Está en la página 1de 6

Cultivos Tropicales

ISSN: 0258-5936
revista@inca.edu.cu
Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas
Cuba

Pérez, María M.
CULTIVOS TROPICALES: UNA REVISTA CIENTIFICA AGRICOLA A LA ENTRADA DEL NUEVO
MILENIO
Cultivos Tropicales, vol. 22, núm. 4, 2001, pp. 5-9
Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas
La Habana, Cuba

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=193230162001

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Cultivos Tropicales, 2001, vol. 22, no. 4, p. 5-9

CULTIVOS TROPICALES: UNA REVISTA CIENTIFICA


AGRICOLA A LA ENTRADA DEL NUEVO MILENIO
María M. Pérez✉
ABSTRACT. The aim of this paper is to present the different RESUMEN. El objetivo de este trabajo es presentar las dife-
stages that “Cultivos Tropicales” journal has gone through rentes etapas por las que ha transcurrido la revista científica
since its first issue at the National Institute of Agricultural “Cultivos Tropicales” desde su aparición en 1979 en el Institu-
Sciences in 1979 until achieving its 20 years, and the steps it to Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA) hasta alcanzar una
should follow to improve its quality and competitive level pervivencia de 20 años y los pasos a seguir para aumentar su
within its environment. Therefore, different aspects of the calidad y nivel competitivo en su entorno. Para ello, se abor-
journal are approached in this study: general traits (frequency dan diferentes aspectos de la publicación, como son: sus ca-
and formats), scientific quality of every article published (peer racterísticas generales (periodicidad y aspectos formales de la
review, bibliographic references and other added values), publicación), la calidad científica de los artículos publicados
exchange and suscription, international recognition and the en ella (arbitraje, referencias bibliográficas y aspectos de valor
recommendations become a highly qualified scientific journal. añadido), la distribución por canje y suscripción, el reconoci-
miento de la publicación y las recomendaciones a tener en
cuenta para llegar a ser una revista científica de calidad.

Key words: scientific journal, quality, prestige Palabras clave: revista científica, calidad, pervivencia

INTRODUCCIÓN la materia de su interés, por el nivel de sistematización y


actualidad de los temas tratados.
Hoy en día, está bien establecido en el mundo aca- Por la importancia de las publicaciones como último
démico que el producto del quehacer de investigación se eslabón del trabajo académico y fuente de transmisión
refleja en los artículos que publican los investigadores. de resultados científicos, es que el Instituto Nacional de
Algunos estudiosos incluso sostienen que la publicación Ciencias Agrícolas (INCA), perteneciente al Ministerio de
en revistas es indiscutiblemente una de las principales Educación Superior, dedica parte de sus fondos financie-
actividades del investigador, tan importante como la in- ros a la publicación de la revista “Cultivos Tropicales” desde
vestigación misma. 1979, ya que esta representa la vía más importante de
Así, la revista científica ha sido una necesidad des- divulgación de su actividad investigativa (2).
de el siglo XVII y todavía es el canal más importante para Desde sus inicios, la revista publica trabajos origina-
comunicar a los científicos (1). les con los resultados de las investigaciones científicas
La publicación de artículos en revistas surge, por lo en las distintas especialidades de la rama agrícola en
tanto, de la necesidad de mostrar los avances logrados que se trabaja en el centro, con énfasis en las zonas
en una investigación, para que lleguen a la comunidad tropical y subtropical.
especializada en forma eficiente. Como no hay universi- El objetivo de este trabajo es presentar la evolución
dad sin investigación, tampoco hay investigación com- de la revista desde su aparición en 1979 hasta alcanzar
pleta, eficiente y útil a la comunidad, si no se difunde por una pervivencia de 20 años y los pasos que se han segui-
los medios adecuados. do a partir de ese momento para aumentar su calidad
Además, las revistas científicas constituyen la fuen- científica y nivel competitivo en su entorno.
te primaria de información a la que más frecuentemente
recurren los científicos para mantenerse actualizados en CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA
PUBLICACIÓN
El Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA)
María M. Pérez, Editora de la revista científica “Cultivos Tropicales”,
del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas, Gaveta Postal 1, San José comenzó a editar la revista científica agrícola que deno-
de las Lajas, La Habana, Cuba. minó “Cultivos Tropicales” en abril de 1979, con el fin de
Ponencia presentada en las Jornadas de Discusión sobre la Gestión de las publicar los resultados de las investigaciones realizadas
Revistas Científicas Arbitradas, celebradas en la ciudad de Maracaibo, en los diferentes campos de trabajo del centro.
Estado Zulia, Venezuela, del 29 de mayo al 1 de junio del 2001.
✉ revista@inca.edu.cu

5
María M. Pérez

Periodicidad. En sus inicios la frecuencia de edición de Los programas de computación así como el
la publicación era cuatrimestral y se mantuvo así durante equipamiento empleado también han ido cambiando de
sus tres primeros años. A partir de 1982, se editó trimes- acuerdo con los avances tecnológicos, pasando desde
tralmente hasta 1989. Luego en 1990, debido a las difi- una simple máquina de escribir Olivetti en sus primeros
cultades económicas del país, la crisis de papel e insumos momentos, en cuyos textos eran inevitables el emplane
para la impresión, se interrumpió su salida. En 1991 vol- y parcheo, posteriormente a una máquina eléctrica de
vió a editarse pero con frecuencia cuatrimestral hasta 1998, composición IBM, hasta una edición automatizada en la
por la carencia que aún existía con el papel de impresión. década del noventa mediante computadoras, desde
Una vez resuelta esta dificultad en 1999, fecha en que a JET 386, PENTIUM I hasta PENTIUM III, lo que facilitó
su vez alcanzó los primeros 20 años de su aparición, de notablemente el proceso de edición. Por otro lado, los
nuevo su edición se hace trimestral, periodicidad que se programas de edición transitaron desde un simple
mantendrá en este nuevo milenio, ya que es un aspecto procesador de textos Word Perfect, con el que se hacían
importante a tener en cuenta para su calidad como revis- las primeras correcciones automatizadas hasta el Ven-
ta científica. tura Publisher, programa que permitió lograr un nivel ade-
Aspectos formales de la publicación. Durante su primer cuado de calidad en la edición, la compactación del texto
quinquenio de vida, la revista solamente publicaba los para aprovechar mejor el espacio y aumentar la cantidad
artículos de nuestros investigadores, cuyos intereses res- de caracteres por pauta, la selección del tipo y puntaje
pondían a los departamentos de investigación del INCA de las distintas letras e interlineados más apropiados para
con enfoque hacia los cultivos, que eran: plátano, cítri- la lectura, el intercalado de tablas, figuras y fotos así como
cos, arroz, caña de azúcar, café, piña, tomate y papa. el trabajo en columnas y la eliminación de páginas en
A partir de 1984, los resultados de los investigado- blanco, que dio paso al posterior editor de textos
res del centro a publicar en la revista cuentan con coautoría PageMaker, una herramienta mucho más útil para el tra-
de extranjeros, fundamentalmente del campo socialista, bajo, por las posibilidades que ofrece y porque a su vez
debido a convenios de trabajo que a la sazón se estable- viabiliza la publicación electrónica, aspiración de todo
cieron entre ambos países. También en esta etapa apa- editor de revistas científicas.
recen las primeras contribuciones de algunos profesores
de la Facultad de Agronomía. CALIDAD CIENTIFICA DE LA REVISTA
En todo ese período los artículos eran publicados
solamente en español, aunque desde el principio conte- Arbitraje. El proceso de arbitraje se ha caracterizado por
nían resúmenes informativos en español e inglés. su rigurosidad; no obstante, dicho funcionamiento no ha
Se observó un cambio importante en los años no- sido tradicionalmente el mismo, pues se ha perfecciona-
venta, ya que el enfoque de los cultivos queda reempla- do sobre la base de la experiencia adquirida.
zado por el de las especialidades de investigación, como Inicialmente no se hacía arbitraje, pues los trabajos
son: Genética y Mejoramiento Vegetal, Fitotecnia, Fisio- eran revisados por los jefes de departamento, quienes a
logía y Bioquímica Vegetal, y Matemática Aplicada, a los su vez daban la aprobación para su publicación. Poste-
que se añadió unos años después los Biofertilizantes y riormente, avanzando en la década del ochenta, se de-
más adelante la Biotecnología Agrícola. signaron árbitros de base, que realizaban su trabajo sin
Ya desde esa etapa, los trabajos se publican en di- tener el control del tiempo de revisión requerido. De esta
ferentes modalidades, como son: artículos originales, manera, se establecieron tres arbitrajes, dos de la espe-
comunicaciones cortas, informes de presentación de nue- cialidad y uno de biometría.
vas variedades, monografías, revisiones y reseñas biblio- Ya en los años noventa, los árbitros se constituye-
gráficas, tanto en español como en inglés, con resúme- ron en un Consejo de Redacción con reuniones mensua-
nes en ambos idiomas. les para debatir de conjunto los trabajos y aceptarlos,
Actualmente, la tabla de contenido de la revista con- devolverlos para hacer arreglos o rechazarlos, según la
tiene las especialidades que a continuación se relacio- política editorial establecida por el Comité Editorial del
nan: agricultura sostenible, biofertilizantes, biotecnología centro.
agrícola, estrés abióticos, fisiología y bioquímica vegetal, Ya en esta etapa solamente se hacían dos arbitrajes,
fitotecnia, genética y mejoramiento vegetal, matemática pues los árbitros habían adquirido tal dominio por el debate
aplicada, nutrición de las plantas, productos bioactivos, de artículos en las reuniones del consejo, que las evalua-
riego y drenaje. ciones de la especialidad incluían la revisión estadística y
Con el transcurso del tiempo ha variado la portada y solo de manera casuística se realizaba un tercer arbitraje.
el formato de la revista, de acuerdo con las tendencias de Es bueno señalar que los árbitros tradicionalmente
las revistas científicas cubanas. Inicialmente, de un for- han sido notables investigadores, doctores en ciencias
mato A-5 (148x210 mm) con unas 200 páginas pasó pos- de nuestro centro, con amplia experiencia y dominio de
teriormente a un A-4 (210x297 mm) con 96 páginas en la temática que les corresponde.
1985, lo cual permitió una mayor capacidad de edición y Este estilo de trabajo se cerró con la culminación
adecuación de sus artículos. del siglo, pues teniendo en cuenta los aspectos indis-

6
Cultivos Tropicales: una revista científica agrícola a la entrada del nuevo milenio

pensables para elevar la calidad de las revistas científi- %


cas, el comité editorial consideró necesario establecer el 45
arbitraje a doble ciegas (el autor no conoce quien es el
40
árbitro y viceversa) desde principios del año en curso,
con el fin de cumplir los requerimientos que permitirán 35
una mayor visibilidad de esta publicación. 30 Aceptados en primera instancia
De esta forma, el editor inscribe los originales y se 25 Aceptados en segunda instancia
los entrega a los árbitros sin los datos de los autores, Rechazados
20
para que los revisen en un plazo aproximado de 20 días.
Estos a su vez plasman sus criterios en el formulario de 15
evaluación y lo entregan conjuntamente con el artículo al 10
editor, quien posteriormente se comunica con el autor.
5
En estos momentos se hacen contactos con perso-
nalidades de las universidades y centros de investigación 0
1999 2000
afines en Cuba y en el extranjero, para localizar los árbi-
tros por especialidades que requiere la revista y que le
darán realce (3). Figura 2. Comportamiento del arbitraje de artículos
Referente al “colchón” editorial de artículos a publi- en los dos años más recientes
%
car, la selección en los primeros años de la revista no era
tan rigurosa, pero cambió con la evolución del proceso de 8
arbitraje. Además, las publicaciones en estos últimos años 7
están estrechamente relacionadas con los resultados de
las investigaciones de proyectos, no solo de nuestra ins- 6
titución sino de otros centros agrícolas del país, lo que
ha dado lugar a una apertura exterior, que aún no es tan 5 Aceptados en primera instancia
significativa. La Figura 1 presenta el porcentaje de contri- 4 Aceptados en segunda instancia
buciones de autores de otras instituciones nacionales du-
rante la década del noventa, donde se observa cómo pau- 3 Rechazados
latinamente ha ido aumentando este porcentaje.
2
%
1
45
40 0
35 1999 2000
30
25 Figura 2a. Arbitraje de artículos de otras instituciones
20
15
10
%
40
5
0 35
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000
30 Aceptados en primera instancia
Figura 1. Análisis del índice de apertura exterior en
Aceptados en segunda instancia
la década del noventa 25 Rechazados
El índice de apertura exterior está dado por la parti-
20
cipación de profesores universitarios, investigadores, es-
pecialistas y estudiantes extranjeros de posgrado. 15
Por otra parte, se hizo un estudio referente al com-
portamiento del proceso de arbitraje de artículos tanto de 10
nuestra institución como fuera (Figura 2) durante los dos
años más recientes (1999-2000) de la publicación, y se 5
refleja cómo se ha incrementado el nivel de exigencia
0
mediante el porcentaje de aceptación y rechazo. 1999 2000
La Figura 2a muestra el estudio del arbitraje realiza-
do en otras instituciones mientras que la Figura 2b se
refiere a nuestra institución. Figura 2b. Arbitraje de artículos de nuestra institución

7
María M. Pérez

Referencias bibliográficas. Aunque las citas no siempre que encabezando la primera página de cada artículo, apa-
reflejan el consumo de información científica de los inves- recen como elementos identificativos de su estructura: el
tigadores al realizar sus trabajos (4), casi desde el inicio título de la revista, número de volumen, número del fascí-
existió la preocupación por la actualización de la biblio- culo, número de las páginas que ocupa cada artículo y
grafía; sin embargo, no fue hasta la década del noventa año de la publicación, además del correspondiente título
que aumentaron las exigencias en el nivel de actualidad del artículo y nombres de los autores; la categoría cientí-
de las referencias, lo que se observa en la Figura 3. Así, fica y afiliación institucional completa se encuentran al
desde mediados de 1998 se restringió la aprobación de pie de dicha página, al final de la columna izquierda del
trabajos solo a aquellos que alcanzaban un 60 % de ac- texto, con la dirección electrónica del autor de corres-
tualización bibliográfica (últimos cinco años), según el pondencia. También aparecen los resúmenes en inglés y
índice de Price. A pesar de las exigencias, ha aumenta- español así como las palabras clave en ambos idiomas,
do el cumplimiento de dicho índice, como se puede apre- para viabilizar la entrada y recuperación de información
ciar en esta figura. de esta publicación en las bases de datos correspon-
dientes. Se explica la forma de citar la literatura en el
%
texto y de confeccionar la bibliografía. Los requisitos de
70 publicación están en las “Instrucciones a los autores”,
para satisfacer los objetivos de la revista.
60

50 DISTRIBUCIÓN POR CANJE Y SUSCRIPCIÓN


40 En los primeros 10 años de la revista, se tiraban
1000 ejemplares por número, pero esta cantidad realmen-
30
te no correspondía a un estudio de mercado, por lo que
20
posteriormente hubo una reducción a 550 ejemplares en
1991 y a 250 desde 1997, de acuerdo con las exigencias
10 del canje, la eliminación de donativos y las suscripciones
en el país y en el extranjero. Hasta la fecha, la revista
0 adolece de un estudio de mercado que pudiera ampliar
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 su comercialización en el entorno.
Por otra parte, el INCA no cuenta con un mecanis-
Figura 3. Nivel de actualización de las referencias mo de venta de publicaciones en el exterior, por lo que
en la década del noventa recientemente se ha firmado un contrato de
Aspectos de valor añadido. Aunque desde el principio de comercialización con Ediciones Cubanas, como organis-
la edición no se contaba con el índice acumulativo por mo intermediario, para aumentar las suscripciones de
título, autor y materia, en 1990 este se confeccionó des- venta de nuestra revista fuera de Cuba.
de 1979, que aparece en el último número de cada año No obstante, durante mucho tiempo el canje consti-
de la revista con todos los artículos publicados en ese tuyó la técnica más empleada para la difusión de las re-
año, lo cual constituye una ayuda valiosa para el lector a vistas científicas, por lo que esta publicación tradicional-
la hora de localizar la información, además de ser una mente se ha intercambiado con un número considerable
práctica internacional (5). de instituciones, que en la actualidad son 122 en 33 paí-
La tabla de contenido de esta publicación aparece ses, entre los que se destacan Brasil, Colombia, EE.UU.,
en inglés y en español, con el fin de que esté al alcance Gran Bretaña, Honduras, México, España, Francia e Ita-
de cualquier lector; además, los títulos de los artículos lia, y se han obtenido a cambio una gran cantidad de
están agrupados por especialidad, lo que le permite al títulos de revistas, libros y folletos que engrosan los fon-
lector encontrar fácilmente la información que necesita (6). dos bibliotecarios de nuestro centro.
La revista da promoción a los resultados de las in-
vestigaciones del centro así como a la actividad de RECONOCIMIENTO DE LA PUBLICACION
posgrado, anuncios de los cursos, maestrías y doctora-
dos que se imparten en la institución en las páginas pa- El rigor y la exigencia en el arbitraje de los trabajos a
res finales de cada artículo, ya que para mantener la uni- publicar así como la exquisitez y dedicación en su reali-
formidad e independencia, cada artículo comienza en una zación y edición, le ha permitido a la revista alcanzar un
página impar. lugar cimero, pues está considerada entre las mejores
Siguiendo las normas establecidas para las publica- publicaciones periódicas científicas de perfil agrícola del
ciones periódicas (7) así como para los artículos que se Ministerio de Educación Superior (MES), que es nuestro
editan, se cumple que en la portada de la revista se ob- organismo rector, y del país (8).
servan los datos siguientes: título, ISSN, número de volu- Según el Ulrich´s International Periodicals Directory,
men, número de fascículo y año de publicación, mientras la revista está incluida en una serie de índices internacio-

8
Cultivos Tropicales: una revista científica agrícola a la entrada del nuevo milenio

nales relevantes a su especialidad, que le proporcionan Además, la institución y particularmente el grupo edi-
difusión y visibilidad internacional como publicación: torial tienen algunas aspiraciones que desearíamos al-
– Actualidad Iberoamericana canzar a la entrada de este milenio, que son las siguien-
– Agriculture and Environment for Developing Countries tes:
– AGRINDEX ™ La edición de separatas electrónicas (preprints), a partir
– CAB International (Rice Abstracts, Plant Growth del primer número de este año, lo que aumentará la
Regulator Abstracts, Nutrition Abstracts and Review, visibilidad de la revista en su entorno.
Series A and B, Soyabean Abstracts and Weed Una vez lograda esta aspiración, se realice la edi-
Abstracts) ción electrónica a texto completo para la ubicación de la
– CubaCiencias publicación en INTERNET, con vistas a aumentar su difu-
– Horticultural Abstracts sión internacional.
– LATINDEX
– Peri-BD de Literatura Periódica en Ciencias Agrarias REFERENCIAS
– Periódica: Indice de Revistas Latinoamericanas en
Ciencias 1. Valderrama, J. O. Conferencia “Etica, normas, arbitraje,
– Referativni Zhurnal el rol del editor, indización y otros factores de las publica-
ciones en revistas internacionales”. III Encuentro de Edi-
tores de Revistas Científicas. Instituto de Ciencia Ani-
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES mal, La Habana, 23-25/nov/2000.
2. Canales, H.; Díaz, Y. y López, B. Cultivos Tropicales (1991-
Después de abordar toda la trayectoria de esta re- 1997): algunos indicadores para su valoración. Departa-
vista científica desde su aparición en 1979, se puede con- mento de Servicios Informativos. Instituto Nacional de
cluir que hasta la fecha que se analiza se han obtenido Ciencias Agrícolas (INCA). La Habana, 1997.
logros (9), entre los que se cuenta la pervivencia por más 3. Arboleda-Sepúlveda, O. El proceso de revisión y edición
de 20 años, durante los que se ha ampliado el espectro de artículos para revistas de interés profesional. Revista
de trabajos a publicar y aumentado la calidad tanto de AIBDA, 1995, vol.16, no.1, p. 86-99.
formato como de contenido, con un arbitraje cada vez 4. Giménez, E.; Román, A.; Sánchez, J.M. Aplicación de un
más exigente que incluye un porcentaje mayor de actua- modelo de evaluación a las revistas científicas españo-
las de economía: una aproximación metodológica.
lización bibliográfica; por otra parte, los aspectos de valor
Rev.Esp.Doc.Cient., 1999, vol. 23, no. 3, p. 309-324.
añadido que contiene, que son herramientas útiles para 5. Licea, J.; Arévalo, G.; Valles, J. Perfil y políticas editoriales
la búsqueda de información; su reconocimiento nacional de las revistas latinoamericanas en Bibliotecología y Cien-
dentro del perfil agrícola y su visibilidad fuera de Cuba a cia de la Información. Ciencias de la Información, 1998,
través de los índices internacionales. vol. 29, no. 1, p. 29-35.
No obstante, aún quedan deficiencias por resolver, 6. Loría, E. Un debate sobre el sistema de evaluación de
que aparecen a lo largo del trabajo y que son las reco- las revistas académicas mexicanas. Interciencia, 2000,
mendaciones que a continuación se relacionan: vol. 25, no. 3, p. 165-169.
™ Es necesario incorporar personalidades científicas na- 7. Sperry, S. Edición y normalización de publicaciones. Re-
vista AIBDA, 1995, vol. 16, no.1, p. 54-85.
cionales y extranjeras al proceso de arbitraje, para
8. Pérez, M. A. Papel del editor y de los comités editoriales
lograr que así aumente la validez curricular de los artí- como guardianes de la calidad de las revistas. Ciencias
culos que se publican en la revista, su prestigio, se- de la Información, 1998, vol. 29, no. 1, p. 37-43.
riedad y reconocimiento internacional. 9. Ruiz, M. del R., Riesco, S. Veinte años de producción
™ Es pertinente una mayor apertura exterior con contri- histórica sobre la guerra civil española (1975-1995): una
buciones de diversas instituciones del extranjero. aproximación bibliométrica. Rev.Esp.Doc.Cient., 1999,
™ Es necesario realizar un estudio de mercado a la re- vol. 22, no. 2, p. 174-195.
vista, que permita una mayor difusión nacional e inter-
Recibido: 29 de marzo del 2001
nacional.
Aceptado: 21 de agosto del 2001