Está en la página 1de 6

PLAN DE INSERCION Y FINANCIAMIENTO DE

LA EMPRESA

A) PLAN INSERCION DE LA EMPRESA

Las empresas de inserción son aquellas que, debidamente calificadas como tales por el
instituto aragonés de empleo, realicen cualquier actividad económica de producción de
bienes o prestación de servicios y cuyo objeto social tenga como fin la integración y
formación socio laboral de personas en situación de exclusión social como tránsito al empleo
ordinario.
A estos efectos proporcionarán a sus trabajadores procedentes de situaciones de exclusión,
como parte de sus itinerarios de inserción, procesos personalizados y asistidos de trabajo
remunerado, formación en el puesto de trabajo y habituación laboral y social. Asimismo,
estas empresas deberán tener servicios de intervención o acompañamiento para la
inserción socio laboral que faciliten su posterior incorporación al mercado de trabajo
ordinario.
Podrán ser calificadas como empresas de inserción las sociedades mercantiles y
cooperativas legalmente constituidas que cumplan los requisitos establecidos

¿CÓMO SE PUEDE OBTENER LA CALIFICACIÓN ADMINISTRATIVA DE EMPRESA DE


INSERCIÓN?
La condición de Empresa de Inserción se adquiere por aquellas empresas que, cumpliendo
los requisitos exigidos sean calificadas por el estado. Para obtener tal calificación, las
sociedades mercantiles o cooperativas interesadas deberán presentar su solicitud (impreso
de solicitud en PDF, solicitud de calificación y registro) ante las instituciones del estado
encargadas para tales fines. A la solicitud de calificación las empresas interesadas
acompañarán la siguiente documentación:

 DNI del representante legal de la empresa y, en su caso, documentación


acreditativa de la representación que ostenta.
 Denominación social de la entidad solicitante.
 CIF de la entidad.
 Escritura de constitución de la sociedad, debidamente registrada, de la que se
derive la participación en el capital social de una o varias entidades sin ánimo de
lucro .
 Memoria que acredite la viabilidad económica, tendencia y financiera del proyecto
empresarial, detallando los aspectos técnicos de producción y comercialización, así
como el plan de inversiones y la valoración sobre las distintas fuentes de
financiación con que cuenta el proyecto.
 En caso de haber iniciado la actividad con carácter previo a la solicitud de
calificación se acompañará además la siguiente documentación:
o Documento de inscripción de la empresa en la Seguridad Social
o Licencia municipal de apertura
o Comunicación de la apertura del centro de trabajo a la Inspección de
Trabajo y Seguridad Social
o Título en virtud del cual tienen su sede los centros de trabajo:
documentos de propiedad, cesión, o contrato de arrendamiento en su
caso
o Relación de trabajadores de alta en la plantilla, indicando aquellos que
se encuentre en proceso de inserción

Hay dos tipos de calificación, provisional y definitiva.

B) PLAN DE FINANCIAMIENTO DE LA EMPRESA


EL PLAN DE FINANCIACIÓN ¿DE DÓNDE SE OBTIENE EL DINERO PARA MONTAR
UNA EMPRESA?

Una vez que sabemos el dinero mínimo que necesitamos para crear la empresa, el paso
siguiente es detallar cómo se piensa financiar dicho desembolso.

La necesidad de financiación es uno de los caballos de batalla para cualquier


emprendedor, siendo así un factor que determina las limitaciones, oportunidades y
posibilidades de cualquier empresa para ponerla en marcha. La financiación es
fundamental para poder atender las inversiones y gastos imprescindibles para desarrollar
la actividad de la empresa, y tiene distintos orígenes, puesto que puede provenir de
recursos propios o internos (aportados por los promotores o generados por la propia
actividad de la empresa) y/o recursos ajenos o externos.
En los procesos de creación de empresas las formas más frecuentes a las que se recurre,
para financiar los proyectos empresariales en sus momentos iniciales, son las
siguientes:
La suma de todos estos elementos, que representan el origen o fuentes de financiación para
poner en marcha la empresa, y mantenerla en funcionamiento, conforman el Plan de
Financiación.

Según las características de cada fuente de financiación, se les denomina de manera diferente.
Así pues, la financiación que no hay que devolver, y que corresponde a los recursos o fondos
propios, recibe el nombre de patrimonio neto, y la que hay que devolver, se le denomina pasivo.
Y, tanto un grupo, como otro, formarán parte de la otra columna de elementos que integran el
documento o estado financiero denominado balance de situación.

 En relación con la composición de las fuentes de financiación, es conveniente que el


porcentaje de los recursos propios, en comparación con el total de la financiación
necesaria, constituya entre el 30% y 50% de dicha financiación, ya que esto implica
compromiso y asunción del riesgo por parte de los promotores, lo cual genera cierto
grado y confianza en entidades bancarias, proveedores y acreedores.

Hay que evitar financiarse con demasiados recursos ajenos, puesto que ello supone
endeudarse, y como consecuencia tener que devolver esa financiación en un plazo
determinado (más rápidamente - a corto plazo -, o de forma más sosegada - a largo plazo -), y
la mayoría de las veces pagando un coste adicional establecido (pago de intereses).

Si el endeudamiento es muy elevado, y con un peso considerable de deudas a corto plazo, el


riesgo que tiene la empresa para devolver esa financiación se incrementa, - sobre todo en los
inicios, donde las ventas aún no han alcanzado el punto crítico y, además, a esto se puede unir
que algunos clientes tarden en pagar -.
Por lo tanto, es conveniente que las inversiones y gastos iníciales sean financiados con
recursos que no haya que devolver (recursos propios o patrimonio neto), o en su caso, que
haya que devolver a largo plazo (deudas o pasivo a largo plazo). Y los recursos que se
obtengan para el corto plazo (deudas o pasivo a corto plazo), que estén destinados más para
financiar los gastos corrientes, los del día a día.

FINANCIAMIENTO DE LA CREACIÓN DE UNA EMPRESA

Uno de los mayores problemas al crear una empresa es la falta de dinero necesario para
ponerla en marcha y hacerla funcionar durante los primeros meses de vida.
Lo recomendable al iniciar un nuevo negocio o empresa es utilizar capital propio, es decir,
utilizar el dinero que tengamos ahorrado, que podamos obtener de nuestra liquidación
como empleados, o que podamos obtener al vender algún bien personal.
Sin embargo, muchas veces el capital que tenemos no es suficiente para crear nuestra
empresa, por lo que se nos hace necesario recurrir a fuentes externas.

Veamos a continuación cuáles son los pasos necesarios para obtener dinero de una fuente
de financiamiento externa para la creación de una empresa:

1. Asegurarnos de que vamos a necesitar financiamiento externo


En primer lugar debemos asegurarnos de que el capital propio que tenemos no es suficiente
para montar nuestra empresa, y que realmente vamos a necesitar contar con un
financiamiento externo.

Para ello es necesario que realicemos previamente un plan de negocios, en donde


calculemos cuánto es lo que vamos a necesitar como inversión para poner en marcha la
empresa y para hacerla funcionar durante el primer ciclo de vida productivo (durante el
periodo transcurrido desde que se inicien las operaciones hasta que la empresa obtenga
dinero en cantidades suficiente como para seguir operando normalmente).

2. Calcular cuánto es lo que vamos pedir prestado


En segundo lugar debemos tener en claro a cuánto ascenderá el monto que vamos a pedir
prestado.
Para ello, simplemente debemos restar a la inversión total del proyecto, el capital propio que
tengamos.

3. Buscar el banco o entidad financiera indicada


En tercer lugar debemos investigar las diferentes ofertas financieras que existan en el
mercado, y elegir la que pueda otorgarnos el monto que necesitamos, con los menores
costos, y que nos otorgue el mayor plazo posible para pagar la deuda.
Debemos también tener en cuenta los requisitos que soliciten para poder otorgarnos el
préstamo, así como factores tales como la reputación del banco o entidad financiera, y su
atención o la rapidez con la que nos podrían dar el dinero.

4. Asegurarnos de que seremos capaces de pagar la deuda


Una vez que hemos elegido el banco o la entidad financiera a la cual le vamos a solicitar el
préstamo, debemos asegurarnos de que seremos capaces de poder pagar la deuda
contraída en caso de obtenerlo.

Para ello, debemos averiguar el costo del préstamo (la tasa de interés más otros costos que
pueda tener incluido tales como los de mantenimiento).

Luego debemos hacer nuestro presupuesto del pago de la deuda, en donde calcularemos
cuáles serán los montos o cuotas que tendremos que pagar mensualmente para cancelar
el préstamo. Este cuadro nos lo puede brindar el mismo banco o entidad financiera.

Y luego, debemos incluir dichas cuotas a nuestras proyecciones hechas en el plan de


negocio y, de ese modo, saber si con los ingresos que generaría la empresa, estaríamos en
la capacidad de pagar dichos montos.

5. Acudir al banco o entidad financiera


Una vez que nos encontramos en la capacidad de solicitar el préstamo, debemos acudir al
banco o entidad financiera que hayamos elegido previamente.

Tendremos que llevar todos los requisitos que nos pidan. Uno de ellos podría ser nuestro
plan de negocios, en donde a través de las proyecciones, podamos demostrar para qué
necesitamos el préstamo y si seremos capaces de pagarlo.
TIPOS DE FINANCIAMIENTO
CORTO PLAZO.-
El financiamiento a corto plazo es cualquier deuda que se pagara en el plazo de un año. Las
tres categorías principales de corto plazo son:
* Crédito comercial de los proveedores
* Prestamos de un banco comercial o de otro tipo de instituciones de préstamos a corto plazo
* Dinero procedente de la venta de papel comercial a inversionistas externos o a otras
empresas.

CREDITO COMERCIAL
El crédito comercial es la fuente más extendida de financiamiento a corto plazo para los
empresas. En lugar de pedir dinero prestado para pagar productos o suministros, una
empresa compra a crédito a su proveedor. El grado de formalidad en tales arreglos va desde
un simple apretón de manos hasta un rígido acuerdo por escrito. Dos de las formas más
comunes de créditos son la cuenta corriente y los pagares.

PAGARE
Es un instrumento negociable el cual es una "promesa" incondicional por escrito, dirigida de
una persona a otra, firmada por el formulante del pagaré, comprometiéndose a pagar a su
presentación, o en una fecha fija o tiempo futuro determinable, cierta cantidad de dinero en
unión de sus intereses a una tasa especificada a la orden y al portador.

CUENTA CORRIENTE
Es un producto enfocado a empresas con necesidades de financiar su capital de trabajo de
corto plazo bajo un esquema revolvente que permite hacer disposiciones y pagos acorde con
las necesidades liquidez.Crédito de Corto Plazo revolvente que se utiliza para apoyar
necesidades de capital de trabajo y transitorias de tesorería, instrumentado a través de un
contrato y dispuesto a través de pagarés.

CUENTAS POR PAGAR


Representan el crédito en cuenta abierta que ofrecen los proveedores a la empresa y que se
originan generalmente por la compra de materia prima. Es una fuente de financiamiento
común a casi todos las empresas Incluyen todas las transacciones en las cuales se compra
mercancías pero no se firma.