Está en la página 1de 4

SESIÓN DE APRENDIZAJE

CONOCEMOS LAS VIRTUDES DE SAN JOSÉ OBRERO


I.- DATOS GENERALES:
1.1. Docente : Rosa Uceda Gil
1.2. Grado : Quinto “A”
1.3. Área : Religión
1.4. Fecha : 03/ 06/19

II.- APRENDIZAJES ESPERADOS:


Competencia y Capacidad Desempeños ¿Qué nos dará evidencias
de aprendizaje?
COMPETENCIA: Construye su identidad como persona humana, amada Reconoce el amor de Dios en las Plasma las virtudes de
por Dios, libre y trascendente, comprendiendo la doctrina de su propia virtudes de San José Obreo San José Obrero
religión, abierta al diálogo con la que les son cercanas. presente en la Historia de la
CAPACIDAD: Salvación respetándose a sí
Conoce a Dios y asume su identidad religiosa y espíritu y espiritual como mismo y a los demás. Instrumento de
persona digna libre y trascendente evaluación.
Lista de cotejo

I. SECUENCIA DIDACTICA
TIEMPO 10
VER
MINUTOS
Motivación
- Observan una lámina de San José Obreo y Dialogan cuanto saben de èl.
- Responden a preguntas: ¿Quién es este personaje?, ¿Lo conocen?., ¿Qué saben de su vida?, ¿Han escuchado hablar de San Josê?,
¿Qué saben de èl?, ¿Serà importante conocerlo?
- Escuchan la declaración del tema: Hoy conocerán las virtudes de San Josè y harán un compromiso para imitarlo
- Recuerdan las normas de convivencia para la sesión.
JUZGAR TIEMPO 30 MINUTOS
Iluminación
- Leen y analizan en grupo una ficha de lectura obre San José (Lectura en cadena)
- Escriben en papelotes sus apreciaciones sobre la vida de San Jose.
- Socializan sus apreciaciones con una exposición
Profundización:
- Rezan la oración a San Josè.
Oh san José, cuya protección es tan grande, tan fuerte y tan inmediata ante el trono de Dios, a ti confío todas mis intenciones y deseos.
Ayúdame, san José, con tu poderosa intercesión, a obtener todas las bendiciones espirituales por intercesión de tu Hijo adoptivo,
Jesucristo Nuestro Señor, de modo que, al confiarme, aquí en la tierra, a tu poder celestial, Te tribute mi agradecimiento y homenaje.
Oh san José, yo nunca me canso de contemplarte con Jesús adormecido en tus brazos. No me atrevo a acercarme cuando Él descansa
junto a tu corazón. Abrázale en mi nombre, besa por mí su delicado rostro y pídele que me devuelva ese beso cuando yo exhale mi último
suspiro.
San José, patrono de las almas que parten, ruega por mi! Amén
- Describen las virtudes De San Josè en un organizador visual:

SAN JOSE

- Socializan sus respuestas


- Dibujan a San Jose con la técnica del esgrafiado
ACTUAR TIEMPO 30 MINUTOS
Actuar:
Se comprometen avivir como San Josè a la luz de la verdad Escribiéndolo.
Revisar: (Procedimiento de la información)
Se hará a través de una ficha preparada por la docente formadora (Ver anexo N° 01)
Celebrar: Rezanos la oración del Ángelus:
El Ángel del señor anuncio a María.
Y ella concibió por obra del Espíritu Santo.
Dios te salve, María ….Santa María
He aquí la esclava del Señor
Hágase en mí según tu palabra.
Dios te salve, María ….Santa María
Y el verbo se hizo carne
Y habito entre nosotros.
Dios te salve, María ….Santa María
- Responden a las preguntas de metacognición : ¿qué les pareció la clase de hoy?¿qué te gusto más?¿qué dificultades tuviste?¿cómo
lo superarías?
II. CRITERIOS DE EVALUACIÓN.
CRITERIO INDICADORES INSTRUMENTOS
- Identifica a San Josè en el Plan de Ficha de evaluación
Discernimiento de fe Salvación . Guía de observación
San José – Vida y Obra - Virtudes

Dios le confió a San José una misión excepcional: ser esposo de la Virgen María y padre adoptivo de
Su Hijo, Jesús, constituyéndose así en el Custodio de la Sagrada Familia. San José es, por lo tanto, el
santo que más cerca está de Jesús y de la Virgen.

Las fuentes de información confiable sobre la vida de San José son el evangelio según San Mateo y el
evangelio según San Lucas. Existen una variedad de escritos posteriores con muchos detalles
contradictorios que se le atribuyen a su vida (el “Evangelio de Santiago”, “La Historia Copta de San
José”, la “Vida de la Virgen y la Muerte de San José”, etc.), pero estos libros no están dentro del
canon de las Sagradas Escrituras y nunca han sido considerados verdaderos por la Iglesia.
San José era descendiente del rey David y probablemente nació en Belén, aunque vivía en Nazaret
en el tiempo de la Anunciación. Su oficio era el de carpintero (Mateo 13,55, Marcos 6,3), su padre se
llamó Jacob (Mateo 1,16) y parece que era el tercero de seis hermanos. La tradición nos transmite la
figura del joven José como un muchacho de mucho talento y un temperamento humilde, dócil y devoto.
Las palabras de la Anunciación por parte del ángel Gabriel acerca de la venida del Hijo de Dios que se encuentran en el
Evangelio según San Lucas 1,28-38, fueron dichas «a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un
hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María.» (Lucas 1,27).
En la cultura judía de entonces, toda mujer debía pertenecer a un hombre: a su padre, a su esposo o, si fuera viuda, a un hijo,
por lo que este compromiso daba ya los derechos de la vida conyugal; es decir, María ya es esposa de José, aún cuando ella
no había salido todavía de la casa paterna (Mateo 1,20,24).
José fue hombre agradable a Dios: justo, bueno (Mateo 1,19). Cuando María quedó embarazada por obra del Espíritu Santo
es evidente que José aún no sabía cuál sería su papel en este misterio; pero pronto quedaría aclarado cuando el Ángel del
Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu
casa; si bien está esperando por obra del Espíritu Santo, tú eres el que pondrás el nombre al hijo que dará a luz. Y lo llamarás
Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados» (Mateo 1,20,21).
De esta manera, aunque José no era padre natural de Jesús, el Hijo de Dios, a él se le encomendó darle el nombre, lo que era
propio del padre o tutor y, por lo tanto, San José se convierte en el hombre elegido por Dios para una confianza muy
especial: ser el Custodio del Redentor, de María Santísima y del misterio cuyo cumplimiento habían esperado desde hacía
muchas generaciones la estirpe de David y toda la “casa de Israel”.
Durante la Navidad en Belén (Lucas 2,1-18), contemplamos a San José en medio de circunstancias adversas, muy cerca de
Santa María, lleno de delicadezas con Ella. Jesús va a nacer. Él ha preparado lo mejor que ha podido aquella gruta del
pesebre. Pidámosle nosotros que nos ayude a preparar nuestra alma para recibir a Jesús.
Luego vemos a la Sagrada Familia en el momento de la presentación en el templo (Lucas 2,22-35). De nuevo San José dice
“sí” a Dios, sin objeciones ni demoras, cuando “el Ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma
al niño y a su madre y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes buscará al niño para matarlo.» José
se levantó; aquella misma noche tomó al niño y a su madre y partió hacia Egipto” (Mateo 2,13,14).
Imaginemos esa huida de noche, a través de cientos de kilómetros de desierto, hacia un país extraño, sin conocer su lengua,
sus costumbres, sin contactos, sin trabajo del cual vivir… para después de un tiempo regresar, siempre en obediencia a la
voluntad del Señor (Mateo 2,19-23).
Seguramente Jesús llamaba “padre” a José (Lucas 2,48), pero en el templo de Jerusalén, después que él y María encontraron
a Jesús a quien habían perdido de vista, José escucha las misteriosas palabras: «¿Y por qué me buscaban? ¿No saben que yo
debo estar donde mi Padre?» (Lucas 2,49)… y José, lo mismo que María, saben bien de Quién habla. No obstante, Jesús
estaba sumiso tanto a José como a María (Lucas 2,51) tal como un buen hijo está sumiso a sus padres.
Pasan los años de la vida oculta de la Sagrada Familia de Nazaret. El Hijo de Dios, enviado por el Padre, está oculto para el
mundo, oculto para todos los hombres, incluso para los más cercanos. Sólo María y José conocen su misterio. Viven este
misterio cada día. El Hijo del Eterno Padre pasa, ante los hombres, por hijo de ellos; por «el hijo del carpintero» (Mateo
13,55). Al comenzar el tiempo de su misión pública, Jesús recordará, en la sinagoga de Nazaret, las palabras de Isaías que en
aquel momento se cumplían en Él, y los vecinos y los paisanos dirán: «¿No es el hijo de José?» (Lucas 4,16-22). El Hijo de
Dios, el Verbo Encarnado, durante treinta años de vida terrena permaneció oculto: se ocultó a la sombra de José. Al mismo
tiempo, María y José permanecieron escondidos en Cristo, en su misterio y en su misión.
Como se puede deducir del Evangelio, San José dejó esta vida antes de que Jesús se revelara al mundo como Cristo, pues no
aparece en los relatos del Evangelio de Su predicación, pasión, muerte y resurrección. Al morir Jesús, María queda sin familia
cercana (viuda, sin hijos) que la pueda acoger y, para los judíos de entonces, es como una maldición para una mujer el
quedarse sola. Jesús, estando en la cruz, confía María a su discípulo Juan, “Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a
su casa” (Juan 19,27). Sería absurdo, inconcebible, que una madre tuviera que ir a vivir con otro familiar teniendo esposo o
hijos propios.
A propósito de San José, nuestro recordado Juan Pablo II, nos regala esta reflexión: “La Iglesia, que, como sociedad del
Pueblo de Dios, se llama a sí misma también la Familia de Dios, ve igualmente el puesto singular de San José en relación con
esta gran Familia, y lo reconoce como su Patrono. Esta meditación despierta en nosotros la necesidad de la oración por
intercesión de aquél en quien el Padre celestial ha expresado, sobre la tierra, toda la dignidad espiritual de la paternidad. La
meditación sobre su vida y las obras, tan profundamente ocultas en el misterio de Cristo y, a la vez, tan sencillas y límpidas,
ayude a todos a encontrar el justo valor y la belleza de la vocación, de la que cada una de las familias humanas saca su fuerza
espiritual y su santidad”.
Él nos puede ayudar a obtener muchos frutos, si comprendemos bien su mensaje y cómo acudir a él.
Dios eligió a José desde la eternidad para que estuviera al lado de Jesús y María en el momento crucial de su plan.
Tuvo que lidiar con el milagro del nacimiento, la creación de una familia, su defensa y manutención.
Y la hizo desde algo poco valorado en el siglo XXI, el silencio, el anonimato y el cumplimiento del deber.
Veamos en este artículo que conclusiones podemos sacar de su actitud para nuestras vidas.
Porque su ejemplo va más allá de si uno es padre o madre, sino que se refiere a los valores y a la conducta cristiana.

¿POCA COSA LA DE SAN JOSÉ?


¡No, enorme!
Veamos las 10 maneras en que nuestra mirada a San José nos pueda ayudar.
1 – SENCILLEZ
En Juan 6, cuando Jesús declara audazmente: “‘Yo soy el pan bajado del cielo’. Y decían: ‘¿Acaso este no es Jesús, el hijo de
José?’“ (Jn 6:41-42).
“Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán
ninguna recompensa del Padre que está en el cielo” (Mt 6: 1).
“Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y
glorifiquen al Padre que está en el cielo” (Mt 5:16).
La diferencia clave es la simplicidad. Cuando actuamos con simpleza, no prestamos ninguna atención a nuestra gloria, sino
que buscamos sólo la de Dios.
Esa sencillez es la modestia del alma, protegiendo la intimidad que tenemos con Dios mediante la oración, el ayuno y la
limosna.
2 – SILENCIO
Ni una sola vez en la Biblia oímos una palabra del gran San José.
Este silencio de san José es muy elocuente.
Nos enseña una actitud fundamental para entrar en profunda oración: el silencio.
Si estamos constantemente bombardeados por los ruidos, entonces es imposible escuchar la Palabra de Dios, al Espíritu
Santo que nos habla en la suave brisa del silencio.
También el silencio de San José nos enseña la importancia de ejemplo.
Debemos demostrar nuestra autenticidad por medio de palabras, y también por nuestras acciones.
San José le enseñó al mundo el camino santo que vivió.
3 – ORACIÓN
San José era un hombre de oración.
Un extraordinario papel que desempeñó en la historia de la salvación.
Era tanto el esposo de María la Madre de Dios, así como el padre adoptivo de Jesús, el Hijo de Dios vivo.
San José realidad enseñó a Jesús a hablar y a hacer frente a Dios como “Abba” (papá).
4. VALOR Y VIRILIDAD
En una sociedad en la que demasiados hombres eluden sus obligaciones hacia sus esposas, hijos y familiares.
Y a su vez se enredan en vicios y la vida fácil en caso de dificultades.
San José brilla como modelo de valor y fortaleza.
5 – PROTECCIÓN
San José tanto protegió como fue providente para la Sagrada Familia.
Era un duro trabajador ejerciendo el oficio de carpintero.
Se ganó el pan con el sudor de su frente.
Él no pensó de sí mismo, sino estuvo atento a la forma que podría proveer y proteger más a la familia que Dios había
confiado a su cuidado.
Supliquemos al buen San José proveer y proteger nuestra vida espiritual.
6 – TRABAJO
Es un santo que sabía cómo arremangarse y ponerse en un duro día de trabajo.
José nos recuerda la dignidad del trabajo, bellamente capturado en Gaudium et Spes :
A través del trabajo ofrecido a Dios el hombre se asocia con la obra redentora de Jesucristo, que confiere una dignidad
eminente sobre el trabajo cuando en Nazaret Él trabajó con sus propias manos. (GS 67)
7 – DESCANSO
Mientras que José nos muestra la dignidad del trabajo, tuvo algunos de sus mejores momentos mientras dormía.
Fue aquí que Dios le habló en varias ocasiones a través de sueños.
Se pueden distinguir dos tipos de descanso: el sueño físico y el abandono espiritual a Dios. Ambos son críticos para la
santidad.
El sueño nos renueva para otro día de trabajo y el amor. Pregúntale a la madre de un recién nacido sobre la importancia del
sueño.
8 – FAMILIA
José era un gran hombre, pero ¿dónde habría estado sin su familia, sin Jesús y María?
Dudo que hubiera hecho muchas apariciones en el blog de carpinteros judíos aún si hubiera vivido en el siglo XXI.
La santidad de José vino a través de Jesús y María, sirviéndoles y recibiendo de ellos.
Del mismo modo, Dios nos atrae hacia sí a través de los que nos rodean.
9 – EL SÍ A JESÚS Y MARÍA
Por supuesto, la familia de José no es tu familia normal. Hay una gracia especial acerca de Jesús y María.
Si comparamos nuestras familias a la Sagrada Familia, podríamos estar tentados al desaliento.
Pero por la bondad de Dios, Jesús y María no son distantes, sino que son íntimamente cercanos a nosotros: Jesús es nuestro
salvador y hermano, y María es nuestra madre tierna.
José, por su parte, nos puede ayudar a estar cerca de Jesús y de María, tal como lo hizo.
Al final, todas nuestras prácticas de este tiempo son simplemente decir “sí” a Jesús.
10 – DEVOCIÓN A LA VIRGEN Y JESÚS
Podemos rogarle al bueno de San José por la gracia de un mayor conocimiento y amor a María.
¡Tú devoción a María dará un gran salto!
Y también ruega a San José por la gracia del conocimiento íntimo de Jesús, de amar a Jesús con más ardor y seguir a Jesús
más de cerca.
Aparte de María nadie conoció mejor a Jesús en la tierra que San José.
La Sagrada Familia está completa sólo cuando son reconocidos, honrados y amados los tres miembros.