Está en la página 1de 16

OBJETIVO DE LA SEMANA VOCACIONAL

Realizar una jornada de sensibilización kerigmática y animación vocacional en las parroquias,


instituciones educativas y familias de la diócesis de Jericó, para que los niños y jóvenes abran su
corazón al llamado que el Señor les hace a realizarse en la vida sacerdotal, religiosa o matrimonial.

1
SUGERENCIAS PARA DE ACTIVIDADES A NIVEL PARROQUIAL

Eucaristía vocacional
Unirse a los sacerdotes de la parroquia en el rezo de laúdes, en caso de que ellos no lo hagan
en el tiempo que les quede fácil, tratar de orar juntos antes de salir a la misión.
Hora Santa vocacional en una de las noches en el templo Parroquial: (la Iglesia sigue
invitando a que le demos realce a los jueves como ocasión propicia para orar por las vocaciones
sacerdotales y religiosas.)
Rosario vocacional: Así como María custodió la vocación de Jesucristo sumo y Eterno
Sacerdote, que ella también guarde bajo el amparo de su corazón a los sacerdotes, religiosos,
religiosas y seminaristas y a todos los que se preparan para ingresar a los seminarios.
Asamblea familiar: Nos ayuda a crear conciencia que la familia es el santuario de la vida y el
lugar donde se germina la vocación.
Visita a las distintas Instituciones Educativas: Escuelas y colegios: aquí se hace la propuesta
como la hizo Jesús. Conscientes de que Él es quien llama y se vale de nuestra voz.
Fogata con todos los jóvenes un día de la semana y película vocacional: a consideración de
los participantes: sugerencia “La Cabaña”

Lo anterior es una serie de propuestas que se hace desde la pastoral Juvenil-vocacional, contando
con los medios audiovisuales que hoy tenemos, y con la generosa colaboración de los Sacerdotes,
seminaristas y agentes de pastoral que durante todo el año, y especialmente esta semana
promueven las vocaciones sacerdotales y religiosas.

No se pretende agotar recursos, ni recárgalos de actividades, cada uno de acuerdo con su generosa
respuesta a Dios, organizará según bien le parezca, las distintas actividades, acompañadas con las
visitas a las instituciones educativas y todo el material que a bien ustedes dispongan. (Aquí entra la
iniciativa y la dinámica de cada Parroquia).

2
Basado en “Encuentros de Formación para Grupos Misioneros que recién se inician
(con la metodología catequístida) Autor: Miguel Angel López Mena”

Dinámicas (opcionales)

1. Después del saludo y presentación el animador pide a los participantes que se pongan en pie
y se ubiquen en el salón por orden de importancia. El animador no dará más indicaciones,
solo repetirá la misma instrucción.
Una vez los jóvenes hayan reaccionado a la instrucción del modo que sea, el animador invita
a comentar la experiencia; algunas preguntas pueden ser: ¿cómo me sentí en el ejercicio?
¿Qué actitud tome y por qué? ¿Qué “clima grupal provocó el ejercicio?

2. Rompe hielo - Los Elementos y los Animales


Necesario: Un balón u objeto que se pueda lanzar

El coordinador o la coordinadora solicitan que se organicen formando una ronda grande, y usaran
una pelota para arrojársela a otro compañero o compañera. En el momento en que pasan la pelota
deben nombrar un elemento: agua, tierra o aire.
Quien reciba la pelota deberá nombrar a un animal característico de dicho elemento, por ejemplo
agua con pulpo o tierra con león. La actividad consiste en que todos deben recibir al menos una vez
la pelota y no repetir el animal.
Cuando se repite el nombre de un animal automáticamente pierden y deben volver a empezar el
juego. Hay que tener en cuenta que también se pierde si la persona demora mucho en nombrar al
animal.

EXPERIENCIA DE VIDA
Para contnuar, separar a los participantes en grupos y entregarles las siguientes consignas de
trabajo:

Situación 1: Después de la Misa del domingo se realiza el sorteo de la bicicleta que tanto han
estado esperando. Sacan el número ganador y ¡es el de tu mejor amigo, Juan! Pero Juan no ha
ido a Misa hoy. De todos modos, informan que el que tenga el número ganador tiene tiempo
hasta el día siguiente para ir a reclamar la bicicleta, de lo contrario volverán a hacer el sorteo
Frente a esta situación.. ¿Qué harías? ¿Por qué?

Situación 2: Hoy es el cumpleaños de tu buena amiga Carolina. De todos sus amigos, tú que
eres el más cercano, eres el único que sabe de su cumpleaños. Además te das cuenta también
que Carolina está muy triste porque parece que nadie se ha acordado de su cumpleaños este
año. Frente a esta situación ¿Qué harías? ¿Por qué?

Situación 3: Vas de camino a la Escuela y te enteras que falleció la abuelita de tu querido amigo
Miguel, y que él está solo con sus papás y sus tíos en su casa, donde la están velando. Además
eres el único de los amigos que te has enterado. ¿Qué harías? ¿Por qué?

3
● Enumera por lo menos cuatro cosas que tengan en común los relatos anteriores.
● Por qué razón, harían lo que respondieron que harían, en los relatos anteriores.

Ayuda para el animador


-Se escucha las respuestas de los jóvenes y en el tablero se escriben algunas de las respuestas.
-Al buscar los puntos en común entre los relatos, la intención es que se llegue a descubrir que en los
tres casos:
● Hay una noticia acerca de algo que ha ocurrido
● La noticia involucra a alguien a quien conozco (si la noticia es acerca de un desconocido,
tal vez ni me importe contarla) y a quien quiero (si yo no quiero a la persona involucrada en
la noticia, tampoco me va a interesar transmitirla).
● Yo me he enterado de la noticia
● Hay otras personas que no se han enterado de la noticia

Nuestra vocación como jóvenes tiene mucha semejanza con lo ocurrido en estos relatos.

ILUMINACIÓN
Para descubrir en qué consiste nuestra vocación y nuestro compromiso, vamos a ir a las fuentes.
Vamos a conocer a los que fueron los primeros discípulos y seguidores de Jesucristo.

El primer día de la semana, al amanecer, las mujeres fueron al sepulcro con los perfumes que
habían preparado. Ellas encontraron removida la piedra del sepulcro y entraron, pero no hallaron
el cuerpo del Señor Jesús. Mientras estaban desconcertadas a causa de esto, se les
aparecieron dos hombres con vestiduras deslumbrantes. Como las mujeres, llenas de temor, no
se atrevían a levantar la vista del suelo, ellos les preguntaron: “¿Por qué buscan entre los
muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado. Recuerden lo que él les decía cuando
aún estaban en Galilea: Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los
pecadores, que sea crucificado y que resucite al tercer día”. Y las mujeres recordaron sus
palabras. Cuando regresaron del sepulcro, refirieron esto a los Once y a todos los demás. Eran
María Magdalena, Juana y María, la madre de Santiago, y las demás mujeres que las
acompañaban. (Lc 24,1-10)

Preguntar al grupo.
● ¿Qué ocurre en el relato?
● ¿Qué sensaciones crees que experimentaron las mujeres en el sepulcro? ¿Por qué?
● ¿Qué hacen las mujeres al enterarse de lo ocurrido? ¿Por qué?

Identifica en este relato elementos similares con las situaciones del comienzo: Cuál es la noticia,
acerca de quién es la noticia, quiénes se han enterado de la noticia y quiénes no.

Ayuda para el pastoralista


La intención es que se llegue a descubrir los siguientes elementos:
● La noticia es que Jesús ha resucitado
● La noticia es acerca de su amigo y Maestro, Jesús
● Las que se han enterado son las mujeres
● Los que no se han enterado son los apóstoles

Puede sugerirse que se lea por partes la siguiente reflexión:

4
 Una noticia que implica algo importante y que debe ser comunicado se tiene que anunciar,
quien ha recibido la noticia de Jesús en su vida, se convierte en discípulo y Discípulo es todo
aquel que vive con Cristo y lo anuncia a los demás especialmente a los otros jóvenes”.

Hoy el mundo y la iglesia necesita jóvenes que sientan la ansiedad del que tiene a Cristo en su
corazón y se desespera por salir a gritarlo a los cuatro vientos: “La vocación es un santo
desespero porque Jesús sea conocido y amado”.

 La vocación no es un simple "llamadito interior", sino una voz que llama a gritos y que mueve
a quien lo siente a apasionarse por hacer que Jesús sea conocido y amado.
● San Pedro dice: “Nosotros no podemos dejar de hablar lo que hemos visto y oído”. (He
4,20)
● San Pablo dice: "¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!". (1Cor 9,16

 “Que Jesucristo sea conocido y amado”. Este es el reto del joven de hoy. No basta solo
con transmitir información. No son datos sobre Jesús, es tener experiencia de Jesús y
transmitir esa experiencia de fe a otros, Esta información, esta noticia, es acerca de alguien a
quien yo conozco y amo profundamente, y por eso me interesa que los demás también lo
conozcan y lo amen.

Preguntar a los jóvenes


-¿Crees que ya has experimentado el llamado de Jesús en tu vida?
-¿Cómo podemos anunciar a un joven LA BUENA NOTICIA de que Jesús está vivo?
-¿Es necesario sentir el amor de Dios para darlo a otros?
-¿Cómo puede uno sentir el amor de Dios?
-Cómo podemos expresar o manifestar a otros el amor de Dios?

Cuando alguien se siente amado por Dios quiere que otros lo amen, o Dios le elige para hablar a
otros de su amor: eso es la vocación

La vocación es un camino particular para que cada persona con sus propias aptitudes, capacidades
e inclinaciones pueda vivir y realizarse como tal, es decir que además, quien acepta el llamado que
Dios le hace plenamente feliz. La palabra VOCACIÓN proviene del latín:VOCARE, que significa
llamado. Sentir una vocación equivale a decir que alguien me está llamando. De otra manera no
tiene sentido.

Dios no nos llama a la existencia nada más para que vivamos, crezcamos, nos reproduzcamos y nos
muramos. No somos animales. Él tiene un proyecto grandioso e inefable para cada persona llamada
a la existencia. Dios nos llama a la santidad, por medio de tres vocaciones específicas:

LOS CASADOS: Correspondencia al amor mutuo y la unión del hombre y la mujer.

5
LOS SOLTEROS: El hombre o la mujer deben descubrir las inmensas ventajas que la soltería brinda
a la persona humana en el campo cívico, científico, deportivo, cultural y religioso
LOS CONSAGRADOS: Son los llamados a las Órdenes Sagradas o a la Vida Religiosa: Un joven
con todas las aptitudes para ser un buen esposo o una buena esposa y madre de familia,
perfectamente capaz de desarrollarse en una profesión, siente un atractivo total por Cristo y todo lo
demás pasa a un segundo plano: pereja, carrera, negocios, proyectos

ACTIVIDAD FINAL
Entregar a todos los participantes la letra de la canción “Alma Misionera” e invitarlos a leerla en
silencio y elegir una o dos frases de la canción que más les llamen la atención. Luego, la cantarán
todos y por último, cada uno dirá en voz alta la frase que más le llegó.

Canción
Alma Misionera
Señor, toma mi vida nueva, antes de que la espera desgaste años en mí.
Estoy dispuesto a lo que quieras. No importa lo que sea: Tú llámame a servir.

Llévame donde los hombres necesiten tus palabras, necesiten mis ganas de vivir,
Donde falte la esperanza, donde falte la alegría simplemente por no saber de Ti.

Te doy mi corazón sincero para gritar sin miedo lo hermoso que es tu amor.
Señor, tengo alma misionera, condúceme a la tierra que tenga sed de vos.

Y así, en marcha iré cantando por pueblos predicando tu grandeza Señor.


Tendré mis manos sin cansancio, tu historia entre mis labios, la fuerza en la oración

Finalmente establecer diálogo con los jóvenes sobre los carismas en la Iglesia y como hemos amado
a Jesús y deseamos a través de nuestros estilos de vida que otros amen y conozcan a Jesús.

6
Para tener en cuenta: Hacer varios corazones y luego dividirlo en forma de rompecabezas y
distribuirlos en tres paquetes cada uno

ORACION INICIAL
Padre nuestro, tú que me has llamado a la fraternidad, dame tu ayuda para construirla. Dame tu
amor para que pueda estar cercano a mis hermanos y hermanas. Hazme capaz de darles mi
palabra, mi silencio, mi alegría, mi dolor, mi vida.
Te doy gracias, Padre porque no me quisiste solo en el mundo, sino que me diste una familia,
amigos, compañeros de camino, con quienes compartir mi vida.
Ayúdame a ser siempre causa de unión entre mis hermanos y a nunca negarle mi amor y mi apoyo a
los que me necesitan. Amén

EXPERIENCIA DE VIDA
Se indica que cada uno va a recibir un sobre con piezas de un rompecabezas que tendrán que
armar. Con las piezas que cada uno reciba, podrán armar una figura, que en realidad es una pieza
de un rompecabezas mayor que forma un corazón, y que se arma entre tres personas. La intención
es que los participantes comiencen la labor pensando que van a armar una figura completa, y que al
terminar descubran que tienen que unir su rompecabezas a los de otros dos, para armar la figura
final.

Una vez finalizado el juego, se invita a que libremente, expresen su experiencia durante el desarrollo
del mismo. De la charla surgirán los siguientes puntos:

- Comenzaron a armar sus rompecabezas convencidos de que cada uno tenía un rompecabezas
diferente.
- Al terminar de armarlo, vieron que parecía incompleto, y que no tenía forma de nada.
- Además se notaba que le faltaba algo.
- Al mirar los rompecabezas de los demás descubrieron que habían otros que parecían encajar con
el suyo, y al decidir unirlos, lograron armar los corazones.

A partir de lo compartido, se explica a los participantes que, al igual que sucedió en el juego, las
personas no estamos solas en el mundo. Cada uno de nosotros somos piezas de un rompecabezas
más grande, que son los distintos grupos de los que formamos parte. Desde un principio, Dios al
crear al hombre se dio cuenta de que "no es bueno que el hombre esté‚ solo", y por eso vivimos
integrados en distintos grupos humanos.

Preguntar a los participantes de qué grupos forma parte en su vida cotidiana. De sus respuestas
surgirán los distintos grupos que integran: la familia, los amigos, el curso, el colegio, el grupo de
catequesis, el club de fútbol, el barrio, etc.

Escuchando al Maestro:

“Cuando el Señor Dios hizo la tierra y el cielo, aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra,
ni había brotado ninguna hierba, porque el Señor Dios no había hecho llover sobre la tierra.
Tampoco había ningún hombre para cultivar el suelo, pero un manantial surgía de la tierra y regaba
toda la superficie del suelo. Entonces Dios modeló al hombre con arcilla del suelo y sopló en su nariz
un aliento de vida. Así el hombre se convirtió en un ser viviente. El Señor Dios plantó un jardín en
7
Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado. Y el Señor Dios hizo brotar del suelo toda
clase de árboles, que eran atrayentes para la vista y apetitosos para comer (…) . Después dio el
Señor Dios: “No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada”. Entonces el
Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del
cielo. (…), pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada (…). Entonces el Señor Dios hizo caer
sobre el hombre un profundo sueño, y cuando este se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con
carne el lugar vacío. Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una
mujer y se la presentó al hombre. El hombre exclamó: “esta sí que es hueso de mis huesos y carne
de mi carne!” (Gn 2,4b-9a.18-19a.20b.23a)

Dios ha creado al hombre como un ser social: "No es bueno que el hombre esté solo" (Gn 2,18). Por
ello, a lo largo de nuestra vida, vamos formando parte de distintos grupos sociales. Los grupos
primarios de los que formamos parte son: la familia, el grupo de amigos, el grupo de estudio o de
trabajo. También formamos parte de otros grupos mayores como el barrio, la ciudad, la patria, la
humanidad.

Dinámica "Guiando al Ciego"


Elegir un voluntario y solicitarle que se retire de la habitación donde están reunidos. Se determina
con el resto de los participantes un recorrido que el voluntario, con los ojos vendados, deberá
realizar, en el cual, además de sortear varios obstáculos, tenga que tomar, dejar y/o acomodar
algunos objetos. Se hace entrar al voluntario, y se le explica las tareas que tiene que realizar. Se le
venda los ojos y se lo ubica al comienzo del recorrido. Con los ojos vendados, deberá seguir el
recorrido predeterminado y realizar las actividades que se han planeado, guiado por las indicaciones
de los demás participantes que le irán indicando qué hacer.

Una vez concluida la dinámica, se pide al que tenía los ojos vendados y, especialmente al resto de
los participantes que comenten la experiencia vivida. Al compartir acerca de los objetivos del juego,
es importante destacar dos elementos:

● Quien realizó realmente las actividades e hizo el recorrido fue el que tenía los ojos vendados.
● El sabía lo que tenía que hacer. Sin embargo, no hubiera podido hacerlo si los demás no lo
ayudaban. Era preciso que los que estaban alrededor cooperaran con él para que pudiera
cumplir su objetivo.
● En definitiva, la tarea la realizaron todos en conjunto: el de los ojos vendados, actuando y
realizando el recorrido que se había definido, y el resto, cooperando desde su lugar.

Actualización
En la Iglesia ocurre lo mismo. Por una parte están los sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos,
que son los que van a evangelizar. Pero es preciso que haya otras personas que, sin necesidad de
salir de su tierra, ayuden a estos misioneros mediante lo que se conoce como Cooperación
Misionera.

Cooperación Misionera es toda la ayuda que se puede dar a las vocaciones, desde la propia
realidad. ¿Y cómo se puede hacer esto? Existen tres formas de Cooperación.

Para ver cuáles son los tipos de cooperación misionera, se entrega a los participantes en grupos de
cuatro o cinco, los siguientes tres grupos de citas bíblicas, indicando que se deberá darle un nombre
a la forma de cooperación a que se refieren, indicando cuáles son las distintas maneras de llevarla a
cabo:

8
1.- Cooperación.................................... Col 4,3-4; 2Co 1,6
2.- Cooperación ................................... Rom 15,26; 1Co 16,1-2
3.- Cooperación.................................... 1Co 16,3

De lo compartido en los pequeños grupos, deberá llegarse a las siguientes conclusiones:

Tipo de En qué consiste


Cooperación
Rezar por las vocaciones. "Rueguen también por nosotros, a fin de que Dios nos
allane el camino para anunciar el misterio de Cristo, por el cual estoy preso, y
para que yo sepa pregonarlo en la debida forma" (Col 4,3-4)
Espiritual
Ofrecer el sufrimiento por los misioneros: "Si sufrimos, es para consuelo y
salvación de ustedes; si somos consolados, también es para consuelo de
ustedes, y esto les permite soportar con constancia los mismos sufrimientos que
nosotros padecemos." (2Co 1,6)
Colaborar económicamente: "Porque Macedonia y Acaya resolvieron hacer una
colecta a favor de los santos de Jerusalén que están necesitados." (Rom 15,26)
Colaborar con bienes materiales: "En cuanto a la colecta en beneficio de los
Material
santos de Jerusalén, sigan las misas instrucciones que di a las iglesias de
Galacia. El primer día de la semana, cada uno de ustedes guarde en su casa lo
que haya podido ahorrar, para que las donaciones no se recojan solamente a mi
llegada." (1Co 16,1-2)
Con Servicios Colaborar prestando algún servicio: "Una vez allí, enviaré a los que ustedes
hayan elegido, para que lleven a Jerusalén esas donaciones con una carta de
recomendación" (1Co 16,3)

● ¿De qué manera hemos cooperado hasta ahora con las Misiones del mundo?
● Proponer ideas concretas para participar activamente de la Cooperación Misionera con la
misión universal.

Concluir con una canción apropiada

9
Canción y exposición del Santísimo

Comentario inicial:
En estos días especiales de nuestra Semana Vocacional diocesana, nos congregamos como
comunidad de fe para acoger con alegría y esperanza , la presencia del Señor en el sacramento
eucarístico , orando de modo particular para que el Señor suscite nuevas vocaciones al servicio de
nuestra Iglesia diocesana, para que continúen prolongando el misterio de la misericordia y la
Reconciliación en nuestras comunidades.
La pasada visita del Papa Francisco, Vicario de Cristo y Pastor de la Iglesia, a nuestro país, con su
magisterio y discernimiento, nos impulsó a dar el Primer Paso hacia la paz y la reconciliación en un
esfuerzo conjunto de todos los colombianos, pero de manera especial, de quienes formamos parte
de la Iglesia en la diversidad de sus carismas y vocaciones, al servicio de la misión y del proyecto
liberador de Jesús.
Vivamos con fe y devoción este encuentro con Jesús sacramentado, y de la mano de las
enseñanzas del Papa Francisco, promovamos con la oración entre nuestros jóvenes, las vocaciones
de los futuros sacerdotes y religiosas.

Después de exponer el santísimo


Oh Jesús, Señor de la cosecha, míranos que estamos arrodillados ante Tú presencia Eucarística,
rogándote que dirijas una mirada de misericordia sobre nuestro pobre mundo. Verdaderamente la
cosecha es grande pero los trabajadores son pocos. Por eso envíanos trabajadores a Tú cosecha.
Repíteles nuevamente a la juventud moderna Tú amorosa invitación de “Ven y Sígueme”.
Recuérdales a ellos y a sus padres, que aquellos que aman a su padre y madre más que a Jesús, no
son dignos de ser Tus discípulos. Aliéntalos con la promesa de que aquellos quienes dejan todo por
el Reino recibirán cien veces más en este mundo y la vida eterna. Consuélalos con tus palabras que
tan a menudo decías a tus apóstoles: “No Temas”. Pon en sus corazones una chispa de fuego de
amor por las cuales Tú vinisteis a derramar sobre la tierra. Concédeles Señor la gracia que ellos
puedan cumplir Tú último mandato “Vayan por el mundo y prediquen el Evangelio hasta los confines
de la tierra”, para alumbrar la oscuridad del error y quitar el pecado. Todos: Amén

ORACIÓN INICIAL
Señor Jesucristo, Tú prometiste siempre dar a tu Iglesia pastores.
En la fe, sabemos que tu promesa no puede fallar.
Confiando en el poder del Espíritu Santo que trabaja en la Iglesia,
nosotros elevamos nuestras plegarias por tus sagrados ministros del Pueblo Santo,
para que el sacrificio en el cual Tú diste tu Cuerpo y Sangre
pueda ser diariamente renovado en el mundo hasta que lleguemos a ese Reino
donde Tú vives con el Padre y el Espíritu Santo,
un Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura del primer libro de Samuel (1 Samuel 3, 1-10)

En los tiempos en que el joven Samuel servía al Señor a las órdenes de Elí, la palabra de Dios se
dejaba oír raras veces y no eran frecuentes las visiones.

10
Los ojos de Elí se habían debilitado y ya casi no podía ver. Una noche, cuando aún no se había
apagado la lámpara del Señor, estando Elí acostado en su habitación y Samuel en la suya, dentro
del santuario donde se encontraba el arca de Dios, el Señor llamó a Samuel y éste respondió: “Aquí
estoy”. Fue corriendo a donde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy. ¿Para qué me llamaste?” Respondió
Elí: “Yo no te he llamado. Vuelve a acostarte”. Samuel se fue a acostar. Volvió el Señor a llamarlo y
él se levantó, fue a donde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy. ¿Para qué me llamaste?” Respondió Elí:
“No te he llamado, hijo mío. Vuelve a acostarte”.
Aún no conocía Samuel al Señor, pues la palabra del Señor no le había sido revelada. Por tercera
vez llamó el Señor a Samuel; éste se levantó, fue a donde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy. ¿Para
qué me llamaste?”
Entonces comprendió Elí que era el Señor quien llamaba al joven y dijo a Samuel: “Ve a acostarte, y
si te llama alguien, responde: ‘Habla, Señor; tu siervo te escucha’ ”. Y Samuel se fue a acostar.
De nuevo el Señor se presentó y lo llamó como antes: “Samuel, Samuel”. Éste respondió: “Habla,
Señor; tu siervo te escucha”.

Palabra de Dios.

Salmo Responsorial Salmo 15

R. Tú, Señor, eres mi herencia.


Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti;
yo digo al Señor: “Tú eres mi bien”.
El Señor es el lote de mi heredad y mi copa;
mi suerte está en tu mano.
R. Tú, Señor, eres mi herencia.

Bendeciré al Señor, que me aconseja,


hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor,
con él a mi derecha no vacilaré.
R. Tú, Señor, eres mi herencia.

Me enseñarás el sendero de la vida,


me saciarás de gozo en tu presencia,
de alegría perpetua a tu derecha.
R. Tú, Señor, eres mi herencia.

Plegaria Universal

Puesto de pie, el que dirije invita al pueblo a rezar:


Dios escoge aquellos a quienes Él quiere, por eso oremos al Señor para que envíe trabajadores a
sus campos diciendo:

Señor, confiamos en ti.

Todos: Señor, confiamos en ti.

Tal como Tú llamaste a Abraham para ser padre de muchas naciones, inspira a muchos jóvenes a
responder a tu llamada.
11
Todos: Señor, confiamos en ti.

Tal como Tú llamaste a Moisés, tendiendo las multitudes de Jetro, proporciona pastores dignos a tu
pueblo en nuestro día.
Todos: Señor, confiamos en ti.

Tal como Tú llamaste a Aarón para servirte en tu templo, llama a los hombres para que sirvan a tu
Iglesia en la imagen de Cristo.
Todos: Señor, confiamos en ti.

Tal como hablaste para despertar a Samuel con tu llamada, abre los oídos de tus elegidos.
Todos: Señor, confiamos en ti.

Tal como cada Sumo Sacerdote fue elegido entre los hombres, así llama a los hombres para ofrecer
el santo y vivo sacrificio.
Todos: Señor, confiamos en ti.

Tal como Eliseo fue ungido por el profeta Elías, dales a los que llamas fuerza para seguirte sin
voltear atrás.
Todos: Señor, confiamos en ti.

Tal como llamaste a los Apóstoles para ser embajadores de Cristo, así envíanos predicadores
fervientes para fortificar nuestros espíritus.
Todos: Señor, confiamos en ti.

Oremos.
Señor, Dios nuestro,
enséñanos a vivir en nuestros corazones
el misterio de la Pascua de tu Hijo,
por el cual, Tú redimiste al mundo.
Cuida amorosamente los regalos de gracia que por tu amor hemos recibido
y llévalos a su culminación en la gloria del cielo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

CANCION VOCACIONAL

ORACION
Señor Jesús, que has llamado a quienes has querido, llama a muchos jóvenes a trabajar por Ti, a
trabajar contigo.
Tú, que has iluminado con tu Palabra
a los que has llamado ilumínalos con el don de la fe en Ti.
Tú que los has sostenido en las dificultades, ayúdales a vencer las dificultades de jóvenes de hoy.
Y si llamas a alguno de ellos para consagrarlo todo a Ti, que tu amor aliente esta vocación desde el
comienzo, y la haga crecer y perseverar hasta el fin.
Así sea.

ANTES DE LA BENDICIÓN
Preces para pedir sacerdotes santos
Señor danos sacerdotes,
Señor danos sacerdotes Santos,
12
Señor danos muchos sacerdotes santos

V. Para conseguir el perdón de los pecados,


R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que no nos falte la Sagrada Eucaristía,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que prediquen a Cristo, y a éste crucificado,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que den testimonio de la Verdad,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que los niños conserven la Gracia,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que la juventud conozca y siga a Cristo,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que los mayores conformen sus vidas según la Ley de Dios,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que tengamos hogares cristianos,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que en nuestros pueblos se viva la unión y la caridad cristiana,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que los enfermos reciban los auxilios espirituales,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros,
R. Señor, danos sacerdotes santos.
Santa María, Madre de la Iglesia, Reina de los Apóstoles, alcánzanos del Señor muchos y santos
sacerdotes. Así sea.

13
Los Misterios Luminosos son recitados mientras se reflexiona sobre ellos como “Misterios
Vocacionales”, implorando al Corazón Inmaculado de María por un aumento de vocaciones al
sacerdocio y a la vida religiosa consagrada dentro de la Iglesia.

Primer Misterio Luminoso. El Bautismo de Jesús

Entonces Jesús fue de Galilea al Jordán para que Juan lo bautizara. Pero Juan quería impedirlo,
diciendo: "Soy yo el que necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?" Jesús le respondió:
"¡Déjame ahora, pues conviene que se cumpla así toda justicia!" Entonces Juan accedió a ello. Una
vez bautizado, Jesús salió del agua; y en esto los cielos se abrieron y vio al Espíritu de Dios
descender en forma de paloma y posarse sobre él. Y se oyó una voz del cielo: "Éste es mi hijo
amado, mi predilecto".) (Mt 3,13-17)

Reflexionemos en la misión de Jesús que se cumple cuando San Juan Bautista Bautiza al Señor. La
presencia del Padre quien está muy complacido, y el poder del Espíritu Santo quien refuerza a Jesús
en Su misión salvadora. Este Misterio nos ayuda a fortalecer la misión que cada cristiano tenemos
en nuestra vida como un regalo personal de Dios. Los corazones que no escuchan la llamada del
Señor no conocerán su misión, ni tampoco alcanzarán la plena realización como criaturas hechas a
la imagen y semejanza de Dios.

Segundo Misterio Luminoso. Las Bodas de Caná: Tres días después hubo una boda en Caná de
Galilea, en la que estaba la madre de Jesús. Invitaron también a la boda a Jesús y a sus discípulos.
Se terminó el vino, y la madre de Jesús le dijo: "No tienen vino". Jesús le contestó: "¿A ti y a mí qué,
mujer? Mi hora todavía no ha llegado". Su madre dijo a los sirvientes: "Haced lo que él os diga".
Había allí seis tinajas de piedra de unos cien litros cada una para los ritos de purificación de los
judíos. Jesús les dijo: "Llenad de agua las tinajas". Y las llenaron hasta arriba. Añadió: "Sacad ahora
y llevádselo al maestresala". Y se lo llevaron. Tan pronto como el maestresala probó el agua
convertida en vino (sin saber de dónde era, aunque sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el
agua), llamó al novio y le dijo: "Todos sirven primero el vino mejor; y cuando se ha bebido en
abundancia, el peor. Tú, en cambio, has guardado el vino mejor hasta ahora". Así, en Caná de
Galilea, Jesús comenzó sus milagros, manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él.) (Jn 2,1-
11)

El Misterio de las Bodas de Cana nos invita a meditar en la necesidad de obedecer a la voz del
Señor. Cuando Su llamado es escuchado se requiere acción. Nuestra Santísima Madre Virgen María
claramente nos dice: “Haz lo que EL te pida”.

Tercer Misterio Luminoso. El Anuncio del Reino de Dios Después de ser Juan encarcelado,
Jesús fue a Galilea a predicar el evangelio de Dios; y decía: "Se ha cumplido el tiempo y el reino de
Dios está cerca. Arrepentíos y creed en el evangelio".(Mc 1,14-15)

En el Misterio de la Proclamación del Reino se establece firmemente una unión con Jesús, que nos
invita a la conversión y a seguirlo con fidelidad. En este misterio pidamos al Señor nos revele el
apostolado al cual cada uno de nosotros está llamado a servir a Cristo y a Su Santa Iglesia.

14
Cuarto Misterio Luminoso. La Transfiguración
Unos ocho días después Jesús tomó consigo a Pedro, a Juan y Santiago y los llevó al monte a orar.
Mientras él oraba, cambió el aspecto de su rostro y sus vestidos se volvieron de una blancura
resplandeciente. Dos hombres, de improviso, se pusieron a hablar con él. Eran Moisés y Elías, que
aparecieron con un resplandor glorioso y hablaban con él de su muerte, que iba a tener lugar en
Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero lograron mantenerse
despiertos y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con él. Cuando éstos se
alejaban de Jesús, Pedro dijo: "Maestro, ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas: una para ti,
otra para Moisés y otra para Elías". No sabía lo que decía. Mientras él estaba diciendo esto, vino una
nube y los cubrió. Al entrar en la nube, los discípulos se asustaron. Y una voz desde la nube dijo:
"Éste es mi hijo, el elegido, escuchadlo".(Lc 9,28-35)

Meditando el Misterio de la Transfiguración aumenta nuestra confianza en la realidad de Cristo, que


es divino y es glorificado y que es El quién está llamando a abrazar nuestra vocación. Así como
Cristo llamó a Pedro, a Santiago y a Juan a compartir su gloriosa visión en el Monte Tabor y les dijo:
“No tengan miedo”. Hoy también Jesús nos llama a compartir Su misión con El sin temor, porque El
fortalece y mantiene Su llamado con amor.

Quinto Misterio Luminoso. La Institución de la Eucaristía.


Durante la cena Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio, diciendo: "Tomad, esto es mi
cuerpo". Después tomó un cáliz, dio gracias, se lo pasó a ellos y bebieron de él todos. Y les dijo:
"Ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que será derramada por todos". (Mc 14,22-24)

En el Misterio de la Eucaristía Jesús promete estar siempre con nosotros y permanecer divinamente
en el alma de cada persona bautizada. El nos llama a una vida de amor totalmente entregada a
nuestros hermanos. En la Eucaristía, Jesús nos entrega Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Jesús
nos da el ejemplo de servicio humilde y amor desinteresado. A través de la Eucaristía, Jesús vivifica
y perfecciona nuestro propio deseo de amar al prójimo, como El nos ama.

Sugerencia:
-Tomar las oraciones de las misas por las vocaciones religiosas
15
-Las lecturas elegir unas con temática vocacional.

MONICIÓN DE ENTRADA
Sean todos bienvenidos y bienvenidas a esta celebración. En el marco de la Semana de Oración por
las vocaciones en nuestra Diócesis, queremos que esta eucaristía nos ayude a dar gracias a Dios
por la vocación de cada uno de nosotros. Y, a su vez, le pedimos que mande operarios a su mies.
Porque el Señor cuenta con cada uno de nosotros para construir su Reino y anunciar que Él es el
Señor de la vida.
Partiendo de la misión que desea confiarnos, pidámosle, a través de esta eucaristía, que todos los
que formamos la Iglesia descubramos cuál es nuestra forma de ser signos y portadores del amor de
Dios. Especialmente, pidamos que haya jóvenes valientes que se entreguen desinteresadamente al
servicio del Reino a través del sacerdocio, de la vida religiosa y del compromiso laical.

MONICIÓN A LAS LECTURAS


Todo hombre que reconoce que su vida y la de los hermanos es un don de Dios es porque también
ha descubierto que el sentido de la vida está en la entrega y en darse los demás. Escuchemos esta
palabra de Dios que nos ayuda en el reconocimiento de su llamada

PRECES

Fieles al mandato del Señor, pidamos al Dueño de la mies que escuche nuestras oraciones por las
vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa en la Iglesia.

· Para que Cristo, que reunió a sus discípulos a su alrededor con el fin de asociarlos a su predicación
evangélica, suscite también en nuestros días servidores de su Evangelio.

· Para que el Señor ilumine la mente de los jóvenes cristianos y les infunda fuerza, a fin de que sean
muchos los que se dediquen al ministerio y consagren su propia vida a hacerlo presente en medio de
los fieles.

· Para que el Señor, que escogió un estilo de vida virginal y pobre, suscite en los jóvenes de
nuestras comunidades el deseo de consagrarse exclusivamente a su amor y al servicio de su Iglesia.

· Para que quienes han escuchado la llamada del Señor a la consagración religiosa o al ministerio
sacerdotal no se desanimen ante las tentaciones que puedan surgir a causa de la propia debilidad o
de las circunstancias que los rodean.

Señor Jesús, que nos mandaste rogar al Padre que mande obreros a su mies, escucha nuestra
oración y haz que los religiosos y religiosas de tu Iglesia crezcan en número y perseveren fieles a su
vocación. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

16