Está en la página 1de 23

Instituto Politécnico Nacional

ESIA Ticomán

Reporte: Simulación en software BOAST98


Simulación Numérica de Yacimientos

Alumno: Ricárdez Frías David Iván


Grupo: 4PM4
Profesor: Cazares Candia Octavio

Junio 2019

1
Índice.

Introducción 3
Marco teórico 4
Simulador de yacimiento y tipos 4
Simulador de cero dimensiones 4
Simulador unidimensional 4
Simulador bidimensional 4
Simulador tridimensional 5
Recuperación primaria, secundaria y terciaria 5
Tipos de pozos 5
Pozos verticales 5
Pozos horizontales 6
EdBOAST y BOAST98 6
Modelo conceptual 7
Simulaciones 11
#1 11
#2 12
#3 13
#4 14
#5 15
#6 16
#7 17
Resultados 18
Conclusiones 22
Referencias 23

2
Introducción

Un proyecto concerniente a la explotación de un campo petrolero se optimiza


usando herramientas modernas que devienen del avance tecnológico provocado
por las demandas humanas respecto a recursos naturales. En contraste a las
épocas actuales, en los inicios de la industria petrolera cuando se perforaban y
producían pozos petroleros no se realizaba una simulación del yacimiento a
explotar, por lo que no se sabía cuánto hidrocarburo se recuperaría, o si siquiera el
pozo resultaría productor. He aquí la importancia de simular el yacimiento: conocer
el comportamiento de los distintos parámetros que afectan a la producción de los
fluidos de interés para así predecir la remuneración económica como propósito
último (aunque por supuesto de por medio está el reconocer las mejores opciones
técnicas y operacionales para el desarrollo del campo).
La simulación numérica de los yacimientos se convirtió en un elemento primordial
para las grandes compañías petroleras, haciendo de este sector una industria
entera en la cual muchas empresas y personas han incursionado introduciendo sus
propios simuladores.
Practicando una simulación adecuada se toman —generalmente— las opciones de
perforación y producción idóneas. Existen muchos tipos de simuladores y cada tipo
funciona para ciertos yacimientos. Asimismo, para cada yacimiento existe una cierta
clase de herramientas y técnicas convenientes dentro de las que podemos
mencionar las diversas geometrías de pozos.
En este trabajo, usando el simulador BOAST 98 —dado a conocer por el
departamento de energía de los Estados Unidos— se propondrá la mejor opción
para la explotación del yacimiento en cuestión, implementando el tipo y número de
pozos inmejorables.

3
Marco teórico

Simulador de yacimientos y tipos


Un simulador de yacimientos es un conjunto de programas de computación que
resuelve los modelos matemáticos necesarios aplicables al yacimiento en cuestión
para representar al mismo.
El fundamento de un simulador es dividir el yacimiento en un número finito de
celdas, a las cuales se les asignan datos. Entre más pequeña la celda, mejor
representado estará el yacimiento y, por lo tanto, mejores resultados serán
obtenidos.
Los datos que requiere un simulador son porosidad, permeabilidad, saturación,
espesor de la roca, presión capilar, compresibilidad y propiedades de los fluidos a
producir o a inyectar, como densidad y viscosidad. A continuación, los tipos de
simuladores:
1. Simulador de cero dimensiones.
Conocido también como modelo tanque. Se asume que el yacimiento es isotrópico
y homogéneo.
2. Simulador unidimensional.
Representa un modelo de simulación en el cual la transferencia de fluidos entre las
celdas (transmisibilidad) es tomada en cuenta, lo que provoca la representación del
movimiento de los fluidos, además de la distribución de presiones. Puede
representarse en forma horizontal —usada para cálculos simples de balance de
materia o simulación de secciones de yacimientos—, vertical —para operaciones
de un solo pozo o sistemas con drene gravitacional— y radial —para efectos de
caídas de presión—.
3. Simulador bidimensional-areal.
El modelo 2D consiste en una celda de dos dimensiones y de solo una celda en 3D.
Modelo areal (horizontal 2D): El yacimiento es representado por un sistema de dos
dimensiones de bloques rectangulares de igual espesor.
Modelo vertical (transversal 2D): El yacimiento se representa por medio de una
sección transversal de bloques.

4
Modelo radial (radial 2D): Es representado usando un sistema de coordenadas
cilíndricas y es implementado en la determinación de la tasa crítica de producción a
la cual ocurrirá la conificación en un pozo.
4. Simulador tridimensional (3D).
Con estos modelos se pueden estudiar casi todas las fuerzas existentes en el
yacimiento, generando un estudio representativo casi en su totalidad de las
características de los fluidos y las rocas en cuestión. Este tipo considera los efectos
de barrido areal y gravitacionales. Su desventaja la encontramos a la hora de
modelar fenómenos locales como la conificación.

Recuperación primaria, secundaria y terciaria


Tradicionalmente la recuperación de hidrocarburos se ha dividido en tres procesos:
recuperación primaria, secundaria y terciaria. La primaria se presenta cuando el
hidrocarburo es producido debido a la energía natural del yacimiento. La secundaria
consiste en adicionar energía al yacimiento mediante la implementación de un
sistema artificial de producción o en inyectar un fluido inmiscible (agua o gas
generalmente) para desplazar al aceite. La recuperación terciaria (recuperación
mejorada o EOR por sus siglas en inglés) hace referencia a la inclusión de procesos
térmicos, químicos, miscibles y bacteriológicos para desplazar el aceite, además
hace referencia a prácticas de caracterización y administración avanzada de
yacimientos.

Tipos de pozos
En la explotación de yacimientos, son varios los tipos de pozos que se pueden
implementar, cada uno con características que lo hacen ideal —o no— para los
diferentes campos petroleros. Sólo se mencionarán dos, ya que son los únicos tipos
de pozos (respecto a su geometría) que el simulador BOAST 98 puede utilizar.
1) Pozos verticales:
Son los más comunes dentro de la industria petrolera; las razones son: su
perforación es más sencilla respecto a los demás tipos de pozos, son los menos
costosos, su operación es simple, tienen un diseño óptimo para el fracturamiento
hidráulico y son ideales para yacimientos de espesor homogéneo.

5
Figura 1. Pozo vertical. En Análisis económico
de pozos multilaterales vs pozos
convencionales, por A. Vázquez, 2010, UNAM.

2) Pozos horizontales:
La perforación de estos pozos es adecuada para yacimientos de poco espesor, que
se extienden “sobre el eje x”. Esto porque los disparos pueden ser efectuados
horizontalmente, cubriendo un área de terminación mayor. Estos pozos minimizan
bajas en la producción, así como también la necesidad de perforar un mayor número
de pozos en un mismo campo. En yacimientos fracturados son implementados ya
que un pozo horizontal tiene una mayor oportunidad de interceptar las fracturas
naturales y aprovechar su conductividad.

Figura 2. Pozo horizontal. En Análisis económico de pozos multilaterales vs pozos


convencionales, por A. Vázquez, 2010, UNAM.

EdBOAST y BOAST 98
EdBOAST es una aplicación editora de datos que limita el tamaño de la malla del
yacimiento que está siendo editado. Sirve para revisar los datos de entrada y
localizar algún error antes de la ejecución de BOAST98. BOAST98 evalúa el
comportamiento del yacimiento basados en métodos directos e iterativos de
solución. El yacimiento es descrito por un bloque de malla tridimensional y por tres
fases de fluidos. Permite trabajar con: datos PVT, balance de materiales, pozos
múltiples por bloque, entre otros.

6
Modelo conceptual

El caso base se encuentra descrito en el artículo “Comparison of solutions to a three-


dimensional black-oil reservoir simulation problem” cuyo autor, Aziz S. Odeh,
redactó en enero de 1981.
Odeh hizo una comparación de varios simuladores trabajando todos con un mismo
problema. Las compañías participantes fueron Amoco, CMG, Exxon, Intercomp,
Mobil, Shell y SSC.

Figura 3. Malla que representa al yacimiento. En Comparison of solutions to a three-dimensional


black-oil reservoir simulation problem por A. Odeh, 1981, SPE.

La figura 3 nos muestra el sistema de malla con el que se trabajó. El sistema consta
de 10 partes en la dirección Y y 10 en la dirección X. Se observa un pozo inyector
de gas en el punto (1,1) y un pozo productor localizado en el punto (10,10). Cada
división de la malla mide 1000 ft x 1000 ft. En la figura 4 se ilustra el área transversal
del sistema de malla, así como también la estratificación y las propiedades del
yacimiento. El yacimiento consta de 3 capas con distintos espesores. La porosidad,
saturación de agua y saturación de aceite son las mismas para las tres capas.

7
Figura 4. Sección transversal de la malla. En Comparison of solutions to a three-dimensional
black-oil reservoir simulation problem por A. Odeh, 1981, SPE.

Tabla 1. Datos y restricciones con las que se trabajó. En Comparison of solutions to a three-
dimensional black-oil reservoir simulation problem por A. Odeh, 1981, SPE.

8
Tabla 2. Datos PVT. En Comparison of solutions to a three-dimensional black-oil reservoir
simulation problem por A. Odeh, 1981, SPE.

En cuanto al caso base, a continuación se encuentra la gráfica que muestra los


datos de aceite producido (barriles por día) vs tiempo (días). Observamos que
aproximadamente después de 1000 días, la producción comenzaría a declinar. A
3500 días la producción habría pasado de 20000 bls/d a 6000 bls/d.
En la figura 5 se observa el aceite producido con un pozo inyector y un pozo
productor (condiciones del caso base).
En la figura 6 se muestra la producción acumulada de aceite, igualente del caso
base.

9
Figura 5. Aceite producido caso base. En Comparison of solutions to a three-dimensional black-
oil reservoir simulation problem por A. Odeh, 1981, SPE.

Figura 6. Producción acumulada de aceite, caso base. En Comparison of solutions to a three-


dimensional black-oil reservoir simulation problem por A. Odeh, 1981, SPE.

10
Simulaciones
Simulación #1

Esta primera simulación


manejó 5 pozos; 1
productor y 4 inyectores. La
máxima producción fue de
20000 bls/d y la inyección
para cada pozo fue de
25000 scf/d.

Aquí observamos la ubicación de


cada pozo en la malla.

11
Simulación #2
En esta segunda
simulación se
manejaron 3 pozos; 1
productor y 2
inyectores. Cada pozo
del segundo tipo
inyectó 50000 scf/d.

Distribución en la malla de los


pozos:

12
Simulación #3
Tercera simulación;
un pozo productor y
ocho inyectores
alrededor del
productor. Cada
inyector aportó
12500 scf/d.

Los pozos tuvieron la siguiente localización en


la malla:

13
Simulación #4
En la cuarta
simulación se
propusieron 3 pozos; 1
productor y 2
inyectores, cada uno
de estos últimos
aportando 50000 scf/d
al yacimiento en la
primera capa.

Ubicación de los pozos en el


mallado:

14
Simulación #5
En la simulación
número 5 se
plantearon 2 pozos
productores (cada
uno con una
producción máxima
de 10000 bls/d) y 2
pozos inyectores
(cada uno con un
aporte de 50000
scf/d). Todos los
pozos se ubicaron en
la capa 3.

Localización de los pozos en la


malla:

15
Simulación #6
En la sexta simulación
en BOAST98 se
presentaron 3 pozos,
de los cuales 2 fueron
productores y uno,
inyector. Los
productores aportaban
10000 bls/d cada uno.
El inyector, 100000
scf/d.

Nodos y direcciones de los


pozos:

16
Simulación #7
Estas gráficas
fueron el resultado
de la séptima
simulación. Aquí, el
gasto de inyección
para un solo pozo
inyector fue de
100000 scf/d y el
gasto máximo de
producción de dos
pozos productores
fue de 10000 bls/d.

Nodos y direcciones de los pozos


en la malla:

17
Tabla 3. Comparación de las
características observadas en cada
una de las simulaciones realizadas
con BOAST98
Resultados

18
El arreglo de pozos óptimo es el realizado en la simulación número 6. A simple vista
podría parecer que la número 6 y la número 7 son prácticamente iguales, pero la
diferencia radica en la disposición de los pozos en la malla numérica. Pensando un
poco sobre los riesgos en la perforación de un campo o yacimiento, se viene a la
mente la homogeneidad o heterogeneidad del mismo campo, lo que nos lleva a la
premisa de que es más probable encontrar zonas heterogéneas en regiones
amplias que en regiones reducidas. En la disposición de los pozos de la simulación
número 6, los pozos están relativamente cerca unos de otros, por lo que la
caracterización de esa específica parte del yacimiento sería más sencilla hablando
de fracturas, tipos de roca y espesor de estratos.
Estos tres últimos elementos los podemos introducir en la ingeniería de perforación,
pues entre menos fracturas y teniendo un estrato de una sola roca, las decisiones
operativas se reducen significativamente tanto en dificultad como en número mismo.
Además, si las rocas presentes en esas zonas se pareciesen, sería mucho menos
costoso seleccionar los tipos de barrenas a utilizar, así como el tipo de lodo de
perforación y los tiempos de penetración se reducirían ya que se usaría una sola
sarta para cada pozo (idealmente).
Hasta aquí hemos observado ciertas ventajas que la localización de los pozos en la
malla nos da, con puntos de vista por parte de la ingeniería de perforación y
caracterización de yacimientos.
Ahora bien, es turno de observar el caso desde la perspectiva de la ingeniería de
producción.
La producción con este arreglo de dos pozos productores y uno inyector, con sus
respectivos gastos, nos da un aporte de aceite que se mantiene constante durante
los primeros mil días, para después decaer paulatinamente durante dos mil días
aproximadamente y pasar de veinte mil barriles por día a diez mil, lo que nos indica
una caída de presión y producción no súbita, lo cual quiere decir que la energía que
nos aporta el yacimiento se está administrando de manera correcta. Después de
3000 días, la producción durante un periodo breve de tiempo parece ser constante.
Posteriormente cae hasta 8800 barriles por día a 3500 días de iniciar la vida
productiva del pozo.
El que la producción de los pozos que aportan aceite no sea muy alta y no sea
aportada por un solo pozo nos da una ventaja importante: evita la conificación del
gas o agua.

19
El gas que se produce
va de menos a más,
teniendo unas altas y
bajas de producción a
los tres mil días
aproximadamente. La
producción de gas
incrementándose nos
indica un barrido del
gas.

Como es normal, al
aumentar la producción
de gas, aumenta la
GOR, pues entre menos
aceite queda en el
yacimiento, más gas
ocupa su lugar. En algún
punto de los úlitmos días
de la vida productiva del
pozo todo lo que se
producirá será el gas
inyectado. Un ejemplo
de esta situación son
algunos pozos en el
campo Cantarell.

La gráfica de presión contra tiempo funciona


como fundamento para lo que antes ha sido
mencionado; una caída de presión moderada
significa buena administración de la energía
que nos aporta el yacimiento, provocando una
producción adecuada.

20
Observamos aquí que el gasto de
inyección de gas se mantiene
constante durante el tiempo que
dura la operación de recuperación
secundaria.

En la región concerniente al
pozo inyector se observa la
presión más alta y a los
alrededores del pozo inyector,
la presión se distribuye de
manera uniforme.

21
Conclusiones

La recuperación secundaria es parte fundamental de la vida productiva de la


mayoría de los pozos alrededor del mundo. No todos los pozos son capaces de
producir todo su potencial sin algo de “ayuda” externa. Es por esto que la inyección
de un fluido inmiscible es bastante implementada, sobre todo en campos maduros.
Para que se tenga una operación o proyecto favorecedor, es necesario simular
antes de ejecutar. Los simuladores nos ayudan de muchas maneras a lo largo de
todo el proyecto de explotación de pozos petroleros. Son aplicables desde que se
descubre un campo, pasando por la perforación de los pozos exploratorios,
delimitadores y productores, hasta los últimos días de producción de un pozo, pues
existen simuladores también de productividad que usan sus propios modelos
matemáticos y correlaciones.
El fin último de un proyecto petrolero es la remuneración económica. Adquiriendo y
aplicando datos consistentes a una simulación se tendrá como resultado una
caracterización buena del campo o yacimiento que se desea explotar, lo cual servirá
como base para las diversas y numerosas decisiones que se toman a lo largo de
todo el proyecto.
Los gigantes petroleros en el afán de no quedarse rezagados en la carrera
tecnológica a nivel mundial, han desarrollado sus propios simuladores, cada uno
con funciones distintas (a detalle) pero con el fin común de ser de ayuda para
conseguir una remuneración y evitar muchos problemas que pueden terminar
incluso en accidentes fatales.

22
Referencias

• Peaceman, D. Fundamentals of numerical reservoir simulation. Elsevier


Scientific Publishing Company. 1977.

• Crichlow, H. Modern Reservoir Engineering. Prentice Hall. 1977.

• Aziz Odeh. (enero 1981). Comparison of solutions to a three-dimensional


black oil reservoir simulation problem. JPT.

• Cadena Zetina, J. (2016). Efectos de la inyección de nitrógeno en un


yacimiento de baja presión y alta temperatura (tesis de pregrado). Facultad
de ingeniería, UNAM, CDMX.

• Vázquez Martínez, A. (2010). Análisis técnico económico de pozos


multilaterales vs pozos convencionales (tesis de pregrado). Facultad de
ingeniería, UNAM, CDMX.

23