Está en la página 1de 6

LUBRICACIÓN INDUSTRIAL

¿Qué es la lubricación?
Cualquier procedimiento que reduzca la fricción entre dos superficies móviles es
denominado lubricación. Cualquier material utilizado para este propósito es
conocido como lubricante.
¿Qué es fricción?
Cuando una superficie se desliza sobre otra, siempre hay resistencia al
movimiento. Esta fuerza de resistencia, o fricción, depende de la naturaleza de
las dos superficies en contacto. Cuando la fricción es pequeña, por ejemplo
cuando un esquiador se desliza hacia abajo sobre la nieve, el movimiento es
suave y fácil. Cuando la fricción es grande, deslizarse se vuelve difícil, las
superficies se calientan y sufren desgaste. Esto pasa, por ejemplo, cuando las
pastillas de freno son aplicadas para disminuir la velocidad de un vehículo.
¿Qué causa la fricción?
La fricción es el resultado de la rugosidad de las superficies. Bajo microscopio
electrónico, aún las superficies aparentemente más lisas (menos rugosas),
muestran muchas rugosidades o asperezas.
Dos superficies que aparentan estar en contacto total, realmente se están
tocando una con la otra en los picos de sus asperezas. Toda carga es por lo
tanto soportada solamente en unos pequeños puntos y la presión sobre estos es
enorme.
Cuando las superficies se mueven, las asperezas pueden quedar trancadas una
con las otras y se pueden soldar. Cuanto más presione una superficie con la otra,
mayor será la fricción. Consecuencias de la fricción
En la mayoría de las máquinas es importante minimizar la fricción entre las partes
móviles. Cuando la fricción es excesiva, tiene que hacerse trabajo adicional para
continuar él movimiento. Esto genera calor y gasto de energía. La fricción
también incrementa el desgaste y por tanto reduce la vida de la máquina.
La utilización del lubricante correcto en la forma y cantidad adecuada ofrece
entre otros los siguientes beneficios.
1. Reduce el desgaste de las piezas en movimiento.
2. Menor costo de mantenimiento de la máquina.
3. Ahorro de energía.
4. Facilita el movimiento.
5. Reduce el ruido.
6. Mantiene la producción.
FUNCIONES DE LOS LUBRICANTES
Los lubricantes deben rebajar al máximo los rozamientos de los árganos móviles
facilitando el movimiento, pero además deben reunir propiedades tales como:
1. Soportar grandes presiones sin que la película lubricante se rompa.
2. Actuar como refrigerante.
3. Facilitar la evacuación de impurezas.
4. Proteger contra el desgaste, la corrosión y oxidación
5. Contribuir a la estanqueidad.

ELEMENTOS BÁSICOS QUE REQUIEREN LUBRICACIÓN:


Por complicada que parezca una máquina, los elementos básicos que requieren
lubricación son: 1. Cojinetes simples y antifricción, guías, levas, etc.
2. Engranajes rectos, helicoidales, sin fin, etc., que puedan estar descubiertos o
cerrados.
3. Cilindros como los de los compresores, bombas y motores de combustión
interna.
4. Cadenas, acoples flexibles y cables.
FACTORES QUE AFECTAN LA LUBRICACIÓN:
El desempeño de un lubricante se ve afectado por varios factores. Los
principales en términos generales son:
1. Factores de operación:
Entre los factores de operación principales que afectan la lubricación tenemos:
a. La carga.
b. La temperatura.
c. La velocidad.
d. Posibles contaminantes.
2. Factores de diseño:
Entre los factores de diseño se pueden considerar entre otros:
a. Materiales empleados en los elementos.
b. Textura y acabado de las superficies.
c. Construcción de la máquina.
d. Métodos de aplicación del lubricante.
Grado de clasificación de viscosidad ISO
Propiedades de Aceites Lubricantes
Cada uno de los siguientes grupos miden la viscosidad con su propia
escala:

CLASIFICACIÓN
Según su consistencia, los lubricantes se pueden clasificar en:
 Sólidos.
 Pastosos.
 Líquidos.
Dentro de cada clase, pueden ser de origen mineral, vegetal y animal.
Lubricantes sólidos:
Los lubricantes sólidos se emplean cuando las piezas han de funcionar a
temperaturas muy extremadas y cuando intervienen elevadas presiones
unitarias.
Los más empleados son el grafito y el bisulfuro de molibdeno, que sirven para
fabricar cojinetes auto lubricados y como aditivos de aceites y grasas. También
se emplean para el mismo fin material tan variados como talco, mica, azufre,
parafinas, etc.
Tratamiento Lubsec
Es un tratamiento que tiene por objeto recubrir con una capa de lubricante seco
las superficies de fricción de las piezas. Se realiza dando a la pieza un fosfatado
al magnesio o al zinc y aplicando encima una capa de polvo impalpable de
molibdeno disperso en una resina termoestable.
Lubricantes pastosos – grasas
Las grasas son dispersiones de aceite en jabón. Se emplean para lubricar zonas
imposibles de engrasar con aceite, bien por falta de condiciones para su
retención, bien porque la atmósfera de polvo y suciedad en que se encuentra la
maquina aconseja la utilización de un lubricante pastoso.
Una de las características más importantes de las grasas es el punto de goteo,
es decir, la temperatura mínima a la cual la grasa contenida en un aparato
especial empieza a gotear por un orificio situado en la parte inferior. Es muy
importante, ya que permite conocer la temperatura máxima de empleo.
Según el jabón que las forma, las grasas pueden ser cálcicas, sódicas, al
aluminio, al litio, al bario, etc. Y sus características y aplicaciones son las
siguientes:
Lubricantes líquidos:
Llamados en general aceites lubricantes, se dividen en cuatro subgrupos:
Aceites minerales. Obtenidos de la destilación fraccionada del petróleo, y
también de ciertos carbones.
Aceites de origen vegetal y animal. Son denominados también aceites grasos
y entre ellos se encuentran: aceite de lino, de algodón, de oliva, de tocino,
glicerina, etc.
Aceites compuestos. Formados por mezclas de los dos primeros, con la adición
de ciertas sustancias para mejorar sus propiedades.
Aceites sintéticos. Constituidos por sustancias liquidas lubricantes obtenidas
por procedimientos químicos. Tienen la ventaja sobre los demás de que su
formación de carbonillas es prácticamente nula; su inconveniente consiste en ser
más caros.
Entre los subgrupos mencionados, merecen especial atención los aceites
minerales, por ser los lubricantes líquidos más empleados. Se obtienen por la
destinación del petróleo bruto. Una vez destilados, son convenientemente
tratados para purificarlos y mejorar sus propiedades básicas con aditivos.
Selección de lubricantes:
Actualmente están desapareciendo en la industria los llamados lubricantes para
uso general, que han sido desplazados por los adecuados a cada aplicación
específica. Según sea esta, se pueden citar los siguientes
• Para cojinetes a fricción.
• Para rodamientos a bolas y rodillos
• Para engranajes.
• Para automóviles.
• Para compresores frigoríficos.
• Para compresores de aire.
• Para la industria textil.
• Para turbinas hidráulicas.
• Para máquinas de vapor.
• Para mandos hidráulicos.
• Para mecanizado de metales.
• Para transformadores eléctricos.
Lubricantes para cojinetes a fricción
Para esta aplicación interesa fundamentalmente la viscosidad del aceite, la cual
deberá elegirse de acuerdo con las condiciones de trabajo, carga que actúe
sobre el eje, velocidad de giro y temperatura de funcionamiento, con objeto de
poder mantener un espesor mínimo de película. En la tabla II se exponen las
viscosidades más genéricas.
Todos los lubricantes tienen su nivel de viscosidad, medido siempre en grados
Engler a 50° de temperatura, que indican su aplicación.

Lubricantes para rodamientos


En general, los rodamientos se lubrican con grasa que los protege de la
oxidación y la corrosión, así como contra la penetración de polvo. Debido a que
las grasas son menos fluidas que los aceites, permanecen durante mucho tiempo
sin tener que reponerse. Las más utilizadas son las sódicas.
Lubricantes para engranajes
Al seleccionar lubricantes para engranajes, deben considerarse los siguientes
factores:
• Tipo de engranaje (cilíndrico, cónico, etc.).
• Velocidad de funcionamiento.
• Potencia transmitida.
• Temperatura de trabajo.
• Régimen de funcionamiento (con o sin cheques).
• Procedimiento de engrase (inmersión, chorro).
La viscosidad de estos aceites debe estar en proporción directa con la potencia,
temperatura y régimen de funcionamiento, y en proporción inversa con la
velocidad.
Fluidos de corte:
Los aceites empleados para el mecanizado de los metales ofrecen las siguientes
ventajas:
• Lubrican el corte, aumentando la duración de la herramienta.
• Refrigeran la herramienta, prolongando la duración del filo.
• Protegen las piezas contra la corrosión y la oxidación.
• Limpian las piezas de partículas y virutas, arrastrándolas.

Actualmente se emplean tres clases de fluidos de corte: aceites puros, aceites


solubles y fluidos de corte sintéticos.