Está en la página 1de 12

Como componentes de la cavidad bucal, los dientes tienen gran importancia y son

indispensables para el comienzo del proceso digestivo. Los dientes están incluidos y fijados

en los procesos alveolares de los maxilares y la mandíbula.

Los dientes son formaciones ectodérmicas duras, resistentes, implantadas por sus raíces en

los alvéolos del maxilar y de la mandíbula. Están destinados a fragmentar los alimentos

sólidos para constituir el bolo alimenticio.

Los dientes se disponen en dos arcos dentales uno Superior y otro inferior. Cada arco,

presenta una cara anterior convexa y una cara posterior cóncava, un borde adherente o

alveolar y un borde libre o triturante.

Sólo el arco inferior es móvil. El arco dental Superior desborda inferior en todo su contorno.

Contacto entre los dientes de cada arco asegura la oclusión de tal manera que las partes
salientes del diente corresponden a las partes excavadas del diente que lo enfrenta. Este

conjunto constituye el articulado dentario. El estado correcto de este depende de la posición

normal de la articulación temporomandibular, así como de la alineación correcta de los

dientes. El menor de efecto produce una sensación de molestia y es necesario corregirlo.

Se denomina dentición a las etapas seguidas por el aparato dental para llegar a la edad adulta,

existen dos tipos de denticiones:

Primera dentición la del niño, comienza 6 ü 8 meses después del nacimiento.

Comprenden un total de 20 dientes: 8 incisivos, 4 caninos, 8 molares.

Distribuidos de la siguiente manera en cada hemiarco dental:

Incisivo medial (central): el primer diente que sufre erupción (en general en la mandíbula)

más o menos a los 6 meses de edad (en algunos lactantes puede

no emerger hasta los 12 o 13 meses).

Incisivo lateral: hace erupción alrededor de los 8 meses.

Canino: cuya erupción no ocurre hasta alrededor de los 15 meses.

Dos molares: el primero hace erupción entre los 10 y 19 meses, mientras que el segundo

aparece entre los 20 y 31 meses


La segunda dentición está marcada por la caída de los dientes precedentes los cuales son

reemplazados por los de la dentadura permanente, esta segunda dentición se escalona entre

los 6 y 12 años para la casi totalidad de los dientes.

Es un periodo de varios años, que suele comenzar más o menos a los 6 años y terminar

alrededor de los 12 o 13, los dientes deciduos son reemplazados gradualmente por 32

DIENTES PERMANANETES (SECUNDARIOS)

Se distribuyen de la manera siguiente:

Incisivo central (medial): que sufre erupción entre los 7 u 8 años.

Incisivo lateral: emerge entre los 8 o 9 años.

Canino: cuya erupción ocurre entre los 10 y 12 años.


Dos premolares: que también emergen entre los 10 y los 12 años.

Tres molares: que siguen un cronograma de erupción disímil. El primer molar suele aparecer

a los 6 años; el segundo emerge en los comienzos de la adolescencia y el tercero (muela de

juicio) recién lo hace al final de la adolescencia o ya pasado los 20 años.

Solo los cuatro últimos molares o muelas de juicio que aparecen de forma tardía a veces más

allá de los 20 años.

Descripción general

Todos los dientes se componen de una corona, una raíz, y un cuello

Corona: cubierta por el esmalte, sustancia blanca, brillante y resistente. La corona es una

masa variable que se va ampliando hacia la superficie del diente; tiene una forma cuboidea y

en la superficie de las distintas caras de la

corona forma eminencias, depresiones, surcos.

En los incisivos y caninos la corona tiene

cinco caras y un borde cortante. Las caras se

designan según las relaciones de los arcos

dentales.

Raíz: Única o múltiple, de forma cónica y

color amarillento, de superficie rugosa, se

hunde en los alvéolos dentarios. La raiz es la

parte del diente cubierta por cemento y alojada en el alveolo. Cómo se ha dicho en general
tiene forma cónica y se distingue una base un cuerpo y un vértice o apex. La raíz es

habitualmente algo más larga que la corona y su volumen es variable.Las superficies de la

raíz se presentan lisas o irregulares; las primeras no tienen el grado de Pulido de la superficie

de la corona, las segundas pueden presentar surcos o elevaciones extendidas o prominencias

(depósitos exagerado de cemento). Pueden presentarse aplastados en sentido vestíbulo lingual

o mesiodistal.

Cuando el diente tiene una raíz, se lo designa unirradicular, cuando tiene dos o más raíces es

multirradicular. Las raíces de un diente pueden separarse de forma progresiva de la base al

vértice y son divergentes, en otros casos separadas en su base y luego tienden a juntarse hacia

el vértice son raíces convergentes y si mantienen la distancia en todo el trayecto son raíces

paralelas.

Cuello: Parte intermedia entre la corona y la raíz donde se fija la encía.

Se distinguen:

El cuello anatómico: Es la línea sinuosa donde entran en relación el esmalte de la corona con

el cemento de la raíz. En las caras vestibular y lingual de los incisivos y caninos. La

convexidad de esta línea está orientada hacia la raíz. Esta curva convexa hacia abajo es menor

en los premolares y molares pero tienen similares características.

El cuello quirúrgico: Por encima, el borde alveolar se aproxima al cuello anatómico y queda

una franja de raíz al descubierto, en el hueso seco a la que algunos llaman el cuello

quirúrgico.
La zona del cuello: Por su interés odontológico se designa así a la porción de la corona y a la

porción de la raíz vecina al cuello anatómico. La parte del diente que es aparente en la

cavidad bucal y cuya importancia depende del volumen de las encías se denomina Corona

clínica.

Constitución anatómica

Están constituidos por una sustancia especial, la dentina o Marfil. Esta se encuentra excavada

por una cavidad central, la cavidad pulpar, ocupada en estado fresco por la pulpa dentaria,

parte blanda del diente.

A nivel de la corona y por fuera de la dentina encontramos el esmalte y en la porción

radicular, el cemento. Cuando el diente acaba de hacer erupción el esmalte está cubierto por

una membrana de Nadmyth (cutícula del diente) esta cutícula constituye una lámina bastante

resistente a los ácidos y a los álcalis pero que se destruye fácilmente por los frotamientos.

Esmalte: una capa delgada, dura y translucida de tejido mineralizado acelular que cubre la

corona del diente, le permite resistir la acción masticatoria.Se dispone como un capuchón en

la porción coronal del diente, su borde entra en relación con el cemento constituyendo una

línea de contacto esmalte-cemento, el cuello anatómico. Aquí el esmalte tiene menor grosor y

se va espesando hacia el borde cortante de los incisivos y caninos. En los premolares y

molares, el máximo de espesor se encuentra en las cúspides. La superficie interna del esmalte

aplicada directamente contra la superficie externa ésta se encuentra en relación con la cavidad

bucal cuando la cutícula dental ha desaparecido. Esta última es Lisa y brillante pero en

muchos casos puede observarse estrías transversales en la zona próxima del cuello; la
pequeña evasión que queda entre 2 de estos surcos se denomina primaria su coloración varía

del Amarillo al blanco azulado.

Dentina: es el tejido dental más abundante; está situado debajo del esmalte en la corona y

debajo del cemento en la raíz. Su estructura singular formada por túbulos y su composición

bioquímica sustentan el esmalte, más rígido. Constituye la parte principal del diente por

sustancias orgánicas y sustancias inorgánicas a base de sales de calcio y de magnesio. Su

superficie interna está en relación con la pulpa dentaria realmente con los odontoblastos que

quedan por afuera de la sustancia dentaria la que está recorrida por prolongaciones

citoplasmaticas de estos odontoblastos.

Cemento: Es una capa delgada, amarilla pálida, de tejido calcificado semejante al hueso, que

cubre la dentina de la raíz del diente. Es más blando y más permeable que la dentina y se

elimina con facilidad por abrasión cuando la superficie de la raíz queda expuesta al medio

ambiente de la cavidad bucal. Cubre la porción de dentina que corresponde a la raíz. Es el

componente dental más parecido al hueso y su función principal es la de servir de fijación a

la fibras de periodonto. Se extiende del cuello a la punta de la raíz y su espesor aumenta

desde el esmalte hasta el vértice de la raíz. De color blanco amarillento su superficie externa

es rugosa

Cavidad pulpar Corresponde a la cavidad qué es rodeada por la dentina. Se encuentra

ocupada por la pulpa dentaria. En los dientes unirradiculares la cavidad puede ser única y en

los multirradiculares se distinguen dos partes.


La pulpa dentaria es de color rojizo está constituida por un tejido conectivo muy vascular

izado, ricamente inervada y existen pequeños vasos linfáticos.

Características principales dientes.


Incisivos: Son cuatro en la mandíbula y dos en cada maxilar se disponen a ambos lados de la

línea media

Se distinguen: Un incisivo central o medial y un incisivo lateral. Su corona es aplastada de

adelante hacia atrás y tallada en bisel. Su extremidad libre o triturante es transversal y

cortante. Esta Corona es convexa adelante y cóncava atrás. La raíz es única, aplastada en

sentido transversal.

Caninos: Son largos, en número de dos en la mandíbula y uno por maxilar, situados

lateralmente a los incisivos. Su corona es cónica, lo que los hace cortantes por la punta y por

los bordes. Cóncavos atrás y convexos adelante, contribuyen con los incisivos al modelado de

los labios y, por lo tanto,de la boca y de la fisonomía. La raíz es única, voluminosa,


levantando la superficie ósea de una protuberancia.

Premolares: Estos, en número de 4 (2 por lado) por la mandíbula y dos por maxilar, se los

denomina primer y segundo premolar. Están situados por detrás del canino. Su corona es

gruesa, cuadrangular con dos tubérculos uno medial y otro lateral, de ahí el nombre de

bicúspides qué se le da muchas veces. La raíz es única, aplastada de adelante hacia

atrás.Molares: Se los denomina también grandes molares, hay tres para cada hemifila

Superior y hemifila inferior: primero, segundo y tercer molar. La corona es cuboide, son
cuatro o cinco tubérculos en la cara triturante. Las raíces son múltiples y para un mismo

diente, son divergentes. Las raíces de los molares superiores están próximas a la pared

inferior del seno maxilar, lo que explica las neuroglias dentarias en la sinusitis o la sinusitis

secundarias a una infección dentaria. El tercer molar puede quedar mucho tiempo incluido en

las mandíbulas o en los maxilares y ser causas de accidentes infecciosas graves

Vasos y nervios de los dientes

Vasos

Comprenden las arterias, emanadas de la arteria alveolar inferior, para la mandíbula y de la

arteria infra orbitaria para el maxilar. Las venas se originan de la pulpa dentaria y son
satélites de las arterias. Existen vasos linfáticos que siguen el mismo trayecto que los nervios

llegan a los ganglios linfaticos submandibulares y cervicales profundos.

Nervios

Se originan del nervio maxilar para los dientes del maxilar y del nervio alveolar inferior para

los dientes de la mandíbula. En su trayecto en el conducto mandibular el net, molar inferior

emite ramificaciones en número igual al de las raíces, cuando lo que se llama plexo dentario

inferior de donde se desprenden los Ramos dentarios inferiores.