fundamentos de la psicología de la “nueva
psicología” instaurada por Th. Ribot en 1870 por oposición al espi-
ritualismo de la Restauración. Nuestro método es el de la historia BIBLIOGRAFÍA
conceptual; nuestro marco general lo otorga una historiografía que Condillac, E.B. de (1947). Oeuvres Philosophiques. Ed. G. Le Roy. Paris :
investiga el legado conceptual de las Luces en la formulación y PUF. 3v.
legitimación histórica de la(s) psicología(s) como saber científico Dewaule, L. (1892). Condillac et la psychologie anglaise contemporaine.
y universitario. Argumentamos que en su estudio de la percepción Paris: Alcan.
sensible, Condillac se ve compelido a utilizar dos métodos diferen- Ehrsam, R. (2012). Représentation des sourds et muets et fonctions de
tes, un método analítico (por el cual la sensación es elemento de la parole de Descartes à Kant. Archives de Philosophie, 75, 643-667.
la conciencia) y otro genético (por el cual la sensación es origen de Grandi, G. (2008). Reid and Condillac on Sensation and Perception. A
la conciencia). Nuestro objetivo es mostrar (contra la bibliografía Thought Experiment on Sensory Deprivation. Soutwest Philosophy Re-
reciente) que esta ambigüedad marca la riqueza de la incidencia view, 24, 191-200.
de esta filosofía en la psicología -como análisis formal o teoría del Heidsieck, F. (1985). La métaphysique de Condillac. Archives de Philoso-
desarrollo de la conciencia-. Nuestra conclusión es ésta: mientras phie, 48, 643-652.
que Condillac prioriza el análisis sobre la génesis (haciendo de la Le Roy, G. (1937). La Psychologie de Condillac. Paris: Boivin.
segunda un álgebra), Ribot suprime el primero y afirma el segundo: Mondolfo, R. (1921). Un psicologo assoziazionista : E. B. de Condillac. Bo-
la sensación es un origen pero no es un elemento. Esa decisión es lonia: Capelli.
condición de la instauración de una psicología como ciencia natural. Moravia, S. (1974). Il pensiero degli Idéologues. Scienza e Filosofia in Fran-
cia (1780-1815). Firenze: La Nuova Italia.
Palabras clave Nicolas, S., Ferrand, L. (2000). L’état de la philosophie et de la psycho-
Condillac, Ribot, Análisis, Génesis, Sensación, Método logie en France dans les années 1870 selon Théodule Ribot. Revue
d’Histoire des Sciences Humaines : Aux origines de la psychologie eu-
ABSTRACT ropéenne (16e-19e siècles), 2, 105-106.
ANALYSIS AND GENESIS OF CONSCIOUSNESS IN E.B. DE CONDILLAC Nicolas, S., Murray, D. (2000). Le fondateur de la psychologie “scientifi-
AND TH. RIBOT. NOTE ON THE LEGACY OF THE ENLIGHTENMENT IN que” française : Théodule Ribot (1839-1916). Psychologie et Histoire,
THE CONSTITUTION OF EMPIRICAL PSYCHOLOGY 1, 1-42.
We analyze E.B. de Condillac’s (1714-1780) philosophy, recovered Ribot, Th. (1870). La psychologie anglaise contemporaine (école expéri-
as one of the foundations of the “new psychology” established by mentale), Paris : Ladrange.
Th. Ribot in 1870 as opposed to the spiritualism of Restoration. Our Ribot, Th. (2000). Philosophie et psychologie en France [1877]. Revue
method is that of conceptual history; our overall framework is pro- d’Histoire des Sciences Humaines : Aux origines de la psychologie eu-
vided by a historiography that researches the conceptual legacy of ropéenne (16e-19e siècles), 2, 107-123.
the Enlightenment in the formulation and historical legitimating of Schwegman, J. (2010). The « System » as a Reading Technologie. Pedagogy
psychology(ies) as scientific and academic knowledge. We argue and Philosophical Criticism in Condillac’s Traité de Systèmes. Journal
that, in his study of sense perception, Condillac is forced to use of the History of Ideas, 71, 387-409.
two different methods, an analytic method (in which sensation is an Vidal, F. (2000). La psychologie empirique et son historicisation pendant
element of consciousness) and a genetic one (in which sensation l’Aufklärung. Revue d’Histoire des Sciences Humaines : Aux origines de
is the origin of consciousness). Our aim is to show (using recent la psychologie européenne (16e-19e siècles), 2, 29-55.
bibliography) that this ambiguity marks the substantial impact this Vidal, F. (2006). Les sciences de l’âme. XVIe-XVIIe siècles. Paris-Genève :
philosophy has on psychology -as formal analysis or development Champion-Slatkine, 2006.
theory of consciousness-. We conclude that, while Condillac gives
priority to analysis over genesis (making development an algebra),
Ribot omits the former and affirms the latter: sensation is an origin
but not an element. That decision is a condition for setting up a
psychology as a natural science.

70
VII Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología

XXII Jornadas de Investigación

XI Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR

Se terminó de editar en la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires en el mes de octubre de 2015

71