Está en la página 1de 5

ECONOMÍA DE LA

INFORMACIÓN

Economía de la información, es una rama de la economía que estudia cómo la


información y los sistemas informativos afectan una economía y las decisiones
económicas. La información tiene características especiales. Es fácil de crear
pero difícil de creer o confiar. Es fácil de difundir o propagar pero difícil de
controlar. Influencia muchas decisiones. Estas características especiales
(comparado con otros tipos de bienes) complican muchas teorías económicas
estándar.
La economía de la información está formalmente relacionada a la teoría de
juegos, diferenciando algunos de ellos en función de su presencia tales como
los juegos de información perfecta, información completa, e información
incompleta. Se han desarrollado métodos experimentales y de teoría de
juegos para modelar y probar teorías de la economía de la información,
incluyendo potenciales aplicaciones para políticas económicas como el diseño
de mecanismos para incentivar el intercambio de información y de otra
manera comportamientos que mejoren el bienestar.
El concepto de una sociedad y economía post-industrial fue mencionado por
primera vez en los años cincuenta, cuando los investigadores se percataron de
que existía una
expansión gradual de las
secciones no agrícolas,
no industriales de las
economías industriales
avanzadas. Al constatar
que estas secciones
constituían la base de
una nueva economía
incipiente, el término
“post-industrial” fue empleado con frecuencia para describir esta economía.
Esto implicaba que los rasgos principales de esta nueva economía aún no
estaban lo suficientemente claros o no se entendían lo suficiente, por lo que
la nueva economía fue definida simplemente en términos de la economía
anterior que estaba reemplazando.

Los primeros estudios de la economía “post-industrial” la consideraron


erróneamente como una economía de servicios. Uno de los primeros autores
en reconocer correctamente la característica principal de la nueva economía
incipiente fue Machlup (1962), quien para describirla empleó el término
“industria basada en el conocimiento”. Él descubrió que en el año 1959, las
ocupaciones que generaban conocimiento habían superado en número a las
demás. Sin embargo, en 1973, autores como Daniel Bell (1973) seguían
refiriéndose a la economía incipiente como economía “post-industrial”. En
1977, Marc Uri Porat (1977), a quién más tarde se unió Rubin, escribió un
ensayo de 9 volúmenes, que midió y estimó el alcance de esta economía, y
describió este sector emergente como “economía de la información”. Desde
entonces su obra ha sido muy citada como la primera obra importante en que
se empleó el término “economía de la información”.
ECONOMÍA DE
CONOCIMIENTO

La economía del conocimiento, economía basada en conocimiento (EBC) o


industria del conocimiento es el sector de la economía que utiliza el
conocimiento como elemento fundamental para generar valor y riqueza por
medio de su transformación a información. Abarca rubros como la educación,
investigación y desarrollo, alta tecnología, informática, telecomunicaciones,
robótica, nanotecnología e industria aeroespacial. Desde finales del siglo XX,
la inversión en capital intangible ha crecido considerablemente incluso en
mayor medida que el capital tangible (maquinaria, materias primas, etc.).

En realidad, la Economía
del Conocimiento no
genera valor y riqueza
por medio de su
transformación en
información; sino que
crea valor añadido en los
productos y servicios en
cuyo proceso de creación
o transformación participa. El conocimiento es mucho más que mera
información. La información son datos procesados con una utilidad general,
mientras que el conocimiento significa formas, métodos y maneras de abordar
y resolver problemas; significa entre otras muchas cosas, "Know-how", "Know
Who" o herramientas o medios de producción para producir a su vez, o más
conocimiento o productos y servicios con un valor añadido, útil y cuantificable
para la sociedad.
La Economía del Conocimiento está estructurada bajo una base material que
ha permitido grandes cambios sobre las actividades económicas, sociales y
políticas. La nueva base material aplicada a la producción está constituida por
la computadora electrónico-digital que ha reconfigurado las relaciones
sociales de producción, distribución e intercambio en el mundo.
De esta manera, el capitalismo contemporáneo presenta una Economía del
Conocimiento donde las actividades de creación, adaptación, difusión y
depreciación del conocimiento han crecido a un ritmo muy acelerado. En esta
Economía del Conocimiento se estructura un nuevo patrón industrial de
desarrollo donde surgen nuevas industrias (software y telecomunicaciones) y
las tradicionales se ven rejuvenecidas por la aplicación productiva de las
nuevas tecnologías.
En el plano económico-político, las relaciones patronales-salariales han sido
obligadas a cambiar de acuerdo a las exigencias de estas nuevas condiciones.
Las políticas económicas de los países -sobre todo los países desarrollados- han
sido orientadas a la inversión en investigación y desarrollo tecnológico,
educación, salud y en la constitución de sistemas nacionales de innovación
como elemento fundamental para el desarrollo del país.
La llamada globalización ha sido posible gracias a estos logros tecnológicos del
sector electrónico-informático que ha permitido una nueva división del trabajo
basada en las cadenas globales de producción asignando una cierta actividad -
por medio de la subcontratación y similares- entre productores, distribuidores
y compradores.
La rentabilidad del conocimiento sólo es posible cuando este se ha codificado,
transformándose en conocimiento codificado (modelo, reglas generales, etc.)
y quedando disponible para que algún agente trabaje con ello, en su beneficio
individual o colectivo.
TAREA #4