Está en la página 1de 4

FACULTAD DE INGENIERÍA

ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA CIVIL


MECANICA DE FLUIDOS II
 TEMA:

ACTIVIDAD NRO 06 TUBERIAS EN SERIE

 NOMBRE:

RUTH SUSANA CLAUDIO CAQUI

 DOCENTE:
ING. RAUL RAMIREZ RONDAN

HUARAZ – PERÚ
2018 - I
TUBERIAS EN SERIE

GENERALIDADES Y OBJETIVOS

El propósito del presente texto es el de presentar el cálculo hidráulico de las tuberías en serie
y en paralelo y la forma de encarar la solución de ambos problemas, planteando las
ecuaciones necesarias a tales efectos. La asignatura Hidráulica General, en su fase previa
enseña a disponer de dos herramientas para el cálculo de tuberías, ambas provenientes de
consideraciones distintivas sobre la ecuación de Darcy - Weisbach. En el capítulo
correspondiente de la materia se ha demostrado que la misma presenta la forma:

J= FXU

D X 2g

La cual es la ecuación de Darcy - Weisbach expresada de manera tal que pueda representar
a todas las fórmulas empíricas existentes.La primera forma en función del coeficiente de
fricción f, es de suma utilidad para ser aplicada con los criterios racionales, fundados en la
moderna teoría fluidodinámica corroborada y adecuada por la experimentación. Su gran
ventaja radica no solo en su racionalidad sino que además posibilita su aplicación con criterio
universal, es decir a gran número de fluidos en distintas condiciones de temperatura y aún
en tuberías no circulares.La segunda en función del coeficiente b, da lugar a las distintas
expresiones empíricas que existen. El coeficiente b, es función de las características
experimentales tenidas en cuenta en cada caso y permite pasar revista a las numerosas
expresiones existentes. En el extremo de menor aproximación, la expresión de Dupuit, la
más antigua fórmula conocida, toma b = 50.
En cambio en el extremo de mayor precisión dentro de las expresiones empíricas, la más
utilizada modernamente es la de Hazen y Williams.La misma se obtiene de reemplazar en la
expresión general el valor de b obtenido en forma experimental y teniendo en cuenta la
variación de las variables involucradas aún las que actúan en forma sutil (el valor de b para
la expresión que nos ocupa es una función

Pero es justamente esta menor justeza conceptual la que posibilita el cálculo, sobre todo de
situaciones más complejas como las que se analizan en el presente texto. Como el cálculo
de conducciones hidráulicas dista mucho de ser exacto, las aproximaciones que con ellas se
logran, resultan satisfactorias en el campo de las aplicaciones tecnológicas. El Ingeniero
deberá decidir, en última instancia y en función de su disponibilidad o facilidad de
utilización, cuál es la herramienta de cálculo más útil a sus objetivos. En el presente texto se
analizará el cálculo de conducciones en serie y en paralelo, planteando las ecuaciones básicas
para el cálculo, destacando la dificultad de realizar el mismo con las ecuaciones racionales
y brindando la solución utilizando la ecuación de Hazen y Williams.Es de destacar que
actualmente existen sofisticados y relativamente costosos utilitarios que posibilitan el
cálculo con los criterios racionales. Pero también es cierto que los valores a ser obtenidos
para la solución del problema, utilizando la expresión de Hazen y Williams (obviamente
limitada al escurrimiento de agua en régimen turbulento en conducciones circulares) son lo
suficientemente aproximados a pesar de su menor precisión conceptual, obteniéndose
valores prácticamente concordantes con los de la teoría racional, al menos en términos de
aplicación tecnológica. Es oportuno señalar que en los casos de aplicación en el campo de la
Hidráulica en general, cuando los tramos son relativamente largos, las pérdidas localizadas
resultan tener un efecto despreciable. Por ésta razón se encaran ambas soluciones, sin o con
consideración de las mismas.En instalaciones cortas con numerosos accesorios esta
consideración no debehacerse, lo que es habitual en instalaciones industriales.
Cuando se regulan caudales, obviamente accionando válvulas para producir pérdidas de
carga expresamente a esos efectos, tampoco es posible no considerarlas, ya que las mismas
son expresamente las causales de la regulación.

Nota: Los acueductos regulados con válvulas al pie constituyen un claro ejemplo.

Sobre el final del desarrollo de tuberías en serie se realiza una breve interpretación el
concepto vertido.

Un sistema de tuberías en serie está formado por un conjunto de tuberías conectadas una a
continuación de la otra y que comparten el mismo caudal. Las tuberías pueden o no
tener diferente sección transversal.
Para un sistema general de n tuberías en serie se verifica que:

 El caudal es el mismo en todas las tuberías (ecuación de continuidad)

La pérdida de carga total en todo el sistema es igual a la suma de las pérdidas en cada una
de las tuberías:

Donde y son las pérdidas primarias y secundarias en cada una de las


tuberías del sistema.

 Se entiende por perdida de carga primaria, a la pérdida de carga producida en la tubería.

 Se entiende por perdida de carga secundaria (perdida de carga local), a la pérdida de carga
producida en algún accesorio que interrumpe la tubería. Los accesorios pueden ser cuplas,
niples, codos, llaves o válvulas, "T", ampliaciones (gradual o brusca), reducciones (gradual
o brusca), uniones, etc. Debido al valor de esta magnitud, se recomienda que esta perdida
sea considerada en el cálculo de la pérdida de carga de la tubería.

Ejemplo
Sistema de 3 tuberías en serie entre A y B
TUBERÍAS EN PARALELO

Planteo y desarrollo del problema

El esquema de la figura posibilita analizar las variables intervinientes. En la misma uede


apreciarse como a un nudo 1 arriba un caudal Q que partir de esa sección se bifurca en n
ramales en paralelo, cada uno eventualmente con tuberías de distintos materiales, diámetros
y longitudes. Evidentemente a partir del nudo 2, donde los ramales se encuentran, el caudal
suma resulta ser el original al no existir, por hipótesis de partida, derivaciones en ruta. Las
condiciones de borde del problema son fáciles de interpretar, en efecto obviamente el caudal
suma de los caudales

Clasificación del flujo según el Número de Reynolds

La turbulencia en el flujo de fluidos se caracteriza por los movimientos aleatorios locales de


las moléculas del fluido que transfieren cantidad de movimiento y disipan energía. Estos
movimientos aleatorios se incrementan cuando aumenta el valor de la velocidad media y se
suprimen cerca de las fronteras sólidas. Reynolds (1885) llevó a cabo experimentos a partir
de los cuales fue posible definir el régimen del flujo como laminar, de transición, o
turbulento.

ℜ para los diferentes tipos de flujo se establecen como:


Flujo laminar: ℜ < 2,300
Flujo de transición: 2,300 ≤ ℜ < 4,000
Flujo turbulento: ℜ ≥ 4,000

Flujo turbulento
La componente aleatoria en flujo turbulento no permite un análisis matemático exacto. Sin
embargo, a través de una combinación de experimentos y razonamiento teórico se ha
modelado en términos matemáticos la magnitud de la resistencia a fluir de los fluidos
newtonianos en tuberías bajo condiciones turbulentas, permitiendo una estimación confiable
de la pérdida de carga para un amplio rango de flujos y condiciones de la superficie de los
conductos. Los trabajos de investigación de Nikuradse (1932, 1933), Prandtl (1933), von
Karman (1930), y Colebrook y
White (1938), entre otros, han contribuido enormemente a su desarrollo.
Como en flujo laminar, el punto de inicio es la distribución de velocidades sobre la sección
transversal del flujo, la cual puede ser expresada en la forma siguiente según Prandtl:
τ=ρ