Está en la página 1de 6

ALUMNO: JORGE EDMUNDO RIVADENEYRA ANDI.

CARRERA: ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS.

MATERIA: DERECHO EMPRESARIAL.

OBJETIVO: VALORAR LA IMPORTANCIA DEL TELETRABAJO


COMO FORMA DE INSERCIÓN LABORAL DE LOS
DISCAPACITADOS A NIVEL MUNDIAL.

FECHA: 25 DE MAYO DEL 2019.


RESUMEN DE LAS PÁGINAS 4-14
Las tecnologías de la información y la comunicación están transformando profundamente
diversos aspectos de la vida económica, social, como los métodos y relaciones de trabajo,
la organización de las empresas, los objetivos de la educación y formación y el modo en
que las personas se comunican entre sí. De igual manera se están produciendo importantes
incrementos en la productividad industrial y la calidad y rendimiento de los servicios. Las
economías están cambiando la producción manual estandarizada a productos y servicios
diversificados, basados en el conocimiento. Por tal razón, las TICS ofrecen inmensas
posibilidades para aumentar la productividad y los salarios reales y junto a ello un
crecimiento económico y nuevos empleos.
Varios autores lo definen al teletrabajo como una forma flexible de organización de
trabajo que se realiza con ayuda de las TICS, en un lugar distinto y alejado de la
organización o la persona para la que se realiza el trabajo; modalidad que abarca
actividades laborales por cuenta ajena realizadas total y parcialmente fuera de la empresa.
Se puede teletrabajar mediante contrato por obra o por servicio, a tiempo parcial o
completo, en nómina, como colaborador o en forma independiente con las mismas
modalidades de contrato que en el trabajo tradicional.
El desarrollo de las tecnologías informáticas aplicadas a las telecomunicaciones, el
abaratamiento de costes han hecho a los estados plantearse como lograr el desarrollo de
una región les resulte más económico y socialmente mas rentable promover
infraestructuras de comunicaciones de banda ancha y servicios múltiples y formar
adecuadamente a los trabajadores que se incorporen a la gestión de productos y servicios
de valor añadido.
Actualmente los trabajadores pueden obtener de forma inmediata la información que
requieren para desarrollar su trabajo desde su propio domicilio, desde un centro de
teletrabajo o desde cualquier lugar que permita una conexión informática a la red de la
empresa.
La adopción del teletrabajo para las empresas posee ventajas e inconvenientes para la
empresa, su adopción implica un replanteamiento general de esta, con un modelo de
organización dinámico y descentralizado, en el que el trabajo se centra mas en tareas y
procesos que en funciones. Para ello deben cumplirse con: uso intensivo de las
tecnologías de información y comunicación para la producción de valor añadido, un
sistema de control de gestión altamente formalizado, la existencia de sistemas de trabajo
basados en la dirección por objetivos o en el trabajo por proyectos y la disponibilidad de
recursos humanos capacitados.
De esta forma surge un nuevo mercado de empleos que incluye entre sus usuarios a
grupos actualmente marginados del mercado internacional tales como las personas con
discapacidad, pero también pueden crear fronteras para aquellos que no se adapten a la
transformación del trabajo. La capacidad de adaptación no solo depende del nivel de
capacitación profesional si no también de la naturaleza de las tareas para las que el
trabajador esté preparado.
Existen varias modalidades de teletrabajo, entre ellas están:
El trabajo en el domicilio ya sea por cuenta propia o ajena; siendo esta ultima la mas
extensa que responde a la necesidad del trabajador o a una política propia de la empresa,
en esta modalidad los empleados alternan el teletrabajo con la asistencia a la oficina.
Centros de teletrabajo o telecentro: siendo estas unas oficinas que dispone de los equipos
e instalaciones necesarias para desarrollar actividades de teletrabajo. Su diseño ha de ser
flexible para que pueda albergar a distintos tipos de teletrabajadores y suele contar con
un equipo o persona responsable de su organización y mantenimiento.
Teletrabajadores móviles o itinerantes: engloba a trabajadores que necesitan desplazarse
frecuentemente para mejorar el servicio que presten a los clientes.
DE LAS PERSONAS DISCAPACITADAS, INSERCIÓN LABORAL
INTERNACIONAL, RESPALDO INSTITUCIONAL.
El termino “personas discapacitas” significa cualquier persona imposibilitada de
asegurarse totalmente o parcialmente por si misma las necesidades de un individuo
normal y/o una vida social, como resultado de una deficiencia, sea congénita o no, en su
capacidad física y mental.
La legislación internacional les reconoce entre otros derechos el acceso a un seguro social,
económico y a un nivel decente de vida; de acuerdo a su capacidad, pueden conseguir
trabajo y retenerlo, comprometerse en una ocupación útil, productiva y remunerativa y a
asociarse en gremios o sindicatos; que sus necesidades especiales sean tomadas en toda
consideración a todos los niveles de planteamiento económico y social.
Las Naciones Unidas ha promovido el bienestar y la integración de personas
discapacitadas, primero proveer asesorías y organizar talleres y capacitación para su
personal técnico. Desde los años 70 en los esfuerzos de la Organización han incluido los
derechos humanos de las personas con discapacidades y han hecho un llamado para la
igualdad de oportunidades en todos los niveles , en 1975 la asamblea general adopto la
“Declaración de los Derechos para las Personas Discapacitadas” haciendo énfasis en los
derechos civiles y políticos de las personas incapacitadas. En el año 1981 proclamaron
como el “Año Internacional de las Personas Discapacitadas para Promover la completa
participación e igualdad”.
En 1995, 117 jefes de estado y de gobierno en la cumbre de social de Copenhague
afirmaron su compromiso para la promoción de reglas estándares y estrategias de
desarrollo para su instrumentación; así su programa de acción especifica que “Los
Gobiernos, en colaboración con las organizaciones de personas con discapacidades
puedan contribuir al beneficio , y se beneficien, de la completa participación de la
sociedad. Las políticas que conciernen a las personas con discapacidades deberían
enfocarse en lo que pueden hacer mas que en lo que no pueden, y deberían asegurar su
dignidad como ciudadanos”.
La legislación española obliga a las empresas con mas de 50 empleados a reservar el 2%
de su plantilla a los minusválidos. Pero las dificultades añadidas al contratarlos hacen que
esta imposición legal no se cumpla en la mayor parte de los casos.
En la India se acopio información segregada de genero de 119 ONG distribuidas en el
territorio nacional, sobre la participación de personas discapacitadas en el terreno laboral.
Una de las conclusiones de estudio establece que las mujeres solo conformaban el
29.50% de los cuerpos directivos y el 22.15%del equipo general de trabajo de las
organizaciones participantes.
El gobierno cubano ha mantenido una estricta protección a las personas discapacitadas,
brindándole la oportunidad de acceder a la educación, atención médica gratuita en centros
especializados e incorporación a las distintas formas de empleo, susceptibles a ser
realizados por ellas.
Recientemente la Comisión de lo laboral y Social en Ecuador corrigió el texto de un
proyecto de ley sobre discapacidad que obligará las empresas que cuenten con un número
minino de 35 trabajadores a contratar a una persona con discapacidad, y a uno más por
cada 100 empleados que superen los 35. De igual modo el gobierno de México ha
aprobado la Ley para la Atención a las Personas con Discapacidad que obliga a contratar
a cinco personas con discapacidad por cada cien empleados públicos con que cuenten, así
como crear una bolsa de trabajo para su integración en empleos ordinarios.
· La mayor flexibilidad que supone el teletrabajo favorece a aquellos trabajadores que
tienen algún tipo de discapacidad: su horario flexible constituyen un aspecto de suma
importancia para elevar la calidad de vida.
La libre elección del lugar donde realizará su trabajo proporciona a las personas con
movilidad reducida ventajas muy importantes: no precisan la utilización cotidiana del
transporte adaptado, ni la ayuda de tercera persona para desplazarse, ni se requiere
adaptación especial del puesto en la sede de la empresa
. La modalidad de trabajo en casa permite al trabajador con discapacidad compatibilizar
el trabajo con procesos de recuperación o rehabilitación, ajustando su horario a otras
exigencias relacionadas con su salud; mejora la calidad de vida del entorno familiar y
permite reducir algunos costes inherentes al trabajo. ·
· Con solo incorporar a los equipos concretas que precisen los trabajadores desarrollar
cualquiera de las teletrabajo. informáticos las adaptaciones dada su discapacidad, pueden
actividades laborales que supone el teletrabajo.
Finalmente la flexibilidad en cuanto al tipo de contrato permite adaptar los requerimientos
de la empresa a la capacidad y tiempo. Una de las ventajas más significa que implica para
una persona que trabaja apoyándose en las tecnologías de la información es que ven
potenciada su capacidad y su eficacia en los resultados.
La falta de formación adecuada, el desarrollo de tecnologías sin pensar que deben ser
usadas por todas las personas y la insuficiencia de recursos económicos para acceder a
las nuevas tecnologías son los más significativos de estos riesgos.
Lo anterior impone la necesidad de desarrollar una acción decidida para adaptar la
sociedad de la información a las necesidades de los ciudadanos, en caso contrario el
desarrollo tecnológico, que tantas posibilidades y oportunidades ofrece para mejorar la
integración social y la calidad de vida de las personas con discapacidad puede provocar
también problemas adicionales para ellas.
Implantar el Teletrabajo exige formación, tanto en las técnicas y habilidades propias de
la profesión o actividad específica a realizar como en las técnicas informáticas y de
comunicación, toda vez que los avances tecnológicos son continuos y el teletrabajador
debe ser capaz de responder a las exigencias de un mercado dinámico y competitivo, a
esto no escapan los discapacitados.
Estudiosos del tema señalan que el sector público debe asumir la obligación de garantizar
ciertos niveles de igualdad a la hora de disponer de la tecnología de avanzada, toda vez
la insuficiencia de recursos económicos para garantizar la infraestructura requerida para
el uso de las Tic, convierte en sector vulnerable a la mayoría. En un orden más básico,
sería preciso facilitar el acceso a la tecnología más elemental a las personas con
discapacidad que tengan voluntad de teletrabajar, toda vez que el desarrollo tecnológico
les ha permitido el acceso a sectores de conocimiento y actividad que hasta poco tiempo
les estaban vedados.
Tradicionalmente, las personas con algún tipo de minusvalía trabajaban en sectores como
la Administración, la Artesanía, que requerían menor cualificación. En la empresa actual
la discapacidad no es relevante porque permiten un trabajo desde el propio domicilio a
través de un sistema apropiado de telecomunicaciones.
Resulta obvio para muchos que el aislamiento de las personas con discapacidad se
incrementaría si optan por teletrabajar, sin embargo el mero hecho de poder realizar tareas
laborales puede suponer un importante incremento de calidad de vida para aquellas
personas que no pueden moverse de su casa, y en el caso de personas que sí pueden
hacerlo el hecho de trabajar en casa no implica necesariamente que haya ausencia de
contacto personal.
La opción por el teletrabajo no tiene, pues, por qué implicar un mayor aislamiento de las
personas discapacitadas, ya que el teletrabajo se podrá ver siempre compensado y
complementado con reuniones y contactos de tipo personal. Por otra parte, permite a las
personas con discapacidad trabajar en un entorno menos hostil y más adaptado a las
necesidades de cada uno.
Estudios anteriores enuncian las características que debe poseer una persona para
teletrabajar, ninguna de estas excluye la posibilidad de que un discapacitado pueda optar
por ser teletrabajador, en el que la capacidad profesional y ciertos rasgos de su
personalidad (persona equilibrada, capaz de comprometerse, que no precise de estímulos
externos para realizar el trabajo, autosuficiente para organizarse y con capacidad para
superar los problemas del aislamiento que pueden derivarse del hecho de trabajar en el
propio domicilio) son condiciones indispensables para el éxito, no siendo determinante
en ello la capacidad física que esté presente.
Múltiples son las actividades susceptibles de ser realizadas mediante teletrabajo, entre
ellas destacamos las que por su propia naturaleza puede desempeñar una persona
discapacitada: Mecanografiado de textos y maquetación electrónica de libros o
publicaciones periódicas; diseño de folletos publicitarios; diseño, realización y
producción de carteles; diseño de Publicidad en Medios Impresos; diseño y realización
de publicidad en medios electrónicos; diseño, realización y producción de CD ; diseño y
confección de todo tipo de papelería, logotipos, publicidad, regalos; confección y diseño
de Páginas Web, así como crear un servicio de actualización de websites; comercio
electrónico en la red ; servicios de traducciones en la red; tele secretaría ; s servicio
contabilidad.
Luego de exponer la panorámica actual de la inserción laboral de las personas
discapacitadas, así como si tutela institucional, consideramos válida la afirmación de que:
el teletrabajo se va instalando inexorablemente en nuestras vidas, en muchas ocasiones
sin ni siquiera ser reconocido como tal y los aspectos más relevantes de su puesta en
marcha en el mundo empresarial siguen siendo culturales y de dirección y organización
de los empleados.
Por tanto, a la pregunta de si el Teletrabajo es una opción de futuro o una realidad actual
respondemos que, a nuestro juicio, es definitivamente una realidad actual que puede
mejorar nuestras vidas haciendo nuestra sociedad más integradora en unos aspectos y
menos en otros. Nos dota de mayor libertad a la hora de la organizar nuestra jornada
laboral, pero se corre el peligro del individualismo y la desunión que provoque un
empeoramiento de las condiciones laborales.
La búsqueda del equilibrio entre las ventajas y los inconvenientes del teletrabajo sigue
estando en nuestras manos. En todo caso, el teletrabajo se presenta como una oportunidad
de acceso al empleo para personas con discapacidad, en especial para aquellas que tengan
problemas de movilidad o de adaptación a los ritmos convencionales de trabajo, debido a
esto múltiples son las acciones de los estados y ONGs para garantizar la inserción laboral
de estos individuos, así como su formación efectiva en el uso de las principales
herramientas de trabajo que le ofrece la Sociedad del Conocimiento.
CRITERIO PERSONAL: Desde mi punto de vista considero que la inserción de las personas
con discapacidad al teletrabajo es de suma importancia ya que gracias a ella pueden
obtener una oportunidad de valerse por sí mismas, en nuestro país hay políticas de que
por cada porcentaje de empleados que posea la empresa un porcentaje tiene que
representar a las personas con discapacidad, pero en muchos casos no se cumplen tales
políticas porque por lo general las empresas buscan maximizar su utilidad y tienen ese
pensamiento de que al contratar un empleado con tal capacidad no va a rendir lo
suficiente. Considero que deberíamos cambiar esa mentalidad y también
entrometernos en la economía solidaria, en el sentido de brindarles la oportunidad de
que puedan involucrarse en un empleo creando emprendimientos que satisfagan una
necesidad común teniendo en cuenta la responsabilidad económica, social, ambiental
de manera justa.

BIBLIOGRAFIA
León, Ramírez, Manuela, and León, Rosa María Torres. Teletrabajo como opción a la
inserción laboral de personas discapacitadas: panorama mundial, El Cid Editor |
apuntes, 2009. ProQuest Ebook Central,
https://bibliotecas.ups.edu.ec:2708/lib/bibliotecaupssp/detail.action?docID=3182657.

También podría gustarte