Está en la página 1de 2

ABSORCIÓN Y TRANSPORTE DE NUTRIENTES EN LAS PLANTAS

Las plantas normalmente absorben los nutrientes minerales del suelo principalmente por
las raíces, esta absorción consiste en la entrada de sales disueltas, pero raramente se
realiza en forma de sales si no en forma de iones; sin embargo, la simple presencia de un
elemento en el suelo no indica que este este disponible para la planta ya que solo se
encuentran disponibles los que están en forma soluble o por intercambio iónico con las
micelas del suelo. [1]
En el transporte de iones se distinguen, el transporte activo y transporte pasivo. El
transporte pasivo ocurre por difusión libre de iones a favor de un gradiente electroquímico
y en forma espontánea hasta alcanzar el equilibrio electroquímico. El flujo masal arrastra
los iones de la solución del suelo, junto con la absorción pasiva de agua por las raíces,
provocada por la corriente de transpiración. Al momento de tomar el agua y nutrientes por
la raíz, estos primero se mueven en forma radial hasta llegar al centro de la raíz donde se
encuentra la estela o cilindro central, para luego iniciar desde allí el movimiento ascendente.
Es importante tener conocimiento acerca de los términos simplasto y apoplasto, el simplasto
está formado por los citoplasmas de todas las células, los cuales están interconectados
entre sí por los plasmodesmos que unen los citoplasmas de las células adyacentes, por
otro lado, el apoplasto esta formado por todos los espacios intercelulares de los diferentes
tejidos, incluida la pared celular y el xilema. En la raíz los iones pueden continuar por la vía
del apoplasto hasta la endodermis , en donde la banda de Gaspary interrumpe la libre
circulación, debiendo continuar por la vía del simplasto o pueden ser absorbidos
directamente en la epidermis o pelos radiculares y transportados de célula en célula por los
plasmodesmos en la vía del simplasto , una vez el agua y los nutrientes han llegado al
xilema de la raíz, estos deben realizar el movimiento ascendente hacia las hojas y hacia los
ápices de la planta. Las plantas como todos los organismos vivos poseen una composición
química diferente del medio que las rodea, debido a la aparición de barreras que restringen
y controlan el pasaje de sustancias a través de ellas. Absorben del medio, agua, dióxido de
carbono, oxigeno, y una serie de sustancias minerales, a partir de las cuales elaboran
estructuras y compuestos que aseguran su funcionamiento. [2]
La superficie total de la planta puede absorber las sales minerales, exceptuando las plantas
acuáticas, normalmente solo la raíz esta en contacto con las sales minerales del suelo, de
ahí que se le considere como el órgano propio de su absorción. Es importante que los iones
se presenten en una relación equilibrada, porque iones de un solo elemento pueden ser
venenosos, aunque sean indispensables para la planta. Por razones osmóticas la
concentración total de las sales no debe ser demasiado alta, la absorción de las sales
depende altamente del pH, pues la solución nutritiva debe tener un PH optimo que, sin
embargo, varia de planta a planta. Después de la absorción de iones por las células de la
rizodermis, estos deben ser transportados a los sitios de su consumo, sobre todo a las hojas
y a los meristemas que es donde se lleva a cabo el proceso de fotosíntesis y el crecimiento
de la planta respectivamente. [3]

Angie Assia Carrascal


BIBLIOGRAFIA

1. Curtis Helena,Adriana Schnek. Curtis Biología. Edición Reimpresa. Editorial Medica


panamericana.2008.
2. Curtis Helena,Adriana Schnek. Invitación a la Biología. Edición Reimpresa. Editorial Medica
panamericana.2006.
3. Nultsch Wilhelm. Botánica general. primera edición. Editorial norma. Colombia. 1997