Está en la página 1de 13

DERECHO A LA LIBERTAD

1.- INTRODUCCION

Al plantear el tema del derecho a la libertad surge la búsqueda acerca de su


significado, desde el básico diccionario a los textos de antropología, educación
y de textos de distintos autores, sabemos que abarcar este tema es complejo
sobre todo porque ha sido motivo de discusión entre filósofos de todos los
tiempos.

Para estudiar el derecho a la libertad creímos necesario establecer o delimitar


los puntos sobre los que nos vamos a enfocar. Es decir, en vista de las muchas
concepciones, enfocaremos nuestro estudio en los puntos más importantes y
resaltantes.

En este sentido, este trabajo monográfico, estará segmentado en tres capítulos:


en el primero nos avocaremos a los conceptos tomando en cuenta a algunos
autores; el segundo capítulo nos avocaremos en mencionar las clases de libertad
y sus respectivos conceptos según sus autores. Y el capítulo tercero tratara de
ideas acerca de lo que para nosotros representa el término libertad en su sentido
más amplio.

1.1 Definición de la libertad

La libertad es un valor esencial e imprescindible del sistema democrático,


conjunto de libertades específicas consagradas en las normas constitucionales
y en los pactos internacionales sobre los derechos humanos.

El derecho a la libertad que cada ciudadano posee por su condición de persona


es inalienable en la responsabilidad de la construcción del grupo social. Todas
sus relaciones le entrañan deberes y derechos emanados del entramado de
vínculos que le afectan, siendo todos constituidos con su mayor o menor
participación directa. Desde su libertad, vivir en sociedad le implica el
compromiso del respeto hacia los demás ciudadanos, donde se inscribe los
límites de su actuar para no violentar los derechos ajenos. Ese juego del mutuo
derecho que constriñe los actos humanos se forja en la convergencia de las
libertades personales, por ello siempre que proceda de ese ejercicio no
menoscaba, sino que enaltece, la dignidad de la persona.

1
DERECHO A LA LIBERTAD

1.2.- DEFINICIONES DE LIBERTAD DE ALGUNOS AUTORES

1.2.- ARISTOTELES:
Con carácter general, el concepto de libertad - especialmente a nivel personal -
presupone la disposición de una posibilidad de elegir. Esa posibilidad de elegir
presupone a su vez la de disponer de elementos de juicio que conduzcan a la
elección; lo que requiere la posesión del conocimiento de los componentes de
esos elementos de juicio, y de la inteligencia adecuada para valorarlos
debidamente y discernir acerca de la conveniencia de la elección. Al mismo
tiempo, la libertad no es absoluta. El hombre no dispone de una posibilidad
absoluta de elegir: no es posible elegir en contra de lo que disponen las leyes de
la Naturaleza; ni es admisible ejercer una supuesta libertad en perjuicio de otros.

1.2.2.- RENE DESCARTES:


"...consiste solamente en que, para afirmar o negar, perseguir o evitar, las cosas
que el entendimiento nos propone, obramos de manera tal que no sentimos que
ninguna fuerza fuerce."

1.2.3.- INNMANUEL KANT:


Capacidad de los seres racionales para determinarse a obrar según leyes de otra
índole que las naturales, esto es, según leyes que son dadas por su propia razón;
libertad equivale a autonomía de la voluntad.
La razón teórica no puede demostrar la existencia de la libertad pues solo es
capaz de alcanzar el mundo de los fenómenos, mundo en el que todo está
sometido a la ley de causalidad, y por lo tanto en el que todo ocurre por
necesidad natural. Sin embargo, desde la perspectiva de la razón práctica, y si
queremos entender la experiencia moral, cabe la defensa de la existencia de la
libertad: si en sus acciones las personas están determinadas por causas
naturales, es decir si carecen de libertad, no podemos atribuirles
responsabilidad, ni es posible la conducta moral; de este modo, la libertad es la
ratio essendi (la condición de la posibilidad) de la moralidad, a la vez que la
moralidad es la ratio cognoscendi (lo que nos muestra o da noticia) de la libertad.

2
DERECHO A LA LIBERTAD

1.2.4. RAE:
♣ Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de

no obrar, por lo que es responsable de sus actos.

♣ Estado o condición de quien no es esclavo.

♣ Estado de quien no está preso.

♣ Falta de sujeción y subordinación. A los jóvenes los pierde la libertad.

♣ Facultad que se disfruta en las naciones bien gobernadas de hacer y decir

cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres.

1.2.5.- GUILLERMO:
(Guillermo, 1996) Afirma: La libertad es la "facultad humana de dirigir el
pensamiento o la conducta según los dictados de la propia razón y de la voluntad
del individuo, sin determinismo superior ni sujeción a influencia del prójimo o del
mundo exterior".

1.2.6.- BARUCH SPINOZA:

Spinoza, H señala: "se dice libre la cosa que existe por la sola necesidad de su
naturaleza y que se determina a obrar por sí misma".. En lo que se refiere a la
libertad humana, Spinoza concluyó de modo determinante que el hombre no es
libre porque "no se puede considerar un imperio dentro de otro imperio".
Considerando que la libertad es exclusiva de Dios.

Con todas estas concepciones acerca de lo que es la libertad según sus autores
Concluiremos –inobjetablemente– que la libertad forma parte de la evolución del
hombre y que ha sido tema de discusión y polémica durante toda nuestra
existencia y que además se denota una gran dependencia, o necesidad, del
hombre a vivir con otros en sociedad para facilitar la respuesta a sus
necesidades. Siendo así y dando cuenta que al fin el hombre es libre y que en
medio de tanta libertad depende de otros para poder aplacar su necesidad de
bienes que le aseguren la subsistencia; la misma relación de dependencia.

3
DERECHO A LA LIBERTAD

De acuerdo a Ortega y Gaset, el hombre se encuentra inmergido en el mundo y


actúa en diferentes planos: en el plano material o mundo de la naturaleza, y en
el espiritual o mundo de la cultura.

El mundo de la naturaleza es el mundo de la necesidad, pues está regido por la


ley de casualidad, mediante la cual de un modo ineluctable a todo efecto
corresponde una causa. En cambio, el mundo de la cultura es el mundo de la
libertad, porque dicho mundo es creado por acciones humanas que son
realizadas por el hombre no casualmente, sino obedeciendo aún principio
teológico finalista. Una piedra debe caer necesariamente, de acuerdo con las
leyes de la gravedad; un hombre puede o no realizar un acto, aceptando las
consecuencias de su acción u omisión.

2.- CLASES DE LIBERTAD

2.1.- LIBERTAD DE ASOCIACION:

(CIDH, 2001) “La libertad de asociación reviste la mayor importancia para la


defensa de los derechos legítimos de los trabajadores. Tiene como contenido
comprehensivo un derecho y una libertad: El derecho a formar asociaciones sin
restricciones distintas a las establecidas en la convención, y la libertad de no ser
compelida u obligada a asociarse”.

(LEPERE) “Es la facultad que se reconoce a los ciudadanos para que puedan
establecer asociaciones de cualquier tipo, siempre que no contravengan las
disposiciones legales. El liberalismo la considera necesaria para que los
particulares puedan defender mejor sus intereses frente al poder del Estado. Es
una garantía constitucional contenida en todas las constituciones de corte liberal.

También la libertad de asociación es el derecho a organizarse con propósitos


políticos, religiosos o sociales de cualquier naturaleza. Se deriva de la necesidad
social de solidaridad y asistencia mutua.

El derecho de asociación es reconocido como una condición esencial de la


libertad política en una sociedad democrática; sin este derecho no existirían
partidos y el sufragio carecería de eficacia; además, un individuo puede lograr
más como parte de un grupo que lo que podría conseguir de manera individual.

4
DERECHO A LA LIBERTAD

(LEPERE) “La mayoría de los pactos internacionales de derechos humanos


entienden que el derecho de asociación comprende la libertad de asociarse sin
necesidad de autorización previa por parte del estado”, con lo cual se pretende
restringir las prerrogativas del poder político en aras de evitar decisiones
arbitrarias. sobre este aspecto, (CIDH, 2001) ha expresado en un informe que la
libertad de asociación “ha sido seriamente limitada por el artículo 236 del código
penal (…) que exige autorización del gobierno para formar un grupo de más de
20 personas que pretenda reunirse regularmente para fines religiosos, literarios,
políticos o de otra índole”.

2.2.- LIBERTAD SINDICAL:

La libertad sindical es una de las garantías constitucionales que el trabajador


peruano posee y sin duda debe servirnos de respaldo legal para enfrentar
cualquier situación que ponga en tela de juicio el derecho de sindicación.
(ALIAGA PERALTA) Afirma “La moderna doctrina enseña que no es factible
definir con precisión la libertad sindical por cuanto se trata de un concepto en
proceso de evolución y es dinámico por excelencia.

Por razones exclusivamente didácticas diremos que la libertad sindical


comprende la libertad de construir organizaciones sindicales y de adherirse o no
a ellas; y la libertad de ejercitar las actividades propias a su naturaleza. El
concepto de libertad sindical comprende todo ello y mucho más.

Históricamente la libertad sindical se entiende en el sentido de la coalición y del


fortalecimiento de la coalición.

El ejercicio de este derecho no debe ser obstruido o dificultado de ninguna


manera ni por el estado, ni por el empleado, ni por otro sindicato. Sin embargo
(RICARDO, 1995) al afirmar la “organización libre y democrática, reconocida por
la simple inscripción en un registro especial”; La constitución no solo manda
proteger el derecho individual de cada trabajador sino que al mismo tiempo
extiende esta protección a la organización misma.

Esta última garantía comprende, por un lado la existencia de la organización, a


la cual, sobre todo se preserva interferencia del estado, pero también del
empleador: Prohibición de intervenir en la dirección o administración; recurso

5
DERECHO A LA LIBERTAD

judicial contra resoluciones del ministerio del trabajo, que afecten la existencia
de la asociación.

Con respecto al tema (VÁSQUEZ, 1994)añade: “La libertad sindical es la facultad


que tiene toda persona de asociarse a una organización sindical y de practicar
los actos inherentes a ella. Está conformada por los siguientes derechos: La
libertad de constituir organizaciones sindicales, la libertad de administrar, la
organización y la libertad de realizar los fines de esta.

2.3.- LIBERTAD DE PENSAMIENTO:

(SALCEDO HERNANDEZ, 1997)La libertad de pensamiento, partiendo del


conocimiento intelectual, es aquella que permite a la persona dar una respuesta
autónoma a los interrogantes de su vida personal y social; dicho de otro modo,
es la concepción que el individuo tiene sobre las cosas, el hombre y la sociedad
y de acuerdo con la cual actúa. Es un pensamiento político, filosófico,
científico…Es la libertad de pensar y de obrar en conciencia.

La libertad de pensamiento no es sino (RIVERO, 1977)“la posibilidad que tiene


el hombre de escoger o de elaborar por sí mismo las respuestas que considera
acertadas a todas las preguntas que le planteará su vida personal y social, de
adaptar a tales respuestas su comportamiento y de comunicar a los demás lo
que considera verdadero”

Según el derecho constitucional es: Derecho del individuo a no ser


perseguido, sancionado o molestado por sus pensamientos, opiniones o
creencias. Este derecho tiene carácter absoluto (a diferencia de la libertad de
expresión del pensamiento), no precisa de regulación alguna, bastando con la
exigencia de su respeto por individuos y poderes públicos.
Su reconocimiento está históricamente ligado al de la libertad religiosa,
como libertad de conciencia, para luego generalizarse en la libertad de opinión.
La Constitución Española (art. 16) garantiza la libertad ideológica de los
individuos y las comunidades, sin más limitación, en sus manifestaciones, que la
necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Nadie
podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias ni
discriminado por razón de opinión (art. 14) (V. libertad de expresión; libertad
religiosa).

6
DERECHO A LA LIBERTAD

Es uno de los derechos constitucionalizados como fundamentales. Consiste en


el conjunto de facultades que tiene todo individuo a no ser perseguido,
sancionado o molestado por su pensamiento, opiniones o creencias. En tanto se
trata de un derecho interiorizado, es un derecho absoluto; es un
derecho relativo, en cambio, el derecho a expresar el pensamiento.
La libertad de ideas no tiene límites, permitiéndose incluso las ideologías
contrarias a los principios democráticos que informan el texto constitucional o
ideología democrática.

El derecho a manifestar tales ideologías ha de subordinarse al mantenimiento


del orden público protegido legalmente.

2.4.- LIBERTAD DE CONCIENCIA:

(Ballenas Loayza, 2013)La libertad que tratamos es de conciencia, por ello hay
que comenzar caracterizando a esta última. El Diccionario de la Lengua
Española dice sobre el vocablo conciencia:

1. Propiedad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos esenciales y


en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta.

2. Conocimiento interior del bien y del mal.


3. Conocimiento reflexivo de las cosas.
4. Actividad mental a la que solo puede tener acceso el propio sujeto.
5. Acto psíquico por el que un sujeto se percibe a su mismo en el mundo.
(RUBIO, 2010) “La conciencia es, por tanto, la propiedad del espíritu humano de
percibirse a sí mismo en el mundo, como un ser que trabaja con ideas y,
específicamente, con contenidos de conocimiento de la realidad, de la ética y de
su propia existencia”. La conciencia es un acto: existe si nos percibimos en el
mundo. Si no, no existe. Puede ser interrumpida cuando se pierde la conciencia,
es decir, se cae en la inconsciencia.

Según (JAVIER, 1984)"lo que llamamos conciencia es el dictamen de lo que


moralmente puede hacerse u omitirse en una situación concreta en la que se
encuentra el hombre. El rasgo fundamental de la conciencia reside en que
aparece en la actuación singular y concreta. No consiste en enunciados

7
DERECHO A LA LIBERTAD

generales, sino en el juicio de deber respecto de la conducta concreta que el


sujeto está en trance de realizar... está realizando... o ha realizado”

(LUIS FERNANDO, 2010) “La conciencia hace posible que la persona ponga
atención a sus sensaciones, las organice de manera congruente y aprenda a
tomar responsabilidad por las acciones derivadas de estas y sus respectivas
consecuencias… es posible afirmar que la persona posee conciencia y que esta
cumple, por decirlo de alguna manera, diversas funciones, siendo una de ellas
la de discernir entre lo que está bien y lo que está mal… esta conciencia actúa
como órgano de sentido en tanto que le permite a la persona juzgar su
comportamiento y la congruencia del mismo en relación con los principios éticos
y morales. Cuando la persona elige debe hacerlo de manera consciente, pues al
optar por algo no solo están en juego los valores y principios que defiende en
relación con la elección que hace, también es responsable por las consecuencias
que dicha elección implica”.

Siguiendo con el autor, es posible afirmar que (IBID P.22) “la conciencia en su
realidad originaria, es un acto de la inteligencia de la persona, que debe aplicar
el conocimiento universal del bien en una determinada situación y expresar así
un juicio sobre la conducta recta que hay que elegir aquí y ahora, sin embargo la
ética individualista considera la conciencia más bien como aquella orientada a
conceder al individuo el privilegio de fijar, de modo autónomo, los criterios del
bien y del mal, y actuar en consecuencia. En esta visión cada uno se encuentra
ante su verdad, diversa de la verdad de los demás”.

En tal sentido, la conciencia es una dimensión de la persona en donde radican


una serie de actos denominados juicios, que implican un discernimiento, una
ponderación de valores, creencias, intereses, necesidades y ese juicio se forma
en libertad, pues solo así la persona puede ser responsable.

El Tribunal Constitucional ha optado por un principio formal de definición.


Decisión en conciencia es ( IBID P.8)“aquella decisión seriamente moral (esto
es, orientada conforme a las categorías de lo bueno y lo malo) que el individuo
en una situación determinada experimenta como vinculante para sí e
incondicionalmente obligatoria en su interior, de modo que no podría actuar en
contra de ella sin forzar seriamente su conciencia.

8
DERECHO A LA LIBERTAD

Respecto al segundo punto sobre un contenido jurídico de conciencia,


coincidimos con (PRIETO SANCHIS, 2004)” cuando señala que: “Tal vez el más
primario o radical de los derechos humanos sea aquel que corresponde a toda
persona para poder escoger o elaborar por si misma las respuestas que estime
más convenientes a las interrogantes que le plantea su vida personal y social,
de comportarse de acuerdo con tales respuestas y de comunicar a los demás lo
que considere verdadero. Esta es la que suele llamarse libertad de pensamiento
o de conciencia, que no es obviamente una mera facultad interna o psicológica,
esfera en la que por fortuna el Derecho y el poder se muestran incompetentes
(cogitationis poenam nemo partitur) sino una facultad practica y plenamente
social que protege al individuo frente a las coacciones o interferencias externas
que pudiera sufrir por comportarse de acuerdo con sus creencias o
convicciones”.

A propósito de una sentencia del Tribunal Constitucional Español del año 1982,
en donde se define a la “libertad conciencia como aquella que supone no
solamente el derecho a formar libremente la propia conciencia, sino también a
obrar de manera conforme a los imperativos de la misma", señala este autor que
“aunque resulte obvia, esta perspectiva confiere a la libertad de conciencia un
contenido extraordinariamente amplio que convierte a este derecho fundamental
en un "derecho expansivo" una cláusula abierta dispuesta a brindar tutela ius-
fundamental a un número casi ilimitado de conductas.

La libertad de conciencia se funda en la de pensamiento pues la conciencia


humanamente hablando no se forma en imágenes o valores abstractos sino que
se categoriza y digiere a través del pensamiento como actividad intelectiva de la
persona. En esa línea, (MOSQUERA, 2005) “la libertad de pensamiento seria la
libertad que todo individuo tiene de ejercitar libremente su pensamiento y dirigirlo
hacia la búsqueda de la verdad esencial, de un conocimiento particular sobre
ciertas materias sobre todo aquello que sea objeto de su interés”. No obstante,
la libertad de pensamiento puede versar sobre conocimientos que no tienen que
ver con lo moral, ético y religioso.

9
DERECHO A LA LIBERTAD

Este es el punto gravitante que hemos mencionado, para atender a la libertad de


conciencia: (MOSQUERA, 2005)“la libertad de conciencia ofrece un elemento
adicional (respecto a la libertad de pensamiento y de religión) que aparece
perfilado por su dimensión ética. Se trata, por tanto, de la proyección de esa
libertad radical, la libertad de creencias, que se manifiesta en el comportamiento
personal y que cabría interpretar como la libertad de actuar con las propias
creencias o convicciones”

Así, la libertad de conciencia es un derecho individual, constitucional


(LLAMARES, 2002) “que protege la facultad de disponer de un espacio de
privacidad totalmente sustraído a la imperatividad del derecho”.

Esto no significa que, en algunas ocasiones, la libertad de conciencia sea


imperativa frente al Derecho haciendo que ese espacio personalísimo impere,
por lo que significa para la persona la custodia del mismo. Aunque la importancia
de esta libertad este ligada al libre desarrollo de la personalidad e identidad, no
significa que la libertad de conciencia se confunda con estos derechos; por el
contrario, en la esfera de la libertad de conciencia se forman estos dos últimos,
pues (MARTI, 1999)“la conciencia no es otra cosa que la percepción por el sujeto
de sí mismo como radical libertad que solo tiene una forma posible de
desarrollarse: en libertad”.
Esta concretización y especificación que mencionáramos previamente va ser
relevante para darnos cuenta que el objetar en función a la conciencia, está
delimitado justamente al ámbito de lo que atañe propiamente a la misma y en
relación a la persona determinada, de cuya conciencia se trata. De este modo,
si bien la ley puede determinar algunas cuestiones básicas de la objeción de
conciencia, lo fundamental en el reconocimiento de dicha objeción va estar en
manos de la jurisdicción, que delimitará los alances de la libertad de conciencia
en el caso concreto y de esa persona que está objetando. Por tanto podrían
existir tantas objeciones de conciencia como personas existen, pues cada
persona realiza un juicio crítico que es distinto y se manifiesta de distinta manera
con relación a otra persona que puede compartir las mismas creencias, ideas y
valores, pero cuyo juicio crítico es diferente pues, como señala (MOSQUERA,
2005), “si la libertad de pensamiento es genérica, la libertad de conciencia es

10
DERECHO A LA LIBERTAD

particular, se refiere a la opción concreta que se tiene al respecto de un


determinado postulado de la razón práctica”.

2.4.- LIBERTAD DE RELIGION:

2.5.- LIBERTAD DE CULTO:

2.6.- LIBERTAD DE EXPRESION:

2.7.- LIBERTAD DE REUNIÓN:

3.- CONCLUSIONES:

☺ Por Estefani Inquilla:

El Derecho existe pero debe ser concretizado permanentemente. Es una


realidad dinámica porque la justicia, más allá de una acción, es un valor, por ello
podemos decir que existe siempre en potencia pero no necesariamente en acto.
En tal sentido, el Derecho no es solo una res, es decir una cosa justa, sino un
opus, una obra que se ajusta a una medida que es la dignidad de la persona, la
libertad y la igualdad.
Tener conocimiento de nuestro derecho a la libertad es muy importante porque
de esa manera podemos saber si lo que hemos realizado desde que usamos la
razón o lo que tenemos planeado realizar como proyecto de vida, fue o será
producto del ejercicio de nuestro derecho a la libertad.

11
DERECHO A LA LIBERTAD

El derecho a la libertad existe todos somos libres ya sea en nuestra manera de


pensar, opinar, asociarnos, de pertenecer a una religión determinada, etc.

Bibliografía

ALIAGA PERALTA, D. P. (s.f.). LA OBLIGACION DEL REGISTRO SINDICAL POR LA AUTORIDA


ADMINISTRATIVA DE TRABAJO, COMO IMCUMPLIMIENTO DE LA CONSTITUCION
POLITICA DEL ESTADO PERUANO Y DEL CONVENIO 87 DE LA O.I.T. lima: tesis digitales
UNMSM.

Ballenas Loayza, M. P. (2013). TESIS DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ


"OBJECIÓN DE CONCIENCIA EN EL PERÚ ¿DERECHO AUTÓNOMO O MANIFESTACIÓN DE
LAS LIBERTADES DE CONCUIENCIA Y RELIGION? LIMA.

CIDH. (2001). CASO BAENA RICARDO Y OTROS.

Guillermo, C. (1996). diccionario enciclopedico de derecho. Buenos Aires: Heliasta.

GUILLERMO, C. (1996). DICCIONARIO ENCICLOPEDICO DE DERECHO. BUENOS AIRES: HELIASTA.

JAVIER, H. (1984). LA LIBERTAD DE CONCIENCIA Y ERROR MORAL SOBRE UNA TERAPEUTICA.


"EN PERSONA Y DERECHO", N°1.

LEPERE, P. (s.f.). ARTICULO 16 LIBERTAD DE ASOCIACION.

LLAMARES, D. (2002). DERECHO DE LIBERTAD DE CONCIENCIA. MADRID: CIVITAS.

LUIS FERNANDO, V. C.-R. (2010). OBJECION DE CONCIENCIA Y LA ANTROPOLOGIA


FILOSOFICA.EN "PERSONA Y BIOÉTICA" .

LUIS, P. S. (s.f.).

MARTI, J. M. (1999). LA OBJECION DE CONCIENCIA: VISION DE CONJUNTO. CASTILLA LA


MANCHA: IBID.

MOSQUERA, S. (2005). EL DERECHO DE LIBERTAD DE CONCIENCIA Y DE RELIGION EN EL


ORDENAMIENTO JURIDICO PERUANO. UNIVERSIDAD DE PIURA: COLECCION JURIDICA.

PRIETO SANCHIS, L. (2004). LA LIBERTAD DE CONCIENCIA. EN "CONSTITUCION Y DERECHOS


FUNDAMENTALES". MADRID: EDERSA.

RICARDO, M. F. (1995). EL TRABAJO EN LA NUEVA CONSTITUCION. LIMA: CUZCO S.A.

RIVERO. (1977). LES LIBERTÉS PUBLIQUES. PARIS.

RUBIO, M. (2010). LOA DERECHOS FUNDAMENTALES EN LA JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL. LIMA: SOSA.

12
DERECHO A LA LIBERTAD

SALCEDO HERNANDEZ, J. R. (1997). ANALISIS DE DRECHO DE LA UNIVERSIDAD DE MURCIA "


LIBERTAD DE PENSAMIENTO, LIBERTDA DE RELIGION Y LIBERTAD DE CONCIENCIA.
MURCIA.

VÁSQUEZ, J. R. (1994). MANUAL DE DERECHO DEL TRABAJO COLECTIVO. LIMA: EDIAL.

13