Está en la página 1de 5

Perspectivas nacionales e internacionales en la nueva generación de

educación a distancia

(Sociedad del Conocimiento)

Se reconocen evidencias que la sociedad ha evolucionado de una sociedad


industrial a una sociedad del conocimiento (OCDE, 2002; Carrillo, 1999). En
ésta, los activos intangibles toman gran relevancia debido a que se reconocen
como formas de valor no físicas que potencialmente generan y se transforman
en otras formas de valor.

Edvinsson (2002) define a los activos intangibles como los factores que no son
materiales y se miden indirectamente, y contribuyen al desarrollo de las
organizaciones en la producción de bienes y servicios y generan beneficios
económicos futuros para las entidades que administran su aplicación. Los
activos intangibles pueden constituir el 90% de los activos de las empresas.

En base a lo anterior, surge la necesidad de contabilizar el valor de los activos


intangibles, además de los activos tradicionales ya que los primeros se
convierten en una evidencia de la “sociedad del conocimiento”. Sveiby (2000)
enfatiza que el conocimiento y los activos basados en el conocimiento tienen
gran impacto en el destino de toda organización y toman un papel protagónico.

La nueva economía se basa en el uso de las ideas más que de habilidades


físicas y suscita el uso de las tecnologías e innovación. Esto genera en el
contexto globalizado enormes cambios y demandas en el mercado
caracterizados por mayor competividad, propiciando retos y oportunidades para
las organizaciones e individuos.

Las crecientes demandas del contexto socioeconómico conducen a enfocarse


en el desarrollo del capital humano, campo en el que la educación adquiere
gran relevancia. Las perspectivas en el ámbito educativo han de girar entorno a
la formación de ciudadanos que viven en la sociedad del conocimiento.

En este aspecto se distingue la visión de la comunidad europea (UE), que


reconoce la trascendencia de la educación para contribuir a la sociedad basada
en el conocimiento (UE, 2003). Es necesario que la educación desarrolle un
enfoque que favorezca un tipo de aprendizaje para la creación, aplicación, el
análisis y la síntesis del conocimiento, así como para la toma de decisiones,
resolución de problemas y aprender como aprender.

Ciudad del Conocimiento

En el actual contexto de la sociedad del conocimiento, las ciudades inteligentes


y digitales propician valiosas oportunidad de desarrollo y plenitud para las
personas que la conforman (OCDE, 2002a; Carrillo, 1999, Bounfour y
Edvinsson, 2005). Dicha situación permiten que los individuos desarrollen
nuevas competencias para integrarse y participar en la construcción de su
contexto.

En la ciudad digital, concepto abordado por Schwartz (2001), reconoce la


importancia de los elementos virtuales, tales como las conexiones a distancia
entre miembros de la comunidad y con otras comunidades, esto implica el
acceso a las nuevas tecnologías de la comunicación disponibles para todos los
ciudadanos y ese servicio que como instrumento haga posible el acceso al
conocimiento. La educación a distancia y abierta se visualiza como perspectiva
y pilar preponderante en la formación de la ciudad del conocimiento.

Ciudadano del Conocimiento

Con la finalidad de tener una idea clara del concepto de competencias, se debe
conocer una definición de competencias, después se integran las competencias
del ciudadano democrático a partir de propuestas internacionales. Estas
competencias se complementan con las del ciudadano del conocimiento, los
cuales deben tomar en cuenta la educación abierta y distancia para diseñar los
programas de aprendizaje.

Chomsky (1965) se refería a las competencias en términos de capacidad y


disposición para el desempeño y para la interpretación en el ámbito del
lenguaje. Debido a las crecientes demandas en el ámbito socio económico el
término “Competencia laboral”, tomo gran relevancia. Diferentes países,
conscientes de su importancia se han enfocado en desarrollar el capital
humano basado en “la competencia laboral” (Argueller, 1996). Las
competencias laborales deben contribuir de alguna manera al desempeño y
que deben enfocarse en resultados.

El desarrollo de competencias laborales se lleva a cabo mediante la


capacitación, la cual se dirige a satisfacer los requerimientos del trabajo actual
o futuro. Esto concepto representa una intervención de aprendizaje a corto
plazo y se espera que la capacitación tenga un impacto especifico e inmediato
en el desempeño de las personas en el contexto laboral. En cambio, las
competencias de ciudadano se dirigen a preparar para el trabajo y para la vida,
aprendizaje continuo aspectos pertinentes a la educación abierta y a distancia.

Una vez que se tiene una idea más clara de los que es competencias del
ciudadano se presenta una integración de lo que es competencias
democráticas a partir de distintas aportaciones internacionales. Se considera
que antes de ser un ciudadano del conocimiento se es un ciudadano
democrático.

Al analizar diversas propuestas en la literatura respecto a las competencias del


ciudadano democrático (Conde, 2005; Ministerio de Educación Nacional de la
Republica de Colombia, 2004; OCDE, 2002b; Audigier, 2000) se reconocen
que existen coincidenias.

Competencias del ciudadano democráticos

Individuales: Defender y afirmar las necesidades, intereses, responsabilidades


y limites personales.

Grupal: Usar el lenguaje y símbolos efectivamente para: relacionarse bien con


los demás; dialogar y comprender opciones; Tomar decisiones y acciones; usar
el conocimiento y la información interactivamente; adaptarse al uso de las
nuevas tecnologías interactivamente.

Social: Participar en debates públicos argumentando y reflexionando; Tomar


decisiones.

Estas competencias ayudan al individuo a formarse como una persona libre


autónoma, como actor ético y constructivo en la sociedad, consciente de sus
derechos y obligaciones y capaz de asumir las consecuencias de sus
decisiones.

Para complementar las competencias anteriores se proponen un conjunto de


competencias para el desempeño efectivo del ciudadano del conocimiento.

Competencias del ciudadano del conocimiento.

Competencias Individuales.

Valores: Respeto, Responsabilidad, Honestidad, Confianza.

Actitudes: Autoestima, Auto administrado, Aprender a aprender.

Conceptos: Sistemas de información y tecnológicos; administración de recursos


tangibles; principios, conceptos, procesos y herramientas de la administración
de conocimiento desde una perspectiva integral estratégica.

Habilidades: Administración de recursos tangibles; administración de


información; administración de tecnología; Razonamiento; pensamiento
creativo; generación de nuevas formas de aportación de valor; Diagnóstico,
programación y evaluación de las acciones que agreguen valor intangible y
tangible personalmente.

Competencias Grupales.

Valores: Corresponsabilidad, justicia, libertad.

Actitudes: Sociabilidad interpersonal;

Conceptos: Sistemas organizacionales; formación de equipos de trabajos


virtuales; capital relacional.
Habilidades: Diagnóstico, programación y evaluación de las acciones que
agreguen valor intangible y tangibles grupalmente; cultivo de relaciones
grupales que aporten valores.

Competencias Sociales.

Valores: Solidaridad.

Actitudes: Servicio; equilibrio social, económico y ambiental.

Conceptos: Sistemas sociales; desarrollo sustentable.

Habilidades: Diagnóstico, programación y evaluación de las acciones que


agreguen valor intangible y tangible socialmente; coadyuvar al crecimiento
equilibrado de la economía, de la calidad ambiental y de la equidad social.

Se propone que la educación diseñe estrategias, tácticas y técnicas de


aprendizajes para formar o fortalecer los valores del ciudadano del
conocimiento.

En términos generales, las perspectivas desde al ámbito internacional de la


educación abierta y a distancia, hace presencia porque a nivel mundial se
puede observar tendencias demográficas como su crecimiento y diversa
composición; económicas, como la globalización de los mercados; e
informacionales, tal como el incremento de la información disponibles para
diferentes públicos en medios electrónicos. La tendencias anteriores plantean
retos a la educación virtual, abierta y a distancia, cuando la sociedad se mueve
desde la era industrial, pasando por la era de la información hasta llegar a la
era del conocimiento.

Perspectivas en el Ámbito Nacional.

Se hace referencia a la parte sensible de la educación venezolana, educación


inicial, primaria, básica y diversificada en relación al conocimiento. Tal como
ocurre con los datos, estos se capturan, se almacenan, se organizan, se
procesan, se accesan, se distribuyen y se explotan. Al igual que la información,
el conocimiento se atrapa, se almacena, se procesa, se organiza, distribuye y
se aplica o explota.

Ya no es la tierra, el trabajo o el capital que en la era industrial eran la base


para producir riquezas.

Los he visto, porque soy de allí. Ellos hablan de lo que hacen en su escuela. Se
habla de la siembra, la tierra y el trabajo, creo que esto está bien. Lo que está
mal es que, ninguno de ellos habla de gerenciar el conocimiento. Hoy en día el
mayor productor de riquezas es el conocimiento. En la escuela no se está
gerenciando el conocimiento. Se aferran a una enseñanza de una era que ya
paso. La era industrial quedo en el pasado. Ya no es la tierra, el trabajo o el
capital. Deben preparar a los niños y adolescentes para vivir en las ciudades
del conocimiento, deben formar ciudadanos del conocimiento. Si vez más
quedando a merced más y mas.