Está en la página 1de 2

EL FENÓMENO DEL CONOCIMIENTO Hessen.

Lo que es esencial es que el conocimiento constituye una relación entre un sujeto


que conoce y un objeto que se deja conocer; la función del sujeto es aprehender al
objeto; la del objeto ser aprehensible y aprehendido por el sujeto; pero además
dicha relación involucra y es dependiente de procesos sociales, de factores y
circunstancias que influyen en el mayor o menor grado de profundidad de aquella
realidad que pretendemos conocer y transformar.

Vista desde el sujeto esta aprehensión se presenta como una salida de éste
fuera de su propia esfera para invadir la esfera del objeto y capturar sus
propiedades. Sin embargo, el objeto no es arrastrado dentro de la esfera del sujeto,
sino que permanece trascendente a él. No es en el objeto sino en el sujeto que
algo cambia por obra de la función del conocimiento. En el sujeto surge una
cosa que contiene las propiedades del objeto: es la "imagen" del objeto.

Visto desde el objeto, el conocimiento se presenta como una transferencia de


las propiedades del objeto al sujeto. Al trascender del sujeto a la esfera
del objeto corresponde un trascender del objeto a la esfera del sujeto; ambos,
son solo distintos aspectos del mismo acto, pero en el segundo caso el objeto
invade la esfera del sujeto y predomina sobre él; el objeto es el ente determinante,
el sujeto el determinado.

El conocimiento puede definirse, por ende, como una determinación del sujeto por
el objeto. Pero lo determinado no es el sujeto y simplemente, sino tan sólo la imagen
del objeto en él. Esta imagen es objetiva en cuanto que lleva en sí los rasgos del
objeto, y siendo distinta de éste, se halla de cierto modo entre esos dos términos
(sujeto y objeto).

La imagen constituye pues el instrumento mediante el cual el sujeto cognoscente


aprehende su objeto.

Puesto que el conocimiento es una determinación del sujeto por el objeto, se puede
decir que el sujeto se conduce receptivamente frente al objeto. Esta receptividad no
significa sin embargo pasividad. Por el contrario, se convierte en una actividad y
espontaneidad del sujeto hacia la imagen del objeto, engendrada por la conciencia
de aquel. La receptividad frente al objeto y la espontaneidad frente a la imagen de
éste, por parte del sujeto, son perfectamente compatibles.

El concepto de la verdad se relaciona estrechamente con la esencia del


conocimiento.

Verdadero conocimiento es tan solo el conocimiento verdadero; un "conocimiento


falso" no es propiamente conocimiento, sino error e ilusión. Pero, en qué consiste
la verdad del conocimiento? Según parece, debe radicar en la "concordancia
de la imagen con el objeto". Un conocimiento, pues, es verdadero, si su
contenido concuerda con el objeto mentado. El concepto de la verdad, es según
esto, el concepto de una relación: la relación del contenido del pensamiento, de la
“imagen", con el objeto. Este objeto, en cambio, no puede ser verdadero ni
falso; se encuentra, en cierto modo, más allá de la verdad y la falsedad.