Está en la página 1de 6

1

Suplemento infantil de Ciudad Mcy. 10 de junio de 2019 / Año 3. No 132.

N ° 132
"La auyamita
presumida" y
"La fábula del
cam­bur­pin­tón"
de Teresa Samele

La diminuta
abeja que
se alimenta de
sudor y lágrimas
Letras, cuentos y poemas 2

Cuentos en verso
Autora /Teresa Samele
Ilustraciones/ Fiesky Rivas

La auyamita pretenciosa

En un mercado se regodeaba
de su belleza
"¡Vayamos juntos
de mil colores para un sancocho
lleno de gentes por su tamaño bien aliñado
y de sabores. y su color. y sabrosón!"

donde la brisa el comerciante Y la muy mala


zangoloteaba que la tenía ¡Tan pretenciosa!
por todas partes no la vendía a la propuesta
con sus olores. a ningún comprante. le dijo: "¡no!"

una auyamita y llegó el ñame "Es que tú eres


que era un primor ¡Muy bien trajeado! algo capocho
montada encima con un esmoquin y además botas
de un mostrador, blanco y marrón. mucho almidón".
Letras, cuentos, y poemas 3

Llegó el topocho
verdi maduro No quiso nada Expresó ¡asco!
algo sorocho con el frijol a la batata
y muy seguro. y se burlaba y al rico apio
del cilantrón. menospreció.
"Ey auyamita!
hagamos juntos Y rechazó Y la auyamita
una cremita". a la yerba buena allí quedó
para el cocido montada encima
de un menestrón. del mostrador.
la muy maluca
en un periquete Pasado el tiempo
dejó al topocho mandó al carrizo
al pobre ocumo, al fin se pudrió,
vuelto un garete . el comerciante
mandó al cipote
no la vendió.
"Digo a mis anchas al pimentón.
lo que yo pienso Y por sifrina
no voy contigo y pretenciosa
es que tú manchas!" una cochina
se la comió.
Letras, cuentos y poemas 4

La fábula del cam­bur­pin­tón

El señor cuatro cam­bur­pin­tón Y ya en el sitio del consultorio


el pobre cuatro le confesó:
estaba serio y algo tristón
¡Chirriaba feo, desentonado!
¡Y no encontraba causa o razón! "¡Me duele mucho mi clavijero!
ya mis cuerditas no tienen son
No tenía fiebre, ni tabardillo y cuando sueno ¡casi me muero!
y mucho menos constipación porque no sueno ¡Cam­bur­pin­ton!
¡Pero sonaba igual que un grillo!
y eso era grave, ¡Un problemón! ¡Doctor, doctor!
¡Haga algo por favor!
Muy asustado y presuroso ¡Me muero me muero!
¡Me duele mucho mi clavijero!"
salió corriendo donde un señor
un cirujano neurocuatrista,
El sabio con su pericia
un gran artista, un gran doctor. en música y medicina
peló por una segueta,
un gancho y una escofina.

Y le ha brindado un diagnóstico
muy atinado y de pronóstico:

"¡Ya deja la zoquetada!


tu malestar es absurdo
¡Es que tú no tienes nada!
y yo diría que tu dueño
ha ser alguien que es zurdo.

¡No tienes nada, no tienes nada!


no tienes fiebre, ni tabardillo,
ni mucho menos constipación,
tampoco suenas igual que un grillo.

Pues tuya es otra la situación


y es que a tus cuerdas
pa’que bien suenen
las han cambiado de posición".
Pirueta y su gente 5
¿Quién es Teresa Samele? todo cuando escribo cuentos
infantiles.
El secreto está en no dejar
desaparecer ese niño o niña, que
juega, brinca, corre, llora y sueña
en nuestro interior, aunque a veces
haga acto de presencia en ese
mismo interior, el dinosaurio que se
resiste a la caída del meteorito.
No voy a mencionar la cantidad
de trabajos, títulos, ni libros que
conforman mi curriculum vitae.
Solo quisiera darles un consejo:
No crezcan, crecer es una trampa.

Teresa Samele, la escritora de los Juego


cuentos que hoy presentamos, es ¿Cuál de las abejas que está en el
además docente, y una campo será la que llegue a la flor
extraordinaria cuentacuentos. para tomar su néctar?
Teresa, en una entrevista para
Pirueta, nos cuenta: "Con
frecuencia cuando me presentan
para compartir con el público,
comentan que soy aragueña, y es
un orgullo y un honor para mí, amo
a esta hermosa tierra, pero no, no
soy aragueña, soy guariqueña, de
un hermoso pueblito llamado
Tucupido, allí está la cuna que me
meció y el sol que vio nacer un 21
de marzo de 1958.
Tal vez influenciada por la
esencia de este hermoso lugar
rodeado de inmensas sabanas, por
la magia de inolvidables vivencias
de donde emergió la más feliz de
las infancias fluyó en mi esa
inclinación poética, esa que me
llena de mucho regocijo sobre
Nuestros animales 6

Una abeja que se alimenta de


sudor y lágrimas
Texto / Carmen V. Álvarez

Suena como a poesía, pero


es verdad. Esta pequeña abeja
descubierta el año 2009 en un
parque de Brooklyn, Nueva York,
se alimenta de El nombre científico de esta abeja
sudor y lágrimas es Lasioglossum gotham.
humanas, que Lasioglossum deriva del griego
aprovecha lasios, que significa peluda, y
como una glossum,
fuente de sal y lengua;
otros minerales Gotham es un
que requiere apodo que se
para sobrevivir. le ha dado a
la ciudad de
Nueva York.
Es de color negruzco con tonos
metálicos, y vive en compactos A pesar de ser bastante común, no
nidos subterráneos. se había descubierto porque es muy
Al parecer, también se pequeña, más pequeña que un grano de
alimenta de polen y néctar de arroz.
las flores, aunque no produce Aunque se posa en los
miel. brazos y en las piernas de
las personas para
alimentarse, casi nunca
pica y cuando lo hace,
su picadura pasa
inadvertida.

Pirueta, suplemento para niñas y niños del diario Ciudad MCY


Todos los lunes una nueva edición digital
Coordinción general y diagramación: Carolina Álvarez Arocha
Ilustraciones: Fiesky Rivas
G­20011668­4 // Maracay 2019

Intereses relacionados