Está en la página 1de 4

Nombre: Ana Daniela Ramos Cardona

Título: La religión y la inteligencia


Grupo: Miércoles 2 PM

La religión y la inteligencia

A través de los años se ha ido desarrollando el pensamiento o la


idea de la existencia de una relación negativa entre la inteligencia
y la religiosidad, sin embargo, en este ensayo se buscará defender
la idea de que las personas religiosas, los creyentes, no son
necesariamente personas ignorantes o que carecen de inteligencia.
Como muestra del típico pensamiento general de relacionar la
religiosidad con la ignorancia se puede analizar el cortometraje
“Alguien mató algo” donde se expone de manera implícita el hecho de
que las personas religiosas o creyentes como las dos señoras
católicas son personas ajenas al conocimiento, son personas que
tienen por naturaleza una posición de rechazo hacia la ciencia y el
conocimiento, hacia la búsqueda del aprendizaje continuo y por el
contrario son personas tradicionalistas, costumbristas,
conservadoras y místicas. Por lo anterior, se genera una cuestión
acerca de si, ¿realmente existe una relación negativa entre los
creyentes y la inteligencia, o entre los creyentes y el interés por
el conocimiento?, y así mismo, ¿las personas religiosas no pueden
ser individuos interesados en la ciencia ni el conocimiento, sino
que todos ellos van marcados por el sello de una mente con fama de
ser conformista? (De causa y efecto)
En efecto, a lo largo de la historia ha habido múltiples estudios
donde se han evaluado la religiosidad comparada con la inteligencia,
en el trabajo publicado en Personality and Social Psychology Review,
se recopilaron todos los estudios que se han encontrado sobre
religión e inteligencia, buscando diferentes archivos en la
Asociación Americana de Psicología los cuales observaban que se
ajustaban a los parámetros sobre los cuales ellos buscaban como lo
eran, análisis cognitivo, inteligencia, IQ, habilidades cognitivas,
religiosidad, espiritualidad, creencias, religiones, entre otros;
así mismo buscaron en Google académico, la combinación de palabras
de inteligencia, religión e IQ. Esta investigación arrojo como
resultado que de 63 estudios analizados la mayoría presento una
correlación negativa entre inteligencia y religiosidad (Zuckerman,
Silberman, Hall, 6 de Agosto del 2013,
https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1088868313497266?jour
nalCode=psra). (De autoridad)
De acuerdo al estudio anteriormente mencionado, las personas
religiosas deben considerarse como personas menos inteligentes, pero
el asunto es que, correlación no implica causalidad, puede que en
efecto sí exista una relación negativa entre religiosidad e
inteligencia pero no se puede dar por sentado que debido a esto,
debemos pensar que la religión es causa de que las personas sean
menos inteligentes, pues seria muy necio llegar a una conclusión de
ese tipo tan solo basado en un meta-análisis, el cual su intención
es detectar tendencias estadísticas, sin antes considerar otros
posibles aspectos externos que no sean tenido antes en cuenta en los
estudios necesariamente. Por lo tanto, existen otros puntos a tener
presentes, por ejemplo, el hecho de que muchas veces por razones
sociales y económicos, las personas menos creyentes tienden a vivir
en contextos sociales con una mayor capacidad económica que el resto
de la gente, y por ende, pueden tener un mejor acceso a una educación
de una mayor calidad que los demás, entonces no es por tener acceso
a una mejor educación que se convierten en no creyentes sino que
siendo no creyentes por lo general debido a sus contextos sociales
y culturales pueden acceder a una mejor educación, y por supuesto
esto afectaría directamente sobre una prueba de inteligencia. (De
explicación)
Ahora se situara la mirada de nuevo en el caso del cortometraje
mencionado al comienzo del ensayo, ahí se puede ver un ejemplo de
esto en el caso del papá de Heriberta quien así como se describía
como un no creyente también se le describió como una persona que
tuvo un buen alcance a la educación pues fue un médico, así mismo
Heriberta su hija, se encontraba en el mismo camino, estudiando en
lo que se puede observar como un buen colegio y con buenos recursos
como los libros de su padre, también se le muestra como una no
creyente, pero más debido a su estudio, era por la persuasión de la
imagen que había dejado su padre, siguiéndole como un ejemplo, esto
dado que nos podemos plantear la siguiente pregunta, ¿Qué hubiera
pasado con el pensamiento anti creyente de Heriberta si hubiera
contado con el ejemplo de un papá médico que además era creyente?.
(De ejemplificación)
Conjuntamente al argumento pasado, se puede decir que la conclusión
de que las personas creyentes suelen ser menos inteligentes puede
estar siendo analizada desde el punto de vista incorrecto, dado que,
las personas creyentes suelen tener un mecanismo de respuesta ante
los problemas más intuitivo en comparación del mecanismo de respuesta
de los no creyentes que suele ser más analítico, pero, ¿qué sucede
cuando colocamos a ambos individuos en una situación bajo estrés y
presión?, por lo tanto, una buena conclusión entonces podría ser que
los no creyentes puede desempeñarse de una manera mucho más eficiente
y resolutiva en ambientes extremos y complejos que requiere de una
rápida acción. Si consideramos el cortometraje se puede notar ambos
tipos de mecanismos, aunque en dicho caso no se puede ver con
claridad cuál es más efectivo, sin embargo, sí se puede notar
paradójicamente cierta racionalidad mayor en el mecanismo intuitivo
que en el analítico. (De explicación)
Para explicar el punto inmediatamente anterior se tendrá en cuenta
el mecanismo intuitivo de la madre de Heriberta acerca de como
obtener la vida eterna, el cual al describirla como católica se puede
suponer perfectamente que es a través de Dios, en comparación con el
mecanismo de Heriberta que se llamará “racional” o “analítico” por
estar en contraposición del de su madre. Si se le pregunta a un grupo
de personas en la calle que le parece más extraño, si pensar en que
se pueda tener vida eterna a través de creer en Dios o algún ser
supremo, o si pensar en obtener la vida eterna a través de consumir
sangre humana de si mismo o de otras personas, la respuesta sería
algo totalmente suponible, de que la mayoría de las personas diría
que es mucho menos extraño pensar en obtener la vida eterna a través
de creer en Dios o en alguna entidad suprema, que a través del
consumo de sangre humana, y esto dado a que aún al día de hoy en
medio de una sociedad tan moderna y anti conservadora el vampirismo
y sus ramas posee muy pocos adeptos, así que es por esto que se puede
decir que en el ejemplo que muestra el cortometraje acerca de los
dos mecanismo de Heriberta y su madre, el mecanismo intuitivo de su
madre resultaría irónicamente más racional para la mayoría de la
gente que el mismo mecanismo “analítico”, que saco de sus libros y
conclusiones racionales, de Heriberta. (De explicación)
Se puede observar que así como existen estudios que afirman la
correlación negativa de creyentes con la inteligencia, existen
también otros estudios que contradicen dicha conclusión aún de forma
no tan directa, este es el caso de una encuesta que fue realizada
por el Pew Research Center para la American Association for the
Advancement of Science (AAAS) en mayo y junio de 2009 donde más de
la mitad de los científicos norteamericanos, el 51% para ser más
específicos, declaró creer en Dios o en algún poder superior, en
contra de un 41% que afirmó ser ateo. Para sumar a la causa otro
ejemplo, también existe el caso de un ex periodista de investigación
con un título de la Universidad de Missouri y una maestría en
estudios de Derecho de la Facultad de Derecho de Yale, quién trabajó
en el Chicago Tribune, anteriormente considerado como el “Periódico
más grande del mundo”, Lee Strobel, quién era un ateo cuando comenzó
sus investigaciones acerca de las afirmaciones bíblicas de Cristo
(el caso de Cristo), y se convirtió al cristianismo el 8 de noviembre
de 1981, un caso más de una persona que seguramente ante el mundo
podría ser catalogada como inteligente por sus estudios y logros,
que es creyente. (De ejemplificación)
Así mismo, para comparar con el cortometraje “Alguien mató algo” se
puede observar el cortometraje de una figura catalogado como uno de
los más altos IQ de la historia, acerca de Albert Einstein, donde el
de niño le demuestra as u profesor la existencia de Dios, así mismo
se puede observar el video de un estudiante de universidad que gana
un debate con recursos altamente racionales, a su profesor de
Filosofía, en la película titulada “Dios no está muerto”. (De
comparación)
Para concluir, es evidente que la afirmación que se busca exponer en
el cortometraje acerca de que las personas creyentes son personas
menos inteligentes, se encuentra mal infundada pues existen aún
varios argumentos racionales que hacen frente a dicha sentencia, y
demuestran su falsedad, yendo a favor de una correlación también
positiva entre la religiosidad o los creyentes y la inteligencia.