Está en la página 1de 2

Instrucciones:

1. Prepare el documento para verlo en paralelo con El paracaidismo localizado en la carpeta Práctica_02.

2.- Cambie el tamaño del papel a A4 únicamente para la página 2 (sección 2)

Los deportes extremos


Los deportes extremos son todas aquellas actividades o disciplinas en su mayoría ya
existentes, pero que debido a circunstancias especiales o situaciones particulares
implícitas como el peligro y la dificultad para realizarlos, se les consideran extremos.
Por ejemplo, escalar una roca que está a unos centímetros del piso no se considera
deporte extremo, en cambio si se realiza en una pared vertical rocosa a cientos de
metros ya se le considera extremo.

Este reciente término que se ha popularizado en la última década del siglo xx, ha sido
utilizado dentro del deporte alternativo y por lo medios de comunicación para relacionar
su producto y atraer la atención de quienes están en busca del reto y la aventura.

Algunos deportes extremos son: paracaidismo, vuelo en parapente, rafting o descenso


de ríos, ciclismo de montaña, escalada, salto en bungee, excursionismo, buceo,
motonáutica, espeleología, etc.

Estos deportes de aventura y quienes los practican, tienen ciertas características como:

1) No hay reglamentación fija.


2) No hay horario específico.
3) Las prácticas varían el ritmo y la intensidad.
4) Los deportes son originales y creativos.
5) Hay una constante búsqueda de placer y satisfacción.
6) Sensaciones de riesgo y aventura.
7) Necesidad de autorrealización.
8) Satisfacción de preferencias.
9) Ampliación del yo (personalidad).
10) Control de emociones.
11) Compromiso personal.
12) Liberación psíquica y física.
13) Búsqueda de nuevos retos.
14) Exteriorización del estrés.
15) Desarrollo de una práctica diferente.
16) Influencia de modas.
Sin embargo, este tipo de actividades requiere de mayor conocimiento y conciencia que
cualquier otra, ya que el riesgo se incrementa por la velocidad o la altura.

Algunos científicos han determinado que esta pasión por el peligro puede tener una raíz
fisiológica, es decir, que se encuentra relacionada con los niveles de determinadas
sustancias, como la adrenalina o ciertos neurotransmisores que hacen que algunas
personas sean más audaces que otras.