Está en la página 1de 8

Los peces en el río

Pero mira como beben los peces en el río


Pero mira como beben por ver al Dios nacido
Beben y beben y vuelven a beber
Los peces en el río por ver a Dios nacer.

La Virgen está lavando


y tendiendo en el romero
los pajaritos cantando
y el romero floreciendo.

Pero mira como beben los peces en el río


Pero mira como beben por ver al Dios nacido
Beben y beben y vuelven a beber
Los peces en el río por ver a Dios Nacer.

La Virgen se está peinando


entre cortina y cortina
los cabellos son de oro
y el peine de plata fina.

Pero mira como beben los peces en el río


Pero mira como beben por ver al Dios nacido
Beben y Beben y vuelven a Beber
Los peces en el río por ver a Dios nacido.
El burrito de Belén . Mi burrito Sabanero

//Con mi burrito sabanero


voy camino de Belén.//

//Si me ven, si me ven


voy camino de Belén//

//El lucerito mañanero


ilumina mi sendero.//

//Si me ven, si me ven,


voy camino de Belén.//

//Con mi cuatrito voy cantando


mi burrito va trotando.//

//Si me ven, si me ven,


voy camino de Belén.//

Tuqui, tuqui, tuqui, tuqui


Tuqui, tuqui, tuqui, tuquitá
apúrate mi burrito
que ya vamos a llegar.

Tuqui, tuqui, tuqui, tuqui


Tuqui, tuqui, tuqui, tuquitú
apúrate mi burrito
vamos a ver a Jesús.

//Con mi burrito sabanero


voy camino de Belén.//

//si me ven, si me ven


voy camino de Belén.//
Asamblea en la carpintería

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea.


Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias.
El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar.
¿La causa? Hacía demasiado ruido!.
Y, además, se pasaba el tiempo golpeando.
El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas
para que sirviera de algo.
Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija.
Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.
Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los
demás según su medida, como si fuera el único perfecto.
En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo.
Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un fino mueble.

Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación.


Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:
- "Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades.

Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de
nuestros puntos buenos".
La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y
limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto.
Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de
trabajar juntos.
Ocurre lo mismo con los seres humanos. Observen y lo comprobarán.
Cuando en una empresa el personal busca a menudo defectos en los demás, la situación se vuelve tensa y negativa.

En cambio, al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen los mejores logros
humanos.
Es fácil encontrar defectos, cualquier tonto puede hacerlo. Pero encontrar cualidades, eso es para los espíritus
superiores que son capaces de inspirar todos los éxitos humanos.

"T.G.W. Lab. Corp."

Cuento: El Árbol de las Risas

Esta historia comienza así: hace muchos años existía un famoso pueblito, alejado de la ciudad, llamado Glabilú . En el
medio de la única placita que tenía, había un árbol, con hojas grandes, chicas, medianas, verdes, rojas, amarillas,
celestes y muchos colores más. No sólo era hermoso, sino que regalaba sonrisas a toda la gente.

Cada vez que alguien se sentía un poquito triste, se iba hasta la plaza, se acercaba al árbol y automáticamente se
empezaba a reír. Para los chicos, Risitas, que así lo llamaban a su árbol, era un amigo más. Esperaban ansiosos que
llegara la tarde para poder ir a jugar junto a él. Se trepaban en sus ramas, le cantaban canciones, se divertían mucho.
Una noche, el Señor Gogó, que era del pueblito vecino, fue hasta la placita. Miró para todos lado, se fijo que no hubiese
nadie, y se acerco al árbol en puntitas de pie. Era un hombre muy malo y serio, y no le gustaba que sus vecinos
siempre estuvieran alegres. Entonces, empezó a arrancarle las coloridas hojas a Risitas y a patearle su tronco ¡con
mucha bronca!. El pobre árbol empezó a reír cada vez menos... hasta dejarlo de hacer por completo. Y cuando lo hizo,
el Señor Gogó se fue satisfecho a su pueblo.
A la mañana siguiente el árbol amaneció enfermo, casi muerto. La gente se puso muy triste cuando lo vio, y la risa
desapareció de sus caras. Entre ellos se miraban y se preguntaban: ¿qué le habrá pasado? ¿quién lo lastimó?. Se
pusieron a juntar sus hojitas, a cuidarlo, a regarlo, pero Risitas seguía igual. Hasta que un día, decidieron que la forma
para curarlo era darle lo mismo que el siempre les dio a ellos: RISAS. Se juntaron todos, hicieron una ronda alrededor
del árbol, se agarraron de las manos y empezaron a reír. Y rieron cada vez más fuerte, tan fuerte que hasta la tierra
comenzó a vibrar. Risitas empezó a tomar vida, le volvieron a salir sus coloridas hojas y con ellas, su alegría. Empezó
riéndose bajito, casi no se lo oía, pero terminó riéndose tan alto que hasta contagió al Sol. Comenzaron a crecer
muchas y muchas flores a su alrededor y se formó un arco iris, el más bello que habían visto en toda su vida.

La risa empezó a contagiar a los pueblos vecinos y llegó hasta la casa del Señor Gogó, y sin darse cuenta, de sus labios,
comenzaron a salir risas.
Y colorín, colorete, a este cuento se lo llevó un cohete.

FIN

Esperando un bebé muy especial:


HISTORIA DE NAVIDAD

Hace muchísimos años cada familia de Israel que esperaba un bebé soñaba con que su niño fuera un bebé muy
especial, diferentes a todos los demás. Este niño tan especial era una promesa que Dios le había dado a su pueblo
muchos años atrás, cuando los profetas escribieron que un Salvador y Libertador nacería en Israel y los liberaría a
todos de la esclavitud.
Fueron pasando los años y los siglos y cada mamá esperaba tener ese bebé
Nadie sabía cuando nacería el niño, por eso todos los esperaban muy ansiosos.
El profeta Miqueas reveló el lugar preciso donde el niño iba a nacer; ese lugar era un pueblito muy pequeño llamado
Belén.
Pero pasaron muchísimos años y el bebé no llegaba, ya la gente se estaba olvidando de la promesa, cuando el profeta
Daniel muy preocupado por este tema escribió que el ángel Gabriel le había indicado el tiempo exacto en que nacería el
Gran Libertador.
Lamentablemente sus palabras proféticas no fueron bien entendidas por su pueblo en esa época, dado que estaban
muy dispersos y vivían en cautiverio.
Pasó el tiempo y el ángel Gabriel volvió a aparecer, pero esta vez para visitar a una joven, y le trajo noticias muy
importantes del cielo.
Esta joven vivía en una aldea llamada Nazaret, era una joven muy bondadosa, de corazón puro y su nombre era
María.
El ángel Gabriel se acercó a ella y le dijo: "Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre las
mujeres".
María no entendía muy bien lo que eso significaba, por eso el ángel Gabriel le habló con voz muy suave y le dijo: "No
temas María, porque has hallado gracia delante de Dios, y concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, a quién pondrás
por nombre Jesús"
"El será grande y llamado Hijo del Altísimo, y le dará el Señor Dios el trono de David, su padre, y reinará en la casa de
Jacob por los siglos, y su reino no tendrá fin".

María ya estaba casada con José pero todavía no vivían juntos. Ahora decimos que una pareja está comprometida
cuando prometen su amor pero todavía no viven juntos. En esa época se casaban y vivían separados el primer año
mientras juntaban dinero y todo lo necesario para luego vivir juntos.

José era un hombre muy pobre. Él era carpintero y como tal seguramente habrá sido un hombre muy musculoso y
fuerte.
Cuando José se dio cuenta que ella iba a tener un hijo se entristeció mucho.
¡Se imaginan!
Él sabía que ese hijo no podría ser de él, dado que si bien era su esposa todavía no vivían juntos. No entendía como su
amada lo había engañado.
Según las leyes de la época, si una mujer engañaba a su marido debían matarla. José sufrió mucho pensando en que
iba a hacer.
El amaba demasiado a María de manera que decidió no denunciarla. A cambio de eso pensó en irse una noche a
escondidas y abandonarla. Esta actitud de José hubiera sido muy mal vista por su pueblo. A simple vista significaría que
José la había dejado embarazada y se habría fugado.
Estas cosas no le importaron a José, realmente amaba mucho a María y a pesar de su sufrimiento no quería que la
gente hablara mal de ella.

Cuando José estaba a punto de irse el ángel Gabriel apareció en sus sueños y le explicó todo lo que iba a ocurrir. Le
dijo que no tuviera temor y que confiara en María, porque el bebé que ella esperaba sería el "Salvador"

¡Qué día!
Cuántas cosas habrían pasado por la cabeza de José en ese momento. Había sido elegido por Dios para ser el papá del
Mesías.

¡Qué responsabilidad!
María y José serían los padres del hijo de Dios. Ellos no eran superhombres, no tenían dinero, eran personas como lo
somos nosotros pero que tenían algo muy especial: Ellos conocían sus limitaciones y entregaban sus vidas totalmente a
Dios y gracias a esa actitud de humildad ante la vida Dios los iba a capacitar en todo momento para criar a su hijo.

Dios confiaba en ellos y ellos dependían de Dios.

Autor Martín Cifuentes


Título Belén, cuna del pan

Vísperas de Nochebuena. En una ciudad como tantas otras, todo el mundo va


y viene de compras. A la puerta de una casa se encuentra un niño andrajoso
en actitud mendigante. Algunos bien pocos, on los que dan limosna al niño
pobre. Hace un frío gélido que llega a los huesos.

Entre los viandantes pasa un grupo de chavales cantando canciones de


Navidad. Se paran , cantan y marchan al terminar.

MARTINILLO .- Una limosna por amor del Niño Jesús que nació en Belén.
una limosna por compasión.

Pasan por alli unos niños, portando cosas necesarias con las qu hacer un
Belén. Apenas reparan en la presencia de Martinillo. Se le acerca un niño
bien vestido, que por su apariencia denota que es de familia acomodada.

NIÑO BIEN.-Toma Martinillo. No insistas mas, que adentro de casa nos


molestas con tus voces lastimeras. No nos dejas hacer el Belén. Vete a otra
parte.
MARTINILLO.- No pido por gusto, lo hago por necesidad. Mi padre marchó
al cielo y mi madre etá enferma.¿ Quien atenderá a mama y mis dos
hermanos menores.
El niño bien se marcha sin inmutarse .Martinillo sigue insistiendo.
MARTINILLO.- Una limosna en nombre de Jesús que nació en Belen. Una
limosna por compasión.
Los viandantes son insensibles a las demandas de Martinillo
Pasa un grupo de niños con su maestro al frente. Van cantando un villancico.
Se paran hasta terminarlo y se marchan.

De pronto pasa por allí un pordiosero ,que por los gestos que hace, se nota
que es ciego.
PORDIOSERO.- Una limosna para este pobre indigente que por no tener, no
puede ni ver. ¡ Una limosna para este pobre !
Martinillo se queda asombrado al ver al pobre ciego. Empieza a rebuscarse
por los bolsillos y reúne en sus manos todo cuanto había conseguido durante
el día y la noche.
MARTINILLO( Observando atentamente al pordiososero pero lleno de amor
y comprensión) Tome buen señor. Yo, aunque soy pobre, os doy estos
mendrugos de pan y algunas monedas que me han dado durante todo el día
.Usted lo necesita mas que yo.
PORDIOSERO.- Extendiendo las manos, en actitud de tocar a Martinillo
¿ Como te llamas muchacho)
MARTINILLO.- Señor desde pequeño me llaman Martinillo, y tengo que
pedir porque papá murió y mama se puso enferma de tanto trabajar. Asi es
que tengo que mendigar para que coman mis hermanos menores y mama.
PODIOSERO.- En verdad eres pobre y tienes un gran corazón, Jesús dijo en
una ocasión " lo que hiciereis con uno de estos pequeños, a mi me lo hacéis".
Martinillo, Dios te dará a conocer el Misterio de la Tierra del Pan.¡
Martinillo queda con Dios.
MARTINILLO .- ¡ Id con Dios!
Pasa otro grupo de niños que cantan villancicos .Al igual que los otros, se
marchan al terminar.
Aparecen en escena dos ángeles: Alegría de vivir y Luz de Simpatía. Van en
actitud de buscar a alguien
ALEGRIA DE V..- Este debe ser el muchacho que andamos buscando
LUZ de S. .-No cabe duda que es,Dios nos lo ha descrito de esta forma.
( Como presentándolo al publico ) LUZ de S .-Somos dos Ángeles de la Corte
Celestial, que Dios envía para auxiliar a éste Zagal.
.-En aquélla a Nochebuena fuimos los encargados de anunciar a los pastores
el nacimiento del Niño Dios.
ALEGRIA DE V. .- Venimos a traerle la curación de su madre.
LUZ DE S. .- Y para mayor alegría suya , le vamos a mostrar el nacimiento de
Jesús, tal y como ocurrió hace muchos años, muchísimos años, en pago d e su
buena acción.
ALEGRIA DE V. .-Dirigiéndose a Martinillo) Despierta que te traemos
buenas noticias.
LUZ.- Vas a conocer cosas maravillosas, que les estan vedadas a los
soberbios y poco generosos.
MARTINILLO.- ( Asombrado) ¿ Que veo? ¿ De donde habéis salido?
¿ Quiene sois?.
LUZ DE S. y ALEGRIA DE V. .-Somos ángeles enviados por el señor. Venimos
a recompensarte de la buena acción que has tenido con el pobre ciego.
MARTINILLO.- 8 No saliendo de su asombro) ¡ Que sueño tan bonito al oir
hablar a los ángeles ! Debo estar soñando o enfermo.
LUZ DE S. .- Tu humildad te hace creer que sueñas, pero es realidad. Dios
se manifiesta a los humildes y generosos dándoles el ciento por uno por la
buenas obras que hacen.
ALEGRIA DE V. .- Vamos a hacerte participe del hecho máS
MARAVILLOSO que ha podido ocurrir a la Humanidad..
( los dos ángeles al mismo tiempo ) El nacimiento del Salvador
suena un villancico si letra. Se abre la parte del fondo y aparecen la Virgen y
San José
JOSE.- Maria stoy asombrado de ver que mis primos no han querido darnos
aposento en su casa.
MARIA.- No te aflijas José, confía en Dios que querrá para su hijo un lugar
apropiado para nacer.
JOSE.- Tan sólo un pariente anciano, descendiente de mi abuelo Eleazar, el
tahonero, me ha dicho que podemos ir a una cueva de su propiedad que hay
por aquí.
MARIA.- Jose ,vayamos presto ha llegado la hora.
(Se retiran despacio al fondo. Pasan unos pastores, que van cantando un
villancico, Al terminar salen
Aparecen los ángele y cuatro pastores y pastoras
PATOR 1 He aqui donde ha nacido el Niño. Por fin hemos llegado.
PASTOR 2.- Demos humildemente nuestras ofrendas. Aun que son modestos
nuestro regalos, los hemos conseguido cuidando el ganado.
JOSE.- Aquí tenéis a Jesús, pastorcillos. Contemplad, a quien no cabe en el
cielo, reclinado en humilde cuna.
MARIA.- Dichosos vosotros, pastores. Habéis sido los primeros en llegar
.Los humildes y limpios de corazón, contemplan a Dios.
PASTORA 1 Recibid este presente. Es cuanto he podido traer.
PASTORA 2ª .- Tomad este queso que traigo recién hecho. Es tanta la
emoción que tengo que me parece estar en el cielo.
JOSE.- Gracias pastores. Sabemos volarar vuestras ofrendas.
PASTOR 1º .- ( Lleno de alegria, se dirige a un grupo de niños que van
llegando) ¡ Adoremos al niño y cantémosle!
Van pasando cantando villancicos o haciendo sus respectivos número grupos
de alumnos.
PASTORES.- ¡ Una estrella se acerca! ¡Una estrella que viene or Oriente!
LUZ DE S. .- Son sabios que vienen de tierras extrañas, estudiosos de los
astros. Una vez que han visto esta nueva estrella, han interpretado que
Jesús ha nacido en este lugar.
ALEGRÍA DE V. .- ¡ Venid sabios prudentes, y contemplad este bello
acontecimiento! Dos en pobre pesebre nos alecciona con tanta humildad!

Todos se postran adorando al Niño. Entregan los reyes sus ofrendas


Unos niños tapando la escena anterior canta NOCHE DE PAZ , mientras
cantan salen todos a escena menos MARTINILLO y los Ángeles.
LUZ DE S. .- 8 SE dirige a MArtinillo, quien se levanta lentamente ,
Martinillo has visto Belén, cuna del pan, porque lo poco que has dado como
pbre, Dios lo mide con mucho.
ALEGRIA DE V. .- Eleazar, el abuelo de José, también paso la vida
socorriendo a cuantos pobres acudían a él, gastando buena parte de su
hacienda.
LUZ DE S. .- Alégrate Martinillo, pues por tu buena acción eL Señor te
premia con la curación de tu madre.
ALEGRÍA DE VI. .- Y así damos por concluida la misión que Dios nos
encomendó.¡ Corre, Martinillo a tu cas Tu madre te espera.¡ Adiós !
( Martinillo sale aprisa, diciendo adiós con las manos ) ÁNGELES .- ¡ Adiós !

FIN DE LA REPRESENTACIÓN