Está en la página 1de 1

Lamento mucho que

te haya pasado esto.


Comprendo que te sientas
muy enojado. Respira, inhala…
exhala... Cuando te sientas más
calmado pensamos en una
solución.
¡NO!

SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2018
Ante alguna situación que nos inquieta, podemos reaccionar positiva
o negativamente; hacer acciones que nos ayuden a recuperar la calma, nos permite
reconocer y expresar adecuadamente nuestras emociones y nos dispone
a reaccionar más positivamente. En ocasiones nos esforzamos demasiado
por alejar los sentimientos de tristeza, enojo, frustración, etc. Sin embargo,
entre más naturalmente se expresen y acepten estos sentimientos, más sencillo
resulta deshacerse de ellos o al menos disminuirlos.

Recuerda que cada persona es distinta, por lo que la forma en la que una persona se siente ante un hecho puede ser
muy diferente. Por ejemplo, subirse a una montaña rusa.

Cuando tu hijo esté muy alterado, trata de mantener la calma y ayúdalo a bajar la intensidad de sus emociones. Con un
tono tranquilo, recuérdale respirar y motívalo a hacer algo que le ayude a calmarse (dibujar, caminar, platicar, etc.). Sé
paciente y demuéstrale que estás con él. Que descubra que nunca pierde tu cariño, sin importar cómo se sienta.
Pregunta a tu hijo, “¿qué ha pasado?”, escucha con atención, esto le alentará a seguir hablando de lo que le altera y le
molesta, y por lo tanto se sentirá más capaz de enfrentarse a sus sentimientos y problemas.

Resiste la tentación de negar los sentimientos, aconsejar o mejorar las cosas al instante. Permite a tu hijo expresarse,
no interrumpas, puedes decirle frases como: “oh”, “mmm”, “ya veo”.

Ayúdales a nombrar la emoción que están sintiendo.

Ten una actitud compasiva y empática que muestre un genuino interés en lo que están experimentando, aunque a tus
ojos sean cosas de niños o de poca importancia. Recuerda que tu hijo es distinto a ti y su mundo y sus preocupaciones
son distintas.

Acepta todos los sentimientos, sin embargo si es necesario restringe las acciones.
“Veo que estás muy enojado, puedes hablar con tu hermano y decirle que eso no te ha gustado, pero no golpear”.

Da ejemplo de esfuerzo por recuperar la calma cuando tú te enfrentes situaciones


que te despierten emociones muy intensas.
¿Quieres recibir este boletín
en tu correo electrónico?
Inscríbete en
www.amigosnet.net